Navigation – Plan du site
Colloques | 2014
Peuples et héros. La production artistique des imaginaires américains – Coord. Carmen Bernand et Jacques Poloni-Simard
Esteban Buch

La Asamblea del Año XIII en el Río de la Plata: laureles eternos para terminar la Revolución

[28/01/2014]

Résumés

L'hymne national argentin, écrit par Vicente López et Blas Parera en 1813 sur ordre de l'Assemblée constituante, est exemplaire d'un dispositif récurrent lors des révolutions indépendantistes latino-américaines, à savoir la mobilisation du chant patriotique pour l'établissement d'un nouvel imaginaire national. S'agissant d'un vaste territoire faiblement connecté et dépourvu d'héritage culturel homogène, c'est là un projet dont la fragilité est bien perçue par les élites de Buenos Aires qui, férues de culture néoclassique, font appel à des ressources symboliques abstraites et facilement universalisables. Le serment énoncé dans le refrain : « Coronados de gloria vivamos/ o juremos con gloria morir », repris des chants révolutionnaires français (mais pas de La Marseillaise), scelle l'accès de l'individu au statut de citoyen sous les traits d'un héros combattant, dans le cadre de la fabrication d'un consensus politique autour de la guerre contre le pouvoir colonial.

Haut de page

Texte intégral

 L’assemblée de l’An XIII au Río de la Plata : des lauriers éternels pour terminer la révolución 

  • 1  Hartog, François, Régimes d’historicité. Présentisme et expériences du temps, París, Le Seuil, 200 (...)
  • 2  Buch, Esteban, O juremos con gloria morir. Una historia del Himno Nacional Argentino, de la Asambl (...)

1La Asamblea del Año XIII, que comenzara a sesionar en Buenos Aires el 31 de enero de 1813, aparece a primera vista como una figura brillante y fugaz de la vertiginosa secuencia institucional desatada por la Revolución de Mayo de 1810: Primera Junta, Junta Grande, Primer Triunvirato, Segundo Triunvirato, Asamblea, Directorio… En esa serie de gobiernos revolucionarios, canonizada por la historia escolar argentina, el tiempo de la nueva nación es el de una aceleración casi futurista con respecto a una época colonial de desesperante lentitud.1 Es que frente a las revoluciones astronómicas, donde todo ocurre a su debido tiempo y armoniosamente como en una partitura clásica, las revoluciones políticas se parecen más bien a una improvisación de jazz, o a una monumental zapada de rock. Y acaso sea la Asamblea el momento más representativo de esa aceleración revolucionaria, con su cadencia allegro hacia una libertad más amplia, hacia una igualdad más perfecta, hacia una independencia que, declarada formalmente recién el 9 de julio de 1816, es decir más de un año después de su disolución, trasluce sin embargo en muchos de sus gestos, incluyendo en mayo de 1813 el encargo y la adopción de una Marcha patriótica que, con versos de Vicente López y música de Blas Parera, proclama el nacimiento de la “nueva nación” 2:

Oíd mortales el grito sagrado
Libertad, libertad, libertad
Oíd el ruido de rotas cadenas
Ved en trono a la noble igualdad
Se levanta a la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa nación
Coronada su sien de laureles
Y a sus plantas rendido un león.

  • 3  Halperin Donghi, Tulio, Revolución y guerra. Formación de una elite dirigente en la Argentina crio (...)
  • 4  Gori, Esteban de, La república patriota. Travesías de los imaginarios y de los lenguajes políticos (...)
  • 5  Didi-Huberman, Georges, Devant le temps, París, Éditions de Minuit, 2000.

2La creación del himno nacional, como se lo llamará años más tarde, participa de una acción global de la Asamblea que concentra y resume el impacto del Iluminismo en el Río de la Plata.3 Libertad de vientres, abolición de la mita y de la encomienda, abolición de los títulos de nobleza y de los signos heráldicos, supresión de los tormentos y de la Inquisición, todas esas medidas emblemáticas de negación de un pasado autoritario, adoptadas por los diputados en tan sólo algunas semanas de intenso trajín, marcan una trayectoria en donde el cuerpo mismo de la nueva nación, al mismo ritmo en que “el rey se va convirtiendo en una ausencia o un enemigo”,4 parece lanzar hacia el futuro unos principios ético-políticos que mucho más tarde recibirán el nombre de derechos humanos. Así, una conciencia contemporánea sensible a los encantos del anacronismo5 puede hallar en 1813 la confirmación de que la democracia es ante todo movimiento.

