Navigation – Plan du site
Colloques | 2014
La Locura. Historia, prácticas e instituciones. Siglos XIX-XX – Dossier coordinado por Silvana Vetö y María José Correa
Mariano Ruperthuz Honorato

¡Salvemos a Freud!: Juan Marín, Pablo Neruda, la Alianza de Intelectuales y las vicisitudes de un intento de asilo político al creador del psicoanálisis en Chile (1938)

¡Saving Freud!: Juan Marín, Pablo Neruda, the Alliance of Intellectuals and the vicissitudes of an attempt to political asylum to the creator of psychoanalysis in Chile (1938)
[22/09/2014]

Résumés

El presente trabajo recupera las gestiones hechas por la Alianza de Intelectuales de Chile para la Defensa de la Cultura (A.I.CH) y la Sociedad Médica de Valparaíso para ofrecer asilo político en Chile a Sigmund Freud. Estas agrupaciones lideradas por Pablo Neruda y Juan Marín, respectivamente, conformaron un bloque intelectual antifascista que denunciaba públicamente el hostigamiento que el creador del psicoanálisis sufría en Viena en 1938. Se buscarán ampliar estos antecedentes logrando develar los entretelones de este gesto político, contextualizado por el papel y las nuevas representaciones que los intelectuales tenían de sí mismo. Por último, se entregan antecedentes de la visión particular que tenían este grupo de chilenos sobre Freud – como autor y figura pública- y el psicoanálisis.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo es una porción de la presentación del autor en el Seminario de la Locura organizado el año 2013 en el Museo Benjamín Vicuña Mackenna, Santiago de Chile.

Texte intégral

Introducción: las perspectivas de un problema de investigación

  • 1 Algunos ejemplos de este tipo de trabajos son Withing, Carlos, “Notas para la historia del psicoaná (...)
  • 2 A modo de ejemplo de esta lógica sugiero revisar Casaula, Eleonora, Coloma, Jaimey Jordan, Francisc (...)

1Hasta no hace mucho la historia del psicoanálisis en Chile era entendida en términos exclusivamente institucionales, tomando como punto de partida la fundación de una filial de la Asociación Internacional de Psicoanálisis (I.P.A, en su sigla en inglés) – organismo político fundado por Freud en 1910 – en nuestro país: la Asociación Psicoanalítica Chilena (APCH) en 1949. Lo interesante es que la totalidad de las aproximaciones históricas originadas a partir de esta lógica desconocen cualquier antecedente previo a este hito1, ya que se trataría de una etapa preparatoria para el advenimiento de la “verdadera historia” tras la fundación del “psicoanálisis oficial” en el país o, simplemente se trataría de desviaciones alimentadas por lecturas “equívocas” de los postulados de Freud. En estos términos se hablaría de la existencia de una supuesta etapa “pre-analítica”, seguida de una “etapa analítica” tras la institucionalización2.

  • 3 Este tipo de distinciones ya están presentes en las primeras aproximaciones históricas realizadas p (...)
  • 4 Plotkin, Mariano Ben, “El psicoanálisis y sus historias”, Psicoanálisis APdeBA, 2003, Vol. XXV, Nº (...)
  • 5 Algunos ejemplos de las historias del psicoanálisis centradas exclusivamente en Freud se puede enco (...)
  • 6 Damousi, Joy Plotkin, Mariano Ben (eds.), Transnational Unconscious. Essays in the History of Psych (...)
  • 7 Más antecedentes sobre el concepto de recepción en psicoanálisis en Vezzetti, Hugo, “Historia del p (...)

2De lo anterior, no está demás decir que esta óptica no pertenece exclusivamente al psicoanálisis chileno, sino que como señala Plotkin, es consistente con una tendencia historiográfica propia del psicoanálisis entendido en términos generales, donde este tipo de relato otorgaría legitimidad, nominando a quien sí sería considerado como un verdadero “psicoanalista” y al mismo tiempo, excluyendo de sí a los llamados “freudianos salvajes”34. Sin embargo, nuevos paradigmas investigativos han dado mayores opciones para entender al psicoanálisis como un producto que supera la figura de Freud como “único creador” del psicoanálisis – lo que alimentaría versiones más bien biográficas de la historia del psicoanálisis – o las vinculaciones con la vida decimonónica de Viena como exclusivo contexto de producción de la obra freudiana5. En los últimos años, las investigaciones muestran una renovación en la manera de pensar la historia del psicoanálisis, considerándolo más bien como un “sistema de ideas y creencias de carácter transnacional”6, cuya naturaleza lo hace ser todo menos un objeto unívoco, consistente y uniforme. Todo lo contrario, ya que desde esta perspectiva, el psicoanálisis es pensado como un artefacto cultural amplio, cuyos límites son difíciles de delimitar y que en términos históricos, ha sido objeto de múltiples recepciones7 por distintos públicos en diversos espacios nacionales.

  • 8 Plotkin, Mariano Ben, “Psichoanalysis, Transnationalism and National Habitus: a comparative approac (...)
  • 9 Mariano Plotkin hace una diferencia entre la historia del movimiento psicoanalítico, que se enfoca (...)

3En este sentido, el transnacionalismo del psicoanálisis – facilitado por su propia estructura interna basada en unidades analíticas declaradas como “universales”, como el Complejo de Edipo, la pulsión, el inconsciente, la estructura tripartita de la psique, etc.; sumado a la movilidad de sus centros de producción y consumo a través del tiempo – se expresa en la capacidad que han tenido los postulados freudianos de cruzar históricamente las fronteras de los países para ser recepcionado por diversas audiencias, en distintas sociedades y culturas, generando procesos de lectura y apropiación gobernados por sus ritmos específicos de internalización8. De esta manera, una vez que se logra reconocer la complejidad del proceso de recepción histórica de un sistema de ideas y creencias como el psicoanálisis, en algún espacio nacional específico, se abre una serie de interrogantes que iluminan más de un problema que supera por mucho la línea del tiempo emanada desde el interior del “movimiento psicoanalítico”9.

  • 10 Veto, Silvana, Psicoanálisis en Estado de Sitio, Santiago, El Buen Aire, 2013; Ruperthuz, Mariano, (...)

4En términos locales, hace un par de años, trabajos como los de Silvana Veto10 y de quien suscribe, han generado una apertura a las variables ya clásicas, pudiendo mostrar cómo el freudismo logró ser discutido desde muy temprano en el siglo XX en Chile, siendo aplicado en distintas “plataformas de recepción” tales como la médica, la psiquiátrica, la médica social, la criminológica y la cultural popular, entre otras. Lo importante, desde esta mirada, es reconocer que la recepción de las ideas psicoanalíticas está lejos de ser un proceso de mera “repetición” de las ideas extranjeras, sino que implicó una participación activa de parte de distintos agentes, quienes leyeron, presentaron, reinterpretaron y compatibilizaron los aportes freudianos con las tradiciones de pensamiento dominantes en la escena local. En este sentido, la historia del psicoanálisis estaría emparentada con una porción de la historia social, de las ideas, de las ciencias e intelectual de un país.

5Precisamente, desde esta perspectiva, el presente artículo intenta recuperar un capítulo prácticamente desconocido de la historia del psicoanálisis en Chile de fines de los años 30: el intento de rescate y asilo político en Chile, ante las conocidas presiones del nazismo alemán, de Sigmund Freud de parte de un grupo de intelectuales chilenos, encabezado por los escritores Pablo Neruda y el también escritor y médico Juan Marín. Se tomará este episodio como un nudo histórico, tratando de ampliar los antecedentes de la organización de esta iniciativa, sus participantes, lo mismo que la visión particular que ellos tenían sobre el psicoanálisis – dando señas de una posible operatoria de recepción – y especialmente de Sigmund Freud como autor y figura pública. Para ello, se contextualizará el clima de ideas de la época, especialmente las representaciones que se tuvieron de la acción política de los intelectuales, redefinida a partir del inicio de la Guerra Civil Española en 1936.

El escape de Sigmund Freud: los nazis y el psicoanálisis en la Viena de 1938

  • 11 En una carta de mayo de 1938 a su hijo Ernst que estaba en Londres Freud afirma: “Dos esperanzas se (...)
  • 12 Conocida es el comentario que hizo Freud a su colega Ernest Jones: “¡Qué progresos estamos haciendo (...)

6El exilio de Sigmund Freud de Viena a Londres en junio de 1938 marcó el último año de vida del creador del psicoanálisis. Lograr “morir en libertad”11 fue el desafío final que la vida le deparó, pensando que desde varios años antes el clima político, económico y social no fue de lo más alentador. Cinco años antes, en 1933 en Berlín, la quema pública de libros de autores de origen judío que, según los nazis, manchaban la honra y el espíritu alemán – entre las que se encontraban las obras de Thomas y Henrich Mann, Erich Kästner, Lion Feuchtwanger, Arthur Shnitzler, Franz Kafka, Karl Marx, Albert Einstein y el mismo Sigmund Freud12 – anunciaría el destino de lo que vendría más tarde en gran parte de Europa. Las llamas, símbolo de purificación según los nazis, serían el destino – en algunos casos más real que simbólico – de muchos escritores, estudiantes y científicos de origen judío que tuvieron que marchar al exilio.

  • 13 Kurt Schuschnigg, Canciller Austriaco, permanecerá en su cargo hasta 1938, dimitiendo a su cargo un (...)
  • 14 Freud, Sigmund, Cartas a sus hijos, Buenos Aires, Paidós, 2012, p.413.
  • 15 Gay, Peter, Freud una vida de nuestro tiempo, Buenos Aires, Paidós, p. 657.

7Las amenazas de la llegada de los nazis a Viena, era algo que si bien Freud tenía en mente, rápidamente se encargaba de despejar y mostrarse optimista ante la posibilidad que los gobernantes austriacos y la iglesia católica pusieran freno a los posibles invasores. Así lo refleja una carta que le dirigió a su hijo Ernst el 22 de febrero de 1938: “Aún cabe dudar de que realmente vaya a derivar en la misma situación que Alemania. La iglesia católica tiene mucho peso y opondrá gran resistencia, y nuestro Schuschnigg13 es un hombre recto y valiente. Al día siguiente de su regreso, invitó a tres representantes de la gran industria judía para asegurarles que aquí los judíos no tienen nada que temer.[…] No creo que Austria caiga por sí sola en el nazismo”14. Lamentablemente, las esperanzas de Freud no tuvieron asidero y las olas de terror, muerte y sobretodo suicidios se hicieron presentes en su entorno. Los judíos fueron hostigados, inhabilitados para ejercer cargos públicos, sus empresas fueron confiscadas, despedidos de las universidades, expropiadas en lo público y lo privado quedándose sin nada. Los alemanes de origen judío ya no tenía derecho a ser alemanes por lo que sólo les quedaban pocas opciones: buscar asilo en otros países, dejando todas sus posesiones para vivir como refugiados o quedarse para vivir con pocas esperanzas de vida. La mano de Hitler comenzó a sentirse rápidamente, ya que a meses de su designación como canciller de Alemania en marzo de 1933. En ese tiempo se “[…] desactivaron sistemáticamente los partidos políticos, las instituciones parlamentarias, la libertad de expresión y de prensa, las universidades y las organizaciones culturales independientes, y el imperio de la ley. […] Los socialistas, los demócratas, los conservadores poco fiables, los judíos, fueron “purgados” de los empleos públicos y las cátedras, de los periódicos y las editoriales, de las orquestas y los teatros. El antisemitismo radical se convirtió en política de gobierno”15.

