Navigation – Plan du site
Colloques | 2012
Formas de hacer historia hoy. América Latina: fuentes, conceptos y perspectivas de análisis – Workshop internacional El Colegio de México, 20 de julio de 2011. Coordinadoras: Ana Díaz Serrano (Universidad de Murcia), Carolina González Undurraga (Colmex)
Ana Díaz Serrano

Coloquio de viejas y nuevas historias. Propuesta para pensar una historia compleja hoy

[20/01/2012]

Résumés

Partiendo de algunas de las afirmaciones de Peter Burke en su artículo introductorio del libro Formas de hacer historia, en este texto hemos trazado algunas líneas para el debate propuesto en este workshop. Incidimos en algunos temas como la relación del historiador con las fuentes y su compromiso con la sociedad. Finalmente, sopesamos algunas tendencias historiográficas recientes abocadas a la formulación de una historia compleja, llena de matices y libre de prejuicios nacionales y de otros presupuestos propios de la historia tradicional.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Peter Burke, “Obertura: la nueva historia, su pasado y su futuro”, in Peter Burke (edit.), Formas d (...)
  • 2 Burke, Op. cit., p. 15.

1En los primeros años del siglo XXI, Peter Burke abría la reedición de su compilación Formas de hacer historia con la siguiente afirmación “En la última generación, aproximadamente, el universo de los historiadores se ha expandido a un ritmo vertiginoso. La historia nacional, predominante en el siglo XIX, ha de competir ahora, para atraer la atención, con la historia mundial y la local (confiada en otros tiempos a anticuarios y aficionados). Hay muchos campos nuevos, sostenidos a menudo por revistas especializadas (…)”1. Continua su texto definiendo la nueva historia como “una historia escrita como reacción deliberada contra el paradigma tradicional” y más concretamente como “una historia made in France”2, circunscrita al ámbito de la Escuela de los Annales y en relación al esfuerzo por incorporar la historia en el ámbito de las ciencias sociales. En definitiva, la nueva historia es un cuestionamiento de la manera de hacer historia y una propuesta de alternativas. Ésta se tradujo en la incorporación de nuevas técnicas de análisis e incluso de nuevos objetos de estudio, y, sobre todo, en la adopción de una mirada diferente, cuyo objetivo casi obsesivo ha sido evitar presentismos y anacronismos conceptuales.

  • 3 Xavier Gil Pujol, “Epílogo. Política como cultura”, in Xavier Gil Pujol (comp.), Tiempo de política (...)

2En el horizonte: la ruptura de los historiadores con los paradigmas historiográficos tradicionales y la multiplicación de fórmulas para, no ya descubrir la verdad, sino apenas alcanzar a vislumbrarla entre las múltiples variaciones en el tiempo y en el espacio. El resultado ha sido una expansión de la historia, cuya consigna es, si “todo tiene un pasado”, todo puede ser historiado. Los efectos han sido interesantes: una ampliación de temas de estudios, incorporando a la historiografía de objetos y sujetos invisibilizados, como los grupos sociales minoritarios, o incluso literalmente invisibles, con, por ejemplo, la formulación de una historia de los olores o incluso de la nada; pero, sobre todo, y directamente relacionado con lo anterior, la necesidad de, en primera instancia, poner atención a nuevas fuentes y, en segunda instancia, releer las fuentes tradicionales. Esto nos dirige, por un lado, a superar la valoración del trabajo historiográfico por el carácter inédito de las fuentes sobre las que se sustenta por encima de la interpretación que de ellas se hace; y, por otro, a admitir cierta flexibilidad a la hora de relacionar un tipo de fuente con un tipo de método o tendencia historiográfica. En este sentido destaca, por ejemplo, la incorporación a la nueva historia política del régimen de visualidad, lo que se ha denominado ‘giro visual’, que sería propio de la historia cultural3.

