Navigation – Plan du site
María Olga Ruiz

Disciplina y desacato: mandatos militantes y traición en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en Chile.

[12/02/2013]

Résumés

En su Declaración de Principios, el MIR se definió como la “vanguardia marxista –leninista de la clase obrera y capas oprimidas de Chile” y, como tal, se estructuró verticalmente y estableció pautas de conducta y comportamiento para sus miembros. La figura del traidor permite aproximarse tanto a los mandatos y deberes que debían seguir los militantes, como a las experiencias de fisuras, desgarros y quiebres de aquellos que por diversas razones no se ajustaron a los modelos partidarios. Este texto examina los sentidos asignados a la noción de traición entre los años 1965 y 1975, poniendo atención a la dimensión más normativa y disciplinante de la militancia.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 En la última década el MIR ha sido objeto de numerosas investigaciones provenientes de diversas dis (...)
  • 2 Un testimonio que contribuye a la reflexión y el análisis crítico de la historia mirista es Todos l (...)
  • 3 Michael Pollak, Memoria, olvido y silencio. Traducción de Christian Gebauer, Renata Oliveira y Mari (...)
  • 4 Ana Longoni, Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la re (...)

1El estudio de la traición en la izquierda revolucionaria de Chile enfrenta varias dificultades pues a la escasez de investigaciones historiográficas1 que analicen detenidamente la experiencia de los militantes que fueron acusados de colaborar con los organismos represivos y de traicionar a sus compañeros de militancia, se suma una nutrida literatura testimonial que, salvo notables excepciones2, ha contribuido a construir versiones mitificadas que se articulan, fundamentalmente, en torno a las figuras del héroe y de la víctima. Las historias de quienes no se ajustaron al ideario militante y se distanciaron dramáticamente de los mandatos revolucionarios, circulan subterráneamente3 como una memoria no autorizada sobre el pasado reciente4.

2El estudio de las organizaciones de izquierda revolucionaria en la historia reciente del Cono Sur latinoamericano permite analizar los modelos y referentes que guiaban el comportamiento de sus miembros, así como la experiencia práctica y cotidiana de la militancia, que demostró ser mucho más compleja, diversa y contradictoria que lo establecido por los mandatos partidarios. Para ello, es relevante entender lo que se esperaba de un militante y qué es lo que ellos esperaban de sí mismos en tanto cuadros profesionales de la revolución. La imponente figura de Ernesto Guevara y su propuesta de Hombre Nuevo llenaba de mística pero también de exigencias a los hombres y mujeres que abrazaron la promesa de la revolución socialista. Me interesa por tanto, analizar el deber ser revolucionario y la dimensión más normativa de la militancia, en el entendido de que la aplicación práctica de esas reglas fue heterogénea; si bien muchos militantes asumieron como propias las normas y códigos partidarios, otros tantos se acomodaron a ellos de un modo más flexible, mientras algunos los desafiaron explícita y abiertamente. En este artículo pondremos atención a la experiencia de los cuadros profesionales del Partido, es decir, militantes que se dedicaban exclusivamente a las tareas designadas por la organización o que, manteniendo sus trabajos o estudios, subordinaban esas actividades a las tareas y urgencias de la actividad política. Ahora bien, la práctica cotidiana de la militancia fue diversa y en esa pluralidad incidían variados elementos: la edad, el género, la trayectoria política previa, el lugar y momento en que se militaba, entre otros. Sin embargo, es posible señalar que el ingreso a la organización supuso un giro radical en la vida de los militantes, ya que el MIR –al igual que otros partidos- implementó políticas internas destinadas a uniformizar y disciplinar a sus miembros, las que estaban destinadas a hacer de la vida militante una experiencia exclusiva y excluyente (objetivo que se cumplió parcialmente).

3En consideración a esto, me interesa revisar los conflictos y tensiones asociadas a las obligaciones y renuncias que los militantes debían realizar y aceptar como parte del compromiso que asumieron con la causa revolucionaria. En ese marco, el análisis de la traición (entendida -en un sentido muy amplio- como deslealtad e infidelidad hacia los principios de la comunidad de pertenencia) permite aproximarse tanto a los mandatos y deberes que debían seguir los miristas, como a las fisuras, desgarros y quiebres de aquellos que por diversas razones no se ajustaron a los modelos partidarios.

  • 5 En 1975 y producto de la represión dictatorial, el MIR quedó prácticamente destruido en términos or (...)
  • 6 Un entrevistado solicitó ser citado con su nombre político, con el objeto de no exponer ni poner en (...)

4Este texto se propone examinar los sentidos asignados a la noción de traición entre 1965, año de la fundación del MIR, y 1975, momento de la primera gran derrota político-militar de la organización5. Me interesa analizar qué conductas fueron catalogadas como traición, tanto por los dirigentes como parte importante de la militancia; en este sentido, el siguiente trabajo revisa desde una perspectiva crítica la dimensión más disciplinante de la militancia, atendiendo tanto a las propuestas políticas como a los mandatos morales que debían guiar las conductas de los miristas. Para este fin he analizado bibliografía especializada acerca de la historia del MIR y otras organizaciones armadas conosureñas, documentos internos y prensa partidaria, tesis universitarias, testimonios escritos y documentos personales de ex militantes. Además realicé entrevistas a personas que militaron en diversas estructuras partidarias en el período ya señalado6.

I.

  • 7 MIR, “Chile en el Camino de la Revolución Socialista”, Declaración de Principios del Movimiento de (...)
  • 8 Para un análisis sobre los debates de la época al interior de MIR ver Eugenia Palieraki, “La opción (...)

5Fundado en agosto de 1965, el Comunicado Público del Congreso Constituyente del MIR, señalaba que la organización nacía con el propósito de ser la vanguardia marxista leninista encargada de conducir a la clase obrera y a las masas explotadas, hacia la emancipación nacional y el socialismo. Para ello se proponía poner en práctica una “una audaz política revolucionaria capaz de oponer a esta cínica violencia imperialista una viril y altiva respuesta de las masas armadas7”. Al igual que muchas organizaciones de la izquierda latinoamericana, se asumía que el único camino para alcanzar el poder era la lucha armada; no se discutía por tanto su necesidad y pertinencia sino los modos específicos de ponerla en práctica.8

  • 9 Julián Bastías, Memorias de la lucha campesina. Cristiano, mestizo y tomador de fundo. 1° edición, (...)
  • 10 Ver Michael Lowy, El marxismo en América Latina. Antología desde 1909 hasta nuestros días, edición (...)

