Navigation – Plan du site
Daniel Iglesias

Gonzalo Portocarrero, Profetas del odio. Raíces culturales y líderes de Sendero Luminoso, Lima, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2012, 258 p.

[10/12/2012]

Texte intégral

1Los análisis del surgimiento y desarrollo de Sendero Luminoso (SL) han tenido siempre que afrontar duras críticas fuera del mundo académico peruano. Estas opiniones negativas son una de las tantas expresiones de las dificultades que existen en el Perú para reflexionar sobre los años de violencia y terrorismo que sacudieron este país entre 1980 y el año 2000. Las polémicas y escándalos desatados por la publicación del libro Profetas del odio. Raíces culturales y líderes de Sendero Luminoso del sociólogo Gonzalo Portocarrero vienen a confirmar estos escollos. La publicación de dicha obra dio en efecto lugar a manifestaciones públicas de rechazo por parte del Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (MOVADEF – brazo político de Sendero Luminoso) en distintos ámbitos sociopolíticos o universitarios. Estos rechazos se hicieron sentir en sonadas oportunidades en el Centro cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú1, en la Universidad San Marcos e incluso en la televisión a través de las polémicas intervenciones del abogado del líder senderista Abimael Guzmán, Alfredo Crespo2. Estas críticas desataron desde luego un fenómeno mediático que tuvo consecuencias políticas. Pusieron sobre la mesa el tema de la memoria de la violencia política en la sociedad peruana y reabrieron el debate en torno a la inscripción del MOVADEF como partido político en el registro oficial del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

2Más allá de las polémicas y de los enfrentamientos verbales, cabe la pena mencionar que poco o nada fue dicho sobre el contenido del libro. Una rápida lectura de las primeras páginas de este escrito permite inmediatamente descartar cualquier pretensión del autor a la polémica y pone a descubierto lo equivocados que están los críticos de esta obra. Permite igualmente ver las dificultades que tienen las ciencias sociales peruanas para ganar la batalla mediática y responder eficazmente cuando ciertos individuos trastornan la realidad presentando una propuesta teórica novedosa como un libro político escrito por “un lacayo del imperialismo”. La lectura de toda la obra confirma su dimensión académica. Se trata bien de un texto teórico, austero y lleno de referencias a múltiples autores (Foucault, Arendt, Ricoeur, Nietzsche, Derrida, Castoriadis, etc.) sumamente ajenos al conflicto interno que golpeó el Perú durante dos décadas.

3El trabajo de Portocarrero propone una relectura de SL a partir de una propuesta interdisciplinaria que indaga las raíces culturales de este movimiento político. A lo largo de los quince ensayos que componen esta obra donde se mezclan reflexiones teóricas y análisis empíricos muy detallados (estudio de páginas web, de imágenes, de obras literarias, de documentos iconográficos, de elementos religiosos, de cuentos, etc.), el autor examina la cultura política de SL. Basándose en el aporte de la psicología francesa y en trabajos de filósofos que propusieron interpretaciones de las lógicas de dominación producidas por las sociedades, relee de manera significativa la sociedad rural y tradicional donde surgió SL. Explica en particular el peso que tenía el universo mental cristiano sobre los pobladores de la zona de Ayacucho donde la religiosidad era predominante. Sugiere por ejemplo que la religión alimentó las lógicas de dominación y el carácter jerárquico de las relaciones entre las personas, así como los imaginarios populares donde la figura del mesías era muy importante. Este estudio de las raíces culturales de la dominación en el mundo rural peruano se basa sobre una exploración de fuentes que revelan las referencias visuales y morales que dictaban los comportamientos individuales o colectivos. Su interpretación de los cuadros de las iglesias ayacuchanas como por ejemplo la pintura “Cristo de Viña” del siglo XVI-XVII del convento de Santa Catalina estudiada en el capítulo llamado “ El relato de la providencia y la producción del siervo colonial” muestra el vigor de la narrativa del sacrificio a lo largo de la historia peruana.

