Navigation – Plan du site
Colloques | 2012
Formas de hacer historia hoy. América Latina: fuentes, conceptos y perspectivas de análisis – Workshop internacional El Colegio de México, 20 de julio de 2011. Coordinadoras: Ana Díaz Serrano (Universidad de Murcia), Carolina González Undurraga (Colmex)
Ángel Octavio Álvarez Solís

Conceptualizando América. Historia de los conceptos e ideas fuera de lugar

[30/01/2012]

Résumés

En este ensayo argumento en favor de una meta-metodología de la investigación histórica que tiene como fundamento los principios generales de la historia conceptual. La hipótesis que sostengo es que la historia conceptual es un recurso teórico y metodológico que enriquece las investigaciones empíricas en torno a la historiografía política latinoamericana ; además de operar como un modelo heurístico de investigación histórica, una teoría del conocimiento histórico y una epistemología histórica que permite disolver algunas aporías en las que la historia de las ideas y la historia de las instituciones incurren. Mi conclusión es que la historia conceptual aplicada a la historiografía política latinoamericana implica necesariamente un proceso revisionista que permite encontrar nuevas variaciones conceptuales que se oponen o continúan con las tendencias conceptuales de la historia europea y, sobre todo, que exigen una fundamentación histórico-filosófica de los conceptos políticos latinoamericanos.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  José Fernández Sebastián, Iberconceptos I. Diccionario político y social del mundo iberoamericano (...)

1Primer momento. En el año de 2008, la Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas publicó un dossier dedicado a la reflexión de Latinoamérica como laboratorio conceptual. Esta reflexión permitió establecer un panorama general sobre algunos conceptos centrales de la modernidad política iberoamericana. El resultado de esta investigación fue servir de sustrato historiográfico a lo que se publicó posteriormente como Iberconceptos I. Diccionario político y social del mundo iberoamericano (La era de las revoluciones, 1750-1850)1. Más allá del suceso editorial, lo que destaca de ambas publicaciones es que tanto coordinadores como colaboradores asumen que se trata de un corpus historiográfico unificado. Esta unidad historiográfica es posible debido a una unidad metodológica previa que garantiza el análisis histórico del objeto de estudio: la modernidad iberoamericana. En efecto, la metodología que ordena y articula Iberconceptos es la historia conceptual con las variaciones establecidas por las investigaciones recientes. Sin embargo, una revisión analítico-metodológica nos muestra que no existe una unidad metodológica en ambas obras debido a que no todos los colaboradores latinoamericanos conocen o practican la historia conceptual y, además, que no es posible establecer un modelo unificado de historia conceptual ya que, si seguimos la metodología iniciada por Reinahrt Koselleck, Werner Conze y Otto Brunner, se trata de una metodología en disputa epistemológica. Por tanto, la historia conceptual no es una metodología similar a la historia de las palabras, la semántica histórica o simplemente la historia de un concepto. Por lo anterior, mantengamos la siguientes preguntas ¿es necesaria la historia conceptual para investigar históricamente los conceptos políticos? ¿El objeto iberoamericana puede ser analizado satisfactoriamente con el modelo de la Begriffgeschichte?

  • 2  José Antonio Aguilar Rivera, « El tiempo de la teoría: la fuga hacia los lenguajes políticos », Is (...)

