Navigation – Plan du site
Leonardo Dalmiro Meléndez

Sergio Paolo Solano y Roicer Flórez Bolívar, Infancia de la nación. Colombia en el primer siglo de la República, Cartagena, Ediciones Pluma de Mompox, 2011, 262 p., Colección Voces del Fuego : Testigos del Bicentenario.

[11/07/2012]

Texte intégral

1Las ideas contenidas en este libro provocador son el resultado de reflexiones construidas durante años de lecturas acuciosas, el ejercicio de la docencia y la investigación, encaminadas a repensar la historia de Colombia de manera más compleja y desde la profundización del universo analítico regional y local del Caribe colombiano. Este desafío que alienta la intención de los historiadores Sergio Paolo Solano y Roicer Flórez Bolívar, al revisar detenidamente aquellos primeros postulados de una historiografía regional y nacional que se siente cómoda al no plantearse nuevos interrogantes que permitan la formulación de problemas de investigación preocupados por escudriñar los aspectos sociales, culturales y políticos de la historia colombiana del siglo XIX. En este sentido, los autores establecen un dialogo permanente con las cavilaciones hechas por historiadores de Latinoamérica y otras latitudes, para superar el excesivo parroquialismo que aún persiste en el medio académico colombiano.

2De ahí, el carácter revisionista de esta obra que analiza los temas de raza, trabajo, estilos de vida, ciudadanía, vecindad, indígenas, formas de poder, la conformación de identidades étnicas y regionales, entre otras variables, en el marco de la construcción de la nación. Es por eso, que los autores estiman conveniente ampliar el contexto temporal generalmente reducido al estudio de la Independencia, haciendo más dinámicos sus análisis al auscultar dichos elementos en toda su complejidad, en pro de comprender de mejor manera la vida social y política republicana.

3A tono con los debates que se realizan al interior de la historiografía latinoamericana y de la del Bicentenario, los siete ensayos que forman este libro están organizados de la siguiente manera : La primera parte titulada, “Trabajo, artesanos, estilos de vida y ciudadanía” trata integralmente las temáticas de raza, trabajo y ciudadanía para dar cuenta de nuevos elementos que cobran importancia al momento de hacer una mayor comprensión de “(…) las constantes luchas de los subalternos por lograr que el reconocimiento social y político no se diera sobre la base de los orígenes, color de la piel y limpieza de sangre, sino que también debía ser asignado a personas y familias que llevaban un “honesto modo de vivir” (trabajo honesto, buenos vecinos, patriotas consumados y “buenas costumbres”), expresado en conductas públicas y privadas reconocidas por los demás” (pp. 16-17).

4Se proponen estudiar esa –parafraseando a Solano y Flórez– “revolución silenciosa” que los sectores medios y bajos emprendieron en la primera centuria de la República, cobra mayor relevancia al estudiar los proyectos individuales, familiares y colectivos que desarrollaron con base en los intentos de las elites de cerrar los espacios de movilidad social, a partir de criterios racialistas introducidos en el orden y jerarquía social. Es así, como mediante el cruce de estas categorías históricas y políticas en la interpretación de los hechos que involucraron a estos sectores, obtienen una visión mucho más dinámica y completa sobre las formas que adoptaron sus intereses respecto a los de las elites, al aprovechar las grietas del orden social en función de las estrategias que implementaron para asegurarse un reconocimiento social y político.

5Lo comentado anteriormente, se ve reflejado en el primer ensayo titulado “Raza, liberalismo, trabajo y honorabilidad en Colombia durante el siglo XIX”, cuya mirada se centra en los artesanos de la provincia de Cartagena, y su participación en la política. Aquí, se hace un rastreo del lenguaje político y social que crearon sobre la base de la relación entre raza, sociedad y vida partidista que, al mismo tiempo les permitió a los sectores medios y bajos, leer el orden y la jerarquía socio-racial en términos de lucha de intereses. Lo que se tradujo en los conflictos que tuvieron con otros sectores sociales, y coadyuvó a la formación de una conciencia de clase. Además, logran demostrar que en la elaboración de ese lenguaje social y político también residía la reivindicación de la honorabilidad mediante el ejercicio de la ciudadanía. Resultado de todo esto fue que la confluencia entre participación política, la reivindicación de los oficios manuales con relación al desarrollo de modos de vida virtuosos, se constituyeron en los elementos centrales para que los sectores medios y bajos alcanzaran el reconocimiento social y político (p. 27).

6Aparte del análisis histórico de las estrategias de distinción, diferenciación y reconocimiento desplegadas por los sectores subalternos, Solano y Flórez se adentran en el complejo proceso de conformación de la ciudadanía en la Nueva Granada durante la primera mitad del siglo XIX. Atendiendo a la influencia del modelo propuesto por el historiador francés FranÇ ois-Xavier Guerra respecto a la modelación de la modernidad política sobre los elementos de la tradición y, su deslizamiento en el lenguaje, practicas y discursos modernos, al interior de los debates de la historiografía latinoamericana, buscan contribuir a las discusiones develando la intrincada relación entre ciudadanía y vecindad, al intentar darle respuesta a los interrogantes sobre qué era un ciudadano, qué era un vecino y, cómo estos conceptos marcaban la vida social y política republicana.

