Navigation – Plan du site
Mara Polgovsky Ezcurra

La historia intelectual latinoamericana en la era del “giro lingüístico”

[27/10/2010]

Résumés

Desde la década de 1970, la historiografía latinoamericanista ha sido revisada y enriquecida por el desarrollo de la “nueva historia intelectual”. Esta perspectiva (o disciplina) hace una profunda crítica epistemológica a la tradicional historia de las ideas, al reexaminar el lugar del lenguaje, el texto y el contexto en los intercambios comunicativos. La historia intelectual analiza tanto las condiciones sociohistóricas de la producción de un pensamiento, como sus espacios y mecanismos de circulación y recepción. Asimismo, estudia la evolución de los conceptos políticos y el uso de la retórica. El artículo traza una breve historia del desarrollo de la disciplina en América Latina, sus relaciones con la historia intelectual anglosajona y el estado actual de la cuestión. Si bien la historia intelectual se define en un sentido amplio, que abarca la "historia cultural", la "historia de los intelectuales", la "historia de las ideas políticas", entre otras perspectivas, se hace particular énfasis en la “historia de los conceptos”, por ser la expresión más clara del viraje hermenéutico que dio lugar a la renovación disciplinar.  

Haut de page

Texte intégral

1A lo largo de las últimas tres décadas, América Latina ha asistido al renacimiento de la historia política. La disciplina que resurge, sin embargo, ha sido despojada de toda concepción esencialista de la nación, la ciudadanía o el americanismo. Transformada en sus fundamentos epistemológicos por el "giro lingüístico" y, por lo tanto, necesariamente revisionista, esta historia ha sido particularmente rica en sus reflexiones en torno a los conceptos y los lenguajes políticos. Las nociones de “historia intelectual”, “nueva historia intelectual” o “historia político-intelectual” han servido para distinguir a esta disciplina en plana renovación, que busca diferenciarse de la historia de las ideas, la historia social y la historia cultural. No obstante, su institucionalización es aún precaria, siendo muy escasas las publicaciones especializadas en el tema y las cátedras universitarias focalizadas en su estudio.

  • 1  Rafael Rojas, "Venturas y amenazas de un campo", Prismas. Revista de historia intelectual, 2007, n (...)

2En las siguiente páginas buscaremos trazar un estado del arte de la historia intelectual en América Latina, deteniéndonos en algunos de los estudios más significativos y en la manera en que éstos ponen en duda los viejos paradigmas de la historiografía de las ideas. Así, presentaremos el desarrollo de esta disciplina como un momento de ruptura historiográfica, aun cuando sean numerosos sus retractores y a pesar de que ésta se enfrente a grandes retos, que derivan, en principio, de la "diseminación de sus fronteras epistemológicas"1.

3Comenzaremos esta discusión situando a la historia intelectual en su campo de batalla, es decir, enfrentándola a aquello que busca superar y frente a lo que —en un movimiento dialéctico— se ha definido: la historia de las ideas. Este ejercicio supondrá ir más allá del espacio latinoamericano, rescatando algunos de los principales debates que, desde la filosofía del lenguaje en el mundo anglosajón, han sometido a un examen riguroso las relaciones entre texto y contexto. Posteriormente abordaremos algunos de los estudios más significativos en el desarrollo de la disciplina, discutiendo la manera en que éstos pusieron en duda viejas premisas y sentaron nuevos marcos de interpretación. Nos detendremos particularmente en los trabajos de Charles Hale y François-Xavier Guerra.

4La tercera parte estará dedicada a los temas y problemas que son objeto de esta disciplina, tanto desde una definición restringida, que comprende fundamentalmente a la historia de los conceptos, como desde una acepción más amplia, que se acerca a la sociología del conocimiento y la crítica literaria. Esta discusión abrirá el paso a las conclusiones, donde daremos voz a algunas de las visiones críticas de la historia intelectual y discutiremos algunos de los mayores desafíos que deberá enfrentar a fin de alcanzar consolidarse tanto disciplinaria como institucionalmente.

Un esfuerzo de definición

  • 2  Algunos de los convocados fueron: Martin Jay, Peter Burke, Stefan Collini, Marcelo Jasmin, Darío R (...)
  • 3  “Historia intelectual : la retórica como clave de lectura”, Prismas, RHI, 1998, nº 2, p. 150.
  • 4  "Presentación", Prismas. RHI, 2007, nº 11, p. 151.

5Al cumplir la primera década de su aparición, la principal revista latinoamericana consagrada a la historia intelectual, Prismas (publicada por la Universidad de Quilmes), lanzó una encuesta a algunos de los historiadores que han participado, en mayor o menor medida, en el desarrollo de esta perspectiva, disciplina o enfoque2. Tanto la invitación a formar parte de este ejercicio, como las respuestas obtenidas, permiten observar que no hay consenso en torno a qué es y cómo debe definirse la historia intelectual. Parece haber, por lo menos, dos maneras distintas de concebirla. La primera, de carácter restrictivo, la identifica, en palabras de José Murilo de Carvalho, como "la historia de formas discursivas de pensamiento"3. Su estudio supone pues la adopción de una "perspectiva de análisis" atenta, por un lado, "al lenguaje con el cual se expresan el pensamiento, la cultura o las ideas" y por el otro, a "las condiciones histórico-sociales, institucionales y materiales dentro de las cuales —y con las cuales— se producen"4.

  • 5  Como señalan Aimer GranadosGarcía y Carlos Marichal, muchos autores utilizan indistintamente las e (...)
  • 6  Elias Palti, El tiempo de la política, El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires, Siglo XXI Argenti (...)

6Así, la “nueva historia intelectual”, como la llama Elías Palti, se constituye a partir de una redefinición fundamental del objeto de estudio de la historia de las ideas, es decir, de la “vieja historia intelectual”5. No se tratará más de estudiar un pensamiento, un conjunto de ideas y conceptos. Se buscará, en cambio, analizar “un modo característico de producirlos”6. Escribe Palti,

  • 7  Loc. cit.

Para reconstruir el lenguaje político de un periodo no basta, pues, con analizar los cambios de sentido que sufren las distintas categorías, sino que es necesario penetrar la lógica que las articula, cómo se recompone el sistema de sus relaciones recíprocas.7

  • 8  “La historia intelectual en la era del giro cultural”, Prismas. RHI, 2007, nº 11, p. 159-164.

7Esta definición, pone un claro énfasis en la imposibilidad de estudiar las ideas, los discursos y los conceptos, fuera de situación y da cuenta de por qué y en qué medida la historia intelectual hace una crítica de orden epistemológico a la historia de las ideas. Pero la historia intelectual se ha pensado también de una manera más amplia y difusa, tendiente a lo que Peter Burke llama la "historia cultural de las ideas"8. Prismas,por ejemplo, ha estimulado en sus páginas esta noción amplia, por medio de la publicación de trabajos que podrían tener cabida en distintos campos disciplinarios, como la "historia del pensamiento", la "historia cultural", la "historia conceptual", la "historia de los intelectuales" y la "historia de las ideas políticas".

8En este texto abordaremos la historia intelectual desde su acepción amplia, a fin de incluir los diferentes acercamientos a la disciplina que constituyen el panorama latinoamericano. No obstante, la historia de los conceptos ocupará un lugar central en nuestra discusión, pues ésta es la expresión más clara del viraje epistemológico y hermenéutico que dio lugar a la renovación disciplinar y a la ruptura con la “vieja historiografía” (tanto en el ámbito latinoamericano como en Europa). Ahora bien, ¿en dónde radica la distinción entre la historia de las ideas y la historia intelectual?

Aciertos y avatares de la historia de las ideas

  • 9  Si bien ceñiremos este análisis al espacio latinoamericano, a fin de lograr un entendimiento más p (...)
  • 10 Elías J. Palti, “The Problem of ‘Misplaced Ideas’ Revisited: Beyond the ‘History of Ideas’ in Latin (...)

