Navigation – Plan du site
Débats | 2010
La acción colectiva popular en los siglos XVIII y XIX: modalidades, experiencias, tradiciones – Coord. Raúl Fradkin
Raúl O. Fradkin

La acción colectiva popular en los siglos XVIII y XIX: modalidades, experiencias, tradiciones

Presentación
[18/06/2010]

Texte intégral

1Si se repasan los desarrollos recientes de la historiografía americanista del siglo XIX puede advertirse que dos campos contienen buena parte de las innovaciones: la denominada nueva historia política y los estudios dedicados a la historia popular. No se trata de dos escuelas ni de dos territorios historiográficos homogéneos y claramente diferenciados pues en ambos puede registrarse varias notas comunes. Sin embargo, se trata de dos campos distintos informados por tradiciones interpretativas y analíticas claramente distinguibles. Así, mientras la historia política ha fundado su recobrado vigor, prestigio e influencia recusando los modos de hacer historia que se desplegaron durante las décadas de predomino de la historia económica y social, la historia popular ha sabido apropiarse de los resultados que produjo esa historiografía de marcado acento regional. En cualquier caso, ambos campos no han entablado un diálogo abierto aunque convergen en algunos problemas, coyunturas y procesos.

2Desde nuestro punto de vista, el análisis de las experiencias de acción colectiva popular puede constituir un territorio particularmente adecuado para intentarlo y para ello reuniremos en este dossier un conjunto de ensayos que analizan muy diferentes experiencias de los siglos XVIII y XIX. Se trata de recuperar los hilos muchas veces opacos que enhebraron las múltiples tradiciones de movilización coloniales y poscoloniales sin subestimar la centralidad de la crisis de desintegración de los imperios como punto de inflexión de esas tradiciones y de reunir materiales que permitan profundizar los enfoques comparativos de las intervenciones populares en el proceso diverso y contradictorio de revoluciones producidas a ambos lados del Atlántico, de las conexiones entre las experiencias hispano y lusoamericanas y de las crisis de gobernabilidad que vivieron durante el siglo XIX en las áreas metropolitanas y coloniales. Vista desde este foco de observación esa coyuntura se presenta como particularmente significativa por los modos en que condensó tradiciones previas de movilización así como por su importancia en la forja de otras nuevas.

  • 1  Un panorama al respecto en Coastworth, John, “Patrones de rebelión rural en América Latina: México (...)

3Pensar la cuestión en término de tradiciones permite indagar procesos de construcción de un conjunto de nociones, valores, lenguajes, símbolos pero también de formas de acción colectiva. Es cierto que algunas tenían antigua prosapia como los tumultos multitudinarios urbanos o los motines de los pueblos campesinos e indígenas. En este sentido la trayectoria novohispana y mexicana resulta emblemática en la medida que ha permitido registrar una notable vigencia y persistencia de los tumultos de pueblo desde la época colonial hasta bien avanzado el siglo XIX. Sin embargo, la presencia de patrones perdurables de acción colectiva fue sustancialmente más diversa y las evidencias disponibles indican no sólo sus variaciones temporales y regionales sino también sus estrechas relaciones con las coyunturas políticas.1

  • 2  Chust Calero, Manuel (coord.), 1808. La eclosión juntera en el mundo hispano, México, El Colegio d (...)
  • 3  Los vínculos estrechos entre guerras y construcción de formaciones estatales constituyen un capítu (...)
  • 4  Lempérière, Annick, “Revolución, guerra civil, guerra de independencia en el mundo hispánico, 1808 (...)

4Con todo, es indudable que algunas formas de acción colectiva eran radicalmente novedosas. La crisis metropolitana generalizó la vigencia de un principio de legitimidad (la retroversión de la soberanía y el principio del consentimiento), un cierto modelo para plasmarlo e institucionalizarlo (las juntas), diferentes vertientes ideológicas y lenguajes políticos (pactismo, constitucionalismos y diversas formas de liberalismo) así como nuevas prácticas (las elecciones). Pero también formatos de acción colectiva política y militar. En este sentido, no siempre se subraya lo suficiente la centralidad que tuvieron las experiencias tumultuarias en el desarrollo de la “eclosión juntera” (para emplear la feliz expresión de un libro reciente2) y en la recepción de las elites americanas de la dramática experiencia metropolitana. Tampoco se ha explicado en forma consistente la centralidad que cobraron algunas formas de hacer la guerra.3 En especial, una: la guerra de guerrillas.4 A través de diversas combinaciones el siglo XIX aparece signado - a uno y otro lado del Atlántico - por estas nuevas formas de acción colectiva pero también por tradiciones más antiguas de movilización.

  • 5  Estas dimensiones de las experiencias de movilización popular se ha demostrado particularmente fér (...)

