Skip to navigation – Site map
Debates | 2011
La nobleza india del centro de México durante el periodo novohispano. Adaptaciones, cambios y continuidades – Coord.Lidia E. Gómez García
María Castañeda de la Paz

Historia de una casa real. Origen y ocaso del linaje gobernante en México-Tenochtitlan

[31/01/2011]

Abstracts

In this essay the history of the royal house of Tenochtitlan will be explored, paying particular interest to its development during the colonial period. It will be shown how shortly after the Conquest, people, who were not entitled to it, entered into the government of the altepetl (town). However, as time went by the legitimate lineages united themselves in power and successfully regained its place in the new colonial order. But this was not easy as faced with a policy designed to erode the foundations of the traditional nobility. Therefore, readers will also be witnesses to the slow agony of this royal house in a section dedicated to the difficult government of a number of its lords and the murky matter of incest in which one of these, don Pedro Dionisio, was involved. Another figure, don Antonio Valeriano, also deserves a section as up till now he has been considered an àmo pilli (“not noble”) due to the insistence on this point of a certain chronicler. However, as will be shown, don Antonio was more closely related to the Tenochca nobility than has been thought.

Top of page

Full text

1La historia de los gobernantes de Tenochtitlan, desde Acamapichtli – fundador de la casa real – hasta Cuauhtemoc, es relativamente bien conocida por los investigadores y un amplio público. Sin embargo, en el momento en el que nos adentramos en la colonia, el panorama histórico en torno a los gobernantes tenochcas se torna difuso. En líneas muy generales puede decirse que tras la Conquista, salvo un breve periodo de tiempo en el que gobernaron en el altepetl (pueblo) señores sin derecho a los puestos más altos del poder, la nobleza legítima recuperó su posición y volvió a ejercer su derecho a gobernar. A partir de entonces, lo más frecuente es que el antiguo tlatoani o gobernante (pl. tlatoque) pasaría a ostentar el cargo de gobernador y a ejercer su autoridad desde lo que ahora sería el cabildo indígena.

2Pero si el periodo colonial no es bien conocido, en cuanto al gobierno indígena se refiere, mucho menos lo es el final de este linaje gobernante, cuyas raíces se remontan a la primera mitad del siglo XIV. Los cronistas del siglo XVI y primera mitad del siglo XVII solían decir que con Luis Cipac, también conocido como Luis de Santamaría Cipac, acababa el gobierno de los “tlazopipiltin mexicas tenochcas”. Lo decían porque, tras su muerte, debía gobernar en el altepetl un nieto del tlatoani Tizoc, llamado don Pedro Dionisio. Sin embargo, las autoridades del cabildo lo acusaron de incesto y no lo permitieron. Entonces hubo un vacío de poder del que no hay apenas noticias. Unos años después fueron a gobernar en Tenochtitlan gente de otros pueblos, pero no todos carecían de vínculos con la nobleza tenochca como ciertas fuentes nos quieren hacer creer.

3En este trabajo haremos un recorrido por la vida de una casa real cuyo renombre traspasó fronteras, gracias al boato que irradiaba su corte en tiempos de Moctezuma Xocoyotzin. Nos centraremos en cómo tras la conquista, los descendientes de Acamapichtli tomaron rumbos diferentes y trataron de buscar su sitio en el nuevo orden colonial diseñado por los españoles. Se analizará también la agonía de esta casa real y por tanto, la figura de los últimos miembros de su linaje: Luis Cipac, Pedro Dionisio y Antonio Valeriano.

Del fundador del linaje a la decapitación temporal de sus miembros

  • 1 Códice Xolotl, edición, estudio y apéndice de Charles E. Dibble, 2 vols., UNAM, México, 1980, planc (...)
  • 2 Me refiero a las de la Crónica X, un término acuñado por Barlow, Robert, “La Crónica X: versiones c (...)

4Un gran número de fuentes consideran a Acamapichtli el fundador de la casa real de Tenochtitlan. Pero mientras las fuentes del Acolhuacan (área de Texcoco), como el Códice Xolotl e Ixtlilxochitl1, señalaban que Acamapichtli era de origen tepaneca, las fuentes de tradición mexica, probablemente más recientes en el tiempo, insistían en su ascendencia culhua-tolteca (véase anexo)2. En base a esto, las primeras decían que Acamapichtli era hijo de Tezozomoc, señor de Azcapotzalco (capital tepaneca hasta 1428), mientras que las segundas declaraban que Acamapichtli era nieto de Coxcox, señor de Culhuacan.

  • 3 Sospechosa se torna la muerte de Chimalpopoca y su hijo Teuhtlehuac en manos de los tepanecas de Tl (...)
  • 4 Durán, op. cit., lib. I, cap. VI, p. 99-100; Chimalpahin, op. cit., p. 79. Ambos cronistas son ejem (...)
  • 5 Es nuevamente aquí sospechosa la muerte de su hijo, el posible heredero (cf. Nota 4). Moctezuma Ilh (...)
  • 6 Carrasco, Pedro, “Royal Marriages in Ancient Mexico”, en Explorations in Ethnohistory, Harvey y Han (...)
  • 7 No obstante, ante la falta de claridad en las fuentes entorno a Chimalpopoca, que a veces figura co (...)

5Tras los fugaces gobiernos de Huitzilihuitl y Chimalpopoca, llegó al trono de Tenochtitlan, Itzcoatl (1427-1440)3. Ciertas fuentes son unánimes al tacharlo de hijo natural4, de lo cual se intuye que es muy probable que Itzcoatl no contaría con la legitimidad suficiente como para convertirse en el tlatoani del altepetl. Previendo entonces que a su muerte se desataría una encarnizada lucha por el trono entre aquellos que nunca aceptarían la legitimidad de su hijo (Huehue Tezozomoc), debió ser él quien le propusiera un pacto sobre sucesión a Moctezuma Ilhuicamina. Éste, miembro legítimo del linaje real tenochca, no tenía nada que perder pues los documentos señalan que tan sólo dejaba a una hija como heredera (Atotoztli)5. La cuestión es que a fin de evitar una crisis sucesoria, Moctezuma Ilhuicamina gobernaría a la muerte de Itzcoatl y después lo harían los hijos de Huehue Tezozomoc y Atotoztli: Axayacatl, Tizoc y Ahuizotl (véase cuadro anexo). Una alianza que reforzaba la legitimidad de sus hijos y, por tanto, la continuidad de éstos en el gobierno. A partir de este momento, como ya estableció Carrasco6, en Tenochtitlan se impuso un patrón de sucesión colateral. Un aspecto muy importante porque, como veremos, este patrón fue el que se trató de mantener a lo largo de todo el siglo XVI7.

  • 8 La Genealogía de Pedro Dionisio se encuentra en al Biblioteca nacional de Francia bajo la catalogac (...)
  • 9 Que el linaje pasaba a través de Atotoztli es algo que acepta Gillespie, op. cit., p. 152, 154, aun (...)
  • 10 El nombre de Itzcoatl se compone de dos elementos: la obsidiana (itz-tli) y la serpiente (coa-tl), (...)
  • 11 El nombre de la mujer se compone de agua (a-tl), pájaro (toto-tl) y la pluma amarilla (toztli), “av (...)

6La Genealogía de Pedro Dionisio es un documento pictográfico que nos habla precisamente de la importancia de la unión entre Huehue Tezozomoc y Atotoztli, y especialmente de ella como transmisora de la legitimidad (véase imagen anexa)8. Afirmamos esto porque en el caso de las pictografías tenochcas, las mujeres suelen aparecer cuando son importantes para el propósito del documento, de otra manera a ella no se la hubiera representado9. Sea como fuere, en la parte superior del documento se pintó a Itzcoatl y a Moctezuma Ilhuicamina sobre un trono de petate con respaldo (tepotzoicpalli) y portando la diadema de turquesas (xiuhhuitzolli) para indicar que eran tlatoque10. Bajo ellos están sus respectivos hijos, Huehue Tezozomoc por un lado y Atotoztli por el otro11. Ambos están uno frente a otro, convención pictográfica para indicar que son pareja, como asimismo corrobora la línea punteada por la que están unidos. De este matrimonio entre tío y sobrina nacerían Tizoc, Axayacatl y Ahuizotl, de quienes descenderían los señores que gobernarían el altepetl en la colonia. Empero, parece que la rama de Axayacatl fue la que se legitimó con más fuerza en el poder, como en unos momentos se verá con más detalle.

  • 12 Cortés, Hernán, Cartas de Relación, Manuel Alcalá (edit.), Porrúa, S. A., México, 1992. Cf. Segunda (...)
  • 13 Sobre la elección de Cuitlahuac véase Francisco de Aguilar, op. cit., p. 188; o Díaz del Castillo, (...)
  • 14 Quedó registrado en el Origen de los mexicanos... en Relaciones de la Nueva España. Contiene la Rel (...)
  • 15 Hijo del tlatoani Ahuizotl de Tenochtitlan y de Tiyacapatzin, la primogénita del tlatoani Moquihuix (...)

7A la llegada de los españoles estaba a la cabeza de Tenochtitlan precisamente un hijo de Axayacatl: el huey tlatoani (gran gobernante) Moctezuma Xocoyotzin. Su reacción frente a los españoles, incomprendida por su pueblo, provocó que muchos nobles tomaran la decisión de elegir a otro gobernante y que lo hicieran siguiendo el patrón colateral de sucesión. Como de nada les servía Moctezuma, prisionero y acatando las órdenes de los invasores12, el elegido fue su hermano Cuitlahuac, también hijo de Axayacatl. Pero éste sólo gobernó 80 días porque murió de viruela13. En esta difícil coyuntura Cuauhtemoc se proclamó tlatoani, pero dudo que en circunstancias normales hubiera accedido al cargo. Cuauhtemoc era del linaje de Ahuizotl y no del de Axayacatl, y eso quizás explica el interés de algunos grupos por establecer un vínculo más sólido con Moctezuma, a través del matrimonio con su hija14. En cualquier caso, el nuevo tlatoani tenía muchos elementos a su favor. Era de la alta nobleza, destacaba como un aguerrido guerrero determinado a no aceptar al nuevo invasor, y contaba además con una doble ascendencia que le valió el unánime apoyo de tenochcas y tlatelolcas15.

