Navigation – Plan du site
Colloques | 2013
Repensando los populismos en América latina (mediados del siglo XX)
Adriano Duarte et Paulo Fontes

Asociativismo barrial y cultura política en la ciudad de San Pablo, 1947-19531

[10/02/2013]

Résumé

Este artículo intenta comprender la emergencia de los liderazgos políticos de Adhemar de Barros y Jânio Quadros, y sus relaciones con una sofisticada red de sociabilidad local, así como el andamiaje de las maquinarias políticas que ofrecieron la base para la constitución de sus mitologías políticas. Para eso, analizamos el “adhemarismo” y el “janismo” en dos barrios populares de la capital paulista: Mooca y San Miguel Paulista.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Esta es una versión ampliada de un texto en portugués publicado en Cadernos do AEL, vol. 11, nº 20, (...)

1Gran parte de los análisis sobre la política paulista en el período que se extiende entre 1945 y 1964 han destacado el carisma, la capacidad de manipulación de los liderazgos populistas y sus relaciones directas – sin la intermediación de instituciones tradicionales como partidos y sindicatos – como la razón de su éxito. No obstante, sin menospreciar tales factores, es preciso destacar que esa perspectiva descuidó el decisivo papel desempeñado por una red de contactos locales articulada y establecida en los barrios periféricos y, de un modo general, constituida antes de la emergencia de líderes populistas como Adhemar de Barros o Jânio Quadros. Fue esa malla de organizaciones locales que, en la vida cotidiana de los barrios periféricos, muchas veces dio forma y contenido a esos liderazgos que entonces se constituían. Y, en períodos electorales, era el accionar de esa red el que desencadenaba y ofrecía el soporte para sus campañas.

  • 2 Boletim Eleitoral, ano 6, n. 103, mar. 1953.
  • 3 Napolitanos son todos aquellos oriundos de la “Campania”, región de Italia meridional cuya ciudad m (...)

2Localizado en la zona este de la capital, el Barrio de Mooca presentaba, a mediados de los años 40 del siglo XX, una densidad peculiar, imbricando trabajo y vivienda. Aunque relativamente próximo al centro, Mooca no estuvo libre de los mismos problemas urbanos que afligían a los barrios periféricos más distantes. Era en aquella época el barrio más populoso de la ciudad, con aproximadamente 93.733 habitantes.2 Se dividía en Mooca de Baixo – que se extendía desde el río Tamanduteí hasta, aproximadamente, el número mil de la Rua de Mooca, en sentido este, y hasta la caja de agua, sobre la Avenida Paes de Barros, en dirección sudeste; y Alto de Mooca – que iba desde el número mil de la Rua de Mooca lindando con Belenzinho, Tatuapé, Vila Formosa y Vila Prudente. Hasta la actualidad, la percepción de los habitantes sobre estos límites es muy fluida y tema de constantes debates. Mooca de Baixo tiene una ocupación más antigua, dividida entre napolitanos, españoles y portugueses; a su vez, Alto de Mooca también contaba con esas colonias, pero era marcadamente “hungarês”.3 Hasta mediados de la década del 60 del siglo XX, la industria textil era la industria predominante en la región, ofreciendo el 31% de los empleos industriales, seguida por la industria metalúrgica con el 12,1% de los empleos y por las industrias de alimentos y las confecciones, representadas por establecimientos menores.

  • 4 Para un análisis de la implantación de la Nitro Química en San Miguel Paulista, Cf. Paulo Fontes, T (...)
  • 5 Los concejales eran el janista Tarcílio Bernardo del Partido Trabalhista Nacional (PTN) y el adhema (...)

3Pequeño y aislado, en las cercanías de San Pablo, San Miguel Paulista tuvo su aspecto radicalmente alterado cuando, al final de la década de 1930, allí se instaló la Nitro Química, gran fábrica de fibras artificiales y productos químicos. El barrio se constituyó entonces en uno de los principales distritos obreros del suburbio paulistano. La mayoría de los trabajadores de la Nitro Química era compuesta por migrantes rurales, en particular del Nordeste y de Minas Gerais, que fueron a vivir en las diversas villas levantadas en San Miguel.4 Un vigoroso proceso de loteo urbano lo transformó en uno de los distritos de mayor crecimiento y en uno de los más acabados ejemplos de la expansión periférica en San Pablo. La fuerte presencia de migrantes se tornó una de las marcas características de la región, que sería conocida como uno de los primeros reductos de nordestinos de la ciudad. San Miguel también sería conocido por la efervescencia e intensidad de sus luchas políticas y sociales. Uno de los principales reductos paulistanos del Partido Comunista Brasilero (PCB) en su breve período de legalidad (1945-1947), en la década siguiente el barrio estaría marcado por la rivalidad entre janistas y adhemaristas. Único barrio periférico de la ciudad con dos concejales, cada cual representando una de las principales vertientes de la política paulista de entonces, San Miguel fue palco de encarnizados enfrentamientos y tensiones motivados por esa polarización.5

Adhemar de Barros y el PSP

  • 6 El partido de Vargas jamás consiguió capitalizar enteramente la popularidad de su líder entre los t (...)

4En 1945, con los nuevos vientos de la política nacional, Adhemar de Barros, otrora interventor en San Pablo nombrado por Getulio Vargas, asumió un ropaje opositor y se empeñó en la fundación del Partido Social Progresista (PSP) usando los contactos establecidos en el período de la intervención. Electo gobernador en enero de 1947, con el decisivo apoyo del PCB, Adhemar de Barros utilizó hábilmente la estructura gubernamental y los recursos públicos para transformar el PSP en la más capilar y sofisticada organización partidaria del Estado entre las décadas del 40 y 50 del siglo XX. La ilegalidad del PCB abrió espacio para que el PSP se expandiera y se consolidara en varios distritos y regiones obreras donde los comunistas habían predominado durante su breve actuación legal. Por otra parte, el PSP fue beneficiado por las disputas internas del paulista Partido Laborista Brasilero [Partido Trabalhista Brasileiro, PTB].6 Aliándose o cooptando diversas máquinas políticas locales del interior del Estado, el pessepismo” también comprimió el espacio del Partido Social Democrático (PSD) y de la Unión Democrática Nacional (UDN), consolidándose en las regiones rurales del Estado.

  • 7 Cf. John French, O ABC dos operários: conflitos e alianças de classe em São Paulo, 1900-1950, São P (...)

5Desde el comienzo de su carrera política, Adhemar de Barros fue una figura cargada de ambigüedad, uno de los políticos tradicionales que más claramente percibió la novedad, en el escenario político y social, de la presencia de millares de nuevos electores residentes en barrios periféricos y en las ciudades obreras que crecían en San Pablo. Como destacó John French, la victoria de Adhemar en las elecciones de 1947, marcó el surgimiento de un nuevo tipo de jefe político que se disponía a atraer, incluso en forma oportunista, a la población urbana y obrera del Estado de San Pablo.7

6Con el discurso permeado por referencias clasistas y dirigido a los trabajadores, reconociéndolos como interlocutores privilegiados, Adhemar condenaba las desigualdades de la sociedad brasilera y atacaba a las elites, consideradas por él como egoístas y arrogantes, creando en torno suyo una imagen de generosidad y de libre y fácil acceso para los trabajadores y los excluidos. Sin embargo, al mismo tiempo, se aliaba a los sectores más conservadores de la sociedad paulistana y, no pocas veces, reprimía huelgas y manifestaciones populares en nombre de la manutención del orden y de la seguridad pública. En este contexto, Adhemar se presentaba como un candidato popular y progresista. Y fue en la ligazón de esas dos características que desarrolló su auto-imagen de populista:

  • 8 Sampaio, op. cit, p. 68. Conferencia radiofónica transcrita en O Dia, 13 maio 1949.

Ser populista, para nosotros, es darle a la función social del Estado una amplitud que hasta ahora no tuvo. Es gobernar dando oportunidad a todos e intentando elevar a cada uno de acuerdo con sus necesidades [...]. Los que se separan del populismo, se clasifican, muy refinadamente, como demócratas. No obstante, en verdad, son apenas hombres poderosos o al servicio de grupos poderosísimos que juzgan que Brasil debe continuar siendo de las raras naciones del mundo donde existe, por un lado, una pequeña minoría de millonarios y, por el otro, la gran mayoría de paupérrimos y semi-pobres.8

  • 9 Sobre las tensiones y las brechas provocadas por la ambigüedad entre el lenguaje de clase y las rea (...)

7Es bien probable que la fuerza del adhemarismo proviniera exactamente de esas ambigüedades de su discurso, y tal vez, exactamente por eso, haya logrado una amplia resonancia. Principalmente por mantener un doblez clasista al enfatizar la oposición entre, por un lado, los detentores del poder económico – los cartolas, los tiburones, en su lenguaje típico; y, por el otro, los paupérrimos y semi-pobres.9 El PSP desarrolló una máquina aceitada con una estructura bastante verticalista. Los directorios distritales, que correspondían a un Distrito de Paz, formaban la base del partido. En las ciudades más populosas inclusive era posible crear subdirectorios distritales, por barrio, por área industrial o residencial; sin embargo, esos subdirectorios estarían directamente subordinados al directorio municipal del partido. Cada directorio distrital proponía el respectivo juez de paz, el comisario de policía y el subcomisario. Cada subcomisario elegía los inspectores-de-cuadra. Esa estructura garantizaba, en cada distrito, una red de contactos y apoyos que podría activarse rápidamente. Isidoro Del Vecchio, antiguo habitante de Mooca, recuerda que “los fiscales de cuadra estaban ligados a los clubes deportivos, asociaciones culturales, clubes de las colonias […] Era una red”.

  • 10 Isidoro Del Vecchio: testimonio [5 mayo 2000]. Entrevistador: Adriano Duarte. San Pablo, 2000. 3 ci (...)

8En el Barrio de Mooca, en 1947, el directorio del PSP contaba con 25 subcomisarios, cada uno coordinaba entre cinco y diez inspectores-de-cuadra. Sin mucho esfuerzo, conectaban 250 calles del barrio. Como en Mooca había dos directorios distritales, se alcanzaban fácilmente todas las calles. El barrio era entonces totalmente vigilado y cada calle tenía su inspector de cuadra, subordinado a un subcomisario indicado directamente por el directorio distrital del PSP. Se formaba una malla de contactos y apoyos, capaz no solo de recoger reivindicaciones específicas de cada una de las calles del barrio, sino de informarse sobre los acontecimientos cotidianos en cada cuadra. Todos los miércoles en la calle del Oratorio, en el galpón de un club de fútbol, la Portuguesa F. C. de Mooca, según ejemplifica el mismo Isidoro Del Vecchio, uno de los fundadores del directorio del PSP en el barrio: “yo reunía cerca de 500 o 600 personas para hablar de asuntos del barrio. […] Pero coordinaba toda esa gente a través del directorio del PSP: subcomisarios, inspectores-de-cuadra, correligionarios”.10

9En Mooca, la estructura del PSP se estableció ocupando el lugar de organizaciones ya constituidas. El directorio del PSP en Mooca de Baixo, por ejemplo, se formó a partir del Oliveira F. C., usando su red de contactos y su sedimentada inserción en el barrio. De ese modo, la relación de la máquina partidaria con los electores del barrio pasaba por el conjunto de las entidades ya existentes – clubes de fútbol, clubes de baile, asociaciones culturales de las diversas colonias, etc. – pero presuponía un flujo continuo en la atención de las demandas por mejoras urbanas. Exactamente por eso, la eficiente inserción del PSP y el adhemarismo en la vida cotidiana de los barrios de la periferia no se debió apenas al alcance de las prácticas clientelistas del “es dando que se recibe” – esa fue solo una de las caras de la organización partidaria – ni tampoco al carisma o al vínculo directo entre Adhemar y sus electores. Mucho de su éxito se debió, en verdad, a esa amplia red de contactos con las organizaciones del barrio y a la institución de los subcomisarios y de los inspectores-de-cuadra.

