Navigation – Plan du site
Silvia Escanilla Huerta

Marina Zuloaga Rada, La conquista negociada: guarangas, autoridades locales e imperio en Huaylas, Perú (1532-1610), Lima, IEP-IFEA, 2012, 316 p.

[10/06/2014]

Texte intégral

1Cuando los españoles conquistaron el Perú, se encontraron con que, para movilizar a la población y lograr su obediencia, debían dialogar con los caciques de las guarangas. Precisamente, el objetivo de Marina Zuloaga Rada ha sido recuperar el rol político que desempeñaron estas estructuras político-sociales prehispánicas en la organización política que se fue imponiendo progresivamente luego de la conquista. M. Zuloaga rescata la complejidad de los sistemas sociales y políticos andinos de la región de Huaylas y postula que su integración en la base de la estructura de gobierno español fue necesaria para que esta estructura funcionara con algún grado de éxito.

2La zona de Huaylas, actualmente parte del departamento de Ancash, había correspondido originalmente a tres reinos o señoríos, Huayas, Recuay y Guaraz, los cuales fueron anexados durante el imperio inca y conformaron una provincia que se denominó Huaylas. Ésta estaba dividida -como era habitual- en dos partes, hanan y hurin, de seis guarangas cada una. Cada una de estas guarangas constituía entonces una estructura política intermedia que mediaba entre las autoridades centrales y las pachacas y ayllus que constituían la base de la organización social andina. Su característica principal era la autonomía que cada cacique gozaba respecto de los demás y el consiguiente equilibrio de poder entre las diferentes guarangas. Eran estructuras políticas provistas de gran flexibilidad y dotadas de una lógica descentralizadora.

3Esta división de la provincia en mitades fue recuperada por los españoles como base para delimitar las dos primeras encomiendas que fueron creadas en la región: la de Huaylas, que Francisco Pizarro decidió conservar para si, y la encomienda de Recuay que fue entregada a los conquistadores Aliaga y Torres. Mas adelante estas atravesarían nuevas divisiones, siempre respetando la división entre guarangas. Ya en el inicio de la implementación de las reformas, el corregimiento de Huaylas se formaría a partir de las encomiendas de Recuay, Marca, Guaraz y Huaylas las cuales continuaban englobando a las doce guarangas originales.

4Marina Zuloaga procura a lo largo del libro destacar como las nuevas estructuras políticas que los españoles buscaron instalar en el Perú “tendieron a reproducir o reflejar en gran medida la estructura anterior” (p. 61). En este sentido la creación de las encomiendas no solo no perturbó las estructuras de poder local preexistentes sino que de hecho se apoyó en ellas. Los caciques de las guarangas adquirieron una importancia fundamental en este contexto, pues funcionaron como el puente que permitió a los nuevos gobernantes la imposición de los cambios. Dado que los encomenderos no gozaban de derechos judiciales ni de gobierno, su autoridad era precaria. En contrapartida, los caciques mantuvieron sus atribuciones judiciales, la organización burocrática prehispánica y el control censal y fiscal de la población. Esto habría generado la necesidad de un “pacto” entre encomenderos y caciques para consolidar la autoridad de la corona en cada guaranga.

5La implementación de las reformas toledanas buscó, entre otras cosas, revocar la posición de poder que ejercían tanto caciques como curas. La autora se centra en especial en la creación de la figura del corregidor y la política de reducciones. En ambos casos se apuntaba a reducir la injerencia de los caciques en el control de la población y la recaudación tributaria, hecho acentuado por la creación de las cajas de comunidad. Asimismo, el control de los fondos eclesiásticos también caía en manos del corregidor, coartando la libertad de que habían gozado los curas hasta ese momento. Tanto curas como caciques, si bien continuaban cumpliendo con el rol de intermediarios, lo hacían como funcionarios del gobierno colonial al que estaban supeditados. Sus salarios y sínodos eran pagados por el corregidor.

6Tanto estos cambios como la política de reducciones encontraron amplia y variada resistencia. Curas y caciques buscaron por diversos medios limitar el impacto de las reformas y mantener una cuota de poder político a nivel local. Marina Zuloaga revela cómo la creación de pueblos y el traslado y concentración de la población en reducciones fue mucho mas fácil y exitosa cuando agrupó a poblaciones de la misma guaranga que cuando intentó reunir a poblaciones de diferentes guarangas. De esta manera demuestra que la aplicación de las reformas fue muy flexible y que los reformadores debieron adaptar las leyes a las características de cada zona, respetando las divisiones político-sociales preexistentes, la disponibilidad de tierras y la cantidad de población que debía ser reducida.

