Navigation – Plan du site
Paraguay: 60 años después. Propuestas para una historia presente – Coor. Luc Capdevila et Lorena Soler
Rossana Gómez

La democracia como discurso: sentidos en tránsito. Análisis de la producción del significado en una localidad barrial de Asunción – Paraguay

[29/09/2014]

Résumés

Más que nunca, en los últimos tiempos, la discusión sobre democracia en la región se ha asentado sobre la dicotomía que representa el par dictadura/democracia. En el siguiente artículo se aborda la democracia como significado colectivo, analizando los procesos socio-históricos que allí se han generado, identificando los sentidos que transitan y tensionan su construcción. Con base en una investigación realizada en un barrio en Paraguay, entre los años 2010 y 2012 en el contexto de la primera alternancia gubernamental ocurrida desde la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), se exponen las transformaciones y los desplazamientos que ocurren en la relación entre el pasado de la dictadura y el presente de la democracia y se responde a una pregunta esencial: ¿qué es la democracia para los sujetos sociales?
Las conclusiones son producto de una mirada comunicativa que entiende el discurso social como el lugar donde se recrean, reafirman y negocian sentidos. Aquí confluyen distintos elementos como la identidad colectiva, las distintas posiciones socioeconómicas y culturales que los sujetos van adoptando en el transcurso de sus vidas, las variables estructurales, los símbolos, y la historia, como evidencia de ese proceso.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Una versión preliminar de este artículo fue presentada en el Congreso Aciagas: Conmemoraciones, rea (...)

1“Yo lo que conozco es la plaza esa…, la de la Democracia”, contestó Raúl, un adolescente de 15 años cuando se le preguntó qué significado tenía para él la democracia. Raúl pasaba todos los días por este espacio de la ciudad, por ahí estudiaba, también trabajaba y por supuesto se entretenía con amigos y en los centros de internet que funcionaban en esa época. Sus breves y concisas palabras, dichas al filo de la breve narración contemporánea y juvenil, sonaron como una metáfora crucial (casi un tuit) para confirmar una primera intuición investigativa: los sentidos contenidos en un significado colectivo tienden a arraigarse en un territorio concreto. Es decir, a construirse en la experiencia vital y subjetiva, al fragor de su propio movimiento y en relación con su propia temporalidad1.

2Aun después de más de 20 años de democracia en Paraguay, las interrogantes sobre su devenir en el debate público seguían siendo recurrentes: ¿cuál había sido su aporte?; ¿en qué plano (o planos) había marcado su diferencia con la historia más reciente: la dictadura stronista? Desde el 2008, con la llegada de Fernando Lugo al poder, estas preguntas se tornaron más incisivas. Era el primer gobierno no perteneciente al Partido Colorado, luego de 61 años de hegemonía de este nucleación partidaria, con 35 años de dictadura en su haber. Si la democracia era participativa o representativa era el péndulo que centraba el debate mediático de dirigentes de partidos políticos y líderes de opinión pública.

  • 2 Reguillo, Rossana, “Saber y poder de representación: la(s) disputa(s) por el espacio interpretativo (...)

3En este contexto, se buscó comprender el proceso de creación del significado colectivo de democracia, a partir de la cotidianeidad de las personas que apreciaban la realización in situ de un orden político. Analizar este proceso era, en definitiva, reconocer cuáles eran sus sentidos y proyecciones, pero también, los tejidos sociales que lo construían y su desarrollo en la historia social. Esta apuesta implicaba entender la realidad como un juego de disputas por su propia interpretación: “No es pues un espacio uniforme y sin fisuras; el mantenimiento y control de este espacio interpretativo exige de los poderes una inversión constante sustentada tanto en la seducción como en el dominio”2.

  • 3 Para la construcción teórica y operativa de este concepto revisar: Arfuch, Leonor (comp.), Identida (...)
  • 4 Esta perspectiva tomó elementos de: Gravano, Ariel, Antropología de lo barrial. Estudios sobre prod (...)

4Un poco más acá de teorías políticas, con una mirada más cercana a la heurística y la socio-historia, se hurgó en las prácticas discursivas3 que aparecían en las historias y los relatos recogidos en el espacio geográfico estudiado (un barrio histórico asunceno), en el marco de la narración de su propia memoria colectiva4.

  • 5 El corpus de análisis está conformado por relatos de jóvenes y adultos, vecinos y vecinas del barri (...)

5Estas prácticas discursivas moldeaban y tensaban el contenido del significado de democracia.5 Se observó que muchas de ellas eran potentes artefactos de comunicación que evidenciaban los grados de conflicto existentes entre los distintos sentidos, las posiciones de los sujetos (como trabajadores/as, estudiantes, mujeres, varones, adolescentes, etc.) y la identidad colectiva, como se explicará más adelante.

  • 6 Angenot, Marc, El discurso social. Los límites históricos de lo pensable y lo decible, Buenos Aires (...)
  • 7 Los autores trabajados en este marco analítico, Laclau y Verón, han sido, en ocasiones, considerado (...)

6El enfoque toma la noción de discurso social6 para abordar el lugar donde se recrean, reafirman y negocian los significados colectivos, complementado con la propuesta de discurso7 como dimensión en la que lo simbólico se vuelve material y donde lo social, toma forma. Se refiere, por tanto, a la construcción social de sentido que escudriña en lo verbal en la complejidad de todo su contexto social, y en relación con otros tipos de lenguajes y narrativas como la práctica social, las imágenes, la oralidad, entre otros.

  • 8 Para este enfoque ver: Verón, Eliseo, La Semiosis Social. Fragmentos de una teoría de la discursivi (...)

7Se asumió una mirada comunicativa8, al entender el lugar del discurso social como el espacio de la recepción o de reconocimiento de sentidos, que a su vez oficia de productor de otros discursos en su continua recreación. Es decir, en el desarrollo del propio proceso histórico, donde también se verifican diversas mediaciones: relaciones laborales; educación; condiciones socio-económicas; interacción con los otros extranjeros a la comunidad de sentido; medios de comunicación; acceso a los bienes de consumo, culturales y materiales, entre otras.

La democracia, una imagen fragmentada

8Desde la línea de pensamiento anteriormente expuesta, se concluyó que, si bien el orden stronista fue un gran dador de sentido para la construcción del significado de democracia en Paraguay, muchas transformaciones fueron registradas en los años que siguieron a su término.

