Navigation – Plan du site
Débats | 2010
Espacios urbanos, lugares domésticos convergencias y divergencias – Coord. Osvaldo Otero
Osvaldo Otero

Vivienda y poder: la sociedad urbana en el Buenos Aires tardocolonial

[23/03/2010]

Résumés

Este trabajo aborda la arquitectura doméstica desarrollada del Río de la Plata en las postrimerías del período colonial. La estrategia de dominación española y la necesidad, geopolítica guiaron el crecimiento económico de la oscura y remota ciudad emplazada en el borde del imperio español. Migraciones internas y externas generaron en el espacio urbano y en el interior del sistema social fuertes tensiones:donde un sector de mercaderes -la elite porteña- demandó cuotas crecientes de poder, produciendo un uso intensivo del suelo urbano junto a una “nueva” estética arquitectónica, plasmada en un lenguaje formal que utilizó elementos símbolos del clasicismo europeo. Estos elementos sustentan teóricamente otra visión de la historia: donde las variables espaciales como el patrón de asentamiento, el uso y ocupación del suelo, la forma de acumulación económica y de identidad (en el más amplio sentido del término) enriquecen la investigación y facilitan el entretejido de la red que permitirá, a través de la vivienda, leer a los habitantes e interpretar el valor social de la casa.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Elias, Norbert, La sociedad cortesana, México, Fondo de Cultura Económica, 1996, pp. 17-18.

1El hombre establece en el espacio y el tiempo un sistema de relaciones, de lugares que fluyen, lugares vertiginosos, que se hacen y deshacen, con bordes reales e imaginarios, con una dinámica bipolar de inclusión-exclusión, cuyo análisis y disección nos permite leer la arquitectura, la ciudad y la sociedad. El complejo entramado de objetos, de lugares y de relaciones político-económico interactúan con las personas y en función de las mismas el hombre adquiere poder. Las contradicciones sociales podemos observarlas en los bienes muebles, en la casa, en el vestido, todos objetos que generan pensamientos y ubican en “su” nivel, en su espacio social siendo todos íconos que marca el status. La vivienda es un objeto concreto, que alberga las actividades públicas y privadas de los hombres, es una construcción material y es también una construcción social. Entonces, el lugar de emplazamiento, la forma, la estética y la función arquitectónica, entablan entre si, relaciones reciprocas y un diálogo con el hombre y la población, una semántica cuya interpretación ayudan a la comprensión de los como y los porque de la arquitectura, de lo de los como y los porque de lo urbano y de la sociedad. Metodológicamente, la casa1, es un objeto de la cultura material, cuyo emplazamiento en el espacio urbano, genera nexos interespaciales y relaciones ideológicas con la ciudad que son manifestaciones y consecuencias de los procesos socio-políticos-económicos.

  • 2  Se considera la obra de Castells en el concepto más abarcativo de los términos. Castells, Manuel, (...)
  • 3  Thompson, Edward P., "Folklore, Antropología e Historia Social", en Historia Social UNED Nº3, Vale (...)
  • 4  Bourdieu, Pierre, Raisons pratiques. Sur la théorie de l`accion, Paris, Ed. du Seuil, 1994, p. 9.
  • 5  Ibídem 3 (nota 3), p. 99.
  • 6  Braudel, Fernand, Civilización material y Capitalismo, Barcelona, Labor, 1974, p. 21.

2La investigación desarrollada introduce el estudio en la red de ideas que configuraron el sistema espacial, es decir los problemas de la arquitectura y el dialogo que esta entabla con la sociedad, uno de los aspectos significantes que exteriorizan el status, el poder y como todo participó en la estructuración de la sociedad urbana2. En este contexto se interpreta por cultura urbana los valores, los elementos significativos que expresan al conjunto humano en un marco común, la sociedad3. Los hombres elaboran relaciones en distintos planos y niveles, uno de ellos el de la conciencia, otro el de los objetos de la cultura material, en ambos está implícito hablar de lo social4, que es también hablar de lo histórico. Por ello, interpretar la producción y el consumo del objeto vivienda como entes separados, es una visión parcial que pierde de vista las relaciones de la casa con el espacio, la cultura, la economía, la sociedad5. Es decir, la obra arquitectónica es una acumulación económica, pero no solo un objeto monetario o simple unidad contable y como tal una mercancía, sino también es una exteriorización símbolo6. El sistema se retroalimenta agrega valores haciendo trascender la jerarquía del habitante, un sistema múltiple y heterogéneo, dominado por las ideas de poder, deseo, uso, sociabilidad, tecnología, etc. conjunto integrante del esqueleto que estructura lo económico y lo significante en el imaginario social.

3El análisis de las viviendas y sus usuarios y/o propietarios en la ciudad de Buenos Aires a fines del siglo XVIII nos ayuda a comprender la dinámica de una ciudad del borde, una ciudad en la frontera del imperio hispano. Su estudio implica necesariamente hacer una muy sucinta referencia a los contextos y transformaciones que se sucedieron en España, el centro del poder político, en el marco de las políticas Monárquicas Hispanas del siglo XVIII y los que se sucedieron en los espacios ultramarinos.

La España del setecientos

  • 7  Pensando y trasladando a aquellos tiempos las ideas de alianza planteadas por Gramsci, Antonio, No (...)

4Los grupos dirigentes en la España del siglo XVIII, la élite ilustrada7, se hallaban consustanciados con las ideas de los fisiócratas franceses. Los intelectuales del espacio real, Jovellanos, Aranda, Floridablanca, Campomanes, Gálvez y otros, pensaron una España distinta, proyectándola como una gran potencia, ideas que se sustentaban según Chiaramonte en la innegable influencia de los economistas itálicos Genovese, Filangieri y Galiani. Para aquellos pensadores hispanos que miraron el proceso de transformación capitalista era necesario más allá de los logros obtenidos, el saneamiento de las finanzas del Estado, la transformación económica de la península, la supresión de los impuestos diferenciales, la eliminación del privilegio de pastos que poseían los aristócratas ganaderos, el desarrollo un programa de ocupación del suelo rural fueron algunas de las políticas implementadas junto a una fuerte industrialización y una expansión comercial allende los mares.