2Segundo momento. El número 35 de la Revista Istor del Departamento de Historia del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) publicó un debate entre el argentino José Elías Palti y el mexicano José Antonio Aguilar con motivo de una recensión crítica del último sobre un libro del primero2. El primer punto de contacto es que ambos investigadores son historiadores del pensamiento político latinoamericano; ambos se formaron en universidades norteamericanas –Berkeley y Chicago respectivamente-, ambos son especialistas en el liberalismo mexicano del siglo XIX y, sobre todo, los dos son historiadores intelectuales críticos con la historia tradicional de las ideas políticas. No obstante, sus diferencias comienzan hacerse explícitas en el momento en que cada uno reflexiona sobre sus propios principios metodológicos: Aguilar acusa a Palti de una fuga hacia los lenguajes políticos con base en un posmodernismo oculto; Palti acusa Aguilar de una tendencia contra-fáctica debido a su defensa clásica de la historia de las ideas. El argentino argumenta que todo historiador que realiza historia de las ideas se encuentra en una situación análoga al físico ptolemaico previo al advenimiento de la astronomía kepleriana. El mexicano, por su parte, señala que no toda historia de las ideas debe ser rechazada a priori ni mucho menos por opciones metodológicas que no son claras en sus principios de reconstrucción histórica. El debate se tornó inconmensurable. Independientemente del nivel ad hominem de la argumentación y la osadía metafórica por descalificar la historiografía de cada uno, lo que me interesa señalar es que entre ambos no existe acuerdo alguno debido a que parten de supuestos de discusión totalmente distintos. No se trata de afirmar que cada uno tiene su propia consideración de lo que debe ser la labor historiográfica o que ambos comparten una preocupación por la explicación metodológica como acompañamiento sustantivo de su investigación empírica, por el contrario, lo que demuestra este dialogo entre historiadores es que metodología histórica y epistemología del conocimiento histórico son fases distintas e inferiores de la operación historiográfica. Frente a esta problemática, surge esta pregunta ¿por qué ambas críticas –tanto la de Palti como la de Aguilar- se centraron en cuestiones estrictamente metodológicas y no epistemológicas? ¿El debate metodológico requiere un criterio de contrastación empírica sin que ello implique una revisión historiográfica exhaustiva y una crítica de las fuentes o, más específico aún, es necesario que el historiador reflexione previamente sobre su objeto de estudio?

3En lo que sigue argumentaré en favor de una meta-metodología de la investigación histórica que tiene como fundamento los principios generales de la historia conceptual. En primera instancia, la historia conceptual es un recurso teórico y metodológico que enriquece las investigaciones empíricas en torno a la historiografía política latinoamericana. En segunda instancia, la historia conceptual es, además de un modelo heurístico de investigación histórica, una teoría del conocimiento histórico que considera la relación entre lenguaje e historia de manera constitutiva. Por último, la historia conceptual opera como una epistemología histórica que permite disolver algunas aporías que la historia de las ideas y la historia de las instituciones no resuelven. Para fortalecer mi argumento y demostrar que la historia conceptual es una metodología pertinente para el estudio de la historia política latinoamericana me baso en la siguiente suposición : la historia de las ideas políticas latinoamericanas incurrió en un caso de “ideas fuera de lugar” -ideas que se aplican a un contexto que no le corresponden de manera adecuada. Mi tesis consiste en mostrar que la historia conceptual aplicada a la historiografía política latinoamericana implica necesariamente un proceso revisionista que permite encontrar nuevas variaciones conceptuales que se oponen o continúan con las tendencias conceptuales de la historia europea y, sobre todo, que exigen una fundamentación histórico-filosófica de los conceptos políticos latinoamericanos.

Historia conceptual como teoría del conocimiento histórico

  • 3  Existen diversas obras en las cuales se muestra el impacto del giro lingüístico en la historiograf (...)
  • 4  Esta afirmación que enfatiza el carácter esencialmente lingüístico de las ideas justifica el víncu (...)
  • 5  Reinhart Koselleck, Vergangene Zukunft. Zur Semantik geschichtlicher Zeiten, 1a edición, Fráncfort (...)

