Navigation – Plan du site
Débats | 2010
Rodrigo A. Vega y Ortega Baez

Moral científica para el “bello sexo” en la prensa mexicana para mujeres (1840-1855)

[15/11/2010]

Résumés

La divulgación del conocimiento geográfico y naturalista tuvo un lugar destacado en la prensa femenina de México entre los años 1840-1855. Los dos tipos de escritos fueron dirigidos a las mujeres mexicanas para reforzar el rol tradicional desde su concepción como argumento científico moralizante y fueron escritos por plumas masculinas. Las revistas literarias dedicadas a las mujeres mexicanas fueron: el Semanario de las Señoritas Mejicanas (1840-1842), el Panorama de las Señoritas (1842), El Presente Amistoso (1847), La Semana de las Señoritas Mejicanas (1851) y La Camelia (1853).

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Las mujeres de los estratos medio y alto de la sociedad mexicana en los años 1840-1855 estuvieron inmersas dentro de una amplia cultura divulgada mediante la lectura de revistas literarias destinadas al “bello sexo”, como fue el caso del conocimiento geográfico-naturalista que las puso en contacto con las maravillas de la Naturaleza y la diversidad de regiones mexicanas y del mundo. Además, tanto la geografía como al historia natural se utilizaron con el propósito de fortalecer el rol tradicional de la mexicana desde los argumentos moralizantes de ambas ciencias.

2Los contenidos de geografía e historia natural se publicaron en al menos cinco revistas femeninas editadas en la ciudad de México como el Semanario de las Señoritas Mejicanas. Educación Científica, Moral y Literaria del Bello Sexo (1840-1842), el Panorama de las Señoritas, Periódico Pintoresco, Científico y Literario (1842), El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumplido (1847), La Semana de las |Señoritas Mejicanas (1851) y La Camelia. Semanario de Literatura, Variedades, Teatros, Modas, etc. Dedicado a las Señoritas Mejicanas (1853).

La prensa femenina de México

  • 1  Alvarado, L., “La prensa como alternativa educativa para las mujeres de principios del siglo XIX”, (...)

3En los años de 1840-1855, las mujeres mexicanas no contaban con acceso a la instrucción formal más allá de las primeras letras. Aquellas jovencitas que estaban deseosas de continuar su educación y contaban con el apoyo de su familia recurrían a preceptores particulares, que a la par de las diversas prácticas sociales de las clases media y alta como el teatro, los paseos públicos y las tertulias, junto con la vida en familia, la comunidad reunida en torno a la parroquia y, sobre todo, la prensa, conformaron el centro su educación informal.1 Todas estas prácticas se caracterizaron por ser ámbitos de sociabilidad de hombres y mujeres de dichos estratos sociales, en los cuales la conversación de todo tipo de temas, como la ciencia, era la costumbre. La lectura, ya fuera a través de la prensa, libros, misales, cartillas, catecismos o folletos, fue otro instrumento primordial en el desarrollo de la instrucción informal de las mexicanas, sólo que en este caso, además de su sociabilidad a través de la lectura en voz alta, también existía la lectura en voz baja y de menara privada.

  • 2  Vicente García Torres fue un periodista y editor nacido en Pachuca, Hgo. Pasó varios años de su ju (...)
  • 3  Castro, M. A. y Curiel, G. Publicaciones periódicas mexicanas del siglo XIX: 1822-1855, México, II (...)

4De las revistas consultadas para esta investigación, la primera en aparecer en la ciudad de México fue el Semanario de las Señoritas Mejicanas. Educación Científica, Moral y Literaria del Bello Sexo, publicación semanal entre 1840 y 1842. Su formato es de 22 × 15 cm y cada uno de los cuadernos constaba de 24 páginas. Fue impresa por Vicente García Torres (1811-1894)2. Como material complementario, la revista incluye prospecto, láminas, partituras e índices. Su precio era de 2 reales por número y trimestralmente costaba 3 pesos adelantados por trece números. Miguel Ángel Castro y Guadalupe Curiel señalan que “de acuerdo con las obras consultadas el responsable de la publicación fue Gondra, que firmaba sus artículos solamente con sus iniciales I. G”.3

  • 4  Ibid., p. 321.

5Panorama de las Señoritas. Periódico Pintoresco, Científico y Literario fue la segunda revista analizada y salió nuevamente de la imprenta de Vicente García Torres en 1842. Sólo apareció en 17 ocasiones.Su formato es de 22 × 15 cm., incluye ilustraciones e índice. Apareció semanalmente. Su costo era de 2 reales por entrega en la ciudad de México y fuera de ella de 3 y medio. Castro y Curiel mencionan que muchos de sus artículos fueron copiados y traducidos de revistas europeas como el Diario de Mugeres de París y la Galería de Mugeres de Shakespeare.4

  • 5  Ignacio Cumplido. Impresor y editor nacido en Guadalajara, Jalisco. Desde joven aprendió el oficio (...)
  • 6  Ibid., p. 336.

6La tercera revista examinada fue El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumplido; editada en la ciudad de México por Ignacio Cumplido5 entre 1847 y 1852. Su formato es de 26 x 17 cm., consta de ilustraciones, grabados, partituras e índice. Fue una publicación anual. Existen tres tomos conformados respectivamente por los años 1847, 1851 y 1852.6

  • 7  Ibid., pp. 386-387.

