Navigation – Plan du site
Colloques | 2013
De la question sociale à la question politique en Amérique Latine – Coord. Ingrid Bejarano et Etienne Jezioro
Gabriela Carias Reyes

Ideologías y representaciones sociales alrededor del golpe de Estado de 2009 en Honduras. Visiones comparadas de actores sociales en disputa

[10/06/2013]

Résumés

El objetivo del artículo es, por una parte, de dar cuenta de cómo el proceso de representaciones sociales y las ideologías –en su definición científica- pueden ayudar a elucidar las acciones realizadas por los actores sociales en pugna en el marco del golpe de Estado en Honduras. Por otra parte, este trabajo muestra como las ideologías movilizadas alrededor de estos eventos interactúan al seno de un espacio político polarizado por la crisis hondureña. A manera de conclusión, se analizará como la ideología de « compliance » - definida como un dispositivo necesario para la cohesión social y para la reducción de dificultades en el ejercicio gubernamental – se encuentra parcialmente afectada por la ausencia de reconocimiento del nuevo gobierno hondureño, desde la visión de algunos actores sociales en contra del golpe de Estado.

Haut de page

Texte intégral

1El 28 de junio del 2009, el presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, fue depuesto por las Fuerzas Armadas, quienes ejecutaban una orden emitida por la Corte Suprema de Justicia hondureña. Esta acción sería llamada una «sucesión constitucional» por las autoridades de facto y los simpatizantes del golpe de Estado. Roberto Micheletti, entonces presidente del Congreso Nacional, fue nombrado presidente interino de la República hasta la toma de poder el nuevo Gobierno, en enero 2010.

  • 1 Una cuarta urna para consultar al electorado sobre la ANC, además de las tres urnas habituales en l (...)

2A primera vista, el desencadenante del golpe de Estado fue la proposición del presidente Zelaya de realizar una consulta popular el 28 de junio del 2009 para inquirir si, a posteriori de las elecciones generales de noviembre de ese mismo año, la población aprobaba la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Esta ANC tendría como objetivo la redacción de una nueva Constitución de la República, y según sus detractores, permitir la reelección del presidente Zelaya – prohibida por la legislación vigente. El proyecto de la ANC -también conocido como la cuarta urna1- y las acciones que este acarreó, fueron calificadas como ilegales por la cuasi totalidad de las instituciones gubernamentales, lo cual desembocó en un aval político para ejecutar el golpe de Estado e impedir –desde la versión oficial- mayores violaciones a la ley. De esta perspectiva, el golpe de Estado se evalúa como el justo accionar de la institucionalidad política ante la ilegalidad de las acciones cometidas por el mandatario depuesto.

3Sin embargo, una revisión detenida de la situación evidencia que el golpe de Estado es más bien un fenómeno sociopolítico complejo, cuyas causas van más allá de los reduccionismos que pueden construirse alrededor de la ilegalidad de la ANC. A la escala internacional, el golpe de Estado puede entenderse como un alto a la integración de Honduras al «socialismo del siglo XXI». El distanciamiento de los Estados Unidos propiciado por Zelaya habría provocado su acercamiento a figuras como Daniel Ortega, de Nicaragua, o Hugo Chávez, de Venezuela, ambos personajes controvertidos y ampliamente objetados en la opinión pública hondureña. Las acciones más evidentes de este acercamiento, las cuales generaron conmoción social al seno de la opinión pública, incluyeron la adhesión del país a la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) y la firma de Petrocaribe, alianza por la compra de petróleo a bajo precio entre Venezuela y otros países de la región. La ANC se presentaría, en ese sentido, como una reafirmación de este acercamiento al proyecto socialista latinoamericano, y el golpe de Estado una acción necesaria para frenarlo.

  • 2 Salomón, Leticia, Políticos, empresarios y militares, protagonistas de un golpe anunciado. Cuba, De (...)
  • 3 En la base del descontento de los miembros de esta alianza político-económico-mediática se encontra (...)

4En la escala nacional, por otro lado, el golpe de Estado puede entenderse como el colapso de la institucionalidad política, donde los cambios bruscos en las alianzas habituales entre el Poder Ejecutivo y los actores que normalmente apoyan la gestión gubernamental generaron un desbalance que desencadenó en los acontecimientos del 28 de Junio del 2009. Así, el presidente Zelaya se habría confrontado a una alianza político-económico-mediática2 de la cual éste necesitaba su apoyo para asegurar la estabilidad de su mandato3. Estos actores sociales emprendieron una campaña para generar descontento Zelaya al seno de la opinión pública, poniendo el acento del debate a escala nacional sobre las fallas del ejercicio del Poder Ejecutivo, y apoyándose sobre la peligrosidad comunista de la ANC en la escala internacional.

  • 4 Zúniga, Salvador, Una constituyente para la refundación de Honduras. site Web El Revistazo.com. [En (...)

5Del otro lado del espectro político, y bien desde antes del golpe de Estado, miembros del movimiento social hondureño apoyaban el proyecto de la ANC al encontrar en la iniciativa la oportunidad de influenciar políticas públicas en aspectos concernientes a sus luchas históricas – reforma agraria, redistribución de la riqueza, reapropiación de los recursos naturales, y una serie de reivindicaciones de carácter feminista, étnico, entre otros4. Sin embargo, posteriormente al 28 de Junio del 2009, nuevas expresiones sociales se congregaron al movimiento social a favor de la ANC para solicitar el reintegro del presidente depuesto y revertir el golpe de Estado. Esta nueva militancia, representada actualmente por La Resistencia y reunida en el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), rechaza la veracidad de la versión oficial de «sucesión constitucional» y socializa una visión opuesta de los sucesos, poniendo el énfasis en el accionar ilegítimo e ilegal de las instituciones del Estado para derrocar al presidente Zelaya.

  • 5 En el marco del presente trabajo se entenderá por polarización en el espacio político a un proceso (...)

6Este conjunto de visiones antagónicas sobre los sucesos políticos –la versión oficial versus la visión de la oposición- conlleva a un aparente proceso de polarización del espacio político hondureño5, en donde los individuos comprenden y designan los hechos por medio de un proceso dicotómico de clasificación de la realidad social. Izquierda o derecha, rojo o blanco, comunista o demócrata; una serie de apelaciones antónimas vueltas frecuentes en la opinión pública dan fe de este proceso, y la teoría de las representaciones sociales se muestra útil para comprender su funcionamiento.

  • 6 Jodelet, Denise, Les répresentations sociales. 5e édition. Paris, Presses Universitaires de France, (...)
  • 7 Fischer, Gustave-Nicolas, Les concepts fondamentaux de la psycologie sociale. Paris, Dunot, 1987, 2 (...)