  • 3 Op.cit., p. 110

4El libro de Portocarrero no se limita a una interpretación de fuentes a través de la movilización de autores como Freud o Foucault que permiten comprender el impacto psicológico de las representaciones del bien y del mal. Explora también los relatos y las historias que acompañaron la transformación de las imágenes religiosas en un lenguaje explicativo de la realidad andina. El ensayo “El Jesús Nazareno de Huamanga y los cristos peruanos” analiza por ejemplo el peso que tenían las tradiciones en la construcción de los imaginarios ayacuchanos. Este ensayo pone en evidencia la especificidad de las representaciones del sufrimiento en la zona de Ayacucho, especialmente en Huamanga donde el Cristo Nazareno, Señor de Huamanga de la iglesia de esta ciudad es representado a través de una “impronta heroica y compleja”3. Más allá de este tipo de descripciones, la originalidad del enfoque de Portocarrero reside en su capacidad de hacer dialogar fuentes, en cierto modo clásicas en los estudios andinos, con elementos teóricos novedosos para el panorama intelectual peruano. Lo interesante de esta propuesta es que logra conectar los distintos elementos y secuencias que conforman cada uno de los ensayos. A pesar de la dificultad del ejercicio, logra hacer dialogar trabajos teóricos con objetos de estudio muy variados como una entrevista con la lideresa senderista y esposa de Abimael Guzmán, Elena Iparraguirre, dibujos senderistas publicados en un folleto de noventa páginas titulado De la guerra popular nace el poder, el libro de Guzmán Puño y Letra del 2009 o los relatos visuales de una niña dentro de una encuesta realizada en el colegio Fe y Alegría de Huamanga.

5La movilización de herramientas interdisciplinarias (entrevistas a senderistas, cuadros sociológicos, referencias antropológicas como José María Arguedas, etc.) para comprender la naturaleza sociopolítica de la violencia senderista constituye el mayor aporte de este libro al campo de las ciencias sociales. Logra muy bien explicar la repartición del poder dentro de SL y se acerca a la psicología de su principal líder. En los ensayos “El pensamiento Gonzalo”, “La conciencia y la vida”, “aprendiz de brujo o monstruo moral”, “un relato letal : el mito del Presidente Gonzalo” y “Exculpación de Guzmán y llamado a los héroes del futuro” expone de manera clara y precisa las motivaciones personales de Guzmán así como su obsesión por el poder. Muestra por ejemplo que Guzmán se sentía como un “sobre hombre nietzscheano” por encima de cualquier forma de hegemonía política, moral o incluso temporal. Según el autor, Guzmán se percibía como un mesías de la lucha revolucionaria mundial, lo que le permitía adoptar una posición intransigente frente a la sociedad peruana y confortar su lectura ideológica de la historia nacional. Estaba por ejemplo convencido que él era el único que poseía la verdad absoluta. De esa manera podía alimentar su poder político dentro de SL e imponer su visión del progreso social que no era más que una escatología de origen cristiana que había adaptado a sus ideas y a su obsesión del tiempo revolucionario : una temporalidad larga que seguía las normas de la ciencia o marxismo dialéctico.

  • 4 Op.cit., p. 45
  • 5 Op.cit., p. 45
  • 6 Op.cit., p. 46

6En su ensayo sobre la vida de Guzmán durante sus años como profesor universitario, Portocarrero presenta las raíces de esta imposición de poder personalista. Indica por ejemplo, que el líder senderista ya leía su entorno de manera dialéctica cuando era un joven profesor en la Universidad de Huamanga. Llegaba incluso a menospreciar a las personas que no estaban de acuerdo con él a nivel político o ideológico. Era un hábil orador que se caracterizaba por un radicalismo doctrinario que lograba a transmitir a sus jóvenes seguidores. Estos elementos serían anecdóticos en la vida de cualquier profesor universitario revolucionario peruano de los años sesenta o setenta, recuerda Portocarrero, si no se tratara de la persona que inició el más sangriento conflicto armado del Perú contemporáneo. Este periodo de formación intelectual le sirvió a Guzmán para imponerse como el defensor de una visión intransigente de la realidad peruana. Sus primeros pasos políticos le sirvieron en efecto a construir su propio mito dentro del panorama comunista nacional de los setenta donde era percibido por lo más radicales como el actor más coherente. Según Portocarrero, este radicalismo original se fue transformando a lo largo de los años para luego dar vida a la figura del Presidente Gonzalo, es decir un “Profeta del Odio” que “no se considera responsable de la inmensa mayoría de esas muertes, de los excesos que se habrían efectuado en su nombre”4, que “justifica matar en medio de una guerra justa de los pobres y explotados”5 y que “también aprueba los aniquilamientos selectivos, especialmente cuando están precedidos de un juicio popular, pues implicarían solo el asesinato de gente malvada”6.