5A mediados del siglo Pedro Rodríguez, Conde de Campomanes escribió "Reflexiones sobre el comercio español a Indias", un documento con fuerte crítica al monopolio gaditano, al sistema de flotas y galeones. Sin embargo mmuchas de las ideas postuladas por los ilustrados no fueron implementadas y frente al privilegio de la exportación de productos de la tierra, con menores ingresos al fisco o enviar a las colonias productos extranjeros con mayores impuestos, la corona opto por la ultima alternativa en detrimento del desarrollo de la península. Las líneas de pensamiento en España se proyectaron con políticas diferentes a ambos lados del Atlántico, políticas que se vieron reflejadas en los procesos institucionales ocurridos en la España continental durante siglo XIX con el proyecto liberal gaditano.

  • 8  Diccionario Histórico de los más Ilustres Profesores de las Bellas Artes, España, Madrid, 1800, t. (...)

6Pero no sólo el campo económico fue impactado por las reformas Borbónicas pensadas por los ilustrados también se generaron transformaciones en el campo de la transmisión del conocimiento. Felipe IV imaginó la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando8 y su sucesor Felipe V la fundó en 1752. Aquella institución formó artistas, arquitectos, aquella institución generó ideología. Las obras arquitectónicas surgidas de aquel movimiento, debían llevar el sello de la modernidad con un marco ideológico y plástico, que negaba el “barroco hispano”, introduciendo otra estética, una estética de finas líneas rectas, techumbres planas que marcaran el volumen, las pilastras, el entablamento y los frisos.

Buenos Aires a fines del siglo XVIII

  • 9  Moutoukias, Zacarías, Contrabando y control colonial en el siglo XVII, Buenos Aires, CEAL, 1988, p (...)
  • 10  Ver  entre otros los documentos que hay en el Archivo General de Indias en adelante AGI, Indiferen (...)
  • 11  Vecinos como Belgrano, Manuel, Bosch y Alvareda, Gerardo, Carreras, Juan Manuel de las, Escurra, J (...)
  • 12  Tanto Ravignani como Lyman Johnson  con distintas fientes han demostrado el importante crecimiento (...)

7Una necesidad geopolítica de la Corona Ibérica para la defensa del borde sur de la America meridional dio origen a la ciudad de Buenos Aires fundada por Don Juan de Garay en 1580, un espacio geográfico donde no había asentamiento prehispánico previo, un lugar llano sin árboles y sin piedra. El lugar donde se estableció la aldea era una meseta baja, apoyada en el lado este, la rivera occidental del Río de la Plata y en los otros rumbos carecía de límites físicos notables, el horizonte era el infinito, la nada era el todo. Los días del primer siglo y medio transcurrieron en la letanía de una enclave que se debatía entre la legalidad hispana y un acentuado contrabando9 generador de un intenso comercio en su hinterland. El giro mercantil impuesto por los ingleses en el siglo XVIII, acentuado luego del tratado de Utrecht, que transformó el mercado Atlántico. La fuerte expansión comercial Británica unido al comercio esclavista potenció el trafico mercantil en toda América. En Buenos Aires, no solo se asentaron migrantes y establecieron la Compañía de Asiento de Negros, vía por la cual no solo introdujeron esclavos sino también desarrollaron actividades mercantiles, muchas de ellas clandestinas10. Las instituciones administrativas y el régimen fiscal, con el objeto de generar mayor apropiación de recursos para la Corona. Aquella refundación del sistema colonial fue ante todo burocrática y llevó implícito la creación de nuevas instituciones como el Virreinato del Río de la Plata, las Intendencias a cuya cabeza colocó un militar, la Segunda Real Audiencia y el Consulado, que permitió estructura una alianza entre el poder colonial y los grandes mercaderes11. Buenos Aires entonces fue impactada por una dinámica económica que generó un vigoroso crecimiento poblacional12.

  • 13  Socolow, Susan, Introducción", en Hoberman, Louisa, Socolow, Susan Ciudad y Sociedad en Latinoamér (...)
  • 14  Díaz, Marisa, "Las migraciones internas a la ciudad de Buenos Aires, 1744-1810" en Boletín del Ins (...)
  • 15  Lockhart, James, Schwartz, Stuart B., América Latina en la Edad Moderna, Madrid, Akal, 1992, p. 33 (...)
  • 16  Hegemonía en el concepto de Antonio Gramsci en : Ibídem 7, p. 31 y p. 19.
  • 17  Ibídem 13, p. 22.

8El polo administrativo y de intercambio demandó de mano de obra y con ella, flujos humanos13 de migrantes mediterráneos y migrantes del exterior14, los inmigrantes voluntarios y los obligados esclavos. La monarquía en un esfuerzo ciclópeo trasladó a Buenos Ayres una burocracia administrativa rentada y un cuerpo militar15 tendiendo a constituir un poder hegemónico16. El nuevo orden legal, fue pensado para dirigir su mundo y sus súbditos en suelo americano, con el principal objetivo de controlar la economía y los hombres. Aquella masa humana generó en la ciudad y en el interior del sistema social, fuertes tensiones17 y una elite en ascenso fruto del desarrollo económico demandó cuotas crecientes de poder.  Las medidas político ejecutadas en Buenos Ayres tendieron a pautar el crecimiento físico y económico desarrollando nuevas políticas y potenciando el polo de intercambio mercantil emplazado en el borde de su imperio. Las relaciones del poder con la aristocracia y ésta con los sectores subalternos, forjaron una aglomeración que se proyectaría rompiendo la mutua dependencia poder-mercaderes y estableciendo una relación de aliados eventuales.

Ilustración 1 Buenos Aires, plano Anónimo, año 1782, publicado por Difrieri Horacio, Atlas de Buenos Aires, Buenos Aires, Municipalidad de Buenos Aires, 1981. El mapa figura en la pag. 503 del Catalogue of manuscripts in the spanish language in the British Museum by don Pascual Gayangos, Vol. II, London, 1877, en la que se halla anotado debajo del subtítulo  ADD,17667, A. F. Paper rolls, XVIII-XIX cent. con el Nº 3.

