Navigation – Plan du site
Débats | 2012
Cofradías de negros y mulatos en la Nueva España: devoción, sociabilidad y resistencias – Coord. Rafael Castañeda García
Ursula Camba Ludlow

¿Fieles devotos o sodomitas “lacrientos”?: los mulatos de la cofradía de San Roque. Un sermón “inconveniente” ante el Santo Oficio novohispano, 1659

[13/12/2012]

Résumés

Un sermón pronunciado durante la celebración de la fiesta de San Roque a mediados del siglo XVII en la Ciudad de México, provoca diversas reacciones desde la furia hasta la risa, tanto en los feligreses como entre las autoridades virreinales. La intención del presente trabajo es rescatar dos imágenes francamente contrastantes de los negros y mulatos que formaban parte de dicha cofradía. Por un lado la devoción con la que atienden y socorren al hospital y a sus cofrades, que les merece el apelativo de “señores” según un eclesiástico. Pero por otro lado, pocos meses habían pasado desde el escandaloso proceso que la justicia civil había fulminado contra decenas de hombres acusados de cometer el pecado nefando, mismos que al parecer eran familiares o amigos de los cofrades. De ahí se desprende otra imagen completamente opuesta; la de la de viciosos y sodomitas e incluso soberbios: En efecto, la percepción de los feligreses, sacerdotes y jueces en torno a los descendientes de africanos en este estudio de caso, dista mucho de ser homogénea.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Es bien conocida la extensa bibliografía existente en torno a la “violencia” y temor que provocaba (...)

1El objetivo de la presente investigación es analizar las diversas reacciones que provocó un sermón pronunciado durante una celebración de la cofradía de San Roque en la ciudad de México en 1659, cofradía compuesta en su gran mayoría por mulatos. Sabemos que tanto mulatos como negros eran considerados pendencieros, violentos, propensos a la insubordinación.1. A pesar de que veremos repetido ese estereotipo en el período virreinal la intención es destacar los matices en torno a la imagen de los descendientes de africanos reconocidos por los hombres que vivieron y convivieron con los “tan temidos” negros y mulatos. Asimismo la intención es rescatar dos imágenes interesantes y contrastantes: por un lado los vicios de los que pueden ser capaces negros, mulatos y “pardos” (como se les conocía también). En particular el pecado nefando considerado como uno de los peores delitos, aborrecible, impío incluso innombrable como su designación lo indica. Pero por otro lado, resaltar la fidelidad y devoción que los descendientes de africanos dedicaban a las fiestas religiosas y el reconocimiento que por ello recibieron de sus coetáneos.

  • 2 Como sabemos, las cofradías eran asociaciones laicas y voluntarias que reunidas alrededor de alguna (...)
  • 3 Claudio. Leonardi, et. al. Diccionario de los santos, v. 2., Madrid, San Pablo, 2000, p. 1999. ISBN (...)
  • 4 El hospital de San Lázaro fue fundado entre 1521 y 1524 por Hernán Cortés pero en 1528 Nuño de Guzm (...)
  • 5 María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿mie (...)
  • 6 María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿mie (...)
  • 7 Josefina Muriel. Hospitales de la Nueva España. México, T. I Fundaciones del siglo XVI, UNAM-Cruz R (...)

2Así, eran las 11 de la mañana y la iglesia del Hospital de San Lázaro en la ciudad de México, estaba abarrotada por negros y mulatos quienes festejaban a San Roque, patrono de su cofradía.2 San Roque, a pesar de ser un santo extensamente venerado desde finales de la Edad Media y en los siglos XVI y XVII en los virreinatos americanos fue canonizado hasta 1629 por Urbano VIII cuando ya se le habían dedicado centenares de iglesias y oratorios. Asimismo nada se sabe en concreto de este personaje, ni siquiera su lugar de nacimiento y muerte, o las fechas en que vivió.3 Lo más sobresaliente es que a partir del siglo XV San Roque aparece entre los catorce santos protectores contra la peste y como es sabido, la Nueva España fue víctima de diversas y devastadoras epidemias que diezmaron a la población durante casi tres siglos. En este sentido no es de extrañar que sea una cofradía que pertenezca asimismo a un hospital fundado para atender leprosos.4 De igual manera, poco se sabe del hospital de San Lázaro (en contraste con otros hospitales como el de San Hipólito o el de el Amor de Dios, por ejemplo), pero sabemos que la lepra no fue una enfermedad común en la Nueva España, tal y como lo describía el arzobispo Moya de Contreras: los lazarinos “por misericordia de Dios, son pocos en esta tierra”5 aun así la advocación del santo acogió a otros enfermos ya que se convirtió en abogado contra las enfermedades contagiosas.6 Josefina Muriel señala que las imágenes protectoras del hospital que existían desde su fundación eran San Roque, San Lázaro “el llagado”, San Lázaro “el caballero” y la más famosa de todas, Nuestra Señora de la Bala.7

3Como parte del festejo a San Roque, el licenciado Lorenzo Ortíz oficiaba el sermón en la misa en honor de dicho santo. Por su parte, el juez de hospitales Manuel de Sotomayor, realizaba una visita de rutina comisionado por el virrey duque de Albuquerque cuando alcanzó a escuchar una parte del sermón que lo horrorizó. El sacerdote se dirigía a los feligreses diciéndoles:

  • 8 AGN, Inquisición, v. 458, exp. 21, f 232. Probablemente Lorenzo Ortíz se refiere a un violento inci (...)

