Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2012Howard Becker, Manual de escritur...

2012

Howard Becker, Manual de escritura para científicos sociales. Cómo empezar y terminar una tesis, un libro o un artículo, Buenos Aires, Siglo XXI editores, 2011, 235 p.

Moira Cristiá

Texte intégral

1Enfrentarse a una página en blanco sin saber hacia dónde vamos o sufrir releyendo el producto de nuestro esfuerzo, son gajes del oficio académico del que poco se habla (o escribe). Habitualmente, al leer creemos que quien esbozó aquellas frases se encontraba bajo una mágica inspiración y claridad de ideas que lo condujeron a deslizar sus dedos velozmente y sin dudar sobre las letras de su teclado. Sin embargo, quienes nos zambullimos en una aventura de ese tipo descubrimos rápidamente que este trabajo es claramente más arduo y costoso en términos de tiempo y energía. Así lo desnuda sin rodeos este libro, cuyo subtítulo tienta a las víctimas atrapadas en éstos dilemas. Fantasmas, experiencias y consejos se alternan en sus páginas, alentando a los lectores a lanzarse sin más cuestionamientos en el sinuoso camino de la creación de un texto.

2Publicado por primera vez en los años ochenta, más precisamente en 1986, y reeditado en 2007 por la Universidad de Chicago, este libro se ofrece esta vez en español actualizando aquello que quedó en el tiempo aunque incorporándolo. Para quienes ingresamos en este oficio cuando la tecnología ya se encontraba a nuestro lado, resulta difícil imaginar cómo se llevaría adelante antes de que las computadoras fueran nuestras cómplices compañeras. El hecho de haber incluido las técnicas previas nos permite reflexionar sobre las transformaciones de nuestras tareas y darnos cuenta hasta que punto somos afortunados así cómo evaluar aquello que quedo en el camino. Sin lugar a dudas, la desmaterialización del producto de nuestro trabajo crea nuevos problemas y otros desafíos. Quienes vivieron ambas épocas, continúan realizando operaciones que pueden resultar ridículas o al menos innecesarias para los más jóvenes, como la impresión de borradores y las correcciones sobre papel. Esta obra nos aporta entonces una lectura sobre el paso de una era a la otra, de los viejos a los nuevos procedimientos y lógicas.

3A pesar de su denominación de “manual”, este libro contribuye sobre todo a un acercamiento más teórico y sociológico que las reconocidas descripciones metodológicas que circulan. A diferencia del célebre ¿Cómo se hace una tesis? de Umberto Eco -traducido a numerosos idiomas y editado varias veces- el cual ofrecía detalladas técnicas de investigación y tratamiento del material, Becker se concentra en el momento de la exposición escrita de lo realizado. Es en ese momento en el que nos enfrentamos al valor de nuestro trabajo -que extendemos a nosotros mismos- y cuando surge con vigor el temor al rechazo de la comunidad académica.

4Una particularidad del libro es el incluir simpáticas caricaturas que ridiculizan el momento de la creación y nos permiten pensar con humor nuestras propias prácticas, a veces patológicas. Como lo señala el autor, el orden y la limpieza aparecen como tareas a realizar antes de sentarse a puntualizar e hilar la madeja que creemos tener en la cabeza. Asimismo, el deporte, el café y el cigarrillo acompañan las pausas reflexivas. En definitiva, es a la vez la subjetividad, los miedos personales y las taras sociales que se exponen desde un relato comprensivo y motivador.

5Mientras que en el prefacio de 2007 se justifican las elecciones de esta nueva versión, el original de 1986 demuestra las razones que condujeron al autor a “poner sobre papel” ese imaginario que obtura a quien se sienta a escribir. La tesis principal del libro es que la escritura es, en sí misma, un problema que permite numerosas soluciones. Al asumir que escribir es una forma de pensar, el autor intenta develar los mecanismos sociales que definen sus modos. De esta manera, en sus páginas se desmitifica esta actividad y aquellas creencias en torno al oficio de escribir.