9El significado de democracia que se desarrolló en el país a partir de entonces, ha sido el resultado de la articulación de variados sentidos (de allí su imagen fragmentada), donde no ha acontecido la excepcionalidad de una historia (el stronismo), sino una historia situada en donde han sido los procesos sociales los que han marcado las tendencias de su direccionalidad.

  • 9 Ansaldi, Waldo, “La democracia en América Latina, un barco a la deriva, tocando en la línea de flot (...)

10Es por eso que los eventos históricos, como el golpe de Estado que derrocó a Stroessner, por ejemplo, no trazaban un antes y un después (entre dictadura y democracia), sino que se habían convertido en condensadores de significados, en tiempos mixtos y superpuestos. Lo “(…) que no debe entenderse como la existencia de tiempos viejos y tiempos nuevos, sino en realidad como una permanente y continua recreación interactual”9.

11En el marco de esta temporalidad, de una historia lenta, es que han emergido los distintos sentidos de democracia, construidos, adaptados y resignificados desde una localidad específica (en la que se hizo el estudio de campo), pero cuyos efectos amplían la resonancia de una narrativa social y urbana desde el imaginario de una comunidad política.

12Desde este enfoque se pudo observar que asignaciones históricas como la época de Stroessner o la democracia eran, en realidad, figuras retóricas que articulaban demandas concretas a través de operaciones de nominación.

13A lo largo de esta exposición se irán mostrando algunos de los fragmentos seleccionados, a modo de ilustración metafórica de los hallazgos. Por ejemplo, en el que se presenta seguidamente, se muestra cómo la nostalgia manifestaba en realidad la urgencia por volver a un universo de sentido conocido o imaginado. Este relato está configurado desde sentidos particulares y esenciales: la comida y la tranquilidad, vigentes más allá de la temporalidad de la narración.

“[46 años] Antes por lo menos los domingos comíamos asado, ahora ya no se puede y para mí no es domingo si por lo menos yo no como un tallarín, yo no te voy a comer un guiso de fideo un domingo porque entonces para mí no es domingo, es como decir que soy pobre como el guiso”[…]. “La vida antes era mucho mejor, porque cuando todos trabajábamos se comía bien y yo estaba acostumbrada a ver mucha comida en la mesa, si ahora un domingo hay que comer puchero yo no quiero ni ver” […]. “Pero yo vivía bien en la época de Stroessner, todo era tranquilo”.

  • 10 Laclau, Ernesto, La razón populista, 2ª. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006.

14Este tiempo político nombrado como la época de Stroessner que aparece en el fragmento, es un significante que reunía en sí mismo un cúmulo de sentidos en tensión. Un significante vacío10 que actuaba no simplemente como un sistema político prescriptivo (como la evocación de un orden autoritario y normativo) sino como catalizador de demandas, como una totalidad desbordada en contenido.

15El significado colectivo de la democracia transitaba entonces en tiempos difusos entre ese pasado y el presente. Es decir, se reconstruía en ese intermedio, pero requería de un nombre que implicaba un cierre de sentidos, como el de la época de Stroessner.

16En ese juego de tensiones, varias son las prácticas discursivas que oficiaron de núcleos de sentidos que al mismo tiempo que sintetizaban significaciones, revelaban la segmentación de la que estaban hechas. En el trabajo de análisis se realizó una reconstrucción de ellas y, se encontró que dentro de una misma narración surgían sentidos que parecían disputarse la legitimidad del relato, como por ejemplo: libertad y libertinaje; seguridad y tranquilidad; política y políticos; ayuda.

17La disputa de sentidos era clara cuando se relacionaban los términos libertad/libertinaje. Ambos conceptos tuvieron un peso significativo muy fuerte y reiterado en las narraciones, operando como espejos que se repelían al tiempo que se complementaban. Cuando se hablaba de libertad, inmediatamente a continuación aparecía la palabra libertinaje.

18Estos términos no han permanecido estáticos en el registro histórico. Por el contrario, se han verificado mutaciones y desplazamientos, movimientos que han dinamizado y actualizado el significado de democracia puesto en circulación. Esta lectura es histórica y social.

19La situación de contexto de la democracia política que tuvo concreción en el país desde 1989, ha ofrecido un marco de libertades como la libertad de expresión, la libertad para votar y elegir, la libertad para ejercer el derecho a la protesta y al reclamo, a la queja o la denuncia y el libre tránsito por el país, destacadas en los relatos como triunfo colectivo, social y político.

  • [46 años] “La democracia lo que me hace sentir es la libertad de expresión”;

  • [31 años] “Es poder elegir en todos los sentidos”;

  • [34 años] “Ahora podemos hablar”;

  • [20 años] “Para mí la democracia es poder opinar”;

  • [55 años] “Eso lo que está bien logrado, la libertad de expresión”.

  • 31 años] “Para que la democracia sea positiva, pienso que tendría que ser libre por supuesto”.

20La libertad como demanda popular tuvo una mayor visibilidad a partir de los últimos años del orden stronista y se convirtió, después de la caída de Stroessner, en la demanda democrática articuladora del reclamo social. De esta forma, en el discurso social, democracia y libertad se constituyeron casi en sinónimos porque una noción implicaba la otra, eran parte de un mismo marco simbólico.

21La libertad como demanda política fue el pilar fundamental sobre el que se construyó la legitimidad de la democracia como orden político, pero también como tiempo político y como sistema político. De ahí que la institucionalidad democrática buscó insertarse en la subjetividad, habilitando mecanismos que no existían con anterioridad. Se abolieron todas las leyes represivas y limitantes para la organización y asociación, los horarios de prohibición de tránsito en la vía pública o para la realización de fiestas.

22El libre tránsito por el territorio del país permitió un nuevo auge de migración campesina a las ciudades, exponiendo la situación rural y el problema tanto de producción como el de la tenencia de la tierra. La situación económica y social cobró estado público y se incrementaron los cinturones de pobreza alrededor de la capital del país.

23En los relatos, los sujetos partieron del reconocimiento de la concreción de estas libertades a partir del corte histórico registrado en 1989; libertad de expresión que habilita a las personas a poder opinar, hablar, manifestar su disenso respecto incluso a la valoración o no de la propia democracia y también a la posibilidad de la expresión de una conducta política diferente a la establecida en la tradición o la cultura política, así como la libertad de elección de autoridades.