6La decisión de poner en marcha la revolución socialista en Chile se daba en un escenario regional y mundial que no hacía sino confirmar que el triunfo era posible. El ejemplo de Cuba demostraba que la revolución dejaba de ser una promesa inalcanzable y la historia entregaba señales contundentes de que se avanzaba irremediablemente hacia el socialismo. Convencidos de que la lucha armada podía, por sí misma, crear las condiciones para emprender un proceso revolucionario, solo hacía falta coraje y voluntad. De acuerdo al testimonio del ex militante Julián Bastías, la frase de Danton “para hacer una revolución se necesitan tres cosas: audacia, audacia, audacia”9 animaba el quehacer cotidiano de los miristas. 10

  • 11 MIR, Declaración de Principios, En: Pedro Naranjo (et.al), Miguel Enríquez y el proyecto revolucion (...)

7En su declaración de principios, el MIR señalaba que “(…) Las directivas burocráticas de los partidos tradicionales de la izquierda chilena defraudan las esperanzas de los trabajadores; engañan a los trabajadores con una danza electoral permanente, olvidando la acción directa y la tradición revolucionaria del proletariado chileno (…) el reformismo y revisionismo siguen traicionando los intereses del proletariado11. Los miristas se propusieron desenmascarar la naturaleza reformista de la izquierda tradicional, definiéndose a sí mismos como los encargados de liderar el proceso revolucionario chileno.

  • 12 Órgano de Prensa de la Vanguardia Revolucionaria Marxista y posteriormente del MIR.
  • 13 Carlos Sandoval, Op. Cit., p. 24. El subrayado es mío.

8En El Rebelde12 de julio de 1965 se difundió el Comunicado Público de la nueva organización, texto en el que se realiza una crítica lapidaria a los partidos de izquierda tradicional: … “Ha sido esta izquierda obrera tradicional dirigida por los burócratas encaramados en los Comités Centrales Comunistas y Socialista la que ha prostituido la esencia revolucionaria de clase del marxismo leninismo y ha conducido a los trabajadores al pantano electorero y parlamentarista, mediante el cual se ha justificado la más inicua colaboración de clases con la burguesía (…) para mantener la estructura capitalista, bajo la pantalla de una democracia burguesa castrada e hipócrita…”13.

  • 14 Ver Tamara Vidaurrázaga, Mujeres en rojo y negro. Reconstrucción de la memoria de tres mujeres miri (...)

9Es así como en el momento fundacional del Partido la figura de la traición es asociada a la izquierda tradicional, un otro externo frente al cual el MIR se definió por oposición, situándose a sí mismo en el lugar de la lealtad y de la consecuencia con los verdaderos intereses del pueblo. Asimismo, reivindicó como propia la figura de Luis Emilio Recabarren –fundador del Partido Comunista- señalando que el MIR era el verdadero heredero y continuador de las luchas de la clase trabajadora. Con ello, la nueva organización se instalaba en un proceso histórico de más largo alcance, buscando desde ya asignarse un lugar en la historia de las luchas obreras chilenas. Por último, el texto asocia la política de los partidos comunista y socialista a la figura de la prostitución (actividad tradicionalmente femenina) mientras que califica a la política revolucionaria como audaz, altiva y viril. Ello no impidió que el proyecto mirista convocara tanto a hombres como a mujeres, las que se sumaron con entusiasmo a la promesa revolucionaria desde una desigualdad genérica que era percibida como parte del orden natural del mundo14.

II.

  • 15 Miguel Enríquez, “Algunos Antecedentes del MIR”; Marzo de 1971, En: Miriam Ortega y Cecilia Radriga (...)

10En Diciembre de 1967 se realizó el III Congreso del MIR, oportunidad en la que los sectores más jóvenes de la organización asumieron su conducción. Dos años más tarde su Secretario General, Miguel Enríquez, puso en marcha un proceso de reestructuración orgánica que intentó dejar atrás una etapa del partido que, desde su punto de vista, estaba caracterizada por su debilidad orgánica y por la presencia de fracciones y de disputas que impedían el trabajo político15. De este modo, se implementaron diversas medidas, entre ellas: el establecimiento de exigencias para ingresar al partido, la profesionalización de dirigentes y cuadros medios, la realización de acciones directas y de autodefensa y la formación de los Grupos Político Militares.

  • 16 MIR “Sin lastre avanzaremos más rápido”. Secretariado Nacional del MIR, julio de1969. En: Pedro Nar (...)
  • 17 Es preciso señalar que en ese momento, tanto los autores como los posibles destinatarios del docume (...)

11Se iniciaba así una nueva etapa, en la que se esperaba transformar al MIR en una organización lo suficientemente sólida como para iniciar y conducir la guerra de clases. Ello requería ordenar, disciplinar y homogeneizar al Partido, así como fortalecer el poder de decisión de los dirigentes, acentuando el verticalismo en su interior. Asimismo, se necesitaba un nuevo tipo de militante que se ajustara a las exigencias del momento. “Los aficionados deberán abandonar la organización. (…)No se ingresará ni se hará abandono del partido de cualquier forma. La entrega de sí mismo deberá ser total. La organización decidirá si un militante debe o no trabajar o estudiar, o dónde habitar, etc. (…)”.16 La máquina revolucionaria exigía una entrega total y los militantes eran una pequeña pieza de un engranaje mayor al que se debían por entero. El mandato era claro: renunciar a todo (la familia, los hijos, el trabajo, los estudios y, por cierto, la propia vida) por una causa que no admitía vacilaciones ni titubeos. El proceso de formación de un cuadro profesional de la revolución incluía sucesivos abandonos y sacrificios que se enfrentaban con convicción y no poco entusiasmo17. El tránsito del afuera hacia el adentro –ahora regulado y controlado- consideraba etapas y ritos que reforzaban la identificación y los vínculos de pertenencia con la organización.

  • 18 Luis Vitale, Contribución a la historia del Mir, 1° edición, Santiago: Ediciones Instituto de Inves (...)
  • 19 En 1969 el maltrato y la vejación pública del periodista democratacristiano Hernán Osses en Concepc (...)
  • 20 Eugenia Palieraki, Op. Cit. p. 5.

12Las medidas implementadas por la nueva Dirección provocaron malestar en parte de la militancia, descontenta por el creciente verticalismo y el énfasis dado al trabajo militar18. De acuerdo a los sectores disidentes, los dirigentes utilizaban la clandestinidad como argumento para impedir la realización del IV Congreso y con ello, mantenerse en la conducción19. Lo cierto es que en el proyecto partidario de los nuevos dirigentes no había espacio para una oposición interna articulada, de modo que se puso en marcha una limpieza interna que afectó en primer lugar a los trotskistas y más tarde a un grupo de militantes proveniente de la Universidad de Chile que, luego de ser expulsados, formaron el Movimiento Revolucionario Manuel Rodríguez20.

  • 21 “Análisis del Período”, 30 de octubre de 1972. .En Miriam Ortega y Cecilia Radrigan (compiladoras) (...)
  • 22 Sebastián Leiva, Revolución Socialista y Poder Popular. Los casos del MIR y el PRT - ERP 1970 – 197 (...)