7La Semana de las Señoritas Mejicanas también editada en la ciudad de México entre 1850 y 1852 por el impresor Juan R. Navarro. Su formato es de 26 × 17 cm., incluye ilustraciones, grabados, prospectos e índice, y se publicaba los martes. En sus páginas se anunciaba la venta de artículos para el mercado femenino dentro de las secciones de “Últimas modas de París”, “Artículos religiosos”, “Artículos sobre labores propias de señoras”, “Las Mejores piezas de música”, “Economía doméstica” y “Correspondencia de lectoras”.7

  • 8  Ibid., p. 68.

8La última revista analizada, La Camelia. Semanario de Literatura, Variedades, Teatros, Modas, etc. Dedicado a las Señoritas Mejicanas, fue una publicación semanal durante 1853. Su impresor también fue Juan R. Navarro. Su formato es de 22 × 16 cm., consta de ilustraciones, partituras e índice. “A manera de anuncios publicó, litografiados, los figurines de algunos vestidos que podían adquirirse en el establecimiento de Madame Juana Dastugue, en calle de Plateros número 1”.8 Como material complementario incluyó partituras, litografías, un índice general y fe de erratas.

9Los impresores Navarro, García Torres y Cumplido fueron tres de los empresarios en este ramo más activos en la ciudad de México durante las primeras décadas de vida independiente, dando a la luz una multitud de periódicos, revistas, folletos y libros de todo tipo de temas, ya fueran políticos, literarios, científicos o confesionales.

10Como se observa, las cinco revistas compartieron un formato asequible a las lectoras, sin que resultara demasiado pequeño para su cómoda lectura o tan grande que fuera estorboso por lo grande de sus páginas. La inclusión de imágenes, partituras musicales, propaganda comercial o figurines de moda fue otro elemento que diferenció a la prensa femenina de la dedicada a los varones. Ambas cuestiones formaron parte de la estrategia editorial de Cumplido, Navarro y García Torres, quienes ya tenían experiencia en las revistas para público masculino.

  • 9  Rodríguez Arias, A., “Del Águila Mexicana a La Camelia: revistas de instrucción y entretenimiento. (...)

11En la tónica de las lecturas dentro de su “utilidad” y “fomento de la felicidad pública”, la divulgación de las ciencias, como la historia natural y la geografía, fue un pilar imprescindible en estas revistas femeninas, ya que la circulación del conocimiento en sus páginas constituyó uno de los recursos que las mexicanas tuvieron para educarse, instruirse y moralizarse. Su lectura tuvo distintos fines y formas propuestos por los editores: lectura para el ocio y lectura para el conocimiento.9

  • 10  Ruiz, M. Índice de revistas literarias del siglo XIX: ciudad de México, México, IIF-UNAM, 1999, p. (...)

12Entre las características de las mencionadas revistas se encuentra la típica difusión de éstas mediante entregas periódicas, semanales o quincenales; y la mayoría de las veces se encuadernaban en volúmenes que poco diferían de los libros comunes, ya que contaban con foliatura progresiva.10

13Los distintos títulos de los artículos publicados en las cinco revistas femeninas analizadas son un buen referente de los temas recurrentes de los años 1840-1855 que conformaron las misceláneas para la lectura. Así, los temas que atrajeron el interés de las lectoras de México tuvieron una importante carga moralizante, además de los objetivos de instruir y entretener, como astronomía, recetas de cocina, consejos para la economía doméstica, religión historia, cuidado de los niños, medicina, moral, historia natural, junto con teatro, literatura de viajes, poesías, moda y música. Dichos contenidos fueron escritos recreativos basados en una exposición narrativa agradable y un vocabulario sencillo; y que apelaban al deleite de aquellas mujeres que ocupaban algunas de sus horas semanales con éstas.

14Otra particularidad de estas revistas destinadas a las mujeres mexicanas fue la constante participación de distinguidos literatos nacionales que ya se habían ganado una buena reputación en las revistas literarias y la prensa masculina, además de las actividades políticas y científicas de algunos de ellos, como por ejemplo Luis de la Rosa, Francisco Zarco, Luis Martínez de Castro, José María Lacunza, Niceto de Zamacois, Francisco González Bocanegra, Guillermo Prieto, José Sebastián Segura, Marcos Arróniz, Ignacio Sierra y Rosso, José Justo Gómez de la Cortina, Fernando Orozco y Berra, Alejandro Arango y Escandón, Casimiro del Collado, Ignacio Rodríguez Galván, José Joaquín Pesado y Mariano Esteva y Ulíbarri. Todos estos autores escribieron sus distintos artículos dirigidos a las mujeres mexicanas, junto a los escritos traducidos de publicaciones en lengua inglesa o francesa y los editados de publicaciones españolas, bajo un conjunto misceláneo transmitido a partir de un tono ilustrado que buscó llevarles lo mejor de la ciencia, las humanidades, las artes y la literatura hasta sus ojos.

15Casi todas las revistas femeninas incluían una lista de suscriptoras que permite vislumbrar la circularon geográfica de éstas en casi todos los estados del país, principalmente en las capitales estatales y las ciudades de mayor tráfico comercial. Sin duda, la ciudad de México fue la localidad que contó con la mayor cantidad de suscriptoras. Un estudio centrado en los nombres de las lectoras y sus familias arrojaría datos relevantes sobre las redes sociales y las elites regionales que tenían en alta estima a la instrucción femenina.

16La prensa femenina tuvo gran aceptación en los estratos medio y alto de México, en especial en los centro urbanos, ya que un importante grupo de hombres se interesó en que sus hijas, esposas, hermanas, ahijadas y familiares se instruyeran en todo tipo de conocimiento, como el científico, desde la educación informal del impreso; y porque las mujeres, en tanto que lectoras, fueron asiduas compradoras de las diversas revistas femeninas que se publicaron entre 1840 y 1855, pues las introducía, aunque fuera de forma periférica, en las discusiones culturales del mundo masculino.

