Navigation – Plan du site
Débats | 2012
De Europa al Nuevo Mundo: la inmigración europea en Iberoamérica entre la Colonia  tardía y la Independencia – Coord. Mariana Pérez
Marcela V. Tejerina

Inmigración extranjera, sentido de pertenencia y control estatal en el Buenos Aires tardo colonial: el testamento del genovés Guillén

[18/06/2012]

Résumés

A pesar de las limitaciones de orden legal, el constante arribo y radicación de inmigrantes extranjeros en el Río de la Plata durante el antiguo régimen nos hace preguntarnos bajo qué circunstancias y en qué términos lograban incorporarse como parte de la comunidad local. Nos proponemos, por tanto, explorar las percepciones y las prácticas de los rioplatenses frente a los extranjeros a través de un expediente que se inició en el Juzgado de Bienes de Difuntos, a raíz del testamento del genovés Juan Guillén. Los testimonios que allí se incluyen nos muestran que, frente a la laxitud de los mecanismos institucionales de control estatal respecto de la presencia y permanencia del extranjero en territorio indiano, en la práctica cotidiana y en la percepción de los actores la condición de extranjería aparecía difusa y casi desprovista de contenido jurídico, económico o social.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Para evitar confusiones, a lo largo del trabajo lo identificaremos con el nombre de Juan Guillén, (...)
  • 2  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. (...)

1Hacia fines de 1801 moría en Buenos Aires el genovés Juan Guillén1. Dejaba un testamento en el que repartía sus bienes en partes iguales entre su sobrino, Jacobo Ghilini, residente en Lima, y los pobres del Real Hospital Betlemítico de Buenos Aires. Para llevar adelante sus últimas disposiciones había designado como albaceas a Don Bernardo Gregorio de las Heras y a don Domingo Hidalgo2. Sin embargo, debido a su condición de extranjero, su testamento dio lugar a un extenso expediente en el Juzgado de Bienes de Difuntos.

  • 3  Ver María Belén García López “Los Autos de Bienes de Difuntos en Indias “,  Nuevo Mundo Mundos Nue (...)

2El Juzgado de Bienes de Difuntos constituía uno de los fueros especiales de la Real Audiencia, de tal modo que uno de los oidores era designado en forma periódica para llevar adelante tal función. Tenía la responsabilidad de conservar y preservar los bienes de extranjeros y de los españoles que no tuvieran herederos en el lugar, hasta que llegaran a manos de su legítimo sucesor o sucesores. Como explica García López, “A diferencia de la herencia yacente, para la custodia de esos bienes no se instituye un tutor o curador particular para cada caso, sino que es el propio Estado el que se hace cargo de la custodia de esos bienes, entrando en la esfera privada de los súbditos, y creando una institución tutelar oficial sujeta a una reglamentación severa, en beneficio de los intereses de los herederos lejanos y en última instancia de la Real Hacienda. Este tutor oficial puede llevar a cabo enajenaciones o ventas de los bienes hereditarios, pero solo como representante del Estado, y con el único fin de su conversión en numerario que permita su fácil custodia, y su conservación y envío a la península, para su ingreso en las cajas de la Casa de la Contratación en concepto de depósito, hasta que los herederos se hagan cargo de la herencia”3 .

  • 4  Según Peire es necesario limitar el enfoque que apunta a la inexistencia del Estado en la Edad Mod (...)
  • 5  Ver Ramón P. Yanzi Ferreira, “Expulsión de los extranjeros en el Buenos Aires Colonial”, Revista d (...)
  • 6  Memoria del D. G. De Avilés y del Fierro, Marqués de Avilés, Buenos Aires, 21 de mayo de 1801. En (...)

3Más allá de la resolución del juicio testamentario llevado adelante en el Juzgado de Bienes de Difuntos, en este trabajo nos centramos en los testimonios que forman parte del expediente relativo al testamento de Juan Guillén, con el objetivo de explorar las ideas de pertenencia e identificación del extranjero como miembro de la comunidad local, en contraposición a una relativa vigencia de  mecanismos institucionales de control estatal respecto de los inmigrantes extranjeros en Indias4. Entre estos mecanismos, nos referimos a aquellos previstos para que los distintos funcionarios de la administración controlaran su entrada al territorio y su participación en actividades comerciales mediante la exigencia de licencia o carta de naturaleza, o limitaran su permanencia a través del empadronamiento, la internación o la expulsión. El empadronamiento o la internación eran medias que se tomaban en forma preventiva; la expulsión era una decisión extrema que generalmente se tomaba en épocas de conflicto. Si bien estas eran medidas extensivas a todo el territorio del Virreinato, movilizaban básicamente a las poblaciones portuarias, por ser las más proclives a los contactos con el exterior5. No obstante esto, poco se hacía en forma efectiva. Para la época que nos ocupa, el Virrey Avilés llamaba la atención sobre la necesidad de restablecer el control sobre la presencia extranjera: “... si no se logra restablecer las leyes de Indias que tratan de extranjeros, podrán resultar los males que ni aún quisiera imaginarlos”6.

  • 7 Para España ver, por ejemplo, José Manuel Díaz Blanco y Natalia Maillard Álvarez, “¿Una intimidad s (...)
  • 8  Raúl Fradkin, “Vecinos, forasteros y extranjeros: las élites locales coloniales y su identidad soc (...)
  • 9  Arturo Garvich, Los Cristianos Nuevos portugueses y la economía de la Colonia, T. I, Buenos Aires, (...)
  • 10  Silvia Mallo, “Ingleses y angloamericanos en Buenos Aires 1170-1850”. En Enrique M Barba. In memor (...)

4En los últimos años, los historiadores han comenzado a prestar más atención a la presencia, influencia e inserción de los extranjeros durante el antiguo régimen, tanto en Hispanoamérica y como en la península ibérica7. En el ámbito específico del Río de la Plata, sólo se han  encontrado trabajos aislados sobre los alcances de la inserción de los extranjeros en el ámbito de la ciudad porteña, analizando la visión y forma de relacionamiento con las elites locales coloniales o la repercusión local de las medidas de expulsión8. Por lo demás y sin pretender ser exhaustivos, podemos decir que las investigaciones sobre los extranjeros en el Río de la Plata durante el antiguo régimen se han centrado mayoritariamente en el estudio de la presencia e inserción de ciertas comunidades en particular, fundamentalmente los portugueses9, y algún trabajo sobre los ingleses y angloamericanos10. En estas investigaciones se ha privilegiado el enfoque social y económico, poniendo el acento en la permeabilidad de la comunidad rioplatense frente a la presencia extranjera, sobre todo de origen lusitano, y el fracaso de toda política estatal tendiente a su control.

  • 11  Tamar Herzog, Vecinos y extranjeros. Hacerse español en la Edad Moderna, Madrid, Alianza Editorial (...)