7Según Jodelet6, las representaciones sociales nos guían para nombrar y definir, interpretar y ejercer juicios conjuntamente sobre diferentes aspectos de la realidad social; estas nos permiten tomar posiciones al respecto y defender esta posición si necesario. Como lo indica Fischer7, las representaciones sociales permiten, en un proceso perceptivo y mental, la transformación de objetos sociales –personas, contextos, categorías– en categorías simbólicas –valores, creencias- confiriéndoles un status cognitivo que permite integrar aspectos de la vida ordinaria por medio de un replanteamiento de nuestras conductas al interior de las interacciones sociales.

  • 8 Van Dijk, Teun A, "Politique, Idéologie et Discours", [ed.] Philippe Schepens. SEMEN. Revue de sémi (...)
  • 9 Geertz, Clifford, "Ideology as a cultural system", The interpretation of cultures: selected essays. (...)
  • 10 Welch. Welch, Stephen, The Concept of Political Culture. Basingstoke, The Macmillan Press LTD, 1993 (...)

8Por otra parte, como nos indica Van Dijk8, la ideología puede definirse como la base axiomática de las representaciones sociales. A diferencia de éstas últimas, las cuales serían menos fundamentales, las ideologías son relativamente estables, ya que se adquieren durante muchos años y permanecen activas durante toda la vida de quién la detenta. Las ideologías son creencias más específicas de un grupo dado, y ellas funcionan como entidades creadoras de categorías sociales y de fórmulas de interpretación del mundo. Éstas son útiles para la resolución de conflictos, el aseguramiento de la cohesión social, y la cooperación en el seno de los grupos sociales. En la Tensions theory de Geertz9, la ideología representa una válvula simbólica a las perturbaciones emocionales suscitadas por el desequilibrio social. La ideología constituye, por lo tanto, « a means of elaborating, often in a non-literal or metaphorical manner, a route through the unfamiliar territory »10.

  • 11 Van Dijk, op. cit.
  • 12 Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, Les idéogies politiques: le clivage gauche-droite. Quebec, Press (...)

9Las ideologías políticas son, por su parte, ideologías que han adquirido funciones específicas al espacio político11. Como explican Parentau y Parentau12, estas ideologías se prestan a procesos de clasificación y ordenamiento de creencias políticas, las cuales, debido a un proceso de polarización subyacente a las ideologías políticas, se organizan globalmente alrededor de una división bipolar de derecha-izquierda. Esta división se funda sobre el reparto de ideas similares o compatibles en el plan político, y actitudes cercanas o complementarias sobre la manera de concebir el mundo y actuar en él.

10En un contexto de déficit democrático –demostrado por los eventos de 2009-, el golpe de Estado en Honduras puede analizarse como el resultado de tensiones sociopolíticas estructurales no resueltas; donde las ideologías o las fórmulas de interpretación del mundo de los grupos sociales en disputa son tan disonantes que el mismo acontecimiento recibe dos apelaciones antónimas: golpe de Estado para unos, sucesión constitucional para otros. Alrededor de estas apelaciones se asocian representaciones sociales igualmente distintas sobre el quehacer institucional - ilegalidad de un golpe de Estado versus legitimidad de una sucesión constitucional –y se generan movilizaciones de actores sociales en aparente oposición. ¿Cuáles son las representaciones sociales creadas alrededor de estas problemáticas por parte de estos actores? ¿Qué lugar poseen las ideologías en estas evaluaciones sobre el conflicto social alrededor del golpe de Estado en Honduras?

  • 13 Compliance se traduce al español como conformidad. Merriam Webster Incorporated. Merriam Webster’s (...)
  • 14 Wilson, Richard W., Compliance Ideologies. Rethinking Political Culture. New York, Cambridge Univer (...)

11La cohesión social y la capacidad de ejercicio de un gobierno pueden verse fragilizadas por un conflicto tal como un golpe de Estado. Así, las percepciones que los actores sociales en oposición detentan sobre la gestión de la crisis son relevantes en términos de la legitimidad que el Gobierno posee para ejercer el poder. La ideología de compliance13 es, según Wilson14, un tipo característico de ideología que facilita el mantenimiento de la cohesión social. Esta ideología de compliance serviría como alternativa a los costos derivados de la coacción resultante de la ausencia de confianza y de cooperación,

Compliance ideologies are important because they function to meet ends deemed desirable by a large section of a society. They infuse relationships within institutions with an aura of justice […Without an effective overarching compliance ideology, societies would fragment, a consequence that is noted in revolutionary situations where agreement about an appropriate compliance ideology has ceased to exist.

12Adicionalmente, Wilson detalla las implicaciones que pueden existir con las ideologías de compliance si los usos de la ley no son aceptables por una sección de la sociedad. A este propósito, él declara que « When law protects the interests of some at the expense of the others in a way that has become repugnant, then the compliance ideology is compromised as a mechanism for reducing institutional transaction costs».

13Algunos actores sociales en oposición al golpe de Estado consideran que el nuevo Gobierno de Porfirio Lobo, instalado desde enero del 2010, no les representa. Una organización política sin precedentes, combinada a una estrategia de movilizaciones masivas en protesta por los actos golpistas, denotan cómo la falta de legitimidad del Gobierno ante los miembros del FNRP entraba la tarea de ejercer gobierno. En este marco de conflictividad social, es conveniente interrogarse pues sobre cómo esta ideología de compliance puede encontrarse comprometida.

Explicaciones metodológicas

  • 15 Sosa Iglesias, Eugenio, "La promoción de ideas de sociedad civil en Honduras", Cultura y transforma (...)

14Con el objeto de responder a las interrogantes expuestas se realizó un trabajo de campo cuya metodología de investigación incluyó entrevistas semi-dirigidas y actividades de observación participante. Estas pudieron ser aplicadas, en el caso de los actores sociales contra el golpe de Estado, a representantes de organizaciones sociales creadas a raíz de los acontecimientos o bien ya existentes desde antes del golpe de Estado. Estas organizaciones incluyeron a las Feministas en Resistencia, Organización Política Los Necios, Movimiento Diversidad Sexual en Resistencia, Artistas en Resistencia, Colectivo barrial Red de Mujeres Ramón Amaya Amador, Frente Revolucionario Artístico Contracultural, Sindicato de Trabajadores del Instituto de Seguridad Social, Colegio de Profesores de Educación de Honduras, Movimiento Amplio Universitario, Movimiento Romerista, Movimiento 5 de Julio, y Frente Amplio Político Electoral en Resistencia. Si bien el golpe de Estado ha creado dinámicas sociales que obligan a la revisión de la manera de entender la acción colectiva, merece la pena aclarar que los actores incluidos en el estudio forman parte de las dos principales corrientes que históricamente, según Sosa, han conformado el movimiento social en Honduras15. Por un lado, los movimientos sociales de larga data existentes desde antes del inicio del período de democratización de los años 1980. Y por otro lado, las organizaciones integrantes de la sociedad civil, la cual surge durante los años 1980 y 1990. Los primeros preconizan ideales anticapitalistas, antiimperialistas, y presentan en su discurso rescoldos del proceso de ideologización de la guerra fría. La sociedad civil, por otro lado, presenta ideas orientadas a la democracia, al establecimiento y fortalecimiento de las instituciones democráticas y a la inclusión social y política, entre otras. Estos dos grupos han compartido un espacio conflictual visible y preponderante en sus relaciones, el cual hoy día se ve recrudecido por la crisis generada a raíz del golpe de Estado.