6El primer capítulo se basa en la experiencia del dictado de un curso de escritura para estudiantes de posgrado y los resultados del mismo. Allí se refiere a los hábitos de escritura como “rituales mágicos” para contrarrestar la angustia (p. 21) y se exploran aquellos temores que rodean la tarea del intelectual. En consecuencia, se recomienda un tipo de escritura que podemos describir como “compulsiva”, espontánea y sin correcciones, de manera de elaborar un borrador del que puedan extraerse ideas, sacar en limpio las líneas más firmes del análisis. De ese primer bosquejo se obtendría el núcleo duro a partir del cual formular algo más conciso. Para evitar que la preocupación por las fallas pueda estancar la fluidez de la creación, la edición es pensada como un segundo momento de la escritura.

7El capítulo siguiente se ocupa justamente de los criterios de edición. La incorporación del estilo de los autores consagrados por los recién llegados aparece como una manera de legitimar su producto. Asimismo, ciertos artificios estilísticos permiten expresar la autoridad de la experiencia o del conocimiento. Se denuncian entonces las estrategias para aparentar elaborar un discurso científico, a partir, por ejemplo, de la impersonalidad. También se descarta la escritura pomposa pero inocua que no transmite mensaje alguno. Finalmente, para ajustar este proceso, las lecturas cruzadas con los pares son allí recomendadas.

8El tercer capítulo pone en descubierto el mito de “la única manera correcta” de escribir, y resalta la importancia de la reescritura. Frente a quienes se bloquean buscando aquella fórmula mágica, Becker recomienda dar “carnadura a las palabras”, otorgarles realidad física para descubrir aquello que queremos decir y recién entonces buscar una forma de organizarlo. Dejando de lado los miedos y el compromiso de las palabras, el autor ofrece una solución pragmática. Admitir las dificultades que enfrentamos permitiría demostrar que no hay una única manera correcta, sino que asumimos conscientemente los límites de la elección que hemos realizado. Efectivamente, escribir es tomar decisiones a cada paso.

9El cuarto apartado se concentra nuevamente en el trabajo de edición, el cual por un lado apunta a tornar comunicable y efectivo el mensaje, a la vez que implica también cuestiones “de gusto”. El trabajo de la reescritura es visto como una búsqueda por aclarar, por simplificar los pasajes confusos. Becker realiza una lista de problemas comunes, de estructuras que le resultan incorrectas, tan dañinas como las repeticiones de palabras o fórmulas. Es entonces cuando desfilan una serie de consejos prácticos para evitar los errores frecuentes.

10En quinto lugar, se enfatiza el hecho de que escribir es un aprendizaje que continúa toda la vida, a partir de las experiencias y lecturas. El sociólogo americano recorre su propio camino, describiendo la manera en la que desarrolló una sensibilidad a la escritura y un placer por el reescribir, al disfrutar de aquella suerte de rompecabezas de palabras. Conseguir que esta tarea sea una rutina, un juego entretenido y disfrutable –sostiene el autor- lo inmunizó contra las angustias que comúnmente expresan sus estudiantes. Para Becker, la escritura puede comenzar en charlas informales sobre el tema. A partir de esas discusiones, puede aprenderse cuales puntos podrían seguir lógicamente a otros, de qué manera explicar las cosas para que la gente las comprenda, los aspectos que causan confusión y los argumentos que dificultan la explicación. Así describe su método de escritura, en el que el aula pasó a ser un espacio para invitar a jugar ideas que posteriormente pondría por escrito. Para el autor, como en el caso de los fotógrafos que toman una infinidad de fotografías para luego seleccionar las mejores sin lamentar las otras, redactar debería permitir la mediocridad, sobre la cual se puede construir.

11El sexto capítulo se basa en una carta de una colega, Pamela Richards, quien expresa que es su miedo al fracaso el que obtura su escritura. Tras presentarla, se reproduce aquella carta en la que su colega confesó sus temores. El autor entonces interpela aquel “riesgo” que frena a tantos a lanzarse en al desafío de la pluma: el que el mundo descubra nuestras debilidades. El “riesgo” de ser desenmascarado y juzgado por los colegas está implícito en el peligro de descubrirlo por sí mismo. Para Richards, “los dos están tan entrelazados que casi siempre me resulta difícil separarlos” (p. 149). Escribir es enfrentarse al escrutinio, exponerse a la evaluación de los pares. Frente a esto, el autor propone invitar lecturas de quienes podrán valorar nuestro trabajo y con los cuales existe una relación de confianza para realizar críticas constructivas. El problema de la seguridad de sí mismo resulta entonces fundamental, pues socaba la libertad emocional e intelectual necesaria para crear. Si hablar del trabajo resulta menos riesgoso que escribir acerca de él porque nadie recuerda las ideas que uno enuncia, debería llegarse a la conclusión de que vale la pena correr el riesgo. Al fin de cuentas, puede comprenderse que no es tan riesgoso como creíamos.