  • 16 Para más antecedentes sobre la fortuna del psicoanálisis en la República del Weimar suguiero consul (...)
  • 17 Una obra imperdible sobre este tema es el trabajo de Danto, Elizabeth, Freud´s Free Clinics. Psycho (...)

8Con la llegada de los nazis el psicoanálisis, una disciplina que nació bajo un original cuño germano, ya no contaría con el mismo aliento que tuvo al alero de la República de Weimar (1918-1933)16. En esta época el freudismo pudo extenderse como una práctica clínica individual, pero además fue visto como una herramienta de cambio social, vinculada a temas como la sexualidad y la educación de la población germana. No sólo era consumido por la clase media educada o por la burguesía, sino que además su público estaba compuesto por los sectores populares, quienes podía acceder con menos dificultad a su acción bienhechora. La instalación de policlínicas gratuitas, teniendo al Instituto Psicoanalítico de Berlín como agente rector, ayudó a que muchos alemanes pudieran acceder a tratamiento psicoanalítico a bajo costo o gratuito, sintetizando así el espíritu socialdemócrata que sustentaba estas iniciativas17.

  • 18 Más antecedentes en Gogging, James y Eileen Brockman Goggin Deth of a “Jewish Science”. Psychoanaly (...)
  • 19 HenriK, Uwe, “The psychoanalytic Exodus: Romantic Antedents and Loss to German Intellectual Life”, (...)
  • 20 Steiner, Ricardo, It is a New Kind of Diaspora': Explorations in the Sociopolitical and Cultural Co (...)
  • 21 Una incestigación interesante sobre las consecuencias de la entreda del psicoanálisis al mundo nort (...)

9Este dulce remanso tendría su fin ya que las ideas de Freud rápidamente fueron tildadas de “Ciencia Judía”18, generando el consecuente repudio de los sectores arios de la sociedad alemana. Muchos de los psicoanalistas de origen judío tuvieron que buscar refugio en otros países. Este “éxodo freudiano”, en palabras de Uwe Henrik19, implicó la pérdida y separación de la atmósfera intelectual germana, la misma que había facilitado la creación del freudismo. Así por ejemplo, el clima hostil y las políticas antisemitas generaron la huida de cerca de 600 psiquiatras, de distintas orientaciones teóricas entre los que por cierto había psicoanalistas, que vivían en Alemania y que tuvieron que buscar refugio en 80 países diferentes. Cosa nunca antes vista. Por su parte Ricardo Steiner, inspirado en el pasaje de una carta que Anna Freud le envío a Ernest Jones en 1934, ha llamado a este episodio “una nueva clase de diáspora”20: una buena porción de psicoanalistas de origen judío, abandonaron Alemania y Austria, para emigrar a Inglaterra y Estados Unidos iniciando así un transe transformador para las ideas freudianas. A partir de este contexto el centro de gravedad del psicoanálisis se moverá al mundo anglófono, impulsando fuertemente su diseminación, circulación y transformación a otras zonas del planeta21.

  • 22 Jones, Ernst, Vida y obras de Sigmund Freud, Barcelona, Anagrama, 1970
  • 23 Freud, Sigmund y Zweig, Arnold, Correspondencia 1927-1939, Barcelona, Gedisa, 2000, p.173.

10Volviendo a Freud, aparte de su condición de judío, era atacado gravemente por un cáncer de paladar y mandíbula ocasionado por su adicción al tabaco. Su enfermedad, declarada en 1923, le hizo las cosas más difíciles hasta el final de su vida, teniendo que ser intervenido en 33 ocasiones y obligado a usar una prótesis mecánica22. Sin embargo, a pesar de esas dificultades Freud continuó trabajando en sus escritos y atendiendo pacientes. La vida para él y su familia cada día se tornaba más compleja, dos de sus hijos Oliver y Ernst que vivían en Alemania, tuvieron que emigrar, el primero a Francia y el segundo a Inglaterra. El presupuesto familiar, al menos, estaba resguardado gracias a lo que los “pacientes extranjeros” le pagaban a Freud en sus visitas a Viena para analizarse con él. En esas oportunidades el psicoanalista podía cobrar en moneda fuerte, unos $25 dólares por hora, una suma elevada para el época. Quizás la combinación de su avanzada edad, su enfermedad y el estado de las cosas en su país hizo que su ánimo fuera más bien pesimista sobre su futuro. Con este tono le responde al escritor Arnold Zweig el 22 de junio de 1934: “Las circunstancias temporales como los acontecimientos que se producen dentro de la Sociedad Psicoanalítica Internacional, no permiten por cierto que entre nosotros pueda surgir un estado de ánimo optimista. El camino de Austria hacia el nacional-socialismo parece imposible de detener. Todos los destinos del país parecen haberse conjurado con esa chusma infame. Cada día lamento menos estar ya a la espera de que para mi se cierre el telón”23.

  • 24 Una novela histórica que refleja el ánimo de Freud en esa época es Smilevski, Goce, La hermana de F (...)
  • 25 Freud, Sigmund, Cartas a sus hijos, Buenos Aires, Paidós, 2012, p.413.

11De esta manera, las sobras de lo que eran fantasmas cada vez se convertían en hechos reales que asechaban a Viena e inevitablemente a Freud. Sin embargo, su posición frente a los eventos era clara: descartaba de plano la posibilidad de convertirse en un refugiado. Sólo esperaba que los ánimos y los eventos se desencadenaran hasta sus últimas consecuencias. 24. Lo anterior lo deja bien claro en la carta antes citada a su hijo Ernst, que ya vivía en Inglaterra, afirmaba: “Para mí, con las dos mujeres mayores, emigrar como tú, o sea, hacer el esfuerzo de hallar en otra parte una patria y la posibilidad de trabajar y de asentarse, queda fuera de consideración. Estamos demasiado viejos, la vida y sus cometidos ya forman parte del pasado. Lo único que necesitamos es un cuartito de retiro donde podamos esperar el desenlace”25 .

12Los nazis llegaron sin disparar un tiro a Austria el 12 de marzo de 1938 – es el comienzo del Anschluss – teniendo como objetivo desmantelar, entre varias cosas, el andamiaje de la ciencia judía. Así, Freud, su familia, la Sociedad Psicoanalítica de Viena y la editorial psicoanalítica – la Verlag – sufrieron los embates de las S.S siendo confiscados la mayoría de sus bienes y dineros. Por suerte, Freud tenía a su favor el capital simbólico como figura intelectual de orden internacional, su reputación hizo que contara con ciertos grados de protección que le ayudaron a estar a salvo por un tiempo. Sin embargo, el creciente nivel de hostigamiento fue en aumento y apareció inevitablemente la idea de partir. La pregunta era clave era: ¿dónde ir? Muchos de los potenciales refugiados sufrían el rechazo de muchos países que se negaron a dar asilo a quienes lo solicitaron. Freud era consciente de eso. Lo que no se imaginaba era que, por la misma época, a casi 13.000 kilómetros de distancia, un grupo de intelectuales chilenos se organizaba para planear su rescate ofreciéndole asilo político. En la siguiente sección ampliaremos estos antecedentes.

Los intelectuales chilenos antifascistas y Sigmund Freud: antecedentes de un posible rescate.

  • 26 Coro del Himno Nacional Chileno.

“Dulce Patria recibe los votos,
con que Chile en tus aras juró,
que o la tumba serás de los libres,
o el asilo contra la opresión.”26

  • 27 Las conclusiones de este trabajo están plasmadas en un pequeño documental llamado “Germán Greve Sch (...)
  • 28 Michael Molnar en esa época realizaba una investigación acerca de la fotografía Nº 1626 del catálog (...)

13En el año 2008, cuando se producían mis primeras aproximaciones sobre cómo investigar la historia del psicoanálisis en Chile tomé contacto con el Freud Museum de Londres, específicamente con el director de la época, el profesor Michael Molnar. En ese momento realizaba una investigación sobre el medico chileno Germán Greve Schlegel27. En el intercambio de información Molnar28 tuvo la amabilidad de compartir conmigo un documento del Consulado Norteamericano en Chile – firmado por Renwick S. MacNiece, el cónsul, fechado el 16 de mayo de 1938 – quien reporta a la Embajada Norteamericana en Berlín el siguiente asunto: “Valparaíso, Sociedad Médica invita al Dr. Freud a Chile”.

  • 29 Agradezco muy sinceramente la colaboración de mi colega y amigo el psicoanalista Javier Caro Valdés (...)

14La traducción del cuerpo del mensaje dice así29:

  • 30 Documento del Consulado Americano en Chile Nº 227, fechado el 16 de mayo de 1938. Freud Museum, Lon (...)

“Señor: Tengo el honor de reportar una resolución de la Sociedad Médica de Valparaíso que fue aprobada en su reunión del 10 de mayo de 1938, en los siguientes términos:
"Considerando: (1) que los grandes hombres cultos como el Profesor Sigmund Freud no pueden ser considerados patrimonio de una raza o un país, ya que ellos pertenecen a toda la humanidad; (2) que hoy las condiciones para el trabajo intelectual no son propicias para el Profesor Freud en su país -ya desaparecido- debido a las persecuciones y a la crítica grosera de la que ha sido objeto; (3) que el continente americano es actualmente, en buena parte, un campo favorable para el desarrollo de las ciencias y de todos los elementos que determinan el progreso; la Sociedad Médica de Valparaíso está de acuerdo en: acercarse a la Universidad de Chile para solicitar que se invite al fundador del psicoanálisis a residir en nuestro país por el resto de sus días, de modo que los frutos que aún pueda brindar su poderoso intelecto sean dados a luz (traídos) en el hospitalario suelo chileno”.
"Se acordó también comunicar esta resolución a las otras instituciones científicas del país, a la Alianza de Intelectuales de Chile, a todas las instituciones culturales y artísticas y a la Facultad de Medicina".
Esta resolución tiene cierta importancia política, en una ciudad donde hay muchos médicos alemanes practicantes y en un país donde los intereses alemanes son tan fuertes. La Sociedad Médica de Valparaíso forma parte de otra organización profesional conocida como la Asociación Médica de Chile. El asunto es traído a la atención del Departamento como nota al pie para (graficar la ideología política)”30.

