Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesComptes rendus et essais historio...2013Manuel Gárate Chateau, La revoluc...

2013

Manuel Gárate Chateau, La revolución capitalista de Chile (1973-2003), Editorial Universidad Alberto Hurtado, Santiago de Chile, 2012, 589 p.

Guillaume Boccara

Texte intégral

  • 1 Antiguo alumno de la Ecole Nationale d’Administration, institución superior de educación en la que (...)
  • 2 En castellano chilensis esta expresión significa que es el lugar donde algo pasa, un lugar que es e (...)
  • 3 Guy Sorman, La révolution conservatrice américaine, Paris, Librairie Arthème Fayard, 1983.
  • 4 Op. cit, p. 250.

1A principios de los años 1980 Guy Sorman, un economista y énarque1 adepto del neoliberalismo, emprende un viaje por los Estados Unidos con el fin de dar cuenta de los cambios que están ocurriendo en el país del recién elegido presidente republicano Ronald Reagan. Cual moderno Alexis de Tocqueville, nuestro viajero se propone recorrer América porque, según él, es siempre allá “donde las papas queman”2. Descubre en camino que nuestros lejanos hermanos estadounidenses se encuentran envueltos en una verdadera revolución mental y social. No se trata de una transformación radical de índole izquierdista. Tampoco remite esa revolución a la voluntad de robustecer las prerrogativas del Estado con el fin de amortiguar los efectos del capitalismo o resolver la crisis económica que atraviesa el país. El giro mental e institucional que descubre este representante comercial de la vanguardia neoliberal francesa remite a una verdadera “revolución conservadora”3. Una revolución basada en una ideología neoconservadora que combina “la moral (cristiana) con el microprocesador”4. Una revolución popular que pregona, según él, la de-estatización de la sociedad y de la economía.

  • 5 Guy Sorman escribe : « Ce livre est avant tout le résultat d’observations. Il ne procède pas d’un a (...)
  • 6 Guy Sorman, L’Etat minimum, Paris, Editions Albin Michel, 1985.
  • 7 Cf. Karl Popper, La société ouverte et ses ennemis (Paris, Editions du Seuil, 1979) ; Friedrich A. (...)

2En resumidas cuentas, lo que registra nuestro viajero positivista que, como todo aprendiz economista racional que se respeta no tiene “ningún a priori teórico” y se “limita a observar”5, es que la ruptura con el pensamiento de Estado de índole keynesiana es profunda y que estamos entrando a pasos de gigante en la nueva era del verdadero liberalismo económico y del capitalismo popular. Empero, lo que no expone este turiferario del Estado mínimo6 y de la privatización - formado en una de las Grandes Ecoles públicas del hexágono - es que anteriormente a y concomitante con este empuje casi “natural” hacia la revolución neoliberal-conservadora, operan agentes sociales colectivos e individuales que se han dedicado durante décadas a desplegar múltiples estrategias para acabar con el Estado de Bienestar en busca de una “sociedad abierta”7.

3Lo que no menciona este paladín de la libertad, que no dudara en alabar las reformas económicas del dictador Augusto Pinochet Ugarte y sus Chicago Boys, es que el redescubrimiento de lo económico y la difusión de la idea según la cual el homo œconomicus es un ente natural es el producto de un trabajo ideológico-político de largo aliento. Pues desde la sociedad del Mont-Pélerin hasta las agencias norte-americanas de cooperación (International Cooperation Administration) pasando por los múltiples Think Tanks y departamentos de economía y gestión de las grandes universidades (por ej. la Universidad de Chicago) son numerosas las instituciones que participaron del proceso de producción, difusión e inculcación de la nueva razón dominante del mundo, a saber: la razón neoliberal. Este viajero “neutral” que se limita a “contar lo que ha visto”, no solo es un individuo que piensa vivir en una suerte de estado de ingravidez social, ocultando de paso el papel que el mismo juega en la construcción y difusión de la doxa neoliberal. Es también un “observador” del presente que limita su campo de observación al “aquí y ahora”, dejando de lado la larga historia de la ofensiva neoliberal en Estados Unidos.

