Navegación – Mapa del sitio
Debates | 2010
Daniel Gutiérrez Ardila

Una provincia contra su gobernador

La pugna de los vecinos de Nóvita contra el capitán Juan de Aguirre (1809-1810)
[20/05/2010]

Resúmenes

Tras las abdicaciones de Bayona, los recursos de que disponían los criollos neogranadinos para luchar contra los abusos de los funcionarios reales quedaron en buena medida inoperantes ante la sospecha inmediata de que cualquier acción de protesta encubriera en realidad un proyecto revolucionario o un crimen de lesa majestad. El propósito de este artículo es mostrar, a través del estudio de una conspiración fallida, esta compleja situación de disgusto, así como las redes que sustentaban el poder local criollo en vísperas de la revolución neogranadina.

Inicio de página

Entradas del índice

Geográfico :

Chocó, Colombia, Nueva Granada

Cronológico :

Siglo XIX
Inicio de página

Texto integral

Introducción

  • 1  Anthony Mcfarlane, Colombia antes de la Independencia. Economía, sociedad y política bajo el domin (...)
  • 2  John A. Chaldecott, “Justus Erich Bollmann and his platinum enterprises. Activities in North Ameri (...)
  • 3  Daniel Gutiérrez Ardila, Un Nuevo Reino. Geografía política pactismo y diplomacia durante el inter (...)
  • 4  Allan J. Kuethe, Reforma militar y sociedad en la Nueva Granada, 1773-1808, Bogotá, Banco de la Re (...)

1Por la riqueza de sus minerales y su ubicación estratégica, la gobernación del Chocó poseía una importancia mayor en el concierto del Nuevo Reino de Granada. En cuanto a lo primero, cabe decir que su producción aurífera sustentaba en buena medida la economía del virreinato1. Además, hasta los años veinte del siglo XIX, los aluviones del Chocó fueron la única fuente de platina en el mundo. En vísperas de la revolución de independencia, este metal comenzaba a adquirir cierta relevancia comercial, gracias a un nutrido contrabando estimulado por los comerciantes ingleses de Jamaica2. En lo que concierne a su situación geográfica, es preciso señalar que la gobernación del Chocó, merced a sus costas sobre el Océano Pacífico y el Mar Caribe, así como al caudaloso río Atrato que la surcaba de sur a norte, constituía un paso obligado en la comunicación entre las provincias de Cartagena, Antioquia, Guayaquil y Panamá. Desde finales del setecientos, las autoridades de Quito y el poderoso gremio de comerciantes cartagenero comenzaron a promover aquella ruta con la esperanza de que significara la redención económica del virreinato3. Desde el punto de vista militar, la gobernación del Chocó no era menos importante. Por sus costas y canales naturales desprovistos de fortificaciones podía producirse fácilmente una invasión extranjera. Ya en tiempos de la guerra de independencia norteamericana, en la que participó activamente España, las autoridades de Santa Fe proyectaron vanamente una ambiciosa empresa de colonización con el fin de frustrar cualquier ataque inglés4.

  • 5  Acerca de la teoría de redes puede consultarse el artículo Claire Lemercier, “Analyse de réseaux e (...)

2Como cabe imaginar, la crisis de la monarquía española renovó los temores de agresiones extranjeras. Así mismo, la creación de la Junta Suprema de Quito el 10 de agosto de 1809 suscitó temores de contagio en los funcionarios reales del Nuevo Reino. La gobernación del Chocó, expuesta más que ningún otro territorio del virreinato a las invasiones extranjeras y ligada por un activo comercio de cabotaje con las provincias quiteñas, fue desde entonces uno de los objetos de mayor preocupación para las autoridades de Santa Fe. Fue en tal contexto que tuvo lugar la conspiración de los vecinos principales de Nóvita contra el gobernador D. Juan de Aguirre que se analiza en las páginas siguientes. Para lograr una comprensión satisfactoria del fenómeno, se presta la mayor atención al grupo de insubordinados y a las conexiones que ligaban entre sí a sus diferentes elementos. Como es apenas lógico, para el estudio de aquella madeja ha resultado fundamental la teoría de redes, más satisfactoria para explicar ciertas adhesiones políticas que los atributos individuales más convencionales (nivel social, casta, proveniencia, etc.)5.

1. Estructura del poder en la provincia de Nóvita

  • 6  Archivo General de la Nación (AGN), Empleados públicos del Cauca (EPC), t. 27, f. 1-442.

3El voluminoso proceso a que dio lugar la fallida deposición del gobernador interino del Chocó D. Juan de Aguirre a finales de 1809 permite conocer en detalle el entramado social del real de minas de Nóvita en vísperas de la revolución de independencia. Así mismo, los interrogatorios a que fueron sometidos los sospechosos ofrecen muchas luces acerca de las inextricables redes que harían posible la transformación política de la provincias del Nuevo Reino de Granada en 18106. En efecto, la composición detallada de aquellos grupos rebasa a menudo nuestra capacidad de comprensión, ya que sus elementos populares, así como las relaciones que ligaban a éstos con los jefes del movimiento, suelen quedar confinados a una oscuridad impenetrable. Es por ello que el estudio de la conjura proyectada en Nóvita en 1809 reviste tan gran interés.

  • 7  Según se desprende de su testamento (Santa Fe, 27 de mayo de 1815), el Dr. Miguel Moreno era hijo (...)
  • 8 Ibíd.

4Con ayuda de la causa mencionada, es posible conocer con lujo de detalles el grupo que emprendió infructuosamente la deposición del gobernador Aguirre en 1809 y que había de encarnar en el Alto Chocó la revolución de independencia durante el segundo semestre de 1810. Los doctores Francisco Antonio Caicedo y Miguel Moreno constituían los puntos de contacto privilegiados de Nóvita con el exterior, gracias a sus extensas relaciones. Ambos habían estudiado en los colegios de Santa Fe y tenían por ello conexiones abundantes con letrados de todo el virreinato. Natural de Mariquita, el primero de ellos era hermano tanto de un oidor de la Audiencia de Lima como del fallecido D. Francisco Antonio Moreno y Escandón, quien fuera fiscal de la Audiencia de Santa Fe y regente de la de Chile7. Era, por tanto, tío político de D. Pantaleón Gutiérrez (con quien lo ligaba además un vínculo de compadrazgo8) y pariente de los jóvenes abogados José Gregorio y Agustín Gutiérrez Moreno, quienes habían de jugar un destacado papel en Santa Marta, Cartagena y Santa Fe durante la revolución política.

5El Dr. Caicedo, entre tanto, pertenecía a una poderosa familia del valle del río Cauca, de la que hacían parte, entre otros, el obispo y el provisor de Quito, el regidor de Cali y el Dr. Ignacio de Herrera, síndico procurador del cabildo de Santa Fe. Hay constancia de que con este último mantenía el Dr. Francisco Antonio Caicedo una nutrida correspondencia, merced a la cual el rico minero se enteraba pormenorizadamente de las noticias europeas y de los acontecimientos de la corte virreinal. Así por ejemplo, en una carta fechada el 19 de junio de 1809, el Dr. Ignacio de Herrera escribió a su primo, entre otras cosas, lo siguiente:

  • 9  Carta del Dr. Ignacio de Herrera al Dr. Francisco Antonio Caicedo (Santa Fe, 19 de junio de 1809), (...)

Acabamos de recibir gacetas de España que condujo [la embarcación] La Hermita a Cartagena. Los francesas tomaron a Zaragoza, dieron una batalla en Medellín, quedando el campo por suyo, y se han apoderado de la Extremadura. Están también en su poder el Ferrol y La Coruña, y ya son dueños de la mayor parte de España. Lo digo públicamente porque del mismo modo lo anuncian las gacetas de Sevilla. Tengo a la vista la carta o mapa de España, y de él conozco que poco es lo que nos queda. La ruina de la Metrópoli va a ser el principio de nuestras calamidades. Dios quiera que la América toda trate de su independencia. Hemos jurado a Fernando Séptimo y su dinastía. Si el tirano de la Europa los destruye, no debemos sujetarnos a él. En Sevilla actualmente se han dado a la prensa dos discursos muy bien apoyados aconsejándonos esto mismo. En esta capital son públicas y por eso se lo escribo a usted9.