  • 6  El Redactor de la Asamblea, n° 1, 27 de febrero de 1813, edición facsimilar, Buenos Aires, Bibliot (...)
  • 7  Garavaglia, Juan Carlos, Construir el Estado, inventar la nación. El Río de la Plata, siglos XVIII (...)
  • 8  Heinich, Natalie, De la visibilité, París, Gallimard, 2013.

3Sin embargo, para equilibrar con el peso de la realidad ese sentido común dinámico, hay que subrayar que el proyecto de la Asamblea General Constituyente no es acelerar la revolución, sino terminarla. “Cerrad ya el período de la revolución, abrid la época de la paz, y de la libertad”, dice la Asamblea al declararse autoridad legítima que “conducirá al pueblo hacia el suspirado término de sus deseos, estableciendo la constitución más digna de su voluntad, y más conforme a sus verdaderos intereses”.6 Como en Francia, los revolucionarios instalados en el poder, lejos de proclamar la revolución permanente, buscan al contrario encauzar su impulso mediante el establecimiento de una forma de religión civil que sepa proyectarse en un tiempo histórico regular.7 Y ese nuevo tiempo que sucede y reemplaza a la convulsión revolucionaria se caracteriza por un determinado régimen de visibilidad de la acción política,8 que a su vez implica cierto ritmo en la publicidad de los actos de gobierno:

  • 9  El Redactor de la Asamblea, n° 1, 27 de febrero de 1813, p. 2.

“Nada es tan incompatible con el espíritu de libertad, como la reserva y el misterio en que fundan los déspotas la dignidad de sus decretos. Acostumbrados siempre a calcular los límites de su poder por las impresiones de temor que reciben los pueblos, miran con aversión prevenida todo lo que es capaz de inspirar confianza o prometer deferencia a la opinión pública. Tan absurdas y funestas máximas solo son dignas de una tenebrosa servidumbre: pero en el reinado de la igualdad, la política del gobierno debe partir del principio, que el consentimiento público es la sanción suprema de la ley. Animado de este espíritu la Asamblea constituyente ha querido desde su instalación celebrar en público sus sesiones, y anunciar su resultado a todas las provincias por medio de este periódico que se publicará los sábados de cada semana”.9

  • 10  González, Lidia, “Bernardo de Monteagudo. La voz de la Asamblea”, Año XIII. Asamblea General Const (...)

4Ese periódico es El Redactor de la Asamblea, que edita el diputado Bernardo de Monteagudo, un hombre particularmente sensible a los ritmos del proceso político revolucionario, y a su puesta en visibilidad mediante signos duraderos distribuidos en el espacio público.10 Un razonamiento sobre el juego de luces y sombras que debe conducir al término de la revolución orienta por ejemplo su argumentación a favor del juicio de residencia a los antiguos gobernantes, que desembocará en la condena del presidente de la Primera Junta, Cornelio Saavedra:

  • 11  El Redactor de la Asamblea, n° 3, 13 de marzo de 1813, p. 10.

“Todos los que han sido fieles a sus altos deberes, van a entrar en el templo de la fama, y a recibir homenajes públicos de admiración y gratitud; pero si hay alguno que confundiendo el objeto de la voluntad general con el término de su propio corazón, ha envilecido las primeras magistraturas del orden civil, él será entregado a los remordimientos de su conciencia, y las tinieblas que habita el crimen serán en lo sucesivo su permanente morada. La importancia de este juicio, a más de la voluntad de los pueblos ha determinado el ánimo de la Asamblea general a reservarse el conocimiento privativo de estas causas, sin embargo de su pertenencia al orden judicial, para que decididas en presencia de la ley, sepa el pueblo americano las manos a que debe confiar su suerte, y conozca también las que solo están dispuestas a remachar sus cadenas. Este es uno de los medios más seguros para llenar cuanto antes la última página de la revolución, y restituir a la gran familia americana las dulzuras de la paz, y de la libertad”.11

5El ideal y el objetivo de la Asamblea no es el cambio permanente sino el “término” de los deseos populares. Y la manifestación sonora de ese estado final donde se extinguen los deseos no es un grito de triunfo, ni un gemido de felicidad, ni el ruido de rotas cadenas, ni mucho menos el estruendo de las armas, sino la completa ausencia de sonido: sucediendo al “estrépito de las convulsiones” en las que se haya sumido el país, dice también la declaración inaugural de la Asamblea, deberá regir por fin “el silencio de la ley”.