5De alguna manera, la tentación de encontrar en un sustrato común la explicación de ciertas analogías ha llevado ha buscarlo en la homogeneidad cultural del imperio. Pero, esta postulación pareciera ser válida para el universo de las elites letradas y es bastante dudoso que pueda argumentarse lo mismo para los heterogéneos conglomerados populares atravesados por diversidades étnicas (y, por tanto, por tradiciones culturales muy distintas) que fueron los protagonistas por excelencia de la acción colectiva. De este modo, las lógicas, las dinámicas y las modalidades de la acción colectiva popular parecen haber tenido un indudable “color local” que solo se hace comprensible inscribiendo cada experiencia en las tradiciones y las trayectorias de los antagonismos así como en las memorias “corta” y “larga” de sus actores.5

  • 6  Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencias, Madrid, Mapfre, 1992, p. 36 y 41.
  • 7  Guerra, François-Xavier, ”De la política antigua a la política moderna: algunas proposiciones”, en (...)
  • 8  Linebaugh, Peter y Rediker, Marcus, La hidra de la Revolución. Marineros, esclavos y campesinos en (...)

6Los modos en que las nuevas prácticas políticas se enhebraron con las tradiciones de movilización preexistentes sigue siendo un problema histórico sujeto a múltiples lecturas y plagado de ambigüedades y paradojas. En su momento François-Xavier Guerra había postulado que era en “la ausencia de una movilización popular moderna y de fenómenos de tipo jacobino, donde reside la especificidad mayor de las revoluciones hispánicas” aunque él mismo advertía que las excepciones significativas las brindaban las sociedades esclavistas y las conjuraciones y levantamientos de negros y pardos, como las ocurridas en Coro, Maracaibo y Bahía.6 Aunque luego atenuó y corrigió el énfasis que inicialmente ponía en oponer los modos “tradicionales” y “modernos” de acción colectiva7 – un refinamiento de su enfoque no siempre tenido en cuenta por sus lectores-, parece necesario revisar este supuesto rasgo peculiar de las revoluciones hispánicas. Y, sobre todo, parece imprescindible incluir de un modo más decidido aquel “excepcionalismo” en los relatos centrales de las experiencias revolucionarias hispanoamericanas no solo porque puede ayudar a registrar una imagen menos unidireccional de la difusión de las ideas liberales sino porque también puede contribuir a situar de un modo más preciso la intervención de los esclavos y los libertos en las luchas políticas y sus apropiaciones de los discursos revolucionarios en circulación a través del Atlántico.8

  • 9  Silva Prada, Natalia, La política de una rebelión. Los indígenas frente al tumulto de 1692 en la c (...)
  • 10  Van Young, Eric, “Islas in the Storm: Quiet Cities and Violent Countrysides in the Mexican Indepen (...)
  • 11  Grez Toso, Sergio, De la “regeneración del pueblo” a la huelga general. Génesis y evolución histór (...)
  • 12  Ardit, Manuel, Revolución liberal y revuelta campesina. Un ensayo sobre la desintegración del régi (...)

7Una mirada de conjunto de la bibliografía sobre estos temas pone en evidencia que han sido mucho más desarrollados los estudios sobre las áreas rurales latinoamericanas que las urbanas aunque la historiografía mexicanista ha avanzado más decididamente en suplir este defasaje. De este modo, la significativa contribución de Silva Prada amerita prolongar el imperio de las tradiciones de movilización popular dentro de un marco temporal mucho más amplio que el habitual.9 Sin embargo, el activismo urbano durante la insurgencia sigue siendo una cuestión abierta y el impacto de las guerras en las ciudades latinoamericanas recién empieza a ser estudiado con mayor atención.10 Con todo, es claro que los estudios del siglo XIX han debido indagar en detalle las muy diversas formas de acción colectiva popular en las ciudades y sus ambiguos vínculos con las formas institucionalizadas de participación política.11 En especial, en la historiografía española puede advertirse que si bien ha ocupado una atención relevante la intervención campesina en las luchas decimonónicas también se han desarrollado estudios sistemáticos de la acción colectiva popular urbana que permiten reconstruir a largo plazo sus trayectorias y variaciones.12

  • 13  Un claro ejemplo al respecto para la historiografía española lo constituye el dossier presentado p (...)
  • 14  Morelli, Federica, “Entre el antiguo y el nuevo régimen. La historia política hispanoamericana del (...)
  • 15  Annino, Antonio, “Imperio, constitución y diversidad en la América hispana”, en Historia Mexicana, (...)
  • 16  Escobar Ohmstede, Antonio, Falcón, Romana y Buve, Raymond (comps.), Pueblos, comunidades y municip (...)

