Navigation – Plan du site
Débats | 2011
Atravesando fronteras. Circulación de población en los márgenes iberoamericanos. Siglos XVI-XIX – Coord. Maria Regina Celestino de Almeida et Sara Ortelli
Joaquín Rivaya Martínez

Diplomacia interétnica en la frontera norte de Nueva España. Un análisis de los tratados hispano-comanches de 1785 y 1786 y sus consecuencias desde una perspectiva etnohistórica

[30/11/2011]

Résumés

Se analiza desde una perspectiva etnohistórica la paz forjada por los indios comanches y los gobernadores de las provincias españolas de Texas y Nuevo México en 1785 y 1786, respectivamente. Dicha paz fue la culminación de un proceso diplomático promovido por los líderes de ambos pueblos. Además de poner fin a las hostilidades comanches (permanentemente en Nuevo México, pero sólo temporalmente en Texas), los españoles ganaron un poderoso aliado contra otros indios que amenazaban la frontera norte de Nueva España. Al mismo tiempo, la paz reportó a los comanches seguridad y ganancias materiales, y facilitó la acumulación de prestigio e influencia por parte de sus líderes, quienes se convirtieron, así, en los máximos beneficiarios de la misma. La alianza con los españoles también permitió a los comanches expulsar a los apaches orientales, sus enemigos ancestrales, a los confines meridionales de las Grandes Llanuras.

Haut de page

Notes de la rédaction

Abreviaturas
AGI-AG Archivo General de Indias, Audiencia de Guadalajara
AGN-PI Archivo General de la Nación (México), Provincias Internas
AGS-SG Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra
BA Béxar Archives (microfilm)SANM SANM (microfilm)

Notes de l’auteur

Mi investigación fue facilitada por becas de las siguientes instituciones: University of California Institute for Mexico and the United States (UC MEXUS), Philips Fund for Native American Research, Wenner-Green Foundation for Anthropological Research,  UCLA Institute of American Cultures, y Departamento de Antropología de UCLA.  También estoy particularmente agradecido a dos buenos amigos que contribuyeron decisivamente a mi proyecto: mi mentor en UCLA, Russell Thornton, y mi consultor comanche, Carney Saupitty Sr. (que en paz descanse).

Texte intégral

Introducción

  • 1  En este importante aspecto, mi interpretación difiere de las ofrecidas recientemente en: Gary C. A (...)
  • 2  Algunos trabajos se centran casi exclusivamente en las acciones y políticas españolas, sin reconoc (...)

1Este ensayo ofrece un análisis de la paz forjada por los indios comanches y los españoles en la frontera norte de Nueva España en la década de 1780 desde una perspectiva etnohistórica. Nuestro planteamiento se basa en la premisa de que, pese a las numerosas contingencias que mediatizan las comunicaciones interétnicas y su registro en contextos coloniales, los documentos generados durante encuentros diplomáticos entre europeos e indios independientes resultan  fundamentales para discernir los intereses de éstos. Más que un acto hegemónico de ninguna de las partes, la paz hispano-comanche fue la culminación de un proceso diplomático promovido conscientemente por los líderes de ambos pueblos1. Además de poner fin a las hostilidades mutuas, las autoridades españolas ganaron así un poderoso aliado contra otros indios “bárbaros” que amenazaban la frontera. La alianza con los españoles reportó a los comanches seguridad y ganancias materiales, y les permitió expulsar a los apaches orientales, sus enemigos ancestrales, a los confines meridionales de las Grandes Llanuras, facilitando además la acumulación de prestigio e influencia por parte de sus líderes, conforme al etos tradicional comanche2.

Relaciones hispano-comanches hasta 1787

  • 3  Domingo Cabello, Respuestas... sobre varias circunstancias de los indios Cumanches Orientales, Béx (...)
  • 4  Antonio Bonilla, [Actas de cuatro juntas de guerra], Chihuahua, 4 de octubre de 1778, AGS-SG 7045, (...)

2Los cazadores-recolectores nómadas ecuestres de habla shoshone que habitaban las Grandes Llanuras de Norteamérica en el siglo XVIII, conocidos por los españoles como “nación comanche” o “cumanche”, compartían gran parte de su cultura, pero carecían de unidad política, estando organizados en una serie de parcialidades o divisiones independientes, integradas a su vez por rancherías autónomas3. Hacia 1785, los españoles distinguían cuatro divisiones principales (ver Mapa 1). Algunas rancherías de “cuchunticas” (del comanche Kuhtsutuhka ´comedores de bisonte´) vagaban normalmente por la región situada al sur del río Arkansas y al este de la Sierra de la Sangre de Cristo. Los “jupes” (Huupinuu ´gente del bosque o de palo´) habitaban las llanuras al norte del Arkansas y al este de la sierra de las Montañas Rocosas conocida como Front Range. Aún más al norte vivían los “yamparicas” (Yamparuhka ´comedores de yampa´, un tubérculo de la región). Estos tres grupos residían más cerca de la provincia de Nuevo México, siendo a veces denominados colectivamente “comanches occidentales”. Otro grupo de cuchunticas, conocidos simplemente como “orientales”, vivían entre los ríos Rojo y Brazos, en las inmediaciones de la provincia de Texas4.

Mapa 1. Localización aproximada de las divisiones comanches y sus vecinos hacia 1785.

Mapa 1. Localización aproximada de las divisiones comanches y sus vecinos hacia 1785.
  • 5  Anderson, Indian Southwest, p. 105-127; Ned Blackhawk, “The Displacement of Violence: Ute Diplomac (...)

3En torno a 1700, los comanches iniciaron una emigración gradual desde el actual estado de Wyoming hacia el centro y el sur de las Grandes Llanuras, aproximándose así a la frontera norte de Nueva España, de donde procedían los codiciados caballos y buena parte de las manufacturas que circulaban por la región. Con su avance, los comanches desplazaron a los “apaches orientales” (grupos de lengua atapasca, así llamados en oposición a otros “apaches occidentales” ubicados al oeste del Río Grande), con quienes competían por los recursos naturales de las llanuras, los caballos y el control de las redes comerciales regionales. Con el tiempo, los comanches aumentaron gradualmente su población y su riqueza en caballos hasta erigirse en una formidable potencia militar. Conocidos en Nuevo México desde 1706 y en Texas desde 1743, sus relaciones con los habitantes de estas provincias vinieron marcadas por las incursiones comanches de saqueo, si bien las treguas temporales para comerciar fueron frecuentes en Nuevo México desde la década de 1720. A medida que los comanches fueron expulsando a los apaches del territorio del bisonte, éstos intensificaron sus propias hostilidades contra los asentamientos novohispanos5.

  • 6  Bonilla, [Actas], 51-60; Loomis y Nasatir, Pedro Vial, p. 22-27; Moorhead, Apache Frontier, p. 143 (...)

4En la década de 1770, las autoridades españolas iniciaron una exhaustiva reorganización militar y administrativa de la frontera norte de Nueva España que culminó con la creación de la Comandancia General de las Provincias Internasen 1776. Para entonces, los comanches habían consolidado su hegemonía sobre buena parte de las regiones central y meridional de las Grandes Llanuras, a las que los españoles comenzaron a referirse como la “Comanchería”. Entre tanto, los españoles habían sido incapaces de subyugar o evangelizar a los apaches, y las hostilidades generalizadas de éstos y de otros indios independientes se habían convertido en una pesadilla para las autoridades novohispanas. De esta forma, los españoles comenzaron a ver una posible alianza con los comanches contra los apaches como la piedra angular de la defensa de la frontera6.

