Navigation – Plan du site
Edwin Cruz Rodríguez

Carlos Rincón, Sarah De Mojica y Liliana Gómez, Entre el olvido y el recuerdo. Íconos, lugares de memoria y cánones en la historia y la literatura en Colombia, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2010, 581 p.

[10/06/2014]

Texte intégral

1Esta obra reúne 15 textos resultado del proyecto de investigación “Memoria cultural y procesos de construcción de la nación en Colombia (1810-2010)”, cada uno de los cuales contribuye a sondear los procesos de producción de la memoria en la historia colombiana, fundamentalmente mediante un enfoque cercano a los estudios culturales.

2El libro se abre con un texto de Carlos Rincón, que realiza una introducción teórica a los problemas relacionados con la memoria y la nación, las metáforas en las que está imbricada dicha relación que permiten aprender el pasado como construcción social, enfocándose en los símbolos, los monumentos y los espacios convertidos en textos o “lugares de memoria”, los cuales le permiten sugerir tres formaciones discursivas de construcción de la memoria: primero, la definición del territorio nacional; segundo, los “actos de coleccionar”, y tercero los “bocetos identitarios” plasmados en distintos tipos de texto, los cuales cuestionan la homogeneidad que caracterizó hasta no hace mucho los imaginarios nacionales en América Latina.

3Seguidamente, Barbara Dröescher estudia la invención de la figura, adoptada como estatuilla en el Festival de cine de Cartagena, de la India Catalina, la cual se remonta a dos imágenes de mujeres indígenas que aparecen en distintos textos de diferentes épocas: uno de una india pacífica y otro de una india guerrera, más propio del que ahora simboliza la India Catalina, pero que ha sido revestida en la historia de diversos significados, desde aquella concepción como “lengua” y, al igual que La Malinche, como puente entre dos mundos, hasta adoptar un contenido que personifica una supuesta colonización pacífica o feminiza los colonizados, entre otros.

4Jorge Orlando Melo, reseña las transformaciones que ha sufrido Bolívar en los imaginarios políticos de distintos actores en la historia de Colombia. Se trata de un vacío en la historiografía colombiana, donde si bien el Libertador no ha tenido un “culto”, como puede ser el caso de Venezuela, ha tendido una gran influencia en el alinderamiento de organizaciones políticas partidistas, empezando por los tradicionales partidos liberal y conservador, fracciones de partidos y hasta grupos guerrilleros como el Movimiento 19 de Abril (M-19) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Según Melo, la imagen de Bolívar fu apropiado por distintas corrientes políticas a lo largo de los dos siglos, adoptando significados muchas veces contradictorios. Es una primera aproximación al problema que puede guiar al estudioso que se aventure en un trabajo de mayor envergadura.

5Posteriormente, Sarah de Mojica examina “la leyenda d Policarpa Salavarrieta”, “la colombiana más visible de todas las mujeres que murieron por la causa patriota durante las guerras de emancipación de la Nueva Granada” (p. 139). Su estudio combina la literatura comparada y la teoría de la imagen para desentrañar los procesos de invención de la heroína conocida como La Pola, en una indagación que va del teatro, en el análisis de “La Pola: trajedia en cinco actos sacada de su verídico suceso” encargada por el gobierno de Santander a José Domínguez Roche en 1820, a distintos retratos y el primer monumento escultórico reivindicado por pobladores marginales de la ciudad de Bogotá a principios del siglo XX, durante las celebraciones del centenario de la Independencia, y la marca de una cerveza que, paradójicamente, luchaba por desplazar del consumo masivo a la popular chicha.

6Javier G. Vilaltella, centra su indagación en la construcción de la memoria cultural visual mediante la promoción, por parte del Estado, de la pintura histórica a fines del siglo XIX, con la fundación de la Academia de Bellas Artes en 1886, en el contexto de afianzamiento del proyecto de nación de la Regeneración, un momento en que ésta práctica está en retirada en el mundo, lo cual crea problemas particulares tanto en el ámbito artístico como en el campo de la memoria cultural visual. Así pues, es en el siglo XX cuando este tipo de pintura tiene su auge en el país, principalmente con retratos de héroes de la Independencia, la pintura de batallas, y la conmemoración del centenario de la Independencia con un Pabellón de Bellas Artes en el parque que se inauguró para la fecha. En este contexto, la generación de artistas del centenario es caracterizada como “academicista”, con pocas figuras alegóricas y una inclinación marcadamente realista.