8El cotejo de ambas historiografías permite considerar dos modificaciones relevantes a la hora de evaluar posibles convergencias entre ambos campos historiográficos. Por un lado, que la historia social agraria se ha interesado cada vez más por develar las formas, intensidad  e incidencia de la politización rural.13 Por otro, que la historia política se interesa de modo creciente en los procesos de construcción de ciudadanía y de gobierno local en las áreas rurales así como en los desafíos que supuso a la gobernabilidad de las sociedades.14 En un artículo reciente A. Annino profundizó las implicancias de la “revolución territorial” que había adjudicado al imperio de la constitución gaditana en el mundo hispánico demostrando que la emergencia de las nuevas prácticas políticas no había ido necesariamente de las ciudades a las campañas sino que un precoz liberalismo y una temprana adhesión al constitucionalismo habían anidado en ellas combinado con una arraigada concepción de la justicia.15 Paralelamente, desde la historia social y regional se ha pasado a poner en primer plano el análisis de los desafíos que suponían para el gobierno de los pueblos y comunidades los proyectos reformistas y modernizadores.16

  • 17  Mallon, Florencia, Campesino y Nación. La construcción de México y Perú poscoloniales, México, His (...)

9Estas cuestiones son relevantes si se considera que la acción colectiva popular es una acción situada y se podría decir que suele responder a una “geografía”, una “ecología” y una “economía” específicas. Dado que supone una movilización de recursos organizativos, materiales y simbólicos que se despliega a partir de las relaciones entabladas con dispositivos de poder y dentro de oportunidades políticas, también tiene atributos, historias y marcos coyunturales específicos. De alguna manera, entonces, el desafío es lograr una cierta convergencia entre las contribuciones desarrolladas desde un tipo de historia dominada por una perspectiva “desde arriba y desde el centro” (la historia de las instituciones, la historia intelectual y conceptual o la historia de las prácticas y las formas de sociabilidad políticas) y una historia “desde abajo y desde las periferias” que pueda dar cuenta de la historia de las resistencias, las culturas políticas populares y sus formas y tradiciones de acción colectiva. Ello supone – como se ha señalado - “descentrar” la sede de lo político y recuperar la diversidad de las experiencias históricas, populares y regionales.17

  • 18  Scott, James, Los dominados y el arte de la resistencia. Discursos ocultos, México, Era, 2004.
  • 19  Van Young, Eric, La otra rebelión. La lucha por la independencia de México, 1810-1821, México, FCE (...)

10Los historiadores que lo han intentado debieron afrontar diversos desafíos y necesitaron adoptar no solo descentrar lo político sino también ampliar el universo de su formas considerando aquellas prácticas y estrategias que James Scott incluyó dentro de la “infrapolítica de los dominados”.18 Pero también debieron afrontar un cambio en las perspectivas habituales procediendo a la reconstrucción minuciosa y localizada de los patrones de conflicto de larga duración. Una perspectiva de este tipo les permitió analizar como se enraizaban en culturas políticas étnicas y relaciones de poder locales y superar las secuencias evolucionistas y las dicotomías entre formas legales e ilegales de acción colectiva. De este modo, les fue posible analizar mejor la dinámica de antagonismos, la expansión de los horizontes de los actores indígenas y reconsiderar a la comunidad como una “formación política específica”. Puede afirmarse que se ha ido definiendo un problema: las relaciones entre las formas de acción colectiva, los dispositivos y prácticas de poder institucionalizados y las culturas políticas populares y regionales. En este sentido, el cotejo de las experiencias históricas andinas y novohispanas se devela sugestivo en la medida que los estudios disponibles tienden a demarcar convergencias pero también diferencias importantes: la historiografía de la Nueva España ha hecho hincapié en la presencia de un repertorio de acciones rebeldes basado en el predominio de las formas locales de protesta y su “campanillismo” mientras que para los Andes se ha subrayado la amplitud de los horizontes mentales de los insurgentes y su larga experiencia de relación y confrontación con las formaciones estatales. 19

  • 20  Demélas-Bohy, Marie-Danielle, “La guerra religiosa como modelo”, en Guerra, Francois Xavier, Las r (...)
  • 21  Guardino, Peter, Campesinos y política en la formación del Estado Nacional en México. Guerrero, 18 (...)

11En otros aspectos sus contribuciones son convergentes en señalar los vínculos estrechos pero también elásticos entre política, religión e identidades comunitarias. Se trata de una cuestión decisiva para la comprensión de la configuración de la variedad de culturas políticas populares y regionales así como de sus relaciones con las formas que adoptó la acción colectiva. Si como se ha dicho las llamadas guerras de la independencia adoptaron el modelo de una “guerra religiosa”20, lo cierto es que ello no impidió sino que parece haber impregnado las diversas adhesiones y apropiaciones populares peculiares y selectivas del liberalismo y del conservadorismo.21 En cualquier caso, las investigaciones han demostrado que el análisis de las relaciones entre los curas y sacerdotes y las movilizaciones de protesta social agraria es una cuestión tan central como las que existieron entre religión y configuración de las culturas políticas populares.  

