Navigation – Plan du site
Edwin Cruz Rodríguez

Marisa González de Oleaga y Ernesto Bohoslavsky (Comps.), El hilo rojo. Palabras y prácticas de la utopía en América Latina, Buenos Aires, Paidós, 2009, 324 p.

[17/12/2013]

Texte intégral

1En esta obra dieciocho autores de distintas nacionalidades y perspectivas – histórica, literaria, sociológica, antropológica, política – estudian diversas experiencias de organización y autogestión con frecuencia al margen del Estado y el mercado, enmarcados en lo que denominan el “fenómeno utópico”, en América Latina y principalmente en el Cono Sur. Se trata de utopías, textuales o prácticas, como colonias anarquistas, socialistas, religiosas, falansterios y cooperativas, entre otros. Para los compiladores, tales experiencias, como en general los discursos sobre la utopía, han sido descuidados por la historiografía, desde la perspectiva oficial dada su preocupación en la construcción de los Estados nación, y desde la crítica, debido a su énfasis en la transformación del orden político nacional. El texto está organizado en cuatro partes que reúnen un total de dieciocho trabajos.

2La primera parte, “Palabras e imágenes de la utopía”, está formada por cuatro artículos. Laura Fernández Cordero examina las “utopías textuales” en Buenos Aires a principios del siglo XX: la liberal de Enrique Vera y González, la socialista de Julio Dittrich y la anarquista de Joaquín Alejo Falconnet, en tanto “narraciones sin visos de aplicación directa ni colonias experimentales, pero con el poder fabuloso de reinventar la ciudad que toman” (p. 34). Efrén Ortíz Domínguez analiza la “distopía” de “estridentópolis”, en la ciudad de Xalapa (México) desde la perspectiva de la crítica literaria, pero acentuando los efectos que ese relato, construido en cierto sentido por una generación vanguardista, ha producido en los habitantes de la ciudad. Adriana Petra reconstruye las concepciones de ciudad y la relación entre ciencia y utopía en los relatos del anarquista francés radicado en Argentina a principios del siglo XX, Pierre Quiroule (Joaquín Alejo Falconnet), quien se inclinaba por la destrucción de las ciudades como un paso previo a la construcción del comunismo, el cual se desarrollaría en pequeñas comunidades y en la vida rural gracias a los adelantos científicos del futuro. Finalmente, Federico Randazzo, estudia La Agitación, un periódico Libertario editado en 1901 en Bahía Blanca (Argentina), a través del cual se puede comprender el enraizamiento del anarquismo en ese lugar, con la presencia de temas como la crítica del patriotismo y la promoción del amor libre, entre otros.

3La segunda parte, “Política, religión y utopía”, abre con un trabajo de Verónica López Tessore, que reconstruye las experiencias comunitarias y pastorales provenientes de la Iglesia católica en Rosario (Argentina) entre las décadas de 1960 y 1970. Resalta el carácter polisémico y multifacético de esta institución, sus diversas posiciones frente al gobierno y, sobre todo, la experiencia de algunos participantes en el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, como prácticas de la “Iglesia desde abajo” en ciertos barrios rosarinos. Yaacoov Oved, estudia la utopía de la Sociedad de Hermanos de Paraguay que, proveniente de Inglaterra, se desarrolló en tres colonias formadas por la corriente anabaptista del Bruderhof durante los años cuarenta. Para el autor los disensos internos de la comunidad a nivel global afectaron el devenir de las comunidades en el país, pues sus autoridades terminaron por preferir que los pobladores de las colonias se instalaran en Estados Unidos desde fines de los cincuenta. En la misma vena, Ernesto Bohoslavsky estudia la colonia de galeses en la Patagonia a fines del siglo XIX, quienes establecieron una particular relación con el espacio en lo que el autor denomina “geografía imaginaria”. La Patagonia se ofrecía, por las políticas de un Estado argentino interesado en poblar la región, como un espacio supuestamente “vacío”, cuando realmente estaba poblada por indígenas tehuelches y “pampas”. Aunque los galeses fueron capaces de establecer relaciones con estas poblaciones, su utopía se vio frustrada por las intenciones del Estado argentino de integrarlos a la sociedad en lugar de concederles la autonomía que anhelaban. Seguidamente, Nerina Visacovsky, narra la experiencia de los empresarios textiles judíos en Villa Lynch, en el caso del Centro Cultural y Deportivo Isaac León Peretz. Allí convergieron judíos laicos migrantes polacos y de izquierda desde 1940, y el Centro sobreviviría hasta 1996. La autora muestra los cambios en su carácter y sus complejos devenires, en buena medida influidos por las orientaciones del sionismo y el desarrollo del Estado de Israel, las alineaciones de la izquierda internacional frente a la “cuestión judía” y el proceso político interno de Argentina. En fin, Marisa González de Oleaga, analiza la experiencia de los menonitas en Paraguay, quienes provenientes de Rusia se instalaron en varias comunidades del Chaco desde 1930. González enfatiza en particular la creación de un “estado de bienestar” en sus comunidades, que no sólo beneficia las personas adscritas a su comunidad religiosa sino que se ha expandido hacia comunidades paraguayas locales.