4Demuestra además un etnocentrismo significativo (¿u oportunismo de mercado?) al no ver que la experiencia de R. Reagan no constituye la primera revolución neoliberal y neoconservadora del mundo. De hecho, si hubiese mirado hacia el otro extremo del mismo continente, hubiera encontrado un fenómeno que le hubiese regocijado, a saber: la ejecución de un verdadero programa neoliberal, privatizador, liberalizador y desregulador. Un modelo casi perfecto de Estado Subsidiario asentado - por la razón y la fuerza - por unos agentes militares y civiles que buscaron erradicar de una vez por toda el “cáncer marxista”, la enfermedad asistencialista y la ilusoria búsqueda de una sociedad más igualitaria. Un Estado Gendarme pensado y desplegado como alternativa histórica al Estado de Compromiso o de Bienestar que se había forjado paulatinamente como respuesta a la Gran Depresión de los años 1929-1930. Pues, lejos de estar iniciando su vuelco hacia el neoliberalismo, el Chile de principios de los años 1980 es un país que ya está implementando su segunda ola de reformas estructurales mediante la privatización de sus sistemas de pensión, salud y educación. El Chile de los años 1980 es un confín de la ecúmene global donde ya está encaminado el proceso de mercantilización del mundo que el resto del planeta está apenas comenzando a experimentar.

  • 8 La revolución capitalista de Chile (1973-2003), p. 23.
  • 9 Ibid., ibidem.

5Es precisamente la historia de esta “revolución conservadora”8 que el historiador Manuel Gárate Chateau entiende reconstruir en una obra densa que tiene como meta dar cuenta de “una variante extrema (la chilena) del liberalismo económico”9. A diferencia de su muy mediático y celebrado predecesor, M. Gárate emprende un trabajo largo, escrupuloso y pormenorizado de científico social. Abarca en un mismo movimiento analítico e interpretativo la historia de una idea, de los agentes sociales que fueron los vectores de su diseminación y de la ejecución de esta idea en un contexto muy poco liberal, participativo o democrático: el de la dictadura de los años 1973-1989. A diferencia de nuestro apóstol nacional de la Buena Nueva de la salvación por el mercado, el historiador chileno se concentra sobre el periodo anterior a la revolución neoliberal (1810-1970) así como también sobre el derrotero del neoliberalismo en el periodo posdictatorial que se inicia con la llegada al poder de una coalición de partidos de centro y de izquierda (La Concertación) en 1990.

6El libro de M. Gárate - texto de una tesis de doctorado defendida en el Ecole des hautes études en sciences sociales en 2010 - representa el primer estudio socio-histórico de esta índole sobre la experiencia neoliberal en Chile. No se trata de un nuevo trabajo que pretende impugnar o corroborar la existencia del llamado (o mal llamado) “milagro económico chileno”. El objetivo central del libro es explorar la historia nacional chilena tanto desde su dinámica interna como desde sus conexiones internacionales, para darnos a entender cómo emergió y se asentó el neoliberalismo en tanto que sistema de representaciones y prácticas dotado de una ambición universal.

7El libro consta de tres partes que siguen un orden cronológico.

8En una primera sección, el autor se concentra sobre los antecedentes históricos del liberalismo económico en Chile desde el periodo republicano temprano hasta el golpe de estado de 1973. La segunda parte se focaliza sobre la revolución neoliberal-conservadora impulsada durante los años de la dictadura militar encabezada por el General Pinochet. La tercera y última parte de este recorrido a través de la historia de las ideas y prácticas del capitalismo en Chile está dedicada al análisis del destino del modelo neoliberal en tiempos democráticos.

9No me detendré en la presente reseña sobre los reparos que uno podría hacerle al autor con respecto de la poca claridad en la presentación del método y de los documentos de archivos usados para llevar a cabo su investigación. Dejaré también a otros, más competentes que yo, el trabajo crítico que consiste en saber si efectivamente este libro se inscribe en las corrientes historiográficas de las sensibilidades o del tiempo presente. Mas, lo que sí me interesa discutir acá son los planteamientos del autor con respecto de la naturaleza del neoliberalismo chileno. Mejor dicho, lo que me parece digno de interés, en tanto que estudioso del neoliberalismo chileno del periodo posdictatorial, es reflexionar sobre los cambios y las permanencias entre el modelo socio-económico imperante en la época de la dictadura y el que se fue desarrollando de 1990 en adelante, vale decir a partir del momento en que la Concertación de Partidos por la Democracia asumiera el poder.