  • 22  Obviamente hacemos referencia a las contribuciones de Charles Tilly y Sydney Tarrow. Para su difus (...)
  • 23  Joseph, Gilbert y Nugent, Daniel (eds.), Aspectos cotidianos de la formación del estado. La revolu (...)

12Sin duda, se han producido algunas novedosas contribuciones que ameritan volver a visitar el universo de problemas y de desafíos que contiene. Algunas provienen de una sociología y una ciencia política que ha recuperado el lugar de la historia como espacio de verificación y refinamiento de sus modelos analíticos y sus enfoques interpretativos acuñando conceptos que - como repertorio de acción colectiva o ciclo de protesta – intentan dar cuenta de las dinámicas históricas.22 Sin embargo, estas perspectivas parecen tener mayor influencia en la historia social europea y española que en la latinoamericana donde las novedades más significativas parecen provenir del mismo territorio historiográfico y supone un cambio de perspectivas. Quizás el más significativo sea el desplazamiento del foco de atención desde los momentos de rebelión generalizada hacia el escrutinio de las formas de protesta y resistencia empleadas cuando ellos no sucedían, un cambio que ha devenido en la necesidad de recuperar las formas de la política popular y de sus cambiantes relaciones cotidianas con el estado. En tales condiciones se ha pasado de una imagen de las culturas políticas campesinas vistas como obstáculo para la acción política a un análisis de la cultura como un repertorio de estrategias y recursos maleable, heterogéneo y cambiante y a la recuperación de las experiencias históricas a largo plazo de sus relaciones con el estado concentrando la atención en los vínculos entre las movilizaciones populares y la configuración de sus culturas políticas.23

13Los trabajos que integran esta primera entrega del dossier se ocupan de algunos de los problemas que hemos señalado. Antonio Escobar Ohmstede nos presenta las dinámicas de la acción colectiva en las Huastecas novohispanas y pone en discusión hasta que punto la violencia era su manifestación primordial para recuperar los modos y las lógicas de las intervenciones políticas de los pueblos en esa conflictiva fase histórica conformada por las reformas borbónicas y la insurgencia. María Elena Barral nos lleva a un contexto bien diferente: al territorio de las misiones guaraníes y a partir del análisis de dos libros recientes nos introduce en el problemático asunto de las relaciones entre sacerdotes y movilización indígena y entre cultura política popular y religión. Gustavo Paz, por su parte, analiza un contexto muy distinto: la experiencia de movilización de los pueblos de la Puna argentina en la segunda mitad del siglo XIX y nos advierte acerca de cómo antiguas tradiciones de movilización pudieron funcionar y adquirir novedosos significados en contextos radicalmente distintos. Y Gabriel Di Meglio encara el análisis de una experiencia muy diferente: la trayectoria de la movilización política popular en la ciudad de Buenos Aires a lo largo de todo el siglo XIX. Se trata, por tanto, de experiencias, contextos, formas de movilización y modos de abordaje muy distintos que serán enriquecidos en próximas entregas de este dossier.

14Completamos este dossier con tres nuevas contribuciones en las cuales se analizan desde distintos enfoques dimensiones y experiencias bien diferentes.

  • 24  Al respecto puede consultarse Guillermo Palacios (coord.): Ensayos sobre la nueva historia polític (...)

15En su ensayo Sergio Serulnikov realiza una estimulante propuesta para la construcción de una nueva agenda historiográfica que sea capaz de comprender mejor las disímiles respuestas de las sociedades hispanoamericanas frente a la crisis general de la monarquía hispánica. Para ello, postula que resulta necesario que la  investigación adopte una perspectiva integradora, regional y de larga duración. A través de un repaso de algunas de las más recientes contribuciones producidas en la historiografía americanista y de las evidencias que le suministran sus estudios sobre la crisis de la sociedad colonial de Charcas, el autor se aparta del canon que ha imperado en años recientes en los análisis de las independencias latinoamericanas. Sin dejar de ponderar sus significativas contribuciones discute, sin embargo, una cuestión central: si lo enfoques globales que han pensado la cuestión de la crisis a escala imperial no habrían llevado a una suerte de invisibilización de la multiplicidad de respuestas que encontró, las cuales solo se tornan comprensibles atendiendo a las distintas configuraciones sociales y a sus trayectorias específicas de negociación y conflicto. Desde su perspectiva, entonces, solo un enfoque más integrador, a la vez más atento a lo regional y a la larga duración, sería el que podría suministrar una comprensión cabal y adecuada de las razones, las motivaciones y las racionalidades de los alineamientos de los actores y de sus modos de acción. Se presenta, así, un argumento que invita a la re-consideración de algunos de los supuestos que han primado en lo que ha dado en llamarse la nueva historia política.24 Básicamente, de dos de ellos: por un lado, que dada su concentración en la experiencia decimonónica esa historiografía ha tendido a tomar como punto partida de sus análisis la crisis de 1808; por otro, que su énfasis en la autonomía del campo de lo político ha derivado en una suerte de des-socialización de su análisis. En ambos sentidos la propuesta de Serulnikov es sugestiva e invita a la reflexión: en la relación al primero, porque convoca a extender las miradas de la historia política a la era colonial; y respecto al segundo, porque llama particularmente la atención sobre una dimensión hasta ahora menos atendida, esta es, los modos en que se fueron politizando los conflictos y las tensiones sociales y culturales.

