Navigation – Plan du site
Débats | 2012
Atravesando fronteras 2. Circulación de población en los márgenes iberoamericanos. Siglos XVI-XIX – Coord. Maria Regina Celestino de Almeida et Sara Ortelli
Susana Bandieri

Más acá del Colorado… Historia regional y relaciones fronterizas en la norpatagonia argentina: el caso de Neuquén

[12/07/2012]

Résumés

En el caso de la provincia de Neuquén, ubicada en el noroeste de la región patagónica argentina, las condiciones de mediterraneidad y aislamiento confirieron al territorio una particular singularidad. La cordillera de los Andes, por su especial accesibilidad, sirvió históricamente y desde las primeras etapas de ocupación indígena, de eje vertebrador de un espacio integrado social y económicamente con las provincias del sur chileno, que actuó y sobrevivió por encima de los límites políticos y administrativos impuestos al territorio a partir de su conquista militar. Esto generó en el proceso histórico neuquino cierto grado de especialización regional con su propio esquema de funcionamiento e intercambio y una organización socio-espacial acorde que admite un tratamiento diferencial. De hecho, no es posible pensar la historia de la región atendiendo solamente a sus límites territoriales, sin considerar la importancia de un  área de frontera con existencia propia donde se definió históricamente un particular espacio social de larga duración y alta complejidad.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

A manera de introducción

  • 1  La expresión hace referencia a la porción de territorio patagónico ubicada al sudoeste del río Col (...)
  • 2  La provincia de Neuquén, en el norte de la Patagonia argentina, y las provincias de Maule, Linares (...)
  • 3  Siguiendo a Jean Chesneaux, adherimos a la idea de “frontera-zona”, como área de aproximación y co (...)
  • 4  La gran diversidad fisiográfica del territorio neuquino aparece claramente manifiesta a través de (...)

1Cuando se pretende iniciar una aproximación superadora de la mera descripción histórica a la región norpatagónica ubicada "mas acá  del Colorado"1, incorporada a la soberanía plena del Estado nacional argentino sobre la segunda mitad del siglo XIX, previo sometimiento de las sociedades indígenas, resulta importante destacar que es imposible pensar históricamente al espacio patagónico como bloque uniforme y homogéneo. Si bien hay tendencias  y procesos generalizables que permiten cierta "historia común", también hay características específicas importantes en cada uno de los subespacios que lo integran. En el caso del territorio de Neuquén,2  según veremos mas adelante, las condiciones de mediterraneidad y aislamiento le confirieron una particular singularidad. La cordillera de los Andes, por su especial accesibilidad, sirvió históricamente, desde las primeras etapas de ocupación indígena, de eje vertebrador de un espacio integrado social y económicamente que actuó y sobrevivió por encima de los límites políticos y administrativos impuestos por ambos Estados, argentino y chileno, a partir de su conquista militar.3 Esto generó en el proceso histórico neuquino cierto grado de especialización regional con su propio esquema de funcionamiento e intercambio y una organización socio-espacial acorde que admite un tratamiento diferencial. De hecho, no es posible pensar la historia de la región atendiendo solamente a sus límites territoriales, sin considerar la importancia de un  área de frontera con existencia propia donde se definió históricamente un particular espacio social.4

  • 5  Entre los primeros y más completos trabajos referidos a este tema  producidos desde la región pued (...)

2También resulta útil recordar que los avances historiográficos de las últimas décadas han permitido ajustar viejas ideas referidas a las formas de organización socioeconómica de las comunidades indígenas de la región. Se solía creer, con un alto grado de generalización, que las prácticas nómades de los pueblos aborígenes que habitaron la norpatagonia, habitualmente definidos como recolectores y cazadores, con una economía depredatoria basada casi exclusivamente en la práctica del malón -sustracción y arreo de los ganados pampeanos a Chile-, habían impedido la conformación de asentamientos fijos y estables que modificaran el estado natural del paisaje. Sin embargo, al estudiar las actividades productivas dominantes en etapas posteriores, particularmente la ganadería, es fácilmente comprobable la supervivencia de formas heredadas de esa primera organización social del territorio. Sin duda que, aún con la persistencia de lagunas, la idea inicial sobre la organización económica de las sociedades indígenas de la región ha sufrido un cambio radical. Puede hoy considerarse, sin posibilidades de error, que estos grupos sociales desarrollaban, al momento de su contacto con las poblaciones hispano-criollas, una importante actividad agrícola-ganadera emplazada esencialmente en la faja de los faldeos cordilleranos. La primera, agrícola, seguramente menos significativa y más vinculada al consumo interno de las propias comunidades, y la segunda, ganadera, como elemento base de un activo intercambio comercial con los pueblos ubicados en el occidente cordillerano.5 Resulta importante recalcar entonces que los pueblos asentados en las áreas andinas del territorio de Neuquén aparecían ya funcionando en esta etapa con una relación muy fluida con diversos centros del sur chileno -Chillán, Angol, Antuco- y con sus principales puertos sobre el Pacífico Sur -Valdivia y Concepción- (ver mapa).

3La inserción de la región en las formas de producción dominantes generó sin dudas cambios sustanciales derivados del hecho de que, hasta la conquista militar del espacio, la producción y los recursos eran de manejo comunitario; después de ésta, la incorporación del espacio indígena como parte del territorio que se define como nación argentina trajo como correlato inmediato la apropiación privada de las tierras como recurso productivo. Los bienes de uso común se convirtieron en privados y la región se integró -con mayor o menor grado de marginalidad- al sistema nacional e internacional vigente. De las características de tal inserción nos ocuparemos especialmente en este artículo.

4Conviene remarcar, asimismo, la necesidad de contar con esta base para reconocer en el espacio regional la persistencia de cierto tipo de relaciones en etapas posteriores, así como la perdurabilidad de las modalidades de uso de los recursos y del espacio social que toma como eje la cordillera de los Andes, como características de la sociedad indígena que no se acaban con la mera ocupación blanca del espacio.

El marco de la inserción

5Ya en la segunda mitad del Siglo XIX, al tomar forma concreta la inserción de Argentina en el mercado internacional como país productor de bienes primarios, basada su economía en la ganadería extensiva y conformada la estancia como unidad productiva  característica, la hacienda cimarrona -bien común de la nación indígena, base de su organización socioeconómica y producto fundamental del secular intercambio con Chile- comenzó a escasear y aún a desaparecer. Esto llevó a los grupos indígenas a incentivar la práctica del malón y lesionó en forma directa los intereses de los fuertes ganaderos bonaerenses en tanto sector dominante en el modelo de desarrollo vigente.

  • 6  En este sentido, el término "desierto" debe entenderse con un eminente contenido social más que fí (...)

