Navigation – Plan du site
Débats | 2013
Indépendance du Brésil ou des Brésils ? Unité et diversité dans la construction d'un Empire en Amérique au début du XIXe siècle – Coord. Andréa Slemian, avec la collaboration de Clément Thibaud
Luiz Geraldo Silva

Pernambuco y la independencia: entre el federalismo y el unitarismo

Traduction de Terumi Koto Bonnet Villalba
[03/02/2013]

Résumés

Tras la apelación constitucional ibérica de 1820, la provincia de Pernambuco produjo grupos políticos con proyectos antagónicos. De un lado, había los vinculados al “autonomismo” o “federalismo pernambucano”. Del otro, aunque fuesen menos visibles, se evidenciaban los grupos políticos locales que apoyaron la construcción del Estado unitario y, con este objetivo, se involucraron en la guerra civil de 1824. Este artículo analiza la confrontación entre dichos grupos entre 1820 y 1824, año de la Confederación del Ecuador, así como pone de relieve prácticas y concepciones políticas de agentes “negros” y “pardos” implicados en el proceso.

Haut de page

Texte intégral

Pernambuco y el imperio

  • 1 Stuart B. Schwartz, «  O Brasil colonial, c. 1580-1750: as grandes lavouras e as periferias  », in (...)
  • 2 Se refiere a los comerciantes al por mayor que negociaban directamente con sus suministradores.
  • 3 Evaldo Cabral de Mello, A fronda dos mazombos. Nobres contra mascates. Pernambuco, 1666-1715, S. Pa (...)
  • 4 Agradezco a los editores, Andrea Slemian y Clément Thibaud, por los comentarios y sugerencias a pri (...)

1Situada en el Brasil septentrional, la capitanía de Pernambuco tuvo su desarrollo histórico íntimamente asociado a la agricultura azucarera. Entre mediados del siglo XVI y 1629, Pernambuco era la capitanía con el mayor número de ingenios de la América portuguesa, contabilizando 150 unidades productivas en dicho año. En 1630 la dominación holandesa puso fin a ese desarrollo. Las llamadas guerras del azúcar, trabadas entre 1630 y 1635 y entre 1645 y 1654, destruyeron ingenios y haciendas, así como dispersaron a la población libre y cautiva. Con el fin de la guerra contra los holandeses, en 1654, Bahía se convirtió en la capitanía con mayor número de ingenios, al mismo tiempo que, tras 1670, la producción azucarera prosperaba en el Caribe francés y británico, solapando la hegemonía portuguesa en el mercado atlántico1. A su vez, en 1710 surge en la capitanía una guerra civil, la denominada Guerra dos Mascates, cuyo origen fue el hecho de que la “ nobleza de la tierra”, con base en la capital Olinda, intenta impedir la creación de la villa de Recife, municipio donde se concentraban los comerciantes de trato grosso2 de la capitanía3. Cerca de cien años más tarde, en 1817, ocurre en la provincia de Pernambuco una revolución contra el Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarves, creado en 1815, la cual, como discuto más adelante, tiene sus raíces en la identidad forjada en las guerras del azúcar y en la guerra civil de 1710-17124.

La revolución de 1817

  • 5 Glacyra Lazzari Leite, Pernambuco 1817: estruturas e comportamentos sociais, Recife, Editora Massan (...)

2La revolución de 1817 tiene sus raíces en dos procesos combinados. De un lado, en la resistencia al sistema fiscal creado entre 1808 y 1812, durante la instalación de la corte portuguesa en Rio de Janeiro. Tal sistema había convertido a esta capitanía y sus vecinas São Paulo y Minas Gerais en territorios dependientes de los beneficios de origen fiscal. Del otro, la recuperación económica de fines del siglo XVIII – el denominado renacimiento agrícola, así como la expansión de nuevas culturas – implicó significativas ganancias en las capitanías del Norte. Así como se procesaba en Bahia y en Rio de Janeiro en esos años, aunque en promedios más modestos, el tráfico de esclavos hacia el puerto de Recife alcanzó números sorprendentes. Se estima que, anualmente, cinco mil cautivos desembarcaron allí entre 1815 y 1820. Así, pues, la historiografía buscó, inútilmente, articular crisis y revolución en los orígenes de 1817, pero, en lugar de eso, se deparó con años de prosperidad económica, traducida en ganancias en la exportación del azúcar y del algodón y en la importación de cautivos africanos – uno de los índices más consistentes de expansión y crecimiento en una sociedad esclavista.5

  • 6 Carlos Guilherme Mota, Nordeste, 1817. Estruturas e argumentos, São Paulo : Perspectiva, 1972, p. 2 (...)
  • 7 Alfonso Múnera, El fracaso de la nación. Región, clase y raza en el Caribe colombiano (1717-1821), (...)
  • 8 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência: o federalismo pernambucano de 1817 a 1824, São Paulo (...)

3La república instalada en 1817 en las capitanías del Norte de la América portuguesa fue fruto de una revolución – y no de mera inconfidencia o sedición como los procesos políticos acaecidos en las capitanías de Minas Gerais, en 1789, y de Bahía, en 17986. Varios son los elementos que refuerzan este argumento. En primer lugar, la revolución en cuestión apuntaba hacia divisiones geográficas y sociales resultantes de las diferencias entre los sectores tradicionales, vinculados a la caña de azúcar, y los sectores nuevos, emergentes, vinculados al algodón y al comercio de trato grosso. A partir del último cuarto del siglo XVIII, la diseminación del cultivo de algodón se articuló a la coyuntura atlántica marcada por la revolución industrial y por revoluciones políticas, como la americana y la francesa, así como por las guerras napoleónicas. Estos eventos implicaron tanto una alta demanda de dicho producto por las potencias en conflicto como elevados precios que se pagaban en el mercado atlántico. Además, la libertad de comercio decretada en 1808 con la apertura de los puertos de Brasil, una medida poco usual hasta entonces en el mundo iberoamericano,7 permitió la entrada directa de financieros y compradores de la producción de algodón en las plazas comerciales de las capitanías del Norte. Casas de comercio francesas y sobre todo británicas se instalaron en Recife y otras ciudades, causándoles desesperación a los grandes comerciantes radicados en Rio de Janeiro. Hacia 1810 los precios del algodón llegaron a superar los del azúcar, lo que provocó un profundo desequilibrio entre los sectores productores y comerciales nuevos y antiguos. Especialmente en Pernambuco, mientras el sector azucarero se radicaba principalmente en los municipios del Sur de la capitanía, el cultivo de algodón se extendió básicamente en el Norte, siendo el Recife de las casas comerciales el epicentro de ese territorio. Desde 1817 los movimientos políticos de los años de la independencia siempre han tenido, de un lado, inicios y liderazgos liberales y federalistas formados al Norte y en el centro de la provincia y, del otro, al Sur, reacciones y formación de alianzas con Rio de Janeiro.8

  • 9 Joaquim Dias Martins, Os mártires pernambucanos, vítimas da liberdade nas duas revoluções ensaiadas (...)
  • 10 F. A. Pereira da Costa, Dicionário biográfico de pernambucanos célebres, Recife, Typografia Univers (...)
  • 11 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas. Raça e identidade social na formação do Estado-nação (Perna (...)
  • 12 Marcus, J. M. de Carvalho, « Os negros armados pelos brancos e suas independências no Nordeste (181 (...)
  • 13 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 121-126.
  • 14 Marixa Lasso, Myths of harmony. Race and republicanism during the Age of Revolution, Colombia, 1795 (...)

4En segundo lugar, la del 1817 fue una revolución porque implicó la seducción de las masas, la apelación popular que atrajo a los denominados “negros” y “pardos” de las provincias en los negocios políticos que hasta entonces estaban restringidos a los blancos. Estos actores estuvieron presentes en la deposición del gobernador colonial enviado por Rio de Janeiro, Caetano Pinto de Miranda Montenegro, y un militar pardo de los batallones fijos, Pedro da Silva Pedroso, fue considerado por sus contemporáneos como “el principal héroe militar de la revolución del 6 de marzo” de 18179. Las memorias escritas en el siglo XIX, como Os mártires da liberdade, elaboradas en 1823 y publicadas por primera vez en 1853, y hasta el Dicionário biográfico de pernambucanos célebres, editado en 188210, incluyen biografías de varios negros y pardos. Evidentemente, existen también decenas de procesos e interrogatorios que permiten auscultar aspiraciones e intereses de militares de color, artesanos y pequeños propietarios de tierras de la provincia. Entre los diecisiete electores de la Junta de gobierno de 1817 constan dos militares negros, Joaquim Ramos de Almeida, Sargento Mayor del Tercio Viejo de los Morenos, y Tomás Ferreira Vila Nova, un tonelero que asumía la función de Mayor del Tercio Nuevo de los Morenos.11 Sin embargo, sólo recientemente las acciones, intereses e ideas de esos individuos se han convertido en objetos dignos de análisis12, aunque todavía se nieguen principios explicativos basados en la autonomía relativa de dicha alentada capa social13. La presencia de los hombres de color, sobre todo los milicianos pardos y negros, en los eventos de la era de la independencia puede ser comparada con el proceso desarrollado en el espacio del virreinato de Nueva Granada – tanto en la fase descrita como “Patria Boba”, como en la etapa posterior, equivalente al período que los historiadores llaman de Gran Colombia (c. 1819-1830). La historiografía sobre la independencia en este espacio del imperio español, pese a la diversidad de sus abordajes, propone problemas importantes e inspiradores a las investigaciones sobre el mismo tema en Brasil.14

  • 15 Luiz Geraldo Silva, « ‘Pernambucanos, sois portugueses!’ Natureza e modelos políticos das revoluçõe (...)
  • 16 Juan Marchena Fernández, « ¿Obedientes al rey y desleales a sus ideas? Los liberales españoles ante (...)
  • 17 Decreto del Gobierno Provisional de Paraíba sobre la abolición de las insignias, armas y condecorac (...)

