Navigation – Plan du site
Ángeles Paredes Diez de Sollano

Gabriela Pulido Llano, Mulatas y negros cubanos en la escena mexicana, 1920–1950, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2010, 160 p.

[11/07/2012]

Texte intégral

1¿Quién no recuerda aquellas películas de la época de oro del cine mexicano en donde aparecían rumberas bailando mambo acompañadas de orquestas que hacían sonar los ritmos cubanos más populares de la época al compás de los bongos ? ¿Quién no reconoce en Ninón Sevilla o María Antonieta Pons a la típica cubana, mulata, rumbera, exótica, sinónimo de mujer sensual con que les solemos identificar ? Cómo y en qué contexto se gestaron esos estereotipos en la cultura popular cubana y cómo se introdujeron en el imaginario colectivo del mexicano durante la primera mitad del siglo XX, son preguntas que busca responder Gabriela Pulido en el libro Mulatas y negros cubanos en la escena mexicana.

2Para cumplir con tal objetivo, la autora consultó una amplia gama de fuentes audiovisuales, hemerográficas, literarias y de archivo en repositorios cubanos y mexicanos. El libro, resultado de una tesis de maestría, muestra una clara inclinación a la tradición de estudios sobre los procesos de los nacionalismos latinoamericanos y la subsecuente creación de símbolos culturales que han desarrollado investigadores entre los que resalta el nombre de Ricardo Pérez Montfort.

3El libro está dividido en dos partes. En la primera la autora propone el análisis de cómo se construyó el estereotipo de lo cubano en la isla a partir de tres momentos y cuyos vehículos fueron la literatura, el teatro costumbrista y los medios masivos de comunicación. En la segunda parte, Pulido Llano señala la ruta de difusión de la cultura popular cubana en México y la asimilación de sus estereotipos por la cultura popular mexicana.

4El libro inicia dando cuenta del proceso histórico que vivió la isla durante la etapa posindependentista, la cual, estuvo marcada por el intervencionismo norteamericano, por la anuencia de gobiernos “con perfiles caudillistas”, por los procesos de modernización económica y tecnológica y por los movimientos reivindicatorios de los derechos de los negros. En este contexto la capital cubana se transformó dividiendo su espacio : uno que recibió una fuerte inyección de capitales estadounidenses y que vio crecer la infraestructura, la arquitectura turística y la oferta de espectáculos, y otro donde la Vieja Habana permaneció rezagada del desarrollo económico. Es en ella donde se conservaron las características que los autores arriba señalados destacaron como lo propio cubano.

5El ambiente político y social que se respiraba en Cuba en las primeras décadas del siglo XX aceleró el proceso de búsqueda de lo propio cubano. La primera definición de la cubanidad provino de la literatura. Escritores de la talla de Fernando Ortiz, Nicolás Guillén y Alejo Carpentier, agudos observadores de su entorno, encontraron en la arquitectura, en la música, en la danza, en el bullicio de la gente cuando va de fiesta, en el pasado colonial y en la indiscutible presencia del legado africano los elementos para su análisis. Para Carpentier Cuba era expresión de mestizaje, Ortiz buscó en la historia el porqué de la cultura popular cubana, y Guillén, al tiempo que abogaba por la conciliación racial entre blancos y negros, escribía poesía sobre el deber ser del estereotipo de la mulata : mujer bella, voluptuosa que a través del baile erótico era capaz de volver loco a cualquier hombre.

6El teatro bufo vio nacer a dos personajes que se convirtieron en las principales referencias de la escena teatral popular : el gallego y el negro. Mismos que el teatro alhambresco retomó y dotó de la forma más difundida en la cultura popular además que incluyó un nuevo personaje igualmente representativo : la mulata. Es en el teatro alhambresco donde se crearon los fastuosos vestuarios de holanes que, a partir de entonces, acompañaron a las rumberas y bongoseros ; aquí también tomó forma otro estereotipo a través de la escenografía que sintetizaba lo tropical.

