Navigation – Plan du site
María Celina Ortale

Juan Bautista Alberdi, Peregrinación de Luz del Día o Viaje y aventuras de la Verdad en el Nuevo Mundo, Edición crítico-genética y Estudio preliminar de Élida Lois, Liminar de Natalio Botana y Excurso de Héctor Palma, San Martín, UNSAM EDITA, Serie Archivo Alberdi, 2013, 546 p.

[09/04/2014]

Texte intégral

1Peregrinación de Luz del Día o Viaje y aventuras de la Verdad en el Nuevo Mundo es un texto complejo, un híbrido genérico cuya trama farsesca contrasta con la incorporación final del discurso doctrinario de la Verdad. Con esta edición crítico-genética de Élida Lois, que registra los vaivenes de la escritura alberdiana desde los borradores hasta la versión édita de 1874, se iluminan los lugares más recónditos del texto. Suma otro galardón a esta edición la recuperación de la vena paródica del pensador tucumano, cuya obra ha sido más transitada por sus tratados jurídicos y sus ensayos programáticos.

2El Liminar de Natalio Botana define el texto como “el doloroso lamento de quien, ante el fracaso de sus proyectos, no se resigna a dejar de lado la ambición crítica” y el conjunto de este volumen permite constatar esta idea rectora en las pistas que brinda el archivo documental, en las reformulaciones analizadas y en el aporte que significa la incorporación del material epistolar que da cuenta de la primera recepción de este nuevo latiguillo para la sociedad porteña.

3En el Estudio preliminar, Élida Lois, directora del proyecto “Edición del Archivo documental de J. B. Alberdi”, emprende otra vez el análisis de un proceso de génesis escritural a partir de los manuscritos autógrafos de Alberdi y plantea hipótesis interesantes sobre la composición de la obra. Describe también el contexto de “la decisión de escribir” y el de la posterior “decisión de publicar”, unos años después, Peregrinación de Luz del Día. El manejo magistral de la totalidad del Archivo Alberdi le permite a Lois ofrecer una mirada aguda que resitúa el texto en el conjunto de la producción intelectual del autor al vincularlo con La guerra o el cesarismo en el Nuevo Mundo, con los previsibles resultados de la guerra de la Triple Alianza anticipados en varios folletos críticos y con los avatares políticos que sacuden a Europa en el momento en que Alberdi comienza este emprendimiento textual.

  • 1 En la 1ª edición de la obra no se identifican ni el autor ni el año de la impresión (1874): S. a., (...)

4En cuanto al establecimiento del texto, a diferencia de sus ediciones anteriores (donde Lois había difundido borradores que fueron tergiversados en los Escritos póstumos), se toma aquí como base la 1ª edición (que, como fue publicada bajo la cuidadosa supervisión de Alberdi, representa la última voluntad textualizadora del autor) e incorpora, encolumnados a la derecha, los testimonios del proceso escritural de la obra que, aunque transcurrió principalmente entre 1870 y 1871 (fecha declarada por el propio Alberdi), registra indudables y sugestivas modificaciones posteriores cercanas a su impresión en 18741. Se suceden además numerosas notas críticas y explicativas.

5También los apéndices documentales divulgan material inédito. En el primero se editan los significativos pasajes suprimidos por el autor: En el segundo, se divulga la primera recepción de la obra registrada en la correspondencia epistolar con sus allegados; se trata de un concierto discordante donde elogios sinceros alternan con reacciones indignadas o censuras explícitas, pero cuyo entramado de implícitos delata el desconcierto generalizado que la obra produjo en el campo cultural contemporáneo.

6La primera versión de la pieza combina una ficción caricaturesca (una sátira feroz contra el poder político de Buenos Aires y sus protagonistas más emblemáticos) con una exposición doctrinaria del más ortodoxo liberalismo (la conferencia final de la Verdad). En la primera sección se narra que la Verdad, hastiada de mentiras e iniquidades en Europa, resuelve emigrar a América (disfrazada de mujer y bajo un nombre metafórico, “Luz del Día”), y describe las aventuras que le ocurren al reencontrarse con los mismos personajes que la han impulsado a abandonar Europa. Espantada por tantos bribones, la Verdad se encuentra con Fígaro (el liberal favorito de Sudamérica que representa al propio Alberdi) y pide información acerca de los viejos caballeros españoles. El Cid y Pelayo son célebres caudillos que detestan a esos personajes de las ciudades con quien se ha topado Luz del Día, en tanto que Don Quijote ha leído los libros de caballería americana (es decir, las biografías de San Martín y Bolívar) y ha seguido leyendo incansablemente otros que le dañan el cerebro. Decepcionada, la Verdad decide regresar al mundo decadente del que quiso desprenderse, pero Fígaro le pide que antes pronuncie una conferencia sobre la libertad y el gobierno libre.