12El séptimo capítulo explora la urgencia cada vez más imperiosa de publicar. Analizándolo desde el mundo del mercado y de la tecnología, Becker puntualiza aspectos del sistema académico y su evolución en el tiempo. Allí aborda la tensión entre mejorar el producto y “sacarlo a la calle” puesto que un proyecto de investigación no está terminado hasta alcanzarse ese momento. Esto, para los escritores, tendría varios pasos o etapas: la lectura del mismo en el círculo de amigos o colegas de confianza para recibir sus comentarios o sugerencias, la evaluación para una potencial publicación y, por último, su llegada al público lector. Allí se exponen las razones para lanzarse o para tomarse el tiempo y esperar la maduración del escrito. La organización de la vida académica evoca y a la vez recompensa quienes eligen un camino o el otro. El mito de que la inversión de más tiempo de trabajo deriva necesariamente en un producto mejor es desterrado, si bien la única manera de alcanzar el momento de terminar es una dedicación intensiva. Nuevamente, se culmina insistiendo en la necesidad de “tirarse al agua” y comenzar la tarea. El octavo capítulo titulado “abrumado por la bibliografía”, se adentra en el peligro de la veneración excesiva por los autores consagrados que obtura la creación e innovación así como en el abuso de las citas. Por último, el capítulo final, se concentra en los cambios en el oficio con la inclusión de la informática.

13De esta manera se ofrece una serie de ideas y consejos para encarar la escritura: correr los riesgos de la crítica, pasar tiempo frente al texto, organizarlo, reescribirlo, pulirlo, apoyarse en la gente de confianza, no dejarse abrumar por la bibliografía o por el miedo. Por último, el autor realiza una crítica a la academia, analizando el cambio de coyuntura entre el momento en el que él ingresó a la misma y el presente. Se denuncia también la falsedad del “indicador cuantitativo de la producción” y los conteos de citas. Este mecanismo perverso lleva a que sea más importante ser citado que ser leído. Sus últimas palabras se refieren a las normas de las revistas académicas que obstaculizan las variaciones estilísticas que él cree convenientes, mientras que el mundo editorial de los libros es más tolerante al orientarse a otro tipo de lector.

14Si bien podrían señalarse como debilidades de esta obra su “antigüedad” y su carácter “foráneo”, ambas características aportan una perspectiva interesante a nuestra mirada. Además de los cambios epocales que ya mencionamos, el haber sido elaborado para quienes se expresan en lengua inglesa nos permite pensar las diferencias entre la idiosincrasia de las diversas academias. De hecho, esta obra expone una bibliografía relativa a la escritura en inglés para situar el nuevo aporte. Ciertos elementos nos resultan lejanos, sobre todo cuando se adentra en cuestiones de estilo. Si bien una escritura cargada es cuestionable en ese idioma, en el mundo académico hispanófono el estilo no es sólo una manera de sobresalir como lo sugiere el libro sino parte del lenguaje de la profesión, en el que inevitablemente juega también un valor agregado el placer estético. En suma, si el inglés permite un estilo directo y más bien austero, los artículos académicos en español prefieren que la complejidad del objeto se exprese en el lenguaje. Más allá de las críticas que podamos atribuirle, esta obra no deja de ser un excelente puntapié para cualquiera que se encuentre en estos “enredos” del oficio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Moira Cristiá, « Howard Becker, Manual de escritura para científicos sociales. Cómo empezar y terminar una tesis, un libro o un artículo, Buenos Aires, Siglo XXI editores, 2011, 235 p. »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 27 mars 2012, consulté le 03 août 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/62885 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.62885

Haut de page

Auteur

Moira Cristiá

Doctorante Cerma/ Mascipo, EHESS; ATER Université de Bretagne du Sud. moicristia[at]hotmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search