Navigation – Plan du site
Humberto Cucchetti

Yohann Aucante- Alexandre Dézé (dir.), Les systèmes de partis dans les démocraties occidentales. Le modèle du parti-cartel en question, Paris, Presses de Sciences Po, 2008, 454 p.

[18/05/2010]

Texte intégral

1La compilación dirigida por Yohann Aucante y Alexandre Dézé se propone poner en cuestión, como sostiene el subtítulo de la obra, una tesis, una categoría para el análisis de las organizaciones partidarias, una tipología en auge desde hace más de una década; más aún, una interpretación general del cambio en los sistemas políticos en una porción de las democracias occidentales: el modelo del partido- cartel, propuesto por Richard Katz y Peter Mair en 1995–modelo de tipo de organización partidaria y, al mismo tiempo, modelo de sistema político. Los directores de la publicación así como los autores reunidos cumplen de esta manera una premisa clásica en la investigación científica que ha marcado los límites de las interpretaciones generalistas en las ciencias sociales: cuando una afirmación válida en cierto contexto alcanza el estatus de modelo pronto llegarán los contra-ejemplos empíricosque derribarán el modelo en tanto tal. Los directores sintetizan un ejercicio de disección a partir de la publicación colectiva, separando aquello que la propuesta de partido cartel tiene de interés heurístico de las generalizaciones o imprecisiones que se derivan de una lectura modélica.

2La compilación cuenta con 16 capítulos antecedidos de una introducción (Aucante, Dézé y Nicolas Sauger), un prefacio sobre el buen uso de los modelos (Jean-Luc Parodi). La obra se cierra con una conclusión sintetizando los aportes realizados (Aucante, Dézé). Los capítulos se reúnen en tres grandes partes. En la primera, donde se reproduce en francés el texto objeto de discusión, se incluye un análisis general alrededor de la idea de partido-cartel. En la segunda, ésta es puesta en cuestión retomando sistemas concretos en las democracias occidentales. En la tercera, dicha idea es analizada alrededor de diferentes casos en Francia. Así, el partido-cartel –decíamos más arriba, categoría partidaria, definición a nivel de sistema político, interpretación de un cambio histórico- es triturado, es decir, analizado lógica y empíricamente, por análisis que se centran en la validez de la expresión metafórica de cartel y sus acepciones políticas y económicas (capítulo 2), en relación a las diversas teorías sobre los partidos y sistemas políticos (capítulo 3), y de acuerdo a sus implicancias lógicas y empíricas generales (capítulo 4). Igualmente, el modelo es escrudiñado según las transformaciones y rasgos específicos de diferentes sociedades nacionales –Alemania (capítulo 5), Austria (capítulo 6), Países Bajos (capítulo 7), Italia (capítulo 8), Bélgica (capítulo 9), Noruega-Dinamarca-Suecia (capítulo 10), países del ex bloque socialista (capítulo 11), Estados Unidos (capítulo 12). En Francia, los casos empíricos de referencia abarcan el Partido Comunista Francés (capítulo 13), transformaciones partidarias en la “derecha moderada” (capítulo 14), el Frente Nacional (capítulo 15), el Partido Socialista (capítulo 16).