  • 7  Juan Bautista de Anza, Diario de la expedición... contra la nación Cumanche... 10 de septiembre de (...)

5Una concatenación de sucesos sin precedentes preparó el terreno para la alianza hispano-comanche. Una prolongada sequía en las llanuras meridionales acarreó una de las peores fases de violencia comanche en la frontera a partir de 1772. En agosto de 1779, una fuerza de ochocientos hombres que incluía soldados “presidiales”, milicianos, indios yutas (utes) y apaches jicarillas liderada por el gobernador de Nuevo México, Juan Bautista de Anza, asaltó una ranchería comanche de más de ciento veinte tiendas al norte del río Arkansas. Era la primera ocasión en que los españoles atacaban a los comanches tan al norte. El asalto se cobró las vidas de cuarenta y ocho comanches; otros treinta y cuatro fueron capturados, junto con más de quinientos caballos. Los comanches supervivientes se vieron obligados a abandonar sus pertenencias, con la excepción de las monturas que facilitaron su fuga. De regreso a Nuevo México, el contingente de Anza se topó con una partida de más de cuarenta comanches que volvía de incursionar allí. Este encuentro costó a los comanches otros diecisiete muertos, incluidos su belicoso líder Cuerno Verde, considerado el principal instigador de las incursiones, su hijo primogénito y otros cuatro líderes. Las tropas de Anza, por el contrario, sólo sufrieron un muerto y un herido en toda la campaña7. Pronto un enemigo más letal causaría aún mayores estragos entre los comanches.

  • 8  Joaquín Rivaya-Martínez, “Incidencia de la viruela y otras enfermedades epidémicas en la trayector (...)

6Entre 1780 y 1781, una mortífera pandemia de viruela se extendió por Norteamérica. Fue éste el primer estallido de dicha enfermedad documentado entre los comanches, lo que sugiere que se trató del primer episodio de la misma, o al menos del primero en mucho tiempo. En cualquier caso, la epidemia debió ser terriblemente virulenta entre los comanches al tratarse de una población no inoculada. De hecho, en 1785, los orientales afirmaron haber perdido dos tercios de su población durante dicha epidemia8.

  • 9  José Antonio Rengel, [P]rogresos conseguidos en la Paz de los Cumanches, Chihuahua, 31 de diciembr (...)
  • 10  Vial y Chávez, [Informe].

7Las consecuencias de tanto desastre no tardaron en hacerse notar. En julio de 1785, una partida de cuchunticas se presentó en el pueblo indígena de Taos, al nordeste de Nuevo México, para comerciar y hacer una proposición de paz a los españoles. Ese mismo verano, jupes y yamparicas declaraban también su disposición a establecer la paz tras la muerte de Toroblanco, un carismático líder que los había mantenido en pie de guerra hasta entonces9. En septiembre del mismo año, una delegación texana encabezada por el tratante franco-español Pedro (Pierre) Vial y el excautivo comanche Francisco Xavier Chávez iniciaba negociaciones con los principales líderes de los orientales. En octubre, el gobernador de Texas, Domingo Cabello, acordaba en Béxar un tratado formal de paz con una delegación de los orientales10.

  • 11  Garrido y Durán, Relación; Jacobo Ugarte y Loyola, Extracto de novedades de enemigos y... de la pa (...)

8El 25 de febrero de 1786, Ecueracapa (´El Huérfano´), líder principal de los cuchunticas occidentales, visitó a Anza en Santa Fe en nombre de las tres divisiones occidentales y le propuso una serie de condiciones para un tratado. Tres días después, durante un encuentro con varios líderes cuchunticas occidentales en el pueblo indígena de Pecos, Anza aceptaba oficialmente las propuestas de Ecueracapa. En la misma fecha y lugar, los cuchunticas occidentales establecían la paz con los indios yutas, también aliados de los españoles, con la mediación de Anza. Durante las semanas siguientes, una legión de representantes de todas las divisiones occidentales visitó a Anza para ratificar el tratado. Para finales de julio así lo habían hecho veintitrés líderes que representaban a una población de unas 8.300 personas. El 5 de octubre del mismo año, el acuerdo era también aprobado por Jacobo de Ugarte y Loyola, comandante en jefe de las Provincias Internas11.

  • 12  Ugarte y Loyola, Extracto de novedades; Jacobo Ugarte y Loyola, [Carta a Fernando de la Concha] Ar (...)

9Finalmente, el 21 de abril de 1787, Anza participó en una reunión con representantes de todas las divisiones comanches en algún lugar de la Comanchería donde el tratado fue ratificado de forma definitiva. Además, Anza distinguió a Ecueracapa como “capitán general” de la nación comanche y representante de los cuchunticas occidentales, a un líder jupe llamado Paruanarimuco (´Arnés de Oso´) como “teniente general” de la nación comanche y representante de jupes y yamparicas, y a un tercer líder con idéntica comisión entre los orientales. Tales nombramientos implicaban un salario y regalos anuales, así como acceso privilegiado a las autoridades españolas12.

Objetivos comanches

  • 13 Juan Bautista de Anza, Artículos de paz... [Santa Fe, 14 de julio, 1786], AGS-SG 7031, 9, p. 37; Do (...)

10El análisis de ambos tratados, y en especial de las condiciones propuestas por Ecueracapa, a la luz del comportamiento ulterior de comanches y españoles revela que los líderes comanches tuvieron numerosos motivos para establecer la alianza. En primer lugar, Ecueracapa solicitó una “nueva y más radicada paz con los españoles”. Esta petición tenía su equivalencia en los tres primeros artículos del tratado acordado en Texas por los orientales, en los que se estipulaba el fin de las hostilidades entre comanches y españoles, quienes en adelante se tratarían como “hermanos y muy amigos” allí donde se encontrasen, así como la redención de cautivos cristianos en manos comanches13.

  • 14 Anza, Artículos de paz.
  • 15 Cabello, Respuestas; Vial y Chávez, [Informe].

11Además, Ecueracapa pidió que se admitiera a sus representados “bajo el amparo y protección del rey”, permitiéndoseles “establecerse y subsistir a corta distancia de las poblaciones” españolas14. De esta forma los comanches se aseguraban una acogida segura en Nuevo México en un contexto de violencia creciente en las Grandes Llanuras. La invasión gradual del continente por los europeos, la diseminación de sus gérmenes, ganado y manufacturas, y sus perennes demandas comerciales trajeron consigo el exterminio de numerosos pueblos indígenas, el desplazamiento de otros y el aumento de las guerras intertribales. En el caso de las llanuras estos procesos se manifestaron en el auge de las incursiones, principalmente para robar caballos, y en una creciente rivalidad por el control de los cada vez más codiciados recursos naturales de la región, especialmente el bisonte, cuya carne constituía el fundamento de la dieta comanche, y cuyas pieles habían adquirido un importante valor comercial. Así, en torno a 1785, los comanches se habían convertido en una sociedad militarizada y estaban en guerra con muchos de sus vecinos, incluidos los indios cuervos (Crows), yutas, pananas (Pawnees) y osages, además de los jicarillas, faraones, mescaleros, llaneros, lipanes y demás apaches orientales (ver Mapa 1)15.

  • 16 Anza, Artículos de paz.
  • 17 Vial y Chávez, [Informe].
  • 18 Cabello, [Informe sobre la paz].