  • 25  Julio Pinto y Verónica Valdivia, ¿Chilenos todos? La construcción social de la nación (1810-1840), (...)
  • 26  Al respecto, para el caso argentino sigue siendo indispensable Tulio Halperín Donghi, Proyecto y c (...)

16En su colaboración Julio Pinto Vallejos nos introduce en el análisis de la singular experiencia chilena. Su autor nos ofrece aquí una versión  que condensa algunos puntos centrales de una investigación mucho más vasta y minuciosa de reciente aparición que realizó junto a Verónica Valdivia y que no dudamos en invitar a los lectores a visitarla  dada la minuciosidad de la reconstrucción de la experiencia histórica popular que ofrece, la densidad del material documental revisado y su renuencia a interpretarla a partir de supuestos apriorísticos.25 Sino única, la experiencia popular chilena es particularmente fértil. Lo es para indagar varios de los problemas en torno a los cuales gira este dossier. Y también para recusar el dispositivo discursivo de tono patriótico que inunda este territorio historiográfico, especialmente en tiempos de conmemoraciones como los que estamos viviendo, y a los cuales los ámbitos profesionales de la historiografía terminan siendo menos inmunes de lo que quisieran ser. La colaboración de Pinto Vallejos deja pocas dudas acerca de la imperiosa necesidad de situar en un adecuado marco regional el análisis de estas experiencias y nos muestra que en Chile la crisis de la independencia no parece haber suscitado procesos – al menos significativos - de politización popular autónoma y que cuando los produjo fue en defensa de la causa realista. Ello, por supuesto, no impidió la intensa movilización militar plebeya e incluso intensos debates políticos en la década de 1820 acerca de la incorporación de los sectores populares al ejercicio de derechos republicanos pero no pareciera haber dado lugar al surgimiento de expresiones propiamente plebeyas de interpelación ciudadana. Lo que en cambio, sí parece haber sido mucho más notorio - y no por eso menos significativo - es que esos sectores habrían aprovechado de diversas maneras los espacios y los intersticios para perseverar en una pertinaz defensa de sus formas propias de sociabilidad. En buena medida esta situación habilitó algunas de las condiciones para hacer posible la que probablemente haya sido la experiencia histórica más exitosa de reconstrucción del orden en la primera mitad del siglo XIX hispanoamericano, una experiencia tan exitosa que pese a su impronta conservadora se habría de convertir en referente ineludible para varios programas y proyectos de inspiración liberal.26

  • 27  Marie-Danielle Demélas-Bohy, “La guerra religiosa como modelo”, en Guerra, Francois Xavier (comp.) (...)
  • 28  Eric Van Young, “El enigma de los reyes: mesianismo y revuelta popu­lar en México, 1800-1815”, en (...)

17Cerramos este dossier con la sugerente colaboración que Genís Barnosell dedica a analizar la dimensión religiosa de la llamada guerra de independencia española a través de la experiencia de los sitios de Zaragoza y Gerona. Nos pareció particularmente importante incluir la consideración de esta faceta de lo sucedido en la metrópoli y por varios motivos. En primer término, porque la posibilidad de pensar las denominadas guerras de independencia como fueron vividas por los protagonistas en términos de una guerra religiosa ha sido particularmente incitante. Así, estudios dedicados a muy diversas experiencias latinoamericanas han mostrado que la religión suministraba esquemas mentales para interpretar lo que estaba sucediendo, recursos retóricos y simbólicos para dar forma a la acción colectiva así como se había convertido en objeto de disputa de los retazos de legitimidad que quedaban del antiguo régimen para construir la de uno nuevo y en una suerte de filtro cultural para la recepción y apropiación de las novedades ideológicas.27 La colaboración de Barnosell nos vuelve a mostrar algunos de los componentes comunes de las culturas políticas que habitaban el imperio así como la vigencia y revitalización de sus tradiciones pluriseculares en un contexto de crisis e incertidumbre extremas. Como bien lo subraya, las expresiones milenaristas y mesiánicas que contenían esas tradiciones no pueden ser circunscriptas a mundos pretéritos sino que cobraron particular relevancia en este contexto de la crisis peninsular como lo hicieron en la América hispana y portuguesa y que fueron parte de los imaginarios de los más diversos grupos sociales y étnicos.28 Como bien advierte el autor, a partir de considerar las condiciones extremas de las poblaciones urbanas sometidas a duro asedio, la guerra religiosa parece haber suministrado recursos y motivaciones para sostener una movilización más allá de lo que a priori podría esperarse y dotar a la población no solo de una cohesión imposible de obtener por otros medios sino de una lógica religiosa de la acción colectiva que desplazó a la estrictamente militar. Sin embargo, la explicación de estos comportamientos colectivos a partir de nociones como “fanatismo” resulta claramente insuficiente; pero también, nos muestra que las apelaciones a la “nación” y a la “libertad” también lo eran: su cuidadoso análisis de la evolución de los tópicos predominantes en los discursos que las autoridades hacían circular entre la población le permite advertir como fueron perdiendo importancia aquellos relacionados con el concepto aristocrático del honor así como también las referencias a Fernando VII mientras que, en cambio, se hacía evidente un incremento de las alusiones a la patria, de las referencias locales y, sobre todo, de las religiosas, en particular a la Virgen del Pilar. De este modo, el contenido crecientemente localista del discurso movilizador terminaba fundiendo religión y defensa local.