  • 10 Inventario de la casa y bienes del Dr. Moreno (Nóvita, 28 de diciembre de 1809) AGN, EPC, t. 27, f. (...)

6Además de sus conexiones con sujetos estratégicamente ubicados en la administración imperial en América, los doctores Caicedo y Moreno descollaban por sus conocimientos y por los empleos clave que ocupaban en la provincia. Ambos eran abogados de la audiencia de Santa Fe y los únicos del real de minas de Nóvita: el uno era teniente de gobernador y desde 1807 el juez ordinario del poblado, el otro –que poseía en su morada una biblioteca de más de 300 volúmenes10- regentaba la administración de correos. Ello quiere decir que uno y otro controlaban no sólo la justicia sino también la circulación de la información.

  • 11 Razón por menor de las minas que tiene a su cargo el Sr. Juez ordinario…, Ibíd., f.19.
  • 12  “Reconozco (o gran señora) que vuestro hijo Jesús me compró con el precio infinito de su sangre. R (...)
  • 13  AGN, Correos del Cauca, t. 1, f. 176.
  • 14  Oficio del arzobispo virrey (Turbaco, 21 de agosto de 1786), Archivo General de Indias (AGI), Sant (...)
  • 15  Informe del gobernador del Chocó al virrey Amar (Nóvita, 12 de febrero de 1810 y oficios del gober (...)

7Tanto el Dr. Caicedo como el Dr. Moreno eran mineros experimentados y administraban importantes cuadrillas de esclavos, lo que les confería un poder ni más ni menos que militar. El primero, imperaba sobre las minas de Santa Ana (perteneciente a la obra pía de las Benditas Ánimas), Santa Bárbara (de propiedad de D. José María Mallarino) y El Playón (perteneciente al Dr. D. Tomás Lozano)11. El segundo, entre tanto, era hijo de un criollo neogranadino con quien, además del nombre compartía, en buena medida, el destino. En efecto, las faenas de minería eran una tradición en la familia, como lo demuestra la preciosa oración a la virgen María, titulada Carta de esclavitud, que Miguel Moreno, el viejo, escribió en 173012. Siguiendo los pasos de su padre, el Dr. Miguel Moreno contaba para 1809 con una vasta experiencia en la extracción de minerales. Había llegado a las provincias del Chocó en 1769 como corregidor de Noanama13 y siete años más tarde figuraba ya explotando la rica mina de Opogodó, que resultó ser uno de los principales yacimientos de platina del Reino14. Para la época que nos ocupa, el Dr. Moreno, en su condición de albacea del presbítero Dr. Murillo, controlaba la cuadrilla de la Bodega de Sipí, “la más numerosa, relajada y altanera de toda la provincia”. También tenía a su cargo la mina de Santa Rosa, por ser igualmente albacea del maestro Agustín de Perea. En fin, era dueño de las cuadrillas de Yalí y El Tigre. En total, obedecían sus órdenes más de 800 esclavos. Semejante poder le había permitido estorbar siempre impunemente la acción de los gobernadores del Chocó15.

8La administración de las mayores cuadrillas de Nóvita proporcionaba a los doctores Moreno y Caicedo un ascendiente inigualable sobre los tratantes y los arrieros de la provincia. La provisión de las almacenes de las minas representaba, indudablemente, un lucrativo comercio del que no podían estar exentos los favores que genera toda relación de dependencia. Ello quedaría demostrado durante la conspiración contra el gobernador Aguirre, cuando pequeños mercaderes como Juan Francisco Saa, Vicente de Hoyos y Cerezo, Juan Francisco Aragón, Joaquín Chamorro y Antonio Sabogal abrazarían sin rechistar el movimiento orquestado por sus protectores.

  • 16  Inventario de los efectos que el Dr. Caicedo tenía a la venta en Quibdó en la tienda de uno de sus (...)

9El Dr. Francisco Antonio Caicedo había extendido sus actividades al comercio de géneros. Según resulta de las fuentes consultadas, no sólo era el mayor comerciante de la provincia de Nóvita sino que, además, controlaba las introducciones clandestinas16. Dichas circunstancias le conferían un poder insospechado con respecto a los mineros a quienes abastecía y lo hacían capaz de difundir noticias y de movilizar recursos y gentes como nadie en Nóvita, en virtud de la red de tratantes y arrieros que tenía a su servicio.

  • 17  Cartas del Dr. Caicedo a D. José Modesto Largacha (Nóvita, 26 de mayo y junio 25 y 26 de 1809), Ib (...)

10El influjo de Caicedo y Moreno en la provincia de Nóvita se incrementaba aún más en virtud del ascendiente que poseían sobre el Dr. Pablo del Corral, cura doctrinero del pueblo de San Agustín de Sipí –donde ambos administraban minas. No en vano, el estipendio de Corral dependía en buena medida de lo que recibía de uno y otro en pago de sus asistencia a las cuadrillas de Santa Ana y la Bodega. Además, el cura –contraviniendo las leyes- poseía una tienda en Sipí y, en esa medida, estaba ligado aún más a los mineros que, junto con sus dependientes y esclavos, sustentaban sus especulaciones comerciales17. Es necesario indicar aquí que el Dr. Pablo del Corral constituía también un importante lazo entre la provincia de Nóvita y los centros de poder del virreinato. Natural de la ciudad de Buga, el sacerdote era hermano de D. José del Corral, un famoso abogado en Quito, en cuya audiencia hacía las veces de agente fiscal del crimen. Al ser erigida el 10 de agosto de 1809 una Junta Suprema en dicha ciudad, el Dr. José del Corral fue elegido como uno de los miembros del senado establecido por los revolucionarios. Esta circunstancia resulta fundamental para este estudio, pues demuestra la existencia de un vínculo vigoroso entre uno de los novadores quiteños y un vecino principal de Nóvita. Como se ha visto, un lazo semejante ligaba al Dr. Francisco Antonio Caicedo con el obispo y el provisor de Quito y ello contribuye a explicar las sospechas del gobernador Aguirre, quien llegó a imaginar que la conspiración en su contra era subsidiaria del movimiento del 10 de agosto.

11Por su riqueza, sus relaciones familiares, su extensa clientela, las cuadrillas que tenía a sus órdenes y sus empleos de juez ordinario y de corregidor de naturales del pueblo de Los Brazos, el Dr. Francisco Antonio Caicedo era el hombre más poderoso de la provincia de Nóvita. Estaba cercanamente emparentado con el administrador interino de rentas D. Pedro Fernández de Córdoba y con D. Tomás Caicedo, cuya tienda proveía al fiado, y quien era medio hermano del cura de Nóvita. El Dr. Francisco Antonio Caicedo era, así mismo, familiar del minero Ignacio de Hurtado quien, al decir de las gentes, era el segundo hombre más rico de la provincia y cuya morada era la casa de juegos del real de minas. En lo concerniente a la clientela del Dr. Caicedo cabe decir que ésta incluía al escribano, al cura coadjutor, al teniente de administrador de correos, a un sastre papelista mestizo, y al estanquillero y al fundidor interino de la población, quienes le debían sus empleos. Finalmente, en virtud del patronazgo que ejercía sobre el teniente administrador de correos, el Dr. Caicedo podía ejercer una influencia aún más pronunciada sobre los sectores populares de Nóvita de la que le granjeaban su poder y su riqueza. En efecto, Francisco Antonio Terán era compadre del arriero de cerdos Joaquín Chamorro y estaba amancebado con la hermana del mulato Antonio Sabogal, natural del real de minas y en él tratante y sastre. Por este último vínculo, el teniente administrador de correos se había emparentado también con el hacedor de escritos y tratante Vicente de Hoyos y Cerezo, quien también estaba amancebado con una hermana del mulato Sabogal (Cf. anexos No. 1 y 2).