4La historia conceptual es producto de la reflexión epistemológica e historiográfica sobre el lenguaje con el que nos referimos al pasado y con el cual construimos el presente. Es por ello que no podía existir historia conceptual antes del giro lingüístico, ya que los debates acerca de la importancia del lenguaje para la historia tienen su propia historicidad.3 En tal caso, la historia de los conceptos puede entenderse como una forma de historia de las ideas vista a la luz del giro lingüístico o, mejor aún, como una reflexión histórica sobre el papel que desempeñan las ideas y los conceptos en su contexto lingüístico.4 Sin embargo, esto no es completamente verdadero. Por una parte, la historia conceptual surge con el motivo expreso de modificar y criticar los supuestos elementales de la historia de las ideas y, por consiguiente, se trata de una metodología reactiva que busca reposicionar el vínculo entre filosofía, historia y política. Su tesis principal es que podemos conocer la historia política, social y cultural de cualquier sociedad a partir del análisis sincrónico-diacrónico de los conceptos claves con los cuales los individuos de tal sociedad se comprenden, comunican y critican entre sí.5 El supuesto que acompaña esta consideración es el siguiente: los conceptos son índices de realidad y factor de cambio político, razón por la cual constituyen el sustrato semántico que condiciona la inteligibilidad de los componentes políticos y sociales fundamentales. En consecuencia, para la historia conceptual no todas las palabras son conceptos histórico-políticos ni mucho menos conceptos históricos fundamentales -conceptos que limitan los marcos comprensivos de cada época histórica.

  • 6  George Iggers, Historiography in the Twentieth Century. From Scientific Objectivity to the Postmod (...)

5Por otra parte, la historia conceptual es uno de los modelos historiográficos que asume con mayor radicalidad la relación entre filosofía e historia. Este dato es relevante debido a que, por un lado, la mayor parte de la historiografía del siglo XX está más cercana a las ciencias sociales que a la filosofía continental; por el otro, la filosofía se aleja cada vez más de cuestiones históricas por el temor a incurrir en una variación no justificada de historicismo especulativo.6 Este distanciamiento provocó que los filósofos fuesen los encargados de establecer los fundamentos del conocimiento histórico con total desconocimiento de la práctica historiográfica y los historiadores profesionales especialistas preocupados más por la labor archivística que por la reflexión teórica sobre su objeto. A pesar de ello, la historia conceptual permite este intercambio epistemológico, ésta sana conjunción entre archivo y teoría, gracias a su preocupación -que en ocasiones se torna obsesiva- por la intersección entre política y lenguaje. Efectivamente, este modelo interdisciplinario tiene como punto de partida la posibilidad de la construcción semántica del pasado y, por consiguiente, la explicitación lingüística del presente. La historia conceptual no oculta que, al referirse a los vestigios conceptuales del pasado, busca comprender las formulaciones discursivas del presente. Esta comprensión del presente es posible gracias a la mediación del pasado –el espacio de experiencia- con el futuro –el horizonte de expectativa-, y para ello necesitamos de la estela del lenguaje. Es por esta intención “presentista” y, al mismo tiempo “erudita”, por la cual se ha insistido que la historia conceptual constituye todo menos un núcleo homogéneo de reglas metodológicas o un modelo historiográfico unificado: la historia conceptual depende más del enfoque epistemológico del historiador que de la propia especificidad de la realidad histórica. Por lo tanto, la historia conceptual más que un método histórico el cual se aplica mediante reglas precisas constituye exclusivamente un enfoque histórico o una mirada política, una forma de relacionar a la historia, la política y la filosofía por medio de las historicidades del lenguaje.