5Ha habido, sin embargo, estudios superadores, como los de Tamar Herzog, quien se ha detenido en la noción de extranjero frente a las categorías de  “natural” y “vecino”, observando el carácter histórico de tales nociones y la dinámica social que dio cuenta de las mismas, en articulación con un Estado que tuvo una relativa participación. Para Herzog, tanto en la España moderna como en sus territorios de ultramar, la diferenciación provenía más bien de un proceso social que de una tipificación jurídica o legal, siendo la diferenciación más implícita que formal. En la determinación de la vecindad y la naturaleza, el Estado y el ordenamiento legal tenían una mínima influencia. Se accedía a estas categorías a partir de procesos de índole social, en la gran mayoría de los casos, los individuos eran clasificados  por otros individuos que formaban parte de su mismo medio. Frente a estas prácticas sociales, afirma Herzog, el Estado se limitaba a legitimar estas pretensiones e intervenir en caso de conflicto. “Esto supone que, si queremos comprender las comunidades modernas, debemos analizar las acciones locales y las interacciones cotidianas que clasificaban a las personas, permitiendo que algunas disfrutasen de los beneficios de la comunidad mientras se excluía a otras. Debemos abandonar la búsqueda de la ‘identidad’ y en su lugar examinar los procesos de ‘identificación’, esto es, aquellos a través de los cuales las personas eran identificadas como miembros o reivindicaban su pertenencia a la comunidad”11

  • 12  Tamar Herzog, “Nosotros y ellos: españoles, americanos y extranjeros en Buenos Aires a finales de (...)

6Al aplicar este análisis al Buenos Aires colonial y post-colonial, Herzog fue en busca de indicadores de aceptación y / o rechazo de los extranjeros, a través de las órdenes de expulsión y los debates en el seno del Cabildo. Encontró en estos documentos que eran los criterios de utilidad, profesión, religión, matrimonio y residencia los que aparecían en la base de toda distinción y eventual excepción12.

7Ahora bien, si estos eran los criterios de inclusión o exclusión que se manifiestan en la documentación oficial, nos preguntamos cuáles eran los que predominaban en la perspectiva de los propios actores involucrados.  Para comenzar a dar alguna respuesta a este interrogante recurrimos a los testimonios que constan en el expediente que se inició en el Juzgado General de Bienes de Difuntos a raíz del testamento del genovés Juan Guillén. De esta manera, independientemente de las determinaciones jurídico-políticas que rodearon la condición de extranjería, a través del mencionado expediente buscaremos indicios de las percepciones y las prácticas de una comunidad en la cual los inmigrantes extranjeros siempre cumplieron un importante rol económico y social.

Lógicas de inclusión y exclusión de los extranjeros en Indias

  • 13  Ley XXVIII, Título Veintisiete, Libro IX de la Recopilación de Leyes de los Reinos de las Indias m (...)
  • 14  Ver Francisco Domínguez Compañy, "La condición jurídica del extranjero en América", Revista de His (...)

8Desde los comienzos de la expansión castellana en territorio americano, la condición de extranjero se hizo extensiva a todos los que no fueran naturales de los reinos de Castilla, León, Aragón, Cataluña y Navarra o de las Islas de Mallorca y Menorca, por pertenecer éstas a la Corona aragonesa13. Con el tiempo, la determinación de preservar la homogeneidad de su población obligó a ir definiendo una condición que alcanzó aún a los vasallos de la monarquía española que, por el hecho de pertenecer a otros reinos, en los territorios de ultramar eran considerados extranjeros. Y nos referimos a los navarros y aragoneses – abarcando entre ellos a los catalanes, valencianos y mallorquines -, durante la etapa de los Reyes Católicos, y a los flamencos, italianos y portugueses con posterioridad14.  

9Las Leyes de Indias establecían que los extranjeros estaban excluidos de la posibilidad de pasar a las posesiones españolas de ultramar y de ejercitar cualquier actividad comercial en ellas sin el aval de una licencia previa que los habilitara. En caso de lograr este permiso, no podían internarse en el territorio o moverse del puerto al que habían arribado, lugar obligado de venta de sus mercaderías. Tampoco podían hacer uso de otros caudales que no fueran los propios, por lo que les estaba vedado formar cualquier tipo de asociación, bajo la pena de perder todas sus mercaderías y bienes. En condenas similares incurrirían los foráneos que habitaran en Indias y que comerciaran sin licencia, tanto como los naturales que contrataran con ellos o actuaran en su nombre.

10En términos legales, para asegurar su permanencia en territorio Indiano y poder tratar y contratar dentro de sus límites, los extranjeros que contaran con las condiciones estipuladas, tenían la obligación de obtener una licencia, adquirir una carta de naturaleza o acogerse a la composición, en caso de que la Corona así lo permitiera. El otorgamiento de una licencia suponía algún beneficio para la comunidad local, como el fomento del ejercicio de determinados oficios y profesiones mecánicas, o derivaba de una compensación al particular por algún servicio prestado.

11La obtención de una carta de naturaleza exigía veinte años de residencia previa y la posesión de bienes raíces.

  • 15  “Siendo casados se les permite conservarse tierra adentro con tal que no pasen de seis en cada pue (...)

12La composición, por su parte, habilitaba el tránsito de una situación de hecho – la permanencia clandestina – a otra de derecho, por la cual la tolerancia y el permiso de residencia de extranjeros en Indias permitían extraer importantes beneficios para el erario. Todos éstos eran mecanismos que, dentro de ciertos límites, permitían regularizar su situación en los territorios de ultramar. Así, por ejemplo, la legislación preveía que aquellos extranjeros que “sirvieren oficios mecánicos útiles a la república, tanto así como los marineros”, pudieran ser eximidos de ser expulsados.  También podían contar con ciertas exenciones aquéllos que tuvieran muchos años de permanencia en el territorio, hubiesen servido en Indias, estuviesen casados con españolas y tuvieran hijos y nietos15.

  • 16  Ver, Antonio García – Baquero González, Cádiz y el Atlántico (1717-1778), Sevilla, Escuela de Estu (...)
  • 17  Hacia el año 1791, el portugués Manuel Pereira de Freitas, quien había sido beneficiado con un per (...)

13Es de notar que estos criterios legales se aplicaban únicamente en Indias y eran mucho más estrictos que los reservados para la metrópoli, en donde los extranjeros encontraron siempre grandes ventajas para entrar, comerciar y asentarse, sobre todo en función de los tratados de paz suscritos con sus correspondientes naciones europeas16. La disparidad de la normativa respecto de los extranjeros entre las colonias y la metrópoli radicaba en la diferente valoración de las ventajas o inconvenientes que conllevaba su presencia en los distintos reinos que componían el Imperio17. En las Indias la presencia de los extranjeros configuró un importante peligro para la consecución de los objetivos de exclusividad que la Corona se había planteado, sobre todo desde los puntos de vista religioso y comercial. La barrera restrictiva erigida en el Nuevo Mundo, se asentaba en la firme determinación de sostener los dos fines principales de la conquista y la colonización: la cruzada religiosa y la codicia por los metales preciosos. Para esto era imprescindible mantener alejados a todos los que pudieran poner en peligro la integridad de la Santa Fe Católica y los intereses del comercio metropolitano.