“Las pasiones violentas son desde luego el resorte exclusivo de una empresa osada, pero esta no puede sostenerse, mientras el silencio de la ley no termine el estrépito de las convulsiones, concentrando el influjo de la opinión, y dando al interés de los particulares la dirección que convenga al interés público. Entretanto, ansioso el pueblo de mejorar su suerte, buscará en la novedad de las reformas el sello de su felicidad; y haciendo sistema de la inconstancia ofrecerá el espectáculo de una incertidumbre procelosa que agite los espíritus, prepare la insurrección y desengañe al fin la esperanza de los hombres libres.

  • 12  Ibid., n°1, 27 de febrero de 1813, p. 1.

“Tales son los escollos de que nos preserva la experiencia de nuestras pasadas desgracias”.12

  • 13  Id., n° 9, 29 de mayo de 1813, p. 36.
  • 14  Id., n° 8, 8 de mayo de 1813, p. 30.

6Terminar la revolución en el silencio de la ley. Así reformulado, el programa de la Asamblea del año XIII arroja una luz singular sobre la historia de los símbolos patrios, que de hecho representan su legado más duradero: el himno, el escudo, la moneda, las fiestas patrias... Pues el origen mítico de la epopeya nacional tiene un origen sensible, el “grito imperioso de la libertad, que dando un nuevo impulso a la naturaleza mudó el letargo en intrepidez, armó de indignación el sufrimiento, y convirtió al fin nuestras mismas cadenas en trofeos”.13 A la vez, el silencio de la ley, que reemplaza el “espectáculo” de las pasiones individuales, sólo puede prosperar en un espacio público en donde todos los signos participan del orden del Estado, articulando el eje horizontal de la libertad con el eje vertical de la autoridad. La Marcha patriótica escrita por un miembro de la Asamblea, el diputado Vicente López, y esas “Fiestas Mayas” destinadas a “inmortalizar el día del nacimiento de la patria, y recordar al pueblo venidero el feliz momento en que el brazo de los más intrépidos quebró el ídolo y derribó el altar de la tiranía”,14 sobrevivirán a todos los gobiernos, sean democráticos o dictatoriales, y son aun hoy parte del ritual cívico argentino.

  • 15  Gazeta Ministerial del Gobierno de Buenos Aires, 8 de junio de 1813, citado en Vega C., El Himno N (...)

7La plaza, el teatro y la escuela son los principales lugares designados por la Asamblea para el ejercicio de una pedagogía cívica cuyo momento ritual por excelencia es el canto del himno. El poder desea asegurarse la lealtad de los individuos al Estado y a la vez congregarlos en un nosotros que, al cantar al unísono, tiende a transformarse en la voz de la nación misma. El rito es espectáculo y el espectáculo es uno de los lugares del rito, como lo sugiere Blas Parera al incluir en su introducción una “batalla” que parece salida de una ópera italiana, y como lo confirma esa primera ejecución el 28 de mayo de 1813 en el teatro Coliseo, donde “una comparsa de niños ricamente vestidos al traje indiano entonó con suavísimas, y acompasadas voces la canción patriótica, que oyó el concurso de pie: se terminó con grandes vivas, y alegres exclamaciones”.15

  • 16  El Redactor de la Asamblea, n° 9, 29 de mayo de 1813, p. 33.

8Así, los símbolos forman parte de un proyecto de reorganización global del tiempo histórico. Pues tomar el poder es también tomar la calle y las plazas, las sedes del poder político y económico, los teatros, las iglesias. Y ocupar los lugares públicos implica a su vez regir la circulación de discursos e imágenes, hacerse cargo de todos los aspectos ritualizados de la vida colectiva. De allí un pragmatismo en los medios de producción del consenso político, que acompaña la acción revolucionaria ya desde 1810, y que se percibe de modo particularmente claro en la concepción instrumental de los símbolos patrios, como parte de la organización del tiempo y el espacio públicos por el nuevo Estado. Lo mismo que en Francia durante la Revolución, ello implica una verdadera refundación de sus coordenadas, que ilustran tanto las “fiestas nacionales” del 25 de Mayo, bautizadas Fiestas Mayas, como el uso en las comunicaciones oficiales de la frase “valga para el año 4° y 5° de la Libertad”.16 Y si ese dispositivo busca inscribir a la nueva nación en un tiempo tan vasto que casi parece infinito, su ambición no es tanto la realización de una sociedad imaginada bajo la forma de una utopía como la eternidad de los laureles conseguidos, es decir la conmemoración permanente.

  • 17  Id., n° 1, 27 de febrero de 1813, p. 3.
  • 18  Ibid.