15En el caso de actores sociales a favor del golpe de Estado, una serie de limitantes impidieron la realización de las actividades previstas -redes sociales que no aportaron los contactos esperados, ausencia de movilizaciones colectivas durante el trabajo de campo. Para subsanar la falta de éstas actividades se efectuó un análisis de la literatura al respecto. Las fuentes incluyeron discursos en el seno de la opinión pública de dos tipos de actores. En primer lugar, representantes de las instituciones gubernamentales favorables al proyecto golpista que vehiculaban la versión oficial de los hechos. Y en segundo lugar, personas y colectivos fuera de las estructuras gubernamentales movilizadas en contra de la ANC y a favor del golpe de Estado. La muestra incluyó la opinión de intelectuales, grupos empresariales, miembros de las élites económicas, y militancia de individuos sin afiliación social alguna.

16Temporalmente, el estudio se delimito al período comprendido entre la toma del poder del presidente Zelaya, en Enero 2006, y el momento de escritura del presente documento, en Octubre 2011.

Las representaciones sociales y las ideologías en el centro de las movilizaciones sociales a favor de la sucesión constitucional.

17En el marco del golpe de Estado en Honduras, un conjunto de representaciones sociales se crearon alrededor del viraje discursivo del presidente Zelaya –inhabitual en el espacio político hondureño- hacia el «socialismo del siglo XXI».

  • 16 Lara, Katia, Quien dijo Miedo. Honduras de un golpe. Terco Producciones; INCAA, 2010.

18Manuel Torres, como lo menciona Lara16, identifica en este viraje discursivo una fuerza material que estaría a la base de las diversas movilizaciones sociales realizadas contra la figura de Manuel Zelaya. Este discurso, una vez confrontado con las ideas de los actores sociales tradicionalmente al poder en la escena nacional, habría desencadenado la aglomeración, en el ámbito público, de una nueva ola de militancia contra el viraje hacia la izquierda al que el presidente Zelaya sometía el país. Diversos sectores sociales se aglomeran alrededor de un objetivo: defender la democracia al impedir el cambio del texto constitucional y la realización de la consulta popular del 28 de junio del 2009. Para estos actores sociales era igualmente necesario demostrar al mundo que Honduras apoyaba la «sucesión constitucional», lo cual realizaron por medio de movilizaciones de carácter urbano y esporádico a favor del derrocamiento de Zelaya, integradas en buena medida por individuos sin un pasado de militancia.

  • 17 Definido por la Real Academia de la Lengua Española como forma peyorativa: « imitador del estadouni (...)
  • 18 ANDI. Unión Cívica Democrática Honduras. [En línea] [Citado el: 21 de 04 de 2011.] http://www.youtu (...)
  • 19 Artículos que no pueden ser cambiados en la Constitución.

19Un discurso marcado por la ideologización de sus portadores emerge entonces cuando apelaciones como « pitiyanki »17, « chavista » y « comunista » se vuelven comunes en la opinión pública. En su discurso, estos actores sociales mencionan particularmente su temor de que la política de Honduras se parezca a la de Venezuela o a la de Cuba. Según estas voces18, una de las manifestaciones más evidentes de la influencia de este socialismo latinoamericano se manifiesta en la voluntad del presidente Zelaya de implementar la ANC para cambiar la Constitución y permitir su reelección –prohibida por los artículos pétreos19– e instalarse de manera definitiva al poder.

Imagen 1 - Manifestantes a favor del golpe de Estado

Imagen 1 - Manifestantes a favor del golpe de Estado

20Una transformación en las fórmulas para interpretar la realidad internacional se produce entonces en estos militantes a favor del golpe de Estado. La figura de Hugo Chávez, o bien la del presidente nicaragüense Daniel Ortega, anteriormente sin peso significativo en el espacio político, se convierten en símbolos internos del viraje del sistema político nacional hacia el socialismo. Este proceso, que puede llamarse internalización del conflicto externo, produce una reconfiguración -basada en un temor sobredimensionado de los factores internacionales- de las representaciones sociales que estos actores poseen sobre las relaciones y figuras clave al seno del espacio político nacional. El conflicto geopolítico internacional entre los Estados Unidos y los países del continente americano cercanos al proyecto del « socialismo del siglo XXI » se transforma, desde las representaciones sociales hechas por éstos actores sociales, en una discusión imprescindible a realizar a nivel nacional. En ese sentido, la intromisión de estos países socialistas en el quehacer político nacional –por medio de su apoyo a la ANC y a Zelaya- representa una afronta a la soberanía hondureña. Nuevos símbolos emergen en este punto, recomponiéndose la forma de comprender el mundo de estos actores sociales. De tal forma, Zelaya y la cuarta urna consolidan la amenaza comunista en Honduras, y representan una afronta a la paz y la democracia. Y los individuos movilizados contra del golpe de Estado se evalúan como « chusma », « turbas iletradas » y « grupos de vándalos » movilizados principalmente por los recursos extranjeros provenientes del bloque comunista.

  • 20 Consecuencias tales como los toques de queda ilegales impuestos por el Gobierno, la baja en el cons (...)

21Ante esta amenaza, la movilización ciudadana « de blanco », por la paz y la democracia y a favor del golpe de Estado adquiere entonces, desde la perspectiva de sus militantes, dimensiones mesiánicas insoslayables para salvar al país del debacle. Es a éste punto donde la conceptualización de la ideología nos permite comprender los sentimientos de cohesión y cooperación que el apoyo al golpe de Estado pudo haber provocado en los actores que militaban en esa lucha a su parecer ineludible. El estrés social y los traumatismos generados por el golpe de Estado y sus consecuencias en la vida de estos actores20 pudieron ser compensados, en parte, por la existencia de una ideología que sustentaba las acciones colectivas realizadas. Esta ideología les daría la sensación de haber cometido la tarea que les había sido asignada, y les confería un sentido a su quehacer político.

