Navigation – Plan du site
Colloques | 2012
Formas de hacer historia hoy. América Latina: fuentes, conceptos y perspectivas de análisis – Workshop internacional El Colegio de México, 20 de julio de 2011. Coordinadoras: Ana Díaz Serrano (Universidad de Murcia), Carolina González Undurraga (Colmex)
Regina Tapia

Para encontrar los comportamientos políticos... Ausencias y presencias en busca de lo social en los archivos oficiales

[30/01/2012]

Résumés

A partir de una lectura entrelíneas de las distintas fuentes conservadas en archivos oficiales, en este texto se hace una reflexión sobre las maneras de interpretar tanto las palabras presentes como las ausentes en estos documentos, para entender las relaciones que estableció la población mexicana con el poder en su calidad de gobernados, partiendo de dos expresiones dentro del universo de las culturas políticas: las prácticas electorales y la escritura de “representaciones” al congreso.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Eric Van Young, “Islands in the Storm: Quiet Cities and Violent Countrysides in the Mexican Indepe (...)
  • 2  Respectivamente en 1822, 1826 y 1828. Estos tres episodios han sido estudiados en su conjunto por (...)

1Es verdad que en las últimas décadas se ha avanzado significativamente en el entendimiento de ciertos fenómenos político-sociales que se creían ausentes para el siglo XIX mexicano. Me refiero en específico al activismo político en las poblaciones urbanas. Por mucho tiempo se explicó este siglo como uno donde el campo había estado en constante movimiento, expresando sus inquietudes políticas e interactuando con el poder de forma institucional o violenta. Todo esto mientras que las ciudades permanecieron en lo que parecía una perpetua calma1.  Gracias a estudios recientes es posible ver que no fue así. Solo para citar un ejemplo sabemos en específico sobre la ciudad de México, que los motines coloniales no fueron únicos. De este modo, nos hemos enterado que a lo largo del siglo XIX los capitalinos se amotinaron en distintos momentos para proclamar a su Emperador, para votar por su congreso y para desconocer los resultados electorales, y estos son sólo acontecimientos ocurridos en la década de los veinte de aquel siglo2.

2Partiendo de esto, en estas líneas explicaré las complejidades metodológicas al tratar de historiar lo que “la gente” de la ciudad de México hizo para ser escuchada por los hombres del poder y las instituciones que los acogían, o bien para modificar su situación política. Si bien los casos que cito arriba sólo se refieren a motines, es decir, a la presencia del pueblo en las calles como voz y mensaje, también se comunicaron con palabras a través de escritos; con las armas como medio en revoluciones y con su voto en los procesos electorales —por lo menos. Ahora bien, es cierto que para cada uno de estos comportamientos políticos hay otros registros posibles para historiarlos, pero aquí me limitaré a los contenidos en los archivos públicos de las autoridades e instituciones locales y nacionales. Entre ellos, los emitidos desde el poder, como las comunicaciones entre órganos del gobierno y las leyes, es decir, los registros oficiales; pero igualmente otros que también encontramos en estos recintos pero que fueron producidos por los gobernados, como las comunicaciones escritas que los ciudadanos tuvieron con el poder.

3Así, a continuación trataré de explicar sucintamente cómo he tenido que interpretar las palabras y “leer los silencios” en las entrelíneas de la documentación emitida desde las instituciones estatales, o bien conservada en la conservada en ellas, para entender estos comportamientos sociales dentro del universo de lo político. Igualmente, es preciso analizar los indicios encontrados en las ausencias de cierto tipo de documentos en un momento específico, por ejemplo, por qué se incluyeron solo en ciertos expedientes electorales las boletas destinadas al voto de la ciudadanía. Por razones de de agilidad explicativa, me limitaré en primer lugar al análisis de las representaciones, es decir, al recurso ciudadano de escribir al poder para transmitir explícitamente sus preocupaciones. De igual manera, en segundo lugar, analizaré los procesos electorales de los que, curiosamente, casi no tenemos registro en cuanto a la participación ciudadana.

  • 3  Richard Warren, “Las elecciones decimonónicas en México: una revisión historiográfica”. In José An (...)
  • 4  Warren, op. cit., pp. 47-48.

4Las elecciones son un buen ejemplo de la letra presente en la regulación de las relaciones entre gobierno y gobernados. Además, ayuda para ver el caso de la legislación como fuente para historiar lo social en lo político. Se ha apuntado que en el México decimonónico la falta de “medios estables para transferir el poder” llevó a que la legislación electoral fuera un “experimento continuo”3,  además de que “los mecanismos electorales”, es decir, “el padrón, los procedimientos para votar, el ámbito de los puestos que se cubrirían a través de la competencia”, cambiaban constantemente por lo que los comportamientos políticos de tipo electoral fueron “complejos en un espacio donde la ley confluía con la realidad social”4.  Richard Warren tiene absolutamente razón. No sólo en cuanto a las leyes, sino que en general el encuentro entre documentación oficial y los procesos electorales en sí es difícil, y parece sumamente complejo encontrar al ciudadano en las urnas ante un sistema indirecto, con elecciones de regularidad intermitente, un galimatías administrativo y prácticamente solo documentación oficial para historiar el nivel primario.