7Otro gran aporte de este libro es su interpretación de la mitología senderista en torno a Guzmán. A partir de una análisis de fuentes novedosas como la totalidad del video conocido como “Zorba El griego”7 de 1989 en el que aparecen los miembros de la cúpula de SL en su primer congreso, explora los elementos discursivos y psicológicos que le daban fuerza a la mitología senderista. El ensayo “El imaginario senderista” por ejemplo presenta la relación que tenían los militantes a su líder y como éstos proyectaban gran parte de sus aspiraciones o frustraciones sobre la personalidad de su líder que encarnaban la totalidad de los valores morales e intelectuales de SL. Esta deconstrucción de los elementos visuales de la representación de la lucha revolucionaria y sobre todo, de la visión que tenían los actores del proceso de cual formaban parte, insiste sobre dos elementos claves : el lugar del “Presidente Gonzalo” en el proceso revolucionario y las representaciones militantes de las luchas revolucionarias llevadas a cabo. Examina para ello, diferentes documentos, como los regalos que los militantes le hacían a su jefe desde los penales (dibujos, cuadros, textos apologéticos, poemas) o las relaciones entre los miembros de la cúpula que pone en evidencia el video incautado por la policía en 1989, donde vemos que la totalidad de los asistentes a esta reunión le dedicaban cantos, arengas y su total devoción a Abimael Guzmán. El análisis del video en particular demuestra claramente la actitud de Guzmán frente al fanatismo dentro de su partido y sus expresiones más visibles a través de cantos o de llamadas hacia su persona para que sea el centro de atención de la reunión política. En el video se puede en efecto, apreciar el malestar de Guzmán (en notable estado de ebriedad en el video) frente a las formas de adhesión y de expresiones de una devoción cuasi religiosa hacia su persona. Esta actitud, sostiene Portocarrero, se explica por el grado de distanciamiento que tenía Guzmán frente a la violencia política (distanciamiento que también tenía el numero tres del Comité Central, Oscar Ramírez Durand, alias “Feliciano”, entrevistado por el autor), lo que de cierta manera no era más que una “banalización del mal”8 que le permitía justificar la utilización de la violencia como método de acción revolucionario.

  • 9 Carlos Aguirre, Charles Walker (éds), Bandoleros, abigeos y montoneros. Criminalidad y violencia en (...)
  • 10 H. Arendt, op.cit.
  • 11 Annie Collovald, Le populisme du FN: un dangereux contresens, Bellecombes en Bauges, Editions du Cr (...)
  • 12 Daniel Iglesias, « El cerco populista en las ciencias sociales latinoamericanistas. El ejemplo de l (...)

8A pesar de poseer grandes virtudes, la propuesta de Portocarrero no logra calificar precisamente el proyecto senderista. Por otra parte, mantiene una lectura de la violencia senderista como fruto de los distintos conflictos sociales9 que se desarrollaron en el mundo andino a lo largo de la historia. Estos dos elementos esconden de cierta forma la singularidad de los objetivos de SL, como de las formas de violencia empleada. Sufren de ciertas limitaciones desde el momento en que se plantea la problemática de los orígenes de SL como una respuesta al contexto institucional peruano de fines de los setenta y como ruptura total10 del orden establecido. Es ahí donde creemos que reside uno de los principales problemas que existen en el Perú a nivel explicativo sobre SL como fenómeno político. La utilización del término “terrorismo” por el autor, los analistas y la opinión pública, por ejemplo, escamotea la principal motivación que tenía SL : destruir el Estado y cambiar radicalmente el orden establecido a través de una imposición radical del poder por la violencia política. La utilización de los términos “violencia senderista”, “conflicto interno”, “barbarie” o incluso “odio” siguen siendo muy generales porque se focalizan exclusivamente en las acciones senderistas como si este movimiento hubiese sido una organización política extremista y violentista cualquiera. Podemos aquí hacer un paralelo con el trabajo de Annie Collovald11 sobre el Frente Nacional francés que nos recuerda que la utilización del vocabulario de las ciencias sociales como por ejemplo el término “populismo” puede llegar a esconder la naturaleza extremista o la filiación política de un partido. Este tipo de asociaciones puede incluso influir sobre las lecturas sobre los partidos políticos creando un cerco12 que puede impedir ver las relaciones de poder dentro de las organizaciones políticas o simplemente su naturaleza sociológica.