10En el interior del Estado, los directorios distritales del PSP podían corresponder a varios barrios, pero en la capital la regla era que cada barrio tuviera un directorio distrital, aunque Mooca tuviera dos, Alto de Mooca y Mooca. Un escalón encima en la jerarquía partidaria estaba el directorio regional, que concentraba poder de decisión en el ámbito estadual. El flujo de favores y beneficios debía, necesariamente, pasar por la máquina partidaria, que era la forma de garantizar que las demandas retornaran como votos, asegurando la hegemonía del partido. Junto a cada directorio distrital, la estructura del PSP mantenía también algunos departamentos con funciones específicas: departamento femenino, departamento social, departamento de asistencia social y departamento laborista. El departamento laborista desempeñaba un papel importantísimo en la estructura partidaria, puesto que establecía los contactos con los sindicatos y con el movimiento obrero organizado. Lo que parece quedar en evidencia es que la fuerza del adhemarismo y del pessepismo no se debía solamente a sus vínculos con los trabajadores sindicalmente organizados. El foco de su acción y el eje de su alcance estaban principalmente en los barrios, en su relación con los temas y las organizaciones locales y en su capacidad para traducirlos en apoyo y votos. Esa estructura armada por el Partido Social Progresista, que articulaba diferentes formas de organización barrial fue, sin dudas, responsable por la fuerza del adhemarismo paulista.

  • 11 Augusto Ferreira Lima: testimonio [18 mayo 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998; Aur (...)

11No obstante, el éxito de esa estructura también dependía de la ganancia simbólica de poder e influencia que fuera capaz de expresar. En San Miguel Paulista, con la ilegalidad del Partido Comunista, varios militantes adhirieron al social-progresismo de Adhemar y transformaron el PSP en la mayor agrupación política local a fines de los años 40 y 50 del siglo XX. El migrante nordestino Aurelino de Andrade, antiguo líder sindical y político del barrio, por ejemplo, consiguió llevar varios de sus coterráneos a la estructura partidaria del PSP. De hecho, el origen de Andrade parece haber sido un factor importante para la elección del líder local del partido por parte del gobernador. “San Miguel es para el bahiano”, habría dicho Adhemar al postular a Aurelino como presidente del PSP del barrio.11

  • 12 Cf. entrevista de Mario Beni en: Fernando Henrique Cardoso, “Partidos e deputados em São Paulo: o v (...)
  • 13 Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador Paulo Fontes. San Pablo, 2001.

12Ciertamente, no fue solo el carisma ni el origen regional de Aurelino de Andrade lo que favoreció el crecimiento del PSP en la región de San Miguel. Los directorios municipal y distrital del partido controlaban la nominación para una serie de cargos públicos e intermediaban reivindicaciones y pedidos de los habitantes ante los diferentes órganos estaduales. Mario Beni, importante político del PSP, recuerda que el partido tenía como norma establecer zonas de influencia […] como se hace en el régimen de distritos regionales.12 Por esa causa, el propio Aurelino de Andrade relata que Adhemar daba más reconocimiento al presidente del directorio de lo que hoy [se reconoce a] un diputado federal. “Yo mandé más en esta región que cualquier diputado federal”. De hecho, incluso antes de tornarse concejal, Andrade recuerda que “Adhemar [le] ‘dio’ 12 subcomisarías para armar […]. Entonces, nosotros cercamos esto aquí”. Aurelino cuenta que en San Miguel, por ejemplo, “puse como subcomisario a Aurelino Constantino de Araújo, que era de Piauí, en el lugar de Roque Mastromônico que era italiano y lo saqué. Eso fue la mayor victoria. […] Nombré un ‘bahiano’.”13 Entretanto, si por un lado esa red de contactos aceitaba la máquina partidaria, por el otro también era cargada de ambigüedades, en la medida en que consolidaba privilegios de los que se inmiscuían en actividades políticas permitiendo abusos y desobediencias. Cuando Jânio Quadros fue elegido gobernador, al proponer el fin de los inspectores-de-cuadra, no solo minaba uno de los sostenes de la política adhemarista, sino que también respondía a un anhelo popular, como sugiere el testimonio de Artur Pinto de Oliveira, habitante de San Miguel:

  • 14 João Freitas Lírio: testimonio [19 septiembre 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000; (...)

En aquella época el sistema policial de San Miguel era un terror […]. Tenía personas denominadas inspector-de-cuadra, que la gente, en el lenguaje popular, llamaba “golpeador” [bate-pau]. Si usted era del partido de quien estaba en el poder, podía hacer lo que quisiera: generar desorden, beber, jugar… Ahora, si no era de la cartilla… ¡golpéenlo! Ellos trataban a las personas con una brutalidad, con una violencia terrible. Aquí, en ese tiempo, el político fuerte era Adhemar de Barros. Y Jânio en la campaña prometió terminar con eso, y puedo garantizarle que con tres meses de gobernador ya había terminado. Terminó con todos esos descarados, la caterva de Adhemar. […] Era una violencia furiosa. Y Jânio terminó con eso.14

13Más allá de la máquina partidaria armada en torno a la estructura gubernamental y al PSP, Adhemar de Barros desarrolló un estilo particular de aproximación a sus correligionarios y electores que ayuda a explicar su carisma y popularidad. En su tiempo de intervención en el gobierno del Estado, al final de los años 30 y comienzos de los años 40 del siglo XX, Barros ya innovaba al comandar un programa radiofónico titulado “Conferencia Al Pie del Fuego”, en el que, a través de un lenguaje simple, directo y de un tono inequívocamente simpático, se comunicaba con una fracción considerable de la población paulista. Ya en la campaña de 1947 comenzó a visitar diferentes barrios periféricos de la capital, inaugurando la práctica que sería acompañada por varios otros políticos del período. Adhemar no solo concurría a los barrios, sino que también pasó a frecuentar las casas de adeptos y electores en general.

  • 15 Nair Cecchini: testimonio [21 marzo 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000; Antônio Me (...)

14La presencia de un político de esa envergadura en localidades simples, consideradas por los habitantes como abandonadas y olvidadas por las autoridades, tenía un gran impacto y era motivo de inmensa satisfacción. Aún hoy se hace presente en la memoria de antiguos habitantes. Nair Cecchini, que siempre fue adhemarista, recuerda que “Adhemar iba mucho a San Miguel, iba a la Villa Nitro Química, iba a las casas de la gente. Venía él y Doña Leonor. Entraban en la casa y tomaban juntos café”. Antônio Mendes Corrêa también recuerda que “Adhemar llegó a ir a [su] casa […] en San Miguel”. Augusto Ferreira Lima cuenta que en los fondos de su casa en Villa Nitro Química había una escuela que […] Doña Leonor de Barros solía frecuentar. Ella venía hasta el fondo de mi casa, prosigue Lima, veía a los niños de la gente y allí nos abrazaba, Adhemar acercaba el automóvil y [la gente] conversaba con él.15

  • 16 Para un análisis de la importancia de la visita a las casas de los electores por candidatos polític (...)
  • 17 Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001; A (...)

15Las visitas a las casas de electores generaban un compromiso diferenciado entre Adhemar y sus votantes, estableciendo proximidad y sugiriendo a los pobladores que él comprendía sus valores, así como sus problemas, angustias y necesidades.16 Adhemar buscaba aproximarse a la red de relaciones informales que norteaba la vida de los trabajadores en los barrios populares de la ciudad, ubicándose como una autoridad, pero también como alguien próximo, un amigo. Ciertamente, las visitas eran también motivo de orgullo y señal de prestigio para quien las recibía. Aurelino de Andrade relata que, “durante su período como gobernador, Adhemar estuvo con Doña Leonor en mi casa diez veces [Él] me respetaba”. Augusto Ferreira Lima confirma la estimación del presidente local del PSP: “en la casa de Aurelino Soares de Andrade, en la calle María Eva, tenía en el segundo piso la cama de Adhemar de Barros [donde él] venía a descansar”.17 El significado de estas visitas era fundamental en las campañas políticas. En época electoral, relata Aurelino de Andrade:

Adhemar venía para acá con Doña Leonor y nosotros hacíamos veinte visitas en un domingo: … Cuando llegaba a la décima casa [Adhemar decía:] “no aguanto más”, pero [Aurelino presionaba] porque yo no aceptaba quedar en ir en la casa de un ciudadano común, simple, que estaría ahí esperando y mandar a decir que no iba. Nunca toleré eso.

  • 18 Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001. S (...)

16Doña Leonor parecía tener mayor sensibilidad sobre la importancia de este contacto con los habitantes y las familias de los electores. Aurelino cuenta que cuando su marido se desanimaba, era ella quien lo convencía para proseguir. “¡No, Adhemar! ¡Vamos!”, decía ella. “Doña Leonor iba”, agrega Aurelino. Además de importante en la coordinación del trabajo femenino del PSO, D. Leonor de Barros tuvo un papel central en la constitución de la imagen benevolente y carismática de Adhemar, acarreando el igualmente nuevo y gran contingente de las mujeres votantes, particularmente las trabajadoras.18 Antiguo líder comunista en San Miguel, Antônio Pereira da Matta atribuye un papel esencial a Doña Leonor en la política adhemarista. “A mi entender, dice, quien ayudaba a Adhemar a ser electo era Leonor de Barros. Mujer excelente, que hacía mucho en función de lo social”. Incluso en los discursos de campaña de Adhemar de Barros las referencias a su esposa eran constantes. El mismo Antônio Pereira da Matta recuerda que, muchas veces, escuchó a Adhemar dando promesas en campaña más o menos de la siguiente forma:

  • 19 Joaquim Anselmo dos Santos: testimonio [1 marzo 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001 (...)

Yo vine aquí [imita a Adhemar] para dar un mensaje que Leonor mandó. […] Permítanme que charle con ustedes. Yo solo voy a traerles un mensaje. Leonor mandó a decir a las madres y padres de familia de este barrio, que en esta Nitro Obrera será levantado un hospital maternidad para que las mujeres no necesiten estar así.19

  • 20 Francisco Weffort señala la importancia de las grandes ciudades para la victoria de Getúlio Vargas (...)