Mexicanas y lectoras

17Las lectoras de la prensa mexicana del periodo 1840-1855 pertenecieron a de clase media y alta, en general, fueron mujeres que pertenecían a un entorno familiar, ya fueran esposas, madres o hijas, pues no vivían solas; dependían del marido en términos económicos, pues ninguna de ellas trabajaba fuera del hogar, aunque varias contaban con recursos económicos heredados o adquiridos como dote, pero administrados por el cónyuge; tenían a su alrededor servidumbre que llevaba a cabo todas o casi todas las tareas del hogar; vivían en espacios urbanos y en casas de varias habitaciones; sabían leer y escribir desde pequeñas, pues habían asistido a escuelas de primeras letras como las “Amigas” y varias contaron con instructores privados en su adolescencia; en distinto grado, casi todas tenían el dinero suficiente como para adquirir objetos de lujo, como joyas, vestidos, relojes, cristalería, muebles, libros, revistas o pinturas; las de mayor rango social estaban habituadas a emprender viajes por el país y el extranjero, pero siempre acompañadas de algún familiar o el esposo; también acostumbran asistir a diversos eventos sociales como bailes, tertulias, paseos y funciones de teatro y ópera; los cónyuges, casi siempre, fueron profesionistas, políticos, comerciantes, hacendados, empresarios o militares.

  • 11  Galí, M., Historias del Bello sexo. La introducción del Romanticismo en México, México, IIE-UNAM, (...)

18Los redactores y articulistas de la prensa femenina consideraron que su “patriótica” labor de instruir a las mujeres mexicanas desde la prensa debía situarse en el terreno de la vida privada y familiar, es decir, la lectura en el hogar, pues esta concepción a decir de Montserrat Galí se había convertido en un valor de la vida burguesa.11

19Queda claro que dentro del modelo de lectora en los años 1840-1855 no se encuentran las mujeres trabajadoras, como criadas, campesinas, cigarreras, costureras, planchadoras, vendedoras de pulque o parteras, pues ni contaban con el tiempo suficiente para dedicarse a la lectura ni podían adquirir de manera continua “lujos” culturales como las revistas. Asimismo, los editores de las revistas tampoco consideraron a la gran cantidad de monjas que habitaban los centros urbanos, pues no desarrollarían en su vida los papeles de madre o esposa y su estilo de vida, en clausura y en comunidad, tampoco favorecía la compra y uso de la prensa femenina.

  • 12  Alfaro, C., “Las damas de Carlota. El papel de las mujeres bajo el Segundo Imperio”, Tesis de Lice (...)

20La moralización de las mexicanas entre 1840 y 1855 estuvo basada en el lugar que éstas debían ocupar en la sociedad. Se tenía la certeza de que la mujer era la responsable del hogar y de la familia, ambos mantenerlos en “buen estado” como base de la nación mexicana. Ella era la que brindaba amor, comprensión y buen ejemplo a sus hijos y marido. “La que no aceptaba este esquema era mal vista por una sociedad que criticaba con severidad […] Por tal motivo, las mujeres debían ser cuidadosas con su comportamiento y no hacer evidente lo que pensaban o sentían, sobre todo, cuando no coincidían con el estereotipo femenino de la época”.12

  • 13  Editores, “Prospecto”, Semanario de las Señoritas Mejicanas. Educación Científica, Moral y Literar (...)

21En los distintos prospectos de las revistas femeninas de México se aprecia el ideal bajo el que redactores, articulistas e impresores se dieron a la tarea de editarlas. Por ejemplo, en el Semanario de las Señoritas Mejicanas se anunció que de la perfección de la mujer a través de la instrucción dependía generalmente la fortuna o desgracia de las familias, “y jamás [podría] disfrutarse de los goces sociales cuando sólo se [encontrase] la ignorancia y el infortunio en el hogar doméstico.13

  • 14  Redactores, “Introducción”, La Camelia. Semanario de Literatura, Variedades, Teatros, Modas, etc. (...)

22La “Introducción” publicada en La Camelia expresó que esperaban contar con la docilidad y el deseo de saber que anima generalmente a esa hermosa mitad de nuestra existencia. Muchos [habían] emprendido la educación del bello sexo; pero acaso el éxito no [les fue] correspondido a sus esperanzas, por haber descuidado lo interesante por lo superficial, los elementos de un sólido adelanto por lo de mero adorno. Bellas flores sembradas en el camino de la vida, sólo se [había] procurado hacerlas más vistosas, sin cuidar de su aroma […] No debe dejarse abandonada su inteligencia, mina riquísima que produciría los más abundantes frutos si se explotase de una manera conveniente. Esto es lo que intentamos, no confiados, como dijimos antes, en sólo nuestras fuerzas.14

23Los participantes de esta revista estuvieron seguros de que la sociedad mexicana necesitaba lo antes posible del mayor número de madres y esposas instruidas que criarían desde pequeños “buenos ciudadanos”.

  • 15  Cumplido, I., “El Editor”, El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumplido, (...)
  • 16  Ibid., p. 3.