12La principal contrapartida ofrecida por Ecueracapa a los españoles fue “declararse más ofensivamente que nunca contra los comunes enemigos apaches, ofreciendo al mismo tiempo unirse a las expediciones de tropa siempre que se practiquen a rumbo y distancia que puedan seguirlas”16. Es decir, continuar su ancestral guerra contra los apaches, bien por su cuenta o bien en campañas conjuntas. Además, la solicitud de “establecerse y subsistir a corta distancia de las poblaciones” españolas garantizaba a los comanches la capacidad de atravesar territorio español a salvo para atacar a los apaches. Significativamente, la única condición planteada por Camisa de Hierro, principal líder de los cuchunticas orientales, a Vial y Chávez para aceptar su propuesta de paz en 1785 fue “que [el gobernador de Texas] nos dé paso y no se oponga a que hagamos la guerra a los lipanes, nuestros antiguos enemigos”17. Así, el tratado de Béxar estipulaba que los orientales “habían de ser amigos y enemigos de todas las naciones que lo fuesen” de los españoles, teniendo “por enemigos declarados a todos los Apaches y Lipanes, procurando cuanto antes hacer la guerra a éstos en tales términos que quedasen todos exterminados”, pudiendo apropiarse de “cuanto les apresaran, a excepción de las caballerías que estuvieran herradas con fierros pertenecientes a los españoles”, si bien deberían dar parte al gobernador de Texas “cuando intentasen transferirse a la provincia de Coahuila a hacer la guerra a los Apaches y Mescaleros que la hostilizaban” para evitar incidentes18.

  • 19 Kavanagh, Comanche History, 28; Thomas W. Kavanagh, comp. and ed., Comanche Ethnography: Field Note (...)
  • 20 Garrido y Durán, Noticia.
  • 21 Cabello, Respuestas; Vial y Chávez, [Informe].

13De esta forma, los líderes comanches, mantenían abierta su principal vía para adquirir riqueza, estatus y poder político: la guerra. Un etos marcadamente androcéntrico y militarista dominaba las relaciones sociales comanches creando una atmósfera de rivalidad entre los varones. Éstos adquirían honor al acumular hazañas bélicas como tocar o matar a un enemigo, o llevarse ganado o cautivos en circunstancias peligrosas. Tales gestas se tomaban por evidencia de su poder sobrenatural (puha). Además, tanto la exhibición del pillaje, especialmente de caballos y cautivos, como la generosidad en el reparto del mismo acarreaban prestigio para los guerreros. Quienes participaban en una incursión exitosa solían repartirse el botín antes de retornar con su gente, para luego distribuir buena parte del mismo entre familiares y otras personas, lo que ocurría a menudo durante danzas rituales19. A cambio, los así obsequiados les devolvían estima social y apoyo político. Así, un guerrero exitoso podía elevar su estatus hasta alcanzar el liderazgo. De hecho, los principales líderes comanches e interlocutores de los españoles durante las negociaciones fueron individuos particularmente destacados en la guerra. Ecueracapa era también conocido como “el sin igual en hazañas militares”20. A su vez, los principales líderes orientales, Camisa de Hierro y Cabeza Rapada, habían adquirido su “mando y superioridad… por elección y voto de toda la nación oriental, por haberse señalado muy distinguidamente en los encuentros de guerra que han tenido con sus enemigos, por lo que se han adquirido toda la estimación de su nación y el séquito que tienen, de tal suerte que en las juntas que se les ofrece dan siempre su voto decisivo, al que no se opone el resto de la nación”21.

  • 22 Anza, Artículos de paz.

14Ecueracapa también solicitó que “para mayor cultivo de la recíproca amistad y trato de ambas partes” se concediera “al común de la nación el establecimiento de ferias y comercio franco” en el pueblo indígena de Pecos22. Esta petición junto con la de acampar cerca de las poblaciones españolas sugiere una estrategia comanche para monopolizar el comercio novohispano y controlar el tráfico de manufacturas a través de las llanuras, desplazando en el proceso a sus tradicionales rivales, los apaches. El antagonismo entre comanches y apaches tenía una importante dimensión comercial al estar ambos pueblos inmersos en una dinámica similar con respecto a los españoles, a quienes proveían de pieles, productos derivados del bisonte, caballos, sal y cautivos, recibiendo a cambio manufacturas como herramientas de metal, ropa y cuentas de vidrio, alimentos como maíz, piloncillo(barras de azúcar moreno) o pinole (una harina de maíz muy fina), y, más raramente, ganado. Los cuchunticas occidentales solían comerciar en Taos, mientras que los apaches orientales lo habían hecho tradicionalmente en Pecos, unos noventa y tres kilómetros más al sur. Los cuchunticas orientales, por su parte, mantenían una intensa relación comercial con los indios taguayaces (Taovayas) y güichitas (Wichitas), asentados a orillas del río Rojo, a quienes proveían principalmente con sal a cambio de armas de fuego, munición y otros artículos. Los comanches occidentales también suministraban a los orientales munición que obtenían de los indios kansas y de los pawnees pitahawirata.

  • 23 Cabello, Respuestas; Garrido y Durán, Relación; Felipe de Sandoval, [Carta a Vélez Cachupín], Santa (...)
  • 24 Cabello, [Informe sobre la paz].
  • 25 Domingo Cabello, [Carta a Esteban Miró], Real Presidio de San Antonio de Béxar, 25 de octubre de 17 (...)

15Los comanches, además, comerciaban esporádicamente con traficantes de la Luisiana que en ocasiones remontaban los cursos de los ríos Arkansas y Rojo23. La proximidad a los españoles y su acceso libre a Taos y Pecos dejaba a los comanches en una posición privilegiada para controlar las redes comerciales que conectaban Nuevo México con Texas, Luisiana y el norte de las Grandes Llanuras. Paralelamente, el tratado de 1785 estipulaba que los españoles enviarían a los orientales “tratantes que les proveyesen en trueque de pieles de cuanto pudieran necesitar”24. De esta forma, los líderes comanches garantizaron a su gente un flujo constante de mercancías hispanas. La lista de objetos solicitados por Cabello a Esteban Miró, gobernador de Luisiana, para gratificar a dichos indios ese mismo año incluía cuentas de vidrio, bermellón, hachas, cuchillos, tabaco, camisas, tela y numerosos objetos metálicos, así como cuarenta fusiles, ciento cincuenta libras de pólvora y trescientas de balas25.

  • 26 Anza, Artículos de paz.
  • 27 Domingo Cabello, [Carta a José Antonio Rengel], Béxar, 25 de noviembre de 1785, Archivo General de (...)
  • 28 Cabello, [A Esteban Miró, 25 de octubre de 1785].

16Además, la capacidad de acampar y desplazarse libremente a través de Nuevo México y Texas facilitó a los líderes comanches sus visitas a ambas provincias, reforzando su riqueza y prestigio a través de los regalos diplomáticos y las muestras públicas de deferencia que recibían de las autoridades españolas. Los comanches conocían la práctica hispana de agasajar a las delegaciones diplomáticas indígenas y, en especial, a los líderes aliados, a quienes solían proveer con prestigiosos objetos de gran valor simbólico. De hecho, las dádivas figuraron de forma prominente en los esfuerzos españoles por atraer a los líderes comanches a la paz. Probablemente por ello, Ecueracapa solicitó que “para mayor cultivo de la recíproca amistad y trato de ambas partes” se le concediera “libre y seguro paso por Pecos” a Santa Fe “para reiterar sus viajes siempre que convenga”26. Significativamente, el último artículo del tratado de 1785 estipulaba que los españoles efectuarían “anualmente un obsequio a los capitanes y principales” comanches como “manifestación de nuestra buena correspondencia”27. Concurrentemente, Cabello solicitó también a Miró diez chaquetas “galoneadas”, diez pantalones, diez bastones con empuñadura de plata y diez banderas con la cruz de Borgoña, probablemente para distribuirlos tras la ratificación de la paz entre los diez “capitanes chiquitos” identificados por Vial y Chávez entre los orientales28.

