Navigation – Plan du site
Débats | 2012
De Europa al Nuevo Mundo: la inmigración europea en Iberoamérica entre la Colonia  tardía y la Independencia – Coord. Mariana Pérez
Mariana Alicia Pérez

De Europa al Nuevo Mundo: la inmigración europea en Iberoamérica entre la Colonia tardía y la Independencia

Introducción al dossier
[18/06/2012]

Texte intégral

1Durante el siglo XVIII, las migraciones desde Europa hacia las colonias iberoamericanas crecieron notablemente. Miles de españoles, portugueses y – en menor medida- otros europeos se aventuraron al Nuevo Mundo en busca de enriquecimiento, ascenso social o una mejor vida en tierras americanas.

  • 1 Los términos “español” y “portugués” son utilizados en este texto para identificar a los inmigrante (...)

2Reflexionar sobre esas experiencias migratorias nos permite enriquecer nuestra comprensión de las sociedades tardocoloniales y de los vínculos que unían a Europa con Iberoamérica. Especialmente, los portugueses y españoles fueron centrales en el proceso de redefinición de las relaciones coloniales llevado a cabo en el transcurso del siglo XVIII y también protagonistas desgraciados de su crisis y disolución en el siglo siguiente.1

3 Asimismo, las históricas similitudes entre América Española y Brasil en las formas de organización social, en las configuraciones institucionales y en los lazos construidos con Europa, ameritan una mirada sobre la inmigración europea que trascienda los límites entre los imperios. Las experiencias migratorias de muchos europeos - que transcurren en ambos espacios imperiales- dan cuenta de esta necesidad analítica.

4¿Quiénes pueden ser considerados “inmigrantes” en este período? “Inmigrante” es, por cierto, una categoría que nació en el siglo XIX con el advenimiento de las migraciones masivas. En la época colonial no existía tal término ni concepto equivalente en español que englobara a las principales características de lo que hoy se considera es un inmigrante: aquel que dejó su tierra de origen voluntariamente y se trasladó a otra en busca de mejores condiciones de vida. Sin embargo, a pesar de la inexistencia de un término que definiese esta práctica en el siglo XVIII, ésta es fácilmente reconocible en las sociedades de Antiguo Régimen, como lo demuestran los numerosos estudios sobre migraciones ya sea al interior del espacio americano, en Europa o entre ambos continentes.

5Aquí se considerará “inmigrante” a todos aquellos que voluntariamente se embarcaron con destino a las colonias americanas para mejorar su suerte. No se incluye en esta definición a los soldados enganchados en Europa para servir en América y que regresaron a su patria luego de concluido el tiempo de servicio, a los funcionarios reales que pasaron temporariamente a cumplir funciones en las colonias como un escalón más en su carrera en la administración imperial; ni a los marineros que pasaban meses en los puertos de las Indias a la espera del regreso de la embarcación en que servían. Sí, en cambio, se incluye a los soldados enganchados en Europa pero que una vez en América abandonaron el servicio y se establecieron en tierras americanas, a los marineros desertores, a los comerciantes que permanecían años en las Indias en la espera de recoger su giro comercial y regresar a Europa y, por supuesto, a todos aquellos que por diversos medios se trasladaron a América con el objetivo de establecerse y lograr un ascenso económico y social. También incluimos aquí a quienes luego de un tiempo decidieron volver a su patria. El regresar al pueblo de origen enriquecido formaba parte de los deseos de muchos inmigrantes aunque sólo una minoría pudo cumplir con ellos.

6Pero si bien muchos rasgos de las prácticas de los inmigrantes de las postrimerías de la colonia pueden reconocerse en los de sus congéneres del siglo XIX y XX, una cuestión marca diferencias importantes con el período de las migraciones masivas. Mientras que en este último período los inmigrantes se movían entre estados nacionales, el espacio Atlántico del siglo XVIII estaba signado por la existencia de los imperios coloniales. Esto implica, por un lado, que gran parte de los inmigrantes del siglo XVIII no tuvo el estatus legal de “extranjero” puesto que sus experiencias migratorias transcurrieron dentro de un mismo espacio imperial. Por otro lado, que españoles y portugueses (aún aquellos que formaban parte de los estratos ocupacionales más bajos en América) integraban el grupo dominante en la relación colonial, lo cual imprimió características particulares a sus formas de integración a las sociedades americanas.