9De acuerdo con Palti, la historia de las ideas en América Latina ha estado organizada fundamentalmente en torno a la definición de modelos de pensamiento “puros” o tipos ideales, originados en Europa, y la identificación de “distorsiones”, que resultan de la transposición a la región de estas ideas, inherentemente “incompatibles” con las tradiciones y culturas de la región9. Esta perspectiva de análisis parte de la constatación de que las contribuciones “locales” a la historia del pensamiento son escasas o tienen muy poco valor. Por lo tanto, sostiene Palti, se centra en el estudio de un problema que es externo a las ideas mismas: ¿son aplicables al contexto latinoamericano? ¿Están “fuera de lugar”?10

10Los orígenes de la historia de las ideas en Latinoamérica deben rastrearse a la introducción del historicismo y el existencialismo en México por medio de la obra de José Ortega y Gasset. El seminario del filósofo español José Gaos en El Colegio de México y la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional ocupó un lugar central en este proceso. Leopoldo Zea, Luis Villoro, Francisco López Cámara, alumnos directos de Gaos, se erigieron en los principales exponentes de la disciplina, si bien en sus trabajos cuestionaron fuertemente las ideas de su maestro. En México deben también mencionarse las contribuciones de Edmundo O'Gorman, mientras que en Argentina la figura fundacional fue Francisco Romero, titular de la cátedra Alejandro Korn en el Colegio Libre de Estudios Superiores.

  • 11  Cf. Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 21.
  • 12  Véase Ricaurte Soler, Idea y cuestión nacional latinoamericanas, México, Siglo XXI, 1980 y Arturo (...)

11Si bien Gaos se avocó al estudio de la historia de las ideas dentro del campo de la filosofía, es decir, como la historia del pensamiento, la siguiente generación de pesadores —entre los que cabe mencionar a Zea (México), Arturo A. Roig (Argentina), Ricaurte Soler (Panamá) y Arturo Ardao (Uruguay)— hizo de la disciplina un espacio tanto de cuestionamiento como de afirmación de la identidad latinoamericana11. Muestra de esto son los trabajos de Soler sobre la “cuestión nacional” en Latinoamérica y de Ardao sobre la latinidad12.

  • 13  Elias Palti, El tiempo de la política, op. cit., p. 23.

12Leopoldo Zea, en su esfuerzo por construir una filosofía de la historia latinoamericana, fue la figura central en la definición de las pautas metodológicas de la historia de las ideas. En su obra El positivismo en México (1943), Zea aborda por primera vez de manera sistemática el problema del estudio de esta disciplina desde la “periferia” de Occidente, en otras palabras, en regiones donde la cultura tiene un carácter “derivativo”13. ¿Qué sentido tiene estudiar la obra de autores cuya principal aportación a la historia del pensamiento ha sido la “interpretación” de ideas provenientes de Europa y su “adecuación” a un contexto que les es “hostil”?

  • 14  Leopoldo Zea, El positivismo en México, México, El Colegio de México, 1943, t. 1, p. 35.
  • 15  Elias Palti, El tiempo de la política, op. cit., p. 24.

13Al abrir este interrogante, Zea pone en duda que el pensamiento latinoamericano pudiese en algún momento ocupar un lugar preeminente en la historia universal de la filosofía. Escribir historia de las ideas en América Latina no se trata de enfrentar un cuerpo de ideas de origen local frente a otro extranjero. En una interpretación de este tipo, escribe Zea, “[saldrían] sobrando México y todos los positivistas mexicanos, los cuales no vendrían a ser sino pobres intérpretes de una doctrina a la cual no han hecho aportaciones dignas de la atención universal”14. Si bien existe la posibilidad de hacer aportaciones filosóficas significativas desde el contexto latinoamericano, la historia local de las ideas en realidad no toma sentido en el estudio de las aportaciones, sino de los “yerros”, es decir, como escribe Palti, “el tipo de refracciones que sufrieron las ideas europeas cuando fueron transplantadas a esta región”15.

  • 16  Conciencia y posibilidad del mexicano, México, Porrúa y Obregón, 1952, p. 85, apud, Charles Hale, (...)

14La búsqueda de “yerros” o “refracciones” no tiene en absoluto un sentido peyorativo. No se trata de evaluar una cultura frente a otra, sino de definir “lo mexicano”, develar la esencia de una cultura y sus espacios de diferenciación frente a “Occidente”. Así, de acuerdo con Zea, la pregunta por el ser mexicano, responde a la “búsqueda de una justificación filosófica o racional de nuestro esfuerzo permanente de mantenernos como individuos culturales”16.

  • 17  Véase, Charles Hale, ibid., pp. 59-70
  • 18  Elias Palti, El tiempo de la política, op. cit., p. 38.
  • 19  Véase infra.

15A pesar de que, como señala Charles Hale, el pensamiento de Zea no está exento de contradicciones17, definió un esquema metodológico que dominó la disciplina por muchos años y sigue siendo practicado y defendido en numerosas universidades, a pesar de los esfuerzos revisionistas. Entre sus principales problemas epistemológicos destaca el estar fundado sobre la premisa de la existencia de modelos de pensamiento “perfectamente consistentes” y “lógicamente integrados”18. Tales modelos no pueden construirse más que a partir de la simplificación del desarrollo de la filosofía europea. Pensar que ésta tiene expresiones “puras” es, en realidad, ignorar que se forjó en el debate, la “contaminación” entre distintas corrientes de pensamiento y la oposición entre diferentes concepciones de idénticos conceptos (como el liberalismo de John Locke y aquél de Jean Jacques Rousseau). Más aún, su desarrollo no se limita al diálogo entre figuras canónicas en una búsqueda unificada y universal por el ideal del “buen gobierno”, “la libertad”, “la justicia”, sino que en éste participaron pensadores “menores”, olvidados, jamás consagrados, que “simplemente” buscaban hacer inteligible una realidad específica. Es por esto que ni los textos ni las ideas pueden aislarse de su contexto a fin de rastrear sus elementos de validez universal, ni es posible hacer un estudio de los conceptos sin entender el lenguaje y los espacios de sociabilidad donde tienen lugar los “actos del habla”19. Como escribe Palti,

  • 20  “De la historia de ‘ideas’ a la historia de los ‘lenguajes políticos’. Las escuelas recientes de a (...)

Las ideas son intemporales, por definición. Ellas aparecen o no en contextos particulares, pero no son ellas mismas objetos propiamente históricos. Lo que las historiza es su eventual aplicación a un contexto particular20.

  • 21  Cambridge, Mass., Harvard University, 1975.

16Así pues, la deconstrucción de las supuestas antinomias esenciales entre grandes modelos ideológicos como el liberalismo y el conservadurismo, con el desarrollo de la historia intelectual en Europa (particularmente a partir de los trabajos de la “Escuela de Cambridge”, cuyos principales representantes son J.G.A. Pocock y Quentin Skinner) abrieron el camino a un recambio epistemológico en la historia de las ideas. La principal crítica a la disciplina provino de la filosofía del lenguaje en al década de 1970 y se sintetiza en la expresión de “giro lingüístico”. Este viraje en los modos interpretativos de las ciencias humanas ocurre al momento en que el lugar que se atribuye al lenguaje en un intercambio comunicativo deja de reducirse a su función referencial. Skinner define los textos como actos del habla y retoma la distinción que desarrolla John L. Austin en How to do Things with Words21 entre el nivel locutivo de un determinado enunciado y su fuerza ilocutiva, esto es, entre lo que se dice y lo que se hace al decirlo. De acuerdo con este marco de análisis para comprender históricamente un texto no bastaría con entender lo que dice (su sentido locutivo), sino que, escribe Palti,

  • 22  “Ideas políticas e historia intelectual: Texto y contexto en la obra reciente de Quentin Skinner”, (...)

Resulta necesario situar su contenido proposicional en la trama de relaciones lingüísticas en el que éste se inserta a fin de descubrir, tras tales actos de habla, la intencionalidad (consciente o no) del agente (su fuerza ilocutiva), es decir, qué hacía éste al afirmar lo que afirmó en el contexto en que lo hizo22.

  • 23  History and Theory, 1969, nº 1, pp. 3-53.
  • 24  Apud, Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 16.