Madres, cuidad mucho de la crianza de vuestros hijos mirad que paran en ogueras mirad como los queman y mirad como los arcabuzean mas esto de arcabuzeallos esta mui bien echo porque a todos los soldados avian de arcabuzear.8

  • 9 Serge Gruzinski. “Las cenizas del deseo. Homosexuales novohispanos a mediados del siglo XVII” en Se (...)
  • 10 Francisco Tomás y Valiente. El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII), M (...)
  • 11 Francisco Tomás y Valiente. El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII), M (...)

4No hacia ni un año que la ciudad se había estremecido ante un escandaloso caso de sodomía que involucraba al menos a 66 hombres de los cuales después de un largo proceso y varias aprehensiones 14 fueron encontrados culpables y quemados en la hoguera en noviembre de 1658.9 Tomás y Valiente asegura que sin duda el pecado-delito dentro de los relativos a la moral sexual que más horrorizaba y escandalizaba durante los siglos XVI y XVII era la sodomía.10 Era, efectivamente una de las formas más abominables del pecado de lujuria. La sodomía fue considerada como un pecado contra Dios, contra uno mismo y contra el prójimo. Atentado contra la fe y la moral, por ser pecado de sensualidad y de razón, y pecado de error que podía conllevar un comportamiento herético.11

  • 12 Mark D, Jordan. La invención de la sodomía en la teología cristiana, trad. Lluis Salvador, Barcelon (...)

5Mark D. Jordan señala que la sodomía representa “la paradoja de un pecado mortal que debe ser condenado sin ser mencionado. No hay otro pecado como éste en la práctica confesional […] o en la teología cristiana.”12

  • 13 Sebastián de Covarrubias define “labrandera” de la forma siguiente, (sólo existe la acepción en fem (...)
  • 14 Gregorio Martin de Guijo. Diario 1648-1664 ed y pról. Manuel Romero de Terreros, México, Porrúa, 19 (...)
  • 15 Serge Gruzinski. “Las cenizas del deseo. Homosexuales novohispanos a mediados del siglo XVII” en Se (...)

6El caso, había implicado a numerosas personas de todos los estratos sociales, pero el principal instigador de tan abominable pecado y delito era un mulato llamado “Cotita de la Encarnación” quien “andaba en traje de indio (…) el más aseado y limpio, gran labrandero13 y curioso y éste desde edad de siete años se dio a este vicio”, sólo fue hallado culpable un español “porque los demás fueron tres mulatos (…) indios y mestizos mocetones, y todos ellos de malas caras”. Los cuales fueron examinados por cirujanos que los hallaron “sucios, lacrientos, asquerosos y hediondos”14 Cabe destacar que en realidad fueron 28, los españoles implicados en el delito, pero Guijo, al igual que el virrey miente pues “disfraza” la verdadera cifra asegurando al Consejo de Indias que “no está en la causa hombre ninguno no solo de calidad pero ni de capa negra sino todos mestizos, indios, mulatos, negros y toda la inmundicia de este reyno.” El pecado-delito cometido es tan abominable que sólo puede haber participado la escoria más repugnante de la sociedad virreinal, no parece importar que la cifra de los españoles que participaron sea significativa, incluso se hizo indispensable maquillar hasta “desaparecer” esa cifra. Lo importante es resaltar que los culpables “evidentes”. eran aquellos de quienes había que esperar lo peor: negros, mulatos, mestizos e indios. Tal y como lo señala Gruzinski es “imposible establecer si la incidencia del pecado nefando tiene que ver con el origen étnico de los inculpados”15 sin embargo para algunos de los coetáneos como lo vimos y –volveremos sobre ello más adelante- sucede exactamente lo contrario: la procedencia étnica es justo la que marca la proclividad a cometer el delito más aborrecible, no importa si los inculpados proceden de todos los sectores novohispanos, incluso en partes casi iguales, los que predominan no son los de capa negra, es decir los españoles, sino toda la “inmundicia” del reino.

7A pesar de no tener el proceso completo, es posible consultar el resumen y la certificación del proceso que se mandó al Consejo de Indias, firmado por el escribano, Esteban de Mugarrieta o Magarrieta quien posteriormente será testigo en el proceso por el “inusual” sermón que nos ocupa.