  • 2 La bibliografía sobre todos los temas a los que hacemos referencia aquí es sumamente amplia. Las ci (...)
  • 3  Sherry Johnson, The Social Transformation of Eighteenth Century Cuba, Gainesville, University Pres (...)
  • 4  Ver, por ejemplo, Hugo Raúl Galmarini, “Los españoles de Buenos Aires después de la Revolución de (...)
  • 5  Me refiero, sobre todo, a los trabajos de Tamar Herzog. Ver, Tamar Herzog, Defining Nations. Immig (...)

7En tanto que actores clave en la configuración de las sociedades americanas, los europeos son centrales en una vasta bibliografía dedicada al estudio de la sociedad y la política en Iberoamérica entre fines de la colonia y comienzos de la etapa independiente. Desde una perspectiva abocada al estudio de las elites americanas, importantes trabajos han analizado las formas de integración de hombres procedentes de la Península Ibérica a dichas elites y han demostrado cómo su presencia transformó su fisonomía, sobre todo en aquellos lugares en los que los cambios y el crecimiento económico del siglo XVIII fueron más intensos.2 También ciertos aspectos del proceso de arribo e integración de los inmigrantes han sido analizados en trabajos que estudian las reformas borbónicas en sus aspectos políticos y militares y las transformaciones sociales asociadas a ellas en las colonias americanas.3 Asimismo, los españoles y portugueses han sido estudiados por la historiografía dedicada al análisis de los procesos independentistas, sobre todo en las cuestiones referidas al desarrollo de políticas de represión y persecución hacia ellos4. También, trabajos ligados a la historia cultural han contribuido a la comprensión de las cambiantes y multifacéticas formas de identidad de los europeos en las colonias americanas, mediante la indagación sobre las lógicas de inclusión y exclusión en las comunidades políticas del siglo XVIII.5

  • 6  La bibliografía es muy amplia. Por ejemplo, Encarnación Lemus y Rosario Márquez Macías, “Los prece (...)
  • 7  En general, estos trabajos se centran en el análisis de las experiencias de migrantes que formaron (...)
  • 8  Nadia De Cristóforis, Migraciones de Gallegos y Asturianos a Buenos Aires a fines del siglo XVIII (...)

8Pero, como es lógico, el mayor aporte al conocimiento de la inmigración europea proviene de la historiografía dedicada al estudio específico de las migraciones trasatlánticas durante el siglo XVIII. Particularmente, la conmemoración del Quinto Centenario de la Conquista de América constituyó un gran estímulo para el desarrollo de numerosas investigaciones ocupadas en analizar las condiciones y formas de la emigración ultramarina en Europa; las que fueron publicadas fundamentalmente en las décadas de 1980 y 19906. También, en este período se incentivó el desarrollo del estudio de la emigración ultramarina desde perspectivas locales, lo cual ayudó al florecimiento de numerosos trabajos dedicados a los emigrantes vascos, gallegos, asturianos, andaluces, catalanes, etc.7 A pesar de la cantidad de trabajos publicados, el estudio de los procesos de integración a la sociedad americana ha permanecido en un segundo plano, puesto que el grueso de esta historiografía adoptó una perspectiva de análisis que hace hincapié en la etapa emigratoria. Recién en el transcurso de la última década han surgido trabajos que analizan la inmigración europea centrándose en las sociedades americanas como marco de referencia.8  

9¿Cuáles son los principales rasgos de la emigración europea en Iberoamérica en este período?

  • 9  Existe abundante bibliografía sobre las transformaciones económicas y políticas del siglo XVIII en (...)

