Navigation – Plan du site
Karim Ghorbal

Francine Agard-Lavallé, Bernard Lavallé y Christophe Lavallé, Burdeos y la emigración francesa a Cuba durante el siglo XIX, Pessac, Presses Universitaires de Bordeaux, 2012, 148 p.

[10/06/2013]

Texte intégral

1El fenómeno de la emigración francesa hacia Cuba no es una incógnita y, sin embargo, hasta la fecha, ningún estudio específico había puesto énfasis en las diferentes fases del movimiento migratorio, en el origen geográfico y el medio sociocultural en el que vivieron estos migrantes, así como en las actividades profesionales a las que se dedicaron. Los autores de esta obra “familiar a seis manos” son Francine Agard-Lavallé, a quien se deben varios trabajos sobre la emigración francesa a América Latina, Christophe Lavallé, doctor en ciencias farmacéuticas, y Bernard Lavallé, a quien los especialistas de civilización hispanoamericana en la época colonial conocen bien.

2El puerto de Burdeos se impuso, a partir del primer tercio del siglo XVIII, como el más importante de Francia en lo que a la emigración con destino al Caribe se refiere. La revolución de los esclavos de Saint-Domingue en 1791 dio lugar a una emigración considerable de galos hacia la Perla de las Antillas. Se considera que unos 8 350 franceses emigraron entre 1790 y 1809, cuya mayor parte se asentó en la zona oriental de la isla. Los colonos franceses, que favorecieron la emergencia de nuevas actividades, contribuyeron a desarrollar y modernizar el Oriente cubano. No obstante, el propósito de los autores no es tanto analizar los aportes (económicos, urbanos, sociales y culturales) de los franceses como hacer hincapié en el factor humano de esta emigración. Este enfoque presenta la ventaja de tratar las realidades económicas y socioculturales de Cuba y del suroeste de Francia desde una perspectiva original. Las fuentes inéditas que explotan los autores emanan de diversos archivos franceses y, en particular girondinos, donde se conservan las solicitudes de pasaportes de los viajeros. Las fichas así consultadas contienen algunas informaciones muy interesantes como el estado civil de las personas que emprendieron la travesía, sus profesiones, datos antropométricos, destinos, motivos del viaje (en algunos casos) y la presencia o la ausencia significativa de firma. El anexo útil al final de la obra proporciona estas informaciones en una lista detallada y muy clara de pasajeros con destino a Cuba desde Burdeos. El conjunto de estos datos a priori básicos es objeto de cotejos y de un análisis sobresaliente que permite entender mejor quiénes eran estos emigrantes.

3En el primero de los cinco capítulos que componen la obra, los autores prestan atención a “las fases del flujo migratorio y su contexto”. Estiman en unos cinco mil los franceses que se fueron de Burdeos para Cuba a lo largo del siglo XIX. Los años 1830-1860 representan la fase en que se registra el mayor número de pasaportes expedidos. Estos flujos, que reflejan las mutaciones socioeconómicas de algunas ciudades del suroeste de Francia, están también considerados respecto al contexto de las políticas llevadas a cabo en Cuba con vistas a fomentar la inmigración de trabajadores europeos. Los diversos censos permiten comprobar que los franceses constituían la primera comunidad europea en Cuba y que tan solo era adelantada, a nivel internacional, por los estadounidenses. Esta emigración respondía a la expansión de los intercambios económicos entre Francia y Cuba. La Perla de las Antillas era, a mediados del siglo XIX, el primer proveedor de productos hacia Francia en términos de valor.

4La ruptura representada por la guerra de los Diez Años (1868-1878) permite a los autores hacerse eco de la percepción de la insurrección cubana en la prensa bordelesa. A menudo críticos respecto a España, los rotativos de Gironda adoptaron un tono a veces alarmista nada propenso a incitar la emigración de franceses hacia Cuba. Además, la correspondencia diplomática francesa dejaba claro que numerosos expatriados encontraban problemas en el contexto difícil de los años 1870. El final del primer conflicto independentista cubano coincidió con la nueva política imperial de Francia que, a partir de los años 1880, volvió sus ojos a Argelia y el África subsahariana. La emigración francesa a Cuba se redujo considerablemente en aquel entonces para llegar a ser casi nula a finales del siglo. Este cambio migratorio correspondía a la reducción de las relaciones comerciales entre los dos países.