  • 13 H. Arendt, op.cit.
  • 14 Ernesto Laclau, La Razón populista, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.

9SL tenía en realidad reivindicaciones, modos operativos y objetivos que transformaron esta organización en el principal competidor del Estado peruano durante más de quince años. Con SL no se trataba únicamente de conquistar el poder por la vía revolucionaria, sino más bien de transformar radicalmente los elementos constitutivos (sociedad, economía, vida privada, moral, subjetividad, referencia morales, estructuras de poder, referencias simbólicas, etc.) de un país, un Estado y una sociedad para instaurar un sistema13 de control total. En lo que concierne por ejemplo los factores cognitivos que alimentan este tipo de transformaciones hegemónicas14, el proyecto senderista intentó crear su propio orden moral, político e incluso discursivo.

10Este proyecto nació a fines de los setenta como fruto de la radicalización de los maoístas frente a las enormes diferencias de apreciación en la izquierda revolucionaria sobre el legado del régimen de Juan Velasco Alvarado. Para los maoístas que se apartaron del Partido Comunista del Perú, la opción de la lucha armada era más que un simple desacuerdo con los otros grupos revolucionarios o de extrema izquierda. No se trataba de un mero efecto lateral dentro de los debates teóricos marxistas sobre la aplicación de un programa revolucionario a la realidad peruana, sino más bien de una restricción informativa debido a que los maoístas dejaron de usar el mismo lenguaje que los otros grupos marxistas. Ya desde 1970, los grupos formados por sindicatos universitarios de la Universidad de Ayacucho habían comenzado a adoptar posiciones cada vez más radicales con el fin de dotarse de mecanismos simbólicos excluyentes donde sus adversarios eran expulsados de la sociedad y vistos como los enemigos de una nuevo proceso irreversible : la guerra popular. Dejando ya de lado una filiación con Mariátegui que el propio Guzmán expresaba orgullosamente a fines de los sesenta, SL buscó mejorar y dar luz a fines de los setenta a un movimiento orientado hacía el modelo insurreccional maoísta clandestino :

  • 15 Bandera Roja, n°46, 1976.

11“La tarea central y la forma más alta de toda revolución es la toma del Poder por medio de la lucha armada, es decir la solución del problema por medio de la guerra. Este revolucionario principio marxista-leninista tiene validez universal tanto en China como en los demás países”.15

  • 16 François Hartog, Régimes d’historicités. Présentisme et expériences du temps, Paris, Seuil, 2012.
  • 17 Carlos Iván Degregori, Qué difícil es ser Dios : ideología y violencia política en Sendero Luminoso(...)

12Estos fragmentos del pasado y de la historicidad de SL aparecen como elementos periféricos dentro del panorama intelectual que intenta explicar los orígenes sociopolíticos e incluso culturales de esta organización. Esto se explica por los problemas que existen en el Perú para abordar estos temas y los problemas memoriales que existen en una sociedad que vive en un “régimen de historicidad”16 que le impide afrontar su pasado. Estas dificultades se manifiestan apenas se aborda el contexto sociopolítico en el cual apareció SL. Las publicaciones17 le restan importancia al peso que llegaron a tener las instituciones de fines de los setenta como horizonte político y reglas de juego para los actores. Por ejemplo, es importante mencionar acá, que la radicalización de SL a fines de los setenta intervino en un periodo marcado por una severa crisis económica, así como un proceso que marcaba la aparición de un régimen que reconocía la igualdad de derechos para todos los Peruanos a través de un marco legal (la Constitución de 1979) sumamente ambicioso.