10En primer lugar, existe un consenso generalizado de que el incremento de la emigración provino, sobre todo, de un doble impulso. Por un lado, del crecimiento económico que (con distintos matices) abarcó a gran parte de las regiones de Hispanoamérica y Brasil. Es ampliamente conocido que el siglo XVIII fue uno de prosperidad para diversas regiones coloniales. A modo de ejemplos, durante este siglo se desarrolló con fuerza la economía minera de Nueva España y de Minas Gerais y se recuperó la producción de plata Altoperuana; crecieron de manera sostenida las economías de plantación del Caribe español y del Nordeste de Brasil; se intensificó el comercio trasatlántico e intercolonial. Estos aires de bonanza atrajeron a miles de inmigrantes dispuestos a probar suerte en tierras Americanas.9

11Este crecimiento de la economía fue acompañado de una mayor y mejor vinculación entre Europa y América. Las políticas regias desplegadas durante el siglo XVIII, que estimularon la relación mercantil entre las Indias y la Península Ibérica, hicieron que los viajes a través del Atlántico crecieran considerablemente y que fuese más sencillo que en el pasado encontrar cómo hacer la travesía. Asimismo, los destinos americanos se hicieron más diversos a medida que más puertos coloniales fueron habilitados para el comercio trasatlántico; mientras que en Europa nuevos puertos fueron autorizados para comerciar legalmente con las colonias.

  • 10  Tal es el caso de las corrientes migratorias que vincularon a Galicia, Asturias y ciertas zonas de (...)

12Esto último permitió una mayor circulación de información sobre el Nuevo Mundo en zonas que no contaban con una fuerte tradición emigratoria hacia América, haciendo que ésta se volviese más cercana y menos incierta. Como resultado, nacieron nuevas corrientes migratorias, muchas de las cuales permanecerán activas hasta la segunda mitad del siglo XX.10  

13También, el crecimiento de las administraciones imperiales y la mayor presencia militar en las colonias, facilitó la emigración. Un número considerable de funcionarios y soldados se asentaron definitivamente en América como inmigrantes luego de su experiencia como servidores de la monarquía. A medida que crecía la cantidad de inmigrantes, las redes de paisanaje contribuyeron a la reproducción del flujo migratorio; parientes y paisanos se transformaron en fuentes certeras de información sobre las oportunidades en América y las cartas de llamada enviadas hacia Europa permitían el traslado de nuevos inmigrantes.

  • 11 Robert Rowland, “La migración a grandes distancias y su contexto. Portugal y Brasil”, Estudios Migr (...)

14Es muy difícil establecer con precisión cuántos europeos emigraron a las colonias iberoamericanas durante este período. La falta de estadísticas confiables y el alto nivel de emigración ilegal, hace que los números que trabajosamente han construido algunos estudiosos sean apenas aproximaciones. Se ha estimado que a lo largo de todo el siglo XVIII emigraron setecientos mil portugueses hacia América, principalmente a Brasil; mientras que en el mismo período emigraron ciento veinte mil españoles, aunque es muy probable que la cifra haya sido algo mayor. Estas cifras revelan para Portugal una emigración sustancialmente mayor que la del siglo precedente, que se ha estimado en no más de cincuenta mil personas. Para el caso español, las diferencias entre siglos son menos espectaculares, pero revelan igualmente un aumento en la emigración hacia América: los cálculos sobre el siglo XVII estiman una emigración de cien mil personas, de las cuales las dos terceras partes habrían emigrado a las Indias antes de 1630.11       

15Un rasgo que distingue a las migraciones hacia Iberoamérica durante este período es que nunca fueron libres (característica que marca una pronunciada diferencia con el período de las migraciones masivas inaugurado en la segunda mitad del siglo XIX). Tanto la corona española como la portuguesa procuraron siempre controlar y restringir el flujo migratorio hacia las Indias. Tras esta política yacía una noción “monopolista” sobre las colonias americanas: el establecimiento en ellas era un privilegio reservado a los súbditos del rey de España o Portugal; los extranjeros quedaban excluidos, aunque existían complicadas formas legales que permitían su asentamiento en las Indias bajo ciertas condiciones.

16También, tras estas normas que restringían la libre emigración a América, estaba el deseo de cuidar la “calidad” de los hombres y mujeres que se asentaban en los reinos americanos (para emigrar legalmente había que demostrar ser cristiano viejo, ejercer ocupaciones honorables, no ser “vago” o “mal entretenido”, entre otras cosas). Por otro lado, la creencia prevaleciente en círculos intelectuales y políticos de que el fenómeno migratorio era causa del despoblamiento y consecuente ruina económica de la Península fue otro fuerte factor que jugó a favor de la persistencia de las restricciones para la emigración hasta el fin de la dominación colonial.