13La marginación de estos militantes no terminó con las diferencias al interior del Partido. Durante el período de la Unidad Popular, el MIR afirmó que Chile se encontraba en período pre-revolucionario21, diagnóstico del que se desprendía que su misión era radicalizar el movimiento de masas y constituirse en la vanguardia revolucionaria del pueblo, en el entendido de que el enfrentamiento armado con las clases dominantes era inevitable. En una abierta disputa con la izquierda tradicional por la conducción del movimiento popular, el MIR se propuso crear un polo revolucionario con el objeto de enfrentar tanto a la derecha como a los sectores más moderados del gobierno popular22. Esta postura fue resistida por algunos sectores de la militancia que creían necesario apoyar al gobierno de Salvador Allende, favoreciendo las alianzas con los sectores antigolpistas. En la ciudad de Concepción, la expresión política de esa diferencia fue sancionada con la suspensión de sus dirigentes y el envío de un interventor. En Santiago y Valparaíso, algunos dirigentes intermedios manifestaron diferencias en la misma dirección, sin embargo, la suspensión indefinida del IV Congreso impidió que esas voces disidentes lograran incidir en la política partidaria.

  • 23 Testimonio de Héctor González, dirigente del GPM1 que una vez detenido y en manos del DINA, fue obl (...)
  • 24 Julián Bastías, “A propósito del MIR chileno. Un intento de psicología partidaria. Representaciones (...)

14La intervención de la Dirección en los sectores que mostraron algún grado de indisciplina no fue excepcional. A mediados de 1973, los dirigentes del GPM1 decidieron realizar una reunión ampliada para analizar la realidad nacional y las políticas del Partido, encuentro que fue prohibido por la Comisión Política. ”Cuando era jefe del GPM1 discordábamos con un montón de cosas, entonces hicimos un documento y lo mandamos por los canales regulares para arriba y me acuerdo que al mismo tiempo hicimos una cosa que era impensable en la época, hicimos una discusión interna en la estructura (…). El resultado de esto fue que el GPM1 fue intervenido y esta situación de intervención me llevó a mí a una reunión del Comité Central, una reunión dirigida por el Pollo, por Edgardo Enríquez, el hermano de Miguel, en que entre otras cosas se discutió esta situación creada por el GPM 1 que era una especie de revuelta, de rebelión, esto de haber hecho una reunión sin autorización de arriba, una arrancada de tarros como se decía en la época. (…) Se discutió esta actitud de insubordinación, de rebeldía… Yo me acuerdo que traté de defenderme en la reunión, se me dio la palabra y traté de argumentar. Pero no hubo caso. Y el Pollo fue implacable, implacable con este brillantismo del discurso, de la argumentación y bueno, yo tuve que reconocer que yo estaba errado y que esta era una actitud pequeño burguesa. Entonces, yo reconocí, me hice la autocrítica como pequeño burgués. Me acuerdo muy bien, porque esto me conmovió emocionalmente, mucho. Yo salí, no voy a decir así escandalosamente, pero salí llorando, con lágrimas de esa reunión…”23. El testimonio de González coincide con los planteamientos de Bastías Rebolledo, quien afirma que los militantes del MIR se sentían tan inhibidos como inhabilitados para cuestionar las órdenes partidarias. Entre las razones que explican esta contención, el autor señala: el sentimiento de inferioridad ante dirigentes a los que se consideraba brillantes y excepcionales; el temor a perder el aprecio y la amistad de sus superiores; y el escepticismo acerca de la posibilidad real de que sus opiniones fueran atendidas24.

III.

  • 25 “Conferencia de Prensa de Miguel Enríquez”, Santiago, 8 de octubre de 1974. Citado por Julio Pinto (...)
  • 26 “La Dictadura Gorila y la táctica de los revolucionarios”. Documento interno /público de la Comisió (...)
  • 27 Ibidem, p. 58.
  • 28 “La táctica del Mir en el actual periodo”; En Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit., p. 293.
  • 29 Sobre la pertinencia de la categoría “pureza” y “contaminación” para el análisis de los años setent (...)

15Pocas semanas después de ocurrido el golpe cívico-militar de septiembre de 1973, Miguel Enríquez explicó la derrota de la Unidad popular citando a Saint Just: “quien hace revoluciones a medias, no hace sino cavar su propia tumba”25. Desde su perspectiva, el golpe no hacía sino confirmar lo señalado con tanta insistencia por el MIR: la vía chilena al socialismo estaba condenada al fracaso26. Al mismo tiempo, señalaba que el nuevo escenario abierto por el golpe militar era una oportunidad histórica favorable que el Partido debía aprovechar y enfrentar con éxito.27 Para ello era indispensable que los militantes permanecieran en el país, de modo que se les prohibió solicitar asilo político en las embajadas extranjeras. Esta decisión fue acompañada de una dura crítica a los partidos de la Unidad Popular que autorizaron el asilo de sus militantes y dirigentes, acusándolos de abandonar al pueblo a su suerte. Así, la política El Mir no se asila fue usada para subrayar sus históricas diferencias con la izquierda tradicional, la que –desde la perspectiva mirista- traicionaba nuevamente a la clase obrera al huir cobardemente del país. “La impotencia reformista y la vacilación centrista de las semanas previas al golpe, después de éste se transformaron, salvo excepciones, en deserción y asilo masivo de sus direcciones. (Nosotros)…alertamos a los trabajadores y al pueblo sobre la catástrofe a que nos llevaba el reformismo, combatimos su política y levantamos otra; no fuimos gobierno, no hay escándalo o corrupción que nos puedan atribuir y el 11 de septiembre combatimos enfrentando al golpismo. (…) Tenemos la autoridad moral y la fortaleza orgánica suficiente para dar conducción al movimiento de masas y llevarlo al éxito”28. De este modo, el MIR se autoasignaba el lugar de la lealtad, la consecuencia y la pureza revolucionaria.29

  • 30 Las llamadas colonias surgen cuando, por razones de seguridad, los militantes deciden –sin autoriza (...)
  • 31 Documento publicado en Mario Amorós, Antonio Llidó, un sacerdote revolucionario, 1° Edición, 2007: (...)
  • 32 “Respuesta a un documento emitido por un grupo de compañeros de la Colonia Valparaíso”. Miriam Orte (...)

16Sin embargo, el optimismo de la Dirección Política no era compartido por todos los militantes. En un contexto marcado por la intensa represión estatal y el repliegue del movimiento popular, hubo quienes criticaron tanto las líneas adoptadas por la Comisión Política en el escenario posterior al golpe, como el autoritarismo presente al interior de la organización. Un grupo de militantes de la llamada Colonia Valparaíso30 elaboraron el documento Acerca de la derrota en Chile31 en el que proponían la salida del país de todos los compañeros que se encontraran prófugos, la realización del IV Congreso (pendiente desde 1967) y el cese de la coacción interna a quienes formularan discrepancias. La respuesta de la Dirección fue categórica: no sólo se rechazaron uno a uno los argumentos de los disidentes, sino que también se les acusó de difundir el derrotismo y de promover la disolución del Partido y el quiebre moral de sus miembros. Todos ellos fueron expulsados, luego de que solicitaran asilo político en la Nunciatura Apostólica32.