17El prestigio de Adhemar y de su partido en los barrios obreros de San Pablo iría a consolidarse con la alianza PSP/PTB, que romovió Getúlio Vargas para la presidencia en 1950, asociando, de ese modo, su nombre al más popular político entre los trabajadores paulistas. Tanto Vargas como Lucas Garcez, que resultó candidato al gobierno de San Pablo por el PSP, serían electos. Por lo demás, el PSP elegiría la mayor bancada de la Asamblea del Estado. Vargas y Garcez salieron victoriosos en las principales ciudades y áreas industriales del Estado.20

Las cuestiones del barrio y el ascenso de Jânio Quadros

18Entretanto, a pesar del crecimiento del partido, la posibilidad de que las demandas populares no pasaran por la estructura del PSP abría la brecha para que se pudiera prescindir del partido. Este “peligroso antecedente” fue puesto en práctica con el crecimiento de las sociedades de amigos del barrio (SABs), que pasaron a intermediar las demandas populares de los barrios directamente con los concejales, diputados y las reparticiones públicas competentes. Por eso, las constantes referencias de los adhemaristas a las SABs como las únicas organizaciones barriales capaces de competir, efectivamente, con la maquinaria del PSP. Las SABs fueron, de hecho, muchas veces un “partido” concurrente. Por eso, el PSP pasó a disputar también el control y la dirección de las SABs.

  • 21 Isidoro Del Vecchio: testimonio [5 mayo 2000]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 2000. (...)

19La capacidad de prebenda, el prestigio y la inserción de los directorios distritales del PSP dependían de su habilidad de negociar internamente con el resto del partido y conquistar, ya sea desde el poder municipal, ya sea desde el poder estadual, las demandas de los habitantes del barrio. En este sentido, la máquina partidaria local funcionaba como una instancia intermediaria entre estas demandas y el poder público. En verdad, esa función era extremadamente frágil, porque su desatención representaba la posibilidad de desmoronamiento de toda la organización. Esa debilidad llegó hasta el directorio de Mooca y esto se debió, según Isidoro Del Vecchio, al hecho de que el directorio no contaba con un concejal o diputado influyente en esa base electoral. Por eso, fueron llevados hacia el directorio de Alto de Mooca los recursos que debían ser divididos por todo el barrio.21 La máquina de concesiones y prebendas en Mooca de Baixo quedó trabada y parte de los miembros del directorio rompió con el PSP, justamente porque no lograban atender las demandas de los habitantes y del grupo que dividía los beneficios del acceso a la máquina partidaria.

20Hay otra razón, acaso hasta más decisiva, para la ruptura con la máquina pessepista por parte de los integrantes del directorio de Mooca, ocurrida en plena campaña para el gobierno municipal, en 1953. En la oposición, el candidato Jânio Quadros aseguraba la periferia estableciendo un vínculo privilegiado con las sociedades de amigos del barrio. Todo indica que la ruptura fue facilitada por el clima electoral. Con un agudo sentido de oportunidad, Jânio Quadros supo aprovechar las discordias entre los directorios del PSP de Mooca y logró apropiarse una parte del legado del directorio Mooca de Baixo. La transferencia de Adhemar a Jânio estuvo, según parece, subordinada a las cuestiones del barrio. O sea, la discontinuidad, aunque sea temporaria, en la atención de las demandas locales, fue fundamental para los realineamientos políticos. Y con Jânio Quadros el corazón político del barrio se trasladó desde los subdelegados e inspectores-de-cuadra hacia las sociedades de amigos del barrio. Exactamente por eso, la imagen de Jânio Quadros quedará indeleblemente ligada a las SABs, al punto de atribuírsele, equivocadamente, su creación:

  • 22 Sampaio, op. cit., p. 145. Testimonio de Armindo Rocha del 13 enero de 1978.

Las Sociedades Amigos del Barrio fueron creadas justamente para combatir al PSP. […] Nadie lograba hacer un partido igual al PSP, nosotros éramos imbatibles como partido […]. Íbamos a la calle, hacíamos reuniones, hacíamos contactos, íbamos a la iglesia, con el párroco, el farmacéutico, el dueño del almacén. Nosotros logramos montar una estructura. Entonces, ¿qué hizo Jânio? Sabiendo que no podía hacer un partido a la altura del PSP, comenzaron a crearse las Sociedades de Amigos del Barrio.22

21Las disputas entre Adhemar y Jânio por este acervo de intercambios y favores, revelan que no había una relación solidificada de fidelidad entre los habitantes del barrio y los políticos. La eficacia de esas lealtades estaba basada en el intercambio del voto por la respuesta a las reivindicaciones de las comunidades, evidenciando que el electorado popular estaba atento a las oscilaciones partidarias y respondía selectivamente a esa dinámica. Tal vez allí residía la marca de esa nueva relación política experimentada en los barrios periféricos.

  • 23 Se difundió el mito de que Jânio Quadros solamente ocupó un lugar en la Cámara después de la casaci (...)
  • 24 Los comités democráticos y populares fueron creados en la inmediata posguerra, en los barrios y en (...)
  • 25 Para un análisis específico del período inicial de la carrera de Jânio, Cf. Silvana Walmsley, Orige (...)

22Desde la campaña para la Cámara Municipal de San Pablo, en 1947, por el Partido Demócrata Cristiano (PDC), Jânio ya demostraba gran sensibilidad a las demandas que los movimientos barriales traían al escenario político de la ciudad.23 Sensible, percibió cuánto del éxito del PCB se debía a su involucramiento en estas cuestiones, comprendiendo la importancia de los comités democráticos y populares24, e intuyendo la novedad significativa de las sociedades de amigos del barrio que se expandían por los suburbios paulistanos. Por eso, Jânio Quadros fue uno de los primeros en llevar al interior de la Cámara Municipal las cuestiones sobre luz eléctrica, transporte, vivienda, escuela, guarderías, redes cloacales, pavimentación, etc. Y fue transformando esos temas en una plataforma político-electoral que consolidó su carrera pública. Por otro lado, Jânio Quadros inició su vida política como adversario del entonces gobernador Adhemar de Barros y del PSP, tornándose conocido por las ásperas críticas a la administración de la ciudad – hasta ese momento sin autonomía administrativa y, por lo tanto, gobernada por intendentes postulados por el gobernador – y por las denuncias de corrupción y abusos en la máquina pública.25

23Los discursos de Jânio en la tribuna de la Cámara protestaban contra los numerosos problemas vividos cotidianamente por los trabajadores de la capital y, al hacerlo, legitimaban las demandas oriundas de la periferia. La penuria, los abusos cometidos por comerciantes inescrupulosos, la falta de vivienda y transportes, los retrasos de los trenes, eran, entre otros temas, constante y vehementemente reiterados por Jânio. La Light and Power Company Limited (Light), empresa concesionaria de la distribución de energía eléctrica en la ciudad, era particularmente criticada y frecuentemente atacada por él. Así, Quadros priorizó los barrios populares como centro de su actuación, politizando la complicada vida cotidiana de sus habitantes y, al reivindicar sus derechos como vecinos de la ciudad, aparecía cada vez más como una especie de paladín de la periferia paulistana.

  • 26 Sobre el trabajo político del PCB en El barrio de San Miguel, Cf. Paulo Fontes, Um Nordeste em São (...)

24Considerado como un excelente orador, Jânio, con su estilo y teatralidad propia, manipulaba muy bien los símbolos y temas que lo identificaban con la población de las localidades más pobres de la ciudad. Desde su campaña para la Cámara Municipal, en 1947, Jânio Quadros percibió la importancia del contacto directo con la población a través de reuniones, visitas y encuentros en los barrios periféricos. La experiencia política del PCB en años anteriores había demostrado, a varios políticos que seducían a las mismas bases obreras, como el propio Jânio, cuánto podían rendir estos encuentros en términos de popularidad y beneficios electorales.26 Más allá del contenido político en sí, Jânio Quadros supo, como pocos, explotar el carácter lúdico que los trabajadores de la periferia le atribuían a las reuniones. Artur Pinto de Oliveira resulta revelador en este sentido. Según él, Jânio Quadros:

  • 27 Artur Pinto de Oliveira: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998. (...)

Hacían reuniones aquí en la Plaza Getúlio Vargas Filho, era la plaza principal. Yo venía con mi esposa, en esa época era mi novia, y los amigos. E inclusive estaban las familias, venían a ver las reuniones. No había ni iluminación, era en la oscuridad […]. Yo iba porque en aquella época la política era algo que atraía, porque no había cine, [es decir] en San Miguel, estaba el Cine San Miguel. Pero las personas iban al cine aunque no era solo ir al cine, tenía que haber otras cosas. La vida de San Miguel era política, eran las reuniones que había en aquella plaza. Cada domingo había reuniones ahí, en época de elección, y la gente iba para allá. Iba yo, mi esposa, iban los hermanos de ella, las hermanas, los amigos… las familias.27

25Después de electo concejal, Jânio Quadros comenzó a recorrer, por invitación de las organizaciones del barrio – SABs, clubes de fútbol, asociaciones culturales y recreativas, etc. – sin dejar de llevar consigo el aparato de propaganda para hacer el alarde necesario, los rincones más remotos de la ciudad y, en seguida, en la tribuna de la Cámara, daba visibilidad a sus condiciones de extrema precariedad:

  • 28 CÂMARA MUNICIPAL DE SÃO PAULO. Anais da Câmara Municipal, 12 abril 1950.

Por invitación del pueblo de las Villas Moinho Velho, Nair y Alcântara Machado, visité el sub-distrito de Ipiranga, en compañía del diario A Hora, para conocer una necesidad local que me fue elevada por la comisión de pobladores que estuvo en esta Cámara […] tengo en manos […] un petitorio de ciudadanos que residen en las villas interesadas.28

26Las descripciones de los barrios eran siempre contundentes. Sus padecimientos, sin embargo, eran presentados no como resultado de la naturaleza o como consecuencia de un crecimiento urbano inevitable, acelerado y desordenado. Los problemas eran tratados como consecuencia del letargo de la administración pública, y su solución como un derecho del habitante, no como un favor o una concesión, o incluso como un beneficio resultante de una dádiva (en este aspecto, el janismo se constituía como la antítesis del adhemarismo: el lenguaje de los derechos era un tema janista). Lo que los discursos del concejal Jânio Quadros mostraban era algo que estaba profundamente arraigado en el imaginario popular: los deberes del Estado eran directamente proporcionales a los derechos de los ciudadanos. Aún más, sus discursos anunciaban los instrumentos privilegiados para el ejercicio de esos derechos:

  • 29 CÂMARA MUNICIPAL DE SÃO PAULO. Anais da Câmara Municipal, 4 octubre 1948.

[los habitantes del barrio] no deben nada al poder público porque esas calles son conservadas por la “Sociedad Amigos del Jardín de Saúde”, que tiene hasta camioneta propia y, sobretodo, el pedregullo; adquiere la piedra, adquiere los ladrillos quebrados y procede a los arreglos que se hacen necesarios […] estuve “in loco”, no una vez sino dos, a pie, recorriendo las calles de punta a punta y conversando con la población. La Sociedad de los Amigos de Saúde, cuyo nombre no me canso de repetir, debo repetir necesariamente, porque allá es el poder público.29

  • 30 El diario A Hora, propiedad de Denner Médici, se asoció a Jânio bien al comienzo de su carrera polí (...)
  • 31 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz. San Pablo, 1999. (...)