17A partir de esta perspectiva, extensamente desarrollada en “Meaning and Understanding in the History of Ideas”23,Skinner propone que la comprensión de todo texto presupone “la aprehensión de lo que pretendían significar [los autores] y cómo se pretendía que se tomara ese significado”24. Así, este pensador incorpora una dimensión pragmática —relacionada con la intencionalidad— y otra social —manifiesta en el estudio del contexto lingüístico— a la historia de las ideas. ¿Cómo afectaron estos desarrollos teóricos a la práctica de la disciplina en Latinoamérica?

18En esta región (como en Europa y en el mundo anglosajón) un nuevo paradigma interpretativo fue surgiendo bajo el nombre de historia intelectual. No obstante, éste no nació de manera súbita ni como un todo. El edificio conceptual de la historia de las ideas fue siendo demolido poco a poco, pasando por una primera etapa, más crítica de las interpretaciones que de los métodos, donde desempeñó un papel central la teoría de la dependencia. Posteriormente vino la “desprovincialización” del pensamiento latinoamericano y el cuestionamiento de la hermenéutica de los modelos y las distorsiones, con la obra de Charles Hale. La disciplina alcanzó ya gran consistencia, tanto en sus fundamentos como en sus métodos, a finales de la década de 1980, con los trabajos de François-Xavier Guerra.

Los primeros embates... contra la izquierda nacionalista

  • 25  Es decir, ésta permitiría “superar” la cuestión colonial y producir un cambio social “más ‘profund (...)

19En la década de 1970, Brasil fue el escenario de una importante renovación conceptual en la historia de las ideas que comenzó con el esfuerzo del crítico literario austriaco Roberto Schwarz por llevar la teoría de la dependencia al campo de la crítica literaria. En un periodo de plena confrontación entre un sector de la intelectualidad, identificado con un discurso nacional-revolucionario, y otro, de tendencias liberal-conservadoras, Schwarz  buscó refutar el tópico (prevalente entre la izquierda nacionalista) de que en América Latina la ilustración y el liberalismo habían sido “insuficientes” y “exógenos”, por lo que sólo la revolución podría erigirse como un nuevo y definitivo paradigma de modernización25.

20En su influyente artículo “As idéas fora do lugar”, publicado en 1973, Schwarz postula que no hay una incompatibilidad inherente entre la cultura brasileña y Occidente. Ni existe tal cosa como un ethos brasileño distinto del ethos occidental, ni Brasil se encuentra en una etapa anterior de desarrollo que será eventualmente “superada”. Así como en lo económico centro y periferia son, ambos, elementos constitutivos del sistema capitalista internacional, las relaciones posicionales entre estos espacios tienen también consecuencias en la producción, recepción y apropiación de sentido. La periferia no sólo es constitutiva del sistema mundial, sino que en ésta se expresan sus contradicciones. De acuerdo con Palti, estos postulados permiten a Schwarz,

  • 26  “Apéndice. Lugares y no lugares de las ideas en América Latina”, en su libro El tiempo de la polít (...)

desmontar los esquemas romántico-nacionalistas sobre los que hasta entonces se fundaban todas las historias de la literatura brasileña y que llevaban a ver a éstas como un épica del progresivo autodescubrimiento de un ser nacional oprimido bajo la malla de categorías “importadas”, extrañas a la realidad nacional26.

  • 27  Véase Elías Palti, “The Problem of ‘Misplaced Ideas’ Revisited”, op. cit., p. 152.
  • 28  Ibid., p. 153.

21Para Schwarz no es posible hablar de una cultura nacional brasileña anterior o externa a Occidente, porque el desarrollo histórico del Brasil contemporáneo, su entrada en la modernidad, fue resultado de la expansión de la “cultura europea” en el sur de América y porque “la periferia”, “el Tercer mundo”, fue un elemento orgánico en la constitución de esa modernidad. Así, la solución a los problemas latinoamericanos no llegaría, como dicta la creencia nacionalista, al momento de liberarse de sus “ropajes extranjeros” (es decir, de “un conjunto de ideas y categorías importadas de Europa y repetidas de manera sumisa por una élite local pro-europea”27). En cambio, siendo la posición periférica inescapable y sistémica, en este país la cultura tendrá siempre un carácter derivativo y paradójico. En lo cultural, como en lo económico, opera una dialéctica compleja entre “lo extraño” y “lo propio”, que resulta de la emulación de modelos y de la imposibilidad de no hacerlo. Por lo tanto, sostiene Schwarz, los latinoamericanos están condenados a “copiar”, pensar equívocamente, usar categorías que se ajustan mal a sus realidades28. En breve, “las ideas están fuera de lugar”.

  • 29  Ibid., p. 157.
  • 30  Ibid., p. 167.

22Si bien originalmente Schwarz buscaba escapar al dualismo propio de las discusiones culturalistas, termina trazando una nueva hipótesis binaria en la que, por un lado, están las ideas en su forma pura y, por el otro, sus distorsiones. América Latina pasa así de ser representada como una esencia cultural oprimida (en el discurso nacional revolucionario) a ser un espacio cuyas distorsiones constituyen su esencia. Como sostiene Palti, no hay manera de abordar la cuestión de las “ideas fuera de lugar” sin asumir la existencia de cierta forma de esencia inherente, que las ideas “extranjeras” jamás lograrían representar adecuadamente29. Más aún, según esta perspectiva, es decir, de acuerdo con el régimen historiográfico de la historia de las ideas vigente en la década de 1970, “cuando las ideas de un cierto autor departen del tipo ideal del liberalismo (el logos), esto sólo puede ser interpretado como un pathos oculto (prejuicios conservadores, retraso económico, cultura atavística y más)”30.

  • 31  Cuadernos de debate, 1976, nº 1, pp. 61-64.

23A pesar de que Schwarz no logra escapar del esencialismo culturalista, la gran influencia de su obra se explica por su capacidad para desmentir la ilusión nacionalista de que la acumulación de los fracasos del liberalismo en Latinoamérica encontraría su fin al momento de “deshacerse” de la herencia europea. De hecho, la discusión de la tesis de Schwarz dio lugar a algunos de los más ricos debates de la historia de las ideas en Brasil y al replanteamiento metodológico de esta perspectiva. En un agudo texto escrito como respuesta al crítico literario —titulado “As idéias estão no lugar” (Las ideas están en su lugar)—, la historiadora Maria Sylvia de Carvalho Franco31, propone sustituir el método del estudio de modelos y desviaciones por el análisis de los procesos de generación, transmisión, difusión y apropiación de ideas. Asimismo, Carvalho Franco, especialista en el orden esclavista, sostiene que las ideas liberales no eran ni más extrañas ni menos extrañas a Brasil que las corrientes esclavistas.

  • 32  “Apéndice. Lugares y no lugares de las ideas en América Latina”, op. cit., p. 264.

Unas y otras formaban parte integral de la compleja realidad brasileña. Ni siquiera se puede decir que fueran incompatibles entre sí: al igual que el afán de lucro capitalista y las formas esclavistas de producción, las actitudes individualistas y burguesas se imbricaban en el Brasil con las clientelistas y paternalistas volviéndose difícilmente discernibles entre sí32.

24Si bien profundizaremos más adelante en la deconstrucción de este modelo desde la “nueva historia intelectual”, cabe ahora pasar al que consideramos un segundo y más importante momento de renovación historiográfica, ésta vez proveniente del mundo anglosajón.

La historia sin inocencia, los orígenes del revisionismo histórico

  • 33  El tiempo de la política, op. cit., p. 26.

25La obra de Charles Hale marca un momento de quiebre en el desarrollo disciplinar de la historia de las ideas. Según Palti, su crítica a la forma en que ésta se había practicado en América Latina desde la década de 1940 hasta finales de los años setenta es “el punto de partida de las nuevas corrientes revisionistas” de la historia político-intelectual33. Como ha escrito Fernando Escalante Gonzalbo, con una pluma cargada de ironía:

  • 34 Fernando Escalante Gonzalbo, “La imposibilidad del liberalismo en México”, en Josefina Z. Vázquez, (...)

