Navigation – Plan du site
Loreley El Jaber

Valeria Añón, La palabra despierta. Tramas de la identidad y usos del pasado en crónicas de la conquista de México, Buenos Aires, Editorial Corregidor, 2012, 354 p.

[10/06/2014]

Texte intégral

  • 1 Mignolo, Walter, “Semiosis colonial: La dialéctica entre representaciones fracturadas y Hermenéutic (...)

1A partir de las Cartas de Relación de Hernán Cortés, la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo y las crónicas mestizas de Diego Muñóz Camargo y de Fernando de Alva Ixtlilxóchitl (la Historia de Tlaxcala y su texto base la Descripción de la cibdad y provincia de Tlaxcala, el Compendio histórico del Reino de Texcoco y la Historia de la nación chichimeca), Valeria Añón ofrece una nueva visión crítica de los textos que componen la conquista de México. Esta nueva lectura no reside estrictamente en el análisis de textos que han sido trabajados por la crítica literaria e histórica, clásica y contemporánea, sino en un tipo de abordaje que parte del cruce intertextual, concibiéndolo tanto como base de la perspectiva elegida como motor del propio ensayo que aquí se despliega. Es decir, partiendo de un análisis comparativo y contrastivo de estos textos, Añón propone una lectura en red en la que las voces y las tradiciones involucradas puedan ser vistas en su interrelación original, desmenuzando y desculando ese entrelazado, ese “entretejido de lecturas, escrituras, versiones y enfrentamientos que constituyen la materia de estas crónicas”. Esa lectura en red es uno de los grandes aportes de este libro porque logra poner de manifiesto no sólo la red de memorias e historias en juego en los relatos de tradición occidental sino también los modos de resistencia y reacomodamiento ante el orden colonial que involucran a los relatos de la tradición autóctona. En este sentido, la idea de trama, ya mencionada en el título, es claramente representativa de esta postura crítica, tan acorde con el necesario concepto de “semiosis colonial” elaborado tiempo atrás por Walter Mignolo.1 Dice Añón que la idea de trama surgió, en cierta medida, de la imagen del quipu, es decir de “ese mecanismo de hilos y nudos, de enorme espesor significante, que exige una lectura en dos dimensiones (diacrónica y sincrónica), donde cada color y cada nudo significan en sí y en relación con los otros nudos y ejes…”. Esta descripción, derivada de la que ofrece el Inca Garcilaso en sus Comentarios Reales, representa el modo en que aquí se elige leer este corpus. El acertado quipu-trama, como lo llamaremos, pone en evidencia la compleja interconexión de voces, memorias, lecturas y tradiciones que hacen a los autores y a sus textos. Pero esta idea del entramado permite asimismo dar vuelta el tejido y leer el revés de la trama. Así entran los silencios, aspecto clave del libro, el cual supone tanto las voces silenciadas de la alteridad, presentes en los relatos autóctonos (aunque no así en los otros), como los silencios textuales, los acontecimientos silenciados, intervenidos por la pluma, la ideología y los objetivos y reglas del discurso colonial, me refiero a los relatos de la derrota y el fracaso, como los de la Noche Triste y el Episodio de las Hibueras aquí trabajados. Este aspecto resulta clave no sólo por darle visibilidad a una ausencia explícita sino también porque permite reconstruir los vericuetos de “un combate verbal por el sentido de un pasado que opera en el presente como intento de restitución y sutura”, lo cual se ve más flagrantemente en el caso de las crónicas mestizas “escritas contra el trauma, contra el silencio ominoso, como apuesta futura y restitución parcial”. Retomando la frase que la autora misma rescata de los Anales de Tlatelolco, “golpeábamos en tanto los muros de adobe y era nuestra herencia una red de agujeros”, podemos decir que Añón ve los agujeros, la red que ellos también tejen y, en relación con las otras redes, lee las memorias rotas y las exhibidas, unas y otras, en conjunto. Es ese conjunto justamente el que posibilita un acercamiento diferencial y novedoso sobre las polémicas que se entablan en relación con los usos del pasado.