8Entre los culpados aprehenden a Nicolás de Pisa:

  • 16 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.

negro de más de sesenta años que cometía el pecado nefando y hera cómplice entre los cuales avia habido pendencias de zelos porque el dicho negro tenia otro guapo que asi llamaban los susodichos a aquellos con quien cometían estas torpezas y el dicho negro estuvo negativo y luego con los careamientos de los testigos de vista confesó.16

9Por su parte, Cristóbal de Victoria, un español de 80 años, “medio tuerto, calvo, pequeño y corcovado” declaró que

  • 17 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.

avia cometido el pecado continuadamente en esta ciudad desde antes de la inundación mas de treinta años y que tenia perdida esta ciudad con las personas a quien el susodicho avia enseñado a cometer este pecado.17

10Ni el cronista Guijo, ni el virrey duque de Albuquerque, ni el escribano Mugarrieta reparan siquiera en la innegable participación de este anciano español quien incluso asegura haber “perdido” a la ciudad al haber “enseñado” a muchos hombres a caer en el pecado que más ofende a Dios.

  • 18 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.
  • 19 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.
  • 20 Gregorio Martin de Guijo. Diario 1648-1664 ed y pról. Manuel Romero de Terreros, México, Porrúa, 19 (...)

11Otro de los culpables, el mulato Benito Cuebas declaró que un día antes de ser aprehendido fue alertado por un hombre que no conocía, “mui galan y de muy buen arte” que le advirtió “que se huiesse porque estaban presos sus compañeros por putos y que le culpaban”18. Ignorando la advertencia, Benito fue al día siguiente a la catedral a rezar el rosario “ofreciéndosele a nuestra señora porque le sacase de este pecado” Pero sus ruegos llegaron demasiado tarde, saliendo de la catedral fue aprehendido.19 Hallados culpables, los catorce hombres fueron condenados a la hoguera en la albarrada de San Lázaro y “duró el fuego toda la noche; asistió la justicia y comisarios de los barrios, y se despobló la ciudad, arrabales y pueblos de fuera de ella para ver esta justicia”.20 Y fue precisamente, Juan Manuel de Sotomayor, (también alcalde del crimen) quien había llevado a cabo el proceso de los acusados.

12Pero lo que más irritó al juez Sotomayor fue que “absolutamente sin hacer distinción entre buenos y malos juezes dijo esta propuesta que el tribunal de la judicatura era cathedra de la pestilencia” y ofendido insiste ”como he dicho sin hacer distinción entre los que juzgaban bien o mal.” Por un lado, Sotomayor había llevado a cabo con rigor tanto el proceso como la ejecución de los sodomitas y se siente claramente aludido en su desempeño como juez pero por el otro, también sabe que a la Inquisición sólo le compete (y le interesa, por supuesto) perseguir delitos contra la fe u ofensas contra sus funcionarios. De ahí que eche mano de esa “proposición” que puede alertar a los inquisidores sobre las opiniones poco ortodoxas del sacerdote oficiante en cuanto a la impartición de justicia se trata.

13Al proseguir con su denuncia el juez señaló que además Lorenzo Ortíz había advertido que:

  • 21 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 232.

no avia hombre rico que cuidase de aquel hospital …. Claro es que no ai quien cuide porque solo el remedio ha de venir a el de montibus pardorum ¿quien es este monte pardorum de donde a de venir el remedio a este hospital? ¿quien a de ser sino los pardos? ¿quien son los pardos? estos señores mulatos que están presentes que celebran esta fiesta sobre lo cual les dio muchas gracias.21

  • 22 María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿mie (...)

14Al parecer el hospital se encontraba en estado ruinoso ya que dos décadas antes, en 1636, el virrey marqués de Cadereyta envió al rey una breve misiva en la que informaba su deplorable estado y pedía una fuerte limosna para socorrer a la gran cantidad de enfermos que atendía el hospital.22 Probablemente Lorenzo Ortíz conoce el precario estado del lugar y en un intento por acrecentar la devoción y asiduidad de los fieles intenta reconocer que los únicos que lo sostienen y cuidan de él son los devotos mulatos de la cofradía de San Roque.

  • 23 Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o españoles, p. 775, ISBN 84-7039685-4. Pa (...)

15A decir de Sotomayor, la cofradía de San Roque era la más importante entre la población negra y mulata de la ciudad de México pues, lo señala: “sacan procession la quaresma y es de grandissimo concurso” A pesar de su temperamento altanero y reacio a la sumisión y el orden, de todos los vicios y “tachas” que se les atribuían, es preciso destacar que los descendientes de africanos no eran acusados por su falta de devoción. En efecto, los villancicos “de negro”, (género musical muy popular en el periodo barroco) por el contrario dan cuenta de una disposición a celebrar las festividades religiosas amén de participar fervorosamente en ellas con entusiasmo y candidez. Baste un ejemplo de Sor Juana Ines de la Cruz para mostrar dicha imagen: Parafraseando al representante del culteranismo Luis de Góngora y Argote y al proverbio: “Aunque negros gente somos”23:

La otra noche con mi conga

Turo sin dormir pensaba,

Que no quiele gente plieta,

Como ella so gente branca.