  • 29 Timothy G. Baugh, “Ecology and Exchange: The Dynamics of Plains-Pueblo Interaction”, en Farmers, Hu (...)
  • 30 José Antonio Rengel, [Carta a Domingo Díaz], Pueblo del Paso del Norte, 7 de septiembre de 1787, AG (...)
  • 31 Moorhead, Apache Frontier, p. 167-168.
  • 32 Melchor de Peramás, Extracto de novedades, México, 26 de julio de 1773, AGI-AG 512.

17La capacidad de acampar y desplazarse libremente en las inmediaciones de los asentamientos nuevomexicanos facilitaba también el acceso de los comanches al territorio más meridional del bisonte, en las cuencas del río Pecos y del alto Canadian, así como la posibilidad de recibir envíos rápidos de víveres en caso de hambruna29. La paulatina disminución del bisonte y sus no siempre predecibles patrones migratorios hacían que este ungulado escasease estacionalmente en la Comanchería, obligando a los comanches a desplazarse distancias más largas de lo habitual para asegurarse su subsistencia, lo que entrañaban el problema potencial de una excesiva proximidad a grupos indígenas rivales. De hecho, las manadas solían internarse al norte hasta diciembre, cuando retornaban al sur, especialmente a la región habitada por los apaches mescaleros, en la cuenca del río Pecos30. Peor aún, las Grandes Llanuras están crónicamente expuestas a sequías difíciles de prever y cuya severidad varía considerablemente en el tiempo y el espacio. Las sequías fueron frecuentes en las llanuras meridionales y en la cuenca del Río Grande durante el período 1772-1791, particularmente entre los años 1772 y 177631. La de 1772, además, vino acompañada de una tremenda plaga de langostas32. Para los comanches, la falta de precipitaciones significaba escasez de bisontes y, por consiguiente, hambre.

Consecuencias de la paz

18Los tratados hispano-comanches de 1785 y 1786 pusieron fin a décadas de violencia entre ambos pueblos, inaugurando un período de relaciones predominantemente amistosas del que unos y otros se beneficiaron durante décadas.

  • 33 Garrido y Durán, Relación; Juan de Dios Peña, Diario y derrotero... en esta campaña... de auxiliar (...)

19Comanches y españoles se auxiliaron mutuamente en sus campañas militares, especialmente contra sus enemigos comunes, los apaches. Normalmente, comanches y españoles actuaron por separado, aunque a veces participaron en operaciones conjuntas. A menudo, los españoles suministraron armas de fuego, pólvora y municiones a los comanches, quienes debían devolverlas al concluir sus expediciones. Más raramente, soldados españoles acompañaron a los comanches en sus campañas contra enemigos lejanos. Por ejemplo, en junio de 1790, un contingente español al mando del sargento Juan de Dios Peña se unió a los jupes de Paruanarimuco para lanzar una ofensiva contra los pananas33.

  • 34 Ramón de Castro, [Carta n.71 a Revillagigedo], Valle de Santa Rosa, 12 de julio de 1791, AGN-PI 224 (...)
  • 35 Matthew M. Babcock, “Rethinking the Establecimientos: Why Apaches Settled on Spanish-Run Reservatio (...)
  • 36 Bernice Sunday Eiselt, The Emergence of the Jicarilla Apache Enclave Economy During the 19th Centur (...)

20Los orientales intensificaron su guerra contra los lipanes, mientras que los occidentales incrementaron sus campañas contra los faraones, y comenzaron a atacar a otros apaches que vivían más al sur y al oeste34. Amenazados al mismo tiempo por españoles y comanches, algunos apaches optaron por establecer sus propios tratados con los españoles, llegando algunos a establecerse de forma sedentaria en las inmediaciones de algunos presidios35. Para 1800, los comanches habían conseguido empujar a los apaches a la periferia de las llanuras. Algunos de los etnónimos tradicionalmente aplicados a los apaches orientales dejaron de usarse, lo que sugiere la desaparición de dichos grupos, cuyos supervivientes se habrían incorporado a aquéllos que lograron persistir36.

  • 37 Garrido y Durán, Relación; John, Storms, p. 346.
  • 38 Fernando de la Concha, Relación... de los gastos ocasionados durante... 1791 en gratificar y manten (...)

21El mantenimiento de la alianza se basó en buena medida en la buena voluntad y en la flexibilidad de ambas partes37. Partidas comanches continuaron visitando Nuevo México y Texas con expectativas de protección, comercio, hospitalidad y munificencia que las autoridades españolas satisficieron en la medida de sus posibilidades. Los españoles continuaron proveyendo a los comanches de artículos comerciales y regalos. La presencia de intérpretes en las rancherías comanches agilizó las comunicaciones entre ambos pueblos. La paz también permitió a los españoles desplazarse con seguridad a través de la Comanchería y llevar a cabo diversas exploraciones beneficiándose de la hospitalidad y del conocimiento del terreno de sus anfitriones comanches38.

  • 39 Elizabeth A. H. John, “Nurturing the Peace: Spanish and Comanche Cooperation in the Early Nineteent (...)
  • 40 Moorhead, Apache Frontier, 168; Revillagigedo, [Carta a Pedro de Nava], México, 2 de marzo de 1791, (...)

22Los líderes de ambos pueblos contribuyeron a esclarecer quejas y a sancionar a quienes cometían crímenes contra sus aliados. Las autoridades españolas sólo autorizaron el uso de la fuerza contra los comanches de forma esporádica, y únicamente para castigar a aquéllos responsables de específicos actos de agresión39. También intentaron aplacar a los comanches cuando se produjeron incidentes con otros indios aliados. Por ejemplo, distribuyendo regalos entre los comanches en 1790, después de que una partida de cazadores mescaleros que viajaba bajo escolta española atacase una ranchería comanche40.

  • 41 Juan Bautista de Anza, [Carta a Ugarte y Loyola], Santa Fe, 20 de octubre de 1787, AGN-PI 65: 501-5 (...)
  • 42 Fernando de la Concha, [Carta n.29 a Ugarte y Loyola], Santa Fe, 26 de junio de 1788, AGN-PI 65: 51 (...)

23En julio de 1787, ante el asombro de Anza, Paruanarimuco solicitó ayuda a los españoles para construir “establecimientos fijos” para su gente. Tan inusual petición fue rápidamente atendida por Anza y Ugarte, quienes vieron en ella una oportunidad única para convertir a los belicosos e itinerantes jupes en un pueblo de agricultores sedentarios, sentando así un prometedor ejemplo para otros “bárbaros” de la frontera. En unos meses, el poblado comanche de San Carlos de los Jupes se erguía en algún lugar a orillas del Arkansas41. En enero de 1788, sin embargo, los jupes abandonaban San Carlos tras haber fallecido allí una de las esposas de Paruanarimuco42.

  • 43 Ibid.
  • 44 Fernando de la Concha, [Carta a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 6 de julio de 1789, Archivo Genr (...)
  • 45 Concha, Relación de gastos durante 1791.