7Luego, Jorge Orlando Melo reconstruye la historia del manual de historia de Henao y Arrubla, el más influyente durante el siglo XX, producto de un concurso para la celebración del centenario de la Independencia al que se presentaron únicamente sus autores. Melo ubica la historia que allí se elabora en el contexto del “consenso republicano” bajo el gobierno de Rafael Reyes, que tuvo en gran parte la tarea de sacar al país de la guerra de los Mil Días, y en el que los conservadores en parte renunciaron a la visión excluyente instaurada por al Constitución de 1886 mientras los liberales a su turno abandonaban el proyecto federal y la separación entre Iglesia y Estado. Así, había más o menos un consenso en la lectura de la historia nacional desde las tres últimas décadas del siglo XIX que revalorizaba los legados hispánicos.

8Carmen Millán de Benavides hace un comentario sobre uno delos best seller del siglo XIX, muy leído en el contexto colombiano: la Historia Universal de Cesare Cantú. Desde el punto de vista “de la historia material del libro, la circulación editorial y el dominio del mercado” (p. 239), reconstruye las ediciones del libro que circularon por América, así como su orientación un tanto positivista de una perspectiva teleológica de la historia que termina en un final feliz.

9Seguidamente, Fernando Esquivel Suárez estudia la coyuntura de la celebración del centenario de la Independencia como “el momento en el que en Colombia se consolida un proceso de monumentalización y en que el mobiliario urbano bogotano es dotado de un aura sacra, como espacio en el que se representa la nación y sus prohombres” (p. 255). El análisis entrelaza el papel de la memoria en la construcción de la nación y la representación mediante lo que denomina la “sacralización del espacio público”, mediante los monumentos, constituidos como lugares de memoria, generalmente dedicados a los próceres y mártires de la Independencia.

10En el siguiente trabajo, Anna Jagdmann analiza las representaciones del territorio de Panamá que se construyen desde Colombia. Muestra rigurosamente que hasta la pérdida de Panamá en 1903, ésta constituía un espacio inexistente en la geografía y la cartografía colombiana. El desinterés por este espacio contrastaba con el interés que mostraban las potencias europeas y Estados Unidos en la construcción del canal. Existía una representación cartográfica de la nación que no tenía en cuenta los territorios de frontera allende las alturas de los Andes. Luego del suceso, el Chocó, imaginado imprecisamente como un istmo y, en consecuencia, como una promesa para la construcción de otro canal por el Río Atrato, vino a reemplazar esa ausencia de territorio que representó Panamá: “el Chocó, ni geológica ni culturalmente hace parte de Colombia en su estado natural. Es más una posesión que una parte del territorio, es una periferia necesaria para determinados propósitos, pero la puesta en práctica de estos proyectos pondría fin al Chocó como espacio periférico” (p. 299).

11Liliana Gómez, estudia el papel desempeñado por dos “lugares de memoria”, el Parque de la Independencia (1910) y el Parque Nacional Olaya Herrera (1934-1940). Las representaciones predominantes del Parque de la Independencia estuvieron asentadas en el objetivo de encarnar, con la exposición que en él tuvo lugar para conmemorar el centenario, el progreso de la nación en concordancia con el modelo en que se inspiraba: las exposiciones universales; de ahí la preponderancia que en la puesta en escena jugaba el Quiosco de la Luz. El Parque Nacional, por su parte, opera una reconfiguración del lenguaje de construcción nacional en el que se inspiró el Parque de la Independencia, al constituirse como un espacio de esparcimiento y entretenimiento para el creciente público urbano.

