Navigation – Plan du site
Mara Polgovsky Ezcurra

Hugo Vezzetti, Sobre la violencia revolucionaria. Memorias y olvidos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009, 288 p.

[15/11/2010]

Texte intégral

  • 1  Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002.

1La tradición ensayística argentina ha agrupado a las mentes más lúcidas, que con frecuencia han sido también las más polémicas, agudas, lacerantes. En Sobre la violencia revolucionaria, Hugo Vezzetti teje un ensayo histórico capitulado en el que poco a poco va desenterrando y sometiendo a examen las representaciones y los discursos en torno a la violencia militante de la izquierda (principalmente montonera) antes del golpe de Estado de 1976, así como las transformaciones que han sufrido estas memorias desde la década de 1980 hasta el presente. La reflexión sobre los usos y abusos del pasado, así como las complejas relaciones entre el pasado y el presente, ha sido ya un motivo recurrente en la obra de Vezzetti. De hecho, este ensayo se sitúa en una relación de continuidad con su libro anterior, Pasado y Presente,1 que aborda la construcción de la memoria social sobre la represión estatal durante los años de la dictadura . No obstante, en este nuevo texto la preocupación central, antes que el recuerdo, es el olvido. Así, el argumento gira en torno a los tabúes de un régimen de memoria anclado en el concepto de terrorismo de Estado. Esta forma de pensar y representar al pasado, escribe el autor, ha omitido una reflexión sobre las responsabilidades de la sociedad civil, particularmente las organizaciones de la insurgencia armada, en el ciclo de violencia en el que se vio inserta la Argentina desde comienzos de los años setenta.

  • 2 Traiciones: la figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión, Buen (...)
  • 3  Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina, Buenos Aires, Norma, 1997.

2El trabajo de Vezzetti se fundamenta en una amplia revisión de textos teóricos y fuentes secundarias sobre la historia argentina reciente. No obstante, el autor pone especial énfasis en el rescate de textos que han sido desatendidos u olvidados en la construcción de la memoria sobre la militancia de izquierda, como los trabajos de Carlos Brocato, Sergio Bufano y la revista Controversia, editada desde el exilio en México. Asimismo, Vezzetti retoma las visiones críticas sobre la izquierda provenientes de la izquierda, recurriendo a una multiplicidad de referencias, que van desde el análisis de Ana Longoni sobre la figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión2 y la literatura de Saer, hasta los cánticos y testimonios de ex-militantes colectados por Martín Caparrós y Eduardo Anguita en La Voluntad y la famosa carta de Oscar del Barco.3 Más aún, en su esfuerzo por reexaminar los valores de la guerrilla armada, el ideario del “hombre nuevo” y los discursos en torno a la muerte y el asesinato, Vezzetti relee al Che Guevara, Rodolfo Walsh, Juan Gelman y los códigos disciplinarios de Montoneros.

3Si bien Vezzetti construye este texto desde la interdisciplinariedad, nutriéndolo de reflexiones históricas, filosóficas y sociológicas, la búsqueda originaria del libro pareciera destacar la disciplina en la que este pensador se ha especializado, es decir, el psicoanálisis. Pero, seamos claros, si Vezzetti aparece aquí como un psicoanalista no es porque recurra profusamente a Freud o a Lacan. Psicoanalítico es su impulso de explorar lo no dicho, lo no pensado, lo reprimido, lo proyectado en la memoria de la dictadura en la Argentina reciente.

4En su análisis sobre el desarrollo histórico de las representaciones sobre la violencia revolucionaria y la militancia política de izquierda, Vezzetti señala un cambio significativo en la representación de la izquierda militante a comienzos de los años noventa. Probablemente a raíz de las frustraciones que trajo la democracia en un país marcado por crecientes desigualdades, así como la absolución de quienes habían sido juzgado responsables de la represión ilegal en el Juicio a las juntas, en esta década los antiguos militantes pasaron de ser representados como víctimas de la dictadura a ser reivindicados como combatientes. De acuerdo con el autor, esta reescritura del pasado, ha estado a cargo de los organismos de derechos humanos —principalmente aquellos donde participan activamente los familiares de los desaparecidos— y su eje central es la figura del héroe revolucionario, aquel hombre que en su quehacer político es capaz de pensar su propia muerte y conjuga su heroísmo al dar la vida.