10Es ahí donde me parece dable aportar al debate, porque pienso que Manual Gárate, a pesar de valiosas intuiciones, ha dejado escapar la manera como se articulan lo que llamaría los dos tiempos del diagrama capitalista neoliberal. Para anticipar diría que el enfoque neo-estructuralista de los agentes de la Concertación y de la CEPAL tendió a completar el modelo neoliberal a secas implementado durante los años de la dictadura. Si tuviera que resumir mi propósito diría que después de los años de “ajuste estructural”, los agentes estatales y para-estatales se dedicaron a asentar un “ajuste sociocultural” que tendió a privatizar aún más el modo de intervención del Estado, a gubernamentalizar la sociedad civil y a considerar a todas las unidades sociales focalizadas por los programas de desarrollo como pequeñas empresas. Si bien es cierto que los economistas tuvieron un papel central durante el primer periodo histórico (1973-1989), los científicos sociales (sociólogos, politólogos, especialistas en educación y en salud pública y antropólogos) hicieron su entrada en el escenario durante los años de implementación de la Tercera Vía a la chilena (1990-2010).

  • 10 Ibid., p. 91.
  • 11 Ibid., p. 90.

11Pero antes de entrar a debatir con el autor, se hace necesario entregar un resumen de cada una de las partes que estructuran una obra coherente, organizada alrededor de una problemática clara y en la cual el autor nunca pierde el hilo de su demostración. La primera parte tiene como objetivo plantar el escenario histórico e ideológico que debe permitirnos entender, en un segundo momento, en qué medida el modelo neoliberal-conservador asentado a partir del año 1973 constituye una verdadera ruptura histórica. La meta es también interrogarse sobre los prolegómenos y la génesis del pensamiento y de la corriente ideológica neoliberal-conservadora. M. Gárate muestra que después de las primeras décadas del Chile independiente durante las cuales el neo-mercantilismo ocupó un lugar central (1820-1860), el liberalismo económico se impuso como modelo dominante (1860-1920) para ser luego desplazado, en los años pos Gran Depresión, por la construcción de un Estado de Compromiso basado en un nacionalismo económico y una política de desarrollo hacia adentro (1938-1970). Ahora bien, a pesar de la existencia de un consenso amplio con respecto del papel que debía jugar el estado en tanto que “gran agente económico”10 en un contexto caracterizado por la dominación del modelo de Industrialización y Sustitución de Importaciones (ISI) fundado en “la teoría estructuralista de inspiración Cepaliana”11, Manuel Gárate rastrea la emergencia de dos corrientes de pensamiento aún marginales pero en vía de constitución. En efecto, en la misma época en que se instalaba y afianzaba el Estado de Compromiso, se encontraban en gestación los dos componentes que iban a combinarse durante el periodo dictatorial, a saber: el neoliberalismo y el gremialismo. Es desde la Pontificia Universidad Católica y en estrecha conexión con el departamento de economía de la Universidad de Chicago, que se forma, a partir de la segunda mitad de los años 1950, la primera generación de economistas neoliberales (pp. 116-127).

  • 12 Ibid., p. 122.
  • 13 Ibid., p. 132.
  • 14 Ibid., p. 146.

12Manuel Gárate describe en forma pormenorizada la manera como no sólo se arraigó paulatinamente un programa alternativo al keynesianismo dominante sino también como la economía comenzó a definirse como una ciencia normativa ubicada por encima del conflicto político y cuya efectividad se debía medir “en tanto reserva de excelencia y objetividad técnica”12. Aunque marginal, el pequeño grupo de economistas de la PUC se opuso con toda su energía (y con el apoyo financiero de varias instituciones norte-americanas) al dominio ideológico de los economistas cepalianos. Formados para actuar, estos proto-Chicago Boys despreciaban “el papel de la historia y de los factores socioculturales en el análisis de los elementos que determinan el desarrollo económico de los países”13. Aunque el contexto social y mental no resultó propicio para la diseminación de una concepción de la economía que chocaba con la Doctrina Social de la Iglesia, no entusiasmaba al mundo empresarial y parecía menospreciar la potencialidad de un conflicto social de gran magnitud, los economistas neoliberales lograron sin embargo constituirse como grupo solidario y homogéneo dotado del mismo ethos y de la misma concepción del economista como experto objetivo. Ahora bien, lo que dio toda su fuerza a la empresa evangelizadora de este escuadrón de misioneros neoliberales es la fusión que se operó, en los años 1960, con el gremialismo. Nacido oficialmente en 1967 en la Escuela de Derecho de la PUC, el gremialismo “tomó las banderas del combate contra lo que se denominaba la ‘politización de la universidad’”14. Es a partir de esta combinación entre el catolicismo conservador y el monetarismo que toma cuerpo el nuevo proyecto político de la derecha. Un proyecto alternativo tanto al Estado de Compromiso como al peligro representado por la extensión del dominio de las luchas de clases. Después de casi tres décadas de gestación, la revolución neoliberal-conservadora ya tenía su cuerpo doctrinal. Solo le faltaba la oportunidad para implementarlo.