5En tercer lugar, aunque la historiografía tienda a subrayar el impacto y el modelo de la revolución americana en el ideario de la revolución de 1817, parece mucho más adecuado señalar que las revoluciones hispanoamericanas fueron la fuente de inspiración por excelencia del referido movimiento15. También es verdad que, por entonces, Fernando VII había dominado una buena parte de la América española, enviando cerca de diez mil soldados bajo el mando de Pablo Morillo para sofocar la insurgencia16. Sin embargo, la revolución de la región del Río de la Plata se desarrollaba sin retrocesos significativos en 1817, y los vínculos ideológicos e institucionales ibéricos, claramente manifestados en 1820 con la eclosión simultánea de los movimientos constitucionales español y portugués, permiten indicar que los pernambucanos de 1817 pisaron el mismo terreno observado en la América española a partir de 1810, y adoptaron las mismas instituciones. Cuando el 6 de marzo de 1817 tomaron el poder, los revolucionarios crearon una junta de gobierno como tantas otras que eclosionaron en el mundo ibérico entre 1808 y 1810. Asimismo, tal como había ocurrido en la región del Río de la Plata, mostraron tendencias a crear un sistema político de carácter federativo, incluyendo provincias cuyos agentes habían escogido Recife como centro de discusiones intelectuales y de negocios. Además, aun viviendo bajo un régimen monárquico, no hay dudas de que la opción de los revolucionarios fue la de adoptar una forma republicana de gobierno, aspecto que, según la corte instalada en Rio de Janeiro, representó uno de los trazos más deplorables de su práctica política. Ello no solo significó la adopción de nuevas categorías más apropiadas a la condición republicana – como el uso del tratamiento vosotros (vós) y el epíteto de patriota – como la destrucción formal de los símbolos de la monarquía17.

  • 18 Uso aquí la misma acepción dada por José Carlos Chiaramonte, Cidade, províncias, Estados. Origens d (...)
  • 19 Evaldo Cabral de Mello, O negócio no Brasil. Portugal, os Países Baixos e o Nordeste, 1641-1669, Ri (...)
  • 20 Evaldo Cabral de Mello, Rubro veio..., cap. 3.
  • 21 Convocatoria llamando al pueblo de Pernambuco para que se alistase en el ejército rebelde. Casa do (...)

6Por último, la revolución de 1817 se basó en una ideología muy definida, la cual tiene raíces en la tradición histórica de la capitanía que más tarde sería la provincia de Pernambuco. Me refiero a las guerras contra los holandeses, llevadas a cabo entre 1645 y 1654, las cuales resultaron en un conjunto de representaciones mentales que sugerían una identidad política colectiva18. Tal identidad estaba marcada por la noción de que fuera “a costa de nuestra sangre vida y haciendas” que los pernambucanos habían expulsado a los holandeses y restaurado el dominio portugués en aquellas partes de América. Este discurso, elaborado y sostenido desde la segunda mitad del siglo XVII, se basaba en el hecho de que, presionado por la guerra de restauración del dominio castellano (1640-1660) y por la guerra global contra los holandeses (1630-1680), Portugal no vio otra salida sino firmar un tratado con los Países Bajos en 1642 en el cual renunciaba al control de Pernambuco y demás capitanías del Norte19. Al mismo tiempo, poco a poco se añadieron otros tópicos. Entre estos figuraba la representación mental según la cual la guerra de restauración había sido movida por un ejército supra racial y supra patriótico, del cual formaban parte negros e indios, de un lado, y del otro, blancos, fuesen peninsulares o mazombos, es decir, nacidos en América. Esta ideología sustentó a un panteón de héroes, del cual formaban parte el indio Felipe Camarão, el negro Henrique Dias y los blancos João Fernandes Vieira, maderero, y el mazombo Vidal de Negreiros, cuyas historias fueron escritas e inmortalizadas desde el siglo XVII mediante el encargo de obras literarias y panegíricas20. Uno de los manifiestos del gobierno revolucionario, escrito el 15 de marzo de 1817, convocaba vehementemente a los “Hijos da la Patria, herederos naturales de la bravura y de la gloria de los Vieira y Vidal, de los Dias y Camarões, venid sin pérdida de tiempo a alistaros bajo las banderas de nuestra libertad”21.

  • 22 István Jancsó; João Paulo G. Pimenta, « Peças de um mosaico (Ou apontamentos para o estudo de emerg (...)
  • 23 José Carlos Chiaramonte, « Metamorfoses do conceito de nação durante os séculos XVII e XVIII », in (...)

7Así, pues, resulta extraña la formulación encontrada en un ensayo seminal y de gran impacto según la cual en el “discurso de la Revolución de 1817” los “revolucionarios no recurren a la valorización de un pasado que les toca particularmente (y, como tal, distinto de los demás) al justificar sus acciones”. Según sus autores, ello hace comprensible la “ ausencia casi absoluta” del “término nación en su vocabulario político”22. Pues bien, en Pernambuco sí existe en esta circunstancia, así como en las siguientes, una valorización vertical de un pasado común, y la categoría “nación”, como muy bien apunta Chiaramonte, aparece en el ámbito lexical en muchos contextos históricos concretos mediante el uso de sinonimia23. Los vocablos “patria” y “patriota”, diseminados y establecidos en el contexto revolucionario pernambucano – por cierto, mediante el decreto del gobierno provisional – expresa justamente el contenido de la “ausente” categoría nación en el ámbito de la revolución de 1817.

  • 24 Carta de Luiz do Rego Barreto, Comandante General em Chefe de Expedição pedindo 5 mil homens para c (...)

8Anunciando lo que se concretaría en los años subsecuentes, las fuerzas militares que instauraron y mantuvieron la revolución de 1817 fueron derrotadas debido a las tropas enviadas desde Bahia y Rio de Janeiro por tierra y por mar. Sin embargo, como frecuentemente observa la historiografía, no hubo resistencia a esas tropas en el Sur de Pernambuco; hubo más bien una profunda cooperación tanto logística como militar. En otras palabras, la división a que me he referido entre el Norte y Sur, como subraya Evaldo Cabral de Mello, inicialmente se manifiesta en ese punto, y se profundiza durante los años siguientes, lo que crea las condiciones de guerra civil que se manifiestan en 182424.

El constitucionalismo de los años veinte

  • 25 Márcia R. Berbel, A nação como artefato. Deputados do Brasil nas cortes portuguesas (1821-1822), Sã (...)

9La opresión británica, el exilio voluntario del soberano en América y los éxitos liberales españoles a fines de la década de 1810 les permitieron a los liberales, sobre todo a los militares, firmar en Portugal una alianza de amplio alcance con los sectores inconformes de la nobleza, atrayéndolos con la posibilidad de formar una asamblea constituyente como la vigente en Cádiz, y, luego, en Madrid entre 1810 y 1814. Así como había ocurrido en España diez años antes, los actores de la revolución de Porto respetaron la monarquía, pero introdujeron principios liberales que inauguraron una verdadera primavera de los pueblos lusos de ambos hemisferios. En decretos sucesivos publicados a lo largo de 1821, aspectos como la libertad de imprenta, la formación de juntas de gobierno y la transformación de las antiguas provincias creadas en 1815 en unidades políticas relativamente autónomas y dotadas de gobierno propio y electo a nivel local, causaron profundo impacto en las más remotas partes del imperio25.

  • 26 Márcia R. Berbel, A nação como artefato..., p. 57-81.

10Las reacciones del gobierno de Rio de Janeiro a la revolución de Porto y sus consecuencias oscilaron entre la negación absoluta del movimiento revolucionario y constitucional y la adhesión forzada al mismo mediante la jura de la Constitución española por el monarca portugués D. João VI, en febrero de 1821. En aquel momento, era ése el documento que no solo reforzaba la cultura política ibérica común, sino que servía también de parámetro para regular las relaciones políticas y civiles vividas en el interior del Reino Unido. También se registraron oscilaciones en el ámbito de las provincias, pero, geográficamente hablando, éstas tenían un sentido más preciso. De un lado, las provincias del Norte, sobre todo las de Bahia, Pará y Pernambuco, adhirieron a la causa revolucionaria y de forma rápida se alinearon en defensa de la soberanía popular y de la autonomía provincial. Así, pues, reaccionaban a las relaciones desiguales entre las provincias de América, cuando en 1808 se instaló un vasto aparato burocrático en Rio de Janeiro. No por casualidad el tema de la igualdad entre las provincias de América se constituyó en tópico incontrolable en el ámbito de las Cortes lisboetas, una tesis defendida principalmente por los grupos de Bahia y de Pernambuco. Del otro, las provincias del Centro-Sur, Minas Gerais, São Paulo y Rio de Janeiro tendieron a ignorar la apelación constitucional o a retrasar el envió de sus representantes a Lisboa, o, simplemente, a no enviarlos, como fue el caso de la provincia de Minas Gerais. En São Paulo próceres locales mantuvieron al antiguo gobernador colonial, João Carlos Augusto de Oeynhausen, en la presidencia de la junta constitucional, a la vez que buscaban la aprobación del príncipe D. Pedro antes de tomar cualquier tipo de decisión. Por cierto, partidos hegemónicos de Minas Gerais procedían de la misma forma. Así, mientras sectores mayoritarios de las provincias del Norte de la América portuguesa expresaban sus reacciones al sistema constitucional aprobándolo eufóricamente debido a la autonomía política y gubernativa que éste les aseguraba, las provincias del Centro-Sur tendían a las transacciones resultantes del mismo sistema y a la defensa intransigente de la manutención del sistema tributario y administrativo instalado en Rio de Janeiro a partir de 180826.