12En su texto, María Teresa Álvarez Hoyos, examina el efecto de la separación de Panamá sobre la formación del Departamento de Nariño. Luego de la secesión de Panamá, el separatismo y el miedo cundió en otros territorios, por lo que se realizaron esfuerzos por reacondicionar la división territorial dividiendo los anteriores estados en departamentos. Uno de esos nuevos territorios sería el departamento de Nariño, que al igual que Panamá, durante el siglo XIX había pugnado por obtener su autonomía y había sido concebido por las élites centrales como un territorio más de frontera. Así, la reconstrucción de esa intención de autonomía le permite sugerir que mientras Panamá logró su autonomía política separándose de la República, Nariño consiguió una autonomía administrativa como consecuencia o efecto colateral de esa separación.

13Carlos Rincón, “Exculpación y exaltación de Miguel Antonio Caro”, Estudia un particular proceso de “glorificación”, mediante el cual Miguel Antonio Caro, menos de una década después de su fallecimiento, entre 1917 y 1923, fue convertido en “ancestro fundacional”. Eso pasó por librar al expresidente de toda culpa política, resaltando en su lugar sus dotes como periodista, escritor público, traductor, gramático y poeta, entre otros, que se expresaron en estatuas y en el proyecto de la Academia de la Lengua Este fenómeno se inscribió en un contexto histórico marcado a la vez por el legado cultural del proyecto de nación de la Regeneración, gestado por el mismo Caro, y la necesidad de generar un relato nacional dignificante luego de la separación de Panamá.

14Enseguida, Carlos Rincón presenta su análisis sobre “Canon y clásicos literarios en la década de 1930”, en el que se enfoca en el examen de la necesidad de invención de un glorioso pasado literario para Colombia con posterioridad a la Guerra de los Mil Días y la separación de Panamá. Ello pasó por reivindicar la herencia hispánica y restauracionista, agenciada por el grupo nucleado alrededor de Miguel Antonio Caro. De tal forma que se configuró un canon literario con una función de cara a la construcción de la nación, el cual tardaría en ser cuestionado luego del fin del largo siglo XX colombiano, a la altura de los años treinta, mediante la crítica de obras como María de Jorge Isaacs bajo la pluma de Eduardo Caballero Calderón y las polémicas de otros autores con Laureano Gómez, quien fungía como un activo “censor” del canon con su seudónimo de “Jacinto Ventura”.

15Bajo el título de “José Asunción Silva: cuerpo y monumento en una sociedad preescultórica”, Eduardo Arcila Rivera reconstruye las vicisitudes que sufrió el proyecto frustrado de hacer una estatua para Silva, justo a finales de la primera década del siglo XX, cuando los cánones escultóricos se habían rezagado respecto de las ansias de modernidad de la sociedad.

16Finalmente, en “En lugar de un epílogo”, Carlos Rincón aborda la temática del duelo y la conmemoración de muertes masivas que aún a mediados del siglo XX no habían conseguido simbolizarse en la sociedad colombiana. Ello conlleva la imposibilidad de saldar las injusticias del pasado, sumido en el olvido antes que en la memoria colectiva. Ese difícil proceso encontró sus mayores trabas en Colombia con las políticas de contención de la modernización cultural agenciadas entre 1847 y 1857, justo cuando el país se sumía en una guerra civil no declarada. Con excepción de la “Marcha del silencio” de Jorge Eliecer Gaitán, en 1948, “la función de los muertos en la creación de la memoria e identidad tendió a reprimirse o abolirse en Colombia en la década de 1950” (p. 514).

17En suma, el libro constituye un gran aporte para pensar el problema de la memoria en Colombia, necesariamente asociado a la violencia que en buena medida ha sustituido a la política, desde una perspectiva cultural. Es de destacar entonces el carácter multi, inter o transdisciplinar que se despliega en cada uno de los estudios y en la totalidad de la obra.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Edwin Cruz Rodríguez, « Carlos Rincón, Sarah De Mojica y Liliana Gómez, Entre el olvido y el recuerdo. Íconos, lugares de memoria y cánones en la historia y la literatura en Colombia, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, 2010, 581 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 juin 2014, consulté le 26 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/66957

Haut de page

Auteur

Edwin Cruz Rodríguez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page