5Así, para Vezzetti, si bien la intensa actividad política y militante de estos organismos ha abierto un importante horizonte de justicia en la sociedad argentina, los efectos de este régimen de memoria, en el que el terrorismo de izquierda aparece como un tabú enunciativo, son perversos para el presente y para el porvenir. En primer lugar, porque Argentina se enfrenta a un “pasado que no pasa” y, a pesar de los esfuerzos gubernamentales por diseñar “políticas de la memoria”, éste se solidifica en torno a dos relatos antagónicos: un sector de la población, minoritario, repite ciegamente el discurso de que la “guerra antisubversiva” fue condición indispensable para la sobrevivencia de la nación; otro sector atribuye todos los males y carencias del país a la dictadura, al tiempo que reivindica la moral y los métodos de la guerrilla armada.

  • 4  Vezzetti sustenta esta afirmación en el Informe 2008 del Centro de Estudios Legales y Sociales, or (...)

6En segundo lugar, porque el Estado no ha actuado con autonomía y, en su apoyo a los organismos de derechos humanos, ha incorporado al discurso oficial “una cultura revolucionaria de la violencia” que costó numerosas vidas. Esto se traduce en la imposibilidad de constituir una memoria justa —retomando el término de Paul Ricœur. La condición para alcanzar esta relación con el pasado, es que éste “sea recuperado en el punto en que incorpora un compromiso de responsabilidad y de deuda” (p. 55). Para el autor, la experiencia argentina no ha seguido hasta ahora este curso. De hecho, siendo uno de los países que más ha avanzado en el castigo de los crímenes del pasado, en su actual régimen de derechos humanos se ve enfrentado al “deterioro de derechos sociales y jurídicos” (p. 40)4. Así, la pregunta que guía las reflexiones de Vezzetti es: ¿cuáles son los vicios del pasado que recordamos o los vicios en nuestra manera de recordar que nos impiden vivir mejor hoy y trabajar en la consolidación de una sociedad más justa y más democrática? La respuesta: el intento de fundar el lazo social sobre el mito de la violencia justa.

7Cuatro capítulos constituyen el cuerpo del texto. Éstos son seguidos por un apéndice, que contiene tres ensayos previamente publicados, que abordan la representación material de la memoria, en la ESMA y el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. El primer capítulo es una revisión extensa, aunque un tanto acelerada, de algunos de los principales autores que han abordado el tema de la memoria, los mitos fundacionales, los usos del pasado y las formas del olvido. El concepto de memoria justa aparece como tema central y, a partir de éste, Vezzetti postula la necesidad de llevar la discusión sobre el pasado más allá del castigo de los crímenes masivos, abriendo un debate en el espacio público en el que pueda ser reconocido el conjunto de las victimas de la violencia política. Es decir, no se trata de atenuar la severidad de los crímenes de la dictadura, sino de reconocer que la guerrilla causó también numerosas muertes, tanto de militares, políticos, sindicalistas y empresarios, como de hombres pertenecientes a sus propias filas.    

  • 5  Palabras de Beatriz Sarlo, citadas por el autor (“Una alucinación dispersa en agonía”, Punto de Vi (...)

8Este llamado a la inclusión de la totalidad de las víctimas en la memoria de los años setenta da paso, en los siguientes tres capítulos, a una crítica de la moral guerrillera, las prácticas de la militancia y la manera en que la violencia de izquierda ha sido desplazada de la rememoración del pasado por medio de olvidos que tienen consecuencias políticas en el presente. En los capítulos dos y tres, Vezzetti hace un elogio de la política, primero frente a la guerra, después frente a toda forma de fanatismo. La “reconstrucción romántica de las luchas del pasado”, escribe el autor, “destaca la vida intensa y los ideales y relega las responsabilidades” (p. 97). En las narraciones del heroísmo revolucionario, la experiencia sublime de la “muerte bella”, la camaradería y el compromiso por un mundo mejor, “la violencia política se convierte en una religión”5. Y tanto la vida del enemigo como su sufrimiento son despojados de valor alguno. Así, Vezzetti abre el interrogante de bajo qué esquema moral podemos olvidar a los “otros muertos”. ¿Acaso ellos fueron responsables del terrorismo de Estado?

