Navigation – Plan du site

AccueilRubriquesDébats2013Indépendance du Brésil ou des Bré...Entre un diestro nauta y ciertos ...

2013
Indépendance du Brésil ou des Brésils ? Unité et diversité dans la construction d'un Empire en Amérique au début du XIXe siècle

Entre un diestro nauta y ciertos espíritus traviesos: la Independencia en la provincia de Minas Gerais (1821-1824)

Wlamir Silva
Traduction de Marisa Montrucchio

Résumés

El éxito del viaje del príncipe Pedro a Minas Gerais fue esencial para el victorioso proyecto de Independencia de Brasil. La construcción de un pacto político en aquella importante y peculiar Provincia estableció las bases políticas en el Centro-Sur y le abrió camino a la Independencia bajo la dirección pedrina. La construcción de ese contrato político implicó un enfrentamiento entre el autonomismo y la opción pedrina, entre el constitucionalismo radical y la autoridad monárquica y el viejo habitus absolutista, sutiles variantes de cultura política, en un escenario donde se temía la fragmentación territorial y la desorganización social. Las tensiones observadas señalan el hecho de que el camino adoptado no había sido pre-determinado sino fruto de decisiones y enfrentamientos, resaltándose la complejidad humana envuelta en dicha coyuntura.

Haut de page

Texte intégral

El viaje del Príncipe

  • 1 Véase Eduardo C. D. Barreiros, Pedro: jornada a Minas Gerais em 1822, Río de Janeiro, José Olympio, (...)

1 El 25 de marzo de 1822, el príncipe portugués Pedro salió en un viaje sigiloso hacia la provincia de Minas Gerais. El objetivo era conquistar adhesiones a su autoridad como príncipe Regente, después de la vuelta del Rey João VI a Portugal, y someter el Gobierno Provisorio minero a su autoridad, « un gobierno monstruoso, poseído por la idea de legislar, ejecutar y juzgar ».1

  • 2 Véase Ana R. C. da Silva, Identidades em construção. O processo de politização das identidades cole (...)

2 En las haciendas, aldeas y villas mineras, el monarca concedió mercedes, comunes en el Antiguo Régimen, y firmó el compromiso con el constitucionalismo liberal. Tejió apoyos y se impuso al gobierno minero, el cual tuvo que reconocer el consenso construido, evidente por el « espíritu Público, y sentimiento […] confirmados por el inexplicable entusiasmo, y alegría del numeroso Pueblo ».2

  • 3 Contorneando São João del-Rei recorrió cerca de 77 leguas o 550 km. Barreiros, op. cit., p. 122, y (...)

3 Victorioso, corrió a la Corte y el 27 de abril hizo su entrada triunfal en el teatro, aplaudido como el « Nuevo Héroe de Minas Gerais ». El hecho fue simbolizado en un cuadro alegórico « montado en un soberbio jinete con un ramo de Olivos en la Mano » en el medio de los « Pueblos ». Al día siguiente comandó un « ejercicio de pequeña guerra » con tropas de la Corte, São Paulo y Minas Gerais: el Centro-Sur era pedrino3.

Figura 1: El viaje del Príncipe

Figura 1: El viaje del Príncipe

Fuente: Eduardo. C. D. Barreiros, Pedro: jornada a Minas Gerais em 1822, 1ª edición, Río de Janeiro, José Olympio, 1973, 138 p.

¿Por qué Minas Gerais?

  • 4 Véase Barreiros, op. cit., el autor calcula 97, 5 leguas, p. 123, con leguas de 6.600 m ; H.G.F. Ha (...)

4 El duro viaje de cerca de 650 km fue su primera incursión por el interior del país, en una coyuntura de crisis. El recorrido se justificaba por la importancia y el perfil de la Provincia. Minas tenía casi 600 mil km2 (más que la actual Francia), 800 mil habitantes, cerca del 17% de la población del Reino, y un importante tejido urbano. Era contigua a la provincia de Río de Janeiro y se vinculaba a ésta a través del comercio con la Corte que allí estaba instalada. La provincia vivía en relativa tranquilidad, al menos frente al descontento fiscal, a las tendencias republicanas ya manifestadas en Pernambuco en el año 1817, al remoto constitucionalismo y a las sublevaciones populares que se dibujaban en el lejano Norte.4 Una apuesta política prometedora.

  • 5 Véase Antonio Gramsci, Cuadernos de la Cárcel, edición crítica del Instituto Gramsci a cargo de Val (...)

5 El Príncipe transformó el conocido recorrido de las tropas entre la Corte y la Provincia un significado político. Minas se caracterizaba por su agricultura y su ganado para el abastecimiento interno, configurando una sociedad compleja, dinámica y diversificada con varios tipos de relaciones de propiedad, el mayor número de esclavos –sobre todo en pequeñas haciendas–, muchos artesanos y un importante contingente de libertos. Un amplio abanico de agricultores y criadores de ganado, propietarios, productores independientes, arrendatarios, mineros « jornaleros », asalariados, artesanos, rentistas de esclavos alquilados, y otros tantos. Una población relativamente integrada y el germen de una incipiente sociedad civil, como se ha concebido en Gramsci, a pesar de la permanencia de las jerarquías sociales del Antiguo Régimen, de su formación colonial y de la convivencia con la esclavitud.5.

6 Un perfil social percibido y construido políticamente, extrayendo su legitimidad de la construcción identitaria apoyada en la peculiar morfología social, cuya síntesis quizás se encontraba en la figura poco señorial del propietario tropero, diseñada por viajeros. El periódico Abelha do Itaculumy, a fines de 1824, describió con exageración sus « habitantes industriosos » de la siguiente manera:

  • 6 Véase Wlamir Silva, Liberais e povo: a construção da hegemonia liberal-moderada na província de Min (...)

« si no hay casas de una opulencia considerable, tampoco hay pobreza real, origen primario [...] de todas las convulsiones populares: en Minas [...] casi todos son propietarios…6 »

  • 7 Véase Luciano R. de A. Raposo, « O Império em apuros. Notas para o estudo das alterações ultramarin (...)

7 La formación de la Capitanía implicó un peculiar control estatal, debido a la importancia de la minería, con la presencia fiscal y represiva y las consecuentes rebeliones contra los abusos de autoridad. Hacia fines del XVIII, ecos del liberalismo llegaron a la Capitanía, bajo la inspiración de la Independencia americana y del Iluminismo y en el contexto de crisis del antiguo sistema colonial, expresándose en la Inconfidencia Minera de 1789. Una conjuración de una camada de letrados, propietarios de tierras y esclavos, y burócratas, que, con rasgos aristocráticos e ineficacia bélica,7 fue ejemplarmente reprimida, propiciando un « dique » de contención absolutista.

Interiorización de la metrópoli, prosperidad y absolutismo

  • 8 Véase Maria Odila da S. Dias, « A Interiorização da Metrópole », C.G. Mota (org.), 1822 Dimensões, (...)
  • 9 As Câmaras Municipais e a Independência (CMI), volumen 2, Río de Janeiro, Archivo Nacional/ Consejo (...)
  • 10 Véase Alcir Lenharo, As Tropas da Moderação, São Paulo, Símbolo, 1979 y Roberto B. Martins, « A tra (...)
  • 11 CMI, op. cit., pp. 323-324, y, respectivamente, p. 53, 74, 125-126,144, 173, 247-248, 256-258 y 266 (...)

8 En 1808, la invasión napoleónica a la península ibérica tuvo grandes repercusiones en la América portuguesa, con la migración de la familia real y la instalación de la Corte en Río de Janeiro, en una forma de interiorización de la metrópoli. En la Capitanía, la presencia real reencendió el absolutismo, a pesar de la impronta de la « monarquía templada » o « híbrida ».8 En febrero, la Cámara de Vila Rica, « postrada a [los] Reales pies », saludaba ardorosamente el inusitado hecho, afirmando el vasallaje y declarándose afortunados por tener en el país un Príncipe.9 Fortuna materializada por el estímulo de la producción y del comercio de abastecimiento, forjando una integración del « Centro Sur », alrededor de la Corte y en el seno del proyecto del Gran Imperio. Libertad e incentivo a la producción y al comercio, proyectos de infraestructura, mejorías tecnológicas en la minería, fundiciones, caminos y adelantos en el almacenaje, exenciones de reclutamiento, apertura y hasta subsidios para investigadores extranjeros, colaboración entre intelectuales y científicos del Reino y de la Colonia.10 La presencia real y la prosperidad justificaban el vasallaje. La propia fuga de la realeza, fruto de su fragilidad dentro del contexto europeo, fue adulada como sabia y prudente. También servil, postrada a los pies del príncipe, la Cámara de São João del Rei, el mismo mes, le envió un oficio al príncipe regente João VI, ofreciéndole « Corazones, […] fortunas, y […] vidas ». Manifestaciones semejantes se dieron en todas las provincias, como en Caeté, Campanha, Tamanduá, Mariana, Minas Novas, Paracatu, São José y Sabará. Entre los suscriptores se encontraban futuros líderes liberales que iban a oponerse al emperador durante el Primer Reinado y que se iban a destacarse durante el período de la Regencia, después de su abdicación, por lo cual los imaginamos encorralados frente a la autoridad tan cercanamente representada. Parece por consiguiente emblemática la expresión de la Cámara de Caeté: « El Silencio explica todo »11.

El influjo liberal y el autonomismo

  • 12 Véase Valentin Alexandre, Os sentidos do Império. Questão nacional e questão colonial na crise do a (...)

9La Revolución liberal de Oporto estalló en Portugal en 1820. Fue un movimiento constitucionalista que apuntaba a la regeneración del Reino, en el marco de la grave crisis que conocía el país desde la salida de la Corte. Resultó en la instalación de las Cortes de Lisboa como Asamblea Constituyente y tuvo con un gran impacto sobre el Reino de Brasil. La influencia liberal circuló bajo diversas formas en América, con sus vertientes constitucionales más o menos radicales en relación con la preeminencia del monarca, las resistencias al absolutismo e inclusive con ciertos valores republicanos.12 En un clima turbulento, en abril de 1821, se exigió el regreso del rey a la metrópoli, el príncipe Pedro se quedó en Brasil como regente.

  • 13 Véase « Proclamação das Cortes aos habitantes do Brazil », Correio Braziliense, setiembre de 1821; (...)