5Para dar un ejemplo de la interacción de la ley con otras fuentes para la interpretación histórica, en 1847, con la ciudad ocupada por el ejército estadounidense, el Ayuntamiento de la ciudad por ley estaba obligado a ser reemplazado en diciembre de ese año. Toda la situación era un problema, en medio de un estado de ocupación/guerra —esto es, con la soberanía nacional comprometida— el gobierno nacional mexicano había cambiado del sistema centralista al federal en el año anterior. Gracias a esto, en principio, se reactivaba la legislación emitida en el pasado periodo federalista. Así, siguiendo la ley de 1830 para el reemplazo de ayuntamientos en el Distrito Federal y los territorios, este proceso debía darse anualmente y, por lo tanto, ellos debían llevar a cabo elecciones el primer domingo de ese mes. En las comunicaciones entre la corporación local, el gobernador del Distrito Federal y la Presidencia de la República —que, cabe destacar ,no estaba en ese momento en la capital por la ocupación— se expresó una enorme consternación ante la propia responsabilidad de estas instituciones con la ciudadanía. Así, decían era imposible pedirle a la gente que saliera a votar (con todo lo que ello implicaba: empadronamiento ciudadano, reparto ciudadano de las boletas y establecimiento ciudadano de las casillas) todo esto para el nivel electoral primario e, insisto, con la soberanía nacional en serios problemas.

  • 5  Archivo Histórico del Distrito Federal (AHDF), Fondo Ayuntamiento, Sección Elecciones. Vol. 863, t (...)
  • 6   Manuel Dublán, y José María Lozano, (comps.), Legislación Mexicana o Colección completa de las di (...)

6Entonces, ahí la interpretación de la ley jugó un papel sustancial al grado que en las discusiones internas entre los miembros del Ayuntamiento, contenidas en el Archivo Histórico del Distrito Federal5,  inclusive se planteó —aunque no se llevó a cabo— la posibilidad de usar la ley electoral de 1837, que rigió el caso durante los gobiernos centralistas, pues ésta nombraba ayuntamientos bianualmente, y así podían esperar a la resolución de la situación de guerra antes de pedirle tal cosa a los ciudadanos. Finalmente lo que ocurrió fue que se emitió un bando retrasando el proceso en la ciudad de México por algunas semanas —posibilidad prevista en el artículo cuarto de la “Ley sobre elección de los poderes legislativo y ejecutivo de la nación” del 3 de junio de 18476.

7Así, en el caso mexicano al menos, dadas las aristas que plantea la situación de inestabilidad política que dominó el siglo, es muy importante detenerse en el carácter casi volátil que pudo tener la ley dado cada momento en específico. Lo previsto por la ley, más la preocupación de los tres distintos cuerpos del gobierno reflexionando sobre la concepción misma de la soberanía, en una situación limítrofe como es el estado de ocupación, parecen sugerir en una lectura conjunta de su contenido pero también de sus silencios, la pobre participación popular en estas elecciones. En este caso, las discusiones a puerta cerrada entre los miembros del ayuntamiento, y las comunicaciones privadas entre este cuerpo, el gobernador del Distrito y el propio presidente de la República demuestran esto pues la ocupación no tendría por qué afectar la facultad de elegir ni la representatividad del cuerpo municipal. Sería ideal para completar este cuadro, algún tipo de testimonio electoral ciudadano, con el que no he tenido la fortuna de toparme.

8 Por otro lado, en cuanto a las palabras explícitas, tenemos las comunicaciones directas por escrito entre la ciudadanía y el poder. En este rubro he encontrado manuscritos y folletos que grupos o particulares dirigieron a los poderes locales y nacionales para hacer alguna petición, reclamo, sugerencia, o simplemente dar alguna información que se considerara pertinente para la autoridad en turno. A estos textos, los manejo en mi investigación como “representaciones”, pues esta palabra solía ser su encabezado (y ni hablar de la referencia directa a la costumbre de Antiguo Régimen). Aquí hablaré en particular de las que se conservan en los archivos oficiales, especialmente en el del Senado de la República que es donde he encontrado mayor número.

