Skip to navigation – Site map
Debates | 2012
María de Lourdes Herrera Feria and Rosario Torres Domínguez

El proyecto educativo del Segundo Imperio Mexicano : resonancias de un régimen efímero

[24/10/2012]

Abstracts

The dispute for the political control of the nation, between liberals and conservatives, reached its critical point by the end of the fifties of the Mexican nineteenth century. In the middle of internal conflicts, the groups in dispute became aware that to strengthen the State and transform the society was necessary to take control of education establishing an educational system centralized and dependent on the State.

With this contribution we intend to examine the dispositions that were enacted in educational matters during the Second Mexican Empire and for this purpose we are interested in whether there was rupture or continuity in the educational work that developed under the republican regime first, then the imperial regime and, soon after, review the impact of imperial initiatives in one of the most dynamic peripheral centers of the Mexican territory, the city of Puebla. The elaboration of these reflections is based on the legislation, the official reports of the Second Mexican Empire and the documents of the historic archive of the city of Puebla.

Top of page

Full text

Preliminares

1México, como estado independiente, sobrevivía penosamente ante los innumerables retos que le planteaban tanto su compleja problemática interna, como el contexto internacional. La disputa por el control político de la nación, entre liberales y conservadores, alcanzó su punto más crítico al finalizar la década de los años cincuenta del siglo XIX mexicano, y en el largo desenlace de esta confrontación no solo pesaron intereses de grupos nacionales sino que, también, se hicieron presentes los de países que señoreaban el panorama económico y político mundial, poniendo en evidencia que la comprensión de los procesos que configuraron a México como un Estado-nación, también deben reflexionarse desde una perspectiva global.

  • 1 Antonia Pi-Suñer, “El eterno problema : deuda y reclamaciones (1861-1868)”, en Clara E. Lida, Españ (...)

2Agobiado por el eterno problema de la deuda externa, contratada por los diferentes bandos en conflicto, con las principales potencias extranjeras,1 la posición del país, en el contexto internacional, era, por decir lo menos, incierta y en el plano interno, el constante enfrentamiento entre las diferentes facciones prácticamente había anulado la actividad económica y la capacidad política y administrativa del estado. Al finalizar el año de 1861, aunque la causa de los conservadores estaba virtualmente derrotada, una coalición de intereses extranjeros vendría a favorecerlos.

3Las reclamaciones financieras de España, Francia e Inglaterra, por la vía de las armas, derivaron en una amenaza real a la soberanía política del Estado, que a pesar de sus graves problemas internos logró conjurar las pretensiones españolas y británicas mediante arreglos diplomáticos, no así en el caso de Francia, cuyo principal objetivo no era tanto cobrar adeudos reales o ficticios sino, más bien, contrarrestar la influencia política y económica que los Estados Unidos de América estaba desplegando en el continente americano :

  • 2 Citado en Ernesto de la Torre, “La intervención francesa”, en Historia de México, México, Salvat Ed (...)

… si un gobierno estable apoyado por las armas francesas se constituye (en México), habremos puesto un dique infranqueable a las ambiciones de Estados Unidos, habremos mantenido la independencia de nuestra colonias de las Antillas y las de la ingrata España ; habremos extendido nuestra influencia bienhechora en el centro de América… ; creará posibilidades inmensas a nuestro comercio y nos procurará las materias indispensables a nuestra industria.2

4La derrota militar del régimen liberal mexicano frente al ejército expedicionario francés selló el destino de la nación, a la intervención militar siguió, inexorablemente, la intervención en los asuntos políticos y administrativos de la joven república mexicana y la instalación de un archiduque extranjero como emperador de los mexicanos con la protección de las armas del imperio francés y la connivencia de los conservadores mexicanos.

5Aunque el trono que se ofreció a Maximiliano de Habsburgo era el de un país en guerra civil, desde que asumió su cargo desarrolló una política de gobierno en la que se advertían los principios liberales que pesaban en su ánimo. Su formación en el pensamiento liberal de la época y su previa experiencia como gobernador de las provincias lombardo venecianas determinaron la adopción de una tendencia progresista en sus actos de gobierno, los cuales siguieron criterios más racionales que políticos.

  • 3 Ángel Barroso Díaz, “Maximiliano, legislador liberal (Reflexiones sobre el Segundo Imperio)”, en Me (...)
  • 4 Ángel Barroso Díaz, Op. cit., pp. 540-542
  • 5 Los términos de la Convención de Miramar, celebrada el 10 de abril de 1864, le imponían una deuda q (...)

6Su declarada voluntad de consagrar toda su fuerza a servir a un pueblo que anhelaba la paz y el bienestar después de penosas luchas y graves pugnas se expresó en una febril actividad legislativa. Bastaron tres escasos años de gobierno al emperador para saturar el Diario del Imperio con leyes, decretos y normas que abarcaron las materias más diversas. Su obra maestra fue la legislación sobre la Marina mexicana, que no podía ser más completa, salvo que, México no tenía marina3 ; inconsistencias aparte, dio continuidad a los trabajos de revisión y redacción del proyecto de Código Civil que habían iniciado los liberales ; decretó nuevas normas para regular las relaciones entre los propietarios de las fincas y sus jornaleros, buscando sacar a los indios de la esclavitud, sobre el papel abolió el peonaje ; reorganizó la enseñanza tomando como modelo las universidades alemanas…4 Pero el proyecto imperial de Maximiliano de Habsburgo estaba lastrado por una estructura de gobierno débil, por la falta de recursos económicos5 y por una sociedad fragmentada de manera irreconciliable.

  • 6 Erika Pani, El Segundo Imperio. Pasado de usos múltiples, México, CIDE y FCE, 2004 ISBN : 968-1672- (...)

7La historiografía reciente sobre el período6 ha venido demostrando que las disposiciones del efímero Segundo Imperio Mexicano tenían el mismo espíritu de las leyes de Reforma y, en esta contribución, nos proponemos examinar las que se dictaron en materia educativa. Con este propósito nos interesa establecer si hubo ruptura o continuidad en la labor educativa que se desarrolló bajo el régimen republicano, primero y el régimen imperial, después y enseguida, revisar el impacto de las iniciativas imperiales en uno de los centro periféricos más dinámicos del territorio mexicano, la ciudad de Puebla, cuyos grupos hegemónicos se distinguieron por la defensa de sus intereses frente a los gobiernos centrales de diferente orientación política. La elaboración de estas reflexiones se basa en la legislación y los informes oficiales del Segundo Imperio Mexicano y en los documentos del archivo histórico de la ciudad de Puebla.

1. El panorama educativo nacional

  • 7 Anne Staples, “El entusiasmo por la independencia” en Dorothy Tanck de Estrada (coord.), La educaci (...)

