Navigation – Plan du site
Débats | 2014
Las conexiones temporales, regionales y transatlánticas de los Andes y la Amazonía: Personas y objetos como actores de una historia entrelazada – Coord. Ingrid Kummels y Karoline Noack
Michael Kraus

Perspectivas múltiples. El intercambio de objetos entre etnólogos e indígenas en las tierras bajas de América del Sur

[20/09/2014]

Résumés

El artículo trata de los diversos significados de los objetos en el contexto de las expediciones científicas en las tierras bajas de Suramérica. La contribución se centra en los viajes de investigación llevados a cabo por los etnólogos alemanes en el transcurso del siglo 19 al 20. El análisis tiene en cuenta tanto los objetos de los indígenas como los de los europeos. Se divide en tres partes: Primero se tratan las diferentes funciones que los objetos etnográficos tienen en el lugar de origen de los etnólogos y la gran influencia de los recién inaugurados museos en las primeras salidas a terreno. A continuación se explica el papel desempeñado por los objetos en la interacción directa de indígenas y etnólogos. Además de los intereses individuales de los protagonistas, tanto los malentendidos culturales como las relaciones de poder en el propio terreno juegan un importante papel en los procesos de intercambio. El artículo además indica que existían objetos que no se intercambiaban, o sólo exepcionalmente. Con frecuencia los indígenas fabricaron los objetos ante la demanda del investigador. En la tercera parte del artículo se analizan algunas de las consecuencias de la introducción de objetos por los etnólogos en las sociedades indígenas.

Haut de page

Texte intégral

Agradezco a Sol Montoya por su lectura crítica de este texto y por sus correcciones de la traducción española.

  • 1 Von den Steinen a Koch-Grünberg, 20.04.1903. VK Mr A.1 [original en alemán]. Sobre el transcurso de (...)

1“Ubique toda su ambición en una linda colección”. Con estas palabras Karl von den Steinen despidió en abril del 1903 a Theodor Koch-Grünberg, cuando éste se marchaba a Sudamérica, enviado por el Museo Etnológico de Berlín.1

  • 2 Koch-Grünberg a Dusendschön, São Gabriel, 13.8.1903. VK Mr B.IV.2.2.
  • 3 EM Pars I B 44 (Acta betreffend die Reise des Dr. Koch nach Amerika 1903/1905) E 2125/05. Informaci (...)

2Koch-Grünberg calculó el peso de su equipaje, los objetos de uso personal y de intercambio que llevaba a la expedición, entre unos dos a tres mil kilogramos.2 Dos años más tarde, en noviembre de 1905, Koch-Grünberg entregó al Museo una lista que detallaba, como resultado de su viaje, el envío de unos 1.298 objetos procedentes de la población indígena del Alto Río Negro.3 Ya con anterioridad había vendido al Museo Emílio Goeldi en Belém una colección más pequeña.

3Las investigaciones de Koch-Grünberg, así como tantas otras, contribuían no sólo a la transferencia de saberes inmateriales, sino también al intercambio de numerosos objetos. A Europa fueron llevados objetos de la población indígena de Sudamérica y otros de origen europeo llegaron a poblados indígenas. Por lo general, los objetos no sólo cambiaban su ubicación física, sino a menudo también transformaban su estatus en el nuevo contexto. Así, un producto industrial barato en Europa podía convertirse, en un afluente del Amazonas, en un objeto de prestigio, codiciado y costoso. Mientras que un cesto elaborado en el mismo afluente, podía adquirir un significado inusual hasta ese entonces como objeto de reflexión científica, de colección y exposición. Pero también en un mismo lugar los objetos cumplían diferentes papeles y tenían más de un significado. Las perspectivas podían variar, diversos factores contribuían al cambio de funciones, significados, atributos y utilización.

  • 4 Las expediciones de Karl von Steinen, Paul Ehrenreich, Herrmann Meyer, Konrad Theodor Preuss, Theod (...)

4Nicholas Thomas hizo visible de manera contundente la historia de estos “entangled objects“ insertados en una multiplicidad de sistemas de referencia, ejemplificándola a partir del Océano Pacífico. Allí analiza tanto el sistema de intercambio y de significado de los objetos entre los indígenas, como las diferentes formas de considerar los objetos negociados por parte de marinos, misioneros, colonos y científicos. El presente ensayo se propone abordar un campo más delimitado, esto es, analizar la función y el significado de los objetos en las expediciones científicas de etnólogos alemanes que tenían el objetivo de investigar las culturas indígenas de las tierras bajas de Sudamérica en el transcurso del siglo XIX al siglo XX. Sin embargo, este punto de partida definido y limitado ofrece también la posibilidad de ilustrar una variedad de diferenciaciones y perspectivas.4

5Como evidencia la cita que abre este trabajo, el interés de los científicos por los objetos no surgía del contacto directo en el campo, sino que constituía a menudo una condición importante para la realización efectiva de una expedición. Inicio mi exposición, entonces, con un esbozo de diversos significados de los objetos etnográficos en el lugar de origen de los investigadores. A continuación observo el papel de los objetos en el marco del encuentro concreto con los indígenas. Finalmente, abordo algunas consecuencias de la introducción de los objetos llevados por los etnólogos.

Significados de los objetos en el contexto científico

  • 5 Las primeras cátedras de etnología en Alemania fueron creadas en los años 20 del siglo XX en Leipzi (...)

6A finales del siglo XIX el centro de las labores de investigación etnológica no eran las universidades, sino los recién surgidos museos etnológicos. En Alemania, no fue hasta los años veinte del siglo XX cuando empezaron a crearse cátedras de etnología independientes. Hasta entonces, los profesores dictaban clases bajo el amparo de otras disciplinas, en especial geografía, historia y medicina. En Berlín, por ejemplo, donde se encontraba el mayor museo etnológico de Alemania, no existía un instituto de etnología independiente en la universidad hasta después de la Segunda Guerra Mundial.5 Por lo tanto fueron los museos y, por consiguiente también los intereses de los museos, los que ejercieron una influencia decisiva en los métodos de investigación. En estas condiciones, la creación de colecciones incluía una variedad de aspectos relevantes.

  • 6 Ver Bastian, Adolf, Die Vorgeschichte der Ethnologie. Deutschland’s Denkfreunden gewidmet für eine (...)

7El interés profesional fue claramente formulado por Adolf Bastian, primer docente universitario de etnología y desde 1873 primer director del recién fundado Real Museo Etnológico de Berlín. Para él, los objetos de las culturas sin escritura son al etnólogo lo que los textos de las llamadas civilizaciones desarrolladas al filólogo: expresión material de su visión del mundo, documentos cuyo análisis minucioso permitiría interpretar la vida espiritual e intelectual y la cultura de los sujetos objeto de estudio. Apoyándonos en corrientes más modernas dentro de la etnología, este ámbito del programa de Bastian podría formularse con el siguiente lema: la cultura material como texto.6

  • 7 Sobre Bastian ver Koepping, Klaus-Peter, Adolf Bastian and the psychic unity of mankind. The Founda (...)

8Debe añadirse, sin embargo, que Bastian no puso en práctica su propio programa, y dejó que fueran otros los que estudiaran los objetos coleccionados en su tiempo. Él mismo, en vista de que las condiciones de vida indígenas se veían amenazadas por el imperialismo europeo, consideraba que las apresuradas “recolecciones de último minuto” eran la exigencia del momento.7

  • 8 Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929)(...)

9Concentrarse en las colecciones etnográficas en parte ya existentes, era, asimismo, una estrategia de diferenciación frente a las disciplinas establecidas, como la historia, la filosofía o las distintas filologías, entre las que la etnología como disciplina en período de formación, aún tenía que imponerse. Mediante la dedicación a la cultura de los entonces llamados “pueblos primitivos”, así como, en general, a través de la reivindicación de que una historia general de la evolución de la humanidad no podía escribirse sin tener conocimientos acerca de esta parte de la humanidad, la etnología tenía lo que en la actualidad se conoce como “ventaja competitiva”: una tarea y una razón de ser propias, una actividad científica que podía servir para distinguir su labor de la de las demás disciplinas y para legitimar la necesidad de que se siguiese subvencionando.8 Además, la abundancia de material del que disponían los museos era expresión públicamente visible de los esfuerzos de investigación. Aumentar esta copiosa colección era el interés principal de los museos, que sólo patrocinaban investigaciones cuando ello favorecía sus propios fondos.

10Para los científicos, para los cuales el patrocinio de los museos ofrecía una de las posibilidades más importantes de lograr recursos económicos para su propio trabajo, esto significaba a su vez verse obligados a tener en consideración los intereses de sus proveedores de fondos – los museos –, lo cual tenía grandes repercusiones en las estrategias de investigación en el campo: el transporte del cuantioso equipo, por ejemplo, era uno de los mayores desafíos para los primeros etnólogos. Las expediciones iban unidas a un enorme despliegue logístico, principalmente por su obligación de reunir materiales, ya que no bastaba con el propio equipo y las provisiones de víveres, sino que era indispensable cargar también con gran cantidad de objetos de intercambio que servían para pagar los servicios de los ayudantes indígenas y, lo que es más importante, para canjearlos por las amplias colecciones que los museos esperaban reunir.

