Navigation – Plan du site
Moira Cristiá

Claudia Soria, Paola Cortés Rocca & Edgardo Dieleke (Eds.), Políticas del sentimiento. El peronismo y la construcción de la Argentina Moderna, Buenos Aires, Editorial Prometeo, 2010, 287 p.

[30/06/2011]

Texte intégral

1La recurrente e incansable pregunta por la esencia del peronismo se plasma en este libro en una pléyade de reflexiones sobre productos artísticos, sociales y culturales que se desarrollaron desde los años cuarenta alrededor del mismo. Encontramos allí interpretaciones,  explicaciones, cuestionamientos e inspiraciones en torno a este fenómeno típicamente argentino. A partir de esa gesta romántica en la que las masas inundaron como marea el centro de la ciudad capital y sus puntos más simbólicos –en particular la Plaza de Mayo- se nutrió y reconvirtió todo un imaginario popular, alimentado por la propaganda oficial así como por productos masivos independientes. Este tema, aunque para algunos resulte trillado y hasta a veces saturado, es sin lugar a dudas un eje vertebrador de la política argentina de la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad. Evidentemente, en los últimos años no sólo cobró nueva fuerza sino que generó inquietudes tanto desde el campo intelectual como sobre todo desde el político. El peronismo es, sin más, una cuestión ineludible para pensar la Argentina contemporánea.

2Como resultado de un encuentro realizado en Los Ángeles en 2007, “Políticas del sentimiento…” se centra en el análisis de la dimensión cultural y emocional de este fenómeno político. Sus editores, Claudia Soria, Paola Cortés Rocca y Edgardo Dieleke, todos afiliados a universidades norteamericanas, reunieron investigadores de diversas especialidades del campo cultural. En el prólogo, realizan un recorrido del surgimiento de esta nueva cultura política y de las reacciones suscitadas, de manera de proponer identificar las interpretaciones que van superponiéndose a través del tiempo desde nuevos presentes. Asimismo, estas páginas iniciales ofrecen la dirección que emprende la obra comentando cada parte y cada aporte allí reunido.

3Sólidamente concebida, la misma se nos presenta cuatripartita. En la primera sección “La nación como espectáculo”, cuatro artículos se combinan para iluminar el imaginario de los años cuarenta y cincuenta, en particular la instauración de un consistente aparato cultural y propagandístico. El trabajo de Claudia Soria apunta a reconstruir la manera en la que se renueva la estética del Estado Nacional a partir de la propaganda peronista. La misma se dirigía a integrar al trabajador al proyecto de país, dándole una voz, un cuerpo y un grupo de representaciones y arquetipos con los que identificarse. Así se construye un modelo de ciudadanía que se centra en la producción pero también en un ocio funcional al proyecto productivo nacional. Retomando la posta, “cuerpos sublimes…” de Cristina Pons, analiza el lugar del deporte en la retórica del régimen, profundizando en sus aspectos simbólicos y sus implicancia en la concepción del género. Disciplinando el ocio de la misma forma que la producción, se reafirma una masculinidad y una femineidad de la mano de una estética y ética ciudadana. A continuación, el trabajo de Yanina Leonardi estudia la reconfiguración del circuito teatral oficial en estos años, centrando su atención en la apelación a figuras y formas populares. Continuando aquel desborde del “pueblo” de los espacios que le eran ajenos, desde el gobierno se impulsa abrir también para ellos las puertas de los teatros de la elite. La autora demuestra con gran claridad la manera en la que se mezclan esos dos mundos en la oferta de espectáculos promovidos por la iniciativa oficial. Un giro risueño viene entonces de la mano de Marcela Gené, quien nos invita a sumergirnos en el universo del humor político, en donde la antagonía entre peronismo y antiperonismo se plasma con la fuerza de las pasiones. Dos itinerarios editoriales enfrentados -“Cascabel” y “Descamisada”- echan luz sobre esta transposición ideológica en caricaturas que apuntan a divertir a la vez que refuerzan una postura. Insistiendo en defectos físicos que se acuerdan con otros morales o idealizando positivamente al líder del movimiento, los ilustradores de ambas publicaciones echan mano de una artillería visual y sensible. Para Gené, éstos se convierten en portavoces de la opinión de sus lectores, condensando en la sátira gráfica estereotipos que se conservan largo tiempo en la memoria colectiva.

4La segunda parte, “la razón sentimental: hacia una cosmogonía peronista” congrega una serie de trabajos centrados en el universo simbólico de ambos extremos del arco político. El capítulo inaugural de esta parte, de Luis Alfredo Intersimone, se centra en literatura antiperonista, en particular en la obra de Beatriz Guido. Un estudio sobre el niño proletario de Gabriela Nouzeilles, explora uno de los epicentros de la retórica sentimental justicialista. A través de la película de fuertes rasgos autobiográficos de Leonardo Favio de 1965 “Crónica de un niño solo” y del cuento “El niño proletario” de Leonidas Lamborghini de 1973, la autora pone en evidencia el marcado antagonismo ideológico. Por su parte, Nora Domínguez estudia los rostros de Eva Perón, que tanta carga simbólica han cobrado y que conservan aún hoy. Finalmente Rosa Aboy nos deleita con las representaciones de la pensión en el cine de los cuarenta. Insistiendo en que la ciudad aparece como el escenario del relato peronista tanto en el ámbito público como en el privado, la autora remarca que la pensión deviene un factor igualador. De manera que se resalta que dicho espacio común propició la mezcla social y cultural de la misma forma que lo hizo en una escala mayor el peronismo.

