Navigation – Plan du site
Débats | 2011
De voces y silencios, mujeres en el México de finales del siglo XIX – Coord. Laura Cházaro y Frida Gorbach
Rosalina Estrada Urroz

Crimen, disección y metáfora: el caso de la Venus Negra

[31/03/2011]

Résumés

La anatomía fue por más de trescientos años “una galaxia en expansión” y condujo a otros mundos como la filosofía y la moral; la espiritualidad y la literatura y la estética y el divertimento. La disección atribuye al cuerpo femenino características construidas culturalmente, las cuales no sólo se expresan en el acto de la disección, sino también en la narración científica y literaria. Tres casos de prostitutas asesinadas en Puebla y Veracruz a finales del siglo XIX, nos permiten recuperar esa sinuosa relación entre los diversos discursos que corresponden a la crónica, la medicina legal y los legajos judiciales. En el último se relata el caso detallado y se recrean hechos y declaraciones, además de las evidencias del crimen. En la crónica se recurre al registro literario que encadena el acontecimiento, lo vuelve metáfora y lo convierte en una historia. La moral no escapa a los argumentos que justifican el crimen y en la autopsia se exploran sus características en venas, vísceras y estómago, hasta centrarse en el corazón, órgano que se mueve entre nobleza y perversión.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Mandressi, Rafael, Le regard de l’anatomiste, Dissecions et invention du corps en Occident, Paris : (...)
  • 2 Mandressi, op. cit., p. 217.

La anatomía fue por más de trescientos años “una galaxia en expansión” y condujo a otros mundos como el de la filosofía y la moral; la espiritualidad y la literatura, la estética y el divertimento1. Lugar de retórica, en su ejercicio y discusión es espacio de “metáfora” y “metonimia”, además de “sujeto de conversación” que contamina “toda palabra pronunciada”. Desde el campo más vasto de la historia cultural, si lo consideramos desde una perspectiva evolutiva, la anatomía está ligada a “una ciencia del hombre, una práctica imaginaria, un modo de conocimiento”2. La disección atribuye al cuerpo femenino características construidas culturalmente, las cuales se expresan a la vez en el discurso legal y literario. El examen del cuerpo sin vida de la prostituta no puede evitar esta carga que contamina la palabra dicha, la palabra escrita.

  • 3 Goldstein, Raúl, Diccionario de derecho penal y criminología, Buenos Aires: Astrea, 1983.
  • 4 Coquibús, Juan E., Diccionario selectivo de Derecho y Procedimiento Penal, Buenos Aires: Editorial (...)

1Tres casos de prostitutas asesinadas en Puebla y Veracruz a finales del siglo XIX nos permiten recuperar a través de palabras y gestualidades esos cuerpos escondidos que no tienen voz, desde el discurso del poder las palabras de los otros las describen, sin embargo entre ellas y la gestualidad se abre un espacio de interpretación en el cual el corazón, las entrañas y el dolor de esas mujeres cobra vida. Cronistas, médicos y legistas dejan ver en sus dictámenes y consideraciones una cierta ambigüedad y una sobreposición de diferentes saberes, ficción y realidad aparecen como pares en esta yuxtaposición. La crónica destaca los sentimientos nobles y perversos, la moral y la inmoralidad no escapan a los argumentos que justifican el crimen. La autopsia se constituye en el lugar desde el cual se explora la materialidad del cuerpo pero también lo sensible, se recorren venas, vísceras y estómago, hasta centrarse en el corazón, y los órganos se preñan de cualidades diversas, algunas veces dotados de nobleza, otras de perversión. Para el médico legista la autopsia adquiere un carácter técnico, examina el cadáver y procede a su apertura para conocer el estado de las partes y determinar la causa del fallecimiento3. Así se establece el daño, y las características y formas del arma agresora: de fuego, cortantes, punzantes o por envenenamiento4.

  • 5 Felman, Shoshana, The Juridical Unonscious, Trials and Traumas in the Twentieth Century, USA: Harva (...)

2El asesinato en el México porfiriano alcanza a hombres y mujeres, y en el archivo judicial ronda el espectro de la muerte violenta, las palabras que la describen, plenas de tecnicismos, nos permiten vislumbrar el cuerpo de la víctima. La técnica de las autopsias parece perfeccionada, pero no puede evitar la construcción de significados elaborados culturalmente. La crónica va más allá, muestra el imaginario y lo alimenta, se revela así un acercamiento de médicos legistas y jueces. Así en los diferentes casos que analizamos, con sus ausencias dos tipos de discurso se encuentran, aquel que proviene del ámbito de la ley y el que corresponde a la crónica. En el primero se relata el caso detallado y se recrean hechos y declaraciones, además de las evidencias del crimen. En el segundo se recurre al registro literario que encadena el acontecimiento, lo vuelve metafora y lo convierte en una historia. Los “legajos silenciosos” de los archivos judiciales nos permiten recuperar las voces y los gestos de víctimas y victimarios y el desorden “ético, jurídico o religioso” de la vida diaria. La importancia de internarse en estos dos registros reside en la porosidad de sus fronteras, ambos muestran una versión del trauma y sin negarse uno al otro existe entre ellos una dramática semejanza que no es posible comprender si se les piensa de manera separada. Estamos ante dos narrativas del acontecimiento, dos traumas, “dos enigmas de destrucción emocional y física, dos respuestas humanas ante el choque insoportable de la realidad y dos actos lingüísticos de intervención cultural y social”5.

  • 6 Kern, Stephen, A Cultural Histoty of Causality, Princenton: Princenton University Press, 2004, p, 1 (...)
  • 7 Ibid,p. 149.