10 A mediados de 1821, las Cortes de Lisboa determinaron la creación de Juntas provisorias de gobierno en las provincias de Brasil. Ellas se componían de « hombres íntegros y verdaderamente constitucionales, que [debían] plantear entre [n]osotros ese ventajoso sistema ». El rey reconoció su legitimidad. Tal como lo muestra Iara Lis Souza, el objetivo de « crear una red de poder afín a la creación de la Constitución » apuntaba a « reducir la hegemonía de Río de Janeiro dentro de Brasil y frente a las demás provincias », extinguiendo inclusive tribunales y reparticiones, de modo a vaciar el poder del príncipe y fortalecer el de Lisboa. En la capital minera, Vila Rica, la nueva coyuntura desembocó en un enfrentamiento entre los partidarios del constitucionalismo y el gobernador Manuel de Portugal y Castro, designado por el Monarca en 1814. El Gobernador había postergado y dificultado al máximo el juramento de la Constitución y las elecciones de los constituyentes, con la ayuda de una « junta » de autoridades civiles y eclesiásticas del periodo anterior, a la manera colonial13. Se opuso también al nuevo gobierno.

  • 14 Se trata de la esclavitud política, del sometimiento al poder absoluto. Véase Joaquim Felício dos S (...)

11 Contra la infiltración constitucional, Portugal y Castro buscó apoyarse en la autoridad del príncipe. Su resistencia se fundaba en la creencia en la perennidad del Antiguo Régimen, que compartía parte de los habitantes de la capital. Si es de creer en los recuerdos recogidos por Felício dos Santos, un « gran número de gente, excitado por los enemigos del sistema constitucional, salió a las calles dando alaridos, gritando vivas al Gobernador; y desde el entusiasmo por la esclavitud pasaron a insultar e injuriar a quienes querían la innovación. » El rechazo a las nuevas ideas se apoyaba en la tradición que reiteraba el binomio de religión y autoridad absoluta ya conocido: « esa turba desenfrenada iba cantando oraciones religiosas por las calles y plazas públicas; pedían y rezaban, o antes, ¡Gritaban padre nuestros y salve marías (…)! »14.

  • 15 Cf. Bittencourt, op. cit., p. 199.

12 El 19 de julio de 1821, Portugal e Castro le escribió al Príncipe justificando su acción represiva contra los defensores del nuevo gobierno. La meta de esta gente consistía en « desvincular [a la] Provincia de la obediencia a las Órdenes del Príncipe Regente ». Ambos vivían la incertidumbre del momento, pues promovieron el juramento a las bases de la Constitución y se preocupaban por la redefinición de la autoridad en Brasil. Esta recaía en ¿el Príncipe en la Corte de Río de Janeiro o en las Juntas sometidas a las Cortes de Lisboa? ¿En el monarca o en las representaciones elegidas? Respondiéndole, Pedro reconocía el riesgo de « un atentado contra la Autoridad, Derechos y Prerrogativas de El Rey, Mi Señor y Padre. »15 Consciente del empuje constitucionalista, no podía compartir una solución por el sesgo del Antiguo Régimen. Necesitaba subvertir la creación de las Cortes a favor de su autoridad, determinando la obediencia a él mismo, con legitimidad constitucional y perspectiva de consenso social. El 14 de agosto de 1821 ordenó la creación del gobierno provisorio minero, que debería ser elegido el 1° de octubre del mismo año.

  • 16 Véase Felício dos Santos, op. cit., p. 363-368, y Luciano da S. Moreira, Imprensa e política Espaço (...)

13 En Vila Rica continuaban las manifestaciones absolutistas, amenazando a los llamados « provisorios ». En el fervor de las dos culturas políticas, no se perdonó a la ya admitida Constitución y, en una parodia del Himno Constitucional, los 4 y 6 de septiembre, la « lusa constitución » se transformó en la « loca constitución », en una inversión de sentidos que descalificaba al constitucionalismo del 20 (vintismo) y que revelaba la inconformidad frente a las nuevas ideas. Pero noticias provenientes de la Corte y la llegada de un destacamento enviado para garantizar las elecciones, enfriaron los ánimos absolutistas, afirmándose la idea del gobierno provisorio, pero también la de que Portugal e Castro debía dirigirlo. En un clima tenso, entre los días 17 y 19 de septiembre, los electores de las comarcas eligieron los trece diputados a las Cortes. Y bajo el liderazgo del teniente coronel José Maria Pinto Peixoto, comandante de la tropa que había llegado de la Corte, los liberales, que defendían el nuevo Gobierno, apoyados por la tropa de Primera Línea, promovieron las elecciones para el 20 de septiembre, con los mismos votantes de la Constituyente, a nombre de la seguridad de los electores16.

  • 17 Véase Iglesias, op. cit., pp. 383-384; Elección de la 1ª Junta del Gobierno Provisorio de Minas Ger (...)

14 La disputa por la dirección de la Provincia se polarizó. Los liberales se unieron contra las tendencias absolutistas, representadas por el gobernador Portugal e Castro y por lo obispo Santíssima Trindade. En las elecciones, en una intrincada relación de fuerzas, Portugal e Castro fue elegido presidente de la Junta, mientras que el desembargador José Teixeira da Fonseca Vasconcelos, futuro vizconde de Caeté, liberal, fue elegido vicepresidente y el « revolucionario » Pinto Peixoto aclamado gobernador de las armas. En la votación para elegir el presidente, Portugal e Castro obtuvo 54 votos, el obispo Santíssima Trindade, 42, y el desembargador Vasconcelos, 4. El obispo de Mariana era considerado como un absolutista implacable, había jurado la Constitución, pero atacaba los artículos relativos a la libre manifestación de pensamiento y a la libertad de prensa, siendo tal vez la referencia de quienes refundían religión y absolutismo. En la votación a vicepresidente, Vasconcelos obtuvo 78 votos y el obispo apenas 5. Hubo un acuerdo entre Portugal e Castro y los liberales: mientras el primero admitía el gobierno provisorio, los segundos se conciliaban con la fuerza de la autoridad constituida, obteniendo la mayoría en la composición de la Junta.17

  • 18 Véase Elección de la 1ª Junta del Gobierno Provisorio de Minas Gerais, 20 de setiembre de 1821, Rev (...)

15 Al cierre de los trabajos del Colegio electoral, se estableció que el nuevo Gobierno fuese deliberativo y ejecutivo, en un esbozo de autogobierno en América. Fórmula que repelía la autoridad del Príncipe, pero también investía su representación en el sentido autonomista, aglutinando poderes y escapándose del debilitamiento esperado por las Cortes de Lisboa. Frente al rechazo a la autoridad de Pedro, Portugal e Castro propuso sancionar el Príncipe para validar el gobierno, propuesta rechazada, siendo aprobada la simple comunicación en aquellos términos. Una decisión de autonomía que se dio con la participación de electores de otras comarcas, aún en un momento en el cual los liberales no tenían motivos para desconfiar de las Cortes lusitanas. El ascenso liberal provocó la retirada del presidente a la Corte, tal vez en búsqueda de apoyo contra la tendencia « radical », y la renuncia del presidente Portugal e Castro, haciéndose manifiesta la desconfianza sobre sus tendencias « opuestas al Sistema Constitucional ».18

  • 19 Bittencourt, op. cit., p.133. El futuro Barón de Pontal era magistrado y propietario de tierras en (...)

16Nótese que la composición de la Junta, sin embargo, recayó primero en los oriundos de Ouro Preto, Mariana y lugares adyacentes. Sin representantes de pueblos situados en el Norte, tal como la Vila do Príncipe, o de la comarca de Rio das Mortes, São João del Rei y Barbacena, de intensa dinámica económica, de donde provenían los articuladores políticos más próximos al Príncipe – a excepción del Padre José Bento Leite Ferreira de Melo, de familia propietaria de Campanha, más al Sur –. Este sesgo regional tendría consecuencias. Manoel Ignácio de Mello e Souza, magistrado y propietario, miembro del Gobierno Provisorio, fue defensor del pueblo de la Comarca de São João del Rei durante seis años –1814/1820–, no resultándole extraña la política de la región.19.

  • 20 Con el envío de emisarios a las capitales de esas provincias. Véase Vasconcelos, op. cit., p. 52-58 (...)

17 En diciembre de 1821, llegaron a Río de Janeiro los decretos de las Cortes del 29 de septiembre, que extinguían tribunales, desvinculaban los gobiernos de las provincias de Río de Janeiro, determinaban la dirección de las Juntas por los gobernadores de armas y su sometimiento a la Asamblea, ordenando el regreso del príncipe a Portugal. Frente a la presión de las Cortes, tuvo origen un movimiento a favor de la permanencia de Pedro en Brasil, fundando sus pretensiones en las esperadas representaciones de Minas y São Paulo, basándose en los contactos realizados anteriormente por un emisario del Príncipe. En aquel contexto, el Gobierno minero se puso en alerta. La preocupación, sin embargo, consistía en la preservación de las conquistas constitucionales y no en la salida del príncipe. La posición de los constitucionalistas autonomistas en Minas remitía a los temores de los « constitucionales » de la Corte sobre la partida del Rey D. João en abril de 1822, e inclusive, inicialmente, sobre el deseo de la salida de la familia real y el rechazo a la mediación del Príncipe Regente, con intentos de aproximación entre estos grupos.20

  • 21 Véase Oficio enviado al Ministro de Estado de los Negocios del Reino, el 5 de enero de 1822. RAPM, (...)

18 La posición de la Junta en relación a la partida del príncipe, la gran cuestión de los articuladores de Río de Janeiro, fue de « relativa indiferencia » y tal vez, inclusive, de ironía. En un oficio fechado el 5 de enero de 1822, que desvela un profundo conocimiento de la cuestión, declara apenas el envío del « vicepresidente, […] Teixeira da Fonseca Vasconcelos, para tener la honra de […] protestarle de viva voz cuánto es mortificante la nostalgia en que el mismo Serenísimo Señor deja no solo a dicho Gobierno, sino también todos los Pueblos del reino del Brasil », afirmando el objetivo de « conservar en perfecta paz y armonía, firme en los principios de la más escrupulosa adhesión y fidelidad a las Cortes, al Rey, a la Constitución y sus Bases ». Hecho significativo en vistas a la importancia que se le daba al apoyo de São Paulo y Minas, para su permanencia en Brasil. Se temía que el poder monarca se volviera absoluto y se anhelaba que la unión de las provincias precediese a la autoridad del Regente. Se criticaba, también, el hecho de que un Consejo de Procuradores, propuesto por el Príncipe, confundiera los poderes ejecutivo y legislativo, pues en él tendrían asiento, junto a los procuradores, el Regente y los ministros. En tal sentido, confluían con las desconfianzas del « Norte ».21

  • 22 Véase Vasconcelos, Salomão de, O fico: Minas e os mineiros na Independência, 2ª edición, Belo Horiz (...)