11A la necesidad de configurar amplias colecciones se unía la de emprender extensos viajes, lo cual a su vez limitaba otros intereses científicos. Aunque la idea de llevar a cabo investigaciones de campo en estancias fijas más largas, de un año a ser posible, ya aparece en las discusiones de los citados investigadores de la época – es decir que no se trata en absoluto de una “invención” de Bronislaw Malinowski – la necesidad obligaba a reunir la mayor variedad de objetos posibles para los contratadores y, por lo tanto, a elegir estancias a menudo más breves de lo que el propio científico quisiera.

  • 9 Krause a Koch-Grünberg, 16.06.1916. VK Mr A.21, cursiva introducida por MK [original en alemán].

12En una carta fechada el 16 de junio de 1916, Fritz Krause, quien más tarde sería director del Museo de Leipzig, describe la situación a su colega de Stuttgart Theodor Koch-Grünberg de la siguiente forma: “La unión de investigación y recolección intensiva ha sido hasta ahora un recurso de urgencia debido, precisamente, a que Alemania no dispone de los medios necesarios para llevar a cabo investigación pura; entonces los museos ayudaron con sus medios e hicieron posible la investigación, pero esperando a cambio la consecución de sus objetivos. Naturalmente esto se convirtió con frecuencia en un deber molesto para el colector. Si es posible hacerlo sin los museos, mucho mejor. Sin embargo, creo que también en ese caso el investigador está obligado a aportar determinados ejemplares de prueba de la cultura en cuestión, entre otros motivos porque fuera, en el campo, no le es posible plantear y resolver todas las preguntas que surgen del estudio de dichos objetos. Gran parte de esa tarea debe confiarse al trabajo de laboratorio.”9

13En una carta de Theodor Koch-Grünberg, por entonces director científico del Museo Etnológico de Stuttgart (Linden-Museum), al etnógrafo alemán emigrado a Brasil Curt Unckel Nimuendajú, se dice asimismo:

  • 10 Koch-Grünberg a Nimuendajú, 07.12.1915: LM Stg (Sammlerakte Pará), subrayado en el original [origin (...)

“[...] Para empresas futuras quisiera llamar su atención sobre el hecho de que para próximas financiaciones lamentablemente sólo será decisiva la colección etnográfica y no el resultado puramente científico en cuanto a lenguas y mitos. Desde el punto de vista científico debo lamentar este hecho, a pesar de que yo mismo soy director de un museo etnológico.”10

14Y sobre sus propios planes Koch-Grünberg comenta un año después en una carta a su colega checo Alberto Vojtĕch Frič:

  • 11 Koch-Grünberg a Frič, 13.04.1916: StA Lu (EL 232, Büschel 333) cursiva introducida por MK [original (...)

“Cuando haya terminado la insensata época actual [refiriéndose a la Primera Guerra Mundial] y el mar vuelva a ser seguro, volveré a partir una vez más hacia el alto Río Negro para recuperar lo que antes no pude efectuar como quería debido a que tenía que coleccionar para los museos. Quiero registrar la rica mitología de las tribus arahuacas de allí y sus creencias mágicas.”11

15Así, son por lo menos cuatro los aspectos en los que se basa la creación de colecciones etnográficas: un aspecto etnográfico (el interés por las condiciones locales), uno teórico (la – supuesta – obtención de conocimientos sobre la propia prehistoria en el sentido de la teoría evolucionista), uno político-científico (la diferenciación frente otras disciplinas) y – no menos importante – uno económico. La creación de colecciones etnográficas suponía a menudo aceptar una solución intermedia entre los propios objetivos de investigación y la posibilidad de que se concediesen los fondos. Los intereses de los museos que apoyaban las expediciones, que a su vez tenían que legitimarse también ante los proveedores de fondos de su país, estructuraron continuamente los procedimientos de los investigadores en el campo.

El uso de objetos como reflejo de las relaciones sociales

  • 12 Esto es válido también en posteriores momentos. Ver Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tom (...)
  • 13 Para los indígenas, el intercambio directo por un objeto propio no era la única posibilidad de obte (...)

16Los objetos llevados por los etnólogos jugaban un papel central en la relación entre científicos e indígenas,12 sin que factores tales como el comportamiento personal, la disposición para participar en la vida de los indígenas y la aceptación de sus valores y costumbres carecieran de importancia. Los objetos fungían como regalo, intercambio o pago para canalizar, premiar o consolidar las formas de relación deseadas.13

  • 14 Ver por ej. Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú (...)
  • 15 Tal como lo confirman trabajos recientes las regiones como el Alto Xingu, el Río Araguaia y el Alto (...)

17Es importante tener en cuenta que la introducción de bienes u objetos de Europa en algunos poblados indígenas a través de los investigadores, si bien constituía una cifra hasta el momento desconocida de objetos de procedencia no-indígenas, no representaba, con respecto al tipo de objeto, en sí una novedad. Los etnólogos encontraron, aún en las regiones más apartadas, indicios de su propia civilización, tales como fragmentos de hierro, cuchillos, cuentas o perlas de vidrio o vainas de cartuchos elaboradas como adornos.14 Asimismo, mercancías de procedencia no-indígena eran intercambiadas entre étnias y de esta manera ingresaban en el círculo de intercambio indígena.15

  • 16 Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929)(...)
  • 17 Franchetto, Bruna, “O aparecimento dos caraíba“: para uma história kuikuro e alto-xinguana, en Manu (...)

18Los procesos de intercambio entre los indígenas y los investigadores considerados aquí, transcurrieron de formas diversas y no es posible reducirlos a un común denominador. Los ejemplos van desde la aceptación de una oferta sin que mediara comentario alguno, pasando por una negociación prolongada, hasta un furioso rechazo de la propuesta. Si damos fe a las fuentes disponibles, el número de transacciones desarrolladas en forma satisfactoria para las dos partes constituye la mayoría de los casos.16 Esta apreciación es confirmada igualmente por los indígenas. En su análisis de los relatos de los Kuikuro, Bruna Franchetto indica que éstos todavía consideran la llegada de las primeras expediciones científicas en la región del Xingu bajo la dirección de Karl von den Steinen, como una fase de un proceso pacífico de intercambio.17 En ese entonces no existían precios estandarizados, como tampoco reglas claramente definidas sobre el desarrollo del intercambio. Poner a los objetos en el centro de la atención posibilita, por consiguiente, no sólo conocer el significado específico de éstos, sino también formarse una idea de las relaciones entre las personas implicadas en el intercambio. A partir del intercambio de objetos y de los procesos de negociación correspondientes, es posible leer tanto los intereses de poseer y las escalas de valor, como las diferentes lógicas culturales y las coyunturas del poder. Esto se ilustrará a partir de algunos ejemplos.

  • 18 Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse d (...)

19En su famoso relato sobre la segunda expedición alemana al Alto Xingu, Karl von den Steinen señala a propósito de su intento de negociación con los Mehinakú: „Inicié inmediatamente el negocio de intercambio y recibí algunas máscaras y vasijas a cambio de cuchillos y cuentas de vidrio. Querían tener cuchillos y sólo cuchillos, en esto mostraban una verdadera conducta impaciente […] La esencia de un negocio real en el cual quien toma algo, también da algo, era definitivamente para ellos confusa.“18

  • 19 Los investigadores se enfrentaron repetidamente al fenómeno del intercambio diferido. Ver por ej. K (...)

20Von den Steinen describe en pocas líneas una situación muy compleja. La primera parte de la cita remite a un intercambio satisfactorio para las dos partes, paralelamente indica el deseo de los indígenas por ciertas mercancías. En la segunda parte se refiere a un conflicto en potencia, pero aquí hay diversas posibles interpretaciones; o bien los indígenas tomaron las mercancías traídas como un regalo o intentaron apropiárselas sin ninguna retribución. Tampoco no es de excluír que para los indígenas un “negocio real” se entendía sólo como un “negocio en tiempo diferido”. Es decir, una entrega posterior o aplazada de un objeto correspondiente al valor del objeto antes recibido.19

  • 20 Ehrenreich, Paul, „Mittheilungen über die zweite Xingu-Expedition in Brasilien“, Zeitschrift für Et (...)

21En otro momento, en el cual los habitantes del Alto Xingu indicaron el valor de los objetos ofrecidos de acuerdo a sus propios parámetros, que no coincidían con la apreciación del investigador, Paul Ehrenreich, quien en 1887 acompañó a Karl von den Steinen en su viaje al Alto Xingu, juzgó: “El concepto de valor les es totalmente desconocido”.20 Al menos la segunda cita muestra una desacertada apreciación etnocéntrica: una valoración diferente de un hecho es interpretado por el etnólogo como falta de conocimiento del „valor correcto“ y del „comportamiento correcto“, exponiendólo a los lectores del siglo XIX, en definitiva, como un signo de “primitivismo”.

  • 21 Ver por ej. Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Aragu (...)