3El tiempo que habita la crónica parece padecer de una “circunspección victoriana”, presente en el siglo XIX y distinta a la que se manifiesta en el siglo XX, en la cual la mirada está más direccionada a lo sexual. Si la sexualidad aparece trazada, proviene de “fuentes imprecisas” situadas en el alma, el espíritu o el corazón6. La crónica revela el deseo con sutileza, pero no deja de recurrir al monstruo de instintos animales y a la perversidad7, tanto de víctimas como de victimarios.

Los tormentosos amores y el “merecido crimen”

  • 8 El Presente, 3 de diciembre de 1892, (No. 591), p. 3.
  • 9 Archivo Histórico Judicial, INAH Puebla. AHJ, INAH Puebla, 1892, paquete 10. Cuaderno del Juzgado 2 (...)

4Un día de “amores tormentosos” termina con la vida de una mujer, su cuerpo con el corazón partido por una puñalada es recogido en la vía pública El 2 de diciembre de 1892, en una de las calles de la Avenida Juárez de la ciudad de Puebla, Margarita Hernández pierde la vida, era conocida en el mundo del escándalo como “La Venus Negra”. Según la crónica, la historia de esta “infeliz mujer” evidencia el adagio popular de “quien mal anda, mal acaba”. Ocho años antes, en la ciudad de México, de donde era nativa, se incorpora al ejercicio de la prostitución, joven de 16 años inscribe su nombre en el libro de la “corrupción pública” y vive en uno de los tugurios de la calle de Regina. El periódico la describe como una mujer de ojos grandes, anidados en cuencas profundas, y a semejanza de las serpientes, de pupilas garzas, casi verdes, “encendidas” y “fascinantes”. En la mejilla izquierda, “testimonio perpetuo de su coquetería” lleva un lunar postizo, de color oscuro, éste armoniza con otro negro, natural que tiene al lado derecho de la barba. Margarita era relativamente hermosa, pero con la “belleza salvaje de la mujer del pueblo, que a pesar del roce social, no adquiere formas cultas y confunde el cinismo con la franqueza.” En el momento del hallazgo no se tiene certeza de quien es el asesino, todo apunta a considerar a su amante como culpable8. A partir del primero de diciembre de 1892, se inicia la averiguación en el juzgado respectivo9.

  • 10 AHJ, INAH Puebla, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. En averiguación de (...)

5El 24 de agosto de 1890 el gendarme No. 221 da aviso de que en el Callejón de Naturales de la ciudad de Puebla, se encuentra una mujer herida por arma de fuego. El personal del juzgado constata que en una accesoria, acostada en el suelo, en un rincón junto a una cama de madera y trastos corrientes, a la agredida Guadalupe Cortés. Habita en una casa pública de la calle la Choluteca, es soltera y tiene dieciocho años. Prisciliano Galindo la solicita, ella no accede a sus deseos, él se incomoda y le dispara. El actuario certifica que Cortés tiene una herida en el “pescuezo”, detrás de la oreja derecha. La afectada insiste en que no tiene ningún antecedente de enemistad con el agresor, pues alguna vez fueron novios, el acusado, expresa que está detenido por haber lastimado a una mujer pero que esa no fue su intención, que de niño conoció a Guadalupe y jóvenes “entraron en simples relaciones de novios” y siempre la trató con el mayor respeto, agrega que tuvo que separarse de ella para ir al lado de su padre y cuando regresó la encontró como mujer pública, por lo que “ella había perdido para con él las buenas maneras que antes tenía”. Después de descargar su arma sale a la calle y un grupo de mujeres lo detiene, en el transcurso llega la policía. A la semana del incidente Guadalupe muere en el hospital10.

  • 11 El Dictamen, 27 de mayo de 1902.

6En la ciudad de Veracruz, al anochecer del 27 de mayo de 1902, la negra Belén: Belén Navarro recibe una “tremenda puñalada en el corazón” que le quita la vida. Se le describe como mujer de la vida “alegre” que propicia fuertes escándalos en los que es necesaria la intervención de la policía. Tenía en el cuerpo varias cicatrices producto de riñas, pues era una “mujer de pelo en pecho”, que bien podía pelear con un hombre o una mujer. Apuñalada por su pareja, en el transe de la muerte se declara culpable y confiesa la inocencia de su agresor, de todas maneras, el matador es detenido11.

7La prensa de distintas localidades, como las ciudades de Puebla y Veracruz reseña los avatares y las turbulencias que en su vida enfrentan las prostitutas. Con sus cuerpos vulnerables afrontan el oficio; enfermedad y muerte habitan su quehacer. La violencia, cuya más grave consecuencia es la muerte, se convierte en un espacio extraordinario donde se revelan las particularidades del hecho sangriento, las cualidades del cuerpo y, además, las capacidades que tienen estas mujeres para distanciarse de la norma, rebelarse y afirmar su personalidad. En el desenlace fatal se encuentran involucrados sentimientos y pasiones, ellas aman o son amadas, algunas veces hablan directamente, otras permanecen mudas y sus gestos, palabras, comportamientos y cuerpos son interpretados por testigos.

La disección moral: “las belicosas mujeres” y su boca ofensiva

  • 12 Elsa Dorlin, La matrice de la race, généalogie sexuelle et coloniale de la nation française, Paris  (...)

8El temperamento es un argumento para calificar y condenar a las mujeres dedicadas a la prostitución. Ellas traspasan la frontera de los sexos, adquieren comportamientos masculinos, o se acercan a ellos y contravienen las reglas. La agresividad las caracteriza, el temperamento las delata, el cuerpo en movimiento deja ver su voluptuosidad. Esas mujeres “peleonas” contradicen la naturaleza sensible y romántica que debe caracterizar a las féminas. En la época clásica, como lo señala Dorlin, el temperamento es fundamental para conceptuar y naturalizar, inscribe en lo más profundo del cuerpo una relación de poder. En el siglo XVII el viejo equilibrio de los humores aparece distorsionado ante estas mujeres coléricas que pierden la visión de su lugar en la sociedad. En las razones de legistas y cronistas, la mujer que embiste se encuentra fuera de su naturaleza, es el cuerpo dislocado, que choca y se transforma en masculino. Una masculinidad que se reenvía al cuerpo patógeno, incapaz de manejarse por él mismo, “que sufre, que fluye, un cuerpo atascado que agoniza”12.

