Navigation – Plan du site
Mauricio Chama et Hernán Sorgentini

Momentos, tendencias e interrogantes de la producción académica sobre la memoria del pasado reciente argentino

[30/11/2011]

Résumés

En los últimos años la producción bibliográfica sobre el tópico de la memoria ha tenido un vertiginoso impulso en el campo de las ciencias sociales en Argentina. Varios autores han vinculado este interés por la memoria con una suerte de giro cultural global que en Argentina confluiría con una demanda social y política por procesar los legados de un difícil pasado traumático. Este trabajo intenta problematizar dicha conexión, abordando la discusión sobre el problema de la memoria como una ventana para explorar cómo la producción académica ha intentado historizar el pasado reciente argentino. Desde una perspectiva que focaliza su atención en los cambiantes contextos políticos que desde 1983 dieron forma a la producción académica sobre tres ciclos históricos significativos -la radicalización política/revolución, la dictadura/represión y la transición a la democracia-, ofrecemos un primer esbozo de estado de la cuestión sobre los estudios sobre la memoria del pasado reciente argentino. Con ello, buscamos plantear una discusión sobre los modos en que discursos normativos y preguntas políticas del presente sobre el pasado pueden transformarse, o no, en adecuados interrogantes históricos.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 La denominación ‘pasado reciente’ es ambigua. Entre los trabajos que intentaron precisar sus alcanc (...)

1En los últimos años la producción bibliográfica sobre el tópico de la memoria ha tenido un vertiginoso impulso en el campo de las ciencias sociales en Argentina. Esto se ha evidenciado en la proliferación de trabajos que abordan la memoria desde perspectivas teóricas, enfoques metodológicos y posicionamientos ideológicos diversos y que establecen, también, distintos modos de interlocución con otros discursos político-culturales significativos. Varios autores han vinculado el interés por la memoria con una suerte de giro cultural global propio de nuestro tiempo, que en Argentina confluiría con una demanda social y política por procesar los legados de un difícil pasado de radicalización política y terror estatal. Este trabajo intenta problematizar dicha conexión, abordando la discusión sobre el problema de la memoria como una ventana para explorar cómo la producción académica ha intentado historizar el pasado reciente argentino1.

2Las indagaciones sobre la memoria del pasado reciente argentino comprenden una variedad de temas delimitados a partir de muy diversos desarrollos conceptuales y conocimientos disciplinares. La lista es extensa: desde las lógicas selectivas de los procesos sociales de rememoración hasta las consideraciones filosóficas sobre la representación de las denominadas experiencias límite; desde los sentidos que individuos asignan a sus historias al momento de contarlas hasta los discursos normativos de la ciencia política orientada a prescribir orientaciones sobre cómo democratizar una sociedad; desde los impactos traumáticos de los procesos de violencia política y represión hasta los cambios en los usos del pasado para la legitimación del estado. A los fines del argumento que proponemos en este trabajo, interesa señalar que la conexión entre estas distintas cuestiones no es evidente y que su yuxtaposición, antes que contribuir, muchas veces conspira contra los intentos de sistematizar y asignar especificidad a los estudios sobre la memoria del pasado reciente.

3Frente a este problema, algunos autores sostienen, a veces con la fuerza de una convicción, que aquello que otorga unidad temática a estos estudios es un supuesto régimen distintivo de historicidad del pasado reciente. Este régimen distintivo de historicidad estaría dado por su carácter especialmente “conflictivo” o “traumático”, cuando no por su poder revelador o aleccionador sobre las contradicciones de la modernidad o los dilemas ético-políticos del siglo XX. A falta de un criterio preciso para definir qué es lo propio de esta historicidad se recurre a fundarla en supuestas características particulares del objeto. Así, frecuentemente, la memoria del pasado reciente queda asociada, de modos no necesariamente problematizados, con la experiencia del dolor, de lo excepcional y las dimensiones morales y éticas del conocimiento histórico social que más nos compelen.

4De modo convergente con esta tendencia, otros autores entienden lo característico de la memoria del pasado reciente partir de una suerte de vinculación, también intrínseca, con los problemas del compromiso político de la investigación en ciencias sociales. Esta vinculación con la política se ha subrayado de modos muy diversos. A veces, la valoración positiva de esta suerte de politicidad distinta funciona como un criterio de legitimación del nuevo campo de investigación que en sus comienzos tuvo dificultades para hacerse un lugar frente al establishment académico. En otros casos, se remarca la particularidad de los modos en que el registro analítico de la historia y las ciencias sociales convive con relatos justificatorios o condenatorios de diversas posiciones políticas. Sintomáticamente, estos relatos comprenden desde la militancia revolucionaria hasta el virtuosismo ciudadano de la democracia posterior al terror. La atribución al pasado de un poder que compele por sus características intrínsecas se combina frecuentemente con la afirmación del poder autoritativo de un saber académico o un pensamiento “crítico” supuestamente capaz de superar el sentido común. El problema es que estas perspectivas suelen conducir a argumentos no necesariamente menos normativos sobre la responsabilidad individual o social, la memoria crítica o la reconstitución de una nueva politicidad que pretenden trascender.

  • 2 Lesgart, C., “Luchas por los sentidos del pasado y el presente. Notas sobre la reconsideración actu (...)
  • 3 Sobre cómo distintos contextos políticos modificaron la memoria de la última dictadura, ver Lvovich (...)

5A nuestro juicio, el eje de problemas que estructuran el llamado campo de la memoria del pasado reciente en Argentina no debería definirse por una característica intrínseca del objeto o del modo en que nos vinculamos con él, sino por la necesidad, bastante más mundana, de articular una interpretación histórico comprensiva del presente que incluya un relato de tres grandes ciclos históricos significativos: la radicalización política/revolución, la dictadura/represión y la transición a la democracia. Reconocemos que la producción sobre estas problemáticas es creciente, pero todavía excesivamente fragmentaria y que existe, asimismo, una disparidad tanto en el desarrollo de las investigaciones sobre cada uno de estos períodos como en el grado de polémicas que ellos suscitan en el presente. No nos proponemos sistematizar el conjunto de la producción que existe sobre estos temas, sino caracterizar las principales preguntas articuladoras, las tendencias y los dilemas que han guiado la constitución del campo. Como señala Cecilia Lesgart, relatos sobre la radicalización política, la represión y la transición a un nuevo orden democrático persiguen en la actualidad fines tan diversos como los de recrear tradiciones políticas, reparar historias personales, sentar los legados para las nuevas generaciones o ajustar cuentas con la política del pasado2. Antes que afirmar o negar la legitimidad de estas distintas construcciones sobre el pasado, nos parece necesario explicitar qué relatos sobre el presente subyacen a estos proyectos. Desde una perspectiva que focaliza su atención en los cambiantes contextos políticos a partir de los cuáles tomó forma la producción académica sobre estos temas desde 1983, intentamos presentar un primer esbozo de estado de la cuestión sobre los estudios acerca de la memoria del pasado reciente argentino3. Con ello, queremos plantear una discusión sobre los modos en que discursos normativos y preguntas políticas del presente sobre el pasado pueden transformarse, o no, en adecuados interrogantes históricos.

I

  • 4 Algunos trabajos relevantes desde la ciencia política y la sociología fueron : O’Donnell, G., Schim (...)
  • 5 Véase Lesgart, C., Usos de la transición a la democracia. Ensayo, ciencia y política en la década d (...)
  • 6 Hilb, C. y Lutzky, D., La nueva izquierda argentina : 1960-1980 (política y violencia), Buenos Aire (...)
  • 7 Rabotnikof, N., “Memoria y política a treinta años del golpe”, en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevic (...)