2Estructurado en base a las antedichas redes, La palabra despierta trabaja las tramas del discurso, las de la identidad, las de la violencia, las del espacio y las del fracaso. Gran parte de estos ejes se articulan alrededor de la guerra, la violencia, el espacio y el lugar del cuerpo en esa lógica que parte del combate como instancia de identidad y desacomodo al mismo tiempo. De acuerdo con la perspectiva ya mencionada, al trabajar la lucha se lo hace tanto a través de la incidencia de los cantos guerreros mexicanos como del discurso bélico imperial y colonial, basado en extensas regulaciones y tradiciones legitimadoras de modos de acción territorial. Lo mismo sucederá si del espacio se trata, a los recorridos sinuosos de los españoles frente a una naturaleza selvática que apremia, sofoca y pierde (Las Hibueras) y que sólo aprehende con eficacia el sujeto natural de la región, Añón pone en juego los “paños”, representaciones territoriales autóctonas que permiten abrir el espectro crítico en un abordaje constantemente dialógico que enriquece y complejiza. Sucede que tales paños “inscribían datos topográficos y glifos poblacionales; muchas veces incluían referencias temporales e históricas, e incluso hacían alusión a una concepción espacial que entrecruzaba lo terrenal y lo divino, el tiempo histórico y el tiempo mítico”. Su complejidad pedía una lectura específica que sólo podían decodificar certeramente quienes poseían ciertos saberes, de ahí que las crónicas de los narradores-viajeros, como la de Bernal Díaz, leyeran tales imágenes de recorrido territorial como una suerte de criptogramas que tendían al engaño porque no podían leerlos en su correcto funcionamiento, es decir no lograban captar su significación múltiple. En este sentido hay que decir que no sólo ni únicamente es la palabra la que despierta sino también la imagen, la cual en muchos casos, como este, sobrepasa los alcances del discurso.

  • 2 René Jara y Nicholas Spadaccini, 1492-1992: Re/Discovering Colonial Writing, Minneapolis- Oxford, U (...)

3Siguiendo esta línea, me detengo y destaco el capítulo dedicado al espacio por el lugar que poseen las tramas discursivas a la hora de poner en juego la representación territorial, el “nivel de entretejido”, si se me permite la expresión, que detenta, y por la detallista y novedosa lectura que aquí se lleva a cabo de las ciudades (su existencia, mutación, guerra y (re)construcción) en el México colonial. René Jara y Nicholas Spadaccini en su ya clásico 1492-1992: Re/Discovering Colonial Writing, señalan que lo que habitualmente es considerado coherencia interna de un texto occidental, como el de Cortés por ejemplo, tiende a hacernos olvidar que “la narración está fundada sobre un doble proceso de reducción y omisión”, según el cual la reducción de la realidad funciona a través de la subordinación a categorías de razón que formulan leyes universales basadas en modelos históricos, sociales y políticos que son exclusivamente europeos.2 Teniendo presente este proceso, Añón aborda las crónicas mestizas que ponen en evidencia la omisión recién mencionada y que asimismo explicitan el grado de reducción (en ocasiones inmenso) que se elabora en la narración. De este modo, los relatos autóctonos no se detienen en el desplazamiento territorial de Cortés y sus tropas hacia el centro de México, sino que ofrecen una narración particular: la del espacio social, entendido en término de los vínculos entre las distintas poblaciones, alianzas y enfrentamientos. De ahí que cuando se trate de la ciudad de Villa Rica, ésta sea vista por el cronista textocano como un “espacio contaminado” previamente a la llegada de los españoles. Existe una pre-historia a esta llegada y el trabajo que aquí se realiza, especialmente sobre las crónicas mestizas, viene a poner en evidencia ese tiempo previo, ajeno cultural e históricamente al del europeo pero existente, así como ese doble proceso de reducción y omisión aludido. Los ejemplos en este sentido abundan porque el libro, como ya fue mencionado, está pensado en esa interrelación. Así, podríamos mencionar Cholula y la visión de los mestizos sobre tal ciudad –“el espacio de la disputa entre comunidades autóctonas, donde los españoles aparecen, en verdad, como un instrumento utilizado por los tlaxcaltecas para saldar viejas inquinas e impulsar venganzas”-, o detenernos en Tenochtitlan, la “ciudad inventariada”, como aquí es definida, la ciudad en guerra, de una guerra tanto de los españoles como de los indios amigos, los tlaxcaltecas.

