Navigation – Plan du site
Débats | 2011
De voces y silencios, mujeres en el México de finales del siglo XIX – Coord. Laura Cházaro y Frida Gorbach
Frida Gorbach

¿Dónde están las mujeres de La Castañeda? Una aproximación a los expedientes clínicos del manicomio, 1910

Where are the women of ‘La Castañeda’? An approach to the clinical files of this asylum (1910)
[31/03/2011]

Résumés

En este ensayo me acerco a los expedientes clínicos de las mujeres diagnosticadas como histéricas del Manicomio General “La Castañeda” en los comienzos del siglo XX y me pregunto ¿qué dicen ellas acerca del médico, de la institución médica, de su propia enfermedad, de sí mismas? A su vez, esta pregunta por la voz de las mujeres me plantea otra de índole metodológica: como historiadores ¿podemos acceder al discurso del otro? Con esas dos interrogantes me enfrentó aquí a la ausencia, al silencio y a la imposibilidad estructural del discurso histórico por acceder al decir de todos aquellos a quienes nunca se les concedió el derecho a la palabra ni tuvieron posibilidad de acción. De todas formas, a partir de esa ausencia busco el modo de idear estrategias e imaginar caminos que traigan al presente la huella de esas vidas singulares.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Desde que leí por primera vez las páginas de los expedientes clínicos de mujeres que en los comienzos del siglo XX fueron diagnosticadas como histéricas e internadas en el Manicomio General “La Castañeda”, me invadió una sensación de ausencia. Una falta era la percepción inmediata que el archivo me producía; y así, sentada en el Archivo Histórico de la Secretaría de Salubridad, al leer los expedientes no podía dejar de preguntarme ¿dónde estaban esas mujeres?, ¿qué tenían ellas que decir acerca del médico, de la institución, de su propia enfermedad, de sí mismas? Me daba cuenta que en ellos hablaba el médico encargado de certificar el ingreso y lo hacía en nombre de la medicina, de la institución psiquiátrica, de sí mismo y en nombre también de las internas.

2Así comenzó todo y ahora doy vueltas alrededor de la ausencia buscando el modo de escuchar la voz de esas mujeres. Desde el inicio tuve que plantearme, inevitablemente, una pregunta metodológica ya que no estaba segura de poder acceder al discurso del otro. Me preguntaba si como historiadores podemos acceder a ese discurso, si un cambio de enfoque o de estrategia es suficiente para resolver el problema o si la ausencia remite a la imposibilidad estructural para el conocimiento histórico de acceder al otro.

  • 1 Al respecto, ver especialmente LaCapra, Dominick, Escribir la historia, escribir el trauma, Buenos (...)

3Con esa pregunta doy vueltas alrededor de la historia/disciplina, pero no con la idea de proceder con un estilo analítico que propone explicaciones causales con hipótesis verificables, sino en el intento por entablar una relación dialógica con el otro a partir de la propia experiencia; y es que, me parece, ya no es posible negar el problema que suscita un investigador implicado en el objeto de estudio1.

4Desde esa perspectiva, divido el ensayo en tres partes: en la primera recojo algunas líneas de la discusión que sobre el tema ha tenido lugar en el campo de la disciplina histórica; en la segunda muestro cómo en los documentos de archivo la experiencia de esas mujeres desaparece ante discursos de género, raza y clase social; y en un último apartado caigo en la tentación de convertir un problema epistemológico en otro metodológico al imaginar estrategias posibles, caminos que me permitan traer al presente la singularidad de esas experiencias de vida. Aunque reconozco que en esos rodeos puede ser que sólo consiga remarcar la ausencia, pero pienso que de todos modos ese reconocimiento constituye ya un acceso posible.

El debate

  • 2 De Certeau, Michel, La escritura de la historia, México: UIA, 1993, p. 245.

5Desde que en 1963 E. P. Thompson escribiera La formación de la clase obrera en Inglaterra e inaugurara el interés por la historia de los de abajo, la disciplina histórica, al igual que la antropología, los estudios de género y los estudios culturales, se han preguntado si es posible recuperar para la historia la voz de todos aquellos a quienes nunca se les concedió el derecho a la palabra ni tuvieron posibilidad de acción. En todos los campos la pregunta insiste: ¿es posible conocer el discurso del otro?, ¿existe esa voz? y si es así ¿cómo abrir un acceso? A ello habría que agregar la pregunta que Michel de Certeau se hace en la Escritura de la historia: ¿dónde está el lugar que me autoriza a suponer que puedo mejor que los médicos y psiquiatras hablar del otro2?