Antes de que [Hale] se entrometiera, podíamos contarnos un cuento delicioso, conmovedor: aquí habíamos tenido —desde siempre— una hermosa y heroica tradición de liberales: que eran demócratas, que eran nacionalistas, que eran republicanos, que eran revolucionarios y hasta zapatistas (y eran buenos); una tradición opuesta, con patriótico empeño, a la de una  minoría de conservadores: monárquicos, autoritarios, extranjerizantes, positivistas (que eran muy malos)”.34

  • 35  Entre las obras de Charles Halevéase Mexican Liberalism in the Age of Mora 1821-1853 (New Haven, Y (...)
  • 36  México, UNAM, 1957.
  • 37  Charles A. Hale, “Jose Maria Luis Mora and the Structure of Mexican Liberalism”, The Hispanic Amer (...)
  • 38  Mexican Liberalism in the Age of Mora, op. cit., p, 147.

26Los estudios de Hale en torno al liberalismo, principalmente a partir de la obra de José María Luis Mora, complejizan la lectura del siglo XIX en América Latina, al identificar las influencias de pensadores presuntamente conservadores (como Carlos III) en la obra de los presuntos grandes liberales latinoamericanos, como el mismo Mora35. A diferencia de otros trabajos, como la obra en tres volúmenes de Jesús Reyes Heroles, El liberalismo mexicano36, en los escritos del historiador estadounidense el liberalismo es visto como más que “una crónica del progreso que lleva el cumplimiento de los ideales nacionales”37. Los procesos históricos que permitieron la constitución del Estado mexicano son, en cambio, resultado de un diálogo entre liberalismo y conservadurismo, en el que este último, de hecho, juega el papel protagónico. En breve, después de Hale no es más posible pensar la Reforma como la negación de la herencia española, pues es claro que al hablar de la eliminación del sistema de fueros, la secularización y el establecimiento de un régimen de propiedad, Mora tenía en mente “las reformas de Carlos III y las Cortes de Cádiz”38.

27Además de negar que la antinomia entre liberalismo y conservadurismo haya sido la fuerza básica constitutiva del sentido de la historia decimonónica en América Latina, Hale “desprovincializa” esta experiencia. Dice: la historia moderna de Latinoamérica no fue una “distorsión” de la historia europea. Ambos procesos históricos debieron enfrentar similares obstáculos y estuvieron insertos en las mismas contradicciones:

  • 39  “Jose Maria Luis Mora and the Structure of Mexican Liberalism”, op. cit., p. 197. Traducción propi (...)

En Francia, como lo mostró Alexis de Tocqueville, es imposible comprender el desarrollo de una ideología liberal y revolucionaria sin tomar en cuenta la naturaleza del Antiguo Régimen. Esto es también cierto para México. A partir de cualquier estudio comparativo de las instituciones sociales y políticas del mundo Atlántico surge una similitud remarcable entre la Nueva España, la España y la Francia prerevolucionarias39.

  • 40  Charles Hale, “Political and Social Ideas in Latin America, 1870-1930”, en Leslie Bethell (comp.), (...)
  • 41  Loc cit.

28Según Hale, ningún proceso histórico puede entenderse a partir de meras influencias externas. En cambio, la explicación yace en la búsqueda de las tradiciones preexistentes. Aquello que dio al liberalismo latinoamericano su característica distintiva fue el intento de aplicar principios liberales en un medio que les era “refractario y hostil”40, es decir, en “países altamente estratificados” (en términos raciales y sociales), “económicamente subdesarrollados” y “en los que la tradición de centralismo estatal se encontraba profundamente enraizada”41.

29El proyecto historiográfico de Hale, si bien renovador en cuanto al cuestionamiento de la existencia sustantiva de tipos ideales de pensamiento, así como al develamiento de procesos compartidos entre Europa y América en el curso de la consolidación de los Estados nacionales, permanece ligado a la noción de un “ethos latinoamericano”. En última instancia, éste es el que explica el fracaso del liberalismo en el subcontinente. Como señala Palti,

  • 42  El tiempo de la política, op. cit., p. 29.

Si bien la idea de la cultura latinoamericana como “tradicionalista”, “organicista”, “centralista”, etc. es una representación de larga data en el imaginario colectivo tanto latinoamericano como norteamericano, en la versión de Hale se pueden detectar huellas más precisas, que provienen de la “escuela culturalista”, iniciada por quien fuera uno de sus maestros en Columbia University, Richard Morse42.

  • 43  Mexican Liberalism in the age of Mora, op. cit, p. 304.
  • 44  El tiempo de la política, op. cit., p. 35.

30Esta historiografía destaca la existencia de un sustrato cultural que atraviesa diferentes épocas y corrientes de pensamiento. De hecho, para Hale: “es innegable que el liberalismo en México ha sido condicionado por el tradicional ethos hispano43. ¿Cómo demostrar este postulado? Desde la historia, escribe Palti, es claramente indemostrable, pues nos conduce “más allá de [ella], a un terreno ontológico de esencias eternas e ideas a priori, de ‘entelequias’”44.

François-Xavier Guerra : la historicidad de los conceptos

31La tercera ola renovadora en la historia intelectual hispanoamericana llegó con los trabajos de François-Xavier Guerra quien, al situar sus estudios en el espacio euroamericano y hacer un análisis de los discursos políticos (fundamentalmente en momentos de cambio o ruptura), cuestiona la hipótesis de los desajustes entre la cultura local y los principios liberales. Guerra coloca al lenguaje, los espacios de sociabilidad, así como las condiciones de producción, apropiación y circulación social de sentido en el centro del estudio de la realidad política. De este modo, logra integrar la historia político-intelectual latinoamericana al proceso de renovación conceptual que, desde mediados de los años setenta, estaba transformando profundamente la historia de las ideas, tanto en Europa continental como en el mundo anglosajón.

  • 45  Ibid., p. 44-52.

32Guerra pone particular énfasis en la historicidad de los conceptos políticos y, por lo tanto, en su polisemia. Su rechazo a la utilización de categorías ideológicas universales y modelos de pensamiento puros lo convierte, como señala Palti45, en el punto de referencia fundamental en el nuevo impulso de la historia político-intelectual latinoamericana. Para Guerra, como escribe junto con Annick Lempérière,

  • 46  “Introducción”, en Françoi-Xavier Guerra y Annick Lempérière (eds.), Los espacios públicos en Iber (...)

El lenguaje no es una realidad separable de las realidades sociales, un elenco de instrumentos neutros y atemporales del que se puede disponer a voluntad, sino una parte esencial de la realidad humana y, como ella, cambiante46.

  • 47  Así, escriben Guerra y Lempérière: “la atención prestada a las palabras y a los valores propios de (...)

33La incorporación del estudio del los conceptos, el lenguaje, los discursos al análisis histórico supone, por un lado, tomar en cuenta la dimensión simbólica en los procesos de transformación social y, por el otro, acercarse a las prácticas donde se constituye este léxico, es decir, los canales por donde circulan representaciones e imaginarios, así como los espacios de sociabilidad intelectual. Esto implica también reflexionar en torno al rol social de los intelectuales, como productores de imaginarios y mediadores culturales. Pero, en la medida en que los discursos se constituyen en una trama de relaciones sociales, la historia intelectual no puede limitarse al estudio de estas figuras ilustradas, sino que debe comprender las articulaciones entre las élites sociales y el conjunto social47.

34Además de constituir un nuevo modelo interpretativo de los procesos políticos en el mundo ibérico, al situar históricamente conceptos fundamentales, como ciudadanía, espacio público, soberanía y nación, Guerra continúa el esfuerzo de Hale por desprovincializar la experiencia latinoamericana. No obstante, rompe con este autor al refutar contundente las explicaciones culturalistas, es decir, aquellas que recurren a categorías etnizadas.  

  • 48  Este proyecto historiográfico está ya presente en su obra Le Mexique : de l'Ancien régime à la Rév (...)
  • 49  Madrid, Mapfre, 1992, p. 297.