3Comencemos con el texto que da origen a toda esta vasta y minuciosa discusión. Publicado por primera vez en lengua inglesa en el año 1995, « La transformation des modèles d’organisation et de démocratie dans les partis.L’émergence du parti-cartel », el artículo de Richard Katz y Peter Mair supuso una profunda revisión y discusión de las visiones sobre la crisis de los partidos políticos y la despolitización de las sociedades occidentales. Los autores intentan pensar las fases de evolución de los partidos políticos, fases que vinculan el lugar de éstos de acuerdo a las transformaciones en el Estado, la sociedad civil y la estructura social. Retomando aportes clásicos en el análisis político, como el de Maurice Duverger por un lado, y el de Otto Kirchheimer por otro, Katz y Mair rehacen un largo plazo en las evoluciones sistémicas y organizativas de los partidos políticos. En efecto, un primer momento se correspondería con el régimen censitario o liberal, fines de siglo XIX y comienzos del XX (p. 41). La organización típica es, siguiendo a Duverger, el partido de cuadros, partido de notables, con escasa necesidad de organización formal y en medio de un sistema democrático todavía restringido. La industrialización y la ampliación del sufragio hicieron estériles los partidos de cuadros y fueron surgiendo, de acuerdo a las características de las sociedades de la época, los partidos de masas, con adherentes organizados, estructuras formales de adhesión y participación, organizaciones partidarias con claros contenidos programáticos que debían satisfacer los intereses de una base social de representación. Estos partidos oficiaban de lazo entre el Estado y la sociedad civil. Con el crecimiento económico producido en el marco del Estado de Bienestar, las primeras deserciones militantes y el auge de los medios masivos de comunicación, los partidos tradicionales de izquierda y derecha habrían convergido a un modelo de parti attrape-tout –como lo proponía Kirchhermer en The transformation of west european party systems. En este modelo, las adhesiones habrían perdido el antiguo carácter integral y los partidos políticos abandonado su especificidad socio-programática buscando generar un seguimiento social menos particular. Los partidos comenzarían a oficiar no ya como representantes de intereses específicos sino como mediadores entre el Estado y difusos intereses de la sociedad civil. La profundización de algunos de los rasgos de esta tercera fase habría hecho emerger al partido-cartel, caracterizado por una mayor interpenetración entre el Estado y los partidos. Bajo la idea de cartel, la propuesta en cuestión busca remitir al carácter de entente y colusión de las organizaciones partidarias que acuerdan entre ellas limitar la competición y excluir posibles nuevos participantes. Dichas organizaciones, al haber perdido una base militante, habrían encontrado en el Estado la fuente de financiamiento que pudo reemplazar el sistema de cotización de los partidos de masas. Los partidos no podrían entonces estar demasiado tiempo alejados del Estado ni del financiamiento público, y el líder partidario habría de este modo reforzado su posición con respecto a su base de adherentes, cada vez más desmovilizada. La idea de partido-cartel exprime una lógica interna de las organizaciones (profesionalización de la política, financiamiento público del partido, mayor importancia del líder, alejamiento de la base militante) y un rasgo sistémico de funcionamiento (entente interpartidaria, mayor distanciamiento entre sistema político y sociedad civil). Los partidos serían meras agencias estatales que amortiguarían los conflictos socio-políticos y generarían un servicio público con un alcance ideológico reducido.

4Para notar algunos puntos de la interpretación citada, el bloqueo del cartel habría producido reacciones al mismo cuyo emergente serían las formaciones de extrema derecha en Europa. Asimismo, los autores rechazan la hipótesis sobre un menor peso de los partidos que, al contrario, gozarían de mayor poder cuando no de una autonomía creciente (p. 63- 64). De este modo, la mal llamada crisis de los partidos escondería no otra cosa, de acuerdo a esta interpretación, que el agotamiento de una fase concreta, la dominada por el modelo del partido de masas. Finalmente, si Katz y Mair vaticinan que la aplicación del modelo tiende a verificarse en sociedades con culturas políticas de cooperación (p. 52- 53), el carácter evolucionista de la reflexión, que hace corresponder a cada momento una forma partidaria dominante que se asocia a una articulación global del vínculo democracia, sociedad civil y Estado, se manifiesta por una proclividad general cuando no universal difícilmente contestable (p. 420). Aunque sea un mero ejercicio didáctico y simplificador, el cuadro de las páginas 54- 55, ubica los cuatro modelos de partidos y sus características y alcances –época, grado de participación sociopolítica, de distribución de los recursos políticos, del tipo de competición presente, de los canales de comunicación, etc. Esta univocidad de las características por etapas, que los autores pretenden ubicar como recorridos que se interpenetran, no casualmente es tributaria de Duverger y de Kirchheimer, quienes veían una forma dominante que explicaba, al mismo tiempo, la naturaleza partidaria y las relaciones entre partidos.