12Por lo dicho hasta aquí, se habrá observado la existencia, en vísperas de la revolución de independencia, de una compleja red que ligaba los mineros principales, los pequeños funcionarios de la administración virreinal, los curas de almas, los tratantes, los artesanos y hasta los esclavos, en torno a las figuras descollantes de los doctores Miguel Moreno y Escandón y, sobre todo, Francisco Antonio Caicedo. Resulta por ello evidente que el poder real en la provincia de Nóvita sólo podía ejercerse de manera efectiva si se insertaba en aquella poderosa estructura que poseía los instrumentos necesarios para frustrar sus designios. Como se verá a continuación, ello fue lo que ocurrió precisamente con la llegada del capitán D. Juan de Aguirre como gobernador interino de las provincias del Chocó.

2. Un nuevo gobernador para las provincias del Chocó

13Una de las características más notables del Nuevo Reino de Granada a comienzos del siglo XIX era el gran abismo existente entre la abundante masa de individuos meritorios y el reducido número de puestos y honores conformes a su categoría. Como se comprenderá, una oferta de ese modo deficitaria no podía más que generar descontento en el seno de un grupo cada vez más numeroso y cohesionado de letrados y servir de estímulo durante la crisis monárquica a la adopción de una política autonomista, primero, y separatista, después. El malestar sólo podía incrementarse con la llegada de funcionarios peninsulares mal preparados y poco aptos para ejercer las judicaturas, los gobiernos de las provincias, la administración de los estancos y los correos, etc. En otras palabras, el principio de autoridad debía necesariamente resentirse cuando la administración de la cosa pública quedaba en manos de ministros que ejercían torpemente el poder real ante la mirada atónita de los vasallos.

  • 18  AGN, Milicias y Marina, t. 13, f. 17.

14Una buena ilustración de lo dicho la constituye la provisión en 1808 del empleo de gobernador de las provincias del Chocó, vacante por la muerte del capitán Carlos Ciaurriz. Como solía ocurrir en aquellas ocasiones, varios sujetos que languidecían a la espera de algún empleo mediocre en la administración virreinal se postularon de inmediato para ocupar la plaza. Uno de ellos fue el capitán graduado y teniente de granaderos del Batallón Auxiliar de Santa Fe Don Dionisio Sánchez de Tejada, natural de la provincia del Socorro (1770) y miembro de una familia con poderosas conexiones como que de ella hacían parte por afinidad el administrador de correos de la capital virreinal, el comerciante José Acevedo y Gómez y el antiguo gobernador de la provincia de Riohacha José Medina Galindo. Don Dionisio Sánchez de Tejada tenía, así mismo, en su haber abundantes servicios a la Corona, pues había comenzado su carrera militar a los veinte años como guardia de corps, participado en la Península en las guerras contra ingleses y franceses, y servido como agregado en la secretaría del virrey Mendinueta “despachando incesantemente los ramos de gobierno y de la guerra18”.

  • 19  AGN, Milicias y marina, t. 34, ff. 156-162.

15Otro de los postulantes a la gobernación del Chocó fue el peninsular Martín Mutuverría, quien contaba para entonces con una hoja de servicios de 18 años en las clases de cadete, alférez, teniente y capitán de la compañía de alabarderos del Batallón Auxiliar de Santa Fe. Durante su carrera militar había labrado mérito en la defensa de la plaza de Orán, en las campañas de Cataluña contra los franceses y en la toma de Tolón. Había llegado al Nuevo Reino con el virrey Mendinueta y pasado al Chocó para asegurar la defensa de aquel territorio como consecuencia de la declaratoria de guerra contra los ingleses. Habiendo acaecido por aquel entonces (1800) el fallecimiento del gobernador D. José Micaeli, el desempeño interino de aquel empleo recayó en Mutuverría, quien durante los cuatro años que pasó en aquellas provincias se desempeñó, así mismo, como oficial real y teniente de gobernador del Citará19.

  • 20  El nombramiento puede consultarse en AGN, EPC, t. 13, f. 322.
  • 21  AGN, Sección Archivo Anexo, Historia, t. 18, ff. 213-215.

16Dos militares de probados y extensos servicios en defensa de la monarquía que habían incursionado con éxito en la administración pública se postularon, pues, como candidatos para ocupar la gobernación de las provincias del Chocó en 1808. Sin embargo, contra todo pronóstico y violando estrictas leyes sobre el particular, el virrey Amar y Borbón nombró para desempeñar interinamente aquella plaza a su sobrino político D. Juan de Aguirre el 26 de enero de 180920. Además de representar un grave acto de nepotismo, la designación era muy torpe en términos políticos: la monarquía atravesaba una crisis sin precedentes y era absolutamente impropio destinar al mando de unas provincias de frontera –riquísimas en minerales, estratégicamente situadas y con abundantes conexiones con los reinos de Quito y el Perú- a un individuo que, a imagen de su tío, sólo podía despertar sospechas como criatura de Godoy. En cambio, cabe imaginar que el nombramiento de D. Martín de Mutuverría habría contentado a los vecinos principales de Nóvita y Citará: los años que había pasado en el Chocó le aseguraban un conocimiento detallado de dichas provincias al tiempo que su hoja de servicios lo libraba de toda sospecha de afrancesamiento. Lo dicho, es mucho más que una suposición peregrina. De hecho, Mutuverría permaneció en el Chocó durante el interregno neogranadino y jugó un papel importante en el restablecimiento de la autoridad real en Nóvita21.

3. Un sobrino del virrey en Nóvita

  • 22  Información de testigos levantada sigilosamente por el Dr. Francisco Antonio Caicedo (Nóvita, 7 de (...)

17Aun antes de tomar posesión de su empleo, el capitán Juan de Aguirre comenzó a enajenarse los ánimos de los habitantes de la provincia de Nóvita. El 14 de julio de 1809, al llegar al Alto de la Bodega, donde siguiendo la tradición se habían reunido los principales vecinos para darle la bienvenida, profirió una sarta de insultos contra la concurrencia y en especial contra el Dr. Francisco Antonio Caicedo, a quien acusó de no haberle remitido las canoas para su entrada al arrastradero de San Pablo y del retraso de los indios que debían auxiliarlo en su entrada22.

  • 23  Información de testigos levantada sigilosamente por el Dr. Francisco Antonio Caicedo…, doc. cit.; (...)

18El 26 de septiembre llegó a Nóvita la noticia de que las cuadrillas de esclavos se habían alzado. Se aseveró que éstas acudirían en masa ante el gobernador para que les diese la libertad que había declarado el Rey en una presunta carta inserta en la mortuoria del obispo de Popayán. El capitán D. Juan de Aguirre convocó entonces varias juntas de mineros para afrontar la amenaza. En una de ellas el gobernador propuso que se diese bunde a los esclavos todos los jueves y domingos con el fin ostensible de aquietarlos, a lo que se opuso el Dr. Moreno arguyendo que después sería imposible suprimir dichos bailes. En otra de las juntas, convocada el día 29 en la casa del Dr. Miguel Moreno, el capitán Aguirre, al finalizar la cena, ordenó a su anfitrión, al Dr. Caicedo y al alcalde D. Ignacio de Hurtado que se dirigieran de inmediato a la Bodega de Sipí, aquel por agua, éstos por tierra, y “sin más ayuda que la de sus respectivos pajes” a contener las cuadrillas que según se aseguraba se hallaban sublevadas. En vano, procuró el Dr. Moreno significar el peligro en que se exponía a los diputados de “perecer en manos de los negros” por el ningún auxilio que se les franqueaba. El gobernador, fuera de sí, gritó en público a su anfitrión que lo cargaría de grillos y le volaría la cabeza, dándole un empellón para compelerlo a obedecer. Fue entonces cuando el poderoso minero tomó la decisión de mantenerse “sepultado” en su mina de la Bodega, con el fin de ahorrarse problemas23.