9Las huellas de esa verdadera obsesión memorial son abundantes: la libertad de vientres, dice el Redactor, fue decretada por la Asamblea “para que no pudiese transmitirse su memoria, sin ofrecer un exemplo de equidad y justicia”;17 la remoción de los españoles europeos de los empleos públicos, lejos de constituir un gesto autoritario, servirá para “dejar al mismo tiempo a la posteridad un monumento de nuestra moderación”.18 Pues un monumento no es otra cosa que una ayuda memoria, y la memoria es el verdadero eje de la conciencia colectiva:

  • 19  Ibid.

“Ni el peso enorme de los tiempos, ni el trastorno de las revoluciones periódicas del globo borrarán de la historia esta época venturosa; y sea cual fuese el destino de las generaciones venideras, ellas recordarán este digno ejemplo, o para sacudir el yugo que las oprima, o para cantar himnos a la libertad en el templo de la fama. Entonces verán con religiosa admiración los primeros conatos de un celo filantrópico, y arrastrados por la autoridad del tiempo admirarán con entusiasmo, antes de aplaudir con reflexión. Apenas recuerden el período feliz en que nos hallamos, verán que suspendiendo el curso de la revolución aparece constituida una autoridad, que consagra sus desvelos al orden, a la justicia, a la igualdad, y al bien común de sus semejantes”.19

  • 20  Nora, Pierre (ed.), Les lieux de mémoire, París, Gallimard, I, La République, 1 vol., 1984, II, La (...)
  • 21  El Redactor de la Asamblea, n° 2, 6 de marzo de 1813, p. 7.

10El Redactor sella así de manera programática un pacto de temporalidades donde la “autoridad del tiempo” es la base última de la “autoridad” constituida en Estado en el acto mismo que ha sellado el fin de la revolución. Y si los monumentos son la forma más enfática de esta visibilidad del poder, se entiende el rol estratégico que le cabe a su erección en la conducción política de una revolución breve y veloz que, como ya el modelo francés, se prolonga en una guerra larga e incierta. Los monumentos celebran las victorias militares, cuyos sitios geográficos aspiran a transformarse en lugares de memoria20: “El Tucumán, la Tablada, Salta, y todo punto del globo donde estampan su planta denodada las huestes de la libertad, cantan y claman las proezas que presencian de los héroes del Sud”, exclama el Redactor al describir las Fiestas Mayas21. A los nuevos hechos de la revolución se suman las marcas de un pasado inmediatamente declarado ejemplar, donde el tiempo práctico de los teatros de operaciones se mezcla con el tiempo simbólico de lo que ya es historia, es decir registro escrito de los acontecimientos. Por eso en el texto de López las batallas son “letreros eternos que dicen:/ aquí el brazo argentino triunfó”; y estos “letreros” deben ser mencionados de modo sistemático, aun al riesgo de introducir enumeraciones cuya matriz estilística, probablemente derivada del modelo bíblico, entra en tensión con la economía narrativa de una épica moderna:

San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta, y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la banda Oriental.

  • 22  Kantorowicz, Ernst, Mourir pour la patrie et autres textes, París, PUF, 1984.
  • 23  El Redactor de la Asamblea, n° 15, 21 de agosto de 1813, p. 60.
  • 24  Id., nº 14, 14 de agosto de 1813, p. 54.

11El recuerdo de los muertos, concebido esencialmente como un ritual neoclásico, es la pieza esencial de esa política de la memoria.22 La Asamblea General Constituyente abre un “registro marcial que debe inmortalizar los guerreros de la Patria”, y prescribe que la lista sea leída en público todos los 25 de Mayo.23 Es que según Monteagudo, autor del proyecto, la gloria es “la piedra filosofal de las Repúblicas”24:

  • 25 Ibid., p. 53-54.

“Aquellos felices Pueblos cuya grandeza basta para justificar el orgullo de la estirpe humana, habrían servido mil veces de una nueva prueba a la vicisitud (sic) de las cosas, si para los grandes peligros no tuviese siempre la naturaleza preparada almas idólatras de la gloria, que aun viendo humear su propia sangre, solo gimen por los conflictos de su Patria. Ya sería indiferente el ser esclavo, o libre, y los tiranos reinarían en paz sobre la tierra, si el amor a la inmortalidad no hubiese pulverizado los cetros de bronce, asaltando los tronos de tiempo en tiempo para purgarlos de opresores. Las mismas Provincias del Río de la Plata verían hasta hoy fluctuar su destino al grado de la impotente España, si los patriotas del 25 de Mayo hubiesen renunciado la gloria solo porque sintieron la frialdad del cuchillo sobre sus gargantas”.25

  • 26  Rabinovich, Alejandro M., “La gloria, esa plaga de nuestra pobre América del Sud. Ethos guerrero e (...)

