Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Francisco Andújar Castillo y Domingo Marcos Jiménez Carrillo (eds.), Riqueza, poder y nobleza: los Marín de Poveda, una historia familiar del siglo XVII vista desde España y Chile, Almaría, Editorial Universidad de Almería, 2011, 212 p.

[29/03/2012]

Texte intégral

1El Alcalde de la localidad de Lúcar propuso a la Universidad de Almería investigar acerca de un vecino ilustre, Tomás Marín de Poveda (1650-1703), Gobernador y Capitán General de Chile (1692-1700). Este libro es el resultado de esa iniciativa, que reunió disciplinas afines (genealogía, historia, antropología) y convocó a investigadores, españoles y chilenos en torno a un desafío que sus presentadores califican de “reto temerario”. Archivos y documentos de muy diverso tipo fueron explorados y analizados para generar ocho estudios que ayudan a adentrarse y comprender, bajo la excusa de conocer mejor a un hombre de cierto renombre, la complejidad del mundo hispano colonial entre, aproximadamente, 1570 y 1710.

  • 1 El Marquesado fue obtenido en 1702 para Tomás, pero no lo disfrutó porque murió en 1703. El primer (...)

2En la primera parte, dos trabajos abordan los antecedentes y alcances de la familia Marín de Poveda: hacia 1572, tras la expulsión de los moriscos, los Marín y los Poveda llegan, como humildes pobladores, aunque hidalgos, a las villas de Tíjola y Lúcar, en el Reino de Granada. Algunos varones buscan mejores posiciones, las que logran a través de la carrera eclesiástica y la especialización en Notariados y Comisariatos de la Inquisición. Ese afán de tomar oportunidades de mejoría, aún si implican migrar; la confianza en las puertas abiertas por la “vocación eclesiástica”; y una tendencia familiar de apoyo de tíos consagrados hacia sobrinos habilosos, son los tres factores que explican que, en 1669, Bartolomé González de Poveda (que aquí llamaremos “el Primer Bartolomé”), abogado, cura e Inquisidor del Santo Oficio de Madrid, marche a América acompañado de Joaquín, un sobrino de diez años, y que mande luego a buscar a otros cuatro, hijos de su hermana María, oriundos como él, de Lúcar. El sobrino mayor de esa fratría, Francisco, permanece en la ciudada natal y será punto de encuentro y referencia, amén de activo operador del patrimonio familiar local. En efecto, los migrantes van a América con el propósito de regresar a Lúcar : buscan riqueza allende el Atlántico para reinvertirla en su villa de origen y construirse, juntos – como servidores del rey y con los favores de la Iglesia – fortuna, nombre y solvencia en España. No todos regresan, pero el propósito se consigue: gracias al tránsito americano, florecen en el linaje órdenes militares, elevados cargos eclesiásticos y de administración, capellanías y mayorazgos y hasta el título de Marqués de Cañada Hermosa de San Bartolomé1.

  • 2 Antonio Marín de Poveda se casa en 1714 en Quillota con Isabel de Lisperguer (p. 24).

3En la segunda parte de este libro se trata específicamente de Tomás Marín de Poveda, cuyo encumbramiento no se entiende sin la presencia del Primer Bartolomé ni tampoco sin el férreo apoyo de sus hermanos. El Primer Bartolomé ocupa desde 1669 el puesto de Inquisidor de Lima; en 1673 es nombrado Presidente de la Audiencia de Charcas y en 1685, obtiene el Arzobispo de la ciudad de La Plata, sede de dicha Audiencia. En cada lugar teje redes que hace funcionar, en concordancia con las de España, en beneficio de su familia. Sus ambiciosas prácticas de imposición y acaparamiento bordean la legalidad e incluyen la presión declinada en todas sus variantes (amenazas, chantajes, corrupciones, castigos, persecusiones, retenciones, confiscaciones). Todas se orientan a generar dinero y a posicionar a sus sobrinos en lugares y actividades clave. Tomás se “especializa” en lo militar en Chile (está en Chillán en 1670 y “asciende rápidamente” varios grados militares). Bartolomé, que aquí llamaremos “el Segundo Bartolomé”, al igual que su tío y bajo su dirección, estudia derecho en Lima y luego sigue la carrera eclesiástica. Joaquín también es cura. Antonio y Andrés multiplican propiedades en Perú de alta productividad, a costa del trabajo indígena, y manejan actividades comerciales (contrabando incluido) allí y en Chile2. Todas esa prácticas aparecen siempre beneficiando de algún modo los intereses de la corona : evangelizar indios, engrandecer al rey, a la corona y al catolicismo, defender ciudades y fronteras.

