Navigation – Plan du site
Colloques | 2011
VIIIe Journée Internationale d'Histoire des Sensibilités. Histoires et historiographies de la subversion dans les Amériques : dynamiques narratives, dynamiques politiques, dynamiques historiographiques – EHESS, 23 mars 2011
Osvaldo Otero

¡Qué desvergüenza es esa! Historia de lo íntimo. Transgresiones afectivas al orden colonial a fines del siglo XVIII

[31/03/2011]

Résumés

Este trabajo aborda los tiempos del ocaso colonial y los tempranos tiempos del período republicano en el Río de la Plata, un momento, donde los supuestos colectivos se marcaron en lo público, en oposición a la esfera de lo íntimo, el espacio privado, lugar donde se señalaban los comportamientos relacionados con el universo familiar. Más allá del discurso público de las personas, podemos en los documentos, tal como sostiene Frédérique Lange, ahondar sobre los comportamientos y las mentalidades durante la colonia, que se imbrican con lo familiar, en forma opuesta a lo público que se halla en el imaginario colectivo. A fines del siglo XVIII fueron muchos los cambios ocurridos en los imaginarios sociales y en las relaciones interpersonales en una ciudad de borde del imperio español, una ciudad donde los fuertes vínculos comerciales y sociales con el puerto y este con el mundo articularon una sociedad multicultural, generando a la vez una Buenos Aires distinta a otros pueblos, tanto de América como de Europa, hecho señalado por Di Stefano. El estado ibérico-católico que había marcado las conductas y el orden, sufrió en el Río de la Plata el impacto de las nuevas ideas activando una dinámica social que  resquebrajó el sistema y  la “unanimidad colonial”.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Roa Bastos, Augusto, Madama Sui, Seix Barral, Buenos Aires, 1995, p. 10.

“… lo individual no es si no, lo universal que se manifiesta a través de un destino…” Augusto Roa Bastos1

  • 2  Langue, Frédérique, “Ansias de vivir y las normas del querer” en Pino Iturrieta, Elías, Quimeras d (...)
  • 3 Ibídem 2.

1Este trabajo aborda los tiempos del ocaso colonial y los tempranos tiempos del período republicano en el Río de la Plata, un momento, donde los supuestos colectivos se marcaron en lo público, en oposición a la esfera de lo íntimo, el espacio privado, lugar donde se señalaban los comportamientos relacionados con el universo familiar2. Más allá del discurso público de las personas, podemos en los documentos, tal como sostiene Frédérique Lange, ahondar sobre los comportamientos y las mentalidades durante la colonia, que se imbrican con lo familiar, en forma opuesta a lo público que se halla en el imaginario colectivo.3

  • 4  Entre otros están los estudios de Moreno, José Luís, Historia de la Familia, Buenos Aires, Sudamer (...)

2La historia social ha abordado desde fines del siglo pasado temas inherentes a las relaciones entre  los hombres y mujeres con distintos abordajes que recorrieron los caminos de la demografía,4 los bienes, la vivienda, lo jurídico, lo económico, la ubicación en el espacio, etc. permitiendo estas investigaciones penetrar un mundo donde se visualizaron las múltiples relaciones interétnicas, sociales, económicas estudios donde aparece claramente a fines del siglo XVIII la movilidad social y espacial de múltiples actores. Los avanzados estudios sobre redes sin embargo aún no profundizaron los problemas inherentes a los pequeños detalles de las relaciones, sobre todo, en el campo de los sentimientos, que permiten ahondando los afectos y desafectos encontrar explicaciones de los por qué de algunas construcciones sociales.

  • 5  Di Stefano, Roberto, Ovejas negras, Buenos Aires, Sudamericana, 2010, p. 32.

3A fines del siglo XVIII fueron muchos los cambios ocurridos en los imaginarios sociales y en las relaciones interpersonales en una ciudad de borde del imperio español, una ciudad donde los fuertes vínculos comerciales y sociales con el puerto y este con el mundo articularon una sociedad multicultural, generando a la vez una Buenos Aires distinta a otros pueblos, tanto de América como de Europa, hecho señalado por Di Stefano. El estado ibérico-católico que había marcado las conductas y el orden, sufrió en el Río de la Plata el impacto de las nuevas ideas activando una dinámica social que  resquebrajó el sistema y  la “unanimidad colonial”.5

4Las migraciones internas y externas aumentaron considerablemente la densidad poblacional de la ciudad. Hombres y mujeres llegados en mil barcos, tostados por el fuego de otros soles, produjeron un vertiginoso crecimiento demográfico y urbano, que se retroalimentaba continuamente fruto del desarrollo económico por la fuerte inserción en el mercado Atlántico, originando a la vez, una creciente importancia política de la ciudad en el área sur del continente americano.

I

5El título del trabajo induce a pensar en las múltiples transgresiones al “orden colonial”, sin embargo no es un inventario de “vicios”, amores y solidaridades. ¡Que desvergüenza es esa!, centra su mirada en algunas conductas que tendían sistemáticamente a ocultar todos los sectores sociales en aquella época, y, cuando adquirían el carácter de “escándalo público”, eran perseguidas y penadas por la iglesia y el estado, teniéndose como una manifestación de clara “trasgresión”, de ofensa a Dios y al sistema, que el estado y la iglesia representaban y cuidaban.

  • 6  Utilizo en el análisis el criterio desarrollado por Frédérique Langue  en (Ibídem. 2, p. 38) quien (...)

6La infidelidad, los amores ilegales, la homosexualidad, el execrable adulterio, etc.6 necesariamente implica a dos o mas seres humanos, y como tal a dos o más familias, siendo la familia, para el sistema ibérico-católico el núcleo catalizador, tanto en los sectores de la élite como también del vulgo en la sociedad porteña colonial. La implicancia de dos o más núcleos humanos, construye necesariamente una red donde aparecen los hombres, las mujeres, la parentela, englobando todo el “que dirán”, y formando redes de protección y solidaridad, donde el control del sistema ibérico-católico, la superestructura del estado y la iglesia, marcaban las virtudes y defectos, la moral de las gentes y la sociedad.

  • 7 Pesavento, Sandra Jatahy, « Espacios, palabras, sensibilidades », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloqu (...)
  • 8 Pesavento, Sandra Jatahy , “Palavras para crer. Imaginários de sentido que falam do passado”, Nuevo (...)
  • 9  Langue, Frédérique, « Las élites en América española, actitudes y mentalidades », Nuevo Mundo

7 Por ello hablaremos del amplio espectro de lo que podemos englobar en los llamados “vínculos ilegítimos”, ahondando en los relaciones de amores de mujeres abandonadas durante años por el viaje de sus compañeros, ya fuera por la guerra, por comercio o simplemente abandono, la seducción de hombres y mujeres de distintas castas, hasta transitar los senderos de la homosexualidad, es decir, hablaremos de un conjunto de sentimientos, deseos y  sensibilidades, encuadrados en lo que en la época se situaba como relaciones fuera del sistema. El estudio penetra un mundo que como sostuvo Sandra Jatahy Pesavento atraviesa la historia cultural en un cosmos de tensión donde rescatando ese universo, el sistema de representación que las gentes construyeron les permitió erigir un sistema cultural y simbólico. Jatahy lo sintetizó expresando: “…propuesta constituye la crème de la crème de la historia, pues a través de ella se alcanzaría el reducto mas íntimo de la energheia.”7 Así el sujeto se coloca en el centro del discurso de la memoria. No debemos olvidar recobrar los silencios, la vida oculta y la fluida palabra ya que como sostiene Pesavento, hoy los estudios no solo traen a la luz y se apoyan en los documentos escritos, sino también rescatan la historia oral.8 El tema de este trabajo fue abordado utilizando la prosopografía, como sustento teórico, que permite en una fina lectura, desestructurar una compleja realidad y penetrar en las relaciones afectivas que también en última instancia son relaciones de poder.9

  • 10  Langue F. en Ibídem. 9

8Escasas veces los textos completaban la totalidad de la información que nos trajeran a la luz los sentimientos y la vida de aquellas gentes, ni tampoco traducen lo que sentían las personas que declaran imputadas o testigos, que por otra parte eran mayoritariamente analfabetas, apareciendo en los documentos, lo que entendió o quiso transcribir el escribiente. Por ello, solo la profundización de las distintas fuentes judiciales, notariales, religiosas, y una fina lectura de ellas nos permite desentrañar los mundos internos de aquellos hombres y mujeres que poblaron el Buenos Aires de fines de siglo decimonónico.10

II

  • 11  Twinam, Ann, “Honor, sexualidad e ilegitimidad en la Hispanoamérica colonial” en Lavrin Asunción ( (...)
  • 12  No debemos olvidar que en Buenos Aires los sectores subalternos, los afroporteños y aun esclavos r (...)

9Los comportamientos y la conducta, el decoro de los sujetos en el espacio hispano fueron regidas por una serie de normas legales y morales, donde confluyeron el estado y la iglesia. En la concepción de la sociedad colonial española el honor era patrimonio de los sectores superiores, mas allá que todos los sectores sociales intentaron imponer y sentirse dignos del honor y respetabilidad. Los rangos jerárquicos no solo fueron ejercidos por los sectores poderosos sino que la plebe reconocía y aceptaba dicha superioridad. Aquella ideología de privilegios, “de ser y pertenecer”, modelaba todo el sistema de relaciones sociales. El honor era mucho más que la pureza racial y religiosa, era la pertenencia en el tiempo de casamientos y vida “bien avenida”, con hijos legítimos y como tal, las “relaciones ilegítimas” rompían aquella estructura social como también económica por los problemas hereditarios.11 Ann Twinam sostiene que tres eran los documentos fundamentales del mundo colonial: el acta de nacimiento, el acta de matrimonio y el testamento12, documentos que mostraban la historia familiar de las generaciones pasadas  y la legitimidad de sangre.