4En la tercera parte, “Construcción de mundos y prácticas alternativas”, Carlos Illades, ofrece una reconstrucción de las utopías sociales que tuvieron lugar en las colonias de La Reunión, fundada por Victor Considerant en Dallas-Texas, en 1855, y La Logia, fundada por Albert K. Owen en 1886, en Topolobampo-Sinaloa. El autor afirma que, pese a la distancia temporal de ambos casos, “el desconocimiento y la poca adaptación al medio local, su conformación por colonos extranjeros, la escasa habilitación para el trabajo manual, la baja interacción con la población nativa, los deficientes manejos financieros y los conflictos entre sus miembros figuran entre las causas que en poco tiempo las llevaron al colapso” (p. 173). Gabriela Wyczykier, examina los procesos de recuperación de empresas y autogestión en Argentina durante la crisis de 2001, cuando los trabajadores se organizaron en cooperativas de trabajo con vistas a garantizar su ocupación. Para la autora, “la recuperación de empresas por colectivos de trabajadores no es observada como una estrategia tendiente únicamente a restituir un ingreso proveniente de la realización de una labor, pero tampoco es un proyecto dirigido a instaurar un orden de relaciones distinto o alternativo al capitalismo” (p. 188). Por el contrario, se desenvuelve en la necesidad de reconfigurar una identidad, unos lazos sociales y unas formas de sociabilidad lesionadas por la crisis y, antes de ella, por las políticas neoliberales. Anne Whitehead, estudia la migración y el establecimiento de dos colonias australianas, Nueva Australia y Colonia Cosme, en Paraguay, que tenían la pretensión realizar una utopía socialista dirigidas por el escritor inglés William Lane. La primera fracasó a los pocos años por disensiones internas. La Colonia Cosme, por su parte, lograría sobrevivir por varias décadas, pese al temprano retiro de Lane, logrando vincularse con la sociedad nativa mediante matrimonios. Ximena Tordini y Ernesto Lamas, dos promotores de la Radio alternativa y popular La Tribu, reconstruyen su experiencia en Buenos Aires desde 1989, como una forma de “ensayar la utopía, como modos de hacer y de hacerse, de construir un entorno y de construirse uno/a mismo/a en relación con un imaginario autogenerado” (p. 219). Para terminar, Bruno Fornillo, analiza la construcción del Frente Popular Darío Santillán en el marco del movimiento piquetero argentino, de carácter autonomista: las vicisitudes que este movimiento enfrenta desde mediados de los noventa y el caso particular del Frente, formado en 2004, que ha tenido que enfrentar la represión policial y los diversos intentos de cooptación del kirchnerismo, pero también su proceso organizativo y sus apuestas por la construcción de poder popular desde abajo y de reinvención de la política.

5La cuarta y última parte del libro, “Relatar, estudiar y recrear utopías”, se abre con el trabajo de María Silvia Di Liscia sobre la utopía del suizo Moisés Bertoni en el Paraguay Guaraní, desde fines del siglo XIX hasta 1929. Su experiencia reviste un carácter muy particular en la medida en que no constituyó una colonia socialista o anarquista, pese a la influencia que esta última ideología tuvo en su juventud, sino una gran familia patriarcal en medio de la selva, pero se interesó por realizar aportes sustanciales en diversas áreas del conocimiento y, lo que es más singular, por vincular el saber indígena a este aporte, reivindicando la superioridad de la taxonomía botánica guaraní cuando lo que se usaba legítimamente en la ciencia occidental era el latín. Danilo Baratti y Patrizia Candolfi abordan el mismo caso sosteniendo que se trata de una “utopización”, pues la forma como Bertoni llevó a cabo la colonia en Paraguay distó mucho de ser una utopía. Por ejemplo, en sus relaciones internas funcionaba de manera bastante patriarcal siendo él la voz de mando de una gran familia, siempre buscó el apoyo del Estado para llevar a cabo sus empresas científicas y lamentó hasta la saciedad que el país tuviese tan precarias vías de comunicación fluviales, pues ello impedía comercializar sus productos agrícolas cosechados con mano de obra indígena barata. Esta parte cierra con el artículo de Federico Lorenz, en que comenta su trabajo en la reconstrucción de la historia de resistencia a la dictadura argentina (1976-1983) de los trabajadores navales en la zona de Tigre, durante 1976. El autor se interroga por el papel del historiador como un agente articulador del pasado y el presente de las víctimas y, en esa medida, su importancia para permitir la reconstrucción de tejidos de memoria y de relaciones sociales. Pero también por el quehacer del historiador en este marco y, principalmente, de la escritura de la historia misma y sus criterios de legitimación. Para él, se trata también de un papel sociopolítico importante el que cumple la historia cuando, sin abandonar los criterios y comunidades de legitimación científicos, también permite que en la producción del relato histórico se plasmen las prácticas y las formas de legitimación del saber de las comunidades que finalmente se apropian de él.