  • 15 Ibid., p. 162.
  • 16 Ibid., p. 182.
  • 17 Ibid., p. 181.
  • 18 Ibid., p. 191.
  • 19 Ibid., p. 193.
  • 20 Ibid., p. 207.
  • 21 Citado por M. Garate, ibid., p. 189.

13Es durante la Unidad Popular (1970-1973) que la derecha conservadora lanza su ofensiva ideológica y organizacional de mayor envergadura. Preparándose a la eventualidad de un golpe de estado, los economistas elaboran un Plan económico que aterriza en “los escritorios de los comandantes en jefe de la junta militar de gobierno”15 un día después del 11 de septiembre. El diseño y la implementación del proyecto socioeconómico del régimen militar es el objeto de la segunda parte del libro. En dos capítulos densos, Manuel Gárate analiza la manera como se lleva a cabo esta revolución neoliberal-conservadora. Si bien es cierto que “al interior del gobierno militar hubo disputas respecto del modelo económico a aplicar”16, es la visión neoliberal que termina por imponerse. Lo que el autor llama “la alquimia entre liberalismo económico, autoritarismo y conservadurismo político”17 preside a la entrada de Chile en la era de “la apertura al comercio internacional, a la reducción drástica del gasto público, a la liberalización financiera y al control estricto de las relaciones laborales”18. “El giro ideológico de los militares desde el nacional-desarrollismo hacia el neoliberalismo”19 conduce a la implantación del neoliberalismo ortodoxo entre los años 1975 y 1982. El fin del modelo ISI conduce la economía del país hacia otro régimen de acumulación de capital basado en la exportación de recursos naturales y productos primarios. Esta terapia de shock avant la lettre - vale decir antes de que se hablara del Washington Consensus y que el FMI incentivara a los gobiernos de los países en vía de desarrollo y subdesarrollados a implementar un radical ajuste estructural – es asentada por “una tecnocracia que sacraliza el papel de los expertos”20. “Con una metralleta en la raja, todo Chile trabaja”21 eructaba Sergio de Castro, Ministro de Hacienda entre 1977 y 1982. En otros términos, todo el país se encontraba atenazado entre la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) y la Oficina de Planificación Nacional (ODEPLAN).

14Si bien esta historia es conocida, lo valioso de los capítulos que M. Gárate dedica a la revolución neoliberal-conservadora tiene que ver con la atención particular que el historiador presta a la formación de una nueva generación de cuadros dirigentes listos para asumir las tareas de gobierno del régimen militar. Pues no sólo se trató de implementar el neoliberalismo como programa económico, sino también de formar personas, de crear instituciones, de difundir ideas.

  • 22 Pierre Bourdieu, Les structures sociales de l’économie, Paris, Editions du Seuil, 2000.

15En fin, la ofensiva no fue solamente económica. Se trató de instalar una hegemonía cultural, de producir un nuevo sentido común, de inscribir el nuevo orden de las cosas neoliberales en las cosas y en los cuerpos. La revolución no fue únicamente de orden material. Conllevaba un aspecto socio-simbólico de primera importancia pues lo que se buscaba era un repensar de lo que hasta ahora se concebía como lo social. Se intentó redibujar las líneas entre sociedad, economía y estado, entre lo público y lo privado, entre el determinismo social y la responsabilidad individual. En fin, además de cambiar la institucionalidad del país y formar un ejército de intelectuales orgánicos, la ambición fue también generar las estructuras cognitivas que permitieran a los nuevos individuos racionales ubicarse en el nuevo contexto social neoliberal. En términos bourdianos, uno podría plantear que se pretendió generar las estructuras sociales de la nueva economía22 de mercado para que la armonización de las consciencias individuales pudiera desplegarse en toda su supuesta naturalidad. Lo significativo de esta empresa total es que tenía por ambición crear un homo œconomicus, supuestamente natural, por la razón y la fuerza.

  • 23 Manuel Gárate, op. cit., p. 279.
  • 24 Ibid., p. 262.
  • 25 Ibid., p. 254.