  • 13  Hobsbawn, Eric, La Era de la Revolución 1789-1848, Crítica, 2007, p. 30.
  • 14  Pey, Jean, De lautorité des deux puissances, Bruselas, Dujardin Librerie, 1788.

10En el siglo XVIII los monarcas hereditarios, por la gracia de Dios se sustentaban en la relación de rey con los nobles terratenientes apoyados en la ortodoxia de la iglesia.13 Los estados católicos no permitían la disidencia y el eje central de sus ideas propugnaba una única creencia: la religión católica apostólica, cuyos conceptos morales eran el fundamento ideológico del sistema y base sobre la que se apoyaba la armonía social. Los hombres y las mujeres debían, como súbditos de una monarquía católica, ser católicos.14 El estado y la iglesia confluían en una idea central basada en el control de los súbditos a través de su idea de orden, de su moral y de su religiosidad. No debemos olvidar que en la sociedad colonial la unanimidad iglesia-estado se halla sellada en la unicidad de criterios garantizados por las normas jurídicas.

  • 15  Lavrin, Asunción, “La sexualidad en México colonial: Un dilema para la Iglesia”, en Lavrin Asunció (...)

11La comprensión de la moralidad de los hombres y mujeres, la aceptación o la resistencia de una sociedad signada por el comportamiento sexual marcado por la iglesia católica, nos lleva a analizarlos apoyándonos en los trabajos realizados por Asunción Lavrin la que plantea el problema en dos niveles, uno el de los preceptos, los del confesionario y la legislación, el otro, el real, el de los conflictos, que según la autora es: “la vida cotidiana de quienes no fueron capaces de poner en práctica todas las enseñanzas de la iglesia.” 15

  • 16  Alfonso X, Siete Partidas, Madrid, Real Academia de la Historia, 1807. La Partida Nº 4 comprende 2 (...)
  • 17  Cavanillas, Antonio et alt, Manual del legista, ó, Compendio de los derechos romano, español y can (...)

12En el extenso territorio americano, la autoridad que ejerció el sistema ibérico-católico se apoyó en la codificación española y también en el dictado de orientaciones locales tratadas en las normas dadas por los Sínodos. Desde el siglo XIII las Siete Partidas de Alfonso X marcaron la normativa legal, luego ampliada entre otras con las resoluciones del Concilio de Trento y el estatuto dictado por Carlos III conocido como Pragmática de Matrimonio16. La legislación penal imperante en el Río de la Plata allá por el siglo XVIII consideraba que debían ser punibles los excesos sexuales, el execrable adulterio, la ilícita amistad, la homosexualidad, etc., los apreciaba como delitos contra la honestidad y como tal una ofensa a Dios. La idea dominante en la doctrina jurídica del siglo XVIII consideraba el matrimonio como un sacramento.17

  • 18  Mateos, F. (ed.), “Constituciones sinodales del primer concilio del Río de la Plata, en Asunción, (...)
  • 19  Arancibia, José M. y Nelson C. Dellaferrera, “El sínodo del obispo Mercadillo” en Revista de la Fa (...)
  • 20  Colección Mata Linares, Documentos referentes al primer sínodo diocesano que se celebró en Buenos (...)

13A nivel local la justicia incorporaba en sus ideas las resoluciones de los congresos sinodales realizados en el espacio sur del continente americano, entre los que  podemos citar la primera constitución Sinodal del primer concilio del Río de la Plata en Asunción, de 1603 (Doctrina, Sacramentos, Reforma de Costumbres)18, el  Sínodo de Córdoba de 1700 realizado por el obispo Mercadillo19 o el Sínodo del obispo fray Cristóbal de la Mancha y Velasco de 165520 entre otros encuentros que dictaron códigos referidos a las relaciones entre hombres y mujeres, normas que trascendieron en el tiempo, incluso algunas que llegan hasta nuestros días, como la publicación en el atrio de la iglesia de las listas de próximos esponsales para que la feligresía pueda oponerse a la celebración del matrimonio de alguno de los inscriptos.

  • 21 Ibídem. 5, p. 24.
  • 22 Ibídem. 13, p. 30.

14Los cambios políticos organizacionales efectuados por los Borbones, impulsando la secularización del estado, puede inducir a pensar erróneamente que aquellos reyes tendieron a quitar la influencia de la religión en la vida colectiva. Sin embargo en esa época las políticas borbónicas: “No descuidan las estructuras religiosas como instrumento de control social e integración…”.21  Hobsbaum sostiene que poco hicieron las cortes para dar sustento a lo que llamamos “ilustración” y cuando lo aceptaron y aplicaron aquellas ideas fue porque: “…la adopción de tales métodos suponía el aumento de sus ingresos, riqueza y poder.”22

  • 23  AHPBA, Juzgado del crimen 34 2 25 1.

15Si bien mayoritariamente el tratamiento de los casos denunciados se sustanció en la justicia del sistema, no por ello podemos descartar que los jueces eclesiásticos intervinieron y actuaron por propia iniciativa. Doña Nicolasa López23 esposa del Capitán de Milicias Don Jorge Mariner en 1800, intentó ser remitida detenida a la Santa Casa de Ejercicios, por el Juez Eclesiástico don Bartolomé Márquez, por ser Nicolasa  un “alma enferma” que quería estar con otro hombre que no era su marido legal.

  • 24  AHPBA, Juzgado del Crimen, 34 2 30 26, Año 1805.

16Pocas oportunidades le quedaba a la grey de desconocer los preceptos cristianos y el “orden” que propiciaba la iglesia, ya que era motivo de continuos sermones siendo la concurrencia a la misa obligatoria y permanentemente controlada. Entonces, el desconocimiento de las normas y la moral cristiana no podía ser alegado por los “descarriados”. Por ejemplo, tomando los informes de conducta de Antonio Larosa en el trámite del expediente promovido contra su mujer María Marta Losada, el hombre fue acusado por ésta, de haber comprado una “Cédula de Cumplimiento” de la iglesia, respondiendo María que el esposo le dijo: “…en mi presencia, que no la compro sino que la hallo en la calle, a lo que le dije yo [María], ¿luego no se ha confesado usted? A lo que confeso [Antonio] que no.”24

17También es importante señalar que el código del honor ibérico-católico trataba de controlar la sexualidad, la castidad marital, la vida de los hombres y mujeres, orden que sin embargo mostró amplias grietas por donde se colaron distintas conductas, y donde quienes violaron las normas no siempre fueron punidos de similar forma.

III

18En los años posteriores al Concilio de Trento la iglesia puso en el centro de la escena a la Virgen María, articulando alrededor de ella los conceptos de pureza y énfasis en la virginidad y la abstinencia sexual. El embarazo fuera del matrimonio de mujer soltera era rápidamente enmendado con el matrimonio y las desconfianzas del casamiento de mujer “pura” también fueron moneda corriente en la sociedad porteña. Tal fue el caso de doña Isabel Gaspar a quien denunció su novio don Francisco Borges Correa Leme para que se la colocara en una casa de recogida ya que:

  • 25  Todas las citas referidas a don Francisco Borges Correa Leme  y doña Isabel Gaspar corresponden al (...)

"Digo que en circunstancias de haver ultimamente aquella prestado obsecuente a la execucion del matrimonio concertado conmigo llegue a descubrir por persona de verdad y ciertas observaciones propias hallarase embarazada de conformidad que se le aproxima a gran prisa el parto.” 25

19La problemática que llevó a juicio a doña Isabel radicaba en que el padre solicitaba casamiento y don Francisco:

“…exigía al Exmo  para disolver la palabra esponcialicia que habia empeñado a Doña Isabel y sobre cuyo cumplimiento  pendia demanda formal para lo qual trato de probarle ante si excusacion …”

20En la visión del sistema, la “fragilidad humana”debía ser controlada y perseguida tendiendo siempre a la corrección del “pecador”. Decía el Capitán de Infantería, Alcalde Ordinario Don Antonio Cabrera

  • 26  AHPBA, Real  Audiencia, 3 3 2 29, Año 1802

“…En cuya atención y de hallarse prevenido por derecho que los señores Jueces Reales castiguen los pecados públicos y quando carezcan de facultades pongan los medios para su corrección sin ceñirse a los respectivos umanos…”26

21Lo pensara o no el sistema de poder, siempre tendía a dar una imagen donde el orden católico impregnaba y era cumplido por todas las gentes, siendo Buenos Aires, diferente a otras ciudades de América. Refiriéndose a la sociedad porteña escribió el virrey Nicolás de Arredondo dirigiéndose al futuro virrey:

  • 27  Transcripto por Bruno, Cayetano, Historia de la Iglesia en Argentina, Buenos Aires, Don Bosco, T. (...)

“No es pequeño el consuelo que yo aseguro tendrá vuestra excelencia de gobernar en una capital tan religiosa y tan obediente a la voz de los ministros del Evangelio y al precepto de los magistrados.”27

22Sin  embargo la sociedad del Río de la Plata cruzó los límites del sistema y todos los sectores sociales con mayor o menor grado de ocultamiento, caminaron otros senderos de los que pregonaba la moral y el poder ibérico-católico, y colocando en la terminología de la época, los que saltaban la normativa, sobre todo si se hacía público, eran hombres y mujeres “de mala vida”, “pecadores” que con su lujuria perpetraban una “ofensa a dios”. Merece también aclararse que las normas sociales coloniales y las transcripciones que realizaron en los documentos los escribientes, dificulta conocer quienes eran rameras, y como tal vendían su cuerpo, teniendo múltiples relaciones conceptualizadas en la época como “ilícitas” que  ofendían a Dios, de las que sin serlo, tuvieron vínculos íntimos con varios vecinos. Solo lo podemos descubrir por  las conductas cuando lo aclaran los testigos, aunque debemos desentrañar en los estudios, si el testimonio no tenía una fuerte carga de encono hacia la imputada. Allí entonces podremos penetrar en los sentimientos  y descubrir a las “execrables putas” u otras acusaciones.