[28 años] “si vos estás en democracia no hace falta que tengas esa mentalidad, si ves un mejor candidato que no sea colorado votá por ese candidato. No porque tuviste más de 30 años de dictaduras, de gobiernos colorados vas a continuar por el coloradismo”.

24En definitiva, la libertad ha sido materializada en los años post-stronistas y era reconocida como una dimensión en la que dicha democracia había tomado forma, adquiriendo su forma más vital en la concreción de la libertad de expresión y elección.

25Pero la libertad, en los relatos, no era sólo un concepto abstracto o restringido a parámetros individuales. Al constituirse en el instrumento para expresar la insatisfacción y elevar el reclamo, empezó a desplazarse desde un concepto netamente político (basado en un orden constitucional y libertades individuales) a uno social y de ahí se extrapoló a la noción de la democracia.

26La democracia, entonces, como expresión de la libertad, necesitó adquirir una concreción mayor, más allá de la posibilidad de la expresión. La libertad era vista como un motor que debía viabilizar respuestas a las demandas que se hacían a través de ella. La democracia no era juzgada desde su falta de respuesta, sino que su significado estaba siendo construido desde el lugar de la ausencia.

[46 años] “Con eso no quiere decir que esa libre expresión tenga resultado, es nada más libre expresión, porque si uno no reclama sus derechos y no sale a la calle no se consigue eso, porque sigue habiendo el padrinaje, sigue habiendo la milicia. Y yo creo que si la democracia va a funcionar tiene que terminar eso, tiene que existir la igualdad para todos, eso no existe todavía en nuestro país”.

27El momento en que la libertad política dejó de concretar significaciones en la vida cotidiana y social fue cuando la democracia empezó a ser marcada desde el deber ser. Los tiempos verbales de los relatos indicaban el imperativo de acciones políticas y subrayaban aquella democracia que no era realizada, un tiempo alejado del presente con el que tenía sus deudas, incluso en un sentido deontológico. Prácticas discursivas como, “estamos lejos de la democracia”, “falta mucho todavía” o “vivimos en una democracia muy maquillada”, evidenciaban el trayecto de esta distancia. El efecto de sentido construía así un discurso de democracia que no se puede relacionar con lo que se vive en la cotidianeidad.

28De esta forma, la democracia aparecía en los relatos, frecuentemente asociada a enunciaciones como “tiene que existir igualdad”; “es vivir tranquilamente”; “es poder elegir”; “hay que hacer”; “tiene que existir”; “es procurar por el más débil”.

  • 11 Laclau, Ernesto, La razón populista, 2ª. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006.

29Se puede afirmar que esta libertad narrada, por sí sola ya no lograba formar parte de la cadena de equivalencias11 que podía generar identidad popular o propiciar la creación de un sujeto político colectivo. En el proceso social e histórico habían aparecido otras demandas que disputaban el significado de la democracia, en su acepción primera de libertad y de derechos políticos. En los relatos, la distribución de riquezas e igualdad de derechos sociales emergieron como asociaciones vinculadas a la realización material de la libertad.

30Como se ha sostenido, la época de Stroessner se constituía en un eje que articulaba demandas concretas. De la misma manera, la democracia ubicada en otro tiempo político adquirió la misma función: expresar demandas. La democracia era también un estado de bienestar que se quería alcanzar, pulsado desde lo que debería ser: distribución de la riqueza; participación de otros actores políticos; igualdad social y económica; acción política basada en la concreción de ayuda y asistencia social sostenida y continua; seguridad y la tranquilidad; libertad de expresión y de disenso; posibilidades específicas de acuerdos y consensos macro-sociales; mecanismos efectivos de interacción con el Estado y, el reconocimiento de los sujetos colectivos como interlocutores políticos válidos del proceso. Estas demandas aparecieron en muchos de los núcleos de sentido analizados.

31En cuanto al libertinaje, este término se expresaba como el correlato de la libertad, como dos caras de una misma moneda. El libertinaje se registró en las prácticas discursivas como un abuso del primer concepto, una extralimitación tanto en las obras como en las palabras, que tiene como consecuencia una convivencia en la que aparentemente los individuos se sentían amenazados por la acción del otro. Se resaltaba permanentemente este “mal” uso de la libertad, en especial por parte de los jóvenes, en su relación con los mayores y con sus propias responsabilidades y compromisos. En el libertinaje enunciado en los relatos, la libertad mostraba su desviación, la representación de una anomia que perturbaba la co-existencia social.

[28 años] “yo le veo más como libertinaje más que democracia, la gente no sabe aprovechar la libertad sino abusa de mala manera de ella, para algunas clases se usa de otra manera y no como tendría que usarse”.

[46 años] “se toma por libertinaje también la democracia, hay muchos que en vez de hacer las cosas como corresponde, instruir como corresponde, se desbanda, entonces es un poco controvertido digamos le…”

[50 años] “y me culpo a mí mismo como ciudadano el no haber aprendido a entender que la democracia no es el libertinaje, no es el hacer lo que a mí me gusta sino hacer lo que debo hacer y que tengo límites, que mis derechos tienen límites y ese límite es el derecho del otro y yo tengo que saber respetar”.

32¿Cuál era el significado de esta palabra libertinaje en el conjunto del discurso social? El libertinaje era el polo semántico que cuestionaba la propia realización de la libertad. Es decir, por un lado se demandaba una libertad social que implicaba la expansión de la libertad política, pero desde la nominación del libertinaje se la restringía reduciendo su campo de acción a la autodeterminación de los individuos. La libertad, en los relatos, estaba asociada a una manera productiva de la convivencia democrática y que incidía, entre otras cosas, en la capacidad de decisión y elección, en el ámbito electoral, pero también en el social y el político. Mientras, el libertinaje se constituía en un mecanismo que saboteaba esa comunidad imaginada y la noción de lo colectivo.

33Durante los años del gobierno stronista, el poder asociaba la palabra libertinaje a los límites impuestos especialmente en las relaciones colectivas que pudieran establecerse con el poder; lo que se podía o no hacer estaba bien definido, por ejemplo en el uso de la calle como espacio público, lo que también influyó en el relacionamiento entre las personas. Era subrayada la necesidad de un agente externo (la autoridad) para arbitrar las situaciones y poner orden al relacionamiento entre actores sociales e individuales.