22Las ideas sobre los derechos de pertenencia podían diferir también. En ciertos lugares los investigadores experimentaron que las propiedades de personas ausentes en el momento o de niños que no habían dado su acuerdo para el intercambio, no podían ser negociadas con ellos. En este caso no se trataba de una apreciación negativa, sino del asombro del investigador ante las diferentes prácticas culturales de la sociedad correspondiente, lo cual expresa en su informe del viaje.21

  • 22 Para los Yanomami ver por ej. Chagnon, Napoleon, Die Yanomamö. Leben und Sterben der Indianer am Or (...)

23Para todos los implicados era un proceso especialmente complejo tener que aprender cada vez las medidas del valor de sus interlocutores en cada nuevo encuentro. Las experiencias hechas con anterioridad no podían, con frecuencia, ser aplicadas a otros casos. Así, por ejemplo, Theodor Koch-Grünberg entró en contacto para negociar tanto con los Pemón como con los Yanomami en su viaje “del Roraima al Orinoco”. En estudios etnográficos posteriores, llevados a cabo en prolongados trabajos de campo entre estos grupos, se observan claramente las diferencias de comportamiento entre ellos. Mientras para los Yanomami la “generosidad” representa un valor central, “dar demasiado” es considerado por los Pemón como una subordinación y visto con desprecio.22 La aceptación y el éxito del trabajo etnológico dependían, no solo en estos casos, de factores que recién empezaban a ser investigados por los científicos.

  • 23 Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezu (...)

24Koch-Grünberg se enfrentó a la incomprensión de los indígenas al intentar negociar objetos que no estaban totalmente terminados.23 Para el científico estos objetos tenían importancia, pues permitían documentar el proceso de su elaboración. Se podría al menos suponer que serían entonces los indígenas quienes pensaron sobre el investigador lo que Ehrenreich escribió sobre los habitantes del Xingu en la cita mencionada anteriormente.

25El deseo de conocer y poseer objetos de otros, llevaba a veces a comportamientos que podían entenderse como irrespeto a los límites establecidos en el marco de la correspondiente lógica cultural y de los propios hábitos: mientras los investigadores no respetaban ciertos sitios de la esfera privada de las personas visitadas, y sin preguntar esculcaban casas y poblados en busca de objetos, tenían que permitir, igualmente, que los indígenas esculcaran en lo que ellos consideraban su esfera privada, como el equipaje. Ambos comportamientos podían ocasionar que tanto investigadores como indígenas intentaran esconder objetos de su pertenencia ante los otros.

  • 24 Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expediti (...)
  • 25 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 188 (...)

26Junto a las mercancías propiamente de intercambio, por lo general hachas y cuchillos, textiles, espejos, perlas, fósforos, instrumentos musicales sencillos, juguetes, resulta también instructivo considerar las cosas que no fueron dispuestas para la venta o el intercambio. Los científicos llevaban consigo a menudo objetos no previstos para la venta, pero que eran intencionalmente utilizados para establecer la relación social: libros con ilustraciones de animales, fuegos artificiales, ciertos instrumentos musicales como por ejemplo un violín, fotografías de otros grupos indígenas y otras cosas similares servían para despertar o acrecentar el interés y la curiosidad de la población indígena en los visitantes extranjeros. Fritz Krause, que visitó en 1908 a los Karajá y Kaiapó en el Río Araguaia, se refirió repetidas veces a la “buena atmósfera“ producida por estas escenificaciones. Pero Krause mencionaba también los compromisos que surgían y lo obligaban con mayor frecuencia de la deseada, a hacer realizar exhibiciones que contribuían al contacto o a la diversión.24 Karl von den Steinen, que en 1884 y 1887 dirigió dos expediciones al centro de Brasil, se denominaba irónicamente a sí mismo “artista de circo viajero” a causa de sus demostraciones en el Río Xingu con clavos, catalejos y eslabones.25

  • 26 Ehrenreich, Paul, „Mittheilungen über die zweite Xingu-Expedition in Brasilien“, Op. Cit., p. 97; E (...)
  • 27 Ver Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1 (...)

27La utilización de otros objetos que tampoco estaban previstos para el intercambio, podía ser problemática: instrumentos científicos tales como compases, fonógrafos y aparatos de fotografía, cuyo sentido no era siempre claro para la población indígena, podían ser percibidos como amenazantes y desagradables. Estos objetos causaban muy diferentes reacciones de los indígenas que iban desde la burla, la curiosidad y el escepticismo, hasta el rechazo y el temor. Por ejemplo, Paul Ehrenreich relata que un anciano Nahukuá después de haber tomado su medida antropológica entregó con una sonrisa sarcástica la medida de su miembro. En cambio, una joven Karajá saltó al río por el temor de ser medida. Los investigadores observaron una correspondiente diversidad de actitudes ante la utilización de aparatos de fotografía y de fonógrafos.26 En estos casos, la insistencia o, en cambio, la atención, frente a las reacciones de los indígenas, puede tomarse como una medida del grado de respeto hacia ellos como sujetos, o de su trato como meros objetos al servicio de los propios intereses investigativos.27

  • 28 Por lo general estos eran ciertos objetos de la esfera ritual, tales como máscaras usadas en las da (...)
  • 29 Kissenberth, Wilhelm, „Über die hauptsächlichen Ergebnisse der Araguaya-Reise“, Zeitschrift für Eth (...)
  • 30 Esto es válido por ejemplo para un gran número de máscaras de bailes obtenidas por Koch-Grünberg en (...)

28Tal como los investigadores, también los indígenas poseían objetos que no eran negociables. Tanto Paul Ehrenreich como Fritz Krause, Konrad Theodor Preuss y Theodor Koch-Grünberg se enfrentaron con el hecho de que determinados objetos eran demasiado valiosos para cederlos a manos extrañas.28 Karl von den Steinen y Wilhelm Kissenberth relataron que ciertas cosas fueron sometidas a un tratamiento ritual antes de ser entregadas a los investigadores. En estos casos, aún cuando la apariencia física de los objetos que los etnólogos entregaron a los museos era igual, desde la perspectiva indígena presumiblemente no eran considerados como los mismos que cuando estaban en sus pueblos.29 Algunos objetos de uso personal no se concedían, sino que ante la demanda del investigador se elaboraban unos nuevos para él.30

  • 31 Preuss, Konrad Theodor, Religion und Mythologie der Uitoto. Textaufnahmen und Beobachtungen bei ein (...)
  • 32 Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezu (...)

29Los objetos podían también servir para indicar explícitamente al visitante los límites de su influencia. Así, por ejemplo, un indígena Uitoto, Rosendo, talló ante la mirada de Konrad Theodor Preuss una figura en madera y poco después le rompió el miembro, para luego destruirla totalmente “Cómo hubiera podido enriquecer mis colecciones de esta manera!”, anotó Preuss decepcionado en su informe de investigación. “Sin embargo, tales figuras eran parte de las fiestas y, por lo tanto, yo no debía poseerlas. Su avidez por dinero y mercancías estaba tan poco desarrollada que no podía vencer sus escrúpulos de indígena.”31 Theodor Koch-Grünberg constató en 1912, incluso con frustración, la sobriedad que imperaba en uno de los pueblos visitados por él. “Lo que necesitan precisamente lo han ido recibiendo paulatinamente de nosotros. No exigen más. Lo poco que ellos tienen lo dan a regañadientes y los artículos etnográficos los esconden cuando se dan cuenta de que nos interesan o piden precios exorbitantes al notar que queremos conseguir algo, porque a ellos no les interesa venderlos. Cada trueque por pequeño que sea atrae a toda la población. Ellos mezclan las risas con los gritos tratando de hacer subir el precio. Yo creo que están decepcionados porque no hemos abierto nuestras cajas ni hemos repartido el contenido entre ellos. [...] Su maldita frugalidad va hasta el extremo de que cuatro hombres aún no han pedido su paga por el dificultoso viaje del Aracasá hasta aquí. En caso de cualquier desacuerdo seguramente prescindirían de todo dejándonos aquí plantados hasta el día del Juicio Final.”32 Los ejemplos indican que tanto el deseo por los “bienes occidentales” como también el poder de los extranjeros tenían sus límites.

  • 33 Ver también Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter (...)
  • 34 Ver Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre (...)

30En la mayoría de los casos existía un gran interés en adquirir determinados objetos por parte de la población indígena, y ellos exigían a cambio, de manera activa y con determinación, lo correspondiente a los propios deseos; establecían los límites, de acuerdo a sus intereses y a sus necesidades.33 Los precios eran negociados, la oferta de los científicos en relación tanto a la cantidad como a la calidad de los objetos, podía ser rechazada. En no pocas ocasiones se encuentra la queja en los reportes de las expediciones de que los indígenas poseían ya numerosos objetos de procedencia europea y por ello mostraban poco interés en un intercambio o exigían precios demasiado elevados por sus objetos. También hay testimonios del rechazo de ciertos productos, como cuchillos inapropiados o perlas que no tenían el color adecuado.34 Sin embargo, las amplias transacciones, al menos las comprendidas en los informes de viaje aquí estudiados, indican muchos intercambios exitosos que convenían a los intereses de ambas partes y que satisfacían a unos y a otros. Dado que los etnólogos estaban interesados no sólo en el objeto mismo, sino también en la información sobre su elaboración y significado, en registros de la lengua y de los mitos, y en adquirir en la medida de lo posible un amplio panorama de la cultura de los pueblos visitados, dependían de la disposición de los anfitriones a cooperar.