5Mirado de lejos, la interpretación del partido-cartel resulta sugestiva y –logro para nada insignificante- disparadora de múltiples reflexiones. Sin embargo, el análisis empírico, que remite por lo general a una trayectoria histórica de cada sociedad o de cada caso considerado, va a contrapelo de un análisis sistémico que abusa de su ubicación macroscópica (p. 419,  381). Por eso, en los diferentes análisis realizados así como en la conclusión del trabajo colectivo nos encontramos con una idea recurrente, la que sugiere con diferentes acentos que el modelo deber ser matizado, sus implicaciones morigeradas, o que varios de sus supuestos se confirman pero sólo parcialmente (p. 125, 151, 169, 192, 218, 243, 270, 345, 411, 415).

6Confirmación de procesos que recorren diversos países. Katz y Mair elevaron al estatus de modelo ciertas transformaciones políticas occidentales, como por ejemplo la crisis de los partidos de masas en tanto que tales (a nivel de modo de funcionamiento y sistema), la declinación en general de las bases militantes de las organizaciones y más puntualmente de cierto militantismo típico, el peso creciente de los medios masivos de comunicación en las campañas electorales y en la legitimación de los líderes políticos, y, en especial, el crecimiento de los recursos directos e indirectos del Estado como medio de financiamiento de las actividades partidarias. Sin embargo, cómo se estructuran los elementos de la explicación (organizaciones, sistemas, militantes, financiamiento) es una pregunta que se resuelve tanto en la consideración histórica de cada sociedad como en la reconstrucción específica de los casos que pueden ser considerados.

7Reconstrucción histórica. Si algunos rasgos del partido-cartel se confirman muchas veces esta ratificación coincide con una trayectoria nacional específica y no con los acentos propios de la supuesta cartelización. Si ésta se ha dado en Alemania, por ejemplo en la interpretración Estado-partidos políticos, ello no ha significado un alejamiento de éstos de la sociedad civil, como supone la versión pura del modelo (Klaus Detterbeck, « Le cartel de partis et les partis cartellisés en Allemagne », p. 143). Así, en este mismo caso, la exclusión de la extrema derecha, que a nivel abstracto se correspondería como una consecuencia del bloqueo del cartel, se explica mejor por la historia alemana que por una tendencia global a la cartelización (p. 148). Algo similar puede establecerse para Austria, donde conservadores y socialdemócratas habrían desde hace varias décadas obstaculizado la entrada de competidores extremistas (Anton Pelinka, « Partis-cartels et partis attrape-tout en Autriche », p. 157). Más aún, la crisis de los partidos tradicionales austríacos habría indicado la presencia de rasgos de décartellisation a pesar de la mayor dependencia de los recursos públicos que el conjunto de partidos –y no sólo los más grandes- debió aceptar para sostener sus actividades (p. 164- 165, 169). En Holanda, la organización política obedece a un modelo de democracia consociativa donde los partidos, según el clivaje dominante sea religioso-confesional o sea de clase social, constituían pilares organizativos de la sociedad. Los cambios presentes desde 1967 hicieron emerger otros rasgos. Si hubo una caída de la adhesión militante, la apertura del sistema político ha permitido la aparición de nuevas organizaciones populistas, liderazgos mediáticos, mediatización de nuevos movimientos sociales etc. (Philip Van Praag, « Démocratie consociative et cartellisation », p. 190, 192). En el caso italiano, la exclusión de las formaciones de extrema izquierda y extrema derecha también tiene una historicidad que la aleja de la hipótesis de la cartelización. Incluso, los aspectos consociativos ya existentes devinieron, a partir de ciertas dinámicas políticas, en dinámicas más competitivas (Nicolò Conti- Maurizio Cotta- Filippo Tronconi, « Le parti-cartel en Italie”, p. 200). En este sentido, no se manifiesta tampoco con claridad la tendencia de convergencia programática entre los diversos partidos (p. 216), a pesar de confirmarse una distancia creciente entre partidos y sociedad civil (p. 218).