  • 3 Van Young, Eric, “Estudio introductorio. Ascenso y caída de una loca utopía”, Secuencias, 2001 (vol (...)

6En este sentido, la revista Secuencia, en un número dedicado a la historia de la psiquiatría en México, intenta responder a esa cuestión, y así, en la Introducción Eric Van Young se plantea ¿cómo sabe el historiador cuáles son las ideas y qué motiva a los grupos sociales subordinados, campesinos, indigentes, mujeres, jóvenes, esclavos, personas privadas de derechos políticos, grupos minoritarios, que “no se hallan inscritos en los registros históricos excepto como objetos, y entran a ese registro sólo cuando rozan al Estado o a otra institución productora de registros3?” La mayor parte de los artículos que lo componen responden que sí: sí es posible abrir vías hacia el otro pero sólo en la medida en que se consiga operar un cambio de estrategia, un cambio en la intención y en la perspectiva.

  • 4 Ríos Molina, Andrés, “Locos letrados frente a la psiquiatría mexicana de inicios del siglo XX”, Fre (...)
  • 5 Rivera-Garza, Cristina, “Por la salud mental de la nación: vida cotidiana y Estado en el Manicomio (...)
  • 6 Sacristán, Cristina, “Historiografía de la locura y de la psiquiatría en México. De la hagiografía (...)

7Podría afirmar que ésta es la opinión más generalizada entre los historiadores mexicanos que en años recientes han trabajado alrededor de la historia de la locura: se cree que sí es posible “rescatar la voz de aquellos locos que quisieron que sus palabras fuesen escuchadas por las autoridades médicas, políticas y judiciales”4, que se puede encontrar “agencia en actores sociales usualmente vituperados, como los enfermos mentales.”5 Si bien se reconocen las dificultades, se ha impuesto entre los historiadores, asegura Cristina Sacristán, la voluntad de rescatar la voz de los enfermos mentales6.

  • 7 Rivera-Garza, “Por la salud mental de la nación”…, op. cit.
  • 8 Arreola Martínez, Betzabé, “¿Locura o disidencia? Un estudio sobre la locura femenina desde la cien (...)
  • 9 Ríos Molina, op. cit., p. 21.

8Con ese propósito, Cristina Rivera-Garza mira La Castañeda “desde dentro”, desde de la vida cotidiana de la institución, para mostrar cómo es que psiquiatras y burócratas negociaron con los internos, en un diálogo tenso y contradictorio, su conocimiento y experiencia7. Betzabé Arreola, por su parte, considera que “a través del análisis social y cultural de las enfermedades mentales y el diagnóstico clínico” es posible adentrarse en la historia de esas mujeres8, mientras Andrés Ríos Molina se detiene en el análisis de las cartas escritas por los pacientes y guardadas en los expedientes y en ellas encuentra la evidencia de cómo los “internos iletrados articularon en un discurso coherente el rechazo al concepto psiquiátrico de locura, a las prácticas terapéuticas y a las relaciones sociales que regulaban la vida cotidiana del manicomio”9.

  • 10 Rivera-Garza, Cristina, “‘She neither Respected nor Obeyed Anyone’: Inmates and Psychiatrists Debat (...)

9Digamos que prevalece el optimismo. Su fundamento, la idea de que es posible ir más allá del discurso psiquiátrico hasta reconocer los momentos en que las internas se resisten a la maquinaria institucional, y de que la manera de conseguirlo es separando ese supuesto decir del discurso médico-psiquiátrico que le da sentido. Por lo general dos son los procedimientos más comunes: o bien se extraen ciertos pasajes del interrogatorio, ciertos fragmentos de las cartas personales, y se les asigna la categoría de evidencia, o se hace del diagnóstico clínico un discurso equivalente a la experiencia de las internas y así, nuevamente, se formula la evidencia. Esta es la manera de dar la palabra y demostrar la capacidad de las internas de “rechazar el concepto psiquiátrico de locura y articular un discurso ciudadano opuesto al saber médico y psiquiátrico”10.