  • 16 Cortés, op. cit., Quinta carta, p. 236-237; Díaz del Castillo, op. cit. cap. CLXXVII, p. 469-470. V (...)
  • 17 Sobre la elección de Tlacotzin y Motelchiuhtzin véase Chimalpahin, op. cit., p. 167. Xochiquetzin f (...)
  • 18 Lockhart, James, Los nahuas después de la conquista. Historia social y cultural de la población ind (...)
  • 19 En una carta de 1532, Xochiquentzin ya se autodenomina gobernador y en ella don Hernando de Tapia, (...)
  • 20 Para Lockhart, op. cit., p. 53-54 se trataba de un gobernador interino que ostentaba el poder “hast (...)

8Consumada la conquista, y vaticinando un levantamiento durante su ausencia, Cortés se llevó a la flor y nata de la nobleza del centro de México a sus incursiones hacia Guatemala y Honduras (expedición de las Hibueras, 1524-1526). En el camino de vuelta, informado de un posible complot contra los españoles, el conquistador mató a Cuauhtemoc y Tetlepanquetzatzin de Tlacopan.16 La consecuencia de este acto para los tenochcas es que la casa real que fundara Acamapichtli quedara decapitada y que durante algunos años gobernara en el altepetl gente a la que no le correspondía el cargo de tlatoani. De hecho, fue el propio Cortés el que en el camino nombró como sucesor de Cuauhtemoc a don Juan Velázquez Tlacotzin (que murió antes de llegar a Tenochtitlan), y tras él ocuparon el cargo de gobernadores indígenas don Andrés de Tapia Motelchiuhtzin y don Pablo Xochiquentzin17. Como bien señala Lockhart18, los españoles se apresuraron a designar a estos líderes indígenas con el nombre de gobernadores. Y aunque Motelchiuhtzin y Xochiquetzin adoptaron rápidamente el nuevo título de su cargo19, es evidente que para el pueblo –o al menos para la élite indígena- nunca fueron ni gobernadores ni tlatoque, sino quauhtlatoani (señor-águila). Con ello manifestaban la falta de legitimidad de sus nuevos señores.20

La restitución del linaje real

  • 21 En Martínez Garnica, Armando, La casa de Moctezuma. La incorporación de los linajes nobles del vall (...)
  • 22 Pérez-Rocha y Tena, op. cit., p. 50.
  • 23 Aunque no tenemos la merced real, su llegada al gobierno de Tlatelolco es en 1549 y coincide con el (...)
  • 24 Sobre los lazos parentales de Huanitzin con Moctezuma véase Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 168-16 (...)
  • 25 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 164.
  • 26 De hecho, todos aparecen firmando en 1532 una solicitud en manos de la Segunda Audiencia. Cf. AGI, (...)
  • 27 La discordancia entre las fuentes sobre el año de su elección es grande. El Códice Cozcatzin, op. c (...)
  • 28 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 151.

9El 15 de octubre de 1535 llegaba a la capital de la Nueva España el virrey don Antonio de Mendoza. Para entonces gobernaba en Tenochtitlan don Pablo Xochiquentzin (1532-1536) quien, como los señores que lo precedieron, no era noble de nacimiento. La labor del virrey en la Nueva España se dejó sentir en varias direcciones, pero para el tema que aquí nos ocupa hay que destacar su empeño en meter a la población indígena en el modo de gobernar español a través del sistema de cabildo21. Todo apunta a que trató, asimismo, de restituir a los linajes legítimos que se vieron desplazados de los gobiernos de sus respectivos altepetl tras la larga ausencia de sus señores en la expedición de las Hibueras, el aniquilamiento de algunos tlatoque en el camino de vuelta, o el fallecimiento de otros por causas diversas (guerras o enfermedades). Así parece demostrarlo el hecho de que a los pocos años de llegar, don Antonio Cortés Totoquihuatzin “el Viejo” alcanzara el gobierno en Tlacopan22, don Diego de Mendoza en Tlatelolco23, y don Diego de Alvarado Huanitzin en Tenochtitlan. Huanitzin era hijo de Tezozomoc Acolnahuacatl, un hermano de Moctezuma Xocoyotzin (ambos hijos de Axayacatl, aunque de distinta madre) y los dos se casaron con dos hermanas, mujeres principales de Ehecatepec (ver cuadro anexo)24. Pero mientras Moctezuma gobernó en Tenochtitlan, Tezozomoc Acolnahuacatl lo hizo en Azcapotzalco, en la parte de Mexicapan, donde se había instalado un linaje tenochca. Tezozomoc Acolnahuacatl tenía dos hijos: don Diego de Alvarado Huanitzin, que a la llegada de los españoles era tlatoani de Ehecatepec, y don Carlos Oquiztzin que sucedió a su padre en el gobierno de Azcapotzalco Mexicapan25. Había un tercer hijo, al que el cronista Tezozomoc jamás nombró: don Francisco de Alvarado Matlaccohuatzin, del que se hablará al final de este trabajo. La cuestión es que en 1532, gobernando en Tenochtitlan el quauhtlatoani don Andrés Xochiquentzin, es muy significativo que alrededor del poder político estuvieran don Diego de Alvarado Huanitzin (nieto de Axayacatl), don Diego de San Francisco Tehuetzquititzin, (nieto de Tizoc) y don Juan Coatlhuitzilihuitl (nieto de Ahuizotl). Junto a ellos estaba también el hijo de Moctezuma, don Martín Moctezuma (nieto también de Axayacatl) y don Hernando de Tapia (hijo del quauhtlatoani don Andrés de Tapia Motelchiuhtzin)26. Una estructura que viene a reflejar cómo tras los desórdenes provocados por la conquista, cada uno de los tres linajes se reorganizó alrededor del gobierno político del altepetl (véase cuadro anexo). Huanitzin fue oficialmente elegido primer gobernador de Tenochtitlan entre 1536 o 153927. La pregunta es por qué el virrey no consideró para el cargo a alguno de los dos hijos de Moctezuma y optó por un sobrino del huey tlatoani (véase cuadro anexo). Aunque no tenemos información de los pormenores que tenían lugar en el seno de la élite indígena, hay indicios de una fuerte lucha por parte de algunos de sus miembros por hacerse con el poder. El punto más álgido de estas intrigas se manifestó en 1536, cuando don Martín Cortés Nezahualtecolotzin fue eliminado de la escena política. Según parece, fue envenenado por don Hernando de Tapia cuando venía de regreso de una larga estancia en España, de donde traía como esposa a una mujer español28.

  • 29 Cónica Mexicayotl, op. cit., p. 168
  • 30 La fecha exacta de este matrimonio no la sabemos, pero debió ser después de 1532, pues en ese año a (...)
  • 31 Sobre don Pedro hay abundante documentación. Su probanza y los pleitos con las autoridades de Tula (...)

10Si don Diego de Alvarado Huanitzin estaba involucrado en esta conspiración es imposible saberlo, aunque desde luego fue el personaje que más se benefició de ello. Y es que muerto don Martín, él se convertía en el candidato con más derechos al trono de Tenochtitlan: no sólo era del linaje de Axayacatl, sino que lo fortaleció al casarse con su prima hermana doña Francisca Moctezuma29, una de las hijas de Moctezuma Xocoyotzin, legitimando aún más si cabe su derecho a gobernar30. Eliminado don Martín de la escena política, quedaba don Pedro Moctezuma, el otro hijo del huey tlatoani. Pudiera alegarse que don Pedro, eclipsado por el predominio de su hermano no estuvo interesado en los asuntos de Tenochtitlan, pero esto no son más que conjeturas. Lo que sabemos con certeza es que don Pedro tenía puestos sus ojos en Tula, de donde era su madre y donde, ya en 1535, logró ocupar el cargo de gobernador31. Para qué entonces poner sus miras en Tenochtitlan, donde la ambición de algunos fue la que tuvo que ver con la muerte de su hermano don Martín, a sabiendas, de que los nobles tenochcas habían perdido sus tierras más allá de la isla, mientras él todavía podía recuperar las suyas. Sin duda, todas estas circunstancias fueron las que favorecieron a que don Diego de Alvarado Huanitzin se convirtiera en el personaje idóneo para el cargo. Ahora bien, muerto Huanitzin, el gobierno no recayó sobre su hijo don Cristóbal de Guzmán Cecetzin hasta algunos años después. Antes, y siguiendo el orden colateral, le tocaba el turno a algún miembro de la rama de Tizoc. Se nombró entonces a don Diego de San Francisco Tehuetzquititzin (1541-1554) en un gobierno que se antoja difícil.

  • 32 En Anales de Juan Bautista: ¿Cómo te confundes? ¿Acaso no somos conquistados?, paleografía, traducc (...)
  • 33 Reyes García, passim, proporciona también detalles de sus “propiedades” y cobros (op. cit.). Más in (...)
  • 34 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 175 y Códice Aubin, op. cit., fols. 49r y 77r.
  • 35 Chimalpahin, op. cit., p. 217. Esto viene a corroborar la limitación de las funciones que el cabild (...)

11Explica Reyes García que hasta 1549, el tributo en Tenochtitlan estaba basado en el servicio personal a la comunidad (fuerza de trabajo, servicio personal doméstico, trabajo agrícola y artesanal)32. Sin embargo, en ese año se impuso a sus habitantes el primer tributo en dinero, destinado a mantener a sus autoridades políticas y religiosas. Poco después, en 1551, el virrey Velasco ordenaba el fin del servicio personal del pueblo a sus señores, aunque sí lo preservó para reparar o construir la parte de la ciudad en la que habitaban los españoles. Lógicamente, Tehuetzquititzin trató de resistirse a estos cambios, motivo por el cual, y ante las nuevas leyes coloniales, fue acusado de abuso de poder33. Vino entonces el juez don Esteban de Guzmán a hacerle un juicio de residencia, pero para bien o para mal, Tehuetzquititzin murió antes de que éste llegara34. No obstante, el juez se quedó en Tenochtitlan hasta poner orden en el altepetl y nombrar un sucesor. O sea, hasta 1557. El elegido no fue, sin embargo, un miembro de la rama de Ahuizotl, aunque es muy probable que para esa fecha, y tras el largo gobierno de su antecesor, don Juan Coatlhuitzilihuitl ya hubiera muerto. Claro que podría haberse elegido a Luis Cipac, otro de los nietos de Ahuizotl, con gran experiencia en el cabildo indígena. Sin embargo, alguna razón hubo de haber para que el juez, con aprobación del virrey, designara a don Cristóbal de Guzmán Cecetzin (1557-1562). No fue hasta su muerte que finalmente llegó al cargo un nieto de Ahuizotl: don Luis Cipac o don Luis de Santamaría Nanacacipac (1563-1565), designado por el virrey Luis de Velasco el 31 de agosto de 156335.