23La vida y las gentes de Buenos Aires fue descripta por Lucio V. López, en la Gran Aldea quien pintó un claro ejemplo del comportamiento de un porteño de la época:

“El lado débil de mi tío era el amor. … … Mi tío era un alfeñique delante de una mujer bonita. Decir que se derretía era poco, se revenía, se volvía una celda de miel. Al oír una voz juvenil brotando de una garganta esbelta y alabastrina, al ver un cuerpo elástico y nervioso modelado por los contornos de la carne viva y suave a la presión, mi tío que era flaco y alto como un junco de las islas, gemía involuntariamente como un arpa eólica, y, no contento con saborear la estatua con los ojos, cedía, sin querer, el brazo a los movimientos irrespetuosos de electricidad animal y gustaba de tocar el buen señor. …

… Así, mi tío, que turbaba de cuando en cuando la paz del servicio, sufría siempre la desgracia que nadie sufre en este mundo; lo que no pasa jamás: que los sirvientes lo delatasen a la señora. El regreso del paseíto después de comer casi siempre lo colocaba en una situación crítica y zurda: ó la manga de la levita blanqueada por el contacto de las paredes humanas, ó el perfume de un ramo de jazmines, ó lo inmoderado de su nudo de corbata poco defendido, ó cualquier otra causa, lo entregaban a las garras de la leona, y los celos de Norma estallaban:

--¡ Viejo, libertino y sinvergüenza, inmoral corrompido y sucio!...

--¡Pero Medea!...

  • 28  Real Academia Española de la Lengua, Diccionario 1803, p: 251:3- Cuchufleta: Dicho o palabras de z (...)

-- ¡Silencio! ¡hombre sin pudor!... ¡habrase visto canalla igual! …¡corriendo las calles de noche, echando cuchufletas28 a las sirvientas en las puertas de calle….

  • 29  López, Lucio V., La gran aldea, Buenos Aires, Jackson, 1949, pp. 3-5.

…Usted ha manchado mi familia y mi nombre arrastrándolo por las últimas capas sociales.”29

24Profundizando las diferencias entre los dichos y los hechos, John Mawe, un minerólogo inglés, analizó la falsa moral de los porteños en un escrito que nos relata los comportamientos ocultos de aquellas gentes:

  • 30 Mawe, John, transcripto por Fondebrider, Jorge, La Buenos Aires Ajena, Buenos Aires, Emece, 2001, p (...)

“El excesivo rigor para la supresión de la inmoralidad, ejercido por los religiosos así como por el gobierno, frustra su propia finalidad; es como la práctica de un médico torpe que, al dirigirse únicamente a los síntomas externos, agrava la enfermedad en lugar de curarla. Así mientras en Buenos Aires se combate el libertinaje abierto, se consienten y toleran abusos de clase más peligrosa; la concordia de las mas respetables familias particulares se exponen a ser destruida por los partidarios de la seducción, quienes no respetan ni la pureza de la virtud femenina, ni los sagrados derechos del matrimonio”30.

25No podemos cuantificar la cantidad, ni cronológicamente hablar si aumentaron o disminuyeron las transgresiones en el tiempo, dado que la misma característica de los hechos donde seguramente la mayoría de ellos permanecen y permanecerán en el silencio de la historia, solo permitiéndosenos conocer los que trascendieron en la justicia y tuvieron la publicidad los transformó en “públicos y notorios”, habiendo desde ya un alto grado de solidaridades propias de las redes de protección de los grupos de pertenencia y también del amparo brindado con arreglos económicos.

  • 31 Ibídem. 2, p.46.
  • 32 Ibídem. 4, pp.110-111.
  • 33 Ibídem.32, pp. 108 – 112.

26Frédérique Langue  nos acerca a una realidad donde los afectos y los amores, los entrecruzamientos de parejas tuvieron una intensidad muy fuerte en Venezuela. Tomando datos de Martí, Langue nos acerca a una realidad donde “casi la tercera parte de la población venezolana practicaba este tipo de relaciones (incluyendo las mujeres casadas o sea 48 de los 250 casos de adulterio de 1771 a 1784)…”31 José Luis Moreno abordando el mismo tema se pregunta sobre Buenos Aires y la campaña, donde los estudios utilizan la categoría histórica marginal de “amancebamiento”, si no debía considerársela como matrimonio dado el alto porcentaje hallado, ubicado entre un 25% y un 35%32sosteniendo también el mismo autor que la sociedad porteña funcionó con una singular liberalidad sexual en sectores del bajo pueblo, que también alcanzó a sectores de la élite y tanto en la ciudad, como en la frontera, la iglesia Católica no abandonaba los imperativos morales, pero tampoco cumplía la norma a rajatabla. El mismo autor sostiene que dado el alto nivel de ilegitimidades matrimoniales, cabria pensar que la familia cristiana atravesó una fuerte crisis, que ha pasado inadvertida en los estudios históricos.33

  • 34  Mayo Carlos A, Porque la quiero tanto. Historia del amor en la sociedad rioplatense(1750-1860), Bu (...)

27Penetrar el campo de las sensibilidades, tiene riesgos y obstáculos, sobre todo al profundizar el espacio de los afectos, de las carencias sentimentales y el de las necesidades propias de cada ser humano. Carlos Mayo sostiene que la primera limitación es que “…el amor también puede mentirse, o pretextarse”34, pero de lo que hablaremos en este trabajo es del que fue oculto, o pretendió serlo.

28La puesta en escena de los hechos caracterizados como “pecados”, los de las malas amistades, el adulterio, la bigamia, las infidelidades, la homosexualidad, etc. tienen un hilo común que solo le da trascendencia y punibilidad si interviene el estado y la iglesia. Las redes de protección y solidaridades hicieron que quedaran ocultos y cuando “por desgracia” fueron notorios y sobre todo perpetrados por algún o algunos miembros las familias “bien", todos quisieron evitar el escandalo tendiendo siempre al ocultamiento de los sucesos y los hechos.

29También debemos tener presente que existió una diferencia entre las distintas categorías de “ilegitimidades”, ya que por ejemplo el amancebamiento implicaba una relación estable en el tiempo que los hacía parecer casados legalmente, y la mala vida una relación transitoria. Sin embargo muchos documentos no hacen esta diferencia y usan indistintamente dicha terminología.

30 Algunas conductas que traen a la luz con mejor claridad la sensibilidad, los sentimientos y los deseos, las conocemos por las cartas íntimas siendo aquellas las “transgresiones” más ocultas y las que sobre todo cuando el que escribía era el que plasmaba las ideas. Otras, las que fueron públicas, se apoyaron en la delación, que, con sólidos o desvaídos argumentos, realizaron vecinos, familiares o sirvientes al marido o la mujer damnificada, al cura o a los alcaldes, llevaron a actuar al sistema y caracterizar los hechos como “criminales” y donde el honor era un patrimonio que sustentaba el andamiaje de pertenencia y valor en la sociedad. Tal fue el caso, por ejemplo de Mariano Millan, el que ofendido por su mujer declaró, refiriéndose a su esposa:

  • 35  Mariano Millan y María Gabriela Arrieta AHPBA, Juzgado del crimen, 34 2 33 37, Año 1811.

“Me declaro una guerra perpetua, valiéndose del depravado pretexto de imputarme adúltero, quitando de este modo el crédito a vecinas, y cuñadas sin perdonar a una comadre: esta conducta me la repetido en todas partes… siendo muy lastimoso que rehuya reconciliarse a pesar de mis instancias y frecuencia de los sacramentos , en cuya obligación nos pone nuestro Padre espiritual”35

  • 36  Garavaglia, Juan C, “Ámbitos, vínculos y cuerpos. La campaña bonaerense de vieja colonización” en (...)

31La simple denuncia o las habladurías del “populacho” motivaban la intervención del estado tendiendo a “proteger el bien público” de las desviaciones de hombres y mujeres descarriados que “ofenden a Dios”. También las redes de protección o delación de los “variados excesos” tendía a aislar a los hijos, los sirvientes, la parentela y los vecinos para recibir el mal ejemplo. También hay que destacar que los sirvientes jugaron un papel fundamental y fue para ellos un arma importante en la negociación que utilizaron muchos esclavos. Todos sabían algo de todos en la sociedad colonial. Garavaglia sostiene que el análisis de los documentos judiciales muestra claramente  que “…nos sorprende la seguridad que todos parecen conocer la vida y milagros de sus vecinos”.36

  • 37  Destacamos que en los documentos las personas “confesaban” es decir en los mismos textos podemos v (...)
  • 38  AHPBA, Juzgado del Crimen, 34 2 25 26, Año 1801

32Seguramente la incomunicación y el abandono sentido por muchas mujeres las llevó por distintos caminos en la lucha para ubicarse en la sociedad. María Laureana Flores, casada con Francisco López, de treinta y cuatro años, después de un tiempo que el marido viajó a Tucumán, según afirmo a buscar una herencia, María se consideró soltera y se caso nuevamente con el soldado de Blandengues Pedro Alderete. Su vida sufrió desde la denuncia del Procurador y Vicario Capitular múltiples peripecias, habiendo confesado37 María Laureana, que su marido había muerto. A pesar del largo tiempo en prisión, la búsqueda de Francisco, y los varios pedidos de libertad no lograda, fue condenada a pena de cárcel y “vergüenza pública”.38

  • 39  Todos los datos que se citan referidos a Sebastian Palomino y doña Serafina Perez pertenecen al ex (...)