Sola saca la Pañola

¡Pues Dioso, mila la trampa,

que aunque neglo, gente somo,

  • 24 Sor Juana Inés de la Cruz, Obras completas, pról. Francisco Monterde, México, Porrúa, (sepan cuánto (...)

aunque nos dici cabaya! [...]24

16El villancico muestra esa imagen en la cual los negros son concebidos como animales, (asimismo, sabemos que el apelativo “mulato” mezcla de español con negra, hace referencia a la “mula”, mezcla de yegua y burro) por su color de piel entre otros factores, pero a pesar de ello los “morenos” muestran su entusiasmo y devoción para participar de las fiestas religiosas.

  • 25 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 234.

17Por otro lado, si a los mulatos y pardos de la cofradía les era posible sacar una procesión “de grandisímo concurso” como advierte el juez Sotomayor, fue en parte gracias a que, Doña Cathalina Calderón (no se menciona su procedencia pero por el título de “doña” se entiende que era española) había dejado a la cofradía 50 pesos cada año para la celebración de la fiesta de San Roque. De ese dinero se le había dado de comer a seis pobres que mantenía el hospital pero Sotomayor al finalizar su denuncia arremete: “siendo mas los chocolates que en mi presencia vi llevar a sus comadres las mulatas a la misma iglesia donde estaba descubierto el Santisimo.”25

  • 26 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 235.

18Por otra parte, lo sabemos, el tribunal del Santo Oficio solamente perseguía “dichos o hechos” que atentaran contra la fe cristiana, de manera que los calificadores del proceso: el jesuita y rector del colegio de San Pedro y San Pablo, Diego de Molina, el dominico fray Rodrigo de Medinilla y el también jesuita Juan Ortíz de los Heros. sólo toman como delito digno de perseguir, o al menos investigar, el que Lorenzo Ortíz llamara a los cofrades “demontibus pardorum” ya que dichas palabras podían “ocasionar mociones o motines entre diferencias de gentes.”26

19Cuatro días después los testigos comienzan a ser llamados para declarar, el primero Don Juan Laporta Cortés que había celebrado la misa ese día de San Roque señaló que no recordaba haber escuchado que durante el sermón Ortíz hiciera mal uso de las Sagradas Escrituras, aunque en efecto había hablado “mal genéricamente de los tribunales de la judicatura… pero no le parece en manera alguna que sus palabras indicaran cosa que tocara a este tribunal y que no le parece en manera alguna que hablo de manera que pudiesse ocasionar un motin ni diferencia.” Laporta tiene claro cuáles son los delitos que persigue la Inquisición y encuentra que no hay motivo para que ese tribunal le siga proceso ya que el sacerdote no se refirió en ningún momento al tribunal de la fe.

20A continuación, Esteban de Mugarrieta escribano receptor de la Real Audiencia (el mismo, como ya lo señalamos que había tomado nota del proceso contra los acusados de cometer el pecado nefando) es el siguiente testigo en ser llamado. Dijo que había acompañado al licenciado Sotomayor “que fue juez especial de dho hospital de San lazaro adonde fue para ver lo tocante su gobierno y buena disposición.” Agrega que durante el sermón se encontraba al lado de Sotomayor y que en efecto Ortíz había llamado varias veces a los fieles “señores mulatos” y que al hablar de la judicatura llamándola “cáthedra de la pestilencia” Sotomayor le lanzó una mirada reprobadora a Mugarrieta. Ortíz continuó

  • 27 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 238.

que mirasen las madres como criaban a sus hijos, que paraban en hogueras dando a entender que abian quemado muchos por el pecado nefando, pareciole a este testigo aunque no lo sabe que esto fue dar a entender que aquel castigo no abia sido bien hecho27

  • 28 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 238.

21Al igual que Sotomayor, el escribano se considera aludido y peor aun afrentado sobre su desempeño en el sonado proceso. Y remata su declaración afirmando “parescio a este testigo mal el tratar a los mulatos de señores abiendo tantos mulatos presentes que serian complices con los mulatos quemados por sodomitas y parientes y amigos suios porque ai muchos mulatos fugitivos reos en dicho delicto llamados por edictos y pregones”.28

22Mugarrieta infiere de forma automática que quienes atienden a la iglesia y celebran a San Roque son por fuerza congéneres o que al menos tienen vínculos amistosos no sólo con los procesados por cometer el pecado nefando sino con aquellos con los que la justicia no ha podido determinar su paradero (insinúa incluso que podrían ser sus cómplices). Por ende, eso los convierte en susceptibles de sospecha. A pesar de ser una opinión que no se extiende al resto de los testigos, la postura de Mugarrieta da cuenta del sentir de algunos de sus coétaneos. Lejos de merecer el título de “señores”, los mulatos deberían permanecer en la “calidad y condición” a la que pertenecen en el último peldaño de la escala social.

23El tercer testigo, músico de la capilla de la catedral, Francisco Monroy no parece servir de mucho a los inquisidores pues declara “algunas cosas que no parecieron tocar a este Sto oficio por lo que no se escribieron… y no se acuerda lo demás que se le pregunta de manera alguna porque como no estaba con cuidado de notar lo que se decía no lo apercibio o no se acuerda y tampoco se acuerda que les diesse mano o causa a los mulatos para que pudiessen tener moción alguna y tener bríos.” En resumen, el músico sufre o finge, amnesia.