19 El vicepresidente Teixeira de Vasconcelos fue a Río con la antedicha misión. La división y ruptura con la postura autonomista se daría con su participación a las negociaciones sobre la permanencia del Príncipe, en relación con los mineros radicados en la Corte, y su reconocimiento como el centro político indispensable a la autonomía y unidad brasileñas, así como al combate contra la anarquía, acercándose al proyecto defendido por José Bonifácio. El 15 de febrero de 1822, acompañado por la diputación minera a las Cortes, Vasconcelos pronunció un discurso al Príncipe contra las Cortes de Lisboa, y las intenciones de la Junta que estaban « robándonos la esperanza de términos en V.A.R. un centro común de unión de las Provincias de este Reino, para donde deben confluir todos los rayos del círculo de este edificio […] como así también por considerarse al Brasil colonizado y, por tal, indigno de poseer en su seno al heredero al Trono. »22

  • 23 En diciembre, un emisario de la Junta Paulista, Antonio Carlos da Costa d’Aguiar e Andrade, intentó (...)

20 Además, clamaba para que el Príncipe fuera « revestido del Poder Ejecutivo para ejercerlo sobre las Provincias unidas con la asistencia de dos Consejeros para cada una de ellas » y, de tal modo, « desviar de nosotros el cuadro de los horrores de la anarquía, y de los desastrosos males ». Vasconcelos exponía el divorcio entre la tendencia autonomista y el plan de unidad alrededor del príncipe, oponiendo el poder ejecutivo central al nuevo modelo de las Juntas y acatando la propuesta de los procuradores de las provincias. Destacaba el papel de Minas, lamentando los acontecimientos de Pernambuco y afirmando el apoyo del Centro-Sur al nuevo proyecto, y adhiriéndose a la unidad con São Paulo y la Corte, « unidos […], nuestros conjuntos en sangre, amistad, costumbre y bravura […], cooperando de acuerdo con las más Provincias unidas, igualmente distintas en valor y sentimientos ». Manifestación que sería considerada por el Príncipe como la tan esperada adhesión « de los mineros ».23

  • 24 Véase Nascimento, op. cit., pp. 76-79; « Collecção dos officios que as câmaras, e mais autoridades (...)

21 La esperada adhesión implicaba el apoyo armado frente a las tropas portuguesas en la Corte. En un oficio enviado al Gobierno Provisional, del 12 de enero de 1822, el Príncipe solicitaba sin éxito una « fuerza armada en cantidad que, no desfalleciendo Vuestra Provincia, ayude ésta […] y exijo con urgencia ». Como bien observa Nascimento, la negativa ocurrió en « un cuadro de tensiones y de crisis de autoridad » en la propia Vila Rica, donde un manifiesto de militares y padres, del 30 de enero, exigió el respeto al Príncipe y el envío de « al menos una parte del socorro pedido », actitud considerada por el Gobierno Provisorio como un « indiscreto exceso » y rebatida por la afirmación del « gobierno y su vigilancia ». Esto atestiguaba la polarización local entre el autonomismo y la autoridad de Pedro. De la Cámara de Barbacena, más cercana a la Corte, el 11 de febrero le llegaría al Príncipe la intención de « mandar que baje a esa Corte la Escuadra de la Guarnición de esta Provincia », bajo la acusación, dirigida al Gobierno Provisorio, « que ni al menos se dignó hacernos conocer sus sentimientos ». Una representación con cincuenta y una firmas, en la que constaría la curiosa propuesta de hacer de Barbacena la Capital del Gran Imperio,24 sugiriendo un cambio de favores.

  • 25 Nombre con el qual se quedó conocida la decisión de permanencia de Pedro en el RJ, que significaba (...)
  • 26 La misma duda de los liberales más radicales de la Corte. Oliveira, op. cit., pp. 107 y 186-187.
  • 27 Oficio de la Junta de Minas a Pedro, 29 de enero de 1822, As Juntas Governativas e a Independência (...)

22 Vasconcelos y los diputados mineros en la Corte se sumaron a los esfuerzos del Fico25 del Príncipe, del 9 de enero, momento en que los liberales más radicales de la Corte también zozobraban al poder de Pedro26. Pero él fue recibido fríamente por el Gobierno Provisorio. El tono burocrático del oficio del 29 de enero de 1822 lo evidencia: « quedó el Gobierno Provisional […] en la inteligencia de que Su Alteza el Príncipe Real […], que así le conviene al bien general de los Pueblos, y al importante fin de la Unión de los dos Reinos ».27 El tono cuidadoso del gobierno provincial respondía a la amenaza de nueva colonización que contemplaban los decretos de las Cortes, como lo muestra también la representación de la Cámara de São João del Rei al Gobierno Provisorio, el 21 de enero de 1822, que reza:

  • 28 Véase CMI, op. cit., p. 354, y Nascimento, op. cit., p. 241. Las Cámaras de Sabará, Baependi y Barb (...)

[...] la necesidad que tenemos del Príncipe Regente [...] en su calidad de Jefe del poder Ejecutivo [sin el cual] nuestras vastísimas y riquísimas posesiones serán otra vez tributarias de Portugal; nuestras producciones sujetas al antiguo monopolio [...] reducidas […] al opresivo y detestable estado de Colonia.28

  • 29 Véase Bittencourt, op. cit., p. 129; Iglesias, op. cit., p. 384; Estilaque F. dos Santos, op. cit., (...)

23 Resulta significativo que la argumentación sea tan fuertemente económica, con referencias a las características del abastecimiento minero, como a los artífices y a la industria, incluido el uso de las mayúsculas que ornamentaban esas actividades. La construcción identitaria provincial fue invocada y asociada al destino general del Reino y a la consecuente urgencia de un centro político identificado con el Príncipe Regente y la Corte de Río de Janeiro. En esta ciudad, la diputación minera suspendió su partida hacia Lisboa, envuelta en el clima político de la capital y en las articulaciones políticas del Príncipe. En un oficio del 1° de marzo, la Junta reprendió a los diputados y se dirigió al Príncipe, instándolo a « hacerlos embarcar inmediatamente ». El 22 de marzo de 1822, en vísperas del viaje del Regente a Minas y conociendo la disposición de otras partes de la Provincia, la Junta aceptó la idea del Fico y de un centro de poder, reelaborando su anterior posición. Sin embargo, junto con esta discreta concesión, reafirmaba aún estar « vinculado solamente con su reconocimiento de las Cortes » y se negaba a acatar la orden de elegir procuradores de provincias.29

  • 30 CMI, op. cit., pp. 351-367.
  • 31 La expresión pertenece a Estilaque dos Santos. Véase Estilaque F. dos Santos, op. cit., p. 267, Val (...)
  • 32 Oficio para el Soberano Congreso de las Cortes, 7 de enero de 1822. RAPM, año IX, fascículos III y (...)

24 En la Provincia surgieron disidencias locales contra la posición autonomista. La capital fue paulatinamente aislada por la influencia de la autoridad del príncipe. En representación al Emperador, el 11 de marzo de 1823, la Cámara de São João del Rei hacía la historia de su adhesión al proyecto desde la primera hora, destacando los decretos de Lisboa y la intención de « esparcirlos en los Gobiernos policéfalos » y « la urgencia de que Brasil tuviese un centro de Unión, hacia donde convergieran todas sus Provincias ». Reconocía además « desde luego, este centro de Unión en [la] Majestad Imperial. »30 Por su parte, la Junta experimentó una posición « autonomista y equidistante de la polaridad Cortes-Pedro »,31 pero tampoco aprobó las disposiciones de las Cortes sobre un gobernador militar y un poder fiscal nombrados en Lisboa, reuniendo localmente esos poderes. No se sometía a Río de Janeiro ni entendía que el constitucionalismo implicaba sujetarse a Lisboa, pues, aunque con respecto a las Cortes, afirmaba la necesidad de « haber en la Provincia una Autoridad Superior » a que fuesen sujetos « el Jefe Militar, los Magistrados, y Juntas de Hacienda (…) para librarse de las violencias con que pueden ser humillados, volviéndose al antiguo estado de opresión, y despotismo que no desean sufrir más ».32

  • 33 Como definieron, respectivamente, Valadão, op. cit., p. 172, Iglesias, op. cit., p. 385, Vasconcelo (...)
  • 34 Oficio de la Junta de Minas a Pedro, 22 de marzo de 1822, JGI, op. cit., p. 876.

25 La Junta persistía en la mediación representativa provincial del constitucionalismo, lo que no significaba la creación de un Estado autónomo, una República libre y separatista o anárquica, el aislamiento de la Provincia. Quizás una confederación de Estados unidos, como aún sugiere Iglesias, con la perspectiva de un « federalismo monárquico », en el cual se inscribía el ejercicio de cierta autonomía, pues el Gobierno Provisional ejerció « actos de administración y de autoridad », de manera amplia. Admitió, exoneró y transfirió magistrados, alteró el valor de la moneda (y tal vez llegó a acuñarla), intentó la creación de un cuerpo de infantería, retuvo el quinto real, restableció el cargo de juez de inconfidencia (abolido por las Cortes) y promovió a Pinto Peixoto como general. Pero, sobre todo, estableció que las órdenes del Príncipe o de las Cortes solamente serían ejecutadas con su « beneplácito ».33 En el mismo sentido, la Junta se negó a proceder a las elecciones para el Consejo de Procuradores Generales de las Provincias sugeridas en el discurso de Vasconcelos y determinada por decreto del príncipe del 16 de febrero de 1822. Fue un paso en la institucionalización del poder del príncipe Pedro y del centro en Río de Janeiro. En un oficio del 22 de marzo, el Gobierno Provisorio le retrucó duramente al Regente que « no solicitó, no pidió ni tampoco consintió con el nombramiento del Consejo de Procuradores Generales, […] mientras no exista esa Unión de las Provincias (y porque) en el mencionado Decreto tales predicados; los Poderes Legislativo, y Ejecutivo, se confunden contra las bases de la Constitución; (…) y la facultad de decidir será ilimitada ».34

  • 35 Véase Slemian, Andréa, Sob o império das leis..., op. cit., pp. 25-28 y 73-86; JGI, pp. 876-877; y (...)

26 Aunque reticente en relación al centro de poder lisboeta, la Junta invertía la lógica pedrina, fortaleciendo la primacía de la dinámica representativa y provincial, y proporcionaba el modelo de un gobierno provisional que « firme en los mismos principios, no vacilaría un solo momento en la ejecución del Decreto, si no contraviniese a los juramentos prestados a la felicidad y libertad del Pueblo […] mayormente mientras no fuese oído por el mismo modo, que constituyó el Gobierno, y declaró sus atribuciones ». Se trataba de un autonomismo que, más que una postura centrífuga o separatista, definía un gobierno representativo propio y afirmaba el papel de la provincia, prefigurando un naciente federalismo, tal como lo observa Ivo Coser, « asociado a un movimiento en el cual el ejercicio del poder público fue esparcido en la sociedad […] puesto al alcance del ciudadano activo ».35

  • 36 Véase Vasconcelos, op. cit. pp. 51 y 72; Estilaque F. dos Santos, op. cit., pp. 268-269; Ana Rosa C (...)