  • 33 Osvaldo Torres, Op. Cit., p. 133.
  • 34 Un análisis acerca de los mecanismos de distorsión y deformación de la realidad por parte de la Dir (...)

17El balance oficial de la Comisión Política acerca de la situación partidaria se alejaba dramáticamente de la realidad ya que entre diciembre de 1973 y octubre de 1975 se produjo la gran derrota del MIR: 347 militantes ejecutados o hechos desaparecer, 1.200 detenidos y varios centenares de exiliados33. De hecho, al momento de ser elaborada la respuesta a la Colonia Valparaíso, en julio de 1974, la represión ya había golpeado a cientos de militantes de base, dirigentes regionales y a un miembro de la Comisión Política, Bautista Van Schowen. Luego vendrían las oleadas represivas de mayo y junio del mismo año, las que obligaron a los máximos dirigentes a admitir que las estructuras más altas de la organización se habían reducido en un 40%. El 5 de octubre la represión alcanzó al propio Secretario General, quien se encontraba escondido junto a su pareja y otros dos altos dirigentes en la zona sur de Santiago. Detectados por la DINA, se produjo en enfrentamiento armado que terminó con la muerte de Miguel Enríquez, la detención de Carmen Castillo y la huida de los dirigentes José Bordaz y Humberto Sotomayor34.

  • 35 El Rebelde de abril de 1975. CEME Chile. En: http://www.archivochile.com/entrada.html

18Sotomayor, perseguido intensamente por la DINA, solicitó asilo en la Embajada Italia, contraviniendo con ello las órdenes partidarias. Ello le costó la expulsión del Partido bajo los cargos de deserción, cobardía y traición. Poco tiempo después, El Rebelde de abril de 1975 dio a conocer una carta enviada por el expulsado dirigente a la Dirección Nacional del MIR, en la que señalaba “he meditado seriamente sobre los motivos y circunstancias que llevaron al partido a tomar conmigo las drásticas medidas disciplinarias que todos conocen. Como fruto de este prolongado análisis considero mi deber reconocer definitiva y categóricamente que el Partido juzgó en forma correcta mi conducta en los hechos que originaron mi expulsión. Estoy seguro de que todos comprenden lo doloroso que resulta para mí llegar a esta conclusión (….) A pesar de la gravedad de mis errores el Partido procuró brindarme oportunidades para rectificar. Lamentablemente no lo comprendí en esos momentos en que era víctima de una confusión terrible. (…). Sé muy bien que no estoy en situación de pedir nada. Pero deseo plantear con el mismo espíritu que me ha llevado a enviarles esta carta, que mi única aspiración es, si el Partido lo cree conveniente, se disponga de mi para aportar en alguna medida a la heroica lucha de nuestro pueblo, a cuya cabeza se encuentran los abnegados y valientes militantes del Partido de Miguel Enríquez. Quedo a las órdenes de ustedes”35. A esta suerte de confesión pública se respondió afirmando que la sanción no sería modificada.

19En octubre de 1975 un nuevo golpe azotaría al MIR: una reunión de la Comisión Política realizada en Malloco fue detectada por los aparatos de seguridad. Luego de un enfrentamiento armado, Dagoberto Pérez fue asesinado, mientras que Andrés Pascal y Nelson Gutiérrez lograron huir y encontrar asilo en la Embajada de Costa Rica y la Nunciatura Apostólica, respectivamente. De este modo, la Dirección del Partido se instaló fuera del país, desatando con ello un conflicto interno de proporciones, pues la política El MIR no se asila había sido incumplida por los mismos dirigentes que la exigieron severamente al conjunto de la militancia.

IV.

  • 36 “A Fortalecer Nuestro Partido! Los Golpes recientes, algunas lecciones y la Reorganización de las D (...)
  • 37 Op. Cit. p 337.
  • 38 Ibidem, p. 338. El subrayado es del documento original.

20En Junio de 1974 la Comisión Política elaboró el documento ¡A Fortalecer Nuestro Partido! Los Golpes recientes, algunas lecciones y la Reorganización de las Direcciones36, texto que ofreció una versión oficial sobre los golpes represivos que habían afectado al MIR durante los primeros meses de la dictadura y que entregó a los militantes instrucciones para mejorar las medidas de seguridad. En el informe hay una suerte de definición acerca de lo que es un traidor, señalando que “entre nuestros dirigentes (…) no han existido traidores declarados, que son aquellos que bajo presiones mayores o menores, han colaborado, abierta y minuciosamente con los aparatos represores gorilas. Son aquellos que entregan y delatan conscientemente todo lo que saben y recuerdan, infligiendo a veces golpes demoledores a las organizaciones”. Al mismo tiempo, señalaba que “un puñado de militantes de distintas zonas del país, bajo tortura, han entregado a veces información fragmentaria y parcial (…) en este último caso no podemos calificarlos de traidores”37. Esta distinción entre uno y otro caso (el traidor declarado es quien colabora conscientemente y entrega todo; quien entrega información parcial y fragmentaria no lo es), desaparece en las líneas siguientes del mismo párrafo, en las que se afirma que entregar información bajo tortura, es siempre una forma de traición, y que el MIR “No admite ´comprensiones` ni ´relativizaciones`. Nuestro partido ha enriquecido la historia del movimiento obrero y revolucionario chileno entregando a numerosos mártires que heroicamente, bajo salvajes torturas, se dejaron despedazar y mutilar antes de hablar nada38.

  • 39 Pierre Bourdieu, “El sentimiento del honor en la sociedad de Cabilia”. En Jean Peistiany (compilado (...)

21Lo que estaba en juego no era únicamente la seguridad y la vida de los militantes, sino también el honor del Partido, prestigio ganado, según sus dirigentes, a sangre y fuego gracias al sacrificio de sus mártires. Los militantes tenían la obligación de proteger y alimentar con su propia vida -si era necesario- esa reputación, siguiendo el ejemplo de Bautista Van Schowen, quien de acuerdo al documento, respondió a las torturas con insultos y gritos de certeza en la victoria revolucionaria, lo que le habría reportado el respeto y la admiración no solo de los revolucionarios del mundo entero, sino también de sus propios torturadores. El MIR, como todo colectivo o comunidad, poseía sus propios sistemas para evaluar la conducta de sus miembros, estableciendo patrones ideales de conducta (coraje, sacrificio, valor y otros atribuidos culturalmente a la virilidad) y señalando formas de vergüenza y honor. El honor colectivo podía ser fortalecido o afectado por el comportamiento de sus integrantes; de ahí la necesidad de penalizar aquellas acciones que ponían en riesgo el honor grupal. De acuerdo a Pierre Bourdieu el combate es el más serio de los juegos inventados por el honor39., instancia en el que, ante un tribunal de opinión, se deben afirmar los valores que fundamentan la existencia del grupo y aseguran su continuidad temporal.