  • 18 Claude Lefort, L’invention démocratique, Paris, Fayard, 1981.

13 La transición política peruana intervino dentro de un proceso histórico que vio las estructuras de poder heredadas de un régimen militar de índole populista transformarse en marcos completamente nuevos. Se puede incluso hablar en este caso de emergencia de una nueva hegemonía, en la medida en que la Constitución de 1979, así como la elecciones generales de 1980 abiertas a todos los Peruanos, formalizaron la aceptación del pluralismo político en el país y reconocieron la delegación de la soberanía popular a organismos elegidos democráticamente. Si nos apoyamos en el análisis de la separación de los « dos cuerpos del Rey » de Claude Lefort18, este cambio institucional marcó el acto fundador de una verdadera democracia, puesto que la desmaterialización del poder en manos de los militares y su remplazo por una soberanía compartida por todos los ciudadanos modificó simbólicamente las relaciones sociales. Permitió en ese sentido, la emergencia de un nuevo estatus individual : el ser ciudadano. Creemos que la transición creó las condiciones para un mayor pluralismo político (fuera y dentro del juego político de los partidos políticos tradicionales) e inauguró un sistema donde las personas experimentaron un sentimiento renovado de pertenecer o no al nuevo sistema de relaciones de poder. La contraparte de este cambio fue que ciertos ciudadanos comenzaron a experimentar una indeterminación frente a la repartición del poder, la ley y las relaciones en vigor entre los Peruanos que formaban parte del nuevo sistema y los « otros ».

  • 19 Chantal Mouffe, La paradoja democrática, Barcelona, Gedisa, 2006.

14 La transición política peruana no sólo permitió el retorno a la democracia luego de más de una década de gobierno militar. Marcó en gran medida la desaparición del orden jerárquico impuesto por los militares (1968-1980) que barrió con las estructuras de poder anteriores (el orden oligárquico). Ciertamente, creó las condiciones para una apertura democrática en el país, pero no pudo transformar las reglas constitucionales en prácticas institucionales. Como lo pone en relieve Chantal Mouffe acerca de las transiciones democráticas, fue un proceso incompleto puesto que existe una distinción entre los marcos procedurales y las prácticas concretas. Si uno retoma los riesgos potenciales que pueden traer estos procesos, esta diferenciación puede ser resentida por una parte de la población como una traición y hasta transformarse en una amenaza para la democracia : « El antagonismo no puede ser reducido a un simple proceso de inversión dialéctica : ellos no es la forma constitutiva opuesta de un nosotros, sino el símbolo de algo que hace imposible un nosotros. »19. Si uno retoma por otra parte la interpretación de Lefort que explica los mecanismos de transición de un marco democrático a un cuadro totalitario, este tipo de desarticulación del poder puede en ciertos casos producir una fragmentación social y crear las condiciones para la aparición de nuevas formas de integración o nuevas unidades políticas. Es incluso capaz de contribuir a la formación de grupos radicales dotados de una identidad hegemónica, de un cuerpo social y de su propia interpretación sobre la función integradora y totalizadora del Estado.

  • 20 E. Laclau, op.cit.