  • 27 Carta del gobernador de la provincia de Pernambuco, Luís do Rego Barreto, al rey D. João VI, sobre (...)
  • 28 Glacyra Lazzari Leite, Pernambuco 1817..., p. 238-240; Denis Bernardes, O patriotismo constituciona (...)

11Sin embargo, en las provincias de Bahia, Pernambuco y Pará, el proceso de adopción del sistema constitucional fue tenso y complejo. Se configuraron partidos y disensiones que, paulatinamente, emergían de las disputas por el poder, dada la posibilidad de elegir por primera vez en la historia de la América portuguesa gobiernos locales desde los mismos grupos políticos provinciales. Particularmente en Pernambuco, esas tensiones fueron más graves debido a la herencia de 1817, ya que Luís do Rego Barreto, último gobernador colonial de la provincia, se negó a dejar el poder. Se convirtió, así, ante los próceres locales, en presidente de una junta sin legitimidad. Para garantizar su permanencia en el gobierno, el 7 de junio de 1821, Barreto organizó rápidamente elecciones de diputados constituyentes27. Casi todos eran antiguos militantes de 1817. Sin embargo, se sabía que la prisa de su nominación y los beneficios que gozaron, en franco contraste con las pésimas condiciones de viaje de los demás diputados de Brasil, constituían estrategia del último gobernador colonial para permanecer en el poder. Barreto había sido enviado por Rio de Janeiro para reprimir la revolución. Había presidido personalmente los ritos públicos que acompañaban la pena capital, además del sinnúmero de prisiones y azotes públicos de los cautivos y hombres de color libres. En consecuencia, Barreto había sufrido un atentado en julio de 1821, lo que había provocado 42 deportaciones, y más prisiones y azotes públicos28.

  • 29 Carta del gobernador de la capitanía de Pernambuco, Luís do Rego Barreto, al rey D. João VI sobre h (...)
  • 30 Carta del Sargento Mor y Comandante Antonio José da Silva al cuerpo de artillería de la división de (...)
  • 31 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 68-69.

12Desde mediados de 1817, Rego Barreto había participado de la reorganización de las fuerzas militares de la provincia y creado los cuerpos de la División de Voluntarios Leales del Rey. Contaba, así, con esta fuerza contra las presiones ejercidas por los “patricios”, como él decía, para formar una junta de gobierno según el molde de las Cortes Constituyentes. Afirma que esos “demagogos alzaron después del día 26 de marzo [de 1821] la voz de independencia, no propiamente de una separación absoluta, sino de un Gobierno Federal, dejando que cada Capitanía se gobernase por sí misma”29. El cuadro de tensiones parecía desembocar en una guerra civil, pero el apoyo militar con el cual contaba Rego Barreto para impedir que las fuerzas locales ascendiesen al gobierno de la provincia se reveló frágil e inconsistente. En realidad, desde su creación, en 1817, se registraban sucesivas deserciones de los cuerpos de la División de Voluntarios Leales del Rey30. Radicados, como siempre, en el Norte de la provincia, los autonomistas de la provincia formaron una junta de gobierno alternativa en la ciudad de Goiania y atacaron Recife, arrinconando al gobernador Barreto y sus menguadas tropas. La capitulación, apoyada por las Cortes de Lisboa, se consolidó en octubre de 1821 ; este mismo mes, Barreto se marchó a Europa, mientras los “patricios” realizaban sus primeras elecciones y creaban su primer gobierno autónomo31.

La independencia: entre el federalismo y el unitarismo

  • 32 Denis Bernardes, « Pernambuco e o Império (1822-1824): sem constituição soberana não há união », in(...)

13Así como en los años subsecuentes a la revolución del año 1820, la historiografía sobre el proceso de independencia en Pernambuco ha puesto de relieve cómo se formaron disputas políticas entre distintos partidos y cómo en distintos momentos entre 1822 y 1824 las mismas dieron lugar a intentos de golpes de Estado y conflictos armados. De un lado, ha merecido atención el llamado partido “federalista” o “autonomista”, que presenta rasgos más o menos discernibles. Este posee una base social asentada sobre todo en los grandes comerciantes de origen brasileño de la ciudad de Recife, dedicados principalmente al comercio directo con distintos países de Europa, Américas española e inglesa, y en los cultivadores de algodón de las ciudades del Norte de la provincia. Del otro, el partido unitarista estaba vinculado al gran cultivo azucarero, así como al comercio de grosso trato que relacionaba Recife a Lisboa y a Porto. En este grupo participaban, sobre todo, dueños de ingenio radicados en el Sur de la capitanía y comerciantes portugueses de la Plaza de Recife. Ambos partidos reclutaban y sobornaban a negros y pardos para sus disputas políticas y luchas armadas, aunque hubiesen sido los primeros que recrearon, en un contexto liberal, las tropas milicianas divididas en colores de la era colonial, lo que fascinaba a los hombres de color debido a su oficialidad con sus rangos superiores. Ambos partidos provinciales buscaban, pues, contar con los negros para la defensa de su gobierno. Además, ambos partidos poseían sujetos identificados como líderes de la revolución de 1817, aunque, evidentemente, los federalistas reivindicasen su vinculación a este movimiento y su memoria, mientras que los unitaristas, o centralistas, negasen o reevaluasen sus vínculos con el mismo32.

  • 33 Denis Bernardes, O patriotismo constitucional..., p. 399 y ss.

14La victoria local contra el gobierno de Rego Barreto había sido obra de los federalistas. La junta de gobierno electa en octubre de 1821, presidida por Gervásio Pires Ferreira, un comerciante de grosso trato nacido en Recife, buscó establecer un programa vasto y moderno, que incluía amplia difusión de la instrucción pública con la creación de clases y disciplinas de Primeras Letras en varios rincones de la provincia. Al mismo tiempo, proyectó en distintos documentos enviados a las Cortes y al Rey, la creación de una academia de navegación, comercio, cirugía, medicina, marina, ingeniería y fortificación. La junta elegida por Ferreira también proyectó un ambicioso plan de obras públicas, que incluía mejorías en puertos y fortificaciones, así como construcción de carreteras. Aunque la mayoría de las obras no se haya realizado, se nota empeño en la reforma de las Obras Públicas. Asimismo, se intercambiaron varias correspondencias con el Rey y con las Cortes para abolir impuestos sobre tiendas, ventas y embarcaciones ligeras, cobrados a favor del Banco del Brasil, y el impuesto relativo a la financiación de la iluminación pública de Rio de Janeiro – cuando Recife y otras ciudades de la provincia no disponían de tal servicio. Por reconocer el cerneThibaud Poilpré2013-02-03T16:10:00 de la soberanía portuguesa en las Cortes lisboetas, el gobierno de Pernambuco ignora la transferencia de rentas para Rio de Janeiro. Se rechazaba particularmente el decreto de octubre de 1812, que exigía consignaciones mensuales de las provincias de Bahía, Pernambuco y Maranhão destinadas al Real Erario, que había sido transferido de Lisboa en 1810. Está claro que la autoproclamada regencia local no se sentiría satisfecha con estas medidas identificadas con propuestas de autonomismo pernambucano.33

  • 34 Márcia R. Berbel, A nação como artefato..., 115-126; Denis Bernardes, « Pernambuco e o Império (182 (...)

15No es por casualidad que la junta presidida por Pires Ferreira tuvo una vida corta. Presiones de todo tipo, internas y externas a la provincia, provocaron su caída en septiembre de 1822. Externamente, pesaron las medidas tomadas desde Rio de Janeiro a partir de enero de 1822, las cuales tendieron a crear una polarización entre el príncipe y las Cortes de Lisboa. A medida que este se negaba a partir y a cumplir los decretos de las Cortes, y se atrevía a crear gobierno paralelo con la concordancia de fluminenses, paulistas y mineiros (los de Minas Gerais), se hacía necesario aumentar aliados y fortalecer alianzas en las provincias del Norte. Es evidente que para la junta presidida por Pires Ferreira esta polarización no tenía sentido. Tanto desde su perspectiva como la de baianos y paraenses, principalmente de los que estaban presentes en el Soberano Congreso, Rio de Janeiro no era más que una de las varias provincias de la América portuguesa ; luego, no debería disponer de cualquier representación política que la distinguiese de las demás provincias. A final de cuentas, el Soberano Congreso estaba en Lisboa, como la fuerza de la ley y del pacto social obligaba a reconocer34.

  • 35 Denis Bernardes, O patriotismo constitucional..., p. 438-470; Evaldo Cabral de Mello, A outra indep (...)
  • 36 Denis Bernardes, O patriotismo constitucional..., p. 541-545.

