Navigation – Plan du site
Débats | 2012
De Europa al Nuevo Mundo: la inmigración europea en Iberoamérica entre la Colonia  tardía y la Independencia – Coord. Mariana Pérez
Carmen Susana Cantera

Representaciones del extranjero y del enemigo en el espacio rioplatense de la etapa tardo-colonial y primeros años revolucionarios

[18/06/2012]

Résumés

Las elites letradas y políticas rioplatenses forjaron, durante el siglo diecinueve, sus representaciones de la otredada través de textos literarios, de la prensa periódica, de memorias y autobiografías, de la documentación pública o del epistolario. Las pautas de la inclusión y de la exclusión, así como las connotaciones materiales y simbólicas de la territorialidad forman parte de un proceso que adquiere mudanzas de sentido y de destinatarios en relación a las condiciones de emergencia de los discursos. La propuesta de este trabajo es indagar, a través del discurso periodístico, de memorias y de autobiografías, el proceso de construcción socio-histórica del extranjero y del enemigo durante el período tardo-colonial y primeros años posteriores a la revolución rioplatense y, a la vez, advertir la importancia del territorio en su dimensión física y simbólica con relación a los procesos de identificación configurados por las elites letradas.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Si bien la presencia de extranjeros en el área rioplatense resulta de larga data, las investigacio (...)
  • 2  Se adopta la categoría letrado porque es la de uso en la época dado que la de intelectual es de su (...)
  • 3 En el libro arriba citado Marcela Tejerina informa que en la Recopilación de Leyes de Indias de 168 (...)

1El extranjero ha sido, históricamente, uno de los otros sometidos a la dinámica de la inclusión o de la exclusión de acuerdo con el contexto de emergencia de los discursos y de las prácticas políticas. La mayor parte de las investigaciones historiográficas en Argentina acerca de la inmigración al espacio rioplatense refieren al proceso de las últimas décadas del siglo diecinueve y primeras del veinte. Sin embargo, el arribo de extranjeros a Buenos Aires tiene una larga historia, abordada por estudios puntuales que han revisado censos y listas de pasajeros así como expedientes judiciales y otros documentos oficiales, en función de advertir la importancia que han tenido las comunidades de extranjeros desde la última etapa virreinal.1 Las elites letradas2 y políticas rioplatenses forjaron, durante el siglo diecinueve, sus representaciones del extranjero, al mismo tiempo que se configuraba al enemigo como un otro que podía amenazar un orden preestablecido y cuyas connotaciones, en determinadas circunstancias, permiten asociarlo a la construcción social del extranjero.3

  • 4  El presente artículo forma parte de un trabajo de mayor envergadura, tanto desde el punto de vista (...)

2La propuesta de este trabajo es indagar, mediante el análisis semántico de una muestra del corpus textual producido por las elites letradas rioplatenses (textos periodísticos, memorias y autobiografías), aspectos del proceso de construcción socio-histórica del extranjero y del enemigo durante el período tardo-colonial y primeros años posteriores a la revolución rioplatense.4 A la vez, interesa advertir la importancia del territorio en su dimensión física y simbólica con relación a los procesos de identificación configurados por las elites letradas.

Los letrados

  • 5 Halperin Donghi, Tulio, “Intelectuales, sociedad y vida pública en Hispanoamérica a través de la li (...)
  • 6  Altamirano, Carlos, Para un programa de historia intelectual y otros ensayos. Buenos Aires: Siglo (...)

3La experiencia histórica en el espacio rioplatense, durante el siglo diecinueve, estuvo signada por el conflictivo proceso de formación estatal y en él tienen notable incidencia los letrados que tuvieron una participación activa en la gestación de ideas y en la toma de decisiones políticas. Halperin Donghi5 advierte que el intelectual nació del letrado colonial y la metamorfosis se produjo en el contexto del derrumbe del orden imperial. Se anunciaba el fin del letrado como grupo social y se anticipaba la presencia de otro tipo: el pensador, cuyo perfil era el punto de llegada de un largo proceso, en el cual se acentuó el divorcio entre la elite del período colonial tardío y un sector letrado que se percibía a sí mismo como un subgrupo dentro de esa elite. Por su parte, Carlos Altamirano6 afirma que dentro de la renovación de la historia política, cobra interés el estudio de las elites políticas e intelectuales. El autor incluye, en lo que él denomina “literatura de ideas”, los textos de intervención directa en los conflictos políticos y sociales, las expresiones más libres como el ensayo y las obras más sistemáticas o doctrinarias. No solamente las elites políticas y militares sino también las intelectuales debieron hacer frente al problema de la construcción de un orden político duradero. Paralelamente con esa preocupación, el autor identifica otros núcleos de reflexión, dentro de la literatura de ideas, ordenados en torno del problema de la identidad colectiva.

  • 7  Myers, Jorge, “Los intelectuales latinoamericanos desde la colonia hasta inicios del siglo XX”, en (...)

4A la pregunta ¿en qué consistió ser un intelectual en América Latina antes de comienzos del siglo XIX?, Jorge Myers7 responde que ellos eran los expertos en el manejo de recursos simbólicos, expertos en la palabra. Sufrieron las mutaciones propias de los contextos de producción, por lo cual se requiere prestar atención al marco sociocultural de la época, a los recursos simbólicos y a las categorías conceptuales disponibles con los cuales construyeron los sistemas de significación. Las memorias, periódicos, autobiografías, epistolarios, escritos políticos, históricos y literarios, permiten advertir la producción, reproducción y resignificación discursivas que contribuyeron a delinear procesos de identificación. Esos textos son manifestaciones socioculturales de un ámbito urbano periférico, respecto del imperio español, pero de creciente relevancia como espacio de interrelaciones políticas, económicas y culturales.

Marco Teórico

  • 8  Palti, Elías, Giro lingüístico e Historia Intelectual, Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilm (...)

5A los efectos de enmarcar metodológica y teóricamente este trabajo, se consideran las vertientes que devienen del giro lingüístico y sus contribuciones a la historiografía así como la noción de representaciones sociales. Por su parte, se atiende a los aportes teóricos sobre la incidencia de la territorialidad en las formaciones identitarias. El giro lingüístico problematizó la idea ingenua respecto de la transparencia de las relaciones entre el texto y su contexto y obligó a la crítica a volverse sobre sí misma en un proceso de permanente reflexión. Este enfoque supone que el conocimiento del mundo no es fáctico, sino lingüístico, porque no describe el comportamiento de objetos físicos o mentales. El lenguaje deja de ser concebido como un medio transparente para representar una realidad externa y objetiva y pasa a estudiar los modos de producción, apropiación, reproducción y circulación de sentidos en diferentes etapas históricas y contextos culturales.8

  • 9  Castorina, José Antonio (coord), Construcción conceptual y representaciones sociales. El conocimie (...)