35Así, al igual que Hale, Guerra se resiste a diferenciar a priori los procesos históricos del espacio europeo de aquellos de las antiguas colonias48. Por el contrario, traza líneas de continuidad entre ambas regiones y trae luz al estudio de las revoluciones hispánicas desde las experiencias francesa y española. En Modernidad e Independencias, Guerra sostiene que “la revolución española y las revoluciones americanas no son más que un mismo y único fenómeno”49 que no puede explicarse a partir del choque entre liberalismo y conservadurismo, sino de las tensiones entre tradición y modernidad. Según Guerra:

  • 50  Ibid., p. 296.

La Nueva España de finales de la época colonial aparece [...] como una sociedad al mismo tiempo tradicional y moderna. Tradicional por su estructura corporativa, por el predominio de los temas religiosos, por la homogeneidad de los valores últimos de la población, a pesar de las diferencias culturales. Moderna por la intensidad de los intercambios, por la rapidez y la extensión de la alfabetización, por el fuerte crecimiento de la imprenta y de los impuestos50.

  • 51  Elías Palti,El tiempo de la política, op. cit., p. 45. Respecto al uso de la palabra público, Guer (...)

36Esta transición entre una concepción puramente ideológica de los procesos políticos hispanoamericanos hacia una visión más rica y exhaustiva —que logra resolver la aparente incompatibilidad entre modelos puros de pensamiento— sólo es posible a partir de una comprensión del arraigo social de imaginarios y valores. Es decir, parte del supuesto de que la modernidad que se constituye de ciertas prácticas políticas y culturales y está lejos de ser el mero resultado de la emulación de modelos ideológicos.  Así, al identificar los desplazamientos semánticos de conceptos políticos fundamentales, Guerra observa que éstos “cobran sentido en función de sus nuevos medios y lugares de articulación, esto es, de sus nuevos espacios de enunciación (las sociabilidades modernas), modos de [...] publicidad (la prensa) y sistemas de autorización (la opinión).51

37Por otro lado, Guerra rompe con uno de los conceptos más frecuentemente evocados por la historia de las ideas, aquel de influencia ideológica. Como señala Lempérière,

  • 52  “La construcción de una visión euroamericana de la historia” en Erika Pani y Alicia Salmerón (eds. (...)

la tan corriente y aparentemente cómoda “influencia” fue varias veces descartada por Guerra en calidad de categoría no pertinente para entender los fenómenos de difusión y circulación de una región a otra del espacio euroamericano. La “influencia” resulta mera abstracción, no existe la “influencia”, aunque sí existen emisores y receptores —por lo demás, no en posiciones fijas sino recíprocamente intercambiables52.  

  • 53  Loc. cit.

38Así pues, el proyecto historiográfico de Guerra busca dotar de “actores y vectores concretos” a los procesos de difusión del pensamiento. Más aún, demuestra que en los fenómenos de transferencia cultural el “receptor” no es un actor pasivo, que en su acción o pensamiento está bajo la “influencia” de otros modelos. En cambio, continúa Lempérière, “la búsqueda de modelos supone una acción voluntarista que no se detiene en la apropiación cognitiva, sino que se prolonga en la interpretación, la adaptación y la metamorfosis del producto original en su nuevo contexto”.53

  • 54  “De la historia de ‘ideas’ a la historia de los ‘lenguajes políticos’. Las escuelas recientes de a (...)
  • 55  Op. cit., p. 370.

39Por otro lado, para Guerra las mutaciones culturales en Euroamérica no fueron resultado de la lectura de libros importados o de la emulación de ciertas tendencias, sino de la alteración de las condiciones objetivas de enunciación de los discursos.54 Como señala en Modernidad e Independencias, la convergencia de los lenguajes políticos entre Francia e Iberoamérica no resulta de “fenómenos de modas o influencias”, si bien éstos también existen, sino, “de una misma lógica surgida de un común nacimiento a la política moderna”55. De esta manera, Guerra descubre un vínculo interno entre texto y contexto, es decir, entre los niveles discursivo y extradiscursivo en los intercambios comunicativos. No se trata más ni de defender la autonomía del texto ni de determinarlo a partir de su contexto. En cambio, se busca entender las tramas que los articulan.

Temas y problemas de la historia intelectual

  • 56  “De la historia de ‘ideas’ a la historia de los ‘lenguajes políticos’”, op. cit., p. 80.
  • 57  “El tiempo de la teoría: la fuga hacia los lenguajes políticos”,A contra corriente. Una revista de (...)

40Con estas innovaciones teórico-metodológicas, Guerra “rescata a la historia intelectual de la postración a la que la había conducido el agotamiento de los esquemas interpretativos propios” de la historia de las ideas56.  Al momento en que el lenguaje comienza a ocupar un lugar central en la comprensión de las transformaciones sociales, políticas y culturales, éste se convierte en una fuerza constitutiva, que, escribe José Antonio Aguilar, estructura “la percepción y las formas de asociación”, en lugar de fungir como un “medio de expresión pasivo y esencialmente invisible57. Esta transformación llevó tanto a la constitución de una historia de los conceptos políticos como al estudio de las tradiciones retóricas. Así, en Brasil, uno de los espacios donde la historia intelectual ha tenido mayor arraigo, José Murilo de Carvalho ha elaborado un proyecto de historia intelectual fundado en la retórica.

  • 58  Aimer Granados García y Carlos Marichal, op. cit., pp. 23-24. Véase, José Murilo de Carvalho, “His (...)
  • 59  José Murilo de Carvalho, ibid., p. 153.

41La tradición retórica en América Latina se remonta a la Colonia y, como demuestra Carvalho —por medio del estudio del Brasil decimonónico—, además de ser un fenómeno vinculado a los “estilos de pensamiento y de discurso”, es un “instrumento utilizado por la élite política para criticar, convencer, persuadir, mover la voluntad”58. Así pues, en sociedades donde “el palabrerío”, “la verborragia”59 y la retórica libresca forman parte de los discursos políticos, tales características deben considerarse como parte constitutiva de éstos. La naturaleza de la retórica, cuyos fines persuasivos le imponen una gran mutabilidad frente al público, exige desarrollar une perspectiva de análisis que tome en cuenta no sólo al leguaje y el texto, sino también al autor y el lector. Así, el estudio de la retórica desde la historia intelectual incorpora los problemas de la biografía y de la recepción a esta perspectiva de análisis. “Un enfoque por vía retórica”, escribe Carvalho, establece, sin duda, “contactos con la estética de la recepción”. Asimismo, abre el camino a las otras grandes temáticas de la nueva historia intelectual: el estudio de las prácticas y los protocolos de lectura, la organización disciplinar de la actividad académica y su rol en la conformación de paradigmas científicos y, como mencionamos ya con los trabajos de Guerra, el análisis de los conceptos del lenguaje político.

42Ahora bien, ¿las herramientas hermenéuticas de la historia, como disciplina, son suficientes para abordar esta plétora de temáticas? Pocos historiadores han buscado hacer de la historia intelectual una disciplina que se basta a sí misma y se sitúa de forma autónoma frente a otros campos del conocimiento. Probablemente quienes más se hayan acercado a esta visión son aquellos que, como Guerra, fundan su proyecto historiográfico en la historia de los conceptos. No obstante, la historia intelectual ha sido concebida por numerosos especialistas, tanto en el mundo anglosajón como en el latinoamericano, como un enfoque interdisciplinario. Probablemente esta ambición hacia la construcción de una mirada trans-disciplinaria, donde convivan filosofía, crítica literaria, historia política y sociología del conocimiento explica, por un lado, el interés que ha despertado la historia intelectual en diferentes espacios académicos y contextos culturales y, por el otro, su precaria institucionalización y las dificultades metodológicas a las que se enfrenta.

Más allá de la fuga hacia el lenguaje

43Habiendo consagrado gran parte de este texto a discutir una definición restringida de la historia intelectual, pasaremos ahora a la exploración de otros programas científicos que, sin poner en cuestión los ya expuestos, plantean una mirada más amplia y metodológicamente menos consistente. Ésta, sin embargo, describe con mayor precisión la forma en que la disciplina se ha practicado a lo largo de los últimos treinta años en América Latina. En su texto “Ideas para un programa de historia intelectual”, Carlos Altamirano escribe:

  • 60  Prismas, 1999, nº 3, p. 203.