8En continuación con la consideración histórica de cada sistema, en el caso belga se ha ido produciendo, a contrapelo del diagnóstico de Katz y Mair, una apertura del sistema así como su fragmentación creciente (Pascal Delwit, « Partis et sistème de partis en Belgique », p. 226). Cierta relajación del sistema de financiamiento, o la extensión de las circunscripciones de voto, ha tendido incluso a favorecer a organizaciones de extrema derecha con menos clivaje territorial y más dependientes de la imagen del líder (p. 232- 234). A pesar del aumento en el financiamiento público, los límites a los gastos electorales obliga a los partidos a estimular formas clásicas de militantismo movilizando así a sus adherentes y miembros (p. 243). Aún en el caso de los países escandinavos, que correspondería a un terreno por demás propicio a la cartelización, encontraremos particularidades que sobrepasan la remisión estricta a la idea de cartel. La separación entre elite partidaria/miembros, partido/sociedad constituye todo un dato a contornear con el fin de lograr una explicación satisfactoria. En la misma dirección se deben asir las características de entente y exclusión de la colusión partidaria. Si se constata la dependencia del financiamiento público, existe al contrario una tendencia a permitir la aparición de nuevos partidos. Estos existen, sin embargo es menos plausible que sean integrados a coaliciones de gobiernos. ¿Representa esto un logro o un fracaso del cartel? Su no-integración gubernamental representa un discurso que las organizaciones de protesta alimentan para diferenciarse de los partidos de gobierno. Así, la marginalidad en este caso puede ser un fenómeno más complejo que el diagnóstico propuesto por la categoría del cartel (Emmanuelle Vignaux, « Cartellisation ou hybridation ? », p. 264, 268).

  • 1  Peter Mair, “What is different about post-communist party systems?” in Peter Mair, Party System Ch (...)

9En el caso de las sociedades ex comunistas hay un recorrido previo inexistente. Ya que se trata de sociedades salidas de regímenes dictatoriales, la reconstrucción de la evolución partidaria realizada por Katz y Mair resultaría imposible. El análisis incluye cómo se ha interpretado la hipótesis del cartel, con un título irónico como lo constata Parodi: esperando el cartel..., donde se cuestiona cierta recepción normativa de los trabajos de Katz y Mair a la luz de la democratización de las sociedades centro-este europeas.Si el análisis, a diferencia de los casos anteriores, deja de lado la consideración particular para centrarse en los aportes y límites del partido-cartel, se verá que el esquema genera más problemas que soluciones (Jérôme Hertaux- Antoine Roger, « En attendant le cartel… », p. 276). A nivel de historicidad, el esquema supone una correspondencia grosera entre régimen político y tipo de partido (p. 286); en relación al financiamiento público, si en la Europa occidental se ha debido en general a compensar los recursos provenientes en otras épocas del sistema de cotización, en la Europa oriental y central persigue evitar formas privadas y corruptas de provisión de fondos económicos (p. 291); y en respuesta a Peter Mair1 y la supuesta política de enfrentamiento que caracterizaría a los países del ex bloque, en estos se habría producido formas de cooperación que se inscriben en otra lógica que la cartelización (p. 295). Así, la partisanisation de la vida política polaca supone una estabilización del juego político sin que pueda emerger como actor durable y explicativo un partido-cartel (p. 295- 219). En los Estados Unidos, los partidos brindan la imagen de emprendimientos privatizados, correspondiéndose más con la acepción económica de la idea de entente (Yohann Aucante, « L’oligarchie partisane américaine », p. 306). Si a su vez la institucionalización del bipartidismo hace muy difícil la aparición de nuevos competidores, la competencia entre los dos partidos dominantes es bastante elevada, incluso llegando a ser cruenta al interior de cada partido (p. 315). El cartel se presenta más por su naturaleza privada y vertical, integrando empresas, grupos de interés y sindicatos (p. 316- 317).