6Por su parte, la elaboración de las representaciones sociales se lleva a cabo en la comunicación e interacción social. Ellas constituyen lo que la realidad es para los sujetos, por lo tanto las novedades de la vida social se asimilan a significaciones previas que permiten comprenderlas. Suministran sentidos que enmarcan las posiciones de los individuos y configuran su identidad social, incluyen al sujeto en un grupo social y, por lo tanto, en la cultura. Las representaciones sociales son implícitas porque los individuos no necesariamente tienen conciencia de ellas, ya que se trata de producciones colectivas socialmente compartidas; significan lo novedoso porque reordenan y otorgan nuevos sentidos al mundo y, por lo tanto, influyen en el comportamiento de los actores sociales; son episódicas porque permiten comprender, desde el sentido común, conceptos teóricos y, a la vez, describir y explicar fenómenos.9

  • 10  Quijada, Mónica, “Nación y territorio: dimensión simbólica del espacio en la construcción nacional (...)
  • 11  Se adopta la definición del territorio como alusión a la apropiación política del espacio, a su ad (...)
  • 12  La configuración del territorio rioplatense reconoce una historia muy compleja y de tardía formali (...)

7El proceso de construcción sociocultural rioplatense de las primeras décadas del siglo diecinueve incluyó mecanismos de inclusión y de exclusión que luego se plasmaron en políticas de Estado concretas. Mónica Quijada10 afirma que dos fenómenos caracterizan los procesos de construcción estatal en Hispanoamérica: por un lado se afirmaba una voluntad homogeneizadora que tendía a la consolidación de una nación de ciudadanos con referentes comunes que superaran la suma de individualidades y, por otro, se propiciaba la consolidación de una ideología territorial que permitiera la unificación y consolidación del espacio nacional. Según Quijada, el territorio,11 en su percepción simbólica y física, se vincula con la temporalidad, ya que constituye el receptáculo del pasado en el presente, como un nexo comunitario cuya historicidad favorece la construcción del anclaje histórico de la nación. Sin embargo, el vínculo entre territorio y nación no es automático. Cuando se habla de la segunda se hace referencia a dos modelos: la nación cívica o política y la nación cultural o étnica. Esta última se fundamenta en una concepción genealógica, que requiere de los mitos de origen, de la identidad de costumbres, de una memoria histórica y de una lengua vernácula. Por su parte, la nación cívica está fundamentada en un sistema único de ocupación y producción, una legislación común, un sistema educacional público y masivo y una ideología cívica. Esta dicotomía es una abstracción porque ambos modelos de nación se solapan y el territorio puede utilizarse como elemento ideológico y cultural, como marco físico y también simbólico, frente a la ausencia de un pasado glorioso previo a la conquista. En palabras de Quijada, era necesario crear el “suelo de la patria” como principio necesario de identificación de grupo, como espacio de interacción de los compatriotas.12

  • 13  Balibar, Etienne, “La forma nación: historia e ideología”, en Balibar, Etienne e Immanuel Wallerst (...)

8Por su parte, Etienne Balibar13 afirma que no hay que entender a las formaciones nacionales como el resultado de un proceso lineal, sino que ellas se constituyen a partir de otras unidades políticas. El problema fundamental es “producir el pueblo” y que éste se produzca a sí mismo continuamente, como comunidad nacional. Esto genera un “efecto de unidad”, “como un pueblo”, base y origen del poder político. Las identidades se construyen históricamente y los individuos, destinados a percibirse como pertenecientes a una nación, pueden tener orígenes geográficos múltiples, pero se los conduce a reconocerse en el interior de una frontera histórica determinada.

Sociabilidad urbana rioplatense: pautas de inclusión y exclusión

  • 14  Sobre este punto véanse los trabajos de François Xavier Guerra, entre otros: Guerra, François Xavi (...)
  • 15  González Bernaldo, Pilar, "La revolución francesa y la emergencia de nuevas prácticas de la políti (...)
  • 16  Telégrafo Mercantil, Rural, Político-económico e Historiográfico del Río de la Plata 1801-1802, Bu (...)

9Hacia fines del siglo dieciocho las formas de sociabilidad urbana rioplatense incluían ámbitos informales como cafés, plazas, mercados o pulperías, mientras que la sociabilidad de carácter asociativo se vinculaba a la participación en asociaciones religiosas, lo cual manifiesta la importancia de formas de sociabilidad corporativa, una característica inherente a las sociedades de Antiguo Régimen.14 A comienzos del siglo diecinueve se incorporaron formas de sociabilidad de carácter político, cuyos gestores iniciaron sus reuniones en ámbitos informales como los cafés y luego formalizaron su existencia a partir de la creación de clubes y sociedades literarias, a la vez que fundaron órganos de prensa a los efectos de promover la difusión de sus ideas.15 Respecto de los proyectos de creación de formas asociativas de tipo contractual, en 1801 se concretó la creación de la Sociedad Patriótica Literaria y Económica, propuesta por un español peninsular, Francisco Cabello y Mesa, que dio origen a la edición del periódico Telégrafo Mercantil.16 De ella formaban parte los oficiales de alto rango del régimen hispano y los exponentes de los grandes comerciantes. Si bien la difusión de este tipo de sociabilidad asociativa no revela una voluntad revolucionaria, indica modificaciones en la estructura de sociabilidad. González Bernaldo afirma que se favorecía la instalación de nuevos espacios públicos de manera que, hacia principios de siglo diecinueve, era posible distinguir una sociedad con una vida asociativa relativamente intensa.

  • 17  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 19.
  • 18  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 21-22.

10En el editorial de presentación, Cabello y Mesa se dirige a los suscriptores al periódico como “compatriotas” y manifiesta su intención de colocar a Buenos Aires a la par de las poblaciones más “cultas, mercantiles, ricas e industriosas de Europa” para ofrecer un servicio al rey como “vasallo”, “verdadero español”, “ciudadano” y “celoso patriota”. Al mismo tiempo propone un proyecto que, desde Buenos Aires, brindara “utilidad pública” y “felicidad al Estado”.17 Este lenguaje, que apela a categorías políticas tan disímiles, algunas propias del Antiguo Régimen: “vasallo” y otras de cuño moderno: “ciudadano”, da cuenta de la necesidad de crear un referente periodístico local, como ámbito de relaciones políticas y socioculturales que invoque un pasado en común y que, a su vez, permita dar a conocer la entidad y jerarquía urbana de Buenos Aires frente a las “provincias” del interior y a las ciudades europeas, con la especial colaboración de “la erudición de sabios argentinos”.18 La creación de una sociedad literaria implicaba definir quienes podían formar parte de la misma y, por lo tanto, determinar los criterios de inclusión que, como contrapartida, generaban la construcción de los otros excluidos de su participación en la asociación, que permanecían descalificados en una sociedad profundamente marcada por líneas étnicas y por el carácter de las relaciones sociales expresadas en términos raciales.

  • 19  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 40-41.
  • 20  Wasserman, Fabio. “La generación del 37 y el proceso de construcción de la identidad nacional arge (...)