  • 18   Adoptamos el concepto de ciudad en el pensamiento de términos desarrollados en : Ibídem 2, p. 16.
  • 19  Ibídem 2, p. 21.

9La ciudad18 se desarrolló tomando características de ciudad autónoma19 base de la estructura ideológica de aglomerados capitalistas industriales. Este análisis podemos leerlo en el proceso de transformación de la ciudad, como una organización social estructurada por los servicios y articulada por redes sociales y circulatorias, donde el proceso de crecimiento y ocupación del espacio, es teóricamente una modernización, un paso de una economía doméstica a una etapa económica de manufacturas y servicios. Aquella sociedad moldeó una nueva aglomeración donde dominó en el espacio físico, un desarrollo no planificado y un uso intensivo del suelo urbano

Los espacios urbanos y los espacios privados

  • 20  Modelo en el concepto arquitectónico de construcción del plan, ya que los planos y los documentos (...)

10Los espacios urbanos o las viviendas construidas en Buenos Aires en la época colonial hoy son solo un recuerdo. No existe el patrimonio histórico construido  hace mas de doscientos años que nos permita recorrer la ciudad y las viviendas como ocurre en otras ciudades de América. Metodológicamente la investigación se fundamenta en dibujos, relatos, documentos testamentarios, etc. un corpus que permite al investigador construir modelos20 de aquella realidad haciendo una intersección entre lo antropológico y lo histórico que permiten comprender la arquitectura, la ciudad, la sociedad, la cultura y el conjunto de iconos con los que se exteriorizaba el status y el poder. La humanidad deja las huellas del pasado y con las herramientas teóricas de la antropología y el microanálisis puede interpretar las relaciones sociales, como producto de las conductas de los hombres.

  • 21  Ibídem 2, p 141.

11Necesariamente todas las políticas de transformación social impactan en el paisaje urbano21 y las generadas por las reformas borbónicas tuvieron su correlato en el espacio urbano de Buenos Aires. La evolución política, y consecuentemente la burocracia administrativa y el asentamiento militar y el cambio del eje mercantil produjeron mutaciones en las relaciones del poder con los élites y las grupos subalternos que transformaron la lógica de la estructura social, la imagen urbana y la vivienda. La ciudad se hallaba plantada frente a un espejo de agua teniendo como foco central la Plaza Mayor a cuyos lados se alojaba físicamente los edificios significantes del poder, el Cabildo y Cárcel, el Fuerte y la Catedral ubicados en una perspectiva. La idea original sobre el uso del territorio, era la organización en forma anular, signada por una ocupación proximal de los vecinos a las fuentes del poder siendo el nudo referencial de la organización urbana.

  • 22  Minchom, Martín, "Las Rebeliones del Quito Colonial: fronteras simbólicas y geografía humana", en (...)

12El escaso desarrollo de la aglomeración hasta mitad siglo XVIII se contrapone con el importarte avance en el ocaso de la centuria. El mundo colonial aspiraba a ser ordenado y articulado con las ideas del poder ibérico-católico, un mundo donde el Estado y sus aliados tendían a moldear sus conductas y sus distancias sociales no sólo por la coerción física sino también en la coerción simbólica donde el control social y el tributo, fueron los fundamentos de las reformas Borbónicas y los ejes liminares sobre los que actuaba el poder. Los hombres que representaban el sistema monárquico-católico militares, curas, burócratas y sus aliados los grandes mercaderes tenían sus viviendas próximas al centro y muy cerca se hallaban los Conventos de San Francisco, San Ignacio, La Merced y Santo Domingo. A la luz  del desarrollo mercantil y las nuevas políticas económicas-administrativas, las mismas hubo un significativo aumento demográfico y consecuentemente una fuerte demanda de viviendas, unidades que en una primera etapa fueron cubierta mayoritariamente con casas realizadas en el frente de las viviendas cuyos propietarios eran hombres de los mas variados sectores sociales. Aquella ocupación generó una alta ocupación del suelo urbano y marcada densificación del área central. Ello implicó proxemia entre sectores poderosos y subalternos, llegando en muchos casos a ser linderos de vecinos notables hombres de la plebe, es decir creció una aglomeración sin barrios étnicamente definidos como Lima o Quito22. Este relativo desorden  urbano no era un tal desorden, sino era, la exteriorización física generada por las fuerzas económicas.

  • 23  Actas del extinguido Cabildo en adelante A.E.C., Acta del 12 de diciembre de 1788, Auto del Virrey

13En todas las sociedades la arquitectura, es un componente físico que marca los puntos de ruptura de las sociedades. El Auto del Virrey23 de fecha 12 de diciembre de 1788, sintetizó el pensamiento de la aristocracia porteña con una clara visión eurocéntrica e ideas formales sobre la estética de los edificios. El análisis de cada uno de los términos evidenciaba conceptos muy definidos sobre que se quería de las viviendas y cual era la ciudad imaginada: buena distribución, marcó las nuevas ideas que sobre higiene y modernidad que habían gestado los filósofos y economistas europeos; solidez fue la simbiosis de dos mensajes, uno superar la historia de transitoriedad de la aldea y afianzar el concepto de desarrollo originado en la nueva etapa política-económica y el otro, la intrínseca de la masa construida que se entroncaba con la idea de poder; simetría tenía sus raíces en la estética clásica, más ligada al renacimiento y a Paladio que al barroco y a la arquitectura mediterránea; ornamento fue él elemento simbólico en los edificios, la decoración del frontis que no era un elemento funcional, era un símbolo de status

  • 24  AGN IX 10 10 f. 264 29/01/1785, Permisos de Construcción, Plano de la Casa de Antonio Norberto, Ba (...)

14El frente de las construcciones marcaban las distancias sociales y constituían la fachada un plano fundamental y significante. La fachada era el elemento significante, el plano que transmitía el contenido del espacio interior. De igual forma los frontis de las viviendas de las élites24 eran el vestido de la familia, los espacios de transición, el zaguán, tras la puerta de acceso marcaban la distancia entre los mundos y la puerta reja en el extremo opuesto al punto de acceso tenía un distinto nivel de transparencia y fluir de visuales que permitía una lenta percepción de los espacios interiores de la vivienda.