  • 18  Víctor Tau Anzoátegui , La Ley en América Hispana. Del descubrimiento a la emancipación, Buenos Ai (...)

14A pesar de las restricciones legales, la situación de los extranjeros estuvo siempre matizada por excepciones que, de acuerdo con las imposiciones de la realidad, fueron generalizándose en la práctica. Por sobre el principio excluyente de la legislación indiana, la mayor parte de las veces primaban la necesidad y la conveniencia. El monarca concedía la excepción en tanto y en cuanto la presencia extranjera fuera debidamente justificada y propiciara beneficios para la Corona y el bien común18.

  • 19  Antonio García Baquero – González, op. cit., p. 75.

15La intervención estatal, entonces, dejaba resquicios para situaciones de excepcionalidad, lo cual generaba para los extranjeros una situación de ambigüedad y, al mismo tiempo, de opacidad respecto de los límites entre la inclusión y exclusión. Como señala García Baquero – González “… la paradoja del no pero sí, en cuya indefinición y contradicciones palmarias se movió la política de la monarquía al respecto, y que queda patente, antes que en ningún otro sitio, en la propia legislación (aparentemente rígida y hermética) y en los enormes huecos prácticos que admitió y, en cierto sentido, propició”19.

16Vemos, por ende, la contradicción de una Corona que planteaba la exclusión de los extranjeros como base de su dominio y, al mismo tiempo contemplaba su inclusión en consideración del bien común, acentuando el privilegio y la desigualdad a la hora de definir su situación y poniendo en evidencia los contrastes entre el orden social y el legal y, por ende, entre las prácticas sociales y las prácticas de gobierno.

  • 20  “En consecuencia, en Hispanoamérica la utilidad jurídica, política e incluso económica de la vecin (...)
  • 21  Ver Marcela Tejerina, “Los extranjeros en la monarquía hispánica: problemas de herencia en el Río (...)

17Fruto de este contraste, la aparente oposición entre las categorías de extranjería y vecindad aparece en ciertas ocasiones muy difusa. Sobre todo en la medida en que las declaraciones formales de “vecindad” fueron desapareciendo y el acceso a tal categoría dependió cada vez más del acuerdo del común y la costumbre local, además del criterio de inclusión basado en el grado de inserción del individuo y  de su “lealtad” a la comunidad y sus miembros.20 Esto hizo que los inmigrantes extranjeros o sus herederos, no siempre percibieran los límites de una inclusión que, dentro de las prácticas cotidianas no manifestaba contornos perceptibles pero que, a la hora de ponerse en juego los intereses del Real Erario, los enfrentaba con la exclusión de ciertos beneficios, a los cuales se podían considerar con derechos. Así había ocurrido, por caso, con el portugués Juan de Silva Cordeiro, quien había residido, tratado y contratado en el Río de la Plata durante cerca de 20 años. A instancias de del poderoso comerciante porteño Tomás Antonio Romero, el portugués había obtenido una licencia de la Corona para dirigir sus expediciones al África. Radicado en la ciudad, se había casado con una joven española. A su muerte, sin embargo, la viuda se vio imposibilitada de efectivizar el testamento, ya que los bienes finalmente pasaron al Real Erario21.

El caso del genovés Juan Guillén y su sobrino Jacobo

18Según los documentos que forman parte del expediente del Juzgado de Bienes de Difuntos, Juan Guillén era natural de Génova pero se había trasladado desde muy chico a la ciudad de Cádiz, en donde se había formado como sastre. Aún siendo muy joven, de Cádiz pasó sin licencia a la ciudad de Buenos Aires, en  donde ejerció como maestro de sastrería durante alrededor de 45 años. Ya establecido en la ciudad, durante 33 años Juan Guillén sirvió en el Regimiento de Infantería de Milicias de Buenos Aires, del cual se retiró con el cargo de Sargento y con goce del fuero militar. Durante su ejercicio en la milicia había participado en dos expediciones a Colonia del Sacramento.

  • 22  AGN IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, E (...)

19Instalado en su casa del barrio Monserrat  y como actividades complementarias a la de sastrería, durante algún tiempo había tenido un “almacén de bebidas”. Asimismo había dedicado parte de su tiempo a la administración de una lancha, en compañía con un tal Francisco Agote. Según su propio sobrino, a lo largo de toda una vida no había logrado reunir un gran caudal, “… sólo una casa que se avaluó en 17.975 pesos, cuatro y medio reales, con hipoteca de 3000 pesos redimibles, los 1000 correspondientes al Monasterio de las Catalinas, y los 2000 restantes a favor de una Capellanía, que no alcanzaron a pagar el producto de la mitad de dicha lancha, juntamente con los muebles y ropa de uso del difunto, almonedeados en 1546 pesos”22.

  • 23  Ibídem.
  • 24  Ibídem.
  • 25  Hombres como Domingo Belgrano Pérez, Tomás  de Balenzátegui o Bernardo Gregorio de las Heras cumpl (...)
  • 26  AGN IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, E (...)

20Hacia 1783 y a través de una carta encargada a Don Domingo Belgrano Pérez, Juan Guillén mandó a llamar a su sobrino, Jacobo Ghilini, para que pasara a vivir junto con él en la ciudad rioplatense. La sorpresa del sobrino fue muy grande: “Su culto y nervioso estilo, los saludables avisos y máximas cristianas, tan sabia y adecuadamente aplicadas, hicieron concebir al exponente el más alto favorable concepto de su tío, y de que este sin embargo de haber salido de Genoa, su Patria, en muy tierna edad, halló algún protector que cuidó de su educación, y le dio la que  al hijo de un empleado de estimación y de honor en servicio de aquella República”23. Por ese entonces Jacobo se encontraba en la corte de Varsovia, con expectativas de una brillante carrera al lado del Sr. Barón de Buchholder, entonces Ministro Plenipotenciario de Prusia, quien le había repetidamente ofrecido habitación en su Palacio y un empleo en su Secretaría. Sin embargo, al recibir la carta de su tío cambió drásticamente su destino: “Encantado de tener un tío de los sublimes talentos, cualidades y (…) que supone el contexto de las carta italiana y su posdata latina, abandonó los intereses que tenía y las esperanzas de una brillante carrera…”24. Fue entonces que pasó a la ciudad de Cádiz, en donde tomó contacto con Don Juan Francisco de Vea Murgia, para que lo ayudase a organizar su traslado al Río de la Plata. En su viaje a Buenos Aires se relacionó en forma tangencial con Don Tomás de Balenzátegui, Don Bernardo Gregorio de las Heras y Don Francisco de la Mata y Bustamante, quienes le facilitaron la travesía y su estancia en la ciudad de diversas maneras25. Al llegar a Buenos Aires, sin embargo, grande sería su sorpresa cuando nada de lo que había imaginado se acercaba a la realidad. La carta de su tío había sido escrita a pedido por Belgrano Pérez y un religioso de Santo Domingo. Su tío, por otro lado, se hallaba próximo a la bancarrota. “Halló pues al tío, no solamente desnudo de los sublimes talentos que le suponía, sino consternadísimo por haber invertido más de lo que tenía en la fábrica de su casa, para cuya conclusión se vio precisado a tomar tres mil pesos a rédito y posteriormente a vender la mitad de una lancha que construyó en este astillero”26. Finalmente, entonces, Jacobo terminó por radicarse en la ciudad de Lima, desempeñándose desde 1792 como Secretario e Intérprete de la Real Expedición de Minas del Sr. Barón de Nordenflycht, a quien había conocido en Polonia. Una vez instalado en la Real Mina de azogues de Huancavélica tramitó su pedido de naturalización, cuyo otorgamiento  a principios del XIX aún se encontraba pendiente.