8La ruptura del pacto colonial y la consumación de la independencia política de España no representaron un parteaguas en la educación. Las escuelas de primeras letras fundadas antes de 1821 se mantuvieron bajo la administración de los ayuntamientos que financiaban y vigilaban su funcionamiento, mientras el gobierno nacional no tenía ingerencia directa en la educación elemental más allá del Distrito Federal y de los territorios, su influencia estaba limitada a la promulgación de leyes que pretendían fomentarla.7

9Los gobiernos del México independiente, ya fueran liberales o conservadores, centralistas o federalistas, republicanos o monárquicos, coincidieron en la necesidad de reformar las costumbres de la población mediante el benéfico concurso de la educación. La confianza puesta en la educación, como el medio más idóneo para lograr el orden y la moralidad del pueblo, impulsó diversas iniciativas orientadas a educar al pueblo en el credo liberal, a cultivar habilidades técnicas entre la población y a modernizar los estudios superiores. Por lo tanto, todos insistían en que para lograr la prosperidad de la nación, el gobierno, independientemente de su signo, debía dar prioridad a la reorganización del sistema educativo.

  • 8 De 1821 a 1836 estuvo encargada a la Secretaría de Relaciones Interiores y Exteriores ; de 1836 a 1 (...)

10Sin embargo, el papel rector del Estado se vio obstaculizado por las confrontaciones políticas y por la falta de recursos, los dineros para hacer efectiva y extensiva la labor educativa siempre fueron escasos y, en no pocas ocasiones, aún los que ya estaban destinados a ella fueron aplicados a fines más apremiantes, como la defensa del territorio o la atención a hospitales y enfermos, bien aplica aquí aquello de que lo urgente no dejaba lugar a lo importante. Por otra parte, hasta la restauración de la república en 1867, la labor educativa no fue atendida ni organizada por ninguna instancia de gobierno que se dedicara exclusivamente a ella, sino que fue encomendada a diversos ministerios como una de sus muchas tareas.8

  • 9 Anne Staples, Op. cit., p. 109

11De acuerdo con Staples, en 1843 había unas 1,310 escuelas primarias en el país, a las que asistían 58,744 alumnos, que tendían a concentrarse en las zonas urbanas.9 Ante ese escenario las reformas hechas por los liberales, en materia educativa, apuntaban a extender la enseñanza a las masas, favoreciendo el establecimiento del mayor número de escuelas gratuitas de primeras letras y el libre ejercicio de la profesión magisterial, en abierta contradicción al tradicional monopolio que había ejercido el gremio de preceptores ; en este sentido, la adopción del sistema lancasteriano no fue más que uno de los varios recursos para propagar la educación.

  • 10 Dorothy Tanck de Estrada, Op. cit., pp. 252-254

12De acuerdo con Tanck10, las disposiciones liberales, a nivel de la instrucción elemental, sólo perseguían aumentar el número de establecimientos educativos y mejorar su administración, y no secularizar la enseñanza ni limitar la participación del clero en la labor educativa.

13Aunque en la reorganización de los asuntos públicos se manifestaba la tensión entre el pensamiento liberal y el conservador, se había mantenido, por inercia, el consenso sobre los contenidos de la instrucción elemental, que incluía la enseñanza de la doctrina cristiana, pero la discusión de la Constitución de 1857 y la derrota de los sectores más tradicionales de la Iglesia en la guerra de Reforma rompió ese consenso.

  • 11 Citada en Josefina Zoraida Vázquez, “La República restaurada y la educación. Un intento de victoria (...)

14El 15 de abril de 1861 después de su primera victoria sobre los conservadores, el presidente Benito Juárez promulgó una ley sobre educación. En ella se manifestaba la intención del gobierno federal por controlar la educación, sobre todo la enseñanza elemental. En esta nueva disposición, no sólo estaba presente la idea de dirigir las escuelas del Distrito Federal y territorios, también se hablaba de sostener escuelas en Estados y municipios.11 En la misma Ley se hacía referencia al plan de materias para la enseñanza primaria : moral, lectura, escritura, gramática, aritmética, sistema de pesos y medidas y canto. Además debían estudiarse las leyes fundamentales del país.

15Bajo la perspectiva liberal, los estudios secundarios y profesionales fueron reorganizados y puestos bajo el cuidado de una Dirección General que centralizó la administración de los fondos de las instituciones que los impartían, les asignó directores laicos y determinó nuevos textos para su estudio, medidas todas que fueron consideradas como una intromisión en los asuntos de la Iglesia, por lo que las reformas fueron vistas como una avanzada del anticlericalismo. Esas primeras reformas de los liberales resultaron significativas por el precedente que sentaron para favorecer la centralización administrativa de la educación y para elevar la labor educativa a una tarea de estado.

16Sin embargo, la educación y las actividades culturales fueron duramente mermadas por la inestabilidad política y por la decadencia económica que reinaba en el país. En esos años las actividades económicas prácticamente no existían : la mayoría de los habitantes vivían en medio de la miseria resultante del atraso en que se hallaban las artes y la industria. A partir de la segunda mitad del siglo XIX empezó a tomar forma la idea de que la propagación de los llamados conocimientos ‘útiles’ era primordial para sustentar el desarrollo económico de la nación, razón por la cual, desde 1853, los gobiernos liberales concibieron proyectos para impartir instrucción agrícola y artesana a nivel superior, aunque esa percepción no la puso a salvo de los innumerables obstáculos que enfrentó su puesta en funcionamiento. Las instituciones de instrucción superior que se resistieron al empuje del liberalismo fueron, en unos casos, clausuradas, y las que se secularizaron enfrentaron graves penurias económicas.

  • 12 Manuel Siliceo, Memoria de la Secretaría de Estado y del Despacho de Fomento, Colonización, Industr (...)
  • 13 Manuel Siliceo, Memoria de la Secretaría de Estado y del Despacho de Fomento, Colonización, Industr (...)

17Al tiempo que se apremiaba a los gobiernos locales y a los particulares a incrementar el número de establecimientos de instrucción elemental, las instituciones en las que se impartían conocimientos útiles al desarrollo económico fueron puestas bajo la responsabilidad del Ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio, otorgándoles un alcance nacional. En el informe12 que rindió en 1857 el ministro del ramo, Manuel Siliceo, se dedicaron apartados especiales para reseñar la instalación de las escuelas de Agricultura y la Industrial de Artes y Oficios y la formación de sus reglamentos internos13 a fin de normar el funcionamiento de las carreras de : agricultor, veterinario e ingeniero.

  • 14 El doctor Leopoldo Río de la Loza, 1807-1876, fue un connotado científico del siglo XIX, cuyos trab (...)

18En esta reglamentación, el aprendizaje y dominio de tres idiomas era obligatorio para los niveles superiores, mientras que a todos los alumnos internos se les impartiría instrucción religiosa, educación civil y física, dependiendo de su constitución, comprendiendo la natación, equitación, manejo de armas, ejercicios gimnásticos y juegos de sociedad. De la misma manera se prevenían procesos de titulación y certificación de estudios al tiempo que se advertía que no tendría ningún efecto legal los avalúos e inventarios elaborados por individuos no titulados en la institución. El ministro de Fomento informó que a mediados de 1857 la matrícula había ascendido a 185 alumnos, de los cuales 120 eran internos, 14 medios pupilos y 51 externos en primeras letras ; de los 120 internos, 88 eran pensionistas y 32 eran beneficiarios de lugares de gracia. Con sincera satisfacción reportó el notable incremento de la matrícula y los esfuerzos para habilitar las cátedras y talleres con útiles y materiales traídos de Europa y los grandes avances logrados en el acondicionamiento del edificio bajo la dirección esmerada del Dr. Leopoldo Río de la Loza14 y de Urbano Fonseca, aunque como un signo ominoso consigna que, la amenaza de una intervención extranjera motivó que los jóvenes que allí se educaban, deseosos de prestar a su patria el servicio que ella exigía, hicieron rápidos progresos en la instrucción militar, quedando en aptitud de defender con inteligente valor los intereses y el honor nacional.

