Navigation – Plan du site
Ximena Espeche

Cerca de la revolución: Uruguay, el semanario Marcha y la integración latinoamericana (1958-1959)

[30/05/2011]

Résumés

Como ya es sabido, la revolución cubana supuso un parte-aguas en diferentes sentidos tanto culturales como políticos y sociales. Aquí estudio de qué forma un semanario de la importancia del uruguayo Marcha – que adquiere en las 60 relevancias internacionales-revisó a la luz de la revolución cubana una agenda que le era tradicional: la del antiimperialismo, la integración latinoamericana y la defensa de la democracia. Me detengo en un tiempo corto en el que la revolución cubana todavía no significaba lo que vino a ser después. Ello me permite recuperar, por un lado, el proceso de transformación y redefiniciones de los sentidos que esa revolución tuvo en Marcha; por el otro, el modo en que su recepción fue anudada a los cuestionamientos sobre la imagen de Uruguay como una excepción en América Latina. Especialmente en un momento considerado como de “crisis estructural” y que podía condicionar – según algunos analistas - la misma viabilidad del país.

Haut de page

Notes de l’auteur

Una primera versión de este trabajo fue presentada en las V Jornadas del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierda (CeDInCi) “¿Las ideas fuera de lugar? El problema de la recepción y la circulación de ideas en América Latina. 11,12 y 13 de noviembre de 2009. Agradezco los comentarios de Gerardo Caetano y de Aldo Marchesi. Asimismo, agradezco la recomendación de Claudia Gilman para reparar en el fenómeno de la “traducción” del estallido cubano desde Marcha a sus lectores.

Texte intégral

Introducción

  • 1 Carlos Quijano fue abogado especialista en economía, militante de una tendencia minoritaria del par (...)

1La Revolución Cubana fue un parte-aguas reconocido en forma unánime. Su irrupción marcó el cambio de eje de múltiples debates. En Uruguay, muchos de los tópicos que la revolución cubana pasara a primer plano, como el socialismo de tendencia latinoamericana o la importancia de la integración de América Latina habían sido parte de las iniciativas de varios intelectuales, especialmente de quienes se nuclearon en el semanario Marcha. Y, en particular, bajo la impronta de su director, el abogado Carlos Quijano (1900-1984)1.

  • 2 Para un estudio sobre Marcha y su “parte cultural” véase Pablo Rocca, “35 años de Marcha” y Claudia (...)
  • 3 El Tercerismo ha tenido varias definiciones y, entre ellas, las de una ideología (Real de Azúa y Al (...)
  • 4  Heber Conteris, “Marcha y el despertar de la conciencia latinoamericana”, Moraña, Mabel y Horacio (...)
  • 5 Emir Rodríguez Monegal dirigió la sección “Literarias” desde 1944 hasta 1957. Bajo su mandato, fue (...)

2Desde 1939, y hasta su cierre en 1974 por la dictadura militar, Marcha se conformó en una tribuna y arena intelectual que trascendería las fronteras del país2. El peso del semanario en el ámbito cultural uruguayo – y latinoamericano – hizo que en sus páginas diferentes agendas de discusión se instalaran y recombinaran de acuerdo al seguimiento que, semana a semana, realizó de las noticias nacionales e internacionales. En esas agendas que se guiaban por el tiempo más entrecortado de la coyuntura, la agenda “histórica” del antiimperialismo y el latinoamericanismo, la posición tercerista3 junto con la defensa de la democracia, fue un bajo continuo4. En este sentido, y tal como ha mostrado Pablo Rocca, la divisoria de una “parte política” y una “parte cultural” a la que hicieran referencia dos de sus más prolíficos colaboradores, Emir Rodríguez Monegal y Arturo Ardao, tuvo con la revolución cubana una unidad de intereses mayor5.

  • 6 Según Rocca: Carlos Quijano, Arturo Ardao y Julio Castro.
  • 7 En 1948, Julio Castro lo sintetizaría en las crónicas de un viaje tituladas Los de abajo en América (...)

3Cuba pareció devolverle a quienes escribían en Marcha, y en particular a sus “redactores políticos”6, una realidad antes observada sólo como retórica: la unidad latinoamericana y, sobre todo, el lugar de Uruguay en ella. Pareció también confirmar otros tópicos de reflexión caros al semanario, en un momento en el que se venía advirtiendo sobre una crisis que adquirió el adjetivo de “estructural” en los años 60. Esto es, que Uruguay se hallaba “de espaldas” a América Latina recortándose como “excepcional” en la región7. Volver “de frente” sería, en estos términos, poner a Uruguay en la órbita latinoamericana y recuperar así una historia común, integrada. Era, así un modo de asegurar su viabilidad como país. Es en este sentido en el que analizo cómo la agenda con la que en Marcha se había insistido antes de la revolución adquirió nuevos y diferentes acentos al mismo tiempo que la propia revolución redefinía para el semanario sus alcances. La apuesta es seguir en un tiempo muy corto el itinerario sinuoso de esa agenda: ¿qué parecía quedar trunco, “fuera de lugar” o no por el estallido revolucionario?

Hecho histórico

  • 8 Para un estudio de los debates del período 60-70 sobre la revolución cubana: Claudia Gilman, Entre (...)
  • 9 En Argentina, por ejemplo, sobre el peronismo véase Oscar Terán, Nuestros años sesenta, Buenos Aire (...)

4La revolución cubana de 1959 ha sido considerada la generadora de un antes y un después respecto de discusiones relativas al desarrollo de América Latina, y en particular sobre la posibilidad de un socialismo de signo latinoamericano8. La revolución se volvía comprensible, para quienes eran sus testigos, recortándola sobre otras, como la de Bolivia en 1952 o la de Guatemala en 1944. Casi de inmediato, otros parámetros explicativos la definieron. En particular, la posibilidad concreta de construir una opción duradera contra el capitalismo; sobre todo, inscribirse en una específica tradición latinoamericana, que puso en el centro el nacionalismo antiimperialista y, aún más, la posibilidad que pareció hacerse más tangible, la de la reconstrucción de la “Patria Grande”. El mapa se amplió de tal modo que, al proceso de descolonización abierto en las colonias francesas e inglesas en África, se sumaba la lucha contra el imperialismo norteamericano en América Latina. Y si la revolución cubana parecía sumarse a ese proceso, fue indudable que redefinió su sentido, e incluso hizo que ciertos fenómenos nacionales fuesen observados bajo una luz nueva9.

  • 10 Tulio Halperin Donghi, Historia contemporánea de América Latina, Bs. As, Alianza, 1994, p. 560.
  • 11 Ibídem.
  • 12 La “tradición selectiva” como una “una versión del pasado que se pretende conectar con el presente (...)
  • 13 Aldo Marchesi, “Imaginación política del antiimperialismo; intelectuales y política en el Cono Sur (...)