Ilustración 2 AGN IX 11 1 1 f. 72, 16 de agosto de 1787, don Pedro Ibañez de Chavarri.

  • 25  Ibídem 6, p. 221.
  • 26  Obsérvese que en el frente de las casas mas grandes habia unidades pequeñas para alquiler.
  • 27  AGN IX 10 10 9 ff. 126, 135-139, Juan Jose Castro 6 de Abril de 1785, = 5 unidades de vivienda com (...)
  • 28  AGN IX 11 1 1 ff. 1-4 Antonio Parodi, Buenos Aires, 12 de enero de 1787.

15En el Buenos Aires tardocolonial, los programas arquitectónicos de las viviendas de la plebe25 o las casas destinadas a alquiler26, tendían a minimizar el tamaño y la cantidad de lugares habitables. Alojaban un número significativo de personas, llegando en muchos casos a incluir y ser taller de los artesanos, todas aquellas unidades eran pequeñas con alto índice de ocupación del suelo27 y marcado hacinamiento28. El acceso a la sala, primer espacio habitable era directo desde la calle, sin lugar de transición entre lo público y lo privado, hecho físico que exterioriza el sector social de pertenencia y enfatizaba la sociabilidad urbana del usuario, marca la ocupación e integró el espacio público, la vereda, a sus propios espacios por la carencia física en su territorio. Desde ésta primer sala se pasaba  al aposento o al corral (patio) y desde éste a los núcleos húmedos, cocina y común (baño) Estas casas fueron una tipología muy difundida en la época y era habitada por una capa superior de los sectores subalternos que incluía a algunos indios, negros o pardos. Muchos individuos de la plebe argumentaban para blanquearse que toda su familia había vivido como blanca desde generaciones, lo que les daba mas derechos que a aquellos que no tenían una vida ordenada, ni relaciones familiares estables o normalizadas.  Mantener una vivienda marcaba la estabilidad familiar y el desempeñar un trabajo "reconocido", era uno de los elementos de ascenso social. En la época colonial el status se definía como ser tenido por o vivir como, por ello las casas marcaban la movilidad social.

Ilustración 3 AGN  IX 10 10 9 ff.126; 135-139, Juan Jose Castro, 6 de Abril de 1785.

Ilustración 4 AGN  IX 10 10 9 ff. 126; 135-139, Juan Jose Castro, 6 de Abril de 1785.

Ilustración 5 AGN IX 11 1 1  f. 5,Juan Parodi, 13 de enero de 1786.

Ilustración 6 AGN IX 10 10 8 f. 76, don Matias Garcia Perez , 5 de septiembre de 1785.

  • 29  AHPBA Real Audiencia 3 1 14 22.
  • 30  AHPBA Real Audiencia 3 1 14 79 Fecha 17 de enero de 1791. Correspondencia entre Facundo Prieto y P (...)
  • 31  AHPBA Real Audiencia  3 1 13 142 Fecha 23 de marzo1793.
  • 32  AHPBA Real Audiencia  7 2 110 7, Fecha año 1793.
  • 33  Un elemento también significativo es la importación de materiales más refinados, como por ejemplo (...)
  • 34  La importancia de la casa lo llevó a tomar crédito hipotecario para la terminación  AGN Casas y Ti (...)
  • 35  AGN Casas y Tierras Documentos Varios 9 11 6 1. "Relacion delas Piezas que he fabricado sobre la B (...)

16Don Facundo Prieto y Pulido, natural de Briniesca en el Arzobispado de Burgos llegó a estas tierras al comienzo de la segunda mitad del siglo XVIII y necesitó exteriorizar su limpieza de sangre29 Fue secretario de la Real Audiencia y desde aquel cargo articuló una red30 de protección social, donde interactuaban los hombres que detentaban el poder y tenían relaciones interpersonales con fuertes vínculos. Don Facundo no  solo trascendió en el cargo sino también en el tiempo y dejó en aquel importante puesto a su yerno don Marcelino Callejas, comerciante español con vínculos mercantiles en la metrópoli red que articulaba con sus hermanos. En 1793 tuvo un conflicto con el Cabildo y algunas élites de la ciudad por la construcción de su casa31 al ocupar el camino del Bajo32. Aquella vivienda ubicada hacia el norte de la Plaza Mayor y con vista al río, tuvo características tectónicas33, volumétricas34, tipológicas35 y plásticas sumamente interesantes que planteaban también la impronta del significado. Es decir la Casa de Facundo Prieto y Pulido trae a la luz, el sistema social, el poder y la exteriorización del status del propietario. En el análisis, surge el antagonismo por la ocupación del suelo urbano de Don Facundo, con los vecinos y el Cabildo. Estos últimos intentaron vanamente revertir la ocupación del espacio público pero la red social, las relaciones y el poder intrínseco del cargo judicial, permitió al burócrata tener la impunidad, continuar y terminar la obra.

Ilustración 7 AGN IX 11 1 2 f. 249, don Facundo de Prieto y Pulido, 22 de marzo de 1792.

  • 36  Pevsner, Nickolaus, Esquema de la Arquitectura Europea, Buenos Aires 1957, Infinito, 1957, p. 269.
  • 37  Ibídem 36, pp  269 271.
  • 38  "Censo y Padrón 1778/79" en Documentos para la Historia Argentina Administración Edilicia de la Ci (...)
  • 39  Se utiliza la palabra cambio, para quitar el concepto evolucionista en la transformación de la ciu (...)