33Don Sebastián Palomino, sabemos por la posterior denuncia de su esposa, doña Serafina Pérez, vecina de Buenos Aires, que aquel partió una noche en el mayor de los secretos. ¿Cuál seria el sentimiento de aquel hombre que desde Montevideo, Río de Janeiro, Bahía, Lisboa y Málaga le escribió cartas en las que le expresaba su infinito amor y “…tu recibiras mi corazón lleno de penas…Tu fino esposo Sebastián Palomino a mi esposa Doña Serafina Pérez.”39 Seguramente muchas habrán sido las contradicciones de aquel español, que, partiendo con el mayor sigilo y ocultando la partida, sin embargo siguió escribiéndole a su mujer, la que en su ausencia, lo denunció en duros términos, ya que según Serafina:

 “…habiendo con anticipación y el mayor disimulo recogido todos sus intereses: Pero indagado por mi el motivo de su fuga y para donde pudo hacer sabido que este sugeto se halla casado en Europa con antelación a las nupcias que contrajo conmigo…”

34Los sentimientos del hombre no se vieron correspondidos por la mujer, la que en todo momento marcó las distancias, mientras Sebastián le entregaba sus sentimientos en reiteradas  misivas escribiéndole entre otros sentimientos que: “ …con un corazón puro pues con su gracia todo se consigue; tu esposo que con el mayor deseo de estar en tu compañía. Sebastian de Jesus Palomino”. Por otro lado Serafina siguió adelante con un juicio  donde trasuntaba el desprecio y encono que tenía y sentía por Sebastián, pidiendo solo vender los vienes que quedaron, para poder así pagar unas deudas, subsistir y cerrar ese capitulo de su vida.

  • 40  Todos los datos referidos a Fray Francisco Díaz y el negro Hermenegildo, pertenecen al expediente (...)

35Es cierto también que estos hechos y otras conductas al margen de lo aceptado, alcanzaba a los hombres y mujeres de todos los sectores sociales, más allá que el imaginario de la época los asignara a “deslices” de los plebeyos. Las “almas enfermas” podemos hallarlas tanto en el bajo pueblo como también entre los altos miembros del sistema político y también de la iglesia, solo que los poderosos tendieron, aunque no fue exclusivo de esos sectores, a resolver los problemas con el silencio y también con la mentira y la mentira “aceptada” por el entorno. Fray Francisco Díaz, religioso del convento de los Predicadores fue detenido en Asunción del Paraguay y su caso trascendió hasta Buenos Aires. Detenido fray Francisco: “…para hevitar el escandalo y desordenes que se cometen en perjuicio de la causa publica tranquilidad y buen orden que deben gozar los vecinos…”40 Los hechos sucedidos en Asunción muestran afectos, que la red social había consentido y con la relación “ocasional” y ante los hechos que surgieron a la luz, en la red de protección participaron los poderosos y los esclavos:

“…han sido ineficaces e infructuosas las hurbanas políticas y fraternales amonestaciones con que se ha manejado su merced [el obispo] con dicho reverendo padre por el amancebamiento inveterado con que ha vivido con la mestisa Juana Rosa Cabañas, en quien ha tenido varios hijos y le ha fabricado quatro lances de casas con los mismos esclavos del convento…”

  • 41  Se hace notar que la vivienda construida con la ayuda del padre fray Francisco Díaz estaba con lin (...)
  • 42  En el mismo expediente don Hermenegildo Reyes declara que sabe que don Juan Bautista Cañiza corrió (...)

36Varios años vivió Fray Francisco en “ilicitud”41 y la sociedad aceptaba permanecieran ocultos, considerándolos inexistentes42. De igual forma los superiores eclesiásticos pensaban y actuaron: “…guardando su merced por otros varios pasages que han ocurrido silencio acerca de varios desordenes…”

37 “…y sin embargo de este expresado amancebamiento, ha resultado hallarse el mismo religioso en torpe comercio con María de la Merced Tenorio, parda libre…” La multiplicación de sucesos, motivó al Alcalde ordenar por denuncias: “…que anticipadamente tenia su merced…” que en la ronda de las doce de la noche del 28 de diciembre de 1802,  al ver la puerta de la casa sin seguridad encontró:

“… acostado desnudo y en la amaca en media sala al citado Fray Francisco Díaz, con la dicha María Mercedes Tenorio de modo que con el farol que tenia en la mano su merced los conocieron claramente el Alcalde de la Carcel, y los seis soldados de auxilio; en cuia vista no teniendo el citado religioso ni aun ropas menores, se puso oculto tras la puerta adonde le hiva pasando su merced la ropa para vestirse.

… habiendo previamente retirado los soldados de la puerta por la indecensia que estaba el religioso, desde la calzeta hasta la ultima ropa interior atento a que había salido sin abito y disfrazado.”

38La patrulla remitió al padre Fray Francisco al convento entregándolo con el testimonio al Prior, habiéndolo éste en principio desconocido por las ropas que tenía. Paralelamente el mismo día y la misma noche fue detenido el esclavo del convento, el mulato Hermenegildo en la casa de la mulata Rosa Isabel Mora, vivienda contigua a la de María Mercedes, “igualmente en torpe comercio”. Claro que no fue igual el tratamiento que tuvo el esclavo, por los similares hechos ocurridos en el mismo momento que lo acaecido a Fray Francisco y también hallado en similar “acto”. Los caminos fueron distintos uno fue conducido al convento y otro, el esclavo, remitido a la cárcel pública.

39Es evidente que fueron mundos distintos los de aquellos cuatro seres, pero los actos y los sentimientos fueron los mismos. No conocemos hoy como continuaron las vidas de María Mercedes, ni de Rosa “mulatas cómplices” que se dieron a la fuga. Hermenegildo primero preso en la cárcel y castigado con azotes, aunque seguramente por motivos económicos, fue rescatado por la iglesia y colocado recluido en el Noviciado, mientras que el padre Fray Francisco Díaz quedo en el Convento y debieron los oficiales actuantes:

“…quedar advertidos de que en casos de igual naturaleza deben ante todas las cosas entenderse con los Prelados Locales, y Superiores, para que por si mismos contengan y corrijan a sus súbditos  que no guarden aquellas costumbres propias de su estado religioso, sin formar sumarias…”

40El imaginario social estaba dominado por estereotipos machistas, como también lo estaba la justicia, ya que los jueces escribieron en la sentencia que fray Francisco “…habrá satisfecho mucha de las penas aflictivas…”. Sobre las mujeres el sistema y los jueces sin conocer sus sentimientos consideraba que sus actos respondían solo a la demanda de “torpe comercio” y solo satisfacían por dinero los deseos de sexualidad de aquellos “pecadores”. Tampoco podemos dejar de señalar que la caracterización general dada en los documentos a la mujer, marca que fue tratada como objeto y sujeto de deseo, culpable de las flaquezas de los hombres.

41Fueron muchos los avatares que sufrió la familia Gaspar Santos al haber trascendido el embarazo de su hija por la denuncia del prometido don Francisco Borges Correa Lema. El juez de la causa pensó que no era tan importante el “desliz” de doña Isabel, escribiendo en la sentencia:

  • 43   Ibídem. 25.

“Qual pues era la escandalosa prostitucion que se advirtio en D.a Isabel? si algun desliz hubiera cometido (q.e aun sublite est) debemos creerlo privado y oculto entre su familia sin trascender al publico; … Las leyes castigan los delitos publicos aquellos cuya execucion desfiguran y corrompen las acciones cristianas politico civiles sin que bajo este pretextose entrometa el Magistrado a examinar la vida, genio y costumbres domesticas o privadas, que no pueden influir en la tranquilidad buen exemplo y gobierno publico ni que ceden en perjuicio de los demas ciudadanos pues en este particular han de hermanarse la vigilancia y cuidado con la prudencia que tambien debe ser inseparable (art 55 de la Ordenanzas de Intendentes) ”43

  • 44 Ibídem. .

42Algunos de aquellos porteños aceptaron las “infidelidades y “adulterios” a pesar de la “vergüenza pública” como la que sufrió Lorenzo Velazquez suplicante que perdonó a su esposa: “…le condono estas injurias e infidelidades admitiéndola a su compañía y gracia junto con su hijo adultero.” 44

  • 45  Todos los datos concernientes a Julian Colman y Francisca Sayavedra corresponden al expediente, AH (...)

43En el extremo opuesto de la pirámide social, también sucedió en personas del “bajo pueblo” lo que muestra que el ocultamiento fue moneda corriente. Una mujer llamada Francisca Sayavedra, mujer casada, de calidad india, junto a Julian Colman fueron denunciados por quien los conchababa, doña María Luisa Leyba acusándolos de ilícita amistad, y sobre todo señalaba la conducta de la mujer, ya que: “…estando ausente el marido traía fatales consecuencias… [sus encuentros] a las doce de la noche durmiendo con un hombre”.45 Más allá de las detenciones de ambos que las hubo, la sentencia a la mujer que produjo el Juez estableció:

“Autos y Vistos: Sobreséase en la prosecución de esta causa con consideración a resultar ser casada Francisca Sayavedra, y evitar de este modo las fatales resultas que sin duda provendrían de que su marido (ausente en la actualidad) llegase a entender el amancebamiento en que había vivido la expresada mujer…”

  • 46   El concepto de “estamental” en América tiene la limitación de lo que podemos modelo estamental in (...)
  • 47  Mallo, Silvia C., Ibídem 2, p. 38.

44Cuando los casos en que las transgresiones trascendieron al “vulgo” la justicia del sistema aplicó claramente el tratamiento estamental.46 Silvia Mallo sostiene que fue una contradicción de la sociedad la aparición de grupos que no encuadraban en normativa estamental establecida. Por ello era fundamental la idea de matrimonio, ya que “la alianza, la negociación y la mezcla étnica, origen del mestizaje propio de la conquista, se cerraron en sí mismos en el proceso histórico subsiguiente a fin de consolidar el modelo hispánico basado en la pureza de sangre.” 47 En el imaginario social siguió dominando un fuerte contenido machista aunque fue aceptada y tratadas de silenciar las “vidas anteriores” de las mujeres, es decir, hubo mas allá de las condenas realizadas por la iglesia y el estado una cierta tolerancia por las transgresiones, y una cierta condescendencia.