Don Luis de Santa María Cipac. Un tiempo difícil

  • 36 Reyes García, Luis; Eustaquio Celestino; Armando Valencia; Constantino Medina y Gregorio Guerrero ( (...)
  • 37 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 145. Véase también Chimalpahin, op. cit., p. 221, 225, e Ixtlilxoc (...)

12Como Luis Cipac mismo aseguraba en una carta, era hijo de Acamapichtli y nieto del tlatoani Ahuizotzin.36 Tezozomoc corrobora que, efectivamente, el duodécimo hijo de Ahuizotl era un valiente guerrero llamado Acamapichtli, siendo una incógnita saber por qué entonces no mencionó a Cipac entre los hijos de ese afamado guerrero37.

  • 38 Chávez Orozco, op. cit., p. 42-43, 45, 47, 82, 84, 86, 124, 126, 134, 166.
  • 39 Chávez Orozco, op. cit. p. 107.
  • 40 Véase por ejemplo la entronización de Tizoc en Durán, op. cit., lib. I, cap. XL, p. 364-365, donde (...)
  • 41 Carrasco, op. cit., p. 63 sugirió que se trataba de la hija de Tehuetzquitzin, aunque no negó que p (...)

13De cualquier manera, cuando el nuevo gobernador tomó posesión de su cargo lo hizo un año después de la muerte de su antecesor –Cecepatic-, sin que sepamos qué motivó que no hubiera gobernador en la ciudad por espacio de un año. No obstante, don Luis Cipac era un personaje con suficiente experiencia política en tanto que ocupó el cargo de regidor en 1556, el de alcalde en 1557, nuevamente el de regidor en 1560 y una vez más el de alcalde en 1563, el mismo año en el que fue elegido gobernador.38 Con motivo de esta elección organizó un gran convite, al que asistieron todos los señores comarcanos y en el que se gastaron importantes sumas de cacao.39 Esta asistencia denota que entre varios pueblos -probablemente muchos de los que estuvieron sujetos a Tenochtitlan antes de la llegada española- aún persistía en la memoria ese reconocimiento a la autoridad del gobernante tenochca, al que antaño se le rendía vasallaje40. El 4 de junio de 1564, casi al año de estar gobernando, se casó con doña Magdalena Chichimecacihuatl, cuya identidad es por el momento un misterio, pues sólo sabemos que era “hija del ya difunto don Diego”. En tal caso, podría tratarse de la hija de don Diego de Mendoza Austria Moctezuma, gobernador de la vecina Tlatelolco (†1562) o de la hija de don Diego de San Francisco Tehuetzquitzin (†1554)41, pero el problema es que no hay rastro de ella.

  • 42 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 156.

Domingo a 4 de junio de 1564 años […] se casó el gobernador don Luis de Santa María, con la que se casó se llama doña Magdalena Chichimecaçihuatl hija del difunto don Diego; por ellos se predicó y los bendijeron dos veces, arriba y abajo. Al traer a la señora [cihuapilli] le tocaron música de viento en el templo y en el camino, al llegar le venían tocando música de viento. Y al llegar al palacio, al pie de las escaleras se colocaron la gente de la iglesia [teopantlaca], los cantores, allí le cantaron. Y una vez que entró, luego empezaron a danzar, primero se interpretó el chichimecayotl y luego empezó el atequilizcuicatl y el señor [tlatohuani] en persona danzó […]. Habían venido los señores [tlatoque] y principales [pipiltin] de los pueblos. Y en los jacales de las afueras del palacio, allí estaban colocados los militares antiguos [quahuehuetque] y en su casa, dos noches danzaron los otomíes42.

  • 43 España era un país pobre en el que todas las riquezas que se traía de las colonias se iban para fin (...)

14El boato de la boda indica que no se trataba, ni de una simple boda, ni de una mujer cualquiera. Se danzó y se tocó el chichimecayotl, probablemente en honor a su ascendencia chichimeca. Por otro lado, la presencia de los señores y principales de otros pueblos, deja nuevamente de manifiesto la importancia que todavía irradiaba la corte indígena de la Tenochtitlan de entonces. Pero estos expendios eran los coletazos del final de una época. Durante el gobierno de Cipac, en 1564, llegó el visitador Jerónimo de Valderrama, cuyas reformas en materia de tributo marcaron un antes y un después en la vida de los nobles indígenas. El origen de estas imposiciones estaba en una España empobrecida y con las arcas de la Hacienda exhaustas. Su monarca, Felipe II (1556-1598), vió entonces la necesidad de alejarse de la política de su Consejo de Indias y aumentar sus recursos mediante la subida del monto del tributo en sus colonias43.

  • 44 Epistolario de la NuevaEspaña, vol. X, págs. 1-3, citado en Luis Reyes García, Anales de Juan Bauti (...)

15El visitador traía la orden de aumentar el monto del tributo económico y reiterándose al mismo tiempo que no se diese más tributo ni servicio personal a los principales, de lo cual se deduce que ese servicio proseguía44. Además, para vivir como españoles, no había que volver a tributar en especies sino en dinero:

  • 45 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 171:205)

“[1564] así ordena el visitador, así tributarán, el trabajo público lo dejarán junto con el zacate además de todo lo que les imponía de tributo en el palacio de ustedes. Todo se suspende por un peso y tres tomines; así me lo dijo el visitador, que como españoles aquí vivirán”45.

  • 46 Anales de Juan Bautista, op. cit., párrs. 189-190, 191-192, 198, 295.
  • 47 Chávez Orozco, op. cit., p. 110-112, 156. La situación debió llegar a tal punto que el 27 agosto de (...)
  • 48 Chimalpahin, op. cit., p. 217, 221.

16Lógicamente, estas medidas tan impopulares dañaron gravemente la imagen de don Luis y alteraron la situación de la nobleza indígena en general. Las fuentes revelan que los alborotos del pueblo a lo largo de 1564 no se hicieron de esperar. El 18 de enero de ese año, cuando Luis Cipac comunicó la orden del aumento del tributo económico y la repartición del mismo, la gente enfurecida comenzó a insultarlo46. Meses después, el 13 de julio, la población apedreó a los principales del cabildo, quienes asimismo se negaron inicialmente a acatar las órdenes españolas47. Por último, cuando el 8 de septiembre de ese año se obligó a que todos los casados pagaran 4 tomines al rey, la reacción fue similar: los habitantes de Tenochtitlan se fueron a apedrear el tecpan de San Juan Moyotlan. Es entonces cuando Luis de Santa María, por su docilidad en acatar las nuevas órdenes, recibió el despectivo apodo de Nanacatl, “Hongo”48.

  • 49 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 387.
  • 50 Reyes García, op. cit., p. 40.

17En este marco, y viendo cómo sus privilegios -inherentes al cargo de gobernador y a su condición de pilli- iban mermando, puede entenderse que la desesperación del gobernador llegara hasta tal punto que en la noche del jueves, 24  de mayo de 1565 estuviera en su azotea como endemoniado “gritando y golpeándose su boca, llevaba puesto su escudo [... y] con su espada andaba escaramuceando”49. Agotado se cayó de su azotea. Un acto que Reyes García interpretó como la simulación de un combate, “agobiado por los conflictos y su impotencia ante la colonización”50. Al día siguiente, el 25 de mayo de 1565, llegó lo que se temía: se notificó a los señores alcaldes y regidores que de dos en dos debían ir a declarar en un cuestionario centrado en el tributo.

  • 51 Chávez Orozco, op. cit., p. 76-77)

18La otra cara de la moneda es cuando el 17 de agosto de 1565 vemos al gobernador encarcelado por la apropiación indebida de un dinero que tenía en depósito51. Un mes antes se le notificó que debía entregar los pesos de oro que se habían depositado para principio de paga. Cipac contestó que avisaría a los aludidos para que pasasen a por el dinero, pero no lo hizo como él mismo atestigua en la carta que el 17 de agosto escribió desde la cárcel:

  • 52 Chávez Orozco, op. cit., p. 77. Existe aquí un problema cronológico ya que los Anales de Juan Bauti (...)

“podrá aver quince días poco mas o menos tiempo, que Antonio de Vallejo, alguazil desta corte, me requirió con un mandamiento de vuestra alteza para que diese a los mazeguales, oficiales, ciento e setenta pesos que en mí estaban depositados, o fuese preso; y por no los dar, el dicho alguazil me trajo a la Real Cárcel, y estando preso yo pagué”52.

  • 53 La Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 174 sólo situa el acontecimiento a finales de 1565, mientras qu (...)
  • 54 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 20.

19Meses después, en diciembre de 1565, murió53. El domingo 3 de marzo de 1566 lo hizo su mujer, doña Magdalena Chichimecacihuatl, cuyas exequias se llevaron a cabo en el templo de San José54. Las fuentes nunca mencionan si dejaron descendencia y hasta el momento no hay rastro de la misma.

Don Pedro Dionisio y el escabroso asunto del incesto

  • 55 Chimalpahin, op. cit., p. 221, 223; Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 174-175.

20Por alguna razón, Tezozomoc y Chimalpahin insistían en recalcar que con don Luis de Santa María Cipac concluía el gobierno de linaje real en Tenochtitlan, pues si bien hubo otros gobernadores, el cargo – según ellos –, no estaba ya emparentado con la casa real tenochca55.

  • 56 Galarza, Joaquín, Estudios de escritura indígena tradicional AZTECA-NAHUATL, Archivo General de la (...)

