Navigation – Plan du site
Débats | 2011
Salud y enfermedad en América Latina desde la perspectiva intercultural – Coord. Francisco Miguel GilGarcía
Francisco Miguel Gil García

Introducción al dossier “Salud y enfermedad en América Latina. Una perspectiva intercultural”

[13/04/2011]

Texte intégral

1“Salud, dinero y amor”, las tres cosas más importantes de esta vida según la popular canción. Sin embargo, en tanto que valores culturales, no cabe duda de que cada sociedad tendrá sus propios raseros a la hora de medir estas variables; más aún, cada sociedad entenderá estas variables de un modo completamente diferente, de acuerdo con sus propios patrones de racionalidad cultural.

2Así, en materia de salud – que es de lo que trata este dossier – resulta evidente que a diferentes culturas, diferentes modos de concebir la salud y su antítesis: la enfermedad, esto es, la ausencia de salud. Por eso hoy más que nunca resulta necesario añadir el epíteto “intercultural” a los estudios de antropología de la salud, para abordar el tema de “salud e interculturalidad” buscando una ciencia crítica, experimental y dialógica que produzca tanto etnografías como reflexiones teóricas específicas para cada pueblo. Sin embargo, esta premisa no deja de resultar bastante reciente, tanto para antropólogos como para profesionales de la salud encuadrados dentro del modelo hegemónico de la medicina occidental. Y digo “modelo hegemónico” porque a pesar de los esfuerzos que desde diferentes sectores se viene haciendo cada vez más por abordar los temas de salud desde una perspectiva intercultural, lo cierto es que a veces todavía resulta complicado anular esa distinción entre el “nosotros” y el “ellos”, entre un modelo civilizado, europeo, racional, científico, biomédico, y otros que son tachados de primitivos (o bárbaros o salvajes), no europeos, no racionales, no científicos (lo que les relega a la condición de supercherías o brujerías), “tradicionales”. Un modelo hegemónico, por tanto, frente a lo que sistemáticamente fueron consideradas como subalternidades al paradigma positivo de la ciencia médica (occidental), entendida como “única y verdadera”, sin prestar atención a la necesidad de relativizar las culturas.

3Aún considerando que los modelos de salud-enfermedad otros vienen precedidos por adjetivos como “tradicional” o “popular”, atrás quedaron ya los pormenorizados catálogos de creencias sobre la enfermedad (brujería) y las prácticas médicas primitivas (chamánicas), los repertorios de supersticiones en permanente desencuentro con esa “verdadera medicina” que bienintencionadamente se desvive por sanar a los otros. He aquí la base del conflicto: no se trata de “medicalizar” los mundos ajenos, sino de establecer un diálogo respetuoso entre maneras de pensar cuerpo, salud y enfermedad. Digamos que la solución no pasa por reconstruir el cuerpo de los otros para desterrar de su racionalidad cultural ideas erróneas, transformándolo así en materia susceptible de ser tratada del modo correcto. Más bien se ha de buscar recalibrar los raseros y establecer un diálogo entre las partes.

4Con todo, aún resuelto este conflicto ético – tarea por demás nada fácil –, llegar a sumir que todos los especialistas “mediadores de curación” se encuentran al mismo nivel se convertirá en un dilema práctico de envergadura aún mayor si cabe, máxime cuando no todos ellos van a ser terapeutas y sus prácticas “poco médicas”. De este modo, cada uno desde su modelo, cada cual en su sociedad, va a gozar de un prestigio, una autoridad y un empoderamiento que, por fuerza, lo van a enfrentar simbólicamente a los representantes del modelo contrario. Por este motivo es que muchos de los proyectos de salud ideados por las agencias de desarrollo o de cooperación dan al traste, porque están diseñados pensando en “ellos” desde el “nosotros”, ignorando las categorías propias, cayendo en luchas de poder (real y/o simbólico). Hospitales desatendidos, consultorios vacíos, pacientes que acuden al médico con miedo y vergüenza, que no se sienten comprendidos. Para muchos estas situaciones se justifican bajo el prejuicio de que las poblaciones indígenas son unas desagradecidas, e incluso que “no se dejan integrar”. Por suerte, cada vez más las instituciones oficiales y las ONGs buscan el asesoramiento de antropólogos que evalúen la viabilidad de sus proyectos y que realicen después un seguimiento profesional. Lo que sea necesario para que la comunicación entre unos y otros sea cada vez más fluida, y los representantes de ambos modelos sean capaces de coexistir y colaborar en unos cuidados holísticos de los cuerpos no sólo afectados por males de distinta naturaleza – enfermedades del doctor y enfermedades del especialista (ritual), que dirán muchos – sino incluso por males a cuyo remedio podrían colaborar ambas partes.

5En este sentido, el presente dossier – aspirante a digno heredero de los hasta el momento cinco volúmenes de la serie Salud e Interculturalidad en América Latina dirigida por Gerardo Fernández Juárez para la editorial Abya-Yala, referente para muchos, y en la que muchos ya hemos colaborado – reúne una serie de trabajos orientados a presentar situaciones de desencuentro y a plantear soluciones de diálogo. Buscando abarcar el mayor espacio geográfico y las problemáticas más diversas, participan en él historiadores y antropólogos de larga y sólida trayectoria en los estudios de antropología de la salud y la interculturalidad, así como otros que, por venir de líneas de investigación a veces incluso muy diferentes, son capaces de abordar el tema desde puntos de vista heterodoxos que contribuyen a enriquecer la perspectiva general. Se inaugura así el dossier con un grupo de trabajos tremendamente críticos con el concepto mismo de “salud intercultural”, y aún con la actitud y alcance de los programas oficiales de desarrollo o las actuaciones alternativas de las ONGs. A continuación, se presentan estudios de casos mesoamericanos, andinos o de tierras bajas sudamericanas que analizan situaciones particulares o pasan revista a planes de desarrollo y ayuda asistencial, y que evidencian sobre el terreno un panorama a veces muy alejado de ese ideal dialógico.

6Por último, no quisiera cerrar esta obertura sin agradecer a Carmen Bernand su permanente aliento en la andadura de este dossier, y a todos los autores que en él participan por el ánimo con que acogieron mi invitación y su buena disposición en todo momento.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Miguel Gil García, « Introducción al dossier “Salud y enfermedad en América Latina. Una perspectiva intercultural” », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 avril 2011, consulté le 20 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/61260 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.61260

Haut de page

Auteur

Francisco Miguel Gil García

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page