7Los estereotipos cubanos se difundieron ampliamente con el advenimiento de los medios masivos de comunicación. Entre 1930 y 1950, el cine, la radio y la televisión influyeron de manera decisiva en la divulgación de éstos, a nivel insular y mundial, convirtiéndolos en productos comerciales de exportación. Así, “actores y actrices, músicos, directores de escena y escenógrafos, cuya carrera en el ámbito de la representación comenzó en el teatro popular contemporáneo, salieron de Cuba para trabajar junto con grupos teatrales y empresas fílmicas a lo largo del continente americano y en Europa” (p. 71). De esta forma, los embajadores culturales fueron contratados para reproducir los estereotipos cubanos en escenarios extranjeros.

8En México es posible identificar una clara influencia del teatro bufo sobre el teatro regional yucateco pero sobre todo, la influencia de lo cubano es evidente en la música. El son y el danzón son dos géneros musicales que llegaron para quedarse, su presencia es especialmente representativa en Veracruz y Yucatán, donde la cercanía geográfica facilitó el intercambio cultural.

9La capital mexicana fue la plataforma que buscaban los artistas cubanos para potencializar su internacionalización. A la ciudad de México llegaron, entre otros, Rita Montaner, Bola de Nieve, Ninón Sevilla, Meche Barba, María Antonieta Pons y Dámaso Pérez Prado. Los salones de baile, los cabarets, los teatros de revista y la radio difundieron el mambo, el danzón y la rumba pero sobre todo fue el cine el que permitió masificar los íconos de la cubanidad en la sociedad mexicana. Cabe destacar que pese a no haber sido un grupo inmigrante numéricamente relevante, los cubanos aportaron muchos elementos –más de los que se creía- a la cultura popular mexicana.

10En suma, Gabriela Pulido muestra que la creación de los estereotipos del negro bongosero y la mulata rumbera tienen su origen en la Cuba que transitaba del siglo XIX al XX. Tras un largo periodo de luchas independentistas, la isla al igual que otras naciones latinoamericanas estaba en busca de autodefinirse, es decir, de construir un discurso nacionalista. Se hizo necesario definir qué es lo cubano para dotar con ello de identidad a una sociedad heterogénea que veía en el español y en el norteamericano a el otro. Creaba entonces su identidad a partir de las reivindicaciones de lo insular, lo tropical, lo negro y lo mulato.

11Estos estereotipos llegaron a un México que se encontraba también en un proceso de construcción de símbolos nacionales. Lo cubano, traído por una serie de artistas inmigrados, rápidamente se insertó en la industria de espectáculos de la capital mexicana y fue asimilado por el público como parte de la vida urbana de la ciudad. La música, la danza y la estética cubana se valieron de los medios audiovisuales como el teatro, el cine y la radio para difundir y afianzar la imagen que incluso hoy en día seguimos identificando con lo típico cubano.

12En concreto, películas mexicanas como La reina del trópico, Angelitos negros, Una estrella y dos estrellados, Calabacitas tiernas, Aventurera y Konga roja se apropiaron de los arquetipos de la mulata rumbera y el negro bongocero cubanos y los convirtieron en recursos escénicos que permitían retratar imágenes idílicas de lo tropical, lo exótico e inclusive lo salvaje, con lo cual, estos estereotipos de convirtieron en el espejo donde el mexicano encontró a el otro.

13Mulatas y negros cubanos, sin lugar a dudas, resulta novedoso y ameno. Abre un abanico de interrogantes que esperemos futuras investigaciones continúen dando cuenta del porqué, el cuándo y el cómo de los estereotipos de la cultura popular mexicana.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ángeles Paredes Diez de Sollano, « Gabriela Pulido Llano, Mulatas y negros cubanos en la escena mexicana, 1920–1950, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2010, 160 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 11 juillet 2012, consulté le 21 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/63381

Haut de page

Auteur

Ángeles Paredes Diez de Sollano

Estudiante de doctorado en El Colegio de Michoacán/paredes_angie@yahoo.com.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page