3Esto lleva también al cuestionamiento de la fuente escrita como paradigma del trabajo historiográfico, en tanto el estudio de la cultura material se plantea para todas las épocas, con un auge de la arqueología que ha generado significativos problemas en torno a cómo privilegiar los estratos; surgen otros recursos, como los testimonios orales para la historia del tiempo presente y se ponen en valor otros, como las fuentes literarias, por ejemplo, para hacer una historia de la marginación a partir de la novela picaresca o de la novela victoriana para épocas posteriores.

4En cierto modo, el rechazo a una historia desde arriba, narrativa, recopilatoria y absoluta ha obligado a una historia polifacética. Surge la necesidad de buscar todos los medios para aprehender una realidad compuesta de múltiples voces, rostros, intereses y estrategias, una diversidad que esfuma el viejo anhelo de conocer la verdad y nos aproxima a un relativismo que lleva a hablar de muchas verdades.

5La aceptación de este carácter polifacético del pasado pasa por el reconocimiento de esta misma cualidad en el presente. No puede separarse este interés por las otras historias, las otras voces y los otros rostros del pasado, del suscitado por sus homólogas en el presente. La historia de los grupos tradicionalmente excluidos de los relatos históricos no se puede entender sin los movimientos que reclamaron su visibilidad también para las sociedades del presente y en esto es especialmente significativa la relación entre el desarrollo de la historia de género y el del feminismo, o entre la historia del tiempo presente y la memoria histórica. Esta invisibilidad ha dificultado su registro documental y lleva inevitablemente a la búsqueda de otras fuentes.

  • 4 Burke, Op. cit., p. 27-31.
  • 5 Burke, Op. cit., p. 20.

6Es este punto el que más complica a Burke en su disertación sobre la nueva historia, ya que, si bien reconoce su utilidad, adopta un tono de desconfianza que minimiza su potencial4: plantea los problemas de las lecturas entrelíneas que acostumbran hacer los historiadores de la cultura popular, de la influencia del historiador-entrevistador en la historia oral, de la objetividad de la fotografía y otro tipo de imágenes, del exceso de entusiasmo en la decodificación iconográfica, del uso del estudio de los restos materiales como mera confirmación de hipótesis formuladas con fuentes documentales y del efecto de la falta de homogeneidad en la historia serial. En general, reclama que debe hacerse una crítica de este tipo de fuentes como ya se ha hecho con la fuente documental. Por otro lado, Burke recuerda la necesidad de avivar el diálogo entre la historia y otras disciplinas, “en el sentido –dice- de aprender de antropólogos sociales, economistas, críticos literarios (…), etc. y colaborar con ellos.”5 Éste quizás haya sido uno de los aspectos menos exitosos de ese reto lanzado por la nueva historia. ¿Hasta qué punto se ha desarrollado este diálogo más allá de la creación de espacios comunes de trabajo? ¿Ha sido un diálogo de sordos?

7Este punto nos lleva a decretar otra matización con respecto al éxito de la nueva historia: se trata de la fuerte especialización que ha sufrido la investigación histórica en las últimas décadas, un fenómenos sobre el que ya advirtió sus efectos De Certeau en La escritura de la Historia. En esto ha sido fundamental el desarrollo institucional, tendente a al creación de departamentos, institutos y centros de estudios según la división por áreas. Un caso paradigmático, al menos en lo que respecta al espacio académico español y que afecta directamente a la propuesta interpretativa de mi investigación en concreto en torno a las relaciones entre la Corona española y sus territorios periféricos, es el de la separación entre el estudio de la historia de España y la historia de América, que toma sentido para el período contemporáneo, pero no se sostiene para el período anterior.

  • 6 José Francisco Aranda Pérez (coord.), La declinación de la Monarquía Hispánica en el siglo XVI, Mad (...)