5El segundo capítulo de la obra se centra en el origen geográfico de los viajeros. El análisis minucioso de los pasaportes permite a los autores destacar tres zonas principales: los departamentos de Alto Garona, Pirineos Atlánticos y Gironda. El examen preciso de las variables demográficas y socioeconómicas de los candidatos a la emigración indica la naturaleza mayoritariamente rural del flujo migratorio con salida de Burdeos. Las solicitudes de pasaportes ofrecen un retrato relativamente fino de estos migrantes. Se trataba, en buena medida, de hombres (un 82,2 por ciento), a pesar de que el sexo de los niños que acompañaban a los padres no fuera siempre mencionado. Para los autores, la índole esencialmente masculina de esta migración se debe al origen rural de los solicitantes. Pese a que la edad constituya una variable relativa por no figurar en numerosas solicitudes (el 22,1 por ciento del total), la categoría que cuenta con más solicitudes es constituida por los migrantes de 17 a 30 años (el 47,1 por ciento del total). La documentación estudiada permite igualmente subrayar la condición “solitaria” de estos viajeros. En todo caso, la emigración francesa a Cuba, fundamentalmente joven y masculina, lleva a pensar que la travesía hacia la mayor de las Antillas representaba una oportunidad personal cuyo objetivo no era tanto contemplar una instalación a largo plazo como ir en busca de una situación económica mejor.

6El factor humano constituye también el corazón del capítulo iv de la obra, que se interesa por las profesiones y el nivel educativo de los migrantes. Los oficios relacionados con el comercio representan alrededor del 20 por ciento de las profesiones inventariadas por los autores. El sector agrícola –contrariamente a lo que podía dejar presagiar el origen mayoritariamente rural de los migrantes– cuenta con la menor proporción de representantes con el 9 por ciento de las profesiones. El sector artesanal es el más representado con un poco más del 40 por ciento de los oficios. Si los pedidos de pasaportes ofrecen pocas informaciones acerca del nivel de educación de los viajeros, indicadores como la firma permiten, no obstante, comprobar un nivel más alto en los hombres. El estudio de la firma, o de su ausencia, revela asimismo diferencias de nivel cultural entre las diferentes regiones de origen de los migrantes. Los autores precisan que este enfoque profesional y cultural es más susceptible de proveer un esclarecimiento sobre la realidad socioeconómica de los candidatos a la emigración que sobre sus aspiraciones profesionales una vez llegados a Cuba.

7Punto de partida esencial hacia Cuba, el puerto de Burdeos era también un punto de retorno para los franceses que se habían establecido en la isla y de llegada para los criollos originarios de la colonia española. La presencia de los franco-cubanos en Burdeos durante el siglo XIX es objeto del último capítulo de la obra, que da pruebas de las relaciones privilegiadas entre el Suroeste de Francia y Cuba. Los archivos del liceo Michel de Montaigne dan constancia de la presencia de franco-cubanos en este famoso establecimiento bordelés. Los registros de residencia constituyen asimismo un buen reflejo de la colonia cubana en Burdeos, la cual tenía trato con los sectores más altos de la sociedad de la principal ciudad girondina en las postrimerías del siglo XIX.

8Conviene señalar que la obra reseñada, cuyo propósito es de una gran claridad y que se apoya en una bibliografía completa, constituye una aproximación novedosa que se debe particularmente al análisis sistemático y exhaustivo de los archivos girondinos. El valor metodológico y las comparaciones con otros países de América Latina desde ahora hacen de esta obra una referencia de consulta obligada para comprender mejor los matices y la evolución que caracterizan las historias cruzadas de Francia y de Cuba durante el siglo XIX.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Karim Ghorbal, « Francine Agard-Lavallé, Bernard Lavallé y Christophe Lavallé, Burdeos y la emigración francesa a Cuba durante el siglo XIX, Pessac, Presses Universitaires de Bordeaux, 2012, 148 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 juin 2013, consulté le 15 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/65493

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page