7Los caciques lograron retener una cuota de poder a partir del control que aún ejercían sobre la mano de obra –en especial la mitaya- y su potestad para decidir sobre el destino y la composición de las tierras comunales. Su rol como recaudadores de tributos les permitió cierta capacidad de acumulación gracias a la libertad que tenían para organizar la recaudación, por lo que pudieron cobrar tributos extraordinarios y retener esos ingresos. Asimismo, su alianza con los curas fue fundamental pues junto a estos presionaron a la corona para crear nuevas doctrinas eclesiásticas que recuperaran o reflejaran la organización de las guarangas. Por su parte los curas se apoyaron en los caciques para recuperar el control de los fondos eclesiásticos, cuya administración habían perdido a manos de los corregidores. El arzobispo Mogrovejo emprendió una batalla legal para recuperar la administración de los fondos eclesiásticos destinados a la fábrica de las iglesias y los hospitales. En el Tercer Concilio Límense (1591) logró finalmente que las donaciones y fundaciones hechas por los indios para estos fines fueran administradas por los caciques y fiscalizadas por los curas. En la práctica esto implicó la formación de un patrimonio compuesto por tierras, ganado y bienes destinados a la provisión de hospitales, fábricas, capellanías y cofradías que quedaba completamente fuera de la órbita de injerencia de la corona.

8Varios son los puntos fuertes de la investigación. En primer lugar es destacable el esfuerzo que la autora realiza por delimitar desde el punto de vista teórico su objeto de análisis, la guaranga, dado que a menudo es confundida con la noción de parcialidad. En este sentido llama la atención sobre la confusión de vocablos y conceptos que muchas veces reina en la bibliografía y que conspira contra la adecuada comprensión de la dinámica política de la región.

  • 1 Ver por ejemplo Jeremy Mumford, Vertical Empire. The General Resettlement of Indians in the Colonia (...)

9En segundo lugar, Marina Zuloaga enfatiza el desfasaje entre el modelo de reducciones que se quiso implantar y la realidad de su adaptación a los sistemas locales. Este es sin duda un hallazgo clave de su investigación y un aspecto poco explorado aún en la bibliografía sobre el tema. Sólo algunos trabajos recientes han logrado contraponer los modelos de organización política, social y económica que fueron concebidos para ser aplicados en América luego de la conquista, con la realidad de su instrumentación1. El análisis que la autora realiza de múltiples tipos de fuentes, revela las tensiones locales que emergieron como consecuencia de las reformas y cómo la alianza que formaron los caciques con la iglesia logró revertir en el plano práctico lo que en la teoría fueron reformas altamente exitosas.

10Por último, la investigación abarca un arco temporal que va desde la conquista hasta el momento en que la alianza entre los caciques de las guarangas y la Iglesia se rompe. La salida de escena del arzobispo Mogrovejo, el comienzo de la campaña de extirpación de idolatrías pero sobre todo, las diferencias entre curas y caciques respecto del control y administración de los bienes eclesiásticos los enfrentarían durante todo el siglo XVII.

11Respecto de las guarangas, éstas habrían de enfrentar otros problemas también derivados de las reformas. Por un lado, la proliferación de los llamados “caciques de pueblos” surgidos en los nuevos asentamientos favoreció la atomización del poder de los caciques de guaranga. Por otro lado, la progresiva movilidad espacial de la población junto con su creciente identificación con las nuevas localidades los hizo perder representatividad. Por ello, si bien a corto plazo los caciques lograron frenar el impacto de las reformas, a largo plazo perdieron la batalla.

12Esta investigación constituye un aporte novedoso en la discusión, que ya lleva cierto tiempo, sobre la eficiencia/eficacia de las reformas toledanas. Tal vez su única flaqueza sea precisamente el hecho de que no dialogue con toda esa bibliografía, en especial la producida en inglés, que es abundante. Aún así, tiene la virtud de discurrir por un camino propio, que es muy valioso porque se refiere a una región que es muy diferente del Cuzco u otros espacios regionales para los que existen muchas investigaciones. Si el epílogo del libro es alguna indicación, hay mucho aún para decir de las guarangas. Esperamos que futuras investigaciones continúen echando luz sobre estas organizaciones sociopolíticas que, gracias a esta investigación, han recuperado el protagonismo político del que alguna vez gozaron.

Haut de page

Notes

1 Ver por ejemplo Jeremy Mumford, Vertical Empire. The General Resettlement of Indians in the Colonial Andes, Durham and London, Duke University Press, 2012.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Silvia Escanilla Huerta, « Marina Zuloaga Rada, La conquista negociada: guarangas, autoridades locales e imperio en Huaylas, Perú (1532-1610), Lima, IEP-IFEA, 2012, 316 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 juin 2014, consulté le 18 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/66982

Haut de page

Auteur

Silvia Escanilla Huerta

Universidad de San Andrés, Argentinasilviaescanillahuerta@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page