16Por otro lado, la presión fluminense fue adquiriendo varias facetas. La primera buscaba la permanencia del sistema fiscal creado entre 1808-1812, al cual la provincia de Pernambuco había parado de contribuir después de octubre de 1821. Se hablaba de deudas de la provincia con Rio de Janeiro resultantes de impuestos retrasados, aspecto que a la junta de gobierno local le sonaba como un grave y profundo contrasentido. Sobre ese punto, se debe reconocer que lo que se deseaba en Recife era el control de las cuentas públicas, y no la estafa de supuestas deudas. Se seguía, así, y rigurosamente, la plataforma del autonomismo, y no la desobediencia o la tendencia al autogobierno independiente35. En segundo lugar, se sabe que desde los inicios de 1822 la supuesta y autoproclamada regencia de Rio de Janeiro había iniciado innumerables ofensivas para controlar las relaciones políticas entre el príncipe y las provincias en evidente falta de respeto a las leyes emanadas de las Cortes constituyentes. La creación del Consejo de Fiscales de las Provincias, en febrero de ese año, era una de esas medidas. No por casualidad dicha institución fue vehementemente rechazada por el gobierno pernambucano en la carta del 26 de marzo de 1822, en la cual se consideró su creación como una afrenta “a las atribuciones” del “Soberano Congreso y de El Rey”, y una falta de respeto a la “jura de obediencia que le habíamos prestado ante el Universo”. Además, los pernambucanos le sugerían al Príncipe que desconfiase de “Ministros que aconsejaron semejante medida”, la cual tendía “a desarmonizar a los Miembros de la gran Familia Portuguesa y a restablecer el antiguo despotismo Ministerial”36.

  • 37 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas... », p. 516-517; Evaldo Cabral de Mello, A outra independên (...)

17En Pernambuco la báscula pendió a favor de Rio de Janeiro cuando pernambucanos residentes en esa ciudad se articularon con el ministerio de Bonifacio, creado en enero de 1822. Juntos, Bonifacio y sus aliados unitarios del Norte iniciaron ofensivas externas e internas a la provincia de modo a derribar la junta de gobierno presidida por Pires Ferreira. Sus enviados llegaron a Recife a lo largo de 1822, y, como ya he indicado, el valiente militar negro, Pedro da Silva Pedroso, quien se había destacado en los sucesos de marzo de 1817, tuvo papel igualmente relevante en la caída de la primera junta constitucional de gobierno. Efectivamente, la junta presidida por Pires Ferreira fue derribada por golpe militar del cual participaron las milicias negras Monta Brecha y Bravos da Patria – paradójicamente creadas por el mismo gobierno provincial como una forma de obtener el apoyo de pardos y negros. Además, también participaron al golpe batallones fijos sobre los cuales Pedro Pedroso ejercía profunda influencia. Familias tradicionales de la provincia – como los Gama –, en general vinculadas a cargos administrativos de los cuales fueron apartados, así como Pedroso, resentido por el hecho de no haber accedido al cargo de Gobernador de Armas, crearon las condiciones para el golpe de Estado que, por fin, derribó la primera junta constitucional el 17 de septiembre de 182237.

  • 38 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 113-150; sobre el empeño unitario de los Gama (...)

18La denominada junta de los matutos (septiembre de 1822 a diciembre de 1823), que le sucedió, preparó los caminos de la independencia en Pernambuco, pero por vías tortuosas. En su composición, estaban antiguos militantes arrepentidos de 1817 y todos sus miembros eran señores de ingenio y residían en el campo. De ahí proviene la expresión matutos, o sea, vecinos de los matorrales. De sus seis integrantes, tres eran originarios del Norte de la provincia, mientras que los demás eran del Sur, especialmente, su presidente, Afonso de Albuquerque Maranhão. La junta de los matutos, como era despectivamente llamada, no representó al principio el triunfo del proyecto fluminense en el ámbito provincial como se podría pensar a primera vista. Más bien se trató de un intento de conciliación de intereses unitarios y federalistas. Como sugiere Cabral de Mello, los federalistas apartados del poder apoyaron a los matutos, y estos, en cambio, ignoraron muchas órdenes de represión – que iban desde prisiones hasta, pura y llanamente, eliminación física – ordenadas por Bonifácio y por el Emperador. Integrantes tanto de la primera junta como de la que le siguió, deseaban evitar la ascensión política de los grupos vinculados a la familia Gama – en la cual tomaban parte Bernardo José, José Fernando y Miguel do Sacramento – todos excesivamente impregnados de los valores del unitarismo38.

  • 39 Luiz Geraldo Silva, Negros patriotas..., p. 516-519.

19En ese momento de crisis y de indefinición, el rol de negros y pardos se hizo crucial. Ya he afirmado anteriormente que una parte de la población de color de la provincia – demográficamente hablando, el grupo social mayoritario de esos años – era manipulada por los Gama, por José Mariano y por Paula Gomes y otros unitaristas, debido a la cooptación más amplia de su liderazgo, el capitán pardo del Regimiento de Artillería de Recife, Pedro da Silva Pedroso. Como ya queda dicho, Pedroso tuvo un papel relevante en la deposición de la primera junta. Gracias a su acción militar obtuvo la función de Gobernador de las armas en el ámbito de la junta provisional y de la junta de los matutes, elegida el 17 de septiembre de 1822. Desde esta condición, había promovido innumerables oficiales negros y pardos a puestos de más graduación, así como había incorporado a las milicias Bravos da Pátria y Monta Brechas en las tropas regulares de la provincia. En febrero de 1823, Pedroso emprendió un nuevo golpe militar, esta vez contra su propia junta de los matutos, que había acogido su pretensión y le había recompensado por su historial de servicios a la “patria”39.

  • 40 Frei Caneca, « Sobre as sociedades secretas de Pernambuco », in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei (...)
  • 41 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas... », p. 518-519; Marcus J. M. de Carvalho, « O outro lado d (...)

20Representando los intereses unitaristas, o la “mano fluminense”, en términos de Fray Caneca, uno de los más eminentes militantes federalistas40, Pedroso buscaba, al mismo tiempo, mantenerse en el mando del gobierno de las armas de la provincia. Consumada la independencia en las provincias del Centro-Sur, se esperaba que este cargo, tal como había sucedido en el tiempo de las Cortes lisboetas, no fuese ocupado por nombramiento provincial, sino imperial. La denominada ‘Pedrosada’, ocurrida entre el 21 y 28 de febrero de 1823, se basó en la reunión de tropas negras y en la toma del palacio del gobierno por oficiales y soldados de color. Así, pues, ese movimiento tuvo una connotación racial nítida y temerosa. Este hecho – por cierto, importantísimo, por desnudar el peso y el carácter de nuevo actor político asumido por las capas populares y por los negros libres en la superación del antiguo régimen – parece sugerir que fue precisamente la ‘Pedrosada’ que selló el ingreso definitivo de Pernambuco en el acuerdo imperial propuesto por Rio de Janeiro. Se mostraba, así, que en el ámbito de la provincia, la independencia iba de la mano con la causa popular y, por lo tanto, ya no era posible retroceder sin provocar la ira de la mayor parte de su población. Pedroso no consiguió quitar a los matutos del poder, como había hecho con la junta de Pires Ferreira, ya que a éstos el gobierno había sido restituido por las Cámaras de Recife y de Olinda, las cuales se negaron a negociar con los oficiales de color, así como rechazaron la idea de realizar nuevas elecciones gubernativas. El temor de la guerra racial, las ofensivas reales o imaginarias del “partido negro” y la desconfianza en relación al proyecto fluminense fueron aspectos decisivos para que las élites locales no aceptasen las demandas de los oficiales pardos y negros41.

  • 42 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas... », p. 518-519.
  • 43 Frei Caneca, « Sobre as sociedades secretas de Pernambuco », p. 283-284.
  • 44 Quilombolas son los negros huidos de las haciendas y refugiados en quilombos, mocambos o palenques.
  • 45 Marcus J. M. de Carvalho, « O outro lado da independência... », p. 1-30.

21Dos puntos me parecen centrales acerca de la “Pedrosada”. El primero tiene que ver con el hecho de que oficiales y soldados negros reunidos alrededor de Pedro da Silva Pedroso, así como la población de color en general que los apoyaron, no actuaron únicamente por haber sido maniatados por los unitaristas, como cree la historiografía desde el siglo XIX y como yo mismo defendí en mi trabajo anterior42. Propongo ahora que los negros participantes de la “Pedrosada” vieron en la independencia de Brasil como Estado y como nación un medio para alcanzar prerrogativas políticas y ascensión en las carreras militares y burocráticas que ni el partido federalista, siempre contrario a las discusiones de tipo racial, y mucho menos el unitarismo, se disponía a discutir. Por cierto, la ideología vigente en la era de la independencia sostenía, desde entonces, que debía haber igualdad racial en Brasil, sin distinciones a favor de blancos o de negros. Así, denunciar el racismo, el prejuicio o discriminación racial implicaba dividir a “la patria”, como formuló Fray Caneca en 182343. En segundo lugar, les tocó a los negros convencer a las élites blancas, y especialmente a la junta de los matutos, a que defendiesen la “causa del Brasil”. En otras palabras, fue el espectro de la guerra racial y las actitudes particulares de la capa social, cuya acción no debe explicarse solo en términos de manipulación y control por los unitaristas, que generalizó el acuerdo entre estos últimos y los federalistas para que ambos adhiriesen, en definitiva, al proyecto fluminense. Dicha adhesión implicaría librarse de una vez tanto de las demandas presentadas por los soldados y oficiales negros y pardos que se consideraban excesivas y absurdas, como de su capacidad de movilizar a los hombres de color – incluso esclavos y centenares de ‘quilombolas44- que, por entonces, se aprovechaban de las tensiones que convulsionaban la clase señorial para huir de ingenios y haciendas45.

  • 46 Frei Caneca, « Sermão da Aclamação de D. Pedro I », in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei do Amor (...)
  • 47 Antônio Joaquim de Mello (col.), Obras políticas e literárias de Frei Joaquim do Amor Divino Caneca (...)