6Un primer momento de la reflexión sobre el tópico de la memoria de la radicalización política y terror estatal puede situarse en el proceso mismo de la transición a la democracia de la primera mitad de la década del ’80. Las expectativas de cambio generadas por la recuperación del estado de derecho y la construcción de una nueva institucionalidad democrática impusieron una nueva jerarquización de temas en las ciencias sociales. La cuestión de la democracia se instaló de lleno en la discusión, pasando a ocupar el lugar que una década antes habían detentado los debates sobre la revolución4. La constitución de esta nueva agenda intelectual formó parte de una tendencia más amplia que alcanzó a vastas porciones de América Latina, en la que ahora predominaban los problemas de cómo debían revisarse y eventualmente condenarse los regímenes dictatoriales5. El prisma de la democracia representativa también orientó las reflexiones sobre la violencia política y el activismo armado de fines de los años ’60 y principio de los ’706. En este marco, la idea de democracia como valor en sí impregnó el sentido de la memoria y, a su vez, le impuso ciertos limites: la memoria era, como señala Nora Rabotnikof, “memoria del autoritarismo y (…) el horror del terrorismo de estado”7. Esta memoria del autoritarismo se articulaba en función de la expectativa de que en la sociedad civil, entendida como espacio en que anidaban las tradiciones de la democracia, residían las posibilidades de cambio.

  • 8 Grandin, G., “The Instruction of Great Catastrophe : Truth Commissions, National History, and State (...)

7Tanto actores sociales y políticos como analistas coincidían en entender a la sociedad civil como el actor central que encarnaba el rechazo al autoritarismo. Las luchas por los derechos humanos durante el período dictatorial, articuladas en torno a la figura de los desaparecidos como condensación de la violencia sistemática ejercida por el Estado contra sus propios ciudadanos, parecían traducir adecuadamente la oposición civiles/militares con que muchos entendían el conflicto político del pasado inmediato. En este contexto, los derechos humanos expresaban, tal vez de distintas maneras, una opción ética para la nueva democracia. Reclamados por un movimiento que los había tomado como bandera de denuncia en su resistencia concreta a los abusos dictatoriales, podían también presentarse, en clave de un genérico liberalismo, como el fundamento de un nuevo “dominio de la ley” que se identificaba sin más con una nueva cultura de la tolerancia capaz de restar legitimidad a las opciones políticas “extremas”. Como ha argumentado Greg Grandin, las visiones por entonces predominantes concebían a la historia como una parábola en la que estas posiciones políticas extremas expresaban los reductos de la violencia, el abuso y la irracionalidad en contraste con los principios de convivencia nacional pacífica que intentaban imponer8.

8En este marco, una visión de los desaparecidos como “víctimas inocentes” de los abusos del estado terrorista ocupó el centro de la escena pública. Esta visión contribuía a construir la noción del individuo como sujeto abstracto de derecho a la vez que tendía a soslayar las biografías políticas de los desaparecidos. La definición abstracta del ciudadano se complementaba, sin embargo, con el reconocimiento de que sólo a través del ejercicio concreto de la justicia, más o menos limitada, respecto de los crímenes cometidos por los militares, era posible fundar la noción de igualdad ante la ley.

9Aún con sus cada vez más marcadas diferencias internas, producto de los dilemas generados por las políticas sobre el pasado del nuevo gobierno democrático, el propio movimiento de derechos humanos encontraba cierta unidad en torno a esta concepción. Prácticamente todos los grupos dentro el movimiento, y aún los sectores más proclives a integrarse a las lógicas que estas nuevas políticas tendían a imponer, objetaban la versión más maniquea de la “teoría de los dos demonios” propuesta por el gobierno radical, señalando la especificidad del terror estatal y la falacia de su equiparación con otras formas no estatales de violencia. Pero, simétricamente, aún entre quienes eran más reticentes a validar las políticas gubernamentales, primaba la aceptación de que la democracia tenía que ver con la realización de los derechos humanos así concebidos: en todo caso, la democracia, aún distante, se conseguiría por la radicalización de esta concepción y por su saturación.

10En este contexto, la reconstrucción de las acciones y discursos del movimiento de derechos humanos marcó el tono de lo que, retrospectivamente, concebimos como el primer momento en la conformación de los estudios sobre la memoria del pasado reciente. Tomando como referencia teórica el modelo de los “nuevos movimientos sociales”, las ciencias sociales subrayaron la “novedad” de este movimiento, así como la expectativa “positiva” que despertaba su potencial capacidad de abrir nuevas y más intensas formas de participación política y, sobre todo, social.

  • 9 Sonderéguer, M., “Aparición con vida. (El movimiento de derechos humanos en Argentina)”, en Jelin, (...)

11Los primeros trabajos sobre estos temas destacaban el carácter heterogéneo del movimiento (dada la diversidad de sus integrantes, sus trayectorias y sus propuestas ideológicas y grados de compromiso), a la vez que observaban su sentido de unidad construido a partir de la acción opositora frente a la represión estatal9. Estos trabajos tendieron a contraponer memoria y olvido en el marco de una interpretación en la que la memoria condensaba la saga de resistencia a los abusos de la dictadura y la dimensión ética de los derechos humanos. Esta perspectiva no dejaba espacio para la problematización de cómo el relato de la democratización, asociado a la realización de los derechos humanos, podía bloquear otras recuperaciones del pasado u otras formas de construir nuevos sentidos políticos para el presente a partir de la experiencia del pasado. La pregunta orientadora era menos sobre la memoria que sobre los derechos humanos. Las diferencias residían más en las interpretaciones acerca del grado de democratización alcanzado y la vigencia real de los derechos humanos, que en concepciones contrapuestas sobre cómo éstos debían entenderse o cómo debía recuperarse el pasado de radicalización política y represión en función del presente.

  • 10 Ver al respecto Bruno, A., Cavarozzi, M. y Palermo, V., Los derechos humanos en la democracia, Buen (...)

12Por otra parte, la pregunta por la memoria parecía estar subordinada a la problemática omnipresente de la justicia, entendida ésta en el sentido restringido pero a la vez fundamental de lograr un juzgamiento efectivo de los militares responsables de violaciones a los derechos humanos. Esta posición era compartida tanto por aquellos que, tomando distancia de las políticas oficiales, buscaban la condena de “todos los culpables” de las aberraciones cometidas por la dictadura, como por quienes pensaban nuevos caminos jurídicos e institucionales, a la vez limitados y efectivos en lo que respecta a las posibilidades de procesar las demandas de retribución por las ofensas del pasado. Mientras las ciencias sociales que asumían la perspectiva del Estado debatían en un marco discursivo que se articulaba en torno al dilema entre “hacer justicia por el pasado” o “garantizar el futuro”10, las perspectivas más receptivas de las demandas del movimiento de derechos humanos tampoco objetaban dicho encuadre.

  • 11 Barros, M. “Democracia y derechos humanos : dos formas de articulación política en Argentina”, e-l@ (...)
  • 12 AAVV, Juicio, Castigos y memorias. Derechos humanos y justicia en la política argentina, Buenos Air (...)
  • 13 Jelin, E., “La política de la memoria : el movimiento de derechos humanos y la construcción democrá (...)

13Los primeros trabajos que definieron más explícitamente el tópico de la memoria aparecieron recién hacia mediados de la década del ’90, en un contexto de frustración para el movimiento de derechos humanos por el giro que implicó la sanción de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y, posteriormente, la concesión de los indultos a los máximos responsables del terrorismo de estado. Para ese entonces, un nuevo discurso sobre la “pacificación nacional” había avanzado sobre el tandem derechos humanos/democratización que había sido la clave dominante hasta fines de los años ochenta, promoviendo las figuras del “mutuo perdón”, la reparación de las heridas del pasado y la unidad nacional11. La compilación Juicio, Castigos y Memorias. Derechos Humanos y Justicia en la política argentina, de 1995, fue un texto de referencia que condensaba las perspectivas propias de los años de la transición en el que la cuestión de la memoria se presentaba asociada al problema de las posibilidades y las limitaciones de la democracia para juzgar a los militares12. Enlazada inextricablemente con la cuestión de la justicia y la democratización, la referencia a una política de la memoria buscaba, en el texto de Elizabeth Jelin, dar cuenta de las distintas estrategias con que los grupos de derechos humanos se habían constituido y consolidado en relación con las cambiantes políticas encaradas por el Estado. En el último apartado de ese artículo se presentaban de manera explícita algunas cuestiones que posteriormente serían centrales en la definición del campo de estudios sobre la memoria, como el carácter selectivo del recuerdo, las disputas por los sentidos del pasado, los mecanismos de su ritualización y repetición y la importancia de su transmisión13.