  • 35 Clifford, James, “Museums as Contact Zones”, en James Clifford, Routes. Travel and Translation in t (...)
  • 36 Pratt, Marie Louise, Imperial Eyes. Travel Writing und Transculturation, Op. Cit., p. 4 define esta (...)
  • 37 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 188 (...)

31Obviamente estos ejemplos no pueden ignorar la inequidad de fondo que estructuraba la relación entre indígenas y etnólogos. Como lo anota James Clifford: “Differences of power, control, and design of budgets determined who would be the collectors and who the collected.”35 No obstante, señalar las macro estructuras dominantes, no nos exime de llevar a cabo un análisis diferenciado de los márgenes de acción reales, así como, ante todo, del modo de su utilización y configuración al nivel micro del encuentro concreto. En sus viajes a Sudamérica los etnólogos ingresaban a un espacio – Marie Louise Pratt propuso la denominación de “contact zone”36– determinado por una variedad de factores: desarrollos históricos, asimetrías políticas, diferentes lógicas culturales de los implicados. El contexto colonial al que estaban sometidos los indígenas, aún después de la independencia de los países latinoamericanos, conformaba el marco de las relaciones entre indígenas y científicos e influenciaba sus comportamientos y percepciones. Se sabe de casos en los que los investigadores aprovechaban el contexto colonial en su provecho, pretendiendo que sus investigaciones eran llevadas a cabo por encargo del gobierno nacional.37 El análisis de los procesos de intercambio efectuados indica, sin embargo, que los científicos no dominaban unilateralmente las relaciones, sino que las condiciones de negociación correspondientes debían ser cada vez definidas e interpretadas nuevamente. Ni los indígenas ni los etnólogos podían manipular estas condiciones a su antojo.

32La dimensión de la diferencia de la percepción y el efecto de un cierto objeto en diversos contextos, se ilustrará finalmente, a partir del ejemplo de un objeto que parece, ante todo, un objeto de poder y por tanto, de gran importancia para preservar la inequidad en las relaciones sociales: las armas. Hoy es casi inpensable que un antropólogo vaya a terreno con un revólver o con un fusil. Los investigadores que consideramos aquí iban, por el contrario, todos armados, recurso que les parecía imprescindible como protección en caso de conflicto.

  • 38 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 188 (...)
  • 39 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 188 (...)
  • 40 Aquí hay que considerar un viraje fundamental que tuvo lugar en las expediciones y sin duda influyó (...)
  • 41 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 188 (...)

33Cuando Karl von den Steinen llegó en 1884 con sus acompañantes al primer poblado de los Bacairí, en la cercanía de un salto, que no había tenido hasta entonces contacto con la civilización blanca de los alrededores, anotó en su informe de viaje: “En principio no tenemos ojos para el salto. ¿Dónde se esconden los indígenas? Nos reunimos todos, dejamos tres personas para vigilar las canoas y avanzamos con el arma en la mano.”38 El acudir a un arma producía también en otros etnólogos, una sensación de seguridad y una apariencia de superioridad.39 Sin embargo, la utilización irreflexiva del arma podía hacer peligrar todo el viaje. Cuando von den Steinen y su equipo, conformado entre otros por soldados brasileños,40 ensayó posteriormente durante el mismo viaje establecer contacto con los Trumaí, uno de los Trumaí jugaba con un fusil e involuntariamente descargó un disparo. Entonces todo el grupo se dispersó atemorizado. Cuando los Trumaí, en medio de la huida, se llevaron algunos de los objetos de los extranjeros, los compañeros de viaje de von den Steinen hicieron varios disparos pese a sus órdenes de no disparar. En su informe, el investigador anota frustrado: “Y ahora? Naturalmente no es posible pensar más en un estudio exacto de los Trumaí. La guerra está declarada; no tenemos otra opción, que la de desaparecer rápidamente del escenario.”41 Aún cuando las armas eran llevadas por motivos de seguridad, no fueron, sin embargo, solamente un medio de protección, sino que también significaban en ocasiones, un peligro para el desarrollo de la relación.

  • 42 Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse d (...)

34Los pocos momentos en que los investigadores utilizaron el arma de manera conciente con el objetivo de advertir o hacer una demostración, no remiten siempre a una preponderancia unilateral. En lugar de ello, dan cuenta de la diversidad de relaciones establecidas con los indígenas. Cuando Karl von den Steinen, por ejemplo, demostraba el funcionamiento de su arma de fuego a los Bacairí en 1887, los indígenas le pidieron asustados e intimidados que dejara de hacerlo. Cuando Max Schmidt 1901 igualmente en el Alto Xingu, mostró el uso de su revólver ante los Nahukuá con un tiro al agua, los indígenas se mostraron poco impresionados y continuaron apropiándose de los objetos de intercambio y del equipaje del investigador. Los Kogi reaccionaron incluso con menosprecio frente al débil estallido de la pistola Browning de Konrad Theodor Preuss en 1915. Los Makuxí se sentían tan seguros con la presencia armada de Theodor Koch-Grünberg en 1911, que se negaron a enviar a su propia gente a los trabajos exigidos por un patrón.42

35En casos extremos las armas servían tanto como protección para los indígenas como para protección ante los indígenas. Su utilización por parte de los etnólogos podía ser asumida con temor, respeto, interés, ignorancia o menosprecio.

  • 43 Según Hugh-Jones la compra de alimentos en la Amazonía Noroccidental es una seña de no-pertenencia (...)
  • 44 Barcelos Neto, Aristóteles, “The (De)animalization of Objects. Food Offerings and Subjectivization (...)
  • 45 Münzel, Mark, „Der spielerische Sieg über die Dämonen: Die Kunst der Kamayurá“, Op. Cit., p. 581, 5 (...)

36En la cacería las armas cumplían también una importante función para los investigadores. Los frutos de la caza así como las conservas que llevaban los etnólogos, eran usualmente compartidos con los acompañantes indígenas. La repartición de alimentos que los científicos conseguían gracias a las escopetas que llevaban, favorecía también a la consolidación de las relaciones.43 Asimismo los indígenas contribuían a la alimentación de los científicos, lo cual puede tener un importante significado en el contexto indígena. En el Río Xingu, por ejemplo, los alimentos tienen un importante papel en las ceremonias, en tanto que los espíritus son domesticados a través de ellos y resultan, así, útiles para la comunidad.44 Mark Münzel comparó esta domesticación de los espíritus con la domesticación de los blancos con ayuda de los objetos.45

  • 46 Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwes (...)

37Además de las funciones señaladas, las armas adquirían un papel especial como objetos de intercambio. Los investigadores prestaban sus escopetas a los acompañantes indígenas para que cazaran y las intercambiaban por objetos especialmente valiosos o las entregaban como reconocimiento por ciertos servicios. De esta manera, los etnólogos ofrecían no sólo simbólicamente parte de su poder. Por medio de esta actitud, el fusil – que hasta hoy es uno de los objetos de mayor prestigio entre las sociedades indígenas46 – se transformaba de expresión de desconfianza y de amenaza en señal de valoración y confianza.

  • 47 Thomas, Nicholas, Entangled Objects. Exchange, Material Culture, and Colonialism in the Pacific, Ca (...)

38El significado que adquiría un objeto en la relación entre las personas implicadas no era de ninguna manera predeterminado. Un mismo objeto podía ser utilizado o percibido en forma muy diferente en ocasiones diversas. Expresado en palabras de Nicholas Thomas: “objects are not what they were made to be but what they have become.”47

Efectos de los objetos introducidos en las sociedades indígenas

39El tercer aspecto que quisiera presentar es la cuestión del valor de los objetos introducidos para los indígenas. Así como los etnólogos, también los indígenas utilizaban los objetos negociados de acuerdo a su propia idea de su posible uso. La función original de un objeto podía conservarse, ser ampliada o redefinida. Un hacha, por ejemplo, era normalmente utilizada de la manera prevista por su productor, como una herramienta útil de trabajo. Una escopeta podía ser tanto un instrumento útil como un objeto de prestigio. Cápsulas de cartuchos, pedazos de metal o cuentas de vidrio adquirían otro significado como adorno o medio de pago.

  • 48 Pratt, Marie Louise, Imperial Eyes. Travel Writing und Transculturation, Op. Cit., p. 6.
  • 49 Thomas, Nicholas, Entangled Objects. Exchange, Material Culture, and Colonialism in the Pacific, Op (...)
  • 50 “Failure to appreciate this point has led to an underestimation of the role and significance of Ind (...)

40En la relación de intercambio dominaba, en general, una asimetría de base, a la que remite Marie Luise Pratt: “While subjugated people cannot readily control what emanates from the dominant culture, they do determine to varying extents what they absorb into their own, and what they use it for.”48 Pero si queremos entender la interacción en la “zona de contacto”, hay que tener en cuenta, además, otros aspectos. Nicholas Thomas ha mostrado que – sin negar la dimensión de la inequidad política – la apropiación de objetos exóticos en sociedades indígenas y no indígenas guarda paralelos y no debe ser únicamente estudiada según la oposición “nosotros”/“ellos”.49 Stephen Hugh-Jones subraya en relación a la apropiación de los objetos en el noroeste de la Amazonía la necesidad de tener más en cuenta el papel activo de los indígenas mediadores.50

  • 51 Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezu (...)