  • 3 Ese mismo año de 1683, otros dos altos cargos para los dominios de ultramar se consiguieron mediant (...)

4En 1682, cargado de una enorme riqueza obtenida durante esos 14 años, y como plenipotenciario del Primer Bartolomé, Tomás viaja a España. En 1683, aprovechando la venta de oficios de la corona, compra mediante una inmensa suma, el título de Capitán General y Gobernador de Chile3, válido por ocho años y en la modalidad “a futura”, es decir, a ejercer después que el Gobernador vigente acabe su periodo. Al mismo tiempo, Tomás realiza un préstamo al rey por un total superior a lo pagado por el cargo. Siempre gracias a las redes del Primer Bartolomé y a su inmensa fortuna, valida informaciones de limpieza de sangre, y consigue para sí y sus hermanos Andrés y Antonio, mercedes de Caballeros de Hábito de la Orden de Santiago. En Lúcar, junto a su hermano Francisco, Tomás compra propiedades y mejora la iglesia local, para memoria del Primer Bartolomé. En 1690 Tomás regresa a América y permane un año en Buenos Aires, donde establece redes comerciales en beneficio suyo y de sus hermanos. A inicios de 1692, pasando por San Luis y Mendoza, llega a Santiago como Capitán General y Gobernador de Chile. Al poco tiempo se casa con gran pompa, en Concepción, con la limeña Juana de Urdanegui, hija del Marqués de Villafuerte, quien vino en barco directamente a Concepción desde Lima.

5Las cinco aproximaciones al actuar de Tomás abordan algunos aspectos de su gobierno. Francisco Andújar Castillo comienza por desmentir informaciones erradas y equívocas de sus biógrafos (D. Barros Arana, T. Medina) para, con un impresionante manejo de información que nunca estorba, situar la trayectoria de Tomás en un contexto imperial que el sobrino favorito del Primer Bartolomé (es su heredero universal) sabe aprovechar. El autor explica la venalidad vigente en Madrid y analiza el eficaz desenvolvimiento de Tomás en ese escenario : la compra del cargo, muy costosa, es una inversión que se recupera cuando se ejerce, es decir, el territorio a gobernar es también el terreno del cuál se extraen las riquezas que amortizan el gasto efectuado. De allí la gran cantidad de negocios, la mayoría ilícitos, que emprende Tomás, acusados por cartas redactadas hacia 1692-1694 por la Audiencia de Chile al rey y al Consejo, y también investigados en el Juicio de Residencia que se le hizo 26 años después de finalizado su gobierno (y 23 después de fallecido).

6En seguida, Jimena Paz Obregón Iturra aborda la vida fronteriza chilena, desmenuzando las estrategias y prácticas desarrolladas por los actores españoles (en Santiago y en las regiones del sur), los mestizos locales y los indígenas mapuche-araucanos. Todo ello, a la luz de los cuatro Parlamentos que se implementaron bajo el gobierno de Tomás (Yumbel, 1692; Maquehua, 1693; Concepción, 1693; Choque-Choque, 1694) y de las prácticas judiciales de persecusión contra indígenas acusados de hechicería en 1693. La autora, antropóloga dedicada a la historia del siglo XVII, interroga decisiones, devela intereses, aciertos y yerros, estudia implicancias y consecuencias y en conjunto refresca una anquilosada manera de tratar el tema. Enriquecida por los otros trabajos de este libro, recupera una frase de un actor de la época que refleja la motivación de Tomás : su paso chileno no es para “regalar” (paz, consuelo, buen gobierno a los habitantes) sino para “buscar subida” para sí mismo. Es decir, Tomás vino a aumentar su ascenso social y enriquecimiento, el que logra, entre otras cosas, con la participación indirecta en la venta de miles de indígenas (capturados en redadas veraniegas), cuyo mercado está en el Chile central y en la propia frontera.

  • 4 Lamentamos que este artículo siga al anterior : su carácter general y a-crítico, luego del excelent (...)

7Sigue una descripción clásica de la vida fronteriza chilena del período, a cargo de María Eugenia Petit-Breuilh Sepúlveda, quien se apoya en la historiografía tradicional, en archivos utilizados como fuente de verdad indiscutida, en esquemas de síntesis y en imágenes ilustradoras (mapas y retratos, como el que aparece en la portada del libro), los que, sin embargo, debido al tipo de publicación y diagramación, pierden utilidad4.