18Esperamos que las colaboraciones reunidas en este dossier hayan llamado la atención de los lectores sobre los temas y los problemas que nos interesaba poner en discusión y que contribuyan a la empresa siempre renovada – y siempre inacabada – de abrir nuevas sendas en el conocimiento del pasado.

Haut de page

Notes

1  Un panorama al respecto en Coastworth, John, “Patrones de rebelión rural en América Latina: México en una perspectiva comparativa”, en F. Katz (comp.), Revuelta, rebelión y revolución. La lucha rural en México del siglo XVI al siglo XX, Tomo 1, México, Ediciones Era, 1990, pp. 27-63. La fertilidad de analizar los patrones de movilización social rural en el largo plazo ha sido explorada por Tutino, John, De la insurrección a la revolución en México. Las bases sociales de la violencia agraria, 1750-1940, México, Ediciones Era, 1990.

2  Chust Calero, Manuel (coord.), 1808. La eclosión juntera en el mundo hispano, México, El Colegio de México/Fondo de Cultura Económica, 2007.

3  Los vínculos estrechos entre guerras y construcción de formaciones estatales constituyen un capítulo central de los desarrollos historiográficos recientes y sugieren tanto la necesidad de adoptar perspectivas analíticas de largo plazo como que el análisis de la acción colectiva popular forma parte inseparable de la misma cuestión aunque no la subsuma. Véase, por ejemplo, Chust, Manuel y Marchena, Juan (eds.), Las armas de la Nación. Independencia y ciudadanía en Hispanoamérica (1750-1850), Madrid, Iberoamericana, 2007 y Por la fuerza de las armas. Ejército e independencias en Iberoamérica, Castelló de la Plana, Publicaciones de la Universitat Jaume I, 2008; Ortíz Escamilla, Juan (coord.), Fuerzas militares en Iberoamérica, siglos XVIII y XIX, México, El Colegio de México/El Colegio de Michoacán/Universidad Veracruzana, 2005.

4  Lempérière, Annick, “Revolución, guerra civil, guerra de independencia en el mundo hispánico, 1808-1825”, en Ayer, N° 55, 2004, pp. 15-36. La revisión histórica sobre las guerrillas hispanas durante la confrontación con la invasión napoleónica y sus legados es un problema de renovado interés: Esdaile, Charles, Napoleón contra España. Guerrillas, bandoleros y el mito del pueblo en armas (1808-1814), Buenos Aires, EDHASA, 2006; Thone, John, La guerrilla española y la derrota de Napoleón, Madrid, Alianza Editorial, 1999; Moliner Prada, Antonio, La guerrilla en la guerra de independencia, Madrid, Adalid, 2004. El mejor estudio reciente para la América hispana en Demélas, Marie-Danielle, Nacimiento de la guerra de guerrilla: el diario de José Santos Vargas (1814-1825), Travaux de l’IFEA Tomo 196, IFEA- Plural Editores, 2007.

5  Estas dimensiones de las experiencias de movilización popular se ha demostrado particularmente fértil para el estudio de algunos procesos actuales de insurgencia popular: Svampa, Maristella y Stefanoni, Pablo (comps.), Bolivia: memoria, insurgencia y movimientos sociales, Buenos Aires, CLACSO, 2007.

6  Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencias, Madrid, Mapfre, 1992, p. 36 y 41.