6Extender y consolidar definitivamente la móvil frontera interior del país se convirtió entonces en la preocupación esencial de los distintos gobiernos y en objeto de políticas diversas durante buen parte del siglo XIX. Una serie de conflictos internos a los que se sumaría la guerra con el Paraguay habían demorado y aún paralizado el avance de la frontera con el indio, pero la permanente amenaza sobre el sector productivo más fuerte del país, vinculado al comercio internacional, llevó a concreciones mas definitivas subsidiadas por ese mismo sector. Así se efectuaron en pocos años una serie de etapas, desde la defensiva dirigida por Adolfo Alsina, Ministro de Guerra del Presidente Avellaneda, en 1876, hasta el avance ofensivo sobre el río Negro llevado a cabo por su sucesor, Julio A. Roca, en 1879, en la sugestivamente llamada “Campaña al Desierto”.6 Sucesivas acciones posteriores -denominadas Campaña del Nahuel Huapi y Campaña de los Andes- desarrolladas entre los años 1881 y 1885, completaron la ocupación total de la Patagonia con la rendición de los últimos caciques y la incorporación del espacio indígena a la soberanía del Estado nacional, resolviendo el secular conflicto a favor de los sectores dominantes.

7El avance sobre los territorios fronterizos del sur del país tuvo en esos momentos una clara legitimación  ideológica a través de la explicitada necesidad de superar "la barbarie" para asegurar "la civilización y el progreso". Pero tuvo además, como ya adelantáramos, un objetivo práctico que devino de los intereses concretos de los sectores socioeconómicos dominantes, seriamente afectados por los malones indios y el permanente fluir de sus haciendas a Chile. Este objetivo se vio asimismo fortalecido hacia 1880 por la expansión económica del país, hasta ese momento predominantemente pecuaria, que exigía la incorporación de nuevas tierras que aliviaran la presión pastoril sobre las llanuras bonaerenses, a la vez que permitieran el incremento de los volúmenes de producción para una correcta respuesta a la demanda europea de lanas y carnes.  El problema de la frontera interna se había convertido en la principal traba a la expansión de estos sectores, vinculados comercial y financieramente a las principales potencias económicas del momento, particularmente Inglaterra,  que marcaban el perfil de la inserción argentina en el sistema mundial cuando todavía las economías europeas no podían subsidiar la producción primaria. Hacia la década de 1870, los viejos territorios de la pampa húmeda argentina se encontraban ya sobrepastoreados por vacunos y ovinos con una carga mayor que la que su receptividad natural admitía, por ello la necesidad de canalizar el excedente ganadero a nuevas tierras marginales.

  • 7  Los cambios referidos en la producción ganadera argentina durante el siglo XIX pueden verse, por c (...)

8Por otra parte, la etapa de predominio lanar iniciada en el país alrededor de 1850 y favorecida por el incremento del precio internacional del producto, había provocado un aparente desplazamiento del vacuno de su lugar de preeminencia en la producción ganadera argentina. El surgimiento de la industria frigorífica y la utilización del sistema del congelado hacia 1880, valorizaron la carne ovina y produjeron una reorientación productiva en la búsqueda de razas de mejores aptitudes carniceras. El proceso de "desmerinizacion" así iniciado cundió rápidamente en las tierras del sur bonaerense cuyos campos húmedos, bajos y más cercanos a los frigoríficos, admitían animales más exigentes en la alimentación. Esto provocó la necesidad de iniciar el desplazamiento del ovino de raza Merino hacia tierras marginales de los territorios patagónicos con condiciones aptas  para la producción de lana.7 Por lo consiguiente, la necesidad de incorporación de suelos menos favorecidos para la mencionada expansión de la ganadería extensiva en sus distintos rubros, más la inversión especulativa en tierras -muy importante en esos años-, son el macro nivel de análisis en el que debe necesariamente inscribirse el modelo de expansión territorial con bajo poblamiento que caracterizó la ocupación de los territorios patagónicos.

  • 8  Expresión del Gral. Julio A. Roca incluida en su carta al redactor del diario “La República”, el 2 (...)

9Fue en este modelo de expansión que la cordillera de los Andes se veía como "...la llaga de la República" por la cual drenaban vacunos y ganancias.8 Por eso, desde la campaña de 1879 en adelante, las sucesivas etapas en que se planeó el definitivo sometimiento del indio en la Patagonia tuvieron como escenario de la fase final al territorio del Neuquén -o territorio del "triángulo" como se lo denominaba en la época- cuya especial topografía le confería condiciones de aislamiento favorables a los últimos reductos indígenas en sus intentos defensivos, inútiles por otra parte ante la superioridad tecnológica del ejército nacional.

  • 9  Malbarco (hoy Varvarco), es una población ubicada en el extremo noroeste del territorio de Neuquén (...)

10Hasta donde sabemos, ningún asentamiento blanco argentino había en Neuquén a la llegada de las fuerzas militares. Sólo pobladores chilenos compartían el espacio con los indígenas en una generalmente sólida convivencia socioeconómica, como lo demuestra la presencia de asentamientos significativos de población en el noroeste del área cordillerana, como es el caso de la población de Malbarco9, donde de hecho existían una serie de contactos de notable supervivencia posterior.

La nueva frontera

11A medida que las tribus fueron desalojadas o mayoritariamente exterminadas o sometidas por el ejército o por la viruela -arma de la "civilización" tanto o más letal que el Rémington-, se fue produciendo una nueva modalidad de ocupación del espacio neuquino cuya primera parte esencial sería la apropiación de la tierra de las sociedades indígenas por parte del Estado nacional. De esta manera, al desposeer a estas comunidades de sus condiciones naturales de producción y transferirlas a nuevos dueños, se asentaron las bases de una formación social diferente.

  • 10  Después de la conquista militar de los espacios indígenas, se procedió a su ordenamiento en unidad (...)

12Pronto se puso en marcha una política de estructuración interna de los llamados Territorios Nacionales procediéndose a su organización administrativa por ley 1532 del 16 de octubre de 1884.10 Los nuevos territorios incorporados a la soberanía nacional se convirtieron en simples divisiones administrativas carentes de autonomía, con una legislación unificada que desconocía sus singularidades específicas. A diferencia de las tradicionales provincias argentinas, la dependencia del poder central era absoluta: el Poder Ejecutivo Nacional designaba a los funcionarios, recaudaba las rentas y fijaba los impuestos.

  • 11  Archivo General de la Nación, Informe del primer Gobernador del Territorio Nacional del Neuquén, G (...)