22Sin embargo, antes de la ‘Pedrosada’, la junta de los matutos, así como los representantes de los partidos federalista y unitarista, ya habían aclamado al emperador Pedro I. En octubre de 1822, aun sin estar enterado de la aclamación en la antigua capital del Reino Unido, se había jurado a favor de la causa del Brasil, y había sido el mismo Fray Caneca el responsable por elaborar y proferir el 8 de diciembre de 1822 el llamado Sermón de la Aclamación46. Sin embargo, todavía se buscaba imponer términos mediante los cuales las provincias deberían someterse al proyecto de Rio de Janeiro. Sobre ese asunto, dice el Termo de Aclamação do Augusto Imperador Constitucional, e Defensor Perpétuo do Brasil, Senhor Dom Pedro I, que “esta medida tomada por los pueblos de Rio de Janeiro, y por ellos transmitida a las demás provincias de Brasil, no solo era necesaria, sino indispensable a la seguridad del Reino de Brasil”. Siendo así, “clero, nobleza y pueblo” manifestaban “ser su voluntad, y la de todo el pueblo en general de esta provincia, separarse para siempre de Portugal”. Y lo que es más importante, se dejaba claro que así se había hecho “por ser libre a cualquier parte integrante de alguna nación, que cambia su pacto social y forma de gobierno, separarse, si las condiciones del nuevo pacto no fuesen recíprocas, o no le agradasen”47. Se trataba de una concepción federal o confederal, la cual, en poco tiempo, iría a oponer el partido federalista pernambucano a los unitarios locales y al imperio creado desde las provincias del Centro-Sur de la América portuguesa.

  • 48 Gazeta Pernambucana, nº 6, 15 de enero de 1823.

23Al mismo tiempo, la nítida influencia del partido federalista en las discusiones sobre el pacto a ser construido en la antigua capital del Reino Unido diseminó ciertos argumentos de difícil realización. En los primeros meses de 1823 los senados de las cámaras de Recife y de Olinda elaboraron las “Instrucciones relativas a la Constitución”, siguiendo el regimiento electoral enviado por Bonifácio a las provincias. En ellas se reiteraba constantemente que los trabajos constituyentes deberían seguir las “Bases de una Constitución Liberal como han hecho las Cortes de Lisboa”, y respetar “la sabia división de los tres poderes”. Al mismo tiempo, exigían que los diputados provinciales luchasen para que no hubiese “más de un Congreso de los Representantes de las Provincias” y para que los Consejeros de Estado fuesen “nombrados (…) por los Electores de las respectivas provincias”. Además, todas las provincias deberían tener “Juntas Gubernativas” que serían “compuestas por 5 miembros, incluso el Presidente, y Secretario con voto, debiendo ser elegidos a cada legislatura”. Aun según las “Instrucciones”, cada junta tendría “la facultad de proponer para todos los Empleos Civiles de la Provincia”, así como sería competencia de los “Gobiernos de las Armas” emprender las “propuestas militares”. Aparentemente, tanto los funcionarios civiles como el mismo gobernador de las armas serían nombrados provincialmente, como estaba en boga en Pernambuco desde el golpe de Estado que había depuesto a la primera junta de gobierno, puesto que los nombres de unos y otros deberían ser presentados “al Jefe del Poder Ejecutivo”, es decir, al emperador, “por manos de nuestros Consejeros de Estado”. De forma casi insolente, por no decir inocente, las “Instrucciones” indican que el papel del emperador debería restringirse al ejecutivo, siéndole vetada la participación en el proceso de elaboración de leyes: “Que S. A. R. tendrá el poder ejecutivo en todo el Reino de Brasil sin la menor influencia en el Cuerpo Legislativo”. Subrayo igualmente que las “Instrucciones” exigían el establecimiento de un “Tribunal Supremo de responsabilidad” para los funcionarios públicos como el “único modo de extinguir los despotismos que tanto han perjudicado a esta desafortunada Provincia” y que el “Tribunal de la Relación” ya existente en Pernambuco fuese “Supremo”, es decir, de última instancia. Aparte de desconsiderar las órdenes expresas de Bonifácio, según las cuales las instrucciones de las cámaras deberían atenerse tan solo a las “necesidades y mejorías de sus provincias”, también se sugería que Rio dejase su función de capital del imperio, y se la transfiriese a las “Cabeceras del Río de S. Francisco por la latitud de 13 grados al Sur del Equinoccio, poco más o poco menos”. El único punto pacífico en relación a lo que más tarde se definió desde la perspectiva fluminense se refería al artículo 14º de las “Instrucciones”: “Que sea proclamada la Religión Dominante que es la Católica Romana, admitiendo, sin embargo, la tolerancia con los Extranjeros”48.

  • 49 Ibid.
  • 50 Bernardo José da Gama, Memória sobre as principais causas..., p. 44-45.

24Con demandas visiblemente identificadas con el partido federalista, las “Instrucciones” pecaban por fragilidad de su contenido, y se convirtió en presa fácil de la crítica de los unitarios pernambucanos. No fue mera casualidad que hubiese sido duramente criticada por estos últimos, quienes ridiculizaron muchos de sus artículos. En la edición del 15 de enero de 1823 del órgano unitario Gazeta Pernambucana, se acusaba a la “Cámara de Olinda” por elegir “el brazo del Despotismo”. Se argumentaba, con cierta razón, que esta, “ignorando sus atribuciones, invade el territorio ajeno, les usurpa la libertad a los Pueblos de esta Provincia y se constituye como su Supremo Legislador”. Al criticar cada uno de los artículos, la Gazeta pone de relieve la forma como la cámara de la capital de la provincia “determina cuál debe ser la forma de los Gobiernos Provinciales”, al mismo tiempo que execra el impedimento del emperador de participar en el proceso legislativo, clasificándolo como “desaforado, porque pretende darle pleno poder ejecutivo a S.M.I.”, y “ocioso, porque declara que no tendrá influencia en el Cuerpo Legislativo, lo que ya debía haber quedado claro en su artículo 3º cuando admite y decreta la sabia división de los tres poderes”. En tono jocoso, la Gazeta concluye que “ahí tened, Brasileños, la capital de vuestro Imperio decretada por la Cámara de Olinda. Sujetaos a esta determinación, porque si así no lo hicierais seréis obligados a separaros de la Unión Brasílica”49. En realidad, ni siquiera el partido unitario pernambucano, tan cercano a los paulistas en su concepción de “reunión de las provincias” con base en un Consejo de Estado y en la manutención del aparato burocrático y jurídico instalado en Rio de Janeiro, como había defendido Bernardo José da Gama en enero de 182250, imaginaba cuán lejos llegaría el proyecto fluminense para imponerse a un conjunto tan diverso, complejo y heterogéneo de identidades colectivas potenciales como era el Brasil de entonces.

  • 51 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 120-121.

25Efectivamente, como argumenta Evaldo Cabral de Mello, los unitarios defendían cierto grado de descentralización, y hasta usaban a menudo ejemplos antiguos y modernos de federaciones y confederaciones para justificarlos. En sus argumentos a favor de la “reunión de las provincias”, Bernardo José da Gama, por ejemplo, reiteraba la segunda idea según la cual las leyes generales del imperio deberían ser flexibilizadas, teniendo en cuenta que el caso de cada provincia en particular y sus gobiernos deberían tener competencias cada vez más amplias cuanto más estuviesen distantes del centro de poder. En ninguna hipótesis, las provincias deberían alejarse de las relaciones de subordinación al gobierno central, pero disfrutarían de alguna autonomía resultante de su situación particular. Al mismo tiempo, ni el legislativo unicameral – a fin de cuentas, el único formato parlamentar de las experiencias constitucionales española y portuguesa – constituía tema de objeción de los unitaristas. Así como la cámara de Olinda había defendido, estos también pensaban que las provincias deberían proponerle la designación de funcionarios civiles y militares al ejecutivo imperial, y el emperador debería estar impedido de intervenir en el proceso legislativo. Así, fue con relativo espanto que los acontecimientos del segundo semestre de 1823 precipitaron, de un lado, una tormenta política sin precedencia en el ámbito de la corte imperial y, del otro, llevaron a una guerra civil más en el contexto provincial51.

1824

  • 52 Luiz Geraldo Silva, « Um projeto para a nação. Tensões e intenções políticas nas « ‹Províncias do N (...)
  • 53 Ley del 20 de octubre de 1823. Le da nueva forma a los Gobiernos de las Provincias, creando para ca (...)
  • 54 Carta de Ley del 25 de marzo de 1824 – Ordena que se observe la Constitución Política del Imperio, (...)

26Defiendo que la ruptura con la “Unión Brasílica” como consecuencia de la creación de la Confederación del Ecuador (julio de 1824), que la historiografía representa como una confrontación entre el imperio y la provincia de Pernambuco, debe ser analizada sobre todo como resultado de una guerra civil, en la cual pernambucanos de distintos partidos – el unitarista y el federalista – se vieron enfrentados entre aceptar sin reservas ni condiciones los términos del nuevo pacto propuesto por Rio de Janeiro o no aceptarlos en absoluto52. Este se había transformado a lo largo de 1823 de proyecto de Estado monárquico constitucional, luego, federativo, en proyecto de Estado monárquico unitario, a pesar de ser constitucional. Con el fin de la constituyente y la disolución de las juntas de gobierno, respectivamente en octubre y noviembre de 182353? dicho proyecto se materializaba en la obligatoriedad de jura a la constitución otorgada por el emperador en marzo del año siguiente no por las provincias, como determinaba la modernidad liberal ibérica desde 1820, sino por las cámaras de las villas y ciudad, manteniéndose la tradición del antiguo régimen54.

  • 55 Antônio Joaquim de Mello, Biografia de José da Natividade Saldanha, Recife, Tipografia de Manoel Fi (...)