6En el caso de Iberconceptos, existen algunas tensiones epistémicas que obstruyen su legitimidad como conocimiento histórico justificado. Primero, algunas contribuciones del Diccionario coordinado por el profesor José Fernández Sebastián no distinguen historia de las palabras, semántica histórica y conceptografía política. Segundo, el proyecto parte de la convicción de que en todas las contribuciones se realiza una forma de historia conceptual que, en última instancia, coinciden con una unidad metodológica garantizada únicamente por el tratamiento histórico de algunos conceptos históricos fundamentales. Tercero, al pretender un alcance transnacional, el proyecto de Fernández Sebastián tiene la intención de analizar comparativamente los conceptos sin que se justifiquen las herramientas analíticas para realizar un estudio comparado. Por último, una de las propiedades esenciales del programa instituido por Reinhart Koselleck, consiste en precisar un vínculo detallado entre el análisis sincrónico de los conceptos en su origen histórico y el análisis diacrónico que permite establecer transferencias, rupturas y continuidades histórico-semánticas. Algunas de las entradas del Diccionario simplemente no cumplen con esta exigencia metodológica fundamental. Sin embargo, esto no quiere decir que la historia conceptual sea una metodología pura sin variaciones terminológicas o principios dinámicos de fundamentación, pero de ahí no se sigue que todo tratamiento histórico de un concepto político sea un producto de la historia conceptual. Tampoco se trata de proponer un modelo epistemológico unificado que impida la variación historiográfica y cierto margen de inventiva e imaginación metodológica por parte del historiador, pero tampoco es conveniente partir de un anarquismo epistemológico en el que cada concepto y fuente histórica admiten una concepción histórica distinta en un proyecto que presume unidad metodológica. En mi opinión, la evaluación del resultado final es que falto mayor discusión metodológica y, sobre todo, ampliar el debate en torno al estatuto epistemológico de las fuentes, la elección de conceptos, el trazado espacio-temporal de los objetos y una reformulación de los efectos del análisis del vocabulario histórico de una época. Ello no implica que el Diccionario no sea una obra historiográfica de largo alcance o que su utilidad sea exclusivamente secundaria; al contrario, se trata de uno de los momentos historiográficos mejor logrados en Iberoamérica, en el cual se aprecia la necesidad del trabajo colegiado en el inagotable campo de la historia. En tal caso, el déficit metodológico de Iberconceptos me sirve de pretexto para mostrar que, a diferencia de países como Francia, Inglaterra o Alemania, los países iberoamericanos padecen cierto abandono de teoría debido a la pulsión archivista de algunas corrientes historiográficas y, por consiguiente, este abandono se aprecia en el alcance normativo de sus investigaciones empíricas. La debilidad normativa del debate metodológico y el desdén por el debate epistemológico en nuestra área geográfica son signo inequívoco que en Iberoamérica la teoría siempre llega tarde. Por tanto, la profesionalización histórica no sólo supone métodos de investigación avanzados o una crítica de fuentes reflexiva, sino discusiones teóricas sobre los objetos, principios y fundamentos que la historia en tanto ciencia matriz requiere explicitar para así garantizar su legitimidad como objeto teórico epistémicamente pertinente.

Historia de los conceptos e ideas fuera de lugar

  • 7  Roberto Schwarz, « Las ideas fuera de lugar », Absurdo Brasil. Polémicas en la cultura brasileña, (...)

7A pesar de la crítica desmedida que hacen algunos historiadores y filósofos sensibles a la epistemología histórica, la historia conceptual posee varias premisas fuertes que fundamentan el núcleo teórico de su proyecto epistemológico: la historia conceptual parte de una crítica radical a los supuestos metodológicos de la historia de las ideas políticas. Al igual que la historia intelectual, la principal crítica de la historia conceptual a la historia de las ideas consiste en una revisión de los recursos lingüísticos con los que el historiador se enfrenta al pasado, supuestos que por asumir como evidentes, no exigen una reflexión detenida por parte del investigador. Entre tales supuestos no justificados están el uso irreflexivo de tipos ideales, el anacronismo sofisticado al partir de una concepción espacial del tiempo (estratificación del tiempo) y el problema de las idea fuera de lugar. El primero consiste en el mal uso de los tipos ideales al identificar la realidad histórica con el vocabulario histórico para referirnos a ella. El segundo en el afán del historiador de las ideas por encontrar continuidades históricas con base en la aceptación no justificada de problemas perennes. Por último, el historiador de las ideas utiliza marcos categoriales que corresponden, en última instancia, con sus propios modelos historiográficos en los cuales las ideas que no correspondan con los hechos son simplemente desviaciones de un modelo original.7 Estos tres problemas tienen su origen en una comprensión unidimensional del lenguaje, en un uso irreflexivo del vocabulario histórico del historiador y en la negación filosófica de la propia historicidad de la ciencia histórica. Al respecto, trataré de argumentar por qué estos tres supuestos se ven problematizados por la historia de las ideas latinoamericanas y, por consiguiente, señalaré algunas de las causas de la incomprensión metodológica en la que incurren algunos historiadores intelectuales de Latinoamérica.

  • 8  Michel de Certeau, La escritura de la historia, (trad. Jorge López Moctezuma), 1a Edición, México: (...)