27Apoyado por el diario A Hora30, Jânio daba publicidad a las cuestiones más candentes de cada región de la ciudad, expuestas en las páginas del periódico y relatadas con su habitual vehemencia. Fuente de la materia prima principal de su acción, las visitas a los barrios, además de articular una serie de vínculos y apoyos en los clubes y asociaciones locales, permitían el contacto directo con numerosos trabajadores, poco acostumbrados a ver políticos de cerca, sobretodo fuera de los períodos electorales. En esos contactos, Jânio Quadros fue construyendo la imagen de un político diferente, un hombre simple y accesible, próximo e interesado en la vida y en los problemas de los pobres. Con aguda percepción de las cuestiones sociales relacionadas a las demandas de los barrios periféricos, Jânio Quadros se transformó en su portavoz y el janismo emergió como su expresión de legitimidad. La exposición de esas reivindicaciones, tanto en el ámbito de la Cámara Municipal como en la prensa escrita y oral, no solo las legitimaba en cuanto demandas urbanas, sino que transformaba a la figura del concejal que las presentaba en una especie de símbolo para las sociedades de amigos del barrio que estaban organizándose. Ese fue el puente que estableció entre el concejal y los habitantes de los barrios de la periferia una relación de reciprocidad y gratitud mediada por el voto. De acuerdo con Eduardo Rosmaninho: “Porque… Vea, es una cuestión de ‘gratitud’. Antes del gobierno Jânio Quadros, en 1953, el barrio no tenía nada, ni carteles de las calles”.31 Todavía hoy son frecuentes las referencias de varios habitantes de San Miguel Paulista sobre Jânio como “uno de nosotros”. Artur Pinto de Oliveira, por ejemplo, recuerda que:

  • 32 Artur Pinto de Oliveira: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998. (...)

Él llegaba a San Miguel y venía con una capa negra, con el pelo así… comiendo sándwich, entraba en el bar y bebía pinga con la gente. […] Pese a hablar un portugués intachable, no venía con arrogancia de universitario, de doctor, de profesor, ¡no! Él era populacho, las ropas de él… él tenía una capa grasosa, que la gente decía que eran caspas que caían del pelo. Aquella capa era famosa, la capa de Jânio, una capa vieja y sucia, ¡horrenda! Y… pero la voz de él, la manera de hablar. […] Todo el mundo lo apoyaba.32

  • 33 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, (...)

28Percepciones como esa extrapolaban San Miguel y se esparcían por toda la ciudad. Eduardo Rosmaninho, habitante del Bosque de Saúde recuerda que una de las primeras veces que vio a Jânio fue “cuando concurrió al festival del Cruzeiro Paulista F.C., el día 15 de noviembre de 1952, cuando la sociedad de amigos del barrio estaba siendo fundada… Él asistió el partido de fútbol, se sentó al borde del campo, al final del partido bebió pinga en la copa”.33

29De ese modo, Jânio construía su espacio político en el mismo movimiento en que daba voz, desde la tribuna de la Cámara Municipal, a las denuncias sobre las heridas del crecimiento urbano. Al colocar a los barrios populares y a las demandas de sus habitantes como eje de su actuación, Jânio Quadros logró profundizar, todavía más que Adhermar de Barros, los vínculos y la empatía con los trabajadores y habitantes de las regiones más pobres de la ciudad. A pesar de ser visto como benevolente por los pobladores de la periferia Adhemar era claramente un otro, un político de las clases dominantes y adineradas, que, al contrario de la mayoría de sus pares, se preocupaba por los pobres. Jânio Quadros logró ir más lejos. Incluso siendo letrado y dueño de algunos títulos, era identificado como populacho, alguien que no solo entendía y compartía los problemas de los trabajadores, sino que además estaba dispuesto a luchar hasta el final por su resolución. En su investigación con antiguos habitantes de una villa de San Miguel, al comienzo de los años 1980, Teresa Caldeira constató la fuerte memoria que persistía acerca de él, el más recordado de los políticos del período pre-64:

  • 34 Teresa Caldeira, A política dos outros: cotidiano dos moradores da periferia e o que pensam do pode (...)

Quedó representado, analiza Caldeira, no solo como un gobernante que hizo cosas por el pueblo, sino como uno que era del pueblo, […] tenía origen popular y se vestía con cualquier ropa, hasta con una capa sucia, y andaba por los barrios “bebiendo pinga en el vaso” con sus electores.34

  • 35 Augusto Ferreira Lima: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998; Ar (...)

30Además, enfatizando la honestidad y la moralidad administrativa como banderas, Jânio ampliaba aún más, en el imaginario popular, la grieta que lo separaba de su antagonista Adhermar de Barros. Incluso, un fiel adhemarista en San Miguel como Augusto Ferreira Lima, considera que Jânio Quadros “era medio duro, pero era honrado, él era honesto […] él quería las cosas correctas y Brasil tiene una matufia. […] Él era malo, pero era honesto y la persona que quiere ser honesta, es realmente mala (sic)”. Quadros supo capitalizar gran parte de un creciente descontento popular con los desvaríos éticos del gobierno estadual del PSP. También existía, agrega Artur Pinto de Oliveira, una revuelta que él pregonaba: “la moralización de la administración pública […] Él era muy riguroso en las decisiones, en las administraciones y en la corrección con el dinero público”.35

  • 36 Cf. Walmsley, op. cit., p. 81.

31Así, en torno a la figura de Jânio Quadros fue construida un aura de autoridad moral que frecuentemente declinaba en un autoritarismo de hecho, y que era percibida por gran parte de los habitantes de la ciudad, en particular por los más pobres, como la definición de un político diferente, ético y efectivamente preocupado con sus problemas y reivindicaciones. Como comenta una analista, “él creaba así […] su propia imagen de “conciencia de autoridad” y de justiciero vigilante, refugio de los débiles e desamparados. Con esta imagen, conquistaría el corazón de la ciudad.36 Lo que importaba en muchos casos era la cuestión de la autoridad. Muchos de los entrevistados que decían votar a Jânio Quadros insisten en ese aspecto: el pulso fuerte, el orden, la autoridad.

32De este modo, fue como paladino de la periferia y conciencia moral de la justeza de sus demandas que la trayectoria de Jânio Quadros se confundió y se imbricó con la historia de las sociedades de amigos del barrio. Su relevancia era destacada y, muchas veces, su capacidad para ocupar el lugar del poder público y desempeñar sus funciones le conferían, además del evidente papel simbólico como eje de las demandas de los barrios, un significado central en la estrategia de vinculación de las organizaciones populares con el poder constituido; por eso, las SABs ocuparon un lugar central en el organigrama del janismo. No obstante, Jânio Quadros no creó ni inventó las sociedades de amigos del barrio, pero ciertamente fue el político que más supo relacionarse con ellas. Inclusive simpatizantes del PCB y antiguos miembros de los comités democráticos y populares, percibieron en Jânio Quadros la continuidad de un proyecto que también era el de ellos:

  • 37 Alfredo Castanha: testimonio [6 mayo 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 1999.

Porque los comunistas defendían al trabajador, pero Jânio también defendía al trabajador, entonces ellos coincidían uno con el otro, los comunistas y Jânio. Yo voté siempre por Jânio. Alto de Mooca era todo barro… Pedimos al gobernador, diputado, gente de afuera, gente de acá, de cerca del barrio, que asfaltara la calle. Espera… Espera… pasaron años. Cuando llegó Jânio, poco tiempo después, días, las máquinas trabajando allá: “Vamos a empezar a asfaltar Alto de Mooca”. Él iba al lugar… Él iba allá, veía los problemas en el lugar, Iba allá, conversaba con todo el mundo y resolvía en seguida, resolvía todo.37

33Evidentemente, la meteórica carrera de Jânio Quadros no puede ser atribuida únicamente al significado electoral y simbólico de las SABs y de la periferia, ya que su éxito como concejal y su elección para el gobierno municipal, en 1953, no pueden ser explicados satisfactoriamente sin la comprensión del vínculo establecido con las organizaciones de los barrios.

  • 38 José Álvaro Moisés, Classes populares e protesto urbano, 1978. 449 f. Tese (Doutorado em Ciência Po (...)

34No fue sin motivo, por lo tanto, que en la campaña para la municipalidad, en 1953, un observador aludiera al hecho de que Jânio había inaugurado el barrio como unidad política.38 Eso lo distinguía profundamente de sus adversarios y lo marcaba como un liderazgo de perfil nuevo en constante diálogo con estas nuevas unidades políticas. Toda la campaña para la municipalidad estuvo centrada en comités organizados en los barrios a partir de las sociedades de amigos, de los clubes de fútbol y de otras organizaciones locales que el concejal había visitado, como contó Eduardo Rosmaninho:

  • 39 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1999. (...)

en el garaje de mi padre, en la esquina donde estaba el club de fútbol, el Cruzeiro Futebol Clube, siempre hicimos los comités de Jânio, para intendente, diputado, gobernador, presidente. Maia, que era el candidato de él. Abríamos todas las noches, colocábamos carteles en los postes, entregábamos cintas para poner en las casas. Pintábamos carteles. En un cartel muy famoso, hecho en Vila Gumercindo para la campaña a la presidencia, Jânio estaba barriendo un montón de ratones. Era un trabajo de casa en casa, que hoy ya no tendría condiciones de hacer. Toda la Sociedad de Amigos del Barrio se involucraba.39

  • 40 Cf. Benevides, op. cit., p. 59; Walmsley, op. cit., p. 124; Vera Chaia, A liderança política de Jân (...)

35Aunque los problemas en los barrios y en las regiones periféricas fueran, junto con la moralidad administrativa, los temas centrales de la acción parlamentar de Jânio, tampoco faltaron actitudes de apoyo a las huelgas y protestas de obreros contra aquellos que él clasificaba como patrones prepotentes y codiciosos, además de las críticas a las medidas represivas del gobierno de Dutra contra el movimiento sindical. En sus discursos, Quadros frecuentemente denunciaba las precarias condiciones de trabajo en varias industrias paulistanas y exigía el cumplimiento de la legislación laboral. La Nitro Química, la Celosul, la Cimento Perus y la Cia. Melhoramentos fueron algunas de las empresas atacadas por el concejal. Los trabajadores de esta última empresa, localizada en Caieiras, por ejemplo, llegaron a buscarlo para presentar reclamos contra maltratos e incumplimientos de las leyes laborales.40

  • 41 Cf. Luís Tenório de Lima, Movimento sindical e luta de classes, São Paulo: O. Mendes, 1998. p. 24.
  • 42 Cf. Chaia, op. cit., p. 62/59.

36Jânio también dio un claro apoyo a varios paros sindicales. Ya como diputado, al inicio de los años 50 del siglo XX, defendió efusivamente las reivindicaciones de ferroviarios y bancarios en huelga. El antiguo líder sindical Luiz Tenório de Lima – Tenorinho – recuerda que el paro de bancarios, en 1951, trajo gran provecho para Jânio. “Él se aprovechó de la huelga”, escribe Lima. Salió al frente de los huelguistas y creó una frase que se hizo famosa en la época: “un pan más para los bancarios, un habano menos para los banqueros”.41 Esa política de Jânio le posibilitó, en pocos años, tornarse uno de los hombres públicos más populares de la ciudad. En 1950, resultó el candidato más votado para la Asamblea Legislativa. En el escenario local, el perfil de Jânio lo colocaba claramente en el espectro de la izquierda. Tenía proximidad con parlamentarios del Partido Socialista Brasilero (PSB) y, aunque declarara ser anticomunista, recogió simpatías al interior del PCB por defender las huelgas y el movimiento por la paz desencadenado por el partido en el período de la Guerra de Corea. Jânio inclusive protestó contra la prisión de la tejedora comunista Elisa Branco, quien había sido detenida por participar de una manifestación contra el envío de tropas brasileras a Corea.42

  • 43 Partido Republicano Paulista.
  • 44 Partido Republicano.
  • 45 Partido Republicano Laborista.