8El cuarto trabajo es una proposición de Javier Pinedo, quien estudia 17 cartas-informe redactadas por Tomás al rey desde Chile y que se encuentran dispersas en distintos archivos. De este corpus el autor extrae tópicos como las dificultades que tiene Tomás con la Audiencia de Santiago, núcleo de muchos opositores; las razones y quejas de sus principales críticos y enemigos (militares, abogados, sacerdotes, comerciantes, vecinos terratenientes y cabildantes); y el contexto chileno, bastante hostil a su persona, en el que se desenvolvió como gobernante. También aborda las ocupaciones de su gobierno, como el tema indígena y la fundación de ciudades. Finalmente, a la luz de sus cartas, explica porqué Tomás no reside en Santiago, sino en Concepción : allí el Obispo, su aliado, favorece a su hermano Antonio, plenipotenciario de Tomás para sus negocios (los locales y los que tenía hacia Buenos Aires y Lima.)

9En el quinto trabajo, José Manuel Díaz Blanco, aborda la política urbana impulsada por Tomás, quién, en su primer viaje de Santiago a Concepción aprecia el vasto espacio sin poblamiento entre ambas ciudades. Sus principales herencias son las actuales ciudades de Talca, Rengo, Chimbarongo y Río Claro. Sin embargo, en un conciso estudio, el autor demuestra que Tomás era audaz en el tema : ensalzando la mediterraneidad de Chillán – ciudad a su juicio ideal – propone convertirla en la capital de Chile, despoblando para ello Santiago y Concepción, por muy distante o por muy cercana a los indígenas, respectivamente (lo que además le permite descabezar las élites capitulares que le hacen la vida imposible). Otras ideas son el despoblamiento de Castro, que juzga inútil; la repoblación de Osorno y La Imperial; y la continuidad de La Serena, enclave que no le merece curiosidad. El autor sugiere que los innumerables enemigos cosechados por las prácticas del Primer Bartolomé y sus sobrinos en el virreinato del Perú frenan y hacen naufragar los planes de Tomás, quién, para hacerlos llegar al rey necesita conseguir el convencido auspicio del virrey.

10Finalmente, la tercera parte de este libro incluye un único y excelente artículo sobre el Segundo Bartolomé, hermano de Tomás y su principal benefactor (luego de la muerte del Primer Bartolomé, en la ciudad de La Plata, en 1692). A partir de la lectura de su testamento, abierto en 1703 en Madrid (aunque el Segundo Bartolomé fallece en Roma mientras acompaña al Rey Felipe V, de quien obtiene para Tomás el Marquesado), se conoce un entramado de contactos, amigos y asociados, “una tela de araña de hilos dorados que se unían entre sí por el dinero” (p. 195). Ese dinero, abundantísimo, pertenece a este Segundo Bartolomé, quien lo presta “sin interés” a bien posicionados personajes, y a cambio espera favores e influencias, intersecciones y apoyos para todos sus intereses, que no son pocos.

  • 5 Viaja a la Corte para defender la postulación de su primo Joaquín, propuesto en 1689 para una canon (...)

11El Segundo Bartolomé llega a España en 16915. Este viaje traslada una fortuna aún más grande que la movilizada, nueve años antes, por Tomás. La carrera del Segundo Bartolomé en América es impresionante : abogado; sacerdote ordenado; cura rector de la iglesia imperial de Potosí (1678); doctor en teología; catedrático titular de prima de cánones en la universidad de la Ciudad de La Plata (1688); visitador general del arzobispado de Charcas; provisor y vicario general del obispado de Santa Cruz de la Sierra; predicador apostólico de los indígenas (1690); comisario del santo oficio de Potosí. Sus acreditaciones y la trayectoria de su tío, el Primer Bartolomé, más la de Tomás, Gobernador y Capitán General de Chile, más las de sus hermanos Andrés y Antonio, Caballeros de la Orden de Santiago (como Tomás), le permiten postular a mayores jerarquías eclesiásticas. En 1695 consigue ser nombrado Capellán de Palacio, esto es, estar junto al monarca, cargo que ejerce hasta su muerte.

12Paralelamente, desde 1691, activa todos sus recursos para mantener y aumentar su ya tremendo “capital relacional”: funda en Madrid una oficina de tramitaciones para las “pretensiones” de americanos en Indias. Es un negocio de relaciones que responde a un nicho de mercado que le es conocido, ya que comparte la ambición de sus pares, dimensiona las fortunas que manejan y “la avidez de cargos y honores de muchos de los residentes en Indias” (p. 194). Su rol consiste en llevar a la corte, previo pago y mediante representación, peticiones destinadas a obtener privilegios y gracias reales. Su especialidad es la carrera eclesiástica, pero también consigue órdenes militares y sigue temas judiciales. Sus clientes provienen de toda América pero están preferentemente vinculados a las redes establecidas en Perú, Chile y Buenos Aires. Entre sus contactos para hacer funcionar este negocio hay genealogistas, secretarios de cámara, nobles de gran influencia en el rey y jerarcas de la Iglesia, quiénes, además, le deben enormes sumas de dinero; accesoriamente, genera con ellos redes de parentezco casando a sus sobrinas y sobrinos con los hijos y sobrinos de sus contactos.