15 Tal como lo ha señalado Ernesto Laclau20, para que opere una verdadera transformación hegemónica, tiene que existir una lógica populista capaz de fomentar una nueva lógica de movilización social. Partiendo de la idea de que el universo simbólico constituye las identidades, este autor examina la manera a través de la cual el sujeto se identifica a un orden de significados. Para Laclau, puesto que el lenguaje es un sistema de signos articulados, son los significados los que le dan sentido a la realidad. Aplicado al campo democrático, esto se traduce a nivel del estatus social de la democracia y de su capacidad para imponerse como significado. El sistema político debe por lo tanto inventar discursos y prácticas hegemónicas suficientemente fuertes para lograr dicho cierre del horizonte político. Esto corresponde a un universo simbólico donde el ciudadano percibe la sociedad como un sistema del cual forma parte como elemento constitutivo del pueblo. Si volvemos al caso peruano, esto nunca tuvo lugar. Ya que a pesar de mantener institucionalmente el nacionalismo heredado del velasquismo, la democracia naciente no pudo lograr la tan prometida integración nacional de todos los ciudadanos, cuál sea su color de piel, origen geográfico o grupo étnico, etc. A pesar de haber elaborado un texto que buscaba responder a las demandas sociales por el marco constitucional, la democracia liberal falló en su pretensión hegemónica de aportar respuestas y mecanismos de inclusión social a aquellos que vivían al margen del espacio público. Esto acentuó el sentimiento de exclusión social entre las poblaciones marginadas, lo que más tarde favoreció la violencia política de SL que fue elaborado como un proyecto anti hegemónico :

  • 21 “El despliegue regional”, in Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, http://www (...)

16« En la Sierra, la promesa de la modernización no tuvo inversiones ni ejes viales ni gigantescas represas ; allí, la modernización, o sus pedazos, se operaron a través de la Reforma Agraria y la ampliación de la cobertura educativa. Todos estos programas tuvieron desiguales efectos y desiguales grados de concreción en las regiones, aunque alteraron, por cierto, la vida de la mayoría de las personas y sus expectativas. La violencia que se inició en 1980 encontró en los espacios de modernización inacabada, de expectativas altas pero no logradas, un lugar privilegiado para enraizarse y desarrollarse. »21

17 Es interesante recalcar, para terminar, la actualidad que tienen ciertos temas abordados por el libro de Portocarrero, en particular la fascinación que logra ejercer la figura de Abimael Guzmán sobre algunos jóvenes estudiantes de ciencias sociales de las universidades públicas peruanas. El crecimiento del MOVADEF en las universidades peruanas y la incapacidad de la sociedad peruana para dotarse de instrumentos que le permitan afrontar su pasado reciente atestiguan de la fuerza que sigue teniendo la politización senderista. Este trabajo de reclutamiento en las universidades nacionales o en ciertos barrios populares de Lima logra aún proveerle a ciertos jóvenes una nueva identidad y una nueva autoestima. En un país históricamente dividido, con una clase política desprestigiada y con partidos políticos ausentes del espacio público, esta politización logra convencer centenares de jóvenes que ven en el proyecto de cambio radical de SL la solución frente a los problemas que atraviesa el Perú. Así como la actividad de propaganda jugó un papel decisivo en la estructuración de SL como organización pero también como comunidad durante más de quince años, es interesante ver cómo las luchas pasadas de este movimiento se han transformado en componentes importantes de una nueva identidad y cultura política en el país. No podemos olvidar que las visiones anti hegemónicas de SL acompañaron siempre sus discursos y su acciones en tanto la violencia cumplía una función regeneradora para una sociedad que debía pagar su “cuota de sangre” antes de ser transformada. El acaparamiento de estas reivindicaciones por estudiantes universitarios que no vivieron el conflicto armado que dejó el saldo de más de 69 000 muertos representa sin lugar a dudas uno de los mayores desafíos para la joven democracia peruana y para una sociedad que no podrá cerrar los ojos en el caso de que MOVADEF se transforme en un nuevo grupo armado y anti hegemónico que hará todo para destruir el Estado peruano como lo intentó Sendero Luminoso.

Haut de page

Bibliographie

Aguirre Carlos ; Walker Charles (éds), Bandoleros, abigeos y montoneros. Criminalidad y violencia en el Perú, siglos XVIII-XX, Lima, IAA, 1986.

Arendt Hannah, Les origines du totalitarisme. Eichmann à Jérusalem, Paris, Gallimard, 2002.

Collovald Annie, Le populisme du FN: un dangereux contresens, Bellecombes en Bauges, Editions du Croquant, 2004.

Degregori Carlos Iván, Qué difícil es ser Dios : ideología y violencia política en Sendero Luminoso, Lima, El Zorro de Abajo Ediciones, 1989.