21Galarza intuía problemas en la sucesión al cargo cuando nos informaba que los años de gobierno de los respectivos señores tenochcas presentaban un desajuste cronológico en el Códice de Santa Anita Zacatlalmanco56. Algo que él observaba tras la muerte de Luis Cipac, ya que a continuación se representaban dos años sueltos, no asociados al gobierno de ningún personaje. Para el autor del análisis de este documento, esto era indicio de que no tenía sustituto.

  • 57 El nombre del primero es “Espejo (tezcatl) humeante (popoca) más la partícula reverencial –tzin. El (...)

22Hoy, gracias a varios trabajos de transcripción y traducción sabemos que aquellas dos cuentas anuales del códice de Santa Anita Zacatlalmanco nos hablaban de la crisis dinástica que se vivió en Tenochtitlan con el escabroso asunto en el que se vió envuelto el sucesor de Cipac, don Pedro Dionisio, de la parcialidad de San Pablo. La llamada Genealogía de don Pedro Dionisio, a la que hicimos referencia al inicio de este trabajo, nos ayuda a esclarecer quién era este personaje (véase figura). En ella veíamos que fruto del matrimonio entre Huehue Tezozomoc y Atotoztli nacieron tres futuros tlatoque de Tenochtitan: Tizoc, Ahuizotl y Axayacatl. Ahora bien, la razón por la que el pintor sólo se detuvo a narrar la descendencia de Tizoc y no de sus otros hermanos es porque de su linaje procedía la persona que encargó la pintura: don Pedro Dionisio. Él es el último que aparece en la sucesión genealógica, y el único que está vivo en el momento de hacerse la pictografía, pues todos los demás aparecen con los ojos cerrados, indicando que ya estaban muertos. En cualquier caso, si analizamos de cerca el documento, vemos que de Tizoc salen dos líneas para indicar que tuvo dos hijos: Tezcatlpopocatzin y Cihuayztitzin.57 Tezcatlpopocatzin aparece representado como tlatoani según se adivina por el tipo de asiento respaldo y la diadema de turquesa, pero en las fuentes no hay registro alguno de que gobernara en Tenochtitlan o en pueblo alguno. Cihuayztitzin fue un señor principal, pues está sentado sobre un simple icpalli sin respaldo y no lleva la xiuhhuitzolli. A continuación tenemos que cada uno de estos hijos tuvo su propia descendencia, la cual se emparentó entre sí. Tezcalpopocatzin tuvo a don Diego de San Francisco [Tehuetzquititzin], décimo tercer señor de Tenochtitlan y padre de don Pedro Dionisio. Cihuayztitzin a una mujer llamada doña María [¿Tlaco?]. Ambos, don Diego y doña María (primos hermanos), tuvieron una hija según se lee a través de las líneas que van hacia María Moyeztica Ehecatepec, que sería medio hermana de don Pedro Dionisio.

  • 58 Reyes García et. al., op. cit., p. 334.
  • 59 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 41.
  • 60 Tezozomoc, op. cit., p. 141-142, 172-173.
  • 61 Según el testamento de doña Francisca de Guzmán de Xochimilco, don Pablo Yxcuinantzin tuvo una hija (...)
  • 62 Era importante demostrarlo porque con ello se estaba jugando el cargo a gobernador. De hecho, en la (...)

23En relación a estos personajes hay que decir que existe una interesante carta escrita por una mujer llamada doña María Tizozicatzin, dirigida a su madre y a su hermano.58 De ella se concluye que María Tizozicatzin es la misma persona que María Moyeztica, porque en la carta menciona que su abuelo era Cihuayztitzin y su madre María, tal como corrobora la Genealogía. Además, es a su madre (María) y a su hermano (Pedro Dionisio) a quien dirige la carta. Ahora bien, la importancia de la carta radica en que reconoce estar embarazada y explica que por ese motivo no puede presentarse ante Ceynos para solventar un problema con unas tierras de su propiedad. Fuera de contexto no entenderíamos bien sus argumentos. Sin embargo, conociendo la grave acusación de la que fue objeto don Pedro Dionisio, el texto cobra sentido. Según los Anales de Juan Bautista59, en diciembre de 1566, don Pedro fue acusado delante del tribunal por los miembros del cabildo de haber tenido relaciones con su hermana menor -con la que tuvo un hijo-, y también con su madrastra de nombre Tlaco. Esto explica que en la genealogía, María Tlaco no esté de frente a Tehuetzquititzin, ni tampoco unida a él por una línea punteada, como lo estaba Atotoztli con respecto a Huehue Tezozomoc. Con esto, don Pedro venía a indicar que su padre nunca estuvo casado con ella y que, por tanto, María Moyeztica/Tizozicatzin era hija natural. Llegados a este punto, conviene revisar también la versión genealógica de Tezozomoc60, pariente cercano a esta rama de la familia. Según el cronista tenochca, Tizoc tuvo dos hijos, Tehuetzquititzin y Huehue Mauhcaxochitl. O sea, nada decía del señor Cihuayztitzin que aparecía en la Genealogía de Pedro Dionisio. Pero a diferencia de aquella, decía también que doña María sí estuvo casada con Tehuetzquititzin, aunque fruto de ese matrimonio sólo fueron tres varones, Tezcatlpopocatzin, Pablo Yxcuyn, y Pedro Mauhcaxochitl “el otro”, para diferenciarlo de su abuelo con igual nombre61. O sea, que aquí tampoco se decía nada de María Moyeztica, con lo cual, la versión de Tezozomoc variaba considerablemente con la de Pedro Dionisio. Los motivos son los siguientes: Tehuetzquitzin debió casarse en dos ocasiones. La primera lo hizo con su prima hermana doña María, hija de Huehue Mauhcaxochtil como aseveraba Tezozomoc. La segunda, con su prima hermana, también llamada doña María [Tlaco], aunque hija de Cihuayztitzin como se afirmaba en la Genealogía. Con la primera tuvo tres hijos varones (Pedro Mauhcaxochitl, Pablo y Tezcatlpopocatzin) y con la segunda una hija (María). Lo anterior demuestra que cada autor recogió la información de dos ramas distintas de la misma familia, porque elaboraban sus documentos con objetivos bien diferentes. De esta otra rama vendría entonces don Pedro (¿Pedro Mauhcaxochitl?), pues en la Genealogía, dejaba bien claro que su madre era otra que no mencionó. No lo hizo porque no era importante para el objetivo del documento, que era mostrar cómo las relaciones de su padre con aquella otra prima hermana eran fruto de relaciones extramatrimoniales o de un segundo matrimonio62.

  • 63 La ausencia de un gobernador indígena ya la había observado Galarza, op. cit., p. 95 en el Códice d (...)
  • 64 Lockhart, op. cit., p. 56 señala que la presencia de estos jueces extranjeros fue muy frecuente en (...)
  • 65 Anales de Tecamachalco, 1398-1590, paleografía, traducción y estudio de Celestino Solís y Luis Reye (...)
  • 66 Es lo que también parece insinuar Tezozomoc, op. cit. p. 176 al decir que “fué a morir a su casa”. (...)

24Desafortunadamente no tengo información del juicio a don Pedro Dionisio ni de lo que sucedió en el gobierno indígena de Tenochtitlan hasta la llegada de Francisco Jiménez, originario de Tecamachalco. Sabemos que el 31 de julio de 1564 murió el virrey don Luis de Velasco, lo cual aunado a la famosa “conjura de los hijos de Cortés”, destapada en julio de 1566, fue lo que seguramente detuvo el proceso de elección de los nuevos gobernadores indígenas, pues no es casual que una coyuntura semejante se viviera en Tlatelolco, que también llevaba años sin gobernador. La situación se normalizó en ambos sitios a la llegada del virrey don Gastón de Peralta en octubre de 1566, cuando él mismo, como hicieron los virreyes del pasado, debió nombrar a don Diego García Oquiztzin como juez-gobernador de Tlatelolco y a don Francisco Jiménez como juez-gobernador de Tenochtitlan63. Con don Francisco Jiménez se daba inicio al gobierno de jueces-gobernadores en el altepetl tenochca, donde a partir de ahora vendrían a gobernar gente de otros pueblos, rompiendo con ello el control que el linaje legítimo había tenido del cabildo indígena durante buena parte del siglo XVI64. Don Francisco entró en el altepetl el 17 de enero de 156865. Las cuentas de años junto al nuevo juez-gobernador, en el Códice de Santa Anita Zacatlalmanco, indicaban entonces un gobierno de cinco años, infiriéndose que se fue de Tenochtitlan en 1572, para morir en su pueblo en enero de 157366.

Don Antonio Valeriano

  • 67 Pérez-Rocha y Tena, op. cit., p. 224. Que fue gobernador de Azcapotzalco lo afirma Francisco Plácid (...)
  • 68 León-Portilla, passim, da erróneamente la fecha de 1570 para señalar la entrada de Valeriano a Teno (...)
  • 69 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 170-171.
  • 70 Crónica Mexicayotl, op. cit. p. 171, 176.

25En 1573, tras la salida de Francisco Jiménez de Tenochtitlan, llegó como juez-gobernador don Antonio Valeriano, el gran sabio del Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco. Valeriano nació en Azcapotzalco hacia 1522 y antes de llegar a Tenochtitlan ya había ocupado el puesto de gobernador en su altepetl, además de otros cargos67. En Tenochtitlan gobernó hasta 1599, muriendo muy anciano, en agosto de 160568. Sabemos, además, que era yerno de don Diego de Alvarado Huanitzin, pues estaba casado con su hija doña Isabel69. Quiere esto decir que Valeriano era, asimismo, cuñado del que había sido gobernador de Tenochtitlan, don Cristóbal Cecetzin, y del historiador don Hernando de Alvarado Tezozomoc, autor de la Crónica Mexicana y la Crónica Mexicayotl. Ahora bien, Tezozomoc aseveraba, e incluso insistía, que Valeriano no era noble70. Al ser contemporáneo a él y además miembro de su familia, lo lógico es creerle al cronista tenochca. El problema es que si verdaderamente no era noble ¿cómo explicar entonces que hubiera sido alumno y rector del Colegio de la Santa Cruz, donde sólo accedían los hijos de los caciques? ¿Cómo entender que también hubiera sido gobernador de Azcapotzalco? ¿De qué manera, entonces, logró emparentarse con lo más alto de la élite tenochca?