13El avance de las fuerzas militares argentinas, hecho sin duda favorecido por la simultánea participación de Chile en la Guerra del Pacífico, había provocado la inmediata emigración al país trasandino de gran parte de la población asentada desde antiguo en el territorio del Neuquén. Una población "móvil y dispersa" encontraría el Gral. Olascoaga al hacerse cargo de la Gobernación del Territorio en 1884, sobre la que se trató de imponer una organización territorial acorde con el nuevo esquema de dominación.11 Fue así como, a partir de un concepto de seguridad estratégico-militar, se dispuso la creación de pueblos, se estableció una capital como centro político de autoridad máxima  dentro del espacio -Chos Malal- y se pretendió afirmar la frontera política en la cordillera de los Andes. Sin embargo, características propias del funcionamiento de las actividades dominantes provocarían, según se verá, la supervivencia de las viejas formas de organización social heredadas de la etapa previa a la conquista militar.

14La nueva frontera se fue inicialmente afirmando con la presencia del "fortín" como elemento espacial característico.  Estos primeros asentamientos militares, creados con fines defensivos, estuvieron presentes como elementos de control del espacio neuquino hasta fines del siglo XIX. Se trataba de simples asentamientos humanos sin base económica consistente que al retirarse de la región provocaron, en muchos casos, el cambio de residencia de la población remanente. Aquellos ubicados en lugares estratégicos, antes habitados por indígenas por su situación geográfica privilegiada con relación a la disponibilidad de los recursos más abundantes, agua y tierra de calidad, se fueron rodeando de precarios caseríos que lograron perdurar transformándose, con el tiempo, en pueblos. Los primeros asientos de la capital  (Codihue, Ñorquín y, finalmente, Chos Malal) fueron bases militares y las más antiguas localidades de Neuquén se levantaron sobre la base de fortines que respondieron a un propósito defensivo de la frontera, convirtiéndose luego en centros de servicios de la población rural circundante.

15Una vez producido el ordenamiento jurídico se garantizaron las condiciones de seguridad necesarias para la implantación de una nueva realidad socioeconómica acorde con la incorporación productiva de las tierras conquistadas a las nuevas modalidades de producción. Ello implicó un rotundo cambio en la antigua forma indígena de ocupación del suelo, profundamente modificada por la imposición de la propiedad privada de la tierra. En este sentido se profundizó en el territorio la consolidación del latifundio, forma característica de la apropiación de la tierra pública desde los primeros avances de la frontera interior -allá por las décadas de 1820 y 30- y base de poder de los grupos terratenientes argentinos.

16Pero el proceso inicial de reparto y apropiación privada del suelo tuvo distinto peso en lo que hizo a la ocupación real de las diferentes zonas del espacio regional. En tanto la zona oriental (Departamento Confluencia) permaneció prácticamente despoblada hasta comienzos de este siglo, el interior neuquino, particularmente la zona noroeste  y el área cordillerana, que ya contaban con contingentes de población importantes en la etapa indígena, comenzó a organizarse espacialmente en torno a la capital, Chos Malal. Más tarde, en 1904, el rol político administrativo se trasladó al vértice este del territorio, en la confluencia de los ríos Limay y Neuquén, a la actual ciudad de Neuquén.

  • 12  Véase Bandieri, Susana,  “Del discurso poblador a la praxis latifundista: La distribución de la ti (...)

17Sin embargo, sólo las mejores superficies se privatizaron en el territorio por sus posibilidades productivas, particularmente los campos del sudoeste cordillerano, y este fue un proceso lento en lo que a su concreta ocupación se refiere.12 Ello nos permite marcar una primera singularidad del caso neuquino que lo hace incomparable con el resto de la Patagonia, contradiciendo afirmaciones de los análisis regionales más generalizadores. Neuquén aparece desde el momento mismo de la conquista como zona de reaseguro del territorio ocupado, donde importa más el tema de la seguridad que la efectiva incorporación productiva de sus tierras al sistema económico nacional. La respuesta puede encontrarse a partir de la inexistencia de un mercado atlántico para la producción neuquina por las condiciones de aislamiento y mediterraneidad que su paisaje le impone. El consumo de su prácticamente única actividad productiva de la época, la ganadería extensiva, se encontraba muy vinculado a la demanda chilena y absolutamente ajeno a los mercados tradicionales de ultramar de la ganadería pampeana. De allí que la mayoría de los primeros adquirentes pertenecieran a influyentes sectores porteños que nunca se radicaron en Neuquén y que muy pronto vendieron sus tierras a otros propietarios, muchas veces sociedades chilenas que explotaban simultáneamente campos en ambos lados de la cordillera.

18En cuanto a la población blanca que efectivamente ocupó el territorio, su origen  coincidió con las tres vías de penetración más importantes: la del norte (mendocina) y la del este (bonaerense) que acompañaron a las tropas expedicionarias, y la del oeste, ampliamente mayoritaria, proveniente de Chile. Esta última fue la más importante y no hizo otra cosa que profundizar una costumbre consuetudinaria de trasponer permanentemente la cordillera. Estas corrientes de población desarrollaron en la región actividades similares a las de su lugar de origen. Así, los mendocinos establecidos en Chos Malal construyeron canales de riego y acequias para cultivar vid y frutales en el valle del Curileuvú, en la confluencia de este río con el Neuquén. Del resto, la gran mayoría ocupó tierras en forma espontánea dedicándose a la producción ganadera en unidades domésticas, practicando la trashumancia -traslado estacional de los ganados de campos bajos de invernada a campos altos de veranada- y conformando asentamientos dispersos que poco a poco dieron la primera imagen de la organización espacial del territorio. Se trataba de una estructuración esencialmente débil, con epicentro en el noroeste neuquino y en el área ante cordillerana, basada casi exclusivamente en la práctica de la ganadería extensiva y en la minería extractiva (en especial oro) como actividades predominantes y una integración con Chile muy marcada, ambas supervivientes de las modalidades socioeconómicas de los primitivos habitantes del territorio.

La singularidad del caso neuquino

  • 13  Puede verse sobre el tema, el conjunto de trabajos incluidos en Jorge Pinto Rodríguez, Araucanía y (...)

19Según se dijo oportunamente, la Patagonia aparecía hacia fines del siglo pasado integrándose al sistema nacional a través de la captación de ganado ovino productor de lana, excedentario de la llanura pampeana por el auge de los cereales y la valorización de la carne por la incorporación del frigorífico. Este proceso, que en términos generales suele extenderse en los análisis históricos al conjunto de los territorios patagónicos, no parece haber afectado al territorio de Neuquén, que funcionó como un espacio casi absolutamente desvinculado del mercado nacional y muy integrado con Chile. Características físicas e histórico-sociales posibilitaron que tradicionalmente y desde épocas muy remotas, el territorio se integrara a la región económica del sistema urbano chileno, funcionando como hinterland de sus principales puertos sobre el Pacífico Sur.13

  • 14  Véase José Bengoa, Historia social  de la agricultura chilena, Santiago de Chile, Ed. Sur, 1988, s (...)