41Lo que no garantizaban las expediciones de investigación era la repartición equitativa de los nuevos bienes introducidos. En los poblados usualmente cada persona podía intercambiar sus objetos o alimentos por los bienes traídos por los etnólogos, pero éstos escogían ciertas personas que podían ser importantes informantes, interlocutores o acompañantes para sus viajes y establecían una relación especial con ellos, lo cual se expresaba también en el pago. Theodor Koch-Grünberg, por ejemplo, escribió al final de su viaje sobre su acompañante Wapixana Romeo: “Él recibió todo lo que su corazón anhelaba y así seguramente se convirtió en el hombre más rico y el candidato matrimonial más apetecido de su tribu.”51 Si bien en este caso sólo es posible suponer las consecuencias que podría haber tenido la posición privilegiada de Romeo tras el regreso a su pueblo, es posible exponer de forma bastante detallada los cambios surgidos entre los indígenas Bacairí, ya que hay informes de un total de cinco expediciones que los visitaron entre 1884 y 1901. El ejemplo ilustra cómo la participación en un viaje de investigación podía suponer un gran salto profesional, no sólo para los etnólogos, sino también para los indígenas.

  • 52 Se trata de la terminología usada en la época para referirse a los indígenas que vivían en contacto (...)
  • 53 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 188 (...)

42En su primera expedición al Xingu en 1884, Karl von den Steinen conoció en un pueblo de los llamados “Bacairí mansos”52 al indígena Antonio. Por entonces, von den Steinen logró convencer a Antonio de que lo acompañase en el viaje, durante el cual el indígena demostró ser una gran ayuda como cazador, constructor de canoas, remero e intérprete. En el Río Batovi, la expedición se había topado por primera vez con los llamados “Bacairí salvajes”. Gracias en gran parte a los conocimientos lingüísticos de Antonio, la toma de contacto fue satisfactoria. Es interesante constatar el hecho de que, según von den Steinen, el propio indígena no sabía de la existencia de estos parientes de tribu hasta entonces y que al principio los trató con gran desconfianza. Antonio acompañó a la expedición todo el trayecto hasta Belém y desde allí partió de vuelta al Xingu pasando por Río de Janeiro. Según parece, el Club Germania de Río cuidó con gran afecto no sólo del etnólogo, sino también y muy especialmente de Antonio.53

  • 54 Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse d (...)

43Antonio también fue guía de la segunda expedición Xingu de von den Steinen en 1887. Para el investigador, Antonio se convirtió en la persona de referencia más importante en cuanto a lengua y cultura de los Bacairí. Además, los científicos descubrieron que tras su vuelta a casa después del primer viaje, Antonio había hablado en su pueblo acerca de las comunidades emparentadas asentadas en el Batovi, tras lo cual el entonces jefe de tribu [José] y él mismo [Antonio] emprendieron un viaje hacia allá e invitaron a los Bacairí de la zona a responder la visita. En consecuencia, entre los indígenas tuvo lugar un intercambio de cordialidades, así como de utensilios de ferretería y de distintas plantas.54

  • 55 Meyer, Herrmann, “Über seine Expedition nach Central-Brasilien”, Verhandlungen der Gesellschaft für (...)
  • 56 Meyer, Herrmann, “Bericht über seine zweite Xingú-Expedition”, Verhandlungen der Gesellschaft für E (...)

44Herrmann Meyer, de Leipzig, que en 1896 emprendió la tercera expedición alemana al Xingu, volvió a contratar a Antonio como acompañante, pues su calidad de guía ya era reconocida gracias a las publicaciones de von den Steinen.55 En un viaje posterior en 1899, Meyer constató que entre tanto se había desarrollado un “intenso contacto” entre los Bacairí del Río Paranatinga y los del Río Batovi y del Río Kuliseu. En adelante Meyer describe a Antonio como “gran señor [...] nombrado por el gobierno capitán de todos los indígenas Xingu”. Este título, además de la posesión de un fusil de repetición Mauser, le garantizaba una superioridad en el pueblo “que aprovechaba haciendo trabajar a casi todos los demás vecinos y engañándoles con la venta de herramientas y todo tipo de bienes de consumo que hacía venir desde Cuyabá con bueyes de carga.”56

  • 57 Koch-Grünberg, Theodor, Die Xingu-Expedition (1898-1900). Ein Forschungstagebuch, (Ed. Michael Krau (...)

45En el diario de Koch-Grünberg, que acompañaba a Meyer en este viaje, se indica que una de las causas de los conflictos existentes entre los indígenas era la envidia por las mercancías que los investigadores habían traído a la zona. Ahora Antonio sentía como competencia no deseada que otro indígena fuese elegido para guiar el viaje científico. Defendía su posición privilegiada frente a los demás indígenas de forma calculada y astuta. Así, según Koch-Grünberg, Antonio alertó a los Bacairí del Río Kuliseu sobre la supuesta peligrosidad de la nueva expedición, razón por la cual los indígenas no llevaron alimentos a los investigadores. De esta forma, Antonio protegía su monopolio de venta y ampliaba nuevamente su ventaja material frente a sus propios compañeros de tribu.57

  • 58 Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Re (...)
  • 59 Aquí puede anotarse, por lo menos como hipótesis, que la relativa facilidad con la que las posicion (...)

46Cuando Max Schmidt emprendió el quinto viaje alemán de investigación en esta zona en 1901, Antonio había vuelto a consolidar su poder. Schmidt escribe: “La mayoría de los 34 indígenas Bacairí del curso superior del Xingu que viven ahora en su aldea, entre los cuales se encuentran también varios de los pueblos del Kulisehu, dependen por completo de él económicamente y dado que ha proveído de armas de fuego a los de más confianza, éstos representan un factor de su poder que no se debe subestimar. Todavía en la época de mi estadía en Corrego fundo, a mi regreso del Kulisehu, había logrado impedir, con el poder de su pequeño grupo, un asalto de los indígenas Kayabí, los enemigos tradicionales de los Bacairí, durante el cual asesinó a un Kayabí.”58 Ahora, para reclutar remeros y portadores, Schmidt ya no podía negociar directamente con los indígenas por separado, sino que tenía que hacerlo en su lugar con el ahora poderoso Antonio.59

47Este caso indica, cómo el desarrollo de las distintas expediciones de investigación permitió al indígena, que fue el primero en adaptarse con éxito a la nueva situación, obtener una ventaja sobre sus propios compañeros de tribu, tanto en cuanto a experiencia y conocimiento como en el terreno material. Esto condujo al ascenso de Antonio como jefe del pueblo, una posición que consolidó mediante diestras maniobras basándose en la supremacía material adquirida gracias a los científicos (fusil, bueyes, perlas para pagos). El regreso de los investigadores, que lo elegían casi automáticamente una y otra vez como punto de referencia, reforzaba cada vez más este proceso.

48Al parecer, similar al comportamiento de Antonio, cuyo caso está documentado de forma más detallada en las fuentes disponibles, fue la conducta de otro Bacairí, el jefe Tumayaua. Tumayaua fue una de las personas de referencia más importantes en la segunda expedición alemana al Xingu. Por aquel entonces, Paul Ehrenreich escribió sobre él que era “un hombre de gran inteligencia pero refinada astucia, que no quería compartir nada con ninguna otra tribu más que con la suya.” También los participantes en la segunda expedición de Herrmann Meyer volvieron a ponerse en contacto con Tumayaua.

  • 60 Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Re (...)

49Por su parte, Max Schmidt informa quince años después de Paul Ehrenreich y Karl von den Steinen, sobre riñas entre los indígenas acerca del derecho a beneficiarse económicamente de las expediciones de investigación. Curiosamente, los Bacairí basaban su negativa a conducir al científico hasta donde los Kamayurá, en que esos indígenas se habían tomado a mal el que ellos, los Bacairí, hubiesen sido practicamente los únicos que habían guiado expediciones anteriores pasando por el territorio de los Kamayurá, asegurándose de esta forma el acceso privilegiado a los objetos de intercambio de los exploradores.60

  • 61 Citado por Zwernemann, Jürgen, “Aus den frühen Jahren des Museums für Völkerkunde zu Leipzig”, Jahr (...)