Imagen 1

Imagen 1

Documento de 1938 perteneciente al Consulado Norteamericano en Chile, el que informa sobre las intenciones de la Alianza de Intelectuales y la Sociedad Médica de Valparaíso de dar asilo político a Sigmund Freud en Chile.

  • 31 Plath, Oreste, El Santiago que se fue. Apuntes de la memoria, Santiago, Fondo de Cultura Económica, (...)

15La Alianza de Intelectuales de Chile para la Defensa de la Cultura, presidida por Pablo Neruda, fue un grupo de intelectuales chilenos comprometidos con la causa del Frente Popular y la férrea oposición a las experiencia vividas en España, Alemania y Austria con los regímenes de Franco y Hitler. Este grupo había sido formado por el poeta chileno tras su regreso de España luego del estallido de la Guerra Civil. Se fundó, según lo relata Oreste Platha días del regreso de Neruda, el 7 de noviembre de 1937 en el Salón de Honor de la Universidad de Chile. Al ser fundada la Alianza lanzó, al mismo tiempo, su propia publicación: la Aurora de Chile, nombre que se inspira en el periódico de los independentistas chilenos en el tiempo de la colonia y que era encabezado por Fray Camilo Henríquez. Neruda y sus seguidores se representaban como continuadores del mismo reto que habían protagonizado los que buscaban la independencia. Así lo declaran en su primer número: “[…] reaparece esta Aurora. Es el espíritu de la Independencia que reaparece, que continúa, que quiere rehacer su espaciosa labor de libertad en una nueva época chilena parecida a la época de la primera Aurora. Parecida época nocturna, las tinieblas se agrupan para ahogar la vida de la patria, y en un mundo más despiadado, más descarado por la violación de todo fundamento moral y acostumbrado al crimen fascista de cada día, sentimos más cruelmente amenazada a nuestra patria, desde fuera y desde dentro” 31.

  • 32 Olivares, Edmundo. Pablo Neruda: los caminos del mundo. Tras la huellas del poeta itinerante (1933- (...)
  • 33 Plath, Oreste, El Santiago que se fue. Apuntes de la memoria, Santiago, Fondo de Cultura Económica, (...)
  • 34 Un trabajo que recorre la figura del intelectual desde distintas perspectivas es Altamirano, Carlos (...)

16Para Olivares32 la posición declaradamente antifascista del grupo rápidamente los aglutinó con la izquierda chilena, sumando a un gran número de intelectuales que se sintieron representados por los valores ideológicos que promovían. Inclusive participan activamente de la campaña del Radical Pedro Aguirre Cerda, quien se convertirá en Presidente de la República en 1939 gracias al amplio apoyo del llamado Frente Popular. Así bajo el mismo alero se reunieron “[…] profesionales, escritores, pintores, músicos, comediantes, dramaturgos, novelistas, periodistas”33. La muerte de su amigo Federico García Lorca a manos del franquismo marcó profundamente a Neruda, impulsándolo a participar de un activismo político donde los intelectuales debían tomar parte de la vida social.34

  • 35 La Biblioteca Central de la Universidad de Concepción lleva su nombre. Cruz Ocampo en 1939 fue su p (...)

17La primera directiva de la Alianza estuvo compuesta por Pablo Neruda como presidente, el escritor Alberto Romero como vicepresidente y el fotógrafo Antonio Quintana como secretario. En el grupo participan personalidades nacionales como el director de Bibliotecas Gabriel Amunátegui, el historiador Guillermo Feliú Cruz, el escritor Luis David Cruz Ocampo35 , el escritor radical Guillermo Labarca Hubertson – esposo de Amanda Labarca – el diputado y poeta Julio Barrenechea, el escritor y pedagogo Gerardo Seguel, la escritora Marta Brunet, el poeta Rosamel del Valle, el escritor Luis Enrique Délano, el músico Acario Cotapos, el escritor peruano Luis Alberto Sánchez y el poeta argentino Raúl González Tuñon, entre otros tantos.

  • 36 Las cursivas son mías.
  • 37 Neruda, Pablo, La educación será nuestra epopeya, en Aurora de Chile, 1938, Nº 6, Vol. 3 de diciemb (...)

18Este grupo se dedicó realizar una serie de manifestaciones públicas, entre ellas a favor de Freud, denunciado como muchos intelectuales, artistas y científicos se habían hecho víctima de las fuerzas tanáticas e involucionadas del fascismo. Afirma Neruda: “Junto a la defensa del espíritu perseguido en lejanas latitudes, nunca la Alianza de Intelectuales se apartó de Chile. Es la estrella de Chile con un libro en su centro la que forma nuestro emblema. Hemos puesto en nuestros homenajes a Freud36, junto a Camilo Henríquez, hemos revivido todas las arrebatadoras presencias de los héroes del pueblo, hemos honrado a Manuel Rodríguez, a Lastarria, a Bilbao, al tipógrafo Molinare, a Manuel de Salas, a Juan Egaña, a Carlos Pezoa Véliz, etc.37”.

19Si volvemos al mensaje diplomático inicial podemos rescatar la siguiente frase:

"Se acordó también comunicar esta resolución a las otras instituciones científicas del país, a la Alianza de Intelectuales de Chile, a todas las instituciones culturales y artísticas y a la Facultad de Medicina".

20Hasta acá, los antecedentes con que ya se dispone ayudan a suponer que la Alianza de Intelectuales de Chile a la que se refiere el mensaje es precisamente la organización dirigida por Neruda. Además, por un lado, el poeta comenta que la Alianza ha realizado un homenaje a Freud y, por otro, no es muy complejo suponer que habría coincidencias entre la Sociedad Médica de Valparaíso y las acciones organizadas por la Alianza como para actuar en conjunto: a saber, destacar el papel de Freud como un intelectual reconocido como patrimonio de la humanidad, justificando la preocupación del grupo médico porteño y del grupo nerudiano ante el conocido hostigamiento que el creador del psicoanálisis sufría de parte del régimen nazi.

  • 38 Ruperthuz, Mariano, “The ‘Return of the Repressed’: The role of sexuality in the reception of psych (...)

21Sin embargo, cabe la pregunta ¿qué conexiones específicas hay entre la Sociedad Médica de Valparaíso y la Alianza de Intelectuales de Chile para tener a Freud como uno de sus estandartes? Un personaje central en esta articulación fue el doctor Juan Marín, quien ocupó un lugar destacado como difusor de las ideas psicoanalíticas en Chile en la década de los 3038. Como muestran los antecedentes, Marín tendrá una doble militancia: era un freudiano convencido, y uno de los principales dirigentes de la Alianza y de la Sociedad Médica de Valparaíso.

22Marín dedicó buena parte de su carrera a difundir las enseñanzas de Freud en Chile y, hasta ahora, no ha sido detectado ni asociado al freudismo por ninguna historia del psicoanálisis a nivel local. Marín como médico nunca se formó o dedicó a la psiquiatría y su interés en el psicoanálisis estuvo más vinculado a su vida de escritor e intelectual, entendiendo a las teoría de Freud como un marco interpretativo más amplio de los fenómenos de la sociedad y la cultura.

  • 39 Marín era un activo colaborador del Boletín en los cuales estaba a cargo de la sección de reseña de (...)

23Así, el Boletín Médico de Chile39 – publicación oficial de la Asociación Médica, editada en Valparaíso del 11 de mayo de 1938 – titulaba: “Voto presentado por el Presidente de la Sociedad Médica de Chile, doctor Juan Marín” . En esa comunicación el doctor Marín informa: “En cumplimiento con lo acordado ayer 10 del presente, por la Sociedad Médica de Valparaíso, en Sesión Solemne de Homenaje al Profesor S. Freud tengo el honor de hacer llegar a su conocimiento el texto completo del voto aprobado. La institución que presido espera que sus deseos puedan verse realizados, si organizaciones como la que Ud. dirige tuvieran a bien prestarle su valioso apoyo. Saludan atentamente a Ud. Dr. Juan Marín R. Presidente.- Dr. Samuel Avendaño. Secretario”.

24Justamente, los detalles de este voto aprobado por la Sociedad Médica porteña están contenidos en el mensaje que fue a parar a la delegación norteamericana en Berlín y que Molnar me entregó amablemente en el 2008. Con esto, el doctor Juan Marín fue el encargado de presidir esta iniciativa desde la Sociedad Médica de Valparaíso y buscar apoyo con los niveles superiores de la Sociedad Médica, solicitando además que se le diera aviso a la Alianza de Intelectuales y buscando, por último, respaldo de parte de la Universidad de Chile. ¿Las razones? En el Boletín Médico del 2 de abril de 1938 – casi un mes antes de la declaración emanada desde el puerto - aparece la siguiente noticia:

  • 40 La presentación de Juan Marín está contenida en su libro de 1938 “Ensayos Freudianos”. Marín, Juan, (...)
  • 41 Boletín Médico, N º 511, 2 de abril de 1938, Valparaíso.

“Homenaje a Freud en la Universidad de Chile: Organizado por la Alianza de Intelectuales de Chile, el homenaje realizado en el Salón de Central de la Universidad de Chile constituye sin duda el acto cultural más grandioso y significativo realizado en nuestro país el último tiempo. Pocas veces ha habido mayor interés por concurrir a escuchar a los oradores que hablarían del sabio vienés. Los cuatro pisos del Salón de Honor se hicieron materialmente estrechos para dar cabida a esa inmensa muchedumbre que en un silencio lleno de recogimiento y emoción, escuchó la evocación que dos médicos chilenos y un profesor extranjero hicieron del genial fundador del psicoanálisis. Pablo Neruda presidió el acto, acompañado de Gabriel Amunátegui, Director General de Bibliotecas, por Ricardo Boizard, Diputado Nacional y por Arcario Cotapos, el célebre compositor musical chileno. Inició el acto el Doctor Juan Marín que habló en nombre de la Alianza de Intelectuales. Su discurso fue una síntesis y una revisión completa de todo el freudismo y tuvo periodos emocionados al referirse a la personalidad de Freud que arrancaron ovaciones a la concurrencia40. Enseguida, el Doctor Lipchutz expresó de forma magistral la influencia del psicoanálisis como determinante de la actitud del hombre contemporáneo y además en su parte final hizo una defensa a la raza judía. Al final de su excelente pieza académica fue calurosamente aclamado por los espectadores. En tercer lugar, Neruda leyó la carta de excusa en que el Dr. Allende Navarro lamentaba no poder concurrir y se adhería plena y fervorosamente al homenaje a Freud y a la protesta que la Alianza formulara contra cualquier vejamen que él fuera víctima. A continuación el Dr. Agüero en representación del Doctor R. Clares que no pudo concurrir por encontrarse enfermo leyó una ingeniosa sátira titulada: Freud y el Calibán. Y finalmente el diputado conservador Ricardo Boizard expresó en una calurosa improvisación su adhesión a este acto de alta cultura tan trascendente en su significado. El presidente leyó, antes de cerrar la velada, los votos que La Alianza de Intelectuales formula ante el Supremo Gobierno en relación con el asunto tratado. El Salón universitario se encontraba artísticamente decorado con dos retratos del sabio psiquiatra vienés, pintados por alumnos de la Escuela de Bellas Artes y Artes Decorativas41”.