27 La insolencia autonomista era un obstáculo para el proyecto pedrino, que exigía la concretización del contrato social in loco, granjeándose apoyos en las villas de la Provincia y aislando a la Junta. Intentó que reposara en las diferencias presentes entre los liberales de Vila rica y los de las villas más al Sur, cercanas a Río de Janeiro, tal como São João del Rei y Barbacena, en relaciones que incluían redes familiares y de negocios, liderazgos locales y cámaras. Durante el viaje real, la Cámara de São João del Rei, el 4 de abril de 1822, se refería a un « clamor general » contrario al gobierno provisional, frente a la « demasiada credulidad, y buena fe en las Cortes » y « un vicio primordial de instalación », pues en él « se encuentran reunidos los tres poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. »36

  • 37 CMI, op. cit., p. 31.
  • 38 Véase Bourdieu, op. cit., y ¿Qué significa hablar? Economía de los intercambios lingüísticos, Madri (...)
  • 39 Ibid., p. 33-34.

28 Sin embargo, las formas de adhesión fueron varias. En un oficio del 28 de mayo de 1822, la Cámara de Barbacena, ampliada a cuarenta y tres signatarios, se dirigía al Príncipe. Afirmaba vigorosamente el apoyo a Pedro y cuestionaba la parcialidad de las Cortes. Era sutilmente constitucional, pero la traicionaba su apego a la antigua legitimidad monárquica: los hombres, por la costumbre de « ver el Supremo Poder de la Nación depositado en individuos descendientes de una misma familia », extrañarían « acomodarse (y de repente) con un Gobierno por él, hasta ahora, desconocido ».37 La costumbre de la obediencia a la autoridad se contraponía a lo « desconocido » que figuraba la « piel » del gobierno provisional. Entrañaba riesgos de desobediencia y de anarquía por la ausencia de un centro de poder, lo que podía resultar en la fragmentación del « vasto Continente ». Una expresión de las luchas simbólicas por la producción del sentido común por los barbacenenses como agentes no pasivos, no reconocimiento y refuerzo relativamente consciente de un habitus:38un poder monárquico natural y necesario versus nuevas formas de poder, artificiales y peligrosas. Eran meros « sueños del hombre de bien », bellos aunque ineficaces. El constitucionalismo radical era un teoricismo: « ¡Tanto puede la opinión, tanta fuerza tiene la costumbre entre la mayor parte de los hombres! Son quimeras, es verdad: pero el mundo se encuentra hecho así y tratar de hacerle cambiar de dirección, es un trabajo perdido ».39

  • 40 Ibid., p. 325.
  • 41 Ibid., p. 325. En tonos intermedios encontramos las manifestaciones de las villas de Sabará, Prínci (...)

29 Pero el simbolismo monárquico no era monolítico y su apropiación ofrecía variaciones. La Cámara de São João del Rei le había enviado un oficio al Príncipe, el 11 de marzo de 1822, conmemorando el Fico, criticando la « recolonización » y afirmando el riesgo de la « insidiosa creación de Gobiernos sin centro de unión ni energía para sus operaciones, a los horrores de la discordia, anarquía y guerra civil ». Sin embargo, contextualizando la presencia de la realeza en Brasil, destacaba el papel de la sociedad que se constituía en relación al poder real y se presentaba la recepción de la dinastía de Braganza como una protección contra las conturbaciones que tanto atemorizaban a los monarcas. El texto sonaba casi como una amenaza al señalar « el naufragio de tumultos e invasiones, donde zozobraron casi todos los Príncipes de Europa ».40 Así, el Fico fue valorizado como una « Deliberación tan heroica, como magnánima », pero el aprecio y los sacrificios ofrecidos tuvieron como corolario la « conservación ilesa de nuestros más sagrados derechos ». Se procedía a una inversión, donde los actos y el reconocimiento de la sociedad superaban el valor absoluto de la realeza: « agradece[mos] (…) una Resolución (…), que por el más justo título adquiere para Vuestra Alteza Real los gloriosos, y bien merecidos títulos de Libertador, y Restaurador de Brasil, órganos de los sentimientos generosos de todo el Pueblo de este Término ». La construcción del héroe se refería más a sus acciones que a la simbólica monárquica, consagrando al Príncipe como agente de la praxis histórica política.41

  • 42 Cerca de 66 km. Barreiros, op. cit., p. 77.
  • 43 Ana Rosa C. da Silva, Identidades políticas e a emergência do novo Estado Nacional..., op. cit., p. (...)

30 Resulta importante destacar que São João del Rei y Barbacena estaban a diez leguas de distancia42. Eran emporios comerciales entre la Provincia y la Corte y tenían perfiles económico-sociales análogos. Esta identidad no era suficiente para eliminar las considerables diferencias políticas, por más que formasen la base pedrina. Lo cual no excluye, aunque relativiza, la atribución de identidades políticas por « microrregiones ». En el mismo campo, la opción autonomista fue tomada también por los propietarios, tales como Manoel Ignacio de Mello e Souza, de los alrededores de Mariana, y José Bento Ferreira de Mello, del Sur minero, ambos integrados a la economía de abastecimiento.43

  • 44 Auguste de Saint-Hilaire, 2a. Viagem do Río de Janeiro a Minas Gerais e a São Paulo – 1822, Belo Ho (...)

31 El punto de intersección entre las posiciones en juego era el temor de la anarquía, relacionado a la esclavitud, a la « población de color » y a los « vagabundos ». Resulta sugerente que el viajero francés Saint-Hilaire haya identificado que « la opinión de la población de Vila Rica, integrada por hombres de color, no era la misma que el resto de la Provincia ».44 Asociando el estigma social y el de color con el autonomismo de la Junta, en oposición al deseo de los propietarios « de permanecer unidos a Río de Janeiro, única ciudad donde los cultivadores de la región encuentran una salida para las producciones de su tierra ». Esta sugerencia permite entrever el prestigio de la autoridad oriunda del Antiguo Régimen y de la Casa de Bragança –« un pueblo acostumbrado a la autoridad absoluta de hombres »–, la importancia de las relaciones con Río de Janeiro y, no menos importante, un imaginario social que identificaba el radicalismo constitucional, o inclusive republicano, con la supuesta población « de hombres de color » de la capital, justificando un gobierno monárquico fuerte, aristocrático, necesario para el control de esta improbable amalgama.

32 Resulta interesante el hecho de que Portugal e Castro, cuando se trató de definir quienes tenían voz pasiva y/o activa en la elección de los constituyentes, haya afirmado que en la Provincia « el número de pardos [es] igual o mayor al de los blancos y descendientes de Portugueses », y que los mismos « establecidos, unos con propiedad y bienes de raíz y esclavos, otros con fondos propios, y otros con esclavos empleados en minería y labranza, [contribuían] con impuestos y tributos [y que] fueron los mismos pardos ascendidos a consideración Política […], gozando de grandes privilegios y exenciones ». Afirmaba además que su « exclusión animaría escandalosas intrigas para que se declare pardo al que ya pretendía ser blanco ». La seguridad pública corría graves riesgos. Portugal y Castro pretendía ganarse la adhesión de algunos, pero no se refería a los desclasificados o vagabundos sino a los socialmente integrados. Es de notar que el contingente de negros y mestizos manumitidos en Minas ya superaba la población cautiva en la primera mitad del XIX y, sobre todo, a la blanca. Esta situación excepcional se relacionaba con la dinámica socioeconómica y no identificaba los libres de color con marginación social.

  • 45 Cf. Domingos, op. cit., p. 70. Inclusive como artificio para confundir y postergar las elecciones, (...)

33 Los autonomistas compartían aquel terror. Pero invertían el estigma identitario, asociándolo al Absolutismo. Acusaban a Portugal e Castro de que « al protestar, se opon[ía] a la instalación del Gobierno Provisional [y protegía] facciones y partidos de las clases ínfimas, mulatos y negros en su apoyo (…) ». El 19 de enero de 1822, se le envió un oficio al vicepresidente sobre la necesidad de tropas debido a « reuniones de negros ».45 Estas diferentes perspectivas, estos diagnósticos y cuidados producían diversas actitudes políticas.

  • 46 Véase Ana R. C. da Silva, Identidades políticas..., op. cit., pp. 527-528 y 538-541; y Souza, op. c (...)
  • 47 CMI, op. cit., p. 327.

34 La región era replegada de « vagabundos », en su mayoría provenientes de la esclavitud. La situación entrañaba riesgos y la estabilidad del orden establecido estaba amenazada. Pero es necesario sopesar el estado de alerta sobre los « infinitos vagabundos, (...) cuyos hacen mil desórdenes », con un subyacente fetiche del orden. En especial si consideramos la distancia entre los episodios en Minas y las « situaciones extremadas de Maranhão, Pará, Pernambuco y Bahia ».46 La cuestión se centraba en la manera de garantizar el orden. En tal sentido, el 30 de junio de 1822, la Cámara de São João del Rei, definía la necesidad de un « diestro nauta », pero a sabiendas de la representación nacional. Frente a la inquietud de los ciudadanos la anarquía; « apareció el rayo precursor y (…) Vuestra Alteza Real previendo la horrorosa tempestad, y temiendo sus tremendos efectos, supo, cual diestro Nauta desviar la Nao del Estado de los escollos a los que se dirigía para naufragar ». Según la representación de São João del Rei, el monarca había evitado estos peligros « elevando al Brasil a la dignidad de una Nación libre, concediéndole el beneficio de una Constitución justa, propia, y adecuada a sus circunstancias, y (…) una Asamblea General de Diputados para ejercer la Soberanía, que esencialmente reside en la Nación ».47

  • 48 Oficio del 8 de abril, Nascimento, op. cit., p. 358. Era también una preocupación de Vila do Prínci (...)

35 La preocupación con el orden estuvo siempre presente. La Cámara de Caeté, que ni siquiera fue visitada por el Príncipe, esperaba que « guiar[a] los pasos inciertos de los que mandan, y de los que obedecen; encender los corazones de los indeterminados y de los tibios, (…) regular las órbitas de las autoridades intermedias; (y) fijar la opinión pública ».48 Aun así se trataba de condicionar el « modo » de actuar del monarca, identificando la magnanimidad de su acción con la opción constitucional representativa y la soberanía de la nación. El sentimiento aristocrático estaba presente, pero en tensión con el registro de los derechos, con matices constitucionalistas, las supervivencias absolutistas y, tal vez, el republicanismo.