17La vivienda tenía un partido arquitectónico interesante que articulaba los distintos niveles e integraba la morfología de la casa a la barranca, el tratamiento de lo público y lo privado se hallaba estratificado. Cuando el proyectista planteó “dos frentes al Poniente y al Leste frente ala calle” concretó un tipo de solución arquitectónica nutrido en las ideas de los hôtels franceses36. La minuciosa descripción realizada por Don Facundo Prieto y Pulido de las relaciones articuladas entre los núcleos circulatorios verticales que facilitaban la vinculación interna y marcar las “Piezas frente al Rio se comunican con toda la casa, y por separado cada una conforme se quiera” evidencia un proyecto con criterio de integración de los espacios interiores. Las perspectivas generadas por las grandes vidrieras y la azotea permiten pensar un fluir las visuales y la incorporación del río al paisaje de la casa. Un balconeo entre los ambientes y una pajarera eran elementos decorativos de fuerte influencia francesa. Es también interesante destacar que tenía los núcleos húmedos sanitarios en ambos niveles, un concepto de raíz inglesa37 que marca las distintas vertientes ideológicas que incidieron en el proyecto. La cocina se hallaba en un segundo patio distante de la sala. ¿Cuánto habrán caminado los doce38 sirvientes negros para atender a cinco personas y que temperatura tendrían los platos calientes en los inviernos rigurosos. Aquel patricio trató lo estético y significativo, marcando sus espacios propios y diferenciándolos de los de uso de la servidumbre. Buenos Aires al calor de las reformas borbónicas comenzó a mutar, a darle base a la nueva ciudad. Más allá de lo estadístico cuantitativo se gestó un cambio39 que tomó forma a mediados del siglo XIX, con  nuevas estructuras de producción ligadas a la primera Revolución Industrial.

Conclusiones

  • 40  En la terminología técnica Partido Arquitectónico es el conjunto de ideas que determina la zonific (...)

18El imaginario historiográfico ha creado como una verdad revelada, un único modelo ideologizado de casa colonial porteña, con un esteriotipando partido arquitectónico, una tectónica de material, una estética y un cromatismo que no hallamos en los documentos de la época, tanto gráficos como escritos, ni tampoco en las escasísimas viviendas construidas en el período virreinal, que aún perduran en Buenos Aires40.

19Los espacios que el hombre habita, son la consecuencia de la cultura, la economía y la tecnología es decir un sistema interrelacionado, donde la expresión formal, es una consecuencia directa de los aspectos socio-político-cultural-económico. Las transformaciones en el Río de la Plata hacia finales del siglo decimoctavo, marcaron la evolución en las viviendas, plasmada en cambios de las tipologías arquitectónicas, la incorporación de nuevas funciones y una cambio en la estética de las casas que se concretó con el uso de materiales, tecnología y formas que ponía en evidencia la estratificación social de los habitantes y propietarios.

20El pensamiento medieval ibérico-católico estaba imbuido por las corrientes pre-capitalistas; al masificarse la aldea, la grandes mercaderes necesitaron mostrar la diferencia con los grupos subalternos, evidenciar su poder económico y político. La función, los espacios, las relaciones de uso, los materiales, la decoración, fueron los elementos que usaron para mostrarse con un nuevo proyecto de sociedad, señalando claramente que en ningún modo y pensando en Freud, proyecto al pasado, valores ideológicos contemporáneos y que, además es imposible imaginar nuestros valores materiales, nuestro imaginario de lo importante y lo significante, a épocas y sociedades que distan más de 200 años atrás, que tenían otras necesidades, hábitos sociales, medios de comunicación y tecnologías.

21Las viviendas del patriciado porteño contaban con un número significativo de cuartos para los criados e incluso habitaciones destinadas a los parientes evidenciando su nivel social. En la casa de sectores superiores se desarrollaba la vida doméstica en los patios interiores, había una secuencia jerárquica de espacios, núcleos a partir de los cuales se organizaba cada sector de la casa, la vida era hacia adentro, con áreas transicionales que marcaban la distancia social. La moda de las tertulias que la burguesía desarrolló intensamente en el virreinato, transcurría tal como lo describen los viajeros, sin formalidad y con un claro enfoque intimista. Los vínculos del grupo parental y los matrimoniales, la familia, se relacionaban con los invitados. Este tipo de reunión tejía lazos de sociabilidad, marcaba el gusto de pertenecer e influía en la vida del estado a través de las redes que se gestaban en las tertulias. Las relaciones de reciprocidad entre parientes y agregados de la familia favorecía la circulación de recursos dentro de los límites de control familiar. La vivienda era el ámbito de la sociabilidad y sus espacios permitían ese fluido intercambio de la sociedad porteña.

  • 41  Ibídem 2, p. 256.
  • 42  Duby, Georges, “Historia Social e ideologías de las sociedades” en Le Goff, Jaques / Nora, Pierre (...)

22En estamentos más bajos de la población el factor de ocupación del suelo generaba una falta de espacio para el individuo. El grupo de pertenencia absorbía al hombre individuo. No había refugio para lo íntimo. La vida pasaba del espacio privado al espacio público, el ámbito de reunión era la calle. El Estado y sus aliados moldearon las conductas de los hombres y mujeres, pautando cada uno sus espacios, ya fueran estos la ciudad o la casa y marcaron en ellos las distancias sociales no sólo ejerciendo la coerción física sino también en la coerción simbólica41. El orden toma su fundamento del hábito y éste da continuidad el orden espacial. Muchas veces tal como sostiene Duby42, los signos visibles son la forma de exteriorización más fácilmente comprensible de los niveles de status, señalando la importancia que su análisis lleva a desentrañar el pasado histórico leyendo los mensajes que brindan los lugares por su volumen y su inmanencia. El conjunto de elementos intangibles que configuran el hábitat del hombre se halla integrado y se materializa en las cosas tangibles. Los edificios plantean desde su volumen edificado hasta su fachada, una forma de comunicación no verbal.

  • 43  Lefebvre, Henry, El derecho a la ciudad, Barcelona, Península, 1973, p. 130.

23Dentro de la lógica de una sociedad patriarcal y aristocrática, los objetos de la cultura material fueron utilizados como elementos simbólicos que marcaban la distancia social y fueron fuente de acumulación económica, tanto por una pequeña elite privilegiada, frente a una mayoritaria capa de hombres pobres, como también en distinta escala, los sectores populares recrearon los comportamientos de los sectores superiores y adquirieron bienes inmuebles para uso pero también para ser y pertenecer. Simbólicamente la sociedad porteña en el período de transición del siglo XVIII al XIX utilizó múltiples y heterogéneos mecanismos de consolidación del sistema en la búsqueda de formas exteriorización y manifestación formal de su status y su poder, siendo la casa un elemento de la cultura material que por el valor monetario y el valor simbólico transcendió en el imaginario social de la época. Este conjunto de ideas sobre la casa y la sociedad, ayuda a construir un juego dialéctico entre los objetos, los hechos y la sociedad, que aporta una parte del conocimiento histórico que por naturaleza es una obra colectiva, permitiendo realizar este conjunto de reflexiones sobre las relaciones simbólicas y funcionales de los objetos de la cultura material y en el ideario de la sociedad. Cada capa social tiene su sistema de significado y significantes, que se define en los actos, las cosas y las relaciones sociales. Las significaciones están determinadas por el lugar habitado y la obra. La dinámica cultural transformó los espacios privados, la volumetría y la nueva estética retroalimentó los cambios urbanos y las motivaciones del habitat pautaron cada espacio de la ciudad43.