  • 13 Idem.
  • 14 Haidar, Julieta, “El análisis de la metáfora desde la transdisciplina”, Adrián Gimate Welsh, Metáfo (...)
  • 15 Gayol, Sandra, “El arte de las palabras”, Antonio Herculano Lopes, Monica Pimiento Velloso, Sandra (...)
  • 16 Haider, op. cit., p.19-35.

9En la prostituta estos gestos controlados e interiorizados por los procesos civilizatorios pierden sentido, aparecen como lo bárbaro, lo pasional, fuera de toda regla. El cuerpo que se aproxima se convierte en agresor, su masculinidad contradice la naturaleza y es uno de los medios que propicia la degeneración13. Los movimientos chocantes, libertarios, se muestran en su voz fuerte, sus ademanes poco recatados y en las palabras que salen de su boca. En las situaciones extremas presenciamos lo qué se dice de ese cuerpo, de su color y de su textura y de su identidad, a veces perversa, a veces sutil. La descripción disecciona el cuerpo, y recurre a la metáfora, en un tiempo y un lugar que se mueve entre el romanticismo que no acaba de desaparecer, por lo menos en el léxico, y la crudeza realista más propia de la modernidad. Metáfora y similitud chocan con el contrario revelado por la aspereza de la palabra. Ellas se pelean como “verdaderos guapos”, como “bravas hembras”, como mujeres de “pelo en pecho”, vocablos contradictorios impregnados de elementos libertarios e identificados con la masculinización a la vez que muestran las debilidades femeninas. Su fuerza se manifiesta en la realidad desnuda que insinúan y de ahí su eficacia y vigor. La pasión es acción y movimiento, se expresa aunque sea de manera tenue, el cuerpo silenciado por la muerte solo se manifiesta en el palabra del otro14. Si bien, el uso del cuerpo y los comportamientos no tienen cabida en el impreso15, los gestos de la escritura, su secuencia y sus metáforas nos dejan ver la postura discursiva16.

10Así las prostitutas en situación de violencia empuñan su cuerpo, preparan su garganta, gesticulan con toda su fisonomía para defenderse. Lo hacen desinhibidas, con palabras obscenas, con brazos, ojos y bocas en movimiento. Margarita, la “Venus Negra”, de tormenta en tormenta vino a dar a Puebla, nunca se le vio triste ni recibió ofensa que no vengara con su propia mano. Un individuo que era gendarme, luego cochero y sirviente, lleva en el rostro una señal indeleble que le abarca parte de ceja y parte del pómulo de un carrillo causada por un golpe que le dio la “vengativa” Margarita. Otro hombre tuvo que pasar unos días en el Hospital de San Pedro curándose de un tranchetazo arriba del corazón que también ella le asestó en un momento de cólera. Poseía una buena puntería, nadie en la pulquería tiraba tan bien al blanco con la pistola de salón, ni castigaba con más fiereza a quienes la insultaban. Belén Navarro, mujer de la vida “alegre”, se le atribuyen también esas “cualidades”, pues protagoniza grandes escándalos y riñas. Las marcas de su cuerpo muerto lo atestiguan, al reconocerlo se descubren en él varias cicatrices, pues era una “mujer de pelo en pecho”, que bien podía pelear con un hombre como con una mujer. De una manera sutil, el agresor de Guadalupe Cortés la describe: “había perdido con él las buenas maneras que tenía en el pasado”.

  • 17 El Dictamen, 28 de enero de 1907.

11Existen múltiples muestras de rebeldía femenina en el mundo de cantinas y burdeles. Las meretrices se defienden, no podemos atribuirles sólo el rol de víctimas, la audacia también las acompaña. En este oficio la lucha del más fuerte es la que predomina. En la ciudad de Veracruz Violeta González, meretriz, dueña de una casa de prostitución, “célebre por los frecuentes y grandes escándalos que motiva”, se burla del cuerpo de policía, al cual insulta y amenaza cada vez que se encuentra en estado alcohólico. El sitio: la cantina denominada “El Congreso Panamericano”, lugar en el que busca pelea con una mujer de su misma profesión. El gendarme Antonio Mace se dirige a Violeta para externarle que ha cometido falta y que es mejor que se ausente de la cantina. Violeta se “insolenta”, dirige frases ofensivas al gendarme y pretende abofetearlo. El cabo ordena que se reduzca al orden. “Cinco ó seis gendarmes apenas si podían contener los ímpetus de la belicosa hembra que varias veces mordió con rabia y sin ningún respeto al cabo.” Llega a la cárcel de Loreto casi sin ropa y todavía pone resistencia, grita que tiene influencias pues goza de las atenciones de ciertas personas que pueden hacer lo que sea por ella17.

  • 18 El Dictamen.18 de marzo de 1907.
  • 19 Gimate Welsh, op. cit., p. 7-18.