5Fue tal la fuerza que adquirió la revolución que aun cuando su égida parecía atenuarse, y se encontraba cada vez más aislada políticamente del continente, había una “imaginación colectiva” y “estilizada” que la hacía vivir más allá de tiempo y de fronteras, y que “gravitó decisivamente en la renovación cultural e ideológica tan intensa en esos años”10. Entre estos tópicos, hay uno que me interesa especialmente: el del nacionalismo antiimperialista11, puesto que adquirió en cada uno de los países de América Latina características particulares. Es decir, entre la política doméstica y la internacional, de acuerdo a las “tradiciones selectivas” que cada sociedad había armado y armaba en las que reconocerse como parte de un todo nacional específico12. El ejemplo claro fue el de la propia Cuba: la revolución le devolvería a la isla su verdadera independencia, y además, el sentido latinoamericano al continente. De acuerdo al entramado de declaraciones que acompañó a los revolucionarios durante su lucha y acceso al poder, la revolución actualizaba el sentido de liberación que había quedado latente desde la muerte del cubano José Martí a fines del siglo XIX, y se volvía extensivo para Nuestra América. Latencias: le dio a quienes se definían como antiimperialistas una nueva razón de ser, y obligó a reconfigurar cuál era el significado de esa posición. Si el antiimperialismo es, en definitiva, una “noción relativamente débil detrás de la cual se han depositado variadas ideas acerca de cómo articular la tensión entre nación e imperio en cada momento ”, la Cuba revolucionaria pareció proveerle un contenido fuerte: una unidad que podía pensarse sin fisuras, o con fisuras a resolver en el mismo proceso revolucionario13.

La isla y el oasis

  • 14 Editorial. Diario Acción n. 1, Montevideo, 1948.
  • 15 El Colegiado es Consejo de Gobierno compuesto por nueve miembros, seis por el partido mayoritario y (...)
  • 16 Citado por Carlos Real de Azúa, “Dos visiones extranjeras“, Marcha n. 640, 26 de septiembre, 1952.

6“Es el nuestro un pequeño gran país (…) hoy se le puede calificar, con igual razón de pequeño oasis de libertad, justicia en un mundo perturbado con trágicas realidades o comprometedoras perspectivas (…) Tengamos clara conciencia de que el Uruguay es un país de excepción14”. Con estas palabras, Luis Batlle Berres – quien presidió el Uruguay entre 1947-1951 y fue integrante del colegiado que gobernó entre 1955-1958 – definía en 1948 una posición y adelantaba un programa15. Batlle Berres caracterizaba a Uruguay en los términos en los que, hasta ese momento, e incluso después, parecía habérselo identificado tanto por nacionales como por extranjeros: “País feliz” o un “Estado Benefactor”16.

  • 17 Para un trabajo vinculado al uso del pasado batllista en el gobierno de Luis Batlle Berres, véase: (...)

7Batlle Berres definió su programa de acción enmarcado en una matriz de la que se reconocía deudor y continuador. Es decir, del legado de José Batlle y Ordóñez, su tío, líder de una fracción del partido Colorado y quien fue presidente de la república en dos ocasiones, en las primeras décadas del siglo XX [1903-1907; 1911-1915]. El gobierno de Batlle y Ordóñez había definido un estado del Estado que continuaría mucho tiempo después: que los logros en la activación y puesta a punto de una democracia política y social y del intervencionismo estatal podrían prevalecer en una comunidad que se identificaba a sí misma como “Suiza”, como una isla democrática y liberal en América Latina, cuyo mejor representante era – al mismo tiempo – el batllismo. Batlle Berres gobernaba insistiendo en ser el legatario de esa tradición de lo excepcional en un momento en que, para ciertos analistas – también varios de ellos de la propia Marcha –, esa tradición era al mismo tiempo el fundamento de la excepcionalidad y su mayor problema “estructural”17.

  • 18 Ana Frega, “Como el Uruguay no hay”. Apuntes en torno al Estado en los años cincuenta y su crisis”, (...)
  • 19 Rosa Alonso Eloy y Carlos Demasi, Uruguay 1958-1968. Crisis y estancamiento. Montevideo: Ediciones (...)

8Si durante el batllismo y los gobiernos siguientes los mecanismos de absorción de tensiones vía el empleo público y las jubilaciones eran parte de una estructura que podía sostenerlos, durante los gobiernos de Batlle Berres, esos mecanismos eran tan imprescindibles cuanto insuficientes18. La segunda postguerra, incluso el breve período de la guerra de Corea (1950-1953), aseguró una frágil prosperidad: las reservas acumuladas estaban prácticamente agotadas a mediados de los 50 y, junto con el estancamiento productivo (del medio rural, del crecimiento industrial supeditado a las divisas que ingresaran por las exportaciones agropecuarias, y un mercado interno estrecho), las actividades especulativas tuvieron un crecimiento notorio19. En las elecciones de noviembre de 1958, el partido Colorado perdió su invicto de casi cien años. La alianza entre el partido Blanco, liderada por el representante de su fracción hegemónica, Luis Alberto de Herrera, y la Liga Federal de Acción Ruralista resultó vencedora. Esa elección y resultado fueron inscriptos como un umbral. Para quienes apoyaron esa alianza, era el signo de que la crisis había llegado a su fin; entre quienes no lo hicieron, la victoria herrero-ruralista era el punto culminante de la crisis política y económica del país.

  • 20 Otros ejemplos sobre las consideraciones de la crisis (e incluso definiendo tipos distintos de “cri (...)
  • 21 La adhesión panamericana sería puesta en duda en el conflicto de la instalación de las bases nortea (...)
  • 22 Durante las primeras décadas del siglo XIX los estados nacionales eran – en general y en particular (...)