“…nuestra Constitución si bien garantiza la libertad de pensamiento y de opinión, no permite el libertinaje y la prédica del odio entre paraguayos, ni la lucha de clases”, decía un locutor de Radio Nacional durante los años de Stroessner. El individuo podía así hacer uso de su libertad a partir de las restricciones impuestas, de lo contrario se convertía en libertinaje.

34En el análisis, el par significante libertad/libertinaje se articulaba a otras matrices significativas. Examinaremos a continuación algunas de ellas, como la vinculada a la seguridad y la tranquilidad.

35Ciertas afirmaciones como “antes se vivía tranquilo”, “antes se dormía con las puertas abiertas”; “antes se podía dormir en la plaza”, “antes no era peligroso” estaban vinculadas a una situación de seguridad que a su vez, en el discurso social, eran logros atribuidos al gobierno stronista y una expectativa fundamental en relación con la realización de la democracia.

[16 años] “A mí por ejemplo mi abuela me contaba que en la época de antes se vivía bien, que no faltaba plata que no faltaba comida que se le ayudaba a las criaturas, a los pobres se les daba víveres, si las criaturas no tenían casa se les llevaba en casa de hogares para que estudien, para que salgan adelante. En la época de la dictadura de Stroessner se vivía bien decía, porque la gente no tenía hambre y la gente estaba segura, no es como ahora que vos salís a la noche y ya te asaltan, te matan, si tenes suerte te asaltan y no te hacen nada, sino te matan ahí ….”.

36La seguridad, como término que se enlazaba al control de la delincuencia, se coligaba en una conflictiva relación, a la tranquilidad pretendida, que a su vez iba de la mano con otros sentidos: tener trabajo, asistencia social y cierta seguridad alimentaria. En todas las narraciones se observó como la situación de seguridad se modificó en el territorio estudiado en las últimas décadas. En la construcción de este relato confluían las voces, jóvenes y adultas. Este cambio coincidió de manera contingente con un aumento de la población barrial, producto de la expansión del fenómeno migratorio del campo a la ciudad (una verdadera expulsión económica), pero también con el fin del gobierno de Stroessner.

37La asociación temporal que los sujetos realizaron no es más que la lógica argumental de conectar lo que estos vivían y experimentaban en el marco del proceso histórico que les había tocado. Vínculo que se potenció a partir de la crítica que realizaban a la falta de efectividad de las instituciones encargadas del control público (policía y fiscalía) y la falta de respuestas en el campo de lo social y económico.

38El paulatino aumento de la percepción de inseguridad también se encontró con la puesta en vigencia de leyes más garantistas, que se contraponían a la versión de orden del gobierno stronista. Este orden estaba marcado por la represión y el abuso de atribuciones de los órganos de seguridad. Se apoyaba también en la vigilancia territorial que se hacía desde el propio órgano partidario, cuyos informantes estaban al tanto de las acciones políticas y sociales de los vecinos, así como de sus rutinas diarias.

39Este gran panóptico, además de controlar, entregaba nociones claras de lo que se debía hacer o lo que no. Por ejemplo, los vecinos señalaban que con anterioridad (antes de la democracia) se podía andar con tranquilidad y circular por las calles con ciertas seguridades. Entendían que era muy poco probable que pudieran encontrarse con un atracador, pero también sabían que no se podían reunir en una esquina, ya que el uso del espacio público no estaba habilitado para eso.

40Por otra parte, las leyes y mecanismos institucionales que se implementaron a partir de la transición democrática, además de liberar el espacio público, formaron parte de un nuevo marco de actuaciones y relaciones que debía ser aprendido por los sujetos, pero cuyo proceso pedagógico implicaba la puesta en conflicto de numerosos sentidos, como los de seguridad y tranquilidad, y con la propia noción de individuo y colectivo y, la interacción que éstos actores debían tener con el poder.

41A la persona le correspondía entonces incorporar novedosas formas de relacionamiento al tiempo que su entorno empezaba a tornarse difuso e incierto. Más violencia, más peligro, más pobreza, menos certezas políticas y menos trabajo, pero también más ofertas y más ideas en circulación.

42Las responsabilidades del individuo se volvieron transcendentales para la existencia de la convivencia y de la propia de la colectividad, al tiempo que parecían fragmentarse las del Estado como garante de la protección que necesitaban los sujetos. Esta situación afectó la noción de lo colectivo y de la interlocución con el poder. Antes el individuo no tenía responsabilidades en el marco político más allá de la obligación de mantenerse al margen, de no involucrarse. En la actualidad de los relatos, gran parte del peso de la convivencia democrática se concentraban en él, en su sentido del compromiso y de la responsabilidad personal.

[34 años] “La gente cree que democracia es solo derechos pero no hay obligación, es como que siempre están en ese plan de exigir, es mi derecho, yo tengo derecho a tener mi vivienda, la Constitución dice, tengo derecho a tener educación, la Constitución dice, tengo derecho a la salud¸ pero es mi obligación también como mamá hacer un tratamiento prenatal, sin embargo yo voy al puesto de salud solamente para parir y quiero que hagan milagros por ejemplo con mi hijo que nace con algún tipo de enfermedad.”

43Por su parte, la noción de seguridad se había constituido en uno de los ejes de la legitimidad social del régimen stronista, claro está que con otros términos menos contemporáneos.

“Guste o no guste hay paz en el país. Un opositor dijo que siempre el mensaje repetido es paz, paz y paz y ¿qué más se quiere?”.

44La paz se había convertido en una aspiración nacional que solo su gobierno había logrado concretar. La tranquilidad era así la expresión social de la paz, el orden y la seguridad.

  • 12 Delich, Francisco, “La construcción social de legitimidad política en procesos de transición a la d (...)

45Sin embargo, no puede desconocerse la mediación de otros discursos. No ha sido solo el discurso stronista el que ha dejado huellas en la construcción del significado de democracia. Es decir, no se puede confundir premisa histórica con condicionantes históricos12, aunque ambos factores sean parte de la construcción social de legitimidad de un orden político.

46En esa línea, la percepción de inseguridad registrada en los relatos, condicionaba la noción y la práctica que se podían tener de la libertad y la democracia. Una inseguridad que no solo hacía referencia al aumento de la delincuencia dentro de los límites territoriales, y a la fragilidad de las seguridades sociales, tales como tener el plato de comida todos los días. También se refería a la amplitud de los horizontes de sentido y a la incertidumbre que ello generó, resultado de la mayor conectividad que empezó a tener la propia sociedad en la que sus habitantes estaban insertos.