  • 48  Todos los datos que se citan referidos a Antonio Larosa y María Marta Losada pertenecen al expedie (...)

45En 1805, el paisano Antonio Larosa acuso ante el Alcalde de 1º Voto a su mujer María Marta Losada de tener “trato ilícito con su compadre portugués Joaquín Josef  Gonzalez, por cuyo trato la mujer no le hacía el menor caso.”48 María envuelta en el martirio de los golpes y el desamor del esposo contó como:

“…están dominante el vicio del juego,… que al poco tiempo de casados cada vez que venía de jugar empezaba a golpes con ella pidiéndole dinero para ir a jugar, y que contestándole ella de donde quería que lo sacase le contestaba que fuese a la calle a ganarlo…y por último tan obligada se vio de su marido que condescendio en lo que se le mandaba y empezó desenfrenadamente a echarse al mundo, de suerte que diariamente tenía la infeliz que venderse con unos y con otros y traerle el dinero a su esposo, quien lo tomava y se iba a jugar, llegando en tales términos la infamia de Antonio Larosa que un día que la mujer no traía mas que tres o cuatro reales que había podido adquirir mas de limosna dada por su dicho compadre Joaquin Josef Gonzalez que por otro fin, ese era el dia de mayor martirio para Maria Losada pues ese día la atava y poniéndole el cuchillo al pecho la amenazava que hiciese un acto de constricción que la iva a matar.

46¿Por qué, habiéndola tratado violentamente María Marta, que había sido corrida por la calle con un sable, y lastimada, continuaba junto a Larosa y solo en los momentos de mayor agresividad fue a vivir con su abuela?,

“Mediante a que por la información que se ha dado [los testigos confirmaron lo afirmado por la mujer] no resultan comprobados los particulares que contiene el parte y  únicamente el maltrato que ha dado Antonio Larosa a su mujer, suspendase el giro…”

47No cabe duda que el sistema, y los jueces, hombres al fin, con un claro concepto de preservación de género,  protegieron a Antonio frente a la vulnerabilidad de la mujer la que obligada por su marido a vender su cuerpo, en post de un lucro, que para él, era lo más importante.

  • 49  AHPBA, Juzgado del crimen 34 1 19 27, Año 1794.
  • 50  AHPBA, Juzgado del crimen 34 1 9 55, Año 1778.

48No cabe duda, que no era igual la visión sobre la pareja que tuvo Domingo Aristegui49 negro libre quien denunció a Mariano también afrodescendiente libre, porque desde hacía más de dos años acosaba a la mujer de Domingo, Victoria Alquisalete ,esclava de don Felipe Ortuña: “…turbando la buena armonia, tranquilidad y paz del matrimonio, por medio de la amistad y trato ilisito que desde aquel tiempo mantiene con su muger.”,  ni seguramente tampoco fue el pensamiento de Miguel Rodríguez de la Rosa,50 “de color moreno, maestro albañil” quien denunció al portugués Manuel Silva por tratar de tener “trato ilícito” con su mujer.

49Muchos son los casos en los que podemos encontrar denuncias de maridos sobre intenciones de “trato ilícito”  y fueron escasas las variantes tanto desde el campo de las denuncias, de la trascendencia y del relato de los hechos. Claro está, que no todos los implicados trasuntaron los mismo sentimientos y en algunos expedientes podemos percibir que hubo clara aceptación cuando la imputada era una mujer, las que no dejaban ver en las declaraciones, sus afectos, las necesidades de cuidado, de ternura y los padecimientos económicos. De igual forma, tampoco podemos afirmar que los problemas estamentales y de castas, tan dominantes en el imaginario, fueran patrimonio de todos aquellos seres ya que fue notorio como los afectos o conveniencias, llevaron a hombres y mujeres de diferentes castas a un intenso entrecruzamiento.

  • 51  Todos los datos referidos al don Jorge Mariner, la esposa doña Nicolasa López y el tercero Antonio (...)

50Así, muchas fueron las gestiones del Alcalde de la Hermandad, don Juan Genova realizó ante Jorge Mariner. Agotadas las mismas, el Alcalde de la Hermandad escribió: “…excelentísimo señor hize para este fin solicitando con toda eficiencia a algunos vecinos amigos de este para que lo disuadiese [a don Jorge Mariner, el esposo] y desistiese y se aparte de su querella.”51 Claro está que la primera medida tendió a intentar silenciar el hecho, pero la envergadura dada a los sucesos por el marido, no permitió la vuelta atrás y: “…don Jorge Mariner escandalizando [por los hechos] esta Señora [producía]  a sus tres hijas mujeres casaderas y dos menores”

51Es claro que Jorge trajo a la luz una situación de clara transgresión producida por su mujer que teniendo relaciones con don Antonio Iturre, estanciero de Magdalena, vivía en el pueblo, provocando escandalo y el deshonor  de Jorge y de sus hijas, y aún más llegando la noticia a sus peones.

52La mujer fue agredida de hecho por el marido y por ello acudió a la casa de José Manuel de la Plaza, herida cuando el marido la reprendió por los sucesos escandalosos y doña Nicolasa López levanto un palo, a lo que Jorge la hirió con un cuchillo. La trascendencia de los disturbios trajo como consecuencia la denuncia de Jorge:  “…desistiendo desde aquel momento de hacer vida maritable.” con doña Nicolasa. Es claro entonces que las relaciones habían sufrido, y ya ni el afecto humano los unía, tal vez, por el continuo abandono que Jorge hacía de su casa.  Es interesante observar que el esposo colocó entre sus testigos  de cargo al indio libre, natural de Santiago del Estero Santiago Sánchez , el que en su declaración afirmó que cuando Mariner no estaba:

 “…la dueña dejo todas la noches la puerta de su sala entreabierta sin serrarla, como cuando estaba su esposo… que cuando se trillo la sementera corrió esta señora a su hija maior llamada Jacoba Mariner para castigar y la trato de puta a lo que dice el que declara, que la hija le respondio llorando que mas puta era ella que vivía en mala amistad con Antonio Iturre…”

53Rota la relación, los sentimientos, la visión que tenia aquella mujer de su vida era claramente otra, sentimientos que confesó afirmando que su marido desde hacia años la maltrataba, sobre todo, cuando estaba ebrio  y :

“…dándome a cada paso golpes y manteniéndome en una absurda desnudes…llegó al extremo de haberse propuesto quitarme la vida… a V.E. pido se sirva mirarme con la compasión que exige mi infeliz estado…”

  • 52  Tal es el caso de Cornelio Belis que denunciado por el Cura y Vicario Vicente Pesoa de vivir “como (...)
  • 53  Todos los datos referidos al don Jorge Mariner, la esposa doña Nicolasa López y el tercero Antonio (...)

54Son varios los casos en que mujeres revelaban el maltrato y desafecto de los hombres, aunque como vemos, el sistema en muchos casos trató de silenciarlos,52 y cuando progresaron el contrapeso de los valores, iba mayoritariamente en contra de las mujeres que buscaban protección y afecto, claro que hubo algunas “libertinas”, que tendieron y lograron defender sus derechos. La vida de aquellas mujeres y hombres también tendieron a unirse mas allá de los deseos de sus padres o del sistema. El cura y vicario de la feligresía de Magdalena, don Domingo González y Gorostiza prendió a Miguel Gutierrez53, mulato, como de treinta años, soltero, oriundo del Paraguay y su cómplice la niña española María Dionisia Quiñones como de catorce años, la que se había escapado de sus padres.

55Las preguntas realizadas por el Alcalde tendieron a colocar a Dionisia en franca transgresión insistiendo en preguntas como: “…¿ que tiempo había que vivía en mala amistad…? ¿por qué había venido con Miguel?” a lo que respondió María Dionisia  “…por su gusto…”  Sin embargo hubo también, seguramente por presión del inquisidor otra respuesta, tal vez inducida y contradictoria con otros pasajes del expediente. A la pregunta de si quiere agregar algo más respondió:

“El motivo de haber vivido con Miguel Gutierrez tan largo tiempo en mala amistad ha sido por haberla tenido siempre en los campos y no tener persona de confianza de quien valerse para dar parte  y amenazarle Gutierrez continuamente que si el llegaba a descubrir que ella daba parte de su mala vida luego que saliese del destierro donde lo pusiesen no había de tener muy gusto de buscarla y degollarla”

  • 54  Bennassar, Bartolome, L´ homme espagnol. Attitudes et mentalités du XVIe au XIXe sieclè, Paris, Ha (...)

56Gutierrez se defendió expresando que María Dionisia lo acompañó a él, ya que: “…le insistió que la sacara de casa de sus padres…” y el le ofreció promesa de casamiento. En una nueva declaración María Dionisia, corroboró los dichos de Miguel  ya que el abandono de la casa de los padres: “…fue con gusto y convencimiento…” aunque era cierto que la amenazaba continuamente sobre todo cuando volvía ebrio. En otra declaración Miguel expresa que cuando la acompaño el le dijo: “…que no era para casarse sino para que fuera su mujer…”. No sabemos más de aquella pareja pero parecería que se conjugaron varias situaciones que muestran el pensamiento de intentar romper el vínculo paterno de la mujer, encandilada con el posible casamiento apoyándose en la idea de honor54, y la actitud del hombre que en todo momento pretendió a la mujer como un objeto a su servicio.

  • 55  Todos los documentos referidos a Lorenzo Velázquez y María Guerrero pertenecen al expediente AHPBA (...)