25Otro punto muy importante de la noticia anterior es que se informa de la elección del Doctor Juan Marín como Presidente de la Sociedad Médica de Valparaíso por el periodo anual de 1938-1939. Con todo, los hechos investigados se pueden ordenan de manera interesante.

  • 42 Neruda, Pablo, Confieso que he vivido, Santiago, Pehuén, 2008.
  • 43 Mayores noticias sobre la vida literaria de Juan Marín se pueden encontrar en Swain, James, Juan Ma (...)

26Primero, la Alianza de Intelectuales de Chile en la Defensa de la Cultura realiza un homenaje a Sigmund Freud de acuerdo a su estatus de figura intelectual el mes de abril de 1938. En ella participa Neruda y Juan Marín, como dirigentes de las organizaciones involucradas que buscan intervenir a favor del psicoanálisis y de Freud como un ejemplo del intelectual hostigado por el fascismo nazi. Además Neruda y Marín tienen más de una cosa en común: ambos pertenecen al mundo de las letras y la poesía. El primero ya se vislumbra como uno de los referentes de la poesía iberoamericana – luego de un paso como cónsul en Birmania, Ceilán, Java, Singapur y España42 –, mientras que el segundo, representante del futurismo, ya era reconocido a partir de sus novelas y poemas los que ya incluían elementos freudianos en las tramas y conflictos de sus personajes43.

  • 44 Para consultar algunas referencias freudianas de Lipschutz suguiero Lipschutz, Alejandro, Tres médi (...)
  • 45 Clarés, Ramón, Psicogénesis del arte, Santiago, Séneca, 1947.
  • 46 Allende Navarro, Fernando, El valor de la psicoanálisis en la policlínica. Contribución a la psicol (...)

27Ese mismo mes el doctor Marín asume como Presidente de la Sociedad Médica de Valparaíso, factor que habría facilitado la participación de la organización médica en el mencionado homenaje. Ese día participan particpand de manera presencial otros freudianos: Alejandro Lipschutz, médico y endocrinólogo chileno de origen letón que intentó reconciliar el psicoanálisis con el marxismo gracias a sus investigaciones en la endocrinología sexual44; y vía representantes, el psiquiatra Ramón Clarés45 que trabajó expresamente la relación entre psicoanálisis y educación sexual, además de profundizar en las influencias de lo inconsciente en las producciones artísticas y, finalmente, el psicoanalista Fernando Allende Navarro, uno de los primeros clínicos formados “oficialmente” que llegó al país en 1925 teniendo como respaldo su formación neurológica con Constantin Von Monakow en Suiza. Allende Navarro, además era el psicoanalista el escritor aliancista Humberto Díaz Casanueva, quien a su vez fomentaba el interés de los pedagogos por el freudismo46. Todos ellos adherían ante cualquier protesta que se haga si a Freud le ocurre algo pernicioso.

  • 47 Nocera, Rafael, Chile y la Guerra 1933-1943, Santiago, LOM-Centro de Investigaciones Barros Arana, (...)

28Finalmente, en el mes de mayo de 1938 presenta una moción a favor de Freud – en un sesión especial dedicada a Freud en la Sociedad Médica de Valparaíso – donde más que una “invitación”, eufemismo quizás menos problemático en términos políticos pensando en la neutralidad que Chile sostendrá hasta bien entrada la II Guerra Mundial47 – como lo señalaban los norteamericanos – se trata de un rescate o un asilo ofreciendo la posibilidad para que Freud viva sus últimos años en Chile.

Imagen 2

Imagen 2

Fotografía del Boletín Médico de Valparaíso (11 de mayo de 1938) donde hace referencia la resolución de asilo para Freud.

Los artistas y la sublimación: representaciones sobre el mundo intelectual, el freudismo y los bárbaros

  • 48 Vezzetti, Hugo, (1999). “Las promesas del psicoanálisis en la cultura de masas”. En Devoto, Fernand (...)
  • 49 Miranda, Julia, “Nuevos imaginarios del otro en la relación Latinoamérica-España durante la Guerra (...)

29Particularmente, no podría afirmar que la Alianza de Intelectuales se ocupó particularmente del psicoanálisis estableciendo un ejercicio de recepción del pensamiento freudiano en Chile. Sin embargo, la figura de Sigmund Freud, junto con la de otros intelectuales, como Albert Einstein, Erich María Remarqué y Stefan Zweig fueron elevadas a figuras que sintetizaban la acción lacerante del fascismo contra la “cultura”. En este sentido, coincido con Hugo Vezzetti cuando señala que Freud fue presentado, en la década del 30 en nuestra región, como un “profeta del mundo contemporáneo”48, un sabio hostigado por el nazismo a causa de sus descubrimientos. Es la representación del intelectual, ser que resume la acción de la cultura y, por ende, de la sublimación de los instintos como un pilar de la vida en cultura . Los nazis y el franquismo, por otro lado, eran vistos como la imagen viva del pensamiento arcaico, movilizados por la acción de las pulsiones agresivas sin límite. Aquí se puede identificar lo señalado por Julia Miranda cuando – pensando en el caso de la Guerra Civil Española – afirma que: “En ese contexto el otro no era aquel referido por su distinta nacionalidad o su diferente capital cultural, como lo había sido en la historia político-cultural común entre España y América, sino por su opuesta tendencia política. La distinción clásica ahondada en el siglo XIX entre bárbaro y civilizado, aunque ciertamente también es abundante en la literatura republicana de la guerra, cambia en ese nuevo contexto cultural. La categoría de barbarie no implica la pertenencia a cierta cultura o a una determinada ubicación social que pretendía solapar una indudable posición política, sino ante todo refiere a una posición política: el bárbaro era fascista, por más cercanía cultural o nacional ostentara”49.

  • 50 Neruda, Pablo. “La educación será nuestra epopeya”, en Aurora de Chile, Nº 6, 3 de diciembre, pp. 1 (...)

30Para los aliancistas nuestro país también podría ser víctima de la tragedia fascista, sucumbiendo a sus garras sin escapatoria. Por eso el llamado era todo un clamor: “Profesionales, católicos, liberales, oíd nuestro llamado: mañana nuestra patria puede correr la suerte de Abisinia, Austria o la gloriosa España. ¿Qué haces tu al respecto?” escribía el poeta, diplomático y político Roberto Aldunate en un inserto en el Boletín Médico de Valparaíso en 1939. Sobre estas bases se entiende que la Alianza de Intelectuales organizara una serie de homenajes a estos prohombres – como se vio el homenaje a Freud tuvo lugar en la casa central de la Universidad de Chile en abril de 1938 –, con el objetivo de sensibilizar y concientizar al resto de la población chilena sobre su situación de oprimidos, vejados y refugiados a causa del nazismo. La insignia de la Alianza de Intelectuales era una estrella de cinco puntas (la misma de la bandera nacional) con un libro en el centro, representando el papel del conocimiento y el saber como motor de la civilización. Neruda lo subraya así: “Mucho antes de la lucha presidencial, verdadera guerra sin fusiles, hemos vuelto a crear la “Aurora de Chile”, y nuestro periódico empapado de amor a nuestro suelo y de esperanza en su libertad, recorrió todo el territorio. Vivimos, pues, una nueva aurora50”.

  • 51 Autora de Chile, lunes 1 de agosto de 1938, Nº1, Tomo 3, sección Vida de la A.I.CH

31La cobertura que se da al acto a favor del creador del psicoanálisis dice: “Homenaje a Freud: En los momentos en que el fascismo asaltante invadía Austria y mantenía prisionero al sabio Sigmund Freud, en los instantes en que Francia se reunían millares de intelectuales para rendir homenaje al perseguido creador del psicoanálisis, también en Chile la Alianza de Intelectuales organizó un acto solemne en el Salón de Honor de la Universidad de Chile, en el que participaron sabios como el profesor Liptzchuz, el doctor Juan Marín y el diputado católico Ricardo Boizard”51. Así y pensando en este Homenaje, ¿Qué dijeron estos “sabios” sobre Freud?, ¿Cómo se refirieron al psicoanálisis?, ¿Cómo lo presentaron? Hasta ahora sólo he podido rescatar las exposiciones de Juan Marín y Alejandro Lipschutz. Ambas son interesantes porque ayudan a comprender algunas claves de lectura que fueron propias de algunos de los intelectuales de izquierda en Chile para clasificar al freudismo compatible con sus creencias ideológicas y políticas.

  • 52 Nota del 16 de julio de 1938 en el Boletín Médico de Chile. Valparaíso.
  • 53 Latchman, Ricardo, Desarrollo de Chile en la primerta mitad del siglo XX, Santiago, Universidad de (...)

32Como ya lo había mencionado, la lucha antifascista de la Alianza logró tener una fuerte repercusión en el círculo médico, donde Marín era un personaje multifacético, escritor, diplomático y capitán de corbeta, además de presidente del “Comité Anti-racismo de Valparaíso”, en compañía de personalidades como el escritor Augusto D´Halmar. Con esta sensibilidad, Marín participó activamente de las publicaciones de la Aurora de Chile donde escribió insertos como el siguiente: “Abogados, médicos, ingenieros, periodistas, escritores, profesores, músicos, todos, todos deben comprender que el Fascismo es enemigo de ellos, que es el enemigo de la Cultura, porque ha de privar al hombre del derecho fundamental que es el de “Pienso, luego existo”52. Marín, logró desarrollar una beta ensayística interesante, tal como lo afirma Ricardo A. Latchman “Es un autor prolífico y que ha recorrido diversos campos: la novela, el cuento, la poesía de vanguardista y la interpretación psicoanalítica de los fenómenos literarios. En Ensayos Freudianos culmina su afición a investigar en las vivencias literarias sus raíces subconscientes y ahonda en la discriminación de las relaciones entre el marxismo y el psicoanálisis”53

  • 54 Humberto Salvador (1902-1989), publicó, en 1939, un libro en Chile titulado “Esquema Sexual” el que (...)
  • 55 Marín, Juan, Ensayos Freudianos, Santiago, Zig-Zag, 1938, p. 35.
  • 56 Ensayos Freudianos esta compuestos por los siguientes trabajos: 1. Sigmund Freud; 2. Génesis y proc (...)