7  Guerra, François-Xavier, ”De la política antigua a la política moderna: algunas proposiciones”, en Anuario IEHS, Nº 18, 2003, pp. 201-212

8  Linebaugh, Peter y Rediker, Marcus, La hidra de la Revolución. Marineros, esclavos y campesinos en la historia oculta del Atlántico, Barcelona, Crítica, 2005. Véase también Aguirre, Carlos, Agentes de su propia libertad. Los esclavos de Lima y la desintegración de la esclavitud 1821-1854, Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú, 1995 y “Silencios y ecos: la historia y el legado de la abolición de la esclavitud en Haití y Perú”, en A Contracorriente, Vol.3, N° 1, 2005, pp. 1-37; Marchena Fernández, Juan, “El día que los negros cantaron la Marsellesa: el fracaso del liberalismo español en América, 1790-1823”, en Historia Caribe, Vol. II, N° 7, 2002, pp. 53-75 y Langue, Frédérique, “La pardocratie ou l’itinerarie d’une ‘classe dangereuse’ dans le Venezuela des  XVIIe et XIXe siecles », en Nuevo Mundo. Mundos Nuevos. BAC, N° 5, 2005. Véase también Gómez, Alejandro: “La revolución de Caracas desde abajo”, en Nuevo Mundo. Mundos Nuevos, N° 8, 2008.

9  Silva Prada, Natalia, La política de una rebelión. Los indígenas frente al tumulto de 1692 en la ciudad de México, México, El Colegio de México, 2007.

10  Van Young, Eric, “Islas in the Storm: Quiet Cities and Violent Countrysides in the Mexican Independence Era”, en Past and Present, N° 118, 1988, pp. 130-155; Archer, Christon, “Ciudades en la tormenta: el impacto de la contrainsurgencia realista en los centros urbanos, 1810-1821”, en Brosetta, Salvador, Corona, Carmen y Chust, Manuel (comps.), Las ciudades y la guerra, 1750-1898, Castelló de la Plana, Publicacions de la Universitat Jaume I, 2002, pp. 335-360. Hébrard, Véronique, “La ciudad y la guerra en la historiografía latinoamericana (siglo XIX)”, en Anuario Americanista Europeo, N° 1, 2003, pp. 41-58.

11  Grez Toso, Sergio, De la “regeneración del pueblo” a la huelga general. Génesis y evolución histórica del movimiento popular en Chile (1810-1890), Santiago, DIBAM-RIL, 1988; Sábato, Hilda, La política en las calles. Entre el voto y la movilización, Buenos Aires, 1862-1880, Bernal, UNQ, 2004.

12  Ardit, Manuel, Revolución liberal y revuelta campesina. Un ensayo sobre la desintegración del régimen feudal en el País Valenciano (1793-1840), Barcelona, Ariel, 1977; Fradera, Josep María, Millán, Jesús y Garrabou, Ramón (eds.,), Carlisme i moviments absolutistes, Barcelona, Eumo Editorial, 1990; Rújula, Pedro, Constitución o Muerte. El Trienio Liberal y los levantamientos realistas en Aragón (1820-1823), Zaragoza, Edizions d l’Astral, 2000; Torras, Jaume, Liberalismo y rebeldía campesina, 1820-1823, Barcelona, Ariel, 1976; Vilar, Pierre, Hidalgos, amotinados y guerrilleros. Pueblos y poderes en la historia de España, Barcelona, Crítica, 1999. Para la acción colectiva urbana véase López García, José, El motín contra Esquilache. Crisis y protesta popular en el Madrid del siglo XVIII, Madrid, Alianza Editorial, 2006; Pinilla Cañadas, Scheherezade: “1820-1821: Riego mueve Madrid. Nuevas brisas en el viejo repertorio de acción colectiva en la España del siglo XIX”, en Res Publica, N° 16, 2006, pp. 77-96 y Santirso Rodríguez, Manuel, Revolución liberal y guerra civil en Cataluña (1833-1840), Barcelona, Universitat Autónoma de Barcelona, 1994.

13  Un claro ejemplo al respecto para la historiografía española lo constituye el dossier presentado por Carmen Frías Corredor y Carmelo Romero Corredor en el número 38 de la revista Historia Agraria,  2006.

14  Morelli, Federica, “Entre el antiguo y el nuevo régimen. La historia política hispanoamericana del siglo XIX”, en Historia Crítica, N° 33, 2007, pp. 122-155 y “Pueblos, alcaldes y municipios: la justicia local en el mundo hispánico entre el Antiguo Régimen y el Liberalismo”, en Historia Crítica, N° 36, 2008, pp. 31-60.

15  Annino, Antonio, “Imperio, constitución y diversidad en la América hispana”, en Historia Mexicana, N° 229, 2008, pp. 179-228 publicado antes en Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 2008. Disponible en: http://nuevomundo.revues.org//index33052.html.

16  Escobar Ohmstede, Antonio, Falcón, Romana y Buve, Raymond (comps.), Pueblos, comunidades y municipios frente a los proyectos modernizadores en América Latina, siglo XIX, San Luis Potosí/Amsterdam, CEDLA/El Colegio de San Luis,  2002,

17  Mallon, Florencia, Campesino y Nación. La construcción de México y Perú poscoloniales, México, Historias CIESAS, 2003 (primera edición en inglés de 1995). Un debate al respecto entre Mallon, Tutino y Halperín Donghi en Historia Mexicana, Vol. XLVI, Nº 3, 1996.