14En síntesis, en este primer momento, tanto para los actores como para los analistas, memoria y justicia eran parte de una ecuación no demasiado problemática. Las diferencias residían en que, simplemente, para algunos la justicia generaba tensiones en el camino de la consolidación democrática y para otros, era la cuestión central para su realización. Las discusiones sobre el pasado reciente argentino se organizaron en torno a la preocupación por cómo emergieron los grupos de derechos humanos como nuevos actores políticos y sociales de la vida democrática y qué aportaron a la cultura política argentina. Podemos caracterizar entonces este primer momento como una suerte de historia política del movimiento de derechos humanos y la democratización en un contexto en que el debate académico permanece bastante circunscripto al modo en que los principales actores de la transición piensan y disputan la política sobre el pasado en función de la cuestión omnipresente del juzgamiento de los militares y el lugar que a ésta se le asignaba como termómetro de la construcción de un nuevo sistema democrático. Los sinsabores de las luchas por la justicia, que culminaron en la consagración de la impunidad a principios de los años ’90, así como las nuevas disputas políticas surgidas al calor de la imposición de las políticas neoliberales pronto impondrían un giro en los modos de concebir los problemas del pasado reciente argentino.

II

15La emergencia de un campo de estudios diferenciado sobre la memoria puede situarse hacia mediados de la década del ’90. Diferentes razones permiten explicar este renovado interés. Nuevos acontecimientos en la historia política de las demandas por los derechos humanos, como los llamados “arrepentimientos” de representantes de las Fuerzas Armadas y la Iglesia Católica, las declaraciones de Adolfo Scilingo en 1995 y la emergencia de la agrupación HIJOS, reactivaron la discusión adormecida por la imposición de la llamada “pacificación nacional”. En un contexto de progresivo deterioro de la hegemonía política del menemismo, la ampliación de la movilización social a partir del vigésimo aniversario del golpe del 1976, qué convocó a vastos actores nuevos y viejos, contribuyó a moldear una nueva percepción condenatoria de la dictadura militar. En este marco, nuevas estrategias políticas del movimiento de derechos humanos –que comprendían desde prácticas de acción directa, como los escraches, hasta novedosos caminos institucionales como los Juicios por la Verdad y la constitución de instituciones como la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires o Memoria Abierta– sentarían las bases para un nuevo encuadre del problema de la memoria.

16Uno de los rasgos que se destaca en este nuevo momento es el intento de repensar la dicotomía memoria/olvido con que los estudios académicos habían replicado los relatos con que el movimiento de derechos humanos tramó sus luchas por la verdad y la justicia. En un contexto en que los reclamos por el pasado parecían condensarse en heterogéneos discursos que reivindicaban la memoria, tal vez en parte por el debilitamiento de la justicia, cobró fuerza la pregunta, hasta entonces ausente, sobre qué es en concreto la memoria, cuáles son los agentes que la impulsan, cómo funciona la memoria individual y colectiva, entendiéndose ambas como memoria social. Este impulso se dio, por otra parte, a través de una suerte de sociologización de la memoria. En contrapunto con el período anterior, el interés por la memoria comenzó a plantearse en términos de enigma social otorgando una entidad propia a los problemas de la rememoración y los diversos usos y apropiaciones del pasado. Este redireccionamiento permitió complejizar y descentrar el relato que ataba el problema de la memoria al de la democracia y los derechos humanos, sobre el que existía hasta aquí un fuerte consenso.

  • 14 Halbwachs, M., Les Cadres Sociaux de la Mémoire, Paris, Libraire Félix Alcan, 1925 y La mémoire col (...)
  • 15 Yerushalmi, Y. “Reflexiones sobre el olvido”, en AAVV, Usos del olvido, Buenos Aires, Nueva Visión, (...)

17Un rasgo de este nuevo momento fue la apropiación de diversas referencias disciplinares aglutinadas en torno a la pregunta sobre la selectividad de la memoria social y sobre los múltiples cruces entre memoria e historia. Algunos de los primeros intentos indagaron en la obra de Maurice Halbwachs, quien hasta entonces había sido bastante ignorado por la historiografía y, en todo caso, tomado por la sociología más como un autor en la historia de la disciplina que como un insumo para estudiar dinámicas sociales contemporáneas14. Otros autores que se integraron al nuevo corpus con que las disciplinas académicas fundaban un nuevo campo fueron Yosef Yerushalmi, que tuvo un impacto significativo previo a este momento, Andreas Huyseen y Pierre Nora15.

  • 16 Rousso, Henry. Le syndrome de Vichy, de 1944 à nos jours, Paris, Seuil, 1987 ; Aguilar Fernández, P (...)
  • 17 Portelli, A., La orden ya fue ejecutada. Roma, las Fosas Ardeatinas, la memoria, Buenos Aires, FCE, (...)
  • 18 Agamben, G., Lo que queda de Auschwitz. El archivo y el testigo. Homo Sacer III, Valencia, Pre-Text (...)

18De modo convergente, el debate académico sobre la memoria en Europa en el particular contexto político de los años ’90 proveyó nuevo marcos conceptuales e historiográficos de referencia para los estudios locales a partir de las indagaciones de los llamados “pasados conflictivos”, como el de la Francia de Vichy y el franquismo16 y las controversias suscitadas a raíz del cuestionamiento de la tradición antifascista predominante en Italia desde el fin de la segunda guerra mundial17. En particular, las investigaciones históricas sobre la Shoa, que tuvieron un desarrollo paralelo como campo de estudios en este momento, ofrecieron paradigmas para explorar cuestiones tales como las dificultades para representar acontecimientos límites y los dilemas éticos que perviven y se recrean a través de las generaciones en torno a experiencias traumáticas18.

  • 19  Schvarstein, D., “Historia oral, memoria e historia traumática”, trabajo presentado en el II Encue (...)

19La apropiación de los problemas metodológicos y ético-políticos de la historia oral, que se integra en el currículo universitario y en la investigación en estos años, también cumplió un papel significativo en la definición de una agenda de investigación diferenciada. La propia evolución de esta corriente –que de manera creciente tendió a pensar el testimonio oral no sólo como un recurso que complementaba la información provista por las fuentes más tradicionales de la historiografía, sino como una producción de sentido legítima en sus propios términos–, aportó elementos para pensar el proceso de investigación como diálogo entre sujetos, al tiempo que contribuyó a situar a la memoria como un nuevo contrapunto para dar cuentas de las lógicas autoritativas que subyacen a la producción histórica. La discusión sobre el lugar del testimonio, las problemáticas sobre la realización de entrevistas y su interpretación como fuentes históricas constituían un nuevo territorio de cuestiones que apuntaba a explorar la relación entre memoria privada y pública, entre representaciones pasadas y recientes19.

20A pesar de la heterogeneidad de referencias teóricas y disciplinares puede mencionarse un elemento aglutinador que caracteriza a este momento. Éste está dado por una suerte de giro del momento más estructural centrado en la pregunta por cómo se articulan sociedad civil y Estado en el proceso de transición democrática a un nuevo momento del sujeto en el que interesan más los procesos sociales de construcción de identidades de individuos y grupos. La pregunta por cómo se construyen las identidades sociales, así como por los múltiples intersticios de los procesos de rememoración desplazó a aquella que, asumiendo a la memoria como una construcción cuasi monolítica, la pensaba en relación con cuestiones como la democratización de la sociedad y la obtención de la justicia. El reconocimiento de que la memoria es por definición selectiva disparó nuevos interrogantes acerca de las dificultades, tensiones y dilemas que surgen al pensar su articulación práctica en función de aquellos objetivos mayores.

  • 20 Ver Jelin, E. (comp.), Las conmemoraciones : las disputas en las fechas “in-felices”, Madrid, Siglo (...)