33Ensayos Freudianos – prologado por el abogado, ensayista y escritor ecuatoriano Humberto Salvador54 – es, probablemente, una de las publicaciones más significativas en torno al psicoanálisis y sus relaciones con el mundo cultural publicadas en Chile. Consta de doce ensayos que tocan diversos temas los que son presentados por Marín de la siguiente forma: “Hemos querido reunir en este libro algunos trabajos dispersos sobre temas médicos, históricos o artísticos que – en su mayoría – tiene alguna relación con el freudismo. No pretendimos ser originales sino en mínimo grado: es nuestra obra, más que nada, un intento de difusión de contenidos culturales”55. Freud es representado por Marín como un sabio valeroso que ha pagado caro por su arrojo hacia la verdad56.

  • 57 El libro de Marín fecha que este homenaje tuvo lugar en mayo de 1938 y fue “Leído en el Salón de Ho (...)
  • 58 Marín, Juan, Ensayos Freudianos, Santiago, Zig-Zag, 1938, p.50.

34Sigmund Freud” es el título de la presentación que hizo Marín en el Homenaje al creador del psicoanálisis57. Dedica su escrito a presentar al freudismo como una teoría amplia que nació desde la medicina pero que ha logrado dar cuenta del verdadero origen de las construcciones científicas, las realizaciones artísticas y las religiones. Freud es visto como un “negado”, víctimas de vejámenes que lo han herido, al estilo de Giordano Bruno, Galileo Galilei y Sócrates. Para el chileno, los precursores de Freud son Nietzche y Schopenhauer especialmente por el papel de que dieron a las motivaciones inconscientes en la conducta humana. Además rescata las aportaciones de Jung sobre el inconsciente colectivo, el que, según él, subraya los orígenes arcaicos de la mente humana. La escritura de Marín sobre el tema, presenta el sello – que ya es una constante – de valorar al psicoanálisis por su capacidad para descubrir como la naturaleza perversa y descontrolada del ser humano se transforma gracias al papel de la sublimación, basada en el dinamismo psíquico. Los dioses, para Marín, son hombres sublimados, son imagos paternas que sustentan los mitos religiosos, los que se elevan gracias al también mito “del pecado original”. Darwin, Marx y Freud son considerados por Marín como los grandes autores de la humanidad, especialmente por su magnitud para liberar al ser humano del yugo de las religiones y su poder. El psicoanálisis es mostrado por Marín como una disciplina liberadora, ya que deja detrás el oscurantismo de los patrones tradicionales de convivencia - como son la moral burguesa, regida por las pautas religiosas, - y convirtiéndose en una disciplina fundamentalmente “mejorista”. Es decir, es ser humano puede superarse, encumbrándose hacia estados más elevados de desarrollo personal y colectivo: “Padre y Maestro [refiriéndose a Freud] por cuanto a él debemos en las sublimaciones emotivas y en las superaciones intelectuales”58

  • 59 Osborn, Reuben. Freud and Marx. A dialectical Study. New York, Equinox, 1937. Esta obra incluía una (...)

35Por otro lado, Marín señala que el psicoanálisis se basa en la misma estructura dialéctica – la ecuación de la vida según el autor – que el marxismo: principios opuestos rigen al ser humano, el Eros y Tánatos. Los autores que dejan fuera lo colectivo para Marín se mueven en el círculo de la racionalidad, el psicoanálisis, en cambio, rescata cómo las condiciones externas influyen y restringen al sujeto, de ahí la pertinencia de escritos como “Psicología de las masas y análisis del yo” y “El malestar en la cultura”. Las fuentes del chileno son el texto de Reuben Osborn “Freud y Marx: un estudio dialéctico”, el que se tradujo y se publicó rápidamente en Chile por Zig-Zag en 193859, y algunos escritos de Emilio Pizarro Crespo, también lector de izquierda del psicoanálisis en la Argentina.

  • 60 Castelnuovo, Elias, Psicoanálisis sexual y social, Buenos Aires, Claridad, 1938.
  • 61 Autora de Chile, miércoles 17 de agosto de 1938.

36Como de costumbre Juan Marín se presenta como un personaje activo y altamente productivo intelectualmente, por ello participaba en Aurora de Chile – tal como lo hacía en el Boletín Médico – comentando libros de actualidad, los que de preferencia estaban relacionados con el psicoanálisis. Dentro de ellos, se puede contar el texto del socialista argentino Elias Castelnuovo “Psicoanálisis sexual y social60 quien presenta un tono crítico hacia el psicoanálisis, centrado en su hipersexualismo y el escaso soporte material de sus dichos. En virtud de esto, Marín trata de reforzar la idea que él tenía del psicoanálisis, más cercana a una herramienta de liberación que de opresión: “Pero, lejos de creer que el Psicoanálisis es una teoría de desorientación política, nosotros seguimos pensando que ese cuerpo de doctrinas ha tenido un vasto sentido liberador del hombre, una acción eficaz en la destrucción de los prejuicios y constituye en el campo de la filosofía y de la sociología, una positiva palanca de progreso. Es claro que el Psicoanálisis ha servido también para otros fines: el curandero desplazado se ha venido a cobijar en su sombra, el charlatán de feria suele gritar hoy su discurso en el riquísimo vocabulario psicoanalítico, y timadores de toda índole aspiran a llenar sus bolsillos psicoanalizando a efebos decadentes o a robustas matronas otoñales e insatisfechas61”.

  • 62 Autora de Chile, 7 de octubre 1939, Nº14, Tomo 4, sección Vida de la A.I.CH

37Más tarde, la muerte de Freud es expuesta como un testimonio de la ferocidad del hitlerismo. En La Aurora se comenta “A Freud hay mucho que agradecerle. Su teoría, llamada falsamente “pansexualismo” quedará como el más valioso aporte a la ciencia psicológica, así como el marxismo ha sido una contribución grandiosa al estudio de las leyes que rigen los fenómenos económicos y sociales. Alguien nos dice que en un libro inédito de Freud, un libro en que hacen algunas consideraciones personales, el anciano sabio judío pide, a su muerte, descansar para siempre en Londres, al lado de Marx, en sepulcros gemelos y paralelos. Es el lugar que legítimamente le corresponde. En campos distintos, ambos son columnas de granito en que se apoyará el mundo de mañana, ambos son glorias universales. En torno al marxismo y al freudismo se edificará la humanidad futura62”.

Discusión y Conclusiones

  • 63 Edmudson, Mark, The Deth of Sigmund Freud, New York, Bloomsbury, 2007 y Cohen, David, The Escape of (...)
  • 64 Actualmente estoy tratando de acceder a las Actas de la Sociedad Médica de Valparaíso, que luego de (...)
  • 65 Para conocer más datos de la Sociedad Británica ver Robinson, Ken, “A brief history of the British (...)

38No hay evidencias que Freud haya recibido efectivamente algún ofrecimiento de parte de algún dirigente chileno63, no hay rastro todavía de las gestiones que se realizaron efectivamente64, pero la posibilidad de tener al padre del psicoanálisis en Chile era remota ya que ningún chileno contaba con vínculos intelectuales o políticos tan íntimos con Freud como los que finalmente prevalecieron en su decisión de partir a Londres . En Inglaterra estaba buena parte de su familia – un medio hermano y dos de sus hijos –, además de la existencia de un grupo de seguidores que se organizaron para fundar en 1913 la Sociedad Británica de Psicoanálisis logrando ejercer el psicoanálisis en distintos ámbitos65. Este grupo encabezado por Ernst Jones, incluía a notables psicoanalistas como Melanie Klein, Alix y James Strachey y Donald Winnicott. Estas condiciones, sumada a la precaria salud de Freud, no estaban presentes en suelo chileno.

  • 66 Más antecedentes sobre la relación de Freud con estos personajes en Bertín, Célia, Marie Bonaparte. (...)
  • 67 Sugiero ver los antecedentes entregados por Ely Zaretsky en Zaretsky, Ely, Secretos del alma. Histo (...)

39Sigmund Freud pudo salir finalmente de Viena en junio de 1938 acompañado por su su cuñada Mina, su hija Anna y su esposa Marta y pasó casi un año en Londres donde murió el 23 de septiembre de 1939. Clave fueron las gestiones realizadas por Ernst Jones y la Princesa Marie Bonaparte – paciente, alumna y discípula sobrina nieta de Napoleón y Princesa de Grecia y Dinamarca – quienes asumieron las tratativas con el Home Office británico66. La reputación internacional de Freud hizo que muchos desearan ayudarle, entre otros discípulos como el psiquiatra suizo Ludwig Binswanger que quería llevarlo a su país o el mismo Benito Mussolini67.

40Independiente de eso, el caso analizado aquí permitió ver cómo varios de los intelectuales chilenos, agrupados en la Alianza presidida por Neruda, vieron transformada su visión de sí mismos ante la urgencia de las circunstancias que la Guerra Civil Española les había planteado. El protagonismo del poeta chileno quien ya se perfilaba como un activo político – hay que recordar que fue Senador de la República, perseguido políticamente y Pre-candidato Presidencial – aglutinó a varios de sus congéneres autoconvencidos del papel social que debían cumplir: ser parte de una masa crítica denunciante de los excesos que el fascismo europeo estaba realizando.

  • 68 Hobsbawm, Erick, Cómo cambiar el mundo, Barcelona, Crítica, 2012, especialmente el capítulo 11 “En (...)
  • 69 Una obra que relata el viaje de muchos alemanes de origen judío a Chile es Goldschmidt, Eva, Huyend (...)
  • 70 Un ejemplo es el texto del Profesor chileno J. Bugallo Sanchez titulado La Higiene Sexual en las Es (...)