24Los redactores de El Presente Amistoso también valoraron la lectura femenina, pues expresaron que el cultivo del espíritu se reputaba como uno de los elementos preciosos que deben influir en la educación moral de la mujer, y la lectura de las obras de imaginación no era enteramente extraña para todas las personas del “bello sexo”.15 También mencionaron la importancia de la instrucción de las mexicanas, que habían “producido el benéfico resultado de que la fama de la belleza no sea únicamente el pensamiento dominante de la mujer: también nuestras hermosas buscan ya los placeres del genio”.16

25Como se observa en los “Prospectos”, las revistas femeninas reforzaron en la práctica la condición de las mujeres de estas clases sociales, limitadas exclusivamente al ámbito familiar, y cercadas por la frontera de lo público, reservado a los hombres, y su espacio privado, como el hogar y la charla entre amigas sobre todo tipo de conocimiento, como el geográfico-naturalista, teniendo como marco el estatus tradicional de hijas, hermanas, esposas o madres.

Geografía y moralización

26En las revistas femeninas tuvieron cabida artículos geográficos que mostraron a las lectoras las destrezas masculinas necesarias para emprender exploraciones del mundo. Igualmente, moralizaron a las mujeres al resaltar el papel activo de los varones como generadores y trasmisores del conocimiento geográfico para las mujeres, quienes lo recibían pasivamente en lecciones y relatos. Así, se estableció una relación de poder entre lo masculino y lo femenino en el ámbito científico. El “poder” masculino se reconocía como la fortaleza y la “pasividad” femenina se reconocía a través de la fragilidad, por lo que las mexicanas debían ser protegidas y enseñadas dentro del hogar.

  • 17  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba”, La Semana de las Señoritas Mejicanas, México, Imprenta (...)

27Una narración publicada en Semana de las Señoritas Mejicanas, cuyo tema fue la guerra con los Estados Unidos, acaecida pocos años antes de la publicación del segundo tomo de la revista (1851), fue “Ascensión al volcán de Orizaba”. Este relato fue traducido del inglés por la señorita orizabeña Adela Vallejo. El editor de la revista explicó el por qué de la inclusión de este relato de viajes: “encontré una relación de la expedición de una compañía de oficiales del ejército americano al Pico de Orizaba […] He creído, por tanto, que no sería desagradable a nuestros lectores una relación del viaje por una feliz compañía”.17 Así, las mujeres mexicanas se informarían de los esfuerzos masculinos por reconocer geográficamente el país a través de una actividad pasiva como la lectura.

28El relato del oficial estadounidense refleja, en gran medida, los reconocimientos geográficos, en este caso de orden militar, que eran realizados a mediados del siglo XIX. La exploración de la compañía de oficiales del ejército invasor no distó mucho de la practicada por los propios mexicanos, con excepción, tal vez, de la disposición de instrumental científico. Además, resalta la práctica científica de la geografía in situ, de la cual las lectoras, probablemente, no estuvieran bien informadas.

29Aunque el escrito apareció publicado anónimamente, el autor fue W. F. Reynolds, teniente de ingenieros, quien lo redactó en Washington en julio de 1849. La compañía militar de Reynolds había recibido órdenes de permanecer en las inmediaciones de Orizaba, con el fin de controlar el camino entre la ciudad de México y Veracruz.

  • 18  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba”, La Semana de las Señoritas Mejicanas, México, Imprenta (...)

30Varios fueron los estadounidenses que se inquietaron por ascender a la montaña veracruzana. Reynolds menciona que prepararon largas varas de madera con regatones de hierro en un cabo y ganchos en la otra para escalar los precipicios. También “dagas con arpones de hierro para echarlas sobre las rocas o hielos; hicimos escalas de cuerda por si fueren necesarias; zapatos y suecos con clavos salientes y agudos para afianzarse en los declives helados”.18 La cantidad de equipo reunido y su transporte a espaldas de los expedicionarios requería de una condición física tal, que el autor parecía exaltar los atributos de masculinidad frente a las presumiblemente frágiles lectoras.

31Reynolds anotó en su diario de viaje que dejó la ciudad de Orizaba el 7 de mayo de 1848. El primer día acamparon, según mediciones barométricas, a una elevación de 7,000 pies sobre el nivel del mar. Para el estadounidense la escena era verdaderamente sublime y subiendo montaña tras montaña, aparecían nuevos valles y montañas. Esta narración resaltó el arrojo y bravura necesarios para emprender tal expedición, rasgos del temperamento varonil. Días después, el 10 de mayo anotó el cabecilla de la expedición que se encontraban

  • 19  Anónimo, “Ascensión al volcán…”, p. 20.

32al pie de la nieve y tomando la ruta en que parecía haber menos de ella, caminamos media milla o tres cuartos, sobre una arena suelta volcánica. Midiendo el declive encontré que era de 33º. Este paso, en que tardamos algo, fue el más difícil de nuestra ascensión, sumiéndonos en la arena hasta la rodilla.19

33Los cuatro días siguientes fueron de ardua ascensión al Pico de Orizaba y resaltaban el temple de carácter, la fuerza física y la disciplina militar necesarias para alcanzar la cumbre de semejante montaña. El autor parecía advertir a sus lectoras que su lugar en la sociedad mexicana no las preparaba para tales empresas, pues se esperaba de ellas un comportamiento mesurado, sentimental y sedentario. El tono moralizante de la narración parece sugerir que el autor insistió en las diferencias físicas y de carácter entre hombres y mujeres para enfatizarles a las lectoras el lugar “natural” dentro del hogar, llevando a cabo las actividades “propias de su sexo”. La subordinación a la que se sujetaba a las damiselas se justificaba en virtud de su inferioridad física.

  • 20  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba. (Concluye)”, p. 40.