16Si bien, como lo menciona Manuel Gárate, la política económica del gobierno militar tendió a alejarse del monetarismo ortodoxo en razón a la crisis económica de 1982-1983, no hay que olvidar que la venta de las grandes empresas estatales de sectores claves de la economía nacional se dio en tiempos del llamado “liberalismo pragmático” (1982-1990). Las reformas (privatización) de los sistemas de salud, pensión y educación tomaron todo su significado en la segunda parte de los años 1980. La sustitución de un derecho social adquirido por una prestación de servicios dentro de los nuevos mercados de las AFPs, ISAPRES y de las universidades privadas condujo a la redefinición del estatus de ciudadano. A la idea fundacional de ciudadano en tanto que persona dotada de derechos sociales y políticos se fue sustituyendo la de usuario y consumidor. Vale decir de un actor racional debidamente informado y libre de elegir entre múltiples servicios y prestaciones. Un individuo que busca la maximización de su satisfacción bajo limitaciones de tiempo y de presupuesto. Es esta ofensiva feroz de la razón neoliberal, que tiende a cancelar la existencia misma de lo político y de lo social, que le permite al autor hablar de una verdadera revolución. Pues no sólo se trata aquí de transformar al Estado en “mero regulador del juego entre oferentes y demandantes de servicios”23. Se desencadena también un cambio sociocultural mayor “al sustituir la idea de ‘derecho social’ por el concepto de ‘servicio’”24 y al “redefinir radicalmente las relaciones entre el Estado y la sociedad”25.

  • 26 Ibid., p. 366.

17Es en este cuadro de privatización, liberalización y desregulación que hace de Chile un país cuya economía se basa sobre un régimen exportador de acumulación de capital y con notables desigualdades socioeconómicas que adviene el retorno a la democracia. La pregunta que atraviesa la tercera parte del libro tiene que ver con las continuidades del modelo económico neoliberal en el nuevo contexto democrático (1990-2003). Según el autor, la respuesta a esta cuestión compleja tiene varias aristas. Hay que tener en cuenta en primer lugar que el papel de los economistas sigue siendo central en la definición de las grandes orientaciones de las políticas públicas. Se observa en segundo lugar que los gobiernos de la Concertación no hicieron marcha atrás con respecto de la privatización de las grandes empresas públicas. Si bien es cierto que tuvieron como meta atacarse a las desigualdades sociales promoviendo el llamado “crecimiento con equidad”26, no cuestionaron la concepción anterior con respecto de la privatización de los sistemas de salud, pensión y educación.

  • 27 Ibid., p. 357.
  • 28 Ibid., p. 362.

18En resumidas cuentas, según Manuel Gárate, los economistas de los distintos gobiernos democráticos buscaron legitimar la economía de libre mercado mediante la implementación de nuevas políticas sociales destinas a los sectores más pobres del país27 así como también mediante “un nuevo énfasis en la acción reguladora y social del Estado”28. Lo que se buscó fue afianzar la gobernabilidad del país sin poner en tela de juicios el dogma neoliberal del Estado subsidiario, de la flexibilidad laboral y del mercado como mecanismo central en la asignación de recursos.

  • 29 Ibid., p. 387.

19La conclusión a la que llega el autor es la siguiente: “La disminución importante de la deuda social del régimen militar ha sido un elemento central y diferenciador en las políticas implementadas por las autoridades económicas desde el año 1990, aunque focalizadas en la reasignación de los recursos provenientes de excedentes del crecimiento y no como producto de una mejor distribución del ingreso”29. El imperativo categórico del “crecimiento con democracia” condujo paulatinamente los agentes estatales a interrogarse sobre los límites inherentes al modelo anterior en lo que a participación ciudadana y desigualdades sociales respecta. Es así como fue emergiendo un nuevo discurso Cepaliano (neoestructuralista) relativo a la necesidad de impulsar un verdadero desarrollo humano que tuviera como meta recolocar a la sociedad civil en el centro de la vida nacional. Por consiguiente, la ruptura con el modelo anterior parecía operar no tanto con respecto de los principios económicos del libre mercado y de la privatización como sobre los caminos a seguir para incorporar la ciudadanía a esta inmensa tarea de construcción de un Chile competitivo y más equitativo.

  • 30 Citado por Manuel Gárate, op. cit., p. 447.
  • 31 Ibid., p. 525.
  • 32 Ibid., p. 526.

20En palabras de Eugenio Tironi, uno de los sociólogos que mejor supo negociar el viraje hacia la Tercera Vía, se hace necesario reconocer que el actor central de la sociedad ya no el Estado sino el consumidor30. El desafío es por lo tanto construir la democracia de mercado. La primera conclusión general a la que llega Manuel Gárate es que la revolución neoliberal-conservadora ha sido exitosa no sólo en términos económicos sino también en relación al ámbito sociocultural puesto que “el discurso económico liberal se ha instalado como un asunto de sentido común en prácticamente todos los sectores de la clase política”31. La segunda conclusión de índole general, con respecto de la manera como los distintos gobiernos de la Concertación se posicionaron en relación a la herencia del neoliberalismo-conservador implementado durante los 17 años de gobierno militar es la siguiente: “Más allá de las diferencias respecto al énfasis en los temas de seguridad social, la Concertación ha jugado con las reglas del juego de la élite económica conservadora e integrado muchas de sus ideas en su discurso político”32.