41Esta época antifascista ha sido descrita por Erick Hobsbawm como el proceso en que muchos intelectuales se plegaron más fuertemente a los movimientos de izquierda y el partido comunista68. De esta forma, el caso de Neruda se condecora con la llegada del Winnipeg, un viejo carguero que zarpó desde Francia con cerca de 2200 refugiados españoles – muchos de ellos intelectuales-, arribando a Chile el 3 de septiembre de 1939, pocos días antes de la muerte de Freud69. Este hecho expone, junto con lo realizado por la Alianza en torno a Freud, las representaciones que se movilizaron y que mutaron basadas en la dicotomía barbaro/intelectual siendo el segundo el resultado de la operatoria de la represión tal como lo había señalado Freud y el consecuente triunfo de la razón. El mecanismo de la sublimación, del cual muchos de los lectores del psicoanálisis en Chile cifraban grandes esperanzas para el progreso del país, veían en el mecanismo dinámico de la mente opciones transformadoras gracias al poder de la educación. El freudismo, tal como lo veía Juan Marín por ejemplo, era un medio de mejora sustancial de la sociedad y no sólo una práctica clínica específica. Estas ideas tuvieron mucha fuerza en Chile en la época de entreguerras, facilitadas por un contexto de modernización y laicización de temas como la sexualidad, vista como un tema de incumbencia pública, la familia y la crianza70.

42Con todo, traer a Freud a Chile era visto como la oportunidad para aprovechar la acción prometeica de un semidiós en la tierra, el que – como decía la declaración firmada por Marín – todavía estaba en condiciones de regalar “los frutos que aún pueda brindar su poderoso intelecto sean dados a luz en el hospitalario suelo chileno”. La dicotomía oscuridad/luz o pulsión/razón fueron ampliamente explotadas con el fin de crear un horizonte social que, con tintes nacionalistas, impulsara a la Educación como medio de crecimiento para la población del país. No es casual que el lema del Frente Popular fuese “Gobernar es Educar”, a lo que puedo agregar “Gobernar es Educar…las pulsiones”.

Haut de page

Bibliographie

Material Primario

Allende Navarro, Fernando, El valor del psicoanálisis en la Policlínica: Contribución a la psicología clínica. Santiago, Imprenta Universitaria, 1925.

Autora de Chile, miércoles 17 de agosto de 1938.

Autora de Chile, 7 de octubre 1939, Nº14, Tomo 4, sección Vida de la A.I.CH.

Bugallo, J., La Higiene Sexual en las Escuelas, Santiago, Asociación de Profesores, 1934.

Castelnuovo, Elías, Psicoanálisis sexual y social. Buenos Aires, Claridad, 1938.

Clarés, Ramón, Psicogénesis del arte, Santiago, Séneca, 1947.

Documento del Consulado Americano en Chile Nº 227, Valparaiso, Medical Society Invites Dr. Freud yo Chile, Freud Museum, 16 de mayo de 1938.

Latchman, Ricardo, Desarrollo de Chile en la primera mitad del siglo XX, Santiago, Universidad de Chile, 1950.

Lipschutz, Alejandro, Tres médicos contemporaneous, Buenos Aires, Losada, 1958

Literatura Secundaria.

Marín, Juan, Ensayos Freudianos, Santiag, Zig-Zag, 1938.

Neruda, Pablo, “La educación será nuestra epopeya”, en Aurora de Chile, (6). p 11-14, 1938.

Osborn, Reuben, Freud and Marx. A dialectical Study, New York, Equinox, 1937.

Salvador, Humberto, Esquema Sexual, Santiago, Zig-Zag, 1939.

Literatura Secundaria

Altamirano, Carlos, Los intelectuales. Notas de investigación sobre una tribu inquieta, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013.

Bertín, Celia, Marie Bonaparte. La discípula de Freud que exploró la sexualidad femenina. Barcelona, Tusquets, 2013.

Breger, Louis, Freud, el genio y sus sombras. Barcelona: Vergara, 2001.

Casaula, E., Coloma, J. & Jordan, J.F. (1991). Cuarenta años de psicoanálisis en Chile. Historia de una sociedad científica. Santiago: Ananké.

Cohen, David, The Escape of Sigmund Freud, London, JR Books, 2009.

Danto, Elizabeth, Freud´s Free Clinics. Psychoanalysis & Social Justice, 1918-1938, New York, Columbia University, 2005.

Davanzo, Hernán, “Orígenes del psicoanálisis en Chile. Coloquio con Arturo Prat E. y Ramón Ganzaraín”. Revista Chilena de Psicoanálisis, 1993, Vol. X (2), p. 58-65.

Edmudson, Mark, The Deth of Sigmund Freud, New York, Bloomsbury, 2007

Ellenberger, Henri, The discovery of the Unconscious. New York, Basic Books, 1970.

Jones, Ernest, Vida y obras de Sigmund Freud, Barcelona, Anagrama, 1970.

Freud, Sigmund, “Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico” en Obras Completas. Tomo XIV, Buenos Aires, Amorrortu, 1979.

Freud, Sigmund, Cartas a sus hijos, Buenos Aires, Paidós, 2012.

Freud, Sigmund y Zweig, Arnold, Correspondencia 1927-1939, Barcelona, Gedisa, 2000.

Frosh, Stephen, Hate and the Jewish Sciencie. Anti-Semitism, Nazism and Psychoanalysis. London, Palgrave, 2005

Fuechtner, Veronika, Berlin Psychoanalytic. Psychoanalysis and Culture in Weimar Republic Germany and Beyond. Berkeley, University of California, 2011.

Gallo, Rubén, “La biblioteca española de Sigmund Freud”, en Revista Occidente, 2006, nº 307, p. 17-26.

Gay, Peter, Freud. Una vida de nuestro tiempo, Buenos Aires, Paidós, 1996.

Gomberoff, Mario, “Apuntes acerca de la historia del psicoanálisis en Chile”, en Revista de Psiquiatría, 1990, Vol. VII, p. 379-387.

Hobsbawm, Eric, Cómo cambiar el mundo, Barcelona, Crítica, 2012.

Jacoby, Russel, The repression of psychoanalysis. Otto Fenichel and the political Freudians, Chicago, Basic Books, 1983.

Goggin, James y Brockman, Eileen, Deth of a “Jewish Science”. Psychoanalysis in the Third Reich, Indiana, Perdue, 2000.

Maddox, Brenda, Freud´s Wizard. Ernest Jones and the transformation of psychoanalysis. London, Merloyd Lawrence, 2008.

McGrath, William, Freud´s Discovery of Psychoanalysis. The politics of hysteria, Ithaca, Cornell University, 1986.

Miranda, Julia, “Nuevos imaginarios del otro en la relación Latinoamérica-España durante la Guerra Civil Española”, en Letral, 2013, nº10, p. 47-59.

Molnar, Michael, “Geheimnisse der Natur”, en Luzifer-Amor, 45, p. 138-168, 2010.

Neruda, Pablo, Confieso que he vivido, Santiago, Pehuén, 2008

Nocera, Rafael, Chile y la Guerra 1933-1943, Santiago, LOM-Centro de Investigaciones Barros Arana, 2006.

Núñez, Carlos, “Fernando Allende Navarro (1890-1981)”, en Revista Chilena de Psicoanálisis, 1981,Vol. III. n º 1-2, p. 4-7.

Olivares, Edmundo, Pablo Neruda: los caminos del mundo. Tras la huellas del poeta itinerante (1933-1939), Santiago, LOM, 2010.

Plath, Oreste, El Santiago que se fue. Apuntes de la memoria, Santiago, Fondo de Cultura Económica, 2010.

Damousi, Joy y Plotkin, Mariano Ben (eds.), Transnational Unconscious. Essays in the History of Psychoanalysis and Transnationalism. Londres: Palgrave-Macmillan, 2009.

Plotkin, Mariano Ben, “El psicoanálisis y sus historias”, en Psicoanálisis APdeBa, 2003, Vol. XXV, n°2-3, p. 457-461.

Plotkin, Mariano Ben, Freud en las pampas, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.

Ruperthuz, Mariano, “The ‘Return of the Repressed’: The role of sexuality in the reception of psychoanalysis in chilean medical circles (1910s–1940s)”, en History & Psichoanalysis, 2012, Vol. 2, p. 285-296.

Ruperthuz, Mariano, Freud y los chilenos. Tesis para optar el grado de Doctor en Psicología. Chile, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile, 2013.

Schorske, Carl, Fin-de-Siècle Viena. Politics and Culture, New York, Vintage Books, 1981.

Smilevski, Goce, La hermana de Freud, Madrid, Alfaguara, 2010.

Steiner, Ricardo, “It is a New Kind of Diaspora”: Explorations in the Sociopolitical and Cultural Context of Psychoanalysis, London, Karnac, 2000.

Swain, James, Juan Marín-Chilean. The Man and his Writings, Cleveland, Pathway, 1971.

Timms, Edward y Segal, Naomi, Freud in Exile: Psychoanalysis and Its Vicissitudes, New Haven, Yale University Press, 1988.

Turkle, Sherry, Freud´s French Revelution, California, MIT, 1981.

Veto, Silvana, Psicoanálisis en Estado de sitio, Santiago, El Buen Aire, 2013.

Vezzetti, Hugo, “Historia del psicoanálisis: complejidad y producción historiográfica (Conferencia)”. en Ríos, Julio César, Ruíz, Ricardo, Stagnano, Juan Carlos y Weissmann, Patricia (comp.), Psiquiatría, Psicología y Psicoanálisis. Historia y Memoria, Buenos Aires, Polemos, 2000, p. 63-82.

Vezzetti, Hugo, (1999). “Las promesas del psicoanálisis en la cultura de masas”. En Devoto, Fernando y Madero, Marta, Historia de la vida privada en la Argentina, Buenos Aires, Taurus, 2001. Disponible online en: www.elseminario.com.ar

Withing, Carlos, “Notas para la historia del psicoanálisis en Chile” en Revista Chilena de Psicoanálisis, 1980, Vol. II, Nº1, p. 19-26.

Zaretsky, Eli, Secretos del alma. Historia social y cultural del psicoanálisis, Madrid, Siglo XXI, 2012.