El juicio testamentario

  • 27  Las Heras se presentaba ante el Juzgado de Bienes de Difuntos con el testamento en que se lo nombr (...)
  • 28  María BelénGarcía López, op. cit., p. 32.

21Atento a la naturaleza extranjera de Juan Guillén, lo primero que hizo su albacea Bernardo Gregorio de Las Heras al presentarse ante el Juzgado de Bienes y Difuntos, fue poner en duda sus funciones27. Es que la normativa establecía que los bienes de extranjeros debían pasar directamente al Real Erario, aún si constaba un testamento en el cual se nombraba herederos. Tal como explica García López, la legislación sobre Bienes de Difuntos era especialmente rigurosa con quienes hubieran pasado a Indias sin la debida licencia. Sus bienes “…en caso de fallecimiento eran considerados como mal adquiridos y sancionados con la atribución íntegra al fisco y a la cámara real, con exclusión absoluta y perpetua de cuantas personas pudieren haber alegado derechos sobre ellos en concepto de herederos legales o testamentarios”28. Según García López, esto ocurría, sobre todo, en el caso de los extranjeros, aunque no todos tuvieran la misma consideración, habida cuenta de que en ocasiones los portugueses eran considerados en las mismas condiciones que los españoles.

  • 29  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. (...)

22La consideración especial con respecto a los portugueses queda reflejada en el mismo expediente de Guillén, en el que se hace referencia a jurisprudencia respecto del caso del lusitano Bernardo de la Rosa Vieira. En 1792, el testamento de este portugués se había considerado válido, aunque los bienes provinieran del comercio, y se habían entregado a su heredero, también extranjero, porque aquel era oficial mecánico y con permiso de residencia. Según surge del recurso de apelación elevado por el procurador en el caso de Guillén, las excepciones también habrían alcanzado a otras nacionalidades, tal como la de otro genovés, Jacobo Chapea, de Montevideo, quien a pesar de haber fallecido en 1785 sin testar, por Real Orden del 17 de julio de 1786 se habría mandado a entregar a sus padres los bienes que reclamaban desde Génova29.

  • 30  Ver Marcela Tejerina, “La lucha entre España y Portugal por la ocupación del espacio: una valoraci (...)

23Habida cuenta que en el expediente no se profundiza sobre las razones de estas excepciones, en el caso del portugués podría deberse a las estipulaciones del Tratado de San Ildefonso de 1777, que habilitaba a los lusitanos quedarse en territorio español y ser considerados como españoles, siempre que jurasen vasallaje30 . En estos casos pudieron instalarse, comerciar y posiblemente testar sin problemas. Por lo demás, sólo tenemos especulaciones que nos proponemos continuar investigando en el futuro.

24Lo cierto es que en el caso de Juan Guillén, el Juzgado de Bienes de Difuntos actuó con todo el rigor de la ley, llevando adelante cada uno de los pasos estipulados por la misma. Así fue cómo, aún cuando sus herederos residían en Indias y uno de ellos era de la misma ciudad, la presentación realizada por el albacea Las Heras dio lugar a un  copioso expediente, a lo largo del cual se sucedieron los reclamos de los eventuales herederos para hacer efectivo su legado.

25El primero en presentarse para reclamar su parte de la herencia ante el Juzgado de Bienes de Difuntos, fue el Procurador del Real Convento y Hospital Betlemítico de Buenos Aires.

26Con posterioridad se presentó Jacobo, el sobrino de Guillén, quien se trasladó a Buenos Aires directamente desde el Perú para llevar adelante la gestión en forma personal.

  • 31  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. (...)

27Finalmente, a pesar de los reclamos y las distintas razones esgrimidas a favor del cobro de la herencia, el Juzgado de Bienes de Difuntos declaró nulo el testamento y dispuso el traspaso de los bienes al Real Fisco,  “… que el difunto Don Juan Guillen fue extranjero natural de Génova, que no obtuvo Real Licencia para venir a estos Reinos, ni carta de naturaleza ni composición. Que no impetró privilegio, ni se ha acreditado en bastante forma tenerlo legítimo para adquirir en esta Provincia, y poder disponer de los bienes, que quedaron por su muerte…”31. En la decisión pesaba, fundamentalmente, el hecho de haberse dedicado al comercio. Pese a las apelaciones realizadas, finalmente en el año 1806 la sentencia fue ratificada.

28De este modo el Estado daba por tierra la suerte de  “ilusión de inclusión” que  había permitido al inmigrante extranjero identificarse y ser identificado a lo largo de toda una vida como parte de la comunicad porteña. El genovés Juan Guillén había ingresado al territorio sin licencia, se había instalado y llevado adelante actividades comerciales sin sentirse afectado por ninguno de los mecanismos de control previstos por el Estado. Con la muerte, sin embargo, la intervención del Juzgado de Bienes de Difuntos daba cuenta rápidamente de los límites legales que constreñían su situación y condición, enfrentándola con la realidad de una exclusión que pareciera en vida nunca se había manifestado.

  • 32 Ibídem

29Como señalaba el Procurador del Real Convento y Hospital Betlemítico de Buenos Aires, aquellos que “… atraídos con los halagos de la permisión o tolerancia de su residencia en estos Reinos, vecindad, adquisición y uso pacífico de los derechos de ciudadanos, trabajan a beneficio del  (…)  para sufrir al morir la pena de una ley, que no conocen, ni quebrantan…”32.

Las ideas de pertenencia e identificación con la comunidad

  • 33  Ibídem.