  • 33 Con respecto de la definición del neoliberalismo en tanto que nueva arte de gobierno y racionalidad (...)

21Terminado este recorrido por la obra contundente de Manuel Gárate, que me sea permitido desarrollar algunas breves reflexiones en relación a la interpretación que entrega este historiador del pasaje del neoliberalismo autoritario (1973-1989) a la construcción de la democracia de mercado (1990-2003). Quisiera observar antes que todo, y con el fin de contrabalancear de manera anticipada las críticas expuestas más adelante, que lo medular y novedoso de esta investigación es, sin lugar a dudas, el análisis pormenorizado de la génesis e implementación del neoliberalismo conservador entre los años 1955 y 1989. Dicho esto, me parece que la tercera parte del libro carece del espesor documental e de la claridad interpretativa de las dos primeras secciones y que, por consiguiente, las conclusiones del autor resultan ser un tanto débiles. Pues si he entendido bien, lo que Manuel Gárate quiso decir es que los partidos de la Concertación no habían hecho nada más que añadirle un barniz social y democrático al modelo neoliberal y autoritario anterior. Sin embargo, varias investigaciones llevadas a cabo en la última década demuestran que hay que interpretar la obra de la Concertación no como simple perpetuación (con un “plus social”) del modelo anterior sino como complejización y extensión de la racionalidad política33 neoliberal al conjunto de los ámbitos sociales y culturales del país. Si el periodo dictatorial corresponde a la implantación del “ajuste estructural” que tiende a reducir el papel del Estado en la vida económica del país, el periodo posdictarorial no consiste en inyectar un poco de social con el fin de contrarrestar los efectos nefastos del capitalismo salvaje y asegurar la gobernabilidad del país. La ambición es mucho mayor y los efectos más profundos. De lo que se trata es tomar lo social y lo cultural como espacio de difusión de la nueva doxa neoliberal. Y de hecho, los economistas de la CEPAL y de los distintos Think Tanks promotores de la Tercera Vía no se limitan a asistir a los pobres. Retomando el lema del Banco Mundial según el cual hay que ayudar a los pobres a que se ayuden a sí mismos, aplican al pie de la letra las nuevas normativas del Consenso post-Washington. Desde ahora, de lo que se trata es responsabilizar a los pobres, hacerlos entender que deben ser emprendedores de sus propias vidas y ubicarse en los nuevos nichos de mercado sacando provecho de su capital humano, social y cultural. Ya no se opone el Estado al Mercado como en los primeros tiempos de diseminación de la vulgate planetaria neoliberal. Se reconfigura al Estado mediante la privatización y la extensión de sus mecanismos de intervención - vía la constitución de un esfera para-estatal de casi-mercado - a nuevos ámbitos de la sociedad.

  • 34 Cf. Julia Paley, Marketing Democracy. Power and Social Movement in Post-Dictatorship Chile, Berkele (...)
  • 35 Sobre la manera como se ha implementado una democracia multicultural de libre mercado en un context (...)
  • 36 Sobre este tema véase Ben Fine, Social Capital versus Social Theory. Political Economy and Social S (...)
  • 37 “Neo-liberalism’s new gendered market citizens. The ‘Civilizing’ dimension of social programmes in (...)
  • 38 Chile actual. Anatomía de un mito, Santiago, LOM Ediciones, 1997.
  • 39 Véase entre otros : Guillaume Boccara, “Le gouvernement des ‘Autres’. Sur le multiculturalisme néol (...)

22La llamada sociedad civil se construye como actor económico y se “marketea” a la democracia34. Los indígenas y sus comunidades, por ejemplo, son tratados como pequeñas empresas. Se elabora la figura del indígena-proyecto que debe considerar a su cultura como un asset, un capital cultural, del que puede sacar provecho en los nuevos nichos de mercados de bienes exóticos35. De suerte que la tarea emprendida bajo los distintos gobiernos de la Concertación contribuye a colonizar lo social36 y lo cultural en pos de la producción de lo que Verónica Schild ha llamado los “market citizens37 y Tomás Moulian los “ciudadanos-credit cards38. Obedeciendo al nuevo discurso de la Tercera Vía y siguiendo los preceptos de los nuevos intelectuales orgánicos de la free market democracy (Robert Putnam, Francis Fukuyama, Amartya Sen, Bernardo Kliksberg,…), los economistas y científicos sociales de la Concertación implementan lo que la socio-antropología crítica del desarrollo ha llamado una “gubernamentalidad neoliberal”39.