Haut de page

Notes

1 Algunos ejemplos de este tipo de trabajos son Withing, Carlos, “Notas para la historia del psicoanálisis en Chile”. Revista Chilena de Psicoanálisis, 1980, Vol. II, N º 1, p. 19-26; Núñez, Carlos. “Fernando Allende Navarro (1890-1981)”. Revista Chilena de Psicoanálisis, 1981, Vol. III, Nº 1-2, p.4-7; Arrué, Omar, “Orígenes e identidad del movimiento psicoanalítico chileno”, en Casaula, Eleonora, Coloma, Jaime y Jordán, Francisco, 40 años de psicoanálisis en Chile. Historia de una sociedad científica, Santiago, Ananké, 1991, p. 23-51; Gomberoff, Mario, “Apuntes acerca de la historia del psicoanálisis en Chile”, Revista de Psiquiatría, 1990, Vol. VII, p. 379-387; Casaula, Eleonora, Coloma, Jaimey Jordán, Francisco, 40 años de psicoanálisis en Chile. Historia de una sociedad científica, Santiago, Ananké, 1991; Davanzo, Hernán, “Orígenes del psicoanálisis en Chile. Coloquio con Arturo Prat E. y Ramón Ganzaraín”, Revista Chilena de Psicoanálisis, 1993, Vol. X, N º 2, p. 58-65;

2 A modo de ejemplo de esta lógica sugiero revisar Casaula, Eleonora, Coloma, Jaimey Jordan, Francisco, 40 años de psicoanálisis en Chile. Historia de una sociedad científica, Santiago, Ananké, 1991.

3 Este tipo de distinciones ya están presentes en las primeras aproximaciones históricas realizadas por Sigmund Freud. Recomiendo consultar Freud, Sigmund, “Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico”, en Sigmund Freud. Obras Completas, Tomo XIV, Buenos Aires, Amorrortú, 1979.

4 Plotkin, Mariano Ben, “El psicoanálisis y sus historias”, Psicoanálisis APdeBA, 2003, Vol. XXV, Nº 2-3, p.457-461.

5 Algunos ejemplos de las historias del psicoanálisis centradas exclusivamente en Freud se puede encontrar la monumental biografía realizada por el psicoanalista y colaborador cercano de Freud Jones, Ernst, Vida y obras de Sigmund Freud, Barcelona, Anagrama, 1970; Gay, Peter, Freud. Una vida de nuestro tiempo, Buenos Aires, Paidós, 1996 y Breger, Louis, Freud, el genio y sus sombras. Barcelona, Vergara, 2001. A modo de testimonio, este trabajo titula su introducción como “La vida del héroe”. Por otro lado, dentro de las investigaciones llamadas “contextualistas” del psicoanálisis se pueden mencionar Schorske, Carl, Fin-de-siècle Viena. Politics an Culture, New York, Vintage, 1981. De esta obra recomiendo especialmente el Capítulo 1: “Polítics and the Psyche: Schenitzler and Hofmannsthal” y 4 dedicado a Freud y el psicoanálisis: “Polítics an patricide in Freud´s Interpretation of Dreams”. Además se puede mencionar a Ellenberger, Henri, The discovery of the Unconscious. The history and evolution of dynamic psychiatry, New York, Basis Books, 1970 y MacGrath, William, Freud´s discovery of psychoanalysis. The politics of hysteria. New York, Cornell University, 1986.

6 Damousi, Joy Plotkin, Mariano Ben (eds.), Transnational Unconscious. Essays in the History of Psychoanalysis and Transnationalism. Londres, Palgrave-Macmillan, 2009.

7 Más antecedentes sobre el concepto de recepción en psicoanálisis en Vezzetti, Hugo, “Historia del psicoanálisis: complejidad y producción historiográfica (Conferencia)”, Ríos, Julio César., Ruíz, Ricardo, Stagnano, Juan Carlos & Weissmann, Patricia (comp.), Psiquiatría, Psicología y Psicoanálisis. Historia y Memoria, Buenos Aires, Polemos, 1999, p. 63-82 y Plotkin, Mariano Ben, Freud en las pampas, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.

8 Plotkin, Mariano Ben, “Psichoanalysis, Transnationalism and National Habitus: a comparative approach to the reception of psychoanalysis in Argentina and Brazil (1910´s-1940´s)”, en Damousi, Joy & Plotkin, Mariano Ben, The Transnational Unconscious. Essays in the History of Psychoanalysis and Transnationalism. New York, Palgrave Macmillan, 2009, p. 145-178.

9 Mariano Plotkin hace una diferencia entre la historia del movimiento psicoanalítico, que se enfoca en el devenir las referencias hecha a las instituciones, terapeutas y pacientes psicoanalíticos y otra la historia de una cultura psicoanalítica, entendida como el paso de los conceptos freudianos a otras zonas no necesariamente especializadas de la sociedad impulsando una “visión de mundo” en base a las ideas freudianas. Este concepto fue desarrollado con detención por Sherry Turkle en su trabajo sobre el freudismo en Francia. Recomiendo consultar Turkle, Sherry, Freud´s French Revelution, California, MIT, 1981 y Plotkin, Mariano Ben, Freud en las pampas, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.

10 Veto, Silvana, Psicoanálisis en Estado de Sitio, Santiago, El Buen Aire, 2013; Ruperthuz, Mariano, “The ‘Return of the Repressed’: The role of sexuality in the reception of psychoanalysis in chilean medical circles (1910s–1940s)”, en History & Psichoanalysis, 2012, Vol. 2, p. 285-296 y Ruperthuz, Mariano, Freud y los chilenos, Tesis para optar el grado de Doctor en Psicología, Facultad de Ciencias Sociales, Programa de Doctorado en Psicología, Universidad de Chile, 2013.

11 En una carta de mayo de 1938 a su hijo Ernst que estaba en Londres Freud afirma: “Dos esperanzas se mantienen encendidas en estos tiempos sombríos: verlos a ustedes todos reunidos y –to die in freedom”. Sugiero ver la correspondencia de Freud en esta época en Freud, Sigmund, Cartas a sus hijos, Buenos Aires, Paidós, 2012.

12 Conocida es el comentario que hizo Freud a su colega Ernest Jones: “¡Qué progresos estamos haciendo!. En la Edad Media me hubiesen quemado a mí; hoy en día se contentan con quemar mis libros”. Más antecedentes en Gay, Peter, Freud una vida de nuestro tiempo, Buenos Aires, Paidós, p. 658 y siguientes.

13 Kurt Schuschnigg, Canciller Austriaco, permanecerá en su cargo hasta 1938, dimitiendo a su cargo una vez que Austria fue anexada por los nazis.

14 Freud, Sigmund, Cartas a sus hijos, Buenos Aires, Paidós, 2012, p.413.

15 Gay, Peter, Freud una vida de nuestro tiempo, Buenos Aires, Paidós, p. 657.

16 Para más antecedentes sobre la fortuna del psicoanálisis en la República del Weimar suguiero consultar Fuechtner, Veronika, Berlin Psychoanalytic. Psychoanalysis and Culture in Weimar Republic Germany an Beyond, Berkley, University of California, 2011.

17 Una obra imperdible sobre este tema es el trabajo de Danto, Elizabeth, Freud´s Free Clinics. Psychoanalysis & Social Justice, 1918-1938, New York, Columbia University, 2005.

18 Más antecedentes en Gogging, James y Eileen Brockman Goggin Deth of a “Jewish Science”. Psychoanalysis in the Third Reich, Indiana, Perdue, 2000 y Frosh, Stephen, Hate and the Jewish Sciencie. Anti-Semitism, Nazism and Psychoanalysis, London, Palgrave, 2005.

19 HenriK, Uwe, “The psychoanalytic Exodus: Romantic Antedents and Loss to German Intellectual Life”, en Timms, Edward, and Naomi Segal. Freud in Exile: Psychoanalysis and Its Vicissitudes. New Haven: Yale University Press, 1988, p. 54-64.

20 Steiner, Ricardo, It is a New Kind of Diaspora': Explorations in the Sociopolitical and Cultural Context of Psychoanalysis, London, Karnac, 2000.

21 Una incestigación interesante sobre las consecuencias de la entreda del psicoanálisis al mundo norteamericano se puede tener en cuenta Jacoby, Russel, The repression of psychoanalysis. Otto Fenichel and the political freudians, Chicago, Basic Books, 1983.

22 Jones, Ernst, Vida y obras de Sigmund Freud, Barcelona, Anagrama, 1970

23 Freud, Sigmund y Zweig, Arnold, Correspondencia 1927-1939, Barcelona, Gedisa, 2000, p.173.

24 Una novela histórica que refleja el ánimo de Freud en esa época es Smilevski, Goce, La hermana de Freud, Madrid, Alfaguara, 2010.

25 Freud, Sigmund, Cartas a sus hijos, Buenos Aires, Paidós, 2012, p.413.

26 Coro del Himno Nacional Chileno.

27 Las conclusiones de este trabajo están plasmadas en un pequeño documental llamado “Germán Greve Schlegel: Orígenes del Psicoanálisis en Chile”. Disponible online en el sitio web “Memoria Chilena” (www.memoriachilena.cl).

28 Michael Molnar en esa época realizaba una investigación acerca de la fotografía Nº 1626 del catálogo fotográfico de Freud Museum. En dicho trabajo Molnar examina una fotografía de grupo de la sección de Psiquiatría y Neurología de la 66 ª Reunión de la Sociedad Alemana de Científicos de Ciencias Naturales y Médicos en Viena, Septiembre 24.-30. 1894, donde aparecen Sigmund Freud y Germán Greve Schegel. Pude enviarle la copia de la fotografía que la familia Greve me dio y que tienen varios nombres de los participantes. Ver: Molnar, Michael, “Geheimnisse der Natur” en Luzifer-Amor, Nº 45, p. 138-168.

29 Agradezco muy sinceramente la colaboración de mi colega y amigo el psicoanalista Javier Caro Valdés quien realizó el trabajo de traducción del mensaje.

30 Documento del Consulado Americano en Chile Nº 227, fechado el 16 de mayo de 1938. Freud Museum, Londres. Este documento fue enviado al Secretario de Estado de la Embajada de Berlín el que fue recibido el 31 de mayo de ese año, tal como lo testimonian los timbres de recepción del documento.

31 Plath, Oreste, El Santiago que se fue. Apuntes de la memoria, Santiago, Fondo de Cultura Económica, 2010, p.198 y siguientes.

32 Olivares, Edmundo. Pablo Neruda: los caminos del mundo. Tras la huellas del poeta itinerante (1933-1939), Santiago, LOM, 2010, p. 198.

33 Plath, Oreste, El Santiago que se fue. Apuntes de la memoria, Santiago, Fondo de Cultura Económica, 2010, p.198.

34 Un trabajo que recorre la figura del intelectual desde distintas perspectivas es Altamirano, Carlos, Los intelectuales. Notas de investigación sobre una tribu inquieta, Buenos Aires, Siglo XXI, 2013.