10Si las reconstrucciones históricas a nivel de cada sistema político morigeran el alcance de una explicación modélica, la remisión a universos concretos de organizaciones partidarias promueve nuevas críticas y sugerencias. Así, se da cuenta de una semicartelización del comunismo en Francia que, al mismo tiempo, evidencia las transformaciones típicas en un partido de masas. Puede percibirse una transición no lineal del Partido Comunista hacia el modelo del cartel (Dominique Andolfatto- Fabienne Greffet, « La « semi-cartellisation » du parti communiste français », p. 324) tomando presente la disminución de su base de adherentes, su desproletarización (p. 326), su mayor dependencia de los recursos públicos. Al mismo tiempo, el PCF redefine sus lazos con la CGT, se muestra en proximidad con nuevos movimientos sociales, modifica la naturaleza de su compromiso. Al contrario, la derecha moderada, que podría expresar en algunos aspectos los rasgos nítidos de un mayor peso del partido cartel, emerge paradójicamente como descartelización. En su seno, en la aparición de nuevos partidos y sus problemas intestinos, se dio una fuerte competencia y, en algunos de sus líderes, una retórica típicamente anti-establishment (Nicolas Sauger, « L’UDF et la création de l’UMP », p. 357). En dicho universo se manifestó un proceso de democratización partidaria en el que los adherentes jugaron un rol central en la vida de las organizaciones, siendo el reclutamiento de nuevos militantes un objetivo perseguido por ellas (p. 364- 366). En el caso de la extrema derecha francesa, y recordando que el extremismo de derecha representaba para Katz y Mair el dispositivo antiblocage, no puede sostenerse que el Front national constituya un partido anti-cartel. No existe, como primera aclaración, un consenso sobre la posible correlación entre partidos de extrema derecha y funcionamiento del sistema político –muchas interpretaciones disímiles proliferan al respecto. Asimismo, el financiamiento de dicho partido lejos está de ser despreciable (Alexandre Dézé, « Le Front national », p. 375- 377). Finalmente, no debe confundirse la retórica partidaria, que denuncia un complot de las elites políticas y utiliza el argumento como un procedimiento para legitimar la posición propia, con la dinámica misma de lo político (p. 383). En el caso del Partido Socialista, éste intenta vincularse con diferentes movimientos sociales y asociaciones de la sociedad civil, retomando incluso mecanismos de adhesión puntuales propios de los nuevos movimientos sociales (Carole Bachelot, « Revisiter les causalités de l’évolution », p. 393). En términos electorales, el socialismo, como partido de gobierno, no ha logrado tampoco una situación de estabilidad, beneficio central dentro de la perspectiva de Katz y Mair (p. 408).

11Estos aportes concretos son antecedidos por reflexiones generales que ayudan a contextualizar la discusión. Una aclaración semántica de la idea de cartel, que en un principio remitía a la historia de las alianzas políticas y cuyo significado fue en cambio tomado de la idea de entente entre actores económicos para tener una posición privilegiada en el mercado, contribuye a situar algunos significados básicos (Paul Bacot, « Les partis cartellisés selon Katz et Mair »). Por otro lado, el análisis tipológico del cartel supone un conjunto de apreciaciones inexactas tanto en la lógica interna de la explicación como en la validez empírica de los datos propuestos (Florence Haegel, « Le parti-cartel, de la logique interne à la validité empirique »). Así, algunos de los rasgos que propone el modelo ya estaban presentes en otros momentos históricos, como se ha sostiene en los capítulos puntuales. Los lazos entre Estado y partidos no constituyen, en muchos casos, una realidad novedosa (p. 118). Asimismo, ni la clausura de la competición ni la obturación de la emergencia de nuevos partidos son fenómenos evidentes. Probablemente, en la elaboración de una explicación unicista, muy tributaria del tipo de explicación realizado en particular por Duverger, puede encontrarse una llave para comprender los límites de la propuesta de Katz y Mair (Daniel-Louis Seiler, « Théorie des partis et systèmes partisans », p. 107). Cada momento constituiría un tipo ideal al que le correspondería una forma partidaria dominante, un sistema privilegiado de partidos políticos, una relación general igualmente típica entre Estado, sociedad civil y democracia.