  • 15 La escuela ofrecía recibir gratuitamente a 8 alumnos del Distrito Federal, a 4 de los estados y a 2 (...)

19En el mismo informe, Siliceo reconoce la importancia de la educación técnica y artesana, no sólo para el desarrollo de las actividades productivas sino, también, para la moralización de la población y, al mismo tiempo, el abandono en que se encuentra y lo infructuosas que han resultado las iniciativas gubernamentales para establecerla. Por tanto, reclama para el gobierno de Comonfort el mérito de haber dictado las providencias necesarias para hacer efectiva la enseñanza a las clases obreras15, resolviendo el problema de educar al mayor número con el menor gasto posible.

20La revisión de este informe nos ilustra sobre varios aspectos : primero, bajo el cuidado del Ministerio de Fomento de la república liberal se pusieron aquellos establecimientos de instrucción superior que tenían como objetivo principal la impartición de conocimientos útiles para el desarrollo económico ; segundo, la urgencia de preparar mano de obra calificada y cuadros medios para la producción hizo que en esos establecimientos, aunque eran de instrucción superior, se previnieran cursos de perfeccionamiento de la instrucción elemental, como medida precautoria para remediar el bajo nivel de instrucción de los educandos, a los cuales, sin embargo, no se podían dar el lujo de rechazar ; tercero, aunque se privilegió la enseñanza de conocimientos científicos y técnicos, en ninguno de los establecimientos se abandonó la enseñanza de la religión y la moral como recurso para moralizar a los educandos ; cuarto, la instrucción superior también comprendía el aprendizaje del civismo, bajo diferentes denominaciones, y del derecho común para forjar el espíritu del nuevo ciudadano, leal y patriota ; quinto, todas las opciones profesionales, aún a nivel intermedio, consideraban fundamental el aprendizaje de, por lo menos, dos idiomas, inglés y francés y para niveles superiores se agregaba el alemán, pero en ningún caso se hace referencia a la recuperación de las lenguas originarias, y, finalmente, la preparación profesional incluía la formación disciplinaria del cuerpo a través de la práctica del deporte.

21El destino de las instituciones públicas, incluyendo las de educación quedó en vilo ante las constantes confrontaciones políticas y militares. Sin embargo, la propagación de la instrucción elemental y los tímidos avances en la instrucción superior se desarrollaron en medio de grandes penurias económicas y de una abierta confrontación con los intereses del clero, la cual alcanzaría su punto más álgido en las sucesivas guerras de reforma y de intervención.

22Con los liberales en franca retirada y un poder ejecutivo provisional más ocupado en construir los consensos favorables a la instalación del Segundo Imperio Mexicano, la pretendida reorganización de la labor educativa debió esperar momentos más propicios y mientras tanto, el Ministerio de Fomento, al igual que en el régimen liberal, siguió a cargo de las instituciones de instrucción superior, que a estas fechas ya ostentaban el adjetivo ‘imperial’ en el nombre. Así, del Ministerio de Fomento dependieron la Escuela Imperial de Minas, la Academia Imperial de San Carlos, la Escuela de Agricultura, la especial de Comercio y el Colegio de la Purísima de Guanajuato, hasta el mes de abril de 1865, en que estos establecimientos pasaron al Ministerio de Instrucción Pública y Cultos, conforme a lo decretado en el Estatuto Orgánico del Imperio.

  • 16 Luis Robles Pezuela, Memoria presentada a S. M. el Emperador por el ministro de Fomento…. De los tr (...)

23En el informe de los trabajos realizados en 1865, que presentó a Su Majestad el ministro Luis Robles Pezuela16, se consignó que, continuamente, visitó los colegios para conocer detenidamente el sistema de enseñanza y las materias que se impartían, así como, para supervisar tanto el cumplimiento de sus reglamentos y de los profesores que las tenían a su cargo, como para promover las mejoras oportunas a fin de ponerlos, si era posible, al nivel de los establecimientos análogos mejor montados de Europa y América. Con celo, vigiló la actualización de los programas de los cursos, presidiendo personalmente los consejos de profesores encargados de su revisión a principios de 1865, sugiriendo la adopción de obras más prácticas y modernas para la enseñanza y ordenando la importante mejora de que se diesen las lecciones orales o de viva voz.

24Con denodado esfuerzo se procuró restablecer el funcionamiento de las instituciones educativas. Así, el 15 de diciembre de 1864, la Academia Imperial de Bellas Artes de San Carlos abrió su período de inscripciones, ofreciendo la carrera de arquitectura, preparación para maestros de obras, cursos para artesanos, clases especiales de dibujo y de diferentes artes plásticas. Quienes desearan cursar alguna clase subsecuente a los estudios preparatorios debían acreditar sus conocimientos mediante el examen o el certificado de algún establecimiento costeado por los fondos públicos, única manera de garantizar el aprendizaje de materias científicas. Quienes aspiraran a formarse en una clase especial debían sujetarse a las pruebas que señalaran los profesores del establecimiento.

  • 17 Nombramiento de Manuel Siliceo en El Diario del Imperio, México, 1865, t. I, nº 136, p. 557

25Con la instalación de un emperador católico en el trono mexicano, el clero confió en que el régimen monárquico le restituiría los bienes expropiados por las reformas liberales y su tradicional posición de formador de mentes y conciencias. Pero Maximiliano designó a un liberal moderado, Manuel Siliceo17, para que se hiciera cargo del Ministerio de Instrucción Pública y Cultos con indicaciones muy precisas para reorganizar la dirección de instrucción pública a fin de que fuera pública y accesible a todos hasta el nivel secundario.

26Los afanes reformistas del emperador, más a tono con el pensamiento liberal que con el conservador, pretendían que la instrucción secundaria sirviera para la educación general de los ciudadanos y como base necesaria para los estudios superiores y especiales, por lo que debía incluirse el estudio de las lenguas clásicas y vivas y el de las ciencias naturales. En sus instrucciones puso énfasis en una educación integral para desarrollar la mente y el cuerpo mediante la enseñanza de las ciencias naturales y de las ciencias humanas y de la educación física para el armónico desarrollo corporal. Estas propuestas confirmaban el rumbo que los liberales le habían pretendido dar a la educación desde mediados de la década de los años cincuenta.

27Del mismo modo dio indicaciones para reorganizar los estudios superiores y ante el pasmo de los conservadores, el emperador confirmó la rectoría del estado en materia educativa, acotando la influencia de la Iglesia :

  • 18 Boletín de Leyes del Imperio Mexicano, 1866, t. V, pp. 27-29.