10Pero el problema, me parece, proviene del tipo de discurso histórico que subyace a ese optimismo. Para sostenerlo, la Historia necesita ser concebida como un discurso veraz sobre el pasado que resulta de la producción de evidencia; necesita igualmente tanto de un sujeto que existe desde siempre, por encima del discurso psiquiátrico y más allá del lugar de enunciación, como de un objeto que permanece por encima de los distintos significados que la historia le va asignando. Sólo así es posible sostener que las mujeres –los campesinos, los trabajadores, los indígenas, los desposeídos– existen fuera del discurso de la elite y son dueñas de una rica y compleja conciencia que los hace capaces de desafiar la opresión y responderle a un poder que jamás es total.

  • 11 Van Young, op. cit., p. 16.
  • 12 Spivak, Gayatri Chakravorty, ¿Pueden hablar los subalternos? Traducción y edición crítica de Manuel (...)

11El problema entonces está en el riesgo que corre un discurso histórico convertido en ejercicio redentor donde el historiador proyecta sus propias fantasías hasta crear una figura romántica invertida en que las internas son de pronto poseedores de todas las cualidades de las que el médico carece y pueden, por tanto, construir un discurso análogo pero opuesto al saber médico. Bajo esa concepción se corre el riesgo, sostiene Van Young, de que terminar desarrollando “una estructura de inferencia implícita” que “no siempre nos adentra en la subjetividad del actor, sino que sólo proyecta hacia el interior su status como objeto”11. Y es que no podemos olvidar que, más allá de la mera sobrevivencia, hablar significa tener una posición desde la cual enunciar un discurso. De ahí que no se le pueda dar por sentado y que sea necesario preguntarse, como lo hace Gayatri Chakravorty Spivak, si los subalternos pueden efectivamente hablar y en qué sentido puede decirse que hablan12.

¿Quién habla?

  • 13 Archivo Histórico de la Secretaría de Salud (AHSS), Fondo Manicomio General (FMG), Sección Expedien (...)
  • 14 AHSS, FBP, SEC, SMG, caja 1, exp. 30, foja 11.

12En ningún momento la palabra del otro emerge del archivo como un dato evidente, y menos en el caso de las mujeres que llegaron a La Castañeda en 1910 provenientes del hospital conocido como “La Canoa” y de quienes no existe prácticamente información. En esos expedientes es común encontrar la siguiente frase: “Esta enferma no tiene datos históricos porque es proveniente de la Canoa”13; aquella es “una asilada desde el manicomio de la calle de la Canoa, nada hay referente a su enfermedad ni al interrogatorio”14. En el caso de que el expediente recoja alguna información, es el médico encargado de registrar el nombre, la edad, el lugar de nacimiento, el estado civil y el diagnóstico de las internas, quien rellena también los espacios asignados a la descripción de la enfermedad y al diagnóstico. Incluso, cuando el médico cita el decir de la interna, esa cita está subordinada al formato del expediente clínico y forma parte de una narración que indica ya la condición de locura de la interna mientras anuncia el encierro como destino.

  • 15 AHSS,FBC, SEC, SMG, caja 1, exp. 30, foja 12.
  • 16 AHSS, FBC, SEC, SMG, caja 3, exp. 7, foja 5, (subrayado mío)
  • 17 Véase AHSS, FBC, SEC, SMG, caja 2, exp. 1 foja 7.
  • 18 Sobre la cita y el discurso del otro ver de Certeau, op. cit., p. 241 y ss.

13Sucede entonces que muchos expedientes están vacíos, que otros dejan en blanco los espacios asignados a la descripción de los síntomas y la historia de la enfermedad, y que unos pocos describen los síntomas, determinan el diagnóstico y el tratamiento idóneo, pero siempre quien describe y clasifica es el médico quien es hablado por el saber y la institución médica. Así, por Rosario habla el médico que a su vez repite aquello que el hermano, el mismo que “se vio obligado a internarla porque no podía soportarla en su casa”, declaró al ingresarla15. Por Loreto habla el médico dándole voz a una especie de rumor anónimo: “Ciega hace tres años, dicen que lleva cuatro días de haber estallado su locura histérica16” Y aun si el médico recupera fragmentos de lo dicho por la interna, él es quien finalmente autoriza la cita17; si parafrasea sus palabras, esas palabras han sido citadas ya por el discurso médico y psiquiátrico que se pone en su lugar18.

  • 19 Ver especialmente Huertas, Rafael, “Las historias clínicas como fuente para la historia de la psiqu (...)