  • 2  François Furet- Jacques Julliard- Pierre Rosanvallon, La République du centre. La fin de l’excepti (...)

12Podemos decir por nuestra cuenta que, a nivel de reflexión global, este debate manifiesta el proceso de renovación de la sociología política francesa y, en particular, la pérdida de peso del carácter excepcional atribuido al mundo político francés. De este modo, éste puede ser discutido en su especificidad en el interior de ciertos rasgos generales que, vale decir y al menos parcialmente, atraviesan a la sociedad francesa así como se presentan en diferentes países. Katz y Mair han tenido el mérito, para nada insignificante, de llamar la atención de especialistas franceses en el fenómeno político, muchos de ellos de una nueva generación, quienes han discutido con colegas de otros países una interpretación global recuperando diferentes enclaves y tipos de análisis, y pensando en ese mismo sentido las continuidades y rupturas de los partidos en Francia y en Europa. Los análisis rompen entonces con cualquier espíritu normativo, rasgo que ha caracterizado en cierta medida la idea de una excepción francesa bastante cuestionada últimamente2.

13El razonamiento unicista que detectaba Seiler entrañaba un conjunto de rasgos que fueron elevados al status de categoría-clave/llave-de-explicación. La idea de cartel, en un sentido laxo, podía encajar en un sinnúmero de procesos -desmilitantización y profesionalización de lo político, ruptura en el sistema de cotizaciones, convergencias interpartidarias, importancia de los líderes, de los medios de comunicación. En un sentido fuerte, las correspondencias empíricas comenzaban a ser sin embargo problemáticas. Por ello, y sin discutir sobre el peso de cómo se construye la interpretación científica y cuánto ésta incide en dar cuenta de un fenómeno, en la misma obra vemos diferentes aproximaciones que hablan en cada caso de descartelización, y/o cartelización, y/o semicartelización, etc., para detectar los aspectos plausibles de la propuesta en cuestión y para subrayar, en cambio y en mayor medida, las especificidades político-histórico- nacionales que desmentían un uso fuerte del modelo. Este se muestra entonces más fructífero como disparador de debates que como interpretación adecuada y específica de las transformaciones políticas en las sociedades contemporáneas.  

  • 3  Alain Touraine, El regreso del actor, Buenos Aires, EUDEBA, 1987 (1984).
  • 4  Claus Offe, « Les nouveaux mouvements sociaux: un défi aux limites de la politique institutionnell (...)

14¿Qué podríamos agregar desde nuestros conocimientos a la presente discusión crítica? La especialización de un campo político, supuesto en la profesionalización de la política misma,  no debe ahuyentar la mirada sobre realidades próximas, a veces competentes y/o componentes de los mismos espacios de luchas y construcción de poder. Como sostiene Parodi, ésta sería una forma de penser à côté. En algunos de los capítulos se encuentra presente, por ejemplo cuando se menciona las relaciones entre el comunismo y el socialismo y determinadas asociaciones de la sociedad civil. Podemos traer a la palestra a los llamados nuevos movimientos sociales, no para repetir una visión encantada de los mismos ni para exagerar el alcance de sus manifestaciones, desmesura y optimismo que Alain Touraine reconoció (auto)críticamente3. En efecto, se señala que ciertos lobbies están ellos mismos cartelizados (Seiler, p. 97). ¿Cómo juegan estos nuevos movimientos en un proceso de supuesta cartelización? Tales grupos de presión profesionalizados no forman parte de la apreciación de Katz y Mair y, sin embargo, una lógica sino de cartelización al menos de presionar y transferir influencias con los Estados y espacios de poder no se encuentra para nada ausente. Un especialista en la materia, Claus Offe, pensaba tres posibles alianzas entre los nuevos movimientos sociales y los partidos tradicionales de izquierda y derecha. Una de ellas consistía en una cartelización de los partidos contra los movimientos emergentes4. La separación partidos/sociedad civil indicaría esta forma de alianza cartelizada. ¿Es esta explicación razonable? No lo parece. Entonces, alargar la reflexión a un campo de la competencia-colaboración políticas más allá de a los partidos políticos con otros espacios asociativos y de poder supondría un aporte no desdeñable.