17No existieron pues, políticas que alentaran la emigración hacia América, a excepción de los experimentos de colonización de espacios de frontera escasamente poblados con familias campesinas reclutadas para tal fin. La fundación de colonias con familias campesinas se desarrolló en el transcurso del siglo XVIII, como parte de las políticas imperiales de defensa y aumento del control efectivo de territorios poco poblados y en riesgo de caer en manos de potencias rivales. Se consideraba que una población estable, numerosa y abocada a las labores agrícolas, contribuiría al crecimiento económico y a la defensa de los intereses imperiales frente a la amenaza extranjera.

18Por fuera de estos acotados experimentos de colonización, quienes deseaban emigrar a las Indias en el siglo XVIII debían enfrentarse a la legislación que dificultaba sobremanera la emigración a tierras americanas y afrontar el alto costo de un pasaje que era extremadamente caro, especialmente para personas de las clases bajas. Si bien estas restricciones no fueron eficaces para frenar la emigración, sí le imprimieron una cualidad particular, puesto que la mayoría de los inmigrantes del siglo XVIII tuvo que desplegar estrategias que les permitiesen emigrar eludiendo las reglamentaciones existentes y el pago de un pasaje para poder embarcarse. Viajar como polizón, como marinero y desertar al momento del arribo, viajar como criado o no cumplir con la promesa exigida de retornar tras un plazo estipulado, eran algunas de las prácticas más comunes.

19Otra característica de la emigración europea hacia América durante este período es que era predominantemente masculina: se calcula que entre el 80 y 90% de los emigrantes eran varones, de los cuales la gran mayoría era soltero. Varias son las causas pasibles de explicar este rasgo tan particular: las dinámicas de reproducción familiar que incitaban al llamado de sobrinos o hermanos solteros a reunirse con parientes ya emigrados, la concepción de la emigración como una empresa en busca de enriquecimiento con vistas a un pronto retorno, las restricciones legales a la emigración que intensificaban el grado de incertidumbre en el proceso migratorio, el cual se hacía menos difícil para hombres jóvenes y solteros. Las mujeres que emigraron, por el contrario, tendieron a hacerlo como parte de un proyecto de emigración definitiva, junto a sus familias y dentro de la ley. Así, las empresas de colonización que nombramos líneas antes, fueron uno de los espacios privilegiados para la migración femenina a América durante este período.     

20¿Qué características tenía el proceso de integración de los inmigrantes a las sociedades coloniales?

21Todavía resta mucho por investigar sobre este punto y nuestro conocimiento es desparejo. Sus derroteros en tierras americanas han recibido especial atención por parte de los numerosos y exhaustivos estudios sobre las elites coloniales del siglo XVIII, en tanto que los europeos ocupaban espacios destacados en ellas.

22Al respecto, el estudio de la creación y reproducción de las redes de relaciones interpersonales al interior de las elites, ha descubierto cómo los vínculos de paisanaje y las pautas matrimoniales permitían a los recién llegados integrarse exitosamente y participar en las actividades productivas y comerciales de las elites locales. Asimismo, el análisis de sus formas de participación en la economía colonial, demuestra que las actividades más rentables y prestigiosas estaban largamente dominadas por hombres procedentes de Europa.  