37La campaña de Jânio Quadros para la municipalidad en 1953 fue un ápice en su estrecho vínculo con las organizaciones barriales. El mundo político recibió inicialmente la candidatura de Jânio al gobierno municipal como una provocación. Francisco Antônio Cardoso, Secretario de Salud del gobierno de Lucas Garcez, parecía un candidato imbatible. Apoyado por una coalición de siete partidos (PSP, PSD, UDN, PTB, PRP43, PR44, PRT45), prácticamente reunía las principales fuerzas políticas del Estado. Cardoso era, entonces, el favorito de los comités y de la prensa. El PCB, desde la ilegalidad, apoyó la candidatura y a André Nunes Júnior, ex-concejal del PTB que había apoyado la Alianza Autonomista por la Paz y Contra la Carestía, de inspiración comunista. El vice de Nunes Júnior, que iba por el PST, era Nelson Rustici, presidente del sindicato de textiles de San Pablo.

  • 46 N. de. T. La expresión “Tostão Contra O Milhão” es una oposición entre un término que alude a un ob (...)
  • 47 Moisés, op. cit., p. 266. Testimonio del coordinador de la campaña de 1953. De todos modos, el slog (...)
  • 48 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1999. (...)

38Jânio Quadros, por su parte, utilizó ampliamente las reuniones de las calles, esas mismas calles cuya realidad denunciaba desde la tribuna de la Cámara. Mientras sus adversarios alquilaban salones y hacían sus reuniones en espacios cerrados, con el público sentado prolijamente, Jânio Quadros llegaba hasta sus electores Los famosos “botellones” repartidos por toda la ciudad para recolectar donaciones de las más diversas categorías sociales, alimentaban la mística de la campaña, solidaria y popular, reforzando su slogan del “Tostão Contra O Milhão”.46 “La tónica de las reuniones de calle era integrar la periferia a la ciudad […] los que viven del trabajo, pobladores de los barrios alejados, sin agua, desagües, asfalto, medios de transporte para llegar al trabajo”.47 Ningún otro político o partido logró repetir ese vínculo con las SABs: “Adhemar no marcó tanto al barrio, nuestro barrio, en su pasaje como administrador. O sea, nunca hubo un vínculo emocional, de gratitud o aprecio como el que había con Jânio...”48

  • 49 Cf. Cardoso y Lamounier, op. cit., p. 55; Chaia, op. cit., p. 72. En Mooca, Jânio obtuvo el 73,5% d (...)

39La victoria del “Tostão Contra O Milhão” fue avasallante. Cuanto más periférico el distrito, mayor fue la cantidad de votos recibida por Quadros, siendo derrotado apenas en el rico Jardim América. Analizando esta elección, Fernando Henrique Cardoso diría que con Jânio la periferia de la ciudad (a la que, en un tono jocoso, llamó “fondo del tarro de la sociedad”) se hizo presente en la vida pública. En total, Jânio obtuvo el 65,8% de los votos.49

  • 50 João Freitas Lírio: testimonio [19 septiembre 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000. (...)

40La gestión de Jânio en la municipalidad mantuvo en gran medida un prestigio como opositora, lo que lo impulsó a las victorias electorales de los años siguientes. Electo por los barrios periféricos, Jânio desarrolló un programa de ampliación de la iluminación y de la pavimentación pública y, de alguna forma, respondió a las innumerables demandas de la población suburbana por servicios públicos. San Miguel Paulista, por ejemplo, fue uno de los barrios beneficiados con algunas mejorías en la gestión municipal de Jânio. João Freitas Lírio, uno de los habitantes del barrio desde 1950, considera la elección de Quadros un límite para la región. Jânio, según João Lírio, “agarró y asfaltó, pavimentó esa calle de la fábrica ahí de la estación. […] Con él las cosas comenzaron a mejorar”.50 También en el Bosque da Saúde los habitantes tienen buenos recuerdos de la gestión de Jânio en la municipalidad. Para Eduardo Rosmaninho fue:

  • 51 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, (...)

Jânio [quien] hizo la primera escuela, asfaltó las primeras calles del barrio, puso recolección de basura, la primera feria libre… Fui testigo ocular de eso, porque asistí todo… El primer hombre público que hizo algo por el barrio, que trajo las primeras mejoras, fue Jânio.51

41En la municipalidad, Jânio Quadros estrechó aún más sus relaciones con las SABs, a través de visitas semanales que obedecían a un ritual semejante: eran preparadas por las propias sociedades y anunciadas anticipadamente con coches con altoparlantes por las calles de los barrios, lo que siempre implicaba la presencia de una pequeña multitud cuando el intendente llegaba. Fue lo que sucedió, cierta vez, en el Barrio Siciliano el 27 de septiembre de 1953:

  • 52 Eso sucedió el 25 de octubre de 1953, a las 9 hs. de la mañana de un domingo, en Vila Ipojuca. A la (...)

a fin de enterarse de las reivindicaciones de los habitantes de la localidad, estuvo allí el intendente Jânio Quadros. Fue recibido en la Sociedad de Amigos del Barrio, entidad fundada en noviembre del año pasado, que ya cuenta con cerca de 400 socios […], debatió los problemas locales con los directores […]. Las reivindicaciones más apremiantes del barrio, además de la mejora general – organización de las calles, pavimentación, abertura de zanjas, etc. Siendo un barrio distante y sin teléfono en los negocios, los habitantes sienten mucha necesidad de un teléfono público para poder servirse de él a cualquier hora […] le cabe a los pobladores, ahora, indicar el lugar apropiado para la instalación del aparato […] Jânio Quadros ya determinó la instalación del teléfono público.52

  • 53 Cf. Moisés, op. cit., p. 278; Cardoso y Lamounier, op. cit., p. 21. Adhemar y Jânio disputaron elec (...)

42Escenas como esas se repitieron a lo largo de toda su administración. Pero eso no significó que las SABs se hayan convertido en meros instrumentos de la administración municipal. Su relación con el poder público continuó siendo un equilibro delicado envuelto en una acérrima y continua disputa. A partir de 1953, Adhemar de Barros y Jânio Quadros polarizaron definitivamente las disputas políticas en San Pablo, participando directamente o no de las elecciones. Adhemar se debilitó en la capital tras la victoria de Jânio en la municipalidad. Algunos autores llegan a señalar una ruralización del adhemarismo a partir de 1953, refiriéndose al hecho de que Adhemar y su PSP permanecieron como la principal fuerza política en el interior del Estado. De todas maneras, con Jânio en la ciudad, continuaría un liderazgo político muy fuerte en la capital, siendo electo intendente en 1957.53 Para muchos, la radical oposición a Adhemar, explicaría el ascenso de Jânio en la capital. Un grupo de ex-adhemaristas en Mooca, que se pasaron al lado de Jânio, argumentan:

  • 54 Isidoro Del Vecchio: testimonio [5 mayo 2000]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 2000. (...)

Jânio vendió una imagen que de inmediato se contrapuso a toda la imagen negativa de Adhemar. En aquel momento, 1953, nos parecía que Jânio era el opuesto exacto de aquel “toma-lá-dá-cá” representado por Adhemar. El opuesto del “roba pero hace”.54

  • 55 N. de. T. “Toma-Lá-Dá-Cá” es una expresión popular que alude a un intercambio de favores en el que (...)
  • 56 De forma similar, Fernando Teixeira da Silva, al analizar los trabajadores portuarios de Santos y s (...)

43Interrogado sobre si ese mismo esquema del “Toma-Lá-Dá-Cá55 no había continuado cuando Jânio Quadros llegó a la municipalidad, el Sr. Isidoro respondió: “continuó… pero en el sentido del reconocimiento de la participación de la persona”. Desde el punto de vista de los habitantes de la periferia, la diferencia entre Jânio y Adhemar no estaba solo en la capacidad de atender sus demandas, sino en ese reconocimiento de la persona. Por ejemplo, después de electo intendente, Jânio creó un esquema en el que recibía a los representantes de las SABs en su despacho, independientemente de tener una hora marcada, y todos los miembros de las sociedades sabían que tenían acceso directo e ilimitado al despacho del intendente. Ese reconocimiento de la persona tenía algo más que un efecto simbólico: demostraba que cualquiera, de cualquier entidad del barrio, sería considerado.56

¿Populismo o pacto laboral?

44Francisco Weffort, en su análisis sobre el populismo, intentó superar las explicaciones de cuño estructural sobre las relaciones sociales y políticas del intervalo democrático (1945-1964) y enfatizar el papel de los actores políticos. Según él:

  • 57 Weffort, op. cit., p. 136.

La adhesión de las clases populares a los movimientos populistas […] no se explica por la “ausencia” de experiencia urbana y de clase, sino exactamente por un tipo particular de experiencia enraizada en las condiciones propias de la formación social de esos países [latinoamericanos].57

  • 58 Cf. Angela de Castro Gomes, “O populismo e as ciências sociais no Brasil: notas sobre a trajetória (...)

45Aunque tal afirmación sugiera un privilegio del análisis de la clase trabajadora del período como agente en el proceso social y político – Weffort llega a afirmar que el populismo sería el resultado de una alianza de clases –, no apuesta lo suficiente a esta dirección, como bien destacó Ângela de Castro Gomes.58

46El modelo interpretativo del período populista que Weffort propone, pese a que en algunos momentos afirme la ambigüedad de la manipulación de los líderes populistas sobre los trabajadores, de hecho enfatiza la perspectiva de la cooptación de estos trabajadores por el Estado, debido a la supuesta incapacidad de la burguesía nacional para tornarse clase hegemónica y de la supuesta ausencia de un proletariado autónomo organizado. La obra de Weffort inspiró una serie de trabajos en los años 1970 y 1980 que, a pesar de sus observaciones sobre la acción y la auto-organización de la clase obrera, tendieron a incorporar el esquema de un Estado manipulador y de liderazgos demagógicos cooptando a las masas trabajadoras como paradigma explicativo de la vida social y la política nacional desde la Revolución del 30. De tan diseminada, esa explicación pasó a adjetivar inclusive el propio período – principalmente entre los años 1945 y 1964 –denominado por muchos “populista” o “república populista”.

  • 59 Cf., entre otros, Maria Célia Paoli, “Os trabalhadores urbanos na fala dos outros. Tempo, espaço e (...)

47Esta perspectiva pasó a ser intensamente criticada a partir de mediados de la década de 1980. Rechazando la tesis de la pasividad de los trabajadores y las ideas de manipulación y cooptación dirigidas por un Estado todopoderoso, nuevas investigaciones y estudios revelaron un papel activo de los trabajadores, lo que contribuyó a superar el énfasis ampliamente difundido entre autonomía y heteronomía de la clase trabajadora. Entender a los trabajadores como sujetos de la historia que actúan y eligen en un determinado campo de presiones y contra-presiones, ha sido uno de los objetivos centrales de muchos historiadores que van inclinándose hacia la historia social de la clase trabajadora entre 1930 y 1964.59

  • 60 French, 1995, p. 267.