7Coherentes con su propósito los autores argumentan que si bien la ciudadanía instauró una ruptura en el marco político y social de la Nueva Granada, en su interior persistía aquella visión comunitaria y estrechamente ligada a una adscripción espacial en la localidad, donde la comunidad modelaba los comportamientos, valores y normas, su aceptación o rechazo (p. 72). Entonces, la concepción corporativa y comunitaria de vecindad y su inocultable realidad en las prácticas sociales, los derechos políticos otorgados por la ciudadanía en cuanto a la definición de individuos libres e iguales, más la fragmentación de la Nueva Granada en provincias y localidades, cada una con sus elites, su manera particular de imaginar el territorio, sus relaciones de poder, las formas de apropiación de la ciudadanía, entre otros factores, tornó difícil la configuración de una unidad político-administrativa en la república.

8Finalmente, la relación existente entre ciudadanía, la pedagogía republicana y las guardias nacionales, es el último tema tratado en la primera parte. Solano y Flórez considerando el caso de la provincia de Cartagena en la primera mitad del siglo XIX, analizan el papel de la guardia nacional en la educación y formación del ciudadano ideal. Arguyen que aparte de simbolizar una fuerte lealtad hacia el Estado, el servicio como guardias nacionales representó para artesanos y gente de color un mecanismo de reconocimiento social. Igualmente, la guardia nacional sirvió de respaldo a los intereses políticos y partidistas, sobre todo en épocas de elecciones. Todas estas variables juegan de lado al interés de los autores por mostrar como los sectores subalternos, particularmente los artesanos de la provincia de Cartagena, tuvieron un papel activo en la guardia nacional al articular un discurso republicano de corte popular a sus principios, dado el derecho de ser ciudadano y el derecho y deber de portar las armas en defensa de la patria.

9La segunda parte del libro, titulada : “Indígenas, nación y poder en el siglo XIX”, constituye el intento por repensar la configuración socio-racial de Colombia durante el XIX. La fortaleza de los ensayos agrupados en esta parte radica en querer descubrir los hechos históricos relevantes que confirmen la existencia de los indígenas y su importancia en la construcción de la nación. Lo mismo hacer una genealogía de los silencios generados por los intelectuales decimonónicos del mundo andino sobre una región Caribe solamente habitada por negros y mulatos y que, por demás se materializaron en el desconocimiento heredado por aquella historiografía que -especialmente la enfocada en estudiar los afrodescendientes-, reflexiona sobre la base de criterios racializados devenidos de la república y llega a conclusiones apresuradas. Pues bien, esa intención por ocultar el aporte de los indígenas en la configuración del orden socio-racial es desvirtuada a partir del área del Bolívar Grande, al explorar los mecanismos que emplearon los indígenas en los enfrentamientos con otros grupos sociales tales como los ganaderos y comerciantes, sus intereses y vínculos de poder ; la forma como articularon el discurso liberal en función de reafirmar su identidad étnica, de acuerdo a las circunstancias. En fin, Solano y Flórez afirman que, “… los indígenas tuvieron, participaron y sacaron provecho de los conflictos políticos entre los sectores dirigentes, negociando por vía de sus mediadores y apoderados la salvaguarda de sus intereses. La negociación permitió que se revivieran algunos criterios del siglo XVIII para establecer la identidad, y a que se introdujera como el reconocimiento de su condición étnica definida desde la auto percepción colectiva y las relaciones de otredad, las que tuvieron efectos jurídicos y políticos muy importantes para finales de la primera centuria republicana” (pp. 18-19).

10En ese orden de ideas, los siete ensayos que componen el presente texto son un gran aporte para repensar el proceso de construcción de la nación colombiana, pues le sale al paso a aquellas premisas que rayan en la generalidad y no dicen nada al respecto. De manera pues, que este estudio a partir de su carácter revisionista y provocador, exhorta al medio académico colombiano a reflexionar el país desde análisis regionales y locales profundos y completos, mediante el cruce y tratamiento integral de categorías de interpretación que, como la raza, ciudadanía, trabajo, indígenas, modos de vida, vecindad, entre otras, permitan considerar más claramente los aspectos sociales, culturales y políticos de Colombia en el siglo XIX. Igualmente la lectura detallada y cuidadosa de los planteamientos realizados por los intelectuales del mundo andino decimonónico, representa el inicio para desvirtuar aquella tradición de la primera centuria de la república, que hace sombra a la historiografía centrada en el orden y jerarquía socio-racial, sobre todo de la región Caribe, a fin de comprender los procesos de formación de las identidades étnicas y regionales desde otros ángulos. Es de resaltar además, la habilidad de los autores de suplir la falta de una amplia variedad de fuentes con los planteamientos de la historiografía latinoamericana, aunque no deja de suscitar interrogantes sobre la existencia de otros grupos sociales que hayan desarrollado estilos de vida no necesariamente ligados a los oficios manuales ; nociones distintas y particulares sobre el honor, la ciudadanía, la política, etc., aún así, no pierde su mérito al arrojar nuevos interrogantes que problematicen la vida política y social del siglo XIX colombiano y su región Caribe.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Leonardo Dalmiro Meléndez, « Sergio Paolo Solano y Roicer Flórez Bolívar, Infancia de la nación. Colombia en el primer siglo de la República, Cartagena, Ediciones Pluma de Mompox, 2011, 262 p., Colección Voces del Fuego : Testigos del Bicentenario. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 11 juillet 2012, consulté le 23 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/63328

Haut de page

Auteur

Leonardo Dalmiro Meléndez

Universidad de Cartagena, Colombia

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page