14Por tanto, se puede afirmar que aquello que el archivo presenta es el registro de una palabra reformulada por el saber médico y para siempre perdida. Allí no se guarda el testimonio de una experiencia vivida sino formas que adopta el discurso de las autoridades acerca de la salud mental. Cada historia clínica no hace más que repetir a nivel individual las representaciones médicas y psiquiátricas de la época acerca de la salud y la enfermedad mental, pero también acerca de la clase social, la raza y la diferencia sexual. No hay que olvidar que ellas fueron producidas dentro de los marcos conceptuales y los modelos del saber médico y psiquiátrico, escritas en el encierro, y que por tanto están impregnadas íntimamente del discurso médico, subordinadas a la descripción lineal, cronológica y clasificatoria del expediente19.

  • 20 Ver el estudio que hace Mariano Rivadeneyra acerca de los internos del hospital de mujeres del Divi (...)

15Comparemos por ejemplo la imagen de las mujeres que los expedientes de La Castañeda construyen con aquella que dibujan los estudios de caso publicados en las revistas médicas de la época, pues se trata de dos imágenes opuestas: mientras las revistas médicas presentan por lo general casos de mujeres blancas, de clase media y alta que asisten al consultorio, los expedientes pertenecen a sirvientas, lavanderas, desempleadas y prostitutas ingresadas en una institución pública. En un caso, la histeria aparece como una enfermedad de los nervios, efecto del medio social, y en el otro, el del manicomio, la histeria constituye una enfermedad innata, es decir, transmitida por herencia y asociada no a la sensibilidad de los nervios sino a la pobreza20. De un lado está la imagen del doctor Enrique Aragón cuando en el restaurante San Angel Inn festeja, junto con su paciente y su esposo, el término del tratamiento, y del otro, en el extremo contrario, la fotografía de una mujer sin nombre, de quien no se sabe si fue internada debido a la locura o a la indigencia.

  • 21 Van Young, op. cit., p. 19.

16Además, cómo sostener que la palabra del otro aparece en un discurso que para constituirse como tal necesita precisamente de la distancia respecto a la experiencia de la enfermedad. Cómo dejar del lado el hecho de que en los finales del siglo XIX el objetivo del discurso médico-psiquiátrico es el internamiento: en ese tiempo, digamos, no se habla con la locura; se requiere de la observación, pero no de la escucha. Por eso, Van Young puede afirmar que “esos registros psiquiátricos protomodernos tienen importancia pero una utilidad limitada si se trata de escribir una historia cultural que abarque a grupos subalternos”21.

17Caminos abiertos:

18¿Se trata entonces de una imposibilidad? ¿Acaso no es posible ir más allá de los discursos de género, clase y raza y escuchar algo distinto a la voz de la autoridad médica? ¿Será que no queda otra más que asumir la posición de una total irrepresentabilidad y aceptar el fracaso de todo intento de acceso al discurso del otro?

  • 22 Benjamin, Walter, Tesis sobre la historia y otros fragmentos, Introducción y traducción de Bolívar (...)

19Walter Benjamin diría al respecto que los desposeídos, los carentes de poder, los perseguidos, están constitucionalmente privados de voz, y que la historia como disciplina está constituida por un doble silencio: el silencio del oprimido cuya historia está sistemáticamente reducida al silencio, y el silencio de la historia oficial en relación a la tradición del oprimido. O para decirlo de otra manera, lo que la historia transmite es una herencia de sordera que los historiadores sin quererlo compartimos22. Pero si ello es así ¿tendríamos que reconocer entonces el sinsentido de toda historia? Porque si la tarea del historiador no es reconstruir la historia silenciada de los oprimidos, darle voz a los muertos, entonces ¿cuál es?

  • 23 De Roland Barthes véase entre otros, La cámara lúcida, Nota sobre la fotografía, Barcelona: Paidós, (...)
  • 24 Prakash, Gyan, “Los estudios de la subalternidad como crítica post-colonial”, Rivera, Silvia y Ross (...)