24Las autoridades de Nuevo México enviaron suministros de maíz a los comanches occidentales en varias ocasiones en los años posteriores al tratado. El 26 de junio de 1788, el gobernador Fernando de la Concha informaba a sus superiores de que los comanches no habían celebrado ninguna feria en la provincia desde noviembre del año anterior al haberse retirado el bisonte a una gran distancia de allí, por lo que se había visto obligado a enviar a aquéllos varios cargamentos de maíz43. De forma similar, el 29 de junio de 1789, Ecueracapa se presentó en Nuevo México al frente de ciento ochenta comanches solicitando ayuda para sí mismos y para sus desnutridos familiares. Inmediatamente, Concha ordenó el envío de ochenta fanegas de maíz a expensas de la real hacienda, junto con otras sesenta y cuatro que fueron graciosamente donadas por los vecinos de Santa Fe44. Bajo circunstancias similares, Concha envió de nuevo a los cuchunticas occidentales sendas remesas de maíz en abril y agosto de 1791, de veintidós y diez fanegas respectivamente45.

  • 46 John, “Nurturing the Peace: Spanish and Comanche Cooperation in the Early Nineteenth Century”; Kenn (...)

25En las décadas que siguieron a los tratados, hispanos e indios bajo dominio español establecieron una relación comercial más informal con los comanches, ignorando en ocasiones las regulaciones y prohibiciones establecidas por las autoridades locales. En Nuevo México, la paz y la coexistencia favorecieron las visitas a la Comanchería de un considerable número de traficantes nuevomexicanos, quienes acabarían por ser denominados “comancheros”, para comerciar con comanches y otros indios46.

  • 47 Ross Frank, From Settler to Citizen: New Mexican Economic Development and the Creation of Vecino So (...)

26La importancia y persistencia de este tráfico fortaleció la paz entre nuevomexicanos y comanches, que perduraría hasta la década de 1870. Por el contrario, la alianza comanche con Texas empezó a desintegrarse en la década de 1810, debido en buena medida a la incapacidad de las autoridades españoles para satisfacer las demanda comanche de regalos y mercancías en el contexto de la invasión napoleónica y la insurrección mexicana. Durante la década siguiente, comerciantes angloamericanos con base en los Estados Unidos comenzaron a suministrar a los comanches armas, municiones y otros artículos, ofreciendo además un emergente mercado para los caballos comanches, a menudo robados en Texas o en las poblaciones mexicanas del bajo Río Grande47.

Conclusión

27Los tratados hispano-comanches de 1785 y 1786 inauguraron simbólicamente un período de paz sin precedentes entre ambos pueblos. La longevidad de la alianza fue corta en Texas, donde apenas sobrevivió unas décadas. En Nuevo México, por el contrario, la persistencia de una simbiótica relación comercial permitió que la paz durase hasta bien entrado el siglo XIX. La campaña militar de Anza en 1779, la epidemia de viruela de 1780-1781, las recurrentes sequías en las llanuras y el creciente empuje de otros grupos indígenas sin duda contribuyeron a predisponer a los comanches favorablemente hacia la paz. Sin embargo, fueron en última instancia los intereses y los esfuerzos pacificadores de los líderes de ambas partes los que sentaron las bases de la alianza.

28Si bien la alianza con los españoles entrañó protección militar, nuevas oportunidades comerciales y otros beneficios materiales para todos los comanches, los líderes de éstos reforzaron considerablemente su prestigio e influencia, convirtiéndose así en los principales beneficiarios de la paz. A través de los tratados, los comanches se comprometieron básicamente a cesar sus hostilidades contra los españoles y a intensificar sus ataques contra los apaches, manteniendo así una de las fuentes tradicionales de riqueza y prestigio para los guerreros (las gestas marciales y el pillaje). A cambio, los comanches se aseguraron un fácil acceso al territorio más meridional del bisonte, el rápido envío de víveres en situaciones de hambruna, una cantidad sin precedentes de codiciados artículos comerciales y regalos diplomáticos, y el control de buena parte de las mercancías que entraban y salían de las poblaciones hispanas a través de las llanuras meridionales. Además, casi todas las ganancias comanches se produjeron a expensas de sus principales competidores, los apaches orientales, quienes se vieron gradualmente desplazados tanto del territorio del bisonte como de los mercados y géneros hispanos, lo que permitió a los comanches imponer de forma definitiva su hegemonía comercial y militar sobre las llanuras meridionales.

29Fuentes primarias

30Anza, Juan Bautista de, Artículos de paz... [Santa Fe, 14 de julio, 1786], Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031, 9, 37.

31Anza, Juan Bautista de, Diario de la expedición... contra la nación Cumanche... 10 de septiembre de 1779, Archivo General de Indias, Audiencia de Guadalajara 278.

32Anza, Juan Bautista de, [Carta a Ugarte y Loyola], Santa Fe, 20 de octubre de 1787, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 65: 501-502.

33Bonilla, Antonio, [Actas de cuatro juntas de guerra], Chihuahua, 4 de octubre de 1778, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7045, 3, 41.

34Cabello, Domingo, [Informe sobre la paz con los comanches orientales], Béxar, 25 de noviembre de 1785, Archivo General de Indias, Audiencia de Guadalajara 286.

35Cabello, Domingo, [Carta a Esteban Miró], Real Presidio de San Antonio de Béxar, 25 de octubre de 1785, Archivo General de Simancas, Secretatía de Guerra 7031, 9.

36Cabello, Domingo, [Carta a José Antonio Rengel], Béxar, 25 de noviembre de 1785, Archivo General de Simancas, Secretatía de Guerra 7031, 9, 26.

37Cabello, Domingo, Respuestas... sobre varias circunstancias de los indios Cumanches Orientales, Béxar, 30 de abril de 1786, Bexar Archives 17: 417-419.

38Castro, Ramón de, [Carta n.71 a Revillagigedo], Valle de Santa Rosa, 12 de julio de 1791, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 224: 47-48v.

39Concha, Fernando de, [Carta n.147 a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 20 de noviembre de 1789, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 191: 201-201v.

40Concha, Fernando de la, [Carta n.29 a Ugarte y Loyola], Santa Fe, 26 de junio de 1788, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 65: 511-511v.

41Concha, Fernando de la, [Carta a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 10 de noviembre de 1787, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 65: 51-56.

42Concha, Fernando de la, [Carta a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 6 de julio de 1789, Archivo Genral de la Nación, Provincias Internas 65: 623-623v.

43Concha, Fernando de la, Relación... de los gastos ocasionados durante... 1791 en gratificar y mantener en esta villa las naciones bárbaras aliadas que concurren a ella... Santa Fe, 1 de marzo de 1792, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 204: 337-334v.

44Garrido y Durán, Pedro, Noticia de los capitanes Comanches... [Santa Fe, 14 de julio de 1786], Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031, 9, 38.

45Garrido y Durán, Pedro, Relación de los sucesos ocurridos en la Provincia del Nuevo México... Chihuahua, 21 de diciembre de 1786, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031, 9, 37.

46Ortiz, Francisco Xavier, [Informe sobre la nación comanche dirigido a Juan Bautista de Anza], Santa Fe, 20 de mayo de 1786, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031.

47Peña, Juan de Dios, Diario y derrotero... en esta campaña... de auxiliar a los Comanches contra la nación de los Pananas... Santa Fe, 8 de agosto de 1790, Spanish Archives of New Mexico II, 12: 262-265.