21Resta todavía hacer un balance sobre qué apropiaciones y usos se hicieron de las distintas perspectivas puestas en juego para poder tratar los problemas específicos de la memoria de la radicalización política y la dictadura y la reconstrucción del pasado reciente argentino. De todos modos, es posible observar que perspectivas ancladas en el problema de la selectividad social de la memoria contribuyeron a complejizar el relato sobre los que hasta entonces se entendía por políticas de la memoria. Dentro de este giro, sobresale la formulación de una agenda de investigación que interroga de modo más preciso la disputa por el pasado en torno a conmemoraciones y lugares de memoria, así como la dimensión local del recuerdo20.

22Paralelo a la constitución de esta fructífera agenda de investigación surge, a nuestro juicio, un nuevo problema teórico, muchas veces no reconocido como tal: el problema de yuxtaponer la pregunta política por los sentidos de la recuperación del pasado a una suerte de ontología social de la memoria que se asume es capaz de explicarla. Dicha yuxtaposición trunca la posibilidad de problematizar la dimensión propiamente política de la discusión sobre la memoria social, es decir, cómo distintas relaciones de poder permitieron y fijaron límites a distintas configuraciones del recuerdo de la radicación política y el terror estatal. Simétricamente, quedan sin explorar los modos en que las preguntas por cómo funciona la memoria se anudan con otras más normativas sobre cuáles deben ser los trabajos de la memoria y cómo construir una memoria activa que recorren, con distintos énfasis, los nuevos relatos articuladores que surgen en este momento.

  • 21 Anguita, E. y Caparrós, M., La Voluntad. Una historia de la militancia revolucionaria en la Argenti (...)

23Muchos de los relatos provenientes del registro académico que fueron tomando forma en este momento se caracterizan por un tono normativo que puede ser pensado como respuesta a la proliferación de una nueva literatura testimonial orientada a rescatar las historias militantes de los años setenta. Esta literatura, cuyo punto de inicio puede trazarse en la publicación de La voluntad21, surgió como revisión del relato dominante en los años ’80 que invisibilizaba a la militancia política tras la figura de los desaparecidos como “víctimas inocentes” y fue una referencia insoslayable, explícita e implícitamente, para la producción académica que intentó articular una nueva reflexión sobre el sentido de la memoria.

  • 22 Romero, L. A., “Recuerdos del Proceso, imágenes de la Democracia : luces y sombras en las políticas (...)

24Uno de los relatos que surgió con más fuerza y que, por su capacidad de definir un nuevo horizonte de interlocución a través de adhesiones y rechazos, puede considerarse estructurador del campo fue el que plantearon autores como Luis Alberto Romero y Hugo Vezzetti a partir de la pregunta respecto del consenso de la sociedad obtenido por la dictadura militar. Discutiendo con el llamado discurso condenatorio de la dictadura, estos autores propusieron enmarcar la discusión sobre la radicalización política y la represión militar en clave de un discurso que, rescatando el papel del Nunca Más y el Juicio a las Juntas en la institución de un nuevo escenario de sentidos, apelaba a la autocrítica generacional y la responsabilidad colectiva22. La exhortación a comprender antes que a juzgar, propia de la perspectiva historiográfica, se anudó, de modos no problematizados, con un rescate del modelo democracia vs. autoritarismo predominante en los años ochenta, resaltando cada vez más la necesidad de la prudencia política, el reconocimiento de las limitaciones de la democracia posible y nuevos parámetros normativos acerca de cuestiones como la violencia, el autoritarismo y la responsabilidad de la sociedad.

25Entendemos que existe en este planteo una yuxtaposición entre el imperativo de lograr una comprensión y la orientación a prescribir una nueva lección moral que, al marcar el tono de las discusiones, puede leerse como un testimonio del tipo de relatos que tendieron a definir el nuevo campo. Los aportes iniciales de las interpretaciones propuestas estuvieron dados, antes que por investigaciones concretas todavía demasiado incipientes, por la pertinencia de formular preguntas orientadoras. El aspecto fuertemente normativo y polémico de las preguntas estableció el formato de nuevas controversias y abrió nuevos campos de investigación, al tiempo que tendió a consolidar discursos legitimados y no cuestionados sobre el pasado reciente, como aquellos de la denominada justicia transicional que, de modo sintomático, continuó articulando el problema de la recuperación del pasado en función del dilema de reparar el pasado vs construir el futuro, que asume una perspectiva desde el Estado. Al tiempo que plantearon nuevas preocupaciones sobre cómo los mecanismos de la memoria –sus tendencias repetitivas, sus sentidos literales o ejemplares, sus dinámicas selectivas– podían arrojar luz para una exploración más exhaustiva de la historia, los nuevos relatos estructurantes del campo dejaron sin interrogar las lógicas que subyacen a la construcción de dilemas y soluciones normativas en discursos sobre la reparación de las heridas o las limitaciones intrínsecas de la justicia penal en contextos de complejos procesos de transición a la democracia que, precisamente en estos años, adquirieron nuevo vigor tanto en América Latina como en el resto del Tercer Mundo, en parte como alternativas al modelo de juzgamiento tomado por la Argentina más temprano en los años 80.

26La escasa problematización de la normatividad del discurso de los años de la transición es correlativa de la renuncia a asumir la dimensión propiamente política de la transformación de los relatos sobre el pasado reciente. La convicción, propia del momento de la transición, de que las posibilidades de la democracia residían en la sociedad civil impidió pensar las lógicas estructurales de poder en un contexto en que, esta alternativa, identificada más o menos correctamente con las vulgatas del reduccionismo de clase o la sub-apreciación de las rupturas entre dictadura y democracia, se siguió juzgando excesivamente peligrosa. De este modo, quedó pendiente, al final de este momento, una reflexión sobre las relaciones de poder que dieron forma a las dinámicas histórico-políticas concretas en que se gestaron discursos que reconocen, re-significan o silencian las formas en que individuos y grupos se apropian del pasado.

III

27Diversas razones nos permiten hablar de un tercer momento en la constitución del campo de estudios sobre la memoria que se fue configurando desde la crisis de 2001 y la asunción de Néstor Kirchner en 2003. El gobierno de Kirchner apeló a un discurso de los derechos humanos centrado en los reclamos de “justicia, verdad y memoria” para construir la legitimidad de su gobierno. En base a un posicionamiento que se presentaba en continuidad con los ideales del militantismo juvenil de los ’70, este relato representó un ruptura tanto con la “teoría de los dos demonios” de los años ochenta como con la idea de “pacificación nacional” de los noventa. Ello le permitió al gobierno de Kirchner establecer una relación de solidaridad con grupos de familiares de las víctimas de la represión, al tiempo que redefinió los modos de posicionarse de los organizamos de derechos humanos. La emergencia de un nuevo marco discursivo tomó forma a partir de la puesta en marcha de iniciativas de diverso orden como la declaración de inconstitucionalidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida por parte de la Corte Suprema de Justicia; la reapertura de los procesos judiciales, la retirada del Colegio Militar de los retratos de Videla y de Galtieri y la instalación de sitios o lugares de memoria donde funcionaron centros clandestinos de detención. Por su parte, los aniversarios del golpe del ’76 continuaron convocado a importantes sectores sociales en conmemoraciones cada vez más masivas que, junto con una renovada producción cinematográfica y literaria y un mayor espacio de la temática en los medios de comunicación, dieron nuevo impulso al debate sobre el pasado reciente en la escena pública nacional.

28En este contexto, en el campo de las ciencias sociales se produjo una verdadera explosión de trabajos sobre la memoria que incorporaron al análisis problemáticas poco transitadas hasta ese momento, a partir de recortes cada vez más focalizados. En parte por el propio desarrollo y consolidación de las investigaciones abiertas en el momento anterior y en parte por el ingreso de una nueva generación de investigadores, afloraron nuevas temáticas muchas de las cuales retomaban interrogantes, categorías de análisis y criterios metodológicos desarrollados en el segundo momento.

  • 23 Específicamente sobre el tema archivo y memoria ver los distintos trabajos incluidos en da Silva Ca (...)
  • 24 Ver, por ejemplo, Aguila, G., “Los historiadores, la investigación sobre el pasado y la justicia”, (...)
  • 25 Rabotnikof, N., “Memoria y política a treinta años del golpe”, en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevic (...)