11Desde los primeros números el periódico clasifica a los suscriptores en “forasteros” y “de Buenos Aires”, a la vez que explicita quienes tendrían la posibilidad de ingresar a la asociación: españoles peninsulares y españoles americanos, “cristianos viejos, y limpios de toda mala raza”; al tiempo que los “naturalmente” excluidos eran los “extranjeros”, “negros”, “mulatos”, “chinos”, “zambos”, “cuarterones”, “mestizos” y “herejes”. Se procuraba, con esta clasificación, que el cuerpo de la “sociedad argentina” se compusiera de “hombres de honrados nacimientos y buenos procederes”.19 Esto implicaba, no sólo la construcción de una identidad colectiva vinculada a la participación concreta en la sociedad literaria, sino también la proyección a un modelo de sociedad “argentina” que se pretendía extender más allá de los límites geográficos y simbólicos de la ciudad de Buenos Aires. Conviene aclarar en este punto que la apelación a lo “argentino” no poseía la significación que tuvo más tarde y que, si bien el vocablo databa del siglo diecisiete, sufrió resignificaciones vinculadas a la construcción de los procesos de identidad.20

  • 21  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 234.

12Las condiciones de la exclusión y el acceso a la participación en la sociedad literaria, en igualdad de derechos, son temas puestos en discusión y, por lo tanto, objeto de un intercambio de opiniones que se inicia cuando el editor fue interpelado por un lector del periódico al que no se le había permitido formar parte de la asociación por su condición de extranjero. El individuo excluido presenta su queja por considerarse castigado, al haber sido igualada su condición a la de “negros”, “mulatos”, “mestizos” y “herejes”. En respuesta, el editor expone y justifica los grados de exclusión social que se replican en la conformación de la sociedad literaria. Remite a la ley de gentes, que excluye a algunos individuos por “defecto personal”, por delitos, por razones políticas o legales. Al mismo tiempo, se prescribe que los extranjeros naturalizados y los mestizos de español e indio serían admitidos como vocales de la sociedad “siempre que tengan las precisas cualidades de limpieza de sangre y buenas costumbres”, requisitos que no cumplían los extranjeros no domiciliados, los “traidores al rey”, los esclavos, los calificados de “infames” y los no católicos.21

  • 22  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 231.
  • 23  La denominación del documento citado es la siguiente: “Memoria sobre qué conviene limitar la infam (...)

13El editor argumenta que su “opinión político moral” sobre “una multitud de individuos de poco valer” no excluye la posibilidad de que puedan “convertirse en miembros utilísimos en toda América”.22 En este sentido alude a una memoria23, publicada en el mismo periódico, que relativiza la total exclusión social de los sectores subalternos y propone que, frente a la multitud de “razas” existentes en América, consideradas “viles e infames”, se fomente que un número mayor de hombres y mujeres tengan acceso a la educación y, en el caso de los varones, a la carrera de las armas, de modo que puedan cumplir con servicios a la religión y al Estado. Este criterio de inclusión no alcanza para que esos sectores formen parte de la sociedad literaria y, finalmente, el lector que interpelaba el criterio de exclusión de la misma no obtuvo una resolución satisfactoria a su reclamo de ser incluido como suscriptor, quizás por su condición de “extranjero no domiciliado”.

La territorialidad como “efecto de unión”

14Como espacios articuladores de las relaciones sociales, los periódicos contribuyen a gestar mecanismos de identificación colectiva mediante un proceso productivo y reproductivo de pautas socioculturales. Uno de los propósitos del Telégrafo Mercantil, explicitados en el editorial del primer número, era propender a la construcción local del conocimiento histórico, literario, geográfico, legal y de justicia así como a su difusión en un marco más amplio que el de Buenos Aires y que podía, eventualmente, llegar a conocimiento de los europeos.

15La alusión al territorio, como factor de unión, constituye uno de los conceptos que articula discursivamente los textos analizados y se presenta como un elemento inherente al proceso de creación de pautas identitarias. En el Telégrafo se advierte la necesidad de presentar, mostrar, dar a conocer el perfil del espacio virreinal, con especial atención a la noción de territorialidad, a su simbolismo y a sus raíces históricas. La noción geográfica que prevalece es la de un “amplio espacio”, que los propios habitantes desconocen y, por lo tanto, se requiere de “hombres aplicados” que contribuyan con sus viajes y observaciones a construir y difundir, mediante memorias y diarios, el mapa del virreinato. Cada una de las regiones geográficas es objeto de extensas y minuciosas descripciones de su geografía física, de la fauna y de la flora, así como de la referencia a las pequeñas villas y pueblos diseminados en la vastedad del territorio.

  • 24  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 58.

16Cuando se alude a las “provincias” hay, necesariamente, una connotación de jerarquía que presupone la superioridad de la ciudad de Buenos Aires por su condición de “puerta y llave”, ineludible para el acceso al interior, así como a los reinos de Chile y Perú. La territorialidad, tanto desde la representación geográfica como sociocultural, y el sentido de pertenencia se construyen desde una perspectiva americana virreinal, pero también local porque la ciudad portuaria se presenta como poseedora de una serie de atributos que configuran la necesaria dependencia que las ciudades del interior tenían de ella.24

17A la par de las discusiones que dan cuenta de la entidad urbana de Buenos Aires, el periódico introduce un conjunto de informaciones referido a otros espacios del virreinato a fin de ilustrar sobre las particularidades de las ciudades y sus habitantes. Se comunican datos de la fundación, la disposición de las ciudades, los edificios y otras noticias geográficas acerca de Mendoza, Salta, Tucumán, Montevideo, Corrientes, Córdoba, Santa Fe y La Paz. Puede advertirse la competencia urbana con Lima, que no se limita al aspecto económico, sino que se extiende al sociocultural, dado que al comparar la moda femenina se coloca a la ciudad de La Paz en un rango superior a Lima en lo que refiere a la imitación de estilos europeos.

18El Telégrafo Mercantil construye una base sociocultural bajo el supuesto de que la integridad del territorio virreinal y su desarrollo se despliegan con el ineludible liderazgo de Buenos Aires, a la que se connota, discursivamente, con una entidad superior respecto de otras ciudades americanas. En este contexto, el extranjero se construye como un otro excluido pero no por ello denostado. La consideración diferencial de lo extraño constituye la contraparte de una construcción discursiva que fortalece el arraigo local. Europa se presenta como un referente distante y las ciudades de París y Londres como los modelos urbanos a imitar. Las noticias de las guerras europeas son muy escuetas y se muestran muy alejadas del escenario local, mientras no comprometan el destino del territorio rioplatense.

  • 25  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. II), p. 613.
  • 26  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. II), p. 612-617.