  • 21 Paz Aguilar, Ernesto, « La reforma política electoral en Honduras », Reforma Política y Electoral e (...)
  • 22 Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, op. cit.

22El temor que estuvo a la base de la internalización del conflicto externo posee factores explicativos que remontan a un horizonte temporal más amplio que el del mandato de Zelaya. Como nos explica Paz21, las élites políticas y económicas hondureñas –quienes ejercieron una fuerte influencia sobre las movilizaciones sociales a favor del golpe de Estado- se han caracterizado históricamente por su voluntad de conservación del status quo, lo cual les conduciría a percibir toda iniciativa de cambio como una amenaza a sus intereses de corto plazo. De esta manera, según la definición de Parentau y Parentau22, sus ideologías políticas podrían calificarse como conservadoras, situadas al lado derecho de la división derecha-izquierda de las ideologías políticas. Este tipo de ideología propone una concepción del mundo donde un orden estructurador y legítimo existente detrás de la realidad le asegura al mundo su estabilidad y su organización armoniosa, bien si este orden se encuentra en amenaza permanente de desaparición. Por esta razón este tipo de ideología ofrece un programa político cuyo objetivo principal es la preservación del orden frente a las amenazas que se apremian contra el mismo.

  • 23 Como el célebre caso de las declaraciones del Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Ramón Custo (...)
  • 24 Indiano, César. Entrevista a Cesar Indiano. [entrev.] Federico Jiménez Losantos. Es la mañana de Fe (...)

23Esta ideología conservadora se manifestó asimismo cuando, a continuación del golpe de Estado, los discursos sobre la necesidad de « orden y trabajo » así como de « continuar hacia adelante » ocultaban la necesidad de confrontar las consecuencias directas de la crisis reciente –como el aumento de las violaciones de los derechos humanos, que algunos actores sociales a favor del golpe negaban rotundamente23. El reconocimiento del irrespeto a los derechos humanos por parte de las instituciones gubernamentales habría implicado una recomposición de las instituciones públicas, así como cambios desfavorables en el ejercicio del poder al proyecto golpista. Ante la posibilidad de este retroceso, y a pesar de la evidencia de la responsabilidad de las fuerzas del orden – policía y ejército- en las violaciones de derechos humanos, los actores a favor del golpe de Estado les manifiestan su apoyo en la « heroica tarea de salvaguardar la democracia »24. Estos actores sociales, por medio de lo que parece ser una visión altamente ideologizada de la realidad social, representan sus acciones colectivas –a pesar del aval a los vejámenes a los derechos humanos que ellas conllevan- como defensoras por antonomasia de la paz y de la normalización de la vida social en Honduras.

24Es necesario, no obstante, matizar la fuerza de las ideologías políticas y tomar en cuenta que los actores sociales que preconizaban este discurso de olvido y de vuelta de página estaban igualmente motivados por razones prácticas de la vida cotidiana, y por la búsqueda de calma temporalmente perdida durante los acontecimientos. Igualmente existía una convicción de su parte de militar en protesta ante un mal Gobierno. Las representaciones sociales negativas sobre la gestión de Zelaya se basaban sobre las problemáticas habituales de los gobiernos en Honduras –clientelismo, nepotismo y corrupción, entre otras-, las cuales coexistieron durante su mandato con acusaciones de malversación de fondos y mala gestión de recursos financieros en el marco de la ANC. A estos factores se aunaba igualmente una desaprobación de la conducta del presidente y sus códigos de ejercicio del poder –su estilo informal, campechano, y sus vínculos con redes internacionales de narcotráfico.

  • 25 La existencia de nuevos actores sociales y políticos organizados para emprender el proyecto de la A (...)

25Al día de hoy, las élites económicas vinculadas al Gobierno y los actores sociales militantes a favor del golpe de Estado aparecen desprovistos de la cohesión social generada en el pasado por el proceso de ideologización del espacio político hondureño. La internalización del conflicto externo parece haber disminuido con el tiempo, aunque es posible que ésta se haya convertido en una amenaza latente al no haber cesado de existir las fuentes de tensión social que la provocan25. En el presente, las inquietudes de parte de estos actores sociales se articulan más bien alrededor de la desaprobación de los repertorios de las acciones colectivas realizadas por los miembros del FNRP, así como alrededor de la necesidad de regularizar la situación económica tras las profundas secuelas del golpe de Estado del 2009.

La necesidad de cambio y la búsqueda de sentido en el centro de las movilizaciones contra el golpe de Estado

26Manuel Zelaya no era, al principio de su mandato presidencial, diferente a las figuras tradicionales de derecha que han ocupado el Poder Ejecutivo en los últimos años. Sin embargo, su viraje discursivo hacia a la izquierda produjo un conjunto de representaciones sociales favorables de su gestión en la visión de ciertos actores sociales de Honduras.

  • 26 Como lo menciona Lara. Cf. Lara, op. cit.

27Como nos lo explica Torres, el tipo de discurso de Zelaya posee « una inmensa fuerza material » en una sociedad hambrienta26. Esta fuerza material puede explicar la inesperada movilización provocada por la destitución de Zelaya, particularmente en las clases populares del país. Esta movilización iba en contra de las posibles representaciones sociales negativas que la población podría haberse elaborado en el transcurso de su gobierno, en consideración de dos elementos. En primer lugar, el apoyo popular de Zelaya no tenía por origen una verdadera alteración en las estructuras socioeconómicas hondureñas. Bien si este se vuelve una figura contestataria de las élites económicas, Zelaya no realizó medidas tan profundas como una reforma agraria, o una reforma tributaria audaz. Las representaciones sociales positivas de la gestión del mandatario fueron probablemente forjadas por el hecho de tratarse de medidas directas a corto plazo, envueltas de una aire de novedad, luego de veinte años de discurso neoliberal de gobiernos precedentes. Y en segundo lugar, las querellas entre el presidente y las élites económicas y políticas, amplificadas en los principales medios de comunicación, hubieran podido desacreditar en pleno la figura de Zelaya. Sin embargo, las movilizaciones sociales contra el golpe de Estado mostraban que, al contrario de lo que se hubiera podido esperar, la población no fabricaba tanto su opinión basada sobre los insumos de esos medios sino que sobre las representaciones sociales que ella misma construía.

  • 27 Reyes, Carlos H., « Coup d'état au Honduras: l'Empire réarme son gendarme », Intervention faite par (...)
  • 28 Romero Cantarero, Ramón, « Por la democracia y contra el golpe. Un análisis independiente », [En lí (...)