28En lo referente a la instrucción religiosa, quiero también, indicarle algunas ideas. La religión es cosa de la conciencia de cada uno, y cuanto menos se mezcla el Estado en las cuestiones religiosas, tanto más fiel queda a su visión. Hemos libertado a la Iglesia y a las conciencias, y quiero asegurarle a la primera el pleno goce de sus legítimos derechos, y al mismo tiempo la entera libertad en la educación y formación de sus sacerdotes, según sus propias reglas y sin ninguna intervención del Estado ; pero a ella le corresponde también necesariamente deberes a los cuales pertenece la enseñanza religiosa, en cuya enseñanza el clero del país desgraciadamente no ha tomado casi ninguna parte hasta ahora. En consecuencia se inspirará usted en sus proyectos y propuestas, del principio que la instrucción religiosa en las escuelas primarias y secundarias, (…), según los libros aceptados por el Gobierno.18

  • 19 La cuestión de la renuncia de Manuel Siliceo puede revisarse en El Diario del Imperio, 1865, t. II, (...)
  • 20 Tomás Rivas Gómez, “La educación durante el Segundo Imperio (1864-1867)”, en El cronista politécnic (...)

29El ministro Manuel Siliceo, a manera de respuesta, escribió un texto en donde hablaba del estado de la educación durante el período colonial, que le acarreó fuertes críticas del sector conservador y lo obligó a renunciar a su cargo19. Por tanto, al ministro Francisco Artigas, quien sustituyó a Siliceo, le correspondió la publicación de la Ley de Instrucción Pública del 27 de diciembre de 1865, dada a conocer en El Diario del Imperio el 15 de enero de 1866, en la que se señalaba lo que serían las diferentes clases de instrucción que se impartirían en el Imperio : instrucción primaria ; instrucción secundaria ; instrucción superior de facultades y de estudios especiales20.

  • 21 El Diario del Imperio, 1866, t. III, p. 62. Citado en Rivas Gómez, 2010

30En esta ley imperial, la educación superior se dividía en dos ramas : la de estudios de la facultad mayor que conduce a una carrera literaria, y la de estudios profesionales que conducen a una carrera práctica. Para los estudios del primer tipo se tendrían por lo menos tres instituciones : la de Derecho, en donde estudiarían los abogados, agentes y notarios ; la de Medicina, para la formación de los médicos y farmacéuticos y otra de Filosofía, en donde se prepararían los profesores de los establecimientos públicos secundarios y primarios y los que pretendieran las colocaciones facultativas de la administración. En esta última, también se darían las clases de filología, historia, matemáticas, física, química y ciencias políticas y económicas. Para los estudios de una carrera práctica se previno su impartición en tres escuelas : la militar para formar a los militares facultativos y de armas especiales ; la de minas para ingenieros de minas ; y la politécnica para los ingenieros mecánicos, topógrafos y civiles. Al mismo tiempo, agrega que subsistirán, mientras se organizan debidamente, la Escuela de Agricultura y la de Comercio21.

31La intención de distinguir los estudios literarios de los prácticos, conforme a la clasificación de saberes en boga, y de establecer su utilidad social representó una de las aportaciones más notables de la legislación educativa del Segundo Imperio. El repaso de estas disposiciones muestra cómo se formalizó, de manera oficial, la idea de reorganizar la instrucción superior en México de acuerdo a modelos que circulaban en el contexto mundial, los cuales fomentaban, además, la integración de comunidades científicas, literarias y artísticas. Al tiempo que se normaba la instrucción superior y se decretaba la creación de otras instituciones culturales, como la Biblioteca Nacional y varios museos, se procedió a instalar la Academia Mexicana de Ciencias :

  • 22 Academia de Ciencias y Literatura. Discurso pronunciado por Su Majestad Imperial, 10 de abril de 18 (...)

… nuestro más vivo deseo era reunir las primeras capacidades de nuestra patria en sociedad permanente y duradera, la cual estimulase a todos nuestros compatriotas a lucir en la carrera científica, y pudiese por otra parte iluminar al gobierno con sus sabios consejos y sus proposiciones de mejoras en el vasto campo intelectual. Un centro de autoridad en ese sentido, es sólo no inútil, si no ya, necesaria.22

32Maximiliano no dudó en confiar a los miembros de la Academia la vigilancia del desarrollo de la ciencia en la patria, pues, “el que trabaja por las ciencias, trabaja pues, por el bien público… (y les recomendó) : dejad á un lado la infundada humildad que hasta ahora desgraciadamente ha caracterizado este país ; obrad con celo y valor, porque de hoy en adelante el mundo será nuestro juez”. Sus palabras revelan que las medidas de gobierno que adoptó fueron tomadas teniendo en mente no sólo la realidad mexicana sino, sobre todo, los referentes culturales del mundo occidental.

33Pero, el Segundo Imperio Mexicano fue efímero y sus disposiciones, también. Sin embargo, sus planes y proyectos trascendieron su breve existencia y muchas de sus iniciativas, particularmente en materia educativa, que dieron continuidad a los proyectos de los gobiernos republicanos, perfeccionaron las bases sobre las que se asentaría la labor educativa en los años por venir.

2. Una solución de continuidad en el panorama educativo poblano

34En la pluralidad de territorios que constituían México existían grupos sociales con intereses particulares que mediante diversos mecanismos habían ganado los espacios de poder local, situación que encontró su sustento legal después de la formulación de las constituciones estatales, en 1824.

  • 23 Reinhard Liehr, Ayuntamiento y oligarquía en Puebla, 1878-1810, México, S. E. P., 1976, tomo II, p. (...)
  • 24 Luis de la Rosa, Ensayo sobre la administración pública de México, México, Imprenta de Ignacio Cump (...)

35La ciudad de Puebla, fundada desde las primeras décadas de la colonización, se convirtió en el centro político y administrativo de una de las regiones económicas y demográficas más dinámicas y productivas de la Nueva España, primero y de México, después ; ubicada estratégicamente en el corredor Veracruz-México-Acapulco, entre el Atlántico y el Pacífico, tempranamente formó parte de los circuitos comerciales mundiales y sus habitantes pronto tomaron consciencia de su propio valor23. Las clases altas (comerciantes, industriales y hacendados), representadas en el ayuntamiento, trataron de mantener un orden social favorable a sus intereses aunque eso significó la confrontación con los representantes de los diferentes poderes metropolitanos. A pesar de su cercanía geográfica con el centro político del país, muchas veces mantuvieron posiciones divergentes, que los identificaron como baluarte del conservadurismo político y del proteccionismo industrial. Varios grupos sociales de Puebla se distinguieron por su activismo en las guerras civiles y los conflictos nacionales del siglo XIX, grandes y pequeños productores y empresarios, comerciantes, industriales, hacendados y artesanos, lo mismo que sus grupos dirigentes asumieron, en distintos momentos y con diferente grado de intensidad, posturas que los enfrentaron con los poderes políticos federales. En este caso se observa que, los poderes formales (los gobiernos municipales y estatales y las milicias) e informales (parentelas, clientelas, redes de negocios) se articularon en el ejercicio del poder político y el control social favoreciendo la ‘homogeneidad de sus costumbres, intereses y porvenir’, lo que sirvió para alentar un sentido de pertenencia, de identidad con el territorio habitado, remitiéndonos a la noción de patria chica.24

  • 25 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Informe del comisionado de educación Manuel María Zam (...)

