Navigation – Plan du site
Débats | 2011
Atravesando fronteras. Circulación de población en los márgenes iberoamericanos. Siglos XVI-XIX – Coord. Maria Regina Celestino de Almeida et Sara Ortelli
Maria Regina Celestino de Almeida et Sara Ortelli

Atravesando fronteras. Circulación de población en los márgenes iberoamericanos. Siglos XVI-XIX

Introducción
[31/01/2011]

Texte intégral

  • 1 Guillaume Boccara y Silvia Galindo G., Lógica Mestiza en América, Temuco, ed. Universidad de La Fro (...)

1Este dossier propone reflexionar acerca de la dinámica de las sociedades que se ubicaban en los espacios denominados como fronteras en el contexto iberoamericano colonial y decimonónico, en el sentido de revisar el esquema clásico de separación, conflicto y enfrentamiento, tanto entre indígenas y no indígenas (europeos, criollos, mestizos, negros, mulatos, y toda la gama de clasificaciones que muestran las fuentes), como entre indígenas reducidos y no reducidos. Esta revisión surge, en gran medida, de la propia redefinición de la categoría de frontera que, hasta hace pocas décadas, era entendida como una línea de separación entre sociedades antagónicas y que privilegió la violencia como la forma de relación dominante. En esta visión, la “frontera de guerra” con los grupos indígenas no reducidos parecía constituir un límite bien definido y marcaba la transición entre mundos opuestos. El territorio que se extendía más allá de la línea de frontera era la tierra adentro, el desierto o los sertões en el caso de la América portuguesa (más tarde Brasil), un espacio considerado vacío de civilización, que quedaba fuera del control de las autoridades de los imperios ibéricos y luego de los estados nacionales latinoamericanos. La historiografía iberoamericana ha ubicado en ese espacio a las sociedades indígenas no reducidas y las ha entendido como separadas del mundo colonial e independiente. Empero, cuando se profundiza el estudio de procesos y casos concretos, en diferentes regiones y temporalidades de las Américas hispana y portuguesa, surge una dinámica diferente de la que estamos describiendo, en la que los sectores socioétnicos lejos de estar aislados y separados, establecían relaciones de índole diversa1.

2Sin embargo, a pesar de los avances que se han producido en los últimos años a partir del estudio de casos, resulta difícil desmontar y superar algunas de las concepciones fuertemente ancladas en la historiografía, y basadas en ideas que se fueron construyendo, en cierta medida, al calor del propio avance de los procesos de conquista y colonización, y de la formación de las sociedades iberoamericanas. La división y clasificación de la población indígena entre indios aliados y enemigos, o entre civilizados y salvajes, estuvo presente en la legislación y en los discursos desde las primeras relaciones de contacto. Estas divisiones rígidamente marcadas servían, sin duda, a los intereses de las autoridades, pero podían servir también a los propios indígenas como se puede observar en numerosos estudios.

  • 2 Bernardo García Martínez, Los pueblos de la Sierra. El poder y el espacio entre los indios del nort (...)

3El proceso de conquista y colonización estuvo marcado por la interacción de rupturas y continuidades entre las organizaciones prehispánicas y las necesidades del nuevo orden. Las formas que fue adquiriendo esta compleja y dinámica combinación de elementos nuevos y pre-existentes fueron influenciadas por las características de las sociedades nativas con las que entraron en contacto los europeos2. Así, éstos establecieron diferencias entre los grupos de tradición agrícola y sedentaria, algunos de los cuales habían conformado sociedades estatales, y los grupos de cazadores-recolectores, que no tenían residencia fija, estaban en movimiento más o menos constante para lograr la obtención de recursos, presentaban una forma diferente de organización del trabajo y un modo de vida que dificultaba a los europeos desarrollar estrategias de guerra formales para someterlos, como así también llevar a la práctica políticas de alianza y convenios.

4En este contexto, el criterio ordenador de los europeos estuvo basado en contraposiciones que intentaron dar cuenta de los indios de guerra frente a los de paz, y de los nómadas frente a los sedentarios. Por ejemplo, en el norte de Nueva España los españoles establecieron diferencias entre los habitantes de la sierra y los de las llanuras, que recibieron una extensa gama de denominaciones. Desde el punto de vista del avance del poblamiento y de la incorporación de los indígenas al sistema colonial, los indios serranos que se habían establecido en pueblos y misiones pasaron a formar parte de los indios reducidos, que habían aceptado estar bajo la autoridad de los representantes civiles, militares y religiosos de la nueva organización. En la medida en que formaban parte del mundo colonial eran actores internosdel sistema. Frente a ellos, los grupos nómadas no reducidos, habitantes de las llanuras, fueron  identificados como gentiles, bárbaros e indios de guerra, a los que era difícil organizar, quedaban ubicados fuera del sistema colonial y se convertían en actores externos al mismo. A estas caracterizaciones se sumó la de enemigo, cuando algunos grupos que incursionaban en los establecimientos españoles en busca de ganados comenzaron a ser identificados como tales.