  • 24 Ibíd.
  • 25  Representación del apoderado del vecindario a la Audiencia (¿abril de 1810?), AGN, EPC, t. 9, f. 5 (...)

19Al parecer, D. Juan de Aguirre tenía una afición enfermiza a la bebida, de tal suerte que se preciaba públicamente de que no hubiese quien tomara tanto aguardiente como él. Pero no era éste el único vicio del gobernador interino. De los documentos consultados, se desprende que desde su entrada a la provincia estaba consumido por una codicia insaciable, originada, según se aseveraba, en la necesidad de “reponer a toda costa las sumas exorbitantes de dinero que de público y notorio disipó en los juegos prohibidos de envite, suerte y azar en la capital de Santa Fe24”. A tal punto había llegado la fiebre de Aguirre por el juego que había consumido en apuestas la dote de su mujer Doña Francisca Camarero25.

  • 26  Información de testigos levantada sigilosamente por el Dr. Francisco Antonio Caicedo…, doc. cit.

20Según resulta de las certificaciones levantadas por los vecinos de Nóvita, el gobernador interino del Citará se distinguió muy pronto por su codicia y por su genio irascible y presuntuoso. En cuanto a lo primero, cabe decir que intentó forzar al Dr. Caicedo a que le regalara dos negritas para el servicio de su mujer, a que proveyera de balde su casa de leche y a que le firmara un vale en el que se obligaba a darle 400 pesos anuales. Así mismo, causó escándalo con sus especulaciones comerciales que defraudaron los intereses de los mineros, del cura de San Agustín de Sipí y de los introductores de marranos. En lo concerniente a la codicia y temperamento colérico del gobernador, se sabe por las denuncias del vecindario que el capitán Aguirre era muy dado a las prisiones arbitrarias y que con el fin de ostentar grandeza maltrataba a los vecinos principales y los obligaba a rendirle honores que no le eran debidos. Así por ejemplo, ordenó a sus subordinados concurrir cada domingo a su casa en cuerpo de cabildo para conducirlo a la iglesia y al teniente de cura del poblado a recibirlo de sobrepelliz en la puerta de ésta para darle el agua bendita26.

  • 27  Declaración del escribano José Indalecio Lozano (18 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, f. 179
  • 28 Motivos que han obligado al Nuevo Reino de Granada a reasumir los derechos de la soberanía…, Santa (...)
  • 29  Alberto Miramón, Política secreta de Napoleón en Nueva Granada, Bogotá, Academia Colombiana de His (...)

21Entre los capítulos de las acusaciones levantadas por los vecinos de Nóvita hay uno bastante curioso. Según se dijo, cuando se presentó en el real de minas un “europeo noble y de distinguidas cualidades” proveniente de Panamá que respondía al nombre de Juan Belmont y llevaba para la venta algunas ropas con las guías correspondientes, el gobernador se dio en perseguirlo y aterrarlo para hacerse con los trajes a precios ínfimos. Como resultó vano su intento, el capitán Aguirre le extendió auto para que saliese de la población, “no obstante de haber presentado sus pasaportes y ejecutorias que calificaban su distinguido nacimiento y sus distinguidos procederes”. Al enterarse de la acusación, durante la instrucción de la causa por conspiración, el gobernador intentó justificar su proceder. Aparentemente, Juan Belmont envió una carta con letra francesa al oficial real de Nóvita antes de su arribo, lo que llevó al capitán Aguirre a inquirir de dónde era natural y por qué había tomado la ruta del Chocó para introducirse en el Reino, en lugar del camino expedito que pasaba por la provincia de Antioquia27. Lo más curioso es que el gobernador no andaba mal encaminado en sus sospechas: en un famoso folleto publicado en Santa Fe en 1810 los revolucionarios denunciaron a un tal “Belmon”, emisario francés, que con el ropaje de músico y comerciante había permanecido muchos meses en la capital virreinal28. El historiador Alberto Miramón estudió el asunto, demostrando la presencia efectiva y las intrigas del agente en el Nuevo Reino de Granada29. Así pues, los habitantes de Nóvita habrían acogido en 1809 a un representante de Napoleón. ¿Qué tipo de contacto tuvieron con él?¿Conocieron acaso su verdadera identidad? Y más importante aún, ¿tuvo algo que ver en la fallida conspiración fraguada contra el gobernador del Chocó?

4. Fuenteovejuna, ¿todos a una?

22Sea como fuere, el capitán Juan de Aguirre se enemistó, no bien llegó a Nóvita, con los doctores Francisco Antonio Caicedo y Miguel Moreno que, como se ha visto, eran los hombres más poderosos de la provincia. Su comportamiento debió ser lo suficientemente impolítico y censurable como para suscitar el rechazo de numerosos habitantes del real de minas y crear el clima adecuado para que varios vecinos del lugar elevaran un recurso a la Junta Central y abrazaran proyecto de denunciar el gobernador ante la audiencia de Santa Fe.

  • 30  Representación de D. Juan de Aguirre al virrey (Nóvita, 12 de febrero de 1810), AGN, EPC, t. 27, f (...)
  • 31  Ésta se conserva en parte en el AGN (causa citada) y en parte en la representación que dirigió a l (...)
  • 32  Carta del Dr. Miguel Moreno al Dr. Caicedo (Sipí, 24 de noviembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, f. 77
  • 33  AGN, Ibid., ff. 67-68.

23La actitud del gobernador interino del Chocó propició incluso un acercamiento entre Caicedo y Moreno, quienes hasta entonces habían sido enemigos capitales y se habían injuriado con frecuencia de palabra y en juicio30. Como suele suceder en situaciones semejantes, la irrupción de un agente perturbador en la provincia tuvo el efecto de compactar a una comunidad que, como cualquier otra, no carecía de contradicciones. Todo indica que fue el juez ordinario el que buscó ganarse la voluntad de su antiguo enemigo, tarea que evidentemente facilitaron los agravios propinados por un agresor común. El medio por el cual se soldaron los vínculos de los dos abogados-mineros y se puso en marcha el plan para conseguir la deposición del gobernador fue el comercio epistolar, que se desarrolló entre el 31 de octubre y el 6 de diciembre de 180931. Aunque Caicedo y Moreno discutieron incluso la posibilidad de suspender el pago de los sueldos del gobernador y su envío como reo a Santa Fe32, al cabo, decidieron que el procedimiento más adecuado para conseguir su cometido era el otorgamiento ante escribano público de un poder e instrucciones. Éstos debían ser suscritos por los vecinos más visibles de Nóvita y permitir la elevación de un recurso competente ante la audiencia de Santa Fe. El fundamento de la denuncia eran las prohibiciones legales que impedían expresamente a los virreyes la colocación de sus criados y allegados en los empleos de gobernador. El Dr. Caicedo organizó la colecta de firmas hasta conseguir que los instrumentos fueran suscritos por 19 individuos entre los que se contaban el propio teniente de gobernador y juez ordinario, así como el escribano, el teniente administrador de correos, los dos alcaldes de barrio, el administrador interino de rentas, algunos mineros y varios tratantes y artesanos33.

  • 34  Carta del Dr. Miguel Moreno al Dr. Francisco Antonio Caicedo (Bodega de Sipí, 6 de diciembre de 18 (...)
  • 35  Representación del Dr. Moreno a las autoridades de la España libre (Cali 3 de enero de 1810), AGI, (...)
  • 36  Representación de Doña Tomasa de Cuero y Caicedo (Cali, marzo 13 de 1810), AGI, Santa Fe, 657.
  • 37  Auto del gobernador, AGN, EPC, t. 27, f. 149.