30En su presentación ante el Juzgado, el Procurador del Real Convento y Hospital Betlemítico de Buenos Aires reconocía  a Juan Guillén como “… vecino que fue de esta ciudad que fue con casa poblada…”, y en su alegato, detallaba los argumentos a partir de los cuales se identificaba al genovés muerto como un miembro más de la comunidad33.

31En forma puntual, el Procurador hacía referencia a la permanencia del genovés en la ciudad por más de cuarenta y cinco años, el ejercicio del oficio de sastrería, su probada fe católica y una reconocida buena conducta. Sobre todo, el Procurador hacía hincapié en el oficio de Maestro de sastrería, en tanto aparecía en la legislación como una de las principales razones para exceptuarlos de la expulsión: “Y he aquí que si en materia de tanta importancia ha prevalecido hacia los extranjeros el favor público, y la antigüedad del vecino, se convence con evidencia, que habiendo Guillén permanecido de asiento con casa puesta en esta ciudad y domiciliado más de 45 años, y no es tampoco justo, que se le priven sus adelantamientos adquiridos con consentimiento tácito, y aún expreso de las justicias, que tolerando su residencia pública la han autorizado con hechos positivos de aprobación, y demostración de igual naturaleza.”

  • 34  Tamar Herzog, Vecinos y extranjeros…, op. cit., p. 291.   

32Para el Procurador del Hospital Betlemítico, por tanto, el ejercicio del oficio artesanal le había facilitado al extranjero el reconocimiento de la vecindad,  no sólo por parte del Estado, sino también desde la comunidad, posibilitándole una larga permanencia y domicilio en la ciudad.  Como plantea Herzog, “El estudio de la vecindad y la naturaleza demuestra, por tanto, el grado en el cual el Estado moderno, al menos en España y en Hispanoamérica, estaba lejos de gobernar o modelar a la sociedad. En vez de imponerse desde arriba, las presiones que venían de abajo generaban la vecindad y la naturaleza. En lugar de estar definidas en las leyes y la legislación, la vecindad y la naturaleza se concretaban en las prácticas sociales aplicadas a individuos, grupos de individuos y corporaciones. Estos  pedían a las autoridades municipales o al rey que intervinieran sólo en determinadas ocasiones; el resto del tiempo no se aceptaba su intervención. La interacción entre el Estado y las comunidades locales, entre las autoridades y los individuos, y entre las categorizaciones implícitas y formales, demuestra que en lugar de un conjunto de comunidades creadoras de un Estado, o un Estado creador de comunidades, fue la relación dinámica entre uno y otras lo que mutuamente construyó a ambos”34.

  • 35  Lyman L. Johnson , The artisans of Buenos Aires during the viceroyalty, 1776 – 1810, Tesis doctora (...)

33La alta aceptación de los extranjeros que tuvieran algún oficio, debe comprenderse en el marco de los requerimientos del Buenos Aires virreinal, sede de un sector burocrático relativamente complejo y un grupo mercantil próspero y pujante, que generaban nuevas necesidades, estimulando la actividad de artesanos y comerciantes locales. Según Lyman Johnson, en el grupo de artesanos porteños durante el virreinato, hubo un constante flujo de “inmigrantes”, es decir, individuos que llegaban de otras zonas de Hispanoamérica, de España, Brasil, Portugal o del resto de la Europa no ibérica35.

  • 36  Concesión realizada con arreglo a lo dispuesto generalmente en Real Orden de 29 de abril de 1774. (...)

34Junto al oficio de sastre desempeñado por Guillén, el Procurador resaltaba su nombramiento y constante servicio en las milicias Provinciales de Buenos Aires, por espacio de 33 años, hasta haber obtenido su honorífico retiro con el goce de fuero militar en calidad de Sargento de Infantería36.

  • 37  Esta situación era similar en todo el ejército borbónico en general. Ver Antonio Carmona Portillo, (...)
  • 38  Ver “Empadronamiento de los extranjeros residentes en la ciudad de Buenos Aires en los años 1804, (...)
  • 39  Ibídem, p. 213-269.
  • 40  14 de marzo de 1807. Ibídem, p. 247-248.

35A la hora de reclamar la pertenencia a la comunidad, la  participación efectiva en el sistema defensivo de la capital virreinal era para los extranjeros un argumento de peso. Aunque a fines del siglo XVIII y principios del XIX las repercusiones regionales de las circunstancias bélicas internacionales convertían a la presencia foránea en un verdadero problema para el Estado español, los requerimientos de una plaza desguarnecida hicieron que los extranjeros tuvieran un importante papel37. Durante esta época y a pesar de las naturales prevenciones contra portugueses y angloamericanos, las autoridades locales debieron aceptar su inclusión en las fuerzas milicianas. Aunque en el Reglamento para las milicias no se hacía ninguna referencia a la incorporación de extranjeros, los datos brindados por los padrones de principios del siglo demuestran que se mantuvo la práctica abierta desde la península. Esto ocurrió aún cuando la amenaza externa hizo imperativa una mayor prevención contra la presencia de individuos de otros reinos. En el padrón de extranjeros de 1804 aparecen algunos lusitanos y un francés que declaraban pertenecer a las milicias de la ciudad, el último en calidad de oficial38. Para 1807, con posterioridad a la primera invasión de los ingleses, el 30 % de los extranjeros empadronados declaraban prestar servicios en las milicias. Portugueses, genoveses, venecianos, sicilianos, piamonteses, milaneses, franceses, irlandeses afirmaban pertenecer indistintamente a los Blandengues, Miñones, Vizcaínos, Cuerpo de Gallegos, Escuadrón de Don Martín de Pueyrredón, Cuerpo de Patricios, Voluntarios de Pardos, Voluntarios de Cataluña, Cuerpo de la maestranza, Cuerpo de montañeses, Compañía de Terradas, Compañía de cazadores y otros39. En 1807, al decidirse que los lusitanos, ingleses y norteamericanos debían abandonar la ciudad e internarse en el territorio, los portugueses solteros alistados en las milicias urbanas quedaron exceptuados40.

  • 41  Así lo deben haber pensado los portugueses Juan Bautista Ferreira y Francisco da Costa Pereira, al (...)
  • 42  Héctor J. Tanzi, “La justicia militar en el Derecho Indiano”, Anuario de Estudios Americanos, 1969 (...)

36Al incorporarse a las fuerzas milicianas, los extranjeros contaban, sobre todo, con la posibilidad de permanecer en territorio español. De esa forma, individuos con cinco, diez o veinte años de residencia se aseguraban cierta estabilidad o, por lo menos, tenían mayores posibilidades de lograr una excepción a las leyes de expulsión. En una época tan convulsionada, la participación en estos cuadros se convertía en un argumento de peso a la hora de justificar la permanencia en el territorio41. Así como todos los individuos que se incorporaban a la soldadesca, esos extranjeros también podían acogerse inmediatamente a los beneficios del Fuero Militar. Entre éstos, el derecho a ser juzgados por los capitanes generales al mando directo de los infractores en las causas civiles y criminales y por los consejos de guerra en las puramente militares. Por otro lado, no podían ser presos por deudas civiles contraídas luego de su ingreso a las filas y no se les debía ejecutar por ellas sus caballos, armas ni vestidos ni los de sus esposas, entre otros beneficios42.