18  Scott, James, Los dominados y el arte de la resistencia. Discursos ocultos, México, Era, 2004.

19  Van Young, Eric, La otra rebelión. La lucha por la independencia de México, 1810-1821, México, FCE, 2006 (primera edición en inglés de 2001). Ver también Glave, Luis Miguel, “Las otras rebeliones: cultura popular e independencias”, en Anuario de Estudios Americanos, Vol. Nº 62, Nº 1, 2005, pp. 275-312. Stern, Steve, “Nuevas aproximaciones al estudio de la conciencia y las rebeliones campesinas: las implicaciones de la experiencia andina”, en Stern, S. (comp.), Resistencia, rebelión y conciencia campesina en los Andes. Siglo XVIII al XX., Lima. IEP, 1990, pp. 25-41. Serulnikov, Sergio, Conflictos sociales e insurrección en el mundo colonial tardío. El norte de Potosí en el siglo XVIII, Buenos Aires, FCE, 2006. Thomson, Sinclair, Cuando sólo reinasen los indios. La política aymara en la era de la insurgencia, La Paz, Muela del Diablo/Aruwiyiri. Editorial del THOA, 2007.

20  Demélas-Bohy, Marie-Danielle, “La guerra religiosa como modelo”, en Guerra, Francois Xavier, Las revoluciones hispánicas: independencias americanas y liberalismo español, Madrid, Ed. Complutense, 1995, pp. 143-164.

21  Guardino, Peter, Campesinos y política en la formación del Estado Nacional en México. Guerrero, 1800-1857, Chilpancingo, Gobierno del Estado Libre y Soberano de Guerrero, 2001. Salvatore, Ricardo, Wandering Paysanos. State order and subaltern experience in Buenos Aires during the Rosas era, Duke University Press, Durham and London, 2003; Walker, Charles, De Tupac Amaru a Gamarra. Cusco y la formación del Perú republicano, Lima, CBC, 2004.

22  Obviamente hacemos referencia a las contribuciones de Charles Tilly y Sydney Tarrow. Para su difusión en el mundo de habla hispana véase por ejemplo Traugot, Mark (comp.), Protesta social. Repertorios y ciclos de acción colectiva, Barcelona, Hacer Editorial, 2002.

23  Joseph, Gilbert y Nugent, Daniel (eds.), Aspectos cotidianos de la formación del estado. La revolución y la negociación del mando en el México moderno, México, Ediciones Era, 2002; Larson, Brooke, Indígenas, elites y estado en la formación de las repúblicas andinas, Lima, PUCP-IEP, 2002.

24  Al respecto puede consultarse Guillermo Palacios (coord.): Ensayos sobre la nueva historia política de América Latina, s. XIX, México, El Colegio de México, 2007

25  Julio Pinto y Verónica Valdivia, ¿Chilenos todos? La construcción social de la nación (1810-1840), Santiago, LOM, 2009.

26  Al respecto, para el caso argentino sigue siendo indispensable Tulio Halperín Donghi, Proyecto y construcción de una nación (Argentina 1846-1880), Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1980.

27  Marie-Danielle Demélas-Bohy, “La guerra religiosa como modelo”, en Guerra, Francois Xavier (comp.), Las revoluciones hispánicas: independencias americanas y liberalismo español, Madrid, Ed. Complutense, 1995, pp. 143-164. Roberto Di Stéfano, “Lecturas política de la Biblia en la revolución rioplatense (1810-1835)”, en Anuario de Historia de la Iglesia, N° XII, 2003, pp.201-224.

28  Eric Van Young, “El enigma de los reyes: mesianismo y revuelta popu­lar en México, 1800-1815”, en Van Young, E., La crisis del orden colonial. Estructura agraria y rebeliones populares en la Nueva España, 1750-1821, México, Alianza, 1992, pp. 399-428. Marco A. Landavazo, “Fernando VII y la insurgencia mexicana: entre la máscara y el mito”, en Marta Terán y José A, Serrano Ortega (eds.), Las guerras de independencia en la América española, México, El Colegio de Michoacán/Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo/ CONACULTA-INAH, 2002, pp. 79-88. Jan Szeminski, La utopía tupamarista, Lima, PUC, 1993. Teresa Porcekansky, “El sustrato mesiánico  de las rebeliones negras en la América colonial: el caso de Palmares”, en Memoria del Simposio La Ruta del Esclavo en el Río de la Plata: su historia y sus consecuencias, Montevideo, UNESCO-Logos, 2005, pp. 149-217.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Raúl O. Fradkin, « La acción colectiva popular en los siglos XVIII y XIX: modalidades, experiencias, tradiciones », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 18 juin 2010, consulté le 15 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/59749

Haut de page

Auteur

Raúl O. Fradkin

Universidad Nacional de Luján/Instituto Ravignani - Universidad de Buenos Aires, Argentina

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page