24El cuarto testigo es el licenciado Antonio Rodríguez de Caravallo abogado de la Real Audiencia quien sale en defensa de Ortíz diciendo que

  • 29 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 239.

a el le paresce bien toda esta doctrina por enderecarse a corregir la mala crianca de los hijos sin hacer distinción entre mulatos y soldados ni dar a entender que pareciesse mal la justicia que en ellos se abia hecho o hacia …. Que ablando de aquella festividad dixo que no abia quien acudiesse a ella sino solo los mulatos (pero) dixo como riéndose los señores mulatos …. (que no dio) causa en su modo de decir a que los mulatos pudieran tener sobervia para obrar contra la paz publica solo dixo aquello que pudiesse mover a los mulatos a fomentar aquella festividad porque es mui buen sugeto y de mui buenas prendas y no puedo sacar mala doctrina de la compañía adonde fue religioso mucho tiempo29

25A diferencia del disgustado escribano y del horrorizado juez, el licenciado Rodríguez entiende la importancia de acrecentar la devoción de los descendientes de africanos, intención que no sólo es loable sino más aun, inocua. No sólo eso, sino que el apelativo “señores” aparenta ser (en el contexto que él describe) una broma que el mismo oficiante, o sea, Ortíz, festeja.

26El quinto testigo Diego López de la Serna presbítero que cada sábado oficiaba la misa en la capilla del Hospital de San Lázaro alega que llegó cuando el sermón estaba terminando y no escucho ni una sola palabra del mismo, ni escuchó a nadie comentar el contenido del sermón.

27El sexto testigo es Diego Picazo administrador y capellán del Hospital de San Lázaro, el cual testifica haber estado presente en el sermón de Ortíz y lo defiende diciendo que nunca habló mal de la judicatura y a pesar de que mencionó la expresión “catedra de la pestilencia” “no se acuerda porque lo dixo porque no estuvo con mucha atención” y que aunque si aplicó el lugar demontibus pardorum

  • 30 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 239.

este testigo y otros se estuvieron riendo de la aplicación por ver el modo de aplicarlo y trato a los mulatos de señores ( …) y prosiguió hablando de manera que pudo causar algún generillo de sobervia en lo tocante a su cofradía pero no en ninguna manera que los pudiesse mover a brio o sedición publica.30

28Como administrador del hospital la opinión de Picazo esta más en concordancia con la idea de que el sermón es absolutamente inofensivo y que aunque hubiera podido hacer sentir a los mulatos un cierto orgullo y satisfacción por la celebración de dicha fiesta eso no supone en absoluto una amenaza para la paz publica, incluso las palabras del sacerdote mueven a risa porque darle el apelativo de “señores” a los mulatos considerados como lo peor de la sociedad novohispana es mas bien absurdo e incluso pueril. Lo sabemos, mulatos se encuentran en el último peldaño social, despreciados aún más que los esclavos negros ya que su condición de hijos ilegítimos sólo confirma su tendencia a ser taimados y tramposos.

29Por último es llamado a declarar un joven llamado Manuel de Heredia que iba acompañando a Sotomayor, el denunciante el día de la visita al hospital, pero

  • 31 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 236.

este testigo se bajo abajo (sic) a la capilla de nuestra señora de la bala y por estar descubierto el Santissimo Sacramento se puso de rodillas en oración y aunque hubo sermón no atendió este a el en manera alguna porque estaba lejos del pulpito.31

30Y aunque se reunió a la salida de la iglesia con Sotomayor el cual, -señaló- no ocultaba su disgusto, no pudo agregar nada más a su deposición.

  • 32 A.G.N., Inquisición, v. 458, exp. 21 f. 257.

31Las declaraciones nos permiten aventurar algunas hipótesis en torno a la inconveniencia del sermón. Primero, gran parte de los testigos estaban distraídos, sin poner cabal atención a lo que se estaba diciendo en la celebración. Dos las opiniones se dividen de la siguiente manera, dos en contra del sermón, dos “que no escucharon” y tres que defienden la inocencia no sólo del contenido del sermón sino las buenas intenciones del ex jesuita. No tenemos la sentencia ni la conclusión del proceso pero lo que nos interesa destacar aquí es que lejos de coincidir, las versiones difieren bastante entre sí. Para Sotomayor y Mugarrieta (su asistente que por obvias razones coincide con él) las palabras de Ortíz son un peligro que puede ocasionar una rebelión, pero también son una falta de respeto a la jerarquía judicial (de la que él es parte). Es probable que durante su visita al hospital hubiera pocas personas para recibirlo y atenderlo como su “dignidad” y preeminencia merecían ya que todos estarían celebrando la fiesta de su santo patrono. Eso, aunado a las mulatas llevando y trayendo confites a la mitad de la celebración y el colmo, el oficiante llamando a la multitud mulata “señores” debieron ocasionar una severa molestia al funcionario y la necesidad de que el culpable fuese reprendido ¿y quién mejor para hacerlo de forma contundente e incontestable que el Santo Oficio? El inquisidor Medina Rico ordenó dar traslado al fiscal del Santo Oficio y casi un año después, en junio de 1660, el fiscal Andrés de Zabalza advirtió que Ortíz había aplicado con “libiandad y ridiculidad el lugar de la escriptura sagrada”32 y que se le debía suspender o imponer la penitencia conveniente., ya que el sacerdote había citado y “modificado” un versículo del Cantar de los Cantares:

veni de Libano sponsa

veni de Libano veni

 coronaberis de capite Amana

 de vertice Sanir et Hermon

 de cubilibus leonum

 de montibus pardorum”

 

  • 33 Cantar de los Cantares: 4,8. Las negritas son mías.

“Ven conmigo desde el Líbano, oh esposa mía; 
Ven conmigo desde el Líbano. 
Mira desde la cumbre de Amana, 
Desde la cumbre de Senir y de Hermón, 
Desde las guaridas de los leones, 
Desde los montes de los leopardos.33

32 

33Así, puede ser que el sacerdote utilizara una cita de la Biblia desconociendo el significado correcto de la misma y confundiendo “leopardos” con “pardos” (lo cual es poco probable). O de manera más plausible, (siendo un ex jesuita) es que la utilizara deliberadamente como una licencia de la retórica barroca. Es por ello que los inquisidores califican la aplicación de dicha cita como “libiana y ridicula” (es decir banal, absurda y fuera de lugar) ya que no tenía mucho sentido hablar del “monte de los leopardos” para referirse a los méritos de una cofradía de pardos y mulatos. Las distintas opiniones en torno a las irreverentes palabras de Lorenzo Ortiz nos permiten entrever que dentro del ámbito eclesiástico, no necesariamente prevalecía una concordancia absoluta en la percepción de negros y mulatos como sediciosos; más aún, las reacciones ante un mismo suceso podían ir desde el enojo hasta la indiferencia, pasando por la risa. Tal y como lo vimos, en general, los testigos concuerdan en que un sermón pronunciado en esos términos no es motivo suficiente de preocupación y menos, de peligro. Para unos es inaceptable llamar “señores” a mulatos en la misa, a la cual asistieron numerosos negros y mulatos pero quienes tienen esa opinión se sienten aludidos y ofendidos por las palabras del sacerdote quien al parecer está cuestionando la validez de sus juicios en el proceso fulminado contra los sodomitas de 1658. Para otros en cambio, se percibe sólo como un halago a la fidelidad y devoción de la cofradía de San Roque e intenta valorar e insistir que los mulatos son los únicos que se ocupan del hospital y que fervorosamente acuden a celebrar a su santo patrono y por último, están quienes simplemente lo consideran un discurso absurdo e irrelevante, una especie de broma.

34Aquellos sodomitas “lacrientos y hediondos” que el juez Sotomayor había procesado y a los que el escribano Mugarrieta había tomado declaración eran familiares o amigos de los fieles de la cofradía (e incluso quizás entre ellos hubiera uno que otro que hubiera escapado a la férrea justicia y por ende a la muerte en la hoguera) eso ya los convertía en seres viles y dignos de sospecha, llamarlos “señores” era una verdadera afrenta y más aun cuando Lorenzo Ortíz lamentaba el trágico e ignominioso fin de aquellos que no crecieron al amparo, cuidado y mirada vigilante de sus madres y cayeron en las garras de los jueces y por ende víctimas de la “cátedra de la pestilencia”.

  • 34 Solange, Alberro. Apuntes para la historia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la Nueva (...)

35En 1721, el hospital fue cedido por el bachiller Ventura de Medina Picaso en favor de los juaninos. A pesar de los intentos de reparación realizados por los sucesores del doctor Pedro López, el hospital se encontraba en pésimas condiciones. Aunque se intentaron. diversas medidas para rescatarlo, los esfuerzos acabaron siendo vanos pues San Lázaro nunca tuvo los medios para atender satisfactoriamente a sus enfermos tal y como lo advirtió el sacerdote Lorenzo Ortíz aquella mañana de agosto cuando se celebraba por todo lo alto, la fiesta de San Roque. Actualmente lo que queda de la iglesia sirve de depósito de autobuses de transporte público y de taller mecánico34. Lejos quedaron las fiestas y los sermones al hospital de San Lázaro y a San Roque uno de sus patronos más populares que en algún momento provocaron disgusto y repulsión en algunas autoridades virreinales e hilaridad a hombres menos puntillosos.

Haut de page

Bibliographie

Alberro, Solange. Apuntes para la historia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la Nueva España- México, 1604-2004, México, Centro de Estudios Históricos El Colegio de México, 2005, 311 p., ISBN 9681211898

Camba Ludlow, Ursula. Imaginarios ambiguos, realidades contradictorias. Conductas y representaciones de los negros y mulatos novohispanos, siglos XVI y XVII, México, Centro de Estudios Históricos, El Colegio de México, 2008, 227 p. ISBN 9681213742.