24En concordancia con el plan trazado, una vez despachado el recurso a Santa Fe, Caicedo y Moreno asegurarían sus bienes y papeles y saldrían por agua para otro distrito con el mayor sigilo hasta que llegase, como esperaban, la superior orden suspendiendo al capitán Aguirre de su cargo34. Para desgracia de los conjurados, fue imposible obtener que el Dr. Francisco Miguel de Santolaria, cura de la población, estampara su nombre al pie de la escritura y ello, a pesar de que el eclesiástico había sido “uno de los más empeñados en el recurso” y de que se refería a Aguirre como al “Godoy del Chocó”. No contento con resistirse a respaldar el intento del vecindario contra el gobernador, el Dr. Santolaria denunció arteramente la conjura el día sábado 9 de diciembre de 181035. Enfurecido y “teniendo a la vista” el reciente caso del presidente de la Audiencia de Quito, el sobrino del virrey ordenó en las horas de la madrugada del día siguiente la prisión del coadjutor de Nóvita, del teniente de correos y, por supuesto, del Dr. Francisco Caicedo, a quien condujo al cuartel y cargó con los grillos que sujetaban a un “negro reo criminal”, “redoblándole así la infamia de dolor y estimándolo aun todavía por más criminal que aquel36”. A continuación, decretó el embargo de los bienes de los conspiradores y depuso al escribano de su oficio. Los alcaldes de barrio, el fundidor y el administrador interino de rentas se salvaron de la prisión por la escasez de sujetos competentes que los reemplazaran en sus funciones37.

  • 38  Oficio de D. Juan de Aguirre al virrey (Nóvita, 10 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 9, f. 518-5 (...)

25A las nueve de la mañana, el capitán Aguirre asistió a la misa de la población con el fin de demostrar a los habitantes que todo había quedado en “quietud y tranquilidad” y con el de presenciar la prédica pronunciada por el cura Santolaria en la que se hizo “entender la obediencia y respeto que ciegamente” debía prestarse a Dios, al rey y al gobernador. Para precaver inconvenientes, el capitán Aguirre aumentó la tropa de su mando con 25 vecinos pardos, escogidos entre un numeroso grupo de voluntarios38.

26Como es de suponerse, el gobernador deseaba capturar también al Dr. Miguel Moreno, mas la empresa era de lo más arriesgado, hallándose éste como se hallaba en su mina de La Bodega, rodeado de una cuadrilla numerosa que lo custodiaba. Por ello, el capitán D. Juan de Aguirre confió la tarea al corregidor de naturales del pueblo de Sipí. El 25 de diciembre de 1809 procedió D. José Modesto Largacha y Artecona –tal era su nombre- a cumplir con lo que se le había ordenado y tras intimar en nombre de Fernando VII al Dr. Miguel Moreno, éste le respondió serenamente que no obedecería, al tiempo que señalaba a los cien negros que presenciaban la escena. El corregidor de Sipí le replicó diciendo que no le temía a ni él ni a todos sus negros,

  • 39  Oficio del corregidor de Sipí al gobernador Juan de Aguirre (San Agustín, 25 de diciembre de 1809) (...)

a cuya voz que percibieron, empezaron a subir [los esclavos] para arriba y él [el Dr. Miguel Moreno] se retiró a su cuarto, adonde fueron algunos entrando, con el machete o cuchillo en la cintura, y el cura doctrinero de este pueblo Dr. D. Pedro Pablo Corral, adentro en el cuarto de dicho D. Moreno, quien no supo aconsejarlo y hacerle conocer sus deberes y debida obediencia al soberano39.

  • 40  Declaración del corregidor de Sipí (8 de enero de 1809), Ibid., ff. 279-280.
  • 41  Representación citada del Dr. Moreno a las autoridades de la España libre (Cali 3 de enero de 1810 (...)

27Posteriormente, el Dr. Miguel Moreno se dio a la fuga para librarse, según expresó, de las “crueldades del tirano del Chocó”. El corregidor de naturales del pueblo de San Agustín de Sipí afirmó posteriormente haber ido en su prosecución por el río Garrapatas hasta encontrarse con dos canoas tripuladas por 25 negros que, expectantes, estaban prestos a acudir en defensa de su amo, en caso de que alguno osara perseguirlo40. Gracias a esta fabulosa escolta el Dr. Miguel Moreno y Escandón consiguió llegar sin contratiempos a Cali, desde donde escribió una amarga representación a las autoridades peninsulares41. No deja de ser significativo que al hacerlo tuviera el concurso del cabildo de aquella ciudad: sencillamente no se consideraba delictiva su conducta.

  • 42  Representación del Dr. Caicedo a la Audiencia de Santa Fe (S. f), AGN, EPC, t. 18, ff. 788-790; Au (...)
  • 43  Oficios del corregidor de Murrí al gobernador del Chocó (Murrí, 24 de diciembre de 1809) y de éste (...)

28Del grupo de los conspiradores del Alto Chocó, el Dr. Moreno no fue el único en escapar con éxito. El cura doctrinero de San Agustín de Sipí y el coadjutor de Nóvita consiguieron igualmente burlar el arresto y la prisión que se les tenían preparados. Del mismo modo, el Dr. Caicedo logró fugarse el 29 de diciembre de 1809 del cuartel de Quibdó donde había sido recluido en espera de ser conducido a la vigía de Atrato42. Entre tanto, el minero Ignacio de Hurtado pasó con licencia del gobernador a recluirse en su mina de Agua clara y el teniente de correos Francisco Antonio Terán fue enviado con grillos al pueblo de Murrí43.

5. Una conspiración de fieles vasallos

29En una representación dirigida a las autoridades de la España libre, la mujer del prófugo Francisco Antonio de Caicedo, describió con mucha elocuencia la difícil situación a que quedaron reducidos los neogranadinos tras el comienzo de la guerra contra Napoleón y la erección de la Junta Suprema de Quito:

  • 44  Representación de Doña Tomasa de Cuero y Caicedo (Cali, marzo 13 de 1810), AGI, Santa Fe, 657.

El vasallo americano fiel a Fernando VII y amante de la madre patria teme que cualquier recurso, cualquier queja, cualquier sentimiento se interprete [como] sublevación, motín, conspiración contra el jefe del Reino y otros dictados igualmente humillantes con que una autoridad despótica cubre sus crímenes y excesos y labra un mérito imaginario con la sombra de esta misma autoridad y al abrigo de la inmensa distancia que separa a estos fieles vasallos del trono excelso de Vuestra Majestad para representar sus derechos44.

30La conjura de los vecinos del real de minas de Nóvita contra el gobernador de las provincias del Chocó no tenía, pues, nada de criminal. No se trataba en absoluto de una revolución ni de un crimen de lesa majestad, ya que el recurso no estaba encaminado a deponer el jefe del Reino y mucho menos a atentar contra la potestad real, representada entonces en la Junta Central, a quienes los vecinos de Nóvita habían elevado precisamente sus quejas. Tampoco era una conmoción popular, ya que eran los habitantes de mayor representación de la provincia los que censuraban, con apego a las leyes, una conducta tiránica. Era, sencillamente, un movimiento legítimo, cuya finalidad era poner término a los abusos de la autoridad pública, degradada por un funcionario incompetente. No obstante, la crisis de la monarquía y los recientes sucesos de Quito complicaban sobremanera el panorama, y la esposa del Dr. Caicedo lo sabía. De ahí que enunciase con tanta claridad aquella paradoja según la cual la ausencia del soberano terminaba sirviendo a sus ministros que labraban “un mérito imaginario” a costa de la fidelidad y de la honra de sus vasallos. ¿Cómo y a quién quejarse de las derivas despóticas del gobernador interino del Chocó? ¿Al virrey su tío? ¿A una audiencia temerosa de enemistarse con el jefe del Reino y de propiciar así una revolución esperada y temida? Así, los vasallos, desprovistos de todo recurso, quedaban condenados a sufrir en silencio o a ser tachados de criminales y revolucionarios. No otra cosa denunció el apoderado del vecindario de Nóvita en sus representaciones a la Audiencia de Santa Fe: tristes eran, en su opinión, las circunstancias de América en aquel entonces, pues los jefes de provincia parecían tener un “salvoconducto para atropellar a los súbditos” y éstos no podían quejarse sin ser reputados insurgentes. Si los “mandones” fingían conmociones populares, era tan sólo para ocultar y hacer lícitos sus “latrocinios”. Ello ocurría, precisamente, en momentos en que las autoridades de la España libre promulgaban leyes sabias que concurrían a restablecer  la “santa libertad”:

  • 45  AGN, EPC, t. 9, f. 550.