8Este mal institucional viene generando una parcelación en la historiografía, siempre a la espera de trabajos de síntesis que hagan converger el trabajo particular de cada área. Éstas, por otra parte, han tenido un desarrollo dispar, determinado por intereses ajenos a los propiamente historiográficos y que ha dado lugar a hablar de “modas historiográficas”, (casi) siempre en un tono despectivo y frecuentemente reivindicativo del rescate de temas relegados al olvido. Así lo manifestaba Aranda Pérez en la presentación del volumen que reunía los trabajos presentados en la viiª Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna, celebrada en 2002, para justificar la elección de las dos temáticas sobre las que giró este encuentro: la declinación de la Monarquía Hispánica y el mundo rural en el siglo XVII6. La declaración de intenciones de Aranda Pérez toma sentido si consideramos el contexto historiográfico que se desarrolló en España entre 1996 y 2004. Se trata del período de las conmemoraciones de los centenarios de Carlos V y Felipe II, auspiciados por el gobierno español, de corte conservador, y cuyo objetivo era arrojar luz, digamos una luz blanca, casi purificadora, sobre el siglo XVI español, neutralizando la abundante bibliografía en torno la decadencia del Imperio, correspondiente al período de los Austrias menores, pero también eliminando las sombras que sobre los reinados carolino y filipino había arrojado la dictadura franquista al apropiarse de sus discursos y símbolos. En realidad, el objetivo del partido en el poder no era tanto iluminar un pasado tan lejano, sino favorecer una relectura de los fundamentos simbólicos de su propio pasado, mucho más reciente, en directa relación con el denostado Franquismo. Grandiosas exposiciones, una gran gama de actividades académicas, una línea editorial e incluso una fundación a través de la cual se financió la realización de investigaciones sobre el período, sirvieron para repensar la Monarquía Hispánica y, por ende, todo lo que tuviera relación con ella.

9Estas reacciones historiográficas que se sitúan en un “a pesar de las modas historiográficas” de alguna manera obvian el compromiso del historiador con problemáticas que le son contemporáneas y que lógicamente van a acaparar una mayor atención e inversión de recursos. En el caso expuesto se trató de una demanda política, como igual puede considerarse la más reciente atención prestada por el gobierno socialista español a la memoria histórica, que además se corresponde con los que muchos identifican con una deuda social.

Historia de todos

  • 7 Mar Langa Pizarro, “La novela histórica española en la transición y en la democracia”, Anales de Li (...)

10Al hablar de la relación del historiador con la sociedad se debería atender a aspectos que han sido desdeñados desde el ámbito de la investigación, como son la docencia de la historia o la divulgación de la historia. Centrándonos en éste último, la novela histórica continúa siendo uno de los géneros en auge de la llamada “nueva narrativa española”, sustentada en la confluencia de recursos de otras tendencias novelesca y caracterizada por su flexibilidad a la hora de presentar “lo histórico”. Se ha llegado ha hablar de una saturación del mercado editorial español, enriquecido por la producción latinoamericana y las traducciones de los éxitos literarios en otros idiomas. Entre las obras que mejor han superado la opinión de lectores y críticos se encuentran aquellas que han sobrepasado las metas puramente literarias y han mostrado los acontecimientos históricos en términos atractivos a la vez que ha impulsado el cuestionamiento de la verdad histórica y la interrogación por la interpretación del pasado7. A la sombra de estas obras de gran formato, proliferan con éxito las revistas de divulgación de historia destinadas al gran público pone de relieve el interés general por el conocer el pasado de forma entretenida pero también rigurosa. Un ejemplo de ello es el éxito, con la venta mensual de cerca de 55.000 ejemplares en España, de La aventura de la Historia, que suma el formato periodístico, el uso de imágenes de alta calidad y la colaboración de expertos de reconocido prestigio.