57Seguramente otros habrán sido los sentimientos y necesidades del maestro zapatero Lorenzo Velázquez que denunció a su esposa María Guerrero, parda libre, por abandono y sentirse aquel en “el feo agravio y delito de haberse huido [la mujer] clandestinamente…”55 La idea de pertenencia y unicidad que tenía el maestro zapatero lo puso en evidencia cuando comenzó su declaración: “Lorenzo Velazquez marido y conjunta persona de Maria Guerrero, parda libre…”

58Lorenzo Velázquez  se sintió agraviado y herido en los mas profundo de sus sentimientos ya que “su” mujer:

 “…ha pernoctado [con el pardo José Zamudio] y vagueando fuera de la casa y compañía de su marido…[pretendiendo] ponerla en la casa de reclusión para las mujeres de su clase, prometiéndose el suplicante a concurrir con el real diario para su mantención.  …y precaver también reitere los adulterios que en mi ausencia perpetro en la ciudad de Cordoba de los que le resulto un hijo….”

59No conocemos más de los deseos y sentimientos de María, pero tal vez se acercaran a los de sentimientos y deseos de doña Barthola Lopez, hija de don Pablo Lopez y doña Luisa Cordoves, la que casada con don Antonio Ximenes, sin embargo desde muchos años antes vivió junto a Joaquín Basualdo. Éste en su declaración afirmó que: “…lo solia solicitar la dicha doña Barthola, dijo que de día y de noche, lo procuraba a caballo…”. Por otro lado doña Barthola consultada sobre las relaciones con el marido contestó “…si por el disgusto que tenia con su marido hera la causa por esta hamistad dijo que si…”  Tampoco podremos saber más de los sentimientos de Barthola y Joaquín y sus historias, aunque queda claro que la mujer busco otros horizontes.

60Otras motivaciones tuvo seguramente María Gabriela Arrieta, la que casada con Mariano Millan, sufrió muchas vejaciones y castigos por parte del esposo llegando a evitar las relaciones sexuales como medida de resistencia.  Mariano confesó hablando de su esposa que era:

“…una mujer que tiene el modo mas soverbio para con su marid0 a atropellarla una ocasión a empujones y bofetadas…No digo que haya bien hecho y yo mismo me he arrepentido y castigado con la humildad (que fue consiguiente al arrepentimiento) de su y reconciliarme con ella…

  • 56  Todos los documentos referidos a Mariano Millan y María Gabriela Arrieta pertenecen al expediente (...)

De esto deducirá VS que mi esposa es sin religión sin temor a Dios y sin voluntad al compañero…. Yo soy un hombre enfermo continuamente… yo no se porque se queja de que estando yo en casa, pues si estoy en la casa, se ba a la cocina y finalmente llega nuestra desunión hasta el fatal y abominable extrema de negarme lo que lícitamente dispensa el himeneo.”56

  • 57  Sin poderlo asegurar quizás sea el nombre y el apellido

61Otras fueron las angustias y deseo de don Fernando M.A., el que firmaba sus cartas como Fernando o Tabuerniga57, habiendo sido un fuerte comerciante e incipiente industrial fabricante de carne salada, muy ligado al Virrey y al Obispo, jerarquías que lo visitaban asiduamente, teniendo además, intensos vínculos con la Corte Real en la Península. En el campo de sus relaciones afectivas lo unió intensamente con don Francisco Medina,  a quien en una carta le escribió:

  • 58  Todos los documentos referidos a Fernando M.A. y Francisco Medina corresponden a los documentos de (...)

“Mi amado Medinita, Bienvenido Gracias a Dios… el camino esta tan malo que me impiden ir volando a dar a usted un abrazo. Adios Medinita mio. Yo todo de usted Fernando.”58

62Quizás la desesperación le hizo escribir una simple esquela que trasunta los íntimos sentimientos decía en ella: “Medinita. Vengase esta mañana sin falta, a mi quarto entre las diez y once. Todo de usted. Tabuerniga.” Otra carta que muestra las inclinaciones sexuales de don Fernando fue en donde redactó: “…Ese que fue Guardia de Cuerpo y ahora Brigadier, es un joven de las mejores prendas el le podrá hacer vivir a usted de macho…”

63Claro esta que a Fernando le preocupaba en exceso, que sentía su interlocutor y anotó sobre el papel, despidiéndose en una de las tantas cartas:

“Adios mi amado, mi angel tutelar, y mi único amparo, le abraza a usted con toda su alma F.  Por dios digame si las esquelas van bastante expresivas.”

64Tiempo después en otra misiva a don Francisco Medina muestra que las tendencias homosexuales no eran aisladas. En ella Fernando escribió:

“El Ca……tanto feo como siempre le he encontrado algunas vezes, pero aunque siempre me haze grandes cortesías yo le he mirado con el desprecio que se merece. … Adios mi amado y amable Medinita, este usted persuadido que nadie le ama muy de corazón que Fernando.”

65No conocemos las respuestas de don Francisco Medina pero tal vez estas palabras que Fernando escribió en Montevideo, muestren los intensos sentimientos y dudas  que los expresó en la misiva:

“…será usted hombre para acompañarme….Mi amado medinita ? veámonos pronto pues ya no puedo estar sin su compañía de entretanto cuidarle mucho, muchísimo y mandar como puede, y debe a su amante y reconocido Fernando.”

Epílogo

  • 59  Mallo, Silvia C.. en  Ibídem. 2, p. 42.

66Seguramente los casos expuestos no son ni lejanamente la descripción de las infinitas motivaciones, sentimientos, angustias y deseos que tuvieron aquellas gentes que habitaron el Buenos Aires colonial, pero seguramente también estas notas muestra que la ciudad era un abigarrado conjunto de hombres y mujeres que vivieron y sintieron más allá de las normas y del orden que marcaba la iglesia y el sistema ibérico-católico. Ello nos permite visualizar un paisaje donde no hubo un único color sino infinitos matices, grises y sombras, que pintaron la sociedad rioplatense. Entonces no cabe duda que en el ocaso del período colonial comenzaron a relajarse los controles sobre aspectos de las relaciones interpersonales y las ideas que circulan en los legajos judiciales, tesis también sostenida por Silvia Mallo en su análisis de la justicia colonial.59

67Las conductas de estos y otros muchos hombres y mujeres, parecen transitar el sendero contrario a la pureza del orden colonial, y el avance  de los tiempos hasta el ocaso de la dominación hispana las reglas morales impuestas por el sistema ibérico-católico se fueron diluyendo haciéndose cada vez más laxos los controles, pudiéndose también observar que desde el púlpito o desde el ejercicio de la autoridad real, la moral que pregonaban los detentores del poder no la cumplían y eran también “pecadores”, cayendo en conductas ambivalentes entre el ser y el deber.

  • 60  Barreneche, Osvaldo, “Esos torpez deseo: Delitos y desviaciones sexuales en Buenos Aires 1760-1810 (...)

68Es por ello importante destacar que si consideramos los “varios excesos” al orden del estado ibérico-católico que mujeres y hombres vivieron en el Río de la Plata, demuestra su análisis que hubo un discurso opuesto a los hechos, y fue mayor libertad la que tuvieron en los actos, que en las palabras y los escritos donde mayoritariamente aparece el castigo y el enunciado de la moral cristiana. La punición social fue cada vez más laxa, y el éxito de su aplicación cada vez mas lejano, tal como los señala Barreneche,60  cuanto más nos acercamos el ocaso del período colonial.

69Estas simples perlas, muestran un mundo colonial en el Río de La Plata teñido por una infinita gama de grises, donde la vida pregonada y verbalizada tanto por el sistema ibérico-católico, como también por los distintos niveles sociales, tuvo un trasfondo ambivalente, de conductas que saltaron las normas, las que fueron mentidas, ocultadas tanto por las redes de protección, como del sistema y cuando trascendieron asumieron puniciones que el sistema  consideró ejemplarizadoras con “vergüenza pública”.

Haut de page

Bibliographie

Alberro, Solange, “Sexualidad y sociedad”, en Introducción a la Historia de lasMentalidades, Cuaderno de Trabajo Nº 24, Departamento de Investigaciones Históricas, México, INAH, 1979, pp.115-127

Arancibia, José M. y Nelson C. Dellaferrera, “El sínodo del obispo Mercadillo” en Revista de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina, tomo XVI, Nº 34, 2º semestre, 1977.

Barreneche, Osvaldo, “Esos torpez deseo: Delitos y desviaciones sexuales en Buenos Aires 1760-1810” en  Estudios de Historia Colonial Nº 13, La Plata, FaHCE-UNLP, 1993, pp. 29-45.

Bennassar, Bartolome, L´ homme espagnol. Attitudes et mentalités du XVIe au XIXe sieclè, Paris, Hachette, 1975.

Bruno, Cayetano, Historia de la Iglesia en Argentina, Buenos Aires, Don Bosco, T. 6.

Cavanillas, Antonio et alt, Manual del legista, ó, Compendio de los derechos romano, español y canónico, Madrid,Impr. de d. N. Llorenci, 1840.

Denzinguer, Enrique, El magisterio de la Iglesia. Manual de los símbolos, definiciones y declaraciones de la Iglesia en materia de fe y costumbres, Barcelona, Herder, 1959, pp. 277 y 344. Nº  544, 361, 982, 1500 y 1559.

Di Stefano, Roberto, Ovejas negras, Buenos Aires, Sudamericana, 2010.

Figueras Vallés, Estrella, Pervirtiendo el orden del Santo Matrimonio, Bígamas en México, S. XVI – XVII, Tesis inédita, Universidad Barcelona, 2000.

Foucault, Michel, Historia de la Sexualidad, México, Siglo XXI, (3 vols.), 1977.

Garavaglia, Juan C, “Ámbitos, vínculos y cuerpos. La campaña bonaerense de vieja colonización” en Devoto, Fernando / Madero, Marta. (compiladores) Historia de la vida privada en la Argentina, T I, Buenos Aires, Editor Taurus, 1999.