29Dos cuestiones decisivas, aunque de diverso orden, contribuyeron al desarrollo y reorientación de la producción académica en el período. Por un lado, la constitución de los denominados “archivos de la represión”, indispensables para la construcción de la prueba jurídica con el reinicio de las causas penales, creó nuevas condiciones materiales para la investigación empírica y disparó nuevas discusiones acerca de su preservación, su accesibilidad, su uso público por investigadores, abogados y víctimas23. En paralelo al nuevo impulso que tomaron los juicios a los militares, este proceso relanzó discusiones sobre el sentido de la tarea de los historiadores en la búsqueda de la justicia y, en particular, sobre la compleja relación entre prueba, verdad e interpretación histórica24. Por otra parte, se produjo progresivamente un cambio interpretativo orientado a problematizar la dimensión propiamente política de los procesos históricos en cuestión. En términos planteados por Nora Rabotnikof, los trabajos tendieron a incorporar a las viejas cuestiones relativas a las “políticas de la memoria” las nuevas preguntas sobre la “memoria de la política”, es decir, sobre las diversas narraciones a través de las cuales se construye un sentido político a partir de la recuperación del pasado25.

30Una de los principales rasgos de este momento fue el nuevo tratamiento que algunas investigaciones académicas dieron a las experiencias militantes, el activismo armado y la violencia política en los primeros ’70. A diferencia de las explicaciones sobre la violencia política que durante los ochenta y buena parte de los noventa habían puesto el énfasis en las deficiencias del sistema político o en la influencia de movimientos radicalizados de carácter internacional, particularmente latinoamericano, los nuevos trabajos indagaron en los sentidos de las acciones de los distintos sujetos. Esta consideración de la dimensión subjetiva, que continúa el giro en la perspectiva descripto en el segundo momento, habilitó la posibilidad de cuestionar visiones naturalizadas de la violencia política centradas en las determinaciones impuestas por el contexto epocal antes que en las decisiones tomadas por los actores de asumir algunas alternativas políticas en detrimento de otras.

  • 26 Calveiro, P., Política y violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años ’70, Buenos Aires, (...)
  • 27 Oberti, A. y Pittaluga, R., Memorias en montaje. Escrituras de la militancia y pensamiento sobre la (...)

31De este modo, estos estudios contribuyeron a dar forma a un nuevo modo de abordar la subjetividad militante setentista en contrapunto con la perspectiva de la transición democrática que proponía la figura de la víctima inocente y con los relatos de corte testimonial que habían contribuido a erigir la figura del militante héroe. Esto contribuyó a problematizar cierta idealización de pasado visible en las representaciones sobre “el sacrificio”, “la abnegación” o “el martirio” que estructuraban muchos de los relatos. Frente a los problemas de una recuperación demasiado empática de los ideales militantes de los años ’70, nuevos proyectos político-culturales forjados desde la cultura de las izquierdas propusieron una nueva repolitización del pasado que, cuestionando las reivindicaciones autocomplacientes, evitara el efecto de clausura sobre la posibilidad de historizar las prácticas del activismo setentista. Algunos plantearon la necesidad de hacer un balance de acciones y decisiones en términos estrictamente políticos, más allá de las posibles apreciaciones de carácter ético o moral26. Otros avanzaron en la construcción de una trama conceptual más amplia que la del canon constituido en los estudios sobre la memoria, proponiendo rescatar experiencias del pasado que aunque hayan sido aisladas, limitadas o abortadas por las lógicas predominantes en las organizaciones armadas, permiten pensar la historia como un legado con la intención de forjar un nuevo proyecto emancipatorio27.

  • 28 Ver, por ejemplo, Hilb, Claudia, “La responsabilidad como legado”, en Tcach, C. (comp.), La polític (...)
  • 29 Particularmente importante es el debate que disparó el filósofo Oscar del Barco publicado en la rev (...)

32Por otra parte, y en íntima vinculación con lo anterior, se registraron nuevos debates en torno al sentido de la acción política revolucionaria de los ’70 y, en particular, al tema de la responsabilidad por sus consecuencias (deseadas o no). Una nueva pregunta acerca de por qué fue derrotado el proyecto revolucionario retradujo la cuestión de la responsabilidad en una clave totalmente distinta al tono prescriptivo que, como vimos, caracterizó los momentos anteriores. Los dos andariveles que orientaron la discusión fueron la relación entre responsabilidad y derrota del proyecto revolucionario y el advenimiento del terror de Estado28 y, novedosamente, la responsabilidad individual, ligada a las cuestiones de la culpa, el arrepentimiento y la constricción personal29. Estos debates crearon las condiciones para calibrar mejor las tensiones entre los propósitos de la acción y los resultados finales, entre los objetivos iniciales de los proyectos políticos y su concreción histórica.

  • 30 Crenzel, E., La historia política del Nunca Más. La memoria de los desaparecidos en la Argentina, B (...)
  • 31 Quiroga, H., El tiempo del “Proceso”. Conflictos y coincidencias entre políticos y militares 1976-1 (...)
  • 32 Canelo, P., El proceso en su laberinto. La interna militar de Videla a Bignone, Buenos Aires, Prome (...)
  • 33 Aguila, G., Dictadura, represión y sociedad en Rosario, 1976/1983. Un estudio sobre la represión y (...)
  • 34 Basualdo, V., “Complicidad patronal-militar en la última dictadura argentina : los casos de Acindar (...)
  • 35 Salvi, V., “Memoria militar : entre héroes y traidores”, en Puentes, año 6, nº 19, diciembre de 200 (...)
  • 36 Garaño, S. y Werner, P., Detenidos – aparecidos. Presas y presos políticos desde Trelew a la dictad (...)
  • 37 Franco, M., El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008 ; (...)
  • 38 Lorenz, F., Las guerras por Malvinas, Buenos Aires, Edhasa, 2006.
  • 39 Longoni, A., Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la re (...)

33Otro de los giros que se observan en este período es la tendencia a re-politizar la cuestión de la memoria de la dictadura militar. Los llamados a historizar la memoria, presentes en la perspectiva de Jelin, han dado lugar a la aparición de nuevos relatos que, en términos de una historia político-sociológica más comprensiva, exploran, por ejemplo, las condiciones de posibilidad y las limitaciones políticas que incidieron en la gestación del relato del Nunca Más, su circulación y recepción en la esfera pública, y sus usos y resignificaciones en los cambiantes contextos políticos30. Asimismo, los estudios históricos de la dictadura cobraron una mayor presencia en el campo, en parte por cierta insatisfacción sobre lo que efectivamente se conoce. Los trabajos pioneros de Hugo Quiroga y Marcos Novaro y Vicente Palermo31 han sido continuados por nuevos estudios sobre la historia política del gobierno militar32 e investigaciones que permiten un conocimiento más preciso de los procesos represivos. Estas investigaciones comprenden recortes tan variados como análisis a escala local de las relaciones entre procesos represivos y comportamientos sociales33, reconstrucciones del mundo obrero durante la dictadura34, o las representaciones de la “memoria militar”35, entre otros temas. Por otra parte, se amplió la consideración de las víctimas de la represión con nuevas investigaciones sobre los presos políticos36, los exiliados37, los soldados combatientes en Malvinas38, los sobrevivientes39.

34En síntesis, la historización de la memoria ha sido encarada de formas múltiples y parece llevarse a cabo más que por una renovación en los enfoques metodológicos, por nuevos intentos de repolitización del pasado y por la acumulación y saturación de estudios puntuales. La intención por “historizar” prácticas y discursos de los actores del pasado condujo a desarrollar interpretaciones más atentas a las subjetividades políticas de los actores de los años setenta, la dictadura y la transición democrática. A partir de este giro queda planteada la necesidad de examinar los modos en que se traducen códigos y convicciones del pasado al contexto actual, en el que han tenido lugar cambios estructurales en Argentina y el mundo, así como profundas mutaciones en el universo de sentido político y cultural de la izquierda. El desafío es, por otra parte, cómo evitar la fragmentación del campo, cómo articular un relato más amplio que ponga en juego los tres ciclos de radicalización política, represión y democratización y su relación con el presente.