9Pero los diagnósticos de la crisis pueden rastrarse mucho antes de la victoria herrero-ruralista, y se entroncan con los modos en que en los años 50 comenzó a instalarse una pregunta sobre la excepcionalidad del país20. Para esos análisis, diversos actores revisaron la inscripción de Uruguay en América Latina a partir de, entre otros cuestionamientos, una reflexión sobre su historia.Una de las conclusiones posibles fue que había estado “de espaldas” a la pobreza del resto de Latinoamérica y, al mismo tiempo, sosteniendo su bonanza gracias a una particular cercanía: Inglaterra. En efecto, uno de los principales condicionantes económicos del desarrollo uruguayo se encontraba en la dependencia funcional con el comercio inglés y su zona de influencia. Cuando éste se vio desplazado por el firme avance norteamericano como potencia hegemónica en el hemisferio, un país como Uruguay debía, en la voz de varios de sus intelectuales, redefinir un pasado para pensar su presente y futuro. Así, y en especial desde Marcha, el imperialismo norteamericano era una amenaza que obligaba a revisar la adhesión al panamericanismo (que había sido marca del batllismo de principio de siglo pero que continuaba con mayor fortaleza una vez que Norteamérica ganase liderazgo mundial)21 y los vínculos que lo ataban en su origen a Brasil y Argentina22. En este sentido, recostarse sobre América Latina tenía tanto de estrategia de supervivencia cuanto de mito necesario para esa supervivencia. Ya no la “Suiza” o la “isla” sino otra cosa, que también debía redefinirse en ese mismo período.

Imperialismo e integración

  • 23 Marcha n. 895, 10 de enero de 1958, pág. 1. Las respuestas se publicaron hasta el n. 907, del 18 de (...)

10El problema del imperialismo y de la posibilidad o no de la integración de un Uruguay en crisis permite advertir cómo en la agenda latinoamericanista y antiimperialista del semanario ignorar el peso del imperialismo en Uruguay era abonar a la falsa imagen de su “excepcionalidad”. Quiero detenerme para ello en la encuesta a jóvenes entre 18 y 25 años con la que el semanario inició 1958: “El Uruguay que vendrá”23. Y, entre las preguntas que esos jóvenes tenían que contestar, me interesan las n. 14 y 15:

“14. ¿Es deseable la unión de los países de América Latina? ¿Y la de los países de la cuenca del Plata? ¿Cree usted que en el mundo futuro los países pequeños, como el Uruguay, podrán subsistir y prosperar?
15. ¿Piensa usted que los países coloniales y semi-coloniales deben conquistar su independencia? ¿Se ha planteado lo que significa, en potencial humano y económico, el mundo afro asiático? ¿Y Latino América?”

11Las respuestas fueron muchas y se publicaron completas durante varios números. En cualquier caso, lo que se advierte es que esas dos preguntas implicaban el desarrollo de Uruguay a futuro, y una lectura particular del presente por parte de la línea editorial del semanario; el temor de los “países pequeños” en un mundo que, como dijera su director, cada vez se volvía “más ancho y más ajeno”.

12A los efectos de este trabajo, me detengo en dos de esas respuestas. Una de ellas afirmaba sobre la integración que:

  • 24 “No estamos en el mejor de los mundos posibles”, en: Marcha n. 896, 17 de enero de 1958, p. 7.

“En un futuro, lejano eso sí, quizá comience por Uniones Regionales. La unión de A.L seduce mi espíritu, pero es indudable que por el momento, no se ve. Creo que una revolución socialista produciría la eclosión material y espiritual de América. Hoy millones de seres indigentes y explotados ni siquiera gimen bajo la bota de déspotas, con la complacencia del “Coloso del Norte.”24

  • 25 “Mercado común y América Latina”, Marcha n. 861, 10 de mayo de 1957, p  1 y 5.

13El tema de los “acuerdos regionales”, en especial el de la “Cuenca del Plata”, era ya un leit-motiv del semanario. Incluso el interés por propuestas de integración económica trascendía la región. En 1957, por ejemplo, Quijano se detuvo en las conversaciones para la formación del Mercado Común Europeo, y analizaba el informe de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) que evaluaba de manera negativa la incidencia de esa unidad en la economía latinoamericana25. Por el contrario, para Quijano solo era temor de “técnicos” que no entendían aquello que consideraba como la realidad: la del imperialismo y la necesidad de que América Latina se integrase. Tal como lo afirmó en otro artículo:

  • 26 “Tiempo y espacio”, Marcha n. 873, 2 de agosto de 1957, p. 1 y 4.

“(…) [una integración] voluntariamente consentida, que salvase lo propio y limpio de cada pago, en lugar de esperar, sumisa y resignadamente, entre el chisporroteo de los floripondios la servidumbre por otros impuesta. (…) Gran parte de nuestros males y de los males de otros, que son nuestros iguales, aunque su poderío sea distinto, deriva de este trágico error que los ajenos fomentaron y que circula a través de toda nuestra historia. La gran empresa de reandar el camino que lleva a nuestra unión – la de la cuenca del Río de la Plata – está erizada de tremendas dificultades; pero es una empresa digna de que le consagren la vida los que nos sucederán.
(…) El campanario, a cuya sombra dormimos la siesta o libramos nuestras rituales batallas no nos deja ver el horizonte, ni intuir lo que más allá de él espera.”26

  • 27 Oscar Terán, José Ingenieros: pensar la nación, Buenos Aires, Alianza, 1986.

14Por una parte, estaba el interés por desandar una historia de uniones quebradas, que “los ajenos fomentaron”. Y esto entroncaba con esa vieja opción antiimperialista bajo la cual o América Latina había sido balcanizada o sus intenciones de unidad serían una y otra vez amenazadas27; por la otra, despertar de la “siesta”, salir del “campanario”, como si la siesta y el campanario fueran otras flexiones del estar “de espaldas”, cuya condición era imperioso modificar. Así, se lograba tener “conciencia” sobre la necesidad de la integración pero, sobre todo, de la amenaza imperialista. En 1958, para el lector que afirmaba sobre el “futuro lejano” de la unidad, este se recortaba sobre la ambigüedad de uno que se quería más cercano: la necesidad de esa “Eclosión material y espiritual”, la de una revolución socialista que el condicional (“produciría”) presentaba como deseo y como ese “futuro lejano”.

15Otro lector decía que la unidad latinoamericana era:

  • 28 “Por un realismo constructivo”, en: Marcha n. 900, 14 de febrero de 1958, p. 6.

“Muy deseable y a la larga inevitable. La unidad habría que iniciarla en los aspectos económicos, pero se choca con los intereses del imperialismo norteamericano actuando de común acuerdo con las oligarquías y los ejércitos nacionales. De paso quiero aclarar que quizá sea el Uruguay el único país que no sufre los efectos del imperialismo norteamericano (no tenemos nada que le interese a un imperialismo) y que por lo tanto es falso que nuestros problemas se deban a tal influencia.”28

  • 29 Castro fue detenido y desaparecido por la dictadura militar uruguaya en1977.
  • 30 “El imperialismo es una mentira”, en: Marcha n. 639, 12 de septiembre de 1952, última página.