8En el debate Palti-Rivera queda de manifiesto que sus principales divergencias son metodológicas. Sin embargo, las cuestiones metodológicas no son cuestiones secundarias o filtros que debe obviar el historiador consagrado al registro de archivo y la crítica de las fuentes ; por el contrario, el objeto histórico está determinado por las estrategias analítico-metodológicas que condicionan la investigación histórica. Por consiguiente, si el tipo de metodología depende del objeto de conocimiento, tal objeto dependerá de la epistemología que le sirve de fundamento. El análisis de los objetos, métodos y fundamentos de la ciencia histórica es, por tanto, un recurso historiográfico tan necesario como la evaluación de las fuentes del conocimiento histórico. Si el debate de cuestiones metodológicas no es un lugar común de la práctica historiográfica y la reflexión teórica enriquece el análisis histórico, se sigue que el revisionismo historiográfico únicamente es posible si se realiza una crítica epistemológica de sus supuestos metodológicos. El análisis conceptual, la reflexión epistemológica, la explicitación metodológica y la crítica rigurosa de las fuentes históricas son elementos que si bien están enlazados holísticamente en la operación historiográfica, requieren niveles de justificación distintos.8

9Ahora bien, a pesar de la vigorosidad de tales consideraciones normativas, el debate metodológico se localiza en otras latitudes distintas al espacio latinoamericano debido a la falta de una cultural argumental y a la subordinación de la reflexión metahistórica a la práctica historiográfica. Por ejemplo, en el caso del debate Palti-Rivera existe una discusión metodológica, pero no una discusión epistemológica. Ninguno de los dos historiadores se toma la molestia de analizar y evaluar epistémicamente los supuestos no justificados de la teoría de su contrincante ni mucho menos de explicitar sus fundamentos más recónditos. Frente a esta cuestión, vale preguntarse ¿será necesario este ejercicio de elucidación de fundamentos o se trata de una reflexión histórica a posteriori propia de filósofos más cercanos a la especulación teórica que a la práctica empírica del historiador?

10En primer lugar, una defensa de la teoría implica asumir la perspectiva del observador y, por extensión, tomar distancia de los presupuestos que configuran la comprensión histórica. En segundo lugar, la explicitación de los fundamentos no es una actividad de segundo orden, ya que los grados de reflexividad dependen de las razones últimas que una comunidad de investigación está dispuesta aceptar como verdaderas. En tercer lugar, la distinción entre teoría y práctica de la historia o, si se prefiere, la distinción entre saber empírico y saber normativo se torna en una distinción problemática: no existe un criterio a priori que determine en que momento la descripción de un hecho histórico no es necesariamente una atribución cognitiva de cómo creemos que ocurrieron tales hechos. El decisionismo semántico del historiador es inevitable, pero no por ello superfluo o autoevidente de ahí que tenga que justificarse. Por último, la preocupación empírica propiamente archivística del historiador no es razón suficiente para no elucidar los mecanismos discursivos y los dispositivos conceptuales con los cuales construye, re-construye y de-construye el pasado.

  • 9  Frank Ankersmit, Historia y tropología. Acenso y caída de la metáfora, (trad. Ricardo Martín Rubio (...)

11Estas consideraciones metodológicas nos conducen a nuestro segundo punto : la historia conceptual opera como una crítica radical a la historia de las ideas que, en el caso de Latinoamérica, forman parte de un proceso de revisionismo historiográfico y de un metodologismo antropófago que establece la originalidad y marginalidad de la historia política del área. Me explico con más detalle. La historia de las ideas parte del supuesto de que existen entidades políticas denominadas “ideas” las cuales funcionan como reductos del pensamiento que, en última instancia, corresponden con los hechos históricos. Es decir, que entre texto y contexto existe una continuidad epistémica que el historiador es capaz de explicar con mayor precisión. Esto último implica que la historiografía de las ideas asume la existencia de un esquema “modelo-desviación” que, en perspectiva sociológica, es análogo al esquema “centro-periferia”. Si el modelo es el tipo ideal en el cual las ideas puras tienen su sustrato y las ideas periféricas su baremo de apropiación, entonces la desviación del modelo es el producto historiográfico que se obtiene cuando se aplica el soporte conceptual ideal a un contexto ajeno como el caso de la historia política latinoamericana. La distancia entre hechos e interpretaciones de la historia de las ideas supone una teoría correspondentista del conocimiento histórico que no resuelve las aporías entre descripción, interpretación y selección de fuentes.9

  • 10  Reinhart Koselleck, Futuro-pasado. Para una semántica de los tiempos históricos, 2 Edición, Barcel (...)