11La relación entre cine e historia ha sido estrecha a la vez que controvertida desde los propios orígenes del séptimo arte. El recurso cinematográfico del pasado como puesta en escena de tramas contemporáneas no es siempre bien entendido y genera reacciones adversas entre quienes esperan una fiel recreación del pasado. Sin embargo, el cine –el arte en general- viene siendo el medio más efectivo para hacer públicas y notorias reflexiones académicas sobre hechos históricos, especialmente aquellos de complejo tratamiento. En ocasiones, ha sido desde la gran pantalla desde donde se ha dado un toque de atención por ciertos temas, estimulando el debate no sólo social sino también académico. Ocurrió recientemente con la película del director francés de origen argelino Rachid Bouchareb, Indigènes (2006), que abrió la polémica en torno al tratamiento que Francia había dado a sus colonial en el Norte de África; y parece que puede suceder lo mismo con la película mexicana Los últimos cristeros, del joven cineasta Matías Meyer en torno a la guerra que asoló México 1926 y 1929. Si bien la primera parte de la memoria familiar de su director, la segunda -a pesar de la relación filiar del director con el autor del estudio de referencia sobre la Cristiana, Jean Meyer- construye su guión a partir de la novela Rescoldo: los últimos cristeros, de Antonio Estrada. Tanto Bouchareb como Meyer declararon haber hecho un necesario trabajo de archivo debido a la escasez de publicaciones en torno a estos temas y reconocieron que su motivación principal para realizar sus películas ha sido rescatarlos del olvido al que las historiografías nacionales los habían relegados.

12Con otro tono, pero similar éxito, recientemente han surgido con fuerza series de televisión de temática histórica. En España el éxito de Cuéntame cómo pasó, con su equivalente chilena Los 80s, recuperó con fuerza la tendencia a ficcionar el pasado en la pequeña pantalla. Los buenos resultados de audiencia han hecho proliferar series y miniseries que han llevado a los hogares la historia de España desde la conquista romana hasta el tiempo presente. Este éxito ha estado arropado tanto por un interés ya creado en torno a este tipo de producciones como a una cuidada dirección artística, a lo que se suma un tono conciliador y frecuentemente nostálgico cuando se trata de épocas más recientes. Siguiendo con las equivalencias entre España y Chile, por poner un ejemplo, éste ha sido el tratamiento de la española 14 de abril. La República (2011) dirigida a mostrar las complejas relaciones sociales y políticas de los años de la II República, muy simplificadas en el imaginario español con el binomio izquierda republicana revolucionara vs. derecha monárquica golpista, y la chilena Los archivos del cardenal (2011), cuyos capítulos corresponden a casos de violación de Derechos Humanos tratados en la Vicaría de la Solidaridad durante los primeros años de la década de los 80s. Ambas series concilian izquierdas y derechas a través del romance de los protagonistas e intentan mostrar varios puntos de vista, destacando la de aquellos que se quedaron en medio, sin una afección directa por los acontecimientos pero inmersos en una realidad abocada al enfrentamiento político.

  • 8 Cito el posted de Anaclet Pons en el blog Clionauta titulado “La historia entre todos: crowdcrossin (...)

13Siendo el pasado patrimonio de todos, la historia debe estar al alcance de todos. ¿Pero qué pasa cuando lo que queda al alcance de todos no es el discurso historiográfico, sino la propia posibilidad de hacer la historia? Los historiadores actualmente encuentran en la red facilidades para desarrollar su trabajo: la disponibilidad de fondos documentales on-line, permiten acceder al documento de forma rápida y económica. Pero también ha generado una sensación de intrusismo. En 2004 el gobierno español abrió los archivos nacionales a la ciudadanía permitiendo el acceso a todo interesado con la simple presentación de un documento de identidad. Todo un ahorro en trámites, muy útil para los propios investigadores. Sin embargo, aquel gesto de democratización del archivo fue interpretado por muchos historiadores casi como una profanación de su espacio natural. De nuevo una reacción proteccionista que habla, sobre todo, de las obsesiones del historiador. Esta incomodidad es un signo de la permanencia de formas de hacer historia todavía tradicionales; quizás el historiador se podría sentir cómodo con esta idea si tuviera claro que su relación con la fuente es mucho más que recopilatoria. La pregunta es ¿cualquiera puede hacer historia? ¿Pasamos de la “historia de todo” a la historia “entre todos”8?