4Los indios amigos constituyen un caso aparte en todas las crónicas de la conquista de América. Son esos Otros que no son “el cuerpo dócil de la diferencia”, para utilizar palabras de Homi Bhabha, sino Sujetos Otros, por ser vasallos, amigos y (principalmente) por necesarios. En ellos recae las dimensiones del alcance y la conquista territorial, la información que se precisa para avanzar sobre tal o cual terreno, el logro efectivo de la lucha. Ese lugar de poder (que, por cierto, ningún cronista occidental reconoce sin tapujos) es en gran medida desvirtuado frente al vasallaje y las obligaciones que la cristiandad asumida entabla. Pero además, su existencia, es decir la alianza con estos grupos indígenas, asegura la supervivencia del español y lo incorpora en enemistades y pactos previos a su llegada. La historia anterior es vivida por los europeos constantemente, con ella pelean una gran cantidad de veces, en ocasiones incluso combaten contra enemigos de otros como un modo de sostener un parentesco de necesidad económica, bélica y social. Las crónicas mestizas, como el Compendio…, desnudan esa alianza. En un doble movimiento, la autora de este libro pone luz sobre este tipo de vínculos en busca de mostrar todos los actores, las razones, los reveses, y asimismo le ofrece relieve discursivo a un sujeto incidentalmente trabajado por la crítica literaria como este.

5Cabe preguntarse cuánto incide en su abordaje el modo en que este sujeto interpela al español en su identidad imperial dominante. Si bien este libro no ahonda en esta posibilidad, sí trabaja, en lo que respecta a la identidad, otra “figura problemática que interroga la definición del yo”: la del cautivo. Los cautivos, los lengua son –también ellos- necesarios intérpretes culturales: aquellos en los que recaen las posibilidades de comunicar, pero también de “conocer, comprender, leer entre líneas las verdaderas intenciones de un otro casi por completo desconocido”. Añón trabaja la figura de Aguilar, pero también la de Guerrero, el cautivo traidor, el que no vuelve, el que elige no volver. En un trabajo minucioso que contempla todas las aristas, la autora ofrece un análisis de la figura de Aguilar, por dar un ejemplo representativo, de un cautivo-esclavo, cuyo cuerpo delata las trazas de una aculturación (que no llega a ser total) y que, por ese rasgo inconcluso, posibilita la traducción pluri-significante necesitada. El cuerpo desnudo del cautivo “representa de modo demasiado cercano otro resultado posible en toda expedición de conquista: el fracaso”. Contra esa realidad pelean las plumas occidentales que lo pintan, contra la insoportable alteridad que denota ese cuerpo español. Son muchos los intérpretes trabajados -Melchorejo, Marina, entre otros-, lo cierto es que todos evidencian en su propio cuerpo y lengua una unión que interroga la identidad del conquistador civilizado sin dar respuestas claras. Esa unión que, en el caso de la Malinche es definida aquí como una “armonía imposible”, es precisamente el desafío asumido por la autora al realizar este libro.

6La palabra despierta de Valeria Añón despliega una trama crítica que lee nudo tras nudo, agujero tras agujero, en un inédito diálogo constante de voces y silencios sobre la conquista de México que ya no hace falta seguir esperando.

Haut de page

Notes

1 Mignolo, Walter, “Semiosis colonial: La dialéctica entre representaciones fracturadas y Hermenéuticas pluritópicas”, Foro Hispánico. Revista Hispánica de los Países Bajos, 1992, No. 4.

2 René Jara y Nicholas Spadaccini, 1492-1992: Re/Discovering Colonial Writing, Minneapolis- Oxford, University of Minnesota Press, 1989, p. 135.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Loreley El Jaber, « Valeria Añón, La palabra despierta. Tramas de la identidad y usos del pasado en crónicas de la conquista de México, Buenos Aires, Editorial Corregidor, 2012, 354 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 juin 2014, consulté le 17 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/66960

Haut de page

Auteur

Loreley El Jaber

Universidad de Buenos Aires-CONICET

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page