20Debe recordarse al respecto las características de la estructura económica dominante en Chile, particularmente la importante gravitación de la agricultura durante la segunda mitad del siglo XIX, en una expansión favorecida por los descubrimientos de oro en California y Australia y por una continua y creciente demanda de los países europeos, en especial Inglaterra. En la segunda mitad del siglo la producción agrícola chilena llegó a cuadruplicarse siendo, junto con el cobre, uno de los rubros de exportación más favorecido. Valparaíso se convirtió en ese momento en la plaza portuaria más importante del Pacífico Sur.14

  • 15  Para un mayor desarrollo del tema puede verse, de Susana Bandieri y Graciela Blanco, “Inversiones (...)

21La mencionada expansión agrícola adquirió para el caso neuquino una especial significatividad en tanto estuvo directamente relacionada con las características de monoproducción cerealera que reflejaban las provincias del sur chileno hacia los mismos años y el consecuente aumento de la demanda ganadera. Es lógico inferir la importancia que para el mercado trasandino tenía la obtención de carne sin afectar sus propios recursos, ya sea como complemento alimentario o para cubrir, vía sus propios puertos, las demandas de sebo, cuero y tasajo de otros países sudamericanos con costas sobre el Pacífico, como Perú y Ecuador. El siglo XVII había sido en Chile el "siglo del sebo" y la ciudad de Concepción -téngase en cuenta su proximidad con el territorio neuquino- concentraba la producción masiva de ese producto con destino a los mercados del Pacífico. Luego, la mencionada especialización cerealera habría provocado la expansión de la frontera agrícola del valle central chileno hacia el área de la Araucanía en el sur, aumentando en consecuencia los requerimientos de carne y derivados para consumo y exportación. Grandes cantidades de ganado en pie, de buen peso y escasa calidad, eran demandadas como materia prima para actividades de transformación (curtiembres, graserías, fábricas de jabón, saladeros, etc.) cuya importancia y posibilidades de colocación eran significativas en la época. Esa condición se reafirma por el hecho de que fuertes hacendados chilenos, según ya comentamos, se preocuparan por invertir en grandes extensiones de tierras en Neuquén. Tal es el caso, por ejemplo, de la Sociedad Comercial y Ganadera Chile y Argentina, de capitales chilenos, propietaria de mas de 350.000 ha de campos en el suroeste neuquino hacia principios de siglo. Cabe destacar que esta forma social de producción era muy común en la región; grandes productores chilenos desahogaban de esa forma sus campos en el sur de Chile, aptos para la agricultura y de limitadas posibilidades para la crianza de ganado mayor.15

22Las condiciones descriptas de la economía chilena permiten inferir la especial gravitación regional de la ganadería neuquina hacia 1880, periférica en lo nacional pero muy demandada en ultracordillera, acorde con el funcionamiento de la actividad en las etapas previas de ocupación indígena.

23A estos condicionantes histórico-sociales cabe agregar características físicas de singular importancia que hacían del territorio neuquino, por su ubicación al este de la cordillera de los Andes, un lugar dotado de excelentes condiciones para satisfacer tal demanda. Nos referimos particularmente a sus mejores aptitudes ecológicas: bosques menos densos, pasturas naturales adecuadas para la alimentación del ganado, valles transversales que facilitan el tránsito de un lado a otro de la cordillera. Chile, en cambio, posee en igual latitud  áreas muy boscosas poco aptas para la ganadería con la sola excepción de los valles que ya estaban ocupados, según vimos, por la agricultura.

24Podemos afirmar entonces que, en un momento en que las principales regiones productoras argentinas apuraban el proceso de refinamiento de razas carniceras con destino al frigorífico y, vía la exportación, al mercado europeo del Atlántico, Neuquén producía ganado para la especial demanda de los centros del Pacífico. Esta situación se vio asimismo favorecida sobre el comienzo de la etapa que nos ocupa por el hecho de que Mendoza, tradicional proveedora de ganado a Chile, incrementase en la misma época su producción vitivinícola transformando sus potreros alfalfados en campos de vides.

  • 16  Los censos agropecuarios de fines del siglo XIX y comienzos del XX reflejan claramente la situació (...)

25En los censos ganaderos realizados en esos años, puede observarse como en los territorios patagónicos con litoral atlántico el incremento del ganado ovino fue sustancialmente importante hacia principios de siglo, en tanto que en Neuquén las cifras eran poco representativas y reflejaban en términos generales una marcada estabilidad.16 Entendemos que esto se debió en especial a las limitadas posibilidades de colocación de la producción ovina en el mercado de la zona sur de Chile, acorde con la estructura económica dominante que describimos. Puede entonces inferirse que la generalizada especialización ovina con destino al mercado europeo que se atribuye a Patagonia no incluyó al territorio del Neuquén.

  • 17  Según los mismos registros censales antes citados, en los años 1908, 1914 y 1922, la cantidad de v (...)

26El bovino, en cambio, aunque muy poco significativo a nivel de existencias totales del país, aparecía desde los primeros  relevamientos censales con un peso importante a nivel regional en tanto registraba la mayor cantidad de cabezas con respecto al resto de la Patagonia. Esto también se explica en función del mercado chileno demandante de ganado en pie para consumo y exportación a otros puertos del Pacífico y como materia prima indispensable para distintas actividades de transformación. Siendo su destino principal las industrias de curtiembres, saladeros y jabonerías, se explica el predominio absoluto del ganado de tipo "criollo" en los primeros registros censales.17

  • 18  Esta situación se explicita en varias fuentes documentales, como por ejemplo el informe del funcio (...)
  • 19  El tema de la comercialización, sus mecanismos y flujos, reconstruidos a partir de una serie muy v (...)

27Hasta avanzada la década de 1920, el movimiento general de intercambios y comunicaciones del territorio era activo y sostenido sobre todo con Chile, pudiéndose constatar la presencia de un eje central que la cordillera de los Andes vertebraba. La circulación permanente de hombres y bienes era común a todo el espacio fronterizo y el comercio era casi exclusivamente tributario de las plazas chilenas (Valdivia, Temuco, Victoria, Los Ángeles, Chillán, Concepción, etc.) siendo la moneda trasandina,  en consecuencia, la de mayor circulación.18  En el vecino país se colocaban animales en pie, lanas, pelo, cueros, sal, grasa, quesos y algunas plumas de avestruz, en un circuito comercial que ofrecía una serie de variantes: a través de agentes comerciales chilenos que periódicamente visitaban la región; mediante la presencia de los productores locales en las grandes ferias ganaderas de las ciudades chilenas o en acuerdos comerciales efectuados en la misma frontera.19

  • 20  Informe del Consulado Gral. de Chile en la República. Argentina,  Ministerio de Relaciones Exterio (...)
  • 21  La excelente descripción regional de Gabriel Carrasco sirve también para demostrar lo dicho: "Los (...)