La Junta Central de la nación me da la garantía para que el temor no sufoque las quejas de los agraviados: hoy se llega con respeto a los tribunales, pero se les descubre con sencillez la iniquidad de los jueces. Ya no es crimen, como en los tiempos pasados, levantar la voz contra los opresores y aun en la prensa deben publicarse sus intrigas, como nos aconseja el autor de la memoria sobre la libertad política de la imprenta, dada a luz en el año pasado de 180945.

  • 46  AGN, EPC, t. 18, ff. 769-770.

31El procurador del vecindario de Nóvita presagiaba que una situación semejante no podía durar mucho tiempo y llegó a advertirlo sin tapujos en una de sus representaciones: “¿[…] esta reunión de acontecimientos, todos estos excesos, no pueden ser de mal agüero? ¿El buey más domesticado y acostumbrado a recibir el yugo no lo sacude si se le hiere con imprudencia?46”.

6. La Junta de Nóvita

  • 47  Orián Jiménez, El Chocó: un paraíso del demonio. Nóvita, Citará y El Baudó, siglo XVIII, Medellín, (...)
  • 48  Véase a este respecto el interesante debate sobre la capitalidad del Chocó en los años colombianos (...)
  • 49  El auto de la audiencia (13 de enero de 1810) se encuentra en AGN, EPC, t. 18, f. 786-787.
  • 50  AGN, EPC, t. 9, f. 550.

32En la época en que se produjeron las abdicaciones de Bayona, la gobernación del Chocó estaba conformada por dos provincias diferentes (Nóvita, país negro y del oro, y Citará, país indio, del comercio y de la agricultura47), en cuyo territorio no había ninguna ciudad o villa. Cada una de dichas provincias tenía, sin embargo, una capital en la que residía un teniente de gobernador. No obstante, ninguna de ellas podía legítimamente pretender al título de centro político de la gobernación48. Ello hizo posible que, tras los penosos acontecimientos de la frustrada conjura en su contra, el gobernador D. Juan de Aguirre mudase su residencia al pueblo de Quibdó, adonde se dirigió con 6.000 pesos pertenecientes al Dr. Caicedo y con los pingües productos de las minas del Dr. Miguel Moreno. Y ello, a pesar del auto librado por la audiencia de Santa Fe en virtud del cual se le ordenaba poner en libertad a todos los reos de Nóvita49. Si bien el sobrino del virrey se amparó en el fuero militar para desconocer la autoridad de la audiencia, su residencia en el real de minas se había hecho desde entonces insostenible50.

  • 51  AGN, EPC, t. 24, ff. 552-566.
  • 52  Armando Martínez Garnica y Daniel Gutiérrez Ardila (ed.), Quién es quién en 1810.Guía de forastero (...)

33Mas no terminaron los problemas del gobernador interino con la mudanza de la sede de gobierno. Poco después de instalarse en la capital del Citará, el cura de la población decidió quejarse por sus procedimientos abusivos ante las autoridades de Santa Fe51. Algunos días más tarde (31 de agosto de 1810), el sacerdote lideraría el movimiento que condujo a la deposición de D. Juan de Aguirre y a la erección de una junta de gobierno el día siguiente52.

  • 53  Ibíd.

34Las características propias de la gobernación del Chocó, compuesta, como se ha anotado, por dos provincias diferentes, explican en buena medida que el recurso adoptado por el vecindario del Citará conociera rápidamente una réplica en Nóvita. Allí, fue erigida el 27 de septiembre una Junta Provincial Gubernativa. Era su presidente el Dr. Miguel Moreno y su vicepresidente el Dr. Francisco Antonio Caicedo. Las vocalías de la nueva asamblea de gobierno fueron ocupadas por los mineros Ignacio de Hurtado y Vicente Vernaza, y por el teniente de correos Francisco Antonio Terán y el cambiador de oros Francisco Ventura Fajardo53. Así, pues, el grupo de los conspiradores de 1809 fue el responsable de la mutación política en la provincia del Alto Chocó. En efecto, tan sólo uno de los nuevos dirigentes (Vicente Vernaza) se había abstenido de suscribir el poder y la instrucción con que se proyectó conseguir la destitución del sobrino del virrey Amar de la plaza de gobernador interino del Chocó. Ello, por supuesto, no significa que su participación en la conspiración hubiera sido nula.

Anexo No. 1: El grupo de los conspiradores de Nóvita (1809)

Nombre

Nacido en

Empleo(s)

Relaciones/participación en la conspiración

Dr. D. Francisco Antonio Caicedo

Cali, 1765

Teniente de gobernador y Juez ordinario de la provincia de Nóvita, Corregidor de naturales del pueblo de Los Brazos. Minero.

Primo del Dr. Ignacio de Herrera. Pariente del obispo y del provisor de Quito, así como del alférez real de Cali.

Dr. D. Miguel Antonio Moreno y Escandón

Administrador de Correos de Nóvita. Minero. Comerciante.

Hermano del oidor de Lima y de un antiguo fiscal de la audiencia de Santa Fe.

D. Ignacio Hurtado

Popayán

Alcalde de barrio de Nóvita. Minero. Tiene casa de juegos.

Primo de don Francisco Ventura Fajardo y pariente remoto del doctor Francisco Antonio Caicedo y de don Tomás de Caicedo.

D. Francisco Antonio Terán

Anserma

Teniente de Correos

Paniaguado del Dr. Caicedo. Concubinario con Manuela García, hermana de Antonio Sabogal. Subordinado del Dr. Moreno.

Fray Julián Vinueza

Quito

Religioso agustino de la provincia de Quito. Coadjutor de Nóvita desde 1803.

Emisario del Dr. Caicedo en Sipí.

D. Pedro Fernández de Córdoba

Cali, 1778

Administrador interino de rentas

Sobrino del Dr. Caicedo.

D. Tomás Caicedo

Popayán, 1764

Alcalde de barrio de Nóvita. Tendero.

Hermano medio del cura de Nóvita. Pariente de D. Ignacio de Hurtado y del Dr. Caicedo, quien le fíaba ropas.

José Indalecio Lozano y Rojas

Nóvita

Escribano de Nóvita.

Dr. D. Pablo del Corral

Buga

Cura del pueblo de Sipí. Tendero y comerciante.

Hermano del relator de la audiencia de Quito.

D. Tomás Antonio López

Buga, 1777

Minero.

Tuvo un hijo en la mulata libre Josefa, hija y doméstica de D. Ignacio de Hurtado. Pariente de D. José María Gil.

Francisco Ventura Fajardo

Popayán, 1765.

Cambiador de oros.

Primo hermano de D. Ignacio de Hurtado. Tío en tercer grado de la mujer del Dr. Caicedo.

D. José María Gil

Nóvita, 1766

Rico minero.

Emparentado con D. Tomás Antonio López

D. José María Garcés

Cali, 176?

Sin ocupación.