Historia Global-Historias Contectadas-Historia Comparada

14La sensación es que hay una ausencia de líneas de trabajo precisas que permitan vincular la gran diversidad de formas de hacer historia hoy. Éstas quedan reflejadas en la compartimentación académica a la que hacíamos referencia antes y que parece agudizar una fuerte especialización, bien sea geográfica, cronológica o temática. Esta especialización genera un aislamiento que conforma un panorama historiográfico fragmentado y nos avoca a una realidad histórica parcialmente construida. Esta deformación de la realidad histórica es aún mayor cuando consideramos el carácter nacional de la mayor parte de la producción historiográfica, lo que perjudica especialmente el análisis de períodos anteriores a la formación de los Estados-nación.

  • 9 Jean Paul Zúñiga, « L’Histoire impériale à l’heure de l’ ‘histoire globale’Une perspective atlantiq (...)
  • 10 Samjay Subrahmanyam, « Par-delà l'incommensurabilité : pour une histoire connectée des empires aux (...)

15Ante la necesidad de romper este habitual basamento historiográfico surgen la Historia Global y la Historia Conectada, cuyos efectos, como ha señalado Jean Paul Zúñiga, son muy cercanos a los de la microhistoria, en tanto platean el problema de la escala y se muestra como alternativas9. La cuestión de fondo es cómo descompartimentar la investigación y abrirla a un enfoque de contextualización planetaria. En principio este proceso estaría favorecido por una conciencia generalizada sobre la necesidad de potenciar los intercambios académicos, presenciales o virtuales, pero esta internacionalización de la investigación ha ido, en opinión de Subrahmanyam10 y contrariamente a lo deseable, acompañada de una paralela impermeabilización. De modo que el contacto acaba siendo, por lo general, un mero ejercicio de presentación de ideas y resultados, de captación de nuevos datos o simplemente de autoafirmación frente al otro; sin conseguir una nueva forma de síntesis o una propuesta común. Subrahmanyam incluso llega a advertir de un reforzamiento de las divisiones nacionales.

16Ante esto, propone descubrir, a través de las historias conectadas, la interacción entre lo local-regional (lo micro) y los supra-regional (lo macro), no haciendo un ejercicio de ascenso y descenso de una a otra escala, sino trazando una mirada lateral (“by moving laterally”), para identificar las conexiones más o menos ocultas o simplemente inadvertidas. Esta propuesta enlaza con la necesidad de repensar la relación entre el centro -o los centros- y las periferias, que historiográficamente, por una parte, ha seguido el modelo de verticalidad establecida por los estudios sobre los imperios y que, por otra, ha favorecido los estudios referentes tanto al debilitamiento de las potencias (que vendrían por un problema de extensión de dominio, de modo que la debilidad siempre derivaría desde los márgenes) como a las resistencias, privilegiadas con respecto a otros proceso integradores, con una tendencia clara a la anulación de las relaciones horizontales.

17Se trataría pues de hacer una conjunción temática y metodológica que permitiera entender procesos históricos abarcando toda su complejidad. Una complejidad que se agudiza cuando estos procesos poseen un carácter pluriterritorial, como sería el caso de la Monarquía Hispánica, a la que algunos autores, como Gruzinski, han adjudicado un carácter globalizador, hablando de una primera globalización para el siglo XVI. Una propuesta interpretativa que ha sido discutida por aquellos autores que bien identifican el fenómeno globalizador como reciente, característico de la edad contemporánea, o bien, por el contrario, le restan originalidad remontándose a la Roma imperial. Sin embargo, desde el planteamiento de Gruzinski, la globalización surge como el objeto de de estudio, pero también como una metodología cuyo eje principal es la circulación en un espacio que por primera vez alcanza dimensiones planetarias.

  • 11 Karen Barkey, « Trajectoires impériales : histoires connectées ou études comparées ? », Revue d’his (...)