24En tiempos tardocoloniales en un paisaje de Antiguo Régimen la casa integró el catálogo de íconos que fueron un marcador social junto a la vestimenta, los carruajes, los esclavos, etc. construyendo todas, formas de exteriorizaron del status, en una geografía urbana donde los espacios y las proximidades tenían un valor trascendente, exteriorizaban los signos jerárquicos, edificaban una geografía del poder que orgánicamente reiteraba y modelaba las conductas de cada estamento.

Haut de page

Bibliographie

Repositorios documentales:

AGN, Archivo General de la Nación, Buenos Aires, Argentina

AHPBA, Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires, La Plata, Argentina

Bibliografia general:

Apadurai, Arjun  (comp.), La vida social de las cosas, México, Grijalbo, 1991.

Assadourian, C. S., Beato, G., Chiaramonte J. C., Historia Argentina de la Conquista a la Independencia, Buenos Aires, Paidos, 1996.

Augé, Marc, El espacio histórico de la antropología y el tiempo antropológico de la historia, en Hacia una antropología de los mundos contemporáneos, Barcelona, Gedisa, 1995.

Bayon, Damián, Sociedad y arquitectura colonial sudamericana, Barcelona, Gustavo Gilli S.A.,1974

Bivalho, María, A Cidade e o Imperio o Rio de Janeiro no século XVIII, Rio de Janeiro, Civilizaâo Brasileira, 2003.

Bourdieu, Pierre, Raisons pratiques. Sur la théorie de l’action, Paris, du Seuil, 1994.

Bourdieu, Pierre,  Cosas Dichas,Barcelona, Gedisa, 1996.

Bourdieu, Pierre, Intelectuales, Política y poder, Buenos Aires, EUDEBA,1999.

Braudel, Fernand, Civilización material y Capitalismo, Barcelona, Labor, 1974.

Burke, Peter, La cultura popular en la Europa moderna, Madrid, Alianza, 1990.

Carmagnani, Marcelo,  Hernández Chavez, Alicia, Romano, Ruggiero, Para una historia de las América, T 1, México, Fondo de Cultura Económica, 1999.

Castells, Manuel, La cuestión urbana, Madrid, Siglo XXI, 1974.

Chartier, Roger, El mundo como representación. Historia cultural: entre práctica y representación, Barcelona, Gedisa, 1992.

Chiaramonte, José Carlos, "Formas de identidad en el Río de la Plata luego de 1810", en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana 'Dr. E. Ravignani', 3a. serie, 1, Buenos Aires, 1989.

Crespo Rodríguez, María D., Arquitectura doméstica en la Ciudad de los Reyes, 1535-1750, Sevilla, CSIC, Universidad de Sevilla, 2006.

Díaz, Marisa, "Las migraciones internas a la ciudad de Buenos Aires, 1744-1810"en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana, Nos 16, 17, Buenos Aires, 1998.

Elías, Norbert, La sociedad cortesana, México, Fondo de Cultura Económico, 1996.

"Censo y Padrón 1778-79" en Documentos para la Historia Argentina Administración Edilicia de la Ciudad de Buenos Aires, T XI y XII, Facultad de Filosofía y Letras, 1919.

Fontana, Joseph, "La crisis colonial en la crisis del Antiguo Régimen español", en Bonilla, Heraclio, El sistema colonial en América española, Barcelona, Critica, 1991.

Fradera, Josep, "¿Por qué no se promulgaron las “Leyes especiales”  de Ultramar?", enFradera, Josep, Gobernar Colonias, Barcelona, Península, 1999, pp. 71-93.

Fradkin, Robert, "Vecinos, Forasteros y extranjeros: las elites locales coloniales y su identidad social (Buenos Aires a fines de era colonial)" en Murphy, Susana (comp.), El otro en la historia: el extranjero. Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 1995, pp. 123-147

Garavaglia, Juan Carlos,  Moreno, José L., Población, sociedad, familia y migraciones en el espacio rioplatense, Buenos Aires, Cántaro, 1993.

Garavaglía, Juan Carlos, Poder Conflicto y Relaciones Sociales, El Río de la Plata, XVIII y XIX, Rosario, Homo Sapiens, 1999.

García Aguirre, Feliciano, Espacialidad en lugar de espacio, Xalapa, Universidad Veracruzana, 2001.

García-Baquero Antonio, Cádiz y el Atlántico.1717-1778, T I y II, Cádiz, Diputación Provincial de Cádiz, 1988.

Gelman, Jorge D., De Mercachifle a Gran Comerciante. Los Caminos de ascenso en el Río de la Plata Colonial, Buenos Aires, UBA, 1996.

González Bernaldo, Pilar, "La 'identidad nacional' en el Río de la Plata post-colonial. Continuidades y rupturas con el Régimen colonial",  Anuario IHES, Nº 12, Tandil, 1997.

Gramsci, Antonio, Notas sobre Maquiavelo, sobre política y sobre el Estado Moderno, Buenos Aires, traducido de la Edición Einaudi, Lautaro, 1955.

Gruzinski, Serge, Las repercusiones de la Conquista: experiencia novo hispana en Descubrimiento, conquista y colonización de América a quinientos años, México, Fondo de Cultura Económica, 1994.

Gruzinski, Serge, El pensamiento mestizo, Barcelona, Paidos, 2000.

Halperin Donghi, Tulio, Reforma y disolución de los imperios ibéricos, 1750-1850, Madrid, Alianza, 1985.