12La gloria es el operador temporal por excelencia, la clave de esa economía simbólica que al hacer valer la muerte como vida eterna recompensa al ciudadano por su sacrificio en aras del Estado.26 Y no hay dudas de que Monteagudo asume plenamente la dimensión sacrílega, o por lo menos furiosamente anticlerical, que supone, en un país cristiano, esgrimir como proyecto político la formación de un pueblo de “idólatras de la gloria”. Al participar de ese proyecto de englobar pasado, presente y futuro, el himno de 1813 expresa en su integralidad el tiempo de la nación, resumido en los famosos versos de su refrán, que proyectan la historia sobre la eternidad de la gloria:

Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir.
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

  • 27  Véase Canter, Juan, “La Asamblea General Constituyente”, en Levene Ricardo H. (ed.), Historia de l (...)
  • 28  El Redactor de la Asamblea, sesión del 3 de marzo 1813, p. 7.
  • 29  Ozouf, Mona, La fête révolutionnaire : 1789-1799, París, Gallimard, 1976, p. 470.

13Por supuesto, todas estas iniciativas de la Asamblea tienen una evidente función de legitimación, por no decir de propaganda, ante una población a menudo reticente y obligada a prestar juramento al nuevo poder.27 También es un instrumento al servicio del reclutamiento militar, en un momento en el que las deserciones se multiplican. La argumentación del Redactor es tanto política como doctrinaria, como lo indica la observación que “es un deber propio del cuerpo legislativo honrar al mérito, más bien para excitar la emulación de las almas grandes; que para recompensar a la virtud que es el premio de sí misma”28. Pero más allá de la coyuntura, esa versión criolla del juramento La liberté ou la mort, recurrente en las fiestas revolucionarias francesas, hace de cada individuo el actor de un “teatro del contrato social”.29 Y de ese teatro sui generis están ausentes Dios, Cristo y el Rey, eso antiguos amos del tiempo público y privado ya desplazados del centro simbólico de la soberanía por Rousseau y los Iluministas.

  • 30 El Redactor de la Asamblea, n° 14, 14 de agosto de 1813, p. 55.

14De allí la tensión entre razón y fe en el seno mismo de la Asamblea, que lleva a ésta a romper relaciones con el Vaticano sin por ello dejar de hacer del catolicismo la “religión del Estado”, y que también, atendiendo a los “profesores ilustrados en la materia”, ordena que los bautismos de los bebés se hagan con agua tibia y tan sólo a partir del octavo día, para que no los enferme el agua fría depositada en el “ángulo más sombrío de los templos”.30 La argumentación a favor de esta medida, que el secretario Hipólito Vieytes presenta siguiendo los consejos del “proto-médico”, constituye de por sí una forma de dramatización de la tensión entre ciencia y religión:

  • 31 Ibid.

“Añade que cualquiera que haya observado al hombre filosóficamente desde que nace, habrá visto que ni el llanto, ni los estornudos, ni las oscitaciones son fenómenos producidos espontáneamente, y si, movimientos a que han dado lugar las nuevas impresiones: el peso del aire atmosférico que gravita sobre él de modos muy distintos al del licor del Amnios, en cuya atmósfera vivió, el influjo de este agente sobre sus pulmoncillos, para que el círculo sanguíneo se efectúe muy distintamente que en el vientre materno, la oxigenación de la sangre, los nuevos caminos que este líquido toma, el desenvolvimiento del calórico en su curso, la inspiración y espiración; en fin, la luz misma son otras tantas novedades, que aunque necesarias para las funciones vitales, lo excitan y conmueven causándole dolor, e incomodidad, hasta tanto que la costumbre las vuelve menos sensibles, y su no obstante que todos estos fenómenos son indispensables para la vida, y que la naturaleza próvida ha sabido buscar medios a fin de que el nuevo habitante del Mundo, sea capaz de oponerse a tan extraños agentes, le conmueven y agitan hasta el grado de sentir el abandono de su primer habitación, como no será suficiente motivo para causar la enfermedad indicada y otras innumerables la cruel y repentina impresión del frío del agua bautismal?”31

  • 32  Rabier, Christelle, “Vulgarisation et diffusion de la médecine pendant la Révolution : l’exemple d (...)
  • 33  Rousseau, Jean-Jacques, Considérations sur le gouvernement de la Pologne, en Id., Œuvres Complètes (...)