Gendron, M. / Barrett, F. Et al. “Reconstructing the past: A century of ideas about emotion in psychology”, en Emotion Review 1, Nº 4,2009, pp. 316-339.

Gonzalbo Aizpurú, Pilar. “Familias y viviendas en la capital del virreinato” en Loreto López, Rosalva, coord. Casas, viviendas y hogares en la historia de México. México: El Colegio de México: 2001, pp. 75-107.

Hobsbawn, Eric J., Rebeldes primitivos, Barcelona, Ariel, 1974.

Hobsbawn, Eric J., La Era de la Revolución 1789-1848, Crítica, 2007.

Langue, Frédérique, “Ansias de vivir y las normas del querer” en Pino Iturrieta, Elías, Quimeras de amor, honor y pecado, en el siglo XVIII venezolano, Planeta, Caracas, 1994.

Langue, Frédérique, « Las élites en América española, actitudes y mentalidades », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], BAC, Langue, Frédérique, Puesto en línea el 12 noviembre 2005. URL : http://nuevomundo.revues.org/index1178.html

Lavrin, Asunción, “La mujer en la sociedad colonial hispanoamericana”, en Bethel, Leslie(Ed.), Historia de América Latina. América Latina Colonial: Población, sociedady cultura. Nº 4, Barcelona, Crítica, 1990, pp.109 -137.

Lavrin, Asunción, “La sexualidad en México colonial: Un dilema para la Iglesia”, en Lavrin Asunción (coord.) Sexualidad y matrimonio, en América hispánica, siglos XVI-XVIII, México, Grijalbo, 1991, pp. 55-83.

López, Lucio V., La gran aldea, Buenos Aires, Jackson, 1949.

Loreto López,, Rosalva, “La fundación del convento de la Concepción. Identidad y familias en lasociedad poblana (1593-1643)”, en Gonzalbo Aizpurú, Pilar (Coord.),Familias Novohispanas. Siglos XVI al XIX, El Colegio de México, México, 1991, pp.163 – 178.

McCaan, Robert, “La viuda viva del México borbónico: sus voces, variedades yvejaciones”, en Gonzalbo Aizpuru, Pilar (Coord.), Familias Novohispanas. Siglos XVI al XIX, México, El Colegio de México,1991, pp. 229 – 324.

Mallo, Josefina, “¿Cayendo en repetidas debilidades? Miradas en torno a un caso de incesto entre hermanos, Buenos Aires, 1790” en Mallo, Silvia, La sociedad Colonial en los confines del imperio. Diversidad e identidad, CEHPCS/CeHAC, Córdoba-La Plata, 2011, pp. 231-246.

Mallo, Silvia C. “El Virreinato del Río de la Plata a fines de la Colonia: Conflictos, Convivencia e Integración” en Mallo; Silvia C. (comp.) La sociedad colonial en los confines del imperio: Diversidad e identidad (Siglos XVI-XIX),Córdoba - La Plata, CEH Y CEHAC, 2010, p. 42

Mateos, F. (ed.), “Constituciones sinodales del primer concilio del Río de la Plata, en Asunción, de 1603” en MH XXVI / 78 (sep-dic. 1969) pp. 334-359.

Mawe, John, transcripto por Fonderbrider, Jorge, La Buenos Aires Ajena, Buenos Aires, Emece, 2001, pp. 61-62

Mayo, Carlos A, Porque la quiero tanto. Historia del amor en la sociedad rioplatense(1750-1860), Buenos Aires, Biblos, 2004, p. 13.

Moreno, José Luís, Historia de la Familia, Buenos Aires, Sudamericana, 2004.

Ortega Noriega, Sergio, “El discurso del Nuevo Testamento sobre el matrimonio, la familia ycomportamientos sexuales”, en Seis ensayos sobre el discurso colonial relativea la comunidad doméstica, Cuaderno de Trabajo Nº 35, Departamento de Investigaciones Históricas, México, INAH, 1980, pp. 77-101

Ortega Noriega, Sergio, Teresa Lozano, Rocío Ortega Soto y Lourdes Villafuerte García, “La sevicia y el adulterio en las causas matrimoniales en el Provisoriato de México a fines de la era colonial. Un estudio de la técnica procesal jurídica”, Estudios de Historia Novohispana, México, n. 38, enero-junio de 2008, p. 87-161

Otero, Osvaldo, “De esclavos a mercaderes amos y otros. Contribución al estudio de la plebe en el Buenos Aires Tardo Colonial” en Zapico Hilda, (comp.) de prácticas, comportamientos y formas de representación social en Buenos Aires,(S. XVII-XIX) Bahía Blanca, UNS, 2006, pp. 299-322.

Pesavento, Sandra Jatahy , “Palavras para crer. Imaginários de sentido que falam do passado”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Debates, 2006, Puesto en línea el 28 enero 2006. URL: http://nuevomundo.revues.org/1499

Pesavento, Sandra Jatahy « Espacios, palabras, sensibilidades », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, 2008, Puesto en línea el 01 janvier 2008. URL : http://nuevomundo.revues.org/

index15092.html

Pey, Jean, De lautorité des deux puissances, Bruselas, Dujardin Librerie, 1788.

Revel, Jacques, “La recuperación y apropiación de los modelos culturales”, en Familia y sexualidad en Nueva España, FCE, México, 1982, pp. 306 -316

Rípodas Ardanaz, Daisy El matrimonio en Indias, realidad social y regulación jurídica, Buenos Aires Fundación para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 1977.

Sánchez Ortega, María Helena, La mujer y la sexualidad en el antiguo régimen. La perspectiva inquisitorial, Madrid, Akal, , 1992.

Santamaría, Daniel, Cruz Enrique Normando, Amantes, Celosos y Adúlteras, Jujuy, UNJ, 2000.

Serrera, Ramón María “Sociedad estamental y sistema colonial”, en Annino, Antonio, Luis Castro Leiva y Francois-Xavier Guerra, De los imperios a las naciones: Iberoamérica, Zaragoza, IberCaja, 1994. pp. 45-69.

Schwaller, John Frederick, “La identidad sexual: familia y mentalidades a fines del siglo XVI”, enGonzalbo Aizpuru, Pilar (Coord.), Familias Novohispanas. Siglos XVI alXIX, México,El Colegio de México, 1991, pp. 59 - 72

Trexler, Richard C., Sex and Conquest, Gendered Violence, Political Order, and theEuropean Conquest of the Americas, Cambridge,Polity Press, 1995.

Twinam, Ann, “Honor, sexualidad e ilegitimidad en la Hispanoamérica colonial” en LAVRIN, Asunción (comp.), Sexualidad y matrimonio en la América Hispánica: Siglos XVI –XVIII, Lincoln, University of Nebraska Press, 1989, (pp. 127-171).

Turner, J.H. “The sociology of emotions:Basic theoretical arguments” en Emotion Review, 1, Nº 4, 2009, pp.340-354.

Haut de page

Notes

1  Roa Bastos, Augusto, Madama Sui, Seix Barral, Buenos Aires, 1995, p. 10.

2  Langue, Frédérique, “Ansias de vivir y las normas del querer” en Pino Iturrieta, Elías, Quimeras de amor, honor y pecado, en el siglo XVIII venezolano, Planeta, Caracas, 1994, p. 37.

Silvia Mallo destaca que el  ámbito privado el medio donde se produce la mayor interacción de los individuos y donde “la vida cotidiana enfrenta y une a los diferentes grupos raciales que conforman la sociedad americana”. Mallo, Silvia C. “El Virreinato del Río de la Plata a fines de la Colonia: Conflictos, Convivencia e Integración” en Mallo, Silvia C. (comp.) La sociedad colonial en los confines del imperio: Diversidad e identidad (Siglos XVI-XIX),Córdoba - La Plata, CEH Y CEHAC, 2010, p. 42

3 Ibídem 2.

4  Entre otros están los estudios de Moreno, José Luís, Historia de la Familia, Buenos Aires, Sudamericana, 2004.

5  Di Stefano, Roberto, Ovejas negras, Buenos Aires, Sudamericana, 2010, p. 32.

6  Utilizo en el análisis el criterio desarrollado por Frédérique Langue  en (Ibídem. 2, p. 38) quien se apoyo en Ann Twinam para pensar “las desviaciones, el desarraigo de las costumbres…así como también la percepción que se tiene de los mismos”.

7 Pesavento, Sandra Jatahy, « Espacios, palabras, sensibilidades », Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios, 2008, [En línea], Puesto en línea el 01 enero 2008. URL : http://nuevomundo.revues.org/15092.

8 Pesavento, Sandra Jatahy , “Palavras para crer. Imaginários de sentido que falam do passado”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Debates, 2006, Puesto en línea el 28 enero 2006. URL: http://nuevomundo.revues.org/1499

9  Langue, Frédérique, « Las élites en América española, actitudes y mentalidades », Nuevo Mundo

Mundos Nuevos [En línea], BAC, Langue, Frédérique, Puesto en línea el 12 noviembre 2005. URL :

http://nuevomundo.revues.org/index1178.html

Véase también Otero, Osvaldo, “De esclavos a mercaderes amos y otros. Contribución al estudio de la plebe en el Buenos Aires Tardo Colonial” en Zapico Hilda, (comp.) de prácticas, comportamientos y formas de representación social en Buenos Aires,(S. XVII-XIX) Bahía Blanca, UNS, 2006, pp. 299-322.

10  Langue F. en Ibídem. 9

11  Twinam, Ann, “Honor, sexualidad e ilegitimidad en la Hispanoamérica colonial” en Lavrin Asunción (comp.), Sexualidad y matrimonio en la América Hispánica: Siglos XVI –XVIII, Lincoln, University of Nebraska Press, 1989, (pp. 127-171).

12  No debemos olvidar que en Buenos Aires los sectores subalternos, los afroporteños y aun esclavos realizaron testamento o condicilo.