19El periódico se ocupa de la situación poblacional de Buenos Aires, de la Patagonia y de las Islas Malvinas. A tal efecto, hace referencia a la conveniencia del poblamiento efectivo de áreas inhóspitas y estimula un discurso sobre la necesidad de realizar un padrón de “hombres europeos” solteros y mujeres solteras de Buenos Aires. Se propicia que, a los primeros, se los obligue a casarse, bajo pena de obligarlos a regresar a Europa. Una vez concretados los matrimonios, se solicita su envío a los puertos patagónicos de San Julián, Puerto Deseado o Santa Elena, así como el otorgamiento de tierras, ganados, herramientas y semillas de modo que puedan establecerse e iniciar una actividad productiva. La denominación “europeo” refiere, en este caso, a los hombres españoles peninsulares, jóvenes que “viven en una libertad sin límites” con la esperanza de hacer fortuna y regresar a España.25 Por otra parte, se propone enviar negros y mulatos libres a las Malvinas para consolidar la efectiva posesión del territorio, asegurar la integridad del mismo y evitar la injerencia de otras potencias mediante el arribo de barcos que incursionen en regiones desprotegidas. De este modo el discurso periodístico promueve asentamientos de población y defiende las prácticas que, desde la conquista, se habían implementado a favor de los establecimientos efectivos.26

Representaciones del enemigo. La irrupción del enemigo en el espacio físico y simbólico

20La categoría enemigo sufre resignificaciones tanto en la diacronía como en la sincronía en relación a un conjunto de condiciones emergentes que las habilitan. La intencionalidad del Telégrafo Mercantil de contribuir a la construcción historiográfica permite advertir los cambios que adquiere la representación del enemigo. Por ejemplo, se consideran “enemigos” los indígenas de la pampa y los británicos. Los primeros porque habían hostilizado a la ciudad desde sus orígenes, los segundos porque el periódico percibe las prácticas mercantiles inglesas como una amenaza para el comercio y para la población. En el primer caso el Telégrafo refiere a los indígenas que recuperaron el espacio conquistado por los españoles durante la instalación de la primera Buenos Aires en 1536 y que obligaron a despoblarla. Por su parte, a comienzos del siglo diecinueve, contemporáneamente a la edición del periódico, cuando la economía hispana se encontraba comprometida, así como el futuro del imperio, es el británico quien se califica como un “enemigo”. Sin embargo, se reconoce que las guerras europeas habían cerrado la comunicación con España, lo cual había generado un grado de aislamiento que requería levantar temporalmente las prohibiciones y liberar el comercio americano con otras potencias, siempre dentro de un marco de legalidad que frenara las prácticas clandestinas que no aportaban recursos monetarios a la Corona.

  • 27  Sobre la polisemia del concepto pueblo/pueblos véanse los trabajos de Noemí Goldman, entre otros: (...)

21Estos trayectos discursivos tienen en común la representación de un enemigo que amenaza la conquista española. La diferencia está creada porque el comercio con los ingleses y otras metrópolis europeas, amparado legalmente por disposiciones transitorias, remediaría el aislamiento americano. Sin embargo, cuando se instituye como enemigo al indígena no cabe la posibilidad de la excepción porque la confrontación no permite habilitar un discurso para la inclusión, como sí lo harían las medidas reales a favor del comercio con Inglaterra o con otras potencias no españolas. En 1806 y 1807 las invasiones inglesas produjeron la alteración de la relativa calma virreinal ya que, al proferir el ataque armado sobre la capital virreinal, integraron al espacio rioplatense en el contexto de las guerras europeas. El episodio habilita discursos que destacan la acción de los patricios, cuerpo que se componía de españoles americanos originarios de la capital virreinal, y legitima un discurso de exaltación del valor que se extiende al “pueblo de Buenos Aires”.27

  • 28  Beruti, Juan Manuel, "Memorias Curiosas", AA.VV. Biblioteca de Mayo, colección de obras y document (...)
  • 29  Beruti, 1960, p. 3714.
  • 30  Álzaga, Martín de, Cartas (1806-1807), Buenos Aires: Emecé, 1977, p. 130-134.

22Las invasiones instalan la representación de un enemigo bélico que es objeto de las mayores descalificaciones por parte de Juan Manuel Beruti,28 quien enaltece el colectivo urbano bonaerense como defensor de la integridad de un espacio amenazado por la irrupción del inglés. Al mismo tiempo, a la condición de enemigo, de “bárbaro”, de los británicos, se opone la “humanidad” de los españoles, cuya “caridad cristiana” los incitaba a trasladar a los heridos ingleses a los hospitales y a respetar a los prisioneros, aún en medio de la confrontación, en defensa de la “religión, el rey y la patria”. Estos rasgos de humanidad se hacen extensivos a “negros y mulatos” y se atribuyen a su condición de “verdaderos cristianos y católicos”.29 Por su parte, Martín de Álzaga, comerciante peninsular, defensor del sistema monopólico y funcionario del Cabildo, refiere a la defensa de Buenos Aires como un hecho “asombroso”, que causaría la admiración de otras naciones debido a la acción de las milicias. Los contactos comerciales de Álzaga con el interior del virreinato y con ultramar requerían de una información permanente que se llevaba a cabo mediante un intercambio epistolar que no podía soslayar el conflicto generado con las invasiones y sus consecuencias económicas. En una carta de septiembre de 1806 a un familiar radicado en Tucumán relata el episodio de la reconquista de agosto del mismo año y la alusión a la “defensa de la Patria” remite, necesariamente, a la capital del virreinato. Una de las preocupaciones de Álzaga era la interrupción del tráfico que ocasionaba la presencia inglesa en la ciudad, calificada como “escandalosa y criminal”, cuestión que hace saber a uno de sus contactos en Cádiz, a quien también informa sobre la resistencia “patriótica” del vecindario.30  

  • 31  Belgrano, Manuel, Autobiografía y otras páginas, Buenos Aires: Eudeba, 1966.
  • 32  Belgrano, 1966, p. 25-29.

23La contraparte de los ingleses y de otros extranjeros la constituye un “pueblo fiel y generoso”, que había abandonado sus actividades para dedicarse a las armas, en defensa de “la religión, del rey y de la patria”, modelo de “fidelidad y patriotismo” hacia la monarquía. De este modo Álzaga identifica al patriotismo con la defensa de las leyes españolas, en especial con el comercio monopólico y la fidelidad al rey.También Manuel Belgrano refiere en su Autobiografía31 a las invasiones inglesas y difiere de Álzaga respecto de su consideración del comercio español, cuyas intenciones considera “perversas” porque impusieron su sistema desde la época de la conquista. Para Belgrano los comerciantes no conocen “más patria, ni más rey, ni más religión que su interés propio”, sin embargo, coincide con Álzaga en su percepción de la “patria”, que se encuentra amenazada por una dominación extraña, que se califica como “empresa aventurera”. Si bien el contexto de producción de las memorias de Belgrano no es el contemporáneo a las invasiones, se conoce su posición frente a las mismas porque se desempeñaba como secretario del Consulado al momento del ataque a la ciudad. Belgrano expuso, ante ese organismo, sus argumentos acerca de la inconveniencia de prestar juramento a la monarquía británica. El reconocimiento a la dominación inglesa por parte de la institución indujo a Belgrano a presentar su renuncia dado que, con su adhesión a los ingleses, el Consulado no perseguía otro objetivo que la “consideración de sus intereses”. Además, decidió salir de Buenos Aires “casi como fugado” para evitar el juramento referido.32

24Los discursos de Álzaga y de Belgrano construyen, desde diferentes contextos de producción, sus respectivas representaciones frente a las invasiones inglesas porque cada uno parte de un punto de enunciación diferente respecto del futuro de la región, aunque comparten una perspectiva urbana cuyo referente es Buenos Aires. Mientras que Álzaga, contemporáneamente a la intromisión inglesa, la percibe como un “peligro” para la continuación del tráfico comercial monopólico, Belgrano esboza un discurso crítico respecto de la dominación española, pero desde una distancia temporal que le permite advertir en perspectiva el proceso histórico de la revolución. Ambos coinciden en su consideración de la ciudad de Buenos Aires como una entidad que merece ser jerarquizada respecto de otras ciudades de América por su posición respecto del comercio y por la acción exitosa de las milicias frente a un enemigo poderoso. Las referencias a la “patria”, en ambos discursos, aluden a la ciudad portuaria, lo cual evidencia el carácter localista de la organización urbana del imperio y la preocupación por la violación a un espacio geográfico que se advierte como propio.

