Navigation – Plan du site
Caroline Cunill

Herlinda Ruiz Martínez, La expedición del corsario Pierre Chuetot al Circuncaribe y su desembarco en la península de Yucatán, 1570-1574, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2010, 241 p.

[10/06/2014]

Texte intégral

1El principal interés del libro de Herlinda Ruiz Martínez radica en la capacidad que demuestra su autora para articular el suceso en el que se centra la obra, la expedición del corsario Pierre Chuetot al Circuncaribe en el último cuarto del siglo XVI, con una serie de consideraciones que van desde la micro hasta la macro-historia. En efecto, a partir de las historias de vidas de los corsarios franceses, entresacadas de las declaraciones que éstos realizaron en el juicio inquisitorial que tuvieron que enfrentar en los años que siguieron su desembarco en Yucatán y su posterior captura por las autoridades de dicha gobernación, Herlinda Ruiz Martínez analiza la compleja situación político-religiosa que atravesó el Reino de Francia en la segunda mitad del siglo XVI, tela de fondo en la que se inscriben las numerosas expediciones que salieron de allí a lo largo de aquellos años.

2Pero la autora también logra insertar este breve episodio en otro contexto, el de la historia de la península de Yucatán, conocida por haber sido víctima de numerosos ataques piratas a lo largo del periodo colonial. Así, pues, Herlinda Ruiz Martínez no sólo analiza la reacción y respuesta oficial dadas por las autoridades hispanas que radicaban en la ciudad de Mérida, sino que también estudia la de los actores mayas asentados en los pueblos donde desembarcaron, pasaron y vivieron por un tiempo los corsarios. La autora insiste, por ejemplo, en la sorpresa y el sentimiento de reprensión que expresaron algunos testigos mayas acerca de las blasfemias y de las ofensas perpetradas por los franceses en contra de la religión cristiana. No deja de notar que estas declaraciones fueron realizadas por el mayordomo y el maestro cantor del pueblo de Ekab, personajes que se caracterizaban por tener un mayor grado de conocimiento de la religión católica.

3También es de especial interés el hecho de que algunos oficiales de las repúblicas de indios de la península, avisados de las prácticas de los corsarios, decidieran llevarse las imágenes religiosas que tenían en las iglesias de sus pueblos y que los escondieran en los montes. Y es que esta observación no sólo nos informa de la presencia de objetos de arte religioso hasta en las comunidades más aisladas de la gobernación de Yucatán, sino que también muestra el valor que revestían estos ornamentos para algunos mayas. Asimismo, es interesante notar que, para proteger los objetos del culto católico, éstos recurrieron a las mismas estrategias que las utilizadas para proteger los objetos del culto maya prehispánico, esto es, esconderlos en bosques, milpas y cuevas, lo que revela la importancia de las transferencias culturales en el periodo colonial. A fin de cuentas, se podría argüir que los juicios inquisitoriales en contra de los corsarios franceses son, hasta cierto punto, el reflejo invertido de los juicios de idolatría que se hicieron a los mayas.

4También resulta acertado el énfasis que pone la autora sobre la circulación de la información entre los pueblos de indios de la península yucateca. Herlinda Ruiz Martínez observa, en efecto, que en varios ocasiones las mayas fueron avisados del rumbo y de las actuaciones de los corsarios, de manera que pudieron organizarse antes de que éstos llegaran hasta sus comunidades. Es probable, incluso, que fuesen los mayas quienes denunciaran la presencia de aquellos enemigos de la Corona española ante las autoridades hispanas de Valladolid y Mérida. Y es que no hay que olvidar que, en la lucha en contra de la piratería, también estuvieron involucrados algunos mayas, quienes insistieron en ello en sus probanzas de méritos y servicios. Sin embargo, también es cierto que la posición que adoptaron los actores indígenas al respecto no fue uniforme, dado que pudo existir cierta simpatía hacia estos personajes. Como bien subraya la autora, los mayas del norte de la península nunca dejaron de dar de comer a los franceses y, en algunas declaraciones, los testigos mayas hasta expresaron su admiración hacia el hecho de que algunos corsarios estuvieran aprendiendo a hablar la lengua maya yucateca. No por nada la Corona española siempre fue temerosa de que pudiera trabarse una alianza entre pueblos indígenas y piratas ingleses, holandeses o franceses en sus dominios ultramarinos.

5El último tema en el que se centra el libro es la cuestión del proceso de institucionalización de la Inquisición en Nueva España y el funcionamiento de la misma en sus primeros años de vida. Este enfoque se ve justificado por el hecho de que el juicio inquisitorial que se abrió en contra de los corsarios franceses fue uno de los primeros que sustentó el recién creado tribunal a principios de las década de los 1570. Herlinda Ruiz Martínez señala, por ejemplo, que Pierre Sanfroy fue el primer recluido en las cárceles del Santo Oficio y que su proceso duró más de quince meses. Pero la autora no sólo hace hincapié en la dimensión política que revistió este juicio inquisitorial en la sociedad virreinal, sino que también pone de manifiesto algunas de las estrategias que adoptaron los acusados para defenderse, siendo uno de ellas la de centrar la mayoría de sus denuncias en los compañeros que ya habían muerto o que habían logrado escaparse.

6Esta obra revela, por consiguiente, el notable interés que tienen las fuentes inquisitoriales y, más generalmente, las fuentes judiciales para el análisis de diversos aspectos de la historia virreinal, tanto a nivel de las sensibilidades religiosas, como a nivel del funcionamiento de las instituciones y su estrecha relación con las políticas imperiales propulsadas por la Monarquía hispana. En efecto, como anunciábamos al principio, este tipo de fuentes permite entrelazar historias individuales, que podrían no pasar de la simple anécdota, con historias institucionales, en las que se encuentran implicadas y reflejadas las políticas y las rivalidades de Imperios o de Reinos con miras a convertirse en imperios. En última instancia, el libro es una buena muestra de las virtudes cognitivas que encierra toda buena narración, como bien dice Michel de Certeau.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Caroline Cunill, « Herlinda Ruiz Martínez, La expedición del corsario Pierre Chuetot al Circuncaribe y su desembarco en la península de Yucatán, 1570-1574, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2010, 241 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 juin 2014, consulté le 21 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67009

Haut de page

Auteur

Caroline Cunill

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page