A modo de consideración final

35La revisión de los distintos momentos en la constitución y sucesivas configuraciones del campo de estudios sobre la memoria del pasado reciente argentino resalta, a nuestro juicio, la normatividad de las preguntas con que distintas configuraciones políticas del presente han hecho emerger y a la vez bloquearon la indagación sobre un pasado que, de un modo si se quiere impresionista, se entiende que aún no ha pasado. El hecho de que gran parte de las discusiones hayan estado orientadas a afirmar las convicciones de los distintos relatos –los del Nunca Más, de la ética de la responsabilidad colectiva, de la recuperación de una politicidad de izquierda crítica de las posiciones de los setenta– ha sido en gran parte productivo para dar forma a un campo de contornos fluidos como es el universo de preocupaciones que se aglutinan bajo el tópico de la memoria. Pero esta misma fluidez ha redundado en la yuxtaposición de una serie de problemas que a nuestro juicio deben ser distinguidos. Precisamente porque el campo tomó forma en torno a lo que se percibió como un carácter distintivo de la experiencia del dolor o las posibilidades de redefinir un compromiso político en el territorio de disciplinas sociales cada vez más profesionalizadas es necesario problematizar las conexiones que lo definen en función de estas cuestiones distintivas. Existe hoy una pluralidad de relatos sobre el ciclo de radicalización política y terror estatal, así como de los múltiples desafíos que enfrenta la construcción democrática que permiten, tal vez, encarar esa tarea. No es la tarea de la historia o las ciencias sociales corroborar o negar la legitimidad de los distintos relatos puestos en juego, pero tal vez sí establecer criterios sobre cómo dialogar con ellos. Desnaturalizar el compromiso político como una dimensión intrínseca de los estudios sobre la memoria permitirá repensar los complicados modos en que legítimas y muy variadas preguntas políticas que dieron impulso al nuevo campo pueden transformarse en fructíferos interrogantes históricos.

Haut de page

Bibliographie

AAVV, Juicio, Castigos y memorias. Derechos humanos y justicia en la política argentina, Buenos Aires, Nueva Visión, 1995, 271 p., ISBN: 950-602-312-2

Agamben, Giorgio, Lo que queda de Auschwitz. El archivo y el testigo. Homo Sacer III, Valencia, Pre-Textos, 2000, ISBN: 84-8191-288-3.

Aguila, Gabriela, “Los historiadores, la investigación sobre el pasado y la justicia”, en Cernadas, Jorge y Lvovich, Daniel. (eds.), Historia, ¿para qué?. Revisitas a una vieja pregunta, Buenos Aires, Prometeo, 2010, p. 69-87, ISBN: 978-987-674-436-3.

Aguilar Fernández, Paloma, Memoria y olvido de la guerra civil española, Madrid, Alianza, 1996, ISBN: 84-206-9468-1.

Alonso, Luciano., “Sobre la existencia de la historia reciente como disciplina académica”, Prohistoria: historia, políticas de la historia, nº 11, 2007, pp. 191-204.

Altamirano, Carlos, “Pasado Presente”, en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevich, P. (comps.), Argentina, 1976. Estudios en torno al golpe de estado, Buenos Aires, FCE y El Colegio de Mexico, 2008, p. 17-33, ISBN: 978-950-557-742-2

Anguita, Eduardo y Caparrós, Martín, La Voluntad. Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina, Tomo I, 1966-1973, Buenos Aires, Norma, 1997, 706 p., ISBN: 958-04-3883-8

Barros, Mercedes “Democracia y derechos humanos: dos formas de articulación política en Argentina”, e-l@tina. Revista electrónica de estudios latinoamericanos, vol. 8, nº 29, octubre-diciembre de 2009, p. 3-18.

Basualdo, Victoria, “Complicidad patronal-militar en la última dictadura argentina: los casos de Acindar, Astarsa, Dálmine Siderca, Ford, Ledesma y Mercedes Benz”, en Revista Engranajes de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FETIA), Nº 5 (edición especial), marzo 2006, p. 1-21.

Bruno, A., Cavarozzi, M. y Palermo, V., Los derechos humanos en la democracia, Buenos Aires, CEAL, 1985, ISBN: 950-25-0091-1.

Calveiro, Pilar, Política y violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años ´70, Buenos Aires, Norma, 2005, 190 p., ISBN: 987-545-334-X

Canelo, Paula, El proceso en su laberinto. La interna militar de Videla a Bignone, Buenos Aires, Prometeo, 2008, ISBN: 978-987-574-253-6.

Crenzel, Emilio, La historia política del Nunca Más. La memoria de los desaparecidos en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008, 271 p., ISBN: 978-987-629-025-8.

da Silva Catela, Ludmila y Jelin, Elizabeth (comps.), Los archivos de la represión: documentos, memoria y verdad, Madrid, Siglo XXI, 2002, 221 p.,ISBN: 84-323-1101-4

da Silva Catela, Ludmila, No habrá flores en la tumba del pasado. La experiencia de reconstrucción del mundo de los familiares de desaparecidos, La Plata, Al Márgen, 2001, ISBN: 987-9248-69-4.

del Pino, Ponciano y Jelin, Elizabeth (comps.), Luchas locales, comunidades e identidades, Madrid, Siglo XXI y Social Science Research Council, 2003, ISBN: 84-323-1148-0.

Finchelstein, Federico (ed.) Los alemanes, el Holocausto y la culpa colectiva. El debate Goldhagen, Buenos Aires, Eudeba 1999, ISBN: 950-23-0863-8.

Franco, Marina y Levin, Florencia, “El pasado cercano en clave historiográfica”, en Franco, M. y Levin, F. (comps.), Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción, Buenos Aires, Paidós, 2007, 340 p. ISBN: 950-12-6565-1.

Franco, Marina, El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008, ISBN: 978-987-629-029-6.

Friedländer, Saul (ed.), En torno a los límites de la representación. El nazismo y la solución final, Bernal, UNQ, 2007, 978-987-5581296.

Garaño, Santiago y Werner, Pertot; Detenidos – aparecidos. Presas y presos políticos desde Trelew a la dictadura, Editorial Biblos, Buenos Aires, 2007, 335 p., ISBN: 978-950-786-568-8.

Grandin, Greg, “The Instruction of Great Catastrophe: Truth Commissions, National History, and State Formation in Argentina, Chile, and Guatemala”, en American Historical Review, Vol. 110, Issue 1, 2005, p. 1-38.

Halbwachs, Maurice, La mémoire collective, Paris, Presses Universitaires de France, 1950, 978-2226093202.

Halbwachs, Maurice, Les Cadres Sociaux de la Mémoire, Paris, Libraire Félix Alcan, 1925, ISBN: 978-2226074904.

Hilb, Claudia y Lutzky, Daniel, La nueva izquierda argentina: 1960-1980 (política y violencia), Buenos Aires, CEAL, 1984, 130 p., ISBN: 950-25-0069-5.

Hilb, Claudia., “La responsabilidad como legado”, en Tcach, C. (comp.), La política en consignas. Memorias de los setenta, Rosario,Homo Sapiens, 2003, ISBN: 978-9508083531.

Huyssen, Andreas, En busca del futuro perdido. Cultura y memoria en tiempos de globalización, México, FCE, 2002, ISBN: 978-9505574131.

Jelin, Elizabeth (comp.), Las conmemoraciones: las disputas en las fechas “in-felices”, Madrid, Siglo XXI y Social Science Research Council, 2002, ISBN: 84-323-1095-6.

Jelin, Elizabeth, “La política de la memoria: el movimiento de derechos humanos y la construcción democrática en la Argentina”, en AAVV, Juicio, Castigos y memorias. Derechos humanos y justicia en la política argentina, p. 101-146, ISBN: 950-602-312-2

LaCapra, Dominick, Historia y memoria después de Auschwitz, Buenos Aires, Prometeo, 2008, ISBN: 978-987-574-307-6.