12En este último caso, la historia de las ideas latinoamericana surge en los años cincuenta con la finalidad de analizar los procesos de desviación histórica de algunos discursos políticos; específicamente se originó para demostrar que la apropiación del liberalismo en Latinoamérica es un proceso de distorsión histórica en el que las ideas liberales sufren tal trasformación que es imposible seguir considerándolas como “liberales”. Esto último implica que existe un cuerpo teórico unificado del liberalismo, un tipo ideal “liberal”, que nos indica cuando un contexto se ajusta al programa y cuando es una perversión. El modelo de “liberalismo” lo proporciona el liberalismo europeo decimonónico y el liberalismo latinoamericano es, por tanto, un ejemplo de recepción anómala. Si partimos de los supuestos de la historia de las ideas, se infiere que la política latinoamericana es un caso ejemplar de ideas fuera de lugar, de un caso histórico de desviación discursiva en el cual los hechos y las interpretaciones no corresponden con la especificidad de las categorías conceptuales establecidas por la teoría política clásica. Las ideas liberales, simplemente, son adecuaciones problemáticas entre textos y contextos, entre programas normativos y descripción empíricas, las cuales adquieren en Latinoamérica una dimensión inferior comparada con la ejemplaridad de la historia europea. Dada esta problemática ¿habrá que rechazar los conceptos europeos de interpretación histórica por ser causa de un reduccionismo de la realidad latinoamericana? Evidentemente no, pero ese el nudo gordiano del asunto. Por una parte, si aceptamos los principios epistemológicos de la historia de las ideas nos vemos obligados aceptar que los agentes latinoamericanos no realizaron ninguna contribución universal a la historia del pensamiento político. Por otra parte, si partimos del esquema modelos-desviaciones, requerimos de un instrumento general que permita ubicar el cúmulo de experiencias históricas, algunos conceptos que permiten ordenar la experiencia histórica y, a su vez, transformarla en el momento en que son comprendidos pragmáticamente. En contraste, la historia conceptual resuelve esta aporía al insistir que si los conceptos tienen una historia, tales conceptos son necesariamente dinámicos y, por ello, que la comprensión lingüística del pasado es la condición básica para asumir la historicidad del historiador profesional. La historia conceptual demuestra que significante y significado son históricamente inconmensurables. Por lo tanto, el análisis sincrónico tiene como condición de posibilidad el análisis diacrónico. El significado histórico de un concepto depende de sus variaciones como significante y, viceversa, el contenido de cualquier significante es la suma de significados atribuidos históricamente. La semántica histórica propuesta por la historia conceptual demuestra que la experiencia del tiempo histórico es una experiencia lingüística y, por ende, que la historia conceptual es autónoma pero subsidiaria de la historia social, ya que para poder coordinar los significantes con los significados se requiere explicitar la naturaleza estrictamente semántica de los primeros y la naturaleza social de los segundos. Para concluir, prefiero que sea el propio Koselleck quien señale la complementación entre historia conceptual e historia social a modo de mostrar cómo el análisis del lenguaje garantiza una mejor comprensión histórica de las fuentes y, viceversa, cómo el condicionamiento lingüístico de las fuentes abre la posibilidad de poder crear historias. Afirmó Koselleck: “La historia conceptual tiene que ver siempre con situaciones y sucesos políticos y sociales, claro que a condición de que hayan sido concebidos conceptualmente y articulados en el lenguaje de las fuentes. Este procedimiento interpreta la historia en un sentido estricto mediante los conceptos que han atravesado en los diferentes momentos históricos”.10

Haut de page

Notes

1  José Fernández Sebastián, Iberconceptos I. Diccionario político y social del mundo iberoamericano (La era de las revoluciones, 1750-1850), (coord.), 1 edición, Madrid: Marcial Pons, 2009, 1422 p., ISBN : 9788496411661.