28Por otra parte, y más allá del apoyo popular que la gestión de Zelaya pudo tener, el proyecto político de la ANC poseía igualmente el impulso que los movimientos sociales le otorgaban. Estos actores sociales identificaron en la gestión del mandatario una apertura hacia sus luchas históricas, y construyeron conjuntamente una «alianza tácita» inédita entre los movimientos sociales y el Poder Ejecutivo27. Asociaciones campesinas, indígenas y de población afro-descendiente; asociaciones feministas, ecologistas y sindicatos; colectivos de profesores; sindicatos de trabajadores; militantes del partido de izquierda Unificación Democrática; así como otros actores sociales integrantes de la sociedad civil volvieron explícita la alianza tácita mencionada y se unieron al proyecto de la ANC para realizar una nueva Constitución. Esto con el fin de « refundar el país » y cambiar, según estos actores, las bases del sistema político hondureño a fin de asegurar la inclusión de grupos sociales históricamente excluidos28.

29La promoción del proyecto de la ANC implicaba, mismo antes del golpe de Estado, posicionamientos ideológicos de parte de los actores sociales que lo apoyaban. Posteriormente, y en consecuencia del golpe de Estado, una ola de militancia de izquierda se creó. Los movimientos sociales de larga data – con una simbología claramente marcada por una ideología política de izquierda- lograron movilizar, más allá de sus círculos habituales de influencia, nuevas fórmulas de interpretación del mundo enraizadas sobre categorías de análisis heredadas del marxismo y de otros tipos de movimientos de izquierda: proletariado, lucha de clases, Estado burgués, antiimperialismo, anti-capitalismo, entre otras. Estos elementos se vuelven comunes en los discursos socializados por estos actores para la comprensión de la crisis social y política hondureña, y se efectúa una recomposición de las figuras emblemáticas necesarias para comprender el espacio político. De esta manera, aumenta la circulación de símbolos y de iconos de izquierda, anteriormente minoritarios en los imaginarios sociales de esta nueva militancia. Estos incluyen figuras como el Che Guevara; Monseñor Romero, mártir de la izquierda salvadoreña; Francisco Morazán, prócer de la región centroamericana; Augusto Sandino, héroe del sandinismo nicaragüense, entre otras.

  • 29 Integrantes del partido Liberal, partido político del presidente Zelaya.

30Otras organizaciones se suman igualmente para militar contra el golpe de Estado. Los liberales29 opuestos al golpe de Estado crean los Liberales en Resistencia, compuestos por miembros de base y dirigentes del ala de progresista del partido. Junto a otros partidos políticos minoritarios y organizaciones sociales variadas, estos actores promueven al presente la participación a las elecciones como la vía de consolidación de La Resistencia.

Imagen 2 - Parafernalia del FNRP y La Resistencia donde se distinguen las figuras mencionadas

Imagen 2 - Parafernalia del FNRP y La Resistencia donde se distinguen las figuras mencionadas

31De la misma forma, otras organizaciones de la sociedad civil -además de aquellas que ya participaban antes del golpe de Estado- se incorporaron para defender, desde su perspectiva, el orden constitucional. Estos últimos actores sociales poseen elementos de cohesión colectiva construidos más sobre la reivindicación de luchas de tipo identitario, o sobre demandas específicas, que los definidos desde un discurso ideológico y dogmático. Por ejemplo, las feministas, quienes se articulan a través de una ideología feminista y no forman a sus integrantes en ninguna ideología política en particular; o los artistas, quienes lo hacen alrededor del proceso creativo y artístico de la protesta social, sin producir alineamientos discursivos generalizados.

32Pero más allá de las diferencias discursivas e ideológicas de todos los tipos de organizaciones que integran el FNRP, el golpe de Estado implicó, a diferentes niveles y según el tipo de actor social, una recomposición en las fórmulas de interpretación del mundo. Las personas sin un historial de militancia anterior al golpe de Estado dan testimonio de una sensación de « máscara que cae » para develar « los verdaderos rostros » de los protagonistas de las acciones golpistas pertenecientes a los grupos de poder político y económico. Como lo expone una de las personas entrevistadas en el trabajo de campo,

  • 30 Estrada, Oscar, Comunicación personal, 6 de abril 2011.

Lo que pasaba era que con la institucionalidad funcionando [antes del golpe de Estado] era más fácil desaparecer los rostros de los responsables. Era más fácil desvincularlos personalmente de las acciones políticas. Al caer la institucionalidad quedan los rostros desnudos, y eso es lo que venimos viendo ya con las figuras [que] al caer la institucionalidad se encuentra[n] desnud[as], tal y como siempre lo fue[ron]30.

Imagen 3 - Nombres de figuras públicas identificadas por La Resistencia como cercanas al golpismo

Imagen 3 - Nombres de figuras públicas identificadas por La Resistencia como cercanas al golpismo

33Por otra parte y en general, los actores en oposición al golpe de Estado, en un proceso de búsqueda de sentido, tientan procurarse un horizonte cognitivo correspondiente a las experiencias vividas. Ellos buscan entidades –sea medios de comunicación u organizaciones de militancia política- que logren vehicular representaciones sociales que les permitan elucidar ese mundo, nuevo para algunos, que los habría golpeado de manera tan violenta a través de asesinatos políticos selectivos y represión de la protesta social. Como lo indica uno de los entrevistados respecto a los medios de comunicación,

  • 31 Ibid

La tendencia de uno es siempre buscar fuentes de información más cercano de lo que uno cree, porque es más fácil poder interpretarlo. Reviso periódicos, o blogs de gente que no necesariamente, o de organizaciones que no necesariamente corresponden a mi forma de verlo, tratando de entender entrelineas lo que están diciendo, para tener una visión más general. Pero mi fuente de información primordial son los blogs de izquierda nacionales e internacionales31.

  • 32 Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, op. cit.

34De esta manera se crea lo que podría llamarse un proceso de retroalimentación acumulativa, donde estos actores buscan representaciones sociales similares a las propias para corresponder cognitivamente a la experiencia vivida, reforzando así la visión de la vida social que estos poseían previamente, y facilitando una recomposición acelerada de la manera de evaluar el espacio político hondureño. Esta recomposición de las fórmulas de interpretación del mundo ha significado, ciertamente, una ideologización en algunos de estos actores, ya que las ideologías proveen herramientas pre-elaboradas para la comprensión del mundo. Estas ideologías permitieron, como nos lo indica Geertz, la creación de un norte cognitivo y emocional en el acompañamiento del individuo sobre territorios desconocidos. Ellas también permitieron la creación de cierta cohesión social, manifestada en una solidaridad compartida al interior de las organizaciones del FNPR pero también de manera transversal. Por encima de las profundas diferencias existentes entre estas organizaciones al presente, si debemos referirnos a un tipo de ideología política que resuma la amplia variedad de visiones que cohabitan al seno del FNRP, sería necesario evocar una ideología de tipo progresista, situada en el lado izquierdo de la división derecha-izquierda de las ideologías políticas, y la cual, según Parentau y Parentau32, percibe sus objetivos orientados hacia el proceso y la evolución de la humanidad hacia el cambio.