36Después de los conflictos militares y los largos asedios que trajo a la ciudad la guerra de Reforma, el saldo para las escuelas no era nada alentador, un informe municipal de la época, menciona que el ramo de escuelas presentaba un cuadro irrisorio. Había mucho qué hacer sobre el particular, agregaba el informe, pero faltaban todos los elementos. Para dar impulso a la instrucción primaria se necesitaba “dinero, profesores y padres de familia dóciles para enviar a sus hijos a la escuela”.25

37Ante tan desalentador panorama, el 25 marzo de 1860 la Comisión de educación del Ayuntamiento poblano dio a conocer un proyecto de impulso educativo. En primer lugar propuso nombrar una Junta Protectora de la Educación Primaria. La agrupación debía quedar integrada por el regidor del ramo quien cumpliría la función de su presidente ; un eclesiástico nombrado por la mitra y tres vecinos “amantes de la juventud” nombrados por el propio ayuntamiento. Entre sus funciones estaba el extender la educación primaria a todos los puntos de la ciudad. Bajo el cuidado de la mencionada asociación educativa quedaban no sólo las escuelas gratuitas, también las privadas, y en adelante debía conceder permisos para la apertura de nuevas escuelas o cerrar las que consideraran necesarias.

  • 26 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 127, p. 99.

38Para poder aumentar el número de escuelas de primeras letras, la Junta debía reunirse con el obispo, e invitarlo a abrir y sostener nuevas escuelas. A las comunidades religiosas debía exhortarlas para que acudieran a todas las escuelas de primeras letras a explicar la doctrina cristiana. Con el fin de promover el mayor bien en la educación civil y religiosa de la juventud, se pedía a la Entidad Protectora establecer de común acuerdo con la mitra los días primeros de cada mes, una misa en honor a la Divina Providencia. Tal acto religioso debía efectuarse a las once de la mañana en el Templo de la Compañía, obligando a concurrir a todos los niños y niñas de las escuelas de primeras letras. Como fondos para el sostenimiento de las escuelas de la ciudad se contempló en primer lugar el impuesto que pagarían las casillas de pulque y otros impuestos acordados en la Ley del 15 de junio de 1859 ; así como la suma de 25 pesos de pensión que se reciben de los fondos del ayuntamiento y las donaciones que la Catedral consigne para el efecto.26

39Por medio de este proyecto de educación del ayuntamiento poblano, fechado en marzo de 1860, podemos ver claramente que las intenciones de las autoridades eran fomentar la educación. Sin embargo la idea de educación que sostenían, seguía siendo tradicional y religiosa, con intenciones de compartir la responsabilidad de esa tarea con la Iglesia. Se invitaba a la mitra poblana a participar tanto en la administración de las escuelas, como a impartir doctrina cristiana en las escuelas de primeras letras. Al parecer, mientras a nivel federal, el gobierno liberal planteaba una educación primaria laica, gratuita y obligatoria, en Puebla la escuela de primeras letras se pensaba de manera más conservadora.

  • 27 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, p. 9. Del Ministro de Ju (...)

40Tres años después, con el gobierno imperial en vías de instalación, por medio de una circular de 27 de junio de 1863, el ayuntamiento de Puebla recibió la orden del gobierno central para informar sobre el estado que guardaba la educación en el departamento de Puebla, se pidieron noticias exactas y amplias con datos uniformes. Se pidió en primer lugar, un informe general sobre la instrucción pública en el departamento, remitiendo las leyes, reglamentos particulares previos y vigentes, manifestando la situación que guardaba la educación : si era susceptible de mejora, cuáles eran los elementos con los que podría contarse para impulsarla. En segundo lugar, se solicitaba información sobre las lenguas indígenas que se hablaban en cada departamento, si había establecimientos donde se enseñaran algunas de estas lenguas o sí en alguno de ellos se usaba una lengua indígena como vehículo de enseñanza ; si había obras escritas en los referidos idiomas, mandando de ser posible un ejemplar.27

  • 28 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 71, p. 99

41Al parecer, la recopilación de información se realizó : en el archivo del ayuntamiento, para el mes de junio de 1863, aparecen varios inventarios de escuelas primarias y una noticia del número de escuelas gratuitas y privadas.28 Vale destacar aquí el proceder de las autoridades imperiales : sus propósitos de reformar la educación se planteaban a partir del estudio y diagnóstico de las condiciones prevalecientes y la elaboración de ese diagnóstico a partir de datos generales y uniformes revela la intención de promover cambios desde la administración central. En este sentido, la política educativa imperial elaboró estrategias para hacer operativa la aspiración liberal de centralizar la administración de la educación con el fin de unificarla y mejorarla.

  • 29 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, p. 180.
  • 30 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, pp. 207-224. El proyecto (...)

42En 1865 se le demandó al ayuntamiento de Puebla multiplicar el número de escuelas de elementales.29 Naturalmente, el cabildo poblano respondió por medio de la comisión de educación con un proyecto de reformas.30 Prometió establecer ocho nuevas escuelas públicas para niños y ocho para “amigas”. Las escuelas debían repartirse por igual en los cuatro cuarteles mayores en que estaba dividida la ciudad. Las escuelas deberían abrirse para los niños durante el día, y para los adultos durante la noche, a partir de las nueve. Los establecimientos de “amigas” debían dar servicio por la mañana, y por la tarde. De las dos a las cuatro serían de enseñanza vespertina para adultos. Los preceptores encargados de las escuelas diurnas, debían prolongar su trabajo también a la enseñanza nocturna ; lo mismo las maestras de “amiga”. Se proponía también la apertura de las escuelas en turno dominical y de días feriados, para que los adultos impedidos de poder acudir a la escuela los días normales pudieran hacerlo.

43El artículo sexto del proyecto dice que el sueldo de los preceptores sería de cincuenta pesos y la dotación de las escuelas para gastos de alumbrado, renta y otros egresos menores, sería de 25 pesos. Las maestras de amigas tendrían un sueldo de cuarenta pesos y quince pesos para los mismos gastos de sus escuelas. En caso de faltar a la clase, se deduciría de su sueldo la multa correspondiente y en caso de reincidencia se debía separar del cargo.

  • 31 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, pp. 195-180.

44En el artículo octavo aparecen las materias para las escuelas de niños y son las siguientes : doctrina cristiana, lectura, escritura, gramática castellana, aritmética, dibujo lineal, elementos de geometría y geografía, francés, historia sagrada, teneduría de libros y ejercicios gimnásticos. Se adoptaría para la enseñanza elemental el sistema métrico decimal. Las asignaturas que se proponían para las escuelas de “amigas” se encuentran en el artículo noveno : doctrina cristiana, lectura, escritura, gramática castellana, elementos de geometría y geografía, historia sagrada y profana, francés, bordado y solfeo. Cada año en diciembre habría exámenes secretos y públicos, presididos por una comisión del ayuntamiento. Con el propósito de premiar a los alumnos destacados, se asignaban veinte pesos. En el artículo décimo se proponía como método de enseñanza el sistema mutuo.31

45El proyecto fue discutido por el ayuntamiento poblano en la sesión del 13 de febrero de 1865, sus resoluciones fueron dadas a conocer en el cabildo de 17 de febrero. Entre los cambios que se observan está la homologación del salario de las maestras de “amigas”, para quienes se les asignó el mismo salario de los profesores : cincuenta pesos. Esperando una nueva propuesta de la comisión, los artículos octavo y noveno no fueron aprobados.