  • 3 Beatriz Perrone-Moisíes, “Índios Livres e Índios Escravos: os princípios da legislação indigenista (...)

5En la América portuguesa, la práctica de reducir a los indios en misiones establecidas con el propósito de transformarlos en súbditos cristianos del rey e integrarlos en el mundo colonial, con derechos y obligaciones establecidos por la legislación, contribuyó a consolidar una distinción rígida entre los grupos susceptibles de ser reducidos  y los llamados indios bravos o salvajes. Estos últimos vivían en los sertões, se resistían a colaborar con los portugueses y luso brasileños, y desafiaban los poderes constituidos. Contra ellos, se llevaban adelante guerras justas que, legalmente, podía convertirlos en esclavos3.

6Del siglo XVI al XIX las misiones fueron instituciones de frontera, y junto con ellas los presidios y fortines representaron estrategias de defensa que pretendían resguardar las zonas que servían de “entradas” a los enemigos. La idea de un espacio franqueado por “entradas” y “salidas” colocaba al enemigo en el exterior de las sociedades coloniales y decimonónicas. Así, en el discurso de los hombres de la colonia y de los nuevos estados nacionales, el espacio era percibido a través de la discontinuidad, un espacio al que se entraba y se salía a través de aberturas imaginarias que lo recortaban y, al mismo tiempo, pretendían ordenarlo. En estos discursos, los indios aliados y los indios enemigos aparecen nítidamente separados, como antagónicos y con sus lugares muy bien definidos.

7Los nuevos planteos acerca de las regiones de frontera, considerada ahora como un espacio social, permeable y dinámico, que posibilitaba un amplio abanico de relaciones, también fueron posibles a partir de la redefinición de la escala de análisis, que permite enfocar y visualizar realidades más concretas y específicas, sin perder de vista los contextos y los procesos generales. Esto se relaciona tanto con el despliegue de nuevos enfoques y herramientas teórico-metodológicas, como con el análisis de diversas fuentes documentales, y ambas cuestiones aparecen con claridad en el caso de los espacios fronterizos iberoamericanos coloniales. Por mucho tiempo los historiadores del mundo colonial reconstruyeron la historia de las fronteras desde la mirada metropolitana, con fuentes emanadas de repositorios documentales que reflejaban el punto de vista de las autoridades centrales, al que erigieron como historia oficial. Esta reconstrucción se ha venido enriqueciendo con trabajos que abordan una aproximación regional y local, y que integran otro tipo de documentación.

  • 4 Frederick Barth, “Introduction”, en F. Barth (org.), Ethnic Groups and Boundaries: the social organ (...)
  • 5 Cynthia Radding, Paisajes de Poder e Identidad: Fronteras Imperiales en el Desierto de Sonora y Bos (...)

8Así, las relaciones en las fronteras son analizadas en términos cada vez más complejos, y superan los enfoques anclados en una perspectiva étnica, para comenzar a hablar de relaciones sociales, entendiendo que lo étnico aparece como una variable sin duda relevante, pero no determinante. En este sentido, hoy se toma en cuenta que las identidades étnicas son históricas y se construyen a través de complejos procesos de apropiaciones y resignificaciones culturales y políticas, signadas por las experiencias históricas de grupos e individuos4. De esta forma, las categorías y clasificaciones étnicas vienen siendo problematizadas por muchos estudios de caso que, enfocando situaciones específicas, revelan la fluidez y la complejidad de las interacciones entre diferentes grupos sociales y étnicos. Estudios recientes demuestran que esos grupos muchas veces considerados antagónicos y apartados, sobre todo en las regiones de frontera, iban y venían de un lado a otro, circulando entre los espacios fronterizos, a través de relaciones de alianza y enemistad, y también de las categorías con las cuales eran clasificados5.