16Pero desde Marcha la amenaza imperialista había sido ya objeto de numerosos artículos y, sobre todo, de un seguimiento pormenorizado de las reuniones del sistema panamericano. Un ejemplo de ello fueron los artículos de Julio Castro (1908-¿?)29 a comienzos de los años 50 donde consideraba que la distancia geográfica de Uruguay respecto de EE.UU no era un dato tranquilizador. Por ejemplo, en 1952 había explicado cómo Uruguay era presa de un error peligroso: creer que el imperialismo era una “mentira” comunista; o, tal como afirmara el diario montevideano El Plata, el 10 de junio de 1952, que el miedo al imperialismo no tenía “fundamento”, cosa que Castro respondía con uno de sus artículos30:

“Se dice que los Estados Unidos renunciaron a sus métodos imperialistas subordinando su accionar al principio de la “Buena Vecindad”. Pero ¿quién niega que la “Buena Vecindad” contenga modos de accionar imperialistas? ¿Quién puede negar que la política de Defensa continental no concurre también al mismo fin.”

  • 31 Marcha n. 628, 27 de junio de 1952, p. 10 y 11.
  • 32 Figueres presidió Costa Rica entre 1948-1949 y luego en dos períodos: 1953-1958 y 1970-1974. En 194 (...)
  • 33 Figueres, José. “Una carta a Julio Castro”, en: Marcha n. 643, 17 de octubre de 1952, p. 7. Sobre p (...)
  • 34 Marcha n. 710, 12 Marcha n. 922, 1ro. de agosto de 1958, p. 1 y 21. Gutiérrez fue también uno de lo (...)

17Castro, como Quijano, venía predicando la necesidad de formar una “conciencia antiimperialista”31.Y no sólo eso, también se volvía importante – tal como lo afirmó en sus reservas sobre la candidatura del ex presidente costarricense José Figueres y su posición sobre Estados Unidos – los criterios y alcances de ese antiimperialismo32. Sobre esos criterios le respondería el mismo Figueres en una carta publicada por Marcha. En ella, hacía un “descargo” por las reservas de Castro, y evaluaba que “la esperanza de la humanidad está en la integración y no en el anti-imperialismo“. Y además Figueres explicaba hasta qué punto los Estados Unidos no tenían interés en América Latina, e incluso que “Parece que a los norteamericanos les da lo mismo que los amemos o que los odiemos. Mientras a Rusia no se le ocurra invadir alguna desconocida península de nuestro Continente, seguiremos siendo el mundo olvidado”33. Integración que no implicaba necesariamente “antiimperialismo”. Para Castro, por el contrario, el imperialismo podía disfrazarse de ánimos más o menos integradores si se atendía, por ejemplo, al sistema interamericano. Por ejemplo, sus comentarios sobre la X Conferencia Interamericana realizada en Caracas entre el 1 y 29 de marzo de 1954 le permitían advertir que la importancia dada al comunismo como amenaza desdibujaba el problema verdadero en América Latina: la diferencia de los términos de intercambio entre los países latinoamericanos y Norteamérica; incluso más, que ese desequilibrio era soportado por la presión de este último (económica o, en los casos de apoyo a regimenes autoritarios, política). De hecho, el subtítulo del artículo era “Política para tontos. Economía para vivos”34. Para Castro, la estrategia anticomunista no era sólo norteamericana; además, el anticomunismo alimentaba la falta de previsión de los uruguayos en entender que no hacía falta ser comunista para denunciar al imperialismo. La intervención norteamericana en Guatemala ese mismo año era el mejor ejemplo de esa denuncia y, también, del artilugio bajo el cual el comunismo quedaba siempre como el peor enemigo.

Hacia otra isla: Cuba y la democracia uruguaya

18Unos meses después de la encuesta a los jóvenes, se publicó la nota “Batista, sus adversarios y la prosperidad” (N. 908 25 de abril de 1958). La nota, sin firma, refería que el levantamiento en Cuba:

“(…) ha sido una rotunda verificación de que Fidel Castro está muy lejos de movilizar tras su bandera a las masas populares cubanas. Aparte de su consolidado medio millar de guerrilleros barbudos, muy a la “por quien doblan las campanas”, llegado el momento decisivo Castro solamente pudo contar con algunos arrojados puñados de jóvenes en las ciudades principales. (…) En la acción política difícilmente marchan juntos el colorido estético y la eficacia práctica. (…) Juzgamos de acuerdo con los hechos y no con nuestros deseos (…)”.

19Y aun más, afirmaba cómo durante el régimen de Batista la situación económica cubana era privilegiada, por lo que el régimen se beneficiaría con un apoyo multitudinario. A la semana siguiente, en el semanario se publicó una carta de Juan José Arévalo (ex-presidente guatemalteco por el período 1945-1951, apoyado por quien sería luego presidente de Guatemala y uno de los líderes de la revolución de 1944, Jacobo Arbenz); Arévalo estaba en Uruguay y escribió al semanario preocupado por el tono de la nota. El texto de Arévalo estaba acompañado por otro, sin firma, probablemente de Carlos Quijano (quien había sido destinatario de la carta). El que respondía a Arévalo explicó que la nota no difería – quizá sólo en el “tono” o el “giro” elegido – de las opiniones del articulista: “(…) la anunciada ‘disidencia’ es menos honda de lo que Arévalo supone”. Una lectura a la carta de Arévalo vuelve problemática la sola diferencia de “tono”:

“El motivo de la revolución cubana es algo más que económico, mucho más profundo: es un motivo espiritual. Pero no de la índole de esa lírica o estética aspiración a la libertad, epidérmica o intrascendente, que sirve mucho a los escritores políticos. De ninguna manera. Lo que Castro y sus jóvenes exigen en la vuelta a la dignidad republicana, simbolizada en el gobierno civil y en el primado de lo civil.”

20Y que, además, la falta de apoyo se debía a que la irrupción de Fidel Castro, “revolucionario de la “mejor estirpe latinoamericana” en el ámbito político cubano, deslegitimaba a figuras consideradas de oposición. Arévalo identificaba a Fidel Castro como parte de la “burguesía ilustrada, belicosa y suicida, con ideas y sentimientos de izquierda” que había luchado contra el imperio español y continuaba la lucha contra nuevos imperios. Y aclaraba: “Pero sus convicciones socialistas, decimos, le han traído un nuevo adversario: los Estados Unidos”.

21Arévalo tenía ya una posición respecto de los sucesos cubanos. Podría advertirse en ella un tópico que se volvería común, al principio, respecto de lo que ese levantamiento significaba en el orden de los hechos tanto cubanos como latinoamericanos: el primado del combate civil contra la dictadura, la necesidad de una reforma total de la situación política y económica, la lucha contra el imperialismo. Para Arévalo, el peso de la experiencia guatemalteca y la de su revolución avasallada por los Estados Unidos era fundamental.