34En cuanto a la práctica científica, el militar refiere que midió la temperatura del cráter que “estaba justo bajo el punto de hielo, [y su] experimento de hacer arder el whiskey salió fallido”.20 También que tomó muestras de azufre y cal. De nuevo, el autor enfatizó la capacidad masculina para adquirir y desarrollar el conocimiento científico, la cual los diferenciaba de la “pasividad” femenina, adquirida en los establecimientos de educación superior y técnica como los colegios militares del siglo XIX, que los instruyeron en cuestiones como medir la temperatura y la altitud o colectar muestras mineralógicas. Obviamente, tales habilidades estaban fuera del alcance de las lectoras.

  • 21  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba. (Concluye)”, p. 41.

35Acerca de los efectos de la altitud, los expedicionarios se vieron afectados por jaquecas, vómitos y hemorragias nasales, y particularmente por los labios que les quedaron hinchados y partidos.21 El autor insinúa que tales afecciones físicas hubieran sido “insoportables” para cualquier mujer, mientras que para los varones, en específico los militares, resultaban tolerables.

36El mero relato de la expedición presenta un panorama social excluyente, en el que los varones poseen las capacidades “naturales” para emprender aventuras y estudiar la naturaleza. Así, el conocimiento científico era visto como una práctica masculina.

37De una manera similar, en las ocho lecciones de geografía impartidas por “Pedro” a dos jovencitas, publicadas en La Camelia, “Carmen” y “Consuelo” en que nuevamente es el varón quien detenta el conocimiento geográfico para instruir. Ellas, si bien manifiestan una gran curiosidad por conocer las características físicas y políticas del planeta, son meras receptoras de las palabras del hombre. Dichas lecciones fueron tituladas como “Geografía” y tuvieron como estructura al diálogo entre los tres personajes.

38Todas las lecciones geográficas impartidas por “Pedro” tuvieron como escenario el hogar de ambas, ya fuera el salón de visitas, el patio o el jardín de la casa. Nunca fueron sitios íntimos, como podría ser la habitación, ni “propios” de la mujer como la cocina. Como se aprecia, fueron espacios “públicos” de la vivienda donde podían entablarse conversaciones sobre distintos temas, entre ellos la ciencia.

  • 22  H., “Geografía. Primera Lección”, La Camelia. Semanario de Literatura, Variedades, Teatros, Modas, (...)

39El autor de las lecciones comenzó indicando la importancia de la ilustración de las lectoras mediante conversaciones científicas, pues “el deseo que tienen de saber algo más de lo que se ha enseñado, hace que muchas veces emprenda yo la tarea de comunicarles algunos de los conocimientos que los años y el estudio me han proporcionado”.22 Así, es evidente que las lectoras aprenderían de las cuestiones formales de la ciencia y, como trasfondo, se encuentra el ideal de que el hombre instruye y la mujer recibe el conocimiento.

  • 23  H., “Geografía. Primera Lección”, p. 16-19.

40El mentor responde a todas las dudas de las señoritas de una forma simple y “asequible” a sus conocimientos explicando lo mismo cuestiones de Cosmografía, como el lugar de la Tierra en el universo; otras tantas desde la geografía astronómica, ya fueran los movimientos de rotación y traslación del planeta o el efecto de las luz solar en la transición de las estaciones climáticas; el problema del huso horario en los distintos continentes; peculiaridades de la geografía política de Europa; la manera apropiada de leer mapas, atlas o mapamundis; y la explicación de la utilidad de los instrumentos científicos como brújulas, telescopios o barómetros, junto con su empleo en las labores de la ciencia.23

41Los escritos de divulgación científica también inculcaron el papel tradicional de la mujer mexicana como mera receptora del conocimiento que provenía de un varón erudito interesado en transmitirlo al “bello sexo”, sin alentarlas a salir y conocer de manera amplia su entorno geográfico, a medir la temperatura en la azotea de su casa o a conseguir instrumentos y herramientas que les permitieran explorar los alrededores de los poblados donde vivían.

42El conocimiento geográfico ortodoxo era considerado como masculino, lo que provocaba que las mujeres fueran excluidas de este saber en cuestiones académicas. La diferencia radical entre hombres y mujeres residía en que los primeros eran sujetos activos al general el conocimiento científico, mientras que las segundas eran sujetos pasivos, meras receptoras de la ciencia a través del aprendizaje en el hogar. Con todo, hubo una preocupación por llevar a las mujeres la Geografía.

Historia natural y moralización

  • 24  Anónimo, “Estudios de historia natural”, Panorama de las Señoritas. Periódico Pintoresco, Científi (...)

43En los artículos de tipo naturalista publicados en las revistas femeninas salta a la vista la insistencia en moralizar a la mujer mexicana mediante la retórica y los contenidos del discurso científico, con el objeto de fortalecer su papel como depositaria de los valores familiares. Por ejemplo, en el artículo “Estudios de historia natural”, aparecido en el Panorama de las Señoritas, se habla del cortejo y la reproducción en algunos animales. El primer caso es el de una colonia de hormigas amazónicas, en la que las hembras muestran que “el amor materno les hace [adormilar] la ociosidad de su juventud [y] su antigua pereza […], empiezan haciendo a la patria el sacrificio de sus alas, que ellas mismas se arrancan con sus patas”24 para dedicarse a poner los huevos y no abandonar jamás la colonia. Como puede verse, el objetivo moralizante se alcanza mediante la equiparación de la función materna de la mujer con las hembras del reino animal.

  • 25 Ibid., p. 286.