La victoria pedrina

  • 49 Véase Souza, op. cit., y Barreiros, op. cit.

36 El viaje del príncipe a Minas fue la contraparte provincial del proceso que ocurrió en Río de Janeiro y que se proyectó a escala nacional. Se producía un enfrentamiento sobre los medios de preservación de la autonomía brasileña, de su unidad territorial y del orden social. Oponía un proyecto que se anclaba en el poder real, irradiándose desde el centro hacia la sociedad de las provincias, y otro que partía del autogobierno para, en libre unión, constituir un centro común. En su recorrido desde la Corte, el príncipe fue granjeándose apoyos en haciendas, aldeas y villas de Barbacena, São João del Rei, São José del Rei, Queluz y, finalmente, Vila Rica49.

  • 50 Nascimento, op. cit, pp. 43 y 97; CMI, op. cit., p. 366, y Vasconcelos, op. cit., pp. 126-128. Cecí (...)

37 São João del Rei, típica representante de la economía de abastecimiento, fue el ejemplo cristalino de la « sintonía comercial de esos [actores] locales con el centro mercantil de Río de Janeiro », llevando a la oposición al Gobierno de Vila Rica. La villa proveyó el aparato militar con su 1º Regimiento rumbo a la Capital, demostrando ser « un emporio político y militar suficientemente fuerte » como para servir de base al proyecto de unidad en torno del príncipe. Llegando a la capital, combinando actos de autoridad y negociaciones, en episodios de difícil verificación, la dirección pedrina logró imponerse a la aislada Junta. El Príncipe fue recibido solemnemente, anuló los « actos ilegales » y ordenó elecciones para una nueva Junta. Pero también proclamó su constitucionalismo y trató de responder a la desconfianza liberal, proclamando que « [l]os hierros del despotismo empezaron a ser rotos (…). Uníos conmigo y marcharéis constitucionalmente ».50

  • 51 Véase JGI, op. cit., p. 881; Ana Rosa C. da Silva, Identidades políticas e a emergência do novo Est (...)

38 Habiendo triunfado el proyecto pedrino en la Provincia, el Gobierno Provisorio reconoció la autoridad del Príncipe y admitió las elecciones de una nueva Junta, conformada por los procuradores de Provincia y cuyo presidente sería el viejo Portugal e Castro. El Príncipe logró invertir el sentido del pacto, « por medio de las nociones de ‘perdón’ y ‘recompensa’ » y de su figura paternal. Convivieron entonces el compromiso liberal junto y las distinciones, mercedes, privilegios, cargos y mejoras: este repertorio del Antiguo Régimen tomaba en cuenta los intereses de la élite social local. La « celebración del pacto » coincidió con festejos y rituales monárquicos, elementos religiosos, palios, arcos y besamanos, donde el cauteloso pactismo de São João del Rei se expresaba paradójicamente en un pórtico que representaba la provincia de Minas « Genuflexa, a los reales pies ».51

  • 52 Véase Nascimento, op. cit., pp. 109-117, y RAPM, Año XIV, 1909, op. cit., pp. 377-406.

39 Pero la conclusión del periplo no supuso el fin de la reducción de los facciosos. No por casualidad el juiz de fora bahiano, Cassiano Espiridião de Mello Mattos fue excluido del acuerdo y fue el único de su rango que tuvo que renunciar. Ni siquiera era miembro del Gobierno, pero se le acusó de levantar un Motín contra el Príncipe y, sobre todo, de « derramar ideas para formar (…) una confederación de Estados Unidos independientes de esta con otras provincias ».52 El proyecto alternativo pesaba más que la desobediencia a la autoridad. La vuelta del orden se completó extendiendo la persecución a los radicales a toda la Provincia. El pacto construido resonaba en la Provincia, a pesar de las tendencias en pugna.

  • 53 Véase Souza, op. cit., p. 148; Nascimento, op. cit., p. 236 passim; Luiz Carlos Villalta, « Pernamb (...)

40 Un contractualismo liberal, tal como lo ha observado Iara Lis Souza, difería de un « pacto de sujeción » absoluto, de tipo hobbesiano, ya que se asentaba en el « reformismo ilustrado ». Se trataba de un nuevo pacto, aunque matizado por las antiguas costumbres en fuerte tensión; ya no el viejo pacto dentro de nuevos moldes.53 Persistía el anhelo de la representatividad social, bajo la exigencia de un « Congreso Brasileño », inicialmente como parte del Reino Unido, posteriormente como corolario de la independencia. Esto iba de la mano con la revitalización de la idea monárquica. El Príncipe reunió liberales de diversas tendencias en la Corte y en las provincias de São Paulo y Minas. Aunque con diferentes perspectivas de desarrollo de la opción monárquica –con el fortalecimiento del monarca o con la paulatina preeminencia de la representación–, fue forjada una alianza para la conservación de la autonomía, del orden y de la unidad territorial.

  • 54 Véase para una crítica a la perspectiva de recolonización, Véase Márcia Regina Berbel, « A retórica (...)

41 La dirección pedrina estimuló la preservación de la autonomía, bajo la égida de Reino Unido. Convocó una Asamblea Constituyente en Brasil en el marco de la profundización de los conflictos con las Cortes de Lisboa que contemplaba la recolonización, hasta la ruptura definitiva con Portugal, en el segundo semestre de 1822. Entonces se consolidó el pacto pedrino con diversas corrientes liberales de la corte, e, igualmente, con el Liberalismo del Norte, que incluía íconos radicales, tales como el pernambucano Frey Caneca y el bahiano Cipriano Barata.54 El proceso de adhesión se extendió al país entero a lo largo de 1822-1823.

  • 55 Iara Lis Souza, op. cit., y Descripción de los festejos de Caeté y Vila do Príncipe en la Aclamació (...)

42 Sin embargo, el monarquismo, que para algunos era sólo una estrategia, era inculcado en la población por los títulos heroicos del príncipe y se iba fortaleciendo. Las fiestas de aclamación del Emperador fueron vehículos de la persona real en el seno de una población variada. La construcción de la imagen heroica, hecha de bustos, retratos, efigies y epítetos como el de « Pedro el Grande »,55 oscurecerían conceptos nuevos, tales como « constitución » y « asamblea soberana », en una sorda disputa entre el constitucionalismo y el crecimiento de la autoridad real.

  • 56 Representación del Procurador General de la Provincia de São Pedro do Sul, suscrita por el consejer (...)
  • 57 En 2 de febrero de 1823. Ibid., p. 67. No tenemos noticias de retractación por la Cámara de Caeté.

43 Pero yacía también en las aclamaciones, un contraste. Promovidas por las Cámaras incluyeron, en general, la condición, prevista por el Senado de la Cámara de la Corte, del previo juramento del emperador a la Constitución venidera. Criticadas por autoridades de Río de Janeiro, las Cámaras cancelaron la « exótica Cláusula » por apoyar los « designios de algunos subversores del orden público ». La de Tamanduá la adoptó por « simple condescendencia y sin reflexión », la de Pitangui por sus “ilusiones”. La de Barbacena anunció que lo hizo por sumisión y evocaba el derecho divino: « La Providencia de Dios se manifiesta a nuestro favor dándonos un Emperador (…); no debemos ignorar sus beneficios y ser ingratos ».56Por otro lado, instada a retractarse, la Cámara de Caeté afirmó la dimensión contractual de la relación del « pueblo » con el emperador. La presentó como un elemento evidente, y presente desde los principios de su negociación.Afirmaba también la autoridad del príncipe, repudiando su subordinación al Legislativo en una forma democrática. Caeté se destacó en los festejos de aclamación, inclusive por la profusión de símbolos monárquicos. En otras palabras, el contractualismo definió las fronteras entre el poder y el simbolismo monárquico y la « quimera » democrática.57

  • 58 Oficio del 3 de marzo de 1823. CMI, op. cit., p. 140.

44 El oficio enviado por el Procurador General de la Provincia, Estevão Ribeiro de Resende, a José Bonifácio, ministro de D. Pedro, el 3 de marzo de 1823, a propósito de la Cámara de Caeté arroja luz sobre la provincia de Minas en el contexto de la hegemonía pedrina. El Procurador escribe « que bien claramente desaprueba el Manifiesto que firmé sobre el previo juramento (…) y antes sostienen esas cláusulas: Quiera Vuestra Excelencia elevar todo al conocimiento de Su Majestad Imperial para que quede enterado sobre aquél rincón de las Minas donde hay espíritus traviesos ».58

  • 59 En relación a Paracatu, Ana Rosa C. da Silva señala la influencia de los potentados locales. Véase (...)

45 El contractualismo era, de hecho el crimen mayor. Pero si bien formaba parte del proyecto pedrino, la Provincia aún presentaba matices liberales. Como lo señala Nascimento, las villas y cámaras de Mariana, Barbacena, Campanha, Caeté, Vila do Príncipe y Paracatu, apoyaron en mayo la petición de la Cámara de Río de Janeiro, solicitando una Asamblea en Brasil. Mientras las de Vila Rica, São João del Rei y Sabará le atribuyeron al príncipe Pedro la iniciativa de convocar una Asamblea en el mes de junio. Por otro lado, Sabará defendió la elección directa, en « probable sintonía » con los liberales radicales de la Corte y protegiéndose de la interferencia del Gobierno Provincial, de orientación pedrina59.

46 La Asamblea Constituyente tenía una mayoría de liberales moderados. Aun así, el Emperador declaró en su apertura que acataría la Constitución si fuese digna de él y de Brasil. El conflicto entre el Monarca y la Asamblea resultó en su violenta disolución, con prisiones y exilios. Un Consejo elaboró la Carta que, después de haber sido refrendada por las Cámaras, fue concedida. La novedad era el Poder Moderador, que le daba al monarca la prerrogativa de disolver la Cámara de diputados.

47 Con el consenso pedrino, la nueva Junta de Gobierno elegida adhirió a la figura real, mandó abrir pleitos contra los « anarquistas » y los « demagogos » y, tal como la de São Paulo, aprobó la disolución de la Constituyente, por « graves motivos », diferenciándose del Norte, que estallaría en la Confederación de Ecuador. Las Cámaras juraron la Carta otorgada, en abril de 1824. El primer presidente nombrado, Fonseca de Vasconcelos, un partidista pedrino, continuó hasta 1827 y fue consagrado Vizconde de Caeté,extendiendo a la Provincia la política represiva e impidiendo el contagio del radicalismo separatista y republicano del Norte. Se aplacaron finalmente las ambiciones liberales del Sur y del Norte.