  • 35 Marcha n. 922, 1ro. de agosto de 1958, p. 1 y 21. Gutiérrez fue también uno de los fundadores de Pr (...)

22También en 1958, Carlos María Gutiérrez, redactor en Marcha y quien realizó uno de los primeros reportajes a Fidel Castro en Sierra Maestra, escribió un artículo titulado “Los estamos dejando matar”35:

“El 26 de julio fue un aniversario – pero casi todos hasta Marcha – estábamos ocupados para pensar en aniversarios ajenos, cuando tenemos por delante las incógnitas del aumento de la leche o de qué pasará ahora con la Reforma(…)”.

23En la nota, el autor evaluaba cómo los uruguayos también ignoraban una cronología de lucha por la liberación de Cuba iniciada el 26 de julio de 1953 con el asalto al Cuartel Moncada contra el régimen de Batista. Gutiérrez ponía el acento en que los únicos que habían recordado el aniversario habían sido los estudiantes. Y recuperaba del acto una anécdota que le permitía explicar la dimensión del conflicto cubano, y los prejuicios por parte de la ciudadanía uruguaya respecto de la juventud, los estudiantes y la participación política: un trabajador que pasaba por allí murmuró que quienes estaban en el acto mejor harían en ponerse a estudiar. Esto último le servía a Gutiérrez para explicar que las universidades en Cuba estaban cerradas y que todo estudiante opositor al régimen era perseguido, torturado y/o asesinado. A la vez, le permitía volver sobre uno de los puntos centrales con los que comenzó el artículo – y que ya había mencionado con anterioridad – el provincialismo uruguayo (el “campanario” del que hablara Quijano en su editorial sobre el Mercado Común Europeo). De hecho “hasta MARCHA” había dejado pasar el aniversario. Entre los numerosos editoriales relativos a la situación cubana, a fines de agosto, Gutiérrez amplio el “Los estamos dejando matar” y afirmó que “cae para toda América Latina, sin excepción”. A su vez, aclaraba en “Sucede en América” que en Uruguay se alardeaba de los “sentimientos democráticos” con una sensibilidad que “se agudiza en proporción directa al cuadrado de las distancias”, es decir: se podía denunciar las masacres en Hungría pero no la persecución y tortura en Cuba. Y también, había puesto de relevancia una crítica sobre el tipo de “sentimientos democráticos” del liberalismo uruguayo.

  • 36 Marcha nro.922, 1 de agosto de 1959, p. 2.
  • 37 “De Nicolás Guillén”, en: Marcha n. 913, 30 de mayo de 1958, p. 2 y “Nicolás Guillén en Buenos Aire (...)

24Sobre ese “liberalismo” escribió angustiado el narrador Enrique Amorim en una “Carta de Lector” en la que afirmaba que la reputación “llamémosla liberal” de Uruguay había caído36. Amorim escribía preocupado por cómo se habían desenvuelto las tratativas para otorgarle al poeta cubano Nicolás Guillén un visado uruguayo. Guillén, exilado de Cuba por el régimen de Batista, se encontraba en París. Como se había vencido su pasaporte, y el régimen no se lo renovara, necesitaba un país que le permitiera el ingreso y estadía, y probaba suerte en Uruguay. Amorim había intentado hacer los trámites de algo que, en la tradición uruguaya de alojar perseguidos políticos, no debía ser problema. Por el contrario, según Amorim el “uruguayo actual” había retrocedido tanto que hasta en Argentina se levantaban las banderas que otrora habían sido propiedad oriental; en Argentina sí se le otorgó el visado a Guillén37. En Uruguay, entonces, el liberalismo y la democracia no eran lo que habían sido. Y la comparación con Argentina a los ojos de Amorim hacía aun más grave la cuestión; sin que lo hiciera explícito, Argentina había funcionado como espejo deformante entre otras cosas respecto de la estabilidad de las instituciones democráticas uruguayas. A la luz de la carta de Amorim las palabras de Gutiérrez pueden leerse en estos términos: lo que debía modificarse era esa creencia de que Uruguay y el oasis liberal y democrático significaban lo mismo.

25Una vez que Fidel Castró entró en La Habana, las piezas de la situación cubana ganaron confirmaciones, y también, algunos virajes que fueron considerados sorpresivos. Entre las acciones de la revolución cubana, la “Operación Verdad” estimuló tensiones que acumularon en un espacio de tiempo muy pequeño una serie de debates que luego adquirirían envergadura, y mucha mayor duración: el tipo de compromiso que una revolución requería, la violencia revolucionaria como fundamento del cambio que se consideraba necesario, el lugar de la democracia, entre otros. La “Operación Verdad” se propuso como una forma de mostrar al mundo la verdad de la revolución que desmintiese lo que la prensa – especialmente la norteamericana – afirmaba sobre la isla. El gobierno revolucionario invitó periodistas de todo el mundo y los alojó en La Habana. Desde allí podían recorrer y participar en los juicios sumarios que se abrieron contra los “esbirros” de Batista. Hugo Alfaro, invitado por el gobierno de Cuba como representante de Marcha, afirmó que aún cuando hubiera que prestar atención a los excesos posibles, Cuba seguía siendo un ejemplo. Los excesos eran la pena de muerte para quienes habían perseguido, torturado y asesinado a opositores del régimen de Batista. Alfaro en “Si la semilla no muere…”definía su oposición “terminante” al procedimiento de los juicios sumarios, pero lo hacía luego de adelantar que:

  • 38 Marcha n. 946, 30 de enero de 1959, p. 14 y 24.

“Personalmente empiezo por descreer de los compasivos de ocasión que no pueden aguantar los fusilamientos de Cuba pero toleran la discriminación racial e sus propios países (pienso no sólo en el negro de Norteamérica sino también en el judío de Uruguay) (…)”38.

26Consideraba que los juicios sumarios y los fusilamientos se constituirían en un problema mayor a futuro cuando los “culpables” no fueran tan claramente definidos como los que en ese momento se veían acusados. Problema a futuro sería también – como afirmara el autor de “Batista…” – si el líder de la revolución se preocupaba en demasía en “hablar hasta la saciedad” y “tiene, por encima de la vocación libertadora, un sospechoso aire de entusiasmo escolar, y en el fondo, de inmadurez política”.

  • 39 Martínez Moreno, además, había sido testigo, como corresponsal, de la revolución boliviana y envió (...)
  • 40 Marcha n. 987, 27 de noviembre de 1959, p. 1, 4 y 11.
  • 41 Martínez Moreno, El Paredón…, p. 11.
  • 42 Martínez Moreno, El Paredón…, p. 11-12.