48Al interior de este campo, los abordajes y los enfoques componen un cuadro razonablemente diversificado. John French, por ejemplo, intentó profundizar el breve insight weffortiano de la alianza poli-clasista como un eje explicativo para las relaciones entre trabajadores, Estado, clases medias y burguesía en aquel período. Tales alianzas, aunque hechas entre actores desiguales en términos de influencia social y política, no estaban exentas de negociaciones y reciprocidades reubicadas constantemente por la correlación de fuerzas existente. De ese modo, se configuraba un sistema político populista que afectó el comportamiento de todos los participantes.60

  • 61 En este sentido ver especialmente los artículos de Ângela de Castro Gomes, Jorge Ferreira e Daniel (...)
  • 62 Cf. Jorge Ferreira, “Introdução”, In: O populismo e sua história: debate e crítica, op. cit., p. 13 (...)

49Otros historiadores han rechazado la noción de populismo,61 destacando su imprecisión conceptual, toda la carga peyorativa que la tornó tan elástica y, en cierto modo, a-histórica, pasando a explicarlo todo (y, como ocurre en estos casos, a explicar muy poco). Más importante aún: argumentan que el término estaría tan impregnado tanto por la dimensión del control y manipulación del Estado sobre las masas como por la idea de cooptación, excluyendo así cualquier posibilidad de relación de conflicto o reciprocidad, vaciando los sujetos históricos, que se debería, por lo tanto, rechazar el uso del concepto populismo, debido a su efecto oscurecedor.62

  • 63 Cf. Jorge Ferreira. “O nome e a coisa: o populismo na política brasileira”, In O populismo e sua hi (...)
  • 64 Daniel Aarão Reis Filho, “O colapso do colapso do populismo ou a propósito de uma herança maldita”, (...)

50Con diferencias de énfasis, Ângela de Castro Gomes, Jorge Ferreira y Daniel Aarão Reis Filho proponen la noción de “laborismo” [trabalhismo] como más adecuada para pensar las relaciones entre Estado y clase trabajadora. Gomes habla de un “pacto laborista”, intentando enfatizar la relación entre actores desiguales, pero donde no hay un Estado todopoderoso. Ferreira sigue el camino y afirma la importancia de un proyecto laborista, cuya expresión institucional habría sido el Partido Laborista Brasilero [Partido Trabalhista Brasileiro, PTB], la organización más popular durante la experiencia democrática post-45, tornándose, en 1964, la mayor agrupación en el espectro político del país. Habría sido el proyecto laborista, basado en una relación en la que Estado y clase trabajadora identificaron intereses comunes, el que expresó una conciencia de clase por parte de los trabajadores y colaboró fundamentalmente para la institución de una identidad colectiva entre ellos.63 A su vez, Aarão Reis Filho considera al populismo como una invención política y académica que sirvió, después del golpe de 1964, para ocultar la tradición laborista, caracterizada por un programa nacionalista, estatista y popular.64

  • 65 Como bien observó Alexandre Fortes en un trabajo reciente, además del riesgo de substituir el estig (...)

51Claro está que este debate en curso expresa la gran insatisfacción con los límites del paradigma del populismo y la búsqueda de un nuevo arsenal teórico y conceptual que dé cuenta de la compleja dinámica política y social de la experiencia de los trabajadores brasileros durante la mayor parte del siglo XX. Pese a ello, nos parece insuficiente la substitución del concepto de populismo por el concepto de laborismo, en cualquiera de sus versiones.65 El énfasis aislado en el aspecto laborista de las relaciones políticas y sociales oscurece otras dimensiones centrales de la experiencia de los trabajadores en aquel período y, en cierta forma, repone un análisis de clase exclusivamente volcado hacia las relaciones laborales y el mundo sindical. La dimensión urbana, por ejemplo, aspecto vital en la vida de los trabajadores, particularmente en las ciudades con gran expansión industrial en aquellos años, termina siendo descuidada. Por lo tanto, nos parece imposible entender las relaciones políticas y sociales de entonces sin considerarlas y, aún más, sin relacionarlas con otras dimensiones de la sociabilidad colectiva, incluyendo, claro, a la esencial cuestión de las relaciones de trabajo y sindicales.

52La vida política en San Pablo entre las décadas del 30 y 60 del siglo XX resulta incomprensible si se toma al laborismo como clave explicativa. En el Estado más industrializado del país y con la mayor clase obrera urbana, los liderazgos políticos más populares, Adhemar de Barros y Jânio Quadros, construyeron sus carreras fuera del llamado “pacto laborista”, aunque coquetearan ambiguamente con él. El eje central de sus carreras, en especial la de Jânio, pasaba por el reconocimiento y por la centralidad de la cuestión urbana y de los consecuentes problemas causados por el intenso ritmo de crecimiento de las ciudades, particularmente la capital paulista, y por la división absolutamente desigual de los beneficios del intenso desarrollo generado, abriendo espacio a toda una serie de demandas populares que les sirvieron de puente para el éxito electoral. Por otro lado, pese a la popularidad de Vargas entre la clase trabajadora, el PTB paulista era frágil y dividido. Más allá de los derechos laborales y de las relaciones de trabajo, siempre presentes en la pauta política y social de San Pablo, las reivindicaciones por mejores condiciones de vida, la respetabilidad y dignidad habitacional, el derecho al progreso, como era entendido por los trabajadores en aquel momento, eran cuestiones esenciales y que, por eso, precisan ser consideradas en el análisis de las relaciones políticas entre los años 30 y 60 del siglo XX.

  • 66 Ese es el vínculo más evidente que este trabajo tiene con la obra de E.P. Thomspon, A Formação da c (...)
  • 67 La sugerencia de percibir al populismo como un sistema de relaciones está en Weffort: “desde nuestr (...)

53¿Cómo comprender el fenómeno acaecido en los barrios de la ciudad durante esos años, si no es utilizando el concepto de sistema político populista? Es preciso tener en cuenta que el despertar del tema barrial, y de las cuestiones urbanas que le son conexas, deriva de las acciones populares organizadas, desde el Estado Novo, por las asociaciones de barrio (clubes de fútbol, comités, sociedades, asociaciones étnicas, etc.), las que establecen, en el espacio urbano, la importancia de esos temas como temas políticos. Fueron los hombres y las mujeres que constituyeron esas organizaciones barriales los que forzaron la inclusión de estas pautas locales en la agenda política de la posguerra. Por eso, el sistema populista es, en un cierto sentido, obra de esas mismas organizaciones populares, tanto como una obra dirigida hacia ellas. Entretanto, las clases populares no son fenómenos estáticos, sino relaciones sociales e históricas, hechas y deshechas constantemente, resultado tanto de las relaciones económicas como de las elecciones políticas y culturales de los actores.66 En ese contexto, el concepto de populismo, en la medida en que dialoga con ese continuo hacerse y rehacerse, todavía da cuenta de algunos aspectos de la constitución histórica de las clases populares. De modo que, en lugar de tomarlo como un fenómeno impuesto desde afuera hacia dentro de la clase, o como una ideología que implicaría la manipulación externa (ambos modos insatisfactorios de operar con conceptos históricos), parece adecuado comprenderlo como un sistema político.67 Es decir, una conjugación compleja y sofisticada de intereses y disputas entre actores desiguales, pero que no prescindía de la reciprocidad y de la negociación, donde las clases populares estuvieron presentes en forma decisiva.

  • 68 Alba Zaluar, A máquina e a revolta: as organizações populares e o significado da pobreza, São Paulo (...)
  • 69 Sobre las nociones de hegemonía política y cultural ver: E. P. Thompson, “Patrícios e Plebeus”, In (...)

54Por medio de las organizaciones de barrio, las relaciones entre las clases populares y los políticos populistas, aquí representados en las figuras de Jânio y Adhemar, están muy lejos de revelar alguna idea de subordinación, inadecuación, falsa conciencia o actitudes pre-políticas. Al contrario, la constante referencia, por parte de las clases populares, al poder público como objetivo y dirección de sus reivindicaciones, está directamente ligada a la centralidad de su papel en la vida cotidiana del ciudadano común en cuestiones como la red de desagües, electricidad, pavimento, transporte y, consecuentemente, en la definición de lo que concebían como derecho a la calidad de vida. Por eso, consideraban también que entre las funciones del gobierno estaría la determinación de los salarios, de la inflación y, consecuentemente, del costo de vida. De ese modo, la referencia al Estado – determinante en los años de la llamada redemocratización – no expresa necesariamente alguna debilidad de la sociedad civil, ni tampoco la ausencia de una conciencia autónoma y crítica: esa referencia revela una vía fundamental para el reconocimiento de los derechos.68 Lo que parece estar en juego en la relación de figuras como Adhemar y Jânio con las organizaciones barriales, es la constante negociación del consentimiento. En otras palabras, la construcción cotidiana de la hegemonía política y cultural.69 Teniendo en cuenta las relaciones del adhemarismo y el janismo en los barrios de Mooca y San Michel Paulista, sería posible sostener que el sistema populista tiene dos características decisivas: una valorización abstracta de la voluntad popular vista como justa y moralizadora, y una participación real de ese pueblo tanto en las instituciones tradicionalmente ligadas a la política, como en el caso del PSP, como de la sociabilidad local, tales como clubes, sociedades y asociaciones. Así, la idea del vínculo directo entre los líderes carismáticos y las masas amorfas no se sustenta cuando aproximamos la mirada a la vida cotidiana de los barrios populares.

  • 70 Hasta 1933, las elecciones eran disputadas por un círculo muy reducido de electores. En el Estado d (...)

55Ciertamente, la vasta ampliación de la participación electoral a partir de 194570 provocaba una fundamental alteración en la configuración de las fuerzas políticas del país, modificando significativamente las sensibilidades políticas locales y el modo en que eran disputados los votos. En varios testimonios recogidos, los votos a Jânio y Adhemar son clasificados como votos de gratitud, la retribución dada por un beneficio recibido. Así, el acto de votar era percibido como una retribución que establecía una reciprocidad. De esta forma, es razonable suponer que el elector otorgue su voto a alguien a quien pueda acudir, que sea del barrio, o que esté en el barrio; en suma, alguien que vea, con los propios ojos, sus necesidades. En ese contexto, la presencia capilar de la sofisticada estructura del PSP fue tan fundamental para el éxito de Adhemar de Barros como su carisma personal. De un modo similar, las visitas de Jânio Quadros a los barrios periféricos de la ciudad tenían un efecto mucho más que simbólico: lo aproximaban a la realidad y a las condiciones concretas de vida de sus habitantes, que vieron en él la posibilidad de realización de una justicia a la que no tendrían acceso de otra manera. Los políticos iban al barrio a buscar votos, apoyo y reconocimiento; los habitantes querían la ayuda y la intervención de un político protector que se ubicara como defensor del barrio e intermediara sus demandas ante los organismos públicos. Y el instrumento de ese intercambio fue el voto. Pero esta percepción popular de la política era una vía de doble mano. Era resultado tanto de la percepción que tenían las clases populares como del modo en que ellas eran vistas por el poder político.

  • 71 Teresa Caldeira, op. cit., p. 237.