  • 33 Paz Aguilar, op. cit.

35Estas ideologías progresistas permitieron vehicular un discurso portador de la visión de mundo de estos actores y de sus demandas de cara a los acontecimientos. No obstante, la introducción de estas ideologías al seno de una sociedad tan marcada por su reticencia a los cambios, como según Paz33 lo es la hondureña, provocó una ruptura entre los titulares de este discurso y sus adversarios políticos, quienes realizan una evaluación negativa de los componentes ideológicos de esta ola progresista. Esta tensión se perfila, aún al día de hoy, como la base subyacente de una re-polarización latente del espacio político hondureño.

36Sin embargo, con el paso del tiempo, ese proceso de ideologización parece dejar espacio a la emergencia, al seno del FNPR, de un pensamiento crítico autóctono que se aleja de visiones ideologizadas de la realidad social. Como estos actores lo indican, el golpe de Estado ha sido una « escuela política » que ha contribuido a una eclosión de las expresiones individuales y orgánicas de una mayor capacidad de análisis y discernimiento político. Asimismo, para algunos actores sociales que declaran manifestar esta amplificación de horizontes cognitivos, el proceso de ideologización se presenta como una amenaza a sus capacidades de construcción de soluciones posibles a la crisis. Por consiguiente, la capacidad de realización de consensos políticos al seno del FNRP sería atenuada o bien socavada por cualquier proceso de ideologización, el cual resulta en categorías de comprensión del mundo por momentos demasiado disímiles para contribuir a un entendimiento mutuo.

Una ruptura pragmática de la « compliance » al seno de los opositores del golpe de Estado

37La ideología de compliance en el espacio político hondureño, en lo que concierne a los actores sociales miembros del FNRP, se encuentra parcialmente fracturada. Por un lado, las exigencias del movimiento social organizado previamente al golpe – relacionadas con tensiones sociales no resueltas como el acceso a la tierra, la redistribución de la riqueza, entre otros- convergen con las exigencias de una nueva militancia surgida a raíz del golpe. Esta situación muestra que la lucha del FNRP, y más ampliamente de La Resistencia, se ha vuelto más beligerante, más amplia y más global; basada no sólo en el golpe de Estado como catalizador de la militancia sino también en las luchas históricas –replanteadas ante las circunstancias- de los diferentes grupos sociales implicados.

  • 34 Percepción generada en base a las violaciones a los derechos humanos cometidas en el marco del golp (...)

38Por otro lado, la percepción negativa34 que poseen los actores sociales en contra del golpe de Estado sobre la administración de la justicia y de las leyes en Honduras apunta a una ruptura en la ideología de compliance. Estos actores denuncian una inoperancia generalizada del aparato judicial, la cual va desde la falta de voluntad para atender los casos de violencia política en su contra hasta el nombramiento de funcionarios proclives al proyecto golpista para posiciones clave del sistema judicial. Ante esta situación, estos actores declaran el estado de indefensión en el que se encuentran sometidos, y solicitan en su defecto la intervención de instancias de justicia supranacionales.

  • 35 Tres factores principales –aunque no únicos- pueden explicar esta decisión. Primeramente, las perso (...)

39En general, el ejercicio del gobierno se ha vuelto más difícil a raíz de los acontecimientos. Una parte de los actores sociales en oposición al golpe de Estado no reconoce la legitimidad del Gobierno de Porfirio Lobo35. Para ellos, entablar un diálogo con este Gobierno implica una especie de traición a los principios que movilizan la lucha si éste no reconoce previamente una serie de condiciones mínimas –cese a la violencia política, depuración de las instituciones gubernamentales de figuras golpistas, entre otras. Otros actores sociales al interior del FNRP y de La Resistencia, posiblemente con un historial de lucha más articulado alrededor de la confrontación a los poderes instaurados que a la conformación, no consideran que la institucionalidad política actual proporcione las condiciones adecuadas para establecer soluciones por la vía del diálogo y consenso. Por consiguiente, el proceso de « máscara que cae » mencionado, y sus implicaciones en la recomposición del mundo, parecerían aunarse a los factores que fragilizan la legitimidad del gobierno y la cohesión social necesaria para ejercer el poder.

40En suma, todos estos factores permiten evidenciar una fractura de la ideología de compliance – y una consecuente pérdida de legitimidad de las instituciones gubernamentales – en la apreciación del espacio político hondureño de estos actores. Así, la posible radicalización del discurso de algunos actores sociales miembros de La Resistencia sumada a la necesidad de salvaguardar sus intereses de parte de los grupos sociales implicados en el proyecto golpista complicaría el escenario propicio para un diálogo propositivo entre las partes en pugna.

41Sin embargo, algunos actores sociales varios –como ciertas facciones de partidos políticos hondureños militantes contra el golpe de Estado- poseen un historial de participación al sistema político más basado en el compromiso que en la confrontación. Estos actores detentan un abordaje un tanto pragmático para la resolución de la crisis y, a pesar de la fragilidad de la legitimidad y de cara a las elecciones presidenciales del 2013, estiman necesario entablar el diálogo con el Gobierno en pos de la edificación de una fuerza política al seno de las instituciones existentes. Esta corriente pro-elecciones cobra fuerza al seno del FNRP, y logra articularse como el « brazo político » de La Resistencia, el partido Libertad y Refundación. La visión de la ideología de compliance de parte de estos actores sociales se muestra, aunque fracturada, menos susceptible a representar un obstáculo para el establecimiento de diálogos con las instituciones gubernamentales.

42Bien si existen evaluaciones variadas al seno del FNRP sobre la compliance, resulta pertinente contemplar la posibilidad de que esta no sea un factor preponderante en el escenario político de resolución de la crisis. Es posible que la recomposición de la legitimidad al seno del espacio político sea edificada par la vía del diálogo, sostenido por los segundos actores sociales mencionados. Esta situación, bien si permitiría un aliviamiento de la actual crisis de gobernabilidad, impediría sin embargo la resolución de los problemas que se desprenden de esta visión exacerbada de ruptura social y de ilegitimidad de instituciones del Estado que detentan ciertos sectores sociales activos y militantes. De esta manera, la capacidad de ejercicio del gobierno continuaría a verse comprometida, a pesar de las acciones emprendidas por las instituciones representativas de las voces contra el golpe de Estado.