23Pero las investigaciones sobre la sociedad colonial también muestran que los inmigrantes se desempeñaban en una vasta variedad de ocupaciones que trascendían aquellas reservadas a las elites. En las fuentes es posible encontrar a numerosos europeos trabajando como marineros, artesanos, labradores, soldados, vendedores ambulantes, tenderos, etc. Es más (al menos en los grandes centros urbanos como México, La Habana, Río de Janeiro o Buenos Aires), la gran mayoría de los europeos pertenecía a las clases bajas. Sobre estos inmigrantes “del común” se conoce menos, pero sabemos que en muchos aspectos, su vida estaba ligada a la de sus paisanos más afortunados integrados a las elites locales. Un dato clave es que la sociedad americana era de carácter estamental, en donde el origen racial de un individuo condicionaba en gran medida el lugar que ocupaba en la jerarquía social. En tal sentido, los hombres y mujeres procedentes de Europa contaban con el privilegio de su origen, que los distinguía claramente de los americanos, muy especialmente de los integrantes de las clases populares. El origen europeo era un privilegio no sólo porque la “limpieza de sangre” era un componente fundamental del honor (y por lo tanto, del prestigio social de un individuo) y porque permitía el acceso a ciertos privilegios formales (a puestos en la burocracia o al derecho a no sufrir penas infamantes por algún delito cometido); sino también porque permitía a los inmigrantes, mediante lazos de paisanaje, activar relaciones interpersonales con miembros de las elites económicas y políticas de la colonia, lo que facilitaba los términos de su integración en la sociedad colonial y aumentaba las posibilidades de movilidad social ascendente.

24Por otro lado, recientes investigaciones sobre la inmigración extranjera han puesto de manifiesto la ambigüedad de la condición de extranjería, la presencia de mecanismos informales de integración a las comunidades locales y la existencia de prácticas sociales muy similares entre españoles, portugueses y otros inmigrantes de ultramar a pesar de su dispar procedencia en el Viejo Mundo. Si bien, estos son temas aún poco explorados, es dable suponer que, en términos de la construcción de las identidades sociales, los europeos – de las elites o de las clases bajas, extranjeros o no- formaban un grupo diferenciado en la sociedad de las postrimerías del siglo XVIII y principios del siglo XIX.

25Con la crisis del orden colonial y el advenimiento de los movimientos independentistas los españoles y portugueses se constituyeron en la cara visible y más próxima de la dominación colonial. En las primeras décadas del siglo XIX, fueron víctimas de las políticas de los nuevos gobiernos republicanos y sobre todo, blanco de la hostilidad de los grupos populares que no ahorraron la oportunidad de demostrar su animadversión hacia quienes consideraban habían sido los principales beneficiados de un orden que calificaban como desigual e injusto.   

26Este brevísimo resumen de lo que conocemos sobre la inmigración de europeos entre el siglo XVIII y la crisis del orden colonial en Iberoamérica (que lógicamente excluye matices, particularidades y, sobre todo, no puede dar cuenta acabada de su complejidad) refleja los alcances de una historiografía que ha venido reflexionando durante más de tres décadas sobre la cuestión. Sin embargo, su desarrollo ha sido desparejo y mientras que hay aspectos bien estudiados sobre los que podemos afirmar que nuestro conocimiento es razonablemente bueno; otros aspectos han sido poco explorados y aún queda un largo camino por recorrer.

27Sobre los primeros, se han estudiado particularmente bien los aspectos institucionales y las políticas que regulaban la emigración, mientras que se ha avanzado en la identificación de las principales corrientes migratorias y en el estudio de la cuantificación del flujo de migrantes. También la historiografía ha prestado particular atención a los inmigrantes que formaron parte de las elites americanas, sobre los que, como ya señalamos, se han escrito numerosos trabajos.

  • 12  Sobre este último aspecto los pocos trabajos existentes se centran en el análisis de redes familia (...)

28Por el contrario, otras cuestiones han sido menos exploradas. Ente ellas podemos incluir, por ejemplo, a los inmigrantes “del común” que integraron las clases populares de la colonia; al análisis del proceso migratorio desde una perspectiva de género y la particular experiencia de las mujeres; al estudio de la configuración de las identidades sociales, particularmente en lo referente a cómo eran percibidos los europeos en las sociedades americanas (y cómo estos percibían a los americanos), cuestión clave para una mejor comprensión de los procesos independentistas. Asimismo, existen numerosas lagunas espaciales: se conoce mucho más sobre los inmigrantes en los grandes centros urbanos; mucho menos sobre sus experiencias, trayectorias y formas de integración en ciudades más pequeñas o zonas marginales. Diversificar los espacios a estudiar nos permitirá conocer mejor las variaciones en los modos de integración social de los inmigrantes y, consecuentemente, también la diversidad de las configuraciones sociales coloniales. Por último, un mayor desarrollo de los estudios microsociales de los procesos migratorios permitiría profundizar el conocimiento de las redes migratorias y facilitaría un análisis integrado de los espacios de emigración y las sociedades receptoras que supere la -por momentos- rígida separación entre los estudios centrados en la emigración y aquellos que analizan en proceso de integración de los inmigrantes en las sociedades americanas12.