13  Hobsbawn, Eric, La Era de la Revolución 1789-1848, Crítica, 2007, p. 30.

14  Pey, Jean, De lautorité des deux puissances, Bruselas, Dujardin Librerie, 1788.

15  Lavrin, Asunción, “La sexualidad en México colonial: Un dilema para la Iglesia”, en Lavrin Asunción (coord.) Sexualidad y matrimonio, en América hispánica, siglos XVI-XVIII, México, Grijalbo, 1991, pp. 55-83.

16  Alfonso X, Siete Partidas, Madrid, Real Academia de la Historia, 1807. La Partida Nº 4 comprende 27 Títulos y 256, Aborda el derecho de familia. El 4.1.2 se ocupa del casamiento, y el divorcio, no como disolución del vínculo sino como separación de cuerpos, sujeto a derecho canónico. Lo referido al Sacrosanto y EcuménicoConcilio de Trento, Madrid, Imprenta Real, 1785. Toma el Sacramento del matrimonio en la sección XXIV, Reunión VIII celebrada en tiempo del sumo Pontífice Pío IV en 11 de noviembre de 1563. Primero dictada para España “La pragmática de matrimonios para evitar el abuso de contraer matrimonios desiguales” fue poco tiempo después ampliada su vigencia a los territorios de Ultramar. El tema de los amores, podemos rastrearlo en las condenas que realizó reiteradamente la iglesia, muchos apoyándose en el Catecismo de la Iglesia Católica" Nº 2359 dice: "Las personas homosexuales están llamadas a lacastidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.  Recordamos durante siglos la iglesia aprobó  quemar al transgresor por "sodomitas" y en México se culpados de sodomía aplicaron la pena de hoguera.

Denzinguer, Enrique, El magisterio de la Iglesia. Manual de los símbolos, definiciones y declaraciones de la Iglesia en materia de fe y costumbres, Barcelona, Herder, 1959, pp. 277 y 344. Nº  544, 361, 982, 1500 y 1559.

Ortega Noriega, Sergio, Teresa Lozano, Rocío Ortega Soto y Lourdes Villafuerte García, “La sevicia y el adulterio en las causas matrimoniales en el Provisoriato de México a fines de la era colonial. Un estudio de la técnica procesal jurídica”, Estudios de Historia Novohispana, México, n. 38, enero-junio de 2008, p. 87-161.

17  Cavanillas, Antonio et alt, Manual del legista, ó, Compendio de los derechos romano, español y canónico, Madrid,Impr. de d. N. Llorenci, 1840.

18  Mateos, F. (ed.), “Constituciones sinodales del primer concilio del Río de la Plata, en Asunción, de 1603” en MH XXVI / 78 (sep-dic. 1969) pp. 334-359.

19  Arancibia, José M. y Nelson C. Dellaferrera, “El sínodo del obispo Mercadillo” en Revista de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina, tomo XVI, Nº 34, 2º semestre, 1977.

20  Colección Mata Linares, Documentos referentes al primer sínodo diocesano que se celebró en Buenos Aires convocado por el obispo fray Cristóbal de la Mata y Velasco, 1655, en Real Academia de la Historia, Colección  Mata Linares, t. 18, pp. 256-346, Madrid.

21 Ibídem. 5, p. 24.

22 Ibídem. 13, p. 30.

23  AHPBA, Juzgado del crimen 34 2 25 1.

24  AHPBA, Juzgado del Crimen, 34 2 30 26, Año 1805.

25  Todas las citas referidas a don Francisco Borges Correa Leme  y doña Isabel Gaspar corresponden al expediente AGN, Justicia Legajo G 1, Año 1812. No cabe dudas que el embarazo existía ya que un día después de puesta en la casa de recogida , parió u niño que fue muerto.

26  AHPBA, Real  Audiencia, 3 3 2 29, Año 1802

27  Transcripto por Bruno, Cayetano, Historia de la Iglesia en Argentina, Buenos Aires, Don Bosco, T. 6, p. 401.

28  Real Academia Española de la Lengua, Diccionario 1803, p: 251:3- Cuchufleta: Dicho o palabras de zumba o chanza.

29  López, Lucio V., La gran aldea, Buenos Aires, Jackson, 1949, pp. 3-5.

30 Mawe, John, transcripto por Fondebrider, Jorge, La Buenos Aires Ajena, Buenos Aires, Emece, 2001, pp. 61-62

31 Ibídem. 2, p.46.

32 Ibídem. 4, pp.110-111.

33 Ibídem.32, pp. 108 – 112.

34  Mayo Carlos A, Porque la quiero tanto. Historia del amor en la sociedad rioplatense(1750-1860), Buenos Aires, Biblos, 2004, p. 13.

35  Mariano Millan y María Gabriela Arrieta AHPBA, Juzgado del crimen, 34 2 33 37, Año 1811.

36  Garavaglia, Juan C, “Ámbitos, vínculos y cuerpos. La campaña bonaerense de vieja colonización” en Devoto, Fernando / Madero, Marta. (compiladores) Historia de la vida privada en la Argentina, T I, Buenos Aires, Taurus, 1999 A, p. 61.

37  Destacamos que en los documentos las personas “confesaban” es decir en los mismos textos podemos ver como la justicia y aún más los jueces del sistema tendía a que los “reos” se autoincriminaran.

38  AHPBA, Juzgado del Crimen, 34 2 25 26, Año 1801

39  Todos los datos que se citan referidos a Sebastian Palomino y doña Serafina Perez pertenecen al expediente AHPBA , Juzgado del Crimen, 34 2 28 21, Año 1805.

40  Todos los datos referidos a Fray Francisco Díaz y el negro Hermenegildo, pertenecen al expediente AHPBA, Real  Audiencia, 3 3 2 29, Año 1802.

41  Se hace notar que la vivienda construida con la ayuda del padre fray Francisco Díaz estaba con lindante con la Iglesia y cuando se hallaba este con alguna enfermedad se aposentaba en dicha casa, al cuidado de Juana Rosa Cabañas y “diariamente de mañana y tarde concurría” a la misma.

42  En el mismo expediente don Hermenegildo Reyes declara que sabe que don Juan Bautista Cañiza corrió con la diligencia de la compra de los lotes ya que las mujeres [Juana Rosa Cabañas] eran extremadamente pobres.

43   Ibídem. 25.

44 Ibídem. .

45  Todos los datos concernientes a Julian Colman y Francisca Sayavedra corresponden al expediente, AHPBA Justicia del Crimen 34 2 34 46, Año 1812. Es interesante además que en las preguntas que se le hacen a la mujer fueron solo son para confirmar el hecho de haberla encontrado con el hombre y también que se la trata como esclava ya que se nombra a la que los incriminó como “su patrona”.

46   El concepto de “estamental” en América tiene la limitación de lo que podemos modelo estamental indiano. Serrera, Ramón Maria “Sociedad estamental y sistema colonial”, en Aannini, Antonio, Luis Castro Leiva y Francois-Xavier Guerra, De los imperios a las naciones: Iberoamérica, Zaragoza,IberCaja, 1994. pp. 45-69.

47  Mallo, Silvia C., Ibídem 2, p. 38.

48  Todos los datos que se citan referidos a Antonio Larosa y María Marta Losada pertenecen al expediente AHPBA , Juzgado del Crimen, 34 2 30 26, Año 1805.

49  AHPBA, Juzgado del crimen 34 1 19 27, Año 1794.

50  AHPBA, Juzgado del crimen 34 1 9 55, Año 1778.

51  Todos los datos referidos al don Jorge Mariner, la esposa doña Nicolasa López y el tercero Antonio Iturri pertenecen al expediente AHPBA, Juzgado del crimen, 34 2 25 1, Año 1800.

52  Tal es el caso de Cornelio Belis que denunciado por el Cura y Vicario Vicente Pesoa de vivir “como casados y tenido como marido ” con la mujer de Félix Lucero,  luego de declarar dos testigos, coloco el expediente en el Archivo secreto del escribano Merlo en Buenos Aires. AHPBA, Juzgado del crimen, 34 1 15 22, Año 1789.

53  Todos los datos referidos al don Jorge Mariner, la esposa doña Nicolasa López y el tercero Antonio Iturri pertenecen al expediente AHPBA, 34 2 30 7, Año 1805.

54  Bennassar, Bartolome, L´ homme espagnol. Attitudes et mentalités du XVIe au XIXe sieclè, Paris, Hachette, 1975, p. 170.

El tema del honor y el robo de mujeres fue tratado también por Langue Ibídem. 2, p. 21.

55  Todos los documentos referidos a Lorenzo Velázquez y María Guerrero pertenecen al expediente AHPBA, Juzgado del crimen, 34 1 19 4, Año 1794.

56  Todos los documentos referidos a Mariano Millan y María Gabriela Arrieta pertenecen al expediente AHPBA, Juzgado del crimen, 34 2 33 37, Año 1811.

57  Sin poderlo asegurar quizás sea el nombre y el apellido

58  Todos los documentos referidos a Fernando M.A. y Francisco Medina corresponden a los documentos del AHPBA, Real Audiencia y Cámara de apelaciones, 3 1 11 6, Década de 1780.

59  Mallo, Silvia C.. en  Ibídem. 2, p. 42.

60  Barreneche, Osvaldo, “Esos torpez deseo: Delitos y desviaciones sexuales en Buenos Aires 1760-1810” en  Estudios de Historia Colonial Nº 13, La Plata, FaHCE-UNLP, 1993, p. 30.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Osvaldo Otero, « ¡Qué desvergüenza es esa! Historia de lo íntimo. Transgresiones afectivas al orden colonial a fines del siglo XVIII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 31 mars 2011, consulté le 27 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/61135 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.61135

Haut de page

Auteur

Osvaldo Otero

Doctor en Historia. Centro de Estudios de Historia Americana Colonial FaHCE-UNLP. osvaldo.otero[at]gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page