12A la par de celos y amores, que no son unilaterales, se presenta la riña, la agresión y la injuria. De la boca de las mujeres salen epítetos que rara vez son repetidos por la prensa. Igual que los golpes, las palabras figuran como telón de fondo de la disputa, se encuentran en el lugar de la agresión física, la anteceden. Epítetos que dañan el honor y la reputación de un individuo. En el perímetro de tolerancia de la ciudad de Veracruz se suscita un disgusto entre los amasios Ignacio Castañón y la meretriz Celia. El resultado: la mujer es herida con una navaja de corta dimensión. Según la nota, “la Martínez se encontraba platicando con un individuo, y en aquel momento se presentó el mencionado Castañón, haciéndole ciertas reconvenciones á la mujer, que replicó en palabras ofensivas, con lo que provocó la furia de aquél”. En este caso dos elementos justifican la agresión: la plática de “la Martínez” con un individuo, y las palabras que ella externa las cuales de acuerdo a Calderón poseen un carácter ofensivo. No sabemos cuáles son los vocablos utilizados, sin embargo, pertenecen al lenguaje común, aquél que los sectores populares retoman para afirmar, ofender y defenderse18. Los discursos no son sólo palabras y frases, a través de ellos recuperamos el énfasis, el imperativo que acentúa, reflejan aquello que importa, lo que se repite. La metáfora, entonces establece la acentuación19. Pero lo más interesante es que ella se expresa en palabras y gestos, cuando encontramos mujeres que actúan como “guapos” o de “pelo en pecho”, trasladamos las palabras al acto preformativo.

  • 20 Butler, Judith, Excitable speech. A politics of the Performative, New York and London: Routledge, 1 (...)

13La injuria precedente es fundamental para entender el curso del homicidio, nos permite apropiarnos de la teatralidad de la ofensa. El cuerpo en movimiento, el grito partido y los ademanes expresan y determinan el alcance de las palabras proferidas. La situación del sujeto que recibe la injuria y las características de la interpelación determinan su efecto: poner al involucrado fuera de control, en una posición endeble, dislocada del lugar en donde se encuentra determina su eficacia. Así se establece un paralelo entre la injuria verbal y física, entre la muerte física y la psicológica que se refleja en el breve tiempo y espacio que los separa. El lenguaje y su interpelación anteceden y parecen provocar la herida que trasciende las palabras20.

14Antes del balazo Guadalupe Cortés expresa frases agresivas. Galindo heridor de Guadalupe, afirma que por casualidad pasaba por el Callejón de Naturales y encuentra en la puerta de una accesoria a Guadalupe, quien lo llama y lo invita a pasar. Los tíos de Guadalupe están presentes en la habitación en ese momento, tocan la puerta de la accesoria y Galindo está recostado en la cama mientras que Guadalupe, reclinada sobre él, externa: “ese es mi querido” y comienza a proferir frases insultantes. La tía intercede por Guadalupe ante el recién llegado, pero el hombre desconocido da un empellón y “se le va encima” con un arma, entonces él saca su pistola y dispara. El crimen de la “Venus Negra” es antecedido por un pleito. Dos semanas antes del suceso Margarita y el mancebo Pedro son detenidos. Se dice que en una de las calles más apartadas de la ciudad, Pedro tuvo un disgusto con un desconocido. La reyerta adquirió caracteres de riña y, cuando los dos hombres luchaban, Margarita, llena de ira, se interpuso entre los contendientes para defender a su amante. La policía intervino y la defensora de Pedro en pago de su comportamiento fue asilada en la cárcel pública.

Y si hay corazón es envilecido

  • 21 Haystad, Ole Martin, Una historia del corazón, Buenos Aires: Lengua de Trapo-Manantial, 2008, p. 24 (...)
  • 22 Arikha, Noga, Passions and Tempers. A histoy of the Humours, New York:Harper Perennial, 2007, p.187

15“Metáfora de sentimiento”21 y síntoma de nobleza, el corazón apuñalado, el que muere y hace morir, late dos veces, como músculo bombea la sangre y da vida, su palpitación acelerada representa el sentimiento hacia el hombre deseado, amado. Es el corazón el lugar privilegiado de la agresión, ahí se mata el cuerpo, ahí se mata el alma. Los crímenes de Belén, Margarita y Guadalupe se encuentran inmersos en relaciones afectivas, pasadas y presentes, amor y pasión son sus corolarios. Se renuevan aquí los estigmas con que carga el cuerpo de la prostituta. Lugar privilegiado del desorden de las pasiones22, el corazón es el lugar donde se manifiesta el espíritu evilecido y se albergan los sentimientos malsanos. La negación del amor y los celos que favorecen la disputa se encuentran como telón de fondo de gestos, palabras y discursos que explican o justifican el crimen.

  • 23 Bordelois, Ivonne, Etimología de las pasiones, Buenos Aires:Libros el Zorzal, 2006, p. 73.
  • 24 El Dictamen, 27 de mayo de 1902.

16La discusión sobre el crimen de Belén Navarro pone en primer plano la cuestión del amor imposible y la pasión, pasión que haría perder el control del agresor por la frustración ante lo inaccesible del objeto deseado23. El periódico El Dictamen reproduce una aparente discusión entre “bárbaros” de la calle sobre el acontecimiento. Ésta es el pretexto para que el periodista externe sus puntos de vista y exprese los sentimientos e imaginarios sobre el amor de la mujer prostituta y las opiniones acerca del matador. Esta charla callejera diserta sobre las posibilidades que tiene el amor en el mundo de la prostitución. El articulista se pregunta es “¿Amor ó corrupción? _ ¿desenfrenos pasionales ó crímenes vulgares?” El hecho es considerado grotesco, pues se trata de un crimen perpetuado por un jovencito que traba relaciones con la prostituta, “un hombre, casi niño, por su poca edad, que mata con todas las agraviantes del delito, á una mujer de vida alegre y espíritu inquieto”24. La pasión se vuelve también en contra del heridor, su corazón se torna "infame" al dejar sin vida a Belén. La discusión se divide en dos bandos, aquellos que aplauden el crimen y los que lo condenan. La hipótesis del amor sostenida en la discusión, parece descabellada al articulista, pues amor sería otra cosa muy distinta de lo que puede existir entre una mujer “de ese tipo” y un joven que la ama a pesar de las diferencias de edad y raza. El articulista retoma literalmente las palabras de Musset para describir el amor verdadero:

  • 25 Musset, Alfred, La confession d’un enfant du siècle, Paris: Le livre de poche-Librairie Générale Fr (...)