  • 40 Testimonio de Camilo (nombre político). Ex militante, dirigente del GPM5. Entrevista realizada el a (...)

22En medio de los golpes represivos, para muchos militantes, era preferible morir en combate que ser apresado y torturado. “A los 20 años, la muerte es un hecho casi lindo si se producía en esas circunstancias (…) la muerte desde la perspectiva revolucionaria era una cosa frente a la que no teníamos dolor ni miedo. Al contrario, era una cosa casi gloriosa. Desde esa perspectiva no era algo que nos amilanara.”40. Ahora bien, si esa muerte luminosa no llegaba a concretarse y se terminaba desnudo en una fría y gris sala de tortura, la opción de callar y de no entregar nada al enemigo ofrecía –desde la perspectiva mirista- la posibilidad de sobrevivir con dignidad.

  • 41 “A Fortalecer Nuestro Partido! Los Golpes recientes, algunas lecciones y la Reorganización de las D (...)
  • 42 Testimonio de Roberto Moreno, ex miembro de la Comisión Política del MIR. Entrevista realizada en S (...)
  • 43 Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit. p 338.

23El documento mencionado, cuya autoría es atribuida a Miguel Enríquez, ofrece ejemplos históricos de movimientos armados cuyos militantes resistieron la tortura y entrega, argumentos médicos para señalar que el posible uso de drogas en los interrogatorios no tenía resultados efectivos. De este modo, se entendía que resistir (o no) la tortura era un asunto de convicción ideológica y, en definitiva, un acto voluntario. Quien era quebrado o mostraba debilidad ante los tormentos, no era un buen revolucionario, pues “solo la cobardía, el temor y la debilidad explican que se hable, se delate y se traicione”41. Por lo mismo, la responsabilidad del quiebre recaía en los torturados y no en los torturadores. El caso de los ex presos políticos brasileros que llegaron a Chile buscando refugio, la experiencia de Argelia y de los tupamaros en Uruguay, eran antecedentes que el MIR manejaba acerca de la eficacia de la tortura. Conscientes de la vulnerabilidad de cualquier ser humano ante una experiencia tan demoledora y devastadora, los dirigentes pusieron en marcha una política que intentó frenar el posible daño que esa fragilidad podía ocasionar al Partido. “Justamente, porque la gente habla, el freno es generar en los militantes la clara sensación de que si incurren en la debilidad de quebrarse y entregar información van a ser crucificados… moralmente,…es una defensa de la organización…es decir ´mira, si te quiebras y entregas información vas a ser más que traidor y un cobarde, toda tu familia, todo el mundo, ¡tus hijos te van a odiar!`”42Finalmente, el MIR resolvió que cada estructura partidaria debía responder por sus militantes, haciendo un informe sobre su comportamiento en los interrogatorios. En caso de confirmarse la colaboración, el nombre del quebrado debía ser entregado “a todos los militantes, al resto de la izquierda y a movimientos revolucionarios del mundo”43, y el Partido se reservaba el derecho de aplicar las sanciones que considerara apropiadas.

  • 44 Ibidem, p.343.

24Ahora bien, pese a que parte importante del texto está dedicada a afirmar que la tortura se podía y debía resistir, lo cierto es que a los militantes se les arrancó información y que la tortura resultó ser más eficaz y demoledora de lo que se creía o esperaba. Los quiebres y caídas eran una realidad innegable que era preciso explicar al conjunto de la militancia para no afectar la moral revolucionaria. Es así como la responsabilidad de los golpes represivos recibidos por el MIR fueron atribuidos a los militantes de base, quienes producto de una débil formación política y militar, habrían incumplido las medidas de seguridad establecidas por el Partido. En un mismo sentido, se señalaba que los cuadros inferiores, los enlaces y las mujeres de los militantes eran más proclives a entregar información bajo tortura y por ello eran considerados el flanco más débil de la organización, lo que constituía un serio problema ya que por vía de ellos era posible llegar a los niveles superiores. En consecuencia, se instruía a los cuadros políticos que “sus enlaces o mujeres no conozcan información que no les corresponda (no hablar delante de ellas, no comentar última experiencia o reunión con ellas, no permitir que escuchen conversaciones, conozcan direcciones, vehículos, facciones de clandestinos, etc.), salvo imperiosa necesidad”.44

  • 45 “Castigo a los traidores”. El Rebelde en la clandestinidad, n 108 y 109, Suplemento, Agosto de 1975 (...)
  • 46 La lista incluía los siguientes nombres: Héctor González (Nicolás); Humberto Menanteau (Lucas), Cri (...)

25En marzo de 1975, la Comisión Política del MIR publicó en El Rebelde una declaración45, que afirmaba “el Partido condena a muerte y ajusticiará a los delatores y traidores. La casi totalidad de nuestros camaradas encarcelados han tenido un comportamiento ejemplar ante la tortura y el asesinato. Muchos héroes de nuestro partido y de la clase obrera han mostrado con el sacrificio de su vida que la tortura, cuando se es revolucionario de verdad, se la puede soportar hasta la muerte. Pero también hay entre el 11 de septiembre de 1973 y la fecha actual casi un centenar de asilados que han sido expulsados del partido y un pequeño grupo de delatores y traidores que serán ajusticiados. Damos a conocer los nombres del grupo de miserables que han comprado su vida con el bajo y sucio precio de la traición. Están condenados a muerte y cualquier chileno o revolucionario del mundo puede ejecutar la pena46”. Al momento de ser publicada esta declaración y tal como ella misma lo señala, uno de los condenados a muerte, Hugo Martínez, ya había sido asesinado por la DINA en Villa Grimaldi. Las otras personas eran militantes que, desde la perspectiva de la Dirección, habían colaborado en forma activa y convencida en contra del Partido.

  • 47 Entre 1965 y 1975 y a diferencia de otras organizaciones armadas conosureñas no se realizaron accio (...)
  • 48 Testimonio de Roberto Moreno, ex miembro de la Comisión Política del MIR. Entrevista realizada en S (...)

26La condena nunca fue aplicada, lo que es consistente con la historia política del MIR en el período analizado47. Muchos ex militantes piensan hoy que tampoco hubo una real intención de hacerlo y que se trató de una medida destinada a mantener en orden al Partido y evitar la desmoralización de las bases. Un dirigente de la época señala que “la condena era adecuada, pero no había forma de aplicarla sin poner en riesgo al Partido, por eso no se aplicó. Ellos estaban atacando objetivamente al Partido, fue una decisión razonable pero irreal, porque el MIR no estaba en condiciones de ejecutar a esas personas, si hubiese sido posible sin correr riesgos, se hace”48.