15Podemos localizar este aporte un poco más. En efecto, un conocedor de la realidad latinoamericana hubiera estimado positivamente una reflexión sobre América Latina. Cuando se propone en este momento un más allá de los partidos, o alternativamente se habla de una movilización refundadora de la sociedad reducida a los movimientos sociales de protesta, la tesis de Katz y Mair y los artículos condensados en la compilación en cuestión nos recuerdan la pervivencia de la estructuras partidarias y ponen en análisis la recomposición de las mismas en relación al Estado y la sociedad civil más allá de las meras retóricas novedosas o los planteos normativos, muchas veces meros ecos intelectuales de las posiciones de los actores sociales. ¿Qué nos diría América Latina de la cartelización? ¿Cómo este abanico, que incluye una vastedad de realidades múltiples, enriquecería, cuestionaría, profundizaría la categoría de partido-cartel? Muchas veces América Latina ha sido pensada en las antípodas de las relaciones plenamente modernas entre sociedad, política y Estado. La organización sindical en dichas latitudes, como suele interpretarse, es muy diferente a la autonomía sindical presente en Europa ya que en el primer caso los sindicatos han sido controlados por el Estado. ¿Cómo han funcionado estas particularidades regionales, históricas?

  • 5  Steven Levitsky, La transformación del justicialismo. Del partido sindical al partido clientelista (...)

16Tomaremos un solo ejemplo. La minuciosa obra de Steven Levitsky sobre las transformaciones en el peronismo en las últimas décadas y su pasaje de partido de base sindical a partido de base territorial clientelar conserva la definición de dicho movimiento político como partido de masas informal5. Como se ha señalado, también podríamos estar esperando al partido cartel. No obstante, a nivel político el peronismo ha conocido, como el resto de las fuerzas políticas nacionales, un notable desdibujamiento de las fronteras ideológicas. Finalmente, también los recursos públicos, a través del control de ejecutivos provinciales y municipales, ha alimentado la vida política de los diferentes partidos. Es decir, encontramos rasgos de partido de masas, atrappe-tout y cartel en una misma realidad. El rol del Estado en este proceso, profundizado por las transformaciones producidas por el neoliberalismo y también, como recuerda Levitsky, por dinámicas internas partidarias, es anterior a este advenimiento del partido cartel. Pero muchos aspectos de una lógica de cartelización no están todavía presentes, y mucho tiene que ver con el financiamiento de los partidos, la poca claridad de estos procedimientos, el rol de los lobbys económicos directos o de otras organizaciones informales en la vida partidaria, o las crisis institucionales que ubican a los partidos políticos en un lugar de debilidad. Esta debilidad, no ajena a una dinámica en las sociedades occidentales, tiene la particularidad de dar lugar a soluciones bruscas, intempestivas o sucesivas crisis más o menos crónicas. Pero en esta debilidad de los partidos otros espacios de construcción de poder son elementos centrales de lo político. Los movimientos sociales constituyen tentativas de construir poder, de erigirse en una vía legítima de politización, de ocupación del espacio público, de bloqueo de decisiones estatales. Al mismo tiempo, algunos de ellos se han visto favorecidos por recursos que el Estado ha puesto a disposición, lo cual predispuso una cierta cooptación -¿cartelización?- de los movimientos de protesta. En el caso de América Latina, la constitución del campo político ha sido el producto de décadas de tensiones y antagonismos cuyas resoluciones no han descartado golpes militares y gobiernos dictatoriales. La particularidad entonces se reposa con una tradición partidaria que, aunque rica en muchos casos, ha tenido suficientes interrupciones como para ser tenidas en cuenta.