17Amar, es entregarse en cuerpo y alma, hacer de dos seres uno; es pasearse al sol, al aire libre, por entre los bosques y por los prados con un cuerpo que tiene cuatro brazos, dos cabezas y dos corazones... Amar es poder circular libremente por este templo, llevando al lado un ser capaz de comprender por qué una idea, una flor, una palabra, os hace detenernos y levantar los ojos hacia el triángulo celeste. Ejercer las nobles facultades del hombre es un gran bien, por esto el genio es una cosa envidiable, pero duplicar estas facultades, asumiendo en nuestra inteligencia y en nuestro corazón otro corazón y otra inteligencia, es la felicidad suprema. Dios lo ha hecho así con el hombre, por esto el amor vale más que el genio25.

  • 26 Musset, op. cit., p. 110-111.

18Musset también sirve de referencia para describir el amor envilecido, aunque sus palabras sean extemporáneas y aplicadas más acertadamente a la cortesana. De todas maneras se introduce como recurso para dotar a la historia de elementos románticos, ahí se convierte el sentimiento de la mujer caída en más repugnante que el de las “lubricidades” de los saturnales romanos, es la inversión y separación de los dos sentimientos, es el sentimiento contra el no sentimiento, llevado al extremo de la comparación grotesca con los “monstruos de porcelana” venidos de China. El engaño y la hipocresía se encarna en las palabras del escritor al describir el comportamiento de estas mujeres: “(…) salir de sus casas con el mayor misterio posible; andar temblando, sobre las puntas de los pies; conspirar, mirar con ojos lánguidos, exhalar castos suspiros, estar siempre corriendo los cerrojos de las puertas, humillar á una rival, engañar á un marido, desesperar á sus amantes; es jugar á mentir, como los niños juegan á esconderse”26.

  • 27 El Dictamen, 27 de mayo de 1902.

19El asesino de la negra Belén es condenado en la discusión como un perfecto criminal, más que el asesinato lo primero que debe avergonzarle son “sus impuros amores con la difunta, porque en el cultivo de esas relaciones no puede observarse más que un vil interés, una explotación”, “repugnante é indecorosa”. La diferencia de edad y de “raza” es más crimen que el asesinato mismo. Hablar de amor en este caso es una profanación, es como “confundir el valor del vino con el de la borrachera”. La vida de desenfreno de Belén invalida las posibilidades de amor entre el matador y su víctima, sería, en todo caso, un “remedo”27.

  • 28 El Dictamen, 1 de junio de 1902.

20Por su lado, el matador joven extranjero, “en pleno vigor de su vida, y con regular aspecto físico”, bien podría haber seguido otro camino, tenía condiciones para buscar un distinto porvenir que el “triste y sombrío” que se fabrica. Para el articulista es un perfecto criminal, dominado por la “ruin venganza” sobre la mujer que por su sexo merece otro trato. Un único atenuante se le otorga en nombre del sentimentalismo: en los crímenes pasionales se aquilatan las intemperancias y la falta de reflexión, consecuencia de “los celos, los desórdenes del genio de la disputa con sus exaltaciones de nervios”. Pero en el desarrollo de este crimen, se niega la existencia de amor, lo que prevalecería es el instinto “feroz y salvaje”, resultado del estado abyecto en que viven los protagonistas. Al final con el matador se es benévolo, se pide para él “la reclusión severa que lo regenere y lo haga en el mañana, cuando el tiempo haga olvidar su pecado, un hombre del bien, útil á la sociedad que lo cobija y útil á sí mismo”28.

21El amor de la Venus Negra se narra de manera minuciosa, es el amor pérfido que emana del corazón que en el futuro merece ser apuñalado. Margarita, esa “mujer terrible” habita en el mundo de las pasiones, en sus odios, en medio de las borrascas propias de su modo de ser, conoce a un joven de la clase media, de quien se “enamora” y se convierte en humilde esclava, “tornándose en cordero la leona”. El objeto de su amor es Pedro Bermúdez, de 22 años de edad, aspecto simpático y estatura regular. Viste elegantemente: pantalón, chaleco, chaqueta de casimir oscuro del país, corbata de nudo, sombrero de fieltro, con anchas alas y zapatos negros con cubos del mismo género que el pantalón. Es hijo de un “honrado” comerciante y habita frente a la casa de préstamos de la calle del Solarito. Quizá por su relación con la Venus Negra, lleva tiempo de haber abandonado el hogar. Después de su regreso a la ciudad de Puebla proveniente de la ciudad de México se hospeda en la casa de Flora N; situada en la esquina de la calle de la Calavera, con frecuencia la acompaña Bermúdez. En su excesivo afecto, Margarita hace grandes sacrificios, en las noches de invierno llega al extremo de quitarse la ropa para calentar al ebrio y frío Pedro y para satisfacer los deseos de libar de su amado empeña sus enaguas en la pulquería “El Mareo”.

22A pesar de las manifestaciones afectivas reseñadas por el articulista, Margarita no puede amar, su sentimentalismo no tiene valor alguno, su condición de mujer pública le tiene vedada cualquier afectividad. La crónica concluye: “La insensata mujer, en su aislamiento de todo afecto legítimo, sentía sed de amor y confundiendo este nobilísimo sentimiento con el placer de revolcarse en las charcas de la deshonra, en medio de ellas, levantó un altar al ídolo de corazón de lodo que no satisfizo sino con la sangre de su protectora”.