  • 13 El cruce de matrices significativas y los conflictos y tensiones que se producen, ha sido un tema a (...)

47Una mayor relación con el exterior, a través por ejemplo, de los medios de comunicación o de redes de sociabilidad (con instituciones educativas o actividades laborales o simplemente los recorridos territoriales que obligaban a los pobladores a salir y entrar permanentemente), en algunos casos aportó un mayor grado de desconfianza y un quiebre de tradiciones y normas, porque implicó también, una importante exposición a la sociedad de consumo, así como a las confrontaciones que produjo13.

[49 años] “Ellos tienen otra mentalidad, yo por ejemplo porque yo viví esos 35 años de dictadura, yo salía a la calle y…, ahora…antes por ejemplo vos podías salir a la calle a sentarte, ahora vos no podes salir tranquila a sentarte, pero yo pienso que nuestro Paraguay ¿sabe qué hace? copia mucho de la televisión argentina, yo no sé porque somos que copiamos demasiado, antes había ladrones, ahora hay motochorros, yegua loca…”.

48Siempre, desde las prácticas discursivas analizadas, la democracia como significado colectivo también discutió con las nociones de política y la valoración del trabajo de los políticos, lo que explicó en cierta medida los sentidos que se le atribuían.

49En las narraciones estudiadas, la idea de que la política se constituía en una esfera de la que era mejor mantenerse al margen, fue una enunciación repetida. Pero esta actitud de aparente autoexclusión de la política contenía varias claves significativas que se relacionaban a la experiencia y al registro histórico que despierta este término. La política era también asunto de políticos, un grupo bien diferenciado del sujeto social. Para los vecinos, los políticos tenían sus propios intereses casi siempre mezquinos y particulares.

[20 años] “Yo particularmente no me meto mucho en política, ahora mismo hay muchos movimientos políticos por el tema de los intendentes, veo que hay reuniones, se están empezando a pintar las paredes, los pasacalles, cartelitos, hay gente, cuando hay movimiento político hay ciertas personas que están en eso…”

[31 años] “Por el tema de la organización vecinal nada. Pero aparte sí. Yo por ejemplo soy de este partido, soy dirigente, pero de meter así en esta organización la política, no. No hacemos eso porque después la gente habla mal de la organización entonces para no entreverar el tema cuando se trata de la organización, se habla de la organización y, cuando hay reunión política cada uno va por su parte”.

50La política estaba muy relacionada a la realización de las elecciones y sus tiempos al de la periodicidad de estas competencias. Cada vez que había elecciones, llegaban los políticos, desplegando sus propagandas, prometiendo cosas que una vez que llegaban al cargo no cumplían, simulando que escuchaban demandas y ofreciendo (dependiendo de la coyuntura y la relación) alguna que otra ayuda, como el pago de facturas de servicios públicos o alguna gestión para la solución de un problema particular.

51En los relatos se afirma que esta situación se veía reforzada por la propia necesidad del entorno, pero también por su dimensión poblacional (la cantidad de votos que pueden estar en juego). Esta “mala política” no era para nada deseada, pero en las narraciones se señalaba su existencia en forma repetida, como una necesaria convivencia. Parte de esta desdeñada práctica política era la compra de votos, considerada como un mal aparejado a la mercantilización de la libertad de elección y difería, como se verá más adelante, del concepto de ayuda que circulaba en el espacio estudiado.

[16 años] “Muchos se están candidateando en mi barrio, se pelean todo. Ahora por ejemplo, época de elecciones para votar para intendente le ayuda a este, le ayuda al pobre y después cuando se elige nada no hace. Se le elige de balde porque en el momento nomás ayuda, pero después ya no le ayuda más. Y eso no sirve tampoco. […] ¿Por qué no hace eso todos los días, cada mes, cada dos meses? La gente ya va a estar feliz. Ahora por ejemplo dijeron que los de la tercera edad van a cobrar, pero todavía no sale eso. Mi abuela ya entra ya en la tercera edad, porque 66 años ya tiene mi abuela y ya podría cobrar, pero no cobra”.

52La política tampoco fue una actividad deseable durante el régimen stronista. En varios relatos se pudo constatar que aquel que no se metía en política podía estar tranquilo, ya que el régimen no lo iba a perseguir. Solo aquellos que querían disputar el poder al gobierno o cuestionar su legitimidad de alguna manera (con el disenso o la crítica) eran los que ingresaban a esa esfera. Y ambas dimensiones (poder y legitimidad) no formaban parte del interés colectivo, sino sectorial de ese grupo político en concreto, con su particular relación con el régimen que sustentaba ese orden político. Al menos eso era lo que los vecinos y vecinas, que atribuían a la política un sentido partidario y grupal, entendían. Sectorial, particular y peligrosa; para los sujetos era mejor evitar la política.

“…yo me daba cuenta que esas cosas pasaban pero nunca me metí en política, yo me acuerdo del Presidente Perón, yo le he visto al Presidente Perón cuando vino de la Argentina en el 74’ que fue electo, y yo me acuerdo cuando dijo que “el mejor político es el que nunca se mete en política, y eso siempre me quedó grabado”.

53Este efecto de sentido discursivo es la marca del discurso stronista que definió la política como el lugar del conflicto violento, contrario a la paz y estabilidad. Ahí donde se reclamaba más libertad se hacía oposición al régimen, esa era la “mala política”, mientras que aquel que apoyaba el stronismo en forma directa y militante no hacía política en el sentido asignado en los relatos. Sin embargo, como pudimos ver, la ayuda material brindada en el marco de esta política tenía otro sentido.

54La política, a partir de la caída de Stroessner y desde la competencia electoral, ya no pudo ser evitada con toda su conflictividad. Esta realidad superó cualquier tipo de prevención que pudieran tener los sujetos respecto a la política. No era fácil no meterse en política porque esta llegaba casi sin ser invitada. Así la política llegó al barrio contenida en el tema electoral y partidario.

55Por esas mismas razones, la legitimidad de la acción política y organizativa se había convertido en un verdadero campo de batalla y desde ahí también la de la democracia. Como se demostró antes, la relación temporal entre pasado y presente se manifestaba en las prácticas discursivas no como una puja, sino como una tensa recreación.