  • 32 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Actas de Cabildo, vol. 132, p. 40v.

46El presupuesto asignado fue el siguiente : 240 pesos para crear las ocho nuevas escuelas, 800 pesos mensuales para el sueldo de los preceptores y las maestras, 320 pesos mensuales para gastos de alumbrado y otros menores.32 El 24 de febrero la comisión de educación presentó los artículos que había retirado del proyecto y que ahora fueron aprobados con los siguientes cambios : la instrucción elemental quedó dividida en dos clases : primaria y superior. La primera sería obligatoria y comprendería las siguientes materias : lectura, escritura, doctrina cristiana, elementos de aritmética, sistema métrico decimal, elementos de gramática castellana. Para las escuelas de niñas quedaban las mismas asignaturas sólo se añadía el ramo de costura.

  • 33 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Actas de Cabildo, vol. 132, p. 64.

47La instrucción elemental superior quedo como voluntaria y comprendía las materias siguientes : gramática castellana, francés, teneduría de libros, elementos de geografía, geometría, historia sagrada y profana, dibujo lineal y ejercicios gimnásticos. Para las escuelas de niñas se establecieron las asignaturas de gramática castellana, elementos de geografía, elementos de historia sagrada y profana, francés, bordado y solfeo.33

  • 34 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, 1863, vol. 71, en las p. 8 y p. 70 (...)

48Las ideas vertidas en el Plan nos permiten ver los objetivos que perseguían las autoridades de la ciudad en materia de educación primaria. Destaca en primer lugar la planificación y deseo de uniformar la educación elemental por lo menos en la ciudad. Anteriormente no existía un plan de estudios único, cada preceptor que aspiraba a dirigir una escuela o “amiga” debía presentar como requisito su programa de estudios.34 En el proyecto vemos que la enseñanza elemental superior se complementó con asignaturas de carácter terminal, como el caso de la teneduría de libros. A diferencia del proyecto inicial, las escuelas de niños y niñas tendrían los mismos estudios, considerando de igual importancia la educación de ambos sexos, lo mismo que el trabajo de profesores y profesoras, ya que ambos cobrarían el mismo salario. Vemos también que ante la falta de profesores el sistema mutuo de enseñanza permanece.

  • 35 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, p. 180-181.

49Otro de las propuestas del nuevo plan educativo fue el horario de las escuelas, matutino para niños y vespertino, nocturno y dominical para los adultos. La educación de los adultos había sido una preocupación constante en los informes de la comisión de educación antes y durante el gobierno imperial. Los miembros de la comisión de Educación del Ayuntamiento de Puebla, veían en la educación de los adultos, hombres y mujeres la misma necesidad que para los niños.35

50Otro cambio que se dio en materia de educación elemental durante el periodo del Segundo Imperio fue el siguiente : en agosto de 1864 el Ayuntamiento de Puebla recibió del Emperador el mandato de cubrir las vacantes de maestros y amigas por medio de convocatorias publicadas en el Boletín Oficial. La corporación por medio de la Comisión de Educación pronto respondió con una convocatoria, publicada el 7 de octubre del mismo año, en la que se especificaban los requisitos para seleccionar a los profesores.

  • 36 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, pp. 124-129.

51En 1865 en la ciudad de Puebla había ciento tres escuelas elementales : treinta escuelas municipales y setenta y tres privadas. Las escuelas municipales se dividían en nueve escuelas para niños, once “amigas”, siete mixtas y para tres no localizamos información. En cuanto a las setenta y tres escuelas particulares, once eran mixtas, 25 para niños y 35 para mujeres ; de tres no encontramos información. Claramente, puede advertirse, que el número de escuelas privadas rebasaba al de las públicas ; situación que amenazaba los propósitos del gobierno imperial de uniformar la educación por medio del control municipal de las escuelas primarias. Sin embargo, mientras que el número de niños atendidos por la mayoría de escuelas particulares, era de dos, seis, ocho o doce ; las municipales atendían a más de cien alumnos. Por ejemplo la sexta escuela municipal, ubicada en el salón principal del ex Convento de la Merced, del profesor Francisco Zambrano, tenía 248 alumnos. La falta de información no permite determinar con exactitud el número de alumnos atendidos por los dos tipos de escuelas pero, por los ejemplos anteriores, podemos advertir que eran las escuelas municipales las que más niños atendían.36

  • 37 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 177, pp. 93-110. Recibos del (...)

52En cuanto a los textos utilizados, en las escuelas municipales, se dispuso para la lectura y escritura : el Silabario de Nuestra Señora de Guadalupe, Los libros 1º, 2º y 3º de los niños, El amigo de los niños de Rosas Bouret ; para doctrina cristiana : el catecismo del Padre Ripalda y su explicación en el libro del Padre Santiago García Manzo ; para aritmética el libro de José de Urcullu ; también eran obligatorios, la cartilla del sistema métrico decimal de Manuel Ruíz Dávila y la gramática castellana de Herranz y Quiroz.37

53Con estos datos se puede considerar que las disposiciones imperiales en materia educativa estuvieron orientadas a centralizar y uniformar la educación, tal como lo habían planteado los liberales. En Puebla ante las peticiones del gobierno central, el ayuntamiento propuso un proyecto de extensión de la educación elemental para la capital, en el que la educación primaria quedó organizada en un Plan General uniforme para todas las escuelas de la ciudad, además empezó a reglamentar la admisión de profesores para las escuelas. Aceptó no sólo a aumentar el número de escuelas, sino también los turnos de trabajo para dar oportunidad a los adultos de acudir a las escuelas.

54Si bien la enseñanza de la religión se mantuvo, también se aceptó equiparar la enseñanza de niños y niñas, compensar con igual salario el trabajo de preceptores y preceptoras y uniformar los libros de texto, en una suerte de toma y daca. En términos generales, a pesar del momento que se vive, la educación elemental de las escuelas de la capital poblana se transformó, poniendo el acento en la necesidad de llevar educación a un mayor número de niños y también a los adultos que durante su niñez no tuvieron oportunidad de acudir a recibir la enseñanza de las primeras letras.

  • 38 José M. Doger Corte y José Abel Hernández Enríquez, Historia de la Universidad de Puebla (1910-1937 (...)

55Por otra parte, lejos de clausurar las instituciones educativas existentes, fundadas o reformadas por los gobiernos republicanos, se procuró su reorganización interna y su mejoramiento material, aunque para lograrlo fuera necesario cerrarlas temporalmente, lo que ha dejado la falsa impresión de que durante el Segundo Imperio se cerraron escuelas por considerarlas afectas a los principios liberales.38

56El caso del Colegio Imperial Carolino, en el estado de Puebla, es un buen ejemplo de cómo se ha interpretado el proceder de las autoridades imperiales ; convertido en un establecimiento donde la laicidad alcanzó una importancia protagónica, fue un centro cultural y formativo de primer orden para la región sur-sureste del territorio mexicano que no quedó al margen de las peripecias políticas y las penurias económicas del país. Llegado el tiempo del imperio, se proyectó la reorganización de sus cátedras y la mejora de su infraestructura.