48Peramás, Melchor de, Extracto de novedades, México, 26 de julio de 1773, Archivo General de Indias, Audiencia de Guadalajara 512.

49Rengel, José Antonio, [Carta a Domingo Díaz], Pueblo del Paso del Norte, 7 de septiembre de 1787, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 112: 81v-85.

50Rengel, José Antonio, [P]rogresos conseguidos en la Paz de los Cumanches, Chihuahua, 31 de diciembre de 1785, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031, 9, 32, y Archivo General de Indias, Audiencia de Guadalajara 286.

51Revillagigedo, [Carta a Pedro de Nava], México, 2 de marzo de 1791, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7045, 3, 42.

52Sandoval, Felipe de, [Carta a Vélez Cachupín], Santa Fe, 1 de marzo de 1750, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 37: 103-106v.

53Saupitty, Carney, Sr., [Entrevista con el autor], Apache, Oklahoma, 19 de julio de 2005.

54Ugarte y Loyola, Jacobo, Extracto de novedades de enemigos y... de la paz con los comanches, apaches, y otros puntos relativos al estado de la guerra, Arizpe, 14 de agosto de 1787, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031, 9, 41.

55Ugarte y Loyola, Jacobo, [Carta n.130 a Manuel Antonio Flores], Janos, 13 de marzo de 1788, Archivo General de la Nación, Provincias Internas 65: 507-508v.

56Ugarte y Loyola, Jacobo, [Carta a Fernando de la Concha] Arizpe, 23 de enero de 1788, Spanish Archives of New Mexico II, 12: 32-34.

57Ugarte y Loyola, Jacobo, [Carta a Juan Bautista de Anza], Chihuahua, 26 de octubre de 1786, Spanish Archives of New Mexico II, 11: 1081-1083.

58Ugarte y Loyola, Jacobo, [Carta al Marqués de Sonora], Chihuahua, 21 de diciembre de 1786, Archivo General de Indias, Audiencia de Guadalajara 287.

59Vial, Pedro et Francisco Xavier Chávez, [Informe de su misión diplomática entre los comanches orientales], San Antonio de Béxar, 15 de noviembre de 1785, Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra 7031, 9, 2.

Haut de page

Bibliographie

Anderson, Gary C., The Indian Southwest, 1580-1830: Ethogenesis and Reinvention, Norman: University of Oklahoma Press, 1999.

Babcock, Matthew M., “Rethinking the Establecimientos: Why Apaches Settled on Spanish-Run Reservations, 1786-1793”. New Mexico Historical Review, 2009 (vol. 84), nº 3, 363-397.

Barr, Juliana, Peace Came in the Form of a Woman: Indians and Spaniards in the Texas Borderlands, Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2007.

Baugh, Timothy G., “Ecology and Exchange: The Dynamics of Plains-Pueblo Interaction”, in Farmers, Hunters, and Colonists. Interaction between the Southwest and the Southern Plains, Spielmann, Katherine A. (ed.), Tuscon: University of Arizona Press, 1991, 107-127.

Blackhawk, Ned, “The Displacement of Violence: Ute Diplomacy and the Making of New Mexico's Eighteenth-Century Northern Borderlands”. Ethnohistory, 2007 (vol. 54), nº 4, 723-756.

Eiselt, Bernice Sunday, 2006: The Emergence of the Jicarilla Apache Enclave Economy During the 19th Century in Northern New Mexico. Ph. D. dissertation, University of Michigan.

Frank, Ross, From Settler to Citizen: New Mexican Economic Development and the Creation of Vecino Society, 1750-1820, Berkeley: University of California Press, 2000.

Gunnerson, Dolores, “Man and Bison on the Plains in the Protohistoric Period”. Plains Anthropologist, 1972 (vol. 17), nº 1-10.

Gunnerson, James H. et Dolores A. Gunnerson, Ethnohistory of the High Plains, Denver: Colorado State Office, Bureau of Land Management, 1988.

Hämäläinen, Pekka, The Comanche Empire, New Haven and London: Yale University Press, 2008.

John, Elizabeth A. H., “Nurturing the Peace: Spanish and Comanche Cooperation in the Early Nineteenth Century”. New Mexico Historical Review, 1984 (vol. 59), nº 4, 345-369.

John, Elizabeth A. H., Storms Brewed in Other Men's Worlds: The Confrontation of Indians, Spanish, and French in the Southwest, 1540-1795, Norman and London: University of Oklahoma Press, 1975.

Kavanagh, Thomas W., “Comanche”, in Handbook of North American Indians, Sturtevant, William G. (ed.), Vol. 13, Plains, ed. by Raymond J. DeMallie, part 2, Washington: Smithsonian Institution, 2001, 886-906.

Kavanagh, Thomas W., Comanche Political History: An Ethnohistorical Perspective, 1706-1875, Lincoln: University of Nebraska Press, 1996.

Kavanagh, Thomas W. (ed.), Comanche Ethnography: Field Notes of E. Adamson Hoebel, Waldo R. Wedel, Gustav G. Carlson, and Robert H. Lowie, Lincoln: University of Nebraska Press, 2008.

Kenner, Charles L., History of New Mexican-Plains Indian Relations, Norman: University of Oklahoma Press, 1969.

Loomis, Noel M. et Abraham P. Nasatir, Pedro Vial and the Roads a Santa Fe, Norman: University of Oklahoma Press, 1967.

Moorhead, Max L., The Apache Frontier: Jacobo Ugarte and Spanish Indian Relations in Northern New Spain, 1769-1791, Norman: University of Oklahoma Press, 1968.

Navarro García, Luis, Don José de Gálvez y la Comandancia General de las Provincias Internas del norte de Nueva España, Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1964.

Rivaya-Martínez, Joaquín, “Incidencia de la viruela y otras enfermedades epidémicas en la trayectoria histórico-demográfica de los indios comanches, 1706-1875”, in El impacto demográfico de la viruela. De la época colonial al siglo XX, Cramaussel, Chantal (ed.), Vol. 3, Zamora, Michoacán: El Colegio de Michoacán, 2010, 63-80.

Simmons, Marc (ed.), Border Comanches: Seven Spanish Colonial Documents, 1785-1819, Stagecoach Press, Santa Fe, 1967.

Smith, F. Todd, From Dominance a Disappearance: The Indians of Texas and the Near Southwest, 1786-1859, Lincoln and London: University of Nebraska Press, 2005.

Spielmann, Katherine A., “Coercion or Cooperation? Plains-Pueblo Interaction in the Protohistoric Period”, in Farmers, Hunters, and Colonists. Interaction between the Southwest and the Southern Plains, Spielmann, Katherine A. (ed.), Tuscon: University of Arizona Press, 1991, p. 36-50.

Spielmann, Katherine A., “Interaction Among Nonhierarchical Societies”, in Famers, Hunters, and Colonists: Interaction between the Southwest and the Southern Plains, Spielmann, Katherine A. (ed.), Tuscon: University of Arizona Press, 1991, 1-17.

Thomas, Alfred B. (ed.), After Coronado: Spanish Exploration Northeast of New Mexico, 1696-1727, University of Oklahoma Press, Norman, 1935.

Thomas, Alfred B. (ed.), Forgotten Frontiers: A Study of the Spanish Indian Policy of Don Juan Bautista de Anza, Governor of New Mexico 1777-1787, University of Oklahoma Press, Norman, 1932.