56Esa manera de relacionarse con el voto no era ni errónea ni alienada. Por el contrario, supone una noción clara de los derechos. Por eso es preciso relativizar la idea de que en esa relación de intercambio no esté implícita una noción de ciudadanía y de representación. En primer lugar, porque al dar voz al pueblo se opera un doble reconocimiento: de un lado, hay un ciudadano que puede decir lo que piensa y lo que siente; del otro, existe la relación política en la que se reconoce ese derecho de decir y expresar una voluntad. En ambos la dignidad es reconocida. Los dos lados conviven, y de hecho la existencia de una relación personal no implica anular la dimensión política y colectiva de la cuestión.71

  • 72 Ibid., p. 239.

57Acaso sea esa la mayor paradoja del sistema populista, como fue descripto en las trayectorias de Adhemar de Barros y Jânio Quadros en los barrios de Mooca y San Miguel Paulista: operando en simultáneo en dos registros aparentemente contradictorios, enraizando a los trabajadores en redes de relaciones personales de clientelismo, pero recuperando su dimensión como ciudadano, a través del voto y de la participación política y social. Sin dejar de considerar que ambos son simultáneamente constitutivos de un contexto político y de una práctica política, no aparecen aislados y ninguno llega a prevalecer sobre el otro. De este modo, que alguien prefiera el tiempo de las palmadas en la espalda no significa que esté ciego a lo que ocurre en la política en términos generales.72 Es decir, esa doble dimensión – la relación personal del favor y la relación impersonal del voto – están umbilicalmente ligadas, ninguna se impone sobre la otra y ambas son constitutivas de las tramas políticas de las organizaciones populares de los barrios periféricos entre las décadas del 40 y 60 del siglo XX. Por lo tanto, la razón por la que el sistema populista no puede ser reducido a una simple política clientelar reside en el derecho a hablar y en la acción colectiva que produce ese derecho. La conquista política de la voz no es una dádiva, sino el resultado de la acción concreta. Lo que evidencian las trayectorias de las organizaciones barriales, como las SABs, no es la dicotomía clientelismo versus conciencia autónoma. Más bien, muestran la construcción de estrategias posibles, concretas y reales para canalizar los recursos disponibles dentro de los marcos institucionales dados, en los que el margen de acción de las clases populares era bastante restringido, aunque no totalmente ausente. Por eso, la relación de gratitud no impide a las clases populares ejercer un distanciamiento crítico, cuando la retribución necesaria no se concreta.

58En los argumentos acerca del populismo, en general es muy enfatizada la idea de que los líderes populistas establecen relaciones directas con las masas, relaciones arraigadas en la apelación emocional personal, capaz de movilizar al electorado. Cabe a los partidos políticos simplemente la tarea de organizar un electorado ya previamente conquistado por el carisma personal del líder y proporcionarle la protección y las facilidades para que permanezca vinculado y fiel. La trayectoria del adhemarismo y del janismo en los barrios de Mooca y San Miguel no confirma esta percepción. La idea de la relación directa, basada en el carisma y sin intermediaciones, entre el líder y las masas, no se sustenta. Lo que cimentó y mantuvo el éxito – tanto de Jânio como de Adhemar – fue la enorme y densa red de relaciones enraizadas en las subcomisarías, en los inspectores-de-cuadra, en los clubes de fútbol, en las organizaciones de baile, en las asociaciones culturales, en las sociedades de amigos del barrio, etc. Aunque esto no pone en cuestión la existencia del carisma de los líderes populistas, pues el contacto directo y personal era un elemento importante que coronaba todo el andamiaje de la negociación del consenso, ese carisma era el fin de un recorrido y no el inicio.

Haut de page

Notes

1 Esta es una versión ampliada de un texto en portugués publicado en Cadernos do AEL, vol. 11, nº 20, 2004, bajo el título de “O populismo visto da periferia: adhemarismo e janisno nos bairros da Mooca e São Miguel Paulista, 1947-1953”.

2 Boletim Eleitoral, ano 6, n. 103, mar. 1953.

3 Napolitanos son todos aquellos oriundos de la “Campania”, región de Italia meridional cuya ciudad más importante es Nápoles. Mino Carta, Histórias da Mooca: com a benção de San Gennaro, Rio de Janeiro: Berlendis & Vertecchia, 1982, p. 35. Eso tal vez distinga a Mooca tanto de Bexiga, predominantemente calabrés, como de Brás, marcadamente barese. “Hungarese” ou “hungarês”, es un término genérico, comúnmente usado en el barrio para designar a las personas de piel clara y cabellos rubios, generalmente oriundos de la Europa Centro-Oriental: rusos, lituanos, húngaros, poloneses, yugoslavos, alemanes, etc. En ciertas circunstancias puede tener una connotación peyorativa, como “bichos d’água”, porque después de algunas dosis de bebidas alcohólicas quedaban con la piel muy enrojecida.

4 Para un análisis de la implantación de la Nitro Química en San Miguel Paulista, Cf. Paulo Fontes, Trabalhadores e cidadãos. Nitro Química: a fábrica e as lutas operárias nos anos 50, São Paulo: Annablume, 1997. Particularmente los capítulos 1 y 2.

5 Los concejales eran el janista Tarcílio Bernardo del Partido Trabalhista Nacional (PTN) y el adhemarista Aurelino de Andrade del Partido Social Progressista (PSP).

6 El partido de Vargas jamás consiguió capitalizar enteramente la popularidad de su líder entre los trabajadores de San Pablo. Su dirección estadual, además de estar frecuentemente en conflicto con los liderazgos nacionales, a lo largo de los años 50 y 60 del siglo XX se fragmentó en diversas corrientes y posiciones. Sobre el PTB paulista, Cf. Maria Victória Benevides, O PTB e o trabalhismo: partido e sindicato em São Paulo (1945-1964), São Paulo: Brasiliense: CEDEC, 1989.

7 Cf. John French, O ABC dos operários: conflitos e alianças de classe em São Paulo, 1900-1950, São Paulo: Hucitec, 1995, p. 205. Sobre el surgimiento del adhemarismo en San Pablo, ver también Regina Sampaio, Adhemar de Barros e o PSP, São Paulo: Global, 1982.

8 Sampaio, op. cit, p. 68. Conferencia radiofónica transcrita en O Dia, 13 maio 1949.

9 Sobre las tensiones y las brechas provocadas por la ambigüedad entre el lenguaje de clase y las reales presiones por demandas populares ver: John French, “Worker and the rise of adhemarista populism in São Paulo, Brazil, 1945-1947”, The Hispanic American Historical Review, vol. 68, n. 1, Feb. 1988.

10 Isidoro Del Vecchio: testimonio [5 mayo 2000]. Entrevistador: Adriano Duarte. San Pablo, 2000. 3 cintas casetes.

11 Augusto Ferreira Lima: testimonio [18 mayo 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998; Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001.

12 Cf. entrevista de Mario Beni en: Fernando Henrique Cardoso, “Partidos e deputados em São Paulo: o voto e a representação política”, In: Fernando Henrique Cardoso y Bolivar Lamounier. et al. (coords.), Os partidos e as eleições no Brasil, Rio de Janeiro: Paz e Terra, 1975. p. 51.

13 Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador Paulo Fontes. San Pablo, 2001.

14 João Freitas Lírio: testimonio [19 septiembre 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000; Artur Pinto de: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998. 2 cintas casetes.

15 Nair Cecchini: testimonio [21 marzo 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000; Antônio Mendes Corrêa: testimonio [27 julio 2000]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 2000; Augusto Ferreira Lima: testimonio [18 mayo 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998.

16 Para un análisis de la importancia de la visita a las casas de los electores por candidatos políticos en un contexto reciente, ver Karina Kuschnir, “Cultura e participação política no Rio de Janeiro”, In Moacyr Palmeira y Marcio Goldman (orgs.), Antropologia, voto e representação política, Rio de Janeiro: Contracapa, 1986.

17 Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001; Augusto Ferreira Lima: testimonio [18 mayo 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998.

18 Aurelino de Andrade: testimonio [1 diciembre 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001. Sobre El trabajo femenino del PSP y la importancia de Leonor de Barros para el adhemarismo ver también Sampaio, op. cit.

19 Joaquim Anselmo dos Santos: testimonio [1 marzo 2001]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2001; Antônio Pereira da Mata: testimonio [15 marzo 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000.

20 Francisco Weffort señala la importancia de las grandes ciudades para la victoria de Getúlio Vargas en 1950. En aquellas elecciones obtuvo cerca del 41% de su votación total en el país en los tres Estados más urbanizados. En el Estado de San Pablo, por ejemplo, Vargas recibió el 61,59% de los votos, Cf. Francisco Weffort, O populismo na política brasileira, Rio de Janeiro: Paz e Terra, 1978. p. 125-126.

21 Isidoro Del Vecchio: testimonio [5 mayo 2000]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 2000. 3 cintas casetes.

22 Sampaio, op. cit., p. 145. Testimonio de Armindo Rocha del 13 enero de 1978.

23 Se difundió el mito de que Jânio Quadros solamente ocupó un lugar en la Cámara después de la casación de los candidatos de Prestes, electos por el Partido Social Trabalhista (PST). En esta elección, Jânio obtuvo 1.707 votos, lo que le garantizó una de las bancas del PDC – junto con Valério Giulli, 2.326 votos y Miguel Franchini Neto, 1.587 votos – independientemente de cualquier casación, Cf. Adriano Duarte, Cultura popular e cultura política no Após-Guerra: redemocratização, populismo e desenvolvimentismo no bairro da Mooca, 1942-1973, Tese de doutorado, Departamento de História – IFCS, Unicamp, 2002, p. 176. Tribunal Regional Electoral, caja 3.247.

24 Los comités democráticos y populares fueron creados en la inmediata posguerra, en los barrios y en las fábricas, bajo inspiración comunista. Su objetivo era crear una vinculación entre el partido y la realidad de los barros periféricos, pero rápidamente se tornaron la referencia para la articulación de las demandas urbanas y, por eso, fueron la principal fuente de inspiración de las sociedades de amigos del barrio, Cf. Duarte, 2002. Principalmente el Capítulo I.

25 Para un análisis específico del período inicial de la carrera de Jânio, Cf. Silvana Walmsley, Origens do janismo: São Paulo, 1948/1953, 1992. 195 f. Dissertação (Mestrado em História)-Universidade Estadual de Campinas, Campinas, 1992. Siguiendo las ideas de John French sobre el surgimiento de políticos que, en la posguerra, percibieron la necesidad de actuar junto al nuevo electorado urbano y obrero, Walmsley sitia a Jânio como el principal exponente de la generación de 1948 que congregaría políticos como Lino de Matos, Anacleto Campanela, entre otros, que, aunque en diferentes partidos, tenían como característica común la construcción de sus carreras políticas apelando al pueblo.

26 Sobre el trabajo político del PCB en El barrio de San Miguel, Cf. Paulo Fontes, Um Nordeste em São Paulo. Trabalhadores migrantes em São Miguel Paulista (1945-1966), Rio de Janeiro: Editora da FGV, 2008. Particularmente el capítulo 4.