  • 60 Ana Rosa C da Silva, « A aplicação da Justiça em Minas Gerais: tensões e controvérsias em torno da (...)

48 Minas estaba lejos de las agitaciones del Norte « democrático » y su Confederación del Ecuador, donde no se desconoció el primer juramento. Pedrina, se oponía al Liberalismo del Norte, y a su influencia subversiva, a la democracia sugerida por la Corte y a las Repúblicas de la América Hispánica, en las cuales « la formación de juntas de gobiernos independientes » se sumaba a la acefalía de la corona, en el camino de las pequeñas repúblicas. La prensa minera del pedrismo, como el periódico Abelha do Itaculumy, combatió la democracia defendida por el Revérbero Constitucional en la Corte, en 1822. Censuraba a los « Partidistas de la Democracia Pura » y criticaba la « desorganización de la sociedad civil » por las « pretensiones opuestas de las familias más influyentes » de las repúblicas de la América española. La monarquía describía el mejor género de gobierno ya que alejaba la nación de las « novedades teóricas » de los « Gobiernos oligárquicos o Republicanos » y del « peligroso camino de las Revoluciones. »60

Figura 2: Minas Gerais en 1821

Figura 2: Minas Gerais en 1821

Fuente: Laird W. Bergad, Escravidão e história econômica: demografia de Minas Gerais, 1720-1888, Bauru, EDUSC, 2004, p. 38.

  • 61 Abelha do Itaculumy, Ouro Preto, 9/5/1825.

49 En la Abelha, el frenesí por la simbólica monárquica se materializaría en la movilización de voluntarios y alistados en las tropas imperiales. En 1825, a propósito de los conflictos en Maranhão, el periódico tachaba la Revolución de «  cancro en el cuerpo humano », afirmando el carácter minero: « [...] los Mineros no promueven desórdenes, los acomodan y los disipan, en cualquier parte donde pueda ».61

La caída pedrina

  • 62 Véase Claus Rodarte, Partidos políticos, poderes constitucionais e representação regional na 1ª leg (...)
  • 63 O Universal, Ouro Preto.

50 Pero el desgaste político del Emperador después de la represión de la Constituyente y la crisis del Primer reinado permitió la paulatina recuperación del prestigio de los liberales de la Provincia. Las elecciones para el Parlamento en 1824 señalarían « un vuelco político » con la elección de miembros de la primera Junta, revirtiendo el ostracismo político. Nuevos opositores salieron igualmente elegidos, además de buenas votaciones para el Senado62. Se retomaba la perspectiva de la representación e, inclusive, de la autonomía, bajo la perspectiva del federalismo. La generación de la Independencia manifestaba nuevas tendencias. Entonces liberales mineros se destacaron en la oposición al Emperador, en una nueva inflexión de las tensiones entre nuevas y antiguas concepciones. La Revolución, aunque cercada de atenuantes, no sería apenas un cancro. El 27 de julio de 1827, el principal periódico Liberal minero se arriesgaba a decir que « (no) es incompatible con lo revolucionario la profesión de los mejores sentimientos ».63

51 En una inflexión de la moderación minera en contraste con la excesiva autoridad monárquica, que redundaría en la experiencia regencial inaugurada por la abdicación del Emperador y la minoría de edad del Príncipe heredero. No fue una coincidencia que el fin de la aventura pedrina se haya dado en un viaje a Minas, en marzo de 1831, con un resultado opuesto, indicio de la variedad de proyectos y consensos en la misma tierra y con la misma gente. Ansiando por la preeminencia de la representación aún asentada en aquella peculiar sociedad e inmersa en una nueva y aún más compleja coyuntura.

Conclusiones

52 Minas Gerais fue un elemento central en la Independencia, siendo el punto de apoyo para el triángulo Río de Janeiro-São Paulo-Minas Gerais y un baluarte frente a las fuerzas centrífugas del Norte. Fue el apoyo político, económico y militar más firme del proyecto monárquico en el enfrentamiento entre el autonomismo y la opción pedrina. Fue una posición liberal, pero matizada por el constitucionalismo radical, el respeto a la autoridad monárquica y el viejo habitus absolutista. Los riesgos de la fragmentación y el desorden determinaron esta afiliación política.

53 Estos contrastes no remiten a la ambigüedad del momento, sino a su carácter tenso e incierto y a las variantes ideológicas y culturales, al « utillaje mental » de aquellos agentes sociales. Muestran que todas las opciones estaban abiertas, y ningún camino predeterminado, y que las acciones y elecciones que fueron esenciales para alcanzar el resultado fueron el resultado de una compleja acción humana.

Haut de page

Notes

1 Véase Eduardo C. D. Barreiros, Pedro: jornada a Minas Gerais em 1822, Río de Janeiro, José Olympio, 1973, pp. 5 y 122; Francisco Iglesias, « Minas Gerais », Sérgio B. de Holanda (dir.), História Geral da Civilização Brasileira, São Paulo, Difel, 1978. v. 2, p. 385; y Vera L.N. Bittencourt, De Alteza Real a Imperador: O Governo do Príncipe D. Pedro, de abril de 1821 a outubro de 1822, 2006, Tesis de Doctoramiento, Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo, pp. 88 y 96-106. Minero/a/os: oriundo de Minas Gerais (N. de la T.).

2 Véase Ana R. C. da Silva, Identidades em construção. O processo de politização das identidades coletivas em Minas Gerais, de 1792 a 1832, São Paulo, Almanack Brasiliense, nº 1, disponible desde mayo de 2005, consultado el 12 de enero de 2012, http://www.almanack.usp.br/PDFS/1/almanack.pdf, y Barreiros, op. cit., y Repuesta a la portería supra (en la que el Príncipe hace exigencias para su entrada en Vila Rica). Revista do Arquivo Público Mineiro (RAPM), año XIV, 1909, p. 379: http://www.siaapm.cultura.mg.gov.br/. Pedrino : relativo al príncipe Pedro.

3 Contorneando São João del-Rei recorrió cerca de 77 leguas o 550 km. Barreiros, op. cit., p. 122, y Gazeta do Río de Janeiro, 30 de abril de 1822.

4 Véase Barreiros, op. cit., el autor calcula 97, 5 leguas, p. 123, con leguas de 6.600 m ; H.G.F. Halfeld & J.J. Von Tschudi, A província brasileira de Minas Gerais, Belo Horizonte, Fundação João Pinheiro, 1998, p. 68; Barão Guilherme de Eschwege, « Notícias e Reflexões Estadísticas da Província de Minas Gerais », RAPM, año IV, 1899, p. 737-62; Giorgio Mortara, « Estudos sobre a utilização do censo demográfico para a reconstituição das estatísticas do movimento da população do Brasil », Revista Brasileira de Estatística, año II, n. 5, vol. III, enero/marzo 1941, p. 41-43; João Antônio de Paula, Raízes da modernidade em Minas Gerais, Belo Horizonte, Autêntica, 2000, p. 34; Iara Lis F. S. C. Souza, Pátria coroada: o Brasil como corpo político autônomo, São Paulo, UNESP, 1999, p. 150-169 y Luiz Geraldo Silva, « Um projeto para a nação. Tensões e intenções políticas nas ‘Províncias do Norte’ », Revista de História (USP), v. 158, p. 199-216, 2008, URL: http://www.revistasusp.sibi.usp.br/pdf/rh/n158/a07n158.pdf.

5 Véase Antonio Gramsci, Cuadernos de la Cárcel, edición crítica del Instituto Gramsci a cargo de Valentino Gerratana, traducción de Ana María Palos, 2ª Edición, México, Ediciones Era, 1999, p. 510; y Antonio Gramsci, Antología, Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán, México, Siglo XXI, 2005, p. 394. También Douglas C. Libby, Transformação e Trabalho em uma economia Escravista: Minas Gerais no século XIX, São Paulo, Brasiliense, 1988; Ana Rosa C. Silva, « Entre o lucro e a distinção. Uma aproximação ao significado de ‘ser elite’ nas Minas oitocentistas (1822-1831) », Almanack Brasiliense, nº 7, consultado el 12 de enero de 2012 http://www.revistasusp.sibi.usp.br/pdf/alb/n7/a04n7.pdf; Id., « Minas no contexto da ‘acomodação’. As relações de poder, as práticas políticas e a tessitura das identidades », Revista Aulas, v. 2, 2006, p. 1-31, p. 23, http://www.unicamp.br/~aulas/volume02/pdfs/minas_2.pdf; y Andréa Slemian, « Seriam todos cidadãos? Os impasses na construção da cidadania nos primórdios do constitucionalismo no Brasil (1823-1824) », István Jancsó (org.), Independência: história e historiografia, São Paulo, Hucitec, 2005, p. 830-831. Para el contingente de libertos, Véase Andréa L. Gonçalves, « As Margens da Liberdade: alforrias em Minas Gerais na primeira metade do século XIX »; Tarcísio R. Botelho, « As Alforrias em Minas Gerais no Séc. XIX »; y Eduardo França Paiva, « Alforrias e discriminação social: séculos XVIII, XIX e XX », LPH: Revista de História, nº 6, 1996.

6 Véase Wlamir Silva, Liberais e povo: a construção da hegemonia liberal-moderada na província de Minas Gerais (1830-1834), São Paulo, HUCITEC, 2009, capítulo 2; Pierre Bourdieu, « La identidad y la representación: elementos para una reflexión crítica sobre la idea de región », Ecuador Debate, n° 6, abril 2006, http://www.dlh.lahora.com.ec/paginas/debate/paginas/debate1637.htm, consultado en julio de 2012, y Abelha do Itaculumy, Ouro Preto, 23/1/1824.

7 Véase Luciano R. de A. Raposo, « O Império em apuros. Notas para o estudo das alterações ultramarinas e das práticas políticas no Império Colonial Português, séculos XVII e XVIII », Júnia F. Furtado, Diálogos oceânicos, Belo Horizonte, UFMG, 2001, p. 197-254; Carla Maria J. Anastasia, Vassalos rebeldes: violência coletiva nas Minas na primeira metade do século XVIII, Belo Horizonte, C/Arte, 1998, p. 12; Laura de Mello e Souza, Desclassificados do ouro: a pobreza mineira no século XVIII, 2ª edición, Río de Janeiro, Graal, 1986, p. 91-140; Marco A. Silveira, O universo do indistinto, São Paulo, Hucitec, 1997, p. 25; Carlos M. Guimarães, « Inconfidência, Estrutura Agrária e Escravidão », Revista do departamento de História (UFMG), « O século XVIII », nº 9, 1989, p. 161-179, siendo el propio Tiradentes un propietario de considerable cantidad de tierras, cf. p. 166; y Kenneth Maxwell, A Devassa da Devassa – a Inconfidência Mineira: Brasil e Portugal: 1750-1808, Río de Janeiro, Paz e Terra, 1978.