27Las distintas versiones e interpretaciones que hoy existen acerca de las condenas a muerte ponen en evidencia de que se trata de un tema controversial sobre el cual no existe un relato consensuado entre los ex militantes. Lo cierto es que esa sanción fue decidida por la Comisión Política de la época y apoyada por gran parte de la militancia. No se trató, en ningún caso, de una decisión que desatara el rechazo de los miristas, quienes con mayor o menor entusiasmo, aceptaron la condena como una decisión política necesaria.

V.

  • 49 No hay consenso entre los entrevistados respecto a la cantidad de tiempo que había que resistir. Ya (...)
  • 50 Elizabeth Lira y María Isabel Castillo, Psicología de la amenaza política y del miedo”, 1° edición, (...)

28Enfrentados a la realidad de la tortura, los prisioneros resistieron todo lo que les fue posible para luego intentar poner en práctica otro tipo de medidas que, si bien no estaban escritas en los documentos oficiales, aparecen mencionadas en numerosos testimonios: resistir 48 horas49, entregar información que ya estaba en manos de la DINA o datos de personas que estaban o muertas o a salvo en el exilio. Se trataba de proteger al máximo al Partido y, en particular, a sus dirigentes. Pero ¿qué sucedía si en lugar de morir en combate –como lo señalaba el ejemplo heroico de Miguel Enríquez y del propio Ernesto Guevara- se era atrapado con vida? ¿Y si no se era capaz de soportar los tormentos y los torturadores conseguían arrancar la información que buscaban? La imposibilidad de aplicar los mandatos partidarios tuvo consecuencias trágicas para los militantes que fueron quebrados por la tortura. Enfrentados a una experiencia abrumadora cuyo objetivo era degradar y demoler física y emocionalmente a las víctimas, los militantes se encontraron frente a un dilema extremo: su vida o la vida de sus compañeros y amigos; su cuerpo o sus ideales y proyectos más sentidos. Se trataba, en realidad, de una trampa sin salida puesto que todos los caminos conducían a la destrucción y el abatimiento; todas negaban su integridad síquica o física.50 Lo cierto es que la decisión sobre quiénes vivían y quiénes morían estaba siempre en las manos de los verdugos, más allá del comportamiento de cada uno. Asimismo, la entrega forzada de información (y las múltiples prácticas catalogadas de colaboración, que incluyen desde la entrega de un nombre en medio de la tortura hasta la participación activa y sostenida en los organismos represivos) hizo que las víctimas se sintieran comprometidas con la maquinaria represiva y el abatimiento moral que esto les provocó fue usado eficazmente por los aparatos represivos.

  • 51 “Carta a los compañeros de la Comisión Política y del Comité Central del MIR de Chile”. Escrita en (...)

29En una carta enviada a la Comisión Política del MIR, un militante que fue acusado de traición intentó explicar las razones de su quiebre: “Apenas los agentes de la DINA me esposan, lo primero en que pienso es en las consecuencias de mi detención en el plano personal: la tortura de mi compañera, el término de las posibilidades de remontar mi relación con ella, el cierre de las oportunidades de vivir con nuestra hija, etc. No pienso en la significación y la importancia política de mi detención. Pienso en el individuo detenido y no en el militante detenido….Las consecuencias fueron graves. Mis mejores amigos y compañeros de trabajo, elementos importantes para el Partido, en prisión y bajo tortura por mi culpa. El impacto psicológico de esto fue grande: me derrumbaba ante todo, ante todos y ante mí mismo. (…) La conciencia es crítica y es dura: he caído y he hablado; durante mucho tiempo me prometí y prometí no hablar por ningún motivo, bajo ninguna circunstancia. Y llegado el momento, hablé”51.

  • 52 Carmen Rojas (seudónimo), Recuerdos de una mirista, s/f, s/editorial.
  • 53 Roberto Moreno. Ex miembro de la Comisión Política del MIR Entrevista realizada el año 2011.

30En los centros clandestinos y campos de concentración las relaciones entre los prisioneros se vieron afectadas por el comportamiento que unos y otros habían tenido bajo la tortura. Nubia Becker, ex prisionera del Cuartel Terranova (Villa Grimaldi), recuerda que mientras estuvo detenida en ese centro clandestino “…el objetivo más preciado allí era no quebrarse (…) el fantasma de los quebrados que ya a esas alturas vislumbrábamos deambulando por la Villa, sin vendas en los ojos y algunos sirviendo de mozos, nos asqueaba y aterraba a la vez”52. La figura del quebrado provocaba rechazo y aversión hacia quienes -hasta hace poco- eran considerados compañeros. Y mientras los presos intentaban, secretamente y en medio del terror, restablecer los vínculos de humanidad y solidaridad rotos por la maquinaria de la tortura, los torturadores exhibían a los quebrados como trofeos de guerra, separándolos del resto de sus compañeros, brindándoles pequeños privilegios, exagerando o amplificando la cantidad de información arrancada con los tormentos. No importaba si esa información había sido útil, tampoco lo que el quebrado había callado. Sembrada la desconfianza y la sospecha, se erigió un muro entre los enteros y los quebrados. “Sé que en la Villa Grimaldi las compañeras armaron una Dirección con los que habían resistido y ellas castigaron, aislaron, juzgaron a los que habían hablado, incluso parece que estudiaron, hicieron informes con la historia de cada uno, sobre quién había hablado, a quién había entregado…”53.

  • 54 Cristian Mallol, “Renacer en la agonía, de la sobrevida a la vida”, Revista Educación y Humanidades (...)

31La capacidad de resistir (y la posibilidad de no hacerlo) dependió de muchas variables (la mayoría de ellas, en manos de los victimarios). Cada prisionero reaccionó ante la tortura de un modo singular y específico, en consideración a sus fortalezas y fragilidades más íntimas. “¿Cuál fue la diferencia, frente al tormento, entre un entero y un quebrado? No podemos responder a esta pregunta sin entender que cada uno traía una historia anterior y que fue amarrado al catre de la tortura con ella y por ella: los represores, de algún modo, lo sabían. Sabemos, además, que cada persona tiene un umbral frente al dolor, frente al horror. Es así que, con al menos esas dos variables, se conforma la ecuación de la hecatombe individual, en la cual se muere o se sobrevive.”54

32El tratamiento que recibieron las víctimas que fueron quebradas de parte de quienes habían sido sus compañeros varió dependiendo del lugar y el momento en que fueron apresados. Mientras en algunos campos de concentración fueron aislados, en otros sitios los acogieron con ciertas limitaciones. La mayoría de ellos fueron expulsados o suspendidos, mientras que a algunos (años más tarde y casi siempre en el exilio) se les permitió volver al Partido con algunas restricciones.