Es sabido que la historia intelectual se practica de muchos modos y que no hay, dentro de su ámbito, un lenguaje teórico o manera de proceder que funcionen como modelos obligados ni para analizar sus objetos ni para interpretarlos —ni aún para definir, sin referencia a una problemática, a qué objetos conceder primacía60.

  • 61  Ibid., p. 204.

44Este autor se propone esbozar un programa que comunique “la historia política, la historia de las élites culturales y el análisis histórico de la ‘literatura de ideas’”. Éste no debería dar pie a un enfoque meramente derivativo de la historia social, sino a una perspectiva de análisis que privilegie cierto tipo de hechos, los hechos del discurso, “porque éstos dan acceso a un desciframiento de la historia que no se obtiene por otros medios y proporcionan sobre el pasado puntos de observación irremplazables”.61 Pero para Altamirano no todo texto puede ser objeto de una historia intelectual, sino que ésta debe concentrarse en el estudio de ciertas obras canónicas constitutivas de la identidad latinoamericana, como el Facundo, de Sarmiento, “Nuestra América”, de Martí,  el Ariel de Rodó, El laberinto de la soledad, de Paz. Al estar situadas en la frontera entre literatura y política, estas obras invitan a una exégesis interdisciplinar, que permita tanto una lectura “interna” y el análisis de la forma (las metáforas, la retórica), como la comprensión de sus condiciones de producción, circulación y recepción.

  • 62  Cf. Carlos Altamirano y Beatriz Sarlo, Conceptos de sociología literaria, Buenos Aires, Centro Edi (...)
  • 63  Op. cit., p. 203.
  • 64  Véase Claudio Véliz, The centralist tradition of Latin America, Princeton, University, 1980 y Corp (...)
  • 65  Cf. François-Xavier Guerra y Antonio Annino (eds.), Inventando la nación : Iberoamérica siglo XIX, (...)

45Así pues, mientras Palti y otros historiadores de la región, como de Carvalho y Alfredo Ávila, han practicado una historia de las ideas focalizada en la filosofía del lenguaje y la historicidad de los conceptos, otras zonas del campo, donde se sitúan Altamirano, Oscar Terán y Arcadio Díaz Quiñones62 su han acercado a la disciplina fundamentalmente desde la sociología de la cultura y la crítica literaria. Para Rafael Rojas, “esta permeabilidad genealógica” es una ventaja de la historia intelectual, pero también uno de sus mayores riesgos, ya que sus fronteras epistemológicas se van diseminando63. De hecho, hay diferencias notables entre los trabajos de quienes se han concentrado en el estudio de las tradiciones intelectuales o doctrinales del pensamiento político, como Hale, aquellos trabajos orientados hacia el develamiento de culturas políticas, como los de Claudio Véliz y Howard J. Wiarda64 y, por último, los estudios de Guerra, Tulio Halperín Donghi y Antonio Annino, que han buscado reconstruir el universo de prácticas y discursos políticos en un momento determinado65. El rechazo de cada uno de estos tres grupos de estudios a una visión teleológica de la historia latinoamericana, su conciencia de las determinaciones mutuas y de las múltiples articulaciones entre texto y contexto, así como su resistencia a reducir los sujetos históricos a categorías englobadoras como clase, pueblo o nación, no parecen ser elementos suficientes para tejer la unidad de una historiografía y menos aún de una disciplina.

  • 66  “La historia político-intelectual, de Francia a América Latina”, Prismas, 2007, nº 11, p. 197.

46El más palpable reflejo de esta situación son las dificultades que ha enfrentado la historia intelectual para su institucionalización. Como destaca Lempérière, en Francia, donde la historia intelectual ha tenido brillantes expositores, como François Furet, Pierre Rosanvallon y el mismo Guerra, no hay una cátedra universitaria dedicada a su estudio y sus aportes son “marginados o ignorados”, tanto por otros historiadores como por los canales tradicionales de difusión de la producción académica66. Se mira a la disciplina con sospecha, se le “confunde perezosamente con la historia de las ideas”: “¿será verdaderamente historia la historia intelectual?”.

  • 67  Ibid., p. 198.

En su lugar, y con afanes cada vez más hegemonizantes se ha desarrollado una historia cultural preferentemente vertida hacia las prácticas, los lugares y los vectores de la cultura de masas, así como la historia de los intelectuales67.

47En América Latina la disciplina no ha enfrentado un panorama más fácil, si bien las resistencias parecen venir de otra parte: la antigua historia de las ideas. Veamos, por ejemplo, la postura de José Antonio Aguilar,

Uno podría decir que si bien la discusión sobre la “importación del liberalismo” no ha rendido muchos frutos, eso no quiere decir que no pueda hacerse una mejor historia de las ideas. Muchos hemos tratado de hacer precisamente eso. Antes que abrazar la propuesta de los lenguajes políticos, muchos historiadores harían bien en cuestionar el supuesto extendido ampliamente de que los “pensadores latinoamericanos no realizaron ninguna contribución relevante a la historia “universal” del pensamiento y que lo único que puede aún justificar y tornar relevante su estudio es la expectativa de hallar “distorsiones”.

  • 68  “The Problem of ‘Misplaced Ideas’ Revisited: Beyond the ‘History of Ideas’ in Latin America”, op. (...)

48Asimismo, continua Aguilar, haciendo referencia a la tesis de Palti sobre el necesario desemboque de la historia de las ideas en un punto muerto68, es decir, en hipótesis esencialistas, categorías etnizantes y la pretensión de la existencia de modelos puros de pensamiento:

  • 69  “El tiempo de la teoría: la fuga hacia los lenguajes políticos”, op. cit., p. 183.

Es exagerado sostener que los enfoques que se centran en la historia de las ideas en América Latina generan necesariamente una ansiedad por la “particularidad” que nunca pueden satisfacer69.

  • 70  Ibid., p. 184.
  • 71  Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 21.
  • 72  José Antonio Aguilar, op. cit., p. 181. Brasil no es una excepción en el continente. De acuerdo co (...)

49Para Aguilar, cuando la historia intelectual comienza a entenderse como la historia de los lenguajes políticos, las ideas quedan en segundo plano y se detiene el diálogo con la historia del pensamiento político. El conocimiento se balcaniza, “los cultores de los lenguajes políticos” se convierten en una “secta teórica y metodológica que tienen poco que decir a la historia intelectual convencional”70. Estos argumentos, aunados al desconocimiento que la historia intelectual hace de algunos enfoques renovados de la historia de las ideas, como los estudios de Arturo Roig, que incorporan una serie de conceptos significativos (los “sujetos del discurso”, la relación “texto-contexto”, “el universo discursivo” y la “teoría del texto”)71, probablemente explican por qué a lo largo de tres décadas América Latina estuvo al margen de la revolución lingüística del mundo anglosajón y por qué “casi todos siguieron —y siguen— practicando una historia de las ideas de viejo cuño, supuestamente obsoleta”72.

  • 73  Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 17.

50A pesar de las resistencias, la historia intelectual ha encontrado arraigo en ciertos espacios institucionales, como el grupo de trabajo de historia intelectual de la Universidad Nacional de Quilmes, que publica Prismas desde 1997 y ha organizado diferentes encuentros y conferencias. Ese mismo año, en el marco del 49º Congreso de Americanistas celebrado en Quito, nació un grupo de trabajo dirigido por Hugo Cancino (Universidad de Aarhus, Dinamarca), Susanne Klegel (Universidad Martin-Luther, Halle-Wittenberg) y Nanci Leonzo (Universidad de São Paulo) que se propuso “repensar y redescubrir la historia de las ideas y de los intelectuales en el continente”73. Estas reflexiones dieron lugar al volumen colectivo Nuevas perspectivas teóricas y metodológicas de la historia intelectual de América Latina . Otro de los esfuerzos colectivos internacionales más notables es el foro “Ibero-ideas”, que se ha convertido en un vivo espacio de discusión y colaboración de investigadores como Elías Palti (Universidad Nacional de Quilmes), Alexandra Pita (El Colegio de México), Javier Fernández Sebastián (Universidad del País Vasco), João Feres Júnior (Pontifícia Universidade Católica de Rio de Janeiro), entre otros, que conforman la Red Iberoamericana de Historia Político-Conceptual e Intelectual.