5La tercer parte, titulada “La alteridad de lo popular” apunta a explorar el concepto de populismo. La periodización se abre aquí para pensar el fenómeno en la larga duración. El pueblo es entonces concebido como subjetividad reunida a partir de reivindicaciones que terminan por dividir el campo social. Así Horacio Legrás delinea una historia del populismo desde siglo XIX hasta el presente, retomando la definición forjada por Ernesto Laclau. Mientras tanto, Paola Cortés Rocca se ocupa de un tema sensible: la monstruosidad y el cuerpo popular en la literatura. Así, lo bestial puebla el relato como para los ojos de los “desalojados” la “chusma” invade el territorio. La manera en la que se ficcionaliza la percepción de la realidad y las emociones a ella atribuidas ilustra, como en otros casos, la penetración de las pasiones políticas en los productos culturales. Por último Edgardo Dieleke, estudia el abordaje del “pueblo” en la producción documental de Fernando Solanas entre fines de los años sesenta y los albores del siglo XXI. En dicho recorrido hasta alcanzar los films surgidos al calor de las movilizaciones sociales del 2001, Dieleke resalta las “formas del populismo” al poner en evidencia una serie de elecciones formales que procuran dar visibilidad al nuevo actor social. Desde el cine vanguardista, que echa mano de un novedoso lenguaje cinematográfico para proponer la violencia liberadora, hasta sus reconversiones en el auge asambleístico del 2001, Solanas insiste en el pueblo como agente de cambio.

6Por último, el cuarto apartado se concentra en las estéticas de la memoria, aportando lecturas novedosas sobre el imaginario peronista. El trabajo de Anahí Ballent explora los elementos de la propaganda del peronismo histórico retomados por el arte, la investigación académica y la recopilación documental de los años noventa. Por su parte, Ana Amado demuestra a través del film “Pulqui, un instante en la patria de la felicidad” (Fernández Mouján, 2007) la interpretación de la obra de Daniel Santoro al reconstruir la cosmogonía peronista. La película que registra el proyecto de reconstruir el avión justicialista a escala reducida para hacerlo volar sobre la ciudad de los niños, metaforiza el paraíso perdido de la infancia. En consonancia con dicho film, el de Favio “Perón. Sinfonía de un sentimiento” (2001) resulta en otro intento de reconstruir una iconografía y tradición justicialista. Finalmente, “Argentina latente” de Fernando Solanas (2007) suscita en Ana Amado reflexiones cruzadas sobre el contenido mítico compartido. En la lectura de este tríptico, Amado identifica una “museificación de las estéticas del peronismo” y su fuerza cultural en busca de legitimidad. A continuación, el artículo de Susana Rosano profundiza el estudio de la obra de Santoro, repasando la manera en que se resignifica melancólicamente aquel imaginario en clave hermética. Asimismo, se evidencia la orientalisación y exotización que transforma a piacere aquel imaginario. Finalmente, Viviana Plotnik, recorre la literatura de ficción que aborda el peronismo revolucionario. Mientras que la literatura antiperonista “clásica” (estudiada en el artículo de Soria) recalcaba la invasión obrera y le atribuía características negativas como la barbarie, la violencia y la irracionalidad, las interpretaciones sobre el peronismo de los setenta despiertan otras reacciones. Siendo que este nuevo peronismo incluía también una población de clase media que procuraba asimilarse con la obrera, la sátira y la ironía irrumpen en la ficción. Así, transitando escritos de David Viñas, Daniel Guebel, José Pablo Feinmann, Rodolfo Fogwill y Carlos Gamerro, se construye un interesante panorama crítico. El carácter emocional de la memoria se explicita en todos estos productos culturales gracias a los lúcidos análisis ofrecidos en estas páginas.

7Como coda de este compendio, el epílogo de Martin Kohan combina una anécdota de infancia con una reflexión sobre la particularidad de este fenómeno. Así se cierra una obra que nos conduce por las zonas más delicadas de la política, donde se conjugan deseos, ideales, emociones. Tal vez por ello, inusualmente, la lista de “obras citadas” incluya sin discriminación literatura y estudios críticos, rompiendo las formas más habituales de los libros académicos. Las reverberaciones de la cultura política surgida en los cuarenta, las reconnotaciones de su vocabulario político y las reencarnaciones culturales, provocan nuevos abordajes englobados en los denominados “estudios culturales”. En este caso, los mismos se centran en la literatura, el arte plástico, el teatro, el humor, la arquitectura y el cine enhebrados en la aguja de la política. Pasado y presente juegan en esta obra un protagonismo compartido, desde miradas atentas, inquisidoras y controversiales que recorren y revisan la producción cultural ligada al peronismo. Sin lugar a dudas, esto es lo que distingue esta obra, de una riqueza intelectual y un contenido sensible inigualable.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Moira Cristiá, « Claudia Soria, Paola Cortés Rocca & Edgardo Dieleke (Eds.), Políticas del sentimiento. El peronismo y la construcción de la Argentina Moderna, Buenos Aires, Editorial Prometeo, 2010, 287 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 30 juin 2011, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/61586

Haut de page

Auteur

Moira Cristiá

EHESS moicristia[at]hotmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page