  • 71 Chimalpahin, op. cit., p. 183.
  • 72 Se trata de un trasunto realizado en 1669 que se conserva en el Archivo General de la Nación (en ad (...)

26La cuestión es que, a pesar de las rotundas afirmaciones de Tezozomoc, su cuñado Valeriano sí era noble y lo era de cuna. Si bien no tenemos datos sobre su madre, que probablemente era una mujer de Azcapotzalco, existen algunos datos que apuntan a que su padre era don Francisco de Alvarado Matlaccohuatzin, ese hijo de Tezozomoc Acolnahuacatl al que precisamente el cronista Tezozomoc jamás mencionó, pero sí Chimalpahin71. Por ende, don Francisco era hermano de Huanitzin (véase cuadro anexo). En una petición de 1620, realizada por el nieto de don Antonio Valeriano, también llamado Antonio Valeriano (aunque él ya se añadió el apellido Moctezuma), éste afirmaba que su bisabuelo (el padre de don Antonio Valeriano) era don Francisco [de Alvarado Matlaccohuatl]72.

  • 73 Archivo Ducal de Alba, Carpeta 238, Legajo 2, doc. 21, fol. 1v. Este escudo ha sido publicado en Ca (...)
  • 74 AGN, Vínculos 110, exp. 2, fol. 338v-339r.

27Sabemos que don Francisco viajó a España en 1532 y que estuvo en la corte española durante tres años con su primo hermano, don Martín Cortés Nezahualtecolotzin (hijo de Moctezuma Xocoyotzin) y con don Hernando de Tapia (hijo de don Andrés Motelchiuhtzin). De hecho, regresó con una cédula real a través de la cual el rey lo compensaba con un escudo de armas en agradecimiento a la ayuda que él y su hermano Diego de Alvarado Huanitzin le habían prestado a Cortés en la conquista y pacificación de las provincias de la Nueva España73. No es por ello una casualidad que este nieto de don Antonio Valeriano poseyera una copia de dicha cédula y su escudo de armas74.

  • 75 Códice Aubin, op. cit., fol. 58v. Empero, no sucede lo mismo en el fol. 78v, si bien la mano del pi (...)

28Esto significa que, como era usual entre la nobleza, lo que hizo don Antonio Valeriano fue casarse con su prima hermana doña Isabel, y con ello reforzar su legitimidad al trono tenochca. En realidad hacía lo mismo que tiempos atrás había hecho su suegro, don Diego Huanitzin, al casarse con su prima hermana, doña Francisca de Moctezuma, hija de Moctezuma Xocoyotzin. De esta manera don Antonio Valeriano gozaba de los mismos derechos que su primo hermano – don Cristóbal Guzmán Cecetzin – había tenido para acceder al gobierno de Tenochtitlan. Probablemente por eso, el pintor del Códice Aubin lo representó como a un verdadero tlatoani, en asiento con respaldo y xiuhhuitzolli75.

  • 76 Lockhart, op. cit. p. 55, 57 y cuadro II.1. En el Códice de Santa Anita Zacatlalmanco, op. cit., lá (...)

29Sólo de esta manera se puede explicar que don Antonio Valeriano cumpliera con los requisitos para su ingreso en el colegio de Santa Cruz de Tlatelolco. Por otro lado, con él se restablecía también la legitimidad en el gobierno de la ciudad. Empero, no tuvo la acogida esperada. Por alguna razón Tezozomoc persistía en tacharlo de “àmo pilli” (no noble) y excluyó de su crónica a su padre, don Francisco de Alvarado Matlaccohuatl, de entre los hermanos de Huanitzin. En mi opinión, lo hizo al verse desplazado del gobierno del altepetl, una vez muerto su hermano Cristóbal Cecetzin (trabajo en preparación). En cualquier caso, a don Valeriano lo sustituyeron jueces-gobernadores de otros pueblos, e incluso su nieto en 162076. Pero eran otros tiempos, testigos de la verdadera decadencia en la que había caído la nobleza tenochca.

Conclusiones

30En este trabajo se ha hecho un largo recorrido por los casi tres siglos de vida de una casa real, que fue la que gobernaba Moctezuma Xocoyotzin cuando Cortés arribó a Tenochtitlan. El esplendor de su corte, el respeto y el lujo que envolvía al huey tlatoani, maravilló a los conquistadores y también a Carlos V, que recibía fascinado las noticias que le llegaban de su nueva Colonia. Sin embargo, ese fue el momento de mayor esplendor de una casa real, que tras la muerte del huey tlatoani comenzó a declinar en una lenta agonía que duró casi un siglo. En este apartado sólo deseo remarcar los puntos más importantes que aquí se han tratado y que considero aportaciones fundamentales para la historia de Tenochtitlan:

311. De la información que hemos heredado entorno a la casa real tenochca, el fundador del linaje gobernante fue Acamapichtli. Pero mientras las fuentes de tradición acolhua señalan que éste era de origen tepaneca, las fuentes propiamente mexicas señalan que era culhua.

322. En 1428 llega al gobierno de Tenochtitlan Itzcoatl, quien no gozaba de toda la legitimidad que se requería para acceder al cargo de tlatoani. Sabiéndolo, parece que pactó con Moctezuma Ilhuicamina una alianza matrimonial entre sus respectivos hijos, con el fin de que no hubiera duda de la legitimidad de los futuros herederos. De esta alianza nacieron Axayacatl, Tizoc y Ahuizotl, quienes gobernaron sucesivamente en el altepetl.

333. A partir de aquí se estableciera un patrón de sucesión colateral, prueba de ello es que durante la conquista de Tenochtitlan, mientras Moctezuma estaba preso, los nobles eligieron a Cuitlahuac como su sucesor. No obstante, parece que fueron las difíciles circunstancias del momento las que auparon a un descendiente de Ahuizotl al cargo de tlatoani. El renombrado Cuauhtemoc. Empero, creo que de no haber llegado los españoles, difícilmente éste hubiera accedido al poder.

344. Muerto Cuauhtemoc, la casa real quedó temporalmente decapitada. En los primeros tiempos, y mientras se asentaba el sistema colonial, gobernaron tres señores que no pertenecían al linaje gobernante y que fueron elegidos por las autoridades españolas. Si bien los españoles se precipitaron denominándolos gobernadores –cosa que ellos aceptaron de muy buen grado-, es muy claro que para sus súbditos sólo fueron quauhtlatoque, cargo que se ha equiparado con el de gobernante interino.

355. A partir de la llegada del virrey Mendoza (1535) se restaura el linaje gobernante en Tenochtitlan. La máxima autoridad del altepetl sería oficialmente el gobernador, que ejercería su autoridad desde el cabildo. Alrededor del poder estaban los nietos de Axayacatl, Tizoc y Ahuizotl, pero las intrigas internas salieron a la luz cuando se envenenó a don Martín Moctezuma. A éste podía haberlo sustituido su hermano don Pedro, pero ya vimos que éste estaba imbuido en los asuntos de Tula. Todo ello dejaba el camino libre a don Diego de Alvarado Huanitzin, quien para legitimar aún más su posición, se casó con su prima hermana, hija de Moctezuma Xocoyotzin.

366. De los sucesivos gobiernos se percibe una rotación entre los nietos de Axayacatl, Tizoc y Ahuizotl, aunque parece que prevaleció el linaje de Axayacatl sobre los otros dos.

377. A partir del gobierno de don Diego de San Francisco Tehuetzquititzin las leyes que venía de España en materia de tributo comenzaron a erosionar fuertemente el poder de la nobleza indígena tradicional. El momento más difícil fue el breve gobierno de Luis Cipac. Esto, aunado a la acusación de incesto a la que fue sometido su sucesor, don Pedro Dionisio, favoreció la entrada de gentes de otros altepetl para gobernar en Tenochtitlan. Con Francisco Jiménez se iniciaba así, el gobierno de jueces-gobernadores.

388. Algunos cronistas son tajantes al manifestar que con don Luis Cipac se acababa el gobierno de linaje legítimo que hasta entonces había gobernado en Tenochtitlan, desde los tiempos de Acamapichtli. Sin embargo, como aquí se ha demostrado, don Antonio Valeriano era miembro legítimo de la casa real tenochca. El hecho de que Tezozomoc se ensañase con él en su obra no viene más que a indicar que las luchas internas por el poder seguían latentes. A Valeriano lo sucedió su nieto en 1620, pero puede decirse que ese fue el coletazo final de la lenta agonía de una casa real.

Top of page

Bibliography

ADA Archivo Ducal de Alba, Madrid, España.

ADA, carpeta 238, legajo 2, documento 21.

AGI Archivo General de Indias, Sevilla, España.

AGI, Justicia 159, N. 5.

AGI, Audiencia de México 762 [último legajo del volumen].

AGI, Audiencia de México 95, exp. 24.

AGN Archivo General de la Nación, México D.F., México

AGN, Vínculos, vol. 110, exp. 2

Anales de Juan Bautista: ¿Cómo te confundes? ¿Acaso no somos conquistados?. Paleografía, traducción y estudio de Luis Reyes García, México, Biblioteca Lorenzo Boturini, Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, CIESAS, México, 2001

Anales de Tecamachalco, 1398-1590. Paleografía, traducción y estudio de Celestino Solís y Luis Reyes García, CIESAS, FCE., Gobierno del Estado de Puebla, México, 1992.

Anales de Tlatelolco. Paleografía y traducción de Rafael Tena. Conaculta, México, 2004.

Carrasco, Pedro, “Royal Marriages in Ancient Mexico”, en Ethnohistory, Harvey y Hanns J. Prem (edits.), p. 41-81, Albuquerque, University of New Mexico Press 1984.

Castañeda de la Paz, María, “El Plano Parcial de la Ciudad de México: nuevas aportaciones con base en el estudio de su lista de tlatoque” en Símbolos de poder en Mesoamérica, México, , Guilhem Olivier (edit.), p. 393-426, UNAM (IIH-IIA), México, 2008ª.

------“Apropiación de elementos y símbolos de legitimidad entre la nobleza indígena. El caso del cacicazgo tlatelolca”, en Anuario de Estudios Hispanoamericanos, vol. 65, núm. 1, p. 21-47, 2008b.