  • 6 Jacques Poloni-Simard, “Redes y Mestizaje Propuestas para el análisis de la sociedad colonial”, en (...)
  • 7 Margaret Szasz (ed), Between Indian and White Worlds: the cultural broker, Norman, University of Ok (...)
  • 8 Peter Wade, Rethinking Mestizaje: Ideology and Lived Experience. Journal of Latin American Studies. (...)
  • 9 Guillaume Boccara, “Mundos Nuevos en las fronteras”, op. cit.

9Desde esta perspectiva se ha profundizado e análisis de los procesos de mestizaje – no sólo biológico, sino fundamentalmente cultural y social – que han contribuido a desmontar y poner a prueba una serie de preconceptos y lugares comunes, y a redefinir las lógicas sociales del mundo fronterizo6. Estos estudios han hecho énfasis en personajes considerados intermediarios culturales, que habrían actuado como bisagra entre dos mundos7. En la medida en que se ha avanzado en la crítica a las fuentes documentales aparece un mundo pletórico de personajes de lo más variados en cuanto a sus adscripciones étnicas, sociales o jurídicas. Es importante observar que muchos individuos podían pasar de la categoría de indio a la de mestizo y viceversa, o aún asumir la doble identidad de indio y mestizo en diversos momentos8. Ser indio o ser mestizo podía significar pérdidas o ventajas en términos políticos, económicos y sociales. Por esa razón, las disputas por las categorías étnicas pueden ser vistas también como disputas políticas y sociales9.

  • 10 Véase el clásico estudio de Magnus Mörner, La Corona Española y los foráneos en los pueblos de indi (...)

10Las sociedades de frontera integraban un amplio abanico de actores, que interactuaban a través de varios tipos posibles de relación, según los contextos y las circunstancias que fueron definiendo el proceso histórico, signado por el conflicto, por la negociación o por la convivencia. La descripción y el análisis del conflicto es, evidentemente, el que más ha ocupado a los historiadores y mayor cantidad de páginas ha producido. Sin embargo, ya no se apela a la vieja fórmula que la reducía la violencia a un enfrentamiento entre dos sociedades vistas como bloques, sino que el conflicto se instala en el interior de ambas, las recorre transversalmente y genera situaciones complejas. Así, el proceso de expansión de la frontera es fuente de conflictos entre sectores de la elite de los estados colonial y nacional, o entre los estados y los pobladores rurales, pero también entre los diversos grupos indígenas ubicados tierra adentro. Es importante constatar que en los últimos años existe una preocupación evidente por superar generalizaciones, desmontar discursos e imágenes y revisar categorías. Estas últimas son vistas hoy como construcciones históricas con significados variados conforme a los tiempos, los actores y los espacios. Estos espacios parecen traslaparse, y encontramos indios no reducidos enemigos interactuando con los grupos sedentarios, diversos grupos socio-étnicos habitando en pueblos y misiones reservadas en teoría a los indios, siendo numerosas las evidencias que demuestran que pueblos y misiones eran ocupados por personas de las más diversas adscripciones étnicas.10

11Los trabajos reunidos en este dossier proponen demostrar no sólo la intensa elación entre indios y no indios, o entre los llamados indios aliados e indios enemigos, sino también el vaivén de estos grupos en los espacios de frontera y entre las más variada formas de colaboración y relaciones de conflicto. Mientras sigamos entrampados en el círculo vicioso representado por la idea de frontera de guerra, el enfrentamiento permanente entre sociedades y culturas irreductibles, y la resistencia como explicación de todo tipo de manifestaciones de violencia no avanzaremos en nuestra comprensión de las sociedades de frontera colonial y decimonónica.

12La complejidad de las relaciones sociales evidenciadas por las investigaciones recientes sobre las regiones de frontera invita a dejar de pensar en divisiones rígidas y simplistas que consideren a estos grupos como bloques monolíticos. La oposición rígida entre salvajismo y civilización, tan útil a las políticas de las coronas ibéricas, y luego a las de los nuevos estados nacionales latinoamericanos, aparece mucho más en las legislaciones y en los discursos de las autoridades, los intelectuales, los viajeros, los misioneros y los propios líderes indígenas, que en la vida y experiencias cotidianas de los sertões y la tierra adentro. En esos espacios, diversos actores indios y no indios, circulaban, se mezclaban, combatían y negociaban.