Extranjero, enemigo y territorialidad durante la revolución

25El proceso de creación de elementos identificatorios implica la construcción del otro sociocultural en función de la situación sociopolítica y del contexto bélico, lo cual habilita la caracterización de los excluidos, entre quienes es posible advertir al enemigo, en algunos casos identificado con el extranjero, que se instituye como objeto de denostación, en un marco en el que los criterios de exclusión no necesariamente seguían el parámetro del origen peninsular o americano sino el de la adhesión a determinada facción política. El contexto de la revolución produjo nuevos desplazamientos discursivos respecto del enemigo y del extranjero. Los fusilamientos a los contrarrevolucionarios de Córdoba y, en particular, la muerte de Liniers son advertidos por Beruti como “escarmiento de otros en su persona” aunque, a la vez, reconoce que su memoria permanecerá en los “buenos patricios de Buenos Aires”, porque sus servicios durante las invasiones inglesas ameritan que fuera respetado como “verdadero padre de la patria”. El memorialista lamenta la muerte de “un gran hombre”, al tiempo que reconoce la necesidad de adoptar una medida extrema, como el fusilamiento, para fortalecer el ascendiente de la revolución en el interior del ex virreinato.

  • 33  Sobre la personalización del enemigo en el Río de la Plata al momento de la invasión napoleónica v (...)
  • 34  Sobre la presencia y consideración de los españoles peninsulares véanse los trabajos de Pérez, Mar (...)

26La figura de Liniers había sido descalificada por parte del Cabildo de Buenos Aires, del gobierno de Montevideo y de la Audiencia al momento de la invasión napoleónica en 1808, con la consecuente captura de Fernando VII. En ese contexto la conducta pública y privada del virrey fue denigrada y se consideraba que su condición de francés lo inhabilitaba para el cargo, razón por la cual el Cabildo de Montevideo había solicitado su remoción que, finalmente, no fue efectivizada.33 Producida la revolución, se tomaron expresas medias para apartar de los cargos de civiles, militares o eclesiásticos, a los españoles peninsulares, a menos que manifestaran adhesión explícita a la causa patriota. Beruti interpreta estas medidas de “exclusión” como producto de la conducta de los españoles, que los había convertido como “enemigos de la patria”, actitud que les valió el destierro, la muerte o la expatriación. Su condición de “extranjeros” los inhabilitaba para los puestos de mando que, a partir de las decisiones de la Junta, fueron reservados para los “propios del país”.34

  • 35  Beruti, 1960, p. 3775-3778.

27Este proceso de "extranjerización", que la revolución generó respecto del español europeo, no estaba determinado por su origen sino por la actitud frente al gobierno revolucionario. La exclusión de los peninsulares de los cargos públicos, así como la consecuente exigencia de la “fe de bautismo” a todo aspirante a un puesto de mando, no involucraba a quienes habían manifestado su adhesión de manera explícita. Ello da cuenta de que la exclusión presenta rasgos diferenciales que no dependen del origen geográfico, sino de la postura política que cada individuo y sus familias adopten que, si resultaba funcional y favorable a la revolución, los habilitaba para gozar de los mismos privilegios y prerrogativas que sus “hermanos americanos”.35

  • 36  Beruti, 1960, p. 3792.
  • 37  Entre los meses de junio y julio de 1810, en coincidencia con el foco contrarrevolucionario de Cór (...)
  • 38 Ansay, Faustino. “Relación de los padecimientos y ocurrencias acaecidas al coronel de caballería do (...)

28La dinámica de los inicios revolucionarios promueve discursos de denostación hacia el español disidente, que se constituye en enemigo, en un otro excluido de la vida social y política porteña, frente a los patricios de Buenos Aires que habían obtenido el primer triunfo en el Alto Perú en la batalla de Suipacha. También constituye una amenaza cercana la secesión de la Banda Oriental que, bajo el mando de Elío, proclamado virrey en Montevideo, había rechazado la autoridad de la Junta porteña. A estos españoles disidentes Beruti los califica de “bárbaros”, porque atacaron con bombas a Buenos Aires, hecho “feroz” que ni los ingleses habían practicado durante las invasiones a la ciudad.36 Más allá del episodio concreto, el memorialista preserva la investidura y honra de una ciudad que no había sido bombardeada desde su fundación y, al mismo tiempo, justifica la acción militar sobre Montevideo, que acrecentaba sus necesidades en la medida en que continuaba sitiada por las tropas porteñas. Este resguardo material y simbólico hacia Buenos Aires puede advertirse muy tempranamente en una producción discursiva que fortalece a la entidad urbana y la jerarquiza frente a otros espacios del ex virreinato. Por otra parte, la voz disidente de Faustino Ansay,37 y el liderazgo que él ejercía desde Mendoza del movimiento contrarrevolucionario, interpela el discurso patriótico y a sus gestores, así como cuestiona la instalación de un gobierno que él consideraba ilegítimo porque atentaba contra la autoridad de la monarquía. Años después de ocurridos los hechos, en sus memorias, Ansay continúa en su postura de desconocimiento de la legitimidad de la Junta, desautoriza a los revolucionarios por sus acciones y personifica los descalificativos en los miembros del gobierno: la “perversidad” de Castelli, la “maldad” de Alberti, la “enemistad” de Azcuénaga hacia todo europeo o la condición de “sanguinario” de Moreno son algunos de los apelativos con que Ansay descarga su mordacidad frente a la acción llevada a cabo en Buenos Aires.38

29Una vez sofocado el movimiento contrarrevolucionario en Córdoba y fusilados sus líderes, Ansay temía que les tocara la misma suerte a los insurgentes de Mendoza. Sin embargo, el castigo no fue la muerte sino la prisión y el confinamiento en Carmen de Patagones durante diez años que no se cumplieron porque los prisioneros lograron huir a Montevideo. El destino de Ansay da cuenta de su mejor suerte respecto de los insurrectos de Córdoba y del tratamiento diferencial otorgado a los españoles europeos disidentes.

  • 39 Gaceta de Buenos Aires (1810-1821), Buenos Aires: Junta de Historia y Numismática Americana, 1910.
  • 40  Gaceta de Buenos Aires, 1910, (tomo III), p. 229-231.