50Este comportamiento recuerda – y esto de ninguna manera es un comentario meramente irónico – un pasaje de una carta que el por entonces director del museo de Leipzig, Karl Weule – Weule fue el precesor de Fritz Krause –, escribió el 6 de mayo de 1912 al investigador de África Leo Frobenius acerca del reparto de las colecciones etnográficas traídas por este último. En la carta dice: “Para usted [el investigador de campo] comienza ahora la parte más agradable de la expedición, a saber, el placer de sonreírse ante los bailes de los señores directores de los museos durante la distribución del botín de guerra. [...] Yo, por mi parte, iré con un asistente muy paciente que se entretendrá con el reparto hasta que éste se realice de forma que satisfaga a todas las partes.”61

51* * *

52Mi artículo se inició con la referencia a una serie de objetos llevados por una expedición de investigación a través del Atlántico, tanto en dirección a América como en su regreso a Europa. A continuación se presentaron tanto las diferentes percepciones de los objetos como las relaciones establecidas entre sus antiguos y sus nuevos propietarios. Las historias de estos “entangled objects” siempre son historias enredadas entre objetos, personas, instituciones y diferentes intereses. He intentado esbozar en qué forma la exigencia de los museos de reunir objetos y la necesidad de sus intercambios, una vez en el lugar de destino, para lograr tal fin, pudo influir de manera persistente tanto en las circunstancias en que se desarrollaba la investigación, como en las condiciones de vida local. La crítica de Krause anteriormente citada – “si es posible hacerlo sin los museos, mucho mejor” – no pretendía ser una crítica a los museos como tales, sino a la influencia que dichos museos ejercieron en la situación de investigación. Por otra parte, cambiar las condiciones de vida indígenas no era la meta ni el interés de los investigadores, sino fruto de un proceso que también refleja los intereses y actividades de algunos de los propios indígenas, aunque dichos procesos se dieran gracias al contacto con los forasteros.

  • 62 Ver Kraus, Michael, „... ohne Museum geht es nicht“. Zur Geschichte der Völkerkunde in Marburg, en (...)

53Según el lugar y la perspectiva adoptada, es posible constatar las contradicciones de los procesos respectivos, pero también los paralelismos: como ya he mencionado, la disciplina “etnología” se desarrolló relativamente tarde en las universidades alemanas. No obstante, en la actividad universitaria el trabajo con objetos de valor etnográfico también estuvo considerado durante mucho tiempo como condición sine qua non de la formación etnológica. Así, en 1892 Karl von den Steinen abandonó la Universidad de Marburgo, donde había dado clases de etnología en la sección de geografía, y regresó a Berlín. La motivación oficial de von den Steinen fue que no le era posible realizar un trabajo etnológico fructífero sin disponer del material de un museo – del cual los geógrafos de Marburgo lamentablemente carecían. Años después, cuando Theodor Koch-Grünberg consideraba capacitarse para acceder a una cátedra en una universidad, tuvo Marburgo brevemente en consideración, pero el profesor de geografía de allí, Theobald Fischer, le informó explícitamente acerca de las dificultades que había experimentado von den Steinen. Finalmente, Koch-Grünberg se capacitó como profesor en la Universidad de Friburgo, entre otros motivos porque allí había un museo etnológico. Mientras Fritz Krause, refiriéndose a los intereses de investigación etnológicos en el campo, expresaba en su carta a Koch-Grünberg: “si es posible hacerlo sin los museos, mucho mejor”, en una carta acerca de las posibilidades de trabajo etnológico en la universidad Theobald Fischer comenta a Koch-Grünberg que: “[...] sin un museo es imposible”.62

54Si bien los intereses de los científicos respecto a sus investigaciones en museos y universidades alemanas, y respecto a sus investigaciones en el campo podían ser contradictorios, hubo un interesante paralelo entre los respectivos líderes locales en los lugares de destino, es decir, los jefes indígenas por un lado, y los directores de museos por el otro: en ambos círculos se manifestaba el afán de poseer la mayor cantidad posible de objetos extranjeros y exóticos para obtener mayor prestigio y provecho. Las consecuencias de estos comportamientos en los casos particulares pueden ser muy diversas, y merecen un análisis diferenciado que tenga en cuenta el contexto histórico concreto.

Haut de page

Annexe

Documentos inéditos

EM - Ethnologisches Museum Berlin

LM - Linden-Museum Stuttgart

StA Lu - Staatsarchiv Ludwigsburg

VK Mr - Nachlass Theodor Koch-Grünberg. Völkerkundliche Sammlung der

Philipps- Universität Marburg

Haut de page

Notes

1 Von den Steinen a Koch-Grünberg, 20.04.1903. VK Mr A.1 [original en alemán]. Sobre el transcurso del viaje, que se desvió del plan inicial en cuanto a su duración y a las regiones estudiadas, ver Kraus, Michael, „Y cuándo finalmente pueda proseguir, eso sólo lo saben los dioses“: Theodor Koch-Grünberg y la exploración del Alto Río Negro, Boletín de Antropología (Medellín), 18-35, 2004, p. 192-210.

2 Koch-Grünberg a Dusendschön, São Gabriel, 13.8.1903. VK Mr B.IV.2.2.

3 EM Pars I B 44 (Acta betreffend die Reise des Dr. Koch nach Amerika 1903/1905) E 2125/05. Informaciones ricas en datos etnográficos, numerosos registros de la lengua y más de 1.000 fotografías fueron otros resultados de la expedición. Además se entregaron datos metereológicos, pruebas de mariposas, plantas y piedras a colegas de otras disciplinas para su evaluación (Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, 2 Tomos, Berlin, Wasmuth, 1909/1910).

4 Las expediciones de Karl von Steinen, Paul Ehrenreich, Herrmann Meyer, Konrad Theodor Preuss, Theodor Koch-Grünberg, Fritz Krause, Wilhelm Kissenberth y Max Schmidt son el centro de este estudio. Para una presentación detallada de esta generación de científicos ver Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Marburg, Curupira, 2004.

5 Las primeras cátedras de etnología en Alemania fueron creadas en los años 20 del siglo XX en Leipzig y Hamburgo. En Berlín se creó sólo en 1952 un instituto independiente en la Humboldt-Universität y en 1964 se creó una cátedera de etnología en la Freie Universität Berlin; vale mencionar que antes ya existía un instituto privado, asociado a la Freie Universität, que Richard Thurnwald había fundado después de la Segunda Guerra Mundial (comunicación personal de Leonore Scholze-Irrlitz). Sobre el desarrollo en Berlín ver Elwert, Georg, „Ethnologie“, en Tilmann Buddensieg/Kurt Düwell y Klaus-Jürgen Sembach, Wissenschaften in Berlin, Tomo 2 Disziplinen, Berlin, Mann, 1987, p. 134-141; Bernhardt, Hannelore (Red.), Geschichte der Völkerkunde und Volkskunde an der Berliner Universität. Zur Aufarbeitung eines Wissenschaftserbes, Berlin, Universitätsdruckerei der Humboldt-Universität, Beiträge zur Geschichte der Humboldt-Universität zu Berlin, 28, 1991; Karoline Noack y Martina Krause, Ethnographie as a Unified Anthropological Science in the German Democratic Republic, en Chris Hann, Mihály Sárkány, Peter Skalník, Studying Peoples in the People´s Democracies. Socialist Era Anthropology in East-Central-Europe, Münster 2005, p. 25-53. Sobre la creación de museos etnológicos en Alemania ver p.ej. Penny, H. Glenn, Objects of Culture. Ethnology and ethnographic museums in Imperial Germany, Chapel Hill/London, University of South Carolina Press, 2002. Sobre universidades y museos conjuntamente ver también Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 46-70.

6 Ver Bastian, Adolf, Die Vorgeschichte der Ethnologie. Deutschland’s Denkfreunden gewidmet für eine Mussestunde, Berlin, Harrwitz und Gossmann, 1881, p. 63 y ss., 74. Ver también Kramer, Fritz, Verkehrte Welten. Zur imaginären Ethnographie des 19. Jahrhunderts, Frankfurt am Main, Syndikat, 1981 [1977], p. 76.

7 Sobre Bastian ver Koepping, Klaus-Peter, Adolf Bastian and the psychic unity of mankind. The Foundations of Anthropology in Nineteenth Century Germany, St. Lucia, University of Queensland Press, 1983; Fischer, Manuela/ Bolz, Peter y Kamel, Susan (Eds.), Adolf Bastian and his Universal Archive of Humanity. The Origins of German Anthropology, Hildesheim u.a., Olms, 2007.

8 Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 76-85; Kraus, Michael, “Philological Embedments - Ethnological Research in South America in the Ambience of Adolf Bastian”, en Manuela Fischer/Peter Bolz y Susan Kamel, Adolf Bastian and his Universal Archive of Humanity. The Origins of German Anthropology, Hildesheim u.a., Olms, 2007, p. 141-144.

9 Krause a Koch-Grünberg, 16.06.1916. VK Mr A.21, cursiva introducida por MK [original en alemán].

10 Koch-Grünberg a Nimuendajú, 07.12.1915: LM Stg (Sammlerakte Pará), subrayado en el original [original en alemán].

11 Koch-Grünberg a Frič, 13.04.1916: StA Lu (EL 232, Büschel 333) cursiva introducida por MK [original en alemán].

12 Esto es válido también en posteriores momentos. Ver Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwest Amazonia”, en Caroline Humphrey y Stephen Hugh-Jones, Barter, exchange and value. An anthropological approach, Cambridge u.a., Cambridge University Press, 1992, p. 49.