44Se insiste en que “el amor maternal tiene tanta energía en el corazón de ciertos animales, que les inspira á veces acciones opuestas de todo punto á sus hábitos”,25 como el caso de:

  • 26 Ibid., p. 286.

una gamuza [que] acompañada de su hijo, estaba apacentando cerca de un matorral enmarañado, cuando descubrió un lobo hambriento que atisbaba á su hijo para arrebatarlo. La cuitada madre, olvidando su propio riesgo, se [lanzó] entre su hijo y su terrible enemigo, más ¡ay! está indefensa, murió.26

45Las mexicanas, como las gamuzas, tenían como cometido ser buenas esposas y abnegadas madres, que debían darlo todo por su familia. En este sentido, estas revistas difundieron entre su público lector las normas sociales establecidas, pues enseñaban a las mujeres las pautas fundamentales del matrimonio y la maternidad.

  • 27 Ibid., p. 279.

46Tampoco faltó el protagonismo del género masculino en la alusión al tema familiar, señalándose que el animal que nos dará “el más tierno ejemplo del amor que constituye el principal lazo de las sociedades humanas [es el sapo macho, porque] cuando la hembra está preñada, [éste] la sigue por todas partes, la vela con la más tierna solicitud, se expone a todos los peligros para preservarla de ellos, […] en fin, lo que no tiene ejemplo, la ayuda a parir los huevos muy voluminosos”.27 La familia mexicana debía seguir la pauta del batracio, en que el marido fungiría como protector y proveedor de la esposa, mientras ésta se encargaría de los hijos. Símbolo de amor, respaldo, protección y fidelidad dentro del vínculo familiar, y como ejemplo moral para los hijos.

  • 28  Marcos Arróniz, “Una mariposa”, El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumpl (...)

47Marcos Arróniz publicó “Una Mariposa” en El Presente Amistoso. En dicho escrito relacionó la vida de las mariposas con las de las jóvenes mexicanas para moralizar su comportamiento. Para el poeta, las mariposas inician sus ciclo vital como “un gusano de humilde apariencia y de color de tierra y ceniza, que yace entre las ramas de los árboles […] donde pasa algún tiempo cambiando de vestiduras pardas”28 hasta que adquiere un completo desarrollo y surge su belleza natural. Asimismo, las bellas doncellas alguna vez fueron pequeñas niñas desgarbadas e introvertidas, hasta que adquirieron la figura de la mujer en plenitud. De acuerdo con el literato, una ostenta sus coloridas alas y la otra sus hermosos rostro y figura.

  • 29  Arróniz, “Una mariposa”, p. 358.
  • 30  Arróniz, “Una mariposa”, p. 357.

48La mariposa, como las jóvenes ingenuas, encantada con las engañosas y artificiales luces de las salas de baile, se introduce a ellas: “mira repetirse en los espejos las mil bujías que iluminan en el sarao. Ve a las bellas girar en el impetuoso vals, sostenidas por lazos amorosos, por los brazos de sus galanes”.29 La frágil mariposa revuela junto a las luces para desfallecer quemada. Algunas jóvenes también sucumben en los salones de baile por dejar de lado sus buenas costumbres y recato. Aquellas asiduas a estas diversiones mundanas pronto olvidan al tierno prometido o al esposo fiel, “que son como el vivificante sol de los primeros tiempos, y buscan solaz los placeres en el fulgor artificial de otros hombres. Cambian a su esposo fiel por un querido”.30

  • 31  Arróniz, “Una mariposa”, p. 358.

49Los libertinos reconocen a las jóvenes sin experiencia en las diversiones de salón, por lo que ante su inocencia, son arrastradas a la perdición moral, tal y como el fuego hizo con la mariposa. A más de una la roban “del lecho nupcial, y ambos revuelan en aristocráticos festines […] es la reina de los bailes, la envidia de las damas, el blanco de los galanes”.31 Pero pronto se fastidia su amante, y ella:

  • 32  Arróniz, “Una mariposa”, p. 359.

llora, y nadie enjuga sus lágrimas; nadie codicia ya su sonrisa, que heló el desengaño; nadie contempla su hermosura, que agotó el pesar. La repudió la sociedad, la acogió el remordimiento,… ¡Infeliz mariposa!… ¡Pobre mujer!32

50Las jóvenes debían estar prevenidas y asustadas ante tales historias, que no eran del todo ficticias en aquellas décadas. Por medio de estos relatos, tanto las jóvenes lectoras, como sus madres, estarían advertidas de aquellas “desgraciadas” damas que por buscar la diversión y el ocio eran rechazadas socialmente. También se inculcan los valores tradicionales en niñas y jóvenes, como el recato, la obediencia y la fidelidad, para que los mantuvieran a lo largo de su vida, y de igual manera, los inspiraran en sus futuras familias. Así, el relato de Arróniz utiliza a la historia natural, en este caso, el ciclo de vida de las mariposas, para alertar a las lectoras de los vicios y peligros de las populares diversiones de salón.

  • 33  Francisco Zarco, “La tórtola”, El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumpli (...)
  • 34  Zarco, “La tórtola”, p. 90.