  • 29 AHJ, INAH, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. En averiguación de las le (...)

23Pero las negadas relaciones afectivas de las prostitutas pueden convertirse, también, en un antecedente que justifica el crimen: Guadalupe Cortés, mujer pública, no accede a los deseos de su antiguo novio, la defensa del agresor enumera las características poco honorables de su condición de prostituta e insiste en lo poco creible de su negativa pues por su oficio sería evidente que no tiene inhibición alguna para dar sus favores a cualquier hombre. El defensor expresa: “La Cortés asegura que sólo porque le negó sus favores a Galindo este le disparó su pistola, esto no puede creerse señor Juez si se atiende a que Cortés además de ser una mujer pública estaba unida con Galindo con relaciones amorosas, y una mujer de costumbres deshonestas como Cortés, condesciende no sólo con su amante sino con otro cualquiera que pague aquello en que la desgraciada ramera aprecia su vergüenza y pudor”29.

24El hecho de haber sido novios en el pasado y que el agresor haya tenido con Cortés una relación de respeto son elementos singulares que caracterizan el caso. Observamos una tendencia a considerar el pasado afecto de Galindo por la víctima como atenuante, pues se enfrenta al “drama” de encontrar a su ex-novia en un burdel. Aunque el agresor insiste en haberse defendido de un tercero al utilizar la pistola, nada prueba lo declarado y es condenado. Guadalupe muere a los ocho días y la pena que recibe el matador es de diez años de prisión. Cuántas mujeres dedicadas a la prostitución viven situaciones similares, el golpe, la herida en la cara, el maltrato y la muerte las envuelven. En el careo vemos los diferentes sentimientos que se esgrimen, Galindo insiste en la relación que en el pasado ha tenido con ella, pero también en que no le tiene mala voluntad pues fue su novia, de manera implícita parecería sostener que ahora no merece tal trato, por su lado Cortés niega lo vivido y dice no recordar.

25Testigo, agresor y defensa ofrecen una imagen de la víctima que la ubica en el límite de la humanidad, de palabras agresivas, vivir despreciable, corazón perverso y envilecido. La metáfora la condena, pues con ese corazón no se puede amar. El trauma de la muerte no es social, no hay protestas masivas, ni consideración, pertenece al gremio restringido de aquellas iguales que se arremolinan para detener al agresor, que la defienden porque ejerce el oficio y no debe dar cuenta de los amores del pasado. Esas mujeres que reaccionan porque esa memoria les corresponde: la de su condición, y de constantes vejaciones.

El corazón y la sangre extraversada

  • 30 Le Breton, David, Expériences de la douleur, Entre destruction et renaissance, Paris: Métailié, 201 (...)

26Pero ¿dónde se encuentra ese cuerpo en pena?, ¿en la palabra del otro, del que lo observa? En los hechos el corazón apuñalado aparece como simple dato, pero la herida descrita es, quizá, la única muestra del cuerpo que lo padece aunque no del sufrimiento. Sólo cuando hay un grito, algo de él aprehendemos, la pena se deja ver de manera indirecta, en las heridas del cuerpo, en el cuerpo mutilado, el cuerpo asesinado. El dolor se expresa en los otros después de la muerte, va más allá de ser un dato fisiológico, y es más una interpretación, “una traducción en términos íntimos de una alteración penible de si mismo”30.

  • 31 AHJ, INAH Puebla, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. Inspección y autop (...)

27Guadalupe Cortés es explorada después de su muerte, en su cuerpo se muestran otros estragos, una contusión de forma circular, de centímetro y medio de diámetro, provocada por mordedura y una cicatriz de la misma dimensión en la cara externa del muslo del lado izquierda, probablemente realizada con instrumento punzo cortante. En la parte superior del cuello, la herida de arma de fuego que le causa la muerte, arroja un sinuoso y fétido líquido. Su cuerpo es explorado en su totalidad, el examen parece insistir en su destino ineludible, se consignan en él los signos de cirrosis en su primer período y la congestión sanguínea de pulmones e hígado. De todas maneras la causa de muerte parece ser clara, la herida causada por arma de fuego que se complica con septicemia31.

  • 32 Periódico Oficial, (Tomo XV), No. 49, 2 de noviembre de 1894, p. 549-551.
  • 33 El Presente, (No 591), 3 de diciembre de 1892, p. 3.

28El dolor de la “Venus Negra” es atendido con demora, recibe el beneficio de no terminar desparramada, en el anfiteatro del Panteón Municipal de la ciudad de Puebla, sus vísceras son recogidas después de la autopsia. Estética y creatividad se unen para dar a ese cuerpo una actuación aun después de la muerte, los otros son la que la permiten. Los expertos de manera escueta confirman la causa del deceso, Margarita recibe una “herida penetrante en el pecho, que interesó al pulmón y debe clasificarse de mortal”, se realiza con un instrumento punzo cortante32. Esta muerte es un acontecimiento que causa sensación en las casas donde tuvo asilo su vida, Flora N., dueña del lugar donde vivía, por conducto de alguna de las amigas le envía dos velas de cera para que ardan frente a la Venus Negra mientras está tendida en la plancha del anfiteatro del panteón del Agua Azul, en espera de que los médicos expertos destrocen sus carnes para realizar la autopsia. Cuando los doctores desnudan el cuerpo de Margarita, sobre el pecho izquierdo descubren una herida hecha con una hoja de puñal y en el muslo izquierdo otra, causada al parecer por la misma arma. “¡Qué horrible carnicería siguió después! El cuero cabelludo fue levantado, las entrañas sacadas de su seno, el corazón investigado hasta la más escondida de sus arterias, y durante la operación la sangre corría extraversada. ¡Pobre Margarita! ¡Ojalá tu triste fin sirva de saludable ejemplo a tantas desgraciadas que como tú, viven en la charca social, satisfechas de su degradación!” Es en la autopsia que se revela la “naturaleza” de corazón de Margarita, el corazón apuñalado, es investigado, es un corazón que habla, es entonces la vileza que se muestra en la “sangre extraversada”33.