27En el ámbito provincial, se sabe que, tras la ‘Pedrosada’, en febrero de 1823, la junta de los matutos asume su debilidad ante la compleja política provincial y solicita renuncia. Por cierto, no era la primera vez que eso sucedía, así como no sería la última, considerando las reiteradas negaciones de sus pedidos de dimisión por parte del emperador. Sin embargo, parecía claro que, tras la ‘Pedrosada’, no había fuerza política o moral para mantenerla en el poder, aunque contase con el apoyo de Rio de Janeiro que temía, con razón, el retorno de los federalistas al gobierno. Pero, la noticia difundida en Pernambuco de la extinción de las juntas de gobierno, así como la de la disolución de la asamblea constituyente provocó una profunda conmoción. Fragmentada y con solo tres miembros, la junta de los matutos presentó su dimisión definitiva el 13 de diciembre de 1823. En esta misma circunstancia fue creado un gobierno provisorio. Se eligió a Manuel de Carvalho Pais de Andrade como presidente, y el pardo José da Natividade Saldanha, como secretario. Como Pires Ferreira, el primero era un gran comerciante de la Plaza de Recife, mientras que el segundo se había graduado en Coimbra, y era reconocido en la provincia como orador, poeta y abogado55.

  • 56 José Murilo de Carvalho, A construção da ordem e Teatro de sombras, Rio de Janeiro : Editorial da U (...)
  • 57 « Morgado » se refiere al heredero de morgadía, un sistema ibérico de propiedad familiar inalienabl (...)
  • 58 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 166-167.

28 Se esperaba saber quiénes serían nombrados presidente de provincia y gobernador de armas. Si un nombre del agrado de todos como el de José de Barros Falcão fue señalado por el emperador para el gobierno de las armas, no le tocó a un desterrado, como luego sería de práctica común, sobre todo en el segundo reinado56, sino a un antiguo miembro de la junta de los matutos, Francisco Pais Barreto, un morgado57 de Cabo, la función de primer presidente de provincia nombrado por el gobierno de Rio de Janeiro. Barreto había sido escogido para dicha función en una época en que se desconocía en Rio la dimisión de la junta de los matutos. Su nombramiento había sido decretado a fines de noviembre de 1823, ya que a fines del siguiente mes se sabía en Pernambuco quién sería su primer presidente58.

  • 59 Idem, p. 167.
  • 60 Denis Bernardes, « Pernambuco e o Império (1822-1824): sem constituição soberana não há união... », (...)
  • 61 Fray Caneca, O Typhis Pernambucano (nº VII), in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei do Amor Divino (...)

29La noticia del nombramiento de Barreto fue un motivo más de tensión en las relaciones internas de la provincia y entre esta y el Estado unitario. Por conocer la debilidad del presidente asumido, el partido federalista y la coalición que había elegido a Carvalho en diciembre de 1823 con menguados 32 de los 109 votos posibles, propusieron la realización de nuevas elecciones, que ocurrieron el 8 de enero de 1824, esta vez bajo el impacto del nombramiento de Barreto. Los mismos integrantes del gobierno provisional electo en el mes anterior fueron reelegidos por el colegio de electores en enero, pero con un margen mucho más amplio de votos: fueron 110 en 150 sufragios posibles59. Como la base del nuevo gobierno se apoyaba en una coalición entre unitarios descontentos con el emperador, federalistas y moderados de ambas facciones, no se le puede imputar a Carvalho y a su gobierno la intención deliberada y previa de romper con el imperio o fundar una república, como se lee en una parte de la historiografía sobre 1824. Más bien, el gobierno electo provisionalmente en diciembre de 1823, y en carácter definitivo en enero de 1824, esperaba nombres consensuados por parte de Rio de Janeiro para el cargo de presidente, así como confiaba en nueva convocatoria de la constituyente, como había sido consignado en el decreto que encerró la asamblea de 1823. La trama política provincial siguió, así, hacia dos direcciones: no investir a Barreto, quien exigía ser investido, e iniciar una campaña entre las provincias del Norte del imperio para la nueva convocatoria de la constituyente60. Fue Fray Caneca, en la edición del 12 de febrero de 1824 de su Typhis Pernambucano, quien argumentó que era la “ineptitud para el gobierno natural e inseparable del morgado [de Cabo, Francisco Pais Barreto]” y que esta jamás podría ser “aniquilada y sustituida por talentes de ciencia, de valor, de discreción, indispensables para gobernar bien los pueblos, solo porque s. m. lo nombró presidente”. De forma más dura, Caneca aducía ser imposible “darle ciencia a un tonto, valor a un cobarde, virtud a un vicioso, honra a un canalla, amor por la patria a un traidor”.61

  • 62 Se pueden leer esos aspectos en detalle en Marcus J. M. de Carvalho, « Cavalcantis e cavalgados: a (...)
  • 63 Los manifiestos de Carvalho pueden ser leídos en Paulo Bonavides y Roberto Amaral, Textos políticos (...)

30A lo largo del primer semestre de 1824, intentos de nombramiento de un tertius para el cargo de presidente mediante negociaciones fracasadas en Rio de Janeiro con el emperador y su imposición de una constitución otorgada por él, provocaron finalmente la ruptura de julio, y la creación de la llamada Confederación del Ecuador62. Sus promotores, sobre todo Manoel de Carvalho Pais de Andrade, tenían claro que la escisión de la “Unión Brasílica”, aun antes de consumarse la independencia, se daba en el sentido Norte-Sur. Por cierto, esta era la perspectiva geopolítica de muchas otras personas que proyectaron el probable fracaso de la independencia. El Norte de la América portuguesa podría llegar a constituir un cuerpo político distinto del Sur, o podría fragmentarse en pequeñas repúblicas, federadas o no, o incluso, aunque más remotamente, podría vincularse al gobierno de Don João VI en Lisboa. Así, pues, no es por casualidad que los manifiestos elaborados por Manuel de Carvalho Pais de Andrade a lo largo de los meses de abril a julio de 1824, proclamando apoyo y adhesión a la Confederación del Ecuador, se dirijan sobre todo a las provincias del Norte: “a los pernambucanos” (27 de abril de 1824), “a las provincias del norte del Imperio de Brasil” (1º de mayo de 1824), “a los alagoanos” (probablemente de junio), a los “Habitantes de las provincias del Norte de Brasil” (2 de julio), a los “habitantes de Bahía” (2 de julio), a los “brasileños del Norte” (2 de julio). La excepción es el manifiesto a los “Brasileños” (2 de julio) que los exhortaba a seguir a los “pernambucanos, ya acostumbrados a vencer a los vándalos”. “Seguid, brasileños”, escribe Carvalho, “el ejemplo de los bravos habitantes de la zona tórrida, vuestros hermanos, vuestros amigos, vuestros compatriotas; imitad a los valientes de las seis provincias del norte que van a establecer su gobierno según el mejor de todos los sistemas representativo”63.

  • 64 Francisco Adolpho de Varnhagen, História geral do Brasil, vol. 2, Rio de Janeiro, Casa de E. y H. L (...)
  • 65 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 218.
  • 66 Sobre la Confederación del Ecuador como « empresa desatinada » y « locura » en la perspectiva de lo (...)
  • 67 Paulo Bonavides y Roberto Amaral, Textos políticos..., p. 790-793.

31Evaldo Cabral de Mello argumenta – y con razón – que la secesión del Norte era menos importante en ese ideario que el federalismo, este sí, piedra de toque de toda concepción política del imperio constitucional proyectado por el partido federalista pernambucano. Sin embargo, contraponiéndose a Varnhagen, Oliveira Lima y Ulysses Brandão64, Mello indica que mientras la revolución de “Diecisiete” había tenido “opción regionalista (…) en parte impuesta por la coyuntura”, el movimiento político de “Veinticuatro no descartaba la posibilidad de que el Sur reaccionase, pues había sido gracias al trauma de la disolución y a la movilización política de la Independencia, que se habían intensificado durante la Constituyente los contactos entre los representantes de ambas regiones”65. No estoy de acuerdo. Carvalho, Caneca y otros tenían claro que la distancia entre Norte y Sur había sido impuesta por el traslado de la corte portuguesa a Rio en 1808 y por la creación de los aparatos fiscal y administrativo instalados allí antes de 1812. En última instancia, era por la manutención de dicha estructura que pugnaban los constructores de la nación residentes no solo en Rio, Minas y São Paulo, sino también en Bahía o en Pernambuco, provincias donde las bases del unitarismo eran tan sólidas como en el Centro-Sur del imperio. En realidad, Carvalho hizo pocas referencias al Sur en sus manifiestos, como si contar con su adhesión era tan quimérico como quimérica era, en la perspectiva unitarista pernambucana, la misma Confederación del Ecuador66. En el manifiesto “a los Pernambucanos” del 2 de julio de 1824, señala retóricamente: “no os desaniméis, no estáis solos en campo; la causa por la que pugnamos es la causa de Pernambuco, de Paraíba, de Rio Grande, de Ceará, de Maranhão, de Pará, de Piauí y del propio sur de Brasil”. Aparte de eso, nada dice sobre sus expectativas de contar con facciones federalistas existentes en el Sur. Al mismo tiempo, no parece ser propio de quien quiere contar con tales facciones publicar, como lo hizo en el manifiesto a los “Brasileños del Norte”, también fechado del 2 de julio, que habían sido “los hermanos del Sur” quienes aclamaron a “ese europeo como su emperador”, “ese Itúrbide”, que faltó “a la principal condición del contrato social, perjurando ante Dios y la nación, y destruyendo la soberanía de Brasil con manos armadas”. En este mismo manifiesto “los hermanos del Sur” eran pintados como “los tontos del Sur, helados por el frío del trópico”, los cuales “no tienen valor para punir a nadie en un cadalso”. Tales “tontos”, sigue Carvalho, “reciben de tu mano, como gracia de un numen, el vil proyecto de Constitución, que deberían juzgar como un nuevo insulto; si por fin quieren ser tus esclavos, eunucos o bestias de tu campo, desengáñate, sultán, que tu Imperio quedará circunscrito al sur”. Pero en el manifiesto a los “Habitantes de Bahía” Carvalho es enfático: “Una robusta cadena de unión se formará en las provincias del Norte: sois uno de los principales anillos”67. Efectivamente, en el proyecto de la Confederación del Ecuador, la república, el federalismo y el rechazo del Estado unitario se unieron en la percepción de una configuración espacial del nuevo cuerpo político, limitada a las provincias del Norte del imperio.