27Carlos Martínez Moreno, abogado, narrador y durante años crítico teatral en el semanario, escribió en noviembre del 59 un texto en Marcha que funcionó como editorial39. El título, “Cuba y nosotros”, permite un acercamiento vertiginoso de lo que ya suponía no sólo para su redactor sino para el semanario el peso de Cuba en Uruguay; los futuros posibles que se alojaban en esa isla40. Cuba era para los uruguayos, según Martínez Moreno, algo incomprensible.En definitiva, el Uruguay “excepcional” no comprendía la importancia de lo que Cuba significaba como ultimátum a esa misma excepcionalidad. Poco más de un año antes, esto no se veía tan claro. Un ejemplo de ello fue la intervención aclaratoria de Arévalo, que además insistió sobre la dimensión antiimperialista y de tradición latinoamericanista de la revolución. Martínez Moreno hacía eco de esos sentidos al afirmar que: “Esa revolución interesa – como decía hace poco Gutiérrez – a toda América Latina. Porque sigue el rumbo de algunas dignidades irrenunciables (…)”. Pero, también, ponía de relieve una forma del estar uruguayo en América Latina – nuevamente “de espaldas” – que no le permitía comprender una revolución que, hasta ese momento, no había llamado a elecciones: “Donde no haya Cámaras, donde no haya Poder judicial funcionando en forma, donde no haya interpelaciones semanales el uruguayo tiende también a creer que no hay vida digna de ser vivida”41. Tanto para Gutiérrez como para Martínez Moreno en Uruguay no se “podía entender” Cuba puesto que arraigaban en él creencias particulares y conductas específicas. En 1962, Martínez Moreno lo postuló en esos términos y también extremó una división – no exenta de tensiones – entre la experiencia uruguaya y la experiencia cubana en su novela El Paredón. La historia de Calodoro (anagrama de “Colorado”) como corresponsal enviado a Cuba en 1959 – que necesariamente reenviaba a la propia experiencia de Martínez Moreno como corresponsal – permitía advertir el itinerario complejo de la ilusión revolucionaria, de los fusilamientos de la “Operación verdad”, repicando en las regularidades del “campanario” uruguayo, un año después de que la alianza herrero-ruralista ganara las elecciones42.

Reflexiones finales

  • 43 Halperin Dongui, Historia…, p. 535.

28La declaración de Fidel Castro en abril de 1961 de que Cuba era socialista y en diciembre del mismo año de que Cuba era un régimen marxista-leninista ha sido considerada – en algunos casos – como un viraje sorprendente43. Quijano había mencionado antes de esa última declaración que el alineamiento cubano con la URSS era una posibilidad, dado que la “miope estulticia de Estados Unidos” podía obligarla a “echarse en brazos del mundo soviético”. En cualquier caso, Cuba era la avanzada de un camino latinoamericano, alejado del “capitalismo caduco” y del “comunismo avasallador”.

  • 44 Marcha n. 1070, 11 de agosto de 1961, p. 16 a 18 y 29.

29Las palabras de Quijano se referían a la reunión que acababa de finalizar en Punta del Este, en el marco del Consejo Interamericano Económico y Social de la OEA en agosto de 1961. El último día de la conferencia se firmó la “Carta de Punta del Este” en la que se concretaba el proyecto de la “Alianza para el progreso”, propuesto por el presidente norteamericano John F. Kennedy el 13 de marzo de ese mismo año. La propuesta de Kennedy presentada ante el cuerpo diplomático iberoamericano había sido un plan de ayuda económica para América Latina, un “fondo” de alrededor de 600.000 millones de dólares. Ese apoyo monetario se contraprestaba con una serie de reformas económicas y sociales que los países beneficiarios llevarían a cabo. Para Quijano, como así también para quienes cubrieron la conferencia, no había modo de creer en esas palabras44. Con el fundamento “tercerista”, América Latina debía buscar su lugar por fuera de los bloques que se habían organizado al finalizar la Segunda Guerra. Si antes su opción sobre las integraciones estaba en los acuerdos regionales, ahora parecía abrirse a nuevas perspectivas: socialismo, revolución e integración.

30Cuba había reposicionado en Uruguay la pregunta por su democracia y su liberalismo ahora que se había abierto allí una oportunidad histórica. Oportunidad que al mismo tiempo se consideraba con cautela, de la que algunos temían por ese comienzo de “entusiasmo escolar” y se dudaba de cuánta justicia revolucionaria podía sostenerse en un verdadero estado de derecho. Los sucesos cubanos parecieron ayudar a la postura de quienes desconfiaban de la imagen de Uruguay como excepción en Latinoamérica. Y, al mismo tiempo, tensionaban un punto fundamental de esa construcción de lo excepcional: su democracia. Permitieron imaginar un futuro en el que la unión latinoamericana se hiciera posible sobre fundamentos también latinoamericanos y, al mismo tiempo, despertaba amplios resquemores respecto de los criterios para definirlos.

Haut de page

Notes

1 Carlos Quijano fue abogado especialista en economía, militante de una tendencia minoritaria del partido Blanco (uno de los dos partidos tradicionales uruguayos – el otro es el Colorado –) y reconocido latinoamericanista. Había tenido una actuación central en los años 20 como secretario en la Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos en París (en la que también reputaban el mexicano José Vasconcelos y el argentino José Ingenieros), y sus intervenciones tuvieron siempre una marcada impronta antiimperialista. Véase: Gerardo Caetano y José Rilla, El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica, Montevideo, EBO, 1986; Emir Rodríguez Monegal, Literatura uruguaya de medio siglo, Montevideo, Alfa, 1966.

2 Para un estudio sobre Marcha y su “parte cultural” véase Pablo Rocca, “35 años de Marcha” y Claudia Gilman, Claudia “Política y cultura en Marcha a partir de los años 60” ambos en Nuevo Texto Crítico n. 11, primer semestre, Stanford, Stanford University, p. 3-151 y 153-186 respectivamente. Es cierto que la historia político-cultural de Uruguay no se reduce a Marcha, pero no cabe duda de que el semanario hace que ésta se vuelva más comprensible.