  • 34 Nogales Espert, Amparo, “Aproximación a la historia de las autopsias”. Autopsy, Madrid, 2004, p. 26 (...)
  • 35 Virchow, Rodolfo, De la técnica de las autopsias (con aplicación especial á la práctica Forense), T (...)
  • 36 A fines del siglo XVIII se llama la atención sobre la presencia de signos corporales de santidad qu (...)

29La técnica de las autopsias cobra vigencia en el Siglo XIX, se produce así un proceso de sistematización de los estudios anatómicos, la técnica permite un análisis completo sobre la naturaleza y extensión de las lesiones de todos los órganos y se busca como no se alteren las conexiones entre las partes. Se pone especial atención en la sangre. “repleción sanguínea e inyección capilar”, además se examina la “cavidad torácica”34. El cronista se estaciona en esta cavidad, lugar del corazón y a diferencia del médico legista que utiliza el escalpelo o el cuchillo especial, pone especial atención en el puñal que atraviesa el corazón. La autopsia clínica del corazón, de acuerdo a Virchow, tiene “particularidades tan múltiples y excepcionales”, explora el corazón en “su aspecto exterior y situación”, también en su “magnitud, forma, color, consistencia, contenido sanguíneo”, el corte se realiza en el ventrículo derecho, es el escápelo el instrumento35. El cronista también explora, pero quizá encuentra lo que culturalmente construye en su discurso, “la sangre extraversada”, que parece mostrar la pasión en exceso que habita ese corazón. Para él la clasificación de las heridas propugnada por la medicina legal, pasa a segundo plano y se centra más en el órgano herido y no en su profundidad, la cual se manifiesta con el telón de fondo de la fisiología, pero también como el lugar de sentimientos. Como en los casos de búsqueda de señales anatómicas para la canonización36, la condena de la pérfida mujer busca los signos en el cuerpo, en este caso en el pecho, en el corazón donde se condensarían las muestras de la vileza.

30Cuando termina la autopsia, llega al anfiteatro Porfiria, persona en cuya casa se alojó Margarita. Porfiria se consterna al ver el sangriento cuadro, se informa del destino del cuerpo que partía ya a la fosa común, se desnuda en el acto y con una de sus enaguas lo cubre, paga 50 centavos de gratificación al mozo de médicos para que recoja las entrañas, cierre el cuerpo y busque una caja de muerto con valor de dos pesos para el cadáver de la “Venus Negra”. Al clarear la mañana, los sepultureros del panteón echan paladas de tierra sobre la fosa en que esperan la resurrección de la carne de los restos de Margarita Hernández. Finalmente con una sepultura forzadamente honorable termina su historia.

Para terminar

  • 37 Speckman, Elisa, Crimen y Castigo, México: El Colegio de México, México, UNAM, 2002, p. 189.

31Los crímenes de Margarita, Belén y Guadalupe son comprensibles si los pensamos como acontecimientos rodeados de sentimientos. En ellos amor y celos parecen ser los detonantes. Se trata de “historias de amor” que, para quienes las presencian, sólo pueden ser entendidas como patológicas. En los argumentos esgrimidos en cada caso, el exceso de las pasiones parece ser el detonante. Pasiones que justifican el crimen por la perversidad del corazón, de los gestos femeninos encarnados en el desprecio, la infidelidad, la agresividad del cuerpo y, por qué no, su belleza. No se trata del morbo, sino del “amor inexplicable” de relaciones culpables. Lo perverso es la mezcla de clases, los distintos colores de la piel y la belleza femenina y masculina. Si existe el amor en los sectores populares no es el sublime, sino aquel “inmenso amor salvaje”37.

32Para el matador existe una justificación, la posesión de esa mujer rebelde es endeble, volátil, ella pertenece a los clientes, de ahí la fragilidad, de ahí las acciones agresivas. La seguridad es un hilo quebradizo que tiende a romperse. La disputa tiene varios motivos, la injuria y el rechazo femenino sitúan al amante en una posición de debilidad, descolocado, exhibido ante los otros. El altercado hasta la muerte responde al amor, a la pasión, a la fidelidad imposible, pero también a la contradictoria exclusividad, que no consiste únicamente en el amor exigido, sino también en el bienestar que proporciona la amante.

  • 38 Picatto, Pablo, City of Suspects, crime in Mexico City, 1900-1931, Durham and London: Duke Universi (...)
  • 39 Ambroise, Anne Claude, Crimes et Délits, Paris: Nouveau Monde éditions, 2006, p. 35-44.

33De acuerdo con Pablo Picatto, la violencia doméstica se juzga de manera diferente de acuerdo al nivel social, los crímenes pasionales aparecerían sobre todo en las clases altas, las causas del crimen son justificantes. El mismo acontecimiento en los sectores populares se explica por el “machismo e irracionalidad del pobre”38. Los casos que hemos reseñado podrían contradecir esta interpretación. Los homicidios de la “Venus Negra” y de Belén Navarro son considerados “crímenes pasionales”39, aunque correspondan al “amor envilecido” y a la locura del instante. Los celos se constituyen en atenuantes en la resolución del caso. El umbral de tolerancia hacia al acontecimiento se elabora desde el cuerpo mismo, desde las palabras dichas, desde los gestos cometidos, y si bien no encontramos una concepción clásica de valores como el honor, la gallardía o el pudor, éstos se manifiestan en la práctica a través de pequeñas expresiones. Los gestos de la violencia generan otros gestos, los de la preservación o restitución del honor, también los de la posesión, así el sexo masculino intenta tener el femenino. Cortés había sido su novia, la encuentra en el burdel y la mata. Belén es asesinada por celos, el joven extranjero la apuñala. La Venus Negra pierde la vida en una historia de amor. El acto violento se cercena en una infinidad de partes, palabras y gestos se acompañan, se potencian entre sí, son ofensa y defensa, el grito, el alarido y las palabras soeces, son voces y gestos inseparables. Escondidos entre la piedra, el puñal y la pistola se encuentran las emociones, los sentimientos que también construyen el hecho, determinan su curso, su bondad o su tragedia. Hay un único medio para recuperar el honor masculino, la muerte de la “pérfida mujer” que también les rompe el corazón.