20De todos modos, aunque se trate de una imposibilidad, no hay forma de renunciar a escribir esa otra historia. Sólo que el intento deberá cargar con todo el peso de ese reconocimiento e insistir en el silencio, pero no para llenarlo de voces y terminar proyectando los propios deseos, sino para abrir espacios y sentir ante el pasado la lejanía. Como Benjamin quien renunció a la posibilidad de escuchar al otro pero hizo del silencio una fuente inapropiada de sentido y entonces habló con los muertos. O como Roland Barthes que cavó vacíos en el discurso y encontró un sentido añadido, uno que hace fracasar el sentido, que lo disfraza, que desborda la significación, porque está no en el lenguaje sino en la interlocución, es decir, en la forma cómo esos documentos nos hablan23. O como Gyan Prakash para quien el acceso al otro no depende tanto de nuevas evidencias, nuevas fuentes o nuevas temáticas, como de la posibilidad de deconstruir los discursos dominantes a través de los cuales los grupos subalternos son dichos24.

  • 25 Sobre el discurso histórico y la producción de evidencia ver Rufer, Mario, “Huellas errantes. Rumor (...)

21Esta ha sido de hecho la tensión que ha caracterizado las investigaciones del grupo de estudios subalternos el cual se debate entre dos posturas: una que considera que si se recurre a otras fuentes, sean literarias o artísticas, a otras perspectivas, es posible recuperar al subalterno como sujeto fuera del discurso de la elite, y otra que cree que la subalternidad sólo puede ser pensada como efecto de los sistemas discursivos. En este caso se vuelve imprescindible cuestionar los fundamentos de la disciplina histórica, no sólo desde el lado en que ella describe sino también desde el lado en que ella se escribe. No es suficiente descifrar los criterios de objetivación de la medicina y de la incipiente psiquiatría sin cuestionar al mismo tiempo la forma cómo el discurso histórico construye la evidencia25. O para decirlo de otra forma, no basta con descomponer el discurso médico-psiquiátrico denunciando sus atravesamientos de género, clase y raza sin haber puesto en duda la operación mediante la cual un pasado por principio ausente se convierte en verdad de archivo.

  • 26 De Certeau, op. cit., p. 238-239.

22Pero quizás sea mejor regresar al manicomio, recuperar la singularidad propia de un estudio de caso y reescribir la historia de la institución, de los médicos, de las internas, desde la sensación de ausencia que marcó mi encuentro inicial con el archivo. En esa reescritura, tendría entonces que cavar vacíos en el discurso médico y poner en suspenso los efectos que tiene cierta manera de trabajar el archivo. De esa forma, abriendo espacios, cuestionando las condiciones de posibilidad de esos datos y sus criterios de verdad, consiga quizás hacer que el otro se deje oír, pero no como presencia sino como indicio, como resto que designa y no describe, como sentido añadido que está fuera del texto pero que se nota en el discurso, lo altera y de ese modo nos interpela.26 Quizás haya que insertar el registro emocional en la investigación y así darle un lugar a mi propia afectación, y entonces escribir con la tristeza de Facunda que un médico no pudo dejar de percibir; desde el gesto en la fotografía de alguien a quien la violencia suprimió la expresión; bajo el nombre propio de una mujer al borde de la muerte, entre la vida y la muerte. Puede ser que ésta, la propia afectación, sea la única evidencia de una existencia sensible, afectiva, silenciada y perdida en el tiempo y, al mismo tiempo, el modo de empezar a experimentar con formas de escritura que no sean los de la producción de verdad histórica e imaginar otras formas de representación, otra política de la interpretación.

Haut de page

Notes

1 Al respecto, ver especialmente LaCapra, Dominick, Escribir la historia, escribir el trauma, Buenos Aires: Nueva Visión, 2001; e Historia en tránsito .Experiencia, identidad, teoría crítica, Buenos Aires: FCE, 2006. En el campo de la antropología ver Clifford, James, Dilemas de la cultura, Antropología, literatura y arte en la perspectiva posmoderna, Barcelona: Gedisa, 2001.

2 De Certeau, Michel, La escritura de la historia, México: UIA, 1993, p. 245.

3 Van Young, Eric, “Estudio introductorio. Ascenso y caída de una loca utopía”, Secuencias, 2001 (vol. 51), Instituto Mora, p. 16.

4 Ríos Molina, Andrés, “Locos letrados frente a la psiquiatría mexicana de inicios del siglo XX”, Frenia, 2004, (vol. IV), No. 2, p. 20.

5 Rivera-Garza, Cristina, “Por la salud mental de la nación: vida cotidiana y Estado en el Manicomio General de La Castañeda, México 1910-30”, Secuencias, 2001, (vol. 51), Instituto Mora, pp. 61-2.