35 La Biblioteca Central de la Universidad de Concepción lleva su nombre. Cruz Ocampo en 1939 fue su primer director.

36 Las cursivas son mías.

37 Neruda, Pablo, La educación será nuestra epopeya, en Aurora de Chile, 1938, Nº 6, Vol. 3 de diciembre, p. 11-14.

38 Ruperthuz, Mariano, “The ‘Return of the Repressed’: The role of sexuality in the reception of psychoanalysis in chilean medical circles (1910s–1940s)”, en History & Psichoanalysis, 2012, Vol. 2, p. 285-296

39 Marín era un activo colaborador del Boletín en los cuales estaba a cargo de la sección de reseña de libros. Allí recomendó la lectura de muchos obras relacionadas con el psicoanálisis.

40 La presentación de Juan Marín está contenida en su libro de 1938 “Ensayos Freudianos”. Marín, Juan, Ensayos Freudianos, Santiago, Zig-Zag, 1938. Este libro fue enviado por Marín a Freud Luego de encontrar estos antecedentes pude también recuperar una carta enviada por Freud a Marín donde comenta la lectura de sus “Ensayos Freudianos” fechada el 11 de octubre de 1938. Esa carta está disponible, con su sobre, en el Archivo del Escritor “Colección: Legado Juan Marín” de la Biblioteca Nacional de Chile. Cajas 1 y 2. Desde: Pieza 1-125, Hasta: Pieza 126-262. Por otro lado, la dedicatoria del libro dice: Al ilustre Prof. Sigmund Freud, gloria de la humanidad contemporánea. Con admiracinn y adhesión. Dr. Junnd Freud, gloria de la humanidad contempor. la tivas es ón y adhesión.. Dr. Juan Marín. Santiago de Chile, 8 de agosto de 1938”. Agradezco de Stefan Marianski del Museo Freud de Londres por ayudarme a conseguir una fotografía de la dedicatoria. Quien menciona el libro de Juan Marín como parte de los libros en español de Freud es Gallo, Rubén, “La biblioteca española de Sigmund Freud”, en Revista Occidente, 2006, Nº 307, p. 17-26.

41 Boletín Médico, N º 511, 2 de abril de 1938, Valparaíso.

42 Neruda, Pablo, Confieso que he vivido, Santiago, Pehuén, 2008.

43 Mayores noticias sobre la vida literaria de Juan Marín se pueden encontrar en Swain, James, Juan Marín-Chilean. The Man and his Writings, Cleveland, Pathway, 1971.

44 Para consultar algunas referencias freudianas de Lipschutz suguiero Lipschutz, Alejandro, Tres médicos contemporáneos. Pavlov, Freud, Schweiter, Buenos Aires, Losada, 1958.

45 Clarés, Ramón, Psicogénesis del arte, Santiago, Séneca, 1947.

46 Allende Navarro, Fernando, El valor de la psicoanálisis en la policlínica. Contribución a la psicología clínica, Santiago, Imprenta Universitaria, 1925.

47 Nocera, Rafael, Chile y la Guerra 1933-1943, Santiago, LOM-Centro de Investigaciones Barros Arana, 2006.

48 Vezzetti, Hugo, (1999). “Las promesas del psicoanálisis en la cultura de masas”. En Devoto, Fernando y Madero, Marta, Historia de la vida privada en la Argentina, Buenos Aires, Taurus, 2001. Disponible online en: www.elseminario.com.ar

49 Miranda, Julia, “Nuevos imaginarios del otro en la relación Latinoamérica-España durante la Guerra Civil Española, en Letral, 2013, Nº 10, p. 47-59.

50 Neruda, Pablo. “La educación será nuestra epopeya”, en Aurora de Chile, Nº 6, 3 de diciembre, pp. 11-14.

51 Autora de Chile, lunes 1 de agosto de 1938, Nº1, Tomo 3, sección Vida de la A.I.CH

52 Nota del 16 de julio de 1938 en el Boletín Médico de Chile. Valparaíso.

53 Latchman, Ricardo, Desarrollo de Chile en la primerta mitad del siglo XX, Santiago, Universidad de Chile, 1950.

54 Humberto Salvador (1902-1989), publicó, en 1939, un libro en Chile titulado “Esquema Sexual” el que comenta los aportes del psicoanálisis en el mundo de la cultura. Cuando presenta las ideas del Freud las destaca por su alcance: “Las concepciones de Freud han conquistado al mundo. El psicoanálisis es la doctrina más importante de nuestro tiempo. Ella ha revolucionado prodigiosamente la ciencia y el arte. El freudismo ha descubierto el sexo” (p.131) Además, Salvador afirma que la presencia del freudismo es un signo de cultura “Hoy el psicoanálisis se cultiva en todos los pueblos cultos” (p.181). Ver más en: Salvador, Humberto, Esquema Sexual. Santiago, Zig-Zag, 1939.

55 Marín, Juan, Ensayos Freudianos, Santiago, Zig-Zag, 1938, p. 35.

56 Ensayos Freudianos esta compuestos por los siguientes trabajos: 1. Sigmund Freud; 2. Génesis y proceso del arte; 3. Búsqueda de la dialéctica materialista a través del psicoanálisis freudiano; 4. Restif de la Bretonne o el fetichismo del pie; 5.Vida y muerte de Paul Gaugin; 6. Disección psicoanalítica de León Trosky; 7. ¿Habría descubierto la Medicina las localizaciones del inconsciente freudiano?; 8.Descartes y el alma humana. Los errores de un gran maestro; 9. Cristina de Suecia, la reina intersexual; 10. Byron y el incesto. El “Complejo de Byron”; 11. Emoción y neurosis y 12. Discusión histórica sobre el descubrimiento de América y el origen de la sífilis.

57 El libro de Marín fecha que este homenaje tuvo lugar en mayo de 1938 y fue “Leído en el Salón de Honor de la Universidad de Chile, en el homenaje a Freud, organizado por la Alianza de Intelectuales de Chile” (p.37).

58 Marín, Juan, Ensayos Freudianos, Santiago, Zig-Zag, 1938, p.50.

59 Osborn, Reuben. Freud and Marx. A dialectical Study. New York, Equinox, 1937. Esta obra incluía una introducción de John Strachey. La versión chilena fue traducida por Gabriela Aliaga Ibar, de quien todavía no tengo más antecedentes.

60 Castelnuovo, Elias, Psicoanálisis sexual y social, Buenos Aires, Claridad, 1938.

61 Autora de Chile, miércoles 17 de agosto de 1938.

62 Autora de Chile, 7 de octubre 1939, Nº14, Tomo 4, sección Vida de la A.I.CH

63 Edmudson, Mark, The Deth of Sigmund Freud, New York, Bloomsbury, 2007 y Cohen, David, The Escape of Sigmund Freud, London, JR Books, 2009.

64 Actualmente estoy tratando de acceder a las Actas de la Sociedad Médica de Valparaíso, que luego de cerrarse la organización en el año 2000 fueron entregadas a la Biblioteca de Medicina de la Universidad de Valparaíso. Hoy esos archivos no están disponibles. Espero que ahí se aporten nuevos datos que amplíen los resultados aquí entregados.

65 Para conocer más datos de la Sociedad Británica ver Robinson, Ken, “A brief history of the British Psychoanalytical Society”, en Loewenberg, Peter y Thompson, Nellie, 100 years of IPA. The Centenary History of the International Psychoanalitical Association, Londres, Karnac, 2011, p. 196-232.

66 Más antecedentes sobre la relación de Freud con estos personajes en Bertín, Célia, Marie Bonaparte. La discipula de Freud que exploró la sexualidad femenina, Barcelona, Tusquets, 2013 y Maddox, Brenda, Freud´s Wizard. Ernest Jones and the transformation of psychoanalysis, London, Merloyd Lawrence, 2008.

67 Sugiero ver los antecedentes entregados por Ely Zaretsky en Zaretsky, Ely, Secretos del alma. Historia social y cultural del psicoanálisis, Madrid, Siglo XXI, 2012, p.340 y siguientes.

68 Hobsbawm, Erick, Cómo cambiar el mundo, Barcelona, Crítica, 2012, especialmente el capítulo 11 “En la era del antisfascismo 1929-1945”, p. 266-318.

69 Una obra que relata el viaje de muchos alemanes de origen judío a Chile es Goldschmidt, Eva, Huyendo del infierno Nazi. La inmigración judío-alemana hacia Chile en los años treinta, Santiago, Ril, 2008. El libro registra la acción de la Alianza de Intelectuales pero no se menciona nada sobre Freud.

70 Un ejemplo es el texto del Profesor chileno J. Bugallo Sanchez titulado La Higiene Sexual en las Escuelas. Este trabajo fue prologado por el doctor Gustavo Vila, proclive al psicoanálisis, quien declaraba sobre el estudio de la sexualidad vía el freudismo: “He ahí la grandeza de Freud. Ha levantado sobre sus hombros la realidad del este fenómeno agobiado desde largo tiempo y venciendo intereses por ocultarlo, lo ha mostrado al hombre, en su cándida sinceridad primitiva y con esta labor lo ha incorporado de hecho en el espíritu científico, objetivista y accesible a la raza humana. Con Freud se exitingue la metafísica sexual y se incia la Ciencia Sexual o Sexologia”. Vila, Gustavo, “Prólogo”, en Sánchez, Bugallo, J., La Higiene Sexual en las Escuelas, Santiago, Asociación de Profesores, 1934, p. 3-5. Una disucisón más amplia sobre el modo de leer a Freud en Chile se puede ver Ruperthuz, Mariano, Freud y los chilenos, Tesis para optar el grado de Doctor en Psicología, Facultad de Ciencias Sociales, Programa de Doctado en Psicología, Universidad de Chile, 2013.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Imagen 1
Légende Documento de 1938 perteneciente al Consulado Norteamericano en Chile, el que informa sobre las intenciones de la Alianza de Intelectuales y la Sociedad Médica de Valparaíso de dar asilo político a Sigmund Freud en Chile.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67241/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Imagen 2
Légende Fotografía del Boletín Médico de Valparaíso (11 de mayo de 1938) donde hace referencia la resolución de asilo para Freud.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/67241/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 45k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariano Ruperthuz Honorato, « ¡Salvemos a Freud!: Juan Marín, Pablo Neruda, la Alianza de Intelectuales y las vicisitudes de un intento de asilo político al creador del psicoanálisis en Chile (1938) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 22 septembre 2014, consulté le 26 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67241 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67241

Haut de page

Auteur

Mariano Ruperthuz Honorato

Psicólogo, Universidad de Santiago de Chile. Doctor en Psicología, Universidad de Chile. Investigador Postdoctoral, Escuela de Psicología Universidad de Santiago de Chile. Académico, Escuela de Psicología, Universidad de Santiago de Chile. Miembro de la Societe Internationale d'histoire de la Psychiatrie et de la Psychanalyse (SIHPP).
mruperthuz@ug.uchile.cl

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page