8 Véase Maria Odila da S. Dias, « A Interiorização da Metrópole », C.G. Mota (org.), 1822 Dimensões, 2ª edición, São Paulo, Perspectiva, 1986, p. 160-186; Souza, op. cit., p. 30-31, y Manuel de O. Lima, O Movimento da Independência: 1821-1822, São Paulo, Melhoramentos, 1989, p. 293.

9 As Câmaras Municipais e a Independência (CMI), volumen 2, Río de Janeiro, Archivo Nacional/ Consejo Federal de Cultura, 1973, p. 206-207.

10 Véase Alcir Lenharo, As Tropas da Moderação, São Paulo, Símbolo, 1979 y Roberto B. Martins, « A transferência da Corte portuguesa para o Brasil: impactos sobre Minas Gerais », In Anais do XIII Seminário sobre a Economia Mineira, Diamantina, CEDEPLAR/FaCE/UFMG, 2008, p. 1-18.

11 CMI, op. cit., pp. 323-324, y, respectivamente, p. 53, 74, 125-126,144, 173, 247-248, 256-258 y 266-267.

12 Véase Valentin Alexandre, Os sentidos do Império. Questão nacional e questão colonial na crise do antigo regime Português, Porto, Afrontamento, 1993; Lúcia Maria B. P. das Neves, Corcundas e Constitucionais: a cultura política da Independência (1820-1822), Río de Janeiro, Revan, 2003; Cecília Helena L. de S. Oliveira, A Astúcia liberal: relações de mercado e projetos políticos no Río de Janeiro (1820-1824), Bragança Paulista, Ícone, 1999; y Andréa Slemian, Vida política em tempo de crise: Río de Janeiro (1808-1824), São Paulo, HUCITEC, 2006, parte II.

13 Véase « Proclamação das Cortes aos habitantes do Brazil », Correio Braziliense, setiembre de 1821; Maria do S. F. Barbosa, Liberais & Liberais: guerras civis em Pernambuco no século XIX, Recife, UFPE, 1996, p. 128-193; y Iara Lis C. Souza, op. cit., p. 134; Maria do S. F. Barbosa, « Liberais Constitucionalistas entre dois centros de poder: Río de Janeiro e Lisboa », Tempo. Revista do Departamento de História da UFF, v. 12, p. 109-136, 2008. URL: http://www.historia.uff.br/tempo; Marcus C., D. Domingos, Hermógenes e a eleição para as Cortes de Lisboa na comarca de Paracatu e na província de Minas Gerais: 1821-1822, tesis de maestría, Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo, 2007, p. 55-68; y Liana Maria Reis & Ângela V. Botelho, Dicionário Histórico: Colônia e Império, Belo Horizonte, Dimensão, 1998, p. 74-75. Iara Lis Souza destaca inclusive la reintroducción de Relaciones en Bahia y en Maranhão, más próximos y vinculados a Lisboa.

14 Se trata de la esclavitud política, del sometimiento al poder absoluto. Véase Joaquim Felício dos Santos, op. cit., pp. 362-363. Felício dos Santos nació en 1822 y la primera edición de las Memorias es de 1868. El autor se refiere al uso de « testigos oculares y fidedignos » (p. 360), lo que hace de él un depositario de impresiones únicas sobre aspectos poco conocidos, aunque la reservemos como memoria.

15 Cf. Bittencourt, op. cit., p. 199.

16 Véase Felício dos Santos, op. cit., p. 363-368, y Luciano da S. Moreira, Imprensa e política Espaço público e cultura política na província de Minas Gerais,1828-1842, Tesina de Maestría, Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas de la Universidad Federal de Minas Gerais, 2006, p. 83 ; Domingos, op. cit. Marcus Caetano Domingos señala la difusión y la confusión de las elecciones de los diputados constituyentes con la de la Junta con la anticipación de las elecciones del Gobierno Provisorio, « causando exclusiones, tensiones y alianzas », op. cit., p. 23.

17 Véase Iglesias, op. cit., pp. 383-384; Elección de la 1ª Junta del Gobierno Provisorio de Minas Gerais, 20 de setiembre de 1821, Revista del Archivo Público Minero (RAPM), año I, ene./mar. 1896, p. 99; Ronald P. de Oliveira, « Estudo introdutório », Visitas pastorais de Dom Frei José da Santíssima Trindade (1821-1825), Belo Horizonte, Fundación João Pinheiro, 1998, p. 21-77, p. 32; y Estilaque F. dos Santos, A monarquia no Brasil: o pensamento político da Independência, Vitória, EDUFES/CEG, 1999, op. cit., p. 263, 366 y 369.

18 Véase Elección de la 1ª Junta del Gobierno Provisorio de Minas Gerais, 20 de setiembre de 1821, Revista del Archivo Público Minero (RAPM), año I, ene./mar. 1896, p. 99; Barbosa, op. cit., pp. 101-10; Joaquim Felício dos Santos, op. cit., p. 369; Domingos, op. cit., pp. 94-95; y términos importantes tomados en Junta por el Gobierno Provisional de esta Provincia de Minas Gerais (1821-1822), RAPM, año IX, fascículos I y II, 1904, op. cit., pp. 643/644. Portugal e Castro habría intentado la extinción de la Junta e inclusive tramado el asesinato de su secretario, véase Domingos, op. cit., p. 126-127. Juiz de fora (Literalmente, juez de afuera): era un magistrado nombrado por el Rey de Portugal (N. de la T.).

19 Bittencourt, op. cit., p.133. El futuro Barón de Pontal era magistrado y propietario de tierras en la región de Mata Norte. Véase Irene N. de Rezende, Negócios e participação política: fazendeiros da zona da Mata de Minas Gerais (1821-1841), 2008, tesis doctoral, Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo, p. 104-132.

20 Con el envío de emisarios a las capitales de esas provincias. Véase Vasconcelos, op. cit., p. 52-58, y Iglesias, op. cit., p. 385 y, para la Corte, Oliveira, op. cit., p. 113-141 y 178-179. El grupo más radical de la Corte, liderado por Gonçalves Ledo, apenas entre enero y mayo de 1822 adhirió al proyecto pedrino, repudiando a la Junta de Vila Rica, p. 187-190.

21 Véase Oficio enviado al Ministro de Estado de los Negocios del Reino, el 5 de enero de 1822. RAPM, año IX, fascículos III y IV, 1904, p. 607; Bittencourt, op. cit., p. 88; Nascimento, op. cit., pp. 83 y 84; y Denis A. de M. Bernardes, « Pernambuco e sua área de influência: um território em transformação (1780-1824) », Jancsó, op. cit., pp. 379-409; y Términos importantes tomados en Junta por el Gobierno Provisional..., op. cit. Al contrario de la oposición sugerida por Barbosa, Maria do S. F., « Liberais constitucionalistas entre dois centros de poder... », op. cit.

22 Véase Vasconcelos, Salomão de, O fico: Minas e os mineiros na Independência, 2ª edición, Belo Horizonte, Instituto Histórico y Geográfico de Minas Gerais, 1972; Cartas e mais peças officiaes: dirigidas a Sua Magestade o Senhor D. João VI pelo Príncipe Real o Senhor D. Pedro de Alcantara e junctamente os officios e documentos, que o General Commandante da tropa expedicionaria existente na provincia do Río de Janeiro tinha dirigido ao governo, Lisboa, Imprenta Nacional, 1822, s/n. Reproducida en Valadão, Alfredo, Da Aclamação à Maioridade (1822-1840) e outros Trabalhos históricos, 3ª. edición, Río de Janeiro, Freitas Bastos, 1973, p. 148-149. Para el proyecto de José Bonifácio véase Silva, Ana Rosa C. « (Re)inventando a Monarquia: o modelo de Estado dinástico na transição para a modernidade política mineira », Gonçalves Andréa L. y Araújo, Valdei L. de (org.), Estado, Região e Sociedade. Contribuições sobre a história social e política, Belo Horizonte, Argvmentvm, 2008, p. 77.

23 En diciembre, un emisario de la Junta Paulista, Antonio Carlos da Costa d’Aguiar e Andrade, intentó sin éxito la adhesión minera al plan pedrino. Véase Bittencourt, op. cit., p. 134; Torres, op. cit., p. 765; Iglesias, op. cit., pp. 385 y 387, y, en Carta a João VI, 15 de febrero, Bittencourt, op. cit., p. 129.

24 Véase Nascimento, op. cit., pp. 76-79; « Collecção dos officios que as câmaras, e mais autoridades da Província de Minas Geraes tem dirigido a Sua Alteza Real o Príncipe Regente do Brazil », RAPM, año XIV, 1909, pp. 349-418; Gazeta do Río de Janeiro, 28/2/1822, y CMI, op. cit., pp. 28-29. El manifiesto está publicado en la Revista del Archivo Público Minero y fue publicado en la Gazeta do Río de Janeiro, 28 de febrero, en el contexto de disputa por la dirección de la Provincia

25 Nombre con el qual se quedó conocida la decisión de permanencia de Pedro en el RJ, que significaba « me quedo ».

26 La misma duda de los liberales más radicales de la Corte. Oliveira, op. cit., pp. 107 y 186-187.

27 Oficio de la Junta de Minas a Pedro, 29 de enero de 1822, As Juntas Governativas e a Independência (JGI), volumen 2, Río de Janeiro, Consejo Federal de Cultura, 1973, 965 p, p. 861.

28 Véase CMI, op. cit., p. 354, y Nascimento, op. cit., p. 241. Las Cámaras de Sabará, Baependi y Barbacena también apoyaron la investidura del poder Ejecutivo en la persona del Príncipe.

29 Véase Bittencourt, op. cit., p. 129; Iglesias, op. cit., p. 384; Estilaque F. dos Santos, op. cit., p. 266; Ofício da Junta de Minas a Dom Pedro, 1º de marzo de 1822, JGI, op. cit., p. 869, también p. 873-877.

30 CMI, op. cit., pp. 351-367.

31 La expresión pertenece a Estilaque dos Santos. Véase Estilaque F. dos Santos, op. cit., p. 267, Valadão, op. cit., p. 148-150 y 174.

32 Oficio para el Soberano Congreso de las Cortes, 7 de enero de 1822. RAPM, año IX, fascículos III y IV, 1904, pp. 609-610.

33 Como definieron, respectivamente, Valadão, op. cit., p. 172, Iglesias, op. cit., p. 385, Vasconcelos, op. cit., pp. 124-125 y 188-189, y Torres, op. cit., p. 765. Véase Andréa Slemian, Sob o império das leis: constituição e unidade nacional na formação do Brasil (1822-1834), São Paulo, HUCITEC, 2009, p. 147, y CMI, op. cit., p. 362-363.