13 Para los indígenas, el intercambio directo por un objeto propio no era la única posibilidad de obtener objetos del exterior. La preparación de alimentos, ciertos servicios, el derecho a permanecer en su territorio, el transporte o las informaciones eran generalmente remuneradas con objetos por los investigadores.

14 Ver por ej. Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Leipzig, F.A. Brockhaus, 1886, p. 173, 239 y ss.; Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Berlin, Dietrich Reimer, 1905, p. 156. Ver también Schmidt, Max, „Die Paressi-Kabiši. Ethnologische Ergebnisse der Expedition zu den Quellen des Jauru und Juruena im Jahre 1910“, Baessler-Archiv (Berlin), 4, 1914, p. 190 y ss., 199, 204 y ss.; Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expedition 1908, Leipzig, Voigtländer, 1911, p. 122, 409; Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Berlin, Wasmuth, 1909/1910, p. 286; Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expedition 1908, Op Cit., p. 82. Ver también Carneiro da Cunha, Manuela, “Introdução a uma história indígena”, en Manuela Carneiro da Cunha, História dos Índios no Brasil, São Paulo, Companhia das Letras/Secretaria Municipial da Cultura/FAPESP, 1998 [1992], p. 12. Se encuentra una apreciación similar para África Occidental en Pratt, Marie Louise, Imperial Eyes. Travel Writing und Transculturation, London/New York, Routledge, 1992, p. 72.

15 Tal como lo confirman trabajos recientes las regiones como el Alto Xingu, el Río Araguaia y el Alto Río Negro, que constituyeron los lugares centrales de investigación de expediciones alemanas, eran justamente regiones en donde habitaban - y todavía habitan - étnias que contaban con una cultura de intercambio muy desarrollada. Hugh-Jones, Stephen, “The Fabricated Body. Objetcs and Ancestors in Northwest-Amazonia”, en Fernando Santos Granero, The occult life of things. Native Amazonian Theories of Materiality and Personhood, Tucson, The University of Arizona Press, 2009, p. 35, 56.

16 Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 334-356.

17 Franchetto, Bruna, “O aparecimento dos caraíba“: para uma história kuikuro e alto-xinguana, en Manuela Carneiro da Cunha, História dos Índios no Brasil, São Paulo, Companhia das Letras/Secretaria Municipial da Cultura/FAPESP, 1998 [1992], p. 347 y ss.

18 Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Berlin, Dietrich Reimer, 1894, p. 103 [original en alemán].

19 Los investigadores se enfrentaron repetidamente al fenómeno del intercambio diferido. Ver por ej. Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Op Cit., p. 130. Ver también Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwest Amazonia”, Op. Cit., p. 60 y ss.

20 Ehrenreich, Paul, „Mittheilungen über die zweite Xingu-Expedition in Brasilien“, Zeitschrift für Ethnologie (Berlin), 22, 1890, p. 98 [original en alemán].

21 Ver por ej. Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expedition 1908, Op Cit., p. 61, 323; Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Op Cit., p. 62, 242 y ss.

22 Para los Yanomami ver por ej. Chagnon, Napoleon, Die Yanomamö. Leben und Sterben der Indianer am Orinoko, Berlin, Byblos Verlag, 1994; para los Pemón Thomas, David John, Order without Government. The Society of the Pemon Indians of Venezuela, Urbana u.a., University of Illinois Press, Illinois Studies in Anthropology, 13, 1982. Asimismo los indígenas se encontraron ante diferentes comportamientos de los diversos “grupos de blancos” con los cuales tuvieron contacto, tales como etnólogos, comerciantes, colonos, misioneros o caucheros.

23 Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Tomo I Schilderung der Reise, Berlin, Dietrich Reimer, 1917, p. 27 (Del Roraima al Orinoco, Tomo I Observaciones de un viaje hecho por Theodor Koch-Grünberg por el Norte de Brasil y Venezuela durante los años 1911-1913, Traducción de Federica de Ritter, revisada por Argenis J. Gómez, Caracas, Ernesto Armitano, 1981).

24 Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expedition 1908, Op Cit., p. 10, 39 y ss, 54, 67 y ss. Ver también Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Op. Cit., p. 39; Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 101.

25 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 169 [original en alemán].

26 Ehrenreich, Paul, „Mittheilungen über die zweite Xingu-Expedition in Brasilien“, Op. Cit., p. 97; Ehrenreich, Paul, „Südamerikanische Stromfahrten“, Globus (Braunschweig), 62, 1892, p. 39. Ver también Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 302-313. Hay que anotar que de los científicos de los que se trata aquí, sólo los dos médicos de formación, Ehrenreich y von den Steinen, llevaron a cabo mediciones exhaustivas. Sin embargo los dos en el curso de su vida se alejaron de esta actividad (ver Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 403-418). Ehrenreich, que se ocupó intensivamente de ésto, cuestionó finalmente la consistencia general de los datos de la antropología física en su obra publicada en 1897. „Anthropologische Studien über die Urbewohner Brasiliens“. Ver sobre ello Kraus, Michael, “Philological Embedments - Ethnological Research in South America in the Ambience of Adolf Bastian”, Op. Cit., p. 149 y ss.

27 Ver Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 290-356. El equipaje personal del investigador representa una posición intermedia entre objetos de negociación y objetos no negociables. Cosas como ropa, cajas, armas, etc. que no eran consideradas normalmente como objetos de intercambio, parcialmente y en ciertas ocasiones o al fín de la estancia del investigador podían cambiar de propietario.

28 Por lo general estos eran ciertos objetos de la esfera ritual, tales como máscaras usadas en las danzas o instrumentos de los chamanes. Pero también las cerbatanas eran consideradas en ciertas regiones de gran valor y no se entregaban con facilidad o sólo a precios altos.Ver por ej. Ehrenreich, Paul, „Mittheilungen über die zweite Xingu-Expedition in Brasilien“, Op. Cit., p. 39, 330; Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Op. Cit., p. 102, Tomo 2, p. 287; Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expedition 1908, Op Cit., p. 82, 142; Preuss, Konrad Theodor, Religion und Mythologie der Uitoto. Textaufnahmen und Beobachtungen bei einem Indianerstamm in Kolumbien, Südamerika, Tomo 1 Einführung und Texte, Göttingen, Vandenhoeck & Ruprecht, 1921, p. 15, 21, 110 (Religión y Mitología de los Uitotos. Recopilación de textos y observaciones efectuadas en una tribu indígena de Colombia, Suramérica, Traducción de Ricardo Castañeda Nieto/Gabriele Peterson de Piñeros y Eudocio Becerra, Bogotá, EUN/Colcultura/COA, 1994).

29 Kissenberth, Wilhelm, „Über die hauptsächlichen Ergebnisse der Araguaya-Reise“, Zeitschrift für Ethnologie (Berlin), 44, 1912, p. 51 observa lo mismo para las máscaras de bailes de los Karajá, Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 240 y ss. para las hamacas de los Juruna, que eran del mismo material que las partes de los vestidos de las mujeres. Sobre ejemplos recientes de estos procesos ver Barcelos Neto, Aristóteles, “The (De)animalization of Objects. Food Offerings and Subjectivization of Masks and Flutes among the Wauja of Southern Amazonia”, en Fernando Santos Granero, The occult life of things. Native Amazonian Theories of Materiality and Personhood, Tucson, The University of Arizona Press, 2009, p. 148; Santos-Granero, Fernando, “Introduction. Amerindian Constructional Views of the World”, en Fernando Santos Granero, The occult life of things. Native Amazonian Theories of Materiality and Personhood, Tucson, The University of Arizona Press, 2009, p. 18 y ss. Ver también Münzel, Mark, „Der spielerische Sieg über die Dämonen: Die Kunst der Kamayurá“, en Mark Münzel, Die Mythen sehen. Bilder und Zeichen vom Amazonas, Frankfurt am Main, Museum für Völkerkunde, 1988, p. 618.

30 Esto es válido por ejemplo para un gran número de máscaras de bailes obtenidas por Koch-Grünberg en el Alto Río Negro (Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Op. Cit.). Ver también Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 307.

31 Preuss, Konrad Theodor, Religion und Mythologie der Uitoto. Textaufnahmen und Beobachtungen bei einem Indianerstamm in Kolumbien, Südamerika, Op. Cit., p. 16. Citado aquí de la edición en español en Colombia Religión y Mitología de los Uitotos. Recopilación de textos y observaciones efectuadas en una tribu indígena de Colombia, Suramérica, Op. Cit., p. 32.

32 Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 251. Citado aquí de la edición en español en Venezuela Del Roraima al Orinoco, Op. Cit., p. 258. Ver también Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Op Cit., p. 77, 79. Ver también Schmidt, Max, „Ergebnisse meiner zweijährigen Forschungsreise in Matto Grosso. September 1926 bis August 1928“, Zeitschrift für Ethnologie (Berlin), 60, 1928, p. 112.

33 Ver también Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwest Amazonia”, Op Cit.

34 Ver Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 240; Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 185, 452; Ehrenreich, Paul, „Mittheilungen über die zweite Xingu-Expedition in Brasilien“, Zeitschrift für Ethnologie (Berlin), 22, 1890, p. 2, 327; Krause, Fritz, In den Wildnissen Brasiliens. Bericht und Ergebnisse der Leipziger Araguaya-Expedition 1908, Op Cit., p. 40, 53; Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Op Cit., p. 150, 242; Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 240, 256.