D. Juan Francisco Saa

Llanogrande, 1772

Tratante de carnes. Comerciante de ropas. Administrador de la mina de D. Francisco Diago.

Cliente del Dr. Caicedo.

D. Vicente de Hoyos y Cerezo

Cartago

Hacedor de escritos. Tratante.

Amancebado con la mulata Alfonsa, hermana de Antonio Sabogal y de la concubina de D. Francisco Antonio Terán.

Juan Francisco Aragón

Cali, 1777

Estanquillero de Nóvita. Vendedor de carnes.

Parte de la clientela del Dr. Caicedo, a quien debe su empleo y a quien le hacía mandados y le paseaba los niños.

Francisco Antonio Fernández (mestizo)

Cali

Mayordomo en la mina de El Playón que administra el Dr. Caicedo

Empleado del Dr. Caicedo.

Joaquín Chamorro (mestizo)

Toro, 1767

Tratante de comistrajes y ropas. Arriero y conductor de marranos.

Compadre de D. Francisco Antonio Terán. Yerno de Miguel Tribiño.

Antonio Sabogal (mulato)

Nóvita, 1780

Tratante. Sastre.

Sus hermanas Manuela y Josefa son las concubinas de D. Francisco Antonio Terán y de D. Vicente de Hoyos, en cuya casa vive.

Leandro Trujillo (mestizo)

Popayán, 1760

Sastre remendón. Papelista.

Amanuense y sastre del Dr. Caicedo.

Miguel Tribiño Silgado

Roldanillo, 1756

Platero. Fundidor interino.

Hacía parte de la clientela del Dr. Caicedo por quien obtuvo su empleo.

Fuente: Empleados públicos del Cauca, t. 27, ff. 1-44

Anexo No. 2: Esquema de la red social de los conspiradores de Nóvita

Anexo No. 2: Esquema de la red social de los conspiradores de Nóvita
Inicio de página

Bibliografía

Fuentes Primarias

Archivo:

Archivo General de Indias, Sevilla, Santa Fe, 657 y 835.

Archivo General de la Nación, Bogotá, Empleados Públicos del Cauca, t. 9, 13, 18, 24 y 27; Miscelánea de Empleados Públicos, t. 21; Milicias y Marina, t. 13 y 34; , Congreso, t. 45; Sección Archivo Anexo, Fondo Historia, t. 18; Virreyes, t. 15; Correos del Cauca, t. 1.

Fuentes Primarias Impresas

Padilla, Fray Diego Francisco, Motivos que han obligado al Nuevo Reyno de Granada á reasumir los derechos de la Soberanía, remover las Autoridades del antiguo Gobierno, è instalar una Suprema Junta baxo la sola denominación y en nombre de nuestro Soberano Fernado VII y con independencia del Consejo de Regencia, y de qualquiera otra representación, Santafé, 1810, 135 p.

Fuentes secundarias

Castellano, Juan Luis y Dedieu, Jean-Pierre (dir.), Réseaux, familles et pouvoirs dans le monde ibérique à la fin de l’ancien régime, Paris, CNRS Éditions, 1998.

Chaldecott, John A., “Justus Erich Bollmann and his platinum enterprises. Activities in North America and Europe before the year 1816”, Platinum Metal Review, vol. 25 (1981), No. 4, pp. 163-172.

Gutiérrez Ardila, Daniel, Un Nuevo Reino. Geografía política pactismo y diplomacia durante el interregno en Nueva Granada (1808-1816), Bogotá, Universidad Externado de Colombia.

Jiménez, Orián, El Chocó: un paraíso del demonio. Nóvita, Citará y El Baudó, siglo XVIII, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia-Universidad Nacional de Colombia-Sede Medellín, 2004.

Kuethe, Allan J., Reforma militar y sociedad en la Nueva Granada, 1773-1808, Bogotá, Banco de la República, 1993.

Lemercier, Claire, “Analyse de réseaux et histoire”, en: Révue d’histoire moderne et contemporaine, París, Belin, 2/2005, No. 52-2, pp. 88-112.

Mcfarlane, Anthony, Colombia antes de la Independencia. Economía, sociedad y política bajo el dominio Borbón, Bogotá, Banco de la República/El Áncora Editores, 1997.

Martínez Garnica, Armando y Gutiérrez Ardila, Daniel (ed.), Quién es quién en 1810. Guía de forasteros del virreinato de Santa Fe, Bogotá, UIS/U. del Rosario, 2010.

Miramón, Alberto, Política secreta de Napoleón en Nueva Granada, Bogotá, Academia Colombiana de Historia, 1978, 159.

Inicio de página

Documento anexo

Inicio de página

Notas

1  Anthony Mcfarlane, Colombia antes de la Independencia. Economía, sociedad y política bajo el dominio borbón, Bogotá, Banco de la República/El Áncora Editores, 1997.

2  John A. Chaldecott, “Justus Erich Bollmann and his platinum enterprises. Activities in North America and Europe before the year 1816”, Platinum Metal Review, vol. 25 (1981), No. 4, pp. 163-172.

3  Daniel Gutiérrez Ardila, Un Nuevo Reino. Geografía política pactismo y diplomacia durante el interregno en Nueva Granada (1808-1816), Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 2010, cap. 9.

4  Allan J. Kuethe, Reforma militar y sociedad en la Nueva Granada, 1773-1808, Bogotá, Banco de la República, 1993, pp. 283-343.

5  Acerca de la teoría de redes puede consultarse el artículo Claire Lemercier, “Analyse de réseaux et histoire”, en: Révue d’histoire moderne et contemporaine, París, Belin, 2/2005, No. 52-2, pp. 88-112. Para el caso hispanoamericano en vísperas de la crisis monárquica, véase Juan Luis Castellano y Jean-Pierre Dedieu (dir.), Réseaux, famillas et pouvoirs dans le monde ibérique à la fin de l’ancien régime, Paris, CNRS Éditions, 1998. Ver también el libro de Michel Bertrand, Grandeur et misères de l’office : les officiers de finances de Nouvelle-Espagne, XVIIème-XVIIIème siècles, París, Publications de la Sorbonne, 1999.

6  Archivo General de la Nación (AGN), Empleados públicos del Cauca (EPC), t. 27, f. 1-442.

7  Según se desprende de su testamento (Santa Fe, 27 de mayo de 1815), el Dr. Miguel Moreno era hijo de D. Miguel Moreno y de Doña María Manuela Díaz, oriundos de la misma ciudad. AGN, Virreyes, t. 15, f. 622-624.

8 Ibíd.

9  Carta del Dr. Ignacio de Herrera al Dr. Francisco Antonio Caicedo (Santa Fe, 19 de junio de 1809), AGN, EPC, t. 27, ff. 110-111.

10 Inventario de la casa y bienes del Dr. Moreno (Nóvita, 28 de diciembre de 1809) AGN, EPC, t. 27, f. 255.

11 Razón por menor de las minas que tiene a su cargo el Sr. Juez ordinario…, Ibíd., f.19.

12  “Reconozco (o gran señora) que vuestro hijo Jesús me compró con el precio infinito de su sangre. Reconozco que cuando sacramentalmente me confieso, me libra y rescata del captiverio de mis culpas con su sangre. Reconozco que en vuestro virginal vientre le disteis esta sangre con que me compró y con que me libra y redime del captiverio infernal. Pues, ¿qué haré en reconocimiento agradecido de este beneficio, sino ofrecerme libremente por esclavo de Jesús y por esclavo vuestro? Yo me constituyo espontánea y libremente por esclavo de los dos y os suplico que recibáis esta carta y obligación de mi perpetua esclavitud. En cumplimiento de mi obligación de esclavo os ofrezco el jornal de todas las buenas obras y palabras y pensamientos de toda mi vida, para que los presentéis a vuestro hijo y a mi Señor Jesús. Pongo por testigo de esta mi carta de voluntaria esclavitud a todos los bienaventurados que en este mundo se ofrecieron por esclavos vuestros y como tales os sirvieron, y les pido que me alcancen gracia eficaz de nuestro Señor para que yo los imite en servirle y en serviros como a mi señora. Lo que os suplico es que si los señores temporales suelen sepultar en la tierra los cuerpos de sus esclavos cuando se mueren, Vos, como señora espiritual mía, introduzgáis mi alma en el Cielo cuando se aparte de su cuerpo, porque es bien que donde está la Señora asista su esclavo. Porque esta es mi voluntad, la firmo con mi nombre este año de mil setecientos y treinta, a veinte y tres de febrero en que os doy el parabién de que ha tantos años sois madre de Dios, y a Vuestro hijo Jesús le doy las gracias de que ha tantos años que nació para mi remedio”. AGN, Miscelánea de empleados públicos t. 21, f. 576.