Hardoy, Jorge E. et al., El proceso de urbanización en América desde sus orígenes hasta nuestros días, Buenos Aire, Instituto Di Tella, 1969.

Heller, Agnes, Historia y Vida Cotidiana, Barcelona, Grijalbo, 1972.

Hoberman, Louisa, "Conclusión", en Hoberman, Louisa ,  Socolow, Susan, Ciudad y Sociedad en Latinoamérica Colonial, Buenos Aires, 1992, Fondo de Cultura Económica, pp. 365-390.

Johnson, Lyman, "Población y espacio en el Buenos Aires del siglo XVIII" en Desarrollo Económico, volumen 20 nº 79, octubre-diciembre 1980.

Liernur, Jorge F, Trazas del Futuro, Santa Fe, Universidad Nacional del Litoral, 2008.

Lockhart, James ,  Schwartz, Stuart B., América Latina en la Edad Moderna, Madrid, Akal, 1992.

Loreto López, Rosalva (comp.), Perfiles habitacionales y condiciones ambientales, Historia Urbana de latinoamérica Siglos XVII –XX, Mexico, Benemerita Universidad Autónoma de Puebla, 2007.

Lugar, Catherine, "Comerciantes", en Hoberman, Louisa,  Socolow, Susan, Ciudad y Sociedad en Latinoamérica Colonial, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 1992.

Minchom, Martín, "Las Rebeliones del Quito Colonial: fronteras simbólicas y geografía humana", en Caillavet et al., Frontera y poblamiento: Estudios de Historia y Antropología de Colombia y Ecuador,  Santa Fe de Bogotá, Inst. Francés de Estudios Andinos-Inst. Amazónico de Investigaciones Científicas- Departamento de Antropología- Universidad de Los Andes, 1996, pp 203 -236.

Moutoukias, Zacarías, Contrabando y control colonial en el siglo XVII, Buenos Aires, CEA, 1988.

Moutoukias, Zacarías, "Réseaux Personnels et autorité coloniales : les négociants de Buenos Aires au XVIIIe siècle" en Annales ESC, Paris, Nº 4-5 juillet –octubre 1992, pp. 892-893.

Myers, Jorge, "Una Revolución en las costumbres: las nuevas formas de sociabilidad de la elite porteña 1800-1860" en Devoto, Fernando,  Madero, Marta (comp.), Historia de la vida privada en la Argentina T I, Buenos Aires, Taurus, 1999, pp. 111-146.

Otero, Osvaldo, "La Vivienda como expresión de las relaciones sociales, hacia fines del siglo decimoctavo"en Dra. Caggiano, M .A,  Milenium , Buenos Aires, Milenio, 2001, pp. 180-184.

Otero, Osvaldo, "Constructores de identidad", en Davilo, Beatriz et al., en Territorio, Memoria y Relato, Tomo III, Rosario, Universidad Nacional de Rosario, 2004, pp. 63, 72.

Otero, Osvaldo, La vivienda porteña en tiempos virreinales, Materiales, Uso, Función y Valor Simbólico, Tesis de doctorado, Universidad de La Plata, 2005.

Pevsner, Nickolaus, Esquema de la Arquitectura Europea, Buenos Aires, Infinito, 1957.

Pozo y Barajas, Alfonso del, El arrabal de los Humeros, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1996.

Rosal, Miguel Ángel,  Schmit, Roberto, "Del reformismo borbónico al libre comercio: las exportaciones pecuarias del Río de la Plata (1768-1854)", en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana "Dr. Emilio Ravignani", N° 20, Buenos Aires, 1999.

Sarti, Raffaella, Vida en Familia, Casa, Comida, Vestido en Europa Moderna, Barcelona, Crítica, 2003.

Sartori, Giovanni. La sociedad multiétnica, Pluralismo, Multiculturalismo y Extranjeros, Madrid, Taurus, 2001.

Socolow, Susan,  Johnson, Lyman, "Urbanization in Latin America", en Journal of Urban History, Nº 8, Nov. 1981, pp. 27-59.

Thompson, Edward P., "Folklore, Antropología e Historia Social", en Historia Social UNED, Nº3, Valencia, 1976, pp. 81-102.

Wrigley, E. A., Gentes, Ciudades y Riqueza. La transformación de la sociedad tradicional, Barcelona, Crítica, 1992.

Haut de page

Notes

1  Elias, Norbert, La sociedad cortesana, México, Fondo de Cultura Económica, 1996, pp. 17-18.

2  Se considera la obra de Castells en el concepto más abarcativo de los términos. Castells, Manuel, La cuestión urbana, Madrid, Siglo XXI, 1974.

3  Thompson, Edward P., "Folklore, Antropología e Historia Social", en Historia Social UNED Nº3, Valencia, 1976, p. 100.

4  Bourdieu, Pierre, Raisons pratiques. Sur la théorie de l`accion, Paris, Ed. du Seuil, 1994, p. 9.

5  Ibídem 3 (nota 3), p. 99.

6  Braudel, Fernand, Civilización material y Capitalismo, Barcelona, Labor, 1974, p. 21.

7  Pensando y trasladando a aquellos tiempos las ideas de alianza planteadas por Gramsci, Antonio, Notas sobre Maquiavelo, sobre política y sobre el Estado Moderno, Buenos Aires ,1955, Lautaro pp193-194.

8  Diccionario Histórico de los más Ilustres Profesores de las Bellas Artes, España, Madrid, 1800, t. III, pp. 251 y SS.), reimpreso por Real Academia de Nobles Artes de San Fernando, 1965.

9  Moutoukias, Zacarías, Contrabando y control colonial en el siglo XVII, Buenos Aires, CEAL, 1988, pp. 81-82.

10  Ver  entre otros los documentos que hay en el Archivo General de Indias en adelante AGI, Indiferente 2785.

11  Vecinos como Belgrano, Manuel, Bosch y Alvareda, Gerardo, Carreras, Juan Manuel de las, Escurra, Juan Ignacio de, Ugarte, Francisco Ignacio de, etc, todos pertenecientes al estamento más alto de la sociedad porteña, eran miembros del  Real Consulado  y están citados en Antecedentes de Política Económica Río de la Plata, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, t. 1 y 2, 1915.