Códice Aubin, Geschichte der Azteken. Der Codex Aubin und verwandte Dokumente, aztekischer Text Übersetzt und erläutert von Walter Lehmann und Gerdt Kutscher, Gebr. Mann Verlag, Berlin, 1981.

Códice Cozcatzin, Códice Cozcatzin. Estudio y paleografía de Ana Rita Valero de García Lascuráin, paleografía y traducción de los textos nahuas de Rafael Tena, México, INAH y Universidad Autónoma de Puebla, 2004.Códice Xolotl. Edición, estudio y apéndice de Charles E. Dibble, 2 vols., UNAM, México, 1980.

Códice de de Santa Anita Zacatlalmanco. Véase Galarza, 1996.

Cortes, Hernán, Cartas de Relación. Nota preliminar de Manuel Alcalá, edit. Porrúa, S. A., México, 1992

Chávez Orozco, Luis, Códice Osuna. Reproducción facsimilar de la obra del mismo título editada en Madrid, 1878, acompañada de 158 páginas inéditas encontradas en el Archivo General de la Nación por el profesor Luis Chávez Orozco, ediciones del Instituto Indigenista Interamericano, México, 1947.

Chimalpahin, Cuauhtlehuanitzin, Domingo, Las ocho relaciones y el Memorial de Colhuacan. Paleografía y traducción de Rafael Tena, 3 vols, Cien de México, México, 1998.

Chipman, Donald E., Moctezuma´s Children. Aztec Royalty under Spanish Rule, 1520-1700, University of Texas Press, Texas, 2005

Díaz del Castillo, Bernal, Historia de la Conquista de Nueva España. Introducción y notas de Joaquín Ramírez Cabañas, México, edit. Porrúa, S. A., 1992.

Díaz J., A. Tapia, B. Vázquez y F. Aguilar, La conquista de Tenochtitlan. Madrid, edición de Germán Vázquez, Historia 16, 1988.

Durán, Fray Diego, Historia de las Indias de Nueva España e islas de tierra firme. 2 vols. México, Cien de México, 1995.

Epistolario de Nueva España. Biblioteca Histórica Mexicana de Obras Inéditas, segunda serie, 3 (Francisco del Paso y Troncoso, recop.), Antigua Librería Robredo de José Porrúa e hijos, México, 1939-1942.

Fernández de Recas, Guillermo, Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España. UNAM, Mexico, 1961.

Galarza, Joaquín, Estudios de escritura indígena tradicional AZTECA-NAHUATL, Archivo General de la Nación y CEMCA, México, 1996

Garritz, Amaya, “Carta Ejecutoria del príncipe D. Diego Luis de Moctezuma. Testamento del príncipe Pedro Moctezuma”, en Históricas, 37, p. 28-50, 1993.

Genealogía de don Pedro Dionisio en: Handbook of Middle American Indians en http://132.248.101.214/wikfil/index.php/Portada

Gillespie, Susan D, Los Reyes aztecas. La construcción del gobierno en la Historia Mexica, Siglo XXI, Madrid, 1999 [1989].

Graulich, Michel, “La muerte de Motecuhzoma II Xocoyotzin”, en Orbis in Orbem. Liber amicorum John Everaert, Gante, Parmentier, Jan y Spanoghe Sander, (edits.), Academia Press, 2001, p. 1-16.

Ixtlilxochitl, Fernando de Alva, Obras Históricas, UNAM, México, 1975.

León-Portilla, Miguel, “Antonio Valeriano de Azcapotzalco: un filólogo nahua del siglo XVI” en Filología Mexicana, Clark de Lara, Belem y Fernando Curiel Defossé (coords.), p. 383-405, UNAM, México, 2001.

Lockhart, James, Los nahuas después de la conquista. Historia social y cultural de la población indígena del México Central, siglos XVI-XVIII, Fondo de Cultura Económica, México, 1999.

López de Gómara, Francisco, La conquista de México, edición de José Luis de Rojas, Crónicas de América 36, Historia 16, Madrid, 1986.

Martínez Garnica, Armando, La casa de Moctezuma. La incorporación de los linajes nobles del valle de México a la sociedad novohispana del siglo XVI. Tesis de doctorado, El Colegio de México, México, 1993. Origen de los mexicanos. Veáse Relación de las genealogías.

Pérez-Rocha, Emma y Rafael Tena, La nobleza indígena del centro de México después de la conquista, INAH, México, 2000.

Relaciones de la Nueva España. Contiene la Relación de Tezcoco de Juan Bautista Pomar la Relación de la genealogía y linaje de los señores que han señoreado esta tierra de la Nueva España y el Origen de los mexicanos, Germán Vázquez (ed.), Historia 16, Madrid, 1991.

Reyes García, Luis, Véase Anales de Juan Bautista, 2001.

Reyes García, Luis, Eustaquio Celestino, Armando Valencia, Constantino Medina y Gregorio Guerrero (comps.), Documentos nahuas de la Ciudad de México del siglo XVI, CIESAS, México, 1996.

Terrero, José y Juan Regla, Historia de España. Biblioteca Hispania, ed. Ramón Sopena, S.A., Barcelona, 1977.

Tezozomoc, Hernando de Alvarado, Crónica Mexicayotl, México, UNAM, México, 1992.

Tira de Tepechpan, Tira de Tepechpan. Códice colonial procedente del valle de México. Edición y comentarios de Xavier Noguez, edición facsimilar, 2 vols., Instituto Mexiquense de Cultura, México, 1996.

Torquemada, fray Juan de, Monarquía Indiana, UNAM, México, 1979

Top of page

Notes

1 Códice Xolotl, edición, estudio y apéndice de Charles E. Dibble, 2 vols., UNAM, México, 1980, plancha VI.

Ixtlilxochitl, Fernando de Alva, Obras Históricas, UNAM, México, 1985, lib. II, cap. X, p. 29 y cap. XIV, p. 36.

2 Me refiero a las de la Crónica X, un término acuñado por Barlow, Robert, “La Crónica X: versiones coloniales de la historia de los mexica tenochca”, Revista mexicana de estudios antropológicos”, núm. 7, 1945, p. 65-87. Este autor lo utilizó para referirse a un grupo de documentos afines que procedían de una misma fuente hoy desaparecida, la Crónica X. Dentro de este grupo están las obras de varios cronistas como la Crónica Mexicana de Tezozomoc, Hernando de Alvarado, Crónica Mexicana, anotada por el Lic. Manuel Orozco y Berra y precedida del Códice Ramirez, editorial Porrua, México; la del padre Tovar, Juan de, Historia y creencias de los indios de México, Miraguano Ediciones, Madrid, 2001; o la de Durán, fray Diego, Historia de las Indias de Nueva España e islas de tierra firme, 2 vols. México, Cien de México, 1995. En relación a los orígenes de Acamapichtli en Culhuacan, véase por ejemplo Durán, op. cit., lib. I, cap. V, p. 95-96 y cap. VI, p. 98.

3 Sospechosa se torna la muerte de Chimalpopoca y su hijo Teuhtlehuac en manos de los tepanecas de Tlacopan (hoy Tacuba), de donde era la madre de Chimalpopoca. Véase Tezozomoc, Hernando de Alvarado, Crónica Mexicayotl, 1992, p. 98, 105-106; Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Domingo, Las ocho relaciones y el Memorial de Colhuacan, paleografía y traducción de Rafael Tena, 3 vols, Cien de México, México, 1998, Séptima Relación, p. 69. La eliminación de ambos ponían el gobierno de Tenochtitlan en manos de Itzcoatl.

4 Durán, op. cit., lib. I, cap. VI, p. 99-100; Chimalpahin, op. cit., p. 79. Ambos cronistas son ejemplo de aquellos que hablaban despectivamente de su madre, a la que califican como “esclava” o “verdulera”.

5 Es nuevamente aquí sospechosa la muerte de su hijo, el posible heredero (cf. Nota 4). Moctezuma Ilhuicamina tuvo un hijo llamado Iquehuac, pero fue asesinado. Véase Anales de Tlatelolco, paleografía y traducción de Rafael Tena, Conaculta, México, 2004, p. 95; Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 110; Chimalpahin, op. cit. p. 99 habla de otro hijo (Machimale) que nunca pudo optar al trono.

6 Carrasco, Pedro, “Royal Marriages in Ancient Mexico”, en Explorations in Ethnohistory, Harvey y Hanns J. Prem (eds.), Albuquerque, University of New Mexico Press, 1984, p. 60.

7 No obstante, ante la falta de claridad en las fuentes entorno a Chimalpopoca, que a veces figura como hermano de Huitzilihuitl, Carrasco, passim, deja abierta la opción de que este patrón fuera anterior. Gillespie, Susan D., Los Reyes aztecas. La construcción del gobierno en la Historia Mexica, siglo XXI, Madrid, 1999 [1989], p. 49-61 hizo un estudio sistemático de las fuentes en cuanto a la sucesión de los señores tenochcas y los patrones de sucesión.

8 La Genealogía de Pedro Dionisio se encuentra en al Biblioteca nacional de Francia bajo la catalogación BnF-Mex. 72. Hasta ahora se había conocido con el nombre de Genealogía de los príncipes mexicanos pero el cambio de nombre se debe a que hoy sabemos que la persona que la mandó elaborar fue don Pedro Dionisio, con ciertos propósitos que se analizará más adelante en este trabajo. Bajo la nueva denominación aparece en el nuevo censo del Handbook of Middle American Indians, disponible en: http://132.248.101.214/wikfil/index.php/Portada. Agradezco a Carmen Herrera una copia de la foto que aquí se presenta.

9 Que el linaje pasaba a través de Atotoztli es algo que acepta Gillespie, op. cit., p. 152, 154, aunque no estoy de acuerdo en que ella adquiriera el cargo de tlatoani. Ni el documento la representa como tal, ni ninguno otro.

10 El nombre de Itzcoatl se compone de dos elementos: la obsidiana (itz-tli) y la serpiente (coa-tl), para que pueda leerse como “Serpiente de Obsidiana”. En cuanto al de Moctezuma Ilhuicamina, estamos acostumbrados a distinguirlo por su segundo nombre “Cielo (Ilhuica-tl) Flechado (mina)”, sin embargo aquí se optó por la primera parte de su nombre y, por ello, con el glifo que generalmente se utiliza con Moctezuma Xocoyotzin, la diadema real y el bezote.