6Al final del libro se incluye una “Coda”, en la que Marisa González de Oleaga reflexiona acerca de los relatos sobre las diversas utopías en América, concebidos como mitos, con una particular estructura narrativa. Su preocupación radica en que la mitificación de esas experiencias pasadas impide una apropiación creativa en el presente. Por ello, sugiere la necesidad de contemplar los relatos en su radical diferencia, no como lo que fueron solamente, sino como aquello que pudo haber sido de otra forma, como condición para una reapropiación creativa en el presente.

7Como puede verse, el libro se ocupa de indagar por un problema descuidado en la historiografía regional, problematizando al mismo tiempo las formas en que las experiencias del “fenómeno utópico” han sido narradas e historizadas. Sin embargo, quizás la virtud del texto va más allá de desempolvar estas experiencias y hacerlas dignas de la historiografía. En efecto, tales experimentos utópicos pueden iluminar otros campos, más allá de reducir sus historias a una memoria de lo exótico. A este respecto, cabe señalar, por lo menos, tres problemas que se encuentran dispersos en varios de los trabajos antes reseñados.

8Primero, una cuestión de interés es la relación entre utopía y alteridad con la que se topan varios de los estudios; por ejemplo, la imposibilidad de los anabaptistas de Bruderhof para vincularse con la sociedad paraguaya, la idealización de los Guaraníes como “raza superior” por Bertoni o las vías a través de las cuales la australiana Colonia Cosme se integra a las comunidades paraguayas luego de la guerra del Chaco. También resulta sugestiva la relación entre utopía y espacio como la plantea Bohoslavsky, quien afirma que mientras la relación con el espacio en el marco de las sociedades capitalistas, de las que quieren escapar los utópicos, se orienta a la búsqueda de ganancias y la explotación de los recursos que el medio físico ofrece, las experiencias utópicas construyen relaciones “organicistas” con el medio, lo que implica reducir la distancia entre naturaleza y cultura, pero también una apuesta por relaciones distintas entre ser humano y ambiente natural: “la utopía sería el camino “artificial” que ciertas personas diseñan y ejecutan para “volver” a lo natural” (p. 120). Los devenires de estas utopías también pueden informar sobre procesos como la formación de los Estados nacionales desde una óptica particular. Por ejemplo, mientras una comunidad como los galeses estudiados por el mismo Bohoslavsky se reusaron a “argentinizarse”, comunidades como los menonitas paraguayos han logrado establecer lazos interesantes con la sociedad paraguaya, que denotan una gran capacidad para establecer una cierta horizontalidad en las relaciones interculturales. En este sentido cabe preguntar, entre muchas otras cosas, ¿qué nos dicen estos casos respecto a los imaginarios nacionales y los procesos de construcción Estatal? En suma, quizás la importancia de volcar la atención en este tipo de casos es la posibilidad de trascender lo anecdótico y vincularlos con problemas más globales para considerarlos desde perspectivas distintas a las que hasta el momento se han ensayado. Tal vez ese es uno de los aportes más importantes de esta obra colectiva.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Edwin Cruz Rodríguez, « Marisa González de Oleaga y Ernesto Bohoslavsky (Comps.), El hilo rojo. Palabras y prácticas de la utopía en América Latina, Buenos Aires, Paidós, 2009, 324 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 17 décembre 2013, consulté le 16 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/66150

Haut de page

Auteur

Edwin Cruz Rodríguez

Doctorando en estudios políticos de la Universidad Nacional de Colombia

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page