  • 43  Vale el ejemplo de la solicitud que elevó el portugués Don Antonio de Quirós, a los efectos de lib (...)
  • 44  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. (...)

37Así las cosas, del desempeño de un oficio y la participación en las milicias constituyeron los dos principales argumentos esgrimidos por el Procurador del Hospital Betlemítico a la hora de reivindicar la pertenencia de Guillén a la comunidad y, por ende, su excepcionalidad con respecto a las leyes excluyentes del reino, entre ellas, la que le impedía testar. Estos argumentos eran comunes entre los inmigrantes extranjeros que se enfrentaban a alguna medida del Estado que pudiera perjudicar su situación, generalmente ante la inminencia de una decisión de expulsión43. Y ambas cuestiones también fueron centrales en las presentaciones realizadas por el otro heredero de Guillén, su sobrino, aunque en su alegato iba aún más lejos: “… un oficial mecánico de país, crianza y proceder católico que después de 63 años de perenne residencia en los dominios de España y de 33 de constante servicio en estas milicias y dos expediciones contra Colonia ya no debe llamarse extranjero…”44.

  • 45  Ibídem.

38En otras palabras, independientemente del hecho de que Guillén nunca se hubiera naturalizado, tampoco lo ubicaban dentro de la categoría de extranjero, en tanto su larga permanencia en el territorio y sus servicios en la milicia demostraban su grado de inserción en la comunidad y su lealtad a la Corona. De hecho, el mismo Juan Guillén así había dejado plasmada esta concepción en su testamento. Al mismo tiempo que se identificaba como natural de la República de Génova, se presentaba: “Yo Julián Guillén vecino de esta ciudad…” 45.

Consideraciones finales

39El caso analizado articula y pone de manifiesto las posibilidades y límites en el proceso de integración de los inmigrantes extranjeros a la comunidad rioplatense sobre fines del antiguo régimen.Los argumentos utilizados por los herederos y sus representantes para evitar la anulación del testamento no hacían más que reflejar el espíritu y la letra de la legislación indiana y los criterios que prevalecían en Indias a la hora de definir los parámetros para la inclusión o la exclusión de dichos inmigrantes. El oficio artesanal, la milicia y los años de residencia eran razones tan válidas para justificar la permanencia de los extranjeros en los dominios indianos como la actividad comercial sin licencia lo era para determinar su expulsión.

40La historia de vida del genovés Guillén, tal cual se infiere de los testimonios volcados en el expediente del Juzgado de Bienes de Difuntos, muestra que los mecanismos institucionales de control respecto de los extranjeros sólo se manifestaron con la muerte y en la instancia de testar. En este sentido, el caso de Guillén no se diferencia del de otros, tal como el del portugués Silva Cordeiro al que también hicimos referencia a lo largo del texto.

41De esta forma se comprende que en las prácticas cotidianas y en la percepción de los actores sociales, la condición de este extranjero no excluyera la de vecino, al mismo tiempo que dicha situación de extranjería aparecía difusa y casi desprovista de contenido jurídico, económico o social. A tal punto era así que el genovés no dudó en mandar a llamar a su pariente, tal como hacían los propios españoles, y sin sospechar el desenlace que tendrían sus últimos deseos ante el Juzgado de Bienes de Difuntos.

42A lo largo del trabajo surge, por último, la existencia de jurisprudencia respecto de otros casos de extranjeros cuyos bienes pudieron ser finalmente entregados a sus herederos. Esto nos convoca, por tanto, a continuar investigando, con miras a una necesaria profundización sobre la labor de este Juzgado.  

Haut de page

Notes

1  Para evitar confusiones, a lo largo del trabajo lo identificaremos con el nombre de Juan Guillén, como aparece en la portada del expediente, si bien en el cuerpo del mismo aparece en forma alternativa bajo el nombre de Julián o el apellido de Ghilini. Una versión preliminar de este trabajo fue presentado en las XIII Jornadas Interescuelas  Departamentos de Historia, desarrolladas en la Universidad Nacional de Catamarca,  Facultad de Humanidades,  Departamento de Historia. San Fernando del Valle de Catamarca, 10 al 13 de agosto de 2011.

2  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, Exp. 6.

3  Ver María Belén García López “Los Autos de Bienes de Difuntos en Indias “,  Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Guía del investigador americanista, [En línea], Disponible en http://nuevomundo.revues.org/59829  Consultado el 05 abril 2011.

4  Según Peire es necesario limitar el enfoque que apunta a la inexistencia del Estado en la Edad Moderna, bajo el argumento de la existencia de un aparato administrativo reducido, sobre todo por las distorsiones que esto puede provocar en relación a América: “… cuando uno ve en los archivos los expedientes, tiene que rendirse ante la evidencia de que ese ‘aparato central aparentemente reducido” describe mal la realidad americana. Puede que fuera ‘reducido’ pero la realidad es que manejaba un territorio y unos recursos, cuyo sujeto de imputación, cuyo rector, era la Corona asesorada por el Consejo de Indias y sus fiscales, las audiencias y sus presidentes y fiscales, los obispos, los virreyes, los gobernadores, después los intendentes, los cabildos, los corregidores: en fin, una burocracia que  - con distinto éxito – pretendía ser centralizada y vertical, y que no dejaba lugar a que un policentrismo, e incluso una poliarquía de poderes pudiera competir,(no es que no existiese) desde el punto de vista de la legitimidad, con el Rey: no podía competir. Eso se parece mucho a un Estado `moderno’.” Jaime Peire, “François-Xavier Guerra y las nuevas perspectivas en la historia política de América Latina”. En Jaime Peire (compilador), Actores, representaciones e imaginarios. Homenaje a François-Xavier Guerra, Caseros, EDUNTREF, 2007, p. 30, nota 53, y p. 34.  

5  Ver Ramón P. Yanzi Ferreira, “Expulsión de los extranjeros en el Buenos Aires Colonial”, Revista de Historia del Derecho “Ricardo Levene”, 1995, nº 30, p. 224 - 226.

6  Memoria del D. G. De Avilés y del Fierro, Marqués de Avilés, Buenos Aires, 21 de mayo de 1801. En Memorias de los Virreyes del  Río de la Plata. Con noticia preliminar de Sigfrido Radaelli, Buenos Aires, Bajel, 1945, p. 515.