  • 40 Latin American Neostructuralism. The Contradictions of Post-Neoliberal Development, Minneapolis, Un (...)

23De suerte que comparto plenamente el análisis del economista Fernando Leiva cuando afirma lo siguiente: “Due to deeply imprinted commitments to furthering international competitiveness and intervening in the institutional, political, and cultural realms so as to better use moral suasion and political leadership to achieve it, Latin American neostructuralism can be seen as playing a unique role in the consolidation, legitimization, and regulation of capitalist restructuring in the region. Instead of an ‘alternative’ to neoliberalism, it should be seen as playing a complementary role, making decisive contributions toward the construction of capitalist hegemony by enabling the subordination of the extra-economic realm to capitalist profitability and abetting the expanded colonization of the public sphere by the rationality if transnational capital. Thus, instead of seeing them as opposing paradigms, neoliberalism and neostructuralism should be seen as part of a tag team40.

  • 41 Cf. Pierre Dardot & Christian Laval, La nouvelle raison du monde. Essai sur la société néolibérale, (...)

24El neoliberalismo como “nueva razón del mundo”41 no se limitó a operar en el dominio económico. Mejor dicho, pensó el mercado como alternativa a lo social, como fuente primaria de las relaciones entre usuarios, prestatarios de servicios, consumidores y vendedores. Lo más irónico de esta historia es que son muy a menudo los agentes políticos llamados progresistas, perseguidos durante los años de la dictadura, los que contribuyeron a completar, perfeccionar y extender el modelo que habían combatido.

  • 42 Véase David Harvey, Le nouvel impérialisme, Paris, Les Prairies Ordinaires, 2010.

25Lo dramático es que Chile sigue siendo un verdadero laboratorio para los científicos sociales interesados en entender el nuevo diagrama de poder-saber que se ha ido implementando en la era del consenso Post-Washington de “acumulación por desposesión”42 y de mercantilización del mundo. Una cosa más: si consideramos, después de haber leído el trabajo acucioso de Manuel Gárate, que para diseminarse la racionalidad político-económica neoliberal ha necesitado de los esfuerzos de una formidable cantidad de agentes que ejercen su profesión en distintos países y en múltiples ámbitos, se hace necesario aunar los esfuerzos de todos los especialistas en ciencias sociales y humanas para desarrollar una crítica rigurosa y eficaz de la misma. Esta larga reseña es también de alguna manera un llamado a construir este intelectual colectivo del que hablaba Pierre Bourdieu con el fin de resistir a las embestidas del monstruo antropológico llamado homo œconomicus.

Haut de page

Notes

1 Antiguo alumno de la Ecole Nationale d’Administration, institución superior de educación en la que se forma la élite de la nación francesa o lo que Pierre Bourdieu ha llamado la nueva “nobleza de estado” (La noblesse d’état. Grandes écoles et esprit de corps, Paris, Editions de Minuit, 1989). Una nobleza de estado – formada y consagrada para ocupar las posiciones sociales dominantes - que se ha ido convirtiendo paulatinamente al neoliberalismo o a la Tercera Vía y al New Public Management.

2 En castellano chilensis esta expresión significa que es el lugar donde algo pasa, un lugar que es el epicentro de algo.

3 Guy Sorman, La révolution conservatrice américaine, Paris, Librairie Arthème Fayard, 1983.

4 Op. cit, p. 250.

5 Guy Sorman escribe : « Ce livre est avant tout le résultat d’observations. Il ne procède pas d’un a priori théorique. C’est d’abord un voyage, un voyage moderne qui laisse de côté les paysages et les monuments pour retenir les hommes, les idées, ce qui bouge et qui change par préférence à ce qui est inerte et immuable » (op. cit., p. 10).

6 Guy Sorman, L’Etat minimum, Paris, Editions Albin Michel, 1985.

7 Cf. Karl Popper, La société ouverte et ses ennemis (Paris, Editions du Seuil, 1979) ; Friedrich A. Hayek, La route de la servitud (Paris, Editions PUF, 2010) et Milton Friedman, Capitalisme et liberté (Paris, LEDUC, 2010).