Covarrubias, Sebastián de. Tesoro de la lengua castellana o española, ed. Felipe C. R. Maldonado, Madrid Castalia, (Nueva Biblioteca de erudición y crítica), 1995, 1047 p., ISBN 84-7039-685-4.

Cruz, Sor Juana Inés de la. Obras Completas, pról. Francisco Monterde, México, Porrúa, (sepan cuántos n. 100), 1989, 941 p. ISBN 968-432-650-5.

Gruzinski, Serge. “Las cenizas del deseo. Homosexuales novohispanos a mediados del siglo XVII” en Sergio Ortega comp. De la santidad a la perversión o de por qué no se cumplía la ley de Dios en la sociedad novohispana, México, Grijalbo, 1985.

Guijo, Gregorio Martín de. Diario 1648-1664, ed y pról. Manuel Romero de Terreros, México, Porrúa, 1952,. sn/ISBN

Mark D, Jordan. La invención de la sodomía en la teología cristiana, trad. Lluís Salvador, Barcelona, Laertes, 2002, 270 p., ISBN 8475844618.

Leonardi, Claudio. et. al. Diccionario de los santos, t. 2., Madrid, San Pablo, 2000, 1156 p.,ISBN 84-285-2259-6.

Moreno, Isidoro. La antigua hermandad de los negros de Sevilla. Etnicidad, poder y sociedad en 600 años de historia, Sevilla, Universidad de Sevilla/Consejería de Cultura-Junta de Andalucía, 1997, 569 p., 84-472-0362-X.

Muriel, Josefina. Hospitales de la Nueva España, México,. t. 1 Fundaciones del siglo XVI, UNAM-Cruz Roja Mexicana, 1990, 800p., ISBN 9683609635.

Rodriguez Sala, Maria Luisa. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿Miembros de un estamento profesional o de una comunidad científica?, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Sociales, 2005, 458 p., ISBN 970-32-.2600-0.

Tomás y Valiente, Francisco. El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII), Madrid, Tecnos, colección de ciencias sociales, serie de ciencia política, 1992, sn/ISBN.

Haut de page

Notes

1 Es bien conocida la extensa bibliografía existente en torno a la “violencia” y temor que provocaba la población negra en Nueva España, de manera que sólo mencionaremos algunos. Colin A Palmer. Slaves of the White God: blacks in México, 1570-1650, Massachusetts, Cambridge, 1976, 268 p. ISBN 0674810856. Gonzalo Aguirre Beltrán. La población negra de México. Estudio etnohistórico, México FCE, 1989, 374 p. ISBN 968163280X y Hermann, Bennett. Africans in colonial Mexico. Absolutism, christianity and afro-creole consciousness 1570-1640, Indiana, Indiana University Press, 2003, 288p. ISBN 025321775X. Para un desarrollo mas amplio sobre las diversas imágenes y estereotipos en torno a la figura de los negros y los mulatos en el periodo virreinal, vid. Ursula Camba Ludlow, Imaginarios ambiguos, realidades contradictorias. Conductas y representaciones de los negros y mulatos novohispanos, siglos XVI y XVII, México, Centro de Estudios Históricos El Colegio de México, 2008, 227 p., ISBN 9681213742.

2 Como sabemos, las cofradías eran asociaciones laicas y voluntarias que reunidas alrededor de alguna advocación de la virgen María o de un santo patrono cultivaban y difundían la religión católica. Estas corporaciones procuraban el socorro, la asistencia y la protección material y espiritual de sus miembros.

3 Claudio. Leonardi, et. al. Diccionario de los santos, v. 2., Madrid, San Pablo, 2000, p. 1999. ISBN 84-285-2259-6.

4 El hospital de San Lázaro fue fundado entre 1521 y 1524 por Hernán Cortés pero en 1528 Nuño de Guzmán, “lo tomó para si” Es hasta 1572 que el reconocido médico y cirujano Pedro López consiguiò refundar el Hospital con una cédula real y cuya reglamentación fue confirmada 10 años después por el Consejo de Indias. María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿miembros de un estamento profesional o de una comunidad científica?, México, UNAM, 2005, p. 59-60. ISBN 970-32-2600-0. Y Josefina Muriel. Hospitales de la Nueva España. México, T. I Fundaciones del siglo XVI, UNAM-Cruz Roja Mexicana, 1990, p. 249, ISBN 9683609635.

5 María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿miembros de un estamento profesional o de una comunidad científica?, México, UNAM, 2005, p. 59-60. ISBN 970-32-2600-0.

6 María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿miembros de un estamento profesional o de una comunidad científica?, México, UNAM, 2005, p. 32, ISBN 970-32-2600-0.

7 Josefina Muriel. Hospitales de la Nueva España. México, T. I Fundaciones del siglo XVI, UNAM-Cruz Roja Mexicana, 1990, p. 253, ISBN 9683609635.