Thomas, Alfred B. (ed.), The Plains Indians and New Mexico, 1751-1778: A Collection of Documents Illustrative of the History of the Eastern Frontier of New Mexico, University of New Mexico Press, Albuquerque, 1940.

Thomas, Alfred B. (ed.), Teodoro de Croix and the Northern Frontier of New Spain, 1776-1783, University of Oklahoma Press, Norman, 1941.

Wallace, Ernest et E. Adamson Hoebel, The Comanches: Lords of the South Plains, Norman: University of Oklahoma Press, 1952.

Weber, David J., Bárbaros: Spaniards and Their Savages in the Age of Enlightenment, New Haven: Yale University Press, 2005.

Weber, David J., The Spanish Frontier in North America, New Haven: Yale University Press, 1992.

Haut de page

Notes

1  En este importante aspecto, mi interpretación difiere de las ofrecidas recientemente en: Gary C. Anderson, The Indian Southwest, 1580-1830: Ethogenesis and Reinvention, Norman: University of Oklahoma Press, 1999; Juliana Barr, Peace Came in the Form of a Woman: Indians and Spaniards in the Texas Borderlands, Chapel Hill: University of North Carolina Press, 2007; Pekka Hämäläinen, The Comanche Empire, New Haven and London: Yale University Press, 2008; F. Todd Smith, From Dominance a Disappearance: The Indians of Texas and the Near Southwest, 1786-1859, Lincoln and London: University of Nebraska Press, 2005 Interpretaciones similares a la mía aparecen, sin embargo, en: Elizabeth A. H. John, Storms Brewed in Other Men's Worlds: The Confrontation of Indians, Spanish, and French in the Southwest, 1540-1795, Norman and London: University of Oklahoma Press, 1975, 716, 766; Thomas W. Kavanagh, Comanche Political History: An Ethnohistorical Perspective, 1706-1875, Lincoln: University of Nebraska Press, 1996, p. 131-132.

2  Algunos trabajos se centran casi exclusivamente en las acciones y políticas españolas, sin reconocer en su justa medida la agencia de los comanches en el proceso: Charles L. Kenner, History of New Mexican-Plains Indian Relations, Norman: University of Oklahoma Press, 1969, 51-60; Noel M. Loomis y Abraham P. Nasatir, Pedro Vial and the Roads a Santa Fe, Norman: University of Oklahoma Press, 1967, 22-27; Max L. Moorhead, The Apache Frontier: Jacobo Ugarte and Spanish Indian Relations in Northern New Spain, 1769-1791, Norman: University of Oklahoma Press, 1968, 22-27; Alfred B. Thomas (ed.), Forgotten Frontiers: A Study of the Spanish Indian Policy of Don Juan Bautista de Anza, Governor of New Mexico 1777-1787, University of Oklahoma Press, Norman, 1932, p. 71-83.

3  Domingo Cabello, Respuestas... sobre varias circunstancias de los indios Cumanches Orientales, Béxar, 30 de abril de 1786, BA 17: 417-419; Pedro Vial y Francisco Xavier Chávez, [Informe de su misión diplomática entre los comanches orientales], San Antonio de Béxar, 15 de noviembre de 1785, AGS-SG 7031, 9, 2. En desacuerdo con Hämäläinen, quien atribuye a los comanches del XVIII gran integración política: Hämäläinen, Comanche Empire. Pero conforme a: John, Storms, p. 306-312; Thomas W. Kavanagh, “Comanche”, en Handbook of North American Indians, editado por William G. Sturtevant, Washington: Smithsonian Institution, 2001, p. 889-896.

4  Antonio Bonilla, [Actas de cuatro juntas de guerra], Chihuahua, 4 de octubre de 1778, AGS-SG 7045, 3, 41; Cabello, Respuestas; Pedro Garrido y Durán, Noticia de los capitanes Comanches... [Santa Fe, 14 de julio de 1786], AGS-SG 7031, 9, 38; Pedro Garrido y Durán, Relación de los sucesos ocurridos en la Provincia del Nuevo México... Chihuahua, 21 de diciembre de 1786, AGS-SG 7031, 9, 37; Kavanagh, Comanche History, p. 121-132; Francisco Xavier Ortiz, [Informe sobre la nación comanche dirigido a Juan Bautista de Anza], Santa Fe, 20 de mayo de 1786, AGS-SG 7031; Carney Saupitty, Sr., Interview with author, Apache, Oklahoma, 19 de julio de 2005; Vial y Chávez, [Informe].

5  Anderson, Indian Southwest, p. 105-127; Ned Blackhawk, “The Displacement of Violence: Ute Diplomacy and the Making of New Mexico's Eighteenth-Century Northern Borderlands”. Ethnohistory, 2007 (vol. 54), nº 4; Hämäläinen, Comanche Empire, p. 18-106; John, Storms; Kavanagh, Comanche History, p. 63-154; Alfred B. Thomas (ed.), After Coronado: Spanish Exploration Northeast of New Mexico, 1696-1727, University of Oklahoma Press, Norman, 1935, 1-49; Alfred B. Thomas (ed.), The Plains Indians and New Mexico, 1751-1778: A Collection of Documents Illustrative of the History of the Eastern Frontier of New Mexico, University of New Mexico Press, Albuquerque, 1940, p. 1-59.

6  Bonilla, [Actas], 51-60; Loomis y Nasatir, Pedro Vial, p. 22-27; Moorhead, Apache Frontier, p. 143-169; Luis Navarro García, Don José de Gálvez y la Comandancia General de las Provincias Internas del norte de Nueva España, Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1964; Thomas (ed.), Forgotten Frontiers, 71-83; Alfred B. Thomas (ed.), Teodoro de Croix and the Northern Frontier of New Spain, 1776-1783, University of Oklahoma Press, Norman, 1941, 1-68; David J. Weber, Bárbaros: Spaniards and Their Savages in the Age of Enlightenment, New Haven: Yale University Press, 2005, p. 156-159; David J. Weber, The Spanish Frontier in North America, New Haven: Yale University Press, 1992, p. 204-235.

7  Juan Bautista de Anza, Diario de la expedición... contra la nación Cumanche... 10 de septiembre de 1779, AGI-AG 278.

8  Joaquín Rivaya-Martínez, “Incidencia de la viruela y otras enfermedades epidémicas en la trayectoria histórico-demográfica de los indios comanches, 1706-1875”, en El impacto demográfico de la viruela. De la época colonial al siglo XX, editado por Chantal Cramaussel, Zamora, Michoacán: El Colegio de Michoacán, 2010, p. 67-68.

9  José Antonio Rengel, [P]rogresos conseguidos en la Paz de los Cumanches, Chihuahua, 31 de diciembre de 1785, AGS-SG 7031, 9, 32, y AGI-AG 286.

10  Vial y Chávez, [Informe].

11  Garrido y Durán, Relación; Jacobo Ugarte y Loyola, Extracto de novedades de enemigos y... de la paz con los comanches, apaches, y otros puntos relativos al estado de la guerra, Arizpe, 14 de agosto de 1787, AGI-AG 287, y AGS-SG 7031, 9, p. 41.

12  Ugarte y Loyola, Extracto de novedades; Jacobo Ugarte y Loyola, [Carta a Fernando de la Concha] Arizpe, 23 de enero de 1788, SANM II, 12: 32-34; Jacobo Ugarte y Loyola, [Carta a Juan Bautista de Anza], Chihuahua, 26 de octubre de 1786, SANM II, 11: 1081-1083.