Conclusiones

43Un proceso de polarización en el espacio político hondureño evoca un antagonismo en las representaciones sociales creadas sobre las relaciones y las acciones colectivas de los actores sociales en pugna, conllevando así a un reacomodo de las ideologías de éstos alrededor de la división bipolar derecha-izquierda. Si bien esta polarización en el espacio político ha disminuido con el tiempo, existe una situación de conflictividad latente provocada por procesos alternos de ideologización de los actores sociales en pugna. Por un lado, el proceso de internalización del conflicto exterior de parte de los actores a favor del golpe de Estado continúa latente, sobre todo en consideración que éstos actores se confrontan a nuevos discursos progresistas anteriormente marginales promovidos por los militantes contra del Golpe de Estado. Por otro lado, el proceso de retroalimentación acumulativa de estos últimos actores facilita la creación de representaciones sociales disímiles entre los grupos en pugna, entorpeciendo la posibilidad de comprensión mutua entre estos.

44El Gobierno actual hondureño sufre de una crisis de legitimidad como consecuencia del golpe de Estado. Los actores sociales en oposición consideran insuficientes las acciones llevadas a cabo por este para resolver la crisis política y los problemas que socaban el funcionamiento del sistema político del país. La ideología de compliance, necesaria al seno de las sociedades para asegurar la legitimidad de las autoridades y la cohesión social que de ella resulta, presenta una ruptura parcial al haberse tornado más difícil la tarea de gobierno. Sin embargo, junto a esta visión de ruptura al seno de La Resistencia cohabita una visión un tanto más pragmática del proceso político; donde otros actores sociales dialogan e interactúan con el Gobierno de cara a consolidar su participación en las próximas elecciones presidenciales del 2013. Es posible que esta segunda vía sea la vía preponderante para la resolución de la crisis, pero esto acarrearía como consecuencia, por ende, un mayor debilitamiento de la ideología de compliance si no se resuelven los problemas de legitimidad del Gobierno y si no se subsana la visión de ruptura exacerbada por el golpe de Estado en algunos actores sociales.

Haut de page

Bibliographie

ANDI. Unión Cívica Democrática Honduras. [En línea] [Citado el: 21 de 04 de 2011.] http://www.youtube.com/watch?v=zGbcBvW3XKA&feature=player_embedded#!.

Fischer, Gustave-Nicolas, Les concepts fondamentaux de la psycologie sociale. Paris, Dunot, 1987, 208 p.

Geertz, Clifford, "Ideology as a cultural system", The interpretation of cultures: selected essays. New York, Basic Books, 1973, 470 p.

Jodelet, Denise, Les répresentations sociales. 5e édition. Paris, Presses Universitaires de France, 1997, 447 p.

Lara, Katia, Quien dijo Miedo. Honduras de un golpe. Terco Producciones; INCAA, 2010.

Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, Les idéogies politiques: le clivage gauche-droite. Quebec, Presses de l'Université du Québec, 2008, 195 p.

Paz Aguilar, Ernesto, "La reforma política electoral en Honduras", Reforma Política y Electoral en América Latina 1978-2007. México D.F., Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México, 2008, p. 623-651.

Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. 22. Madrid, Real Academia Española, 2001.

Reyes, Carlos H., "Coup d'état au Honduras: l'Empire réarme son gendarme", Intervention faite par Carlos H. Reyes lors du Festival Latino-Américan, à l'Université de Pau du 19 au 2 avril 2010. Toulouse, Fédération du Parti Communiste Français de la Haute-Garonne, 2010, 40 p.

Romero Cantarero, Ramón, "Por la democracia y contra el golpe. Un análisis independiente", [En línea] Novembre de 2009. [Citado el: 27 de 03 de 2010.] http://www.enlaceacademico.org/base-documental/biblioteca/documento/honduras-por-la-democracia-y-contra-el-golpe-un-analisis-independiente/.

Salomón, Leticia, Políticos, empresarios y militares, protagonistas de un golpe anunciado. Cuba, Debate. [En línea] 02 de 07 de 2009. [Citado el: 12 de 09 de 2009.] http://www.cubadebate.cu/especiales/2009/07/02/analisis-de-leticia-salomon-politicos-empresarios-y-militares-protagonistas-de-un-golpe-anunciado/.

Sosa Iglesias, Eugenio, "La promoción de ideas de sociedad civil en Honduras", Cultura y transformaciones sociales en tiempos de globalización: perspectivas latinoamericanas, Michigan, CLACSO, 2007, p. 105-121.

Van Dijk, Teun A, "Politique, Idéologie et Discours", [ed.] Philippe Schepens. SEMEN. Revue de sémio-linguistique des textes e discous. Collection Annales Lettéraires, 06 de 2006, 21, p. 73-102.

Welch. Welch, Stephen, The Concept of Political Culture. Basingstoke, The Macmillan Press LTD, 1993, 208 p.

Wilson, Richard W., Compliance Ideologies. Rethinking Political Culture. New York, Cambridge University Press, 1992, 223 p.

Zúniga, Salvador, Una constituyente para la refundación de Honduras. site Web El Revistazo.com. [En línea] 27 de 04 de 2009. [Citado el: 21 de 10 de 2011.] http://www.revistazo.biz/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=47:una-constituyente-para-la-refundacion-de-honduras-&catid=13:varias&Itemid=7

Haut de page

Notes

1 Una cuarta urna para consultar al electorado sobre la ANC, además de las tres urnas habituales en las elecciones presidenciales hondureñas.

2 Salomón, Leticia, Políticos, empresarios y militares, protagonistas de un golpe anunciado. Cuba, Debate. [En línea] 02 de 07 de 2009. [Citado el: 12 de 09 de 2009.] http://www.cubadebate.cu/especiales/2009/07/02/analisis-de-leticia-salomon-politicos-empresarios-y-militares-protagonistas-de-un-golpe-anunciado/.

3 En la base del descontento de los miembros de esta alianza político-económico-mediática se encontrarían toda una serie de acciones, llevadas a cabo por Zelaya, que se opondrían a la concepción histórica del rol del Poder Ejecutivo en el país (Aumento del salario mínimo del 60 por 100, la aprobación de leyes de hidrocarburos y de medicamentos genéricos que socavaban el monopolio de compañías internacionales del rubro, entre otras).

4 Zúniga, Salvador, Una constituyente para la refundación de Honduras. site Web El Revistazo.com. [En línea] 27 de 04 de 2009. [Citado el: 21 de 10 de 2011.] http://www.revistazo.biz/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=47:una-constituyente-para-la-refundacion-de-honduras-&catid=13:varias&Itemid=7

5 En el marco del presente trabajo se entenderá por polarización en el espacio político a un proceso de oposición de representaciones y de visiones en el seno del espacio político hondureño. Estas visiones se refieren no solamente a las ideologías políticas en competición – proceso conocido como polarización ideológica- sino también a toda una serie de juicios de valor sobre los eventos vinculados al golpe de Estado.