3 El Tercerismo ha tenido varias definiciones y, entre ellas, las de una ideología (Real de Azúa y Aldo Solari) o una posición en política internacional (Ardao). Más allá de las enormes diferencias de perspectiva, que también vinculan al Tercerismo con la “Tercera posición” peronista, esas definiciones comparten la primaria explicación de que el tercerismo significa el no alineamiento con los bloques occidental u oriental luego de la Segunda Guerra. El itinerario del tercerismo o, mejor dicho, de los tercerismos en Uruguay debiera comprender la raigambre universitaria, al menos desde la dirigencia estudiantil, en la Federación de Estudiantes Universitarios (tal como lo demuestra el interés de esa federación en la serie –aun inédita- de conferencias sobre la “Tercera Posición” que tuvieron lugar en 1953). Pero también a la propia Marcha y, sobre todo, en las explicaciones que Quijano y Arturo Ardao  hicieran al respecto. A mediados de los años 60, este y Carlos Real de Azúa polemizaron agriamente sobre los alcances del tercerismo. Véase Eduardo Vior, “‘Perder los amigos, pero no la conducta’ Tercerismo, nacionalismo y antiimperialismo: Marcha entre la revolución y la contrarrevolución (1958-74)”, Machín Horacio y Mabel Moraña (eds.), Marcha y América Latina, Pittsburgh, 2003, p. 79-122; Carlos Real de Azúa, Tercera posición, Nacionalismo Revolucionario y Tercer Mundo. Montevideo, Cámara de Representantes. 1996-1997; Pablo Rocca, “El futuro del Tercer Mundo. Dudas y certezas de Real de Azúa”, El país, año X, n. 430, viernes 30 de enero de 1998, p. 1-4. Agradezco a Rodolfo Porrini el préstamo de las fuentes vinculadas al tercerismo universitario.

4  Heber Conteris, “Marcha y el despertar de la conciencia latinoamericana”, Moraña, Mabel y Horacio Machín, eds, Marcha y América Latina,Pittsburg, Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana. Universidad de Pittsburgh. 2003.

5 Emir Rodríguez Monegal dirigió la sección “Literarias” desde 1944 hasta 1957. Bajo su mandato, fue notorio su interés por la actualización de la crítica literaria uruguaya  así como también la impronta y preocupación por las letras sajonas. Fue además el primer crítico del argentino Jorge Luis Borges. Arturo Ardao, abogado e historiador de las ideas, además de estrecho colaborador de Quijano tanto en las empresas editoriales como en las políticas-partidarias, desestimó la división en “partes” considerando que en realidad Marcha afirmaba su potencia en la crítica, en un “sentido lato”. El pasaje de la agenda antiimperialista y latinoamericanista de la parte política a la parte cultural se dará bajo la dirección del crítico literario y docente Ángel Rama, entre 1959 y 1968 (quien a su vez tenía un viejo enfrentamiento con Rodríguez Monegal). Véase, Pablo Rocca, Ángel Rama, Emir Rodríguez Monegal y el Brasil: Dos caras de un proyecto latinoamericano, Montevideo, EBO, 2006, 142-143. Allí, entre otras cosas, Rocca estudia cómo más allá de las enormes diferencias entre ambos críticos, compartían paradojalmente un proyecto común: hacer ingresar la literatura brasileña al conjunto de las literaturas del subcontinente.

6 Según Rocca: Carlos Quijano, Arturo Ardao y Julio Castro.

7 En 1948, Julio Castro lo sintetizaría en las crónicas de un viaje tituladas Los de abajo en América Latina. Véase: Cómo viven los de abajo en los países de América Latina, Montevideo, Asociación de Bancarios del Uruguay, 1949. En 1953, otro autor, el abogado E. Couture, lo diría también en unas crónicas de viaje y en estos términos: “El uruguayo tiene una natural ineptitud para comprender este problema [el de la pobreza en Latinoamérica]. El Uruguay se halla virtualmente de espaldas a esta América”, citado por Pablo Rocca, Ángel.., 28. El narrador Mario Benedetti explicaba esa situación a comienzos de los años 60 en el best-seller El país de la cola de paja (Montevideo, Asir, 1960). Finalmente, el propio Castro atendería al lugar de Uruguay en el tablero internacional de acuerdo a la cercanía o lejanía de Estados Unidos para redefinir los alcances del imperialismo. Sobre este tema me detengo más adelante.

8 Para un estudio de los debates del período 60-70 sobre la revolución cubana: Claudia Gilman, Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas de la literatura revolucionaria,Buenos Aires, siglo XXI, 2002.

9 En Argentina, por ejemplo, sobre el peronismo véase Oscar Terán, Nuestros años sesenta, Buenos Aires, El cielo por asalto, 1993.

10 Tulio Halperin Donghi, Historia contemporánea de América Latina, Bs. As, Alianza, 1994, p. 560.

11 Ibídem.

12 La “tradición selectiva” como una “una versión del pasado que se pretende conectar con el presente y ratificar”. Raymond Williams, Marxismo y literatura, Barcelona, Península, p. 138.

13 Aldo Marchesi, “Imaginación política del antiimperialismo; intelectuales y política en el Cono Sur a fines de los sesenta, Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe. vol. 17-1. www1.tau.ac.il

14 Editorial. Diario Acción n. 1, Montevideo, 1948.

15 El Colegiado es Consejo de Gobierno compuesto por nueve miembros, seis por el partido mayoritario y tres para el que le siguiera en votos. Había sido en sus inicios inspiración del mismo José Batlle y Ordóñez, y en 1918 se había conformado como un Consejo de Administración y un presidente de la República.

16 Citado por Carlos Real de Azúa, “Dos visiones extranjeras“, Marcha n. 640, 26 de septiembre, 1952.

17 Para un trabajo vinculado al uso del pasado batllista en el gobierno de Luis Batlle Berres, véase: José Rilla, La actualidad del pasado. Usos de la historia en la política de partidos del Uruguay (1842-1972), Montevideo, Sudamericana, 2008. A comienzos de los años 60, el ensayista Carlos Real de Azúa lo sintetizaría con la fórmula “impulso y freno”. Véase, Carlos Demasi, “Real de Azúa y su freno: el problema del batllismo”. Inédito. VI Corredor de las Ideas en el Cono Sur: "Sociedad .civil, democracia e integración" (Montevideo, 11 a 13 de marzo de 2004).

18 Ana Frega, “Como el Uruguay no hay”. Apuntes en torno al Estado en los años cincuenta y su crisis”, Revista Encuentros N. 2, agosto 1993. Montevideo: CEIU, p. 95-98.

19 Rosa Alonso Eloy y Carlos Demasi, Uruguay 1958-1968. Crisis y estancamiento. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental, 1986.

