Navegação – Mapa do site

InícioSeçõesResenhas e ensaios historiográficos2012Alicia Fraschina, Mujeres consagr...

2012

Alicia Fraschina, Mujeres consagradas en el Buenos Aires colonial, Buenos Aires, Eudeba, 2010, 320 p.

Silvia C. Mallo

Entradas no índice

Topo da página

Texto integral

1El tema se aborda aquí en un análisis pormenorizado en su elaboración y exhaustivo en el relevamiento de las fuentes. El recorrido de sus páginas, escritas con estilo y en una secuencia muy organizada, se hace ameno al lector y productivo para el especialista por la dimensión de información que aporta. Inscripto en las últimas tendencias historiográficas vinculadas al género y al protagonismo eclesiástico, es central en la transferencia cultural generada en la colonización y eje en las sociedades americanas coloniales. En vinculación permanente con el proceso histórico en el que están inmersas las instituciones analizadas, la historia social fluye en cada uno de sus capítulos y en particular la sociedad de Buenos Aires, ciudad cuyo crecimiento permite, a fines del siglo XVIII, la fundación de dos conventos de monjas: catalinas y capuchinas.

2No se circunscribe la autora en el tratamiento de la temática elegida a la microhistoria desde una perspectiva espacial ni al recorte temporal en el que surgen ambos conventos. Otro de sus méritos es precisamente la búsqueda permanente de explicación a múltiples preguntas sobre las interrelaciones y la posición adoptada al respecto por el Vaticano, las Monarquías y el proceso de desarrollo específico de las órdenes y los orígenes de los conventos. No sólo le interesa su desarrollo en Europa sino la experiencia vivida en las áreas centrales de los territorios americanos y hay especialmente permanente referencia regional a los dos espacios con desarrollo de instituciones eclesiásticas: Córdoba y Santiago de Chile.

3Dice “Las mujeres que optaban o eran compelidas por sus respectivas familias o por particulares situaciones personales a ingresar a la vida religiosa tenían a su vez dos opciones: ser monjas o beatas”. La presencia de las beatas y su intervención en la religiosidad urbana antes, durante y después de la creación de los conventos, aparece aquí como la única forma de religiosidad femenina anterior a la monacal.

4Entre los nueve capítulos en los que se desarrolla la obra, siete están dedicados a los antecedentes tempranos vinculados a la presencia de beatas por una parte y por la otra a la intención reiterada de la fundación de conventos femeninos que la sociedad no podía aún solventar. El proceso de la fundación efectiva de los monasterios de catalinas y de capuchinas a mediados del siglo XVIII es el eje del tema. Se resaltan los diferentes objetivos de cada uno, los requisitos requeridos, la jerarquización interna, la vida cotidiana, en comunidad y las experiencias vinculadas a las reformas impuestas en épocas de los Borbones. Los dos capítulos restantes incorporan la experiencia de la religiosidad femenina consagrada como beatas, dinamizada en su accionar por la expulsión de la Compañía de Jesús del territorio.

5Analizadas específicamente desde la perspectiva de su participación como sujetos constructores de lo social, en sus objetivos individuales, comunitarios y de las prácticas cotidianas, la autora se pregunta si se propusieron la creación de espacios diferenciados de la sociedad secular o un reflejo de la misma. Plantea desde lo individual el abordaje desde el origen social y familiar de cada una de las monjas y desde los ideales sostenidos por la elite porteña definida como una sociedad que construye a dicha elite sobre el comercio, los funcionarios y la defensa militar.

6Con objetivos y características muy diferentes, visibles a través de los requisitos para el ingreso y el sostenimiento de cada monasterio, comparten la preocupación por la legitimidad de nacimiento y la pureza de sangre analizados en cada caso. La dote aportada y la administración conjunta o la renuncia a todo bien y al sostenimiento a través de la limosna de la entidad, son aquí tratadas extensamente.

7En cuarto y quinto capítulos trata la jerarquización interna y los rituales y pasos que cada monja supera para pasar de novicia a velo blanco o negro y su plena integración a la comunidad conventual. La conformación social de cada convento hace más compleja la trama de la jerarquización y la diferenciación que da acceso o no al poder a través de las elecciones periódicas, es la clave del sistema. La presencia de la familia y los lazos de parentesco y la extracción social, ubican a las catalinas por sobre las capuchinas en la pirámide social que, en tres de sus segmentos está ligada a los conventos.

8El panorama más complejo y de articulación con la sociedad secular es el de la constitución de los auxiliares de la comunidad conventual. En diferentes jerarquías son desde el obispo, confesor, capellán, donadas, sirvientas, esclavas y esclavos de “clausura” y de “calle”, médicos, sangradores, síndicos, operarios y, en el caso de las capuchinas los hermanos legos y limosneros. No conocemos sus vidas tanto como las de las monjas pero sin duda formaron parte de la construcción social centrada en estos espacios.

9Los oficios asignados a cada uno y los rituales cotidianos destinados a conservar el ideal del orden, la lectura, la enfermedad y la muerte dentro del sistema de clausura nos abren la puerta para la comprensión de los conflictos que como integrantes de la sociedad de su tiempo enfrentan. La preservación de prerrogativas, las facciones, el desconocimiento de la autoridad, el conflicto étnico y las políticas adoptadas, la interpretación de los textos, recorren los claustros como signo de la época.

10Merece un análisis particular la beata que en nombre de los expulsos crea Casas de Ejercicios en diferentes lugares del nuevo virreinato. Extendida en redes logra su validación en extensa correspondencia y comunicación con los padres Jesuitas en Roma en términos de una moderna globalización. Con su permanente accionar, integra en sus ejercicios de religiosidad en el mismo espacio a los habitantes de la ciudad y de la campaña, motivando el recelo de la elite y de los obispos que controlaban la religiosidad de la población a través de los párrocos.

11Una síntesis de los ejes centrales en los que se desarrolla la obra jugando entre el clero regular y la religiosidad secular permite vislumbrar en las conclusiones la imposición de las antiguas y las nuevas formas de religiosidad en un siglo en pleno proceso oficial de secularización.

12Los excelentes apéndices que reflejan la configuración social de las familias de las aspirantes a ingresar a los conventos muestran el esfuerzo realizado en la investigación que exigió el relevamiento en archivos nacionales y provinciales y el material existente en los archivos de ambos monasterios y archivos del Vaticano. Sin duda la autora relegó muchos datos y descartó diferentes perspectivas de análisis  o personajes subalternos con una presencia permanente en el funcionamiento de la comunidad pero, sin dudas, respondió a las preguntas que como eje de su trabajo ella misma se planteó y que fueron respondidas con claridad.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Silvia C. Mallo, «Alicia Fraschina, Mujeres consagradas en el Buenos Aires colonial, Buenos Aires, Eudeba, 2010, 320 p.»Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Resenhas e ensaios historiográficos, posto online no dia 30 janeiro 2011, consultado o 20 abril 2021. URL: http://journals.openedition.org/nuevomundo/62339; DOI: https://doi.org/10.4000/nuevomundo.62339

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search