7Pero en la segunda versión, según demuestra Lois, se distinguen tres secciones porque entre las aventuras de Luz del Día con los pícaros y su conferencia final se intercala un extenso pasaje narrado por Fígaro acerca de la experiencia colonizadora de Don Quijote en la Patagonia guiado por su última pasión: la teoría de la evolución de Darwin que él desea proyectar en la evolución de la vida social. Don Quijote posee una gran estancia en la Patagonia, donde se propone crear una república de carneros seguro de que con el tiempo se transformarán en ciudadanos. Entre tanto gobierna discrecionalmente, dicta decretos y promulga leyes para organizar su estado con citas textuales de La democracia en América de Tocqueville y de las Bases del propio Alberdi y con verdades de Perogrullo.

8La interpolación matiza una reflexión sobre la realidad política. En tanto la versión primigenia llevaba al primer plano los retratos satíricos de los hombres del poder (Domingo F. Sarmiento-Tartufo, Bartolomé Mitre-Basilio, Adolfo Alsina-Gil Blas y Félix Frías-Loyola) y un desempeño contrapuesto con la virtud de la razón, –encarnada por Luz del Día– y el buen sentido del ciudadano pensante –representado por Fígaro–, la incorporación del episodio de la colonización de Quijotanía, que es interpretado por Lois como un nuevo “temblor” en el proceso escritural de Alberdi, lleva a un primer plano la oposición entre dos bandos en pugna (uno –el de los intereses de Buenos Aires– más repudiable a los ojos del narrador que el otro –el de los caudillos políticos del interior–, pero los dos obstaculizantes de un proyecto progresista). Mientras en la primera versión la propuesta programática se limitaba a contraponer a una realidad política corrompida el minitratado de liberalismo utópico que Alberdi pone en boca de la Verdad, en la segunda, el analista se estrella frente a una problemática política más compleja que reconcentra todas las fuerzas en pugna y las pone en tensión.

9Finalmente, en la tercera versión, los últimos ajustes introducen supresiones ligadas a acontecimientos contemporáneos (como la supresión del pasaje en que interviene Loyola-Frías) y sugestivas modalizaciones que incrementan el juego de espejos deformantes instalado por la trama ficcional. Además, aquí se abandona el título que se lee en los manuscritos, La gata parda o La metempsicosis de la vieja Europa en la moderna América, denominación despectiva que sintetizaba una concepción de la realidad social sudamericana en términos de fusión de componentes disarmónicos y fue el disparador de un proceso textual que fue cambiando de enfoque a través de sucesivas versiones que representan vueltas de tuerca dentro de un proceso conceptual. El título definitivo concentra, en cambio, en la imagen del periplo un itinerario investigativo hecho a partir de una creación literaria a la par que destaca la carga autoficcional del subtexto: el autor se autopostula como la voz de la Verdad.

  • 2 Ingenieros, José, Obras completas, Buenos Aires, Ediciones Mar Océano, 1961, p. 202.

10Según José Ingenieros, Alberdi fue el americano que estuvo más al corriente de las nuevas direcciones sociológicas del pensamiento de su época: “es seguro que en ninguno puede seguirse mejor el rastro de toda la evolución filosófica del siglo XIX”2. Formado inicialmente en el ideologismo, el pensamiento alberdiano floreció durante el apogeo del historicismo romántico, pero siguió al tanto de la evolución de las ideas y no desconoció el darwinismo social. Cierra este volumen un documentado Excurso de Héctor Palma, que examina la difusión del darwinismo hacia 1870 y sus repercusiones en nuestra región.

Haut de page

Notes

1 En la 1ª edición de la obra no se identifican ni el autor ni el año de la impresión (1874): S. a., Peregrinacion de Luz del Día o Viajes y aventuras de la Verdad en el Nuevo Mundo, Cuento publicado por A, Miembro Correspondiente de la Academia Española, Buenos Aires, Carlos Casavalle Editor, s. f.

2 Ingenieros, José, Obras completas, Buenos Aires, Ediciones Mar Océano, 1961, p. 202.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Celina Ortale, « Juan Bautista Alberdi, Peregrinación de Luz del Día o Viaje y aventuras de la Verdad en el Nuevo Mundo, Edición crítico-genética y Estudio preliminar de Élida Lois, Liminar de Natalio Botana y Excurso de Héctor Palma, San Martín, UNSAM EDITA, Serie Archivo Alberdi, 2013, 546 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 09 avril 2014, consulté le 18 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/66653

Haut de page

Auteur

María Celina Ortale

IdHICS / FAHCE-CONICET, Universidad Nacional de La Platamcelinaortale@yahoo.com.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page