30Sobre los episodios de Mendoza y los castigos infligidos a los rebeldes se expide la Gaceta en julio de 1812.39 Se trataba, según el periódico revolucionario, de un grupo de españoles, merecedores de estimación pública, dado que eran poseedores de empleos respetables. Sin embargo, proyectaron subvertir el gobierno y propiciaron la división. Luego de que el movimiento fue desbaratado, el castigo no consistió en la muerte sino en el alejamiento del foco de insurrección de los “enemigos domésticos”, sanción que no se consideraba suficientemente correctiva ya que, “infieles” a su compromiso e “ingratos” a la clemencia y tolerancia de los “patriotas” respecto de su crimen, organizaron y ejecutaron la fuga hacia Montevideo.40

31La insurrección y el desenlace de la misma, con el triunfo revolucionario y posterior prisión y fuga de Ansay y sus seguidores, dan lugar, en la Gaceta, al juego de las antonimias y sinonimias discursivas. Las categorías enemigo y español se disponen en un mismo registro, dado que su combinación, “españoles enemigos”, apela a reforzar la denostación hacia los individuos o colectivos sociales no adictos al sistema aunque, al mismo tiempo, se reconoce el mérito de aquellos peninsulares que habían permanecido fieles al gobierno revolucionario. Ellos se habían empeñado en conservar la libertad y, por lo tanto, merecían la estimación y la consideración para que pudieran acceder a los puestos de gobierno como “verdaderos americanos”, sin distinciones respecto de su origen geográfico. De las acciones bélicas de Montevideo participaron los insurrectos que huyeron de Patagones, quienes conspiraban contra la patria y merecían la aplicación del rigor con vistas a conservar la “felicidad del reino”. La firmeza del castigo incluía el destierro y la confiscación de sus bienes, de lo contrario se corría el riesgo de perder la libertad a manos de los “españoles enemigos” que, en función de su unidad, animosidad y carácter replicarían las acciones de Patagones. La expatriación estaba connotada por rasgos localistas, dado que la medida consistía en que serían conducidos hacia espacios alejados de la ciudad, para evitar que pudieran ejercer alguna forma de oposición política al gobierno.

  • 41 Ansay, Faustino. “Relación de los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Mendoza en los meses de (...)

32Para Faustino Ansay el temor a la pérdida territorial de “esta porción de la monarquía” implicaba la fragmentación del espacio que correspondía al virreinato, cuya integridad debía sostenerse como parte de los dominios del rey en un momento en que persistía la incertidumbre respecto del futuro de la corona. Esa desmembración se acompañaba del cuestionamiento a la “legítima autoridad”, mediante “la intriga”, “la seducción” y “la violencia” por parte de quienes habían gestado el movimiento revolucionario.41

  • 42  Funes, Gregorio. Bosquejo de nuestra revolución, desde el 25 de Mayo de 1810 hasta la apertura del (...)
  • 43  Funes, 1856, p. 368-377.
  • 44  Funes 1856, p. 381-387.

33Desde otra postura política Gregorio Funes42 expone que, como consecuencia de la captura de Fernando VII a manos de Napoleón, los portugueses proponían incorporar el territorio rioplatense a la autoridad de la princesa Carlota de Portugal, actitud que es calificada por Funes como ambiciosa, propia de un “enemigo solapado”. La decisión del gobierno revolucionario fue hacer frente a la disidencia del virrey Elío en Montevideo y a las ambiciones portuguesas. De modo que, a la lucha contra las fuerzas españoles se unió la decisión de la Junta porteña de dispersar las intenciones del imperio del Brasil sobre la Banda Oriental, dado que la disidencia española en esa franja del río, así como la invasión de los portugueses, efectivizada en 1811, hacía peligrar el mantenimiento de la integridad territorial bajo el dominio del gobierno revolucionario.43 En el mismo contexto, la preocupación de Funes se extiende al futuro del Paraguay y del Perú, territorios finalmente perdidos para la revolución en función de los fracasos militares. El Bosquejo relata la suerte adversa de los ejércitos patriotas y resalta el heroísmo y disposición de las tropas.44

34Se apela a la conservación de la integridad territorial del espacio del ex virreinato como un factor ineludible al momento de recomponer o construir las bases institucionales del Estado. Si bien la ficción del territorio como “efecto de unidad” se manifiesta con mayor énfasis en la segunda mitad del siglo diecinueve a través de políticas de Estado concretas, los discursos de los años posteriores al proceso iniciado en 1810 manifiestan la necesidad de fortalecer representaciones de unidad e identidad frente a las convulsiones que habían generado la revolución y la guerra.

Consideraciones finales

35El período tardo-colonial y los primeros años después de la revolución de 1810 ofrecen la posibilidad de indagar la temprana construcción de representaciones identitarias producidas por los discursos de las elites letradas, en un contexto signado por la incertidumbre generada por los acontecimientos europeos que afectaban al espacio rioplatense. El extranjero y el enemigo, como productos socio-culturales, se construyen en un proceso en el que las lógicas inclusivas y excluyentes mantienen correspondencia con los contextos de tensión o distensión imperantes en cada coyuntura histórica. Las pautas de la inclusión y de la exclusión y las connotaciones materiales y simbólicas de la territorialidad habilitan la definición y redefinición de lo propio y de lo extraño, de las nociones de amigo y enemigo y, por lo tanto la configuración de identidades.

36Una vez iniciado el proceso revolucionario, se resignifica al español como un otro “peligroso”, excluido, al tiempo que se refuerza un proceso de identidad que incentiva la unión en función de la defensa de la integridad amenazada. Los españoles peninsulares que no declararan una explícita adhesión al nuevo gobierno, fueron objeto de un conjunto de descalificaciones y se dictaron medidas discriminatorias en el marco de la extranjerización de su condición. Entre ellas, la “expatriación” suponía el aislamiento como una medida de control a partir del traslado de los considerados “reos” a un espacio marginal dentro del propio territorio bonaerense.

37Respecto de la territorialidad se perciben dos anclajes discursivos, aunque no contradictorios. Desde la etapa tardocolonial se apela al efecto de unidad que generaba la pertenencia al territorio del virreinato, a la vez que se acentúan rasgos localistas al investir a Buenos Aires de una jerarquía superior respecto de otras ciudades hispanoamericanas.

  • 45  Sobre la identidad y formación estatal en la primera mitad del siglo diecinueve veánse, entre otro (...)

38Desde diferentes contextos de producción discursivos, la alusión a la integridad del territorio, tanto desde la dimensión simbólica como material, produce un “efecto de unión” que, si bien trasciende el ámbito local, remite a él en la medida en que la ciudad de Buenos Aires es investida de una jerarquía que la habilita para ejercer el liderazgo frente a las ciudades-provincias del interior y, en función del mismo, se instituye como un nexo, aún en desmedro de los intereses regionales. La representación del territorio adquiere un carácter de historicidad que contribuye a sentar las bases de un espacio que, si bien sufrió el desgajamiento de algunas áreas pertenecientes al ex virreinato, mantuvo un efecto de integridad a pesar de los conflictos políticos y de las fragmentaciones sucesivas.45

39La necesidad de “producir el pueblo”, de crear pautas identitarias, resultaba ineludible. Esta construcción socio-histórica, gestada discursivamente por las élites letradas, constituye el anclaje de representaciones de importante vigencia en la diacronía, que resultaron fundamentales al momento de fortalecer el proceso de construcción estatal, en la segunda mitad del siglo diecinueve, que apeló a diversas estrategias para asegurar la homogeneidad sociocultural y minimizar los riesgos de la disidencia.