18Siguiendo a Barkey11, estos planteamientos entrarían dentro de la categoría de “moda historiográfica”, destacando su atractivo en tanto todo análisis en torno a la mundialización sirve para retrotraer problemáticas del pasado a nuestro presente. A la vez, recuerda que el estudio de las conexiones tiene una larga tradición intelectual, con orígenes en el siglo XIX. Estos estudios se inscribieron en el pensamiento en torno a los orígenes de la modernidad, con un fuerte carácter eurocéntrico y guiados por el binomio desarrollo-estancamiento. Actualmente, el reto es pensar en procesos mundiales de cambio dependientes de una multiplicidad de contactos y de intereses dentro de un sistema global de relaciones diversas y que dio lugar a diferentes formas de desarrollo.

  • 12 Jorge Cañizares-Esguerra, Católicos y puritanos en la colonización de América, Madrid: Marcial Pons (...)
  • 13 Pekka Hämäläinen, El Imperio Comanche, Barcelona: Ediciones Península, 2011.
  • 14 David Armitage, “Tres concepto de Historia Atlántica”, Revista de Occidente, octubre 2004, n. 281, (...)

19El problema es que los análisis globales no pueden desprenderse de la alteridad para pensar estas relaciones. Cañizares Ezquerra explica este hecho por la hegemonía de los Estados Unidos en este tipo de investigaciones, que siempre ha pensado Latinoamérica en términos de alteridad y de frontera12. Barkey advierte que esta actitud se trasforma en negación cuando la atención se pone sobre las potencias islámicas; mientras que o sobre los indígenas americano, como ha señalado Hämäläinen13. De hecho, si Burke advertía del carácter francés de la nueva historia, serán los franceses años después quienes remarcarán que la historia global es una forma de hacer historia propiamente estadounidense o anglosajona, que se ha canalizado a través de tendencias como la Historia Atlántica. Ésta se ha mostrado como uno de los paradigmas del estudio sobre las transferencias planetarias, sin embargo adolece de una circunscripción reducida: el Atlántico (principalmente el Atlántico Norte) y una serie de fenómenos aparentemente exclusivos de éste área, como el tráfico de esclavos. No obstante, ha contribuido de forma indudable a la ampliación de los horizontes de la investigación histórica, al empujar a los historiadores hacia un pluralismo metodológico14.

  • 15 John H. Elliott “La Historia Comparada”, in John H. Elliott (comp.), España en Europa. Estudios de (...)

20¿Cómo ampliar aún más esos horizontes? ¿Cómo aplicar la propuesta de trabajo desarrollada por la historia atlántica a otras áreas, atendiendo a sus temáticas propias? La perspectiva comparada ofrece algunas respuesta, en tanto instrumento interpretativo que permite cubrir algunas de las carencias de los métodos y técnicas historiográficos tradicionales. Sin embargo, hasta el momento, la comparación ha dado resultados tal vez decepcionantes, desde mi punto de vista, debido a una insuficiente definición sobre cómo aplicarla. Frecuentemente la suma de casos ha sido erróneamente identificada con una metodología comparada. En otros casos, los estudios comparativos han primado las similitudes, olvidando las diferencias, señaladas por Elliott como imprescindibles para evitar la creación de realidades históricas artificiales15.

  • 16 Marcel Detienne, Comparar lo incomparable. Alegato a favor de una ciencia histórica comparada, Madr (...)

21Como ha subrayado Subrahmanyam, la clave se haya en la correcta selección de los objetos de estudios; o, como señalaría Detienne, “no se puede comparar lo incomparable”16. La comparación es especialmente útil para analizar entidades pluriterritorales, como la Monarquía Hispánica, en tanto permite, por un lado, la superación de las historias nacionales y, por otro, analizar con profundidad las estructuras que permitieron su conformación como una entidad planetaria, reformulando la relación centro-periferia y teniendo en cuenta el devenir particular de cada uno de sus territorios a la vez que su contextualización dentro un plan de de acción universal, atendiendo a las mediaciones.