28 Las relaciones comerciales entre Neuquén y las provincias del sur chileno tuvieron entonces un carácter complementario y subordinado entre un  área de cría y otra de compra y transformación. En tanto Neuquén cubría la insuficiencia de carnes y otros derivados ganaderos como materia prima de actividades de transformación que se realizaban en Chile (curtiembres, graserías, saladeros, fábricas de jabón, textiles, etc.), ese país le proveía los bienes de consumo básicos (vinos, azúcar, cerveza, conservas, fideos, velas, jabón, maderas, artículos de mercería, tienda y papelería, te, café, harina de primera calidad, etc.).20 Resulta significativa la venta en Neuquén de productos de transformación de la materia prima que la misma región proveía, como velas y jabón. La diferencia en fletes era notable con respecto a bienes de consumo que pudieran, eventualmente, llegar desde Buenos Aires u otros puntos del norte de la Patagonia.21

  • 22  El Censo Nacional del año 1895, primero que incluyó al Territorio Nacional de Neuquén, muestra la (...)
  • 23  La supervivencia histórica de tales prácticas puede verse claramente reflejada en la descripción q (...)

29 Los contactos sociales fronterizos eran igualmente intensos. A la masiva presencia de población de origen chileno,22 se correspondían prácticas culturales de igual origen, como el predominio de fiestas tradicionales y el mantenimiento de costumbres tales como contraer matrimonio y anotar el nacimiento de los hijos en ese país. Tales características fueron comunes al  área cordillerana en su conjunto, acorde con su mayor densidad demográfica.23

  • 24  Superados los conflictos limítrofes de fines del siglo pasado, apareció una manifiesta voluntad po (...)

30 Esta situación de permanentes contactos se mantuvo inalterable hasta 1930 en directa relación con la presencia de franquicias comerciales derivadas de la aplicación de la fórmula de "cordillera libre" al comercio fronterizo, coincidiendo con el período de mayor auge de la ganadería regional.24 De esta manera se favorecía especialmente la situación de las  áreas fronterizas productoras de ganado, que trasladaban libremente sus animales a través de la cordillera o los vendían directamente en la frontera, con las  significativas consecuencias económicas a nivel regional que ya hemos señalado.

  • 25  A la aplicación por parte del Estado chileno de un considerable impuesto de internación de $80 por (...)

31 Esta situación se vio profundamente alterada cuando, sobre inicios de la década de 1930, se produjo la supresión de las franquicias comerciales debido a la aplicación de medidas económicas de ambos países que afectaron seriamente el desenvolvimiento  de la actividad ganadera, así como el funcionamiento espacial del área de frontera en su conjunto. En efecto, a causa de la crisis internacional y la consecuente toma de medidas proteccionistas, se aplicaron a partir de 1930 severos controles aduaneros. El Estado chileno, dispuesto a cubrir con producciones propias la demanda de consumo de su mercado interno, fijó un alto impuesto de internación al ganado argentino. A ello se sumó el adicional del 10% a las mercaderías de importación establecido por el gobierno argentino en 1931.25 La cuestión se agravó por la aplicación de los acuerdos de ese mismo año sobre control de cambios, a partir de los cuales comerciantes y productores ganaderos debían necesariamente detenerse en la frontera a los efectos de que se les entregase la documentación de tránsito correspondiente, es decir, debían cumplirse los requisitos impositivos antes de realizarse la operación comercial. Esto alteró sensiblemente la modalidad imperante en las áreas de frontera, donde nunca las transacciones se hacían de manera anticipada. Estas medidas provocaron una primera paralización de las operaciones comerciales hasta que, años mas tarde, la situación tuvo un corte mas  definitivo en la década de 1940 cuando la fase de industrialización de las economías nacionales supuso para el  área mayores barreras aduaneras, hecho con el cual se terminó de descomponer el mercado específico de la producción ganadera regional.

  • 26  Numerosas fuentes documentales hacer referencia a la cuestión: "...el comercio de la zona [...] se (...)

32 El interior rural neuquino, tradicional abastecedor de ciudades y puertos chilenos, quedó entonces separado de su mercado natural por la imposición de medidas arancelarias aplicadas por ambos países al comercio fronterizo a partir de la crisis internacional de los años 30, y definitivamente aislado del mismo hacia la segunda mitad de la década del 40, después de la Segunda Guerra Mundial. Estas decisiones políticas provocaron una verdadera paralización de las transacciones comerciales, y por ende, de las prácticas sociales señaladas, afectando a la totalidad del territorio.26 Ello habría provocado una serie de consecuencias regionales, tales como la profunda crisis de la actividad ganadera, el despoblamiento de las  áreas rurales y la redistribución  de roles de los actores sociales involucrados. Fue así como las unidades productoras más pequeñas, vinculadas a la práctica de la ganadería trashumante, habituadas a comercializar libremente sus animales en pie en el área de frontera, pasaron a depender, por efectos de la reorientación comercial obligada, de la sucesiva intermediación de comerciantes y acopiadores. Estos últimos, beneficiados por la nueva coyuntura, se convirtieron en la única vía posible de acceso al mercado nacional por parte de los pequeños y medianos productores, mayoritarios en el  área. De tal modo, estos grupos fueron conformando las estructuras de poder a nivel local y, en su calidad de burguesía comercial, accedieron luego al poder político provincial.

33 En síntesis, para el territorio del Neuquén, por su posición mediterránea absolutamente ajena al comercio atlántico en sus primeras etapas históricas, la vinculación con Chile fue crucial y, de hecho, práctica continua y cotidiana. Nuestra investigación ha permitido demostrar desde la historia tal vinculación, donde en un claro modelo de economías complementarias entre un  área de ganadería extensiva orientada a la cría -Neuquén- y un  área de consumo y transformación -Chile-, los permanentes contactos fronterizos a través de la cordillera de los Andes permitieron que la región funcionara, durante la etapa de mayores franquicias comerciales (1880-1930), en hinterland de los centros urbanos y de los principales puertos chilenos sobre el Pacífico Sur.  