7 Para España ver, por ejemplo, José Manuel Díaz Blanco y Natalia Maillard Álvarez, “¿Una intimidad supeditada a la ley?Las estrategias matrimoniales de los cargadores a indias extranjeros en Sevilla (siglos XVI-XVII)”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios, [En línea], Puesto en línea el 19 marzo 2008. URL : http://nuevomundo.revues.org//index28453.html  Consultado el 23 de julio 2008; Jon Garay Belategui y Rubén Esteban López Pérez “Los extranjeros en el Señorío de Vizcaya y en la villa de Bilbao a finales del antiguo régimen: entre la aceptación y el rechazo”, Estudios Humanísticos, 2006, n° 5, p. 185 - 210; M. B. Villar García y P. Pezzi Cristóbal (Eds.),“Los extranjeros en la España Moderna”, Actas del I coloquio Internacional, Málaga, 28-30 de noviembre de 2002, Málaga, Gráficas Digarza, S. L, 2003. Para Hispanoamérica, ver entre otros, Peter T. Bradley, “El Perú Y El Mundo Exterior. Extranjeros, Enemigos Y Herejes (Siglos XVI-XVII)”, en Revista de Indias, 2001, (vol. LXI), n° 223 p. 651- 671; David González Cruz (coord.), Extranjeros y enemigos en Iberoamérica: la visión del otro: del Imperio español a la Guerra de la Independencia, España, Sílex ediciones, 2010; Alain Yacou, “La presencia francesa en la isla de Cuba a raíz de la revolución de Saint-Domingue (1790-1809)”, Tabeto: Anuario del Archivo Histórico Insular de Fuenteventura, 2004, n° Extraordinario 5, p. 219 a 232.

8  Raúl Fradkin, “Vecinos, forasteros y extranjeros: las élites locales coloniales y su identidad social (Buenos Aires a fines de la era colonial). En, Susana Murphy (comp.), El otro en la historia. El extranjero. Bs. As., Facultad de Filosofía y Letras (UBA) 1995, p. 123; Eduardo Saguier, “The social impact of a middleman minority in a divided host society: the case of the portuguese in early seventeenth – century Buenos Aires”, Hispanic American Historical Review, 1985, (Vol.. 65), Nº 3, p. 467 – 491; Víctor Tau Anzoátegui, “Una defensa de los extranjeros en el Buenos Aires de 1743”. En VI Congreso Internacional de Historia de América, T. IV, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1982, p. 275 a 283;  Ramón P Yanzi Ferreira, “Expulsión de los extranjeros en el Buenos Aires Colonial”,  Revista de Historia del Derecho “Ricardo Levene”, 1995, Nº 30, p. 213 - 229.

9  Arturo Garvich, Los Cristianos Nuevos portugueses y la economía de la Colonia, T. I, Buenos Aires, Sociedad Argentina de Historiadores, 1987; Eduardo Gregorio Gould, “La actividad artesanal de los portugueses en los primeros años de vida de la ciudad de Córdoba (1573-1623)". En Congreso Nacional y Regional de Historia Argentina, Río Cuarto, Academia Nacional de la Historia, 1987; Eduardo Gregorio Gould , "La condición del extranjero en América: los portugueses en Córdoba del Tucumán entre 1573 y 1640", en Revista de Historia del Derecho, 1991, nº 19, p. 245 - 279;  Eduardo Gregorio Gould (1996), “Los extranjeros y su integración a la vida de  una ciudad indiana: los portugueses en Córdoba del Tucumán 1573-1640”,  Revista de Historia del Derecho, 1996, nº 24, p. 63 -112; Rosa T. Guaycochea De Onofri ,“Portugueses en Mendoza en el período colonial”, Revista de Historia Americana y Argentina, 1983, Año XII, Nº 23 y 24, p. 67 - 93; Ricardo Lafuente Machain , Los Portugueses en Buenos Aires, siglo XVII, Madrid, s/e, 1931; Boleslao Lewin, "Los portugueses en Buenos Aires en el período colonial". En VI Congreso Internacional de Historia de América, T. IV, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1982, p. 47 - 62; Emir Reitano, Los portugueses del Buenos Aires tardo colonial: inmigración, sociedad, familia, vida cotidiana y religión [En línea] Tesis de doctorado. Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Extraído el 02 de Julio de 2008 desde http://www.fuentesmemoria.fahce.unlp.edu.ar/te.237.pdf; Eduardo Saguier, “The social impact of a middleman minority in a divided host society: the case of the Portuguese in early seventeenth – century Buenos Aires”, en Hispanic American Historical Review, 1985, (vol. 65), nº 3, p. 467 – 491; Marcela Tejerina, Luso brasileños en el Buenos Aires virreinal. Trabajo, negocios e intereses en la plaza naviera y comercial. Bahía Blanca, Editorial de la Universidad Nacional del Sur, 2004.

10  Silvia Mallo, “Ingleses y angloamericanos en Buenos Aires 1170-1850”. En Enrique M Barba. In memorian. Estudios de Historia. Buenos Aires: Fundación Banco Municipal de La Plata y Academia Nacional de la Historia, 1994, p. 325-337.

11  Tamar Herzog, Vecinos y extranjeros. Hacerse español en la Edad Moderna, Madrid, Alianza Editorial, 2006, p. 33.

12  Tamar Herzog, “Nosotros y ellos: españoles, americanos y extranjeros en Buenos Aires a finales de la época colonial”. En José I. Fortea y Juan E. Gelabert (Eds.), Ciudades en conflicto (siglos XVI-XVIII), Madrid, Marcial Pons Historia, 2006, p. 241 a 257.

13  Ley XXVIII, Título Veintisiete, Libro IX de la Recopilación de Leyes de los Reinos de las Indias mandadas imprimir y publicar por Su Magestad Catolica el Rey Don Carlos II Nuestro Señor, T. III, Quinta Edición,  Madrid, Boix Editores, 1941, p. 15 [En adelante Recopilación]

14  Ver Francisco Domínguez Compañy, "La condición jurídica del extranjero en América", Revista de Historia de América, 1995, nº 39, p. 107 - 117;  Juan M. Morales Alvarez, Los extranjeros con carta de naturaleza de las Indias durante la segunda mitad del siglo XVIII. Caracas, Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela, 1980; José María Ots Capdequí, Manual de Historia del Derecho Español en las Indias y del Derecho propiamente Indiano, Buenos Aires, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, 1943.

15  “Siendo casados se les permite conservarse tierra adentro con tal que no pasen de seis en cada pueblo, como por lo respectivo a portugueses está mandado por cédula dada en el campo de Nisa a 29 de julio de 1704”. Nota a la Ley XIII, Título Veintisiete, Libro IX. Recopilación, T. III, p. 14.

16  Ver, Antonio García – Baquero González, Cádiz y el Atlántico (1717-1778), Sevilla, Escuela de Estudios Hispano – Americanos, 1976;  Antonio García – Baquero González , “Los extranjeros en el tráfico con Indias: entre el rechazo legal y la tolerancia funcional”. En Villar García, M. B. y Pezzi Cristóbal, P. (Eds.), op. cit. Ver también Lutgardo García Fuentes, El comercio español con América (1650 y 1700), Sevilla, Escuela de Estudios Hispano – Americanos de Sevilla y Excelentísima Diputación provincial de Sevilla, 1980.