Haut de page

Notes

1 Mandressi, Rafael, Le regard de l’anatomiste, Dissecions et invention du corps en Occident, Paris : Éditions du Seuil, 2003, p. 217.

2 Mandressi, op. cit., p. 217.

3 Goldstein, Raúl, Diccionario de derecho penal y criminología, Buenos Aires: Astrea, 1983.

4 Coquibús, Juan E., Diccionario selectivo de Derecho y Procedimiento Penal, Buenos Aires: Editorial Voluntad, 1967.

5 Felman, Shoshana, The Juridical Unonscious, Trials and Traumas in the Twentieth Century, USA: Harvard University Press 2002, p. 54-105.

6 Kern, Stephen, A Cultural Histoty of Causality, Princenton: Princenton University Press, 2004, p, 147.

7 Ibid,p. 149.

8 El Presente, 3 de diciembre de 1892, (No. 591), p. 3.

9 Archivo Histórico Judicial, INAH Puebla. AHJ, INAH Puebla, 1892, paquete 10. Cuaderno del Juzgado 2º de Sentencia, 1892, segundo semestre. Juzgado 2º de sentencia. No 578.

10 AHJ, INAH Puebla, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. En averiguación del las lesiones de que se queja Ma Guadalupe Cortés.

11 El Dictamen, 27 de mayo de 1902.

12 Elsa Dorlin, La matrice de la race, généalogie sexuelle et coloniale de la nation française, Paris : Éditions la Découverte, 2006, p. 24.

13 Idem.

14 Haidar, Julieta, “El análisis de la metáfora desde la transdisciplina”, Adrián Gimate Welsh, Metáfora en acción, México: UAM, Casa Juan Pablos, 2007, p. 19-35.

15 Gayol, Sandra, “El arte de las palabras”, Antonio Herculano Lopes, Monica Pimiento Velloso, Sandra Jatahy Pesavento, História e Linguagens, Rio de Janeiro: Edições, Casa de Rui Barbosa, 2006, p. 225-244.

16 Haider, op. cit., p.19-35.

17 El Dictamen, 28 de enero de 1907.

18 El Dictamen.18 de marzo de 1907.

19 Gimate Welsh, op. cit., p. 7-18.

20 Butler, Judith, Excitable speech. A politics of the Performative, New York and London: Routledge, 1997, p. 1-41.

21 Haystad, Ole Martin, Una historia del corazón, Buenos Aires: Lengua de Trapo-Manantial, 2008, p. 242.

22 Arikha, Noga, Passions and Tempers. A histoy of the Humours, New York:Harper Perennial, 2007, p.187.

23 Bordelois, Ivonne, Etimología de las pasiones, Buenos Aires:Libros el Zorzal, 2006, p. 73.

24 El Dictamen, 27 de mayo de 1902.

25 Musset, Alfred, La confession d’un enfant du siècle, Paris: Le livre de poche-Librairie Générale Française, 2003, p. 110-111.

26 Musset, op. cit., p. 110-111.

27 El Dictamen, 27 de mayo de 1902.

28 El Dictamen, 1 de junio de 1902.

29 AHJ, INAH, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. En averiguación de las lesiones de que se queja Ma. Guadalupe Cortés.

30 Le Breton, David, Expériences de la douleur, Entre destruction et renaissance, Paris: Métailié, 2010, p. 75.

31 AHJ, INAH Puebla, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. Inspección y autopsia del cadáver de Guadalupe Cortés. En averiguación del las lesiones de que se queja Ma. Guadalupe Cortés.

32 Periódico Oficial, (Tomo XV), No. 49, 2 de noviembre de 1894, p. 549-551.

33 El Presente, (No 591), 3 de diciembre de 1892, p. 3.

34 Nogales Espert, Amparo, “Aproximación a la historia de las autopsias”. Autopsy, Madrid, 2004, p. 26-41. (http://rea.uninet.edu/ojs/)

35 Virchow, Rodolfo, De la técnica de las autopsias (con aplicación especial á la práctica Forense), Traducida de la 4ª. Edición alemana, por el D. Rafael del Valle y Aldabadle, Madrid: Administración de la revista de Medicina y Cirugía Prácticas, 1894, p. 55.

36 A fines del siglo XVIII se llama la atención sobre la presencia de signos corporales de santidad que se manifiestan no solamente en el exterior, sino también en el exterior. Mandressi, op. cit., p. 59.

37 Speckman, Elisa, Crimen y Castigo, México: El Colegio de México, México, UNAM, 2002, p. 189.

38 Picatto, Pablo, City of Suspects, crime in Mexico City, 1900-1931, Durham and London: Duke University Press, 2001, p. 105.

39 Ambroise, Anne Claude, Crimes et Délits, Paris: Nouveau Monde éditions, 2006, p. 35-44.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rosalina Estrada Urroz, « Crimen, disección y metáfora: el caso de la Venus Negra », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 31 mars 2011, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/61060 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.61060

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page