Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Teotl. Dieu en images dans le Mexique colonial, Genève, Fondation Martin-Bodmer - Paris , Presses universitaires de France, 2009, 136 p., préface et traduction de Carmen Bernand.

[15/11/2010]

Texte intégral

1La colección Sources de la Fundación Martin Bodmer busca reunir en sus publicaciones dos cualidades: la densidad del documento histórico y el placer de la obra de arte. El libro que reseñamos, que difunde por primera vez este compendio de catequismo dibujado en México probablemente entre fines del siglo XV e inicios del XVII y perteneciente a la colección de la Fundación Badmer de Cologny (Génova), se compone de tres partes: las primeras 55 páginas se destinan a la presentación y estudio introductorio, las siguientes 70 páginas reproducen íntegramente las 35 folios dobles (recto y verso) del códice ilustrado y coloreado; y, finalmente, se incluye un cuadernillo desprendible de 40 páginas donde se ofrece una versión escrita francófona del mensaje transmitido por este códice mexica. El formato de la publicación es ligero, no se trata de un enorme libro-objeto. Al contrario, en cualquier momento podemos tomar el libro, que casi cabe en el bolsillo, para explorar este catecismo con formato de cómic sin palabras y pintado por indígenas en proceso de evangelización. El tamaño es muy cercano al documento original, que está dibujado en hojas de papel europeo de 15,5 por 11 cm. El objetivo perseguido se cumple: es imposible no interrogarse sobre ese período trasvasije y superposición de creencias religiosas junto con admirar y comprender la creatividad pictórica y conceptual de los dibujantes indígenas de México.

2Carmen Bernand, reconocida antropóloga e historiadora encargada del prefacio y de su traducción al francés, presenta una breve contextualización social y cultural del momento histórico en que este documento surge. Pero además, apoyada tanto en los aportes generados por Serge Gruzinski y Alessandra Russo como en la extensa bibliografía anglófona sobre esta materia, elabora una cuidadosa y pionera lectura interpretativa de un documento que hasta ahora no había sido estudiado. El llamado “testeriano Badmer” está inserto en la tradición de los testerianos, nombre que se da a los catecismos ilustrados de rezos, los que a su vez son un tipo particular de codex, receptáculos de una memoria que funciona por correspondencias y metáforas entre imágenes, colores y sonidos, como los define la autora (p. 14). Así, como sus pares, este pictograma debe leerse de un modo cantado, ya que el método de transmisión de los dibujos secuenciales implica una traducción fonética y melódica que comporta también traducciones de asociaciones ideologizadas. Así, sin ninguna indicación lingüística puesto que el documento no la ofrece, y asumiendo que probablemente se trata de una versión náhuatl que traduce nociones transmitidas (¿leídas tal vez?) en español y/o en latín, Carmen Bernand propone una versión en francés de su sentido entonado. Es lo que contiene el cuadernillo desprendible, presentado de ese modo para adjuntarlo, a gusto del lector, a las páginas que contienen los dibujos, y que está diseñado para seguir, en latín y en francés, las palabras que se desprenden de los dibujos. En un afán de aclarar el camino recorrido para componer este verdadero desciframiento, la autora proporciona un “pequeño léxico pictográfico”, que ella misma construyó, y que permite, a través de trece nociones o dimensiones presentes en el testeriano, no sólo leer algunos símbolos aislados sin necesariamente seguir la narración sino especialmente comprender las asociaciones de ideas, imágenes y símbolos que sustentan la invención de los dibujos analizados.

3Así, Carmen Bernand identifica, en esta seguidilla de franjas repletas de dibujos en cuatro colores (azul-gris, negro, rojo y sepia), catorce temas, entre los que se encuentran los rezos fundamentales como el Pater Nostrum y la lista de los pecados capitales. Cabe recordar que los artistas e intérpretes mexicas fueron impulsados por los misioneros franciscanos (los primeros que incentivaron este modo de propagar el catolicismo) para pintar y simbolizar los contenidos de la compleja fe católica de manera que pudieran repercutir en la población local. Haciendo uso de sus propios lenguajes y creencias, y no sólo imitando directamente modelos europeos, plasman con sus imaginarios y con sus técnicas las nociones religiosas que imponen los catequistas: los distintos rezos, los deberes y prohibiciones (los mandamientos, los sacramentos, etc.), historias edificantes (de Cristo, los apóstoles, la Virgen, etc.), prácticas obligatorias (confesión, misa, etc.) y por supuesto los personajes centrales, conceptos y dogmas (Dios, la trinidad, Cristo crucificado, el paraíso y el infierno, las tentaciones, la contrición, Adán y Eva, el alma, etc.) Prueba de esta inventiva en los modos de representación es la cantidad de maneras de dibujar a Dios que muestra este documento, variedad que obedece a las acciones que éste desempeña en el trozo de historia relatado, o al valor que se refuerza cuando se le menciona: asemejado a una divinidad local sentada con los pies sin tocar el suelo si se apunta a su carácter sagrado, a un español vestido con sombrero si se acentúa su autoridad indiscutible o el ascenso a los cielos, a Cristo crucificado cuando se habla del sacrificio corporal y del derramamiento de sangre, o dibujo eminentemente abstracto cuando prima la idea de supervisión desde las alturas, su imagen múltiple se pasea por los folios adquiriendo posibilidades plurales a la vez divinas y terrenales pero siempre con un indiscutible “sello local”. Comprendemos que, para construir su propuesta, la autora debió combinar su acuciosa mirada con nociones de arte y religiosidad local y un vasto conocimiento del catecismo católico de la época.

4El resultado es estimulante y convincente. Nos hace comprender que estos documentos pictóricos contienen inequívocamente elementos indígenas que infiltran el modo europeo de decir el mundo cristiano. Los dibujos demuestran la aparición de ricas metáforas en una evangelización mestiza y nueva, que hace sentido precisamente a través del cruce de imágenes y de la invención de posibilidades para explicar e incorporar creencias, en un estado permanente de aprehensión de un mundo hecho de encuentros e imaginarios superpuestos y en constante adecuación. Lo único que nos queda por decir es que sería espléndido que se hiciera también una edición en español del testeriano Badmer.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Teotl. Dieu en images dans le Mexique colonial, Genève, Fondation Martin-Bodmer - Paris , Presses universitaires de France, 2009, 136 p., préface et traduction de Carmen Bernand. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 15 novembre 2010, consulté le 16 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/60123

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page