12  Tanto Ravignani como Lyman Johnson  con distintas fientes han demostrado el importante crecimiento demográfico Johnson, Lyman, “Población y espacio en el Buenos Aires del siglo XVIII” en Desarrollo Económico, volumen 20 nº 79, octubre-diciembre 1980.

13  Socolow, Susan, Introducción", en Hoberman, Louisa, Socolow, Susan Ciudad y Sociedad en Latinoamérica Colonial, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 1993, p. 19.

14  Díaz, Marisa, "Las migraciones internas a la ciudad de Buenos Aires, 1744-1810" en Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana,  Nº 16/17, Buenos Aires, 1998.

15  Lockhart, James, Schwartz, Stuart B., América Latina en la Edad Moderna, Madrid, Akal, 1992, p. 331.

16  Hegemonía en el concepto de Antonio Gramsci en : Ibídem 7, p. 31 y p. 19.

17  Ibídem 13, p. 22.

18   Adoptamos el concepto de ciudad en el pensamiento de términos desarrollados en : Ibídem 2, p. 16.

19  Ibídem 2, p. 21.

20  Modelo en el concepto arquitectónico de construcción del plan, ya que los planos y los documentos permiten al investigador conceptualizar los espacios e internalizar la idea de los volúmenes, de los llenos y los vacios.

21  Ibídem 2, p 141.

22  Minchom, Martín, "Las Rebeliones del Quito Colonial: fronteras simbólicas y geografía humana", en Caillavet et al. (comp.), Frontera y poblamiento: Estudios de Historia y Antropología de Colombia y Ecuador, Santa Fé, 1996, pp 203 - 236. Ver también: Otero, Osvaldo, “Constructores de identidad” en Davilo, Beatriz et al., Territorio, Memoria y Relato, Tomo III, Rosario, Universidad Nacional de Rosario, 2004, p. 65.

23  Actas del extinguido Cabildo en adelante A.E.C., Acta del 12 de diciembre de 1788, Auto del Virrey.

24  AGN IX 10 10 f. 264 29/01/1785, Permisos de Construcción, Plano de la Casa de Antonio Norberto, Barrio  de la Concepción.

25  Ibídem 6, p. 221.

26  Obsérvese que en el frente de las casas mas grandes habia unidades pequeñas para alquiler.

27  AGN IX 10 10 9 ff. 126, 135-139, Juan Jose Castro 6 de Abril de 1785, = 5 unidades de vivienda compuesta por  sala aposento, cocina, común (baño) y corral (patio) y Comercio en la esquina en lote de 45 por 13 varas.

28  AGN IX 11 1 1 ff. 1-4 Antonio Parodi, Buenos Aires, 12 de enero de 1787.

29  AHPBA Real Audiencia 3 1 14 22.

30  AHPBA Real Audiencia 3 1 14 79 Fecha 17 de enero de 1791. Correspondencia entre Facundo Prieto y Pulido y Marcelino Callejas.

31  AHPBA Real Audiencia  3 1 13 142 Fecha 23 de marzo1793.

32  AHPBA Real Audiencia  7 2 110 7, Fecha año 1793.

33  Un elemento también significativo es la importación de materiales más refinados, como por ejemplo el reemplazo de los ladrillos por mármol en los solados.

34  La importancia de la casa lo llevó a tomar crédito hipotecario para la terminación  AGN Casas y Tierras Documentos Varios 9 11 6 1.

35  AGN Casas y Tierras Documentos Varios 9 11 6 1. "Relacion delas Piezas que he fabricado sobre la Barranca … Bs As Octe 9 / 1794 Firma Facundo de Prieto y Pulido".

36  Pevsner, Nickolaus, Esquema de la Arquitectura Europea, Buenos Aires 1957, Infinito, 1957, p. 269.

37  Ibídem 36, pp  269 271.

38  "Censo y Padrón 1778/79" en Documentos para la Historia Argentina Administración Edilicia de la Ciudad de Buenos Aires, T XI y XII Facultad de Filosofía y Letras, 1919.

39  Se utiliza la palabra cambio, para quitar el concepto evolucionista en la transformación de la ciudad.

40  En la terminología técnica Partido Arquitectónico es el conjunto de ideas que determina la zonificación y el diagrama de funcionamiento es decir el conjunto de ideas sobre la que se articula el proyecto u obra.

41  Ibídem 2, p. 256.

42  Duby, Georges, “Historia Social e ideologías de las sociedades” en Le Goff, Jaques / Nora, Pierre (comp.), Hacer la Historia, Vol. 1º, Barcelona, Laia, 1974, p. 165.

43  Lefebvre, Henry, El derecho a la ciudad, Barcelona, Península, 1973, p. 130.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Ilustración 1 Buenos Aires, plano Anónimo, año 1782, publicado por Difrieri Horacio, Atlas de Buenos Aires, Buenos Aires, Municipalidad de Buenos Aires, 1981. El mapa figura en la pag. 503 del Catalogue of manuscripts in the spanish language in the British Museum by don Pascual Gayangos, Vol. II, London, 1877, en la que se halla anotado debajo del subtítulo  ADD,17667, A. F. Paper rolls, XVIII-XIX cent. con el Nº 3.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende Ilustración 2 AGN IX 11 1 1 f. 72, 16 de agosto de 1787, don Pedro Ibañez de Chavarri.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Ilustración 3 AGN  IX 10 10 9 ff.126; 135-139, Juan Jose Castro, 6 de Abril de 1785.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Ilustración 4 AGN  IX 10 10 9 ff. 126; 135-139, Juan Jose Castro, 6 de Abril de 1785.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Ilustración 5 AGN IX 11 1 1  f. 5,Juan Parodi, 13 de enero de 1786.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Légende Ilustración 6 AGN IX 10 10 8 f. 76, don Matias Garcia Perez , 5 de septiembre de 1785.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Ilustración 7 AGN IX 11 1 2 f. 249, don Facundo de Prieto y Pulido, 22 de marzo de 1792.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59287/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Osvaldo Otero, « Vivienda y poder: la sociedad urbana en el Buenos Aires tardocolonial », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 23 mars 2010, consulté le 25 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/59287 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59287

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page