11 El nombre de la mujer se compone de agua (a-tl), pájaro (toto-tl) y la pluma amarilla (toztli), “ave acuática [de pluma] amarilla”. El del hombre está compuesto por una cabeza, mitad pedregosa, de cuya boca sale una voluta de arena. De él sólo podemos leer el elemento piedra (te-tl). Hay que decir, además, que una serie de glosas en el documento tratan de vincular a algunos de los señores con Ehecatepec, y en el caso de Huehue Tezozomoc, erróneamente se dijo que éste era sobrino de Itzcoatl. Ninguna fuente histórica tiene este registro como tal.

12 Cortés, Hernán, Cartas de Relación, Manuel Alcalá (edit.), Porrúa, S. A., México, 1992. Cf. Segunda carta, p. 53-55; Díaz del Castillo, Bernal, Historia de la Conquista de Nueva España, introducción y notas de Joaquín Ramírez Cabañas, Porrúa, S. A., México 1992, cap. XCV, p. 182-183; Díaz, J., A. Tapia, B. Vázquez y F. Aguilar, La conquista de Tenochtitlan, Germán Vázquez (edit.), Historia 16, Madird, 1988, p. 103, 182), relatan el traslado del tlatoani al palacio donde estaban alojados los conquistadores.

13 Sobre la elección de Cuitlahuac véase Francisco de Aguilar, op. cit., p. 188; o Díaz del Castillo, op. cit., cap. CXXVI, p. 252-253. Este segundo autor relata un discurso para disculpar el atrevimiento de los nobles por la elección de Cuitlahuac, estando vivo Moctezuma. Un discurso que como explica Graulich, Michel, “La muerte de Motecuhzoma II Xocoyotzin”, en Orbis in Orbem. Liber amicorum John Everaert, Gante, Parmentier, Jan y Spanoghe Sander, (edits.), Academia Press, 2001, p. 9 es totalmente imaginario. Los descendientes de Moctezuma, por su parte, achacaron la muerte de su padre a la rebelión encabezada por Cuitlahuac. Así lo expresa la hija del soberano, doña Leonor en Archivo General de Indias (en adelante AGI), Justicia 159, N. 5, fol. 1088v, o Felipe Andrada Moctezuma, un descendiente de doña Isabel, AGI, Audiencia de México 762 [último legajo del volumen], fol. 1r.

14 Quedó registrado en el Origen de los mexicanos... en Relaciones de la Nueva España. Contiene la Relación de Tezcoco de Juan Bautista Pomar la Relación de la genealogía y linaje de los señores que han señoreado esta tierra de la Nueva España y el Origen de los mexicanos, Germán Vázquez (ed.), Historia 16, Madrid, 1991, p. 154; López de Gómara, Francisco, La conquista de México, José Luis de Rojas (edit.), Crónicas de América 36, Historia 16, Madrid, 1986, p. 431-432.

15 Hijo del tlatoani Ahuizotl de Tenochtitlan y de Tiyacapatzin, la primogénita del tlatoani Moquihuix de Tlatelolco según Ixtlilxochitl, op. cit., lib. II, cap. LXX, p. 177; Torquemada, Fray Juan de, Monarquía Indiana, UNAM, México, 1979, lib. IV, cap. LXXX:248.

16 Cortés, op. cit., Quinta carta, p. 236-237; Díaz del Castillo, op. cit. cap. CLXXVII, p. 469-470. Véase también el Códice Cozcatzin, estudio y paleografía de Ana Rita Valero de García Lascuráin, paleografía y traducción de los textos nahuas de Rafael Tena, México, INAH y Universidad Autónoma de Puebla, 2004, p. 98; Chimalpahin, op. cit., p. 167, 169; Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 165-166. Torquemada, op. cit., lib. IV, cap. CIV, p. 315-317 es el autor que mejor relata todos estos acontecimientos y detalla la idea de un levantamiento por parte de la nobleza contra los españoles, teniendo siempre presente que su relato está basado en muchas otras fuentes.

17 Sobre la elección de Tlacotzin y Motelchiuhtzin véase Chimalpahin, op. cit., p. 167. Xochiquetzin fue nombrado por el presidente de la segunda Audiencia, Sebastián Ramírez de Fuenleal según la Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 168.

18 Lockhart, James, Los nahuas después de la conquista. Historia social y cultural de la población indígena del México Central, siglos XVI-XVIII, Fondo de Cultura Económica, México, 1999, p. 51.

19 En una carta de 1532, Xochiquentzin ya se autodenomina gobernador y en ella don Hernando de Tapia, al referirse a su padre (Motelchiuhtzin) dice, asimismo, que fue gobernador. Cf. AGI, Audiencia de Mexico 95, exp. 24, fol. 209v- 210r. Este documento fue transcrito por Pérez-Rocha, Emma y Rafael Tena, La nobleza indígena del centro de México después de la conquista, INAH, México, 2000, p. 101-102.

20 Para Lockhart, op. cit., p. 53-54 se trataba de un gobernador interino que ostentaba el poder “hasta que se pudiera acordar el nombramiento de un heredero dinástico o éste fuera mayor de edad”.

21 En Martínez Garnica, Armando, La casa de Moctezuma. La incorporación de los linajes nobles del valle de México a la sociedad novohispana del siglo XVI. Tesis de doctorado, El Colegio de México, México, 1993, p. 44 se reproducen las palabras del propio virrey, que expresa que una de sus grandes obras fue la instalación del cabildo en la Nueva España.

22 Pérez-Rocha y Tena, op. cit., p. 50.

23 Aunque no tenemos la merced real, su llegada al gobierno de Tlatelolco es en 1549 y coincide con el acceso de la nobleza tradicional a estos puestos de poder. Un hecho que apoya esta hipótesis es que don Diego había sido honrado con el apellido del virrey.

24 Sobre los lazos parentales de Huanitzin con Moctezuma véase Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 168-169; Chimalpahin, op. cit., p. 113. Es un error cuando Chimalpahin, op. cit., p. 237 asegura en otra parte de su obra que Tezozomoc Acolnahuac no hijo de Moctezuma.

25 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 164.

26 De hecho, todos aparecen firmando en 1532 una solicitud en manos de la Segunda Audiencia. Cf. AGI, Audiencia de México 95, exp. 24, fol. 209r. Véase también en Pérez-Rocha y Tena, op. cit., p. 100.

27 La discordancia entre las fuentes sobre el año de su elección es grande. El Códice Cozcatzin, op. cit., p. 98 lo coloca en el trono en 1535; la lám. XVI de la Tira de Tepechpan, Códice colonial procedente del valle de México, edición y comentarios de Xavier Noguez, edición facsimilar, 2 vol., Instituto Mexiquense de Cultura, México, 1996 y el Códice Aubin, Geschichte der Azteken. Der Codex Aubin und verwandte Dokumente, aztekischer Text Übersetzt und verläutert von Walter Lehmann und Gerdt Kutscher, Gebr. Mann Verlag, Berlin, 1981, fol. 46v lo hace en 1536; Chimalpahin, op. cit., p. 197 en 1538 y la Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 168-169 en 1539. Optamos por la fecha de 1538 porque las fuentes sí coinciden en decir que Panitzin gobernó sólo cuatro años y porque en 1541 accedió al poder Tehuezquititzin.

28 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 151.

29 Cónica Mexicayotl, op. cit., p. 168

30 La fecha exacta de este matrimonio no la sabemos, pero debió ser después de 1532, pues en ese año aún vivía ella con su hermana doña Isabel en Tlacopan según la Relación de las genealogías... op. cit., p. 124.

31 Sobre don Pedro hay abundante documentación. Su probanza y los pleitos con las autoridades de Tula puede consultarse en Pérez Rocha y Tena, op. cit., p. 126, 132, 141-149; su testamento en Garritz, Amaya, “Carta Ejecutoria del príncipe D. Diego Luis de Moctezuma. Testamento del príncipe Pedro Moctezuma”, Históricas, 37, 1993m p. 28-50; o cuestiones más generales en la Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 134-136, 151) y el trabajo de Chipman, Donald, Moctezuma´s Children. Aztec Royalty under Spanish Rule, 1520-1700, University of Texas Press, Texas, 2005, p. 81-95.

32 En Anales de Juan Bautista: ¿Cómo te confundes? ¿Acaso no somos conquistados?, paleografía, traducción y estudio de Luis Reyes García, Biblioteca Lorenzo Boturini, Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, CIESAS, México, 2001, p. 29-40.

33 Reyes García, passim, proporciona también detalles de sus “propiedades” y cobros (op. cit.). Más información sobre el tema en los documentos transcritos por Chávez Orozco, Luis, Códice Osuna, reproducción facsimilar de la obra del mismo título editada en Madrid, 1878, acompañada de 158 páginas inéditas encontradas en el Archivo General de la Nación por el profesor Luis Chávez Orozco, ediciones del Instituto Indigenista Interamericano, México, 1947.

34 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 175 y Códice Aubin, op. cit., fols. 49r y 77r.

35 Chimalpahin, op. cit., p. 217. Esto viene a corroborar la limitación de las funciones que el cabildo indio comenzó a sufrir desde tiempos de Esteban de Guzmán.

36 Reyes García, Luis; Eustaquio Celestino; Armando Valencia; Constantino Medina y Gregorio Guerrero (comps.), Documentos nahuas de la Ciudad de México del siglo XVI, CIESAS, México, 1996, p. 103-104.

37 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 145. Véase también Chimalpahin, op. cit., p. 221, 225, e Ixtlilxochitl, op. cit., lib. II cap. LXX:177. De su madre no hay datos y sobre los de su posible abuela, éstos son poco precisos. Es únicamente Ixtlilxochitl quien nos dice que Ahuizotl se casó con Tiyacapantzin, hija de Moquihuix, último señor de Tlatelolco. Con ella tuvo a Cuauhtemoc y nombra a otra serie de hijos entre los que vemos al padre de Luis Cipac.