13  AGN, Correos del Cauca, t. 1, f. 176.

14  Oficio del arzobispo virrey (Turbaco, 21 de agosto de 1786), Archivo General de Indias (AGI), Santa Fe, 835.

15  Informe del gobernador del Chocó al virrey Amar (Nóvita, 12 de febrero de 1810 y oficios del gobernador del Chocó a los corregidores de San Agustín y Tadó (Nóvita, 28 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, ff. 18 y  245-246; Representación del Dr. Ignacio de Herrera (10 de febrero de 1819), AGN, Virreyes, t. 15, f. 628.

16  Inventario de los efectos que el Dr. Caicedo tenía a la venta en Quibdó en la tienda de uno de sus esclavos (20 de diciembre de 1809) y representación de 29 vecinos pardos libres al gobernador (Nóvita, 13 de septiembre de 1809), Ibíd., ff. 166-168 y 346-347.

17  Cartas del Dr. Caicedo a D. José Modesto Largacha (Nóvita, 26 de mayo y junio 25 y 26 de 1809), Ibíd., ff. 105-109.

18  AGN, Milicias y Marina, t. 13, f. 17.

19  AGN, Milicias y marina, t. 34, ff. 156-162.

20  El nombramiento puede consultarse en AGN, EPC, t. 13, f. 322.

21  AGN, Sección Archivo Anexo, Historia, t. 18, ff. 213-215.

22  Información de testigos levantada sigilosamente por el Dr. Francisco Antonio Caicedo (Nóvita, 7 de noviembre de 1809) y representación del Dr. Ignacio de Herrera y del procurador de José Narciso Santander a la Audiencia de Santa Fe en nombre de los vecinos nobles de Nóvita (diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 18, ff. 741-756; Certificación del oficial real D. Pedro de la Cámara (5 de febrero de 1810), AGN, Empleados públicos de Cauca, t. 27, f. 114.

23  Información de testigos levantada sigilosamente por el Dr. Francisco Antonio Caicedo…, doc. cit.; nota presuntamente de Francisco Antonio Terán (27 de septiembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, f. 93; Representación del Dr. Moreno a las autoridades de la España libre (Cali 3 de enero de 1810), AGI, Santa Fe, 657.

24 Ibíd.

25  Representación del apoderado del vecindario a la Audiencia (¿abril de 1810?), AGN, EPC, t. 9, f. 549.

26  Información de testigos levantada sigilosamente por el Dr. Francisco Antonio Caicedo…, doc. cit.

27  Declaración del escribano José Indalecio Lozano (18 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, f. 179.

28 Motivos que han obligado al Nuevo Reino de Granada a reasumir los derechos de la soberanía…, Santa Fe, 1810, p. 132.

29  Alberto Miramón, Política secreta de Napoleón en Nueva Granada, Bogotá, Academia Colombiana de Historia, 1978, pp. 34-39.

30  Representación de D. Juan de Aguirre al virrey (Nóvita, 12 de febrero de 1810), AGN, EPC, t. 27, ff. 1-23.

31  Ésta se conserva en parte en el AGN (causa citada) y en parte en la representación que dirigió a las autoridades peninsulares el Dr. Miguel Moreno, AGI, Santa Fe, 657.

32  Carta del Dr. Miguel Moreno al Dr. Caicedo (Sipí, 24 de noviembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, f. 77.

33  AGN, Ibid., ff. 67-68.

34  Carta del Dr. Miguel Moreno al Dr. Francisco Antonio Caicedo (Bodega de Sipí, 6 de diciembre de 1809), Ibíd., f. 79.

35  Representación del Dr. Moreno a las autoridades de la España libre (Cali 3 de enero de 1810), AGI, Santa Fe, 657; Carta del Dr. Caicedo y de Francisco Antonio Terán al gobernador Aguirre (Nóvita, 15 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 18, f. 766; Certificación del Dr. Santolaria (7 de diciembre de 1809) y decreto de prisiones del gobernador (9 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, ff. 33-35.

36  Representación de Doña Tomasa de Cuero y Caicedo (Cali, marzo 13 de 1810), AGI, Santa Fe, 657.

37  Auto del gobernador, AGN, EPC, t. 27, f. 149.

38  Oficio de D. Juan de Aguirre al virrey (Nóvita, 10 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 9, f. 518-521.

39  Oficio del corregidor de Sipí al gobernador Juan de Aguirre (San Agustín, 25 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, ff. 241-242.

40  Declaración del corregidor de Sipí (8 de enero de 1809), Ibid., ff. 279-280.

41  Representación citada del Dr. Moreno a las autoridades de la España libre (Cali 3 de enero de 1810), AGI, Santa Fe, 657.

42  Representación del Dr. Caicedo a la Audiencia de Santa Fe (S. f), AGN, EPC, t. 18, ff. 788-790; Auto del juez ordinario del Citará (Quibdó, 30 de diciembre de 1809), AGN, EPC, t. 27, ff. 297-298.

43  Oficios del corregidor de Murrí al gobernador del Chocó (Murrí, 24 de diciembre de 1809) y de éste a D. Ignacio de Hurtado (17 de enero de 1810), Ibíd., f. 320.

44  Representación de Doña Tomasa de Cuero y Caicedo (Cali, marzo 13 de 1810), AGI, Santa Fe, 657.

45  AGN, EPC, t. 9, f. 550.

46  AGN, EPC, t. 18, ff. 769-770.

47  Orián Jiménez, El Chocó: un paraíso del demonio. Nóvita, Citará y El Baudó, siglo XVIII, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia-Universidad Nacional de Colombia-Sede Medellín, 2004.

48  Véase a este respecto el interesante debate sobre la capitalidad del Chocó en los años colombianos. Según afirmó entonces el congresista Rafael Mosquera, en las épocas del gobierno español se tenía a Nóvita por capital provincial. No obstante “los gobernadores, contra órdenes expresas, residieron algunos tiempos en el pueblo del Citará [sic] por hacer el comercio que les estaba prohibido y el contrabando”, AGN, Congreso, t. 45, ff. 160-166.

49  El auto de la audiencia (13 de enero de 1810) se encuentra en AGN, EPC, t. 18, f. 786-787.

50  AGN, EPC, t. 9, f. 550.

51  AGN, EPC, t. 24, ff. 552-566.

52  Armando Martínez Garnica y Daniel Gutiérrez Ardila (ed.), Quién es quién en 1810.Guía de forasteros para el virreinato de Santa Fe, Bogotá, UIS/U. del Rosario, 2010.

53  Ibíd.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Anexo No. 2: Esquema de la red social de los conspiradores de Nóvita
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/59707/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 120k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Daniel Gutiérrez Ardila, « Una provincia contra su gobernador », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Debates, Puesto en línea el 20 mayo 2010, consultado el 18 septiembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/59707 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59707

Inicio de página

Autor

Daniel Gutiérrez Ardila

Centro de Estudios en Historia (CEHIS), Universidad Externado de Colombia

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página