56El siguiente paso en este análisis será la revisión de la práctica discursiva de la ayuda. La palabra ayuda, estaba asociada a la política como campo concreto de acción de los políticos, pero también a la política como la estructuración de las relaciones del barrio con el poder, en definitiva con su ejercicio. También a partir de la ayuda se definía lo que era un buen político; el candidato, dirigente partidario o autoridad gubernamental, aquel que ofrecía ayuda de forma sostenida y continuada; y el mal político, aquel que solo usaba la ayuda para satisfacer sus intereses particulares, para obtener votos y para engañar a las personas.

57En el campo académico frecuentemente esa relación entre asistencia social y política queda encapsulada bajo la etiqueta de clientelismo político o prebenderismo. Aquí se apostó por comprender la trama de relaciones y su multiplicidad, la complejidad de interacciones y los sentidos atribuidos por los propios sujetos, por lo que no se utiliza la calificación de los actores como clientes o patrones.

58Desplegando este nudo de sentidos, se observó que la ayuda formaba parte de las relaciones vecinales, es decir, de la construcción de la identidad colectiva a partir de las prácticas de la solidaridad entre vecinos y del asociacionismo comunitario. Lo que se verificó es que, cuando esta ayuda estaba asociada a los políticos, a las autoridades o a las personas que tenían mayores recursos económicos o políticos, su valor simbólico adquiría una obligatoriedad más clara y se convertía en demanda social.

59En casi todos los relatos, la ayuda se ubicaba en la frontera liminal entre la solidaridad y la acción política que era demandada y esperada por parte de los sujetos. El juego discursivo se movía fragmentariamente entre un sentido y otro. La ayuda era la operación discursiva que permitía el reclamo y la demanda pero imposibilitando que llegara a ser exigencia política. La ayuda era, sin embargo, la forma que tomaba la acción política, tanto la gubernamental como la partidaria, convirtiéndose en el deber de los políticos y de las autoridades. Una obligación política que encontraba en la solidaridad, como valor social, su legitimidad.

[31 años] “Que sea más humanitario, que pueda realmente ayudar a la gente que necesita y no tratar de llenarse solamente los bolsillos ellos y no ayuda para nada a todos los barrios”.

[43 años] “Hay gente, comisión vecinal que trabaja por el barrio, piden colaboración, piden ayuda a la municipalidad y así se dan algunas cosas para la gente, para su bienestar y el barrio”.

60A la ayuda como acción política institucional, materializada en obras concretas, correspondía una figura semántica definida: la solución inmediata a la también necesidad específica. Como palabra clave, la solución acompañaba a la ayuda en toda construcción discursiva. Pero así también, si la solución no llegaba entonces la política dejaba de estar justificada.

[20 años] “y quién lo que va a solucionar, si ni el presidente no soluciona, quién lo que va a solucionar, porque todos los que se suben no valen la pena, dicen van a hacer cambio y nada no hace”.

61La relación de la ayuda con la política se mostraba compleja y era probablemente el lugar donde más conflictos de sentidos se manifestaban y donde se arraigaba el reclamo que se realizaba a la democracia. Si un político ofrecía su ayuda y la concretaba, el agradecimiento podía ser eterno y concreto, como ponerle al hijo el nombre del político que brindó la ayuda en el momento necesario y que supo ver el grado de la urgencia.

Protagonistas de la democracia

62A continuación se expondrá el examen sobre las prácticas discursivas que se relacionan a la construcción de la identidad colectiva como elemento esencial de la realización de la democracia. Aquí también se tuvieron en cuenta las entidades colectivas que aparecían enunciadas y asociadas a la realización de la democracia.

63Durante los recorridos y en las conversaciones sostenidas se escucharon frases como “el paraguayo no está preparado para la democracia”; “al paraguayo se le hace difícil vivir en democracia”; “la gente no entiende lo que es la democracia” o “la gente no está acostumbrada a la democracia”. Todas estas afirmaciones tenían como sujeto a un tercero anónimo que se diluía en la generalidad abarcante de un todos.

64Estos genéricos como el paraguayo o la gente, mostraban la distancia que tomaba el enunciador (los personajes de los relatos) de ese sujeto colectivo sin preparación para la democracia, poniendo en escena a un protagonista que no tenía cualidades para enfrentar el proceso. En ocasiones, este sujeto formaba parte de un nosotros para expresar “no estamos acostumbrados” o, es “un poco difícil todavía adaptarnos y entender bien cómo utilizarlo, cuesta todavía, imagínate 60 años de dictaduras a 20 años, es mucha la diferencia”.

65Cuando se enunciaba la palabra democracia en los relatos, se diluía la historia colectiva del barrio estudiado y se evidenciaba la distancia tanto temporal como conceptual del fénomeno. Se hablaba en términos genéricos como la gente y el paraguayo. Emergía también la vivencia personal y la experiencia individual.

66La democracia era un asunto de todo un país, de la gente, de los paraguayos o del Paraguay, pero era también un sujeto colectivo que se deshacía en el anonimato de una red de individuos. Sobre ese anónimo difuso recaía el peso del acontecer de la democracia, por acción u omisión.

67En los relatos no surgían actividades que pudieran dar forma a una identidad colectiva idónea para asumir el proceso de construcción política. El hacer colectivo se encontraba por fuera de lo político y de la política, en el campo de lo social, concentrado en la solidaridad y la ayuda entre pares.

68Así, el sujeto político trendría que ser también anterior a la construcción política y debería primero manifestar su aptitud para hacerse cargo de las responsabilidades que conlleva, para después concretar la democracia. No era un sujeto que se construía en un marco histórico y de manera simbiótica a una colectividad y a sus procesos sociales y económicos. Tampoco la democracia era parte de un proceso formativo en construcción. La democracia era una noción que se entregaba a aquel que era capaz de cargar con su peso y responsabilidad.

[22 años] “……la democracia es difícil… Para tener un país con democracia necesitas gente preparada, que sepa lo que debe y no debe hacer, que sepa que tiene derechos y lo que no tiene derecho a hacer. Y acá no nos respetamos, acá lo que importa es lo que te pasa a vos únicamente, en una democracia uno es igual al otro, y si a cada paraguayo vos no le podés decir: ´hacé esto porque si no te va a pasar tal cosa, él no lo hace´. En la democracia uno tiene que ser partícipe porque quiere…”.