Lesgart, Cecilia, “Luchas por los sentidos del pasado y el presente. Notas sobre la reconsideración actual de los años 70 y 80”, en Quiroga, H. y Tcach, C. comps., Argentina 1976- 2006. Entre la sombra de la dictadura y el futuro de la democracia, Rosario, Homo Sapiens, 2006, ISBN: 978-9508084767.

Lesgart, Cecilia, Usos de la transición a la democracia. Ensayo, ciencia y política en la década del ’80, Rosario,Homo Sapiens, 2003, ISBN: 978-9508083425.

Longoni, Ana, Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión, Buenos Aires, Norma, 2007, 220 p., ISBN: 987-545-423-0

Lorenz, Federico, Las guerras por Malvinas, Buenos Aires, Edhasa, 2006, ISBN: 950-9009-56-3.

Lorenz, Federico, Los zapatos de Carlito. Una historia de los trabajadores navales de Tigre en la década del setenta, Buenos Aires, Norma, 2007, ISBN: 978-9875454415.

Lvovich, Daniel y Bisquert, Jaquelina, La cambiante memoria de la dictadura. Discursos públicos, movimientos sociales y legitimidad democrática, Universidad Nacional de General Sarmiento, 2008, 100 p., ISBN: 978-987-630-031-5.

Lvovich, Daniel, “Historia reciente de pasados traumáticos. De los fascismos y colaboracionismos europeos a la historia de la última dictadura argentina”, en Franco, Marina y Levin, Florencia, (comps.), Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción, Buenos Aires, Paidós, 2007, p. 97-124, ISBN: 950-12-6565-1.

No Matar. Sobre la Responsabilidad, Córdoba, Cíclope-Universidad Nacional de Córdoba, 2007, 461 p., ISBN: 978-987-22943-4-2.

Nora, Pierre, (dir.), Les Lieux de mémoire, 7 vols., Paris: Gallimard, 1984-1992, ISBN: 978-2070701926.

Novaro, Marcos y Palermo, Vicente, La dictadura militar 1976/1983, Buenos Aires, Paidós, 2003, 567 p., ISBN: 950-12-7709-7.

O’Donnell, Guillermo, Schmitter, Philippe y Whitehead, Laurence, Transiciones desde un gobierno autoritario, Buenos Aires, Paidós, 1988, ISBN: 978-8449300585.

Oberti, Alejandra y Pittaluga, Roberto, Memorias en montaje. Escrituras de la militancia y pensamiento sobre la historia, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 2006, 268 p., ISBN: 987-9035-35-6.

Pittaluga, Roberto, “Miradas sobre el pasado reciente argentino. Las escrituras en torno a la militancia setentista (1983-2005)”, en Franco, Marina y Levín, Florencia (comps.), (comps.), Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción, Buenos Aires, Paidós, 2007, p. 125-154, ISBN: 950-12-6565-1.

Portantiero, Juan Carlos y Nun, José (comp.), Ensayos sobre la transición democrática en la Argentina, Buenos Aires, Puntosur, 1987, 418 p.

Portelli, Alessandro, La orden ya fue ejecutada. Roma, las Fosas Ardeatinas, la memoria, Buenos Aires, FCE, 2004, ISBN: 950-557-538-6.

Quiroga, Hugo, El tiempo del “Proceso”. Conflictos y coincidencias entre políticos y militares 1976-1983, Rosario, Fundación Ross, 1994, 493 p., ISBN: 950-9472-30-1.

Rabotnikof, Nora., “Memoria y política a treinta años del golpe”, en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevich, P. (comps.), Argentina, 1976. Estudios en torno al golpe de estado, Buenos Aires, FCE y El Colegio de México, 2008, p. 259-284, ISBN: 978-950-557-742-2.

Romero, Luis Alberto, “Recuerdos del Proceso, imágenes de la Democracia: luces y sombras en las políticas de la memoria”, Clío y Asociados, nº 7, UNL, Santa Fe, 2003.

Rousso, Henry. Le syndrome de Vichy, de 1944 à nos jours, Paris, Seuil, 1987, ISBN: 978-2020121576.

Salvi, Valentina, “Memoria militar: entre héroes y traidores”, en Puentes, año 6, nº 19, diciembre de 2006.

Sazbón, José, “Conciencia histórica y memoria”, Prismas. Revista de historia intelectual, número 6, 2002, p. 21-43.

Schvarstein, Dora, “Historia oral, memoria e historia traumática”, trabajo presentado en el II Encuentro Regional Sul de Historia Oral, Sao Leopoldo/RS, mayo de 2001.

Sonderéguer, María, “Aparición con vida. (El movimiento de derechos humanos en Argentina)”, en Jelin, E. (comp.), Los nuevos movimientos sociales, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1989, p. 157-183, ISBN: 950-25-0975-7.

Sondereguer, María, “Los relatos sobre el pasado reciente en Argentina: una política de la memoria”, en Iberoamericana, nº 1, Nueva Época, Madrid, 2001, p. 99-113.

Vezzetti, Hugo, Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002, ISBN: 987-98701-2-3.

Yankelevich, Pablo y Jensen, Silvina (comp.) Exilio. Destinos y experiencias bajo la dictadura militar, Buenos Aires, del Zorzal, 2008, ISBN: 978-9875990296.

Yerushalmi, Yosef, “Reflexiones sobre el olvido”, en AAVV, Usos del olvido, Buenos Aires, Nueva Visión, 1998, p. 13-26, ISBN:950-602-195-3.

Haut de page

Notes

1 La denominación ‘pasado reciente’ es ambigua. Entre los trabajos que intentaron precisar sus alcances pueden mencionarse Franco, M. y Levin F., “El pasado cercano en clave historiográfica”, en Franco, M. y Levin, F. (comps.), Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción, Buenos Aires, Paidós, 2007 y el contrapunto de Alonso, L., “Sobre la existencia de la historia reciente como disciplina académica”, Prohistoria : historia, políticas de la historia, nº 11, 2007, p. 191-204.

2 Lesgart, C., “Luchas por los sentidos del pasado y el presente. Notas sobre la reconsideración actual de los años ’70 y ’80”, en Quiroga, H. y Tcach, C. comps., Argentina 1976-2006. Entre la sombra de la dictadura y el futuro de la democracia, Rosario, Homo Sapiens, 2006.

3 Sobre cómo distintos contextos políticos modificaron la memoria de la última dictadura, ver Lvovich, D. y Bisquert, J., La cambiante memoria de la dictadura. Discursos públicos, movimientos sociales y legitimidad democrática, Universidad Nacional de General Sarmiento, 2008.

4 Algunos trabajos relevantes desde la ciencia política y la sociología fueron : O’Donnell, G., Schimitter, P. y Whitehead, L., Transiciones desde un gobierno autoritario, Buenos Aires, Paidós, 1988 y Portantiero, J.C. y Nun, J. (comp.), Ensayos sobre la transición democrática en la Argentina, Buenos Aires, Puntosur, 1987.

5 Véase Lesgart, C., Usos de la transición a la democracia. Ensayo, ciencia y política en la década del ’80, Rosario,Homo Sapiens, 2003.

6 Hilb, C. y Lutzky, D., La nueva izquierda argentina : 1960-1980 (política y violencia), Buenos Aires, CEAL, 1984.

7 Rabotnikof, N., “Memoria y política a treinta años del golpe”, en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevich, P. (comps.), en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevich, P. (comps.), Argentina, 1976. Estudios en torno al golpe de estado, Buenos Aires, FCE y El Colegio de México, 2008, p. 265.

8 Grandin, G., “The Instruction of Great Catastrophe : Truth Commissions, National History, and State Formation in Argentina, Chile, and Guatemala”, en American Historical Review, vol. 110, Issue 1, 2005, p. 1-38.

9 Sonderéguer, M., “Aparición con vida. (El movimiento de derechos humanos en Argentina)”, en Jelin, E. (comp.), Los nuevos movimientos sociales, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1989.

10 Ver al respecto Bruno, A., Cavarozzi, M. y Palermo, V., Los derechos humanos en la democracia, Buenos Aires, CEAL, 1985.