34La interrupción definitiva del comercio libre con Chile por las medidas aduaneras que ambos países tomaron durante las décadas de 1930 y 1940 sería, al destruir las principales relaciones comerciales que definían la organización socio territorial y su expresión espacial, el determinante estructural de la crisis de la actividad que se profundizaría en años posteriores. La etapa 1879-1930 -desde la ocupación militar del espacio hasta la gran crisis internacional- puede caracterizarse entonces como la de mayor auge del ciclo ganadero regional, pues fue aquella en donde el funcionamiento de la actividad estuvo más fuertemente ligado a la demanda de centros y puertos chilenos, especialmente favorecida por las franquicias comerciales entre ambos países. Ello habría determinado la mayor organización social del  área antecordillerana en el mismo período.

Conclusiones

35Como producto de sucesivos avances en la investigación, estamos en condiciones de sostener entonces que la existencia de actividades económicas y asentamientos cuasi-sedentarios previos a la ocupación militar del espacio neuquino determinaron la supervivencia en el tiempo de formas económico-sociales heredadas de las comunidades indígenas, en especial el funcionamiento del  área como parte de la región de las ciudades y puertos chilenos. Esto habría determinado en el territorio una densidad de ocupación acorde con las características de los recursos y la demanda de bienes producidos por parte del sistema urbano chileno. Por ello, la debilidad de la ocupación era mayor en cuanto más se alejaba de los centros de consumo.

36El estudio particularizado de las actividades económicas dominantes en la etapa posterior a la conquista militar de las sociedades indígenas, especialmente la ganadería extensiva, y sus condiciones estructurales de dependencia y relación con el mercado chileno hasta la década de 1930, permitió conocer las causas de la modalidad de asentamientos imperante en el área y sus consecuencias socioeconómicas derivadas. Por otra parte, el definitivo cierre de la frontera con Chile en lo que hace a franquicias comerciales en la década de 1940, marcaría la periodización más gruesa, en tanto sería el determinante estructural del cambio económico que alteraría los flujos de circulación con serias consecuencias sociales para gran parte del interior del territorio.

37Por eso mismo, la  llegada del Ferrocarril Sud a la confluencia de los ríos Neuquén y Limay -vértice oriental del territorio- en 1902, y su posterior extensión a Zapala en 1913, en el área central, no actuó significativamente como elemento disruptor del subsistema económico integrado con Chile que hemos descripto, al menos de inmediato. Sería éste un factor coyuntural de importancia, determinante de la relocalización de la capital del territorio -trasladada desde Chos Malal a Neuquén en 1904- y  muy vinculado   al  desarrollo  de  otras   actividades  productivas -agricultura intensiva bajo riego y explotación de yacimientos petrolíferos- que producirían cambios en el ordenamiento espacial y actuarían como factores de localización de población en las áreas de meseta y en los valles inferiores de los ríos Neuquén y Limay a partir de comienzos del siglo XX. Pero el ferrocarril no incidiría en forma definitiva sobre la organización económica de las  áreas cordillerana y antecordillerana sino hasta el definitivo cierre de la frontera comercial con Chile ya señalado.

38Con respecto a la evolución histórica de la actividad ganadera regional, predominante en superficie y significatividad económica en las primeras etapas históricas, pudo comprobarse que el corrimiento ovino que luego de la campaña militar de 1879 incorporó a la Patagonia al sistema nacional afectó sólo a los territorios con litoral atlántico no extendiéndose a Neuquén, donde perduraron formas relictuales de organización socioeconómica heredadas de la etapa indígena inmediata anterior. Es en razón de esto que resulta posible sostener que la organización social del espacio se dio en la misma  área cordillerana y antecordillerana que ocuparon los grupos indígenas, aquella que reconocía antecedentes previos de la actividad y que funcionaba en relación con la demanda de los centros chilenos. El límite fronterizo impuesto a la región en la cordillera de los Andes no habría afectado tal funcionamiento ni la expresión espacial de la actividad.

39Con la interrupción definitiva del comercio libre con Chile por las medidas aduaneras que ambos países fronterizos tomaron durante las décadas de 1930 y 1940 pueden relacionarse directamente los fenómenos de despoblamiento de las  áreas rurales a partir de la década de 1950 y el consecuente proceso migratorio interprovincial, todo lo cual habría contribuido a la concentración urbana en la zona de influencia de la capital provincial, favoreciendo el inicio del proceso de macrocefalia económica y demográfica que afecta actualmente al espacio regional, particularmente evidente en el desmedido crecimiento económico y demográfico del Departamento Confluencia en su vértice oriental, donde se ubica la ciudad de Neuquén, capital de la provincia.

Araucanía, siglos XIX y XX. Economía, migraciones y marginalidad
Haut de page

Notes

1  La expresión hace referencia a la porción de territorio patagónico ubicada al sudoeste del río Colorado que hasta 1880 estuvo bajo el dominio de las sociedades indígenas. El río constituía entonces un límite natural bastante preciso en la llamada “frontera interna” del país, entre las zonas que estaban dentro o fuera del control político del Estado nacional argentino.

2  La provincia de Neuquén, en el norte de la Patagonia argentina, y las provincias de Maule, Linares, Nuble, Concepción, Bío Bío, Arauco, Malleco, Cautín, Valdivia, Osorno y Llanquihue, en el sur de Chile, son zonas limítrofes entre si y alejadas de las capitales políticas y económicas de sus respectivos espacios nacionales, Buenos Aires y Santiago (ver mapa). En consecuencia, relaciones fronterizas de vieja data lograron perdurar en el área por encima de la imposición de límites territoriales y políticos, constituyendo una misma región que la cordillera de los Andes vertebraba.

3  Siguiendo a Jean Chesneaux, adherimos a la idea de “frontera-zona”, como área de aproximación y contactos económicos, sociales y culturales. En ese sentido, la distinguimos de la “frontera-línea”, forma tradicional de tratar a la frontera como limite que demarca un territorio y divide poblaciones (“La inserción de la historia en el espacio: la geopolítica”, en J. Chesneaux ¿Hacemos tabla rasa del pasado?, México, Siglo XXI, 1972, pp. 180-191).

4  La gran diversidad fisiográfica del territorio neuquino aparece claramente manifiesta a través de la disminución del relieve y de las precipitaciones en dirección oeste-este y sus efectos directos sobre la cubierta vegetal. La conformación de un paisaje que, en ese mismo sentido, se modifica desde estructuras orográficas complejas como la cordillera de los Andes y la cordillera del Viento en el occidente y centro, hasta la simplificación que refleja la meseta patagónica oriental, necesita conocerse a los efectos de comprender ciertas características del asentamiento humano y de la actividad económica ganadera históricamente dominante, desarrollada desde las etapas de ocupación indígena, muy concentrada en las áreas ante cordilleranas, lo cual facilitaba, junto a la presencia de innumerables valles que facilitan el cruce de los Andes en este sector, las relaciones socio-económicas con el sur de Chile, transformando al área fronteriza en un espacio social de larga duración y alta complejidad.