17  Hacia el año 1791, el portugués Manuel Pereira de Freitas, quien había sido beneficiado con un permiso para importar negros al Río de la Plata, solicitó a la Secretaría de Hacienda de Indias que se le concedieran las mismas gracias y gratificaciones que los naturales que introducían negros en los dominios de América. Esta petición se debía a que, si bien era vecino de Madrid, por su calidad de extranjero en Indias, tenía que enfrentar varias restricciones. Madrid, 30 de agosto de 1791. AGI  Indiferente 584.

18  Víctor Tau Anzoátegui , La Ley en América Hispana. Del descubrimiento a la emancipación, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1992.

19  Antonio García Baquero – González, op. cit., p. 75.

20  “En consecuencia, en Hispanoamérica la utilidad jurídica, política e incluso económica de la vecindad disminuía, y con esta disminución desaparecía la práctica de pedir la vecindad. Además, la misma movilidad geográfica y la precariedad de ciertas poblaciones americanas favorecían la dependencia de criterios reales, en vez de ficciones jurídicas. Dentro de este cuadro, tenía sentido mantener una política de inmigración que permitiera la fácil integración de los recién llegados, mediante la adopción de un régimen igualitario (que no distinguiera entre vecinos y no vecinos), por un lado, y flexible (que constituyera la vecindad por reputación), por otro.” Tamar Herzog, “La vecindad: entre condición formal y negociación continua. Reflexiones en tono a las categorías sociales y las redes personales”, Anuario IEHS, 2000,  n° 15, p. 123 - 131.

21  Ver Marcela Tejerina, “Los extranjeros en la monarquía hispánica: problemas de herencia en el Río de la Plata tardo colonial”. En, Nora Siegrist e Hilda Zapico (comp.),  Familia, Descendencia y Patrimonio en España e  Hispanoamérica. Siglos XVI-XIX. Mar del Plata, EUDEM, 2010, p. 417 – 442.

22  AGN IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, Exp. 6.

23  Ibídem.

24  Ibídem.

25  Hombres como Domingo Belgrano Pérez, Tomás  de Balenzátegui o Bernardo Gregorio de las Heras cumplían en la plaza mercantil porteña un activo rol como comerciantes, que en general complementaban con actividades vinculadas a la milicia, al cabildo y a alguna institución religiosa. Susan Socolow, Los mercaderes del Buenos Aires virreinal. Familia y Comercio, Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1988; Jorge Gelman, De mercachifle a gran comerciante: los caminos del ascenso en el Río de la Plata Colonial, Huelva, Universidad Internacional de Andalucía, 1996.

26  AGN IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, Exp. 6.

27  Las Heras se presentaba ante el Juzgado de Bienes de Difuntos con el testamento en que se lo nombraba albacea, “…dudando de si podría ejercer estas funciones mediante al ser el finado natural de la República de Génova…” Ibídem.

28  María BelénGarcía López, op. cit., p. 32.

29  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, Exp. 6.

30  Ver Marcela Tejerina, “La lucha entre España y Portugal por la ocupación del espacio: una valoración alternativa del Tratado de San Ildefonso de 1777”, Revista de História, 1996, n° 135, p. 31 - 39.

31  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, Exp. 6.

32 Ibídem

33  Ibídem.

34  Tamar Herzog, Vecinos y extranjeros…, op. cit., p. 291.   

35  Lyman L. Johnson , The artisans of Buenos Aires during the viceroyalty, 1776 – 1810, Tesis doctoral. The University of Connecticut (Mimeo), 1974.

36  Concesión realizada con arreglo a lo dispuesto generalmente en Real Orden de 29 de abril de 1774. Documento firmado por Antonio Olaguer Feliú, en Buenos Aires, a los 23 días de julio de 1798. AGN IX 20-7-5

37  Esta situación era similar en todo el ejército borbónico en general. Ver Antonio Carmona Portillo, “Los extranjeros en la milicia española. Análisis del componente foráneo en el ejército de guarnición en Ceuta durante el siglo XVIII”. En M. B. Villar García y P. Pezzi Cristóbal (Eds.), op. cit., T. II,  p. 24 - 254; Pedro Luis Pérez Frías, “Unidades extranjeras en el ejército borbónico español del siglo XVIII”. En Ibídem, p. 631- 643; Marcela Tejerina, “Extranjeros en el Río de la Plata a principios del siglo  XIX: aspectos jurídico – políticos de su participación en el ámbito militar”, Revista de Historia de América, 1997, n° 122, p. 128 a 142.

38  Ver “Empadronamiento de los extranjeros residentes en la ciudad de Buenos Aires en los años 1804, 1807 y 1809. En Documentos Para La Historia Argentina, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad De Buenos Aires. T. XII: Territorio y Población. Buenos Aires, Compañía Sudamericana de Billetes de Banco, 1919.  

39  Ibídem, p. 213-269.

40  14 de marzo de 1807. Ibídem, p. 247-248.

41  Así lo deben haber pensado los portugueses Juan Bautista Ferreira y Francisco da Costa Pereira, al gestionar una certificación de sus servicios en la 3º Compañía del Batallón de Gallegos, de Juan Sánchez Boado, quien daba cuenta de los servicios del citado Ferreira, desde el primer momento del establecimiento del Batallón, al que había contribuido con su dinero para el vestuario y un “patriotismo fervoroso” 11 de Julio de 1807. AGN  IX 30-7-5.

42  Héctor J. Tanzi, “La justicia militar en el Derecho Indiano”, Anuario de Estudios Americanos, 1969, (vol. XXVI), p. 175-217.

43  Vale el ejemplo de la solicitud que elevó el portugués Don Antonio de Quirós, a los efectos de librarse de la orden de expulsión de extranjeros de 1805. De todas maneras, como sabía que estos antecedentes no lo eximirían por sí solos de la expulsión, también mencionaba su oficio de fabricante de instrumentos musicales. En “Empadronamiento de los extranjeros residentes en la ciudad de Buenos Aires en los años 1804, 1807 y 1809”, op. cit., p. 209-210.

44  AGN Sala IX 20-7-5 Autos testamentarios de Juan Guillén (1801) Juzgado de Bienes de Difuntos. Leg. 3, Exp. 6.

45  Ibídem.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Marcela V. Tejerina, « Inmigración extranjera, sentido de pertenencia y control estatal en el Buenos Aires tardo colonial: el testamento del genovés Guillén », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 18 juin 2012, consulté le 25 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/63263 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.63263

Haut de page

Auteur

Marcela V. Tejerina

Departamento de Humanidades
Universidad Nacional del Sur
Bahía Blanca, Argentina tejerina@bvconline.com.ar

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page