27 Artur Pinto de Oliveira: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998. 2 cintas casetes.

28 CÂMARA MUNICIPAL DE SÃO PAULO. Anais da Câmara Municipal, 12 abril 1950.

29 CÂMARA MUNICIPAL DE SÃO PAULO. Anais da Câmara Municipal, 4 octubre 1948.

30 El diario A Hora, propiedad de Denner Médici, se asoció a Jânio bien al comienzo de su carrera política. El periódico daba una amplia cobertura a las visitas del político a los diversos barrios periféricos y publicaba con bastante frecuencia las propuestas y los pedidos de Quadros, tanto en la Cámara Municipal como en la Asamblea Legislativa. Fue el único diario que apoyó la candidatura de Jânio al gobierno municipal en 1953. Posteriormente, sin embargo, la dirección del diario rompería con el intendente electo. En las elecciones para gobernador, en 1954, se alinearía a la candidatura de Prestes Maia. A comienzos de 1960, A Hora dejó de ser publicado.

31 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz. San Pablo, 1999. 2 cintas casetes.

32 Artur Pinto de Oliveira: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998. 2 cintas casetes.

33 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 1999. 2 cintas casetes.

34 Teresa Caldeira, A política dos outros: cotidiano dos moradores da periferia e o que pensam do poder e dos poderosos, São Paulo: Brasiliense, 1984. p. 273.

35 Augusto Ferreira Lima: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998; Artur Pinto de Oliveira: testimonio [16 abril 1998]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1998. 2 cintas casetes.

36 Cf. Walmsley, op. cit., p. 81.

37 Alfredo Castanha: testimonio [6 mayo 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 1999.

38 José Álvaro Moisés, Classes populares e protesto urbano, 1978. 449 f. Tese (Doutorado em Ciência Política) - Faculdade de Filosofia, Letras e Ciências Humanas, Universidade de São Paulo, São Pablo, 1978. Testimonio del coordinador de la campaña de Jânio Quadros al gobierno municipal en 1953. p. 266.

39 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1999. 2 cintas casetes.

40 Cf. Benevides, op. cit., p. 59; Walmsley, op. cit., p. 124; Vera Chaia, A liderança política de Jânio Quadros (1947-1990), Ibitinga: Humanidades, 1991. p. 50.

41 Cf. Luís Tenório de Lima, Movimento sindical e luta de classes, São Paulo: O. Mendes, 1998. p. 24.

42 Cf. Chaia, op. cit., p. 62/59.

43 Partido Republicano Paulista.

44 Partido Republicano.

45 Partido Republicano Laborista.

46 N. de. T. La expresión “Tostão Contra O Milhão” es una oposición entre un término que alude a un objeto de poco valor material (tostão era una antigua moneda brasilera de 100 réis) y otro que hace referencia a lo adinerado, la abundancia, la riqueza (milhão).

47 Moisés, op. cit., p. 266. Testimonio del coordinador de la campaña de 1953. De todos modos, el slogan “Tostão Contra O Milhão”, pese a su fuerza simbólica, fue un mito del janismo. El empresario textil Marcos Gasparian en su libro de memorias cuenta que, motivado por una disputa interna del Rotary Club, ayudó a financiar la campaña de Jânio, como varios otros industriales de la ciudad, Cf. Marcos Gasparian, O industrial. São Paulo: Martins, 1973, p. 184.

48 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 1999. 2 cintas casetes.

49 Cf. Cardoso y Lamounier, op. cit., p. 55; Chaia, op. cit., p. 72. En Mooca, Jânio obtuvo el 73,5% de los votos. En San Miguel Paulista, el 74,5% y en Alto da Mooca, el 77,6%, Cf. Duarte, 2002, p. 176-177. Tribunal Regional Electoral, caja 7.682.

50 João Freitas Lírio: testimonio [19 septiembre 2000]. Entrevistador: Paulo Fontes. San Pablo, 2000. 2 cintas casetes.

51 Eduardo Rosmaninho: testimonio [15 septiembre 1999]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 1999. 2 cintas casetes.

52 Eso sucedió el 25 de octubre de 1953, a las 9 hs. de la mañana de un domingo, en Vila Ipojuca. A las 10 hs. en Jaraguá. A las 11 hs. en Perus. A las 14 hs. en Quitaúna. A las 15 hs. en Itapevi. El mismo esquema se repitió el día 4 de noviembre, un miércoles, y el día 8 de noviembre, un domingo, con visitas a Vila Madalena, Vila Mafalda, Vila Pierina, Guainazes, Parque Novo Mundo, Vila Espanhola, Bairro do Limão. Folha Socialista, San Pablo, 20 noviembre de 1953.

53 Cf. Moisés, op. cit., p. 278; Cardoso y Lamounier, op. cit., p. 21. Adhemar y Jânio disputaron elecciones enfrentándose en 1954 (gobernador, victoria de Jânio), 1960 (presidente, victoria de Jânio) y 1962 (nuevamente gobernador, victoria de Adhemar). Inclusive en esa última, ocurrida apenas después del impacto por la renuncia de Jânio Quadros a la presidencia en 1961, Jânio vencería a Adhemar en San Miguel y en Mooca, Cf. Caldeira, op. cit., p. 46.

54 Isidoro Del Vecchio: testimonio [5 mayo 2000]. Entrevistador: Adriano Luiz Duarte. San Pablo, 2000. 3 cintas casetes.

55 N. de. T. “Toma-Lá-Dá-Cá” es una expresión popular que alude a un intercambio de favores en el que una persona beneficia a otra que luego va a beneficiarla en retribución.

56 De forma similar, Fernando Teixeira da Silva, al analizar los trabajadores portuarios de Santos y sus relaciones con las prácticas populistas de Vargas y Jango, destacó la importancia del reconocimiento de la dignidad de los trabajadores, cuando los representantes sindicales de éstos eran recibidos con respeto y amabilidad en los palacios gubernamentales, Cf. Fernando Teixeira da Silva. “Direitos, política e trabalho no porto de Santos”. In: Alexandre Fortes et. al., Na luta por direitos. Estudos recentes em história social do trabalho, Campinas: Ed. da Unicamp, 1999. p.63-64.

57 Weffort, op. cit., p. 136.

58 Cf. Angela de Castro Gomes, “O populismo e as ciências sociais no Brasil: notas sobre a trajetória de um conceito”, In Jorge Ferreira (Org.), O populismo e sua história: debate e crítica, Rio de Janeiro: Civilização Brasileira, 2001.

59 Cf., entre otros, Maria Célia Paoli, “Os trabalhadores urbanos na fala dos outros. Tempo, espaço e classe na história operária brasileira”, In José Sérgio Leite Lopes (org.), Cultura e identidade operária: aspectos da cultura da classe trabalhadora, Rio de Janeiro: Marco Zero: Ed. da UFRJ, 1987; Angela de Castro Gomes, A invenção do trabalhismo, São Paulo: Vértice, 1988; John French, 1995. Un panorama general de los debates recientes en torno al populismo y un balance de las críticas al concepto pueden verse en Jorge Ferreira (org.), O populismo e sua história: debate e crítica, Rio de Janeiro: Civilização Brasileira, 2001. En particular, la noción de “sindicalismo populista”, en referencia al movimiento obrero de los años 30 al 60 del siglo XX, viene siendo intensamente criticada. Además de los textos ya citados, otros estudios en esta área pueden encontrarse, entre otros, en los libros de: José Sérgio Leite Lopes, A tecelagem dos conflitos de classe na ‘cidade das chaminés’, São Paulo: Marco Zero; Brasília: Ed. da UNB: MCT/CNPq, 1988; José Ricardo Ramalho, Estado-Patrão e cultura operária: o caso FNM, Rio de Janeiro: Paz e Terra, 1989; Marcelo Badaró, Novos e velhos sindicalismos. Rio de Janeiro (1955-1988), Rio de Janeiro: Vício de Leitura, 1988; en los artículos reunidos en Alexandre Fortes et. al., 1999, e em Marco Aurélio Santana, Homens partidos: comunistas e sindicatos no Brasil, São Paulo: Boitempo, 2001.

60 French, 1995, p. 267.

61 En este sentido ver especialmente los artículos de Ângela de Castro Gomes, Jorge Ferreira e Daniel Aarão Reis Filho, In Jorge Ferreira (org.). O populismo e sua história: debate e crítica, op. cit.

62 Cf. Jorge Ferreira, “Introdução”, In: O populismo e sua história: debate e crítica, op. cit., p. 13; Angela de Castro Gomes, “O populismo e as ciências sociais no Brasil: notas sobre a trajetória de um conceito”, op. cit.

63 Cf. Jorge Ferreira. “O nome e a coisa: o populismo na política brasileira”, In O populismo e sua história: debate e crítica, op. cit. p. 59-124.

64 Daniel Aarão Reis Filho, “O colapso do colapso do populismo ou a propósito de uma herança maldita”, In Jorge Ferreira (org.), O populismo e sua história: debate e crítica,op. cit., p. 345-347.

65 Como bien observó Alexandre Fortes en un trabajo reciente, además del riesgo de substituir el estigma por la apología, al cambiar “populismo” por “laborismo”, podemos estar sosteniendo, o inclusive profundizando, el equívoco de intentar explicar elementos diferentes de un mismo momento histórico a través de un único término, Cf. Alexandre Fortes, Nós do Quarto Distrito...: a classe trabalhadora porto-alegrense e a era Vargas, Caxias do Sul: EDUSC; Rio de Janeiro: Garamond, 2004. En especial la conclusión: “Trabalhadores e sistema político populista”.

66 Ese es el vínculo más evidente que este trabajo tiene con la obra de E.P. Thomspon, A Formação da classe operária inglesa, São Paulo: Paz e Terra, 1987. V. I, II e III.

67 La sugerencia de percibir al populismo como un sistema de relaciones está en Weffort: “desde nuestro punto de vista [...] esta adhesión [de los trabajadores al populismo] no se explica por la ausencia de experiencia urbana o de clase, sino exactamente por un tipo particular de experiencia enraizada en las condiciones propias de la formación social de esos países [latinoamericanos]. Francisco Weffort. “Urbanização, migrações e populismo”. In: Francisco Weffort, O populismo na política brasileira, op. cit., p. 136. Sin embargo, Weffort no avanzó en esta perspectiva que fue retomada por John French, para quien no hubo un único populismo sino varios, y todos incorporaron prácticas políticas de los grupos a los cuales se oponían y con los cuales se relacionaban, Cf. John French, 1995, p. 268.

68 Alba Zaluar, A máquina e a revolta: as organizações populares e o significado da pobreza, São Paulo: Brasiliense, 1994, p. 112.

69 Sobre las nociones de hegemonía política y cultural ver: E. P. Thompson, “Patrícios e Plebeus”, In Costumes em comum, São Paulo: Companhia das Letras, 1998, p. 78; Eugene Genovese, “A função hegemônica do direito” In A terra prometida: o mundo que os escravos criaram, Rio de Janeiro: Paz e Terra, 1888, p. 48-76.

70 Hasta 1933, las elecciones eran disputadas por un círculo muy reducido de electores. En el Estado de San Pablo, en este último pleito se registraron 299.074 votantes; ya en la elección del 2 de diciembre de 1945, el electorado alcanzó 1.565.248 de electores.

71 Teresa Caldeira, op. cit., p. 237.

72 Ibid., p. 239.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Adriano Duarte et Paulo Fontes, « Asociativismo barrial y cultura política en la ciudad de San Pablo, 1947-1953 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 février 2013, consulté le 23 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64846 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.64846

Haut de page

Auteurs

Adriano Duarte

UFSC/CNPq

Paulo Fontes

FGV/CNPq

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page