2  José Antonio Aguilar Rivera, « El tiempo de la teoría: la fuga hacia los lenguajes políticos », Istor. Revista de Historia internacional, 2008, núm. 35, 129-136. Elías José Palti, « El pecado de la teoría: una respuesta a José Antonio Aguilar », Istor. Revista de Historia internacional, 2008, núm. 35, 137-154.

3  Existen diversas obras en las cuales se muestra el impacto del giro lingüístico en la historiografía del siglo XX. Al respecto destaco la obra fundamental de Elizabeth Clarck, History, Theory, Text. Historians and the Linguistic Turn, 1a Edición, Cambridge: Harvard University Press, 2004; Ernest Breisach, On the Future of History. The Posmodernist Challenge and its Aftermath, 2a Edición, Chicago: Chicago University Press, 2003; Munslow, Alun. Deconstruction History, 1ª Edición, New York: Routledge, 1997. Para el ámbito iberoamericano resulta de interés Jaume Aurell Cardona, La escritura de la memoria. De los positivismos a los modernismos, 1ª Edición, Valencia: Servei de Publicacions Universitat de València, 2005. Elías José Palti, (coord.), Giro lingüístico e historia intelectual, 1ª edición, Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes, 1998.

4  Esta afirmación que enfatiza el carácter esencialmente lingüístico de las ideas justifica el vínculo que algunos historiadores han encontrado en torno a la relación entre la Begriffgeschichte y la Cambridge School.Cfr. Sandro Chignola & Giuseppe Duso, Historia de los conceptos y Filosofía Política, 1ª Edición. Madrid: Biblioteca Nueva, 2009. No es extraño, entonces, que la colección de estudios dirigida por Quentin Skinner y apoyada por J.G.A. Pocock sea autonombrada Ideas in Context. En este caso, context es presumiblemente contexto histórico comprendido a la luz de su composición lingüística e ideas como los soportes lingüísticos con los cuales se trasladan los significados que componen las estructuras básicas de una época históricamente determinada.

5  Reinhart Koselleck, Vergangene Zukunft. Zur Semantik geschichtlicher Zeiten, 1a edición, Fráncfort del Meno: Shurkamp, 1975.

6  George Iggers, Historiography in the Twentieth Century. From Scientific Objectivity to the Postmodern Challenge, 1st Edición, London: Wesleyan University Press, 1997. Ernest Gellner, Words and Things. A Critical Account of Linguistic Philosophy and a Study in Ideology, 1a Edición, London: Gollancz, 1959.

7  Roberto Schwarz, « Las ideas fuera de lugar », Absurdo Brasil. Polémicas en la cultura brasileña, Buenos Aires: Biblos, 2000, p. 45-60; Elías José Palti, El problema de “las ideas fuera de lugar” revisitado, México: CCYDEL-Universidad Nacional Autónoma de México, 2004.

8  Michel de Certeau, La escritura de la historia, (trad. Jorge López Moctezuma), 1a Edición, México: Universidad Iberoamericana- instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, 1999.

9  Frank Ankersmit, Historia y tropología. Acenso y caída de la metáfora, (trad. Ricardo Martín Rubio Ruiz), 1ª Edición, México: Fondo de Cultura Económica, 2004.

10  Reinhart Koselleck, Futuro-pasado. Para una semántica de los tiempos históricos, 2 Edición, Barcelona: Paidos, 1993, p. 118.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ángel Octavio Álvarez Solís, « Conceptualizando América. Historia de los conceptos e ideas fuera de lugar », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 30 janvier 2012, consulté le 20 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62459 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.62459

Haut de page

Auteur

Ángel Octavio Álvarez Solís

Centro de Investigación y Docencia Económicasangeluscortesano@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page