5  Entre los primeros y más completos trabajos referidos a este tema  producidos desde la región puede verse, de Gladys Varela y Ana M. Biset, "Entre guerras, alianzas arreos y caravanas: los indios del Neuquén en la etapa colonial", en Susana Bandieri, Orietta Favaro y Marta Morinelli, Historia de Neuquén, Buenos Aires, Plus Ultra, 1993,  p. 65-106, ISBN: 950-21-1092-7. Versiones más recientes en Raúl Mandrini y Carlos Paz,  comp., Las fronteras hispanocriollas del mundo indígena latinoamericano en los siglos XVIII-XIX. Un estudio comparativo,  IEHS (UNCPBA)-UNS-CEHIR (UNCo.), Neuquén, 2003, ISBN 950-658-127-4.

6  En este sentido, el término "desierto" debe entenderse con un eminente contenido social más que físico, es decir como sinónimo de "barbarie" o, lo que es lo mismo, como "vacío de civilización".

7  Los cambios referidos en la producción ganadera argentina durante el siglo XIX pueden verse, por citar un clásico, en el texto de Horacio Giberti, Historia económica de la ganadería argentina, Buenos Aires, Solar-Hachette, 1974, 217 p. (s/ISBN).

8  Expresión del Gral. Julio A. Roca incluida en su carta al redactor del diario “La República”, el 24 de abril de 1876 (incluida en Manuel J. Olascoaga, Estudio Topográfico de la Pampa y Río Negro [1880], primera edición Círculo Militar, 1930; segunda edición  Eudeba, Buenos Aires, 1974, s/ISBN).

9  Malbarco (hoy Varvarco), es una población ubicada en el extremo noroeste del territorio de Neuquén que  se menciona explícitamente en los partes de la campaña militar de 1879. Se trataba de un asentamiento preexistente al ingreso del ejército, con casi 600 habitantes entre indígenas, puesteros y hacendados chilenos que arrendaban terrenos a los caciques comarcanos  Había allí dos estancieros -Price y Méndez Urréjola- sólidamente instalados al momentos de producirse la avanzada militar contra el “desierto". Indígenas y chilenos mantenían allí una particular convivencia, donde los funcionarios del país vecino extendían de hecho su autoridad a través de la presencia de subdelegados civiles, aunque reconociendo la base de poder de los caciques locales al propiciar el arriendo de sus tierras o la firma de tratados tendientes a obtener un trato favorable "...con las personas y haciendas de los chilenos residentes al otro lado de la cordillera" (Archivo General de la Nación, Tratado del 1º de enero de 1872 entre el Jefe de Operaciones de Frontera e Intendente de la Provincia de Arauco, Gral. Basilio Urrutia, en representación del gobierno chileno, y embajadores y representantes de las tribus de Neuquén).

10  Después de la conquista militar de los espacios indígenas, se procedió a su ordenamiento en unidades administrativas más pequeñas que aquel vasto territorio hasta entonces llamado Gobernación de la Patagonia. Por la mencionada ley se dispuso, en el sur del país, la creación de los Territorios Nacionales de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, estableciendo sus superficies, límites, forma de gobierno y administración, situación que conservaron hasta la segunda mitad de la década de 1950 en que se convirtieron en provincias, con la sola excepción de Tierra del Fuego que lo hizo más recientemente.

11  Archivo General de la Nación, Informe del primer Gobernador del Territorio Nacional del Neuquén, Gral. Manuel J. Olascoaga, incluido en la Memoria presentada al Congreso Nacional por el Ministro del Interior Dr. Eduardo Wilde, Buenos Aires, Imprenta Sudamericana, 1888, p. 567.

12  Véase Bandieri, Susana,  “Del discurso poblador a la praxis latifundista: La distribución de la tierra pública en la Patagonia”, en Mundo Agrario. Revista de Estudios Rurales, CEHR-Universidad Nacional de La Plata, nº 11, primer semestre 2006,  versión electrónica, ISSN 1515-5994.

13  Puede verse sobre el tema, el conjunto de trabajos incluidos en Jorge Pinto Rodríguez, Araucanía y Pampas. Un mundo fronterizo en América del Sur,Temuco, Chile, Ediciones Universidad de la Frontera, 1997, 267 p. ISBN: 956-236-089-X.

14  Véase José Bengoa, Historia social  de la agricultura chilena, Santiago de Chile, Ed. Sur, 1988, s/ISBN.

15  Para un mayor desarrollo del tema puede verse, de Susana Bandieri y Graciela Blanco, “Inversiones en tierras y ganados. Capitales chilenos en la norpatagonia argentina”, enS. Bandieri, Coord., Cruzando la cordillera... La frontera argentino-chilena como espacio social, 2ª edición, Neuquén, Serie Publicaciones CEHIR, Editorial Universidad Nacional del Comahue –EDUCO-, 2005, p. 375-396, ISBN: 950-9859-59-1.

16  Los censos agropecuarios de fines del siglo XIX y comienzos del XX reflejan claramente la situación aludida. En 1908, por ejemplo, sobre un total de 11.251.356 de cabezas de ovinos en Patagonia, sólo 672.957 correspondían al Territorio de Neuquén (6%) (Censo Agropecuario Nacional, Tomo I, Ganadería, Buenos Aires, Oficina Meteorológica Argentina, 1909,  p. VIII). En 1914, ese porcentaje subió al 7.6%, no volviendo a superar tal participación en los censos posteriores.

17  Según los mismos registros censales antes citados, en los años 1908, 1914 y 1922, la cantidad de vacunos relevados en Neuquén con respecto a los totales patagónicos representaban, respectivamente, los siguientes porcentajes: 23, 35 y 40% Entre ellos, era marcada la predominancia de ejemplares criollos no refinados, que hasta 1937 representaban el 31% de los totales del territorio (Ministerio de Agricultura y Ganadería, Censos Agropecuarios Nacionales).

18  Esta situación se explicita en varias fuentes documentales, como por ejemplo el informe del funcionario nacional Gabriel Carrasco de principios del siglo XX: "...el movimiento de giros o vales de comercio es grandísimo si se tiene en cuenta la poca población [...] la moneda papel chilena que para nosotros carece de valor es recibida corrientemente en el territorio del Neuquén con preferencia sobre la argentina y con premio sobre su cotización en el país que la emitió" (Gabriel Carrasco, De Buenos Aires a Neuquén, Buenos Aires, Imprenta Sudamericana, 1902, p. 20).