  • 39 Boletín de Leyes del Imperio Mexicano, 1866, t. V, p. 40.

57Para la reorganización de sus cátedras, las autoridades del imperio tomaron en cuenta la vocación productiva del territorio poblano. La propuesta de Su Majestad fue que el Colegio Imperial Carolino sirviera al desarrollo de la región y para ello era necesario que los jóvenes adquirieran conocimientos útiles a este propósito, por tanto debía ofrecérseles la opción de profesiones más orientadas al desarrollo agrícola que al foro o la burocracia. Y aprovechando el insuficiente número de alumnos internos dispuso el cierre del Colegio desde el 15 de julio de 1866 para la reorganización de sus cátedras y para realizar obras materiales, pues parte del edificio se encontraba en estado ruinoso. El cumplimiento de estas medidas garantizaba la reapertura del Colegio a partir del primero de enero del año siguiente.39

  • 40 José M. Doger Corte y José Abel Hernández Enríquez, Op. cit., sostienen categóricamente que el Impe (...)

58De acuerdo a la documentación de la institución, el Colegio Imperial Carolino suspendió sus actividades, pero no fue clausurado como han afirmado algunos autores40. Aún falta establecer hasta donde se cumplieron los afanes de reformar la orientación de sus estudios y de restaurar su edificio.

Observaciones finales

59El proyecto imperial enfrentó obstáculos insalvables tanto internamente como en el plano internacional. En el primer caso se pueden consignar : limitaciones presupuestales impuestas por la supeditación de los recursos financieros del país a la administración y fiscalización de los funcionarios franceses ; resistencias del bando conservador que no encontró en el régimen monárquico las reivindicaciones anheladas ; y, una territorialidad acotada por los rebeldes republicanos, el gobierno imperial nunca alcanzó a controlar la totalidad del territorio nacional. En el plano internacional fueron decisivos el abandono del proyecto del imperio mexicano por parte de Napoleón III, quien libraba sus propias batallas en el continente europeo, y el retorno, a la arena política internacional, de los Estados Unidos de América, que una vez concluida su Guerra Civil, volvía a ocuparse decididamente de la defensa de sus zonas de influencia política y económica. En ese escenario, el proyecto de construir un imperio mexicano, era irrealizable.

60Pero mientras duró el proyecto imperial, Maximiliano fue partidario de establecer, en México, un gobierno sustentado en instituciones y no en el autoritarismo despótico, siguiendo una línea de actuación consistente con su desempeño como gobernador de las provincias lombardo-venecianas. La formación y administración de esas instituciones demandó una legislación puntual y la participación de una elite de expertos, tanto en política como en los más variados campos profesionales, independientemente de su orientación ideológica, lo que abriría una vía a la conciliación con los liberales moderados. Y en esa legislación se puede seguir el proyecto del imperio.

61En materia educativa, como en otros varios ramos de la administración pública, la revisión de las iniciativas del Segundo Imperio Mexicano deja un regusto de continuidad y proyección del ideario liberal. En este caso, se hicieron más que visibles las afinidades del emperador con los proyectos de los liberales mexicanos. A la luz de los datos aquí revisados se pueden hacer algunas consideraciones generales :

62Primero, tanto el régimen republicano, como el régimen imperial, procuraron la centralización de la administración de la labor educativa, como el medio más eficaz para reformarla, uniformarla y mejorarla. La aplicación de esta política centralizadora generó tensiones con los poderes locales como en el caso de la ciudad de Puebla, que la percibieron como una intromisión del poder central en sus asuntos públicos y para salir al paso de ésta, sus grupos dirigentes, representados en el cabildo municipal, crearon sus propias juntas y comisiones para ejecutar, conforme a sus intereses, esa política nacional.

63Segundo, entre los años cincuenta y los años sesenta del siglo XIX, el gobierno central, independientemente de su orientación política, se dedicó a extender la instrucción elemental y a reorganizar los estudios superiores y, a pesar de la acotada territorialidad del régimen imperial, fueron los funcionarios de éste los que lograron el estudio y diagnostico más sistemático del problema educativo, lo que les permitió formular planes y estrategias que sobrevivieron al régimen que les dio origen ; finalmente, el mayor mérito de las disposiciones imperiales en materia educativa estriba en la reorganización del sistema educativo de acuerdo a criterios racionales, que llevó a reconocer la necesidad de extender, especializar y diversificar la instrucción elemental y la educación superior.

64Tercero, los objetivos y las instituciones concebidos por los republicanos continuaron funcionando durante el Segundo Imperio : se dio continuidad, se reorganizó y perfeccionó el proyecto de una educación integral que ya habían esbozado los liberales, en el que tenían lugar, además del estudio de las materias propias de cada profesión, la enseñanza de idiomas, la educación cívica y la educación física, al tiempo que las instituciones fueron objeto de mejoras materiales, administrativas y académicas, ya que se procuró la mejora material de sus instalaciones y la provisión de útiles y materiales de la enseñanza, la promulgación de reglamentos para ordenar su vida interna, la reorganización, habilitación y aumento de sus cátedras ; los fines sociales de esas instituciones no cambiaron, pues se les siguió considerando como el medio más eficaz para formar profesional y moralmente a las grandes mayorías en beneficio de los intereses nacionales.

65Cuarto, las características de la educación formuladas en la Constitución de 1857 se reafirmaron : la gratuidad, la obligatoriedad y la laicidad se mantuvieron como principios fundamentales de la educación en todos sus niveles.

66En resumidas cuentas, en materia educativa, el régimen imperial dio continuidad y perfeccionó las iniciativas de los gobiernos liberales. La rápida comparación entre los proyectos de los regímenes republicanos y los de la efímera monarquía arroja más semejanzas que diferencias. Y la abjuración de la obra imperial obedeció más a razones políticas que prácticas, pues en muchos casos, los gobiernos que sucedieron al fallido Segundo Imperio Mexicano terminaron por asumir y hacer realidad algunos de los proyectos que Maximiliano vislumbró para la que consideró su patria adoptiva.

Top of page

Notes

1 Antonia Pi-Suñer, “El eterno problema : deuda y reclamaciones (1861-1868)”, en Clara E. Lida, España y el imperio de Maximiliano. Finanzas, diplomacia, cultura e inmigración, México, El Colegio de México, 1999, pp. 37-104 ISBN : 968-12-0942-7

2 Citado en Ernesto de la Torre, “La intervención francesa”, en Historia de México, México, Salvat Editores, 1974, t. VIII, pp. 1-30 ISBN : 84-345-3543-2

3 Ángel Barroso Díaz, “Maximiliano, legislador liberal (Reflexiones sobre el Segundo Imperio)”, en Memoria del II Congreso de Historia del Derecho Mexicano, 1980, México, UNAM, 1981. [En línea]. Disponible en : www.bibliojuridica.org/libros/2/730/38.pdf Consultado el 10 de enero de 2012

4 Ángel Barroso Díaz, Op. cit., pp. 540-542

5 Los términos de la Convención de Miramar, celebrada el 10 de abril de 1864, le imponían una deuda que difícilmente podía solventar, pues el reintegro acrecentado de la ayuda prestada para su entronización se dificultaba ante el hecho de que la principal fuente de ingresos del país, los aranceles, era administrada por los funcionarios hacendarios el imperio francés, oficialmente a cuenta del Estado mexicano ; por tanto el gobierno de Maximiliano se encontraba sin posibilidad de disponer libremente de las finanzas, pues recibía sólo lo que Napoleón III le concedía.