  • 6  Alexandre Dézé, « Le Front national comme "entreprise doctrinale" », en Florence Haegel (dir.), Pa (...)
  • 7  Me refiero a lo que a principios de los se conoció como Nouvelle Action Française. Humberto Cucche (...)

17La ampliación temática y geográfica de los análisis sirve de entonces para ampliar los conocimientos puestos en juego. Un ir más allá de lo partidario recuerda los procesos de continuidad y recreación de ese militantismo tan clásico como lo ha sido el presente en los partidos de masas y en algunos fenómenos como las ligas. Tarea no insignificante, dar cuenta de estas realidades supone pensar cómo algunas entre ellas sobrevivieron y lograron integrarse, a veces desde sociabilidades grupusculares, en procesos políticos más amplios. Alexandre Dézé muestra así el largo proceso de construcción del Frente nacional como emprendimiento ideológico6. En esos mismos años, otros militantismos, realizaron un recorrido complejo entre nationalisme et royalisme sin llegar, finalmente, a cristalizar un partido político, aunque terminaron teniendo relaciones con el mitterrandisme, las redes anti-racistas, ex comunistas, intelectuales de izquierda, souverainistes, etc7. De este modo, las precisiones históricas y puntuales que cuestionan y enriquecen la idea misma de partido-cartel pueden verse iluminadas no sólo a nivel de sistemas y partidos políticos sino a través de extender el análisis a otras realidades y formas de lo político en constante movimiento y que desembocan, institucionalizadas o no, como ofertas programáticas o como trayectorias individuales en diversos espacios de poder.

18Queremos finalmente valorar esta reflexión por diversos motivos. La compilación que reseñamos, más allá del valor particular de cada aporte, nos permite ver cómo en una realidad dada coexisten diferentes lógicas, características, y cómo el trabajo empírico de investigación puede contribuir a una reflexión global sobre las transformaciones y rupturas –desde nuestro punto de vista, renunciando a la pretensión modélica ya que, cuando una contribución llega a erigirse en modelo las indagaciones concretas corren el riesgo de estar sesgadas por apreciaciones que pueden encontrarse increíblemente confirmadas por la realidad empírica. Al contrario, esta puesta en cuestión del parti-cartel alienta el desarrollo de discusiones comparadas, de análisis empíricos con historicidades diversas, lo que constituye un camino privilegiado para la superación de ciertos clichés aún dominantes en las ciencias histórico-sociales.

Haut de page

Notes

1  Peter Mair, “What is different about post-communist party systems?” in Peter Mair, Party System Change: approaches and interpretations, Oxford, Oxford University Press, 1999.

2  François Furet- Jacques Julliard- Pierre Rosanvallon, La République du centre. La fin de l’exception française, Paris, Calmann-Lévy, 1988.

3  Alain Touraine, El regreso del actor, Buenos Aires, EUDEBA, 1987 (1984).

4  Claus Offe, « Les nouveaux mouvements sociaux: un défi aux limites de la politique institutionnelle », Multitudes [http://multitudes.samizdat.net/article.php3?id_article=945], 2003 (1994).

5  Steven Levitsky, La transformación del justicialismo. Del partido sindical al partido clientelista, 1983- 1999, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editora Iberoamericana, 2005.

6  Alexandre Dézé, « Le Front national comme "entreprise doctrinale" », en Florence Haegel (dir.), Partis politiques et système partisan en France, Paris, Presses de Sciences Po, 2007.

7  Me refiero a lo que a principios de los se conoció como Nouvelle Action Française. Humberto Cucchetti, “Metamorfosis nacionalista y Acción francesa: trayectorias, representaciones y sociabilidades”, en “Nacionalismos, nacionalistas”, a aparecer en 2011.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Humberto Cucchetti, « Yohann Aucante- Alexandre Dézé (dir.), Les systèmes de partis dans les démocraties occidentales. Le modèle du parti-cartel en question, Paris, Presses de Sciences Po, 2008, 454 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 18 mai 2010, consulté le 23 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/59658

Haut de page

Auteur

Humberto Cucchetti

CEIL PIETTE CONICET hcucche[at]gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page