  • 68 Sobre la Idea de creación de um sistema federativo en el império durante el período de regencia, ve (...)

32Así, la independencia en Pernambuco fue un campo de tensiones de toda índole. Tensiones que implicaban a sus dos partidos, el federalista y el unitario, ambos con profundas ramificaciones en Pernambuco, en Portugal y en otras provincias del naciente imperio; tensiones que implicaban a negros y pardos, los cuales se disputaban reconocimiento, posiciones y un lugar en el campo de la memoria y del olvido. Tensiones igualmente de las narrativas, de la historiografía que se empecina en repetir historias contadas desde el cerne de los acontecimientos. Entender el proceso de independencia desde Pernambuco equivale a entender la formación del imperio en Brasil – un proyecto victorioso de carácter unitario, que aplastó otros proyectos federativos desde entonces hasta sus estertores, y que consolidó principios constitucionales exclusivos y limitados, si fuesen comparados con otros surgidos en el mundo atlántico68. En realidad, la independencia fue, bajo esta perspectiva, el imperio del Sur sobre el Norte de la América portuguesa, el cual resultó victorioso como proyecto político no solo por la fuerza de las armas, sino también por el insistente estribillo de la historia y de la memoria “nacionales” construidas desde la corte fluminense desde el siglo XIX.

Haut de page

Notes

1 Stuart B. Schwartz, «  O Brasil colonial, c. 1580-1750: as grandes lavouras e as periferias  », in Leslie Bethell (org.), América Latina colonial, trad. Mary A. L. de Barros, Magda Lopes, S. Paulo, Edusp/FUNAG, 1999, p. 339-371.

2 Se refiere a los comerciantes al por mayor que negociaban directamente con sus suministradores.

3 Evaldo Cabral de Mello, A fronda dos mazombos. Nobres contra mascates. Pernambuco, 1666-1715, S. Paulo, Companhia das Letras, 1995, cap. « Loja x engenho ».

4 Agradezco a los editores, Andrea Slemian y Clément Thibaud, por los comentarios y sugerencias a primera versión de este articulo.

5 Glacyra Lazzari Leite, Pernambuco 1817: estruturas e comportamentos sociais, Recife, Editora Massangana, 1988, p. 67-83; una buena percepción de este problema ha sido propuesta por Marcus J. M. de Carvalho, Liberdade. Rotinas e rupturas do escravismo, 1822-1850, Recife, Editora da UFPE, 1998, p. 95-153.

6 Carlos Guilherme Mota, Nordeste, 1817. Estruturas e argumentos, São Paulo : Perspectiva, 1972, p. 241-244.

7 Alfonso Múnera, El fracaso de la nación. Región, clase y raza en el Caribe colombiano (1717-1821), Bogotá, Editorial Planeta Colombiana, 2008, p. 144-147.

8 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência: o federalismo pernambucano de 1817 a 1824, São Paulo, Editora 34, 2004, p. 54-63.

9 Joaquim Dias Martins, Os mártires pernambucanos, vítimas da liberdade nas duas revoluções ensaiadas em 1710 e 1817, Recife, Tipografia de F. C. Lemos e Silva, 1853, p. 309 [1823].

10 F. A. Pereira da Costa, Dicionário biográfico de pernambucanos célebres, Recife, Typografia Universal, 1882.

11 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas. Raça e identidade social na formação do Estado-nação (Pernambuco, 1770-1830) », in István Jancsó (org.), Brasil: formação do Estado e da nação, São Paulo/Injuí, Hucitec/Unijuí, 2003, p. 510-511.

12 Marcus, J. M. de Carvalho, « Os negros armados pelos brancos e suas independências no Nordeste (1817-1848) », in István Jancsó (org.), Independência: história e historiografia, São Paulo, Hucitec/FAPESP, 2005, p. 881-914; Marcus, J. M. de Carvalho, « O outro lado da independência: quilombolas, negros e pardos em Pernambuco (Brasil), 1817-23 », Luso-Brazilian Review, vol. 43, Nº 1 (2006), p. 1-30; Hendrik Kraay, « ‹Em outra coisa não falavam os pardos, cabras, e crioulos›: o ‹recrutamento› de escravos na guerra da Independência na Bahia », Revista Brasileira de História, vol. 22, nº 43, 2002, p. 109-126; Hebe Mattos, « Racialização e cidadania no Império do Brasil », in José Murilo de Carvalho, Lúcia Maria Bastos Pereira das Neves, (orgs.), Repensando o Brasil do oitocentos. Cidadania, política e liberdade, Rio de Janeiro, Civilização Brasileira, 2009, p. 349-391.

13 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 121-126.

14 Marixa Lasso, Myths of harmony. Race and republicanism during the Age of Revolution, Colombia, 1795-1831, Pittsburgh, University Pittsburgh Press, 2007; Alfonso Múnera, El fracas de la nación…, cap. VI; Aline Helg, « Simón Bolívar and the spectre of ‘pardocracia’: José Padilla in post-independence Cartagena », Journal of Latin American Studies, Vol. 35, nº 3, 2003, p. 447-471; Clément Thibaud, « La ley y la sangre. La ‘Guerra de razas’ y la constitución en la América Bolivariana », Almanack, nº 01, 1º sem., 2011, p. 5-23.

15 Luiz Geraldo Silva, « ‘Pernambucanos, sois portugueses!’ Natureza e modelos políticos das revoluções de 1817 e 1824 », Almanack Braziliense, vol. 1, 2005, p. 67-79; Luiz Geraldo Silva; João Paulo G. Pimenta, « Pernambuco, Rio da Prata e a crise do Antigo Regime na América ibérica: o caso de Félix José Tavares Lira », Estudos Ibero-Americanos, vol. 36, 2010, p. 312-342.

16 Juan Marchena Fernández, « ¿Obedientes al rey y desleales a sus ideas? Los liberales españoles ante la ‹reconquista› de América », in Juan Marchena Fernández y Manuel Chust C., (eds.), Por las fuerzas de las armas: ejército e independencias en Iberoamérica, Castelló de la Plana, Publicaciones de la Universitat Jaume I, 2008, p. 146-152.

17 Decreto del Gobierno Provisional de Paraíba sobre la abolición de las insignias, armas y condecoraciones del rey de Portugal y Decreto del Gobierno Provisional decretando que en los despachos del referido gobierno se deben usar el título de Patriotas, y el tratamiento de vosotros, Casa do Governo Provisório da Paraíba, 18.03.1817, Documentos Históricos, (en adelante, DH), vol. 101, Rio de Janeiro, Biblioteca Nacional, 1953, p. 34-35.

18 Uso aquí la misma acepción dada por José Carlos Chiaramonte, Cidade, províncias, Estados. Origens da nação argentina (1800-1846), São Paulo, Editora Hucitec, 2009, p. 61-87.

19 Evaldo Cabral de Mello, O negócio no Brasil. Portugal, os Países Baixos e o Nordeste, 1641-1669, Rio de Janeiro, Topbooks, 1998, p. 83-118. Evaldo Cabral de Mello, Rubro veio. O imaginário da restauração pernambucana, 2ª ed., Rio de Janeiro, Topbooks, 1997, cap. 3.

20 Evaldo Cabral de Mello, Rubro veio..., cap. 3.

21 Convocatoria llamando al pueblo de Pernambuco para que se alistase en el ejército rebelde. Casa do Governo Provisório de Pernambuco, 15.03.1817, DH, vol. 101, p. 27-28.

22 István Jancsó; João Paulo G. Pimenta, « Peças de um mosaico (Ou apontamentos para o estudo de emergência da identidade nacional brasileira) », in Carlos Guilherme Mota, (org.), Viagem incompleta. A experiência brasileira (1500-2000), São Paulo, SENAC, 2000, p. 127-175.

23 José Carlos Chiaramonte, « Metamorfoses do conceito de nação durante os séculos XVII e XVIII », in István Jancsó (org.), Brasil: formação do Estado e da nação..., p. 61-91.

24 Carta de Luiz do Rego Barreto, Comandante General em Chefe de Expedição pedindo 5 mil homens para combater os rebeldes, Rio de Janeiro, 22.04.1817, D.H., vol. CI, p. 145-50; Evaldo Cabral de Mello, « Frei Caneca ou a outra independência », in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei do Amor Divino Caneca, São Paulo, Editora 34, 2001, p. 23-24.

25 Márcia R. Berbel, A nação como artefato. Deputados do Brasil nas cortes portuguesas (1821-1822), São Paulo : Hucitec/FAPESP, 1999, cap. 2; Valentim Alexandre, Os sentidos do império. Questão nacional e questão colonial na crise do antigo regime português, Porto, Edições Afrontamento, 1993, p. 445-539.