6 Jodelet, Denise, Les répresentations sociales. 5e édition. Paris, Presses Universitaires de France, 1997, 447 p.

7 Fischer, Gustave-Nicolas, Les concepts fondamentaux de la psycologie sociale. Paris, Dunot, 1987, 208 p.

8 Van Dijk, Teun A, "Politique, Idéologie et Discours", [ed.] Philippe Schepens. SEMEN. Revue de sémio-linguistique des textes e discous. Collection Annales Lettéraires, 06 de 2006, 21, págs. 73-102.

9 Geertz, Clifford, "Ideology as a cultural system", The interpretation of cultures: selected essays. New York, Basic Books, 1973, 470 p.

10 Welch. Welch, Stephen, The Concept of Political Culture. Basingstoke, The Macmillan Press LTD, 1993, 208 p.

11 Van Dijk, op. cit.

12 Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, Les idéogies politiques: le clivage gauche-droite. Quebec, Presses de l'Université du Québec, 2008, 195 p.

13 Compliance se traduce al español como conformidad. Merriam Webster Incorporated. Merriam Webster’s Spanish-Englis Dictionary. Springfield : Merriam Webster, 1998. 0-8777-165-1.

14 Wilson, Richard W., Compliance Ideologies. Rethinking Political Culture. New York, Cambridge University Press, 1992, 223 p.

15 Sosa Iglesias, Eugenio, "La promoción de ideas de sociedad civil en Honduras", Cultura y transformaciones sociales en tiempos de globalización: perspectivas latinoamericanas, Michigan, CLACSO, 2007, p. 105-121.

16 Lara, Katia, Quien dijo Miedo. Honduras de un golpe. Terco Producciones; INCAA, 2010.

17 Definido por la Real Academia de la Lengua Española como forma peyorativa: « imitador del estadounidense ». Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. 22. Madrid, Real Academia Española, 2001.

18 ANDI. Unión Cívica Democrática Honduras. [En línea] [Citado el: 21 de 04 de 2011.] http://www.youtube.com/watch?v=zGbcBvW3XKA&feature=player_embedded#!.

19 Artículos que no pueden ser cambiados en la Constitución.

20 Consecuencias tales como los toques de queda ilegales impuestos por el Gobierno, la baja en el consumo y sus consecuencias en la vida económica del país, la suspensión de los visados estadounidenses a los principales responsables del golpe de Estado, entre otros.

21 Paz Aguilar, Ernesto, « La reforma política electoral en Honduras », Reforma Política y Electoral en América Latina 1978-2007. México D.F., Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México, 2008, p. 623-651.

22 Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, op. cit.

23 Como el célebre caso de las declaraciones del Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Ramón Custodio, quién ante la muerte a manos del Ejército del manifestante contra el golpe de Estado Isis Obed Murillo, declarara que estas fuerzas utilizaban solamente balas de goma. Comisionado afirma que militares tenían balas de goma. El Heraldo. 06 07 2009, Tegucigalpa, El Heraldo, 2009.

24 Indiano, César. Entrevista a Cesar Indiano. [entrev.] Federico Jiménez Losantos. Es la mañana de Federico. esRadio, Madrid, www.esradio.fm, 25 de septiembre de 2009. http://fonoteca.esradio.fm/2009-09-25/federico-entrevista-a-cesar-indiano-738.html.

25 La existencia de nuevos actores sociales y políticos organizados para emprender el proyecto de la ANC, el reingreso de Manuel Zelaya en el país y su consolidación como figura preponderante en el espacio político hondureño, entre otros.

26 Como lo menciona Lara. Cf. Lara, op. cit.

27 Reyes, Carlos H., « Coup d'état au Honduras: l'Empire réarme son gendarme », Intervention faite par Carlos H. Reyes lors du Festival Latino-Américan, à l'Université de Pau du 19 au 2 avril 2010. Toulouse, Fédération du Parti Communiste Français de la Haute-Garonne, 2010.

28 Romero Cantarero, Ramón, « Por la democracia y contra el golpe. Un análisis independiente », [En línea] Noviembre de 2009. [Citado el: 27 de 03 de 2010.] http://www.enlaceacademico.org/base-documental/biblioteca/documento/honduras-por-la-democracia-y-contra-el-golpe-un-analisis-independiente/.

29 Integrantes del partido Liberal, partido político del presidente Zelaya.

30 Estrada, Oscar, Comunicación personal, 6 de abril 2011.

31 Ibid

32 Parenteau, Danic y Parenteau, Ian, op. cit.

33 Paz Aguilar, op. cit.

34 Percepción generada en base a las violaciones a los derechos humanos cometidas en el marco del golpe de Estado. Estas se contabilizaban en 1972 faltas entre 2010 y enero 2011, e incluyen asesinatos a periodistas, asesinatos a activistas políticos, amenazas, persecución e intimidación y agresiones sexuales, entre otros. COFADEH. Informe de Situación de Derechos Humanos en Honduras. PARLACEN. [En línea] 2011. [Citado el: 02 de 11 de 2011.] http://www.parlacen.org.gt/noticias/Marzo%202011/INFORME%20DH%2007marzo2011.pdf.

35 Tres factores principales –aunque no únicos- pueden explicar esta decisión. Primeramente, las personas integrantes del FNRP y de La Resistencia consideran que las elecciones presidenciales de noviembre del 2009 fueron fraudulentas. En segundo lugar, ellos consideran al nuevo Gobierno como una continuación del gobierno de facto, ya que las instituciones del Estado que provocaron –o bien aceptaron- el golpe de Estado no sufrieron los procesos de transformación necesarios para asegurar una gestión despolarizada. Finalmente, la falta de reconocimiento del Gobierno de parte de estos actores se agrava por el hecho de que, según éstos, las acciones emprendidas por Lobo contrarían cualquier iniciativa de reconciliación y de resolución de la crisis.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1 - Manifestantes a favor del golpe de Estado
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/65553/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre Imagen 2 - Parafernalia del FNRP y La Resistencia donde se distinguen las figuras mencionadas
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/65553/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Imagen 3 - Nombres de figuras públicas identificadas por La Resistencia como cercanas al golpismo
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/65553/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gabriela Carias Reyes, « Ideologías y representaciones sociales alrededor del golpe de Estado de 2009 en Honduras. Visiones comparadas de actores sociales en disputa », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 10 juin 2013, consulté le 20 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/65553 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.65553

Haut de page

Auteur

Gabriela Carias Reyes

Doctorante Université Toulouse II - Laboratoire Interdisciplinaire Solidarités, Sociétés, Territoires (LISST), Centre d’études de rationalités et des savoirs (CERS)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page