13 Juan Bautista de Anza, Artículos de paz... [Santa Fe, 14 de julio, 1786], AGS-SG 7031, 9, p. 37; Domingo Cabello, [Informe sobre la paz con los comanches orientales], Béxar, 30 de abril de 1786, AGI-AG 286.

14 Anza, Artículos de paz.

15 Cabello, Respuestas; Vial y Chávez, [Informe].

16 Anza, Artículos de paz.

17 Vial y Chávez, [Informe].

18 Cabello, [Informe sobre la paz].

19 Kavanagh, Comanche History, 28; Thomas W. Kavanagh, comp. and ed., Comanche Ethnography: Field Notes of E. Adamson Hoebel, Waldo R. Wedel, Gustav G. Carlson, and Robert H. Lowie, Lincoln: University of Nebraska Press, 2008, 28, 43, 58, 152-153, 316, 414; Ernest Wallace y E. Adamson Hoebel, The Comanches: Lords of the South Plains, Norman: University of Oklahoma Press, 1952, 131, p. 272.

20 Garrido y Durán, Noticia.

21 Cabello, Respuestas; Vial y Chávez, [Informe].

22 Anza, Artículos de paz.

23 Cabello, Respuestas; Garrido y Durán, Relación; Felipe de Sandoval, [Carta a Vélez Cachupín], Santa Fe, 1 de marzo de 1750, AGN-PI 37: 103-106v; Vial y Chávez, [Informe].

24 Cabello, [Informe sobre la paz].

25 Domingo Cabello, [Carta a Esteban Miró], Real Presidio de San Antonio de Béxar, 25 de octubre de 1785, AGS-SG 7031, 9.

26 Anza, Artículos de paz.

27 Domingo Cabello, [Carta a José Antonio Rengel], Béxar, 25 de noviembre de 1785, Archivo General de Simancas, Secretatía de Guerra 7031, 9, p. 26.

28 Cabello, [A Esteban Miró, 25 de octubre de 1785].

29 Timothy G. Baugh, “Ecology and Exchange: The Dynamics of Plains-Pueblo Interaction”, en Farmers, Hunters, and Colonists. Interaction between the Southwest and the Southern Plains, editado por Katherine A. Spielmann, Tuscon: University of Arizona Press, 1991; Dolores Gunnerson, “Man and Bison on the Plains in the Protohistoric Period”. Plains Anthropologist, 1972 (vol. 17), p. 1-10; Katherine A. Spielmann, “Coercion or Cooperation? Plains-Pueblo Interaction in the Protohistoric Period”, en Farmers, Hunters, and Colonists. Interaction between the Southwest and the Southern Plains, editado por Katherine A. Spielmann, Tuscon: University of Arizona Press, 1991; Katherine A. Spielmann, “Interaction Among Nonhierarchical Societies”, en Famers, Hunters, and Colonists: Interaction between the Southwest and the Southern Plains, editado por Katherine A. Spielmann, Tuscon: University of Arizona Press, 1991.

30 José Antonio Rengel, [Carta a Domingo Díaz], Pueblo del Paso del Norte, 7 de septiembre de 1787, AGN-PI 112: 81v-85.

31 Moorhead, Apache Frontier, p. 167-168.

32 Melchor de Peramás, Extracto de novedades, México, 26 de julio de 1773, AGI-AG 512.

33 Garrido y Durán, Relación; Juan de Dios Peña, Diario y derrotero... en esta campaña... de auxiliar a los Comanches contra la nación de los Pananas... Santa Fe, 8 de agosto de 1790, SANM II, 12: 262-265; Marc Simmons (ed.), Border Comanches: Seven Spanish Colonial Documents, 1785-1819, Stagecoach Press, Santa Fe, 1967, 23; Ugarte y Loyola, Extracto de novedades; Jacobo Ugarte y Loyola, [Carta al Marqués de Sonora], Chihuahua, 21 de diciembre de 1786, AGI-AG 287.

34 Ramón de Castro, [Carta n.71 a Revillagigedo], Valle de Santa Rosa, 12 de julio de 1791, AGN-PI 224: 47-48v; Fernando de Concha, [Carta n.147 a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 20 de noviembre de 1789, AGN-PI 191: 201-201v; Garrido y Durán, Relación; Jacobo Ugarte y Loyola, [Carta n.130 a Manuel Antonio Flores], Janos, 13 de marzo de 1788, AGN-PI 65: 507-508v.

35 Matthew M. Babcock, “Rethinking the Establecimientos: Why Apaches Settled on Spanish-Run Reservations, 1786-1793”. New Mexico Historical Review, 2009 (vol. 84), nº 3.

36 Bernice Sunday Eiselt, The Emergence of the Jicarilla Apache Enclave Economy During the 19th Century in Northern New Mexico, Ph. D. dissertation, University of Michigan, 2006; James H. Gunnerson y Dolores A. Gunnerson, Ethnohistory of the High Plains, Denver: Colorado State Office, Bureau of Land Management, 1988

37 Garrido y Durán, Relación; John, Storms, p. 346.

38 Fernando de la Concha, Relación... de los gastos ocasionados durante... 1791 en gratificar y mantener en esta villa las naciones bárbaras aliadas que concurren a ella... Santa Fe, 1 de marzo de 1792, AGN-PI 204: 337-334v.

39 Elizabeth A. H. John, “Nurturing the Peace: Spanish and Comanche Cooperation in the Early Nineteenth Century”. New Mexico Historical Review, 1984 (vol. 59), nº 4, p. 436; John, Storms, 345, p. 711-766; Kavanagh, Comanche History, p. 482.

40 Moorhead, Apache Frontier, 168; Revillagigedo, [Carta a Pedro de Nava], México, 2 de marzo de 1791, AGS-SG 7045, 3, p. 42.

41 Juan Bautista de Anza, [Carta a Ugarte y Loyola], Santa Fe, 20 de octubre de 1787, AGN-PI 65: 501-502; Fernando de la Concha, [Carta a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 10 de noviembre de 1787, AGN-PI 65: 51-56.

42 Fernando de la Concha, [Carta n.29 a Ugarte y Loyola], Santa Fe, 26 de junio de 1788, AGN-PI 65: 511-511v.

43 Ibid.

44 Fernando de la Concha, [Carta a Jacobo Ugarte y Loyola], Santa Fe, 6 de julio de 1789, Archivo Genral de la Nación, Provincias Internas 65: 623-623v.

45 Concha, Relación de gastos durante 1791.

46 John, “Nurturing the Peace: Spanish and Comanche Cooperation in the Early Nineteenth Century”; Kenner, History.

47 Ross Frank, From Settler to Citizen: New Mexican Economic Development and the Creation of Vecino Society, 1750-1820, Berkeley: University of California Press, 2000; John, “Nurturing the Peace: Spanish and Comanche Cooperation in the Early Nineteenth Century”; John, Storms, p. 734; Kavanagh, Comanche History, 177; Moorhead, Apache Frontier, 169; Simmons (ed.), Border Comanches, p. 35-36.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Mapa 1. Localización aproximada de las divisiones comanches y sus vecinos hacia 1785.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/62228/img-1.jpg
Fichier image/, 1,6M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Joaquín Rivaya Martínez, « Diplomacia interétnica en la frontera norte de Nueva España. Un análisis de los tratados hispano-comanches de 1785 y 1786 y sus consecuencias desde una perspectiva etnohistórica », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 30 novembre 2011, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62228 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.62228

Haut de page

Auteur

Joaquín Rivaya Martínez

Texas State University – San Marcos. jrivaya@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page