69Queda claro que estas asociaciones enunciativas constituían la misma relación de tensión que se manifestó en otras prácticas discursivas. El sujeto se encontraba polarizado entre la convocación que se le hacía como individuo por un lado y, como colectivo, por otro.

70Se ha demostrado cómo en el discurso stronista convergen subjetividades e historia y cómo logró interactuar con el discurso social que se recreaba en el territorio estudiado. Pero también se verificó la forma en que el significado de democracia aparecía fraccionado, no solo por los quiebres del discurso stronista sino por su propia dimensión constructiva, en su permanente búsqueda de cierre. Es un fenómeno que ha sido explicable en sus inicios pero cuyo futuro es de difícil predicción.

71Ha quedado probada también la tensión entre la igualdad y la libertad como contenidos primordiales de la democracia. En las prácticas discursivas es una tirantez que, sin embargo, no pretendía excluir a ninguno de los dos significantes sino qué buscaba una salida que los articule. Un problema cuya resolución, en definitiva, hace referencia a la esencia de la democracia. La pregunta que aquí cabe es si la democracia, como significado colectivo, no se funda precisamente en este interregno, en ese simulado entrepiso con supuestas intencionalidades diferentes.

  • 14 Frederic, Sabina, Buenos vecinos, malos políticos: moralidad y política en el Gran Buenos Aires, Bu (...)

72El trabajo realizado se ha aproximado a lo que la democracia significa para los sujetos sociales, en la búsqueda de su comprensión como construcción política, tejida desde la confluencia de la historia con la dinámica del poder y la hegemonía. Este enfoque conllevó la intención de “volverla más inteligible”14, para desde allí escarbar sobre las transformaciones y las posibilidades de las identidades políticas y los procesos colectivos. De ahí que la indagación arrojó varios hallazgos pero esencialmente muchas interrogantes que permiten imaginarse otras líneas de investigación:

73¿Esta búsqueda permanente de armonía entre libertad e igualdad, individuo y colectivo, será siempre insuficiente, dado el carácter conflictivo y poroso de la propia democracia? ¿Cómo quedan los sujetos sociales y políticos y los propios individuos ante esta apertura continua que, finalmente, se soporta en el día a día de sus vidas? ¿Qué grados de conflictividad desarrolla para la democracia, la exacerbación de la sociedad de consumo en contextos de profundización de la desigualdad y la pobreza?

74Y en el campo concreto de la democracia paraguaya: ¿La relación establecida entre las prácticas discursivas manifestaba la necesidad urgente de la construcción de un sujeto competente para protagonizar la democracia? ¿Era esa la demanda que viabilizaban: la de un actor colectivo que entendiera para qué sirve la democracia y cómo debe ser cimentada? O en sí mismo, ¿es un proyecto colectivo el que emerge como demanda esencial, un proyecto que incluya y no expulse?

Haut de page

Bibliographie

Ansaldi, Waldo, “La democracia en América Latina, un barco a la deriva, tocando en la línea de flotación y con piratas a estribor. Una explicación de larga duración”, en Ansaldi, Waldo (dir.), La democracia en América Latina, un barco a la deriva, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007, p. 53-122.

Angenot, Marc, El discurso social. Los límites históricos de lo pensable y lo decible, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010.

Arfuch, Leonor (comp.), Identidades, sujetos y subjetividades, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2002.

Auyero, Javier, La política de los pobres. Las prácticas clientelistas del peronismo, Buenos Aires, Manantial, 2001.

Bauman, Zygmun, En busca de la política, 2TM. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2002.

Bauman, Zygmun, Miedo líquido, Barcelona, Paidós, 2007.

Chartier, Roger, Espacio público, crítica y desacralización en el siglo XVIII: los orígenes culturales de la Revolución Francesa, Barcelona, Gedisa, 1995.

Chartier, Roger, El mundo como representación. Estudios sobre historia cultural, Barcelona, Gedisa, 1992.

Delich, Francisco, “La construcción social de legitimidad política en procesos de transición a la democracia”, en Crítica y Utopía, núm. 9, 1983, p. 31-42.

De Certeau, Michel, La Invención de lo Cotidiano I, México, Universidad Iberoamericana, 1996.

De Certeau, Michel, Giard, Luce y Mayol, Pierre: La Invención de lo Cotidiano II, 1. TM reimp. en español, México, Universidad Iberoamericana-Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, 2006.

Frederic, Sabina, Buenos vecinos, malos políticos: moralidad y política en el Gran Buenos Aires, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2004.

González, Jorge, Cultura(s), México, Universidad de Colima-Universidad Autónoma Metropolitana, 1986.

Gravano, Ariel, Antropología de lo barrial. Estudios sobre producción simbólica de la vida urbana, Buenos Aires, Espacio, 2003.

Hall, Stuart y Du Gay, Paul, Cuestiones de identidad cultural, Buenos Aires, Amorrortu, 2003.

Laclau, Ernesto, La razón populista, 2TM. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006.

Laclau, Ernesto y Mouffe, Chantal, Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, 2TM. ed., Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2004.

Martín-Barbero, Jesús, De los medios a las mediaciones, 5TM. ed., Bogotá, Convenio Andrés Bello, 2003.

Reguillo, Rossana, La construcción simbólica de la ciudad. Sociedad, desastre y comunicación, México, ITESO- Universidad Iberoamericana, 1996.

Reguillo, Rossana, “Saber y poder de representación: la(s) disputa(s) por el espacio interpretativo”, en Comunicación y Sociedad, nueva Época, núm. 9, enero-junio, Universidad de Guadalajara, 2008, p.11- 33.

Roitman, Marcos, Las razones de la democracia en América Latina, México, Siglo XXI, 2005.

Sigal, Silvia y Verón, Eliseo, Perón o muerte: los fundamentos discursivos del fenómeno peronista, 1. ed. 1. reimp., Buenos Aires, Eudeba, 2004.

Verón, Eliseo, La Semiosis Social. Fragmentos de una teoría de la discursividad, México, Gedisa, 1988.

Verón, Eliseo, Fragmentos de un tejido, Barcelona, Gedisa, 2005.

Vidales, Carlos, “La Semiótica/Semiología como fuente científica histórica de una comunicología posible”, en Galindo, Jesús, Comunicación, Ciencia e Historia, Madrid, Mc Graw Hill, 2008, p. 343-408.