29Como lo reflejan los trabajos incluidos en este dossier, la historiografía ha empezado a visitar estas temáticas. Todavía resta mucho por investigar y el camino a recorrer es muy estimulante.

Haut de page

Notes

1 Los términos “español” y “portugués” son utilizados en este texto para identificar a los inmigrantes nacidos en la Península Ibérica. No remiten aquí a una identidad nacional propia de los estados nacionales posteriores.

2 La bibliografía sobre todos los temas a los que hacemos referencia aquí es sumamente amplia. Las citas no pretenden ser exhaustivas. Sobre las características de las elites americanas del siglo XVIII y la importancia de los hombres procedentes de la península, ver, por ejemplo, a David Brading, Mineros y comerciantes en el México Borbónico. México, FCE, 1975; John Kicza, Colonial Entrepeneurs: Family and Business in Bourbon Mexico City, Albuquerque, University of New Mexico Press,1983; Susan Socolow, Los comerciantes del Buenos Aires virreinal: familia y comercio, Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1991.

3  Sherry Johnson, The Social Transformation of Eighteenth Century Cuba, Gainesville, University Press of Florida, 2001; Juan Marchena Fernández Ejército y milicias en el mundo colonial Americano. Madrid, Mapfre, 1992; Susan Socolow, The Bureaucrats of Buenos Aires, 1769-1810: Amor al Real Servicio, Durkham, Duke University Press 1987.

4  Ver, por ejemplo, Hugo Raúl Galmarini, “Los españoles de Buenos Aires después de la Revolución de Mayo. La suerte de una minoría desposeída del poder”, Revista de Indias, 1986, (vol. XLVI), n° 178, p. 561-592; Marco Antonio Landavazo, “Para una historia social de la violencia insurgente: el odio al gachupín” en, Historia Mexicana, 2009, (vol. 59), n°1, pp. 195-225; John Lynch, “Los blancos pobres en Hispanoamérica: inmigrantes canarios en Venezuela, 1700-1830”, en América Latina entre colonia y nación, Barcelona, Crítica, p.95-116, 2001; Jeffrey Mosher, “Political Mobilization, Party Ideology and Lusophobia in Nineteenth Century Brazil: Pernambuco, 1822-1850”, Hispanic American Historical Review, 2000, (vol. 80), n°4, p. 881-912; Harold Sims, The Expulsion of Mexico’s Spaniards, 1821-1836, Pittsburgh, Pittsburgh Universtiy Press, 1991; Hans Vogel “New Citizens for a new Nation: naturalization in early independent Argentina”, Hispanic American Historical Review, 1991, (vol.71), n° 1, p. 107 -131.

5  Me refiero, sobre todo, a los trabajos de Tamar Herzog. Ver, Tamar Herzog, Defining Nations. Immigrants and Citizens in Early Modern Spain and Spanish America, New Haven, Yale University Press, 2003.

6  La bibliografía es muy amplia. Por ejemplo, Encarnación Lemus y Rosario Márquez Macías, “Los precedentes”, AA VV, Historia general de la emigración española a Iberoamérica, Madrid, Historia 16, 1992; Rosario Márquez Macías, La emigración española a América (1765-1824), Oviedo, Universidad de Oviedo,1995; Carlos Martínez Shaw, La emigración española a América, Colombres, Archivos Indianos, 1993; Robert Rowland, “La migración a grandes distancias y su contexto. Portugal y Brasil”,1992, Estudios Migratorios Latinoamericanos, Año 7, n° 21, p. 225-269; Robert Rowland, “Emigración, estructura y región en Portugal (S. XVI-XVIII)”, en Antonio Eiras Roel (coordinador), La emigración española y portuguesa a América”, Alicante, Actas del segundo Congreso de la Asociación de Demografía Histórica, 1991, p.127-146.