35 Clifford, James, “Museums as Contact Zones”, en James Clifford, Routes. Travel and Translation in the Late Twentieth Century, Cambridge/London, Harvard University Press, 1997, p. 195.

36 Pratt, Marie Louise, Imperial Eyes. Travel Writing und Transculturation, Op. Cit., p. 4 define estas “zonas de contacto” como “social spaces where disparate cultures meet, clash, and grapple with each other, often in highly asymmetrical relations of domination and subordination – like colonialism, slavery, or their aftermaths as they are lived out across the globe, today”. Para Pratt los procesos de transculturación son un elemento primordial de las zonas de contacto que influyen en todos los niveles de las relaciones.

37 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 106; Koch-Grünberg, Theodor, Zwei Jahre unter den Indianern. Reisen in Nordwest-Brasilien 1903/1905, Tomo 1, Op Cit., p. 186; Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 328, 330.

38 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 157 [original en alemán].

39 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 169, 200, 204; Ehrenreich, Paul, “Über seine Reise vom Paraguay zum Amazonas”, Verhandlungen der Gesellschaft für Erdkunde zu Berlin, 16-9, p. 445; Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Op. Cit., p. 77, 83, 85; Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 185.

40 Aquí hay que considerar un viraje fundamental que tuvo lugar en las expediciones y sin duda influyó en la relación con los indígenas. Mientras von den Steinen y Meyer en sus expediciones al Xingu iban con un gran número de acompañantes, posteriores etnólogos como Schmidt, Preuss, Koch-Grünberg, Krause y Kissenberth se limitaban, con pocas excepciones, a los acompañantes indígenas o a sus anfitriones.Ver Kraus, Michael, Bildungsbürger im Urwald. Die deutsche ethnologische Amazonienforschung (1884-1929), Op. Cit., p. 224-233. Von den Steinen ya había observado que su acogida (y con ella sus posibilidades de investigación) en los poblados mejoraba cuando iba solo o con un pequeño grupo. Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 56, 100.

41 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 195 [original en alemán]. Como se enteró von den Steinen en su segunda expedición, sus acompañantes no habían disparado de ninguna manera sólo al aire y un Kamayura que participaba en el encuentro murió – „una mala noticia“, como tuvo que constatarlo el investigador, „y debo reconocer que eso me estropeó los agradables recuerdos de la primera expedición.” Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 55, 118 y ss. [original en alemán].

42 Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 90. Ver también 104 y ss.; Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Op. Cit., p. 74; Preuss, Konrad Theodor, Forschungsreise zu den Kágaba. Beobachtungen, Textaufnahmen und sprachliche Studien bei einem Indianerstamme in Kolumbien, Südamerika, St. Gabriel-Mödling, Administration des Anthropos, 1926, p. 26; Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 56, 82.

43 Según Hugh-Jones la compra de alimentos en la Amazonía Noroccidental es una seña de no-pertenencia ya que en los poblados los alimentos son repartidos de acuerdo a ciertas reglas, pero no son tratados como mercancías que se negocian. Entre diferentes grupos indígenas pueden ser parte de un intercambio ceremonial. Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwest Amazonia”, Op. Cit., p. 60, 62.

44 Barcelos Neto, Aristóteles, “The (De)animalization of Objects. Food Offerings and Subjectivization of Masks and Flutes among the Wauja of Southern Amazonia”, Op. Cit., p. 133.

45 Münzel, Mark, „Der spielerische Sieg über die Dämonen: Die Kunst der Kamayurá“, Op. Cit., p. 581, 586, 617 y ss.

46 Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwest Amazonia”, Op. Cit., p. 57, 62; Turner, Terence, “Valuables, Value, and Commodities among the Kayapo of Central Brazil”, en Fernando Santos Granero, The occult life of things. Native Amazonian Theories of Materiality and Personhood, Tucson, The University of Arizona Press, 2009, p. 153.

47 Thomas, Nicholas, Entangled Objects. Exchange, Material Culture, and Colonialism in the Pacific, Cambridge/London, Harvard University Press, 1991, p. 4, ver también páginas 184-188, 204-208.

48 Pratt, Marie Louise, Imperial Eyes. Travel Writing und Transculturation, Op. Cit., p. 6.

49 Thomas, Nicholas, Entangled Objects. Exchange, Material Culture, and Colonialism in the Pacific, Op. Cit., p. 5.

50 “Failure to appreciate this point has led to an underestimation of the role and significance of Indian ‘chiefs’ and other brokers or middlemen in alliance with white traders” (Hugh-Jones, Stephen, “Yesterday’s luxuries, tomorrow’s necessities: business and barter in northwest Amazonia”, Op. Cit., p. 44).

51 Koch-Grünberg, Theodor, Vom Roroima zum Orinoco. Ergebnisse einer Reise in Nordbrasilien und Venezuela in den Jahren 1911-1913, Op. Cit., p. 406. Citado según la edición en español en Venezuela, Del Roraima al Orinoco, Op. Cit., p. 384.

52 Se trata de la terminología usada en la época para referirse a los indígenas que vivían en contacto pacífico con los brasileños de los alrededores.

53 Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 120 y ss., 142, 158-160, 244, 280.

54 Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 12, 24 y ss., 51 y ss., 80, 133, 394 y ss. Steinen, Karl von den, Die Bakaïrí-Sprache. Wörterverzeichnis, Sätze, Sagen, Grammatik. Mit Beiträgen zu einer Lautlehre der karaïbischen Grundsprache, Leipzig, Koehler’s Antiquarium, 1892, dedicó a Antonio su libro “Die Bakaïrí-Sprache”.

55 Meyer, Herrmann, “Über seine Expedition nach Central-Brasilien”, Verhandlungen der Gesellschaft für Erdkunde zu Berlin, 24, 1897, p. 180.

56 Meyer, Herrmann, “Bericht über seine zweite Xingú-Expedition”, Verhandlungen der Gesellschaft für Erdkunde (Berlin), 27, 1900, p. 116 [original en alemán].

57 Koch-Grünberg, Theodor, Die Xingu-Expedition (1898-1900). Ein Forschungstagebuch, (Ed. Michael Kraus), Köln/Weimar, Böhlau, 2004, p. 138, 144, 150-152, 286, 301-303, 321 y ss.

58 Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Op. Cit., p. 38 [original en alemán]. También Koch-Grünberg, Theodor, Die Xingu-Expedition (1898-1900). Ein Forschungstagebuch, Op. Cit., p. 301, anotó en su diario, que Antonio habría matado a tiros a dos Bacairí en Río Kuliseu como venganza por haber asesinado a dos de sus lugareños mediante brujería. Ya durante su primera expedición, Steinen, Karl von den, Durch Central-Brasilien. Expedition zur Erforschung des Schingú im Jahre 1884, Op. Cit., p. 194 y ss., había anotado que después de que los indígenas Trumaí robaran a los viajeros, Antonio no vaciló en disparar a los indígenas con su revólver. Antonio tuvo competencia posteriormente, sobre todo de parte de su hijastro José, hijo de una viuda Bororo, a la cual Antonio había conocido en ocasión de la visita de la segunda expedición a estos indígenas y ella se había ido con él. (Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Op. Cit., p. 38 y ss.; Steinen, Karl von den, Unter den Naturvölkern Zentral-Brasiliens. Reiseschilderung und Ergebnisse der Zweiten Schingú-Expedition 1887-1888, Op. Cit., p. 519 y ss.).

59 Aquí puede anotarse, por lo menos como hipótesis, que la relativa facilidad con la que las posiciones igualitarias podrían convertirse en condiciones jerárquicas, se debe posiblemente a que las sociedades indígenas – como aquí en el caso del Alto Xingu – eran mucho menos igualitarias de lo que los trabajos etnológicos dejaron ver durante mucho tiempo. Ver por ej. Heckenberger, Michael, “The Enigma of the Great Cities: Body and State in Amazonia”, Tipití (New Orleans), 1-1, 2003, p. 27-58.

60 Schmidt, Max, Indianerstudien in Zentralbrasilien. Erlebnisse und ethnologische Ergebnisse einer Reise in den Jahren 1900 bis 1901, Op. Cit., p. 68.

61 Citado por Zwernemann, Jürgen, “Aus den frühen Jahren des Museums für Völkerkunde zu Leipzig”, Jahrbuch des Museums für Völkerkunde (Leipzig), 1997, p. 40 [original en alemán].

62 Ver Kraus, Michael, „... ohne Museum geht es nicht“. Zur Geschichte der Völkerkunde in Marburg, en Stéphane Voell, „... ohne Museum geht es nicht“. Die völkerkundliche Sammlung der Philipps-Universität Marburg, Marburg, Curupira, 2001, p. 31-65 [original en alemán].

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michael Kraus, « Perspectivas múltiples. El intercambio de objetos entre etnólogos e indígenas en las tierras bajas de América del Sur », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 20 septembre 2014, consulté le 25 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67209 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67209

Haut de page

Auteur

Michael Kraus

Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn (Abteilung für Altamerikanistik)
mkraus@uni-bonn.de

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page