9 Al contrario de lo que se ha visto en estudios sobre “peticiones” rurales —al parecer en este ámbito geográfico solamente encontramos este tipo de inquietudes, o son las que se han conservado y estudiado— no parece haber habido un formato en las representaciones capitalinas, ni necesariamente un discurso repetitivo o ni siquiera discurso ceremonial forzado. En primer lugar porque el universo de la representación en la ciudad de México fue tan diverso, y el espectro social de sus autores tan plural, que parece imposible sistematizarlas en un solo rubro. Aquí, desafortunadamente, me es imposible dar cuenta de mi muestrario que da testimonio de dicha pluralidad que incluye toda la gama de comunicaciones descrita unos párrafos arriba.

10 En este sentido, el reto metodológico para su estudio es la medida en que captaron la atención de las autoridades y éstas respondieron al llamado ciudadano. Parecería casi ridículo pensar que en un país con tantos problemas grandes y graves que resolver se detuviera la discusión parlamentaria en asuntos muy “particulares”, sin embargo parece haber sido así. De esta forma, las cámaras —porque si bien la documentación de la de Diputados se encuentra dispersa y poco sistematizada, en la de Senadores se hace suficiente referencia a ella como para considerar las dos cámaras como un conjunto— parecen haber dedicado mucho tiempo y recursos a la resolución de problemas que se antojarían más del ámbito administrativo que del político en sí. Esto obliga a una reflexión sobre el diseño del poder legislativo en sí mismo, y la comprensión que tenían sus miembros sobre sus funciones. Como veremos, parecen haberse entendido como representantes directos de sus representados, en un ámbito más personal que institucional. Antes de pasar al caso, cabe mencionar rápidamente que dos de los grandes asuntos tratados en las representaciones durante la década entre 1848 y 1857 sí fueron políticos: la protección a la industria y comercio internos, y el rechazo a la posible apertura de cultos; pero para efectos de la problematización metodológica que busco expresar aquí, me detendré en un caso no necesariamente de esta índole.

11 Mi ejemplo, que produjo un expediente de tamaño respetable en el Archivo del Senado, es el del tercer oficial del ejército Patricio Diez de Urdanibia que pedía le regresaran su empleo en marzo de 1849. Es curioso que a ese de oficial de nivel medio se le pidió, de acuerdo a la premisa de su misiva, un trabajo de “guarda parque”, normalmente encargado a soldados, durante una difícil guerra contra un poderoso enemigo, en una muy complicada batalla, la de Cerro Gordo contra el ejército de los Estados Unidos en abril de 1847. Esto, además del dato curioso, creo que habla de la muy posible mediocridad castrense del autor de la carta. Para mi interés, lo central de ella es que este individuo escribió pidiendo específicamente al Senado que le concedieran la “gracia” de pasarlo por alto de la “licencia absoluta” a los militares que sirvieron en la guerra, que había declarado el gobierno mexicano por medio de una circular.

  • 7  Archivo Histórico y Memoria Legislativa del Senado de la República (AHMLSR), Fondo “Iniciativas, d (...)

12 Es en extremo llamativo que la misiva inicial de Urdanibia estuvo tan mal escrita, y sus intenciones tan intrincadamente expresadas, que la resolución de las cámaras —porque la de Senadores la pasó a la de Diputados para que una comisión revisara el caso— fue que si el ciudadano Urdanibia pedía se le llevara a juicio por sus acciones durante la guerra, se le concedía su deseo. En esa instancia, dos días después de la representación original del antiguo oficial, el Senador Juan Nepomuceno Almonte, ni más ni menos, puso una nota al margen “hago mía la solicitud” de la carta aclaratoria del representado, donde pedía disculpas por su falta de claridad en la petición, y reiteraba su deseo de ser repuesto en su empleo, lo cual finalmente le fue concedido7.

13 Es notable la cantidad de tiempo y recursos aplicados a una minucia que se supondría resoluble a un nivel de administración media en el propio cuerpo del ejército —y ni hablar de que en cuestión de días se le dio solución al asunto. Lo más llamativo, quizá, es la medida en la que la población —porque no estamos hablando de un hombre notable per se y, por la cantidad de veces que se repite esta historia con médicos, abogados, acreedores y deudores del gobierno— recurrió a una expresión dentro del universo de las culturas políticas decimonónicas, entendidas como el repertorio de acciones y las áreas de interés de la ciudadanía, quien utilizó la representación como una manera de obtener gracias, favores o justicia, aun a pesar de ir contra la ley. Y, por los registros conservados, parecería que funcionó en una medida importante.

  • 8  Por ejemplo, Dipesh Chakrabarty, Al margen de Europa. Pensamiento poscolonial y diferencia históri (...)

14Con estos dos ejemplos me parece posible una reflexión final porque justamente muestran los dos extremos del espectro. Mi propuesta es ver la formación estatal desde abajo, en una franca crítica a la visión que pone a la historia de entidades como las latinoamericanas en “desventaja” frente a otros desarrollos históricos que siguieron un modelo parecido a los de cierto occidente europeo, o incluso del norteamericano, en cuanto a la creación de instituciones políticas y a las formas de participación ciudadana en el desenvolvimiento político de los Estados8.