51En la edad madura de las mujeres no era extraño que se encontraran solas, ya fuera por la viudez, el abandono o la soltería. Esta condición femenina fue representada por la tórtola, pues simbolizaba la tristeza mediante sus “cantos de lloro”, resultado de su supuesto apego al amor melancólico y ardiente. Los poetas, como Francisco Zarco, consideraban que el canto del pajarillo era “la plegaria de un amor solitario; la alegría del sentimiento, [que revelaba] un afecto de ternura”.33 La tórtola, como la mujer, ante el abandono del ingrato esposo quedaba desvalida y frente a una dura orfandad resultado del cruel aislamiento social. La avecilla, debido a su “naturaleza”, pasaba horas enteras parada en una rama gimiendo y sollozando a la espera del compañero ausente, pues el amor era más grande que el odio.34

52El símbolo de la tórtola brindó a Zarco un ejemplo de la abnegación de la hembra que debería retomar la mujer mexicana para su matrimonio. Si el marido se ausentaba de la casa debía esperarlo sin buscar otro compañero y sin salir a buscar su sustento. Si el caso era la viudez, la actitud propia era el perpetuo duelo y la soledad ante el fin del vínculo físico con el esposo, pero el sentimiento continuaba hasta la muerte de ambos. Igual que la tórtola, a la esposa debían bastarle los límites del matrimonio sin buscar más allá de las paredes de su hogar y de los brazos de su esposo.

53La historia natural, como disciplina científica, proporcionó elementos seculares para transformar la vida de las mexicanas, a través de la divulgación, durante la primera mitad del siglo XIX que las distanciaría de las generaciones anteriores más apegadas a la práctica religiosa.

Consideraciones finales

54El periodo 1840-1855 resulta interesante para la historia de la prensa mexicana, pues fueron los años en que se consolidó como actividad económica. Particularmente, para las revistas femeninas, fue la época en que por primera vez se dieron a la luz este tipo de impresos para el grupo de lectoras mexicanas de las clases media y alta. Éstas favorecieron, a lo largo de sus páginas, el rol tradicional de las mujeres que determinaba cómo debían ser consideradas en la sociedad, cuál era su papel dentro de la familia y en su rango social y qué aportarían a la construcción de la nación mexicana. En pocas palabras, fue un elemento que coadyuvó a determinar papel como esposas, madres, hijas y hermanas, salvo algunas excepciones. La divulgación de la geografía y la historia natural fue un elemento importante en el ámbito de la prensa desde el discurso científico y no del religioso.

55Los escritos de divulgación geográfica inculcaron el rol tradicional de la mujer mexicana como mera receptora del conocimiento que provenía de un varón erudito interesado en transmitirlo al “bello sexo”. El hombre se representaba como generador del conocimiento y la mujer mera receptora. Mientras que los varones partían de algún establecimiento de educación superior hacia el mundo, a las mujeres no se les alentaba a salir y conocer su entorno, y someramente a explorar los alrededores urbanos o semiurbanos donde vivían. De igual manera, las lectoras pudieron darse cuenta que su lugar en la sociedad mexicana no las preparaba para tales empresas, pues se esperaba de ellas un comportamiento mesurado, sentimental y sedentario. Lo establecido era que las mexicanas recibieran pasivamente las lecciones y relatos de tinte geográfico en la sala de su casa, si acaso con el apoyo de un globo terráqueo o un atlas, pero jamás a través de los viajes de exploración.

56En la divulgación del conocimiento naturalista salta a la vista el propósito de moralizar y fortalecer el papel de las mexicanas como depositarias de los valores familiares a través de la divulgación científica como era la tónica de los relatos literarios de la época, ya fuera poesía, dramaturgia o novela. En los distintos artículos naturalistas es innegable la concepción de la mujer en sus únicos papeles de madre, esposa, amiga e hija. Nunca se les piensa trabajando o estudiando, ni solas, sino cobijadas por la familia, tal y como “naturalmente” sucede en el reino animal. Por tanto, quedaron excluidas las criadas, campesinas, obreras (cigarreras, costureras o hilanderas), parteras, monjas, entre otras. Mujeres cuya participación en la vida productiva y social fue ocultada con deliberación en la prensa femenina, pues todas ellas contaban con menos tiempo para dedicarlo a la lectura o simplemente no sabían leer, por lo que no eran consideradas como parte del mercado de lectoras que comprarían tales revistas.

57En términos generales, la prensa femenina muestra a los hombres activos en cuestiones de la ciencia, como historia natural y geografía, en ámbitos como la generación del conocimiento científico y la transmisión de este conocimiento a un público amplio, incluyendo a hombres y mujeres, a través de la docencia, la prensa y el asociacionismo cultural. A diferencia de las mujeres que reciben la divulgación de la ciencia de manera pasiva, con fines de entretenimiento, moralización y para contar con una amplia cultura para transmitirla en un círculo reducido y hogareño en el que se incluyeron hijos, parientes, amigas y servidumbre. Para ellas, la generación de la ciencia estaba fuera de su alcance social.

58El papel de la divulgación científica como parte de la vida de las mujeres de clases media y alta dentro de la construcción del Estado-Nación mexicano se centró, primero, en contar con un “ejército” de madres instruidas en cuestiones útiles para la crianza de los hijos y, particularmente, conocedoras de la riqueza natural y de la belleza del territorio patrios. Sólo ellas podrían inculcar valores nacionales y cívicos, como el amor por la tierra mexicana. Segundo, la intención de promover el conocimiento de las revistas femeninas con un alto contenido laico, como se observa en la moral que se intentaban inculcar entre las lectoras basadas en “verdades” científicas y no religiosas, incidiría, tarde o temprano, en la crianza cada vez más alejada de los valores católicos.