8 La revolución capitalista de Chile (1973-2003), p. 23.

9 Ibid., ibidem.

10 Ibid., p. 91.

11 Ibid., p. 90.

12 Ibid., p. 122.

13 Ibid., p. 132.

14 Ibid., p. 146.

15 Ibid., p. 162.

16 Ibid., p. 182.

17 Ibid., p. 181.

18 Ibid., p. 191.

19 Ibid., p. 193.

20 Ibid., p. 207.

21 Citado por M. Garate, ibid., p. 189.

22 Pierre Bourdieu, Les structures sociales de l’économie, Paris, Editions du Seuil, 2000.

23 Manuel Gárate, op. cit., p. 279.

24 Ibid., p. 262.

25 Ibid., p. 254.

26 Ibid., p. 366.

27 Ibid., p. 357.

28 Ibid., p. 362.

29 Ibid., p. 387.

30 Citado por Manuel Gárate, op. cit., p. 447.

31 Ibid., p. 525.

32 Ibid., p. 526.

33 Con respecto de la definición del neoliberalismo en tanto que nueva arte de gobierno y racionalidad política véase : Wendy Brown, Les habits neufs de la politique mondiale, Paris, Editions Les Prairies Ordinaires, 2007 ; Nikolas Rose, Powers of Freedom. Reframing Political Thought, Cambridge, Cambridge University Press, 1999.

34 Cf. Julia Paley, Marketing Democracy. Power and Social Movement in Post-Dictatorship Chile, Berkeley & Los Angeles, University of California Press, 2001; Jamie Peck & Adam Tickell, “Neoliberalizing Space”, Antipode XXXIV/3, 2002, pp. 380-404.

35 Sobre la manera como se ha implementado una democracia multicultural de libre mercado en un contexto de gubernamentalidad neoliberal véase : Guillaume Boccara, “Etnogubernamentalidad : la formación del campo de la salud intercultural en Chile”, Chungara 39/2, 2007, pp. 185-207 ; Guillaume Boccara & Patricia Ayala, “Patrimonializar al indígena. Imagi-nación del multiculturalismo neoliberal en Chile”, Cahiers des Amériques Latines 67/2, 2011, pp. 207-227 ; Guillaume Boccara & Paola Bolados, “¿Qué es el multiculturalismo ? La nueva cuestión étnica en el Chile neoliberal”, Revista de Indias LXX/250, 2010, pp. 651-690 ; Paola Bolados, “¿Participación o pacificación ? La lógica neoliberal en el campo de la salud intercultural en Chile (El caso Atacameño), Estudios Atacameños 38, 2009, pp. 96-106.

36 Sobre este tema véase Ben Fine, Social Capital versus Social Theory. Political Economy and Social Science at the Turn of the Millenium, London &New York, Routledge, 2001.

37 “Neo-liberalism’s new gendered market citizens. The ‘Civilizing’ dimension of social programmes in Chile”, Citizenship Studies 4/3, 2000, pp. 275-305.

38 Chile actual. Anatomía de un mito, Santiago, LOM Ediciones, 1997.

39 Véase entre otros : Guillaume Boccara, “Le gouvernement des ‘Autres’. Sur le multiculturalisme néolibéral en Amérique Latine”, Actuel Marx 50, 2011, pp. 191-206 ; Guillaume Boccara, “La interculturalidad como campo social”, Cuadernos Interculturales 10/18, 2012, pp. 11-30 ; James Ferguson & Akhil Gupta, “Spatializing States : Toward an Ethnography of Neoliberal Governmentality“, American Ethnologist 29/4, 2002, pp. 981-1002 ; Michael Goldman, Imperial Nature. The World Bank and Struggles for Social Justice in the Age of Globalization, New Haven, Yale University Press, 2005; Charles Hale, “Does multiculturalism menace? Governance, cultural rights, and the politics of identity in Guatemala“, Journal of Latin American Studies 34, 2002, pp. 485-524; Tania Li, The Will to Improve. Governmentality, Development, and The Practice of Politics, Durham & London, Duke University Press, 2007.

40 Latin American Neostructuralism. The Contradictions of Post-Neoliberal Development, Minneapolis, University of Minnesota Press, 2008, p. 188.

41 Cf. Pierre Dardot & Christian Laval, La nouvelle raison du monde. Essai sur la société néolibérale, Paris, Editions La Découverte, 2009.

42 Véase David Harvey, Le nouvel impérialisme, Paris, Les Prairies Ordinaires, 2010.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Guillaume Boccara, « Manuel Gárate Chateau, La revolución capitalista de Chile (1973-2003), Editorial Universidad Alberto Hurtado, Santiago de Chile, 2012, 589 p. »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 11 février 2013, consulté le 03 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64887 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.64887

Haut de page

Auteur

Guillaume Boccara

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search