Reflexiones finales

33En su Declaración de Principios, el MIR se definió como la “vanguardia marxista - leninista de la clase obrera y capas oprimidas de Chile” y, como tal, se estructuró verticalmente, radicando en sus dirigentes todo el poder organizativo y político. Con el objeto de fortalecer al Partido, Miguel Enríquez puso en marcha un proceso de reestructuración orgánica que buscaba anular las discrepancias internas y profesionalizar la militancia. Para ello era indispensable establecer normas y pautas de conducta, con el objeto de disciplinar lo que, en ese momento, se consideraba una militancia aficionada. No bastaba cumplir las tareas asignadas ni estudiar los clásicos del marxismo-leninismo; el núcleo articulador de la identidad militante no era ideológico sino moral, una moral combatiente que exigía la entrega total al Partido y la revolución.

34La figura de la traición estuvo presente en el quehacer político del MIR a lo largo de todo el período analizado. Si en el momento fundacional estuvo asociada al reformismo y la izquierda tradicional (el traidor era un otro externo, respecto del cual el MIR se definía por oposición), a partir de 1969 se la identificó con el disenso y el desacato de las órdenes partidarias. El traidor, devenido en una suerte de enemigo interno, era aquel que con su desobediencia, contribuía a la destrucción de la organización.

35Dependiendo del contexto, distintas conductas fueron catalogadas y sancionadas como traición: la crítica abierta a los dirigentes, solicitar asilo político, ser quebrado en la tortura. En todos estos casos, se entendía que la traición era un acto voluntario e intencional, y por lo tanto, no se consideraban las condiciones –muchas veces extremas- en las que los militantes se desenvolvían.

36La experiencia y trayectoria de los quebrados fue tan extrema como diversa; mientras algunas personas permanecieron en manos de los aparatos represivos durante largo tiempo, otras -la enorme mayoría- lograron reinsertarse (con diversos grados de dificultad) en la comunidad de sobrevivientes y como tal, han debido cargar las dudas y sospechas que acompañan a esa sobrevida.

Haut de page

Notes

1 En la última década el MIR ha sido objeto de numerosas investigaciones provenientes de diversas disciplinas. Esto se ha traducido en la aparición de muchas publicaciones (libros, tesis universitarias, testimonios) que desde diversos enfoques interrogan la experiencia de esta organización, pero que no analizan detenidamente ni en profundidad la experiencia de quienes fueron considerados quebrados, colaboradores y/o traidores. Los escasos análisis que analizan la traición en Chile provienen de los Estudios Culturales y los Estudios Literarios.

2 Un testimonio que contribuye a la reflexión y el análisis crítico de la historia mirista es Todos los días de la vida. Recuerdos de un militante del MIR Chileno, de Enérico García. 1° edición, Santiago: Cuarto Propio, 2010, ISBN 978-956-260-532-8

3 Michael Pollak, Memoria, olvido y silencio. Traducción de Christian Gebauer, Renata Oliveira y Mariana Tello. 1° Edición, La Plata: Al Margen, 2006, p. 117, ISBN 109871125763.

4 Ana Longoni, Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión. 1° Edición, Buenos Aires: Editorial Norma, 2007, ISBN 98-754-5423-0

5 En 1975 y producto de la represión dictatorial, el MIR quedó prácticamente destruido en términos orgánicos. En 1976, Andrés Pascal retomó la conducción del Partido en el exterior, mientras que en Chile Hernán Aguiló asumió como Secretario Interior de una organización que solo contaba con cerca de 100 militantes. Ver: Osvaldo Torres, La izquierda revolucionaria latinoamericana: derrotas y readecuaciones. Los casos del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, MLN-T, de Uruguay y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile. Tesis para obtener el Grado de Doctor en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Chile, Santiago, 2010.

6 Un entrevistado solicitó ser citado con su nombre político, con el objeto de no exponer ni poner en riesgo su actividad profesional actual.

7 MIR, “Chile en el Camino de la Revolución Socialista”, Declaración de Principios del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Santiago 15 de agosto de 1965. En Carlos Sandoval, M.I.R.: Una Historia, Santiago: Sociedad Editorial Trabajadores, 1990, p. 19. S/ISBN

8 Para un análisis sobre los debates de la época al interior de MIR ver Eugenia Palieraki, “La opción por las armas. Nueva izquierda revolucionaria y violencia política en Chile (1965-1970)” Revista Polis n° 19. Puesto en línea el 23 de Marzo de 2008, URL: http://www.revistapolis.cl/19/pali.htm. Para el análisis de otras experiencias conosureñas, ver: Matilde Ollier, La creencia y la pasión. Privado, público y político en la izquierda revolucionaria, Buenos Aires: Editorial Ariel, 1998, ISBN 950-9122-56-4, Vera Carnovale, Los combatientes. Historia del PRT-ERP, Buenos Aires: Editorial Siglo XXI, 2011, ISBN: 978-987-629-174-3.

9 Julián Bastías, Memorias de la lucha campesina. Cristiano, mestizo y tomador de fundo. 1° edición, Santiago:Lom, 2009, p. 22, ISBN 978-956-00-0117-7

10 Ver Michael Lowy, El marxismo en América Latina. Antología desde 1909 hasta nuestros días, edición actualizada, 1° edición, Santiago: Lom, 2007, ISBN: 956-282-878-6

11 MIR, Declaración de Principios, En: Pedro Naranjo (et.al), Miguel Enríquez y el proyecto revolucionario en Chile. Discursos y documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, 1° edición, Santiago: Lom, p. 100, 2004, ISBN: 956-282-676-7

12 Órgano de Prensa de la Vanguardia Revolucionaria Marxista y posteriormente del MIR.

13 Carlos Sandoval, Op. Cit., p. 24. El subrayado es mío.

14 Ver Tamara Vidaurrázaga, Mujeres en rojo y negro. Reconstrucción de la memoria de tres mujeres miristas 1971-1990, 1° edición, Santiago: Editorial Escaparate, 2006, ISBN: 956-7827-56-2.

15 Miguel Enríquez, “Algunos Antecedentes del MIR”; Marzo de 1971, En: Miriam Ortega y Cecilia Radrigan Con vista a la esperanza, 1° edición, Santiago: Escaparate, p. 63; 1998, S/ISBN.

16 MIR “Sin lastre avanzaremos más rápido”. Secretariado Nacional del MIR, julio de1969. En: Pedro Naranjo (et.al), Miguel Enríquez y el proyecto revolucionario en Chile. Discursos y documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, 1° edición, Santiago: Lom, p. 62, 2004, ISBN: 956-282-676-7.

17 Es preciso señalar que en ese momento, tanto los autores como los posibles destinatarios del documento eran –en su mayoría- jóvenes que están en condiciones materiales y personales de hacer esas renuncias (estudiantes, sin hijos).

18 Luis Vitale, Contribución a la historia del Mir, 1° edición, Santiago: Ediciones Instituto de Investigación de Movimientos Sociales “Pedro Vuskovic”, 1999, S/ISBN

19 En 1969 el maltrato y la vejación pública del periodista democratacristiano Hernán Osses en Concepción, desató la represión policial de parte del gobierno de Frei Montalva y algunos de sus militantes debieron pasar a la clandestinidad.