15El esbozo de los principios de una política de salud pública coexiste aquí con una forma de “vulgarización médica”,32 cuya dimensión política es fundamental. “Un enfant en ouvrant les yeux doit voir la patrie, et jusqu’à la mort ne doit plus voir qu’elle”, decía Rousseau en sus Considérations sur le gouvernement de la Pologne.33 El interés de los revolucionarios de Buenos Aires por los resfríos de los bebés cobra todo su sentido no sólo en el marco de las tensiones con la Iglesia, sino como punto de referencia inicial del proyecto de un orden simbólico que al concebir la totalidad del tiempo de la nación debe tomar en cuenta también la totalidad del tiempo de la vida de cada individuo.

  • 34  Ternavasio, Marcela, “La Asamblea del año XIII y sus silencios”, en Año XIII…, Op. Cit., p. 9-11.

16Claro que esa ambiciosa política simbólica, lanzada con tanto brío en 1813, tiene sus límites prácticos, que en la realidad vendrá a marcar el fracaso final de la Asamblea, desgarrada entre las luchas de facciones y las tentaciones autoritarias, incapaz de declarar la independencia o de sancionar una constitución, al fin autodisuelta sin gloria en 1815. Mientras que la formación de la Asamblea el año XIII es uno de los capítulos más gloriosos, es decir más glorificados, de la historiografía nacional, su ocaso en forma de lento abandono de sus principios Iluministas y democráticos, incluido la renuncia a la declaración de independencia, apenas figura en la crónica de la década fundacional del Estado argentino, salvo eventualmente como intermedio penoso pero necesario en la secuencia del encumbramiento de Carlos de Alvear.34 Ya en junio 1813, el rechazo de las credenciales de los diputados de la Banda Oriental enviados por José Artigas, cuyo protagonista no es otro que Vicente López en su calidad de presidente de la Asamblea, constituye un primer punto de inflexión de esa trayectoria hasta entonces ascendente, y que pronto va a dispersarse en las interpretaciones divergentes de una guerra civil cada vez más insoslayable.

  • 35  Benjamin, Walter, “Sur le concept d’histoire”, en Id., Écrits français, París, Gallimard, 1991, p. (...)
  • 36  Ricœur, Paul, La mémoire, l’histoire, l’oubli, París, Le Seuil, 2000.

17El Angel de la Historia mantiene los ojos fijos en el pasado mientras lo aspira hacia el futuro aquella tormenta llamada Progreso, según el famoso sueño filosófico de Walter Benjamin; pero no puede recordarlo todo sin caer en la locura de Funes el Memorioso, el personaje de Borges incapaz de jerarquizar los innumerables objetos de su percepción.35 De allí que sea imposible una política de la memoria infinita; el verdadero problema es cómo regular el olvido.36 La política del olvido es tan importante como la de la memoria, y es en ese cruce donde aparece, como la otra cara de la medalla de la gloria, el problema de lo que podríamos llamar la escritura del mal.

18Los miembros de la Asamblea por un lado exhiben como recuerdos las banderas capturadas en los campos de batalla y pintan, en el himno de López, la “saña tenaz” de los tiranos y su cortejo de “luto, y llantos, y muerte”, como motivaciones de la acción revolucionaria entendida como programa de establecimiento de la justicia. Pero por el otro escriben en El Redactor, sin duda a través de Monteagudo, a propósito de las violencias padecidas por los indios a manos de los españoles:

  • 37  El Redactor de la Asamblea, n° 4, 20 de marzo de 1813, p. 13.

“No es menos cruel el tirano que se complace en ver la humanidad ahogada en lágrimas y sangre, que un imprudente escritor que se empeña en afligirla de nuevo retratando con los rasgos de su pluma la imagen del crimen, y sellando así su imperio en la memoria de los hombres. Quizás sería menos abultada la historia de la opresión, si con cada tirano hubiese desaparecido la memoria de su injusticia, no dejando a sus semejantes ejemplos que sirvan de estímulo al refinamiento de su perversidad. Alguna vez he creído que esta es la causa de las desgracias del hombre, y que el recuerdo de los frecuentes triunfos del malvado prepara una conquista fácil al vicio, animando sus esfuerzos. No, no incurriré yo en igual defecto cuando voy a exponer en el orden del día el benéfico decreto que ha expedido la Asamblea general en desagravio de los miserables indios que han gemido hasta hoy bajo el peso de su suerte. Disto mucho de afligir al filósofo sensible con el humillante pormenor de las vejaciones que han sufrido nuestros hermanos, del destierro que han padecido en su misma patria, y de la muerte que han vivido, si es posible apurar de este modo las sutilezas del lenguaje. Yo quisiera que un profundo silencio envolviese en las tinieblas para siempre todos esos hechos atroces, que más bien infaman a la especie que al individuo, mostrando hasta qué grado puede ser el hombre impío con sus semejantes. Mas por desgracia mis votos son inútiles, y yo preveo que la memoria de estos horrorosos atentados afligirá a la humanidad, mientras existan los anales del pueblo español”.37