Haut de page

Notes

1 Guillaume Boccara y Silvia Galindo G., Lógica Mestiza en América, Temuco, ed. Universidad de La Frontera-Instituto de Estudios Indígenas, 2000, p. 113-137; Ingrid de Jong y Lorena Rodríguez (comps) Dossier “Mestizaje, Etnogénesis y Frontera”, Memoria Americana, Buenos Aires, UBA, 2005, v. 13, p. 9-242; Raúl Mandrini, Antonio Escobar Ohmstede y Sara Ortlelli (eds.), “Más Allá de las Fronteras”, Sociedades en Movimiento. Los Pueblos Indígenas de América Latina en el siglo XIX, Suplemento del Anuario del IEHS, Tandil, Instituto de Estudios Histórico-Sociales, UNCPBA, 2007; A.J.R. Russell-Wood (ed), “Rethinking Bandeirismo Colonial in Brazil”, The Americas, vol 61, n3, 2005;  Maria Aparecida de S. Lopes e Sara Ortelli (coord.) Dossiê “Fronteiras Americanas: entre interações e conflitos (séculos XVII-XX)” Estudos de História, Franca,SP, UNESP, v. 13, n. 2, 2006, p. 13-264; Salvador Bernabéu Albert (coord.), El Gran Norte Mexicano. Indios, misioneros y pobladores entre el mito y la Historia, Colección Universos Americanos, volumen 3, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009; Sara Ortelli y Maria Aparecida de S. Lopes, Dossier “Fronteras americanas. Entre interacciones y conflictos. Una mirada a los casos de México y Brasil”, Anuario del IEHS, 23, Tandil, Instituto de Estudios Histórico-Sociales, 2009, p. 225-339; Vania Maria Losada Moreira (ed), Dossiê “Território, Espaços e Fronteiras”, Dimensões Revista de História da UFES, Vitória, Universidade Federal do Espírito Santo, n14, 2002, p. 15-364.

2 Bernardo García Martínez, Los pueblos de la Sierra. El poder y el espacio entre los indios del norte de Puebla hasta 1700, México, El Colegio de México, 1987, p. 66.

3 Beatriz Perrone-Moisíes, “Índios Livres e Índios Escravos: os princípios da legislação indigenista do período colonial (séculos XVI a XVIII) In: Manuela Carneiro da Cunha. História dos Índios no Brasil. São Paulo, Companhia das Letras, 1992, p. 115-132.

4 Frederick Barth, “Introduction”, en F. Barth (org.), Ethnic Groups and Boundaries: the social organization of culture difference, Boston, Little Brown and Company, 1969; Jonathan HILL, (org.), History, Power and Identity – ethnogenesis in the Americas, 1942-1992, Iowa City, University of Iowa Press. 1996; Guillaume Boccara, “Mundos Nuevos en las Fronteras del Nuevo Mundo: Relectura de los Procesos Coloniales de Etnogénesis, Etnificación y Mestizaje en tiempos de globalización”, Mundo Nuevo, Nuevos Mundos, Paris, 2001 (www.ehess.fr/cerma.Revuedebates.htm)

5 Cynthia Radding, Paisajes de Poder e Identidad: Fronteras Imperiales en el Desierto de Sonora y Bosques de La Amazonia, México, CIESAS, El Colegio de Sonora, Universidad Autónoma Metropolitana, Azcapotzalco, 2008; Guillaume Boccara, Guerre et Ethogenèse Mapuche dans le Chili Colonial. L’invention de Soi, Paris, L’Harmattan, 1998; Guillermo Wilde, Religión y Poder en las misiones de Guaraníes, Buenos Aires, 2009; Sara Ortelli, “¿Apaches hostiles, apostatas rebeldes o súbditos infidentes? Estado Borbónico y clasificaciones etnopolíticas en la Nueva Vizcaya de la segunda mitad del siglo XVIII”, Anuario del IEHS, 21, Tandil, IEHS-UNCPBA, 2007, p. 79-94 (integra Dossier coordinado por Guillaume Boccara y Sara Ortelli: “Hegemonías, clasificaciones etnopolíticas y protagonismo indígena, siglos XVII-XX); Lidia Nacuzzi, Identidades impuestas. Tehuelches, aucas y pampas en el norte de la Patagonia, Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología, 1998; Hall Langfur, “Uncertain Refuge: frontier formation and the origins of the Botocudo War in late colonial Brazil”, Hispanic American Historical Review, 82:2, 2002, p. 215-256; Elisa Frühauf Garcia, As diversas formas de ser índio: políticas indígenas e políticas indigenistas no extremo sul da América portuguesa, Rio de Janeiro, Arquivo Nacional, 2009; Nádia Farage, As Muralhas do Sertão: os povos indígenas do Rio Branco e a colonização. Rio de Janeiro, Paz e Terra/ANPOCS, 1991; Gloria Kok, O Sertão Itinerante Expedições da Capitania de São Paulo no Século XVIII, São Paulo, Hucitec/FAPESP, 2004; Izabel Missagia de Mattos, Civilização e Revolta os Botocudos e a Catequese na Província de Minas, Bauru, SP, EDUSC, 2004; Márcia Amantino, O Mundo das Feras. Os moradores do sertão oeste de Minas Gerais - Século XVIII, São Paulo, Anablume, 2008; Luisa Tombini Wittman, O vapor e o botoque. Imigrantes alemães e índios Xokleng no Vale do Itajaí/SC (1850-1926), Florianópolis, Letras Contemporâneas, 2007.