  • 74  Buenos Aires, Biblos, 2000.

51En México, Carlos Marichal, Horacio Crespo y Guillermo Palacios dirigen desde principios de esta década un seminario de historia intelectual en El Colegio de México y Marichal imparte un curso-seminario sobre la historia intelectual de América Latina. En Brasil, José Murilo de Carvalho ha desempeñado un lugar central en el desarrollo de la disciplina, entre otras actividades, por medio de la organización de un grupo de estudios sobre republicanismo desde 1998. En España, desde la Universidad del País Vasco, Fernández Sebastián, ha dirigido importantes esfuerzos colectivos hacia la constitución de un historia político-conceptual. Entre éstos destaca el proyecto de publicación de un diccionario histórico de los conceptos políticos  que explorará las nociones de ciudadanía, republicanismo, pueblo, nación, opinión pública, América, liberalismo, federalismo y Constitución. El Instituto de Historia de España se ha convertido también en un espacio para el desarrollo de la historia intelectual, principalmente desde el Departamento de Historia de América. Finalmente, en Chile, Eduardo Devés Valdés, desde el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago, ha contribuido a la publicación de textos claves, como es su obra reciente El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Entre la modernización y la identidad. Del Ariel de Rodó a la CEPAL, 1990-195074.

  • 75  Op. cit., p. 205.
  • 76  Aimer Granados García y Carlos Marichal, op. cit., p. 25
  • 77  Como el peruano Francisco GarcíaCalderón, el mexicano Justo Sierra y el socialista argentino Manue (...)

52El título de la obra de Devés nos permite hacer la transición con la que cerraremos estas reflexiones. En el binomio planteado por Devés entre modernización e identidad observamos el regreso de un problema que no ocupa más que un papel secundario en la obra de Guerra, aquel de la identidad latinoamericana. “Ese ‘sustrato cultural’ que conforman los diversos y sucesivos discursos de la identidad”, escribe Rafael Rojas, “tiene un larga capacidad de reproducción epistemológica” y re-emerge en la historiografía revisionista75. Así, en 2004, Marichal y Granados introducen la obra colectiva bajo su dirección con un largo ensayo titulado “La historia intelectual como lente de la metamorfosis de las identidades latinoamericanas”. El libro que presentan busca explorar el desarrollo conceptual de las nociones de América, Hispanoaméricay América Latinaa través de la “literatura de ideas”76 de algunos de los grandes pensadores de la región77. Asimismo, plantea la lenta emergencia de una “conciencia latinoamericana” por medio de las conferencias panamericanas entre 1826 y 1860. El regreso de la cuestión de la identidad es pues palpable.

  • 78  Op. cit., p. 206.

53Volvamos entonces al interrogante con el que abrimos estas reflexiones:  ¿en qué difiere esta literatura de la “vieja” historia de las ideas? Hablar hoy, desde la historia intelectual, de la identidad latinoamericana no supone develar un telos ni descubrir una esencia, no se trata de hablar de una raza, de una etnia o aun de un pueblo. “Lo latinoamericano” escribe Rojas, “no es, aquí, el gentilicio identificatorio de alguna comunidad, sino una práctica y un discurso territorializados, significantes de una dialéctica de la representación que involucra diversos sujetos sociales, actores simbólicos y fronteras culturales”78.

Haut de page

Notes

1  Rafael Rojas, "Venturas y amenazas de un campo", Prismas. Revista de historia intelectual, 2007, nº 11, p. 204.

2  Algunos de los convocados fueron: Martin Jay, Peter Burke, Stefan Collini, Marcelo Jasmin, Darío Roldán, Fernando J. Devoto, José Carlos Chiaramonte, Charles Hale, Annick Lempérière, Rafael Rojas, Maria Alice Rezende de Carvalho y Lila Caimari.

3  “Historia intelectual : la retórica como clave de lectura”, Prismas, RHI, 1998, nº 2, p. 150.

4  "Presentación", Prismas. RHI, 2007, nº 11, p. 151.

5  Como señalan Aimer GranadosGarcía y Carlos Marichal, muchos autores utilizan indistintamente las expresiones historia de las ideas e historia intelectual para referirse al mismo campo de estudio. Esta práctica se remonta al “padre” de la disciplina, el filósofo norteamericano Arthur Lovejoy. No obstante, “en el momento presente hay razones fundamentales de tipo teórico para diferenciar la historia de las ideas de la historia intelectual” (“Introducción: La historia intelectual como lente de la metamorfosis de las identidades latinoamericanas”, en Construcción de las identidades latinoamericanas : Ensayos de historia intelectual, siglos XIX y XX, México, El Colegio de México, 2004, p. 13). Por otro lado, Elias Palti, siguiendo la tradicción anglosajona sostiene que la expresión “historia intelectual” (intellectual history) hace referencia “no al conjunto de la producción relativa a temas de historia de las ideas, sino, más estrictamente, a un segundo nivel de conceptualización concerniente a la reflexión sobre aquellas cuestiones teórico-metodológicas que la subdisciplina plantea” (Giro ligüístico e historia intelectual, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 1998, p. 22, n. 11).

6  Elias Palti, El tiempo de la política, El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires, Siglo XXI Argentina, 2007, p. 17.

7  Loc. cit.

8  “La historia intelectual en la era del giro cultural”, Prismas. RHI, 2007, nº 11, p. 159-164.

9  Si bien ceñiremos este análisis al espacio latinoamericano, a fin de lograr un entendimiento más profundo y comprehensivo en un espacio limitado, es menester decir que el desarrollo de la historia de las ideas en esta región no fue independiente del mundo anglosajón, donde la disciplina comenzó a consolidarse desde la década de 1930, fundamentalmente a partir de las contribuciones de Althur Lovejoy. Este pensador fue el actor fundamental en la consolidación tanto conceptual como institucional de la disciplina, por un lado, al trazar la noción de idea-núcleo y, por el otro, al fundar el Journal of the History of Ideas en 1940. Para Lovejoy las ideas-núcleo son autónomas a su contexto histórico por lo que pueden surgir (y ser identificadas) en sistemas ideológicos muy dispares y viajar de un siglo a otro o de una sociedad a otra permaneciendo inalteradas (cf. The Great Chain of Being : A Study of the History of an Idea, Cambridge, Mass., Harvard University, 1942).

10 Elías J. Palti, “The Problem of ‘Misplaced Ideas’ Revisited: Beyond the ‘History of Ideas’ in Latin America”, Journal of the History of Ideas, 2006, nº 1, p. 167.

11  Cf. Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 21.

12  Véase Ricaurte Soler, Idea y cuestión nacional latinoamericanas, México, Siglo XXI, 1980 y Arturo Ardao, América Latina y la latinidad, México, UNAM, 1993.

13  Elias Palti, El tiempo de la política, op. cit., p. 23.

14  Leopoldo Zea, El positivismo en México, México, El Colegio de México, 1943, t. 1, p. 35.

15  Elias Palti, El tiempo de la política, op. cit., p. 24.

16  Conciencia y posibilidad del mexicano, México, Porrúa y Obregón, 1952, p. 85, apud, Charles Hale, “The History of Ideas: Substantive and Methodological Aspects of the Thought of Leopoldo Zea”,Journal of Latin American Studies, 1971, nº 1, p.63.

17  Véase, Charles Hale, ibid., pp. 59-70

18  Elias Palti, El tiempo de la política, op. cit., p. 38.

19  Véase infra.

20  “De la historia de ‘ideas’ a la historia de los ‘lenguajes políticos’. Las escuelas recientes de análisis conceptual. El panorama latinoamericano”, Anales Nueva Época, 2004, nº 7, p. 70.

21  Cambridge, Mass., Harvard University, 1975.

22  “Ideas políticas e historia intelectual: Texto y contexto en la obra reciente de Quentin Skinner”, Prismas. RHI, 1996, nº 3, p. 2.