19La comparación entre el tirano que comete crímenes y el escritor que los relata puede hoy resultar sorprendente, e incluso chocante. Allí late precisamente la riqueza heurística del anacronismo. La experiencia de la modernidad, y en particular la del siglo XX, muestra que el relato preciso y completo de los crímenes de masa es el mejor antídoto para evitar su repetición, y de ningún modo un estímulo para aquellos que podrían querer imitar a los criminales. Es una realidad que en sentido contrario prueba el esfuerzo de los regímenes totalitarios, pero también de la dictadura argentina, por ocultar sus crímenes y destruir los relatos y las huellas materiales que los proyectan en el tiempo. Las dudas del Redactor son un buen indicio del carácter cambiante de esa relación entre práctica y crónica de los “hechos atroces”, tanto como de la permanencia del registro ético de la experiencia de sus testigos y comentadores. En el siglo XXI, los libros de la buena memoria, como dice la canción de Luis Alberto Spinetta compuesta durante la última dictadura argentina, recuerdan que ninguna dramaturgia de la voluntad general puede ser democrática sin ese otro gran legado del Iluminismo, que la reflexión del Redactor ilustra de modo ejemplar, y que se llama espíritu crítico.

  • 38  Vezzetti, Hugo, Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Sig (...)

20Claro que la conclusión de ese texto de la Asamblea de 1813 es la imposibilidad de olvidar: ciertos crímenes, aquellos que más tarde se llamarán crímenes de lesa humanidad, son literalmente inolvidables, allí donde lo inolvidable es otro de los nombres de lo imprescriptible. Entre el silencio de la ley y el silencio de la memoria la ecuación no puede ser perfecta, pues más allá de todos los anacronismos el eco del terrorismo de Estado en sus diferentes expresiones temporales, de la época de la Colonia a la de la dictadura, insiste en inscribirse en la historia como el ruido mismo de lo real.38

Haut de page

Notes

1  Hartog, François, Régimes d’historicité. Présentisme et expériences du temps, París, Le Seuil, 2002; Michon, Pascal, Les Rythmes du politique. Démocratie et capitalisme mondialisé, París, Les Prairies ordinaires, 2007; Rosa, Hartmut, Accélération. Une critique sociale du temps, París, La Découverte, 2010.

2  Buch, Esteban, O juremos con gloria morir. Una historia del Himno Nacional Argentino, de la Asamblea del Año XIII a Charly García, Buenos Aires, Eterna Cadencia, 2013 (1ra ed.: O juremos con gloria morir. Historia de una épica de Estado, Buenos Aires, Sudamericana, 1994); Vega, Carlos, El Himno Nacional Argentino. Creación, difusión, autores, texto, música, Buenos Aires, Eudeba, 1962 (reed. EDUCA, 2005).

3  Halperin Donghi, Tulio, Revolución y guerra. Formación de una elite dirigente en la Argentina criolla, Buenos Aires, Siglo XXI, 1972; Ansaldi, Waldo, “Soñar con Rousseau y despertar con Hobbes: una introducción al estudio de la formación del Estado nacional argentino”, en Chiaramonte, José Carlos y Moreno, José Luis (eds.), Estado y Sociedad en el pensamiento nacional, Buenos Aires, Ed. Cántaro, 1989, p. 58-62; Chiaramonte, José Carlos, “Formas de identidad en el Río de la Plata luego de 1810”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. E. Ravignani”, Tercera Serie, Nº 21, Buenos Aires, 1989, p. 71-92; Ternavasio, Marcela, Gobernar la revolución: Poderes en disputa en el Río de la Plata, 1810-1816, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores, 2007; Fradkin, Raúl O. (ed.), ¿Y el pueblo dónde está? Contribuciones para una historia popular de la Revolución de Independencia en el Río de la Plata, Buenos Aires, Prometeo, 2008; Goldman, Noemí, ¡El pueblo quiere saber de qué se trata! Historia oculta de la Revolución de Mayo, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2012.

4  Gori, Esteban de, La república patriota. Travesías de los imaginarios y de los lenguajes políticos en el pensamiento de Mariano Moreno, Buenos Aires, Eudeba, 2012, p. 289.