6 Erika Pani, El Segundo Imperio. Pasado de usos múltiples, México, CIDE y FCE, 2004 ISBN : 968-1672-59-3 ; Erika Pani, Para mexicanizar el Segundo Imperio. El imaginario político de los imperialistas, México, Colegio de México-Instituto Mora, 2001 ISBN : 978-968-1208-92-9

7 Anne Staples, “El entusiasmo por la independencia” en Dorothy Tanck de Estrada (coord.), La educación en México, México, El Colegio de México, 2011, pp. 97-126 ISBN : 978-607-462-163-1

8 De 1821 a 1836 estuvo encargada a la Secretaría de Relaciones Interiores y Exteriores ; de 1836 a 1841 fue atendida por el Ministerio del Interior ; de 1841 a 1843 cayó en la esfera de los asuntos del Ministerio de Instrucción Pública e Industria ; de 1843 a 1847 fue responsabilidad del Ministerio de Justicia, Negocios Eclesiásticos, Instrucción Pública e Industria ; de 1847 a 1853 fue competencia de la Secretaría de Relaciones y de 1853 a 1867 volvió a ser encomendada al Ministerio de Justicia, Negocios Eclesiásticos, Instrucción Pública e Industria, véase Dorothy Tanck de Estrada, “La educación en la nueva nación” en Historia de México, México, Salvat Editores, 1974, t. VII, p. 237 ISBN : 84-345-3542-4

9 Anne Staples, Op. cit., p. 109

10 Dorothy Tanck de Estrada, Op. cit., pp. 252-254

11 Citada en Josefina Zoraida Vázquez, “La República restaurada y la educación. Un intento de victoria definitiva” en La educación en la Historia de México, México, El Colegio de México, 2005, p. 93 ISBN : 968-12-0539-1

12 Manuel Siliceo, Memoria de la Secretaría de Estado y del Despacho de Fomento, Colonización, Industria y Comercio de la República Mexicana escrita por el ministro del ramo… para dar cuenta con ella al soberano Congreso Constitucional, México, Imprenta de Vicente García Torres, 1857, t. I, p. 72 y ss.

13 Manuel Siliceo, Memoria de la Secretaría de Estado y del Despacho de Fomento, Colonización, Industria y Comercio de la República Mexicana escrita por el ministro del ramo… para dar cuenta con ella al soberano Congreso Constitucional, México, Imprenta de Vicente García Torres, 1857, t. II, pp. 23-26

14 El doctor Leopoldo Río de la Loza, 1807-1876, fue un connotado científico del siglo XIX, cuyos trabajos se circunscriben dentro de los procesos de profesionalización e institucionalización de la química y la farmacia mexicanas. Su trabajo destacó por la introducción de la química en los estudios de los médicos cirujanos, farmacéuticos, agricultores, veterinarios, artistas y artesanos. Fue el primer científico en México que aisló en el laboratorio sustancias como el oxígeno, el anhídrido carbónico y el nitrógeno. Estudió los productos de los vegetales y sus componentes y caracterizó el ácido pipitzoico, descubrimiento que le mereció en 1856 un importante premio internacional, la Medalla de Primera Clase de la Sociedad Universal Protectora de las Artes Industriales de Londres.

15 La escuela ofrecía recibir gratuitamente a 8 alumnos del Distrito Federal, a 4 de los estados y a 2 de los territorios.

16 Luis Robles Pezuela, Memoria presentada a S. M. el Emperador por el ministro de Fomento…. De los trabajos ejecutados en su ramo el año de 1865, México, Imprenta de J. M. Andrade y F. Escalante, 1866

17 Nombramiento de Manuel Siliceo en El Diario del Imperio, México, 1865, t. I, nº 136, p. 557

18 Boletín de Leyes del Imperio Mexicano, 1866, t. V, pp. 27-29.

19 La cuestión de la renuncia de Manuel Siliceo puede revisarse en El Diario del Imperio, 1865, t. II, p. 389

20 Tomás Rivas Gómez, “La educación durante el Segundo Imperio (1864-1867)”, en El cronista politécnico. Nueva época, año II, núm. 44, enero-marzo 2010 [En línea]. Disponible en : www.decanato.ipn.mx/pdf/cronista_44.pdf Consultado el 20 de enero de 2012

21 El Diario del Imperio, 1866, t. III, p. 62. Citado en Rivas Gómez, 2010

22 Academia de Ciencias y Literatura. Discurso pronunciado por Su Majestad Imperial, 10 de abril de 1865. En Boletín de Leyes del Imperio Mexicano, 1866, t. V, pp. 127-129

23 Reinhard Liehr, Ayuntamiento y oligarquía en Puebla, 1878-1810, México, S. E. P., 1976, tomo II, p. 157.

24 Luis de la Rosa, Ensayo sobre la administración pública de México, México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1853, p. 53

25 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Informe del comisionado de educación Manuel María Zamacona, febrero 9 de 1860, vol. 1.

26 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 127, p. 99.

27 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, p. 9. Del Ministro de Justicia al Señor Prefecto Superior Político de Puebla.

28 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 71, p. 99

29 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, p. 180.

30 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, pp. 207-224. El proyecto se discutió en las sesiones de cabildo de 13 y 17 de febrero y de 1 y 20 de marzo de 1865.

31 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, pp. 195-180.

32 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Actas de Cabildo, vol. 132, p. 40v.

33 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Actas de Cabildo, vol. 132, p. 64.

34 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, 1863, vol. 71, en las p. 8 y p. 70, se pueden consultar diferentes programas de estudio.

35 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, p. 180-181.

36 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 132, pp. 124-129.

37 Archivo Histórico del Ayuntamiento de Puebla. Serie Expedientes, vol. 177, pp. 93-110. Recibos del material entregado en las escuelas municipales, firmados por los profesores.

38 José M. Doger Corte y José Abel Hernández Enríquez, Historia de la Universidad de Puebla (1910-1937). Batallas por la dignidad y la esperanza, Puebla, México, Fomento Editorial BUAP, 2008, p. 28

39 Boletín de Leyes del Imperio Mexicano, 1866, t. V, p. 40.

40 José M. Doger Corte y José Abel Hernández Enríquez, Op. cit., sostienen categóricamente que el Imperial Colegio fue clausurado por su adhesión a los principios liberales, esta afirmación aún debe ser contrastada con la documentación histórica de la propia institución.

Top of page

References

Electronic reference

María de Lourdes Herrera Feria and Rosario Torres Domínguez, « El proyecto educativo del Segundo Imperio Mexicano : resonancias de un régimen efímero », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Debates, Online since 24 October 2012, connection on 21 July 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64257 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.64257

Top of page

Copyright

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Top of page