15De esta manera, vemos los procedimientos de la estructuración de un “contrato social” mexicano en el que finalmente cada quién aprendió cuál era su lugar, y la ley parecía tener solo un papel indicativo. Creo que es posible ver esto tanto en el caso “invisible” de la fase primaria de las elecciones, cuanto cuando la ciudadanía decidió decir su nombre, firmarlo y hacer representar sus necesidades frente al poder.

16En el proceso específico de designación de las autoridades, ante una franquicia casi siempre ambigua, por no decir amplia, la participación electoral no parece haber despertado gran interés en la población capitalina a mediados del siglo XIX. En cambio, en una revisión rápida de las listas de compromisarios, electores, miembros del ayuntamiento e incluso gobernadores del Distrito Federal sí vemos algunas interesantes repeticiones en los listados, y ni hablar de anteponerlas con las de los hombres de negocios, los impresores, editorialistas y autores de la historia testimonial. Es decir, sí podemos hablar de un interés electoral elitista, a partir de cierto nivel del proceso.

17Complementariamente, vemos que a la hora de defender cada quien lo de sí mismo —díganse propiedades, empleos, acreditación profesional o capital prestado al gobierno— la población capitalina, desde los indígenas de los barrios de San Juan y Santiago Tlatelolco, pasando por “la clase trabajadora”, el Cabildo Metropolitano, el Comercio Capitalino, hasta los hombres de nombre y apellido conocidos como Juan Bautista Arrechedereta —el cura medio hermano del estadista y autor Lucas Alamán, el impresor Mariano Galván Rivera o el propio Manuel Payno escribieron exigiendo sus derechos ciudadanos para la resolución de problemas específicos.

18Entonces, quizás es posible reflexionar sobre la posibilidad de unir silencio y palabras para trazar la línea de lo que fue la gestación de las culturas políticas mexicanas, en una larga duración de un siglo infectado por guerras, inestabilidad, invasiones, incomunicación, situación de frontera, pluralidad étnica, polarización económica, entre otros factores que le dan complejidad al proceso aunados a un contexto internacional que tampoco fue amigable con las jóvenes naciones desprendidas del antiguo Imperio español que tuvieron que buscar su camino, como mejor pudieron, en el momento que les tocó ser libres.

Haut de page

Notes

1  Eric Van Young, “Islands in the Storm: Quiet Cities and Violent Countrysides in the Mexican Independence Era”, Past & Present, 1988, nº 118, pp. 130-155

2  Respectivamente en 1822, 1826 y 1828. Estos tres episodios han sido estudiados en su conjunto por Richard Warren, Torcuato di Tella, y en específico el motín de la Acordada y el saqueo del Parián por Silvia M. Arrom. Warren, Vagrants; di Tella, Política; Silvia M. Arrom,“Protesta popular en la ciudad de México, el motín del Parián en 1828”. In en Silvia M. Arrom y Servando Ortoll, (coords.), Revuelta en las ciudades. Políticas populares en América Latina, México: UAM Iztapalapa-El Colegio de Sonora-Miguel Ángel Porrúa, 2004, pp. 83-116.

3  Richard Warren, “Las elecciones decimonónicas en México: una revisión historiográfica”. In José Antonio Aguilar Rivera, (coord.), Las elecciones y el gobierno representativo en México (1810-1910), México: Fondo de Cultura Económica-Consejo Nacional para la Cultura y las Artes-Instituto Federal Electoral-Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 2010, p. 47.

4  Warren, op. cit., pp. 47-48.

5  Archivo Histórico del Distrito Federal (AHDF), Fondo Ayuntamiento, Sección Elecciones. Vol. 863, t. 2, expediente 41.

6   Manuel Dublán, y José María Lozano, (comps.), Legislación Mexicana o Colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República, México: Imprenta del Comercio, 1877, vol. V, disposición 2985, p. 280.

7  Archivo Histórico y Memoria Legislativa del Senado de la República (AHMLSR), Fondo “Iniciativas, dictámenes y minutas”, Tomo  LXI correspondiente al Ramo Justicia, 1849.

8  Por ejemplo, Dipesh Chakrabarty, Al margen de Europa. Pensamiento poscolonial y diferencia histórica, Madrid: Tusquets, 2008.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Regina Tapia, « Para encontrar los comportamientos políticos... Ausencias y presencias en busca de lo social en los archivos oficiales », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 30 janvier 2012, consulté le 25 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62423 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.62423

Haut de page

Auteur

Regina Tapia

El Colegio de México/Universidad Autónoma Metropolitana-Cuajimalparegina.tapia@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page