59La moralización de las mujeres mexicanas, a través de la instrucción científica, estuvo presente en los diversos debates de los años previos a la Reforma liberal (1857-1861) en torno a la necesidad de crear establecimientos de educación secundaria auspiciados por el Estado. El proyecto de erigir una Escuela Secundaria para Señoritas plasmado en la ley de 3 de abril de 1856, bajo la presidencia de Ignacio Comonfort, tuvo como sustento la firme creencia de muchos hombres y mujeres de que las jovencitas debían asistir al plantel para contar con ciertos conocimientos impartidos por profesores, entre los que se encontraban la historia natural y la geografía patrias. Lamentablemente, este establecimiento educativo tuvo que esperar años de mayor tranquilidad política, pues la guerra civil que se desató obstaculizó su vida académica.

Haut de page

Notes

1  Alvarado, L., “La prensa como alternativa educativa para las mujeres de principios del siglo XIX”, en Gonzalbo P. Familia y educación en Iberoamérica, México, El Colegio de México, 2002, p. 268.

2  Vicente García Torres fue un periodista y editor nacido en Pachuca, Hgo. Pasó varios años de su juventud en España y a su regreso fundó periódicos tan importantes como El Monitor Republicano de tinte político y literario.

3  Castro, M. A. y Curiel, G. Publicaciones periódicas mexicanas del siglo XIX: 1822-1855, México, IIB-UNAM, 2000, p. 395.

4  Ibid., p. 321.

5  Ignacio Cumplido. Impresor y editor nacido en Guadalajara, Jalisco. Desde joven aprendió el oficio de tipógrafo. En 1839 viajó a los Estados Unidos donde adquirió la primera imprenta moderna de México. Sus periódicos y revistas se caracterizaron por la presencia de litografías de gran calidad. Fue impresor de varios de los periódicos oficiales del gobierno mexicano como El Correo de la Federación. El periódico que más fama le dio fue El Siglo Diez y Nueve. También ocupó varios cargos de elección popular como diputado y senador.

6  Ibid., p. 336.

7  Ibid., pp. 386-387.

8  Ibid., p. 68.

9  Rodríguez Arias, A., “Del Águila Mexicana a La Camelia: revistas de instrucción y entretenimiento. La presencia de la mujer mexicana como lectora (1823-1853)”, en Suárez de la Torre L., Empresa y cultura en tinta y papel (1800-1860), México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora/IIB-UNAM, 2001, p. 369.

10  Ruiz, M. Índice de revistas literarias del siglo XIX: ciudad de México, México, IIF-UNAM, 1999, p. 9.

11  Galí, M., Historias del Bello sexo. La introducción del Romanticismo en México, México, IIE-UNAM, 2002, p. 96.

12  Alfaro, C., “Las damas de Carlota. El papel de las mujeres bajo el Segundo Imperio”, Tesis de Licenciatura en Historia, México, FFyL-UNAM, 2006, p. 18.

13  Editores, “Prospecto”, Semanario de las Señoritas Mejicanas. Educación Científica, Moral y Literaria del Bello Sexo, Vol. I, 1840, p. 2.

14  Redactores, “Introducción”, La Camelia. Semanario de Literatura, Variedades, Teatros, Modas, etc. Dedicado a las Señoritas Mejicanas, Vol. I, 1853, p. 3.

15  Cumplido, I., “El Editor”, El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumplido, Vol. I, 1847, p. 3.

16  Ibid., p. 3.

17  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba”, La Semana de las Señoritas Mejicanas, México, Imprenta de Juan R. Navarro, 1851, p. 18.

18  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba”, La Semana de las Señoritas Mejicanas, México, Imprenta de Juan R. Navarro, 1851, p. 20.

19  Anónimo, “Ascensión al volcán…”, p. 20.

20  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba. (Concluye)”, p. 40.

21  Anónimo, “Ascensión al volcán de Orizaba. (Concluye)”, p. 41.

22  H., “Geografía. Primera Lección”, La Camelia. Semanario de Literatura, Variedades, Teatros, Modas, etc. Dedicado a las Señoritas Mejicanas, México, Imprenta de Juan R. Navarro, 1853, p. 15.

23  H., “Geografía. Primera Lección”, p. 16-19.

24  Anónimo, “Estudios de historia natural”, Panorama de las Señoritas. Periódico Pintoresco, Científico y Literario, Vol. I, 1842, p. 261.

25 Ibid., p. 286.

26 Ibid., p. 286.

27 Ibid., p. 279.

28  Marcos Arróniz, “Una mariposa”, El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumplido, México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1851, tomo II, pp. 356-359.

29  Arróniz, “Una mariposa”, p. 358.

30  Arróniz, “Una mariposa”, p. 357.

31  Arróniz, “Una mariposa”, p. 358.

32  Arróniz, “Una mariposa”, p. 359.

33  Francisco Zarco, “La tórtola”, El Presente Amistoso. Dedicado a las Señoritas Mexicanas por Cumplido, México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1851, tomo II, p. 90.

34  Zarco, “La tórtola”, p. 90.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rodrigo A. Vega y Ortega Baez, « Moral científica para el “bello sexo” en la prensa mexicana para mujeres (1840-1855) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 15 novembre 2010, consulté le 20 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/60082 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.60082

Haut de page

Auteur

Rodrigo A. Vega y Ortega Baez

Biólogo egresado de la Facultad de Ciencias-UNAM y Licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras-UNAM. Actualmente es estudiante de la Maestría en Historia en la misma institución. Becario del Instituto de Geografía-UNAM. Participante del proyecto "Geografía e Historia Natural: Hacia una historia comparada. Estudio a través de Argentina, México, Costa Rica y Paraguay". Financiamiento: IPGH (Geo. 2.1.2.3.1; Hist. 2.1.3.1.1).rodrigo.vegayortega@hotmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page