6 Jacques Poloni-Simard, “Redes y Mestizaje Propuestas para el análisis de la sociedad colonial”, en Boccara, Guillaume y Galindo, S. (comps.) Lógica Mestiza en América: 2000 p. 113-137; Jacques Poloni-Simard, La Mosaïque Indienne. Mobilité, stratification sociale et métissage dans le corregimiento de Cuenca (Équateur) du XVIe au XVIIIe siècle, Paris, Editions de l’École des Hautes Études en Sciences Sociales, “Civilisations et Sociétés 99”, 2000; Serge Gruzinski, La Pensée Métisse, Paris, Editions Fayard, 1999; Judith Farberman y Silvia Ratto (coord) Historias Mestizas en el Tucumán colonial y las pampas (siglos XVIII y XIX). Buenos Aires, Biblos, 2009; M Regina Celestino de Almeida. “Índios e Mestiços no Rio de Janeiro: significados plurais e cambiantes (séculos XVIII-XIX)”, Memoria Americana, v. 16, 2008, pp.19-40.

7 Margaret Szasz (ed), Between Indian and White Worlds: the cultural broker, Norman, University of Oklahoma Press, 1994; Berta Ares y Serge Gruzinski, Entre dos mundos: fronteras culturales y agentes mediadores, Sevilla, EEHA 1997; David Weber, Bárbaros. Spaniards and their savages in the Age of Enlightenment, Yale University Press, New Haven and London, 2005; William Hart, “Black “go-betweens” and the mutability of “race”, status, and identity on New York´s pre-revolucionary frontier”, en Cayton y Teute (ed), Contact points. American frontiers form the Mohawak valley to the Mississippi, 1750-1830, Chapel Hill and London, University of North Carolina Press, 1998; Nancy Hagendorn, “A friend to go betweens them: the interpreter as cultural broker during Anglo-Iroquois councils, 1740-70”, Etnohistory XXXV, 1988; Nancy Shoemaker (ed.), Negotiators of change. Historial perspectives on Native American Woman, Rutledge, New York and London, 1995.

8 Peter Wade, Rethinking Mestizaje: Ideology and Lived Experience. Journal of Latin American Studies. 2005. v. 37, pp. 239-257; Marisol de la Cadena, “Are Mestizos Hybrids? The Conceptual Politics of. Andean Identities”,  Journal of Latin American Studies, 2005, v. 37, p. 259-284.

9 Guillaume Boccara, “Mundos Nuevos en las fronteras”, op. cit.

10 Véase el clásico estudio de Magnus Mörner, La Corona Española y los foráneos en los pueblos de indios de América, Madrid, ediciones de Cultura Hispánica - Agencia Española de Cooperación Internacional, 1999. También Bernardo García Martínez, “Pueblos de indios, pueblos de castas. New settlements and traditional corporate organization in eighteenth century New Spain”, en Arij Ouweneel and Simon Miller (eds.), The Indian community of colonial Mexico: fifteen essays on land tenure, corporate organization, ideology and village politics, Amsterdam, Centro de Estudios y Documentación Latinoamericanos, 1990.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Maria Regina Celestino de Almeida et Sara Ortelli, « Atravesando fronteras. Circulación de población en los márgenes iberoamericanos. Siglos XVI-XIX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 31 janvier 2011, consulté le 23 février 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/60702

Haut de page

Auteurs

Maria Regina Celestino de Almeida

Universidade Federal Fluminense, Brasil

Articles du même auteur

Sara Ortelli

CONICET - Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Argentina

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page