5  Didi-Huberman, Georges, Devant le temps, París, Éditions de Minuit, 2000.

6  El Redactor de la Asamblea, n° 1, 27 de febrero de 1813, edición facsimilar, Buenos Aires, Biblioteca Nacional “Mariano Moreno”, 2013, p. 2.

7  Garavaglia, Juan Carlos, Construir el Estado, inventar la nación. El Río de la Plata, siglos XVIII-XIX, Buenos Aires, Prometeo, 2007.

8  Heinich, Natalie, De la visibilité, París, Gallimard, 2013.

9  El Redactor de la Asamblea, n° 1, 27 de febrero de 1813, p. 2.

10  González, Lidia, “Bernardo de Monteagudo. La voz de la Asamblea”, Año XIII. Asamblea General Constituyente (catálogo de exposición), Buenos Aires, Biblioteca Nacional “Mariano Moreno”, 2013, p. 14-17; Ternavasio M., Gobernar la revolución…, Op. Cit., p. 128.

11  El Redactor de la Asamblea, n° 3, 13 de marzo de 1813, p. 10.

12  Ibid., n°1, 27 de febrero de 1813, p. 1.

13  Id., n° 9, 29 de mayo de 1813, p. 36.

14  Id., n° 8, 8 de mayo de 1813, p. 30.

15  Gazeta Ministerial del Gobierno de Buenos Aires, 8 de junio de 1813, citado en Vega C., El Himno Nacional Argentino…, Op. Cit., p. 27.

16  El Redactor de la Asamblea, n° 9, 29 de mayo de 1813, p. 33.

17  Id., n° 1, 27 de febrero de 1813, p. 3.

18  Ibid.

19  Ibid.

20  Nora, Pierre (ed.), Les lieux de mémoire, París, Gallimard, I, La République, 1 vol., 1984, II, La Nation, 3 vols, 1986, III, Les France, 3 vols, 1992.

21  El Redactor de la Asamblea, n° 2, 6 de marzo de 1813, p. 7.

22  Kantorowicz, Ernst, Mourir pour la patrie et autres textes, París, PUF, 1984.

23  El Redactor de la Asamblea, n° 15, 21 de agosto de 1813, p. 60.

24  Id., nº 14, 14 de agosto de 1813, p. 54.

25 Ibid., p. 53-54.

26  Rabinovich, Alejandro M., “La gloria, esa plaga de nuestra pobre América del Sud. Ethos guerrero en el Río de la Plata durante la Guerra de la Independencia, 1810-1824”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2009, <http://nuevomundo.revues.org/index56444.html>.

27  Véase Canter, Juan, “La Asamblea General Constituyente”, en Levene Ricardo H. (ed.), Historia de la Nación Argentina, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia/El Ateneo, 1947, Vol. VI, p. 72-73.

28  El Redactor de la Asamblea, sesión del 3 de marzo 1813, p. 7.

29  Ozouf, Mona, La fête révolutionnaire : 1789-1799, París, Gallimard, 1976, p. 470.

30 El Redactor de la Asamblea, n° 14, 14 de agosto de 1813, p. 55.

31 Ibid.

32  Rabier, Christelle, “Vulgarisation et diffusion de la médecine pendant la Révolution : l’exemple de la chirurgie”, Annales historiques de la Révolution française, n° 338, oct.-dic. 2004, <http://ahrf.revues.org/1589>.

33  Rousseau, Jean-Jacques, Considérations sur le gouvernement de la Pologne, en Id., Œuvres Complètes, París, Dalibon, 1825, p. 237.

34  Ternavasio, Marcela, “La Asamblea del año XIII y sus silencios”, en Año XIII…, Op. Cit., p. 9-11.

35  Benjamin, Walter, “Sur le concept d’histoire”, en Id., Écrits français, París, Gallimard, 1991, p. 343-4; Borges, Jorge Luis, “Funes el Memorioso”, en Id., Obras completas, Buenos Aires, Emecé, 1996, p. 485-490.

36  Ricœur, Paul, La mémoire, l’histoire, l’oubli, París, Le Seuil, 2000.

37  El Redactor de la Asamblea, n° 4, 20 de marzo de 1813, p. 13.

38  Vezzetti, Hugo, Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2002.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Esteban Buch, « La Asamblea del Año XIII en el Río de la Plata: laureles eternos para terminar la Revolución », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 28 janvier 2014, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/66207 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.66207

Haut de page

Auteur

Esteban Buch

EHESS-CRALesteban.buch@ehess.fr

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page