Haut de page

Notes

1  Si bien la presencia de extranjeros en el área rioplatense resulta de larga data, las investigaciones citadas refieren particularmente a la etapa tardocolonial en función del arco temporal propuesto para la problemática del presente artículo. En este sentido véanse los trabajos de: Mallo, Silvia, “Ingleses y angloamericanos en Buenos Aires, 1770-1850”, en AA. VV. Enrique M Barba, In memorian. Estudios de Historia, Buenos Aires: Fundación Banco Municipal de La Plata y Academia Nacional de la Historia, 1994, p. 325-337; Reitano, Emir, “Los portugueses del Buenos Aires tardocolonial: Inmigración, sociedad, familia, vida cotidiana y religión”, Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata, 2003, mimeo; Tejerina, Marcela, Luso-brasileños en el Buenos Aires virreinal. Trabajo, negocios e intereses en la plaza naviera y comercial, Bahía Blanca: EDIUNS, 2004.

2  Se adopta la categoría letrado porque es la de uso en la época dado que la de intelectual es de surgimiento tardío, a fines del siglo diecinueve en el contexto del affaire Dreyfus.

3 En el libro arriba citado Marcela Tejerina informa que en la Recopilación de Leyes de Indias de 1681 quedó establecido que la condición de extranjero en América era extensiva a todos los que no fueran naturales de los reinos de Castilla, León, Aragón, Cataluña y Navarra o de las islas Mallorca y Menorca. Esta especificación era fruto de la evolución que sufrió el concepto de extranjería en Indias a partir del descubrimiento y como respuesta a la determinación de preservar la homogeneidad de su población

4  El presente artículo forma parte de un trabajo de mayor envergadura, tanto desde el punto de vista de la selección de los textos como del período analizado. Los mismos han sido escogidos en función de su grado de representatividad dentro del corpus de fuentes éditas disponibles. Por ejemplo el Telégrafo Mercantil fue el primer periódico rioplatense y contaba con un número importante de suscriptores en Buenos Aires, en el interior del virreinato y en jurisdicciones vecinas como Chile y Perú. Para el análisis del período revolucionario la Gaceta resulta representativa del punto de enunciación revolucionario y, además, recorre un arco temporal de más de diez años. Las Memorias Curiosas de Beruti resultan una fuente ineludible porque fueron redactadas contemporáneamente con los hechos relatados y abarcan una amplia diacronía. Por su parte, el texto de Ansay reproduce la visión de un contrarrevolucionario, mientras que los de Funes y Belgrano y manifiestan un compromiso revolucionario explícito, aunque comparten una relativa distancia temporal con los sucesos que describen. No es posible advertir en el presente análisis el grado de recepción o aceptación que los textos tuvieron, pero sí que conforman un corpus insoslayable para estudiar aspectos del proceso de construcción sociocultural rioplatense y que, en algunos casos, como el de los periódicos o de las memorias de Beruti manifestaban algunos aspectos de la opinión pública.

5 Halperin Donghi, Tulio, “Intelectuales, sociedad y vida pública en Hispanoamérica a través de la literatura autobiográfica” en Halperin Donghi, Tulio, El espejo de la historia, Buenos Aires: Sudamericana, 1998, p. 41-63.

6  Altamirano, Carlos, Para un programa de historia intelectual y otros ensayos. Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2005.

7  Myers, Jorge, “Los intelectuales latinoamericanos desde la colonia hasta inicios del siglo XX”, en Altamirano, Carlos, dir. Historia de los intelectuales en América Latina. I. La ciudad letrada, de la conquista al modernismo. Buenos Aires: Katz, 2008, p. 29-30.

8  Palti, Elías, Giro lingüístico e Historia Intelectual, Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes, 1998.

9  Castorina, José Antonio (coord), Construcción conceptual y representaciones sociales. El conocimiento de la sociedad, Buenos Aires: Miño y Dávila, 2007.

10  Quijada, Mónica, “Nación y territorio: dimensión simbólica del espacio en la construcción nacional argentina. Siglo diecinueve”, Revista de Indias, 2000, (vol. LX), nº 219, p. 373-394.

11  Se adopta la definición del territorio como alusión a la apropiación política del espacio, a su administración, delimitación, habitación, uso, distribución, defensa e identificación. Segato, Rita, La nación y sus otros. Raza, etnicidad y diversidad religiosa en tiempos de políticas de identidad, Buenos Aires: Prometeo, 2007, p. 72.

12  La configuración del territorio rioplatense reconoce una historia muy compleja y de tardía formalización, con la creación del virreinato en 1776, desde la perspectiva del arco temporal seleccionado para este trabajo. En la segunda mitad del siglo diecinueve el factor territorial fue de vital importancia en el proceso de construcción nacional. Sin embargo, durante las primeras décadas del siglo se advierten referencias discursivas a la territorialidad como elemento articulador así como la coexistencia de alusiones al espacio virreinal con referencias acotadas a la ciudad de Buenos Aires.

13  Balibar, Etienne, “La forma nación: historia e ideología”, en Balibar, Etienne e Immanuel Wallerstein. Raza, nación y clase, Madrid: IEPALA, 1991, p. 135-167. La elección de Balibar como una referencia teórica se debe a sus aportes sobre la complejidad de las formaciones nacionales y las múltiples dimensiones que intervienen en el proceso de creación de identidades.

14  Sobre este punto véanse los trabajos de François Xavier Guerra, entre otros: Guerra, François Xavier, “De la política antigua a la política moderna. La revolución de la soberanía”, en Guerra, François Xavier y Anick Lempérière et. al. Los espacios públicos en Iberoamérica. Ambigüedades y problemas. Siglos XVIII-XIX, México: Fondo de Cultura Económica, 1998, 109-139.

15  González Bernaldo, Pilar, "La revolución francesa y la emergencia de nuevas prácticas de la política: la irrupción de la sociabilidad política en el Río de La Plata revolucionario (1810-1815)”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr Emilio Ravignani, 1991, nº 3, Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, UBA, p. 7-27.

16  Telégrafo Mercantil, Rural, Político-económico e Historiográfico del Río de la Plata 1801-1802, Buenos Aires: Junta de Historia y Numismática Americana, 1914-1915, (2 vol). Se trata del primer periódico rioplatense y fue editado entre 1801 y 1802. Durante el primer año la periodicidad de la publicación era de dos veces por semana y en 1802 se redujo a una edición semanal. Contaba con, aproximadamente, 145 suscriptores en Buenos Aires y 100 de otros espacios del virreinato, de Chile y del Virreinato del Perú. De la lista de suscriptores se deriva que se trata de funcionarios coloniales, comerciantes, comandantes de milicia, médicos, sacerdotes y otros particulares cuya ocupación no se especifica.

17  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 19.

18  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 21-22.

19  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 40-41.

20  Wasserman, Fabio. “La generación del 37 y el proceso de construcción de la identidad nacional argentina”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr Emilio Ravignani, Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1997, nº 15, p. 7-34. En la etapa colonial el vocablo “argentina” y sus derivados se empleaban en sentido poético. A fines del siglo dieciocho comenzó a utilizarse como apelativo de los habitantes de Buenos Aires, nativos o peninsulares y en oposición a las castas. Según demuestra Wasserman, en los textos de la Generación del 37 los vocablos argentino/a/s aparecen en los escritos más tempranos de ese grupo y remitían a un proyecto político que refería al futuro y que no se asociaba con una realidad social y política presente o pasada. No aludía a ningún fenómeno social, político o cultural presente exterior al grupo que pudiera dar cuenta de una nacionalidad, al menos en los textos previos al exilio.