20 Eugenia Palieraki, Op. Cit. p. 5.

21 “Análisis del Período”, 30 de octubre de 1972. .En Miriam Ortega y Cecilia Radrigan (compiladoras) Con vista a la esperanza, 1° edición, Santiago: Escaparate, p. 63; 1998, S/ISBN.

22 Sebastián Leiva, Revolución Socialista y Poder Popular. Los casos del MIR y el PRT - ERP 1970 – 1976, 1° edición, Santiago: Escaparate, 2010, ISBN: 956-7827-74-9

23 Testimonio de Héctor González, dirigente del GPM1 que una vez detenido y en manos del DINA, fue obligado a participar junto a otros militantes en un montaje comunicacional conocido como la “Conferencia de Prensa de los Huevos”. Ver Pablo Leighton, La dictadura ilustrada. Genealogía de una cultura audiovisual de propaganda en Chile (73/78). Tesis de Doctorado en Estudios Americanos, Universidad de Santiago de Chile, Instituto de Estudios Avanzados, 2010. La entrevista citada en este trabajo fue realizada en Santiago el año 2009. En la actualidad, González vive fuera del Chile.

24 Julián Bastías, “A propósito del MIR chileno. Un intento de psicología partidaria. Representaciones sociales y subsistemas ideológicos como factores de inhibición en la crítica de los militantes”. En Orlando D´Adamo (1995) Psicología de la acción política, 1° edición, Buenos Aires: Editorial Paidos, 1995, ISBN: 950-12-3146-1

25 “Conferencia de Prensa de Miguel Enríquez”, Santiago, 8 de octubre de 1974. Citado por Julio Pinto Vallejos, Op. Cit., p. 155.

26 “La Dictadura Gorila y la táctica de los revolucionarios”. Documento interno /público de la Comisión Política del MIR. Diciembre de 1973. En: Verónica Valdivia, Rolando Álvarez y Julio Pinto, Op. Cit., p. 154.

27 Ibidem, p. 58.

28 “La táctica del Mir en el actual periodo”; En Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit., p. 293.

29 Sobre la pertinencia de la categoría “pureza” y “contaminación” para el análisis de los años setenta en el Cono Sur latinoamericano, ver Santiago Garaño, “Entre héroes y traidores: Sentidos militares y militantes acerca del rol de los conscriptos en los años 70”, Cuadernos de Antropología Social Nº 33, p. 93-110, 2011, FFyL – UBA – ISSN 0327-3776

30 Las llamadas colonias surgen cuando, por razones de seguridad, los militantes deciden –sin autorización de la Dirección Nacional- abandonar las regiones en que se encuentran y reinstalarse en ciudades más grandes.

31 Documento publicado en Mario Amorós, Antonio Llidó, un sacerdote revolucionario, 1° Edición, 2007: Ediciones Universitat de Valencia, p. 333, ISBN: 978-84-370-6700-1

32 “Respuesta a un documento emitido por un grupo de compañeros de la Colonia Valparaíso”. Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit., p. 366.

33 Osvaldo Torres, Op. Cit., p. 133.

34 Un análisis acerca de los mecanismos de distorsión y deformación de la realidad por parte de la Dirección del Mir, en Julián Bastías Rebolledo, “A propósito de…”, Op. Cit., p. 164.

35 El Rebelde de abril de 1975. CEME Chile. En: http://www.archivochile.com/entrada.html

36 “A Fortalecer Nuestro Partido! Los Golpes recientes, algunas lecciones y la Reorganización de las Direcciones”, En Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit, p. 332. Los subrayados son del documento original.

37 Op. Cit. p 337.

38 Ibidem, p. 338. El subrayado es del documento original.

39 Pierre Bourdieu, “El sentimiento del honor en la sociedad de Cabilia”. En Jean Peistiany (compilador) El concepto del honor en la sociedad mediterránea, 1° edición, 1968: Editorial Labor, Barcelona, p. 180, ISBN: 9788433530110

40 Testimonio de Camilo (nombre político). Ex militante, dirigente del GPM5. Entrevista realizada el año 2009. Hoy reside en Chile y ejerce como médico.

41 “A Fortalecer Nuestro Partido! Los Golpes recientes, algunas lecciones y la Reorganización de las Direcciones”, En Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit, p. 338.

42 Testimonio de Roberto Moreno, ex miembro de la Comisión Política del MIR. Entrevista realizada en Santiago el año 2011.

43 Miriam Ortega y Cecilia Radrigan, Op. Cit. p 338.

44 Ibidem, p.343.

45 “Castigo a los traidores”. El Rebelde en la clandestinidad, n 108 y 109, Suplemento, Agosto de 1975. Archivo Chile. CEME. http://www.archivochile.com/entrada.html

46 La lista incluía los siguientes nombres: Héctor González (Nicolás); Humberto Menanteau (Lucas), Cristian Mallol (Gustavo), Hernán Carrasco (Marco Antonio), Marcia Merino (Alejandra), Leonardo Schneider (Barba), Emilio Iribarren (Joel), Marcia Gómez (Carola) y Hugo Martínez (Tano).

47 Entre 1965 y 1975 y a diferencia de otras organizaciones armadas conosureñas no se realizaron acciones armadas de envergadura ni el aniquilamiento de policías o militares. Ver Osvaldo Torres, Op. Cit., p. 157.

48 Testimonio de Roberto Moreno, ex miembro de la Comisión Política del MIR. Entrevista realizada en Santiago el año 2011.

49 No hay consenso entre los entrevistados respecto a la cantidad de tiempo que había que resistir. Ya sean uno, dos o tres días, ese tiempo debía ser aprovechado por los otros militantes para poner a salvo la infraestructura del partido y sus propias vidas.

50 Elizabeth Lira y María Isabel Castillo, Psicología de la amenaza política y del miedo”, 1° edición, Santiago: Ediciones ChileAmérica-CESOC, p. 307, 1991, S/ISBN.

51 “Carta a los compañeros de la Comisión Política y del Comité Central del MIR de Chile”. Escrita en Bruselas (1976), Ginebra (1977), Curitiba (1989). Héctor González. Documento no publicado.

52 Carmen Rojas (seudónimo), Recuerdos de una mirista, s/f, s/editorial.

53 Roberto Moreno. Ex miembro de la Comisión Política del MIR Entrevista realizada el año 2011.

54 Cristian Mallol, “Renacer en la agonía, de la sobrevida a la vida”, Revista Educación y Humanidades Volumen 2, n°1, año 2010, Temuco: Universidad de la Frontera, p. 152. ISSN 0718-8242

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Olga Ruiz, « Disciplina y desacato: mandatos militantes y traición en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en Chile.  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 12 février 2013, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/64899 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.64899

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page