26 Márcia R. Berbel, A nação como artefato..., p. 57-81.

27 Carta del gobernador de la provincia de Pernambuco, Luís do Rego Barreto, al rey D. João VI, sobre la inquietud causada por la jura del rey a la constitución y la convocatoria de las Cortes en Portugal, las medidas tomadas para reprimir tales actos y para realizar con celeridad las elecciones de diputados. Archivo Histórico Ultramarino – PE, (en adelante, AHU) caja 282, doc. 19220. Recife, 02.04.1821; Carta del gobernador de la provincia de Pernambuco, Luís do Rego Barreto, al rey D. João VI, sobre las elecciones de diputados de las comarcas de Recife y Olinda y de los preparativos para partir a la Corte. AHU-PE, caja 282, doc. 19243. Recife, 16.06.1821.

28 Glacyra Lazzari Leite, Pernambuco 1817..., p. 238-240; Denis Bernardes, O patriotismo constitucional: Pernambuco, 1820-1822, São Paulo/Recife, Hucitec/FAPESP/Editora da UFPE, 2006, p. 386-397.

29 Carta del gobernador de la capitanía de Pernambuco, Luís do Rego Barreto, al rey D. João VI sobre haberse enterado de la jura a la Constitución e informándole las medidas tomadas para las elecciones de diputados de la referida capitanía que viajarán al Reino; las dificultades de realizarse las elecciones debido a las distancias de las comarcas y los recelos del pueblo; e informándole haber reprimido todas las ideas propagadas en esta capitanía sobre la instalación de un gobierno federal, AHU, caja 281, doc. 19148, Recife, 20.05.1821.

30 Carta del Sargento Mor y Comandante Antonio José da Silva al cuerpo de artillería de la división de voluntarios libres d’El Rey, con la relación de los reclutas del mismo cuerpo, que, en virtud de las órdenes del día 12 de julio de 1817 desertaron, APEJE, serie Oficiais do Exército, 1816-1820, Recife, 14.11.1817, hojas 91-91v.

31 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 68-69.

32 Denis Bernardes, « Pernambuco e o Império (1822-1824): sem constituição soberana não há união », in István Jancsó (org.), Brasil: formação do Estado e da nação..., p. 243; Marcus J. M. de Carvalho, « Cavalcantis e cavalgados: a formação das alianças políticas em Pernambuco, 1817-1824 », Revista Brasileira de História, vol. 18, nº 36, 1998, p. 331-366; Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 69-71.

33 Denis Bernardes, O patriotismo constitucional..., p. 399 y ss.

34 Márcia R. Berbel, A nação como artefato..., 115-126; Denis Bernardes, « Pernambuco e o Império (1822-1824): sem constituição soberana não há união », in István Jancsó (org.), Brasil: formação do Estado e da nação..., p. 240.

35 Denis Bernardes, O patriotismo constitucional..., p. 438-470; Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 129-130.

36 Denis Bernardes, O patriotismo constitucional..., p. 541-545.

37 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas... », p. 516-517; Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 121-125.

38 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 113-150; sobre el empeño unitario de los Gama en fase anterior a la consumación de la independencia, ver Bernardo José da Gama, Memória sobre as principais causas, porque deve o Brasil reassumir os seus direitos, e reunir as províncias. Rio de Janeiro, Tipografia Nacional, 1822.

39 Luiz Geraldo Silva, Negros patriotas..., p. 516-519.

40 Frei Caneca, « Sobre as sociedades secretas de Pernambuco », in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei do Amor Divino Caneca..., p. 284.

41 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas... », p. 518-519; Marcus J. M. de Carvalho, « O outro lado da independência... », p. 19-20.

42 Luiz Geraldo Silva, « Negros patriotas... », p. 518-519.

43 Frei Caneca, « Sobre as sociedades secretas de Pernambuco », p. 283-284.

44 Quilombolas son los negros huidos de las haciendas y refugiados en quilombos, mocambos o palenques.

45 Marcus J. M. de Carvalho, « O outro lado da independência... », p. 1-30.

46 Frei Caneca, « Sermão da Aclamação de D. Pedro I », in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei do Amor Divino Caneca..., p. 103-119.

47 Antônio Joaquim de Mello (col.), Obras políticas e literárias de Frei Joaquim do Amor Divino Caneca, Recife, Tipografia Mercantil, 1875, p. 19, bastardilla en el original.

48 Gazeta Pernambucana, nº 6, 15 de enero de 1823.

49 Ibid.

50 Bernardo José da Gama, Memória sobre as principais causas..., p. 44-45.

51 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 120-121.

52 Luiz Geraldo Silva, « Um projeto para a nação. Tensões e intenções políticas nas « ‹Províncias do Norte› », Revista de História, v. 158, 2008, p. 199-216.

53 Ley del 20 de octubre de 1823. Le da nueva forma a los Gobiernos de las Provincias, creando para cada una de ellas un Presidente y un Consejo, y Decreto del 12 de noviembre de 1823. Disuelve la Asamblea Legislativa y Constituyente y convoca otra, respectivamente, Decisões da Assembleia Geral Constituinte e Legislativa de 1823 y Cartas, decretos e alvarás de 1823, Rio de Janeiro, Tipografia Nacional, 1887.

54 Carta de Ley del 25 de marzo de 1824 – Ordena que se observe la Constitución Política del Imperio, ofrecida y jurada por Su Majestad el Emperador, Coleção das Leis do Império do Brasil (1824), parte 1, Rio de Janeiro : Imprensa Nacional, 1886. Entiendo que la opción en relación a la « jura » de la Constitución de 1824 era entre la provincia y las cámaras, y no entre éstas y la asamblea, anteriormente disuelta. Un abordaje que sigue la primera opción puede leerse en José Reinaldo de L. Lopes, Iluminismo e jusnaturalismo no ideário dos juristas da primeira metade do século XIX, in István Jancsó (org.), Brasil: formação do Estado e da nação..., p. 195-218; Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 170.

55 Antônio Joaquim de Mello, Biografia de José da Natividade Saldanha, Recife, Tipografia de Manoel Figueroa Faria & Filho, 1895; Luiz Geraldo Silva, « O avesso da Independência: Pernambuco (1817-1824) », in Jurandir Malerba (org.), A Independência brasileira. Novas dimensões, Rio de Janeiro, Editorial FGV, 2006, p. 343-384.

56 José Murilo de Carvalho, A construção da ordem e Teatro de sombras, Rio de Janeiro : Editorial da UFRJ/Relume Dumará, 1996, p. 107-127; Andréa Slemian, « ‘Delegados do chefe da nação’: a função dos presidentes da província na formação do Império do Brasil (1823-1834)  », Almanack Braziliense, v. 06, p. 20-38, 2007.

57 « Morgado » se refiere al heredero de morgadía, un sistema ibérico de propiedad familiar inalienable que pasa del propietario a su hijo primogénito.

58 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 166-167.

59 Idem, p. 167.

60 Denis Bernardes, « Pernambuco e o Império (1822-1824): sem constituição soberana não há união... », p. 244-247.

61 Fray Caneca, O Typhis Pernambucano (nº VII), in Evaldo Cabral de Mello (org.), Frei do Amor Divino Caneca..., p. 359.

62 Se pueden leer esos aspectos en detalle en Marcus J. M. de Carvalho, « Cavalcantis e cavalgados: a formação de alianças políticas em Pernambuco... », p. 331-366.

63 Los manifiestos de Carvalho pueden ser leídos en Paulo Bonavides y Roberto Amaral, Textos políticos da história do Brasil (vol. 1), 3ª ed., Brasilia, Senado Federal, 2002, p. 786-794 y en Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 239-252.

64 Francisco Adolpho de Varnhagen, História geral do Brasil, vol. 2, Rio de Janeiro, Casa de E. y H. Laemert, 1854; Manoel de Oliveira Lima, O movimento da independência (1821-1822), São Paulo, Companhia Melhoramentos, 1922; Ulysses de Carvalho Soares Brandão, A confederação do Equador, Recife, Imprensa oficial do Estado de Pernambuco, 1924.

65 Evaldo Cabral de Mello, A outra independência..., p. 218.

66 Sobre la Confederación del Ecuador como « empresa desatinada » y « locura » en la perspectiva de los unitários, ver mi ensayo com Ariel Feldman, « Revisitando o passado em tempos de crise: federalismo e memória no período regencial (1831-1840) », Topoi, vol. 11, nº 21, 2010, p. 143-163.

67 Paulo Bonavides y Roberto Amaral, Textos políticos..., p. 790-793.

68 Sobre la Idea de creación de um sistema federativo en el império durante el período de regencia, ver Miriam Dolhnikoff, O pacto imperial: origens do federalismo no Brasil do século XIX, São Paulo, Globo, 2005; una caracterización, con la cual no estoy de acuerdo, de la constitución brasileña de 1824 como « altamente inclusiva », si se compara con otras elaboradas en el mundo atlántico, fue propuesta por Rafael de Bivar Marquese; Márcia Regina Berbel, « A ausencia de raça: escravidão, cidadania e ideología pró-escravista nas Cortes de Lisboa e na Assembleia Constituinte do Rio de Janeiro (1821-1824) », in Cláudia M. das G. Chaves; M. A. Silveira (orgs.), Território, conflito e identidade, Belo Horizonte/Brasília, Argumentum/CAPES, 2007, p. 63-8.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luiz Geraldo Silva, « Pernambuco y la independencia: entre el federalismo y el unitarismo », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 03 février 2013, consulté le 22 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64766 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.64766

Haut de page

Auteur

Luiz Geraldo Silva

Universidade Federal do Paraná/CNPq lgeraldo[at]ufpr.br

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page