19  El tema de la comercialización, sus mecanismos y flujos, reconstruidos a partir de una serie muy variada de fuentes, adquiere en este tema una fundamental importancia porque permite identificar y definir en el análisis histórico las estructuras dominantes en el espacio regional, así como los mecanismos originarios de acumulación de capital a través del sistema de circulación de mercancías. Para conocer el movimiento de ganado, las fuentes primarias más importantes utilizadas fueron las guías (documentos extendidos por los Juzgados de Paz para controlar las existencias ganaderas y su comercialización). Aunque incompletas y con un alto nivel de subregistro, son las únicas fuentes que permiten una aproximación histórica significativa a los movimientos de ganado en la región. Entre las fuentes editas, caben desatacarse, de Alejandro Arze Bastidas, Señores de la tierra, Santiago de Chile, s/e, 1953 y de A. E. Lafontaine, Quijotes de poncho, Buenos Aires, Kraft, 1968.

20  Informe del Consulado Gral. de Chile en la República. Argentina,  Ministerio de Relaciones Exteriores, Informes Consulares, Santiago de Chile, 1908, p. 8.

21  La excelente descripción regional de Gabriel Carrasco sirve también para demostrar lo dicho: "Los artículos de primera necesidad cuestan dos y tres veces mas que en el litoral argentino, de ello resulta que estando el territorio de Chile a 3 o 4 días de Chos Malal para los viajeros y bastando 8 o 10 para el transporte de las mercaderías entre la cabecera de un ferrocarril chileno y el pueblo nombrado -entonces Capital del territorio N. del A.-, la mayor parte del comercio se haga con aquel país..."  (G. Carrasco, op. cit., 1902, p. 25)

22  El Censo Nacional del año 1895, primero que incluyó al Territorio Nacional de Neuquén, muestra la composición y localización de la población radicada en la región. Sobre un  total de 14.517 habitantes, más del 80% se ubicaban en las  áreas cordilleranas. De ellos, el 62% eran extranjeros y el 38% argentinos.  De 9.012 extranjeros, el 99% provenían de Chile (Ministerio del Interior, Segundo Censo Nacional de Población, 1895). Resulta obvia entonces la relación entre el asentamiento de población y el desarrollo de un espacio fronterizo de intensos contactos.

23  La supervivencia histórica de tales prácticas puede verse claramente reflejada en la descripción que en 1920 hace de la región el Inspector de Tierras Domingo Castro: "...en la zona de precordillera está  la mayor parte de la población del territorio [...] el 80% de la población adulta es chilena, que tiene un inmenso cariño a su tierra y vive inculcando su  tradición, usos y costumbres [...] sus hijos son inscriptos en la vecina república. Chilenos son también la mayor parte de los capitales, el comercio y la moneda que circula, especialmente en la parte norte del territorio donde no se conoce otra, a tal punto que cuando la Comisión Inspectora percibió los derechos de pastaje, los pobladores tuvieron que gestionar especialmente el dinero argentino, llegando los bolicheros, que hacían de agencias de cambio, a vender un peso argentino por cinco chilenos..." (En Informes Generales de la Comisión Inspectora del Neuquén, dirigida por el Capitán de Fragata Domingo Castro, Ministerio de Agricultura, Dirección de Tierras, Tomo XIX, años 1921-22, p. 37-38).

24  Superados los conflictos limítrofes de fines del siglo pasado, apareció una manifiesta voluntad política desde Argentina y Chile para acordar tratados de comercio. Es así como, en 1908, se conformó una delegación comercial presidida por el Ing. Luis A. Huergo, a los efectos de visitar el país trasandino y estudiar comparativamente la diversidad de productos de ambos países que pudieran servir de base para un futuro tratado comercial. Como resultado de tal gestión se retomó el concepto de "cordillera libre", acuñado desde mediados del siglo XIX, en la intención de "...liberar de derechos de aduana a todos los productos cultivados o industrializados de los dos países, con la sola excepción de los aguardientes y vinos comunes..." que pagarían los aranceles establecidos en las leyes de aduanas. Esto último, se aclaraba, con la intención de proteger los intereses de los bodegueros de la provincia argentina de Mendoza, también limítrofe con Chile y ubicada en la mayor región productora de  vinos del país (Véase Luis A. Huergo, Conversación. Exponiendo y aclarando los puntos principales de los informes producidos por los miembros de la Delegación Comercial enviada a Chile por el Gobierno argentino en abril de 1908, Buenos Aires, Imprenta y Casa Editora de Coni Hnos., 1910, p. 43)

25  A la aplicación por parte del Estado chileno de un considerable impuesto de internación de $80 por cabeza de ganado vacuno y $9 por lanar, se sumó el adicional del 10% aplicado a las mercaderías de importación por el gobierno argentino por decreto del 6 de octubre de 1931, prorrogado por Ley 11.588 (Anales de Legislación Argentina, Tomo 1920-1940, p. 253-254).

26  Numerosas fuentes documentales hacer referencia a la cuestión: "...el comercio de la zona [...] se ha efectuado desde muchos años atrás exclusivamente con la República de Chile, con cuyo país se establecía una corriente incesante de intercambio. Gran parte de los pobladores llevaban anualmente a aquel país diversos productos y volvían con lo necesario para la subsistencia de todo el año [...] Cerradas ahora las puertas del comercio a causa de los impuestos aduaneros, se ha producido un desequilibrio económico de apreciable magnitud, pues los habitantes ricos o pobres no pueden encontrar mercado propicio para colocar sus ganados y demás a causa de las grandes distancias que los separan de los lugares de consumo o puntos de embarque, a lo que se agregan los fletes a pagar" (Archivo Histórico Provincial., Libro Copiador de Notas al Ministerio del Interior, febrero 1933, fs. 174-175). Para mediados de la década de 1940, la situación  había cambiado radicalmente: "Los derechos de aduana para importar y exportar a Chile han modificado fundamentalmente muchas de las costumbre imperantes desde hace años. Ahora se consume mercadería argentina hasta en los lugares próximos a la frontera internacional" (Libro Histórico Nº 1, Escuela Nacional Nº 15 de Chos Malal, fundada en 1887 -actual Escuela de Frontera Nº 3-, 1946, fo. 32).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Susana Bandieri, « Más acá del Colorado… Historia regional y relaciones fronterizas en la norpatagonia argentina: el caso de Neuquén », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 12 juillet 2012, consulté le 25 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/63690 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.63690

Haut de page

Auteur

Susana Bandieri

Profesora Titular en la Universidad Nacional del Comahue (UNCo.), Neuquén, Argentina, Investigadora del CONICET en la Unidad Ejecutora en Red ISHiR-CEHIR-CONICET (susana.bandieri@gmail.com)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page