11 Barros, M. “Democracia y derechos humanos : dos formas de articulación política en Argentina”, e-l@tina. Revista electrónica de estudios latinoamericanos, vol. 8, nº 29, octubre-diciembre de 2009.

12 AAVV, Juicio, Castigos y memorias. Derechos humanos y justicia en la política argentina, Buenos Aires, Nueva Visión, 1995.

13 Jelin, E., “La política de la memoria : el movimiento de derechos humanos y la construcción democrática en la Argentina”, en AAVV, Juicio, Castigos y memorias. Derechos humanos y justicia en la política argentina, op. cit.

14 Halbwachs, M., Les Cadres Sociaux de la Mémoire, Paris, Libraire Félix Alcan, 1925 y La mémoire collective, Paris, Presses Universitaires de France, 1950.

15 Yerushalmi, Y. “Reflexiones sobre el olvido”, en AAVV, Usos del olvido, Buenos Aires, Nueva Visión, 1998. Huyssen , A., En busca del futuro perdido. Cultura y memoria en tiempos de globalización, México, FCE, 2002. Nora, P., (dir.), Les Lieux de mémoire, 7 vols., Paris : Gallimard, 1984-1992. Un abordaje crítico de las premisas que guían la obra de este último autor puede hallarse en Sazbón, J., “Conciencia histórica y memoria”, Prismas. Revista de historia intelectual, número 6, 2002, p. 21-43.

16 Rousso, Henry. Le syndrome de Vichy, de 1944 à nos jours, Paris, Seuil, 1987 ; Aguilar Fernández, P., Memoria y olvido de la guerra civil española, Madrid, Alianza, 1996.

17 Portelli, A., La orden ya fue ejecutada. Roma, las Fosas Ardeatinas, la memoria, Buenos Aires, FCE, 2004.

18 Agamben, G., Lo que queda de Auschwitz. El archivo y el testigo. Homo Sacer III, Valencia, Pre-Textos, 2000 ; Friedländer, S. (ed.), En torno a los límites de la representación. El nazismo y la solución final, Bernal, UNQ, 2007 ; LaCapra, D., Historia y memoria después de Auschwitz, Buenos Aires, Prometeo, 2008. Un primer anticipo de estas cuestiones que impactó en el debate argentino puede hallarse en Finchelstein, F. (ed.) Los alemanes, el Holocausto y la culpa colectiva. El debate Goldhagen, Buenos Aires, Eudeba 1999. Un balance sobre como los estudios sobre el Holocausto se proyectan en el caso argentino puede hallarse en Lvovich, D., “Historia reciente de pasados traumáticos. De los fascismos y colaboracionismos europeos a la historia de la última dictadura argentina”, en Franco y Levin, op. cit.

19  Schvarstein, D., “Historia oral, memoria e historia traumática”, trabajo presentado en el II Encuentro Regional Sul de Historia Oral, Sao Leopoldo/RS, mayo de 2001.

20 Ver Jelin, E. (comp.), Las conmemoraciones : las disputas en las fechas “in-felices”, Madrid, Siglo XXI y Social Science Research Council, 2002 ; del Pino, P. y Jelin, E. (comps.), Luchas locales, comunidades e identidades, Madrid, Siglo XXI y Social Science Research Council, 2003 y da Silva Catela, L., No habrá flores en la tumba del pasado. La experiencia de reconstrucción del mundo de los familiares de desaparecidos, La Plata, Al Margen, 2001.

21 Anguita, E. y Caparrós, M., La Voluntad. Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina, Tomo I, 1966-1973, Buenos Aires, Norma, 1997. Para un análisis sobre la producción testimonial de este momento ver Sondéreguer, María, “Los relatos sobre el pasado reciente en Argentina : una política de la memoria”, en Iberoamericana, nº 1, Nueva Época, Madrid, 2001, p. 99-113.

22 Romero, L. A., “Recuerdos del Proceso, imágenes de la Democracia : luces y sombras en las políticas de la memoria”, Clío y Asociados, nº 7, UNL, Santa Fe, 2003. Vezzetti, Hugo, Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002.

23 Específicamente sobre el tema archivo y memoria ver los distintos trabajos incluidos en da Silva Catela, L. y Jelin, E. (comps.), Los archivos de la represión : documentos, memoria y verdad, Madrid, Siglo XXI, 2002.

24 Ver, por ejemplo, Aguila, G., “Los historiadores, la investigación sobre el pasado y la justicia”, en Cernadas, J. y Lvovich, D. (eds.), Historia, ¿para qué ?. Revisitas a una vieja pregunta, Buenos Aires, Prometeo, 2010.

25 Rabotnikof, N., “Memoria y política a treinta años del golpe”, en Lida, C., Crespo, H. y Yankelevich, P. (comps.), op. cit.

26 Calveiro, P., Política y violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años ’70, Buenos Aires, Norma, 2005.

27 Oberti, A. y Pittaluga, R., Memorias en montaje. Escrituras de la militancia y pensamiento sobre la historia, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 2006 y Pittaluga, R., “Miradas sobre el pasado reciente argentino. Las escrituras en torno a la militancia setentista (1983-2005), en Franco, M. y Levín, F. (comps.), op. cit.

28 Ver, por ejemplo, Hilb, Claudia, “La responsabilidad como legado”, en Tcach, C. (comp.), La política en consignas. Memorias de los setenta, Rosario,Homo Sapiens, 2003 ; los trabajos citados de Calveiro y Oberti y Pittaluga, entre otros. Un planteo pionero en este sentido fue Terán, O., “Pensar el pasado”, en Punto de Vista, nº 58, agosto de 1997.

29 Particularmente importante es el debate que disparó el filósofo Oscar del Barco publicado en la revista cordobesa La intemperie, a fines del año 2004. Gran parte de esas intervenciones fueron compiladas en el volumen No Matar. Sobre la Responsabilidad, Córdoba, Cíclope-Universidad Nacional de Córdoba, 2007.

30 Crenzel, E., La historia política del Nunca Más. La memoria de los desaparecidos en la Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

31 Quiroga, H., El tiempo del “Proceso”. Conflictos y coincidencias entre políticos y militares 1976-1983, Rosario, Fundación Ross, 1994 ; Novaro, M., y Palermo, V., La dictadura militar 1976/1983, Buenos Aires, Paidós, 2003.

32 Canelo, P., El proceso en su laberinto. La interna militar de Videla a Bignone, Buenos Aires, Prometeo, 2008.

33 Aguila, G., Dictadura, represión y sociedad en Rosario, 1976/1983. Un estudio sobre la represión y los comportamientos y actitudes sociales en dictadura, Buenos Aires, Prometeo. 2008.

34 Basualdo, V., “Complicidad patronal-militar en la última dictadura argentina : los casos de Acindar, Astarsa, Dálmine Siderca, Ford, Ledesma y Mercedes Benz”, en Revista Engranajes de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (FETIA), nº 5 (edición especial), marzo 2006. También en línea en www.riehr.com.ar ; Lorenz, F., Los zapatos de Carlito. Una historia de los trabajadores navales de Tigre en la década del setenta, Buenos Aires, Norma, 2007.

35 Salvi, V., “Memoria militar : entre héroes y traidores”, en Puentes, año 6, nº 19, diciembre de 2006.

36 Garaño, S. y Werner, P., Detenidos – aparecidos. Presas y presos políticos desde Trelew a la dictadura, Editorial Biblos, Buenos Aires, 2007.

37 Franco, M., El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008 ; Yankelevich, P. y Jensen, S. (comp.) Exilio. Destinos y experiencias bajo la dictadura militar, Buenos Aires, del Zorzal, 2008.

38 Lorenz, F., Las guerras por Malvinas, Buenos Aires, Edhasa, 2006.

39 Longoni, A., Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión, Buenos Aires, Norma, 2007.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mauricio Chama et Hernán Sorgentini, « Momentos, tendencias e interrogantes de la producción académica sobre la memoria del pasado reciente argentino », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 30 novembre 2011, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62176 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.62176

Haut de page

Auteurs

Mauricio Chama

Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata, Mail: mauchama@yahoo.com.ar

Hernán Sorgentini

Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata, Mail: hsorgentini@yahoo.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page