González Olga, Unveiling secrets of war in the peruvian Andes, Chicago, Chicago University Press, 2010.

Hartog François, Régimes d’historicités. Présentisme et expériences du temps, Paris, Seuil, 2012.

Iglesias Daniel, « El cerco populista en las ciencias sociales latinoamericanistas. El ejemplo de los partidos populares apristas », in Dubesset David ; Majlatova Lucía (dir.), El populismo en Latinoamérica. Teorías, historia y valores, Pessac, PUB, 2012.

Laclau Ernesto, La Razón populista, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.

Lefort Claude, L’invention démocratique, Paris, Fayard, 1981.

Manrique Nelson, El tiempo del miedo : la violencia política en el Perú, 1980-1996, Lima, Editorial del Congreso del Perú, 2002.

Mouffe Chantal, La paradoja democrática, Barcelona, Gedisa, 2006.

Portocarrero Gonzalo, Profetas del odio. Raíces culturales y líderes de Sendero Luminoso, Lima, Fondo Editorial del PUCP, 2012.

Seligmann Linda, Between reform and revolution. Political struggles in the peruvian Andes, 1969-1991, Stanford, Stanford University Press, 1995.

Taylor Lewis, Shining Path: guerrilla war in Peru’s northern highlands, 1980-1997, Liverpool: Liverpool University Press, 2006.

Haut de page

Notes

1 http://www.youtube.com/watch ?v =fLbH9oyje5s

2 http://www.youtube.com/watch ?v =6l6JWDIdQqc&feature =related

3 Op.cit., p. 110

4 Op.cit., p. 45

5 Op.cit., p. 45

6 Op.cit., p. 46

7 Congreso PCP-SL (1989) video recuperado de: http://www.youtube.com/watch ?v =YjSr7VqQXSI&feature =related

8 Hannah Arendt, Les origines du totalitarisme. Eichmann à Jérusalem, Paris, Gallimard, 2002.

9 Carlos Aguirre, Charles Walker (éds), Bandoleros, abigeos y montoneros. Criminalidad y violencia en el Perú, siglos XVIII-XX, Lima, IAA, 1986. Linda Seligmann, Between reform and revolution. Political struggles in the peruvian Andes, 1969-1991, Stanford, Stanford University Press, 1995. Olga González, Unveiling secrets of war in the peruvian Andes, Chicago, Chicago University Press, 2010.

10 H. Arendt, op.cit.

11 Annie Collovald, Le populisme du FN: un dangereux contresens, Bellecombes en Bauges, Editions du Croquant, 2004.

12 Daniel Iglesias, « El cerco populista en las ciencias sociales latinoamericanistas. El ejemplo de los partidos populares apristas », in David Dubesset, Lucia Majlatova (dir.), El populismo en Latinoamérica. Teorías, historia y valores, Pessac, PUB, 2012.

13 H. Arendt, op.cit.

14 Ernesto Laclau, La Razón populista, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.

15 Bandera Roja, n°46, 1976.

16 François Hartog, Régimes d’historicités. Présentisme et expériences du temps, Paris, Seuil, 2012.

17 Carlos Iván Degregori, Qué difícil es ser Dios : ideología y violencia política en Sendero Luminoso, Lima, El Zorro de Abajo Ediciones, 1989 ; Nelson Manrique, El tiempo del miedo : la violencia política en el Perú, 1980-1996, Lima : Editorial del Congreso del Perú, 2002 ; Lewis Taylor, Shining Path : guerrilla war in Peru’s northern highlands, 1980-1997, Liverpool, Liverpool University Press, 2006.

18 Claude Lefort, L’invention démocratique, Paris, Fayard, 1981.

19 Chantal Mouffe, La paradoja democrática, Barcelona, Gedisa, 2006.

20 E. Laclau, op.cit.

21 “El despliegue regional”, in Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, http://www.cverdad.org.pe/ifinal/index.php

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Daniel Iglesias, « Gonzalo Portocarrero, Profetas del odio. Raíces culturales y líderes de Sendero Luminoso, Lima, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 2012, 258 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 décembre 2012, consulté le 17 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64380

Haut de page

Auteur

Daniel Iglesias

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page