23  History and Theory, 1969, nº 1, pp. 3-53.

24  Apud, Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 16.

25  Es decir, ésta permitiría “superar” la cuestión colonial y producir un cambio social “más ‘profundo’ que el postulado por el modelo constitucional republicano del siglo XIX” (Rafael Rojas, “Comentario al texto de Palti” [en línea]. Disponible en: http://foroiberoideas.cervantesvirtual.com/foro/thread.jsp?idthread=74 [Consultado el 12 de mayo de 2010]).

26  “Apéndice. Lugares y no lugares de las ideas en América Latina”, en su libro El tiempo de la política, op. cit., p. 262.

27  Véase Elías Palti, “The Problem of ‘Misplaced Ideas’ Revisited”, op. cit., p. 152.

28  Ibid., p. 153.

29  Ibid., p. 157.

30  Ibid., p. 167.

31  Cuadernos de debate, 1976, nº 1, pp. 61-64.

32  “Apéndice. Lugares y no lugares de las ideas en América Latina”, op. cit., p. 264.

33  El tiempo de la política, op. cit., p. 26.

34 Fernando Escalante Gonzalbo, “La imposibilidad del liberalismo en México”, en Josefina Z. Vázquez, (coord.), Recepción y transformación del liberalismo en México. Homenaje al profesor Charles A. Hale, México, El Colegio de México, 1991, p. 14.

35  Entre las obras de Charles Halevéase Mexican Liberalism in the Age of Mora 1821-1853 (New Haven, Yale University, 1968) y The transformation of liberalism in the late nineteenth-century Mexico (Princeton, University, 1989).

36  México, UNAM, 1957.

37  Charles A. Hale, “Jose Maria Luis Mora and the Structure of Mexican Liberalism”, The Hispanic American Historical Review, 1965, nº 2, p. 196.

38  Mexican Liberalism in the Age of Mora, op. cit., p, 147.

39  “Jose Maria Luis Mora and the Structure of Mexican Liberalism”, op. cit., p. 197. Traducción propia.

40  Charles Hale, “Political and Social Ideas in Latin America, 1870-1930”, en Leslie Bethell (comp.), The Cambridge History of Latin America. From c.1870 to 1930, Cambridge, Cambridge University Press, 1989, t. iv, p. 368, apud, Elías Palti, “El desencuentro entre democracia y liberalismo como tópico”, Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, Río de Janeiro, Brasil, 2009, p. 2 [en  línea]. Disponible en : lasa.international.pitt.edu/members/congress-papers/.../files/PaltiElias.pdf [Consultado el 23 de mayo de 2010]

41  Loc cit.

42  El tiempo de la política, op. cit., p. 29.

43  Mexican Liberalism in the age of Mora, op. cit, p. 304.

44  El tiempo de la política, op. cit., p. 35.

45  Ibid., p. 44-52.

46  “Introducción”, en Françoi-Xavier Guerra y Annick Lempérière (eds.), Los espacios públicos en Iberoamérica : ambiguedades y problemas, siglos XVIII-XIX, México, FCE, 1998, p. 8.

47  Así, escriben Guerra y Lempérière: “la atención prestada a las palabras y a los valores propios de los actores concretos de la historia es una condición necesaria para la inteligibilidad. Hay que aprenderlos en el contexto en el que se utilizaron” (loc. cit.)

48  Este proyecto historiográfico está ya presente en su obra Le Mexique : de l'Ancien régime à la Révolution, publicada en 1985.

49  Madrid, Mapfre, 1992, p. 297.

50  Ibid., p. 296.

51  Elías Palti,El tiempo de la política, op. cit., p. 45. Respecto al uso de la palabra público, Guerra y Lempérière escriben: “su uso es tan común y tan central en los análisis de la vida política y cultural en la época de transición hacia la modernidad que se olvida demasiado a menudo su polisemia y su historicidad. Público, equivalente culto de pueblo, la palabra evoca la cosa pública de los romanos, la república; pero también la publicación y la publicidad; como adjetivo sirve tanto para calificar la opinión como para hablar de los poderes públicos. Público nos remite siempre a la política [...] Lejos de ser sólo el calificativo “neutro” y cómodo de un “espacio” [...] que se opone siempre [...] al campo de lo “privado” [...], el público es al mismo tiempo el sujeto y el objeto de la política” (“Introducción”, en Françoi-Xavier Guerra y Annick Lempérière (eds.), op. cit., p. 7).

52  “La construcción de una visión euroamericana de la historia” en Erika Pani y Alicia Salmerón (eds.), Conceptualizar lo que se ve : Francois-Xavier Guerra historiador, homenaje, México, Instituto Mora, 2004, p. 409.

53  Loc. cit.

54  “De la historia de ‘ideas’ a la historia de los ‘lenguajes políticos’. Las escuelas recientes de análisis conceptual. El panorama latinoamericano”, op. cit., p. 80.

55  Op. cit., p. 370.

56  “De la historia de ‘ideas’ a la historia de los ‘lenguajes políticos’”, op. cit., p. 80.

57  “El tiempo de la teoría: la fuga hacia los lenguajes políticos”,A contra corriente. Una revista de historia social y literatura de América Latina, 2008, nº 1, p.180.

58  Aimer Granados García y Carlos Marichal, op. cit., pp. 23-24. Véase, José Murilo de Carvalho, “Historia intelectual : la retórica como clave de lectura”, op. cit., pp. 148-168.

59  José Murilo de Carvalho, ibid., p. 153.

60  Prismas, 1999, nº 3, p. 203.

61  Ibid., p. 204.

62  Cf. Carlos Altamirano y Beatriz Sarlo, Conceptos de sociología literaria, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1990; Carlos Altamiranoy Jorge Myers (eds.), La ciudad letrada, Buenos Aires, Katz, 2008; Oscar Terán, Ideas en el siglo. Intelectuales y cultura en el siglo XX latinoamericano, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008; Arcadio Diaz Quinones, Sobre los principios: los intelectuales caribeños y la tradición, Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, 2006.

63  Op. cit., p. 203.

64  Véase Claudio Véliz, The centralist tradition of Latin America, Princeton, University, 1980 y Corporatism and comparative politics : the other great "ism", Londres, M. E. Sharpe, 1997.

65  Cf. François-Xavier Guerra y Antonio Annino (eds.), Inventando la nación : Iberoamérica siglo XIX, México, FCE, 2003 y Tulio Halperín Donghi, La Argentina y la tormenta del mundo : ideas e ideologías entre 1930 y 1945, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003.

66  “La historia político-intelectual, de Francia a América Latina”, Prismas, 2007, nº 11, p. 197.

67  Ibid., p. 198.

68  “The Problem of ‘Misplaced Ideas’ Revisited: Beyond the ‘History of Ideas’ in Latin America”, op. cit., p. 168.  

69  “El tiempo de la teoría: la fuga hacia los lenguajes políticos”, op. cit., p. 183.

70  Ibid., p. 184.

71  Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 21.

72  José Antonio Aguilar, op. cit., p. 181. Brasil no es una excepción en el continente. De acuerdo con Carvalho, “hay que reconocer que la problematización en la práctica de la historia intelectual [...] es aún escasa. La crítica literaria ha avanzado mucho más rápido y, sobre todo, ha ido más lejos, en la incorporación del debate lingüístico y de la teoría de la recepción” (op. cit., p. 151).

73  Aimer Granados García y Carlos Marichal, “Introducción”, op. cit., p. 17.

74  Buenos Aires, Biblos, 2000.

75  Op. cit., p. 205.

76  Aimer Granados García y Carlos Marichal, op. cit., p. 25

77  Como el peruano Francisco GarcíaCalderón, el mexicano Justo Sierra y el socialista argentino Manuel Ugarte.

78  Op. cit., p. 206.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mara Polgovsky Ezcurra, « La historia intelectual latinoamericana en la era del “giro lingüístico” », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 27 octobre 2010, consulté le 16 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/60207 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.60207

Haut de page

Auteur

Mara Polgovsky Ezcurra

PhD Candidate, Centre of Latin American Studies, University of Cambridge   marapolgovsky@gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page