A modo de cierre

22Lo dicho hasta ahora no nos aleja mucho de propuestas historiográficas que gozan ya de veteranía. Los Annales ya pedían una historia pluridisciplinar, comparada, atenta a nuevas fuentes que rompieran los límites marcados por el documento escrito. A la espera de que el rigor estadístico elevara la Historia a la cima de las Ciencias Sociales, propugnaron una historia abierta al debate al extremo de resultar combativa e incluso contestaria. En la base se encontraban estudios regionales necesarios para general trabajos de síntesis altamente reflexivos, pero éstos no tuvieron un objetivo marcadamente multinacional, si no que, por el contrario, los Annales están sujetos a una forma de pensar la Historia con Francia como centro de la deliberación. La Historia Global insiste en la interdisciplinariedad y opta por una multiplicidad de focos de atención para conseguir enfoques más amplios del pasado, aunque su punto de visión es preferentemente anglosajón. El problema parece planteado tiempo atrás, las soluciones ampliamente desarrolladas y discutidas, sin embargo, los resultados siguen siendo insuficientes para alcanzar una metodología de aproximación a una historia compleja, la cual parecer ser un imperativo de nuestro tiempo, en el que la numerosa y variada información disponible a través de las nuevas tecnologías hace posible la multiplicación de objetos de estudios a los que atender.

Haut de page

Notes

1 Peter Burke, “Obertura: la nueva historia, su pasado y su futuro”, in Peter Burke (edit.), Formas de hacer historia, Madrid: Alianza Editorial, 2003, p. 14.

2 Burke, Op. cit., p. 15.

3 Xavier Gil Pujol, “Epílogo. Política como cultura”, in Xavier Gil Pujol (comp.), Tiempo de política. Perspectivas historiográficas sobre la Europa moderna, Barcelona: Ediciones de la Universidad de Barcelona, 2006.

4 Burke, Op. cit., p. 27-31.

5 Burke, Op. cit., p. 20.

6 José Francisco Aranda Pérez (coord.), La declinación de la Monarquía Hispánica en el siglo XVI, Madrid, Fundación Española de Historia Moderna, 2004, p. 16.

7 Mar Langa Pizarro, “La novela histórica española en la transición y en la democracia”, Anales de Literatura Española, 2004, n. 17, p. 107-120.

8 Cito el posted de Anaclet Pons en el blog Clionauta titulado “La historia entre todos: crowdcrossing”:. URL: http://clionauta.wordpress.com/2011/07/14/la-historia-entre-todos-crowdsourcing/

9 Jean Paul Zúñiga, « L’Histoire impériale à l’heure de l’ ‘histoire globale’Une perspective atlantique », Revue d´Histoire Moderne & Contemporaine, 2007, 54-4 bis, p. 41-54.

10 Samjay Subrahmanyam, « Par-delà l'incommensurabilité : pour une histoire connectée des empires aux temps modernes », Revue d’histoire moderne et contemporaine, 2007, 54-4bis, p. 34-53.

11 Karen Barkey, « Trajectoires impériales : histoires connectées ou études comparées ? », Revue d’histoire moderne et contemporaine, 2007, 54-4bis, p. 90-103.

12 Jorge Cañizares-Esguerra, Católicos y puritanos en la colonización de América, Madrid: Marcial Pons, 2008, capítulo 6.

13 Pekka Hämäläinen, El Imperio Comanche, Barcelona: Ediciones Península, 2011.

14 David Armitage, “Tres concepto de Historia Atlántica”, Revista de Occidente, octubre 2004, n. 281, p. 6.

15 John H. Elliott “La Historia Comparada”, in John H. Elliott (comp.), España en Europa. Estudios de Historia Comparada, Valencia: Universidad de Valencia, 2002, p. 267-279; e Imperios del mundo atlántico. España y Gran Bretaña en América (1492-1830), Madrid: Taurus, 2006, p. 15.

16 Marcel Detienne, Comparar lo incomparable. Alegato a favor de una ciencia histórica comparada, Madrid: Ediciones Península, 2001.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Díaz Serrano, « Coloquio de viejas y nuevas historias. Propuesta para pensar una historia compleja hoy », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 20 janvier 2012, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62463 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.62463

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page