13Así es la vida española del Segundo Bartolomé : alejada de los robos y desfalcos realizados en Perú, los que, mediante acusaciones reservadas que llegan desde América, el Fiscal del Consejo conoce. Ello se traduce en una orden firmada por el rey y fechada en 1697, para investigar sus actos en las ciudades americanas, pero válida sólo si llegase queja judicial de parte ante el mismo Consejo. Cosa que, al parecer, nunca sucedió. O nunca vio la luz.

14Bartolomé Marín de Poveda invierte las ganancias adquiriendo tierras en Lúcar y sus alrededores y haciéndolas rentables: fue pronto el mayor propietario de la región. También funda capellanías y mayorazgos; dota sobrinas casaderas y supervigila sus alianzas; financia estudios de sobrinos y potencia sus carreras eclesiásticas, reproduciendo lo sucedido con él; mantiene a las viudas y monjas de la familia; presta dinero para los negocios de sus hermanos; inyecta capitales para sus propios negocios americanos (como traer desde Los Andes lana de vicuña para las fábricas de paños de Rouen). Además, sus hermanos recuperan para él los dineros adeudados de numerosos individuos y sus representantes hacen lo propio en la zona de Portobelo y Cartagena. Su testamento prueba que considera a todos los miembros de su familia, en España y en América, y sus numerosos libros de contabilidad dan cuenta de una habilidad extraordinaria para las cuentas, las redes y el manejo de una multiplicidad de actividades que supo hacer fructificar en beneficio personal y familiar.

15En suma, esta publicación ilustra muchos aspectos de la vida histórica de hombres extremadamente astutos, voluntariosos, arriesgados, posicionados en las coordenadas de su tiempo, que supieron qué resortes activar, qué espacios visitar, qué obstáculos sortear y qué claves utilizar para obtener riquezas y poder. Al mismo tiempo muestra tanto la operatividad de la familia, entendida como concentrado de recursos – en estrecha sociedad con la Iglesia, tan propia del mundo católico a lo largo de su existencia – como la tenacidad de la ambición cuando accede a los intersticios del edificio jerárquico y sabe cómo acariciar lomos de autoridades en situación de necesidad. Inevitablemente, su amena e interesante lectura evoca situaciones semejantes del presente, en América y en España… Es cierto que parece una “saga” novelesca, pero todo esto sucedió y no está inventado, y las consecuencias, dolorosas para los abusados, o felices para los beneficiados, repercutieron por muchas décadas, sino es generaciones, de manera profunda y a veces imperecedera.

16No queda más que desear que otros alcaldes actuales de ciudades preocupadas por rescatar individuos famosos pero desconocidos, motiven iguales desafíos, para que los investigadores podamos destinar esfuerzos compartidos a recorrer y dar a conocer el pasado común, contextualizado y en inter-relación disciplinaria y continental, como se ha hecho aquí.

Haut de page

Notes

1 El Marquesado fue obtenido en 1702 para Tomás, pero no lo disfrutó porque murió en 1703. El primer Marqués de la Cañada Hermosa de San Bartolomé fue su hijo primogénito, Valentín Marín de Poveda (p. 26).

2 Antonio Marín de Poveda se casa en 1714 en Quillota con Isabel de Lisperguer (p. 24).

3 Ese mismo año de 1683, otros dos altos cargos para los dominios de ultramar se consiguieron mediante la compra: las Capitanías y Presidencias de Audiencia de Filipinas y San Fé (p. 92).

4 Lamentamos que este artículo siga al anterior : su carácter general y a-crítico, luego del excelente análisis de los parlamentos, genera desconcierto. Además deploramos que no se haya nutrido de los otros siete que componen la compilación: algunas interpretaciones quedan fuera de contexto.

5 Viaja a la Corte para defender la postulación de su primo Joaquín, propuesto en 1689 para una canonjía en Potosí por el Primer Bartolomé, entonces Arzobispo de La Plata. La vida disipada del cura Joaquín, cuyo rápido ascenso había ya escandalizado, generó tal polémica que intervino hasta el Gobernador de Buenos Aires (p. 22).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Francisco Andújar Castillo y Domingo Marcos Jiménez Carrillo (eds.), Riqueza, poder y nobleza: los Marín de Poveda, una historia familiar del siglo XVII vista desde España y Chile, Almaría, Editorial Universidad de Almería, 2011, 212 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 29 mars 2012, consulté le 15 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62835

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page