8 AGN, Inquisición, v. 458, exp. 21, f 232. Probablemente Lorenzo Ortíz se refiere a un violento incidente que acababa de suceder. Quince días antes del festejo de la cofradía, un par de soldados asaltaron a unos indios “forasteros” en la calzada de la Piedad. Uno de ellos suplicó le devolvieran cuatro pesos para regresar a su tierra y fue apuñalado por los soldados. Perseguidos y apedreados por otros indios enfurecidos, uno escapó por la laguna refugiándose en un hospital, mientras que el otro fue apresado y amarrado al indio muerto para presentarlo ante las autoridades. Francisco Romero, auditor de guerra le formó proceso y lo sentenció a morir “apeloteado”. La sentencia fue ejecutada cerca del Calvario por cinco soldados que le dispararon en las sienes y en el pecho. Gregorio Martin de Guijo. Diario 1648-1664, ed. y pról. Manuel Romero de Terreros, México, t II, Porrúa, 1952, p. 121, sn/ISBN.

9 Serge Gruzinski. “Las cenizas del deseo. Homosexuales novohispanos a mediados del siglo XVII” en Sergio Ortega comp. De la santidad a la perversión o de por qué no se cumplía la ley de Dios en la sociedad novohispana, México, Grijalbo, 1985, 290 p., ISBN 9684195265.

10 Francisco Tomás y Valiente. El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII), Madrid Tecnos, colección de ciencias sociales, serie de ciencia política, 1992, p. 37, sn/ISBN.

11 Francisco Tomás y Valiente. El derecho penal de la monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII), Madrid Tecnos, colección de ciencias sociales, serie de ciencia política, 1992, p. 37, sn/ISBN

12 Mark D, Jordan. La invención de la sodomía en la teología cristiana, trad. Lluis Salvador, Barcelona, Laertes, 2001, p. 163. ISBN 8475844618.

13 Sebastián de Covarrubias define “labrandera” de la forma siguiente, (sólo existe la acepción en femenino, la cual se suma a las “habilidades” muy poco ortodoxas de Cotita): “se dice de la ocupación de las mujeres en telas; y las labores que hacen en ellas con la aguja”. Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o españoles, p. 696, ISBN 84-7039685-4. Según se establece en las informaciones del proceso “Cotita” es lo mismo que “mariquita”.

14 Gregorio Martin de Guijo. Diario 1648-1664 ed y pról. Manuel Romero de Terreros, México, Porrúa, 1952, p. 106, sn/ISBN.

15 Serge Gruzinski. “Las cenizas del deseo. Homosexuales novohispanos a mediados del siglo XVII” en Sergio Ortega comp. De la santidad a la perversión o de por qué no se cumplía la ley de Dios en la sociedad novohispana, México, Grijalbo, 1985, 290 p., ISBN 9684195265.

16 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.

17 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.

18 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.

19 AGI, 38, N 57 Cartas del virrey Duque de Albuquerque, s/n f.

20 Gregorio Martin de Guijo. Diario 1648-1664 ed y pról. Manuel Romero de Terreros, México, Porrúa, 1952, p. 106-107, sn/ISBN.

21 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 232.

22 María Luisa Rodríguez Sala. Los cirujanos de hospitales de la Nueva España (siglos XVI y XVII) ¿miembros de un estamento profesional o de una comunidad científica?, México, UNAM, 2005, p. 61, ISBN 970-32-2600-0.

23 Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o españoles, p. 775, ISBN 84-7039685-4. Para un desarrollo mas extenso cobre el tema de los villancicos, sus orígenes y las diversas imágenes de los negros retratados en ellos, Ursula Camba Ludlow, Imaginarios ambiguos, realidades contradictorias. Conductas y representaciones de los negros y mulatos novohispanos, siglos XVI y XVII, México, Centro de Estudios Históricos El Colegio de México, 2008, p. 151-163, ISBN 9681213742.

24 Sor Juana Inés de la Cruz, Obras completas, pról. Francisco Monterde, México, Porrúa, (sepan cuántos n. 100), 1989, p. 223, ISBN 968-432-650-5.

25 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 234.

26 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 235.

27 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 238.

28 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 238.

29 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 239.

30 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 239.

31 AGN, Inquisición, v. 458, ex. 21, f 236.

32 A.G.N., Inquisición, v. 458, exp. 21 f. 257.

33 Cantar de los Cantares: 4,8. Las negritas son mías.

34 Solange, Alberro. Apuntes para la historia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la Nueva España- México, 1604-2004, México, Centro de Estudios Históricos El Colegio de México, 2005, p. 162, ISBN 9681211898.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ursula Camba Ludlow, « ¿Fieles devotos o sodomitas “lacrientos”?: los mulatos de la cofradía de San Roque. Un sermón “inconveniente” ante el Santo Oficio novohispano, 1659 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 décembre 2012, consulté le 24 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64661 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.64661

Haut de page

Auteur

Ursula Camba Ludlow

Educación Continua
Universidad Iberoamericana
ursulacamba@yahoo.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page