21  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 234.

22  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 231.

23  La denominación del documento citado es la siguiente: “Memoria sobre qué conviene limitar la infamia anexa a varias castas de gentes que hay en nuestra América” y fue publicada en el número 26 del Telégrafo Mercantil, con fecha 27 de junio de 1801.

24  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. I), p. 58.

25  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. II), p. 613.

26  Telégrafo Mercantil, 1914-1915, (vol. II), p. 612-617.

27  Sobre la polisemia del concepto pueblo/pueblos véanse los trabajos de Noemí Goldman, entre otros: Goldman, Noemí, Lenguaje y revolución. Conceptos políticos clave en el Río de la Plata, 1780-1850, Buenos Aires: Prometeo, 2008, p. 131-143.

28  Beruti, Juan Manuel, "Memorias Curiosas", AA.VV. Biblioteca de Mayo, colección de obras y documentos para la historia argentina, (tomo IV), Buenos Aires, 1960, p. 3647-4143.

Las Memorias Curiosas de Juan Manuel Beruti (1777-1856) abarcan un arco temporal de más de medio siglo. Comenzaron a escribirse en 1790, cuando Beruti tenía trece años y fueron continuadas a partir de un original que, en palabras de Beruti, “se me prestó para ir siguiéndole”, del que se desconoce el autor. Entre 1717 y 1789 se enumeran cronológicamente alcaldes, gobernadores y virreyes. Las memorias se redactaron en forma de diario, paralelamente con los sucesos relatados, y las últimas datan de octubre de 1855. Beruti murió en 1856.

29  Beruti, 1960, p. 3714.

30  Álzaga, Martín de, Cartas (1806-1807), Buenos Aires: Emecé, 1977, p. 130-134.

31  Belgrano, Manuel, Autobiografía y otras páginas, Buenos Aires: Eudeba, 1966.

Se estima que Belgrano comenzó a escribir sus memorias en 1814 y fueron publicadas por Bartolomé Mitre en 1877.

32  Belgrano, 1966, p. 25-29.

33  Sobre la personalización del enemigo en el Río de la Plata al momento de la invasión napoleónica véase Cantera, Carmen, “El extranjero como construcción sociocultural: resignificaciones en el espacio rioplatense tardo-colonial”, Bibliographica Americana. Revista interdisciplinaria de estudios coloniales, 2011, nº 7, p. 27-44.

34  Sobre la presencia y consideración de los españoles peninsulares véanse los trabajos de Pérez, Mariana, "En la búsqueda de mejor fortuna": experiencias migratorias de los peninsulares pobres a la región rioplatense (período virreinal)”, XI° Jornadas Interescuelas/ Departamentos de Historia. Tucumán: Universidad Nacional de Tucumán, 2007; Pérez, Mariana, “La construcción del enemigo: el antiespañolismo en la literatura revolucionaria porteña (1810-1820)”, Anuario del Instituto de Historia Argentina, 2010, n° 10, UNLP, p. 37-55.

35  Beruti, 1960, p. 3775-3778.

36  Beruti, 1960, p. 3792.

37  Entre los meses de junio y julio de 1810, en coincidencia con el foco contrarrevolucionario de Córdoba liderado por Liniers, se produjo en Mendoza un movimiento opuesto a la Junta instalada en Buenos Aires, organizado por el comandante de armas teniente coronel Faustino Ansay, secundado por algunos ministros de gobierno. Ansay, luego de permanecer varios años en prisión, como castigo por su intento de derribar el gobierno porteño, regresó a Zaragoza, España, su lugar de origen, donde redactó y publicó sus memorias.  Ellas reconstruyen los acontecimientos que se sucedieron al movimiento contrarrevolucionario de Mendoza aunque debe considerarse que el contexto de emergencia de esta voz no es la de los sucesos que relata ya que Ansay escribe sus memorias una vez instalado en España en 1822. En la edición consultada la primera parte de las memorias se expone en forma de diario y se acompaña de cartas, partes y oficios referidos a los episodios contrarrevolucionarios. La segunda parte refiere a los “padecimientos” de Ansay en prisión y está dividida en diez capítulos.

38 Ansay, Faustino. “Relación de los padecimientos y ocurrencias acaecidas al coronel de caballería don Faustino Ansay”, AA. VV. Biblioteca de Mayo, colección de obras y documentos para la historia argentina, (tomo IV), Buenos Aires, 1960, p. 3371.

39 Gaceta de Buenos Aires (1810-1821), Buenos Aires: Junta de Historia y Numismática Americana, 1910.

 La Gaceta de Buenos Aires se editó entre junio de 1810 y 1821 y constituyó el periódico oficial de los gobiernos revolucionarios. Sus redactores en los primeros años fueron: Mariano Moreno, Bernardo de Monteagudo, Gregorio Funes, Pedro Agrelo, Vicente Pazos Silva y Manuel García.

40  Gaceta de Buenos Aires, 1910, (tomo III), p. 229-231.

41 Ansay, Faustino. “Relación de los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Mendoza en los meses de junio y julio de 1810”, AA.VV. Biblioteca de Mayo, colección de obras y documentos para la historia argentina, (tomo IV), Buenos Aires, 1960, p. 3319.

42  Funes, Gregorio. Bosquejo de nuestra revolución, desde el 25 de Mayo de 1810 hasta la apertura del Congreso Nacional el 25 de marzo de 1816,Buenos Aires: Imprenta Bonaerense, 1856, p. 367-400, URL: http://archive.org/index.php

Gregorio Funes (1749-1929) fue uno de los pocos ejemplos de adherentes al movimiento revolucionario dentro de la elite cordobesa. El Bosquejo… forma parte de su obra Ensayo de la Historia Civil del Paraguay, Buenos Aires y Tucumán editado entre 1816 y 1817.

43  Funes, 1856, p. 368-377.

44  Funes 1856, p. 381-387.

45  Sobre la identidad y formación estatal en la primera mitad del siglo diecinueve veánse, entre otros, los trabajos de José Carlos Chiaramonte: "La cuestión regional en el proceso de gestación del Estado nacional argentino. Algunos problemas de interpretación", en Alsaldi, Waldo y José Luis Moreno, Estado y sociedad en el pensamiento nacional, Buenos Aires: Cántaro, 1986, p. 21‑108; "Formas de identidad en el Río de la Plata luego de 1810", Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr Emilio Ravignani, nº 1, Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1989, p. 71-92; "El federalismo argentino en la primera mitad del siglo XIX", en Carmagnani, Marcello, coord. Federalismos latinoamericanos: México, Brasil, Argentina, México: Fondo de Cultura Económica, 1993, p. 81-132; "Acerca del origen del estado en el Río de La Plata", Anuario IHES, nº 10, Tandil: UNCPBA, 1995, p. 27-50.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Susana Cantera, « Representaciones del extranjero y del enemigo en el espacio rioplatense de la etapa tardo-colonial y primeros años revolucionarios », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 18 juin 2012, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/63262 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.63262

Haut de page

Auteur

Carmen Susana Cantera

Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de La Pampa
e-mail: cantera@cpenet.com.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page