6 Sacristán, Cristina, “Historiografía de la locura y de la psiquiatría en México. De la hagiografía a la historia posmoderna”, Frenia, 2005 (vol. V), No. 1.

7 Rivera-Garza, “Por la salud mental de la nación”…, op. cit.

8 Arreola Martínez, Betzabé, “¿Locura o disidencia? Un estudio sobre la locura femenina desde la ciencia psiquiátrica de finales del siglo XIX y principios del XX”, Tesis de Maestría en Historia, México: Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa, 2007, p. 11.

9 Ríos Molina, op. cit., p. 21.

10 Rivera-Garza, Cristina, “‘She neither Respected nor Obeyed Anyone’: Inmates and Psychiatrists Debate Gender and Class at the General Insane Asylum La Castañeda, Mexico, 1910-1930”, Hispanic American Historical Review, 2001 (vol. 81), No. 3-4, p. 670.

11 Van Young, op. cit., p. 16.

12 Spivak, Gayatri Chakravorty, ¿Pueden hablar los subalternos? Traducción y edición crítica de Manuel Asensi Pérez, Barcelona: MACBA, 2009.

13 Archivo Histórico de la Secretaría de Salud (AHSS), Fondo Manicomio General (FMG), Sección Expedientes Clínicos (SEC), Serie Manicomio General (SMG), caja 6, exp. 21, foja 3.

14 AHSS, FBP, SEC, SMG, caja 1, exp. 30, foja 11.

15 AHSS,FBC, SEC, SMG, caja 1, exp. 30, foja 12.

16 AHSS, FBC, SEC, SMG, caja 3, exp. 7, foja 5, (subrayado mío)

17 Véase AHSS, FBC, SEC, SMG, caja 2, exp. 1 foja 7.

18 Sobre la cita y el discurso del otro ver de Certeau, op. cit., p. 241 y ss.

19 Ver especialmente Huertas, Rafael, “Las historias clínicas como fuente para la historia de la psiquiatría: posibles acercamientos metodológicos”. Frenia, 2001 (vol. 1), No. 2. Ver también García Canal, María Inés, “La relación médico-paciente en el Manicomio de La Castañeda entre 1910-1920, tiempos de revolución”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Puesto en línea el 2 de enero del 2008, URL: http:/nuevomundo.revues.org/index14422.html.

20 Ver el estudio que hace Mariano Rivadeneyra acerca de los internos del hospital de mujeres del Divino Salvador. Apuntes para la Estadística de la locura en México, México: Tesis de la Escuela Nacional de Medicina, 1887.

21 Van Young, op. cit., p. 19.

22 Benjamin, Walter, Tesis sobre la historia y otros fragmentos, Introducción y traducción de Bolívar Echeverría, México: Itaca/UACM, 2008. Ver también Mosès, Stéphane, El ángel de la historia. Rosenzweig, Benjamin, Scholem, Madrid: Cátedra, 1997; y Felman, Shoshana, The Juridical Unconscious. Trails and Traumas in the Twentieth Century, Cambridge: Harvard University Press, 2002.

23 De Roland Barthes véase entre otros, La cámara lúcida, Nota sobre la fotografía, Barcelona: Paidós, 1997; y Lo obvio y lo obtuso. Imágenes, gestos, voces, Barcelona: Paidós, 1992.

24 Prakash, Gyan, “Los estudios de la subalternidad como crítica post-colonial”, Rivera, Silvia y Rossana Barragán (comps.), Debates Post Coloniales: una introducción a los Estudios de la Subalternidad, Bolivia: Ediciones Historia, Aruwiyiri y SEPHIS, s/a), p. 300.

25 Sobre el discurso histórico y la producción de evidencia ver Rufer, Mario, “Huellas errantes. Rumor, verdad e historia desde una crítica poscolonial de la razón”, Versión. Estudios de comunicación y política, 2009 (vol. 23), p. 17-50.

26 De Certeau, op. cit., p. 238-239.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frida Gorbach, « ¿Dónde están las mujeres de La Castañeda? Una aproximación a los expedientes clínicos del manicomio, 1910 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 31 mars 2011, consulté le 12 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/61046 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.61046

Haut de page

Auteur

Frida Gorbach

Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilcofgorbach@yahoo.com.mx

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page