7  En general, estos trabajos se centran en el análisis de las experiencias de migrantes que formaron parte de las elites americanas y muchos persiguen el anacrónico objetivo de rescatar el “aporte” que las diferentes regiones actuales de España hicieron a la colonización americana. Para una crítica a este tipo de historiografía ver a Xosé Nuñez Seijas, “Historiografía española reciente sobre migraciones ultramarinas: un balance y nuevas perspectivas”, Estudios Migratorios Latinoamericanos, 2001, Año 16, n° 48, p. 269-294 y a Nuria Tabanera García “Conmemoración e historiografía”, Estudios Migratorios Latinoamericanos, 1998, n°38,  p. 3-15.

8  Nadia De Cristóforis, Migraciones de Gallegos y Asturianos a Buenos Aires a fines del siglo XVIII y principios del XIX, Buenos Aires, Tesis de Maestría Universidad de San Andrés, 2001; Mariana Alicia Pérez, En busca de mejor fortuna. Los inmigrantes españoles en Buenos Aires desde el Virreinato a la Revolución de Mayo, Buenos Aires, Prometeo/UNGS, 2010; Emir Reitano, La inmigración antes de la inmigración. Los portugueses de Buenos Aires en vísperas de la Revolución de Mayo, Mar del Plata, UNMdP, 2010; Marcela Tejerina, Luso brasileños en el Buenos Aires virreinal. Trabajo, negocios e intereses en la plaza naviera y comercial, Bahía Blanca, Universidad Nacional del Sur, 2004.

9  Existe abundante bibliografía sobre las transformaciones económicas y políticas del siglo XVIII en Iberoamérica. Al respecto ver, entre otros, a Tulio Halperín Donghi, Reforma y disolución de los imperios ibéricos, 1750-1850, Madrid, Alianza, 1985; David Brading, “La España de los Borbones y su imperio americano”, en Leslie Bethell (editor), Historia de América Latina, (vol. 3), Barcelona, Crítica , 1990, p. 85-126; Andeé Masuy- Diniz Silva, “Portugal y Brasil: la reorganización imperial”, en Leslie Bethell (editor), Historia de América Latina, (vol. 3), Barcelona, Crítica , 1990, p. 150-185; Joseph Fontana Lázaro y José María Delgado Ribas, “La política colonial española: 1700-1800”, en Enrique Tandeter (editor), Historia General de América Latina, (vol.4), París, Trotta/UNESCO, 2000, p. 17-31; Eugenio Francisco Dos Santos, “Las transformaciones de Portugal en el marco europeo y sus políticas coloniales”, en Enrique Tandeter (editor), Historia General de América Latina, (vol.4), París, Trotta/UNESCO, 2000, p. 33-66.

10  Tal es el caso de las corrientes migratorias que vincularon a Galicia, Asturias y ciertas zonas del País Vasco con el Río de la Plata y Cuba desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX.

11 Robert Rowland, “La migración a grandes distancias y su contexto. Portugal y Brasil”, Estudios Migratorios Latinoamericanos, 1992, Año 7, n° 21, p. 228; Carlos Martínez Shaw La emigración española a América, Colombres, Archivos Indianos, 1994, p. 151-152 y 167-168. No contamos con cifras confiables sobre inmigrantes de otras nacionalidades.

12  Sobre este último aspecto los pocos trabajos existentes se centran en el análisis de redes familiares y su vinculación al comercio ultramarino. Ver por ejemplo, Concepción Gaviria Márquez “La emigración en el valle Cantábrico de Soba a fines del siglo XVIII. La casa “Gutiérrez” y el comercio con Indias”, Andes, 1999, n° 10, pp. 139-169; Gabriela Dalla Corte “La red social frente a la crisis del orden colonial: compensación judicial y vínculos de parentesco entre Buenos Aires y Cataluña”, Colonial Latin American Historical Review, 2000, (vol. 9), n° 3, pp. 247-277.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariana Alicia Pérez, « De Europa al Nuevo Mundo: la inmigración europea en Iberoamérica entre la Colonia tardía y la Independencia », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 18 juin 2012, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/63251

Haut de page

Auteur

Mariana Alicia Pérez

Universidad Nacional de General Sarmiento.
maperez@ungs.edu.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page