38 Chávez Orozco, op. cit., p. 42-43, 45, 47, 82, 84, 86, 124, 126, 134, 166.

39 Chávez Orozco, op. cit. p. 107.

40 Véase por ejemplo la entronización de Tizoc en Durán, op. cit., lib. I, cap. XL, p. 364-365, donde vemos el vasallaje que en actos así venían a rendirle los otros dos miembros de la Triple Alianza (Texcoco y Tlacopan) y sus pueblos sujetos.

41 Carrasco, op. cit., p. 63 sugirió que se trataba de la hija de Tehuetzquitzin, aunque no negó que pudiera tratarse de la hija de don Diego Huanitzin. La que aquí escribe sugirió en un trabajo anterior que también podría tratarse de la hija del cacique tlatelolca que sí era de ascendencia chichimeca. Cf. Castañeda de la Paz, María, “El Plano Parcial de la Ciudad de México: nuevas aportaciones con base en el estudio de su lista de tlatoque”, Símbolos de poder en Mesoamérica, México, Guilhem Olivier (edit.), UNAM, IIH / IIA, México 2008a, p. 419. El problema es que en los documentos sigue sin haber registro de una mujer con ese nombre, a excepción de unos manuscritos tardíos (siglo XVII y XVIII). En ellos se hablan de una doña Magdalena Chichimecacihuatl, pero esposa (no hija) de don Diego de Mendoza de Tlatelolco. No obstante, hay que ser cautelosos con esas fuentes donde la reelaboración histórica llega a límites insospechados. Al respecto véase Castañeda de la Paz, “Apropiación de elementos y símbolos de legitimidad entre la nobleza indígena. El caso del cacicazgo tlatelolca”, Anuario de Estudios Hispanoamericanos, vol. 65, 2008b, núm. 1, p. 21-47.

42 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 156.

43 España era un país pobre en el que todas las riquezas que se traía de las colonias se iban para financiar las guerras en Europa. Sin industrias, con una agricultura cargada de tributos, un comercio perjudicado por el monopolio, y unas guerras que perjudicaron dicho comercio o mermaron enormemente su población, España era un país arruinado. Al respecto véase José Terrero y Juan Regla, Historia de España. Biblioteca Hispania, ed. Ramón Sopena, S.A., Barcelona, 1977, p. 271, 281.

44 Epistolario de la NuevaEspaña, vol. X, págs. 1-3, citado en Luis Reyes García, Anales de Juan Bautista, nota 38.

45 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 171:205)

46 Anales de Juan Bautista, op. cit., párrs. 189-190, 191-192, 198, 295.

47 Chávez Orozco, op. cit., p. 110-112, 156. La situación debió llegar a tal punto que el 27 agosto de 1564 el padre Juan González, ante el peligro de ver dividido y destruido el altepetl por parte de la muchedumbre se vió obligado a hablar con las autoridades indígenas (gobernador, alcalde y regidores), para que reunieran a los macehuales y a los encargados de los barrios con el fin de que apaciguaran los ánimos. Véase asimismo Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 227.

48 Chimalpahin, op. cit., p. 217, 221.

49 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 387.

50 Reyes García, op. cit., p. 40.

51 Chávez Orozco, op. cit., p. 76-77)

52 Chávez Orozco, op. cit., p. 77. Existe aquí un problema cronológico ya que los Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 238) también hablan de este préstamo de 1.200 pesos que tomó el gobernador, si bien esta fuente dice que esto acontece el 18 de septiembre de 1564.

53 La Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 174 sólo situa el acontecimiento a finales de 1565, mientras que Chimalpahin, op. cit. p. 221 precisa que ocurrió el 27 de diciembre de 1565 y el Códice Aubin, op. cit., fol. 54v, un día después, el 28 de ese mismo mes.

54 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 20.

55 Chimalpahin, op. cit., p. 221, 223; Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 174-175.

56 Galarza, Joaquín, Estudios de escritura indígena tradicional AZTECA-NAHUATL, Archivo General de la Nación y CEMCA, México, 1996, p. 95-96. El códice se reproduce en una foto en blanco y negro (lám. 4.1), no apta para un estudio.

57 El nombre del primero es “Espejo (tezcatl) humeante (popoca) más la partícula reverencial –tzin. El nombre del segundo podría leerse como “Uña de mujer” y por ello se compone de la cabeza de una mujer (cihua-tl) y una uña (yzt-itl). Es raro que en la Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 142, Cihuayztitzin tenga el nombre de Huehue Mauhcaxochitl.

58 Reyes García et. al., op. cit., p. 334.

59 Anales de Juan Bautista, op. cit., párr. 41.

60 Tezozomoc, op. cit., p. 141-142, 172-173.

61 Según el testamento de doña Francisca de Guzmán de Xochimilco, don Pablo Yxcuinantzin tuvo una hija llamada María, casada con Francisco de Guzmán Omacatzin, descendiente lejano de Axayacatl y señor del barrio de Olac en Xochimilco. Cf. Reyes García, Luis, “Genealogía de doña Francisca de Guzmán, Xochimilco, 1610”, Tlalocan núm. 7, p. 34. Doña Francisca de Guzmán era la hija de ambos. No obstante, según Tezozomoc, op. cit., p. 142, María no era hija de don Pablo sino de don Pedro Mauhcaxochitl o Pedro Dionisio.

62 Era importante demostrarlo porque con ello se estaba jugando el cargo a gobernador. De hecho, en la pictografía se pintó asi mismo como principal (sin asiento con respaldo y sin xiuhhuitzolli) que fue el estatus que siempre tuvo.

63 La ausencia de un gobernador indígena ya la había observado Galarza, op. cit., p. 95 en el Códice de Santa Anita Zacatlalmanco. Concretamente a través de pues entre dos cuentas (xihuitl), que había dibujadas entre don Luis Cipac y el juez-gobernador Francisco Jiménez, indicando ambas un total de dos años sin una cabeza visible en el cabildo.

64 Lockhart, op. cit., p. 56 señala que la presencia de estos jueces extranjeros fue muy frecuente en la segunda mitad del siglo XVI, en el centro de México. Según él era una forma de difundir el sistema español en otras partes. No obstante, el sistema estaba bien difundido (trabajo en preparación). Véase también Reyes García, op. cit., p. 157 y nota 49, p. 179 y nota 7.

65 Anales de Tecamachalco, 1398-1590, paleografía, traducción y estudio de Celestino Solís y Luis Reyes García, CIESAS, FCE., Gobierno del Estado de Puebla, México, 1992, párr. 237, p. 55 y párr. 315, p. 66. Chimalpahin, op. cit., p. 235 decía que esto ocurrió el 18 de enero, mientras que el Códice Aubin, op. cit., fol. 56r decía que fue el 19 de ese mismo mes. Tezozomoc, op. cit., p. 175 corrobora el año de llegada.

66 Es lo que también parece insinuar Tezozomoc, op. cit. p. 176 al decir que “fué a morir a su casa”. Véase asimismo Chimalpahin, op. cit., p. 235. Sobre el año de su muerte coinciden los Anales de Tecamachalco, op. cit., párr. 315, p. 66, y el Códice Aubin, op. cit. fol. 58v, aunque según el fol. 56v, don Francisco se fue de Tenochtitlan en julio de 1569.

67 Pérez-Rocha y Tena, op. cit., p. 224. Que fue gobernador de Azcapotzalco lo afirma Francisco Plácido autor de uno de los cantos que conforman los cantares mexicanos de la Biblioteca Nacional de México en León-Portilla, Miguel, “Antonio Valeriano de Azcapotzalco: un filólogo nahua del siglo XVI” Filología Mexicana, Clark de Lara, Belem y Fernando Curiel Defossé (coords.), UNAM, México, 2001, p. 391 y nota 14.

68 León-Portilla, passim, da erróneamente la fecha de 1570 para señalar la entrada de Valeriano a Tenochtitlan, pues la Crónica Mexicayotl, op. cit. p. 176 asegura que se trata de 1573. Debió dejar el cargo de juez gobernador en 1599 como afirma Lockhart, op. cit., p. 55 y cuadro II.1, aunque murió en agosto de 1605 según nos dice fray Juan Baptista en León-Portilla, op. cit., p. 386-394. Para un interesante estudio sobre don Antonio Valeriano, su formación en el Colegio de Santa Cruz y su vida como servidor público véase a este último autor.

69 Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 170-171.

70 Crónica Mexicayotl, op. cit. p. 171, 176.

71 Chimalpahin, op. cit., p. 183.

72 Se trata de un trasunto realizado en 1669 que se conserva en el Archivo General de la Nación (en adelante AGN), Vínculos 110, exp. 2, fol. 338v-339r. Véase asimismo Fernández de Recas, Guillermo, Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España, UNAM, México, 1961, p. 46. Este nieto de don Antonio Valeriano era hijo de Diego Valeriano y se apodaba “el Joven” para diferenciarlo de su abuelo. Véase Crónica Mexicayotl, op. cit., p. 171.

73 Archivo Ducal de Alba, Carpeta 238, Legajo 2, doc. 21, fol. 1v. Este escudo ha sido publicado en Castañeda de la Paz, María y Miguel Luque Talaván, “Privileges of the “Others”: The Coats of Arms granted to Indigenous Conquistadors”, The International Emblem; From Incunabula to the Internet, págs. 283-316. Selected Proceedings from the Eighth International Conference of the Society for Emblem Studies, 28th July-1st August, Winchester College 2008, (Simon McKeown editor), Cambridge Scholars Publishing, Newcastle-upon-Tyne, 2010, p. 290-292, fig. 14.4.

74 AGN, Vínculos 110, exp. 2, fol. 338v-339r.

75 Códice Aubin, op. cit., fol. 58v. Empero, no sucede lo mismo en el fol. 78v, si bien la mano del pintor es de otro momento.

76 Lockhart, op. cit. p. 55, 57 y cuadro II.1. En el Códice de Santa Anita Zacatlalmanco, op. cit., lámina 4.1, en Galarza, op. cit., p. 93 y 97 aparecen dibujados los jueces-gobernadores don Juan Martín y don Jerónimo López.

Top of page

References

Electronic reference

María Castañeda de la Paz, « Historia de una casa real. Origen y ocaso del linaje gobernante en México-Tenochtitlan », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Debates, Online since 31 January 2011, connection on 18 November 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/60624 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.60624

Top of page

About the author

María Castañeda de la Paz

Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM

Top of page

Copyright

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Top of page