34 Oficio de la Junta de Minas a Pedro, 22 de marzo de 1822, JGI, op. cit., p. 876.

35 Véase Slemian, Andréa, Sob o império das leis..., op. cit., pp. 25-28 y 73-86; JGI, pp. 876-877; y Coser, Ivo, « O pensamento político dos liberais: o conceito de americanismo na construção do Estado brasileiro », Perspectivas: Revista de Ciências Sociais (UNESP), v. 38, p. 49-73, 2010. URL: http://seer.fclar.unesp.br. Las “veleidades separatistas” están en Ana Rosa C. da Silva, « Identidades políticas e a emergência do novo Estado Nacional », JANCSÓ, István (org.), op. cit., p. 528.

36 Véase Vasconcelos, op. cit. pp. 51 y 72; Estilaque F. dos Santos, op. cit., pp. 268-269; Ana Rosa C. da Silva, Identidades políticas e a emergência do novo Estado Nacional..., op. cit., pp. 534-535; Iara Souza, op. cit.; Lenharo, op. cit., pp. 58-65; Nascimento, op. cit.; Bittencourt, op. cit., capítulo 3, y CMI, op. cit., pp. 362-363. Las Juntas tuvieron dificultades de representación también en otras regiones, véase Barbosa, 2008, pp. 109-136.

37 CMI, op. cit., p. 31.

38 Véase Bourdieu, op. cit., y ¿Qué significa hablar? Economía de los intercambios lingüísticos, Madrid, Ediciones Akal, 1985, p. 29; y Gramsci, op. cit., volumen 1.

39 Ibid., p. 33-34.

40 Ibid., p. 325.

41 Ibid., p. 325. En tonos intermedios encontramos las manifestaciones de las villas de Sabará, Príncipe y Paracatu, más al norte, São José del Rei y Campanha, más al sur, pp. 270, 369, 325 y 260. p. 325. Véase Odaci L. Coradini, « Panteões, Iconoclastas e as Ciências Sociais », Loiva Otero Félix & Cláudio P. Elmir (org.), Mitos e Heróis: construção de imaginários, Porto Alegre, UFGRS, 1998, p. 230.

42 Cerca de 66 km. Barreiros, op. cit., p. 77.

43 Ana Rosa C. da Silva, Identidades políticas e a emergência do novo Estado Nacional..., op. cit., p. 520. Uno cuidado que debe tomarse es al respecto del protagonismo en las Cámaras, que no puede reducirse a una mera conducción de « hombres buenos » por el ejercicio del poder local, en los términos coloniales. Ellas tenían estructuras híbridas –de continuidad y discontinuidad– entre la antigua representación y el nuevo espacio público. Véase Souza, op. cit., p. 147.

44 Auguste de Saint-Hilaire, 2a. Viagem do Río de Janeiro a Minas Gerais e a São Paulo – 1822, Belo Horizonte: Itatiaia; São Paulo, EDUSP, 1974, pp. 40-44. Según Eschwege, en 1821 el porcentaje de la población de color en las comarcas de Vila Rica y São João del Rei era, respectivamente, de 74,4% y 63,3%, pequeña diferencia que no sostiene tal percepción. Raimundo J. da C. Matos, Coreografia Histórica da Província de Minas Gerais (1837), Belo Horizonte, Itatiaia, São Paulo, Edusp, 1981. v.1, p.115, vol. II, p. 43.

45 Cf. Domingos, op. cit., p. 70. Inclusive como artificio para confundir y postergar las elecciones, p.71. Véase Eduardo F. Paiva, « Minas depois da mineração [ou o século XIX mineiro] », Keila Grinberg y Ricardo Salles (org.). O Brasil imperial, vol. 1, Río de Janeiro, Civilização Brasileira, 2010, p. 280-281, « Termos importantes tomados em Junta pelo Governo Provisional desta Província de Minas Gerais (1821-1822) », op. cit., y JGI, op. cit. P. 866.

46 Véase Ana R. C. da Silva, Identidades políticas..., op. cit., pp. 527-528 y 538-541; y Souza, op. cit., pp. 150-169. La lectura del fetiche es de Maria Lúcia R. C. Teixeira, As cartas de seguro: de Portugal para o Brasil Colônia. O perdão e a punição nos processos-crimes das Minas do Ouro (1769-1831), Tesis doctoral, Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo, 2011, p. 243. Ana Rosa C. da Silva destaca el llamado de atención de José Fernandes de Sousa a la Comisión de Ultramar, el 15 de setiembre de 1821. Debemos considerar que Minas no tuvo acciones populares autónomas en la conflictiva coyuntura de la primera mitad del siglo XIX.

47 CMI, op. cit., p. 327.

48 Oficio del 8 de abril, Nascimento, op. cit., p. 358. Era también una preocupación de Vila do Príncipe, Paracatu, Mariana y Vila Rica. Véase CMI, op. cit., pp. 373, 250, 149 y 214.

49 Véase Souza, op. cit., y Barreiros, op. cit.

50 Nascimento, op. cit, pp. 43 y 97; CMI, op. cit., p. 366, y Vasconcelos, op. cit., pp. 126-128. Cecília Oliveira le atribuye a intereses económicos de los negociantes de São João del Rei y Barbacena, la adhesión al Fico, op. cit., p. 183.

51 Véase JGI, op. cit., p. 881; Ana Rosa C. da Silva, Identidades políticas e a emergência do novo Estado Nacional..., p. 543; Souza, op. cit., pp. 170-171 y 242-247; Nascimento, op. cit., en especial las pp. 137 y 186-197; y Ana Rosa C. da Silva, (Re)inventando a Monarquia, op. cit., p. 82. El Pórtico fue ofrecido por negociantes, cf. Souza, op. cit., pp. 244-245.

52 Véase Nascimento, op. cit., pp. 109-117, y RAPM, Año XIV, 1909, op. cit., pp. 377-406.

53 Véase Souza, op. cit., p. 148; Nascimento, op. cit., p. 236 passim; Luiz Carlos Villalta, « Pernambuco, 1817, ‘encruzilhada de desencontros’ do Império luso-brasileiro: notas sobre as ideias de pátria, país e nação », Revista USP, São Paulo, 2003, v. 58, p. 58-91; y Lyra, op. cit., pp. 32-33. URL: http://www.fafich.ufmg.br/pae/apoio/pernambuco1817.pdf.

54 Véase para una crítica a la perspectiva de recolonización, Véase Márcia Regina Berbel, « A retórica da recolonização », en Jancsó, op. cit., pp. 791-808. Para la coyuntura política de la Independencia, a lo largo del texto, Véase Cecília Oliveira, op. cit., Iara C. de Souza, op. cit., y Neves, op. cit., Luiz Geraldo Silva, « Um projeto para a nação. Tensões e intenções políticas nas ‘Províncias do Norte’ (1817-1824) ». Revista de História (USP), v. 158, p. 199-216, 2008, p. 207, y Andréa Slemian, « Um Império entre repúblicas? Independência e construção de uma legitimidade para a monarquia constitucional no Brasil, 1822-1834 », Cecília Helena Oliveira; Véasea L. N. Bittencourt; Wilma Peres Costa (org.), Soberania e conflito: configurações do Estado nacional no Brasil do século XIX. São Paulo: Hucitec, 2010, p. 121-148.p., pp. 129-130.

55 Iara Lis Souza, op. cit., y Descripción de los festejos de Caeté y Vila do Príncipe en la Aclamación al Emperador, 14 de octubre de 1822. CMI, op. cit., pp. 63-65, 319-322 y 384.

56 Representación del Procurador General de la Provincia de São Pedro do Sul, suscrita por el consejero Manuel Ferreira da Câmara Bitencourt e Sá y demás procuradores y expresiones de la C.M. de Mariana. Tamanduá, en Sesión del 12 de febrero de 1823, y Pitangui, en Sesión de Ediles del 20 de enero de 1823. CMI, op. cit., pp. 244, 254, 168, 170, 51 y 254..

57 En 2 de febrero de 1823. Ibid., p. 67. No tenemos noticias de retractación por la Cámara de Caeté.

58 Oficio del 3 de marzo de 1823. CMI, op. cit., p. 140.

59 En relación a Paracatu, Ana Rosa C. da Silva señala la influencia de los potentados locales. Véase Identidades políticas e a emergência do novo Estado Nacional..., op. cit., pp. 537-538. Nascimento, pp. 261-314. Véase CMI, respectivamente, pp. 149, 37, 97, 57, 372 y 250, 327 y 272.

60 Ana Rosa C da Silva, « A aplicação da Justiça em Minas Gerais: tensões e controvérsias em torno da lei, 1822-1831 », Cecília Helena L. S. Oliveira et alii (org.), Soberania e Conflito, op. cit., p. 287-336, João Paulo G. Pimenta, « Portugueses, americanos, brasileiros: identidades políticas na crise do Antigo Regime luso-americano », Almanack Braziliense, n° 3, 2006, consultado en marzo de 2012. URL: http://www.revistasusp.sibi.usp.br, y Abelha do Itaculumy, Ouro Preto, 3 y 8, y 13,15 y 20/9/1824.

61 Abelha do Itaculumy, Ouro Preto, 9/5/1825.

62 Véase Claus Rodarte, Partidos políticos, poderes constitucionais e representação regional na 1ª legislatura da assembléia geral do império do Brasil: Minas Gerais (1826-1829), São Paulo, Tesis doctoral, Universidad de São Paulo, 2010, URL: http://www.teses.usp.br/, pp. 94-95, 127-129 y 147, y RAPM, Año I, enero/ marzo 1896, pp. 28-29.

63 O Universal, Ouro Preto.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: El viaje del Príncipe
Légende Fuente: Eduardo. C. D. Barreiros, Pedro: jornada a Minas Gerais em 1822, 1ª edición, Río de Janeiro, José Olympio, 1973, 138 p.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/65297/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
Titre Figura 2: Minas Gerais en 1821
Légende Fuente: Laird W. Bergad, Escravidão e história econômica: demografia de Minas Gerais, 1720-1888, Bauru, EDUSC, 2004, p. 38.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/65297/img-2.png
Fichier image/png, 66k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Wlamir Silva, « Entre un diestro nauta y ciertos espíritus traviesos: la Independencia en la provincia de Minas Gerais (1821-1824) »Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 09 avril 2013, consulté le 16 juin 2021. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/65297 ; DOI : https://doi.org/10.4000/nuevomundo.65297

Haut de page

Auteur

Wlamir Silva

Universidad Federal de São João del Rei

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search