20 Otros ejemplos sobre las consideraciones de la crisis (e incluso definiendo tipos distintos de “crisis”) pueden observarse en artículos publicados por la revista Tribuna Universitaria (entre 1956 y 1963): se reflexiona sobre la crisis de “valores“ de Occidente hasta el problema del bipartidismo uruguayo y las funciones del Estado; los artículos de los críticos literarios Carlos Real de Azúa (sobre los “valores“, la “cultura“ y hasta de un particular ethos “falaz“ que cabría revisar) y Emir Rodríguez Monegal (sobre la crisis editorial y el fin del Estado “paternalista”), en Carlos Real de Azúa, “¿A dónde va la cultura uruguaya?”, en: Marcha n. 885 y 886 (25 de octubre y 1 de noviembre de 1957), 22 y 23; 21 y 23 y Emir Rodríguez Monegal, “Veinte años de Literatura nacional”, en: Marcha n. 966 (2da. Sección, 3 de julio de 1959), 31B. Véase, entre otros: Stephen Gregory, The collapse of dialogue. Intellectuals and politics un the uruguayan crisis 1960-1973 (Tesis de doctorado. University of New South Wales, Australia 1998), caps. 1 y 2; Rilla, La actualidad…, c. 9 y 10.

21 La adhesión panamericana sería puesta en duda en el conflicto de la instalación de las bases norteamericanas en Laguna del Sauce en 1940 por parte de una fracción del partido Blanco. Juan Oddone, Vecinos en discordia, Montevideo, El galeón. 2004 (versión corregida).

22 Durante las primeras décadas del siglo XIX los estados nacionales eran – en general y en particular en el Río de la Plata – construcciones en progreso. El ejemplo de lo que luego será la República Oriental del Uruguay no es, entonces, único. Aun así, y a los efectos de este trabajo, unas palabras a su formación permitirán seguir mejor el derrotero de este apartado. A partir de 1811, momento en que desde la campaña y liderados por el caudillo rural José Gervasio Artigas, sectores de la elite y del bajo pueblo rural apoyaran la Junta instalada en Buenos Aires por la revolución de mayo de 1810, el armado del “Estado” que luego se formularía como “Oriental” tuvo numerosos vaivenes. En primer lugar, que Montevideo se alineara con la revolución triunfante en Buenos Aires. Luego, la presión que sobre Artigas hicieron las elites urbanas y rurales ante la avanzada de una revolución social, seguida por la invasión del imperio portugués de la Banda Oriental que lo llevó a su destierro en 1820 hacia el Paraguay. El territorio fue invadido por los portugueses en 1816 y se volvió “Provincia Cisplatina” del flamante imperio brasileño en 1823. Dos años más tarde, los “33 orientales” partieron desde Buenos Aires hacia la Banda Oriental para liberarla y reincorporarla ese mismo año a las Provincias Unidas. La operación resultó exitosa y condujo a la guerra entre Argentina y el ya imperio del Brasil por la soberanía de dicho territorio. Finalmente, tras la imposibilidad de los contendientes de decidir el conflicto a su favor, se firmó en 1828 una “Convención Preliminar de Paz”, por la cual la Banda Oriental se transformaba en un Estado independiente garantizado por Brasil y Buenos Aires, con Inglaterra como veedor principal. En ese acuerdo, el nuevo Estado ya no podría ser anexado ni reclamado por ninguna de las dos ex colonias rivales y su espíritu anexionista. En 1830 se juró finalmente la Constitución, que sería vuelta a plebiscitar en numerosas ocasiones a lo largo de tres siglos.

23 Marcha n. 895, 10 de enero de 1958, pág. 1. Las respuestas se publicaron hasta el n. 907, del 18 de abril de ese año.

24 “No estamos en el mejor de los mundos posibles”, en: Marcha n. 896, 17 de enero de 1958, p. 7.

25 “Mercado común y América Latina”, Marcha n. 861, 10 de mayo de 1957, p  1 y 5.

26 “Tiempo y espacio”, Marcha n. 873, 2 de agosto de 1957, p. 1 y 4.

27 Oscar Terán, José Ingenieros: pensar la nación, Buenos Aires, Alianza, 1986.

28 “Por un realismo constructivo”, en: Marcha n. 900, 14 de febrero de 1958, p. 6.

29 Castro fue detenido y desaparecido por la dictadura militar uruguaya en1977.

30 “El imperialismo es una mentira”, en: Marcha n. 639, 12 de septiembre de 1952, última página.

31 Marcha n. 628, 27 de junio de 1952, p. 10 y 11.

32 Figueres presidió Costa Rica entre 1948-1949 y luego en dos períodos: 1953-1958 y 1970-1974. En 1948 había encabezado un alzamiento en contra del fraude electoral que le quitó la presidencia a Otilio Ulate, a quien reinstaló en el poder al año siguiente.

33 Figueres, José. “Una carta a Julio Castro”, en: Marcha n. 643, 17 de octubre de 1952, p. 7. Sobre política exterior norteamericana para América Latina véase entre otros: Lars Shoultz, Beneath the United Status. A History of U.S policy toward Latin America. Cambridge/London: Harvard University Press. 1998.

34 Marcha n. 710, 12 Marcha n. 922, 1ro. de agosto de 1958, p. 1 y 21. Gutiérrez fue también uno de los fundadores de Prensa Latina. de marzo de 1954, páginas centrales.

35 Marcha n. 922, 1ro. de agosto de 1958, p. 1 y 21. Gutiérrez fue también uno de los fundadores de Prensa Latina.

36 Marcha nro.922, 1 de agosto de 1959, p. 2.

37 “De Nicolás Guillén”, en: Marcha n. 913, 30 de mayo de 1958, p. 2 y “Nicolás Guillén en Buenos Aires”, en Marcha n. 926, 29 de agosto de 1958, p. 12 y 13.

38 Marcha n. 946, 30 de enero de 1959, p. 14 y 24.

39 Martínez Moreno, además, había sido testigo, como corresponsal, de la revolución boliviana y envió a Marcha sus colaboraciones. Véase, por ejemplo, “Bolivia comienza a vivir su revolución”, Marcha n. 617 y 618, 18 y 25 de abril 1952, respectivamente.; “Un reportaje a la revolución boliviana”, en: Marcha n. 633, 634, 635 y 636, del  1, 8, 15 y 22 de agosto de 1952, p. 11 y 13; 11, 14 y 8-9 respectivamente; “Retrato de una revolución a sus tres años”, Marcha enero 1957; “Una revolución en la encrucijada”, Marcha nro.860, 3 de mayo de 1957, contratapa.

40 Marcha n. 987, 27 de noviembre de 1959, p. 1, 4 y 11.

41 Martínez Moreno, El Paredón…, p. 11.

42 Martínez Moreno, El Paredón…, p. 11-12.

43 Halperin Dongui, Historia…, p. 535.

44 Marcha n. 1070, 11 de agosto de 1961, p. 16 a 18 y 29.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ximena Espeche, « Cerca de la revolución: Uruguay, el semanario Marcha y la integración latinoamericana (1958-1959) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 30 mai 2011, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/61486 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.61486

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page