Haut de page

Notes

1 Una versión preliminar de este artículo fue presentada en el Congreso Aciagas: Conmemoraciones, realizado en Asunción entre el 7 y el 9 de mayo de 2014. Agradezco los comentarios recibidos que me permitieron mejorar la propuesta. La misma presenta algunas conclusiones de una investigación realizada para la obtención de grado de la Maestría en Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, entre los años 2010 y 2011. La tesis fue defendida en febrero de 2012.

2 Reguillo, Rossana, “Saber y poder de representación: la(s) disputa(s) por el espacio interpretativo”, Comunicación y Sociedad, nueva Época, núm. 9, junio-julio, Guadalajara, Universidad de Guadalajara, 2008, p.11- 33.

3 Para la construcción teórica y operativa de este concepto revisar: Arfuch, Leonor (comp.), Identidades, sujetos y subjetividades, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2002; Hall, Stuart y Du Gay, Paul, Cuestiones de identidad cultural, Buenos Aires, Amorrortu, 2003; Laclau, Ernesto y Mouffe, Chantal, Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, 2TM. ed., Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2004 y; Laclau, Ernesto, La razón populista, 2ª. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006.

4 Esta perspectiva tomó elementos de: Gravano, Ariel, Antropología de lo barrial. Estudios sobre producción simbólica de la vida urbana, Buenos Aires, Espacio, 2003; De Certeau, Michel, La Invención de lo Cotidiano I, México, Universidad Iberoamericana, 1996; De Certeau, Michel, Giard, Luce y Mayol, Pierre, La Invención de lo Cotidiano II, 1. TM reimp. en español, México, Universidad Iberoamericana-Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, 2006 y; Reguillo, Rossana, La construcción simbólica de la ciudad. Sociedad, desastre y comunicación, México, ITESO- Universidad Iberoamericana, 1996.

5 El corpus de análisis está conformado por relatos de jóvenes y adultos, vecinos y vecinas del barrio estudiado, así como materiales de otros géneros narrativos tales como canciones populares, programas de una radio comunitaria, capítulos de una serie de televisión y fragmentos de una obra de teatro. Elementos narrativos, logrados todos en contexto de registro de campo, lo que incluye también el análisis de las observaciones anotadas durante los recorridos por el territorio y no necesariamente en situación de entrevista (se adoptaron también técnicas tales como el transecto y la observación participante). Esta metodología permitió reconocer las prácticas discursivas esenciales a la producción de sentido de la democracia como significado colectivo. En el caso de las entrevistas, se tuvo en cuenta la temporalidad de los sujetos, es decir si éstos por su edad, habían tenido una experiencia directa de la dictadura o habían nacido ya en contexto de la transición a la democracia. La propia historia del barrio se constituyó en el elemento fundante que actuó como co-texto del texto analizado.

6 Angenot, Marc, El discurso social. Los límites históricos de lo pensable y lo decible, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010.

7 Los autores trabajados en este marco analítico, Laclau y Verón, han sido, en ocasiones, considerados distantes en sus propuestas políticas y teóricas. Para la investigación, sin embargo, se logró articularlos en su muchos puntos de encuentro, especialmente en lo que se refiere a la práctica discursiva como factor que condensa la definición de lo social y en relación con la circulación de sentidos y la nunca acabada construcción política. Ambos teóricos murieron en la misma semana de abril de 2014, dejando su inquietante aporte para seguir pensando las posibilidades discursivas de la política y lo político. Ver: Laclau, Ernesto, La razón populista, 2TM. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006; Sigal, Silvia y Verón, Eliseo, Perón o muerte: los fundamentos discursivos del fenómeno peronista, 1. ed. 1. reimp., Buenos Aires, Eudeba, 2004; Verón, Eliseo, La Semiosis Social. Fragmentos de una teoría de la discursividad, México, Gedisa, 1998; Verón, Eliseo, Fragmentos de un tejido, Barcelona, Gedisa, 2005.

8 Para este enfoque ver: Verón, Eliseo, La Semiosis Social. Fragmentos de una teoría de la discursividad, México, Gedisa, 1998; Verón, Eliseo, Fragmentos de un tejido, Barcelona, Gedisa, 2005; Vidales, Carlos, “La Semiótica/Semiología como fuente científica histórica de una comunicología posible”, en Galindo, Jesús, Comunicación, Ciencia e Historia, Madrid, Mc Graw Hill, 2008, p. 343-408.

9 Ansaldi, Waldo, “La democracia en América Latina, un barco a la deriva, tocando en la línea de flotación y con piratas a estribor. Una explicación de larga duración”, en Ansaldi, Waldo (dir.), La democracia en América Latina, un barco a la deriva, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007.

10 Laclau, Ernesto, La razón populista, 2ª. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006.

11 Laclau, Ernesto, La razón populista, 2ª. ed., México, Fondo de Cultura Económica, 2006.

12 Delich, Francisco, “La construcción social de legitimidad política en procesos de transición a la democracia”, en Crítica y Utopía, núm. 9, Buenos Aires, 1983, p. 31-42.

13 El cruce de matrices significativas y los conflictos y tensiones que se producen, ha sido un tema abordado por varios autores en distintas épocas. Varios coinciden en señalar como esta interacción desarrolla nuevas construcciones significativas, por ejemplo: González, Jorge, Cultura(s), México, Universidad de Colima-Universidad Autónoma Metropolitana, 1986; Martín-Barbero, Jesús, De los medios a las mediaciones, 5TM. ed., Bogotá, Convenio Andrés Bello, 2003

14 Frederic, Sabina, Buenos vecinos, malos políticos: moralidad y política en el Gran Buenos Aires, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2004.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rossana Gómez, « La democracia como discurso: sentidos en tránsito. Análisis de la producción del significado en una localidad barrial de Asunción – Paraguay », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 29 septembre 2014, consulté le 09 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/67331 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.67331

Haut de page

Auteur

Rossana Gómez

Egresada de la Maestría en Comunicación de la Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia. gomezrossanaisabel@gmail.com
Miembros del Jurado de Tesis: Daniel Valencia y Patricia Téllez. Lugar y fecha de defensa: febrero 2012, Bogotá, Colombia. Co-asesores: Jairo Rodríguez (Universidad Javeriana de Bogotá, Facultad de Comunicación y Lenguaje) y Lorena Soler (Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales).

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page