9El autor aclara que no se trata de regresar a la teoría de los “dos demonios”, pues bajo ninguna circunstancia puede equipararse la violencia de un Estado contra su población con la violencia de un grupo minoritario de la sociedad en busca de un cambio social. Asimismo, recuerda que el golpe tuvo objetivos que iban más allá de la erradicación de la guerrilla —de hecho, en marzo de 1976, ésta ya había sido prácticamente desarticulada—, como el debilitamiento de los sindicatos y la “normalización de la economía” a fin de acelerar el tránsito hacia el neoliberalismo.  Sin embargo, retomando a Brocato, Vezzetti postula que la violencia de las izquierdas movilizó las fuerzas represivas y “arrojó a los indecisos a la causa del restablecimiento del orden” (p. 187). Entonces, su hipótesis contrafactual es que incluso si no hubiese habido golpe de Estado, el gobierno —ya sea peronista o encabezado por otro partido—hubiera también llevado a cabo una feroz represión contra la guerrilla. Por un lado, porque en el momento de la ruptura de Perón con Montoneros, el líder histórico dio el visto bueno a la represión ilegal y ésta comenzó ya desde 1974. Por el otro, porque el Estado es responsable de evitar los asesinatos de sus ciudadanos, incluso cuando se hagan en nombre de las causas más nobles.

10El cuarto capítulo del libro es su momento menos afortunado. En éste Vezzetti hace una genealogía de la noción del “hombre nuevo”, homologando el credo de la guerrilla argentina con el fascismo italiano. La comparación resulta poco productiva, pues, al centrarse en aspectos doctrinarios y en la práctica política de la violencia (haciendo omisión de otras prácticas militantes), impide poner en perspectiva dos contextos diferenciados y dos tradiciones políticas contrastantes. El argumento, por ejemplo, recurre a la común obsesión —en el movimiento fascista y la guerrilla argentina— con el espíritu antiburgués, la idea de revolución, la exaltación del potencial transformador de la violencia y la alabanza del heroísmo. No obstante, como el autor mismo señala en el comienzo de su argumento, la cultura guerrera y el uso de la fuerza en la búsqueda de un cambio de orden político pueden rastrearse a los inicios mismos del mundo occidental, en la Grecia clásica, y son parte integrante de la tradición jacobina —que ocupa un lugar fundacional en la constitución de la noción moderna de ruptura revolucionaria.

11La pensadora que acompaña a Vezzetti a lo largo de todo el libro es Hannah Arendt. Esto explica en parte su comprensión de la política como consentimiento y su esfuerzo por mostrar que “el poder” no “nace del fusil”. Vezzetti se sitúa también dentro de la tradición hegeliana que entiende lo social como un todo y en su versión contemporánea —en los trabajos de Habermas— postula la necesidad del diálogo público y la construcción de un consenso para fundar regímenes auténticamente democráticos. Sin embargo, queda aquí postergada toda referencia al conflicto social, la coexistencia de distintos intereses fundamentales dentro de una misma sociedad y, sobre todo, el diferente acceso al uso y abuso de la palabra. Aun así, el texto de Vezzetti es una muestra de rigor crítico, escritura lúcida y rechazo de todos los conformismos. Para el autor, “la violencia despiadada entre argentinos” no puede reducirse a explicaciones teleológicas, ante todo, porque las operaciones discursivas sobre el pasado, tienen consecuencias en el presente.

Haut de page

Notes

1  Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002.

2 Traiciones: la figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión, Buenos Aires, Norma, 2007.

3  Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina, Buenos Aires, Norma, 1997.

4  Vezzetti sustenta esta afirmación en el Informe 2008 del Centro de Estudios Legales y Sociales, organismo caracterizado por su confiabilidad y que no es opositor al gobierno.  

5  Palabras de Beatriz Sarlo, citadas por el autor (“Una alucinación dispersa en agonía”, Punto de Vista, 1984 (21), pp. 2-3).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mara Polgovsky Ezcurra, « Hugo Vezzetti, Sobre la violencia revolucionaria. Memorias y olvidos, Buenos Aires, Siglo XXI, 2009, 288 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 15 novembre 2010, consulté le 17 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/60259

Haut de page

Auteur

Mara Polgovsky Ezcurra

Candidata a PhD, CLAS, University of Cambridge. marapolgovsky[at]gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page